Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesDébats2020Los procuradores de las Indias en...Movilidad y rugosidad en la comun...

2020
Los procuradores de las Indias en el Imperio hispánico: reflexiones en torno a procesos de medicación, negociación y representación

Movilidad y rugosidad en la comunicación política imperial: las primeras gestiones en la Corte de los miembros de la expedición de Legazpi a Filipinas (1565-1573)

Mobilité et rugosité dans la communication politique impériale: les premières démarches à la Cour des membres de l’expédition de Legazpi aux Philippines (1565-1573)
Mobility and roughness in the imperial political communication: the first management at the Court of the members of the Legazpi expedition to the Philippines (1565-1573)
Guillaume Gaudin

Résumés

L'article traite des trois premiers messagers envoyés à Madrid depuis les Philippines et le Mexique pour rendre compte des avancées de la « Jornada del Poniente » dirigée par Miguel López de Legazpi et pour présenter une série de pétitions. Les enjeux portaient, d'une part, sur la ligne de démarcation entre Espagnols et Portugais fixée par le traité de Saragosse signé en 1529 et, d'autre part, sur le désir des membres de l'expédition d’entamer la conquête. Aussi les démarches des messagers à Madrid se déroulaient-elles dans le contexte de la réforme du gouvernement des Indes qui prit forme en 1568 avec la Junta Magna. En fin de compte, l'article démontre d'abord l’importance du rôle des savoirs tirés de l’expérience, en tant que ressource et capital, dans la relation établie entre le roi et ses sujets éloignés. Deuxièmement, il étudie la valeur de la présence physique à la Cour pour présenter et défendre les requêtes. Troisièmement, l’article s’attache à montrer que le messager possédait à la Cour une sorte de monopole qui pouvait contrevenir aux intérêts des mandants. En conclusion, on comprend que, dans l’espace impérial hispanique, la communication politique s’est confrontée à des « rugosités » sociopolitiques plutôt que géographiques.

Haut de page

Notes de l’auteur

La investigación para esta ponencia forma parte del proyecto “Vencer la Distancia. Actores y practicas del poder en los imperios español y portugués” financiado por la Casa de Velázquez y el LABEX SMS, con las referencias ANR-11-LABX-0066, cual benefició de la ayuda del Estado francés a través de la Agence Nationale de la Recherche en el marco del programa “Investissements d’avenir” con las referencias n° ANR-11-IDEX-0002-02. Una versión preliminar del trabajo fue presentada en Salamanca en julio del 2018 en el simposio “Procuradores en la Corte española en el siglo XVI” coordinado por Caroline Cunill y Francisco Quijano en el Congreso Internacional de Americanistas.

Texte intégral

Introducción

  • 1 Zuñiga, Jean-Paul, “Le voyage d’Espagne. Mobilité géographique et construction impériale en Amériqu (...)
  • 2 Álvarez-Ossorio Alvariño, Antonio, “‘Pervenire alle orecchie della Maestà’: el agente lombardo en l (...)
  • 3 Calvo, Thomas, “El rey y sus Indias: ausencia, distancia y presencia (siglos XVI-XVIII)”, en Mazín, (...)
  • 4 Ruiz Ibáñez, José Javier, y Gaetano Sabatini, “Monarchy as Conquest: Violence, Social Opportunity, (...)

1A partir del caso de Filipinas analizo la comunicación política en la monarquía hispánica: trato de medir la intensidad del flujo de información, así como identificar los mecanismos de vinculación entre diferentes partes del imperio. Los procuradores generales de las ciudades indianas y, de forma más general, las movilidades hacia la Corte1, constituyen un elemento relevante de la comunicación política2 en el contexto de un espacio dilatado, fragmentado y discontinuo (a nivel cultural, social y político) como el de la monarquía católica3. Aquellos agentes participaban en el sistema de la “gracia real” (Clavero) o de la “convención real” (Dedieu) característico del proceso de expansión y de conquista, reclamando ante el rey favores y privilegios en nombre de los adelantados y capitanes. Este mecanismo permitió que la Corona, pese a un alejamiento cada vez más importante con respecto a la persona física del rey, se afirmase desde el inicio como el impulsor y el garante de las nuevas sociedades coloniales – con una posición de máximo árbitro y proveedor de capital simbólico4. Por otro lado, los procuradores o agentes eran, por lo general, personas experimentadas, conocedoras de los territorios lejanos y constituían informadores excepcionales e imprescindibles para el Consejo de Indias y el rey.

  • 5 Los conquistadores de Filipinas siguieron entonces prácticas comunes: ya en 1519, Hernán Cortés man (...)

2El estudio de caso que presento a continuación trata de los primeros “agentes” mandados a España desde Filipinas o México para dar cuenta de los acontecimientos acaecidos durante el descubrimiento y conquista del archipiélago y para, al mismo tiempo, presentar una serie de peticiones. Ahora bien, en este periodo temprano, con la inexistencia de un cabildo municipal, Andrés de Urdaneta y Melchor Legazpi en 1566 y luego Juan de la Isla en 1568 y 1570 – no llevaron poderes o títulos de procurador. Sin embargo, desempeñaron el papel de representación y de defensa de los intereses del grupo de conquistadores5. Desde el inicio, destaca, por consiguiente, el triple rol de estos “proto-procuradores”: el de mensajeros, ya que llevaban las cartas y los despachos – y también regalos para demostrar las riquezas de Filipinas – dirigidos a la Real Audiencia de México, al Consejo de Indias y al rey; el de informantes, que se inscribe además en el contexto de reforma de los años 1560-1570 en el Consejo de Indias con la toma de conciencia de la falta de conocimientos sobre las Indias; y, finalmente, el de solicitadores de mercedes individuales y colectivas.

  • 6 Hidalgo Nuchera, Patricio, “Las bases de la encomienda en las islas Filipinas: los despachos reales (...)
  • 7 De Vivo, Filippo, Information and Communication in Venice: Rethinking Early Modern Politics, Oxford (...)
  • 8 Sobre otra forma de rugosidad como la desinformación, véase Aram, Bethany, “Distance and Misinforma (...)

3Así, aquellos agentes activaron varias formas de vínculos políticos en la monarquía: el escrito (correo, cartas y peticiones), los saberes coloniales, las relaciones clientelares y la gracia real. Patricio Hidalgo Nuchera y Miguel Luque Talaván, ya aportaron valiosas informaciones sobre estas primeras gestiones en la Corte para la historia de la colonización de Filipinas6. Por mi parte, propongo abordar el tema desde la perspectiva de la comunicación política, definida por Filipo de Vivo como “la circulación de información e ideas sobre instituciones y acontecimientos políticos”, a partir del análisis de los medios y canales, de las apropiaciones y usos de la comunicación, así como de las formas de interacción entre las sociedades locales y los centros de poder7. Tal investigación incluye el contenido del mensaje, los medios de comunicación (esto es, la materialidad de la comunicación) y los actores (productores, receptores e intermediarios) de la información. En el caso de un imperio de “distancias” como la monarquía católica, llamo la atención sobre la necesidad del desplazamiento de individuos que monopolizaban la información para presentar físicamente las peticiones y relaciones en la Corte, así como sobre sus limitaciones o “rugosidades”, término empleado en geografía para aludir al grano, las resistencias o las fricciones impuestos a las comunicaciones por los espacios8.

Saberes y estrategia comunicativa en la primera fase de la expedición a las Islas del Poniente (1565-1566)

4La información (el mejor conocimiento de los recursos y de los habitantes del archipiélago surasiático, la presencia y el asentamiento de los portugueses y la demarcación con ellos) y la comunicación (el flujo de datos y el diálogo entablado entre las autoridades novohispanas y la Corte para la organización de la expedición) formaron parte integrante de los objetivos del descubrimiento de las islas Filipinas.

