Navigation – Plan du site
Matias Alvarado Leyton

El Asesor Cultural de la Junta de Gobierno. Alba y ocaso del primer hombre de la cultura bajo la dictadura cívico-militar chilena

The Cultural Advisor of the Government Junta of Chile. Dawn and decline of the first man of culture under the Chilean civic-military dictatorship
[11/12/2019]

Résumés

Este artículo estudia al Asesor Cultura de la Junta de Gobierno, examinando al hombre tras este cargo, su coordinación con el aparato cultural gubernamental, su trayectoria en los vaivenes de la política oficial y los conflictos ideológicos que lo influyeron. Se propone que el Asesor Cultura de la Junta de Gobierno fue fundamental para que la dictadura ejerciera la violencia simbólica sobre la población, siendo éste el responsable orientarla hacia sus propios intereses y cercanías ideológicas, como con el “discurso fundacional nacionalista” y de “alta cultura”. Sin embargo, se demuestra cómo la empresa privada, y su cada vez mayor presencia dentro de la cultura, gracias al influjo que los asesores neoliberales comenzaron a capitalizar, terminan por dejar a un lado a este cargo.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Ministerio del Interior, Decreto-Ley n° 804, Santiago, publicado en el Diario Oficial de la Repúbli (...)
  • 2 Muzam, Jorge, “Enrique Campos Menéndez, el Cyrano de Pinochet”, Chile Literario, puesto en línea el (...)
  • 3 García, Javier, “El ahijado literario de Pinochet”, La Nación, Santiago, 20 de noviembre de 2005.
  • 4 Ministerio del Interior, op. cit.
  • 5 Muzam, Jorge, op. cit.

1Fue el 10 de diciembre de 1974, gracias al Decreto-Ley n° 804 del Ministerio del Interior, que este peculiar cargo vio la luz1. Sin embargo, este asesor ya rondaba por las más altas cúpulas de la dictadura2, cuestión de la que él mismo se ufanaba, señalándose como “el primer funcionario que tuvo el régimen”, quien “fue pasado a buscar a su casa por un jeep militar, para que hiciera los primeros bandos (discursos) del Gobierno de Pinochet”3. Pese a esta temprana participación, fue recién a fines del año siguiente que a Enrique Campos Menéndez se le formalizó como Asesor Cultural de la Junta de Gobierno, invistiéndolo con poderes extraordinarios y siendo dependiente directa y exclusivamente de la misma Junta Militar de Gobierno4, cuestión a la que se le sumó su especial cercanía con Pinochet, quien lo requirió de manera personal para que escribiera sus discursos y asesorara sobre la forma más idónea de comunicar sus políticas. A esta petición el escritor no tardó en aceptar, transformándose desde entonces en “la voz oculta de Pinochet, en su poeta invisible, en el ventrílocuo de todas sus metáforas”5.

El hombre tras el cargo

  • 6 Agrupación Amigos del Libro, ¿Quién es quién en las letras chilenas? Enrique Campos Menéndez, Santi (...)
  • 7 “Los años verdes. Enrique Campos Menéndez”, La Segunda, Santiago, 6 de enero de 1992, p. 24.

2Campos Menéndez nació en Punta Arenas el 12 de agosto de 1914, hijo de Francisco Campos Torreblanca y María Menéndez Behety6. “Cuando tuvo conciencia de sí mismo en la niñez, supo que todo cuanto veían sus ojos era de su abuelo, de su papá o de sus tíos. Magallanes les pertenecía casi entero en 1914, el año en que él nació. Para simplificar, algunos han dicho que eran ‘dueños de un paralelo entero’”7.

  • 8 Congreso Nacional de Chile, “Reseña Biográfica Parlamentaria”, Historia Política. URL: http://histo (...)
  • 9 “Murió Enrique Campos Menéndez”, El Mercurio, Santiago, 13 de junio de 2007, p. A9.

3Pese a la holgura material, su familia fue estricta con su educación. De hecho, fueron los relatos sobre los así llamados descubridores, contados por su abuelo, los que lo hicieron inclinarse hacia la literatura, cuestión en la que su padre también influyó, enseñándole “un buen castellano” mediante la lectura de los clásicos españoles8. Esta temprana inclinación maduró “en el Colegio Salesiano San José de Punta Arenas, inspirada por el sacerdote Juan Bautista Torres, también determinante en otros autores de la llamada ‘Generación Salesiana’, como a Francisco Coloane, Carlos Vega Letelier y Roque Esteban Scarpa”9.

  • 10 “Los años verdes. Enrique Campos Menéndez”, La Segunda, Santiago, 6 de enero de 1992, p. 25.
  • 11 “Enrique Campos, el magallánico con fe en su tierra”, El Magallanes, Punta Arenas, 16 de septiembre (...)
  • 12 “Los años verdes. Enrique Campos Menéndez”, La Segunda, Santiago, 9 de enero de 1992, p. 27.

4Fue a sus 18 años que, gracias a “un tío [que] lo invitó a dar una vuelta al mundo”10, Campos Menéndez parece conseguir la inspiración para realizar su primera publicación, un cuento que trataba precisamente del viaje, la cual dio a conocer en la revista familiar Menéndez-Behety. Por aquel entonces se mudó de Punta Arenas, para ingresar a la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires. Fue en esta ciudad que se hizo más constante en su quehacer literario, llegando a presentar, bajo el auspicio de la Editorial Kau, su primer libro de cuentos, Kupén, publicado originalmente en 194011. De hecho, gracias a unos primos que fundaron la Editorial Emecé, pasó a ocupar la vicepresidencia de ésta, posición en la que pudo conocer a “todos los intelectuales argentinos, desde Mallea a Sábato, y a los españoles desembarcados en Buenos Aires por la Guerra Civil: Ortega y Gasset, Ramiro de Maeztu, Ramón Pérez de Ayala –que vivió meses en casa de sus padres– a Gómez de la Serna y muchos otros”12.

  • 13 Ibidem.
  • 14 “Los años verdes. Enrique Campos Menéndez”, La Segunda, Santiago, 10 de enero de 1992, p. 47.
  • 15 “En su mundo”, Revista P.E.C., n° 225, Santiago, 25 de abril de 1967, p. 21. El propio Campos Menén (...)
  • 16 “Los años verdes. Enrique Campos Menéndez”, La Segunda, Santiago, 9 de enero de 1992, p. 27.
  • 17 García, Javier, op. cit.
  • 18 “Murió escritor y diplomático Enrique Campos Menéndez”, El Mercurio, Santiago, 12 de junio de 2007.
  • 19 “El supermomio”, Clarín, Santiago, 21 de febrero de 1969, p. 5. Campos Menéndez declaró “su disgust (...)
  • 20 Véase Renato Cristi y Carlos Ruiz, El pensamiento conservador en Chile. Seis ensayos, Santaigo, Edi (...)
  • 21 Isabel Jara, De Franco a Pinochet. El proyecto cultural franquista en Chile, 1936-1980, Santiago, P (...)

5En Buenos Aires no solo “supo de la gran vida de la gran ciudad”13, sino que también ingresó a la política, a través de la embajada chilena en ese país, siendo designado a “los 22 ó 23 años”14 como funcionario de ésta por Arturo Alessandri Palma. Tras su regreso a Chile, en 1947, Campos Menéndez se dedicó casi exclusivamente a la política15, siendo convencido por el propio Alessandri Palma de integrar una lista de candidatos por la provincia de Cautín16. Fue así que llegó a ser diputado durante dos períodos consecutivos, de 1949 a 1953 y de 1953 a 1957, en representación del Partido Liberal. Su notoriedad en política, sin embargo, llegó con A esta hora se improvisa, programa de conversación pionero en la televisión chilena y donde figuró como uno de sus precursores17, siendo panelista estable, junto a figuras como Jaime Guzmán18. Fue así, bajo estos reflectores, que se ganó el apodo de “supermomio”19. Aunque fue solo uno de sus tantos representantes por aquel entonces20, Campos Menéndez fue un nacionalista, de hecho, fue uno bastante clásico, poseedor de un dogmatismo religioso, una clara nostalgia aristocratizante, un mesianismo antidemocrático y la más que obvia exaltación nacionalista21.

  • 22 Muzam, Jorge, op. cit.
  • 23 Marchant, Jorge, “Enrique Campos Menéndez. El primer civil de la cultura”, Bravo, n° 60, Santiago, (...)
  • 24 “Soy un admirador de la mujer y he amado mucho”, El Magallanes, Punta Arenas, 19 de diciembre de 19 (...)

