Navegação – Mapa do site

InícioSeçõesDebates2020“General Stroessner ndeko artille...Economía, mujeres y post stronismo

2020
“General Stroessner ndeko artillero, corazón de acero de mi Paraguay” . Cultura, educación, política, historia y economía 30 años (después) de la caída de la dictadura stronista

Economía, mujeres y post stronismo

Economics, women and post Stronism
Verónica Serafini Geoghegan

Resumos

Paraguay muestra avances sociales importantes, aunque lentos, desde la caída de la dictadura stronista. Las mujeres han mejorado sus condiciones de vida, si se consideran los indicadores de salud y educación. Los logros en materia económica han sido menores, lo cual es consistente con un modelo económico que sigue estando centrado en la agroexportación de productos de bajo valor agregado, con poco impacto en el volumen y calidad del empleo y en la recaudación de tributos necesarios para implementar políticas económicas que contribuyan con la autonomía económica de las mujeres.

Topo da página

Texto integral

Introducción

1A casi 30 años de la caída de la dictadura, este artículo trata de proponer algunas hipótesis sobre los principales cambios ocurridos en la autonomía económica de las mujeres y las desigualdades de género a partir de una descripción de variables demográficas, sociales y económicas y de las implicancias de los avances institucionales.

  • 1 Khan, SafdarUllah. What determines women's autonomy : theory and evidence?. Doctoral thesis. Bond U (...)
  • 2 Batthyány Dighiero, Karina y Montaño, Sonia (coord.). Construyendo autonomía. Compromisos e indicad (...)

2En este trabajo, se entiende por autonomía económica a la capacidad de las personas para acceder a bienes y servicios necesarios para satisfacer sus necesidades y aspiraciones de manera independiente1y2.

  • 3 Torrents, Alejandra. Feminización de la pobreza rural. Un análisis del impacto del Programa Tekopor (...)
  • 4 CEPAL. Los bonos en la mira: aporte y carga para las mujeres. Santiago de Chile. 2012.
  • 5 Rodríguez Enríquez, Corina. Programas de transferencias condicionadas de ingreso e igualdad de géne (...)
  • 6 Pazos Morán, María (dir.) y Rodríguez, Maribel (coord.). Fiscalidad y equidad de género. Documento (...)

3El debate en este ámbito es amplio, no solo en términos conceptuales, sino también de sus determinantes. En general, se asume que en edades adultas esta capacidad está dada por los ingresos laborales, ya que los ingresos derivados de programas sociales, como las transferencias monetarias no presentan suficiente evidencia acerca de su potencialidad para generar autonomía económica y que ésta a su vez contribuya a su empoderamiento o emancipación. Al contrario, el diseño de los programas de transferencias refuerzan el rol cuidador, limitando el acceso de las mujeres al mercado laboral, mientras que los recursos que entrega son mínimos y buscan dirigirse a la satisfacción de necesidades de la niñez y adolescencia3 45y 6.

4En el caso de las mujeres mayores, los ingresos recibidos del sistema de protección social podrían tener mayor impacto en la satisfacción de sus necesidades y aspiraciones, ya que no están condicionadas a compromisos en virtud a su pertenencia a una familia.

5En economías urbanizadas y mercantilizadas, el acceso al trabajo remunerado es la principal vía de obtención de un ingreso. A esto se agrega la alta valoración que asume el trabajo como forma de reproducción social, material y simbólica de la sociedad.

6La disponibilidad de activos constituye otro de medios, sobre todo en economías como la paraguaya en la que una importante proporción de la población trabaja por cuenta propia o en la agricultura familiar frente a un menor peso relativo del trabajo en relación de dependencia. En esos casos, la tenencia de tierra, la infraestructura productiva y la inclusión financiera constituyen factores de producción sin los cuales la agricultura familiar o las MiPyMES no podrían generar empleos en cantidad y calidad al ritmo de las necesidades del crecimiento poblacional y de sus aspiraciones.

7Finalmente, no se puede dejar de considerar el tiempo como un recurso imprescindible para el logro de la autonomía de las mujeres y, en particular, de la autonomía económica. El tiempo, debe analizarse tanto en lo que concierne a la valoración del destinado al trabajo no remunerado dentro (trabajo familiar no remunerado) y fuera (trabajo doméstico y de cuidado) de la frontera productiva como a la capacidad de negociación en la asignación y distribución del mismo al interior de la familia.

8Los datos han permitido analizar con mayor profundidad el tiempo de trabajo – cantidad y valoración – dentro de la frontera productiva gracias a la existencia de diferentes tipos de encuestas en los países – de hogares, laborales, de ingreso/gasto –. En los últimos años, las encuestas de uso del tiempo han permitido cuantificar y estudiar el tiempo de trabajo doméstico y de cuidado no remunerado.

9Para la elaboración de este trabajo se utilizaron numerosas fuentes de información debido a la falta de datos que permitan construir series de tiempo comparables desde el inicio de la transición democrática. Uno de los logros más importantes de la transición fue haber instalado instrumentos de relevamiento de información que permanecieron en el tiempo, quebrando el oscurantismo en el conocimiento de la realidad, que también era un ocultamiento de ésta.

  • 7 Dirección Nacional de Estadísticas, Encuestas y Censos, DGEEC. Censo Nacional de Población 1992. As (...)
  • 8 DGEEC. Censo Nacional de Población 2002. Asunción, DGEEC.2002.
  • 9 DGEEC. Censo Nacional de Población y Viviendas, 2012. Paraguay. Agosto, 2014.

10Por esa razón se utilizan los censos de población y vivienda (19927, 20028 y 20129), las encuestas anuales de hogares cuya comparabilidad empieza con la EPH de 1994 y las variables macroeconómicas que en ese caso están disponibles desde antes de la caída de la dictadura, aunque no siempre comparables ni con la misma periodicidad.

11El documento se divide en cuatro partes. El primer apartado se destina a describir el desempeño económico de los últimos años de la dictadura y las casi tres décadas siguientes transcurridas, durante la prolongada transición post stronista, para entender mejor la situación económica de las mujeres y sus brechas; mientras que la segunda parte pone en perspectiva los cambios sociales y demográficos que influyen, junto con el contexto económico, en las mayores o menores oportunidades económicas de las mujeres.

12El tercer apartado expone la evolución de los indicadores que permiten analizar los avances y las limitaciones económicas que enfrentan las mujeres en Paraguay y las desigualdades que persisten con los hombres y entre diferentes grupos de mujeres. Finalmente, se presentan algunas conclusiones y desafíos.

El modelo económico stronista

13Paraguay inició en febrero de 1989 una nueva era en su historia contemporánea luego de 35 años de dictadura ininterrumpida. Como se verá, el cambio político no fue acompañado por un cambio económico de la misma relevancia.

14Los últimos años antes de la caída de la dictadura se caracterizaron por un crecimiento del PIB fluctuante y apenas superior a la tasa de crecimiento de la población. A la inestabilidad económica se sumó la presión inflacionaria y una deuda externa que obligó a varios gobiernos de la transición democrática a implementar restricciones fiscales para cumplir con los acreedores. La economía se sustentó en la producción y exportación de pocos rubros exportables y estuvo marcada por una fuerte informalidad laboral y el contrabando.