  • 9 Muro, Luis, La expedición Legazpi-Urdaneta a las Filipinas (1557-1564), México: El Colegio de Méxic (...)
  • 10 Representación al Consejo de Indias de Juan Pablo Carrión, 1573, publicada en Real Academia de Hist (...)

5La decisión, el marco y los preparativos de la expedición fueron el resultado de un diálogo transatlántico: el impulso vino de Felipe II y sus consejeros que consultaron al cosmógrafo de la Casa de la Contracción, mientras que el virrey de la Nueva España Luis de Velasco organizaba “juntas individuales o colectivas9” con los veteranos de los fracasados viajes pasados. Prueba de la intensidad de los intercambios, Luis de Velasco mandó en 1558 a Juan Pablo de Carrión, uno de los sobrevivientes de la expedición pasada a Filipinas de López de Villalobos, “a esta corte a comunicar cosas tocantes a la dicha jornada con S.M. y con su real Consejo de Indias, el cual trujo cartas y recaudos del virrey sobre lo susodicho10”.

  • 11 Jiménez de la Espada, Marcos, Relaciones geográficas de Indias. Perú, Madrid: Tipografía de Manuel (...)

6Las bases de las instrucciones fueron indudablemente redactadas por Alonso de Santa Cruz (1505-1567), cosmógrafo de la Casa de la Contratación, en un parecer acerca del “descubrimiento de algunas islas y tierra11”. Rompiendo con el pasado brutal de la conquista de América, la expansión en Asia tenía que seguir un nuevo modelo y ser respetuosa de los indígenas y basada en la recolección de saberes, porque la expedición debía también servir “a la conservación de su memoria”. Cabe notar que el documento de Santa Cruz corresponde también al esbozo de cuestionario, luego utilizado en las campañas de “relaciones geográficas”.

  • 12 Hidalgo Nuchera, Patricio, Los primeros de Filipinas: Crónicas de la Conquista del Archipiélago de (...)
  • 13 RAH, op. cit., 1886, p. 191.

7Ahora bien, la real cédula promulgada en Valladolid el 24 de septiembre de 1559 y destinada a don Luis de Velasco especificó que “lo principal que en esta jornada se pretende es saber la vuelta12”. Las instrucciones dadas a López de Legazpi por la Real Audiencia de México en 1564 establecían el mismo plan de expedición: viajar, descubrir e informarse, para volver y dar aviso de todo. En efecto, ordenaban que, después de los primeros contactos y rescates con los “naturales”, había que “asentar y guardar inviolablemente el sitio”, eventualmente poblándolo “con alguna gente y Religiosos hasta dar aviso dello a Su Majestad y a esta Real Audiencia en su nombre”. La libre comunicación de los miembros de la expedición estaba claramente afirmada con posibilidad de escribir cartas y el secreto que se tiene que guardar13.

  • 14 Hidalgo Nuchera, Los primeros, op. cit., p. 77.
  • 15 Carta del virrey de México, México, 28 de mayo de 1560, en Hidalgo Nuchera, Los primeros, op. cit., (...)

8Las instrucciones pidieron informarse sobre la presencia portuguesa y su progresión desde el viaje de Ruy López de Villalobos de 1542-1544: informaciones que Legazpi tenía que enviar “con las primeras cartas y despachos que enviaréis a Su Magestad y a esta Real Audiencia”. Ya la Real Cédula de 1559 exigía no “contravenir al asiento que tenemos tomado con el Serenísimo Rei de Portugal14”, refiriéndose al Tratado de Zaragoza de 1529 en el cual Carlos Quinto había cedido las Molucas a cambio de 350 000 ducados de oro. Este punto permaneció clave, incluso obsesivo, en las cartas de Luis de Velasco y Andrés de Urdaneta15.

  • 16 Cartas publicadas en Hidalgo Nuchera, Los primeros, op. cit.

9La armada zarpó del puerto de Navidad el 21 de noviembre de 1564 con 380 personas, el 13 de febrero de 1565 llegó a una de las islas de Visayas, y finalmente el 27 de abril recaló en Cebú. Conforme a las instrucciones, la primera correspondencia que se escribió y salió de Filipinas era de una gran riqueza. La flor y nata de la expedición se puso frenéticamente a cerrar y firmar cartas en vísperas de la salida del tornaviaje a finales de mayo16. Las cartas y relaciones de Legazpi y de sus compañeros viajaron en el San Pedro (Cebú, 1° de junio - Acapulco, 8 de octubre de 1565) –al mando de Felipe Salcedo, nieto de Legazpi de 18 años, y con Andrés de Urdaneta a bordo.

  • 17 Rodríguez Rodríguez, Isacio, Historia de la Provincia Augustiniana del Smo. Nombre de Jesús de Fili (...)

10En la ciudad de México, Salcedo entregó los papeles a varias personas e instituciones: la Real Audiencia, el agente de Legazpi en la capital novohispana, Gabriel Díaz, tesorero de la Casa de la Moneda de México17 y también al hijo de Legazpi y tío de Salcedo, Melchor de Legazpi. Este último viajó a la Corte con las peticiones de su padre y de los demás conquistadores, acompañando Urdaneta, y otro fraile agustino, Andrés de Aguirre.

  • 18 Portuondo, María M., Secret science: Spanish cosmography and the new world, Chicago: Univ. of Chica (...)

11No cabe duda de que Urdaneta estuvo al origen de la primera consulta del Consejo de Indias sobre los asuntos de Filipinas. En efecto, debió de presentar la carta de Miguel de Legazpi del 27 de mayo de 1565 que anunciaba el “descubrimiento de las islas del Poniente” y pedía “socorro de gente y munición”, a la cual contestó el Consejo. La segunda parte de la consulta se refiere al papel de Andrés de Urdaneta en la Corte y a su participación a una junta de cosmógrafos para determinar la demarcación del antimeridiano y de las posesiones lusas y castellanas. Esta consulta provocó la famosa respuesta de Felipe II, irritado de no dominar bien el asunto y la posición geográfica de las Filipinas, anécdota frecuentemente citada para destacar la importancia de los conocimientos geográficos, particularmente de los mapas, en la toma de decisión de Felipe II18. Pero también nos parece reveladora de la importancia de los asuntos asiáticos en la política de Felipe II:

  • 19 AGI, Indiferente General 738, n° 82, respuesta al margen de Felipe II a una consulta del Consejo de (...)

[D]ígaseles que habrían de hacer diligencia en buscar los papeles y cartas de marear que hay sobre esto y juntarlo todo y tenerlo en el Consejo a buen recaudo y aún los originales se habrían de poner en Simancas y traer copias auténticas en el Consejo19.

  • 20 AGI, Patronato, 49, ramo 12, varios pareceres de cosmógrafos de 1566 y 1567 sobre si las Islas Molu (...)

12El efecto inmediato de la ira de Felipe II fue la organización de una junta de cosmógrafos en octubre de 1566, con la participación de Urdaneta, para determinar si la continuación de la expedición de Legazpi en Filipinas contravenía al Tratado de Zaragoza. Los pareceres dados por el padre fray Andrés de Urdaneta y los cosmógrafos reales, Alonso de Santa Cruz, el maestro Pedro de Medina, Francisco Falero, Jerónimo de Chaves y Sancho Gutiérrez concluyeron que geográficamente las islas Filipinas pertenecían al imperio español, pero que lo acordado con los portugueses en Zaragoza en 1529 impedía cualquier asiento en la región: los cosmógrafos aconsejaban desamparar el archipiélago20.

  • 21 Bejarano, Ignacio (ed.), 7° libro de Cabildo [del Ayuntamiento de la ciudad de México (1562-1571)], (...)
  • 22 Valderrama, Jerónimo, Cartas del Licenciado Jerónimo Valderrama y otros documentos sobre su visita (...)
  • 23 Información abierta por Melchor de Legazpi sobre los antecedentes de su padre, Miguel López de Lega (...)