6Si bien, no es claro en qué punto se cruzó con Pinochet, pareciera ser que éste confió en Campos Menéndez mucho antes del golpe de Estado. Las posibilidades son múltiples y no excluyentes, como por su aparición televisiva, la cual lo convirtió rápidamente para la opinión pública en uno de los opositores más acérrimos al gobierno de Salvador Allende; por algunas de sus publicaciones literarias, como Visión Crítica de Chile de 1972 y Chile vence al marxismo de 1973; o por su pertenencia a los círculos alessandristas y nacionalistas de la derecha política chilena. Más allá del momento y razones que cruzaron sus caminos, el entonces general había quedado impresionado con las ideas de Campos Menéndez y sobre todo por la forma en cómo las expresaba22. Es gracias a esto que se vuelve uno de los primeros civiles de la dictadura, cuestión de la que él mismo más tarde se ufanaría, llamándose “el civil más antiguo de este gobierno”23. De hecho, el 12 de septiembre de 1973, Campos Menéndez era de los pocos que trabajaban en el Ministerio de Defensa, ya que “lo mandaron a buscar para que escribiera las proclamas del nuevo régimen”24.

  • 25 Ibidem.
  • 26 Véase Willoughby, Federico, La guerra: páginas íntimas del poder 1957-2014, Santiago, Uqbar Editore (...)

7Encargándose no solo de los primeros bandos, “no los partes escuetos de guerra, sino los otros: aquellos que llamaban a la juventud, a la mujer, al obrero. Esas cosas motivadoras, de tipo positivo, fueron escritas por mí”25, sino también de más de un discurso de los miembros de la Junta Militar de Gobierno, Campos Menéndez llegó, inclusive, a redactar documentos fundamentales para ésta26, cuestión de la cual dio cuenta:

  • 27 García, Javier, op. cit. Campos Menéndez se refirió al trabajo que realizó para los miembros de la (...)

“[Cuando Campos Menéndez llega al Edificio Diego Portales y compartió oficina con Jaime Guzmán] Él era tremendamente nervioso y muy mandón. Junto a Jaime nos encomendaron hacer los principios del Gobierno militar. Los sacamos de Primo de Rivera, quien era el guía espiritual y político del Gobierno de Franco”27.

  • 28 Muzam, Jorge, op. cit.

8Fue precisamente gracias a la preeminencia que comenzó a obtener dentro de la dictadura, que tomaron fuerzas los comentarios que cuando Pinochet era asaltado por los micrófonos y no contaba con la presencia de Campos Menéndez, los disparates que salían de su boca desnudaban la verdad sobre sus capacidades28. No obstante, y más allá de estas y otras polémicas, es preciso entender que el quehacer de Campos Menéndez no se limitó a la elaboración de discursos y distintos documentos.

  • 29 Balandier, Georges, El poder en escenas. De la representación del poder al poder de la representaci (...)
  • 30 Ibid., p. 18-19.
  • 31 Ibid., p. 17.
  • 32 Pross, Harry, Estructura simbólica del poder. Teoría y práctica de la comunicación pública, Barcelo (...)

9Como Georges Balandier advierte, un poder “establecido únicamente a partir de la fuerza, o sobre la violencia no domesticada, padecería una existencia constantemente amenazada […] El objetivo de todo poder es el de no mantenerse ni gracias a la dominación brutal ni basándose en la sola justificación racional”29. De esto se desprende que el poder “no existe ni se conserva sino por la transposición, por la producción de imágenes, por la manipulación de símbolos y su ordenamiento en un cuadro ceremonial”, siendo estas operaciones llevadas a cabo de acuerdo “con modelos variables y combinados de presentación de la sociedad y de legitimación de las posiciones gobernantes”30. De modo sintético, se podría decir que “El gran actor político dirige lo real por medio de lo imaginario”31. Al respecto, Harry Pross señala que el ejercicio del poder y el poder mismo no se fundamentan únicamente en la violencia, sino que encuentran la raíz misma de su existencia en la dominación a través de signos y símbolos32.

  • 33 Mandoki, Katya, La construcción estética del Estado y de la identidad nacional, Ciudad de México, S (...)
  • 34 Véase Wilentz, Sean (edt.), Rites of Power: Symbolism, Ritual, and Politics since the Middle Ages, (...)
  • 35 Ozouf, Mona, Festivals and the French Revolution, Massachusetts, Harvard University Press, 1991, p. (...)
  • 36 Rivière, Claude, Les Liturgies politiques, Paris, Presses Universitaires de France, 1988, p. 176.

10Katya Mandoki precisa que “No todas las tácticas propagandísticas funcionan, pero las que funcionan, lo hacen por la estética pues están orientadas a conmover y movilizar la sensibilidad del destinatario”, y concluye que “Si la adhesión al Estado fuese natural, no tendrían que fabricarse e implementarse tantas y tan repetidas estrategias, como rituales a la bandera, versiones heroicas de la historia, Fiestas Patrias, desfiles y marchas”33. De este modo, y como propone Sean Wilentz, el poder de los rituales políticos se relaciona con su capacidad para funcionar como mecanismos que generan una imagen de unidad y consenso alrededor de los más diferentes regímenes políticos34. Los rituales políticos cumplirían así una particular doble función. Por un lado, crean una unidad simbólica entre los participantes que se reconocen a sí mismos como miembros de una comunidad política dada. Por otro lado, y en especial en regímenes de tipo autoritario, los rituales cumplen también una función de exclusión, privando de legitimidad como contendientes políticos a quienes no participan de los mismos. Entonces, aquellos que no se asocian a la celebración son definidos como la otredad: antipatrióticos, antipueblo y/o enemigos públicos35. Los rituales políticos tienen además la función de reforzar y recrear simbólicamente las fuentes de poder, dotando de legitimidad a un régimen político dado frente a la población36.

  • 37 Cossio, Héctor, “El negro papel del asesor de cultura de Pinochet”, El Mostrador, puesto en línea e (...)

11Frente a esta y otras problemáticas, de las cuales la dictadura pareció ser más o menos consciente, Campos Menéndez fue elegido como el hombre adecuado para ponerse tras el nuevo cargo. El Asesor Cultural de la Junta Militar de Gobierno entonces no solo asesoró en esta materia, sino que también se convirtió en el ideólogo principal de las pretensiones de transformación cultural que se buscaban37.

La gestación del embajador de blanco

  • 38 Ministerio del Interior, op. cit.
  • 39 Ibidem.

12Antes de “asesorar, proponer las medidas, políticas y programas” que debían “adoptarse para difundir, armonizar, perfeccionar y en general incentivar el desarrollo cultural del país y dignificar sus medios de difusión, en términos que preserven la tradición histórico-cultural del mismo y permitan proyectarla al futuro con un sentido de nacionalidad”38, la formalización del Asesor Cultural de la Junta de Gobierno fue un tema discutido. Curiosamente, esto no respondió a la increíble cantidad de poder con que se le envistió, pudiendo requerir, por ejemplo, “de cualquier Ministerio, organismo o servicio del Estado, o funcionario de los mismos, y en general de cualquier organismo que realice labores de promoción o divulgación cultural”39, sino a los objetivos que se trazaban para éste:

  • 40 Secretaría de la Junta de Gobierno, Acta n° 138, Santiago, 23 de julio de 1974, p. 12. Audiencia co (...)

“El Asesor Cultural de Gobierno es nuestro embajador de blanco, que vende la imagen de la Junta con una tarjeta impecable que es la cultura; paloma blanca, insospechada. Nadie piensa que hay una persona que puede introducir ideas de tipo socio-político, de guerra psicológica, etc., con esa catadura: la Cultura, con C mayúscula. Entonces, mientras más C mayúscula sea, mejor es como embajador”40.

13Esta exposición realizada ante la Junta Militar de Gobierno el 23 de julio de 1974, por los asesores Julio Philippi y Guillermo Pumpin, demuestra que el énfasis puesto en el cargo se basó en una tradición instrumentalista de la cultura, propia de la actividad política. Así, Campos Menéndez se debió encargar de fomentar, a través de las manifestaciones culturales, particularmente las más clásicas, una imagen favorable y beneficiosa para la dictadura, tanto en el país como en el exterior. Por esta misma razón, proponen:

  • 41 Ibidem.

“Entonces, a ese hombre invístanlo con todos los paramentos, como lo hacían las tribus antiguas. Por algo les ponían plumas y todo lo demás. Invístanlo con todos los paramentos del caso. Que sea el Asesor Cultural, con A y C mayúsculas; que tenga un rango respetable, y que le permita entonces a ese hombre hacer toda la concientización – perdonen la palabra, pero es muy descriptiva –, la concientización del país que es necesario hacer. Ese hombre tiene funciones específicas que también señalamos – y si no están de acuerdo, por favor conversémoslo en algún momento oportuno –, que son: relacionador público del Gobierno; el nuevo vocabulario chileno, sustitutivo del marxista; el adoctrinamiento de Chile, para llenar el universo cultural chileno, que estaba inundado con la letrina de “Clarín” y de las demás porquerías, con nuevos símbolos. Ahora tenemos todo lo posible para eso; bien, adoctrinemos a Chile con los nuevos conceptos, aprovechando todo lo que existe; aprovechando la ausencia de oposición y aprovechando una figura que se puede intercalar ahí sin despertar ninguna sospecha, como es lo cultural”41.

  • 42 Ibidem.

