Navigation – Plan du site
Camillo Robertini

«Hemos sido férreos combatientes de la subversión». Historia oral de un sindicalista de la derecha peronista durante los años 70

«We, fierce combatants against subversion». An oral history of a right-wing Peronist trade unionist of the 1970s
[25/06/2020]

Résumés

La historia de la derecha peronista en los últimos años ha ido progresivamente cobrando protagonismo en los intereses de investigación y en la agenda de la Historia reciente de Argentina. El mundo del trabajo y la clase obrera han sido lugares privilegiados de formación de los cuadros y de las organizaciones adscribibles a este universo. Hasta el momento, sin embargo, la historia de la derecha sindical peronista no ha sido tomada debidamente en cuenta en los estudios dedicados a la conflictividad laboral en los años 70. Este texto propone un abordaje de la experiencia de vida y de la memoria de un obrero y sindicalista de la Unión Obrera Metalúrgica a través del uso de fuentes orales. Se reconstruye la biografía de un sindicalista “patotero” cuyo accionar violento y represivo marcó sus prácticas cotidianas. Se analiza su visión de las relaciones laborales, la justificación de las prácticas violentas y terroristas contra obreros/militantes de izquierda, así como la idea del sindicato como baluarte del anticomunismo en la fábrica. La biografía de este "patotero" constituye un caso paradigmático, ya que delinea el proceso de formación, crecimiento y madurez de un obrero que pasó por organizaciones peronistas y de extrema derecha como el Movimiento Nacionalista Tacuara, las Fuerzas Armadas Peronistas, para terminar como integrante de una patota sindical durante los años 70.

Haut de page

Notes de l’auteur

Una versión preliminar de este texto ha sido presentada como ponencia en el marco del III Coloquio sobre violencia política en el siglo XX, que se llevó a cabo en la Universidad Nacional de Rosario los días 24-27 marzo de 2019. El texto es parte de los resultados del proyecto de investigación post-doc Memoria, política y trabajo en una comunidad obrera bonaerense: los trabajadores de Fiat El Palomar 1969-1989 desarrollado entre 2018 y 2020 en el Instituto de Investigaciones Gino Germani de la Universidad de Buenos Aires y financiado por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas.

Texte intégral

Introducción

  • 1 French, John, "El auge de los estudios sobre el trabajo en Latinoamérica", Historia social, 2001, p (...)
  • 2 Lobato, Mirta Zaida, Juan Suriano, "Problemas e interrogantes de la historia de los trabajadores”, (...)
  • 3 El término «burocracia sindical», elaborado por la izquierda argentina durante la década del 70, de (...)
  • 4 Véase, entre otros, Pozzi, Pablo A., Oposición obrera a la dictadura, 1976-1982, Buenos Aires, Cont (...)

1Los estudios de historia del trabajo, tanto en la Argentina como en América Latina, se han caracterizado en las últimas décadas por un renovado interés y por un creciente número de investigaciones dedicadas a los años ’70.1 En la Argentina, la agenda de los estudios de trabajo se ha focalizado en el análisis de la conflictividad obrera, de la formación de la clase trabajadora, del alcance de la conciencia de clase y de la participación de las organizaciones de los trabajadores bajo los gobiernos peronistas.2 Sin embargo, esta literatura ha generado, con sus fundamentales aportes, un cono de sombras acerca de toda manifestación, evento u organización de los trabajadores que no encaja en la imagen de los obreros organizados en agrupaciones clasistas, resistentes al poder militar y enfrentados a la llamada “burocracia sindical”3 y a la patronal.4

  • 5 En este contexto se destacan los trabajos presentes en la revista «Archicos de Izquierda y del Movi (...)
  • 6 Santella, Agustín, Andújar Andrea, El Perón de la fábrica éramos nosotros: Las luchas metalúrgicas (...)
  • 7 Basualdo, V., Löbbe, H., Colombo G., Pérez Álvarez, G.,Varela, P., Raimundo, M., Scodeller, G. “Dos (...)

2La ausencia de estudios sistemáticos sobre colectivos obreros, sindicatos, comunidades de trabajadores alejadas de la izquierda o en algunos casos anticomunistas representa un vacío historiográfico, el cual se propone abordar con este ensayo.5 Analizando la literatura que se refiere a los años ’70, es posible apreciar cómo la dialéctica y los enfrentamientos entre agrupaciones clasistas y burocráticas han sido protagonistas de numerosos estudios.6 En cambio, es posible observar cómo la “burocracia sindical” aparece siempre en oposición a las “naturales” organizaciones de los trabajadores – es decir las de izquierda –, disputándole el control de la base obrera. Las organizaciones de la derecha sindical, más que ser un objeto digno de ser estudiado, a menudo aparecieron como un actor evocado y que, sin embargo, muy esporádicamente ha sido objeto de análisis que se desprendieran de la necesaria denuncia pública de sus practicas violentas y anti-obreras. Es así que, si por un lado, contamos con acotadas definiciones del concepto de burocracia sindical – que en años recientes ha sido al centro de largos debates acerca de la naturaleza de dichas formaciones –, por el otro, escasean o son casi completamente ausentes estudios de caso que iluminan experiencias locales, hechos específicos referidos a cómo la burocracia sindical funcionó materialmente, de qué forma actuó, qué relación estableció con los trabajadores y con las fuerzas represivas del Estado.7

  • 8 Ladeuix, Juan Iván. "La mazorca de Perón: prácticas ideológicas de la derecha peronista. Una aproxi (...)

3El objetivo de este texto consiste en avanzar en el conocimiento de la experiencia de aquellos trabajadores que formaron parte de organizaciones sindicales que gravitaban alrededor de la derecha peronista. Esta categoría, retomando el trabajo de Juan Ladeuix, define al peronismo de derecha como a un «conglomerado de agrupaciones y tendencias que, ya sea teniendo su origen en el propio movimiento peronista o fuera de él, construyeron a partir de su experiencia social una concepción de la ideología peronista rescatando, alimentando y potenciando los rasgos más autoritarios de la misma. [Según el autor el peronismo de derecha reuniría] por un lado los valores culturales que esgrimen las distintas agrupaciones los cuales se fundan en una concepción del peronismo ya sea como continuador del legado Rosista, como versión vernácula del Fascismo o como manifestación del nacionalismo sindicalista de corte falangista. Por otro lado, la experiencia social […] de la burguesía, mayoritariamente estudiantes y profesionales; y aquellos provenientes de fracciones de la clase trabajadora vinculados principalmente a las estructuras de la burocracia sindical».8

  • 9 El “vandorismo” fue una corriente del sindicalismo peronista ligada a la figura del dirigente Augus (...)
  • 10 Sobre la derecha peronista véase: Besoky, Juan Luis, La derecha peronista: Prácticas políticas y re (...)

4En este trabajo, nos referimos a la derecha sindical peronista y al vandorismo9 para definir aquellas organizaciones sindicales y aquellos hombres que se reconocieron en un rotundo rechazo hacia las prácticas revolucionarias llevadas adelante por el peronismo revolucionario y por la izquierda clasista y que hicieron de la violencia hacia los trabajadores y del accionar anticomunista dos elementos centrales dentro del plafón de sus prácticas cotidianas.10 A partir de la definición de un segmento del mundo del trabajo adherente a las derechas, nos proponemos brindar informaciones acerca de las prácticas culturales, la formación intelectual, la vida cotidiana y la memoria de un miembro de la derecha sindical peronista.