15Estas mismas características persisten en las décadas siguientes e inclusive el modelo se profundiza. Los servicios gubernamentales muestran un paulatino incremento dando cuenta del mayor peso del Estado.

  • 10 Soto, Clyde, González, Myrian y Dobrée, Patricio, La migración femenina paraguaya en las cadenas gl (...)

16La reducción de los efectos expansivos de la construcción de la represa de Itaipú, junto con la baja generación de empleo en el sector rural, impulsaron procesos migratorios internos y hacia el exterior que prosiguieron luego de la caída de la dictadura. Las mujeres estuvieron particularmente afectadas, ya que debieron salir a buscar mejores oportunidades fuera de su entorno de vida, migrando tanto dentro del país como hacia el exterior o permaneciendo en el campo en situación de desventaja10.

17Con una población mayoritariamente rural hasta 1992, olvidada en algunos casos y reprimida en otros, las oportunidades económicas fueron limitadas. Sin industrias ni gran actividad comercial, el sector urbano tampoco ofrecía mayores oportunidades para la población en edad de trabajar.

18El acceso al empleo público era parte de la estrecha relación gobierno-Partido Colorado, con lo cual incorporarse a las filas del servicio civil requería contactos personales e incluso afiliación al partido señalado.

19A la incapacidad del crecimiento económico para generar los empleos e ingresos necesarios a la población en edad de trabajar, se agregan muy contadas o casi inexistentes políticas públicas tendientes a mejorar el bienestar. La escasa prioridad otorgada a la política social se refleja en las bajas recaudaciones tributarias y la inequidad de la estructura de los impuestos. Así lo señalaba Fletschner al estudiar la estructura tributaria de la época:

  • 11 Fletschner, Carlos. Cien capítulos de economía paraguaya. Biblioteca de Estudios Paraguayos. Vol. 5 (...)

“el impacto social de estos impuestos indirectos es considerablemente negativo, ya que por lo regular gravan artículos de consumo y a menudo los de consumo popular, siendo los estratos de menores ingresos los que cargan con una proporción desmesuradamente grande de los tributos”.11

  • 12 De Iturbe, Clara. Construir la Equidad Tributaria en el Paraguay. CADEP-Paraguay Debate. 2017, p. 4 (...)

20Los bajos niveles de recaudación impositiva, a pesar de contar con tasas impositivas relativamente altas, se debían fundamentalmente a la evasión, tolerada como el “precio de la paz” derivado de pactos políticos y económicos para mantenerse en el poder.12 Esto derivó en una alta dependencia del endeudamiento externo.

  • 13 Ídem.
  • 14 Birch, Melissa; Quintana Nicolás; Arce, Lucas. “Financiamiento externo, institucionalidad autoritar (...)

21Clara de Iturbe13, citando a Birch, Quintana y Arce14, señala que:

“gran parte de las inversiones públicas en infraestructura tuvieron financiamiento externo, ya sea en la forma de créditos o de cooperación internacional y los contratos generalmente se canalizaban hacia empresas de construcción afines al gobierno [...] La deuda externa creció de $ 23 millones en 1960 a $ 115 millones en 1973”.

22El siguiente cuadro da cuenta, en términos comparativos, del bajo nivel de inversión social en Paraguay con respecto a los países vecinos al iniciar la transición democrática. En 1990, los países vecinos invertían unas 20 veces más. En salud y protección social, Paraguay invertía US$ 17 dólares anuales por persona, lo cual implica menos de US$ 2 dólares al mes.

Cuadro 1 – Gasto social anual de Paraguay, Argentina, Brasil y Uruguay por habitante en 1990

23En dólares a precios constantes de 2005

Paraguay

Argentina

Brasil

Uruguay

Total

38

632

706

648

Educación

17

120

159

100

Salud

3

143

144

112

Protección social

14

313

360

424

Vivienda y otros

4

56

42

13

  • 15 Serafini Geoghegan, Verónica. “A 25 años de la dictadura stronista: Avances importantes, pero lento (...)

Fuente: Serafini Geoghegan, Verónica15

  • 16 Tauli-Corpuz, Victoria. Informe de la Relatora Especial sobre los derechos de los pueblos indígenas (...)
  • 17 Riquelme, Quintín. Los sin tierra en Paraguay. Buenos Aires: Consejo Latinoamericano de Ciencias So (...)

24La posibilidad de expandir la frontera agrícola sobre las áreas boscosas empezó a agotarse, por lo que en los años de transición este avance se centró sobre tierras campesinas e indígenas profundizando los conflictos por la tierra.16y17

Algunos cambios demográficos, sociales y económicos impactaron particularmente en las mujeres (1989-2017)

25Los cambios demográficos – urbanización, reducción de la fecundidad y de la mortalidad, jefatura de hogar femenina –, y sociales – educación, reducción de pobreza de ingreso y de las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) –, contribuyeron a mejorar las condiciones de vida de la población, incluyendo a las mujeres.

26En muchos casos, estos cambios removieron barreras que limitaban la ampliación de capacidades y oportunidades de las mujeres. Los factores que impulsaron las transformaciones son de distinto tipo y actuaron de manera conjunta generando efectos multiplicadores favorables.

27Las mejoras en las condiciones de vida y los avances logrados en educación, salud, alimentación, infraestructura sanitaria, entre otros aspectos, se manifiestan en la reducción de las tasas de fecundidad y mortalidad y el aumento de la expectativa de vida de las personas.

  • 18 Llano, Mirian, Cambios en el nivel y estructura de la fecundidad en el Paraguay. Período 1970 – 201 (...)
  • 19 CEPEP, Encuesta Nacional de Demografía y Salud Sexual y Reproductiva 2008: Informe final. Asunción. (...)

28Desde 1990, al iniciarse la transición democrática, la tasa global de fecundidad se redujo de la mano con los cambios culturales, del aumento del nivel educativo y del acceso a métodos anticonceptivos modernos.18y19 El número promedio de hijos pasó de 4,6 a 2,5 a nivel nacional.

Cuadro 2 – Evolución de la tasa global de fecundidad por área de residencia

Años

Total

Urbana

Rural

1990

4,6

3,5

6,1

2000

3,5

2,7

4,7

2010

2,7

2,3

3,5

2016

2,5

2,2

3,2

  • 20 Llano, Mirian. Op. Cit., 2016.
  • 21 MSPBS, DGEEC, UNICEF. Encuesta de indicadores múltiples por conglomerados. MICS. Paraguay, 2016.

Fuente: Llano, Mirian20
MSPBS, DGEEC, UNICEF21

29Al disminuir el número promedio de hijos más rápido que el aumento del envejecimiento se redujo el número de dependientes y, con ello, el peso de la carga de trabajo de cuidado y doméstico, asumido en gran parte por las mujeres, lo que facilitó la mayor oferta de trabajo femenina.

30La estructura demográfica del país por área de residencia da cuenta de importantes cambios. De ser un país eminentemente rural hasta el censo de 1982, los censos posteriores y las encuestas de hogares van mostrando un aumento relativo de la población urbana que en 2017 ascendió a 61,5 %.

