Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesColloques2020Procesos de Americanización. Cien...Reflexiones en torno a la noción ...

2020
Procesos de Americanización. Ciencias y saberes, siglos XVI al XIX

Reflexiones en torno a la noción de procesos de americanización a partir de la historia de la minería colonial peruana

Réflexions sur la notion de processus d’américanisation à partir de l’histoire de l’activité minière coloniale péruvienne
Thoughts on the notion of process of Americanization from the history of mining in colonial Peru
Carmen Salazar-Soler

Résumés

Le but de cet article est de réfléchir à la notion de processus d’américanisation à partir de l’étude du manuel de Alvaro Alonso Barba, El arte de los metales, qui fut rédigé à Potosí et publié à Madrid en 1640. L’article se centre sur deux aspects : l’invention par l’auteur de la méthode de cazos y cocimiento et la proposition d’une nouvelle classification des minerais. L’analyse de ce manuel permet de montrer la circulation régionale et internationale de l’invention de Alonso Barba dans la longue durée, ainsi que l’incorporation du savoir local dans sa proposition de la classification des minerais et circulation mondiale de celle-ci à travers de ce traité. On souligne aussi le rôle de « connecteur » de Alonso Barba, qui met en relation des savoirs qui proviennent de traditions différentes et qui rentrèrent en contact dans le Haut Pérou au XVIIe siècle.

Haut de page

Texte intégral

1El concepto de procesos de americanización que hemos venido trabajando desde hace unos años es un concepto complejo, que plantea una serie de retos y nos confronta a una variedad de dificultades. En el presente artículo me propongo reflexionar en torno a esta noción a partir de la historia de la minería peruana. Escogí este campo de la historia pues es el que mejor conozco y el que me permite, por lo tanto, discutir en qué medida este concepto es una herramienta útil para analizar las dinámicas del saber que se llevaron a cabo en el Perú en la época colonial.

  • 1 El título completo del tratado es: El arte de los metales, en que se enseña el verdadero beneficio (...)

2He escogido para esta discusión el caso de la minería de Potosí en el siglo XVII y mas concretamente el ejemplo del tratado de El Arte de los metales de Álvaro Alonso Barba1, tratado y autor que han sido objeto de varios de mis trabajos anteriores. La ventaja de tratar de aplicar el concepto de americanización sobre un caso que ya he trabajado es que me permite ver la contribución de esta noción al análisis de este tema de estudio.

  • 2 Bénat-Tachot, Louise, Serge Gruzinski y Boris Jeanne (dir.), Les processus d’américanisation, vol.  (...)

3Quisiera empezar este artículo recordando la definición de procesos de americanización elaborada por los autores del prefacio del primer tomo de la colección Fabrica Mundi consagrada al estudio de dichos procesos: “La metamorfosis en el suelo de ese continente de toda clase de elementos provenientes de otras partes del mundo. Se trata de explorar la manera cómo la proyección ultra atlántica de las sociedades europeas y por lo tanto de una parte de Europa moderna, implica no solamente procesos de occidentalización, reacciones de adaptación o de apropiación in situ, y mestizajes múltiples, sino también fenómenos menos estudiados de reconfiguración y difusión continental de rasgos así adaptados, modificados y territorializados”2.

  • 3 Ibídem, p. 10.

4Como señalan los citados autores, “la fase de recepción no sería sino el preludio de un largo trabajo de recomposición y de amplificación susceptible de cubrir regiones y de extenderse a varios siglos. Se supone que los elementos europeos, africanos y asiáticos importados entre los siglos XVI y XIX adquieren en el suelo americano capacidades de difusión y de amplificación que los materiales originales están lejos de poseer”. De esta manera, “las zonas coloniales cesan de aparecer como zonas esencialmente receptoras y se convierten en áreas activas, en cuyos senos rasgos originalmente europeos, africanos y amerindios se transforman, y adquieren cualidades y una dinámica que los hacen mundializables”3.

  • 4 Ibídem.

5Las periferias coloniales reciben un estatus diferente, “dejan de ser terminales o escenarios portadores de una historia sufrida que termina con la independencia para inscribirse en una historia de mundializaciones todo esto visto en la larga duración”4.

6El presente artículo está dividido en dos partes. En la primera trataré los aspectos técnicos a través de la propuesta del método de cazos de Álvaro Alonso Barba y en la segunda parte analizaré el planteamiento que hace este autor sobre la clasificación de los metales.

  • 5 Barnadas, Josep M., Álvaro Alonso Barba. Investigaciones sobre su vida y su obra (1569-1662), La Pa (...)

7Álvaro Alonso Barba, cura natural de Lepe, pasó a residir en la región de Charcas desde 1602. Sabemos gracias a Josep M. Barnadas, su principal biógrafo, que Alonso Barba estuvo matriculado en un primer curso de Artes en el Colegio Mayor de Santa María de Jesús, en Sevilla, entre 1585 y 15865. Permanecen todavía en la sombra sus estudios teológicos, los canónicos y la ordenación sacerdotal. Su recorrido como doctrinero en el Alto Perú fue muy variado: sirvió en Tarabuco (1609), Tiaguanaco (1615) y Lípez (1616); fue coadjutor en la Iglesia de Chuquisaca (1625), Oruro (1615), Yulloma (1630), Yotala (1634) y San Bernardo de Potosí (1635); cura de la catedral de Chuquisaca (1644), racionero en Chuquisaca (1653) y chantre en la misma catedral. Su muerte acaeció en España en 1662, y fue sepultado en Sevilla en la Capilla del Colegio de San Hermenegildo, de los jesuitas.

  • 6 Salazar-Soler, Carmen, “Álvaro Alonso Barba: Teorías de la Antigüedad, alquimia y creencias prehisp (...)

8Álvaro Alonso Barba expone su descubrimiento en su manual del Arte de los metales, que redactara en Potosí entre 1635 y 1637 y que fue publicado luego en Madrid en 1640. Se trata del manual de mineralogía y metalurgia más importante de la Época Moderna. Consta de cinco libros. El primero contiene sus ideas teóricas sobre los minerales, sus cualidades y origen. Además, incluye la preparación de algunos productos, así como también referencias a los yacimientos minerales de Charcas e indicaciones prácticas para su explotación. En el libro II “se enseña el modo común de beneficiar los de plata por azogue, con nuevas advertencias para ello”. En el III, el autor presentó su descubrimiento y “trata de el beneficio de los de Oro, Plata, y Cobre, por cocimiento”. En el IV, se “trata de el beneficio de todos [los metales] por fundición”. Finalmente, en el V “se enseña el modo de refinarlos [los metales], y apartarlos unos de otros”. En trabajos anteriores he señalado que este manual parece seguir el modelo doxográfico griego: con una parte teórica (el primer libro) y una práctica (los otros cuatro libros)6.

  • 7 Salazar-Soler, “Álvaro Alonso Barba”, op. cit.; “La alquimia y los sacerdotes mineros en el Virrein (...)
  • 8 Schaffer, Simon, et al. (dir.), The Brokered World: Go-betweens and Global Intelligence 1770-1882, (...)

9Como acabo de señalar, he consagrado varios trabajos a la obra de este autor y, en particular, al análisis de la primera parte del manual7. En efecto, he mostrado en trabajos precedentes cómo Alonso Barba presenta una serie de ideas que circulaban en la época sobre la generación de los metales y de las minas, algunas de las cuales provenían de la Antigüedad o formaban parte del corpus alquímico o eran teorías elaboradas por autores modernos, introduciendo así en el Perú colonial todo un bagaje occidental sobre minería, jugando así el papel de passeur. Pero en esos mismos trabajos, he igualmente señalado que Alonso Barba no solo introduce en los Andes conocimientos mineralógicos occidentales, sino que – y esto constituye desde mi punto de vista su característica principal – incorpora saber local al corpus de conocimientos mineralógicos occidentales. Es en este sentido que también nos podemos referir a Alonso Barba como un “conectador” del mundo peruano local con el mundo occidental. Podríamos también referirnos a él como un go-between según la definición dada por un grupo de historiadores en el libro The Brokered World: “el go-between no es un simple passeur o un simple agente de la difusión cultural cruzada, sino alguien que articula relaciones entre mundos o culturas dispares al ser capaces de traducir entre ellos”8.

  • 9 Van Damme, Stéphane, “Un ancien régime des sciences et des savoirs”, Histoires des sciences et des (...)
  • 10 Ibídem, p. 21.
  • 11 Pratt, Mary Louise, Ojos imperiales. Literatura de viajes y transculturación, México, Fondo de Cult (...)
  • 12 Ibidem, p. 34.
  • 13 Ibídem.

10Antes de entrar de lleno en el objeto de este artículo, quisiera precisar dos puntos. El primero es que mi perspectiva responde a una aproximación antropológica de las prácticas que condujeron a Alonso Barba a la elaboración de su manual9. Hago mías las proposiciones de Stéphane Van Damme instándonos a renunciar “a una lectura únicamente fundada en la producción en beneficio de una aproximación que tome en serio los fenómenos de apropiación y comprensión de los saberes en la sociedad, [y a] abordar en fin la cuestión de la localización de la actividad científica [savante] mediante la movilización de un juego de escalas de análisis de lo local a lo global”10. El segundo punto se refiere a que podemos decir que la obra de Alonso Barba fue realizada en una “zona de contacto” según la definición de Mary Louise Pratt, quien la usa para referirse “al espacio de los encuentros coloniales, el espacio en el que personas separadas geográfica e históricamente entran en contacto entre sí y entablan relaciones duraderas, que por lo general implican condiciones de coerción, radical inequidad e intolerable conflicto”11. Pratt precisa enseguida que la expresión “zona de contacto” es frecuentemente sinónimo de frontera colonial; sin embargo, subraya la autora, “esta última forma conserva una perspectiva europea expansionista – ya que la frontera es una frontera solo con respecto a Europa”. La “zona de contacto”, afirma Pratt, “desplaza el centro de gravedad y el punto de vista hacia el espacio y el tiempo del encuentro, hacia el lugar y el momento en el que individuos que estuvieron separados por la geografía y la historia existen ahora en un punto, el punto en el que sus respectivas historias se cruzan”12. Según la autora, “el término contacto pone en primer plano las dimensiones interactivas e imprevistas de los encuentros coloniales”. Es decir que una “perspectiva de contacto destaca que los individuos que están en esa situación se constituyen en y a través de su relación mutua”, además de permitir tratar las relaciones “entre colonizadores y colonizados”, “no en términos de separación, sino en términos de presencia simultánea, de interacción, de conceptos y de prácticas entrelazadas”13.