  • 11 Estas conclusiones son contenidas en: Robertini, Camillo, Quando la Fiat parlava argentino. Una fab (...)

5Por otra parte, se pretende analizar los límites y alcances de la acción anticomunista y represiva llevada a cabo por las fuerzas paraestatales en una fábrica del Gran Buenos Aires, observando cuál fue el aporte del sindicalismo de la Unión Obrera Metalúrgica al proceso represivo previo al golpe de Estado. Se plantea como hipótesis que el accionar represivo llevado a cabo por los miembros de la derecha sindical peronista se amparó, en primera medida, en la complicidad empresaria y militar que acompañó el proceso represivo antes y después del golpe, y que, en segunda medida, tal accionar encontró el respaldo de buena parte trabajadores de base, que se demostraron favorables a una “solución represiva” en contra de las agrupaciones clasistas y de izquierda.11

  • 12 Hacemos referencia al trabajo de Basualdo, Victoria. "The Argentine Dictatorship and Labor (1976–19 (...)

6Se plantea un interrogante clave para los estudios sobre la última dictadura cívico-militar, ya que no apareció claramente expresado en los trabajos sobre complicidades durante la última dictadura12: ¿Es posible hablar de complicidad de algunos sectores del mundo del trabajo hacia el proceso represivo llevado a cabo en contra de otro sector del movimiento obrero? Y, si es posible hablar de tal complicidad entre sectores sindicales y Fuerzas Armadas, ¿cómo se puede explicar tal convergencia? Se hace necesario reformular y matizar el concepto dualístico – y por ende poco explicativo – de resistencia o complicidad con la dictadura. Se demuestra que mientras la mayor parte del mundo del trabajo fue victima del proceso represivo, algunos sectores sindicales fueron cómplices del mismo.

  • 13 Lvovich, Daniel. "Vida cotidiana y dictadura militar en la Argentina: un balance historiográfico", (...)

7Coincido, en este sentido, con la crítica de Daniel Lvovich, quien, refiriéndose a lo cotidiano bajo dictadura, afirma la necesidad de «evitar el abuso imperialista de la pregunta por la resistencia o la complicidad [ya que] resulta imposible avanzar en este campo de la investigación histórica».13

  • 14 Por «patota sindical» se entiende a un grupo informal de trabajadores, sindicalistas y obreros rela (...)
  • 15 El análisis se basa en la metodología oral y en las historias de vida: Portelli, Alessandro, "What (...)
  • 16 Es un seudónimo.

8En las siguientes páginas me concentraré en analizar la historia de vida de un “patotero”14 sindical, observando la experiencia en la fábrica y la militancia en las organizaciones de la derecha sindical en su íntima vinculación con los años de la formación en una típica familia obrera y peronista de la década de 195015. La historia de Alexander Radic16 exhibe algunos de los rasgos “típicos” de un patotero sindical, resultado de una vida pasada militando en el campo del peronismo de base y luego en el de la derecha sindical.

  • 17 Padrón, Juan Manuel, ¡Ni yanquis, ni marxistas! Nacionalistas! Nacionalismo, militancia y violencia (...)
  • 18 Stavale, Mariela, "Del peronismo al alternativismo: Un recorrido a través de la evolución ideológic (...)

9Alexander fue tempranamente miembro del Movimiento Nacionalista Tacuara (MNT), organización de extrema derecha inspirada en el Estado nacionalsindicalista de Primo de Rivera y en la Falange Española.17 A sus 20 años, adhirió a las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP), organización armada del peronismo que en los 60 vio la convergencia de personalidades de variadas tendencias: del Movimiento Nacionalista Revolucionario Tacuara (MNRT) – escisión de izquierda del MNT – al marxista Palabra Obrera y a algunos curas del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo. Todas estas tendencias se reconocían en el peronismo y consideraban a Perón como el actor político que, a través de la liberación nacional, podría transformar a Argentina en un país justo, libre y económicamente soberano.18

  • 19 James, Daniel, Violencia, proscripción y autoritarismo 1955-1976, Nueva Historia Argentina, vol. 9, (...)

10En 1955, el segundo gobierno peronista fue derrocado por un golpe militar llevado a cabo por sectores conservadores de la sociedad argentina y la Iglesia Católica.19 A partir de la presidencia de facto del general Pedro Eugenio Aramburu, durante la cual tuvo lugar una persecución de los integrantes del anterior gobierno, de los militantes de base y de los simpatizantes del Partido Justicialista, comenzó la “desperonización” de la Argentina. Fue en aquel entonces que, mientras Perón se exilió en Madrid, se formaron núcleos resistentes que plantearon la necesidad de que el fundador del justicialismo regresara al país. En los primeros años de los casi 18 que duró el exilio (1955-73), distintas organizaciones formaron la llamada “resistencia peronista”: el conjunto de organizaciones que luchaban para afirmar la legitimidad del espacio político justicialista.

  • 20 Rot, Gabriel, "Un balance de los estudios sobre las Organizaciones Político-Militares argentinas", (...)
  • 21 James, Daniel, Resistencia e integración, Buenos Aires, Sudamericana, 1991.

11En aquel escenario, confuso y magmático, el peronismo se fue debatiendo entre distintas tendencias y se formaron numerosas organizaciones inspiradas en él.20 En este contexto de fuerte politización, grandes cantidades de jóvenes, entre los cuales se encontraba Alexander, se formaron políticamente.21

  • 22 Bozza, Juan Alberto Domingo, "El peronismo revolucionario. Itinerario y vertientes de la radicaliza (...)
  • 23 Eduardo Luis Duhalde, Correspondencia Perón-Cooke, Buenos Aires, Colihue, 2007.
  • 24 Ladeuix, Juan Iván, “Relatos sobre “Burócratas, Matones y Patotas”. Algunas reflexiones sobre la de (...)

12En la redefinición del peronismo jugaron un papel importante, por un lado, el viejo nacionalismo argentino que configuró una parte del espacio del peronismo de derecha y, por el otro – sobre todo a raíz de la revolución cubana (1959) – el análisis marxista que fue incorporado por la izquierda del movimiento como perspectiva de análisis.22 Una parte del movimiento peronista en los 60 y 70 se fue auto-definiendo como Tendencia Revolucionaria, una familia de organizaciones armadas en las cuales se encontraban las FAP, FAR y Montoneros.23 A su vez, el peronismo no-revolucionario fue denominado como “de derecha” por sus detractores, aunque nunca se reconoció a sí mismo como tal. Por el contrario, se identificó como el “verdadero” peronismo o el peronismo “ortodoxo”.24

  • 25 Bozza, Juan Alberto Domingo. "El peronismo revolucionario. Corrientes y experiencias de la radicali (...)

13La dialéctica interna del peronismo y la definición de una disputa entre ortodoxos y revolucionarios, no impidió los intercambios entre las distintas tendencias. Éstos fueron numerosos y permitieron una gran permeabilidad en los posicionamientos políticos e ideológicos. No asombra, pues, que personalidades de primera plana como José Baxter, quien se encontró entre los líderes del MNT y que luego fundaría el MNRT, en los 70 pasaran a organizaciones marxistas como el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), o peronistas revolucionarias como Montoneros. Fue así que organizaciones como las FAP dialogaron con movimientos clasistas y con organizaciones inspiradas en el cristianismo revolucionario.25

  • 26 Referido al contexto del Mayo Francés, Luisa Passerini, en su estudio sobre las trayectorias de mil (...)