Cuadro 3 – Evolución de la población por área de residencia

Años

Total

Urbana

Rural

1992

100,0

50,3

49,7

2002

100,0

56,7

43,3

2012

100,0

59,2

40,8

2017

100,0

61,5

38,5

  • 22 Serafini G. Verónica. Mujer paraguaya. Tendencias recientes, Fernando de la Mora: DGEEC, 2005.
  • 23 DGEEC. Indicadores de empleo. Tríptico. Fernando de la Mora, 2018.

Fuente: Serafini, V.22
DGEEC23

31La jefatura de hogar femenina aumentó sin pausas. El Censo de población y viviendas de 1992 señala que alrededor de 1 de cada 5 hogares tenía como jefa a una mujer, mientras que la Encuesta de hogares 2017 muestra que esta proporción pasa a 1 de cada 3 hogares. En este caso, el indicador es jefatura autoreportada, es decir, el dato se refiere a los hogares en los que al hacerse la pregunta de quién es el/la jefe/a la respuesta se refirió a una mujer.

Cuadro 4 – Evolución de la jefatura de hogar por área de residencia y sexo

Años

Total

Urbana

Rural

Total

Hombres

Mujeres

Total

Hombres

Mujeres

Total

Hombres

Mujeres

1992

100,0

79,2

22,1

100,0

75,1

24,9

100,0

83,7

16,3

2002

100,0

74,1

25,9

100,0

70,4

29,6

100,0

83,7

16,3

2012

100,0

63,6

36,4

100,0

60,1

39,8

100,0

68,6

31,4

2017

100,0

66,9

33,1

100,0

63,8

36,2

100,0

71,9

28,1

  • 24 DGEEC, op. cit., 1992.
  • 25 DGEEC, op. cit., 2002.
  • 26 DGEEC, op. cit., 2014.
  • 27 DGEEC. Principales Resultados Encuesta Permanente de Hogares (EPH) 2017. Disponible en: https://www (...)

Fuente: elaboración propia con base en censos 199224, 200225, 201226 y encuestas de hogares (EPH, 2017)27

32Uno de los determinantes más importantes del comportamiento laboral de las personas es el nivel educativo. La educación ha sido el único ámbito social que fue objeto de una reforma posterior a la caída de la dictadura y se benefició con una parte importante del aumento de los recursos destinados a la inversión social. El principal resultado ha sido el aumento de la cobertura en el nivel de educación escolar básica y la reducción de las brechas territoriales y de género. Quedan pendientes la cobertura en el nivel medio y la calidad para garantizar a la población las credenciales educativas básicas.

33Así, el nivel de analfabetismo se redujo del 9,7 % en 1992 al 5,8 % en 2017. La brecha entre las áreas rurales y urbanas se redujo de 9 a 6 puntos porcentuales, mientras que entre hombres y mujeres de 5 a 2 puntos en el mismo periodo de análisis.

34Los años promedio de estudio de la población de 10 años o más pasaron de 6,3 a 8,7 entre 1995 y 2017. Como en el caso anterior, las diferencias por área se redujeron y en el caso de la brecha entre hombres y mujeres se cerró. No obstante estos avances, se puede ver que el país no ha logrado aún que la mayor parte de su población logre acumular la cantidad de años de estudio equivalente a la educación escolar básica. Este hecho obstaculiza el acceso a empleos de mayor calidad y la reducción de la pobreza y desigualdad económica.

35Un indicador importante de pobreza estructural, que además incorpora la multidimensionalidad de este problema, son las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI). Al inicio de la transición democrática, el 76,9 % de los hogares tenía al menos una NBI, porcentaje que disminuye a poco más de la mitad en una década, para posteriormente estancarse, fundamentalmente debido al nulo avance de la NBI relacionada con la capacidad de subsistencia, dado que las otras NBI han continuado sus mejoras.

36Las NBI que más afectan a los hogares paraguayos son las relativas a la calidad de la vivienda y la infraestructura sanitaria. En ambos casos se observan mejoras importantes entre 1992 y 2012, al igual que en Acceso a educación.

37Es sumamente relevante el hecho de que la NBI relativa a Capacidad de subsistencia se mantuvo casi inalterable desde 1992, revelando la gravedad del problema económico para los hogares paraguayos.

Cuadro 5 – Evolución de los hogares con NBI por área de residencia y tipo de NBI

Al menos 1 NBI

Calidad de la vivienda

Infraestructura sanitaria

Acceso a educación

Capacidad de subsistencia

Total

Urbana

Rural

Total

Urbana

Rural

Total

Urbana

Rural

Total

Urbana

Rural

Total

Urbana

Rural

1992

76,9

60,3

95,0

35,3

23,0

48,8

68,3

47,3

91,4

31,1

19,8

43,4

15,0

11,0

19,4

2002

59,0

44,6

79,7

22,6

15,8

32,4

40,7

23,6

65,2

20,3

14,4

28,6

14,2

11,6

17,9

2012

60,3

31,3

60,7

12,6

9,2

17,8

20,8

11,7

34,6

15,7

10,3

23,9

14,9

11,0

20,8

  • 28 Serafini, V. y Zavattiero, C. Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI): una aproximación a la pobrez (...)

Fuente: Serafini, V. y Zavattiero, C.28

38Desde el año 2006, la pobreza disminuyó sostenidamente con un solo año en retroceso en 2016. La desigualdad ha tenido una evolución más lenta y volátil. En los últimos 4 años, por el efecto conjunto de la ralentización del crecimiento económico y las deficiencias de las políticas públicas implementadas, la reducción de la pobreza se estancó y la desigualdad muestra una tendencia al aumento.

Cuadro 6 – Evolución de la pobreza y desigualdad

Año

Pobreza total

Índice de Gini

1997/98

40,6

0,542

1999

44,7

0,544

2000-01

45,1

0,548

2002

57,7

0,573

2003

51,4

0,551

2004

48,8

0,524

2005

44,9

0,515

2006

49,9

0,531

2007

45,3

0,530

2008

43,2

0,506

2009

41,6

0,508

2010

39,0

0,493

2011

37,0

0,511

2012

31,4

0,524

2013

28,0

0,477

2014

27,2

0,478

2015

26,6

0,478

2016

28,9

0,482

2017

26,4

0,488

  • 29 DGEEC. Principales resultados de pobreza y distribución de ingresos. Tríptico. Fernando de la Mora, (...)
  • 30 DGEEC. Desigualdad de ingresos. Tríptico. Fernando de la Mora, (2018c).

Fuente: DGEEC29 y DGEEC30

39Entre 2000 y 2015 se han visto resultados positivos en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Sin embargo, el ritmo de avance ha sido muy lento por lo que el país no cumplió con todas las metas comprometidas al año 2015. De 18 metas, se cumplieron 7.

40Este magro resultado es, en parte, debido a la tardía implementación de políticas públicas. La evolución de la mayoría de los indicadores sociales muestra comportamientos fluctuantes durante los primeros 3 quinquenios de la transición; recién a partir del nuevo milenio, en concordancia con un mayor rol del Estado, se empezaron a observar mejoras sostenidas en el tiempo y con pocos retrocesos. Probablemente, si este mismo esfuerzo realizado en el periodo 2000-2015 se hubiese empezado con la transición democrática, se hubieran visto mejores resultados.