14Con esto no se buscaba empoderarlo, elevándolo por sobre la propia Junta Militar de Gobierno, sino que se le comprendía como un instrumento, el cual “sirve en la medida en que sea buen instrumento”42. De este modo, no solo se aprecia la importancia y responsabilidad que caía sobre el futuro embajador de blanco, sino que, siguiendo la tradición instrumentalista que existía sobre la cultura, éste se vuelve el encargado de difundir una imagen beneficiosa del país, cuestión manifiesta en la documentación:

  • 43 Ibid., p. 1.

“Estamos de acuerdo en algunas cosas conceptuales importantes, para no confundirnos después: que toda la imagen de la Junta se iba a basar en una política de contraste, para destacar más la imagen de lo nuevo. […] Hay una imagen del pasado, y el pasado lo dividimos en un siglo de oro en que hay grandes valores nacionales, grandes hechos, grandes progresos, una gran aventura positiva y, por el otro lado, hay un pasado en que la cosa decae, Nos interesa especialmente este pasado en que la cosa decae por táctica, por oportunismo, por todo”43.

  • 44 Ibid., p. 1-2.

15Esta era la labor originaria del Asesor Cultural de la Junta de Gobierno, mostrar el contraste existente entre ese “siglo de decadencia que culmina con el hoyo de Allende” y “esta cosa nueva”, la que debía ser mostrada “no solamente en oposición a lo pasado, sino que es construcción de cosas muy vitales y positivas”, dando a entender que se vivía la construcción de una “nueva sociedad, nuevo Chile”44.

  • 45 Errázuriz, Luis y Leiva, Gonzalo, El Golpe Estético. Dictadura Militar en Chile 1973-1989, Santiago (...)
  • 46 Donoso, Karen, Políticas culturales en la dictadura cívico-militar chilena. 1973-1989, Tesis para o (...)

16El Asesor Cultural de la Junta de Gobierno se transformó entonces, como algunos indican, en el principal ideólogo en este intento por limpiar la imagen de la dictadura al interior y exterior del país45. No obstante, en dicho quehacer no se encontró solo. En el ambiente exitista que abundó en los primeros meses tras el golpe de Estado, la dictadura logró dar los primeros pasos para definir una política cultural en marzo de 197446. Esto se tradujo en la creación del Departamento Cultural de la Secretaría General de Gobierno, dirigido por también nacionalista Germán Domínguez.

  • 47 “Batida a fondo para elevar el nivel cultural”, Las Últimas Noticias, Santiago, 22 de septiembre de (...)
  • 48 Ministerio del Interior, op. cit.

17Según declaraciones de Domínguez, el objetivo de su oficina era “estudiar la política cultural del Gobierno, es decir, las líneas generales que éste debe seguir para estimular y desarrollar plenamente las manifestaciones culturales de los chilenos. Al mismo tiempo, coordinar la labor de las diversas instituciones públicas y privadas”47. Sin embargo, de manera paralela, Campos Menéndez ya se encontraba en aquel quehacer, el cual, tras su formalización gracias al Decreto-Ley n° 804, y como éste mismo señala, pasó a realizarse a través “del Departamento Cultural de la Secretaría General de Gobierno, el que será el encargado de concretar la realización de los proyectos, iniciativas y demás materias de la competencia del Asesor Cultural una vez que éstos sean aprobados por la Junta de Gobierno”48. Si bien, esto puede tomarse como un ejemplo de la desorganización dentro del funcionamiento de la dictadura, no debe ser entendido como una disminución de Campos Menéndez frente a Domínguez. La realidad es que el Asesor Cultural de la Junta de Gobierno conservó todos sus poderes extraordinarios, solo viendo canalizadas sus acciones, en algunas ocasiones, a través de la oficina de Domínguez.

  • 49 Donoso, Karen, op. cit., p. 142.
  • 50 “Significativo rescate de la cultura”, El Mercurio, 28 de enero de 1974.
  • 51 Ibidem.

18De hecho, ambos parecieron coincidir tempranamente en la necesidad de refundar el país, descartando para esto la posibilidad de crear un gran aparato estatal que contratara directamente a artistas e intelectuales, en aras de la realización de masivas actividades a nivel nacional. Por el contrario, además de la incorporación de la empresa privada en pequeños eventos, casi simbólicos, Campos Menéndez y Domínguez proyectaron la realización de actividades a través de instituciones y organizaciones de alcance más bien local, como las universidades y casas culturales de los municipios, en el primer caso, o como juntas de vecinos, centros de madres, sindicatos y clubes sociales, en el segundo49, instancias que parecían más propicias para que la población pudiese “mostrar su creatividad y sumarse a la reconstrucción cultural”50. Puede ser que esta decisión haya correspondido al sincero afán de alejarse de las actividades culturales que el programa del gobierno de Salvador Allende tenía, algunas de las cuales sí se concretaron, y que ante los ojos de sus detractores fueron nada más que “una sistemática labor de concientización marxista”, la cual generó “un verdadero aislamiento cultural”51.

La ambiciosa planificación: los Institutos Culturales Comunales

  • 52 Asesor Cultural de la Junta de Gobierno y Departamento Cultural de la Secretaría General de Gobiern (...)

19Este actuar de Campos Menéndez y Domínguez se condecía con los lineamientos ya trazados en la Política Cultural del Gobierno de Chile, en la cual, por lo demás, se daba conocimiento de una circular despachada el 15 de octubre de 1974 a todos los Alcaldes del país, anexa al oficio n° 245 de la Subsecretaria del Interior, encomendándoles la creación de los Institutos Culturales Comunales. Estos centros buscarían “desarrollar en los individuos aptitudes y conocimientos que les permitan mejorar sus condiciones de vida; posibilitarlos para satisfacer sus inquietudes espirituales y hacerlos partícipes de los avances de la civilización y la cultura”52, pero también apuntarían a:

  • 53 Ibid., p. 74-75.

“[…] la promoción de hábitos, costumbres y tradiciones artísticas de la comunidad; la exaltación de comportamientos positivos en los individuos; el estímulo a la vigencia de valores morales, tanto personales como colectivos; los sentimientos de amor a los semejantes, a la familia, a la Patria y al territorio que se habita y en el que se convive”53.

  • 54 Errázuriz, Luis y Leiva, Gonzalo, op. cit., p. 28.
  • 55 Véase Bourdieu, Pierre y Passeron, Jean-Claude, La reproduction. Éléments d’une théorie du système (...)
  • 56 Secretaría de la Junta de Gobierno, op. cit., p. 12.

20Esta búsqueda por regular la convivencia social, promover hábitos y cautelar valores morales54, es lo que, en términos de Pierre Bourdieu, se conoce como violencia simbólica55. Esto hizo referencia, por sobre todo, a un solo fin, el adoctrinamiento, “la concientización del país que es necesario hacer56. Esto permite confirmar sus anhelos por refundar el país.

  • 57 Donoso, Karen, op. cit., p. 142.
  • 58 Asesor Cultural de la Junta de Gobierno y Departamento Cultural de la Secretaría General de Gobiern (...)

21Si bien, se señaló que los Institutos Culturales Comunales eran la forma de obtener el máximo rendimiento de los recursos humanos y económicos disponibles, lo cierto es que tras sus propósitos es posible visualizar una concepción política de la organización social, una corporativista. Así, estos centros tenían sentido en tanto que tendrían mucha más efectividad en la llegada a la población57, cuestión dada, particularmente, gracias a su dependencia con los municipios, los cuales constituirían “un centro vital como canal de expresión de las necesidades sentidas de la comunidad e institución intermedia entre el Gobierno y la población”58. Más allá de las ambiciosas miras, proponiendo fundar uno de estos centros en cada municipio del país, se aprecia que desde muy temprano se optó por difundir ideas de una manera más cercana y directa a la población.

  • 59 Ibid., p. 78.

22De este modo, la idea básica consistía en dotar a cada comuna de uno de estos centros, diseñados para “servir de centro de reuniones, lugar de exposiciones, sede de charlas, conferencias y biblioteca pública”, quedando “bajo la dependencia del Alcalde o Intendente respectivo” y constituidos por un Consejo Cultural Comunal, presidido por esta figura de autoridad, e integrado por rectores de universidades y liceos, directores de escuelas, jefes militares, cuerpos de bomberos, párrocos, centro de padres y apoderados, centros de madres, organizaciones juveniles, entre otros59. No obstante, este no era el único requerimiento. Sumándose a la ya mencionada autoritaria jerarquía social – y de poder – que se establecía en estos centros, éstos también contarían con una muy estricta fisionomía, la cual cumpliría con facilitar la absorción de otras ideas de la dictadura.

  • 60 Ibid., p. 76.
  • 61 Ibid., p. 77.
  • 62 Ibid., p. 78.