14Los recorridos individuales – como el que estudiaremos a continuación – muchas veces siguieron estos caminos y tuvieron giros inesperados, determinando trayectorias de vida no necesariamente coherentes con un cuadro ideológico lineal.26

15Este trabajo se sitúa en ese contexto, entre la caída del segundo gobierno peronista y el último golpe cívico-militar (1955-76) y quiere ofrecer informaciones e interpretaciones acerca de la experiencia de un sindicalista de la UOM. Además, se analizarán los procesos que determinaron el establecimiento de un programa represivo en una industria automotriz del Gran Buenos Aires. Analizando la historia de vida de nuestro informante clave, la participación de la UOM en el proceso represivo previo al golpe de Estado cívico-militar aparece como una “lógica” consecuencia de una postura ideológica, partidaria y de acción que se fue elaborando entre los años de la Resistencia peronista y la vuelta de Perón a la Argentina. Asimismo, la historia de vida aquí analizada sirve para ilustrar una de las tantas trayectorias marcadas por la militancia en el peronismo ortodoxo y por las prácticas violentas propias de la burocracia sindical.

«Yo te hice investigar». El trabajo de campo y el acercamiento a la UOM

Yo te hice investigar […] el ‘Ruso’ te tiene un poco de desconfianza porqué no sabe de dónde venís, pero yo ya sé de donde venís… […] tengo un amigo, él me quiere mucho. ¿eh? De los servicios…
Robertini: ¡Pero él no me conoce!…
Sí que te conoce, son unos hijos de puta, tienen todos los documentos ellos… son terribles, jaja… vos siempre hacele caso a un viejo como yo… yo les tengo mucho respeto a todos y los servicios de inteligencia, son muy jodidos…
Entrevista a Pablo Álvaro, ex obrero de Fiat y patotero de la UOM, 1-6-2018, San Martín (prov. de Buenos Aires).

16He comenzado a investigar la historia de los ex trabajadores de la Fiat Argentina en el marco del doctorado en Historia que cursé en la Universidad de Firenze. Las primeras entrevistas que llevé a cabo se remontan al trabajo de campo realizado durante el año 2014 en el Gran Buenos Aires. En el marco de esa investigación, que continúa a través de una beca posdoctoral otorgada por el CONICET, estudio la experiencia cotidiana de los sectores obreros no politizados entre años ‘60 y ‘80.

  • 27 En mi trabajo, he confirmado las hipótesis acerca de la memoria de los trabajadores de Swift analiz (...)
  • 28 Sobre las movilizaciones obreras en Córdoba cfr: Gordillo, Mónica, Córdoba en los' 60: la experienc (...)

17Una de las ideas de las cual se desprendía mi proyecto de investigación era observar de qué manera los trabajadores de Fiat habían vivido y cómo recordaban los años de la última dictadura cívico-militar. De las entrevistas a los ex obreros, emergió que los relatos y la memoria de aquella época reflejaban, por un lado, el profundo miedo que instaló la dictadura y, por el otro, un proceso de normalización y banalización de la represión ilegal.27 Mediante la confrontación de estos relatos, se hizo evidente una sustancial ausencia de los niveles de conflictividad de la planta de Buenos Aires (El Palomar) respecto de los más conocidos acontecimientos del Cordobazo.28 Tal circunstancia generó nuevas preguntas: ¿Cuáles habían sido las causas del diferente nivel de conciencia de los trabajadores de la Fiat? ¿Por qué las formaciones clasistas que en Córdoba habían tomado el control del sindicato por establecimiento, no habían logrado lo mismo en Buenos Aires?

18Estas preguntas fueron objeto de numerosas discusiones de avances de investigación y artículos con compañeros del Instituto Gino Germani en distintas ocasiones. El progresivo acercamiento a los miembros de la UOM de Tres de Febrero ha contribuido a dar una primera respuesta a estos interrogantes cruciales para mi investigación. En el marco de otras estancias de investigación realizadas en la Argentina entre 2017 y 2018, además de entrevistar a ex trabajadores, he podido frecuentar sindicalistas de la UOM y ex delegados del establecimiento de El Palomar.

  • 29 Entrevista a Pablo Álvaro, ex obrero de Fiat y patotero de la UOM, 1-6-2018, San Martín (prov. de B (...)

19Uno de mis primeros contactos con ex miembros de agrupaciones de la derecha peronista se dio de casualidad. Al final de una entrevista con un ex obrero de Fiat, – el mismo, que durante las dos horas de conversación me había estudiado a fondo –, me dijo: «tenés que entrevistar al ‘Ruso’». Pablo Álvaro29, que había sido delegado de la UOM en la planta de El Palomar durante los ’70, sostuvo que no hubiese sido posible para mí escribir una historia de los trabajadores de la Fiat sin escuchar la historia de “El Ruso”.

20Pablo, que durante nuestra conversación no había ocultado su participación al accionar violento en contra de la izquierda en la fábrica, afirmó que tanto él como su compañero no tenían que dudar sobre mis intenciones ya que: «Yo te hice investigar […] el ‘Ruso’ te tiene un poco de desconfianza porqué no sabe de dónde venís, pero yo ya sé de donde venís… yo ya sé. Perdoname, pero escúchame: adentro de la fábrica había un tupamaro, qué sé yo quién sos vos… Mirá, yo tengo un amigo, él me quiere mucho, ¿eh?, de los servicios… hacele caso a un viejo como yo… yo le tengo mucho respeto a todos y los servicios de inteligencia son muy jodidos…»

21Es así como mi investigación se ha desarrollado entre las amenazas de supuestas averiguaciones de la SIDE (Secretaría de Inteligencia del Estado), el recuerdo de los años ‘70 y la percepción del riesgo que implica la elección de esta temática de estudio.

  • 30 Portelli, Alessandro, Historias orales: Narración, imaginación y diálogo, La Plata, UNLP, 2018.

22El trabajo de campo y la frecuentación de personalidades involucradas con la derecha sindical peronista ha representado, más allá de las amenazas y del clima de tensión que muy a menudo se ha hecho evidente, un problema ético. Volviendo a escuchar las grabaciones, he podido observar cómo, a raíz de revelaciones acerca del accionar violento de los testimonios, mis respuestas, miradas y actitudes parecieron respaldar y validar ese tipo de relatos. La práctica etnográfica, así como la historia oral, demandan al entrevistador establecer un vínculo empático con su entrevistado. La empatía que se genera resulta problemática ya que, si no se identifica y observa claramente, puede determinar la inconsciente y acrítica toma del punto de vista del entrevistado. Así, las opiniones y creencias del testimonio se transforman en la versión “real” de los hechos que se está intentando reconstruir. Según Alessandro Portelli, es el cruce de las subjetividades (la del entrevistado con la del entrevistador) el que hace posible “construir” la fuente oral. Esta es – entonces – una fuente dialógica, ya que no es un elemento pre-existente, ubicado en la cabeza del entrevistado – como un documento en un archivo – sino que es el resultado irrepetible de la performance, del encuentro.30 El aspecto ambiguo de esas fuentes se hace patente cuando se establecen vínculos de amistad o simpatía con personalidades involucradas con el proceso represivo de la década del ‘70. Esta ambigüedad resulta particularmente interesante, ya que pone de manifiesto las dificultades de investigar una “zona gris” en la cual es sumamente problemático establecer límites firmes entre “buenos” y “malos”, responsables, víctimas y victimarios.