Cuadro 7 – Cumplimiento de las metas de los ODM

Indicadores

Cumplimiento

Proporción de la población con ingresos inferiores a USD 1,25

SI

Porcentaje de la población que vive en la pobreza extrema

SI

Porcentaje registrado de niños menores de 5 años con bajo peso

NO

Porcentaje registrado de niños menores de 5 años con desnutrición crónica

NO

Porcentaje registrado de mujeres embarazadas desnutridas

NO

Tasa neta de asistencia ajustada. Educación primaria.

NO

Tasa de supervivencia al 6to. Grado

NO

Tasa de alfabetización de la población de 15 a 24 años

NO

Índice de paridad de género en la tasa bruta de asistencia a la enseñanza primaria y secundaria

SI

Relación de tasas de alfabetización entre mujeres y hombres de 15 a 24 años

SI

Tasa de mortalidad registrada de niños menores de 5 años

NO

Tasa de mortalidad infantil registrada

NO

Proporción de niños de 1 año vacunados

NO

Razón de mortalidad materna registrada

NO

Porcentaje registrado de parto institucional

NO

Porcentaje de población con acceso a fuentes de agua mejoradas

SI

Porcentaje de población con acceso a red de agua

SI

Porcentaje de población con acceso a saneamiento mejorado

SI

  • 31 Gabinete Social. Objetivos de Desarrollo del Milenio. Segundo informe del gobierno de Paraguay. Asu (...)

Fuente: Gabinete Social31

Mejoró la institucionalidad económica de género

41La caída de la dictadura significó importantes cambios en las reglas que rigen la acción pública, así como en el aparato estatal. En los siguientes años se aprobó una nueva Constitución y a partir de allí se inició una reforma del marco legal vigente, se agregaron leyes y se diseñaron una serie de instrumentos para cumplir con los objetivos del Estado social de derecho asumido por el país constitucionalmente.

42La Constitución de 1992 (CN) constituye un avance para la igualdad entre hombres y mujeres, ya que establece el principio de igualdad y de no discriminación por sexo. En 1995 se aprobó un nuevo Código Laboral (Ley Nº 496/95), en el que se consagra el principio de igualdad y la prohibición de discriminación por sexo (igual pago por igual trabajo), la protección a la mujer embarazada y en periodo de lactancia, la sanción y protección contra el acoso sexual. Esta norma otorga algunos beneficios al trabajo doméstico pero mantiene varias disposiciones discriminatorias. Parte de las mismas fueron levantadas con la Ley del trabajo doméstico N° 5.407/15, persistiendo desigualdades en las remuneraciones y en el tiempo de descanso.

43En 1998 entra en vigencia el nuevo Código Penal (Ley Nº 1.160/97), que impulsa una mayor responsabilidad paterna, ya que incluye la pena de cárcel a quienes que no cumplan con las obligaciones relativas a la prestación de alimentos.

44La protección al trabajo infantil fue garantizada a través de la ratificación de varios convenios de la OIT: en 2001 el Convenio Nº 182 sobre las Peores Formas de Trabajo Infantil (Ley Nº 1657/01) y en 2003 el Convenio Nº 138 sobre la edad mínima de admisión al empleo (Ley Nº 2.332/03). Esta normativa tiene particular importancia para las mujeres, ya que el “criadazgo” es una práctica todavía vigente con múltiples consecuencias negativas para las niñas y adolescentes.

45En 2002 se aprueba el Estatuto Agrario (Ley Nº 1.863/02), que en su artículo 2 promueve el acceso de la mujer a la propiedad de la tierra y su arraigo a través de la titulación de sus tierras y del acceso al crédito y al apoyo técnico. Esta misma ley pone a las mujeres jefas de hogar en primer lugar en el orden de preferencia para la adjudicación de tierras sometidas a reforma agraria. En 2015 se promulgó la Ley Nro. 5.446/15 de políticas públicas para promover y garantizar los derechos económicos, sociales, políticos y culturales de las mujeres rurales.

46En el año 2012 se promulgó la Ley Nº 4.457 para promover a las MIPYMES. Dada la gran cantidad de mujeres que trabajan por cuenta propia y en pequeños emprendimientos, esta norma tiene la potencialidad de mejorar las condiciones de trabajo y las oportunidades de generación de ingreso para muchas de ellas.

47En 2013 fue promulgada la Ley Nº 4.951 “de inserción al empleo juvenil” con el objetivo de fomentar la capacitación e impulsar mayores oportunidades laborales para jóvenes de 18 a 29 años, y particularmente para personas con discapacidades, mujeres y para quienes se encuentran en situación de pobreza. Esta normativa fue criticada por varios sectores por considerar que viola artículos constitucionales que protegen el empleo.

48En el año 2015 se aprobó e inició su vigencia la Ley N° 5.508 de “Promoción, protección de la maternidad y apoyo a la lactancia materna” que entre otras cosas amplía los permisos por maternidad con el pago de un subsidio equivalente al 100 % del salario e incorpora por primera vez dos semanas de permiso por paternidad y obliga a habilitar salas de lactancia en instituciones públicas y privadas donde trabajen más de 30 mujeres.

49La seguridad social muestra avances ya que con la aprobación de varias leyes se permitió la incorporación de colectivos importantes por el volumen de trabajadores y un régimen especial para las MPYMES. Desde 2008 se pueden incorporar amas de casa, instituciones públicas como el Ministerio Público, docentes privados, empleadores/as, trabajadores/as independientes – artistas, trabajo doméstico, profesionales, campesinos/as –. En muchas de estas ocupaciones, las mujeres tienen una alta participación relativa con respecto a los hombres.

50Sin embargo, en la mayoría de los regímenes vigentes, el aporte es realizado por el empleador y por el trabajador. Cuando el trabajo es independiente el financiamiento recae en su totalidad en el/la trabajador/a, lo que en la práctica termina excluyendo a este sector perdiendo eficacia la norma debido a que la mayoría de la población potencial tiene ingresos bajos e inestables.

51En el ámbito del aparato estatal, el país avanzó con la creación de la Secretaría de la Mujer (1992), que recientemente fue elevado al rango de Ministerio (2012). Varias instituciones del Estado incluyeron en los últimos años instancias específicas destinadas a impulsar la inclusión y la calidad laboral de las mujeres, su autonomía económica y la reducción de las brechas con respecto a los hombres.

52Una gran cantidad de políticas y planes nacionales y sectoriales con lineamientos específicos dirigidos a las mujeres se diseñaron e implementaron desde los 90s, entre ellos tres planes nacionales de Igualdad de Oportunidades para las Mujeres (PNIO) 1997-2001, 2003-2007 y 2008-2017.

53Estos pasos legales, organizacionales y programáticos no se concretaron en medidas específicas con objetivos, metas y presupuestos explícitos dirigidos a reducir brechas y aumentar las oportunidades económicas de las mujeres, lo cual disminuyó la potencialidad de su impacto.

54En general, los indicadores que reflejan aumentos en la autonomía económica de las mujeres están relacionados con avances en las políticas sociales como el mayor nivel educativo, la reducción de la fecundidad o el aumento de las oportunidades laborales en los servicios públicos de salud y educación.

55La evolución de los indicadores económicos que se presenta en los siguientes apartados permite construir algunas hipótesis relativas al rol de las políticas públicas implementadas, así como los desafíos que enfrenta la institucionalidad – normas, organizaciones, políticas –.