El método de cazos de Alonso Barba

  • 14 En esta parte del artículo hemos retomado uno de nuestros trabajos anteriores sobre el tema: Salaza (...)
  • 15 Portela, Eugenio, “El beneficio de los minerales de plata en la América colonial”, in José Louis Pe (...)

11El beneficio que Alonso Barba14 descubrió en 1609, lo llamó de “cazo y cocimiento”, nombre que derivó del equipo utilizado: un cazo de cobre que llevaba acoplado un molinete. El procedimiento, siguiendo a Portela, consistía en dispersar en agua el mineral finamente molido, vertiendo después el conjunto en unos cazos que contenían agua con una proporción de mercurio que variaba en función de la calidad del mineral15. Los cazos eran introducidos luego en hornos y, con la ayuda del molinete, se mantenía el contenido en agitación hasta tanto el movimiento producido por la ebullición fuese suficiente. Alonso Barba proponía que el agua evaporada se restituyera a través de un fino canal. Para evaluar la evolución del proceso se tomaban muestras del fondo con una “cuchara larga” y de acuerdo con los resultados analíticos se agregaba mercurio o se interrumpía el proceso si se había extraído la totalidad de la plata.

  • 16 Bargalló, Modesto, La amalgamación de los minerales de plata, México, Compañía Fundidora de Fierro (...)
  • 17 Salazar-Soler, “En búsqueda”, op. cit.

12Varias eran las ventajas de este método, proclamadas por su autor16. En primer lugar, se encontraba el ahorro de azogue. Otra de las ventajas era que se podía prescindir de los indios repasiris, es decir de aquellos encargados de mezclar la amalgama con los pies, con el consiguiente ahorro de sus salarios. Luego estaba la rapidez del método: 24 horas cuanto mucho contra tres a ocho semanas del método de patio de Bartolomé Medina. Finalmente, Alonso Barba proclamaba que con su método se podía obtener toda la ley por cada cajón de minerales o, en todo caso, una proporción mayor a la posibilitada por la extracción en buitrón17.

  • 18 Bargalló, op. cit, p. 76 y 303.

13En palabras de M. Bargalló, el contenido minero metalúrgico del Arte de los metales, especialmente en lo que se refiere al último aspecto, significa un gran progreso sobre los tratados del siglo XVI, que ignoraban la amalgamación de los minerales de plata, con la excepción de las referencias De la pirotechnia (1540) de Birunguccio18. Veamos brevemente los antecedentes históricos de este método de amalgamación que preceden a la propuesta de nuestro autor, pues ilustra bien la circulación transcontinental de conocimientos técnicos.

  • 19 Rodriguez Carracido, José, “Valor de la literatura científica hispano-americana”, in Estudios histó (...)

14Como es sabido, la amalgamación del oro era conocida en la época romana, así como la de la plata era familiar a los alquimistas de la Edad Media, período en que son numerosos los textos que se ocuparon de esta última, como lo hace el Libro del Tesoro de Alfonso X El Sabio. Figura también en las cartillas alemanas que, con el nombre de Probierbüchlein, se publicaron durante el primer tercio del siglo XVI. Sin embargo, como advierten José Rodriguez Carracido y Modesto Bargalló, esta amalgamación se refería únicamente a metales puros y nunca a la extracción de la plata de sus menas19.

  • 20 Portela, op. cit., p. 156-57.

15Según Eugenio Portela, la primera aplicación del método de amalgamación a menas de plata fue la descrita por Biringuccio en 1540. Se trata en realidad de una descripción muy breve de una técnica aplicable, en todo caso, a pequeña escala; careció, además, de repercusión en la literatura especializada. Prueba de ello es que las obras de Agricola (1556) y de Lazarus Ercker (1556) nada dicen al respecto. Pese a ello, afirma Portela, Cyril Stanley Smith sugiere que Biringuccio pudo influir sobre los españoles que inventaron el beneficio a través de las obras de Bernardo Pérez de Vargas, hecho que el autor considera muy improbable dado que este, por desgracia, silenció todo lo relativo a la amalgamación a pesar de conocer a fondo la obra del italiano20.

16El mérito del sevillano Bartolomé Medina consiste entonces en haber conseguido la adaptación y aplicación en Pachuca, en Nueva España, en 1555 del método de la amalgamación a escala industrial. Se desconoce algún texto de Medina que describa este método.

  • 21 Portela, op. cit., p. 158-159.

17Sabemos que el éxito de Medina fue tan espectacular que la noticia llegó enseguida a la Península, al cabo de algunos años, se llevaron a cabo los primeros intentos de aplicación de la amalgamación en España y en concreto en las minas de Guadalcanal. Esto ensayos resultaron en un fracaso, quizás debido a que no se supieron superar las dificultades que planteaba la diferencia entre los minerales europeos y los americanos21.

  • 22 Portela, op. cit., p. 159.

18Los ecos del éxito del método de Medina superaron las fronteras de la Península y llegaron, por ejemplo, hasta la corte imperial de Viena, en donde en 1588 Juan de Córdoba propuso a esta “extraer la plata de cualquier mineral, con poco costo y en ocho días”22. Esta experiencia también fracasó.

  • 23 Bargalló, op. cit, p. 99-100.

19Bargalló, al comentar en su obra el método de Medina, subraya la importancia de este para la minería y metalurgia mundial, afirmando que los beneficios ideados por los españoles constituyeron el caso insólito de un método original que apenas sin modificaciones perduraron tres siglos y medio hasta el advenimiento de las técnicas basadas en la cianuración23.

  • 24 Bargalló, op. cit., p. 167 y Assadourian, Carlos Sempat, “Base técnica y relaciones de producción e (...)

20Fue durante el mandato del virrey Francisco Toledo que se introdujo y adaptó este método de amalgamación en Potosí. Se tienen pocas noticias sobre Pedro Fernández de Velasco, el introductor de dicho método en el Cerro Rico. Solo sabemos que residió en México, en donde aprendió el beneficio de Medina, y que vivía en el Perú desde antes de 1571. En Potosí, “al tiempo que trabajaba en el socavón de Benino”, realizó ensayos del beneficio con las menas del Cerro Rico. Ahí conoció al corregidor Damián de la Bandera, quien se interesó en el beneficio y escribió al virrey Toledo una carta dándole cuenta de los ensayos, que fueron repetidos en Cuzco en presencia del virrey. Luego de dichas pruebas ejecutadas en esta ciudad, el virrey envió a Hernández de regreso a Potosí para que junto al corregidor ya mencionado repitiera los “ensayes de por mayor” en los abundantes metales “questavan desechados en tiempos pasados”24.

  • 25 Assadourian, op. cit., p. 123.

21Según la documentación de la época, Fernández de Velasco no fue el primero en intentar aplicar el método de Medina a las menas peruanas: sabemos que hubo intentos anteriores, la mayoría fracasados. Al parecer Henrique Garcés fue el primero en ensayar el beneficio con menas peruanas, en las de Huamanga25.

  • 26 Assadourian, op. cit., p. 123-124.

22Pese a la afirmación de Garcés sobre que de ello “redundo grande aumento a la hazienda real”, el nuevo beneficio no predominó en la zona. Esto podría explicarse según Assadourian, no por problemas de abastecimiento de azogue, sino por un factor trabajo o de cálculo económico de los empresarios mineros, es decir que la alta ley de los minerales de Huamanga podía hacer de la fundición con fuelles el procedimiento de mayor rentabilidad26.

23En cuanto a Potosí, sabemos que hubo varios ensayos fracasados antes del exitoso de Fernández de Velasco. Desde tiempos del virrey marqués de Cañete, llegaron mineros españoles, portugueses y flamencos, procedentes por lo general de México o de España, quienes, conocedores de este método de beneficio, quisieron aplicarlo, sin éxito, a las menas potosinas. Estos intentos fracasados llevaron a la mayoría de los mineros de Potosí a creer que la amalgamación era inaplicable a las menas de sus minas.

  • 27 Bargalló, op. cit., p. 172.
  • 28 Assadourian, op. cit., p. 125.

24La ausencia de más información impide explicar estos fracasos. Según Bargalló, hay que descartar las razones técnicas, pues los minerales pacos de Potosí eran semejantes a los colorados de Pachuca en los cuales Medina había realizado los ensayos que lo llevaron a la invención del beneficio; por lo tanto, el autor atribuye el retraso en la introducción del beneficio en Potosí a “la resistencia de los dueños de minas a abandonar el cómodo sistema de fundición con guairas, que les ahorraba molestias y crecidos gastos de instalación de ingenios para el nuevo beneficio”. Así, “solo cuando las minas se vieron amenazadas por la ruina, ante la escasa ley de los minerales profundos, impropios para la fundición y útiles solo para acrecentar enormemente los terrenos de desecho, los mineros de Potosí se interesaron como era debido, y se acogieron al beneficio por azogue como tabla de salvación”27. Assadourian, por su parte, no descarta, sin embargo, el aspecto técnico, pues los datos señalan que en Potosí se había fracasado en los ensayos y que las experiencias realizadas no lograban “acertar ni sacar provecho de los dichos metales por azogue”28.

  • 29 Salazar-Soler, “En búsqueda”, op. cit., p. 230.