13Mientras tanto, Melchor de Legazpi el hijo gestionaba en Madrid las peticiones de su padre y de la hueste para conseguir el derecho de empezar la conquista de Filipinas. Escribano de Cabildo de la ciudad de México desde 1555 – cargo heredado de su padre –, formaba parte con su familia de la élite de la capital novohispana (particularmente implicada en la expedición de Legazpi). El lunes 3 de diciembre de 1565, consiguió licencia del cabildo de México para pasar a España21, y llevaba una recomendación del visitador Jerónimo de Valderrama22. Melchor movilizó también su red clientelar como aparece en una información hecha en Madrid a favor de su padre con seis testigos, la mayoría “mexicanos” presentes en la Corte, inclusive el influyente procurador de la catedral de México, Sancho Sánchez de Muñón23.

  • 24 García-Abasolo, Antonio, “Compañeros y continuadores de Urdaneta. Vascos en la nueva ruta de la sed (...)
  • 25 Carta de los oficiales reales al rey, Cebú, 28 de mayo de 1565, publicada en Hidalgo Nuchera, Los p (...)

14Para Legazpi y sus hombres, el principal argumento a favor de la conquista de Filipinas descansaba en el potencial económico de Filipinas, el cual debía aparecer a la vista del monarca y sus consejeros gracias a los primeros rescates hechos en el archipiélago. Así, Melchor presentó probablemente una petaquilla “de la tierra” de dos palmos de largo que contenía los despachos para el rey, así como una cajuela de palo pintado con dos orejas de oro y dos mantas pintadas para el rey24; llevaba también pruebas de canela, cera y de oro conseguido en la región de Butuán (norte de la isla de Mindanao)25. Podemos incluir en el dispositivo persuasivo el primer documento impreso relatando el viaje de Legazpi publicado en Barcelona en 1566 – o sea inmediatamente después de la llegada de Urdaneta en la península. En efecto, expuso como

  • 26 Copia de una carta venida de Sevilla a Miguel Salvador de Valencia, la qual narra el venturosa desc (...)

“Trahen en este nauio de auiso que es venido agora acá, gengibre, canela, oro en poluo, vna arroba de conchas riquissimas de oro, y blancas, joyas de oro, cera, y otras cosas para dar muestra de lo que en aquella tierra ay, y muchas bugerias, y otras cosas muy galanas. Y aunque no las traxeran, harta trahian en hauer descubierto y hallado la nauegación por aquestas partes, que es cosa de mucha calidad26.”

  • 27 Sobre el tema de la difusión de la información a una esfera pública como forma de “comunicación pol (...)

15La estrategia comunicativa incluía entonces – a pesar de que ignoremos el origen de la carta publicada en Barcelona – un discurso público fuera de la Corte y su mundo secreto, en la ciudad portuaria de Barcelona abierta sobre el mar Mediterráneo – precisamente donde Cristóbal Colón en abril de 1493 había comunicado personalmente a los monarcas el extraordinario valor de sus hallazgos . Uno no deja de pensar en la carta de Colón a Santángel publicada en abril del mismo año y rápidamente impresa en toda Europa27.

16Ahora bien, las recomendaciones de Melchor, su inclusión en redes clientelares imperiales y sus aptitudes de “papelista” no vencieron las reticencias de Felipe II, preocupado por provocar un posible conflicto con Portugal en Asia. La fórmula comunicativa de enviar a la Corte un solicitante ajeno – pero pariente de Legazpi – no había funcionado a causa principalmente de la presencia de Urdaneta que cumulaba varias calidades superiores a las de Melchor en el momento de convencer: tenía una experiencia directa de Filipinas, era el miembro clave de la expedición que había encontrado el tornaviaje, era cosmógrafo y, para el infortunio de Legazpi padre, estaba convencido de que Filipinas pertenecían al imperio portugués. Si los saberes náuticos y geográficos de Urdaneta fueron imprescindibles a Legazpi para emprender la conquista de Filipinas estableciendo una ruta transpacífica y una indispensable conexión con Nueva España, al mismo tiempo estos saberes condenaban la continuación de la empresa…

  • 28 Manzano Manzano, Juan, Historia de las Recopilaciones de Indias. Siglo XVI, Madrid: Ediciones Cultu (...)
  • 29 Portuondo, op. cit., p. 225.

17Queda claro que, en este primer viaje de Filipinas a Madrid pasando por México, la información y la comunicación fueron fundamentales. 1566 fue precisamente el año cuando reapareció, bajo la pluma de Luis Sánchez, a petición del omnipotente cardenal Diego de Espinosa (1512-1572) en su Memorial sobre la población y destrucción de las Indias, la necesidad clara de conocer mejor a las Indias Occidentales para acabar con los interminables problemas con los pobladores-conquistadores: sus excesos y su codicia28. Ya vimos como Alonso de Santa Cruz influenció la redacción de las instrucciones para las islas del Poniente poniendo estas preocupaciones en el primer plano y sentando las bases de los cuestionarios de los años 1570 (las llamadas “relaciones geográficas”). El rol de la expedición de Legazpi en la nueva política de “entera noticia” se nota incluso en detalles técnicos: durante la junta de 1566, los cosmógrafos basaron el cálculo de la longitud sobre la observación de un eclipse de luna, una metodología recomendada en las posteriores Ordenanzas del Consejo de Indias de 1571, especialmente las Instrucciones para hacer las descripciones29.

Cuando la experiencia y la coyuntura prevalecían: las gestiones en la Corte del capitán Juan de la Isla en el periodo de reforma del gobierno de las Indias (1567-1569)

  • 30 Ramos, Demetrio, “La crisis indiana y la Junta Magna de 1568”, Jahrbuch für Geschichte Lateinamerik (...)
  • 31 Merluzzi, Manfredi, “Religion and State Policies in the Age of Philip II: The 1568 Junta Magna of t (...)
  • 32 AGI, Indif. Genl., 738, n° 122, 1571, Consulta del consejero de Indias Vázquez sobre la llegada del (...)

18La progresiva toma de conciencia de una “crisis indiana” en los años 1560 acabó formando un contexto más favorable para los españoles de Filipinas: la Junta Magna de 1568, reunida en Madrid y destinada a reformar el gobierno de las Indias, tuvo como propósito incrementar los ingresos americanos y, por consiguiente, sanear las finanzas del rey30. Durante la Junta, el cardenal Espinosa justificó y afirmó los “justos títulos” de la Corona sobre las Indias, debilitando al bando lascasiano31. Esto constituyó un elemento muy favorable para las pretensiones de los conquistadores de Filipinas. En ausencia de respuesta de Madrid, Legazpi había enviado un nuevo mensajero para volver a pedir derechos de conquista para Filipinas. La noticia de la posibilidad de colonizar nuevas ricas tierras con especias y oro fue entonces bien recibida en la Corte: en 1568, el capitán Juan de la Isla llegó a España con setenta quintales de canela. En 1571, cuando Isla volvió una segunda vez a la Corte, el consejero de Indias Vázquez anunciaba al rey que “de las yslas Felipinas se dan buenas nuevas de su riqueza y de los que vienen a la obedençia y seruicio de Vuestra Majestad, a quien enbiaron setenta quintales de canela”. El rey quedaba satisfecho: “He holgado de entender todo lo que aquí decis que me parecen muy buenas nuevas32 (…)”. Además del mencionado contexto favorable, ¿cómo procedió Juan de la Isla para tener éxito donde Melchor de Legazpi había fallado?