Cambios positivos, pero desafíos pendientes

56Como se pudo ver en los apartados anteriores, si bien la inversión social aumentó de manera importante posterior a la caída de la dictadura, se mantuvo baja en comparación con el promedio latinoamericano y muy lejos de la de los países de la región con mayores niveles de bienestar.

57A pesar de la baja prioridad de la inversión social, las condiciones sociales presentaron avances. Las mejoras en la salud, en la vivienda, en el acceso a agua en red, en educación y la reducción de la fecundidad crearon un contexto más apropiado para el ingreso de las mujeres al mundo laboral.

58El aumento del rol del Estado en los servicios sociales aumentó la demanda de trabajo en áreas que, aunque feminizadas, impulsaron un aumento de la ocupación femenina. La docencia, la prestación de salud y la administración pública general abrieron oportunidades a las mujeres, especialmente a las que lograron mayor nivel educativo. El proceso de urbanización creó puestos de trabajo en el sector terciario que fueron aprovechados por las mujeres.

59Los censos de población y viviendas muestran la duplicación de la oferta de trabajo femenina, pasando de 25,8 % al 53,8 % entre 1992 y 2012. Este incremento fue particularmente importante en el área rural. Las encuestas de hogares disponibles desde 1997/98 muestran el aumento fue importante hasta 2004, año en que se estabiliza la tasa de ocupación en alrededor del 50 %.

Cuadro 8 – Evolución de la tasa de actividad económica por área de residencia y sexo

Años

Total

Urbana

Rural

Total

Hombres

Mujeres

Total

Hombres

Mujeres

Total

Hombres

Mujeres

1992

51,0

78,4

25,8

53,9

74,4

35,5

47,8

82,5

8,9

2002

54,2

73,4

35,0

58,1

72,4

45,0

48,7

74,6

18,8

2012

64,3

74,7

53,8

63,8

73,0

55,1

65,1

77,1

51,6

2017

63,1

75,2

51,0

63,9

74,1

54,1

61,7

77,1

45,1

  • 32 Serafini Geoghegan, Verónica, Op.Cit. 2005.
  • 33 DGEEC. Indicadores de empleo. Tríptico. Fernando de la Mora. 2013.
  • 34 DGEEC. Indicadores de empleo. Tríptico. Fernando de la Mora. 2018.

Fuente: Serafini G. Verónica32 para 1992 y 2002 con base en Censos de población y vivienda.
DGEEC
33 y DGEEC34, para 2012 y 2017.

60La brecha con los hombres se redujo sustancialmente en esta variable debido a que la tasa de actividad masculina en el sector urbano se mantuvo durante el periodo, pero se redujo en el sector rural.

  • 35 Egas, María Isabel. “Participación laboral de la mujer en Paraguay”. En Serafini, Verónica y Egas, (...)

61Las mujeres campesinas, en general, tienen menores oportunidades de trabajo remunerado tanto desde la oferta como desde la demanda, que las mujeres que viven en áreas urbanas. A lo largo de los años, el mayor desempleo de las mujeres con respecto a los hombres no ha cambiado y muestra un aumento en el caso de las mujeres jóvenes y en años de menor crecimiento económico.35

62La baja calidad de los empleos y la inactividad impactan negativamente en la autonomía económica de las mujeres. El 37,0 % de las mujeres mayores de 15 años no cuenta con ingresos, frente a solo el 19,6 % de los hombres. Casi la mitad de las mujeres se encuentra inactiva, frente a un cuarto de los hombres. La razón principal para los hombres es el estudio; sin embargo para las mujeres este motivo tiene menor peso, teniendo una alta relevancia las “labores del hogar” y los “motivos familiares”. Esta situación da cuenta del impacto que podría estar teniendo la asignación de los roles de género en la exclusión del mercado laboral y, por consiguiente, en la autonomía económica de las mujeres.

63El trabajo por cuenta propia es la categoría ocupacional que mayor participación relativa de las mujeres presenta, y le sigue en importancia el trabajo doméstico. Para los hombres, en cambio, el trabajo en el sector privado es el más importante y le sigue el trabajo por cuenta propia.

64Las mujeres buscan conciliar sus múltiples jornadas – laboral, cuidado de la familia, trabajo doméstico en sus hogares, de ahí el importante peso relativo del trabajo por cuenta propia. Sin embargo, esta decisión trae aparejada precariedad laboral, ya que la posibilidad de entrar y salir del mercado y la flexibilidad de horario traen consigo inestabilidad en los ingresos, falta de seguridad social e imposibilidad de construir capital social.

65La tercera ocupación más importante para las mujeres en términos relativos es el empleo en el sector público. El peso del trabajo en el sector público se relaciona con la ampliación de la cobertura de las políticas de salud y educación, lo que creó puestos de trabajo como personal de salud y docentes. Estas dos áreas de trabajo se vinculan de manera directa con los roles de cuidado asignados tradicionalmente a las mujeres. Si bien las antes nombradas constituyen ocupaciones que podrían considerarse extensiones de sus funciones en la esfera privada y que reproducen una representación social estereotipada de las mujeres, el trabajo en el sector público presenta mayor protección que otras ocupaciones, porque cuenta con acceso a algún programa de jubilación y disfruta ventajas derivadas del carácter colectivo de su forma de organizarse, como la posibilidad de la sindicalización o de la participación en otras instituciones como cooperativas, asociaciones, entre otros.

66Desde la primera encuesta disponible posterior a la caída de la dictadura (EPH 1995), se observa una reducción de la proporción de trabajadoras por cuenta propia y, en contrapartida, un aumento del trabajo asalariado. Esta evolución, más rápida en las mujeres que en los hombres, hizo que entre 1995 y 2017 disminuyeran algunas brechas ocupacionales. La misma proporción de hombres y mujeres trabajan por cuenta propia –alrededor de un tercio-.

67No obstante el aumento del trabajo asalariado femenino, ellas sigue sobrerepresentadas como trabajadoras familiares no remuneradas y en el empleo doméstico, categorías ocupacionales altamente precarizadas. En el primer caso trabajan sin ingresos laborales y en el segundo el marco legal mantiene condiciones discriminatorias. Ellas están subrepresentadas como empleadoras.

  • 36 Ídem
  • 37 Ídem
  • 38 Garay, Pedro V.; Liliana Castilleja y Diego J. Lovera. Diagnóstico de crecimiento de Paraguay. Wash (...)

68Al analizar la evolución por sectores, se observan cambios muy importantes. Se reduce el peso del trabajo agropecuario y aumenta en servicios. Es interesante señalar que el peso del sector industrial en el empleo se reduce en concordancia con la reducción del peso de la producción industrial en el Producto Interno Bruto y de las exportaciones de manufacturas intensivas en trabajo.36 Egas37; Garay, Castilleja y Lovera38 encuentran además que la mayor caída del empleo industrial se produce en el sector de alta tecnología.

  • 39 Campos, Celsy. Situación de las mujeres rurales. Fernando de la Mora: FAO. 2008.
  • 40 Duré, Elizabeth; Ortega, Jaquelina; Palau, Marielle. Mujeres campesinas. Actoras de la producción y (...)
  • 41 Serafini Geoghegan, Verónica. Pobreza, oportunidades económicas desiguales y género. Hipótesis para (...)