25Otra precisión que me parece necesaria hacer es la del contexto potosino en el que podemos insertar el invento de Alonso Barba. La documentación de los archivos permite identificar un buen grupo de mineros y otros individuos implicados en la minería que aportaron contribuciones a las técnicas extractivas, la mineralogía y metalurgia. Los documentos que he analizado, en particular para Potosí, son propuestas a la Corona para la adopción de nuevas herramientas o nuevos métodos de explotación y de beneficio. En el caso de Potosí, la documentación es particularmente rica para el periodo comprendido entre fines del siglo XVI y mediados del XVII (34 expedientes encontrados en el Archivo nacional de Bolivia). Asistimos durante este periodo, que coincide con el apogeo económico de Potosí, pero luego también con la época en que los minerales empiezan a ser menos ricos, a una efervescencia intelectual y técnica. ¿Quiénes eran estos “genios” o astutos inventores? La documentación da cuenta únicamente de españoles (con la excepción de un genovés), criollos o mestizos, residentes en Potosí, Oruro o Lima. Podemos distinguir diferentes tipos de inventores. Los más numerosos son los señores de minas e ingenios, quienes estaban directamente implicados en el proceso. Encontramos igualmente un grupo formado por miembros del clero católico. Prácticamente todas las órdenes religiosas presentes en Potosí han dado un inventor: el caso mas conocido es, sin duda, el de nuestro Alonso Barba. Entre las propuestas de nuevos métodos de beneficio, encontramos aquellas de fray Horacio Genarés, de la Orden de los Carmelitas, y de Garci Sanches, abogado en 1594; también la del dominico Miguel de Carrillo en 1674. Los médicos también estuvieron interesados en la minería de la época: el ejemplo mas notable es la del autor del “Agrícola andino” Martín Valladolid, médico de Potosí, cuya trayectoria recuerda a la del autor del Re Metallica, del cual se declara discípulo. En ciertos casos, se trata de personas que ejercen un oficio técnico, como Gonzalo Antúnez, carpintero de la Villa Imperial e inventor de una nueva herramienta para tamizar la harina de metales29.

26Vemos pues cómo el deseo de obtener mejores rendimientos, en una época en la cual los minerales eran menos ricos, motivó esta efervescencia intelectual en la búsqueda de “recetas” o remedios para aumentar la producción, disminuir los costes y aminorar las pérdidas, sobre todo de uno de los ingredientes principales de la amalgama, el azogue. Este fue uno de los méritos proclamados por el método de Alonso Barba.

  • 30 Bargalló, “En búsqueda”, op. cit., p. 346.
  • 31 Ibídem y Salazar-Soler, op. cit., p. 232.

27Luego de este breve recorrido histórico, regresemos al método propuesto por Alonso Barba. Bargalló califica este método como una “verdadera novedad” en la amalgamación de menas de plata y sostiene que no se trataba de una modalidad más del beneficio originario de Medina30. Además, nos dice el científico, el método era de gran sencillez: para menas pacos o colorados, tacana y plata córnea solo se necesitaba el cazo de cobre, mercurio y agua hirviendo. “Únicamente para minerales de más difícil amalgamación como los sulfuros, especialmente negrillos crudos (sin quema), aplicaba Barba otros materiales como sal, copaquira o caparrosa azul, alumbre, orines o lejía fuerte. Por otra parte, la pérdida de azogue en el beneficio era mucho menor que en el beneficio común de cajones en frío” (y que en el llamado de patio practicado en Nueva España). “Pero, y aunque Barba lo afirmase, no siempre se obtenía con él toda la ley de la plata”; aunque enseguida Bargalló afirma en su defensa que pocas veces se logró este rendimiento en los beneficios por amalgamación de Hispanoamérica31.

  • 32 Paoli, Giulio Umberto, “L’età aurea della metallurgia ispano-coloniale. I. L’epoca coloniale, minie (...)
  • 33 Serrano, Carlos, “Intercambios tecnológicos en la amalgamación entre los centros mineros de América (...)

28Umberto Paoli explica que la principal novedad del método de Alonso Barba es tratar el mineral de plata en cazos de cobre con solución hirviente de sal común32. Serrano, por su parte, explica que este está basado en el empleo de cobre metálico en caliente como reductor33.

  • 34 Bargalló, op. cit, p. 304.

29Como ya lo señalara, no existía en el mundo ningún tratado de amalgamación de las menas de plata con anterioridad a la publicación del manual de Alonso Barba. De la Pirotechnia de Birunguccio, nos dice Bargalló, estaba lejos de contener normas factibles que permitieran la práctica industrial de la amalgamación de dichos minerales34.

  • 35 Ibídem, p. 304.
  • 36 Ibídem, p. 304-305.
  • 37 Ibídem, p. 305.
  • 38 Salazar-Soler, “En búsqueda”, op. cit., p. 233.

30Examinemos las fuentes técnicas y químicas utilizadas por Alonso Barba. Estas al parecer son escasas. Conoce bien a Agricola, ignora De la Pirotechnia de Birunguccio y no cita el libro de metalurgia de Pérez de Vargas35. En lo que se refiere a las fuentes propiamente químicas, Alonso Barba, según el estudio emprendido por Bargalló, cita solamente a Paracelso, Beguinus y Basilius Valentinus (Johann Thölde), “con referencia explícita al Tirocinio quimico y al Carro triunfal del antimonio de 1604”36. “El Tyrocinium chymicum de Beguinus fue escrito al parecer con la colaboración de sus discípulos y publicado en 1610. En 1615 se imprimió una edición francesa con el título de Les éléments de la chimie”. El Tirocinio fue, según Bargalló, una obra de gran valor práctico, especialmente para la preparación de los medicamentos, y “con una visión iatroquímica o espagirística de la química”37. Esta obra fue “una de las más leídas en el siglo XVII: tuvo 50 ediciones en latín y otros idiomas”. Aparentemente Alonso Barba tuvo acceso a algún ejemplar cuando ya estaba en el Perú38.

  • 39 Bargalló, op. cit., p. 305.

31Señalemos también las referencias que están ausentes del manual. No hay referencias a la Alchemia de Libavius en lo que concierne el siglo XVI. Ni tampoco a la obra de van Helmont publicada en 1648 y al libro fundamental de Glaubert, Furni novi philosophici, “ambas obras de gran valor para la experimentación”, en el XVII, lo que es normal vistas las fechas de publicación39.

  • 40 Salazar-Soler, “Álvaro Alonso Barba”, op. cit.; “La alquimia”, op. cit., y “En búsqueda”, op. cit., (...)

32Por el contrario, y como ya lo hemos señalado en trabajos anteriores, son abundantes las referencias a autores clásicos (griegos y latinos): Aristóteles Calístenes, Diodoro Euchiente, Dioscórides Pedanio, Empédocles, Estratón de Lámpsaco, Escribonio Largo, Galeno, Justino, Lucrecio, Manilio, Platón, Plinio, etc.40 También son numerosas las referencias a la filosofía medieval cristiana y a la alquimia. Así, a lo largo del tratado aparecen citados Al Razi, Avicena, Alberto Magno, Ramon Llullo, Arnau de Vilanova, Joan de Peratallada. Pero Alonso Barba también recurre a los textos de autores que llamamos, y que él mismo llama también, modernos, como Georg Bauer (Agricola), Leone Batt, Alberti, Bracesco, Cardano, Ficino, Galileo Galilei, Hercules de Ferrara, Porta, Mattioli y Basilio Valentino.

  • 41 Platt, Tristán, “La alquimia de la modernidad. Los fondos de cobre de Alonso Barba y la independenc (...)
  • 42 Bargalló, op. cit., p. 346, Salazar-Soler, “En búsqueda”, op. cit., p. 232.

33A pesar de todas las cualidades del método de Alonso Barba, sabemos que el uso del método por cocimiento fue restringido en Potosí durante la Colonia, por razones que todavía no se conocen con certeza, pero que, en parte, según Tristán Platt, descansan en las dificultades que representara para el beneficiador: altos costes en combustible y cobre y su inadecuación para refinar grandes cantidades de mineral de muy baja ley41. Sin embargo, el método será redescubierto en Europa, utilizado en Nueva España durante el siglo XVIII y durante el XIX en Bolivia. En efecto, según afirman varios investigadores, este sirvió de base siglo y medio después, para que la amalgamación fuese puesta en práctica con éxito (de forma industrial) en Europa mediante el método del barón de Born (Viena, 1780), que es una “ligera modificación” del de Alonso Barba según Alexander von Humboldt; y su posterior evolución como método de barriles o de Freiberg (1792). “Humboldt (lib. IV, cap. XI) refiriéndose a este procedimiento, decía que “es el que el señor de Born propuso en 1786”. Recordemos que uno de los objetivos de la misión de mineralogía del barón de Nordenflicht a fines del siglo XVIII en el Perú, que pretendía la “modernización de la minería”, fue la aplicación del método de barriles de Born42.

  • 43 Platt, op. cit., p. 39-45.
  • 44 Platt, op. cit., Salazar-Soler, “En búsqueda”, op. cit., p. 234.

34En la reconstrucción de esta historia seguiremos el excelente y pionero recuento que realizó Platt en un trabajo ya mencionado43. A diferencia de América, en donde se utilizaba el método de amalgamación, en Europa central se utilizaba la fundición como método de refinación hasta entrado el siglo XVIII, “pues la metalurgia alemana se basaba en una teoría de la materia que denegaba la posibilidad de refinar el grueso de los minerales de plata por amalgamación con mercurio”. En 1786, “la historia de la metalurgia alemana da un vuelco con la publicación del Nuevo procedimiento de Amalgamación del conde Ignaz von Born, quien ese mismo año lo presenta ante la Conferencia Internacional de la Metalurgia celebrada en Schemnitz”. ¿En qué consiste este nuevo proceso? Simplemente en reavivar el método de Alonso Barba de hervir la harina mineral con sal y mercurio en fondos de cobre. Aparentemente el mismo Born se reconoció deudor de nuestro metalurgista. Citemos al respecto las palabras de Fausto Elhuyar (1755-1833), discípulo de Born, pronunciadas en Viena en 1780: “No debo omitir el prevenir a V.E. [al Marqués de Sonora] que el método de Born es en lo esencial el que nuestro insigne Barba descubrió en 1609”44.

  • 45 Platt, op. cit., p. 41-42.
  • 46 Platt, op. cit., p. 42.