  • 33 Lo encontramos maestre de la nao San Vicente en 1551 llegada a Sevilla y procedente de Cartagena y (...)
  • 34 Fernández-López, Francisco, “El proceso de admisión de maestres de navíos en la Casa de la Contrata (...)
  • 35 Pizano y Saucedo, “El puerto de la Navidad y la expedición de Legazpi”. Historia Mexicana, vol. 14, (...)

19Juan de la Isla nació probablemente hacia 1530 en Sevilla. Al igual que su padre, Tomé de la Isla, de Triana, era maestre de nao en la Carrera de Indias33. Como maestres, Tomé y Juan podían ser pilotos. A menudo propietarios del barco o socios de una compañía asumían la autoridad oficial en el barco, conocían el manejo de los instrumentos y definían la dirección del navío; su principal función era abastecer y cargar la embarcación34. Juan estuvo casado con Catarina Farfán de los Godos y tuvo a lo menos dos hijos (Tomé de la Isla, nacido hacia 1548, participó en la jornada de 1564 con su padre, y Alonso Farfán de los Godos); antes del viaje estaba avecinado en la ciudad de México. Para la “Jornada de China” de Legazpi, además de la construcción y de los preparativos de su propio barco, el patache San Juan, el virrey Luis de Velasco le encargó una serie de tareas y misiones para el aderezo de toda la flota entre 1560 a 156435. Isla fue entonces nombrado capitán del patache San Juan de Letrán, y su hermano Rodrigo piloto. Durante más de dos años, entre 1564 y 1567, compartió las vicisitudes de la hueste de Legazpi en Filipinas y acumuló experiencia y conocimientos sobre Filipinas que pudo luego utilizar en la Corte como un capital informativo inédito.

  • 36 AGI, Patronato 52, ramo 4, f. 20r-22r.
  • 37 Acta del cabildo de la ciudad de México del 12 de diciembre de 1567, Bejarano, op. cit., p. 380-381
  • 38 Salinero, Gregorio, La trahison de Cortés: désobéissance, procès politiques et gouvernement des Ind (...)

20El 26 de julio de 1567 en Cebú, Isla recibió instrucciones de Miguel López de Legazpi sobre la travesía del Pacífico y la manera de entrar en contacto con la Real Audiencia de México y de entregar sus despachos36. Zarpó de Cebú con su patache el San Juan, el 27 de julio 1567, para llegar tres meses y 20 días más tarde en las costas de la Nueva España, el 16 de noviembre. En México, entró en contacto con Luis de Velasco (el joven) en aquel entonces regidor de la ciudad: “platican” y “tratan” de la proposición de Juan de la Isla, “y se inform[a] del de lo que conviene pedir e suplicar a su Magestad37”. El viernes 12 de diciembre de 1567, Luis de Velasco, junto con Francisco (su hermano), presentó ante el cabildo de México, esta propuesta para recibir el apoyo al momento de presentarse ante el Consejo de Indias: repartimiento de las tierras, libre comercio con la Nueva España, exención del quinto real, posibilidad de comprar esclavos a los naturales, envío de religiosos. Los intereses de la élite mexicana confluían totalmente con las ambiciones de los nuevos conquistadores38.

  • 39 Según los registros de la Casa de la Contratación: Chaunu, Huguette y Pierre, Séville et l'Atlantiq (...)
  • 40 AGI, Patronato 24, ramo 4, memoriales y representaciones de Juan de la Isla.
  • 41 Memorial que da el capitán Joan de la Isla sobre las Islas Filipinas del Poniente, probable 1568, I (...)

21Juan de la Isla viajó probablemente con la flota y armada de la Nueva España salida el 28 de abril de 1568 de Veracruz con un cargamento de canela y jengibre39 y llegado en España el 22 de agosto. En Madrid, Isla remitió los documentos de Legazpi al Consejo de Indias: dos cartas, una del 15 de julio de 1567 firmada en Cebú y otra del 23 de julio de 1567 y una extensa relación que narraba los acontecimientos sucedidos desde el 1° de junio de 1565, en otras palabras, desde la salida del primer navío de Urdaneta y Salcedo para la Nueva España. Varios documentos conservados en el Archivo General de Indias atestiguan del cabildeo de Isla en la Corte: memoriales sobre lo necesario en Filipinas, documento sobre los preparativos del viaje de socorro, memorial sobre los productos que se pueden vender contra frutos de la tierra de Filipinas40. También se conserva en el fondo Altamira del Instituto Valencia de Don Juan, un “Memorial que da el capitán Jhoan de la Ysla sobre las yslas Filipinas del Poniente” que incluye un parecer anónimo que trataba de eludir el Tratado de Zaragoza y refutaba el parecer de la junta de cosmógrafos de 156641. El destinario era probablemente el cardenal Espinosa o Juan de Ovando, dos miembros esenciales de la Junta Magna. El tono muy jurídico del parecer me hace pensar que el autor era el fiscal del Consejo de Indias, Benito López de Gamboa o, otra hipótesis, que Juan de la Isla pidió la ayuda de un letrado.

  • 42 Este documento se publicará próximamente con un estudio introductorio en la revista Relaciones. Est (...)
  • 43 Isla, Juan de la, “Descripción y Relación mui Circunstanciada de los puertos de Acapulco y Navidad, (...)

22El parecer fue el fundamento de la decisión de Felipe II de proseguir la empresa del Poniente, pasando ésta de “descubrimiento” a “pacificación” o conquista. En efecto, defendía la idea de seguir la empresa española con argumentos jurídicos, pero también pragmáticos y “políticos”: la importancia de Asia para Nueva España, la pérdida de reputación en caso de retirarse, la pérdida del beneficio de los gastos y de los progresos del viaje de Legazpi42. Un asombroso croquis-mapamundi acompañaba el parecer e insistía en la idea de que Filipinas y Molucas pertenecían a la demarcación española. Se redujo enormemente la amplitud del océano Pacífico, haciendo de esta región un apéndice de las Indias occidentales. Otro documento firmado por Juan de la Isla formulaba, en un estilo menos formal y jurídico que el parecer, que, sin el comercio de las especias del Maluco, no había interés para quedarse en Filipinas “siendo tan excesivos los gastos y tan pocos los provechos”. Argumentaba que el territorio español llegaba hasta Malaca e incluía entonces Filipinas, Molucas y también China, basándose en la autoridad científica y los cálculos de Fray Martín de Rada, miembro de la expedición de Legazpi, “grandísimo arismético, geométrico, y astrologo tanto, que quieren decir que es de los mayores del mundo: este lo ha medido y me lo dixo, y ha escrito un libro sobre la Navegación, y sobre la medida de la tierra y mar Leste U-este43.”

  • 44 Carta real de Felipe II del 16 de noviembre de 1568 a Legazpi, El Escorial, AGI, Filipinas 339, leg (...)
  • 45 Poole, Stafford, Juan de Ovando: Governing the Spanish Empire in the Reign of Phillip II, Norman: U (...)
  • 46 Archivo General Indias, Filipinas, 339, leg. 1, f. 12r., Instrucciones reales al capitán Juan de la (...)
  • 47 Por ejemplo, la carta de Legazpi a Felipe II, de Panay a 25 de julio de 1570, Rodríguez Rodríguez, (...)