«Un tercer mundo, alejado tanto la derecha como de la izquierda». Los primeros años entre Tacuara, las FAP y el vandorismo

23Por medio de Pablo Álvaro, entré en contacto con Alexander Radic. Las entrevistas a Alexander se han realizado en su casa, con la presencia ocasional de la esposa, Eva. La segunda entrevista se realizó en conjunto con Celina Albornoz. Los encuentros han sido marcados por un clima de supuesta cortesía, interrumpido de vez en cuando por silencios abrumadores.

24En el primer encuentro, antes de llegar a la casa de Alexander – ubicada a pocas cuadras de la ex fábrica de Fiat, en la localidad de Caseros – no imaginaba que iba a encontrarme con un escenario tan marcado por la experiencia de militancia en el peronismo y por el culto de la violencia. Antes de que pudiese extraer el grabador de su funda, Alexander quiso mostrarme tres cosas: la foto de Eva Perón que dominaba la mesa familiar, documentos y fotos referidos a la Fiat y los rastros de balas dejados en la fachada de la casa por un enfrentamiento armado acontecido en los ‘70. A partir de tres elementos simbólicos, la fe peronista, el culto por la empresa y el goce generado por participar en acciones violentas, se puede analizar la historia de vida de un patotero de la UOM.

  • 31 Véase la interpretación de las entrevistas contenida en: James, Daniel, Doña María: historia de vid (...)

25Como una clásica autobiografía, la historia de Alexander comienza por sus primeros años. En las autorepresentaciones de los entrevistados, la infancia y los primeros recuerdos suelen significarse como un momento fundacional. El relato acerca de los primeros años de vida representa – cuando la misma ha ya transcurrido en buena parte – la posibilidad de justificar a posteriori el rumbo que la misma tomó. Es así como hechos de la infancia asumen un valor simbólico fundamental a la hora de justificar y reordenar una existencia que, por su naturaleza, no ha sido necesariamente lineal o coherente.31 Esta constatación se hace patente al escuchar las primeras palabras de Alexander, así como la atención por algunos detalles que se manifiestan en su autorepresentación:

Mi papá era croata, que se comió la guerra del 1914. Cuando tenía 17 años vino acá a la Argentina, no sabía leer ni escribir, mi papá, entonces se casaron, mi mamá tenía 26 años, mi papá 36, mi papá vino acá de Pola y se fue a San Antonio de Areco a trabajar.

Bueno, mi mamá trabajaba en lo que era Marulanda, una fábrica textil. Y lo hace entrar a mi papá. Trabajaban 1000 personas […] a la noche era cuando se armaban todos los líos. A la noche los 200 que trabajaban eran los más reos, ¿viste? Y bueno, mi papá y mi mamá, re-contra peronistas. Era la época, la mejor época que vivió la República Argentina. […] Siempre con el peronismo. Y yo te podés imaginar que, desde chiquito, por acá, y por acá, Perón, Evita, Perón, Evita, Perón, Evita.

Pará, después viene el tema de que le hacen la revolución a Perón. El 16 de septiembre de 1955, a los dos días, a los dos días de la revolución se hace una reunión en mi casa, esos recuerdos vagos que tiene uno, yo me acuerdo… […] Entonces, dos días después de la revolución [Libertadora] en casa aparecen 8, 10 personas. […] Ahí hablando todos, y yo iba y venía, escuchaba. Uno dice: “con la bicicleta les voy a avisar a todos los muchachos”. Al otro mes era el 17 de octubre, y estas personas estaban organizando lo que iba a ser el 17 de octubre, la toma de la fábrica, “no dejar entrar a trabajar a nadie y hacer los piquetes”, [si te] agarraban los piquetes, el que quería entrar a trabajar no entraba, se iba desnudo a la casa, a las mujeres le cortaban el cabello. Era terrible. Entonces yo ahí voy hilvanando cómo van sucediendo las cosas políticamente y después con el tiempo me di cuenta, [que eran] los soldados de Perón, que eran como células barriales.

  • 32 Entrevista a Alexander Radic, Sindicalista del SITRAFIC-UOM y patotero sindical, Caseros (Tres de F (...)

Bueno, y yo creo que eso era la llama que se me prende a mí, [y] empezaron a apretar a los obreros. Había paros. Entonces yo, 11 años, 12, ¿cuál era mi tarea? [Mamá] me decía: “andá hasta la fábrica a ver si a papá lo meten preso”, [yo observaba y] llegaba a mi casa: “mamá, tenemos que ir a buscar a papá a la comisaría”. Ese era mi trabajo y eso fue prendiendo.32

  • 33 Observando los rasgos de esta historia, el grupo familiar encaja con el análisis de Gino Germani, c (...)

26Los tumultuosos acontecimientos que llevaron al derrocamiento de Perón marcan las primeras palabras y recuerdos de Alexander. Desde el comienzo, se va dibujando el clásico cuadro de una familia migrante que, encuadrada en las organizaciones peronistas, vive como un trauma la caída del líder. La familia, recién migrada a Capital Federal, se identifica desde principio con las políticas del peronismo y con sus organizaciones políticas y sindicales. La ayuda otorgada por la Fundación Eva Perón con el fin de construir una vivienda en el conurbano y los derechos adquiridos durante las primeras presidencias de Perón, transforman a la familia Radic en una convencida célula del peronismo obrero.33

27La imagen del «peronista de toda la vida», del «devoto seguidor del caudillo» emerge con toda claridad desde los primeros minutos de la entrevista. El sentimiento de haber participado en la causa peronista, con tan solo 12 años, representa el inicio ideal de una regular trayectoria política en el justicialismo.

28Pocos años después, la muerte prematura del padre y las dificultades económicas llevan el joven Alexander a buscar trabajo como matricero. En un taller metalúrgico de José Ingenieros, durante un lento aprendizaje del oficio, empieza a escuchar palabras nuevas, a soñar con una patria sin capitalistas, judíos o bancarios.

  • 34 Entrevista a Alexander Radic, Sindicalista del SITRAFIC-UOM y patotero sindical, Caseros (Tres de F (...)

Alexander: Había la ley que no se podía usar ni el escudito, no podías nombrar a Perón, no podías decir General, no podías decir, no podías decir, justicialismo, peronismo, no podías decir nada, y la policía entraba a tu casa y te veía la foto e ibas preso. Era terrible la dictadura. Bue. Entonces, 16 años e ingreso a un Grupo Nacionalista Tacuara.
Robertini: Ah…
Eva: jajaja…
Alexander:
Que se la sigla era – vos mira cómo son las cosas que decían que Perón estaba en contra de los curas, en contra de estos, en contra de aquellos – Dios, Patria y Hogar, la sigla de Tacuara.
En José Ingenieros nos reuníamos [con] un cura, Ezcurra Uriburu y antes de empezar las reuniones rezábamos el padre nuestro. Entonces ¿qué pasa conmigo? ¿Qué me hacen a mí un día? Me dicen: “escúchame Alexander, tenemos una reunión” ¿En dónde?, “Acá nomas quince, veinte cuadras y necesitamos que alguien cuide la calle, ¿Vos te animás?”, “Sí”. Yo ya tenía un saco, me había comprado a propósito un saco para ponerme el escudo peronista […] y estaba esperando que me pare un policía, viste cómo es, me agarraba a las trompadas si me llegaba a parar el policía, y me dice “¿pero vos tenés fierro?”, “no”. Me traen un revólver, […] yo me quedo en la esquina ¿viste? Yo tenía que cuidar, a ver qué pasaba. Me probaron a ver si yo me la aguantaba, estuve tres horas ahí, siento el olor a asado, ¿qué pasó? Estos guachos se fueron a comer un asado. Y a mí me probaron, no… Lo hicieron a propósito a ver si yo realmente…34

  • 35 D. Lvovich, El nacionalismo de derecha, desde sus orígenes a Tacuara, Buenos Aires, Capital Intelec (...)