35Pero la historia de este proceso tecnológico es algo más complicada porque Born y sus discípulos desarrollaron enseguida un nuevo método de amalgamación en frío, el cual era llevado a cabo en barriles de madera giratorios – procedimiento que eliminaba los costes de combustibles necesarios en el de “cazos y cocimiento”. Platt señala que, aunque Born no salió airoso del experimento, incorporó en su libro los dibujos técnicos correspondientes y, pocos meses después de la Conferencia, una versión operativa estaba funcionando en la ciudad de Schemnitz por el “señor Mititz […] para el beneficio de los cobres negros con ley de plata”.45 Fausto de Elhuyar, director del Tribunal de la Minería de la Nueva España, dice que este ejemplo práctico provocó una oleada de experimentos con resultados prometedores. Born animó a Anton Ruprecht, consejero del Directorio de Minas de Freiburg, a que produjera su propia máquina; y el nuevo modelo de Ruprecht, según el modelo de barriles giratorios, fue rápidamente introducido en Neusohl (baja Hungría). De acuerdo con Elhuyar la operación se realizaba en menos tiempo que la de los cazos de cobre, salía mejor ley y quedaban los barriles con menos residuos de este metal, además de ahorrarse los costes de combustible. El barón Thaddeus von Nordenflicht y los demás miembros de la expedición que en 1788 se dirigieron a Nueva España, Perú y Nueva Granada ya estaban “entendidos en todo el manejo de la operación” con el método del barril antes de partir46.

  • 47 Platt, op. cit.

36A pesar del fracaso de estas expediciones, entre cuyos objetivos, cabe recordar, se encontraba la introducción del método de Freiberg, Platt ha mostrado brillantemente que no solamente se adoptó el método europeo del barril durante el siglo XIX en algunos países de Hispanoamérica – México, Chile y Perú – sino que también en Bolivia fueron revividos y reintroducidos los fondos de cobre de Alonso Barba, lugar en donde el método del barril nunca fuera anteriormente exitoso47.

  • 48 Platt, op. cit., p. 57-59.
  • 49 Hadley, Philip, Minería y sociedad en el centro minero de Santa Eulalia, Chihuahua (1709-1750), Méx (...)
  • 50 Gavira Márquez, María Concepción, Historia de una crisis: La minería en Oruro a fines del periodo c (...)
  • 51 Hausberger, Bernd, “La minería novohispana vista a través de los libros de Cargo y Data de la Real (...)
  • 52 Brading, David A., Mineros y comerciantes en el México borbónico (1763-1810), México, Fondo de Cult (...)
  • 53 Platt, op. cit., p. 57-59.

37Se desconoce la historia del método de cazos y cocimiento en los Andes desde su descubrimiento por Alonso Barba, si bien hay atisbos de su presencia en Oruro y Potosí durante el decenio de los 70 en el siglo XVIII. Al parecer una versión “deteriorada”, como la llama Platt, del procedimiento de cazo y cocimiento fue introducida en México a principios del siglo XVIII48. Según este autor, Phillip Hadley señala su introducción en Santa Eulalia (Chichuahua, 1706)49. Según Concepción Gavira50, en la contabilidad de las Cajas Reales novohispanas se especificaba este método como “plata de pie y cazo”51. David Brading señala que en Catorce el método de cazo era usado “comúnmente” aunque, tal como era practicado en la región, “no lograba separar más de dos tercios o tres cuartas partes de la plata, además el cobre del recipiente tendía a mezclarse con ella”52; estos inconvenientes hicieron que el método no alcanzara gran difusión, aunque se hicieron varias innovaciones para su perfeccionamiento a fines del siglo XVIII. Friedrich Sonnenschmidt, miembro de la expedición de mineralogía que fue a Nueva España lo describió como estando en uso, discrepando de Alonso Barba en cuanto a los resultados. De la descripción de Sonnenschmidt se deriva que las planchas o laderas de los cazos eran de madera y no de cobre, por lo que Platt califica este caso de un ejemplo de “deterioro de la tradición”53. Según el informe de 1771 del científico novohispano Joaquín Velásquez de León, el método por cazo y cocimiento se practicaba en Pachuca, Sierra de Pinos y “otros”; y era el único método practicado en Baja California.

  • 54 Gavira, op. cit. 57.
  • 55 Ibídem.
  • 56 Ibídem. En otro trabajo, Gavira (Población indígena, sublevación y minería en Carangas. La Caja Rea (...)
  • 57 Gavira, op. cit., p. 312.
  • 58 Ibídem.

38El lo que se refiere a los Andes, como lo señala Gavira, no se dispone de datos suficientes para aseverar la práctica del método en el siglo XVIII en las minas altoperuanas, sin embargo, acota la autora, hay algunas referencias que merecen ser tomadas en cuenta54. Así encontramos en los registros de las alcabalas de 1773, nos dice Gavira, que “se estaban internando en Oruro fondos de cobre”, lo cual permite suponer la posibilidad de que “se estuviese beneficiando plata por cocimiento, aunque de forma minoritaria”55. Gavira sostiene que quizás después de un periodo de experimentación se fue perfeccionando el método de tal forma que luego fue adoptado durante la República. Pero también existe la probabilidad, nos dice esta autora, de que este producto “entrase por Oruro para ser adquirido por los mineros de otros asientos”. En este sentido, se sabe que durante la década del setenta “los mineros del partido de Tarapacá estaban utilizando los fondos de cobre para el beneficio de la plata y frecuentemente viajaban hasta Oruro para abastecerse y hacer transacciones comerciales”56. Mas adelante en su libro, Gavira analiza un informe elaborado por el prefecto de Oruro en 1836 en donde aparecen los fondos, también llamados “máquinas de hervición”, que parecen corresponder a los calderos de cobre donde se beneficiaba la plata según el método inventado por Alonso Barba. Esta información permite a la autora afirmar que este método no “resurgió de forma espontánea a principios de la república”, tal como lo sugiere Platt (como veremos a continuación), sino que “forma parte de una tradición metalúrgica americana que estaba en plena discusión ya en las últimas décadas del siglo XVIII”57. Lo curioso es que, en otro informe elaborado por el prefecto de Oruro en 1842, no se encuentran referencias a este método de beneficio; lo cual puede ser explicado, según Gavira, por un problema de ahorro de azogue, ya que los precios de este insumo se mantuvieron especialmente altos durante 1825 y 183258.

  • 59 Platt, op. cit., p. 71.
  • 60 Platt, op. cit., p. 71-76.

39Por su parte, Platt sostiene que el método “reapareció” primero en la provincia de Chichas durante los primeros años del siglo XIX, expandiéndose luego hacia las provincias de Porco y Chayanta en los años 1820 y 183059; siguió en uso en empresas mineras de diferentes tipos por lo menos hasta finales del siglo XIX. En 1810 aparece de repente el método de cazo y cocimiento en cuatro centros de beneficio del Partido de Chichas: los azogueros de San Vicente y Montserrate usaban exclusivamente el método por fondos de cobre; y los de Portugalete y Esmoraca combinaban los métodos por fondos y por buitrón. Por la misma fecha, los centros mineros de los Partidos de Porco y Chayanta, asimismo los de la Rivera de Potosí, tan solo empleaban el método del repaso en buitrones60. Es tan solo en los siguientes decenios que asistiremos a la expansión del método de Alonso Barba hacia esos partidos.

  • 61 Ibídem, p. 72.
  • 62 Ibídem y Salazar-Soler, “En búsqueda”, op. cit., p. 235-236.

40¿Cómo explicar la reutilización del método después de dos siglos de su descubrimiento y sobre todo cuando en su época no tuvo tanto éxito? Platt recurre a un estudio de la coyuntura social y económica. Según este autor, un factor relevante fue sin duda la presencia de la Comisión Nordenflicht. A pesar de su fracaso con el método de frío de los barriles giratorios, los europeos habían producido un “efecto de competencia” que estimuló muchos estudios técnicos y experimentos en los Andes de los años 1790”. El Gobernador Francisco de Paula Sanz aludiendo a este aspecto decía: “[…] se va adelantando el fruto de haver ennoblecido los pensamientos de estos beneficiadores y Mineros por medio de la generosa emulación que han concebido en competencia con los Profesores Extranjeros. Yo los miro llenos de ambición por excederlos, y me consta que dentro de sus Casas ocupan muchos ratos en estudiar uno u otro libro de la facultad, de los muy pocos que se encuentran por acá en nuestro Ydioma […]”. Y con razón dice Platt que el principal “libro de la facultad […] en nuestro idioma” era en 1791 sin duda el Arte de los metales61. En el caso de Chichas, esto se explica también por la necesidad en esos años de beneficiar mineral de ley alta y de evitar en esos años difíciles, las pérdidas de azogue, insumo escaso y de alto coste. En Porco y Carangas, los fondos se usaban incluso para los minerales de menor ley62.

  • 63 Salazar-Soler,“En búsqueda“, op.cit., p. 236.
  • 64 Platt, op. cit., p. 76-83.

41Asistimos entonces en esta época a una efervescencia intelectual que nos recuerda la del Potosí de la época de Alonso Barba, en donde los mineros locales se avocaron a la búsqueda y aplicación de métodos que fueran más eficaces, económicamente hablando, que los propuestos por las reformas borbónicas; y, de esta manera, no son más que la prueba de una cierta modernidad63. Ilustran esta “atmósfera de gran experimentación y especulación tres textos contemporáneos pocos conocidos” y que han sido señalados por Platt en su trabajo : el del anónimo titulado “Notas y suplementos” al Arte de Alonso Barba y dos textos bolivianos, el de Inocente Agustín Telles y el de Joaquín Villegas – titulados respectivamente Principios Físico-Químico-Prácticos, en Memorias para la extracción de la Plata contenida en Minerales (Sucre 1831) y Curco completo de la Mineralojía, o barios modos de estraer la plata de los metales (1840) –, que “discuten el método de cazos y cocimiento, a pesar de que difieren de Alonso Barba, en su afirmación de que el método por cocimiento era de provecho incluso con los minerales pobres, y recomendaban el uso de un amalgama de estaño como reactivo”64.

  • 65 Ibídem, p. 86.

42Aunque los cazos florecieron principalmente en las afueras de la Ciudad de Potosí, nos dice Platt, a fines del siglo se puede observar una prolongación del método de Alonso Barba en la misma Rivera65. Según este autor, por esa época “un grupo no identificado de indios se posesionó de uno de los ingenios en decadencia, Turu, instalando su propia versión del método de cocimiento con fondos dispuesto cada cuatro en un cuadrado, con un hogar central”. Como “magistral usaban una amalgama de mercurio con estaño, de uso común entre los pequeños productores indios de Potosí y Oruro. Y empleaban en la construcción de sus fondos una aleación de cobre y estaño, donde este representaba el 10% del total”. Ambas prácticas siguen los procedimientos recomendados por Telles y Villegas.