23El diseño de estos centros debía ser uniforme, tanto exterior como interiormente, “standarizar”60, cuestión que presumiblemente se buscaba lograr con la población que acudiera a éstos. Cada uno debería “estar pintado preferentemente de blanco (color que simboliza claridad y limpieza)”61, dando una sensación de orden. Además, la comunidad se encontraba a cargo del “adornado con los símbolos patrios: Bandera Nacional, confeccionada por las mujeres de la ciudad (Centros de Madres, por ejemplo); Escudo Nacional; Escudo de la ciudad o de la región (si lo tiene); oleografías de los héroes nacionales (o regionales) y de las autoridades del Gobierno”, entre otros, los cuales deberían “ubicarse en el lugar preferente de la sala”62. Por medio de esto, se buscaba impregnar a los asistentes con un nacionalismo muy propio de la dictadura, siendo ésta la encargada de aprobar cada uno de los símbolos puestos en la sala. No eran sugerencias o manifestaciones espontaneas, sino que estrictas directrices estéticas aprobadas por el Asesor Cultural de la Junta de Gobierno, quien buscaba de este modo propugnar una concepción fundacional respecto a la dictadura dentro de estos centros, despolitizar a sus participantes y disciplinarlos.

  • 63 Ibidem.
  • 64 Ibid., p. 80.

24Asimismo, cada uno de estos centros debería “poseer una biblioteca con cien títulos básicos (a lo menos) de las principales obras de la literatura chilena y universal”, las cuales, de no reunirse por los propios vecinos, se entregarían por “los convenios que se suscriban entre el Departamento Cultural de la Secretaria General de Gobierno y la Editora Nacional Gabriela Mistral”, y contar “con material representativo de la música chilena o universal, folklórica y chilena, Himno Patrio”63, entre otras cosas. Por lo demás, deberían celebrar cada acontecimiento o conmemoración determinados por la oficina de Domínguez, la cual confeccionaría “una lista de efemérides con el objeto de que los Consejos adopten las medidas pertinentes para celebrar la recordación de dichos actos”64.

  • 65 Errázuriz, Luis y Leiva, Gonzalo, op. cit., p. 28-29.

25Sin embargo, y pese a esta planeación, lo cierto es que la creación de los Institutos Culturales Comunales, tal vez la representación más fidedigna de los primeros ideales seguidos por el Asesor Cultural de la Junta de Gobierno y la demostración de lo lejos que era capaz de ir, nunca llegó a concretarse. Si bien, existieron algunos centros que sí se alzaron, en diferentes comunas, lo cierto es que éstos no proliferaron a lo largo del país, como se tenía pensando, debido a la crisis política, social y económica que se atravesaba. Empero, existió otra razón. La cultura era percibida por la dictadura con cierta ambigüedad. Representaba a la vez una oportunidad y una amenaza: el desarrollo cultural “bien orientado y supervisado” constituía un aporte estratégico; pero este desarrollo cultural también podía ser un arma de doble filo, en la medida que fuera instrumentalizado para socavar las bases de ese mismo régimen65. Probablemente fue por esto que Campos Menéndez y Domínguez encontraron resistencia ante tan ambicioso proyecto por parte de la Junta Militar de Gobierno.

El devenir del embajador de blanco

  • 66 “Batida a fondo para elevar el nivel cultural”, Las Últimas Noticias, Santiago, 22 de septiembre de (...)

26Pese a este revés, la preocupación de Campos Menéndez por moldear una sociedad nueva, un país nuevo, no cesó. Siguió difundiendo las ideas de la dictadura, a través de acciones continuas, aunque menores. Desde comienzos de 1974, Campos Menéndez y Domínguez iniciaron una serie de actividades como la divulgación de la Declaración de Principios, a través de charlas en diversas reparticiones públicas, sindicatos, centros de madres, colegios profesionales y medios de comunicación66. Asimismo, en el corto plazo, se dieron a la luz diversas iniciativas interrelacionadas entre sí, como:

  • 67 “Política cultural en acción”, El Mercurio, Santiago, 1 de septiembre de 1974.

“[…] el estudio de un Decretos-Ley acerca del libro, la formación del Colegio del Músico, la impresión de discos de compositores de música culta chilena […], la implementación de una esmerada política de publicaciones por la Editora Gabriela Mistral, el auspicio para que actuaran en el extranjero distintos conjuntos artísticos, la creación de una nueva visión del mapa de Chile, etc.”67.

  • 68 “Fuerte impulso al desarrollo cultural”, El Mercurio, Santiago, 24 de agosto de 1975. Se mencionan (...)
  • 69 “Política cultural de Estado”, El Mercurio, Santiago, 29 de junio de 1974.
  • 70 “Enrique Campos Menéndez. Un intelectual que tiene fe en el hombre”, La Tercera, Santiago, 8 de mar (...)

27Al año siguiente, se lograron sumar otra gama de acciones, como distintos concursos artísticos, cuyos premios fueron obtenidos por Campos Menéndez “del sector privado”68. La decisión de acoger a la empresa privada en la cultura no fue solo por la falta de recursos, sino que también se efectuó como parte del supuesto afán de evitar que se llevara a cabo dirigismo cultural alguno, el cual sería inconciliable con el carácter subsidiario de la cultura según la Declaración de Principios69. Esta convicción, sin embargo, y como ejemplifica la cuasi realización de los Institutos Culturales Comunales, solo se hizo patente en un plano dialógico70. Esto prueba la indeterminación dentro de la dictadura sobre aspectos tan sensibles como éstos y/o la existencia de un doble discurso.

  • 71 “Empresa y estimulo cultural”, El Mercurio, Santiago, 18 de mayo de 1975.

“En el plano interno, lo que puede hacer la empresa privada es vasto. La Confederación del Comercio y la Producción está implementando un programa de acción social que asimismo contempla el respaldo a iniciativas culturales que redunden en beneficio de la colectividad. A estas alturas son numerosas las instituciones que han determinado invertir recursos en el auspicio de certámenes de índole variada. A la Asesoría Cultural de Gobierno le corresponde concertar eficientemente todas las acciones, para que haya un estímulo equilibrado al desarrollo del espíritu”71.

  • 72 “Enrique Campos Menéndez. Un intelectual que tiene fe en el hombre”, La Tercera, Santiago, 8 de mar (...)
  • 73 Pilar Vergara, Auge y caída del neoliberalismo en Chile, Santiago, FLACSO, 1984, p. 15-70. Según la (...)
  • 74 “1975: El Año con Más Concursos Literarios en Nuestra Historia”, El Mercurio, Santiago, 21 de julio (...)
  • 75 Catalán, Carlos y Munizaga, Giselle, Políticas culturales estatales bajo el autoritarismo en Chile, (...)

28De este modo, y teniendo presente “el pensamiento de que no hay desarrollo económico ni social sin desarrollo cultural”72, para 1975 la presencia de la empresa privada en la cultura era una realidad más concreta73. Fueron éstas las que posibilitaron una “temporada sinfónica de primera clase […]; concursos de plástica, y la proliferación de concursos nacionales de novela, cuento, ensayo y periodismo”, dando cuenta de un “sorpresivo auge en las manifestaciones culturales y en el estímulo de su cultivo”, en medio de un periodo de recesión económica74. Todo esto fue decantando rápidamente en un mecenazgo artístico75.

  • 76 Gárate, Manuel, La Revolución Capitalista de Chile. (1973-2003), Santiago, Ediciones Universidad Al (...)
  • 77 Véase Baraona Urzúa, Pablo, Campos Menéndez, Enrique, Cox, Ricardo, Escobar, Roberto, Fontaine, Art (...)
  • 78 “Enrique Campos Menéndez: Aristócrata, Americanista y… ¡monárquico!”, Las Últimas Noticias, Santiag (...)
  • 79 “Aristócratas que viven y trabajan en Chile”, El Mercurio, Santiago, 7 de abril de 2007.

29Fue este, además, el año cuando el neoliberalismo comenzó a hacerse sentir con sus políticas de shock76, cuestión a la que Campos Menéndez fue, a lo menos, reticente. Cercano a ciertos nacionalistas77 y representante de una arraigada raíz hispana78, de lo cual dio gala en su vida personal79, no pudo más que verse amenazado ante la presencia del neoliberalismo. Sin embargo, fue prudente al respecto, ya que, al declarar sus proyecciones para el año venidero, olvidó esta rencilla y puso como central el tratar de establecer acciones menores pero continuas en todo el país, intentando descentralizar la cultura a través de la extensión:

  • 80 “Asesor Cultural de la Junta: 1976 será para Chile Año de la Cultura”, La Tercera, Santiago, 28 de (...)

“Nos hemos formulado el propósito de multiplicar nuestra acción en el año venidero – expresa –. Pensamos que sobre las bases estructurales establecidas podremos profundizar mucho más nuestra acción cultural. Buscaremos las fórmulas para estimular el florecimiento de las artes de la representación, especialmente de tipo masivo, a fin de que nuestro pueblo se beneficie con toda la gama artística que va desde lo clásico hasta lo folklórico y podamos cumplir con el propósito de culturizar deleitando. Coincidentes con el espíritu que creó la regionalización del país, cada región se beneficiará de los aportes culturales de manera que ‘Chile’ será ‘todo Chile’ y no como hasta ahora, la capital y de ella sólo su centro. En fin, creo que 1976 será para Chile el año de la cultura”80.