29La experiencia en Tacuara es breve (tres años) pero significativa. La militancia en la agrupación que se inspira en el Estado nacional-sindicalista de matriz falangista y las prácticas violentas allí aprendidas se transforman en un “patrimonio” que acompañará el joven metalúrgico en su trayectoria posterior.35 Los enfrentamientos con otros grupos, la participación en el boicot de los supermercados de Rockefeller en Buenos Aires y los primeros piquetes en la fábrica, marcan los violentos inicios de Alexander. De Tacuara, el joven metalúrgico pasa a las Fuerzas Armadas Peronistas. Es ahí que desempeña la actividad gremial, formando parte de grupos rompehuelgas.

  • 36 Entrevista a Alexander Radic, Sindicalista del SITRAFIC-UOM y patotero sindical, Caseros (Tres de F (...)

Alexander: Entré en las FAP, ahí era más pesado… Había dirigencia política gremial, que eran todos adictos al peronismo, pero no, eran todos trabajadores, eran todos laburantes. Y se hicieron un montón de cosas, como había un paro y tiraban los miguelitos, todas cosas así. Te mandaban a una fábrica, de piquete, había que parar la cosa.
Robertini: O sea que vos ahí fuiste aprendiendo un poco cómo funciona la organización, la militancia.
Alexander: La militancia y después los libros, ¿viste? Los libros es una cosa esencial. Y yo por ejemplo tengo libros ahí de 1933, de 1933, José Luis Torres, Jauretche, Fermín Chávez. [Yo leía a] José Luis Torres, yo tengo un libro que es de 1933, pero si vos lo leés, vos lo leés y decís “es Perón, es Perón éste”. Scalabrini Ortiz, que era socialista. Perón decía que nosotros teníamos que disponer de nuestro tiempo para hablar de un tercer mundo, alejado tanto de una política de derecha como de la izquierda.36

  • 37 La evolución de las FAP y de su rama sindical, el Peronismo de Base (PE), se caracterizó por una di (...)
  • 38 Sobre el vandorismo: Senén González, Santiago y Fabián Bosoer, Saludos a Vandor: vida, muerte y ley (...)

30El paso por las FAP representa para Radic un momento de estudio y de actividad en el ámbito gremial.37 Los piquetes y los enfrentamientos en la fábrica se transformarán en dos elementos clave en la biografía del obrero metalúrgico. Sin embargo, se aleja tempranamente de las FAP, para vincularse a personajes centrales del vandorismo y de la jerarquía eclesiástica. Gracias a la recomendación de un cura, don Perón – según los mismos entrevistados lejano pariente de Juan Domingo –, Alexander ingresa como operario a la fábrica de la Fiat de El Palomar en 196638.

  • 39 Se trata de una estrategia que fue adoptada por Fiat a nivel mundial, cfr: Paride Rugafiori, “Il ma (...)
  • 40 Archivo de la DIPBA, Mesa B, “Fiat Caseros”, folio 27 año 1966.

31Ahí, según una estrategia antisindical que el grupo multinacional había experimentado tanto en Italia como en otros países, existía un sindicato por establecimiento.39 Al principio, el SITRAFIC (Sindicato de Trabajadores de Fiat Caseros) estaba integrado por delegados y trabajadores en su mayor parte vinculados a la Acción Católica Argentina. La presencia masiva de obreros católicos se insertaba en el proyecto anticomunista de la firma italiana. Las autoridades de la SIPBA confirmaban que por lo menos «el sesenta por ciento de los operarios pertenece a la Acción Católica y de existir algún elemento izquierdista no podría actuar ya que se vería impedido por los obreros de la tendencia citada»40.

32El ingreso en la nueva fábrica representa para el joven militante peronista un momento fundamental: el acceso a un trabajo estable y bien remunerado se traduce en una relación de fuerte gratitud hacia la empresa. Es así que el secretario general del SITRAFIC, Rogelio Ordoz, informante clave de las fuerzas represivas, vinculado a la UOM de Lorenzo Miguel, identifica Alexander como un “buen muchacho”.

33Entre la mitad de los años ‘60 y el principio de los ’70, Radic se vincula a la UOM; trabaja en la cooperativa y en el club recreativo “18 de octubre”. En ese entonces, se acerca a un grupo informal de rompehuelgas, que posteriormente conformará una patota sindical. La necesidad de proteger a la empresa Fiat del creciente accionar de las izquierdas y el acercamiento a un grupo de peronistas de derecha contribuye a la maduración de una postura activamente anticomunista, que lo verá involucrarse en acciones violentas con la finalidad de poner un freno al crecimiento de las izquierdas, tanto marxistas como peronistas, en la fábrica. Con este mismo objetivo, Giovanni Agnelli se puso de acuerdo con Perón, en una reunión en Roma, para que la UOM tomara el control de sus plantas.

  • 41 Entrevista a Alexander Radic, Sindicalista del SITRAFIC-UOM y patotero sindical, Caseros (Tres de F (...)

Empezamos a entrar gente de Vandor, un montón de gente y también entra gente de Avelino Fernández […] Mi delegado que es Ordoz me propone de entrar en el sindicato.
Robertini: Había mucho que hacer como sindicalista porque había que mejorar o…
Te podés imaginar que estamos hablando de una etapa del ‘66, estamos hablando plena dictadura, plena dictadura militar. Nosotros ya estábamos militando por el partido peronista. No nos dejaban hacer la misa de Evita, los curas no te querían hacer la misa de Evita. Bueno, ahí empezamos la “Azul y Blanca”. Se llamaba “Agrupación Azul y Blanca”.
Robertini: Ustedes marxistas no eran.
No. No. Pero a ver, yo soy marxista y él me invita a una agrupación peronista y yo me prendo y agarro la Doctrina y hablo como un peronista y me olvido que fui marxista, sos peronista. Es así […] tiene tantas faces el peronismo, tantas faces, tan abierto es, tan abierto que puede entrar cualquiera, el chorro, el asesino, entra cualquiera al peronismo, entra cualquiera, es así. El peronismo es así.
En la línea del 600 fui delegado. Yo lo rajé al viejo Morales. Le dije “vos te tenés que ir porque vos no hacés nada por la gente”. Tomaba mate todo el día, no laburaba. Yo le dije: “vos te tenés que ir, tenés que renunciar”. Me dice “¿vos quién sos?”, “nadie”, le digo, “pero vos no bancás nada por la gente”.41

  • 42 Véase: Blanco, Jessica, "La Juventud Obrera Católica y la política: entre la lealtad peronista y la (...)
  • 43 Sobre la exprencia del sindicalismo clasista en Córdoba, cfr: SCHMUCLER, Héctor, Mónica B. Gordillo (...)