  • 66 Ibídem, p. 85.

43Platt subraya que la reactivación del uso del procedimiento de Alonso Barba en el siglo XIX reviste, además de lo señalado, una importancia política: “Inicialmente, lo alentó el éxito de Born, a la vez que la arrogancia de Nordernflicht y el fracaso de los barriles giratorios en Potosí y Lima; desde luego, expresaba un deseo de reivindicación y de modernización de la ciencia alquímica, anteriormente desarrollada a escala industrial en las Américas coloniales tempranas; por último representaba un gesto libertario al nivel de la tecnología de beneficio”66.

  • 67 Salazar-Soler, “En búsqueda”, op. cit., 236.

44El tratado de Alonso Barba es entonces una gran síntesis que desarrolla el arte de la metalurgia y que constituye una obra de referencia. Así, cuando el ilustrado Jorge Escobedo, nombrado por Carlos III como oidor de la Audiencia de Charcas en 1776, funda tres años después la Academia y Escuela Teórico-Práctica del Beneficio de los Metales en Potosí (la primera escuela de minas), propone al Arte de los metales de Alonso Barba en sus ordenanzas como libro de texto para adquirir los conocimientos teóricos en los tres años de formación67.

  • 68 Ibídem y Bargalló, op. cit.

45Considerado como el mejor libro de metalurgia del siglo XVII, y el único extenso tratado de la amalgamación de minerales argentíferos hasta los últimos años del siglo XVIII, el número de ediciones que tuvo durante la época y siglos después, tanto en castellano como en otras lenguas, son prueba de ello68.

  • 69 Salazar-Soler, “En búsqueda”, op. cit., p. 237.
  • 70 Bargalló, op. cit, p. 306 y Salazar-Soler, “En búsqueda”, op. cit., p. 237.

46Como lo señaláramos al iniciar este texto, la primera edición fue realizada en 1640 en Madrid, en la Imprenta del Reino. Siguieron a esta las de 1675, 1680, 1729, 1768 y 1811, y parece que hubo una edición en Madrid en 1817 reimpresa por orden del Tribunal de Minería de Lima. Sucedieron a estas una de 1844 (incompleta), 1852 y 1932. Ha habido recientemente dos ediciones facsímiles: una de 1992 editada por el CSIC y otra publicada conjuntamente por el Ayuntamiento de Lepe, la Fundación Río Tinto y la Fundación El Monte data de 199569. La primera edición en Hispanoamérica fue realizada en Lima (reimpresión de la española de 1817); hubo también otra peruana en 1842-43 y una chilena en 1877-1881. En 1925 se hizo en México una nueva edición facsimilar de la de 1770. La primera boliviana fue realizada en La Paz en 1939 y hubo una más hecha en Potosí en 1967. En lo que concierne a las ediciones en inglés, tenemos las inglesas de 1670, 1674, 1738, 1739 y 1740, y la norteamericana que fue realizada en Nueva York en 1923. En alemán fueron realizadas ediciones en 1676, 1726, 1739, 1749 y 1767. En cuanto a las ediciones francesas, estas datan de 1729, 1730, 1750-51, 1751 y 1752. En Holanda se imprimieron ediciones en francés en 1752, 1735 y 1740. En italiano hubo una que data de 167570.

  • 71 Portela, op. cit. Y Salazar-Soler, “En búsqueda”, op. cit., p. 237.
  • 72 Portela, op. cit. , p. 166.
  • 73 Ibídem, p. 166 y Salazar-Soler, “En búsqueda”, op. cit., p. 237.

47Pero la importancia de esta obra no se mide solamente en términos del número de ediciones en castellano y de traducciones a diferentes lenguas, sino también hay que situarla dentro del contexto de la época en lo que se refiere a las obras sobre minería y metalurgia. Veamos, por ejemplo, la producción de la Península propiamente dicha. Esta está lejos de ser abundante, pero hay que decir que la actividad económica en este campo fue de menor importancia que en los dominios americanos71. El texto más importante era Los nueve libros de Re Metallica (1569) de Bernardo Pérez de Vargas, cuyo mayor mérito consiste en haber puesto a disposición del lector en lengua castellana una serie de conocimientos químicos, principalmente metalúrgicos, casi en simultaneidad con el resto de países y lenguas europeos. Como lo precisa Portela, no se habla aquí de amalgamación pese a que ya se practicaba esta en América72. Otro de los textos que hay que citar es el Diálogo del hierro (1574) del sevillano Nicolás Monardes, que abarca una vasta gama de temas que van desde la génesis del hierro y sus aplicaciones terapéuticas hasta la fabricación del acero. Por último, tenemos un texto manuscrito de 1603 titulado Respuesta, por Gerónimo de Ayanz, que recoge el reconocimiento por el autor de numerosas minas y los resultados del ensayo de abundantes muestras de minerales. En la segunda parte de este informe, Ayanz expone los nuevos “ingenios” inventados por él relacionados con el arte de los metales, entre los cuales se encuentran una balanza de precisión y un modelo de horno para desazogar73.

La clasificación de los minerales

  • 74 Salazar-Soler “Álvaro Alonso Barba”, op. cit.; “La alquimia”, op. cit., y “Las rutas”, op. cit., p. (...)

48Como ya lo he mostrado en trabajos anteriores, en el caso andino, algunos autores lograron incorporar, o al menos tomar en consideración, un cuerpo de saber y de representaciones locales en la tentativa de elaboración de una teoría general74. Lograron insertarlas en el corpus de saber occidental y hacerlas circular mundialmente. Esto es lo que hizo Álvaro Alonso Barba en su Arte de los metales. Alonso Barba agrega una serie de conocimientos y representaciones locales a un cuerpo occidental de conocimientos metalúrgicos, el cual era a su vez mixto e híbrido: saber antiguo, alquimia griega y latina, tradición árabe, saber medieval cristiano.

49Pero aún más, algunas veces el autor incorpora en su trabajo este saber local a otro nivel como parte de una nueva propuesta. Este es el caso por ejemplo de su clasificación de los minerales.

  • 75 Amorós, José Luis, “Notas sobre la historia de la mineralogía y cristalografía IV. La mineralogía e (...)
  • 76 Salazar-Soler, “Álvaro Alonso Barba”, op. cit., p. 286; “‘Passeurs’, un concepto estimulante para u (...)

50Según Amorós, la clasificación de minerales y piedras que utiliza Alonso Barba es una ligera modificación de aquella que había predominado durante aproximadamente dos mil años75. Efectivamente, la clasificación de Teofrasto (375-287 a. C.), el discípulo y sucesor de Aristóteles, agrupaba los minerales en tres grandes categorías: los metales, las piedras y las tierras. Esta clasificación fue utilizada sin ninguna modificación durante la Antigüedad, hasta que Avicena la modificó en el siglo X pasando a considerar las piedras, los minerales sulfurosos, los metales y las sales. Después de esta clasificación, pasamos a la de nuestro autor, quien establece cuatro grupos: las piedras, las tierras, los jugos y los metales76.

  • 77 Amorós, op. cit., p. 174.
  • 78 Alonso Barba, Álvaro, El arte de los metales, en que se enseña el verdadero beneficio de los de oro (...)

51En la obra de Alonso Barba, la diferencia entre las cuatro categorías está basada en criterios simples y fáciles de utilizar77: “Los mixtos, que la naturaleza produce en las entrañas de la tierra, o se derriten, ó, no: si se derriten, ó son duros, y se llaman piedras: ó blandos, y que facilmente se desmenuzan en pequeñísimas partes, y se llaman tierras; y si se derriten, ó bueltos a su primera forma quedan duros, y aptos a estirarse con el golpe de martillo, y estos son metales; ó no quedan con la dureza y aptitud dicha, y estos son los que se llaman jugos”78.

  • 79 Alonso Barba, op. cit., p. 124. Ver Salazar-Soler, “Álvaro Alonso Barba”, op. cit., p. 286.

52En lo relativo a las piedras, Alonso Barba las clasifica en cinco categorías: “A cinco géneros puede reducirse toda la diversidad que hay de piedras; porque si son pequeñas, raras, duras, y que tienen resplandor, y lustre, son las que se llaman preciosas: y si son grandes, aunque sean raras, y su lustre mucho, se reducen a mármoles, si quebrándose se hacen astillas, ó como escamas à Pedernales: si están menudamente granadas, à guijarros: y las que no tienen las señales dichas, à peñas, ó piedras ordinarias”79.

  • 80 Salazar-Soler, “Álvaro Alonso Barba”, p. 286 y “En búsqueda”, op. cit., p. 254.

53Además de esta clasificación, Alonso Barba incorpora o reconoce una serie de piedras que responden a un criterio de clasificación80 – la calidad de las piedras en donde se “crían” los metales (las gangas) – y a una nomenclatura local:

  • 81 Alonso Barba, op. cit., p. 24-25.

Pero los Mineros para el conocimiento, y distinción de las piedras sobre que arman, ó se crían los metales, tienen sus nombres, de que usan entre sí ordinariamente. Llaman Quijos a las piedras de casta de guijarros, que participan de Oro, ó Plata, ó otro metal qualquiera, y son de mayor duración, y fundamento las vetas, que sobre aquesto arman. Cachi, es un genero, como de alabastro blanco costroso, y facil de quebrar, quiere decir Sal en la lengua general de aqueste Reyno, y llamase así por lo que se le parece, criase en èl en vetas de metales pacos, mucho Plomo, que este es el nombre entre mineros de la Plata bruta. El Chumpi, llamado así por el color pardo, es piedra de casta de Esmeril, con participación de hierro, brilla algo obscuramente, y es dificultoso su beneficio, por lo mucho que resiste al fuego […]. Ciques llaman à las otras piedras que nacen con los metales, ò a sus lados, que tambien se dicen caxas, son toscas y no muy duras, ni macizas; no participan de metal ordinario, aunque en algunos Minerales, y vetas ricas también se les pega algo de vecindad. Famosos han sido, y son los Vilaciques deste riquisimo Cerro e Potosi, por la mucha Plata, que de ellos se ha sacado, y no es esta la menor prueba, ò alabanza de su prosperidad sin igual. Vila, significa sangre, ò cosa colorada en la lengua natural de esta Provincia, y por una pintas ò señales pequeñas, que tienen de este color, llaman aquestas piedras Vilaciques”81.