69La reducción del peso del trabajo en el sector agropecuario se produce a la par de un escaso esfuerzo de la política sectorial por apoyar a las mujeres. Los registros administrativos y los datos de las encuestas señalan la baja cobertura de créditos, asistencia técnica y de insumos por parte de las políticas estatales a las mujeres, a pesar de que el marco normativo, los objetivos de los programas y de los organismos del Estado explicita el enfoque de género y a las mujeres como titulares de derechos Campos39; Duré, Ortega y Palau40; Serafini.41

70La información disponible de los censos agropecuarios nacionales de 1991 y2008 (MAG, 1991 y 2008) muestra un aumento de las fincas agrícolas encabezados por mujeres y de fincas tituladas a su nombre. Hay que recordar que el marco jurídico establece claramente la prioridad del otorgamiento de títulos a las mujeres. En 2008, el 22 % de las explotaciones agrícolas se encontraba encabezado por una mujer, frente al 9 % en 1991. Las fincas encabezadas por mujeres tienden a ser de menor tamaño, aumentando la proporción de mujeres jefas (26 %) en las fincas pequeñas (hasta 5 has) que tienen como jefa a una mujer; en las fincas de mayor tamaño (más de 50 has) esta proporción se reduce al 15 %.

71Si bien hay un aumento en las tierras tituladas a nombre de una mujer, la menor cobertura de servicios agropecuarios limita su capacidad productiva. Las fincas con jefatura femenina producen entre 40 % y el 90 % menos que las fincas donde la jefatura es ejercida por un hombre, según la Encuesta de Ingreso Gasto 2011/12.

72Los problemas de la inserción en el mercado laboral de las mujeres se traducen en menores ingresos laborales, lo que afecta a su autonomía económica. El ingreso de las mujeres es persistentemente menor que el de los hombres, tanto el ingreso total como el ingreso por hora. La brecha no se ha reducido en el periodo dando cuenta de la dificultad que presentan las mujeres a pesar del aumento de su nivel educativo y de los procesos sociales modernizadores reflejados en la mayor urbanización y la reducción de las tasas de fecundidad.

73La mayor precariedad e informalidad laboral hace que las mujeres mayores cuenten con menor cobertura de jubilaciones. Esta situación viene cambiando paulatinamente con su incorporación al sector público en la docencia, los servicios de salud y la gestión administrativa, ámbitos que cuentan con mecanismos contributivos de jubilación. La cobertura relativamente baja del pilar contributivo de la protección social impulsó la implementación de un pilar no contributivo en el que las mujeres no muestran brechas. No obstante, este pilar entrega una transferencia muy por debajo de las necesidades de las personas mayores, por lo que si bien resulta una medida necesaria, es insuficiente.

74El acceso a la seguridad social muestra un aumento en el periodo; no obstante se mantiene en niveles relativamente bajos. Menos de un tercio de la población ocupada se encuentra incorporada en alguno de los mecanismos de aseguramiento a la salud o de jubilación.

  • 42 Egas, María Isabel, op. cit. 2018.
  • 43 Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD); ONU Mujeres. Empleo, Género y Desarrollo (...)
  • 44 Gabinete Social. Objetivos de Desarrollo del Milenio. Segundo informe de gobierno. Asunción. 2015.
  • 45 Sistema de Naciones Unidas. Objetivos de Desarrollo del Milenio. Asunción, 2005.

75El nivel educativo o la edad no cambian esta situación con respecto a los hombres. La desigualdad económica está asociada a las condiciones de trabajo, la discriminación y la segregación ocupacional de las mujeres, tal como ha sido observado en varios estudios42, PNUD y ONU Mujeres43; Gabinete Social44; Sistema de Naciones Unidas45.

76Sin embargo, cabe señalar que la inactividad, el trabajo familiar no remunerado, el trabajo por cuenta propia y el trabajo doméstico donde las mujeres están sobrerepresentadas, no cuentan con instrumentos de financiamiento que posibiliten el acceso de ellas, ya que la falta de ingresos o las menores remuneraciones impiden que ingresen de manera autónoma, ubicándolas en una situación de mayor inseguridad y dependencia. La ampliación del marco normativo al incorporar a este grupo de mujeres como titulares del derecho a la seguridad social ha sido importante, pero requiere el aporte estatal para efectivizar su ingreso

77La inactividad y las deficientes y desiguales condiciones laborales de las mujeres tienen como principal determinante la división sexual del trabajo que las posiciona en la sociedad como principales responsables de la reproducción social.

78Este rol limita sus oportunidades educativas y laborales ya que por un lado condiciona el tiempo de estudio, las carreras o disciplinas, las posibilidades de la formación permanente, entre otras decisiones necesarias para acceder a empleos de mejor calidad.

79Por otro lado, reduce las opciones de trabajo remunerado porque impide la oferta –mujeres inactivas- o exige la “conciliación” entre su rol proveedor y su rol como cuidadora haciendo que ellas deban dedicarse a trabajos de tiempo parcial, por cuenta propia, como trabajadoras familiares no remuneradas.

80Adicionalmente, los patrones culturales derivan a las mujeres hacia actividades feminizadas, algunas de las cuales son subvaloradas en el mercado, e incluso con discriminación legal como es el caso de las trabajadoras domésticas.

  • 46 DGEEC. Principales resultados de la Encuesta de Uso del Tiempo – EUT 2016. Fernando de la Mora. 201 (...)
  • 47 UNFPA. Paraguay joven. Informe de juventud. Asunción. Separata estadística con datos actualizados a (...)

81La reciente Encuesta de Uso del Tiempo46 da cuenta de la mayor carga horaria de las mujeres cuando se agregan las horas de trabajo remunerado y de trabajo no remunerado como el de cuidado y el doméstico. Un hecho interesante es la importante carga de trabajo no remunerado de las mujeres jóvenes que no estudian ni trabajan – las denominadas NINIs –. En Paraguay, del total de la población de 15 a 29 años que no estudia ni trabaja, el 80 % es mujer y trabajan en el hogar sin remuneración alrededor de 37 horas semanales frente a 10 horas dedicadas por los hombres. Las políticas públicas dirigidas a la juventud son escasas y para las NINIs no existen intervenciones específicas47.

82La situación laboral de las mujeres se traduce en mayores riesgos y vulnerabilidades económicas de los hogares que tienen jefatura femenina y que aumentaron a lo largo del periodo sin pausa.

  • 48 Serafini Geoghegan, op. cit.2015.

83Al analizar las condiciones de pobreza – a través de las NBI y del ingreso, se pueden observar algunas tendencias preocupantes. Las NBI son más elevadas cuando una mujer es la jefa de hogar – 47,4 % – que cuando lo es un hombre – 40,5 % –. La NBI de Capacidad de subsistencia afecta al 21,9 % de los hogares con jefatura femenina y a su vez ostenta la mayor brecha respecto de los hogares con jefatura masculina (10,9 %), lo cual no debería sorprender si se consideran las dificultades que tienen las mujeres para garantizar su autonomía económica. Las mujeres en general y las jefas en particular, presentan menores tasas de actividad económica y mayor desempleo48. Por otro lado, sus hogares son extendidos y complejos, lo que eventualmente podría significar un mayor número de dependientes.

84La segunda brecha de género se encuentra en la NBI de Acceso a la educación, que a su vez esta explicada por el peso relativo del analfabetismo. Esta brecha se fue cerrando en los últimos años con el mayor acceso de las mujeres a las distintas opciones de educación.