34Con la expulsión de los últimos delegados católicos,42 el grupo de Alexander conquistó la hegemonía sobre la masa de los trabajadores. Sin embargo, en Córdoba los sindicatos por empresa, el SITRAC y el SITRAM, fueron ganados – a través de elecciones – por las agrupaciones clasistas.43 No obstante, en Buenos Aires, el núcleo integrado por Alexander era consciente de no poder permitir que lo mismo ocurriera en el establecimiento de El Palomar.

  • 44 Todos a la asamblea, Volante de Política Obrera, 1972.

35Si bien las izquierdas en Buenos Aires no habían logrado un protagonismo político comparable a aquel de Córdoba, habían progresivamente ganado espacios en el establecimiento de El Palomar. Un grupo de trabajadores se nucleó alrededor de la propuesta de Política Obrera, un formación marxista, y protagonizó dentro y fuera de la fábrica hechos que perturbaron el status quo. La aparición de volantes, pequeños sabotajes y amenazas a los sindicalistas del SITRAFIC constituyeron señales que tanto los sindicalistas como la empresa y los organismos represivos del Estado registraron con preocupación. Frente a la actitud moderada y filo-patronal del sindicato del cual era parte Alexander, las izquierdas utilizaron como argumento que, si bien los delegados del SITRAFIC se declaraban a favor de los trabajadores, eran en realidad «traidores, vendidos al Capital y verdugos de los trabajadores».44

  • 45 Panfleto de la Agrupación Metalúrgica Azul y Blanca, 1970. Los errores presentes en el texto aparec (...)

36Por su parte, el SITRAFIC en distintas ocasiones se había expresado por una mejora de las condiciones de vida de los trabajadores, sin que eso modificara una postura marcadamente nacionalista y anti-marxista. En un panfleto de la época, declaran: «Somos la historia, la Verdad y la Unica Realidad. Solo las grandes empresas trascienden en la historia del tiempo. Y son aquellas que impulsadas por el incesante trabajo, pleno de conciencia y sacrificio, se extienden a travez de los años y conforman una acción que consolida la Paz interior y Espiritural. Con este pensamiento encaró su vida la AGRUPACION METALURGICA PERONISTA AZUL Y BLANCA [y gracias a la] sabiduría Doctorinaria del General PERON nos impulsó a volcar todo nuestro esfuerzo en bien de la Felicidad de todos los Trabajadores».45

37Bajo la perspectiva de un enfrentamiento cada vez más profundo entre los gremialistas ortodoxos y las izquierdas, entre una “patria metalúrgica” y una “patria socialista”, se abrieron los años 70.

«Fue una guerra: me matas vos o te mato yo». El accionar represivo de la patota sindical entre el respaldo empresarial y la complicidad militar

38Hasta cierto punto la entrevista con Alexander y su esposa, Eva, había sido marcada por un clima de “normalidad” debido al tono relajado con el cual la pareja contaba su historia y por los modos marcadamente urbanos de los dos. El relato de la historia de vida de Alexander dibujaba el perfil “común y corriente” de una de las tantas familias obreras en la época de proscripción del peronismo. Sin embargo, en distintos momentos se hizo evidente el placer que le generaba hablar de enfrentamientos y acciones violentas. A raíz de una pregunta que él me dirigió, la aparente tranquilidad del encuentro fue subvertida.

  • 46 Entrevista a Alexander Radic, Sindicalista del SITRAFIC-UOM y patotero sindical, Caseros (Tres de F (...)

Alexander: Vos ahora me vas a preguntar: ¿pero vos tampoco estuviste en una guerra?
Robertini: Bueno, pero sos hijo.
Alexander:
No, yo estuve en una guerra.
Robertini: ¿En qué guerra?
Alexander:
Y… la guerra contra el Ejército Revolucionario del Pueblo, los Montoneros que se hicieron marxistas.
Robertini: ¿Pero vos lo vivís como una guerra a eso?
Alexander
: Fue una guerra, padre. Te mato yo o me matas vos. Fue una guerra. En ese sentido apoyo el pensamiento de los militares, lo que pasa es que los militares se equivocaron porque iban tres y en vez de matar al que estaba en la cosa mataban a los tres, ahí se equivocaron. Y en vez de agarrarlo ahora, a esta hora, a las 3 y 3 minutos, iban a las 2 de la mañana, iban a buscarlo a la casa. Cosa que yo nunca hice. Yo si me tenía que pelear, agarrar a piñas, tirar tiros, lo hacía a las 2 de la tarde y a las 5 de la mañana, a mí no me importaba. Y yo no gané todas las batallas. ¿Sabés cuántas veces vine marcado a mi casa? Me mataban a palos. Me mataban a palos.
Eva: ¿Quieren mate?46

  • 47 En este sentido una segunda entrevista que relacé junto a Celina Albornoz a Alexander ocultó su act (...)

39A partir de este momento, por más de una hora Alexander – con un ímpetu que traicionaba su aparente tranquilidad – relató su rol, su experiencia y responsabilidad en el proceso represivo hacia la izquierda que se libró en el establecimiento de Buenos Aires entre 1969 y 1976. Dos elementos me llamaron particularmente la atención: por un lado, el goce que le generaba poder hablar, de hombre a hombre,47 de los acontecimientos violentos que lo habían visto compartir el punto de vista militar respecto del accionar “antisubversivo” de la década del ’70. Por el otro, la asombrosa banalización y normalización de aquellos hechos entrecortados por la ronda del mate.

40En 1972, los obreros de El Palomar votan masivamente por pasar del sindicato por establecimiento (el SIRAFIC) a la UOM. Fiat se confirma como la única industria automotriz del país manejada por el sindicato metalúrgico y no por la combativa SMATA. En la fábrica, para proteger la propiedad privada y evitar el boicot de la izquierda, la UOM se organiza en patotas, lo cual genera que la violencia se transforme en un elemento cotidiano de la vida del establecimiento. Mientras tanto, se intensifica la distribución de panfletos de organizaciones como Montoneros, el Partido Comunista Revolucionario y Poder Obrero, aumentan los informes de inteligencia.

  • 48 Panfleto del Movimento Renovador FIAT, 1972, ADIPPBA.

41Las prácticas patoteras relatadas con detalle por Alexander constituyen el eje de las denuncias que las organizaciones de la izquierda realizan a través de la prensa. En un panfleto fechado 1972, encontrado en los vestuarios de la fábrica y prontamente entregado a los agentes de la SIPBA, se puede leer: «¡Basta de matones! […] ¡Basta de delegados policiales! Unidad por un sindicato al servicio de los obreros, no de la patronal fascista».48

42La imagen de los «delegados policiales» no se aleja mucho de lo que los mismos protagonistas me contaron. Pablo, el ex obrero que me había facilitado el contacto de Alexander y que también integraba la misma patota, había afirmado que el rol del sindicalismo no podía limitarse a defender al trabajador, sino que debía también disciplinarlo y hacerlo trabajar para que la empresa cumpliera sus metas productivas.

  • 49 Entrevista a Pablo Álvaro, ex obrero de Fiat y patotero de la UOM, 1-6-2018, San Martín (prov. de B (...)

Si nosotros veíamos que un obrero no cuidaba su ropa, le decíamos “vos te tenés que cambiar de ropa”. La gente tenía que estar como corresponde. Nosotros acompañábamos a los compañeros trabajadores, era toda una armonía. Pero claro, si uno no laburaba, no lo cubríamos… y la disciplina era parte de todo esto… y fuimos muy duros con el tema de la conducta […]. Al obrero había que educarlo… porque en un momento entraron maricones a trabajar en la empresa, y nosotros ¡los denunciamos!49

43El accionar del grupo paramilitar no se limitaba solamente a transformar delegados en “policías” de la línea de montaje, sino que también controlaba la moralidad, las costumbres y la sexualidad de los trabajadores.