  • 82 Salazar-Soler, “Álvaro Alonso Barba”, op. cit., p. 87.

54Como el mismo Alonso Barba indica, muchas de los términos utilizados para designar los diferentes tipos de gangas provienen del quechua. Sin embargo, esto no nos autoriza a pensar que el criterio clasificatorio provenga exclusivamente de una tradición prehispánica; lo único que podemos pensar es que Alonso Barba recogió una nomenclatura en uso en Potosí a finales del siglo XVI y mediados del siglo XVII, y que la incorporó a su sistema de clasificación82.

55El estudio de sociedades definidas por el encuentro y la confrontación cotidiana entre varios mundos y el interés puesto sobre el aporte del saber local incitan a detenernos de manera detallada sobre el rol de los informantes nativos, mestizos y europeos. ¿Quiénes eran esos informantes? ¿Eran miembros de la elite local? ¿Eran sabios nativos o expertos locales de origen europeo?

  • 83 Salazar-Soler, Carmen, “‘Plinio historiador de entonces, profeta de ahora’: la Antigüedad y las Cie (...)
  • 84 Alonso Barba, op. cit., cap. XXV, p. 40.

56Es así como en trabajos anteriores he señalado que Alonso Barba combina su experiencia no solo con información proveniente de autores clásicos, medievales o modernos, sino también con la experiencia de personas fidedignas y “prácticas” 83: “las he oído de personas fidedignas”, “y vista con particular cuidado de personas muy prácticas en estas materias”. El tratadista alude frecuentemente a los mineros, quienes algunas veces aparecen citados en forma general: “aunque qualquier lugar en que los metales se crian se llama veta, està ya introducido en el comun uso de los Mineros llamar solamente assi à la profunda”. Otras veces distingue a los “Mineros de Europa” (“Los rumbos, que las vetas profundas corren han sido muy advertidos entre los Mineros de Europa, teniéndolos por señales ciertas de sus mayor, ó menor riqueza, y abundancia”) de los “Mineros de este Reyno (“y assi de los demàs rumbos en los Laquis, que assi llaman los Mineros de este Reyno à las divisiones, que se vén en las junturas de las peñas, ò caxas de las Minas”)84.

  • 85 Salazar-Soler, “‘Plinio historiador’”, op. cit., p. 358; “En búsqueda”, op. cit., p. 242-243; “‘Pas (...)
  • 86 Alonso Barba, op. cit., cap. XIII, p. 24 y 24s.

57Me parece importante subrayar esta alusión frecuente a los “Mineros de este Reyno”, ya que se trata de todo el conocimiento local altoperuano que está expresado de esta manera85. Aunque sabemos que el término “minero” en los siglos XVI y XVII no era sinónimo de trabajador minero, sino que más bien aludía a los señores de minas – que eran, en su mayoría, españoles y criollos – creo que hay una parte del saber nativo que se manifiesta a través de esta vía: los trabajadores de los señores de minas eran mitayos indios. Prueba de ello es que gran parte de lo que Alonso Barba acota como información de los “Mineros de este Reyno” se presenta bajo términos mineros nativos. Este es el caso del término Laqui de la cita que se acaba de mencionar. Algunas veces el tratadista presenta información que atribuye a los Mineros sin especificar que se trata de los “de este Reyno”, sin embargo, el contenido de ella deja pensar que se trata de este grupo. Por ejemplo, cuando aborda en el capítulo XIII “las diferencias que hay de Piedras”, primero presenta la clasificación digamos general: “A cinco géneros puede reducirse toda la diversidad que hay de piedras”, estos son: piedras preciosas, mármoles, pedernales, guijarros y ordinarias. Enseguida Alonso Barba acota: “Pero los mineros para el conocimiento, y distinción de las piedras sobre que se arman, o se crian los metales, tienen sus nombres, de que usan entre si ordinariamente” y enumera y explica los diferentes términos locales, algunos de los cuales son en lengua nativa: quijos, cachi (“es un género, como de Alabastro blanco costroso, y fácil de quebrar, quiere decir Sal en la lengua general de aqueste Reyno, y llámase assí por lo que se le parece”), chumpi (“Llamado assi por el color pardo, es piedra de casta Esmeril”), almadeneta, ammoladera, ciques, vilaciques (“Vila significa sangre, ò cosa colorada en la lengua natural de esta Provincia, y por unas pintas, ò señales pequeñas, que tienen de este color, llaman aquestas piedras Vilaciques”)86.

  • 87 Archivo General de Indias (AGI), Charcas 96, 1658.
  • 88 Alonso Barba, op. cit., cap. XXXI, p. 58 y cap. XXVI, p. 50.

58Interesarse por el saber elaborado en el cruce de varios mundos significa también preocuparse por las dificultades y resistencia que opone el terreno o sociedad local, entre las cuales resaltan los obstáculos a la comunicación, el aprendizaje por los autores de lenguas nativas (lenguas generales y lenguas nativas locales), el recurso obligado a los intermediarios y los intérpretes, así como la diversidad de canales de transmisión y modos de expresión. En el caso que tratamos, sabemos que Alonso Barba conocía el quechua y el aymara, tal como queda precisado en su Relación de méritos y servicios87 : “Desde sus primeros años se dio mucho a los estudios: aprendio las lenguas Latina, griega y hebrea a que añadio la Toscana, la Portuguesa, la quichua y la Aymara, que son las dos generales de las Provincias tan dilatadas del Piru. Oyo Artes y Theulugia, diose mucho al estudio de los sacros canones, de las Mathematicas y otras facultades […]”. Aún más, Alonso Barba tiene el cuidado de precisar en su texto si se trata de un término de la lengua general o no, como lo ilustran las dos citas que coloco a continuación: “Llaman comunmente Soroches à los metales en que se cría el Plomo, […] otros Oques, que en la lengua general de esta tierra quiere decir Fraylescos, por tener esta color” y “Hay un socabon tres leguas de este Pueblo, en parage que llaman Abitanis, que en lengua Lipe quiere decir Mina de Oro”88. Esto es prueba de su alto nivel de conocimiento de la realidad altoperuana.

59La relación de este eclesiástico con la realidad minera de Charcas no solo es en tanto que observador alejado, sino cotidiana en las entrañas de la tierra y producto del contacto e interacción diaria con el mundo local y nativo. El Arte de los metales es una obra que resulta de esta realidad y que comporta una serie de conocimientos, saber y representaciones nativas y locales. Basta mencionar la cantidad de términos mineros, quechuas y aymaras que aparecen en el tratado, las técnicas prehispánicas expuestas, el sistema de nomenclatura local de minerales que recoge, así como también algún “secreto” nativo para mejorar un método o una fórmula metalúrgica que aparece en el tratado. De esta manera, y como lo he señalado líneas más arriba, prácticas y conocimientos locales, al ser recogidos e incorporados en el Arte de los metales, pasan a formar parte del cuerpo “científico-técnico” del mundo occidental. El Arte de los metales es una obra que resulta excepcional para mostrar los muchos aspectos implicados en esta historia: el traslado – a través de la expansión ibérica – y la circulación mundial de este cuerpo de ideas; la conexión, contacto o encuentro entre varios mundos, y la incorporación de conocimientos locales a esta circulación planetaria.

  • 89 Salazar-Soler, “Álvaro Alonso Barba”, op. cit.; “La alquimia”, op. cit.; “Las rutas”, op. cit.; “La (...)

60En trabajos precedentes, he mostrado que Alonso Barba ha tenido no solamente el rol de passeur, de un mediador cultural que permitió trasladar ideas de la Antigüedad y de autores medievales y modernos al Perú de los siglos XVI y XVII, sino también de un “conectador”, puesto que puso en contacto el saber local altoperuano con el saber minero metalúrgico occidental y, a través de esta incorporación, hizo circular el saber local peruano a nivel mundial89.

  • 90 Salazar-Soler, “Álvaro Alonso Barba”, op. cit.; Anthropologie des mineurs des Andes. Dans les entra (...)

61Esta es una historia de circulación de hombres, objetos e ideas entre varios continentes a través de muchos siglos; una historia que, en el caso que nos ocupa, siguió múltiples rutas a través de diversas redes cuyas pistas podemos seguir a lo largo del periodo colonial, durante el siglo XIX e incluso hasta finales el siglo XX, como lo demuestra el análisis de los mitos sobre la génesis de los metales recogidos entre los mineros de Huancavelica de los años 198090.

62¿En qué medida este concepto de procesos de americanización cambia y enriquece mi perspectiva de investigación sobre mi tema de estudio?

63El caso que he estudiado puede ser considerado, por un lado, como un ejemplo de los procesos de americanización en la medida que el manual de Alonso Barba fue elaborado en los Andes, recogió e incorporó saber local y luego alcanzó una difusión intercontinental. Como hemos visto el método de cazos inventado por Alonso Barba inspiró el método de Born siglos después y circuló no solo regionalmente, sino también entre los continentes. Asimismo, su clasificación de los minerales, que incorporó una nomenclatura local, se constituyó en una nueva propuesta a nivel mundial.

64Por otro lado, ya había resaltado en trabajos anteriores algunos de los principales rasgos que caracterizan al caso que he estudiado, y lo hacía desde una perspectiva que centraba la atención en la circulación de los saberes, en el proceso de elaboración del saber, en la interacción de múltiples saberes en una “zona de contacto” durante ese proceso de elaboración del saber, en los agentes conectadores y los contextos locales y mundiales que hicieron posible la circulación del saber.

  • 91 Salazar-Soler, Carmen, “Los ‘expertos’ de la corona. Poder colonial y saber local en el Alto Perú d (...)

65La historia de la circulación del saber y de las ideas mineralógicas y metalúrgicas que he analizado a través del manual de Alonso Barba es una historia que implica una descentralización: El Arte de los metales fue redactado en el virreinato del Perú, aunque fuera luego publicado en Madrid, y permite constatar la existencia de una pluralidad de centros de elaboración del saber, muchos de los cuales se hallaron fuera de Europa91.