  • 81 Ministerio Secretaría General de Gobierno, División de Organizaciones Civiles. Motor que dinamiza l (...)
  • 82 Ministerio del Interior, Decreto-Ley n° 1.385, Santiago, publicado en el Diario Oficial de la Repúb (...)
  • 83 Jara, Isabel, “Nacionalismo y política artístico-cultural de la dictadura chilena: la secretaría de (...)
  • 84 “El departamento de Extensión cultural”, Revista de Educación, n° 130, Santiago, septiembre de 1985 (...)
  • 85 Karen Donoso, op. cit., 2016, p. 152-153.

30En 1976, sin embargo, y a pesar de estos pronósticos, las dificultades aumentaron para Campos Menéndez. Por el Decreto-Ley n° 1.385, publicado el 29 de marzo, se le otorgó la calidad de Ministerio a la Secretaría General de Gobierno. Se crearon dos divisiones dentro de ésta, la Secretaria de Comunicaciones y la División de Organizaciones Civiles81. De esta última pasaron a depender todas las organizaciones civiles de apoyo a la dictadura82. Ello significó para Domínguez estar a cargo de la ahora renombrada Secretaría de Relaciones Culturales del Ministerio Secretaría General de Gobierno, abandonando las funciones de revisión de legislación y diseño de políticas culturales, para sumarse a las actividades de política social de la dictadura83. Su objetivo pasó a ser el intensificar la actividad cultural y hacer que sus distintas manifestaciones llegaran a la mayoría de la población84, centrándose en la extensión, difusión y acceso85. Campos Menéndez se comenzaba a quedar solo.

  • 86 “Asesor Cultural de la Junta: 1976 será para Chile Año de la Cultura”, La Tercera, Santiago, 28 de (...)
  • 87 “Un diálogo cultural y personal con Enrique Campos Menéndez”, Revista Paula, n° 220, Santiago, 8 de (...)
  • 88 Ibid., p. 46.
  • 89 “Panorama cultural: 1977 puede ser un buen año para nuestra cultural”, La Tercera, Santiago, 26 de (...)

31Sumado a esto, la empresa privada alcanzó una importancia no antes vista. De hecho, Campos Menéndez comenzó a ver limitados sus otrora poderes extraordinarios, quedando truncada una serie de proyectos86. Fue él mismo quien se refirió a la crisis que atravesaba la industria cinematográfica y editorial, ante la cual no pudo actuar, sobrepasándolo y llevándose consigo una serie de proyectos ya trazados para estas dos industrias87. De este modo, además de su malestar, es posible notar como las previas planificaciones de Campos Menéndez comienzan a dar marcha atrás. Por lo demás, ya no podía actuar libremente sobre las industrias cinematográfica, teatral y televisiva, pese a contar con sus amplias atribuciones y planificaciones, porque “hay intereses de orden económico sumamente fuertes”88. Es más, las pequeñas acciones realizadas, tuvo que reconocer, fueron logradas gracias casi exclusivamente a la empresa privada89.

  • 90 Ministerio de Hacienda, Decreto-Ley n° 1.606, Santiago, publicado en el Diario Oficial de la Repúbl (...)
  • 91 Coloma, Marco Antonio, “IVA al libro y reforma tributaria”, El Mostrador, puesto en línea el 23 de (...)

32Pese a todo esto, el año aún no acababa. Fue gracias al Decreto-Ley n° 1.606, publicado el 3 de diciembre, que se dispuso la aplicación del IVA a los libros y discos90. Dicha decisión de sacarlos de la lista de productos exentos fue tomada por Pinochet a sugerencia de sus asesores neoliberales. Si bien, en un principio se buscaba por medio de esto igualar el gravamen para todos los productos, para evitar la evasión tributaria, lo cierto es que esta no fue una medida económica más, fue también una decisión política de represión y censura91. Motivados por el peligro que podía significar un libro, así como cualquier otra de las manifestaciones culturales, esta medida significó una mella a la ya coartada libertad creadora e intelectual.

  • 92 “Labor en Dirección de Bibliotecas y Museos”, El Mercurio, Santiago, 2 de mayo de 1971, p. 4.
  • 93 Véase “Museos se abrirán hacia la comunidad”, La Tercera, Santiago, 23 de abril de 1977, p. 5; “El (...)
  • 94 “Vocación convencida en servidor público”, El Mercurio, Santiago, 14 de noviembre de 1977, p. 15. A (...)

33Fue así que Campos Menéndez llegó a 1977, año decisivo para el cargo que envestía. A fines de marzo, gracias a la renuncia forzada de Scarpa a su cargo de director de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (DIBAM), Campos Menéndez fue nombrado en su reemplazo. Scarpa era un reconocido intelectual y había figurado como director de la DIBAM durante dos periodos92, lo que lo convertía en un personaje gravitante para la cultura. Por esto y por la hostilidad con la cual se le sacó de su cargo, las críticas no tardaron en llegar93. De hecho, ante el anuncio de una reforma al Ministerio de Educación Pública, planificada por la Comisión Nacional de Reforma Administrativa, la cual buscaba establecer una Dirección de Educación y una Dirección Cultural, siendo esta última a la que le correspondería fomentar la cultura, las suspicacias no cesaron. Contemplando que Campos Menéndez se hiciera cargo de la nueva Dirección Cultural, de la cual dependería la DIBAM y el Departamento de Cultura y Publicaciones, el que se reorientaría a tareas de extensión, se decidió designarlo como director de la DIBAM, para así avanzar en la reforma administrativa y facilitar el tránsito a sus nuevas funciones, cuestión de la cual él mismo alardeó94.

  • 95 Alvarado Leyton, Matias, “El acto de Chacarillas de 1977. A 40 años de un ritual decisivo para la d (...)
  • 96 Cavallo, Ascanio, Salazar, Manuel y Sepúlveda, Oscar, La historia oculta del régimen militar. Memor (...)

34A principios de julio, tras el acto de Chacarillas de ese año, el cual tuvo toda una significancia política y abrió las posibilidades para la institucionalización de la dictadura95, Campos Menéndez se mostró decepcionado, quejándose por el cariz político que la velada había tomado y, obviamente, por la victoria que esto había significado para gremialistas y neoliberales, sectores a los cuales no era afín y que habían terminado por conquistar la programación futura de la dictadura aquella noche96.

  • 97 Pese a esto, y a que la mayoría de la documentación indica que Campos Menéndez dejó su cargo de Ase (...)
  • 98 Catalán, Carlos y Munizaga, Giselle, op. cit., p. 9-24.

35De esta manera, Campos Menéndez se encontró en terreno resbaladizo, siendo simultáneamente el Asesor Cultural de la Junta de Gobierno y el director de la DIBAM. Esto le pasó la cuenta y su nuevo cargo terminó por sobrepasar al ya mermado quehacer del embajador de blanco, de lo cual no volvió a hacer gala97. De cierta manera, este cambio significó un quiebre, al menos en materia cultural. Esto se condice con la periodificación realizada por Carlos Catalán y Giselle Munizaga, quienes ven una “Etapa de Fuerza”, compuesta por un “discurso fundacional nacionalista” y de “alta cultura”, entre 1973 y 197698. Campos Menéndez, como cercano al nacionalismo y a la así llamada alta cultura, representó esto durante sus años como el Asesor Cultural de la Junta de Gobierno, intentando orientar la violencia simbólica en esta dirección y demostrando que la dictadura sí estuvo consciente de la importancia y alcances de la cultura.

Conclusiones

  • 99 Marchant, Jorge, op. cit., p. 7.
  • 100 “Otorgado el Premio Nacional de Literatura”, El Mercurio, Valparaíso, 19 de agosto de 1986, p. 1 y (...)
  • 101 “’Ser embajador en España es un galardón’ dijo Campos Menéndez”, La Prensa Austral, Punta Arenas, 2 (...)

36Pese a que Campos Menéndez siguió figurando en materia cultural, logrando una más que lograda gestión como director de la DIBAM, cargo que ocupó entre 1977 y 198699; consiguiendo el Premio Nacional de Literatura en 1986, no sin polémicas100; y siendo designado embajador de Chile en España, cargo que ocupó entre 1987 y 1990101, su apogeo y quehacer más enigmático lo vivió siendo el Asesor Cultural de la Junta de Gobierno.

37No es solo curioso que en plena dictadura se haya concebido crear este cargo, con todos los poderes extraordinarios que detentó y sus implicaciones, más allá del empleo real de éstos, sino también el hecho de que Campos Menéndez fue el único Asesor Cultural de la Junta de Gobierno. Obviamente, esto significó dejar un poco de sí mismo en el cargo. Ello se aprecia, como ya fue señalado, en las ideas que postuló y trató de defender estando como embajador de blanco, orientando la violencia simbólica que la dictadura podía ejercer en aquellas direcciones.

  • 102 Véase Oficina de Planificación Nacional, Política de Cultura, Santiago, 1979.