23Con todo el peso de sus saberes y demostraciones, tanto jurídicas como prácticas, el resultado de las gestiones de Juan de la Isla fue de conseguir los “Despachos reales” – una serie de cédulas de noviembre 1568 y agosto de 1569 – para proseguir el “descubrimiento” de Filipinas “procurando por todos buenos medios traerlos [indios] al servicio de Dios nuestro señor y a la amor y amistad que deban de tener con vos y con los españoles (…) encomendareis y repartereis (…) los pueblos que aspareçiere de esas yslas que se reduxeron a nuestro servicio44”. Las palabras cuidadosamente elegidas – con la ausencia de la palabra “conquista” – corresponden perfectamente al espíritu de la Junta Magna y atestiguan otra vez el papel de laboratorio de la conquista de Filipinas en la génesis de las Ordenanzas de 1571 y 157345. Las instrucciones reales trataban también del mensaje que Isla tenía que entregar a Legazpi. Se puede medir el peso de lo escrito y de lo oral al momento de expresar la gracia real: “y dareis los despachos nuestros que lleváis al gobernador en aquella tierra, y demás de lo que le escribimos, le diréis de nuestra parte que le tenemos en particular servicio lo que ha servido y trabajado este viaje46 (…)”. Una cosa son los despachos reales, las instrucciones oficiales, y otra es la gracia real que pasaba por la oralidad. Los testimonios del regreso a la isla de Panay del Socorro dirigido por Isla a finales de mayo de 1570 son varios y muy entusiastas47.

Juan de la Isla monopoliza la información relativa a Filipinas

  • 48 Rodríguez Lorenzo, Sergio, La carrera de Indias (la ruta, los hombres, las mercancías), Santander: (...)

24Los conocimientos, el dinamismo, las ambiciones de Juan de la Isla no son de extrañar si nos referimos a su oficio de “maestre de nao” en la carrera de Indias, al cual correspondían las siguientes funciones: “clave de toda la carrera de Indias. Sirve de enlace entre el mundo de los mercaderes, los marineros y los burócratas. Debe ser hombre hábil, diligente, negociador, de buena fama y opinión. Además de dotes mercantiles, se le exigen conocimientos náuticos y un antiguo prestigio como marinero48”. Estas competencias se desplegaron en la Corte en las gestiones de los asuntos asiáticos, los cuales incluían una buena parte de ambiciones e intereses personales. En efecto, las gestiones de la Isla en la Corte combinaron varios ingredientes, como ya vimos: los intereses colectivos de los españoles de Filipinas, peticiones personales para premiar sus servicios, una serie de proyectos para la colonización y explotación comercial de Filipinas y Malucos. Estos tres puntos se fundamentan en los saberes inéditos de Juan de la Isla sobre el archipiélago. Urdaneta había rápidamente vuelto a Nueva España, e Isla era entonces el único conocedor directo de Filipinas en la Corte (algo que Melchor de Legazpi no podía pretender).

  • 49 Isla, “Descripción y Relación”. Adémas del ejemplar conservado en el AGI ya citado, existen varias (...)

25Con su “Descripción Y Relación mui Circunstanciada de los Puertos de Acapulco y Navidad, y de las Islas que descubrió al Poniente en el Mar del Sur la Armada que fue por General Miguel Lopez de Legazpi49”, Isla entregó a la Corona los primeros saberes detallados del archipiélago filipino sacados de su experiencia de más de dos años en Filipinas. En muchos aspectos, la descripción constituye una respuesta a las instrucciones reales de 1564, las cuales se inspiraron del cuestionario del cosmógrafo Alonso de Santa Cruz, como ya sabemos. En una primera parte, describe varias islas (los Barbudos, Ladrones, Mindanao, Samar, Leyte, Cebú, Negros, Panay, Masbate, Luzón, Bohol, Basilan) siguiendo el mismo plano: localización de la isla respecto a la precedente “más al U-este”, el “circuito” o talla y forma de la isla, los recursos naturales (minerales, especias) con precisión de las cantidades, cuando puede estimaciones del número de habitantes, el “trato, rito, vestido, armas y mantenimiento” de los habitantes, la latitud en grados (con a menudo presiones náuticas). Es probable que la descripción escrita estuviera acompañada de un mapa, cómo se deduce de la mención “quien la quisiera ver podrá en la carta” hablando de la isla de Samar. La descripción está escrita en primera persona, de modo que el peso de la experiencia es muy fuerte: “a lo que yo he entendido… yo fui al rescate”:

“Lo qual todo es ansi, y no hay otra cosa en ello mas ni menos de como aquí está escrito, y digo esto por que he visto de molde y de mano otras relaciones que carecen de toda verdad, y por ser así para que V.M. no sea engañado, lo firmo de mi nombre.= Juan de la Isla”

  • 50 Sobre este tema, véase González Sánchez, Carlos Alberto, Homo viator, homo scribens: cultura gráfic (...)

26Esta insistencia en la experiencia personal y directa es distintiva de las crónicas de conquistadores que anhelan resaltar sus servicios, hazañas y sacrificios, así como asentar la superior autenticidad de sus conocimientos – como ocurre en el caso de la Historia verdadera de Bernal Díaz del Castillo50.

  • 51 Carta de Legazpi al virrey del 7 de julio de 1569, en Rodríguez Rodríguez, op. cit., vol. 14, p. 20
  • 52 Según la Relación de Legazpi de 1567, en Hidalgo Nuchera, Los primeros, op. cit., p. 241.

27Resulta difícil afirmar que la descripción sigue un itinerario, aunque da esta impresión: “nosotros hemos costeado mucha parte della [isla de Luzón] por la parte del suroeste, y sur, y este: no he visto quien me haya sabido dar razón de todo, por no haberla bajado”. Isla menciona como hace comercio con un moro venido en embajada de Luzón: “apenas tuvo para darme un marco de oro, por cuatro de plata que me compró”. Resalta (¿ensalza?) su propio papel en la empresa colonizadora en Cebú: “por mi causa y contra la voluntad e los mas[tre] del campo se mudó a la isla de Panay, donde por mandato del gobernador yo fui y tracé un fuerte.” Esta pretensión no deja de plantearnos dudas dado que el traslado de Cebú a Panay se hizo en 1569, después del encuentro con los portugueses en 156851. ¡En 1569, Juan de la Isla ya no estaba en Filipinas! Sin embargo, fue parte de una jornada con el maestre de campo Saz en abril de 1566 durante la cual llegó a la isla de Panay, donde se recogió una gran cantidad de arroz52. Sin nadie que lo contradijera en Madrid, podía afirmar lo que quería…

28La parte temática es particularmente generalizadora como lo explica a propósito de Mindanao: “no digo aquí el trato, rito, vestido, armas, mantenimiento desta Isla, por haber otras muchas que son de la misma suerte y al fin dellas lo porné en general por no ser prolixo”. Enumera una lista de temas: organización sociopolítica, crímenes de sangre, luto, religión, sacerdotes, rituales; tatuajes, vestidos, peinado, desnudez; armas (lanzas, arcos con flechas envenenadas, versos de bronce de los moros), mantenimiento (arroz, plátanos, raíces, gallinas y puercos, cabras, palma de cocos), contratación (se emborrachan, pescadores, vestidos, es gente pobre), contratación de esclavos (es favorable a comprar y vender estos esclavos a la Nueva España). La última parte de la descripción trata de Japón (del cual tiene información por haber hablado con moros), China (admirativos por “cosas pintadas que yo he visto de allá”), y Maluco (discute de la demarcación y si pertenece o no a Castilla).

  • 53 AGI, Patronato 24, ramo 4, doc. n° 5, Memorial de Juan de la Isla sobre lo necesario en Filipinas, (...)
  • 54 AGI, Patronato 52, ramo 4, doc. n° 32, información de méritos y servicio de Juan de la Isla: 1570, (...)

29Estos conocimientos permitieron a Isla presentar en la Corte una serie de proyectos. Por ejemplo, propuso la creación de un ambicioso sistema comercial basado en la navegación de seis naos entre las dos orillas del Pacífico y el comercio regional en Asia del sureste, algo muy parecido al futuro sistema del Galeón de Manila53. Otro documento menciona como trató de transferir el cultivo de la pimienta en América: durante su segundo viaje de Filipinas a España, se detuvo en Cuernavaca donde presentó al alcalde mayor, don Diego de Mercado ante el escribano Francisco de Hinajosa, “como hacienda y haber de S.M. en un cajón ciertas raíces que dijo ser de pimienta entre las cuales vengan ya brotados tres pimpollos que salían de la tierra verdes para dellas hacer la voluntad del excelentísimo visorrey desta Nueva España54”.