Haut de page

Bibliographie

Alonso Barba, Álvaro, El arte de los metales, en que se enseña el verdadero beneficio de los de oro, y plata por azogue. El modo de fundirlos todos, y como se han de refinar y apartar de otros, Madrid, CSIC, 1992 [1664].

Amorós, José Luis, “Notas sobre la historia de la mineralogía y cristalografía IV. La mineralogía española en la época del Barroco”, Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural. Sección Geológica, 1963, vol. 61, p. 167-186.

Assadourian, Carlos Sempat, “Base técnica y relaciones de producción en la minería de Potosí”, in Antonio Lafuente y José Sala Catalá (dir.), Ciencia colonial en América, Madrid, Alianza Editorial, 1992, p. 121-142.

Bargalló, Modesto, La amalgamación de los minerales de plata, México, Compañía Fundidora de Fierro y Acero de Monterey, 1969.

Barnadas, Josep M., Álvaro Alonso Barba. Investigaciones sobre su vida y su obra (1569-1662), La Paz, Biblioteca Minera Boliviana, 1986.

Bénat-Tachot, Louise, Serge Gruzinski y Boris Jeanne (dir.), Les processus d’américanisation, vol. 1: Ouvertures théoriques, París, Le Manuscrit y Fabrica Mundi, 2012.

Brading, David A., Mineros y comerciantes en el México borbónico (1763-1810), México, Fondo de Cultura Económica, 1975, p. 191-192.

Gavira Márquez, María Concepción, Historia de una crisis: La minería en Oruro a fines del periodo colonial, La Paz, IFEA, IEB, ASDI, y Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, 2005.

Gavira Márquez, María Concepción, Población indígena, sublevación y minería en Carangas. La Caja Real de Carangas y el mineral de Huantajaya, 1750-1804, Arica, IFEA y CIHDE, 2008.

Hadley, Philip, Minería y sociedad en el centro minero de Santa Eulalia, Chihuahua (1709-1750), México, Fondo de Cultura Económica, 1979.

Hausberger, Bernd, “La minería novohispana vista a través de los libros de Cargo y Data de la Real Hacienda (1761-1767)”, Estudios de Historia Novohispana, vol. 15, 1995, p. 35-66.

Paoli, Giulio Umberto, “L’età aurea della metallurgia ispano-coloniale. I. L’epoca coloniale, miniere, minatori, scoperte, conquiste scientifiche” y “L’età aura della metallurgia ispano-coloniale. II. Le fonti della ricchezza spagnola: Potosi e Huancavelica”, Archivio di Storia della Scienza, 1926, vol. 7, p. 95-115 y 226-236.

Platt, Tristán, “La alquimia de la modernidad. Los fondos de cobre de Alonso Barba y la independencia de la metalurgia boliviana (1780-1880)”, Anuario. Archivo y Biblioteca nacionales de Bolivia, 1999, vol. 5, p. 37-102.

Portela, Eugenio, “El beneficio de los minerales de plata en la América colonial”, in José Louis Peset (dir.), Ciencia, vida y espacio en Iberoamérica, 3 vols., Madrid, CSIC, 1989, vol. 3, p. 153-168.

Pratt, Mary Louise, Ojos imperiales. Literatura de viajes y transculturación, México, Fondo de Cultura Económica, 2010.

Rodriguez Carracido, José, “Valor de la literatura científica hispano-americana”, in Estudios histórico-críticos de la ciencia española, Madrid, Alrededor del mundo, 1917, p. 185-220.

Salazar-Soler, Carmen, “Álvaro Alonso Barba: Teorías de la Antigüedad, alquimia y creencias prehispánicas en las Ciencias de la Tierra en el Nuevo Mundo”, in Berta Ares Queija y Serge Gruzinski (dir.), Entre dos mundos. Fronteras culturales y agentes mediadores, Sevilla, CSIC, 1997, p. 269-296.

Salazar-Soler, Carmen, “‘Plinio historiador de entonces, profeta de ahora’: la Antigüedad y las Ciencias de la Tierra en el virreinato del Perú (siglo XVI e inicios del XVII)”, in Karl Kohut y Sonia V. Rose (dir.), La formación de la cultura virreinal, vol. 1: La etapa inicial, Madrid, Iberoamericana, y Frankfurt, Vervuert Verlag, 2000, p. 345-374.

Salazar-Soler, Carmen, “La alquimia y los sacerdotes mineros en el Virreinato del Perú en el siglo XVII”, Bulletin de l’Institut Français d’Études Andines, 2001, vol. 30-3, p. 475-499.

Salazar-Soler, Carmen, Anthropologie des mineurs des Andes. Dans les entrailles de la terre, París, L’Harmattan, 2002.

Salazar-Soler, Carmen, “Las rutas planetarias de la alquimia en el Perú (siglo XVII)”, Scarlett O’Phelan y Carmen Salazar-Soler (dir.), Passeurs, mediadores culturales y agentes de la primera globalización en el mundo Ibérico, siglos XVI-XIX, Lima, Instituto Riva-Agüero e IFEA, 2005, p. 497-534.

Salazar-Soler, Carmen, “En búsqueda del tesoro perdido: los jesuitas y las técnicas mineras en el Perú de los siglos XVI y XVII”, in Manuel Marzal y Luis Bacigalupo (dir.), Los jesuitas y la modernidad en Iberoamérica 1549-1773, Lima, Fondo editorial de la PUCP, IFEA y Universidad del Pacífico, 2007, p. 226-258.

Salazar-Soler, Carmen, “Los ‘expertos’ de la corona. Poder colonial y saber local en el Alto Perú de los siglos XVI y XVII”, De re metallica: revista de la Sociedad española para la defensa del patrimonioa geológico y minero, 2009, vol. 13, p. 83-94.

Salazar-Soler, Carmen, “La escritura de la historia por un experto de la minería del Perú del siglo XVII”, E-Spania [en línea], 2017, vol. 26, puesto en línea el 1 de febrero de 2017. URL: http://e-spania.revues.org/26396. Consultado el 13 de noviembre de 2019.

Salazar-Soler, Carmen, “‘Passeurs’, un concepto estimulante para una investigación andina”, in Carmen Bernard, Eduardo França Paiva y Carmen Salazar-Soler (dir.), Serge Gruzinski, le passeur persévérant, París, CNRS Éditions, 2017, p. 279-296.

Schaffer, Simon, et al. (dir.), The Brokered World: Go-betweens and Global Intelligence 1770-1882, Sangmore Beach MA, Science History Publications, 2009.

Serrano, Carlos, “Intercambios tecnológicos en la amalgamación entre los centros mineros de América con sus homólogos europeos”, in Manuel Castillo (dir.), Minería y metalurgia. Intercambio tecnológico y cultural entre América y Europa durante el periodo colonial español, Sevilla y Bogotá, Muñoz Moya y Montraveta, 1996, p. 407-436.

Van Damme, Stéphane, “Un ancien régime des sciences et des savoirs”, Histoires des sciences et des savoirs, vol. 1: Stéphane Van Damme (dir.), De la Rennaissance aux Lumières, Paris, Le Seuil, 2015, p. 19-40.

Haut de page

Notes

1 El título completo del tratado es: El arte de los metales, en que se enseña el verdadero beneficio de los de oro, y plata con azogue. El modo de fundirlos todos y como se han de refinar y apartar unos de otros (1640). En este trabajo utilizaré la edición del CSIC, Madrid, 1992.

2 Bénat-Tachot, Louise, Serge Gruzinski y Boris Jeanne (dir.), Les processus d’américanisation, vol. 1: Ouvertures théoriques, París, Le Manuscrit y Fabrica Mundi, 2012, p. 9.

3 Ibídem, p. 10.

4 Ibídem.

5 Barnadas, Josep M., Álvaro Alonso Barba. Investigaciones sobre su vida y su obra (1569-1662), La Paz, Biblioteca Minera Boliviana, 1986.

6 Salazar-Soler, Carmen, “Álvaro Alonso Barba: Teorías de la Antigüedad, alquimia y creencias prehispánicas en las Ciencias de la Tierra en el Nuevo Mundo”, in Berta Ares Queija y Serge Gruzinski (dir.), Entre dos mundos. Fronteras culturales y agentes mediadores, Sevilla, CSIC, 1997, p. 269-296.

7 Salazar-Soler, “Álvaro Alonso Barba”, op. cit.; “La alquimia y los sacerdotes mineros en el Virreinato del Perú en el siglo XVII”, Bulletin de l’Institut Français d’Études Andines, 2001, vol. 30-3, p. 475-499, y “Las rutas planetarias de la alquimia en el Perú (siglo XVII)”, Scarlett O’Phelan y Carmen Salazar-Soler (dir.), Passeurs, mediadores culturales y agentes de la primera globalización en el mundo Ibérico, siglos XVI-XIX, Lima, Instituto Riva-Agüero e IFEA, 2005, p. 497-534.

8 Schaffer, Simon, et al. (dir.), The Brokered World: Go-betweens and Global Intelligence 1770-1882, Sangmore Beach MA, Science History Publications, 2009, p. xvi.

9 Van Damme, Stéphane, “Un ancien régime des sciences et des savoirs”, Histoires des sciences et des savoirs, vol. 1: Stéphane Van Damme (dir.), De la Rennaissance aux Lumières, Paris, Le Seuil, 2015, p. 21.

10 Ibídem, p. 21.

11 Pratt, Mary Louise, Ojos imperiales. Literatura de viajes y transculturación, México, Fondo de Cultura Económica, 2010, p. 33.

12 Ibidem, p. 34.

13 Ibídem.

14 En esta parte del artículo hemos retomado uno de nuestros trabajos anteriores sobre el tema: Salazar-Soler, Carmen, “En búsqueda del tesoro perdido: los jesuitas y las técnicas mineras en el Perú de los siglos XVI y XVII”, in Manuel Marzal y Luis Bacigalupo (dir.), Los jesuitas y la modernidad en Iberoamérica 1549-1773, Lima, Fondo editorial de la PUCP, IFEA y Universidad del Pacífico, 2007.

15 Portela, Eugenio, “El beneficio de los minerales de plata en la América colonial”, in José Louis Peset (dir.), Ciencia, vida y espacio en Iberoamérica, 3 vols., Madrid, CSIC, 1989, vol. 3, p. 161.