85La NBI en calidad de la vivienda tiene la menor brecha por sexo, esta situación podría estar mostrando que, a pesar, de las carencias económicas que enfrentan los hogares con jefatura femenina, estos hogares tendrían una alta propensión a la inversión en la vivienda.

86En la NBI de infraestructura sanitaria también se observan diferencias con respecto al sexo del jefe/a de hogar. Los hogares con jefatura femenina presentan una leve ventaja frente a los hogares a cargo de hombres, fortaleciendo la hipótesis anterior sobre los patrones diferenciados de consumo e inversión de los hogares atendiendo al sexo del jefe/a.

  • 49 Serafini Geoghegan,, Verónica..Crecimiento económico y conflicto redistributivo. Centro de Análisis (...)

87Las desigualdades por jefatura de hogar se profundizan en el área urbana y rural, particularmente en esta última. Igual que en el caso de la pobreza de ingreso,49 la pobreza estructural medida través de las NBI muestra que las mujeres campesinas son las más afectadas, situación que se refleja en brechas más amplias con respecto a los hogares con jefatura masculina.

Cuadro 9 – Hogares con Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) por área y tipo de jefatura de hogar, según tipo de NBI, 2012 (%)

Tipo de NBI

Total

Urbana

Rural

Total

Jefatura Masculina

Jefatura Femenina

Total

Jefatura Masculina

Jefatura Femenina

Total

Jefatura Masculina

Jefatura Femenina

Al menos una NBI

43,0

40,5

47,4

31,3

27,3

37,3

60,7

58,0

66,7

NBI en calidad de la vivienda

12,6

12,3

13,2

9,2

8,7

9,9

17,8

17,1

19,4

NBI en infra -estructura sanitaria

20,8

21,5

19,6

11,7

11,1

12,6

34,6

35,4

32,8

NBI en acceso a la educación

15,7

14,6

17,7

10,3

8,7

12,7

23,9

22,4

27,1

NBI en capacidad de subsistencia

14,9

10,9

21,9

11,0

7,4

16,5

20,8

15,6

32,2

  • 50 Serafini, V. y Zavattiero, C. op. cit., 2016, p.46.

Fuente: Serafini, V. y Zavattiero, C.50

88Tanto la pobreza medida en términos de ingresos como de Necesidades Básicas Insatisfechas han venido reduciéndose desde el fin de la dictadura. En el caso de la pobreza de ingreso es importante señalar que si bien no hay una tendencia definida, hay años en que disminuyó más la pobreza masculina que la femenina, sobre todo por la incidencia de los ingresos laborales, lo que podría significar que el crecimiento económico benefició más a los hombres que a las mujeres, cuando se encuentran por debajo de la línea.

89En el caso de las NBI, las mejoras no han tendido a reducir sustancialmente las brechas entre hombres y mujeres al analizar el último periodo intercensal (2002-2012). Es importante señalar que las NBI en Capacidad de subsistencia no presentan mejoras en el promedio general en una década, a diferencia de las otras tres.

Conclusiones

90La profundización de la democracia exige reducción de las desigualdades. Como se vio en los apartados anteriores, ni el crecimiento económico sostenido, ni las políticas públicas han logrado reducir las profundas brechas existentes entre hombres y mujeres en el ámbito económico.

91Las brechas de género están entrelazadas con las de edad y clase social. Como se pudo ver, cuando confluyen estas variables, las desigualdades se acumulan y evidencian brechas entre las propias mujeres. Ser mujer, joven, vivir en el área rural o nacer en un hogar pobre o de recursos escasos obstaculizan las oportunidades sociales y económicas y, con ello la construcción de una trayectoria hacia la autonomía económica.

92A pesar de las aspiraciones de las mujeres reflejadas en su mayor participación laboral y permanencia en el sistema educativo, además de obstaculizarse su propio desarrolla, el país pierde potencial para reducir la pobreza y mantener un ritmo adecuado de crecimiento en el largo plazo.

93La igualdad como pilar sustantivo de la democracia requiere políticas que incorporen este objetivo de manera explícita. Las mujeres lograron aumentar sus capacidades, pero estas no se tradujeron en oportunidades en la misma proporción.

94Desde la caída de Stroessner, Paraguay ha avanzado en la creación del marco legal, programático y organizacional adecuado para garantizar los derechos de la ciudadanía, especialmente de las mujeres. Sin embargo, no se han implementado a través de acciones concretas y con recursos suficientes.

95Por otro lado, uno de los principales determinantes de la desigualdad económica de género es la división sexual del trabajo, que se traduce en una asignación casi exclusiva en las mujeres de la responsabilidad de la reproducción social.

96La ausencia de políticas para redistribuir estas responsabilidades hacia los hombres y el aparato estatal obstaculizaron mayores logros económicos de las mujeres, la reducción de las brechas en el mercado laboral y un mayor aporte a la reducción de la pobreza y al crecimiento del producto.

97Las políticas sociales han tenido un efecto positivo en las mujeres. La reducción de la mortalidad materna y de la fecundidad, el aumento de las credenciales educativas y el mayor acceso a mecanismos de protección social han sido resultado de una mayor prioridad fiscal de la inversión social y de la incorporación del enfoque de género en las políticas.

98Este mismo esfuerzo no se realizó desde las políticas económicas que han sido menos permeables a la incorporación de instrumentos para reducir las desigualdades económicas, incluyendo las existentes entre hombres y mujeres.

99Una de las señales más relevantes en este ámbito es que Paraguay ha sido unos de los últimos países en contar con una institucionalidad laboral – Ministerio del Trabajo – acorde con la relevancia que tiene el trabajo como principal medio para la obtención de un ingreso en el país. No obstante, el país no cuenta aún con una política laboral y los programas dirigidos a la inclusión económica, en general, no consideran a las mujeres y las brechas de género como objetivos específicos.

100Esta combinación de un modelo de crecimiento con escasa capacidad de inclusión y políticas públicas ausentes en algunos ámbitos – cuidado, trabajo –, de baja cobertura en otros – agricultura, protección social –, y sin enfoque de igualdad de género ni instrumentos redistributivos, tuvo resultados exiguos frente a otros más notorios en el ámbito de la política social.

101En los últimos cuatro años, caracterizados por tasas de crecimiento relativamente altas, pero más bajas que las registradas en la década anterior, la reducción de la pobreza se estancó y se observa una tendencia hacia el aumento de la desigualdad. Este resultado exigirá al Estado respuestas de mayor impacto para garantizar no solo mayores oportunidades económicas para las mujeres, sino también la reducción de las brechas con respecto a los hombres y entre diferentes grupos – urbana/rurales, por niveles socioeconómicos, etnia, entre otros factores –.

Topo da página

Notas

1 Khan, SafdarUllah. What determines women's autonomy : theory and evidence?. Doctoral thesis. Bond University. 2014. https://pure.bond.edu.au/ws/portalfiles/portal/17613236/What_determines_women_s_autonomy.pdf. Recuperado en enero 2020.

2 Batthyány Dighiero, Karina y Montaño, Sonia (coord.). Construyendo autonomía. Compromisos e indicadores de género. Santiago de Chile: CEPAL, 2012

3 Torrents, Alejandra. Feminización de la pobreza rural. Un análisis del impacto del Programa Tekoporã en las relaciones de género. Asunción. CADEP. 2014.