  • 55 AGI, Filipinas, 339, leg. 1, f. 14v., recomendación de Felipe II dirigida a Miguel López de Legazpi (...)
  • 56 AGI, Filipinas, 339, leg. 1, f. 15r-15v, Real Cédula dando privilegio de armas para el capitán Juan (...)

30Evidentemente, Isla aprovechó estar en la Corte para pedir privilegios para sí mismo insistiendo en los largos viajes: la Real cédula nombrándole proveedor general de las armadas de las islas Filipinas explicaba como “vino a estos reinos por orden vuestra [Legazpi] a nos dar noticia del estado de esta tierra y suceso del viaje con toda diligencia y cuidado como dello había constado en el nuestro Consejo de las Indias55 (…)”. En 1571, vuelve a pedir mercedes durante su segunda estancia en la Corte destacando haber hecho “esta ultima jornada con tanta brevedad pues fue a las dichas islas y volvió a estos Reinos en menos de veinte meses” – lo que constituye efectivamente una hazaña, pero que demuestra la posible rapidez de comunicación entre España y Filipinas. Consiguió recursos y autorización para una expedición a China, prueba del desplazamiento de los intereses españoles de Malucas a China entre el primer y el segundo viaje. Otra merced pone de manifiesto el cambio de estatuto de Juan de la Isla de marinero a conquistador, reflejo tanto del prestigio de la nobleza de armas como de los proyectos sobre todo militares y colonizadores de Filipinas. Así, recibió un privilegio de armas con “el tercio alto de la mano izquierda, un brazo armado de malla con una cabeza por los cabellos cortada (…) y por timbre y divisa un yelmo abierto que de encima del salga un brazo armado con una cabeza cortada56”.

  • 57 Rodríguez Rodríguez, op. cit., v. 14, p. 127.

31Los resultados de las gestiones de Juan de la Isla a favor del colectivo de los españoles de Filipinas fueron muy decepcionantes. En una carta al virrey de la Nueva España del 11 de agosto de 1572, Legazpi avisa de la llegada del capitán Isla “que con venir de corte no trujo despacho, ni carta de Su Magestad, ni del Consejo, ni de otra persona ninguna, ni respuesta de las que con él escribimos, que no pequeña pena es para los que acá están y sirven, no tener orden de Su Magestad de lo que debemos hacer57.” La elección de un canal único de comunicación a través del ambicioso capitán Juan de la Isla resultó entonces nefasto para los intereses de Legazpi.

Conclusiones

  • 58 Rodríguez Rodríguez, op. cit., v. 1, p. 141-142.

32Este artículo hace hincapié en tres puntos indisociables: el papel del conocimiento, como recurso y capital, en la relación establecida entre el rey y sus súbditos alejados; el valor de la presencia física en la Corte (de las muestras y regalos) para hacer peticiones que se hubieran podido transmitir (y que se transmitían al mismo tiempo) por escrito; y el relativo monopolio de comunicación del que gozaba el mensajero en la Corte. Así, al ser Juan de la Isla era el único en conocer por experiencia Filipinas, se convirtió en la única referencia sobre esta región entre agosto de 1568 y agosto de 1569 y de febrero a agosto de 1571. En efecto, Andrés de Urdaneta ya había vuelto a México y Melchor de Legazpi nunca había viajado a Filipinas. Por su parte, fray Diego de Herrera se había embarcado en 1569 para Nueva España con intención de ir a España para pedir remedio contra los abusos de los españoles, pero el virrey Martín Enríquez de Almansa no le permitió proseguir su viaje, porque temía que le llevase al rey informaciones desfavorables a la continuación de la colonización de Filipinas58. De este modo, vemos cómo el virrey favoreció el monopolio de Juan de la Isla. Asimismo, el alejamiento extremo de Filipinas y la escasez de información permitieron que Isla “vendiera” mejor sus conocimientos y se volviese imprescindible, consiguiendo importantes mercedes para la hueste de Legazpi y después para sí mismo.

33Ahora bien, durante su segundo viaje, su posición de monopolio obstaculizó la comunicación con Legazpi: consiguió para sí la posibilidad de una jornada a China, pero nada, ni siquiera una carta del rey – se quejaba Legazpi – para sus compañeros de Filipinas. Así, pues, la comunicación política, a pesar de la asombrosa movilidad de algunos actores como Juan de la Isla capaces de vencer enormes distancias en poco tiempo, se enfrentaba a “rugosidades” más sociopolíticas que geográficas. En aquellos momentos iniciales de colonización, la información podía fluir a través de un único hilo basado en una voluntad y una ambición individual. Urdaneta abrió la ruta entre Filipinas y Nueva España, pero obstaculizó el proyecto de conquista de Filipinas en Madrid defendido por Melchor de Legazpi. Isla consiguió el repartimiento de encomiendas en Filipinas, pero dio prioridad a sus intereses personales – probablemente con el apoyo del virrey Enríquez. Por consiguiente, no existía siempre una densidad de información, de fuentes o de personas capaces de facilitar varios puntos de vista al rey y a sus consejeros madrileños: al contrario, la información circulaba a menudo por canales estrechos y unívocos.

34Finalmente, se ha demostrado que le “Jornada del Poniente”, preparada a partir de 1559, constituyó un laboratorio para las nuevas orientaciones del gobierno de las Indias Occidentales definidas por la Corona hacia 1568. En efecto, la información desarrolló un papel primordial en las instrucciones dadas a Legazpi en 1564 e inspiradas por el parecer de Alonso de Santa Cruz. Elementos científicos empleados por la junta de cosmógrafos de 1566 para definir la posición de Filipinas se utilizaron luego en las Ordenanzas del Consejo de Indias de 1571. En el espíritu que prevaleciera luego en las Ordenanzas de 1573 se proscribe la palabra “conquista” en todos los documentos reales para Filipinas; sin embargo, después de cierta indecisión, se volvió a perpetuar el repartimiento de encomiendas como modalidad de colonización.

Haut de page

Annexe

Apéndice

Viajes transoceánicos de Juan de la Isla

Salida

Embarcación

Llegada

Duración

Puerto de la Navidad, 15-11-1564

Patache San Juan

Cebú, 22-02-1565

97

Cebú, 27-07-1567

Patache San Juan

Nueva España, 16-11-1567

110

Nueva España, 28-04-1568

Armada y flota

España, 22-08-1568

84

San Lúcar, principios de 08-1569

Flota de la Nueva España

Veracruz, 01-11-1569

90

Acapulco, 09-03-1570

Galeota San Juan, patache San Lucas y navío Espíritu Santo

Panay, 23-06-1570

104

Filipinas, 31-07-1570

¿?

Acapulco, 1570-11

ca. 100

Nueva España

¿?

España, 1571 (febrero o marzo)

60?

San Lúcar, 10-08-1571

Armada y Flota

Nueva España, otoño de 1571

60?

Acapulco, hibierno 1572

Navío Espíritu Santo

Manila, 31-05-1572

100?

Manila, ¿1573 o 1574 ?

Acapulco, ¿1573 o 1574?

Acapulco, 06-01-1576

Navío Espíritu Santo

Naufragio, Catanduanes, 25-04-1576

Fuente: Elaboración propia.

Haut de page

Notes

1 Zuñiga, Jean-Paul, “Le voyage d’Espagne. Mobilité géographique et construction impériale en Amérique hispanique”, Les Cahiers du Centre de Recherches Historiques. Archives, n42, abril de 2008, p. 177-192.