38Con su salida del cargo, casi toda gran planificación nacional sobre la cultura se vio detenida. Los intentos por moldear un nuevo país desde la cultural sufren un embate abrumador y deben conformarse con pequeñas y desvinculadas acciones de alcance más bien local desde mediados de 1977. Dicho año marca la toma de protagonismo del neoliberalismo en materia cultural, cuestión que se confirma al ver la Política de Cultura redactada por la Oficina de Planificación Nacional (ODEPLAN), a cargo entonces de Roberto Kelly102. En resumidas cuentas, se puede decir que, salvo ciertas excepciones – como la Secretaría de Relaciones Culturales del Ministerio Secretaría General de Gobierno o el Departamento de Extensión Cultural del Ministerio de Educación Pública –, tras la desaparición del Asesor Cultural de la Junta de Gobierno, la dictadura se entregó casi por completo a las propuestas del neoliberalismo, dejando a la cultura en manos de la empresa privada y retirando buena parte del apoyo estatal, lo que permite hablar de una nueva fase o etapa en la relación entre la dictadura y la cultura.

Haut de page

Bibliographie

Fuentes

Agrupación Amigos del Libro, ¿Quién es quién en las letras chilenas? Enrique Campos Menéndez, Santiago, Editorial Nascimento, 1980.

Asesor Cultural de la Junta de Gobierno y Departamento Cultural de la Secretaría General de Gobierno, Política cultural del Gobierno de Chile, Santiago, 1975.

Baraona Urzúa, Pablo, Campos Menéndez, Enrique, Cox, Ricardo, Escobar, Roberto, Fontaine, Arturo, Garrido Rojas, José, Guzmán, Jaime, P. Mac Hale, Tomás, Martínez Williams, Jaime, Orrego Vicuña, Francisco, Pérez de Arce, Hermógenes, Philippi, Julio, Saavedra, Igor, Sanfuentes Vergara, Emilio, Silva Carvallo, Alfredo y Zegers Ariztía, Cristián, Visión crítica de Chile, Santiago, Ediciones Portada, 1972.

Campos Menéndez, Enrique (comp.), Pensamiento Nacionalista, Santiago, Editora Nacional Gabriela Mistral, 1974.

Congreso Nacional de Chile, “Reseña Biográfica Parlamentaria”, Historia Política. URL: http://historiapolitica.bcn.cl/resenas_parlamentarias/wiki/Enrique_Campos_Men%C3%A9ndez, consultado el 14 de mayo de 2019.

Ministerio del Interior, Decreto-Ley n° 804, Santiago, publicado en el Diario Oficial de la República de Chile el 10 de diciembre de 1974.

Ministerio del Interior, Decreto-Ley n° 1.385, Santiago, publicado en el Diario Oficial de la República de Chile el 29 de marzo de 1976.

Ministerio de Hacienda, Decreto-Ley n° 1.606, Santiago, publicado en el Diario Oficial de la República de Chile el 3 de diciembre de 1976.

Ministerio Secretaría General de Gobierno, División de Organizaciones Civiles. Motor que dinamiza las relaciones entre gobernantes y ciudadanía, Santiago, 1979.

Oficina de Planificación Nacional, Política de Cultura, Santiago, 1979.

Secretaría de la Junta de Gobierno, Acta n° 138, Santiago, 23 de julio de 1974, p. 12. Audiencia con los señores Julio Philippi y Guillermo Pumpin.

Periódicos y revistas

Bravo, Santiago, 1982.

Clarín, Santiago, 1969.

El Magallanes, Punta Arenas, 1979-1999.

El Mercurio, Santiago, 1971-2007.

El Mercurio, Valparaíso, 1986.

El Mostrador, Santiago, 2013-2014.

La Nación, Santiago, 2005.

La Prensa Austral, Punta Arenas, 1986.

La Segunda, Santiago, 1992.

La Tercera, Santiago, 1975-1986.

Las Últimas Noticias, 1974-1986.

Revista de Educación, Santiago, 1985.

Revista Paula, Santiago, 1976.

Revista P.E.C., Santiago, 1967.

Fuentes secundarias

Alvarado Leyton, Matias, “El acto de Chacarillas de 1977. A 40 años de un ritual decisivo para la dictadura cívico-militar chilena”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos, puesto en línea el 16 de febrero de 2018. URL: https://journals.openedition.org/nuevomundo/71900#tocto1n4, consultado el 14 de mayo de 2019.

Balandier, Georges, El poder en escenas. De la representación del poder al poder de la representación, Barcelona, Ediciones Paidós, 1994.

Bourdieu, Pierre y Passeron, Jean-Claude, La reproduction. Éléments d’une théorie du système d’enseignement, Paris, Les Éditions de Minuit, 1970.

Bourdieu, Pierre, La Distinction. Critique sociale du jugement, Paris, Les Éditions de Minuit, 1979.

Bourdieu, Pierre y Boltanski, Luc, “La production de l'idéologie dominante”, Actes de la Recherche en Sciences Sociales, 1976, vol. 2, n° 2-3, p. 3-73.

Catalán, Carlos y Munizaga, Giselle, Políticas culturales estatales bajo el autoritarismo en Chile, Santiago, CENECA, 1986.

Cavallo, Ascanio, Salazar, Manuel y Sepúlveda, Oscar, La historia oculta del régimen militar. Memoria de una época, 1973-1988, Santiago, Uqbar Editores, 2008.

Cristi, Cristi y Ruiz, Carlos, El pensamiento conservador en Chile. Seis ensayos, Santaigo, Editorial Universitaria, 1992.

Díaz Nieva, José, El nacionalismo bajo Pinochet, 1973-1993, Santiago, Editorial Historia Chilena, 2016.

Donoso, Karen, Políticas culturales en la dictadura cívico-militar chilena. 1973-1989, Tesis para optar al grado de Magíster en Historia, Universidad Santiago de Chile, Facultad de Humanidades, Departamento de Historia, Santiago, 2016.

Errázuriz, Luis y Leiva, Gonzalo, El Golpe Estético. Dictadura Militar en Chile 1973-1989, Santiago, Ediciones Ocho Libros, 2012.

Gárate, Manuel, La Revolución Capitalista de Chile. (1973-2003), Santiago, Ediciones Universidad Alberto Hurtado, 2012.

Jara, Isabel, De Franco a Pinochet. El proyecto cultural franquista en Chile, 1936-1980, Santiago, Programa de Magíster en Teoría en Historia del Arte, Facultad de Artes, Universidad de Chile, Santiago, 2006.

Jara, Isabel, “Nacionalismo y política artístico-cultural de la dictadura chilena: la secretaría de relaciones culturales”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos, puesto en línea el 25 de enero de 2016. URL: https://journals.openedition.org/nuevomundo/68967, consultado el 14 de mayo de 2019.

Mandoki, Katya, La construcción estética del Estado y de la identidad nacional, Ciudad de México, Siglo XXI Editores, 2007.

Muzam, Jorge, “Enrique Campos Menéndez, el Cyrano de Pinochet”, Chile Literario, puesto en línea el 8 de junio de 2013. URL: http://chileliterario.blogspot.cl/2011/06/enrique-campos-menendez-el-cyrano-de.html, consultado el 14 de mayo de 2019.

Ozouf, Mona, Festivals and the French Revolution, Massachusetts, Harvard University Press, 1991.

Pross, Harry, Estructura simbólica del poder. Teoría y práctica de la comunicación pública, Barcelona, Editorial Gustavo Gili, 1980.

Rivière, Claude, Les Liturgies politiques, Paris, Presses Universitaires de France, 1988.

Subercaseaux, Bernardo, Historia de las ideas y de la cultura en Chile. Desde la Independencia hasta el Bicentenario, Tomo IV, Santiago, Editorial Universitaria, Santiago, 2010.

Vergara, Pilar, Auge y caída del neoliberalismo en Chile, Santiago, FLACSO, 1984.

Wilentz, Sean (edt.), Rites of Power: Symbolism, Ritual, and Politics since the Middle Ages, Pittsburgh, University of Pennsylvania Press, 1985.

Willoughby, Federico, La guerra: páginas íntimas del poder 1957-2014, Santiago, Uqbar Editores, 2014.

Haut de page

Notes

1 Ministerio del Interior, Decreto-Ley n° 804, Santiago, publicado en el Diario Oficial de la República de Chile el 10 de diciembre de 1974.

2 Muzam, Jorge, “Enrique Campos Menéndez, el Cyrano de Pinochet”, Chile Literario, puesto en línea el 8 de junio de 2013. URL: http://chileliterario.blogspot.cl/2011/06/enrique-campos-menendez-el-cyrano-de.html, consultado el 14 de mayo de 2019.

3 García, Javier, “El ahijado literario de Pinochet”, La Nación, Santiago, 20 de noviembre de 2005.

4 Ministerio del Interior, op. cit.

5 Muzam, Jorge, op. cit.

6 Agrupación Amigos del Libro, ¿Quién es quién en las letras chilenas? Enrique Campos Menéndez, Santiago, Editorial Nascimento, 1980, p. 6-9.

7 “Los años verdes. Enrique Campos Menéndez”, La Segunda, Santiago, 6 de enero de 1992, p. 24.