44Si bien no contamos con información oficial (documentos, memorias de reuniones, etc.) a propósito de la composición de la patota, de todos los nombres de sus integrantes y de quienes la financiaban – ya que se trata de una formación informal y sustancialmente clandestina – a través del testimonio de Alexander es posible delinear un perfil que, grosso modo, corresponde a la manera en la cual funcionaba la organización. La patota estaba conformada por un número variable (de 3 a 10) de delegados fabriles afiliados al SITRAFIC o de dependientes de la UOM de la seccional de Tres de Febrero. Se trataba de personal no necesariamente calificado de la fábrica que, ante un objetivo concreto, se reunía y ejecutaba la acción establecida, para luego disolverse. Se trataba de un accionar “líquido”, parecido al llevado a cabo por los grupos paramilitares de la Triple A, gracias al cual podía realizar distintas acciones. Las principales incluían: irrupciones en actos de la izquierda en la fábrica, control sobre los trabajadores, destrucción de volantes de izquierda en la fábrica, disolución de reuniones espontáneas de los trabajadores, amenazas armadas contra miembros de corrientes sindicales opositoras, acciones violentas como atentados con armas de fuego, palizas y uso de la tortura. Desde el punto de vista de las dotaciones, a menudo las patotas contaban con pistolas y armas blancas y con autos particulares con los cuales se realizaban los desplazamientos y las acciones fuera de la fábrica.

  • 50 Contratado por la empresa después de años en varios lugares, informaba periódicamente sobre el acci (...)
  • 51 Producir información en relación al establecimiento Fiat, Archivo DIPPBA.

45En mayo de 1971, un agente de la SIPBA, oportunamente informado por el jefe de seguridad de la planta de Palomar – el ex mayor del Ejército Ricardo Ruíz50 – afirmaba que: “Integrantes de la “AGRUPACION PRIMERO DE MAYO” asisten a reuniones en José C. Paz, Morón, Villa Ressei [sic.], donde pasan películas de guerrilla subversiva, reparación [sic.] de explosivos, guerrilla urbana, acción sicológica y gremial […] el día 4-5-71 se efectuó una reunión en horas de noche [donde] se trató la posibilidad de atentados entre otros al Sr. Jefe de Personal de la empresa”.51

46Esta noticia no tardó mucho para llegar al oído de Alexander y para que se organizara con el fin de “enfrentar” la célula de izquierda que allí operaba. Frente a una pregunta directa acerca de la cadena de mando y el funcionamiento del aparato represivo sindical-empresarial, el ex obrero se mostró incómodo, y contestó sólo en parte la pregunta. En aquel momento, me pareció fundamental entender cómo se formaba una patota sindical y de qué forma interactuaba con la empresa y con las fuerzas de seguridad.

  • 52 Es un seudónimo.
  • 53 Entrevista a Alexander Radic, Sindicalista del SITRAFIC-UOM y patotero sindical, Caseros (Tres de F (...)

Robertini: sabemos que eran las empresas, Fiat, en general la que entregaba a los obreros…
No sé, mirá, a mí nunca la fábrica me dijo “éste”. A mí, que yo era el que estaba metido, que yo estaba metido en la lucha contra el ERP y Montoneros, a mí nunca la fábrica me dijo “éste”. Nunca.
Robertini: Nunca la fábrica te dijo de darle los nombres
Nunca, nunca, de nunca, de nunca.
Robertini: Bueno, pero era también evidente que…
Pero lo olíamos nosotros. Ahora ¿por qué? Yo te voy a confesar algo acá: Viene el negro Gerardo52 [del sindicato] y dice “che”, dice, “tengo un pibe… 'Peludo' le decía yo porque tenía el pelo por acá, tenía el pelo por acá y se hacía los claritos, era la… ¿viste? ¡¿Un hombre con claritos?! “Me comentan que se reúnen en José Carlos Paz”, dice, “una gente de izquierda.” Le digo “Anotámelo.” Ya sabían quién era yo, ¿viste? Yo estaba en todos los despelotes. Bueno, empezó a hablar, dice “sí, se juntan allá en José C. Paz, me invitaron a mí y hablan de repartir volantes, todo […] Y caminamos 40 cuadras en José C. Paz para llegar al lugar donde se reunían, caminamos 40 cuadras. Entonces, Camillo, sabíamos…Y entonces sabíamos cuando repartían los volantes, cuando hacían todo. Entonces los estábamos esperando en la puerta de la fábrica.
Robertini: Pero, ¿vos qué tenías?, ¿una patota, algo así?... [silencio]… Una cosa informal, digamos…
No, una cosa informal era. No, yo no tenía un regimiento de nada…Yo les avisaba a los muchachos nada más, les digo “che, muchachos, van a repartir los volantes hoy a las 3 de la mañana.”
Robertini: O sea que vos te infiltraste esta vez.
Sí, yo puse en riesgo la vida de mis hijos y de mi señora. [Ellos] tenían un armamento de la san ostia. Era una cosa de locos, era. Ellos metían bombas en cualquier lado, atacaban, mataban. La guerrilla del ERP fue una cosa de locos53.

  • 54 Entrevista a Carlos (1935), Vice director entre 1975 e ’80 del establecimiento de El Palomar, Bueno (...)

47Las dinámicas de la patota sindical son descriptas con fría lucidez por Alexander. El intento de subrayar la “espontaneidad” del grupo choca con la capacidad organizativa del mismo, que podía contar con las informaciones que llegaban directamente de la boca del jefe de seguridad de la empresa. Por un lado, el ex coronel Ruiz informaba con anticipación a Alexander y “los muchachos” acerca de los elementos de izquierda. Por el otro, como un ex gerente de la fábrica me confirmó durante una entrevista: «Fiat toleraba [las patotas], el sector Estampado estaba repleto de montoneros. Algunos tenían armas»54.

48A esa altura de la entrevista, Alexander había manifestado dos actitudes conflictivas entre sí: por una parte, la necesidad de cuidar su persona de posibles repercusiones asociadas a lo que estaba declarando frente a mi grabador; por otra parte, la picardía, el placer de mostrarse y la impunidad asociada a estas declaraciones. La anécdota acerca de la célula que se reunía en José C. Paz – interrumpida por mis preguntas – reflejaba rotundamente esa dualidad. A pesar de que no quería develar el funcionamiento del sistema represivo, el placer generado por el recuerdo de aquellos acontecimientos violentos – tan largamente cuidado en la privacidad de su casa – lo llevó a insistir con su narración.

  • 55 Entrevista a Alexander Radic, Sindicalista del SITRAFIC-UOM y patotero sindical, Caseros (Tres de F (...)