2 Álvarez-Ossorio Alvariño, Antonio, “‘Pervenire alle orecchie della Maestà’: el agente lombardo en la corte madrileña”, Annali di storia moderna e contemporanea, no 3, 1997, p. 173‑223; Mazín Gómez, Óscar, Gestores de la Real Justicia: procuradores y agentes de las catedrales hispanas nuevas en la Corte de Madrid. México: el Colegio de México, Centro de Estudios Históricos, 2007 y 2017, 2 vols.; Gaudin, Guillaume, “Un acercamiento a las figuras de agentes de negocios y procuradores de Indias en la Corte”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos, 2017 http://journals.openedition.org/nuevomundo/71390 (consultado el 27 de marzo de 2018).

3 Calvo, Thomas, “El rey y sus Indias: ausencia, distancia y presencia (siglos XVI-XVIII)”, en Mazín, Óscar (ed.), México en el mundo hispánico”, Zamora, El Colegio de Michoacán, 2000, vol. 2, p. 427-483;

Gil Pujol, Xavier, “Integrar un mundo. Dinámicas de agregación y de cohesión en la Monarquía de España”, en Mazín, Óscar y Ruiz Ibáñez, José Javier, Las Indias Occidentales. Procesos de incorporación a las Monarquías Ibéricas, (siglos XVI a XVIII), México: El Colegio de México-Red Columnaria, 2012, p. 69-108.

4 Ruiz Ibáñez, José Javier, y Gaetano Sabatini, “Monarchy as Conquest: Violence, Social Opportunity, and Political Stability in the Establishment of the Hispanic Monarchy”, The Journal of Modern History 81, no 3, septiembre de 2009, p. 521-523.

5 Los conquistadores de Filipinas siguieron entonces prácticas comunes: ya en 1519, Hernán Cortés mandó “comisionarios” para entregar sus cartas al rey y conseguir la legalización de su expedición, véase Gaudin, art. cit., 2017.

6 Hidalgo Nuchera, Patricio, “Las bases de la encomienda en las islas Filipinas: los despachos reales”, Revista de Indias, n° 53, 1993, p. 785-98; Luque Talaván, Miguel, “Al Rey la hacienda y la vida se ha de dar: las reclamaciones económicas de los Legazpi a la Corona”, en Cabrero Fernández, Leoncio (ed.), España y el Pacífico: Legazpi, vol. 1. Madrid: Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, 2004 p. 387-436.

7 De Vivo, Filippo, Information and Communication in Venice: Rethinking Early Modern Politics, Oxford, New York, Auckland: Oxford University Press, 2007. Sobre la comunicación política en el imperio portugués, véase Fragoso, João y Monteiro, Nuno Gonçalo (eds.), Um reino e suas repúblicas no Atlântico: Comunicações políticas entre Portugal, Brasil e Angola nos séculos XVII e XVIII, Rio de Janeiro: Civilização Brasileira, 2017. Para el imperio español, remito a Brendecke, Arndt, Imperio e información: funciones del saber en el dominio colonial español, Madrid: Iberoamericana, 2012 y Amadori, Arrigo, “El comercio rioplatense y la construcción discursiva de un espacio político por el cabildo de Buenos Aires, 1610-1660”, Histórica 39, no 2, diciembre de 2015, p. 15-50.

8 Sobre otra forma de rugosidad como la desinformación, véase Aram, Bethany, “Distance and Misinformation in the Conquest of America”, en Andrade, Tonio y Reger, William, The Limits of Empire: European Imperial Formations in Early Modern World History: Essays in Honor of Geoffrey Parker, Farnham, Surrey: Ashgate, 2012, p. 223-36.

9 Muro, Luis, La expedición Legazpi-Urdaneta a las Filipinas (1557-1564), México: El Colegio de México, 1975, p. 11.

10 Representación al Consejo de Indias de Juan Pablo Carrión, 1573, publicada en Real Academia de Historia (RAH), Colección de documentos inéditos relativos al descubrimiento, conquista y organización de las antiguas posesiones españolas de ultramar, Madrid: Sucesores de Rivadeneyra, 1886, 2a serie, tomo 2, p. XXVI; Hidalgo Nuchera, Patricio, “La embajada de Juan Pablo de Carrión a la Corte en 1558 y el conocimiento colectivo del tornaviaje”, Anais de Historia de Alem-Mar, n° 15, 2014, p. 51-78.

11 Jiménez de la Espada, Marcos, Relaciones geográficas de Indias. Perú, Madrid: Tipografía de Manuel G. Hernández, 1885, tomo 2, p. XVI-XXI.

12 Hidalgo Nuchera, Patricio, Los primeros de Filipinas: Crónicas de la Conquista del Archipiélago de San Lázaro, Madrid: Miraguano y Polifemo Ediciones, 1995, p. 78.

13 RAH, op. cit., 1886, p. 191.

14 Hidalgo Nuchera, Los primeros, op. cit., p. 77.

15 Carta del virrey de México, México, 28 de mayo de 1560, en Hidalgo Nuchera, Los primeros, op. cit., p. 80.

16 Cartas publicadas en Hidalgo Nuchera, Los primeros, op. cit.

17 Rodríguez Rodríguez, Isacio, Historia de la Provincia Augustiniana del Smo. Nombre de Jesús de Filipinas, Manila: Arnoldus Press, 1965, vol. 1 p. 112-113.

18 Portuondo, María M., Secret science: Spanish cosmography and the new world, Chicago: Univ. of Chicago Press, 2009, p. 104.

19 AGI, Indiferente General 738, n° 82, respuesta al margen de Felipe II a una consulta del Consejo de Indias del 5 de julio de 1566, seguida de una Real Cédula de Felipe II, 10 de julio de 1566, bosque de Segovia.

20 AGI, Patronato, 49, ramo 12, varios pareceres de cosmógrafos de 1566 y 1567 sobre si las Islas Molucas, Filipinas y Cebú pertenecen al Rey de Castilla o al de Portugal.

21 Bejarano, Ignacio (ed.), 7° libro de Cabildo [del Ayuntamiento de la ciudad de México (1562-1571)], México: Municipio Libre, 1889, p. 268.

22 Valderrama, Jerónimo, Cartas del Licenciado Jerónimo Valderrama y otros documentos sobre su visita al gobierno de Nueva España, México: José Porrua e hijos, 1960, p. 183-184.

23 Información abierta por Melchor de Legazpi sobre los antecedentes de su padre, Miguel López de Legazpi, y sus servicios en las islas Filipinas, Madrid, 4 de noviembre de 1568, publicado en Real Academia de Historia, Colección de documentos inéditos relativos al descubrimiento, conquista y organización de las antiguas posesiones españolas de ultramar, Madrid: Sucesores de Rivadeneyra, 1887, 2a serie, tomo 3, p. 345-370.

24 García-Abasolo, Antonio, “Compañeros y continuadores de Urdaneta. Vascos en la nueva ruta de la seda”, en Truchuelo García, Susana, Andrés de Urdaneta: un hombre moderno. Ordizia: Ayutamiento de Ordizia, 2009, p. 459-460. Sobre el poder de estos objetos y “maravillas”, veáse Russo, Alessandra, “Cortés's objects and the idea of New Spain: Inventories as spatial narratives”, Journal of the History of Collections, Vol. 23-2, 2011, p. 229-252. Sobre el nombre Melchor y la devoción a los reyes magos, véase Aram, Bethany, “Three Kings between Europe, Africa and America, 1492-1788”, Jahrbuch fϋr Geschichte Lateinamerikas, n° 49, 2012, p. 41-58.

25 Carta de los oficiales reales al rey, Cebú, 28 de mayo de 1565, publicada en Hidalgo Nuchera, Los primeros op. cit., p. 199.