4 CEPAL. Los bonos en la mira: aporte y carga para las mujeres. Santiago de Chile. 2012.

5 Rodríguez Enríquez, Corina. Programas de transferencias condicionadas de ingreso e igualdad de género ¿Por dónde anda América Latina?. Santiago de Chile. CEPAL. 2011.

6 Pazos Morán, María (dir.) y Rodríguez, Maribel (coord.). Fiscalidad y equidad de género. Documento de trabajo N° 43. Madrid. Fundación Carolina. 2010

7 Dirección Nacional de Estadísticas, Encuestas y Censos, DGEEC. Censo Nacional de Población 1992. Asunción, DGEEC.1992.

8 DGEEC. Censo Nacional de Población 2002. Asunción, DGEEC.2002.

9 DGEEC. Censo Nacional de Población y Viviendas, 2012. Paraguay. Agosto, 2014.

10 Soto, Clyde, González, Myrian y Dobrée, Patricio, La migración femenina paraguaya en las cadenas globales de cuidados en Argentina. Transferencia de cuidado y desigualdades de género. Santo Domingo: ONU Mujeres. 2012.

11 Fletschner, Carlos. Cien capítulos de economía paraguaya. Biblioteca de Estudios Paraguayos. Vol. 5. Asunción: Universidad Católica Nuestra Sra. de la Asunción, 1983, p. 47.

12 De Iturbe, Clara. Construir la Equidad Tributaria en el Paraguay. CADEP-Paraguay Debate. 2017, p. 4.

13 Ídem.

14 Birch, Melissa; Quintana Nicolás; Arce, Lucas. “Financiamiento externo, institucionalidad autoritaria y lento crecimiento. Los primeros años de gobierno de Alfredo Stroessner. 1954-1972”. En Masi, Fernando y Borda Dionisio (Ed.). Estado y Economía en Paraguay, 1870-2010. CADEP. Proyecto Bicentenario. Asunción, 2011, p. 202.

15 Serafini Geoghegan, Verónica. “A 25 años de la dictadura stronista: Avances importantes, pero lentos y dolorosos en la inclusión social”. En Paraguay Debate. Debate 1. Revista digital de políticas públicas. Asunción, 2014, p. 22-27.

16 Tauli-Corpuz, Victoria. Informe de la Relatora Especial sobre los derechos de los pueblos indígenas. Nueva York, 2015.

17 Riquelme, Quintín. Los sin tierra en Paraguay. Buenos Aires: Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), 2003.

18 Llano, Mirian, Cambios en el nivel y estructura de la fecundidad en el Paraguay. Período 1970 – 2010. Fernando de la Mora: DGEEC. 2016.

19 CEPEP, Encuesta Nacional de Demografía y Salud Sexual y Reproductiva 2008: Informe final. Asunción. 2009.

20 Llano, Mirian. Op. Cit., 2016.

21 MSPBS, DGEEC, UNICEF. Encuesta de indicadores múltiples por conglomerados. MICS. Paraguay, 2016.

22 Serafini G. Verónica. Mujer paraguaya. Tendencias recientes, Fernando de la Mora: DGEEC, 2005.

23 DGEEC. Indicadores de empleo. Tríptico. Fernando de la Mora, 2018.

24 DGEEC, op. cit., 1992.

25 DGEEC, op. cit., 2002.

26 DGEEC, op. cit., 2014.

27 DGEEC. Principales Resultados Encuesta Permanente de Hogares (EPH) 2017. Disponible en: https://www.dgeec.gov.py/Publicaciones/Biblioteca/Resultados%20EPH/PRINCIPALES%20RESULTADOS%20EPH%202017.pdf

28 Serafini, V. y Zavattiero, C. Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI): una aproximación a la pobreza estructural, 2012. Fernando de la Mora: DGEEC. 2016, p.43 y 46.

29 DGEEC. Principales resultados de pobreza y distribución de ingresos. Tríptico. Fernando de la Mora, (2018b).

30 DGEEC. Desigualdad de ingresos. Tríptico. Fernando de la Mora, (2018c).

31 Gabinete Social. Objetivos de Desarrollo del Milenio. Segundo informe del gobierno de Paraguay. Asunción, 2015. Disponible en: https://drive.google.com/file/d/0B4EFV9nQ1e3YVjJ1eTJaQU1hekU/view

32 Serafini Geoghegan, Verónica, Op.Cit. 2005.

33 DGEEC. Indicadores de empleo. Tríptico. Fernando de la Mora. 2013.

34 DGEEC. Indicadores de empleo. Tríptico. Fernando de la Mora. 2018.

35 Egas, María Isabel. “Participación laboral de la mujer en Paraguay”. En Serafini, Verónica y Egas, María Isabel. Empleo femenino en Paraguay. Tendencias y políticas públicas. Asunción: CADEP- CEDLAS-IDRC. 2018.

36 Ídem

37 Ídem

38 Garay, Pedro V.; Liliana Castilleja y Diego J. Lovera. Diagnóstico de crecimiento de Paraguay. Washington: BID. 2014.

39 Campos, Celsy. Situación de las mujeres rurales. Fernando de la Mora: FAO. 2008.

40 Duré, Elizabeth; Ortega, Jaquelina; Palau, Marielle. Mujeres campesinas. Actoras de la producción y de la soberanía alimentaria. Secretaría de la Mujer. Asunción: Ateneo Cultural Lidia Guanes y Editorial Servilibro. 2012.

41 Serafini Geoghegan, Verónica. Pobreza, oportunidades económicas desiguales y género. Hipótesis para la discusión. Asunción: PNUD-ONU Mujeres. 2015.

42 Egas, María Isabel, op. cit. 2018.

43 Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD); ONU Mujeres. Empleo, Género y Desarrollo Humano. Documento de Trabajo. Asunción. 2013.

44 Gabinete Social. Objetivos de Desarrollo del Milenio. Segundo informe de gobierno. Asunción. 2015.

45 Sistema de Naciones Unidas. Objetivos de Desarrollo del Milenio. Asunción, 2005.

46 DGEEC. Principales resultados de la Encuesta de Uso del Tiempo – EUT 2016. Fernando de la Mora. 2016.

47 UNFPA. Paraguay joven. Informe de juventud. Asunción. Separata estadística con datos actualizados al año 2015. Asunción. 2016

48 Serafini Geoghegan, op. cit.2015.

49 Serafini Geoghegan,, Verónica..Crecimiento económico y conflicto redistributivo. Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya, CADEP. 2018. ISBN: 978-99967-937-1-4

50 Serafini, V. y Zavattiero, C. op. cit., 2016, p.46.

Topo da página

Para citar este artigo

Referência eletrónica

Verónica Serafini Geoghegan, «Economía, mujeres y post stronismo»Nuevo Mundo Mundos Nuevos [Online], Debates, posto online no dia 24 fevereiro 2020, consultado o 12 abril 2021. URL: http://journals.openedition.org/nuevomundo/79590; DOI: https://doi.org/10.4000/nuevomundo.79590

Topo da página

Direitos de autor

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Topo da página
Pesquisar OpenEdition Search

Você sera redirecionado para OpenEdition Search