16 Bargalló, Modesto, La amalgamación de los minerales de plata, México, Compañía Fundidora de Fierro y Acero de Monterey, 1969, p. 346.

17 Salazar-Soler, “En búsqueda”, op. cit.

18 Bargalló, op. cit, p. 76 y 303.

19 Rodriguez Carracido, José, “Valor de la literatura científica hispano-americana”, in Estudios histórico-críticos de la ciencia española, Madrid, Alrededor del mundo, 1917, p. 185-220 y Bargalló, op. cit. Ver también Portela, op. cit., p. 156.

20 Portela, op. cit., p. 156-57.

21 Portela, op. cit., p. 158-159.

22 Portela, op. cit., p. 159.

23 Bargalló, op. cit, p. 99-100.

24 Bargalló, op. cit., p. 167 y Assadourian, Carlos Sempat, “Base técnica y relaciones de producción en la minería de Potosí”, in Antonio Lafuente y José Sala Catalá (dir.), Ciencia colonial en América, Madrid, Alianza Editorial, 1992, p. 128.

25 Assadourian, op. cit., p. 123.

26 Assadourian, op. cit., p. 123-124.

27 Bargalló, op. cit., p. 172.

28 Assadourian, op. cit., p. 125.

29 Salazar-Soler, “En búsqueda”, op. cit., p. 230.

30 Bargalló, “En búsqueda”, op. cit., p. 346.

31 Ibídem y Salazar-Soler, op. cit., p. 232.

32 Paoli, Giulio Umberto, “L’età aurea della metallurgia ispano-coloniale. I. L’epoca coloniale, miniere, minatori, scoperte, conquiste scientifiche” y “L’età aura della metallurgia ispano-coloniale. II. Le fonti della ricchezza spagnola: Potosi e Huancavelica”, Archivio di Storia della Scienza, 1926, vol. 7, p. 95-115 y 226-236.

33 Serrano, Carlos, “Intercambios tecnológicos en la amalgamación entre los centros mineros de América con sus homólogos europeos”, in Manuel Castillo (dir.), Minería y metalurgia. Intercambio tecnológico y cultural entre América y Europa durante el periodo colonial español, Sevilla y Bogotá, Muñoz Moya y Montraveta, 1996, p. 407-436.

34 Bargalló, op. cit, p. 304.

35 Ibídem, p. 304.

36 Ibídem, p. 304-305.

37 Ibídem, p. 305.

38 Salazar-Soler, “En búsqueda”, op. cit., p. 233.

39 Bargalló, op. cit., p. 305.

40 Salazar-Soler, “Álvaro Alonso Barba”, op. cit.; “La alquimia”, op. cit., y “En búsqueda”, op. cit., p. 233.

41 Platt, Tristán, “La alquimia de la modernidad. Los fondos de cobre de Alonso Barba y la independencia de la metalurgia boliviana (1780-1880)”, Anuario. Archivo y Biblioteca nacionales de Bolivia, 1999, vol. 5, p. 37-102.

42 Bargalló, op. cit., p. 346, Salazar-Soler, “En búsqueda”, op. cit., p. 232.

43 Platt, op. cit., p. 39-45.

44 Platt, op. cit., Salazar-Soler, “En búsqueda”, op. cit., p. 234.

45 Platt, op. cit., p. 41-42.

46 Platt, op. cit., p. 42.

47 Platt, op. cit.

48 Platt, op. cit., p. 57-59.

49 Hadley, Philip, Minería y sociedad en el centro minero de Santa Eulalia, Chihuahua (1709-1750), México, Fondo de Cultura Económica, 1979.

50 Gavira Márquez, María Concepción, Historia de una crisis: La minería en Oruro a fines del periodo colonial, La Paz, IFEA, IEB, ASDI, y Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, 2005, p. 57.

51 Hausberger, Bernd, “La minería novohispana vista a través de los libros de Cargo y Data de la Real Hacienda (1761-1767)”, Estudios de Historia Novohispana, vol. 15, 1995, p. 35-66.

52 Brading, David A., Mineros y comerciantes en el México borbónico (1763-1810), México, Fondo de Cultura Económica, 1975, p. 191-192.

53 Platt, op. cit., p. 57-59.

54 Gavira, op. cit. 57.

55 Ibídem.

56 Ibídem. En otro trabajo, Gavira (Población indígena, sublevación y minería en Carangas. La Caja Real de Carangas y el mineral de Huantajaya, 1750-1804, Arica, IFEA y CIHDE, 2008, p. 40) afirma que existe evidencia de la utilización del método de Alonso Barba en Tarapacá en el siglo XVIII: “El deán Echevarría dice que le mineral de Challacollo, distante 18 leguas de Pica, se comenzó a trabajar en 1773 por Gabriel de Soto y Domingo Almonte. El beneficio del mineral es por cocimiento en peroles grandes, conforme al método que enseñó Barba”. Y la autora agrega que igualmente se encuentran “fondos de cobre” en el inventario de las instalaciones mineras de Matías Paniagua e Ignacio Bustos en la Pampa de Tamarugal.

57 Gavira, op. cit., p. 312.

58 Ibídem.

59 Platt, op. cit., p. 71.

60 Platt, op. cit., p. 71-76.

61 Ibídem, p. 72.

62 Ibídem y Salazar-Soler, “En búsqueda”, op. cit., p. 235-236.

63 Salazar-Soler,“En búsqueda“, op.cit., p. 236.

64 Platt, op. cit., p. 76-83.

65 Ibídem, p. 86.

66 Ibídem, p. 85.

67 Salazar-Soler, “En búsqueda”, op. cit., 236.

68 Ibídem y Bargalló, op. cit.

69 Salazar-Soler, “En búsqueda”, op. cit., p. 237.

70 Bargalló, op. cit, p. 306 y Salazar-Soler, “En búsqueda”, op. cit., p. 237.

71 Portela, op. cit. Y Salazar-Soler, “En búsqueda”, op. cit., p. 237.

72 Portela, op. cit. , p. 166.

73 Ibídem, p. 166 y Salazar-Soler, “En búsqueda”, op. cit., p. 237.

74 Salazar-Soler “Álvaro Alonso Barba”, op. cit.; “La alquimia”, op. cit., y “Las rutas”, op. cit., p. 233.

75 Amorós, José Luis, “Notas sobre la historia de la mineralogía y cristalografía IV. La mineralogía española en la época del Barroco”, Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural. Sección Geológica, 1963, vol. 61, p. 173-174.

76 Salazar-Soler, “Álvaro Alonso Barba”, op. cit., p. 286; “‘Passeurs’, un concepto estimulante para una investigación andina”, in Carmen Bernard, Eduardo França Paiva y Carmen Salazar-Soler (dir.), Serge Gruzinski, le passeur persévérant, París, CNRS Éditions, 2017, p. 279-296 y “La escritura de la historia por un experto de la minería del Perú del siglo XVII”, E-Spania [en línea], 2017, vol. 26, puesto en línea el 1 de febrero de 2017. URL: http://e-spania.revues.org/26396. Consultado el 13 de noviembre de 2019.

77 Amorós, op. cit., p. 174.

78 Alonso Barba, Álvaro, El arte de los metales, en que se enseña el verdadero beneficio de los de oro, y plata por azogue. El modo de fundirlos todos, y como se han de refinar y apartar de otros, Madrid, CSIC, 1992 [1664], p. 12.

79 Alonso Barba, op. cit., p. 124. Ver Salazar-Soler, “Álvaro Alonso Barba”, op. cit., p. 286.

80 Salazar-Soler, “Álvaro Alonso Barba”, p. 286 y “En búsqueda”, op. cit., p. 254.

81 Alonso Barba, op. cit., p. 24-25.

82 Salazar-Soler, “Álvaro Alonso Barba”, op. cit., p. 87.

83 Salazar-Soler, Carmen, “‘Plinio historiador de entonces, profeta de ahora’: la Antigüedad y las Ciencias de la Tierra en el virreinato del Perú (siglo XVI e inicios del XVII)”, in Karl Kohut y Sonia V. Rose (dir.), La formación de la cultura virreinal, vol. 1: La etapa inicial, Madrid, Iberoamericana, y Frankfurt, Vervuert Verlag, 2000, p. 358; “En búsqueda”, op. cit., p. 242-243; “‘Passeurs’”, op. cit. y “La escritura”, op. cit.

84 Alonso Barba, op. cit., cap. XXV, p. 40.

85 Salazar-Soler, “‘Plinio historiador’”, op. cit., p. 358; “En búsqueda”, op. cit., p. 242-243; “‘Passeurs’”, op. cit. y “La escritura”, op. cit.

86 Alonso Barba, op. cit., cap. XIII, p. 24 y 24s.

87 Archivo General de Indias (AGI), Charcas 96, 1658.

88 Alonso Barba, op. cit., cap. XXXI, p. 58 y cap. XXVI, p. 50.

89 Salazar-Soler, “Álvaro Alonso Barba”, op. cit.; “La alquimia”, op. cit.; “Las rutas”, op. cit.; “La escritura”, op. cit. y “‘Passeurs’”, op. cit.

90 Salazar-Soler, “Álvaro Alonso Barba”, op. cit.; Anthropologie des mineurs des Andes. Dans les entrailles de la terre, París, L’Harmattan, 2002; “Las rutas”, op. cit.; “En búsqueda”, op. cit.; “La escritura”, op. cit. y “‘Passeurs’”, op. cit.

91 Salazar-Soler, Carmen, “Los ‘expertos’ de la corona. Poder colonial y saber local en el Alto Perú de los siglos XVI y XVII”, De re metallica: revista de la Sociedad española para la defensa del patrimonioa geológico y minero, 2009, vol. 13, p. 93 y “‘Passeurs’”, op. cit., p. 293.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Carmen Salazar-Soler, « Reflexiones en torno a la noción de procesos de americanización a partir de la historia de la minería colonial peruana »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 24 février 2020, consulté le 25 octobre 2021. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/79251 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.79251

Haut de page

Auteur

Carmen Salazar-Soler

Centre national de la recherche scientifique, Centre de recherches sur les mondes américains (UMR 8168 – Mondes Américains )
carmen.salazar@ehess.fr

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search