8 Congreso Nacional de Chile, “Reseña Biográfica Parlamentaria”, Historia Política. URL: http://historiapolitica.bcn.cl/resenas_parlamentarias/wiki/Enrique_Campos_Men%C3%A9ndez, consultado el 14 de mayo de 2019.

9 “Murió Enrique Campos Menéndez”, El Mercurio, Santiago, 13 de junio de 2007, p. A9.

10 “Los años verdes. Enrique Campos Menéndez”, La Segunda, Santiago, 6 de enero de 1992, p. 25.

11 “Enrique Campos, el magallánico con fe en su tierra”, El Magallanes, Punta Arenas, 16 de septiembre de 1979, p. 9.

12 “Los años verdes. Enrique Campos Menéndez”, La Segunda, Santiago, 9 de enero de 1992, p. 27.

13 Ibidem.

14 “Los años verdes. Enrique Campos Menéndez”, La Segunda, Santiago, 10 de enero de 1992, p. 47.

15 “En su mundo”, Revista P.E.C., n° 225, Santiago, 25 de abril de 1967, p. 21. El propio Campos Menéndez declara que “Por provenir de una familia que se ha dedicado a los negocios por generaciones, he sido hombre de negocios. Pero tengo la intención de abandonar las empresas”. Con esto se refería, probablemente, a su desempeño como director y accionista de diversas firmas ganaderas de Magallanes y sus vínculos con las actividades de la firma familiar Menéndez-Behety en Chile y Argentina, además de su categoría de socio en Emelco Chilena, Laboratorio GAMA y Papelera del Pacífico, entre otras.

16 “Los años verdes. Enrique Campos Menéndez”, La Segunda, Santiago, 9 de enero de 1992, p. 27.

17 García, Javier, op. cit.

18 “Murió escritor y diplomático Enrique Campos Menéndez”, El Mercurio, Santiago, 12 de junio de 2007.

19 “El supermomio”, Clarín, Santiago, 21 de febrero de 1969, p. 5. Campos Menéndez declaró “su disgusto por el marxismo y otras yerbas, [e] insinuar que en el Vietnam la gente se moría de hambre debido a su régimen socialista y no a los bombardeos foráneos”.

20 Véase Renato Cristi y Carlos Ruiz, El pensamiento conservador en Chile. Seis ensayos, Santaigo, Editorial Universitaria, 1992; Bernardo Subercaseaux, Historia de las ideas y de la cultura en Chile. Desde la Independencia hasta el Bicentenario, Tomo IV, Santiago, Editorial Universitaria, Santiago, 2010; José Díaz Nieva, El nacionalismo bajo Pinochet, 1973-1993, Santiago, Editorial Historia Chilena, 2016. Como señalan Cristi y Ruiz, , ahondar en el pensamiento de los nacionalistas es a lo menos complejo, puesto que la derecha, históricamente, ha sido renuente a sistematizar su pensamiento político teóricamente –salvo ciertas excepciones–, en contraposición a la izquierda y el centro, quienes han generado grandilocuentes obras para justificar su actuar en más de una ocasión (p. 10). Pese a esto, y como advierte Subercaseaux, no se puede olvidar que “el nacionalismo fue la fuerza cultural dominante en las primeras décadas de aquel siglo” (p. 11). De hecho, según Díaz Nieva, pese a las tensiones y contradicciones entre sus partes, el nacionalismo era vital en ciertos grupos políticos, algunos de los cuales, siendo parte de la derecha, mostraron una adhesión importante hacia la dictadura, siendo fundamentales durante sus primeros años (p. 11-13).

21 Isabel Jara, De Franco a Pinochet. El proyecto cultural franquista en Chile, 1936-1980, Santiago, Programa de Magíster en Teoría en Historia del Arte, Facultad de Artes, Universidad de Chile, Santiago, 2006, p. 27-45.

22 Muzam, Jorge, op. cit.

23 Marchant, Jorge, “Enrique Campos Menéndez. El primer civil de la cultura”, Bravo, n° 60, Santiago, 11 de mayo de 1982, p. 5.

24 “Soy un admirador de la mujer y he amado mucho”, El Magallanes, Punta Arenas, 19 de diciembre de 1999, p. 14.

25 Ibidem.

26 Véase Willoughby, Federico, La guerra: páginas íntimas del poder 1957-2014, Santiago, Uqbar Editores, 2014. El autor, Secretario de Prensa de la Junta de Gobierno hasta 1976, fue uno de los civiles más cercanos a la Junta Militar de Gobierno, particularmente a Pinochet, siendo mencionado como uno de los precursores del golpe de Estado, cuestión que él mismo confirma (p. 143). También se señala como uno de los redactores de los bandos entregados ese día a la población, siendo de común conocimiento que fue él mismo quien dio lecturas de éstos a través de los medios de comunicación, lo que pone al menos en entredicho a las declaraciones de Campos Menéndez. “[El Almirante Patricio Carvajal] Necesitamos informar a la población, para que esto sea lo menos violento posible. Se van a redactar documentos. Bandos numerados con instrucciones y detalles del movimiento. Sabemos lo que hay que hacer, cómo decirlo y cuál va a ser el lenguaje, es una tarea que puede hacer usted, con la gente que tenemos aquí [hace referencia a un comandante Opazo, de la Armada]” (p. 132).

27 García, Javier, op. cit. Campos Menéndez se refirió al trabajo que realizó para los miembros de la Junta Militar de Gobierno, “A Merino le escribí 16 discursos”.

28 Muzam, Jorge, op. cit.

29 Balandier, Georges, El poder en escenas. De la representación del poder al poder de la representación, Barcelona, Ediciones Paidós, 1994, p. 18.

30 Ibid., p. 18-19.

31 Ibid., p. 17.

32 Pross, Harry, Estructura simbólica del poder. Teoría y práctica de la comunicación pública, Barcelona, Editorial Gustavo Gili, 1980, p. 23-45.

33 Mandoki, Katya, La construcción estética del Estado y de la identidad nacional, Ciudad de México, Siglo XXI Editores, 2007, p. 204-205.

34 Véase Wilentz, Sean (edt.), Rites of Power: Symbolism, Ritual, and Politics since the Middle Ages, Pittsburgh, University of Pennsylvania Press, 1985.

35 Ozouf, Mona, Festivals and the French Revolution, Massachusetts, Harvard University Press, 1991, p. 12.

36 Rivière, Claude, Les Liturgies politiques, Paris, Presses Universitaires de France, 1988, p. 176.

37 Cossio, Héctor, “El negro papel del asesor de cultura de Pinochet”, El Mostrador, puesto en línea el 13 de septiembre de 2013. URL: http://www.elmostrador.cl/cultura/2013/09/13/el-negro-papel-del-asesor-de-cultura-de-pinochet/, consultado el 14 de mayo de 2019.

38 Ministerio del Interior, op. cit.

39 Ibidem.

40 Secretaría de la Junta de Gobierno, Acta n° 138, Santiago, 23 de julio de 1974, p. 12. Audiencia con los señores Julio Philippi y Guillermo Pumpin.

41 Ibidem.

42 Ibidem.

43 Ibid., p. 1.

44 Ibid., p. 1-2.

45 Errázuriz, Luis y Leiva, Gonzalo, El Golpe Estético. Dictadura Militar en Chile 1973-1989, Santiago, Ediciones Ocho Libros, 2012, p. 27-28.

46 Donoso, Karen, Políticas culturales en la dictadura cívico-militar chilena. 1973-1989, Tesis para optar al grado de Magíster en Historia, Universidad Santiago de Chile, Facultad de Humanidades, Departamento de Historia, Santiago, 2016, p. 139-140.

47 “Batida a fondo para elevar el nivel cultural”, Las Últimas Noticias, Santiago, 22 de septiembre de 1974, p. 7.

48 Ministerio del Interior, op. cit.

49 Donoso, Karen, op. cit., p. 142.

50 “Significativo rescate de la cultura”, El Mercurio, 28 de enero de 1974.

51 Ibidem.

52 Asesor Cultural de la Junta de Gobierno y Departamento Cultural de la Secretaría General de Gobierno, Política cultural del Gobierno de Chile, Santiago, 1975, p. 73.

53 Ibid., p. 74-75.

54 Errázuriz, Luis y Leiva, Gonzalo, op. cit., p. 28.

55 Véase Bourdieu, Pierre y Passeron, Jean-Claude, La reproduction. Éléments d’une théorie du système d’enseignement, Paris, Les Éditions de Minuit, 1970; Bourdieu, Pierre, La Distinction. Critique sociale du jugement, Paris, Les Éditions de Minuit, 1979; Bourdieu, Pierre y Boltanski, Luc, “La production de l'idéologie dominante”, Actes de la Recherche en Sciences Sociales, 1976, vol. 2, n° 2-3, p. 3-73.

56 Secretaría de la Junta de Gobierno, op. cit., p. 12.

57 Donoso, Karen, op. cit., p. 142.

58 Asesor Cultural de la Junta de Gobierno y Departamento Cultural de la Secretaría General de Gobierno, op. cit., p. 74.