26 Copia de una carta venida de Sevilla a Miguel Salvador de Valencia, la qual narra el venturosa descubrimiento que los mexicanos han hecho, navegando con la armada que su Magestad mandó hazer en México, con otras maravillosas y de gran provecho para toda la Christiandad: son dignas de ser vistas y leydas. En Barcelona, por Pau Cortey, 1566, publicado en Hidalgo Nuchera, Los primeros, op. cit., p. 210-212.

27 Sobre el tema de la difusión de la información a una esfera pública como forma de “comunicación política” durante la época moderna véase Bouza, Fernando, “La propaganda en la Edad Moderna Española: medios, agentes y consecuencias de la comunicación política”, en Pérez Álvarez, María José y Rubio Pérez, Laureano M. (eds.), Campo y campesinos en la España Moderna: culturas políticas en el mundo hispano, León: Fundación Española de Historia Moderna, 2012, p. 419.

28 Manzano Manzano, Juan, Historia de las Recopilaciones de Indias. Siglo XVI, Madrid: Ediciones Cultura hispánica, 1950, p. 69.

29 Portuondo, op. cit., p. 225.

30 Ramos, Demetrio, “La crisis indiana y la Junta Magna de 1568”, Jahrbuch für Geschichte Lateinamerikas 23, no 1, 1986, p. 1-62; Santiago Vela, Gregorio de, Ensayo de una biblioteca ibero-americana de la Orden de San Agustín, Madrid, Impr. Del Asilo de Huérfanos del S.C. de Jesús, 1922, vol. 6, p. 458-459.

31 Merluzzi, Manfredi, “Religion and State Policies in the Age of Philip II: The 1568 Junta Magna of the Indies and the New Political Guidelines for the Spanish American Colonies”, en Carvalho, Joaquim (ed.), Religion and Power in Europe: Conflict and Convergence, Pisa: Plus-Pisa university press, 2007, p. 194.

32 AGI, Indif. Genl., 738, n° 122, 1571, Consulta del consejero de Indias Vázquez sobre la llegada del navío de aviso que se esperaba de Nueva España.

33 Lo encontramos maestre de la nao San Vicente en 1551 llegada a Sevilla y procedente de Cartagena y Nombre de Dios, AGI, Contratación 2723, n° 4, ramo 2.

34 Fernández-López, Francisco, “El proceso de admisión de maestres de navíos en la Casa de la Contratación: expedientes y procedimiento”, Anuario de Estudios Americanos 75, no 1, mayo de 2018, p. 43-66.

35 Pizano y Saucedo, “El puerto de la Navidad y la expedición de Legazpi”. Historia Mexicana, vol. 14, N° 2, 1964, p. 228; Muro, Luis, op. cit., p. 43-47.

36 AGI, Patronato 52, ramo 4, f. 20r-22r.

37 Acta del cabildo de la ciudad de México del 12 de diciembre de 1567, Bejarano, op. cit., p. 380-381.

38 Salinero, Gregorio, La trahison de Cortés: désobéissance, procès politiques et gouvernement des Indes de Castilles, seconde moitié du XVIe siècle, París: Presses universitaires de France, 2014, p. 65-69, 232 y 240

39 Según los registros de la Casa de la Contratación: Chaunu, Huguette y Pierre, Séville et l'Atlantique (1504-1650). Le trafic de 1561 à 1595, París: S.E.V.P.E.N., 1955, t. III.

40 AGI, Patronato 24, ramo 4, memoriales y representaciones de Juan de la Isla.

41 Memorial que da el capitán Joan de la Isla sobre las Islas Filipinas del Poniente, probable 1568, Instituto Valencia de Don Juan, Envío 25, Caja 41, n° 504.

42 Este documento se publicará próximamente con un estudio introductorio en la revista Relaciones. Estudios de Historia y Sociedad.

43 Isla, Juan de la, “Descripción y Relación mui Circunstanciada de los puertos de Acapulco y Navidad, y de las Islas que descubrió al Poniente en el Mar del Sur la Armada que fue por General Miguel López de Legazpi”, ca. 1568, AGI, Patronato 23, ramo 7, transcripción de Minerva Terrades en https://www.upf.edu/asia/projectes/che/s16/isla.htm, consultada el 15/03/2019.

44 Carta real de Felipe II del 16 de noviembre de 1568 a Legazpi, El Escorial, AGI, Filipinas 339, legajo 1, f.1. Sobre el detalle de los despachos, véase Hidalgo Nuchera, art. cit., 1993.

45 Poole, Stafford, Juan de Ovando: Governing the Spanish Empire in the Reign of Phillip II, Norman: University of Oklahoma Press, 2004, p. 152-156.

46 Archivo General Indias, Filipinas, 339, leg. 1, f. 12r., Instrucciones reales al capitán Juan de la Isla, El Escorial, 30 de octubre de 1568.

47 Por ejemplo, la carta de Legazpi a Felipe II, de Panay a 25 de julio de 1570, Rodríguez Rodríguez, op. cit., vol. 14, p. 42.

48 Rodríguez Lorenzo, Sergio, La carrera de Indias (la ruta, los hombres, las mercancías), Santander: La Huerta Grande Editorial y Robinson Librería Náutica, 2ª ed, 2015, p. 41.

49 Isla, “Descripción y Relación”. Adémas del ejemplar conservado en el AGI ya citado, existen varias copias de este documento en el Archivo del Museo Naval. Colección Fernández Navarrete, Nav. XVII, 322, en el Instituto Zabálburu, Altamira, 120, D. 41, y en la Bibliothèque Nationale de France, MS espagnol 325, f. 10-13.

50 Sobre este tema, véase González Sánchez, Carlos Alberto, Homo viator, homo scribens: cultura gráfica, información y gobierno en la expansión atlántica, siglos XV-XVII, Madrid: Marcial Pons, 2007; Gaudin, Guillaume, “Los “limbos” de Gerónimo de Vivar: representaciones y apropiaciones de la naturaleza chilena durante la conquista”, en Peliowski, Amarí y Valdés, Catalina, Una geografía imaginada. Diez ensayos sobre arte y naturaleza, Metales Pesados y Ediciones Universidad Alberto Hurtado, 2014, p. 37-60.

51 Carta de Legazpi al virrey del 7 de julio de 1569, en Rodríguez Rodríguez, op. cit., vol. 14, p. 20.

52 Según la Relación de Legazpi de 1567, en Hidalgo Nuchera, Los primeros, op. cit., p. 241.

53 AGI, Patronato 24, ramo 4, doc. n° 5, Memorial de Juan de la Isla sobre lo necesario en Filipinas, probable 1568.

54 AGI, Patronato 52, ramo 4, doc. n° 32, información de méritos y servicio de Juan de la Isla: 1570, México.

55 AGI, Filipinas, 339, leg. 1, f. 14v., recomendación de Felipe II dirigida a Miguel López de Legazpi a favor de Juan de la Isla, El Escorial, 16 de noviembre de 1568.

56 AGI, Filipinas, 339, leg. 1, f. 15r-15v, Real Cédula dando privilegio de armas para el capitán Juan de la Isla, El Escorial, 16 de noviembre de 1568.

57 Rodríguez Rodríguez, op. cit., v. 14, p. 127.

58 Rodríguez Rodríguez, op. cit., v. 1, p. 141-142.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Guillaume Gaudin, « Movilidad y rugosidad en la comunicación política imperial: las primeras gestiones en la Corte de los miembros de la expedición de Legazpi a Filipinas (1565-1573) »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 24 février 2020, consulté le 31 juillet 2021. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/79411 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.79411

Haut de page

Auteur

Guillaume Gaudin

Université Toulouse Jean Jaurès, Casa de Velázquez
ggaudin@univ-tlse2.fr

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search