59 Ibid., p. 78.

60 Ibid., p. 76.

61 Ibid., p. 77.

62 Ibid., p. 78.

63 Ibidem.

64 Ibid., p. 80.

65 Errázuriz, Luis y Leiva, Gonzalo, op. cit., p. 28-29.

66 “Batida a fondo para elevar el nivel cultural”, Las Últimas Noticias, Santiago, 22 de septiembre de 1974, p. 7.

67 “Política cultural en acción”, El Mercurio, Santiago, 1 de septiembre de 1974.

68 “Fuerte impulso al desarrollo cultural”, El Mercurio, Santiago, 24 de agosto de 1975. Se mencionan como beneficiarios a El Mercurio S.A.P., la Sociedad Nacional de Agricultura, la Sociedad Nacional de Armadores, el Banco Hipotecario, el Consorcio Nacional de Seguros, Ladeco y la Colocadora nacional de Acciones. Ante esto, Campos Menéndez declaró que “Nunca en la historia de las letras chilenas, un escritor había tenido diez o más concursos literarios a los cuales optar en un mismo año”.

69 “Política cultural de Estado”, El Mercurio, Santiago, 29 de junio de 1974.

70 “Enrique Campos Menéndez. Un intelectual que tiene fe en el hombre”, La Tercera, Santiago, 8 de marzo de 1975, p. 8. Declaró que: “En mi opinión las autoridades deben ser lo más ajenas posible en lo que se refiere al proceso creador mismo”.

71 “Empresa y estimulo cultural”, El Mercurio, Santiago, 18 de mayo de 1975.

72 “Enrique Campos Menéndez. Un intelectual que tiene fe en el hombre”, La Tercera, Santiago, 8 de marzo de 1975, p. 8.

73 Pilar Vergara, Auge y caída del neoliberalismo en Chile, Santiago, FLACSO, 1984, p. 15-70. Según la autora, y pese a las precauciones que se puedan tener, es posible afirmar que entre 1973 y 1975 la dictadura vivió una fase de “indefinición ideológica”, debatiéndose entre “tres ejes del proyecto fundacional: el anti-intervencionismo estatal, la crítica frontal a la política democrática y el anticomunismo” (p. 64). Esto acabó precisamente en 1975 con la instalación del neoliberalismo en el país a través de asesores que accedieron a carteras ministeriales y la consecuente aplicación de sus políticas de shock. Todo esto terminó por darle más injerencia a la empresa privada en todas las esferas de la vida nacional, incluyendo la cultural.

74 “1975: El Año con Más Concursos Literarios en Nuestra Historia”, El Mercurio, Santiago, 21 de julio de 1975.

75 Catalán, Carlos y Munizaga, Giselle, Políticas culturales estatales bajo el autoritarismo en Chile, Santiago, CENECA, 1986, p. 18-19.

76 Gárate, Manuel, La Revolución Capitalista de Chile. (1973-2003), Santiago, Ediciones Universidad Alberto Hurtado, 2012, p. 191.

77 Véase Baraona Urzúa, Pablo, Campos Menéndez, Enrique, Cox, Ricardo, Escobar, Roberto, Fontaine, Arturo, Garrido Rojas, José, Guzmán, Jaime, P. Mac Hale, Tomás, Martínez Williams, Jaime, Orrego Vicuña, Francisco, Pérez de Arce, Hermógenes, Philippi, Julio, Saavedra, Igor, Sanfuentes Vergara, Emilio, Silva Carvallo, Alfredo y Zegers Ariztía, Cristián, Visión crítica de Chile, Santiago, Ediciones Portada, 1972; Campos Menéndez, Enrique (comp.), Pensamiento Nacionalista, Santiago, Editora Nacional Gabriela Mistral, 1974.

78 “Enrique Campos Menéndez: Aristócrata, Americanista y… ¡monárquico!”, Las Últimas Noticias, Santiago, 20 de noviembre de 1983, p. 28.

79 “Aristócratas que viven y trabajan en Chile”, El Mercurio, Santiago, 7 de abril de 2007.

80 “Asesor Cultural de la Junta: 1976 será para Chile Año de la Cultura”, La Tercera, Santiago, 28 de diciembre de 1975, p. 13.

81 Ministerio Secretaría General de Gobierno, División de Organizaciones Civiles. Motor que dinamiza las relaciones entre gobernantes y ciudadanía, Santiago, 1979, p. 3.

82 Ministerio del Interior, Decreto-Ley n° 1.385, Santiago, publicado en el Diario Oficial de la República de Chile el 29 de marzo de 1976.

83 Jara, Isabel, “Nacionalismo y política artístico-cultural de la dictadura chilena: la secretaría de relaciones culturales”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos, puesto en línea el 25 de enero de 2016. URL: https://journals.openedition.org/nuevomundo/68967, consultado el 14 de mayo de 2019.

84 “El departamento de Extensión cultural”, Revista de Educación, n° 130, Santiago, septiembre de 1985, p. 3.

85 Karen Donoso, op. cit., 2016, p. 152-153.

86 “Asesor Cultural de la Junta: 1976 será para Chile Año de la Cultura”, La Tercera, Santiago, 28 de diciembre de 1975, p. 13.

87 “Un diálogo cultural y personal con Enrique Campos Menéndez”, Revista Paula, n° 220, Santiago, 8 de junio de 1976, p. 47.

88 Ibid., p. 46.

89 “Panorama cultural: 1977 puede ser un buen año para nuestra cultural”, La Tercera, Santiago, 26 de diciembre de 1976, p. 14.

90 Ministerio de Hacienda, Decreto-Ley n° 1.606, Santiago, publicado en el Diario Oficial de la República de Chile el 3 de diciembre de 1976.

91 Coloma, Marco Antonio, “IVA al libro y reforma tributaria”, El Mostrador, puesto en línea el 23 de abril de 2014. URL: http://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/2014/04/23/iva-al-libro-y-reforma-tributaria/, consultado el 14 de mayo de 2019.

92 “Labor en Dirección de Bibliotecas y Museos”, El Mercurio, Santiago, 2 de mayo de 1971, p. 4.

93 Véase “Museos se abrirán hacia la comunidad”, La Tercera, Santiago, 23 de abril de 1977, p. 5; “El rostro de la noticia”, La Tercera, Santiago, 20 de agosto de 1977, p. 3; “Vocación convencida en servidor público”, El Mercurio, Santiago, 14 de noviembre de 1977, p. 15.

94 “Vocación convencida en servidor público”, El Mercurio, Santiago, 14 de noviembre de 1977, p. 15. Además, señaló “la necesidad de que en su reestructuración, el Ministerio de Educación pase a formarse también como Ministerio de Cultura”.

95 Alvarado Leyton, Matias, “El acto de Chacarillas de 1977. A 40 años de un ritual decisivo para la dictadura cívico-militar chilena”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos, puesto en línea el 16 de febrero de 2018. URL: https://journals.openedition.org/nuevomundo/71900#tocto1n4, consultado el 14 de mayo de 2019.

96 Cavallo, Ascanio, Salazar, Manuel y Sepúlveda, Oscar, La historia oculta del régimen militar. Memoria de una época, 1973-1988, Santiago, Uqbar Editores, 2008, p. 190.

97 Pese a esto, y a que la mayoría de la documentación indica que Campos Menéndez dejó su cargo de Asesor Cultural de la Junta Militar de Gobierno en 1977, lo cierto es que no hay documentación legal como tal que dé cuenta del fin de las actividades de este cargo. Además, llama la atención que, en una nota de El Mercurio del 11 de mayo de 1978, Campos Menéndez siga siendo sindicado como “Asesor Cultural”. Véase “Periodismo libre, crítico, plural y discrepante”, El Mercurio, Santiago, 11 de mayo de 1978, p. 27.

98 Catalán, Carlos y Munizaga, Giselle, op. cit., p. 9-24.

99 Marchant, Jorge, op. cit., p. 7.

100 “Otorgado el Premio Nacional de Literatura”, El Mercurio, Valparaíso, 19 de agosto de 1986, p. 1 y 10; “Premio Nacional de Literatura para Enrique Campos Menéndez”, La Tercera, Santiago, 19 de agosto de 1986, p. 14; “Campos Menéndez, Premio Nacional de Literatura”, Las Últimas Noticias, Santiago, 19 de agosto de 1986, p. 9.

101 “’Ser embajador en España es un galardón’ dijo Campos Menéndez”, La Prensa Austral, Punta Arenas, 22 de julio de 1986, p. 7.

102 Véase Oficina de Planificación Nacional, Política de Cultura, Santiago, 1979.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Matias Alvarado Leyton, « El Asesor Cultural de la Junta de Gobierno. Alba y ocaso del primer hombre de la cultura bajo la dictadura cívico-militar chilena », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 11 décembre 2019, consulté le 23 janvier 2020. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/78774 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.78774

Haut de page

Auteur

Matias Alvarado Leyton

Estudiante del Programa de Doctorado en Historia de la Universidad San Sebastián de Chile.
matias.alvaradoleyton@gmail.com

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page