Al día siguiente repartieron los volantes de izquierda, y nosotros sabíamos ya quiénes eran, sabíamos. De estampado, pasaban por el baño de chapistería, tiraban los volantes, se iban al vestuario y agarraban más volantes. Posta, los seguimos y los agarramos con los volantes…
Robertini: ¿Y qué le hicieron?
¿Y qué hicimos? ¡Qué no le hicimos! Mirá, yo creo que si no lo matamos era porque Dios no quiso, porque éramos tres. Yo estaba cuidando la puerta del vestuario por si venía la vigilancia y escuchaba ¡Pum! ¡Pum! ¡Pum! Claro, viste, estaban todos los armarios del personal. Entraron otros dos [patoteros] y abrieron y les sacaron los volantes. Vengo corriendo yo […] y le meto una patada que lo revoleé y le digo: “Y ahora, la puta madre que te parió, andá a repartir volantes a tu casa, la concha de tu madre, hijo de puta.” Me pegó una piña Camillo, acá… [indica la boca] Me rompió de acá hasta acá,
Robertini: ¿Y a dónde fueron?
No, no fui a ningún lado, el sindicato tenía la cueva y estaba ahí en el sindicato, media hora me chorreó sangre. […] Si yo no me peleaba, me agarraba un ataque de nervios, aunque me mataran a palos, estaba lo más bien, no tenía nervios, no tenía nada. Me pegaron, me pegaron, qué le iba a hacer. Una vuelta estaban construyendo en frente de la fábrica la casa de la esquina y de una trompada me tiraron adentro de los cimientos, adentro de los cimientos estaba la pila de tierra ¿viste?
Robertini: ¿Pero quién te tiró allá?
Y uno de éstos de izquierda.
Robertini: ¿Pero cuánto duró eso?
Capaz que todos los días, cada tres días, era una guerra para nosotros.55

49Los acontecimientos relatados por Alexander devuelven una imagen de duros enfrentamientos en la fábrica. La radicalización de la disputa entre organizaciones de izquierda y de derecha se hace cada día más evidente.

  • 56 Larraquy, Marcelo, López Rega: el peronismo y la Triple A, Buenos Aires, Sudamericana, 2018. Véase (...)

50En 1973, luego del regreso de Perón a la Argentina y su triunfo en las elecciones presidenciales, en el seno del peronismo se exacerbó el conflicto. Durante los años previos, Perón había sido capaz de capitalizar las luchas que tanto los sectores revolucionarios como los ortodoxos libraron con el común fin de devolverle la primera magistratura del país. A raíz de la consolidación de su tercera presidencia, se dio una inédita lucha dentro del peronismo para determinar el rumbo del gobierno. Por un lado, el sector revolucionario había planteado que el regreso de Perón constituía la primera etapa para realizar el socialismo nacional y la liberación; por el otro, los sectores reaccionarios y conservadores, las empresas y la burguesía nacional, esperaban que el líder pusiera fin a la etapa de radicalización y violencia política que vivía el país. En ese escenario, la derecha peronista jugó un papel cada vez más activo, gracias al apoyo financiero y logístico que el ministro de Bienestar Social, José López Rega, le brindó con el fin de neutralizar el accionar de los miembros de las organizaciones revolucionarias.56

  • 57 Franco, Marina, Un enemigo para la nación, Buenos Aires, FCE, 2012.
  • 58 Besoky Juan Luis, “La revista El Caudillo de la Tercera Posición: órgano de expresión de la extrema (...)

51También la UOM de Lorenzo Miguel acompaña el proceso represivo en las fábricas bajo la consigna de “sanar” el movimiento obrero del “cáncer del comunismo”.57 Durante el tercer gobierno peronista, en la revista «El Caudillo» se sostendrá una línea firmemente reaccionaria y burocrática. Publicada inicialmente con el apoyo financiero del Ministerio de Bienestar Social de López Rega y en un segundo momento por la misma UOM de Lorenzo Miguel, es la trasposición en papel de la línea impulsada por la derecha sindical y por la Tiple A.58

  • 59 Véase: Garaño, Santiago, "El monte tucumano como “teatro de operaciones”: las puestas en escena del (...)

52En enero de 1976, pocos meses antes del último golpe de Estado, el secretario general de la UOM da una conferencia de prensa, luego publicada en distintos medios, en la cual apoya el accionar de las fuerzas armadas en el escenario de los enfrentamientos armados que se había producido en Tucumán, donde durante el Operativo Independencia el Ejército había experimentado las prácticas violentas y autoritarias que algunos meses más tarde se habrían extendido al resto del país.59

  • 60 Declaración de Lorenzo Miguel, en «Semana Política», 12-1-1976.

53Al respecto, Miguel sostiene que «como dirigente sindical amo y respeto a las Fuerzas Armadas y me siento partícipe de su accionar siempre respetuoso, como no podría ser de otra forma, de las instituciones del Estado, en la invicta acción en contra de la guerrilla».60

  • 61 Perón, Juan Domingo, Dijo Perón: La columna vertebral del Justicialismo es el movimiento obrero org (...)

54Escuchando las palabras de Alexander, mirando su cara y sus expresiones, se percibe el orgullo y la diversión que le provoca el recuerdo de aquellos hechos. La impunidad con la cual habla de estos temas manifiesta la sustancial legitimidad del violento accionar anticomunista. El origen de esta legitimidad se encuentra en el cruce entre los fundamentos de la teoría sindical elaborada por el proprio peronismo ortodoxo y los discursos y declaraciones públicas posteriores al homicidio del secretario de la CGT, Ignacio Rucci. En un discurso pronunciado por Perón en 1974 frente a los principales delegados de la CGT, este afirmaba que: «La clase trabajadora no se ha disgregado […] anarquizado. En la actualidad hay un amago de infiltración y de acción disolvente [que trabaja] dentro de las organizaciones sindicales, como caballos de Troya. […] Cuando esta gente actua [sic.] hay que aprovecharla para que [el sindicato] genere sus anticuerpos. [Hay] que resistir a la acción de cualquiera de esos microbios o gérmenes patógenos».61 Para el joven obrero metalúrgico, imaginarse como el cuerpo sano de la nación, enfrentado a una peligrosa enfermedad, no debe haber parecido – en aquel entonces como hoy en día – muy difícil.

  • 62 Entrevista a Alexander Radic, Sindicalista del SITRAFIC-UOM y patotero sindical, Caseros (Tres de F (...)

Robertini: ¿Y entonces cómo funcionaba… [la patota]? Vos llamabas a los…
Se armaba un lío en una sección, yo sabía quiénes eran ¡tuc! E iba, adelante de todos ¿eh? Le digo 'Vos no hacés este lío por defender a los obreros ¿no? Vos lo único que querés es capitalizar el problema que tienen los obreros para formar un descontento adentro de acá.' 'No, que lo sé que sos vos, vos también, sos de la burocracia sindical.' Le digo '¿Sabés por qué vos hablás así? Porque vos sos del Ejército Revolucionario del Pueblo.' 'No, qué…' 'Sí, querido.' Y al otro día tiraban un volante que pasaban a la clandestinidad. [Querían] provocar una anarquía dentro de la fábrica para no trabajar, que era lo que sucedía en Córdoba. En Córdoba, con Salamanca y Tosco, ellos peleaban por la Patria Libre, qué sé yo qué carajo querían.
Robertini: Y escuchame ¿y por qué Córdoba? ¿Por qué hubo todo este ‘despelote’, como vos decís, y en Buenos Aires no?
Porque Buenos Aires estaba re controlado. Por nosotros. Estaba re controlado, los que mandábamos, éramos nosotros. Entonces tratábamos de alejarlo de Buenos Aires. Nosotros cuidábamos la empresa y el laburante62.

  • 63 ADIPPBA, Transcribir información…. Cit.

55La imagen de la comunidad organizada, del sindicato que “cuida” a la empresa y al trabajador, que realiza una mediación entre capital y trabajo, ilumina los pilares de la identidad de un patotero de la UOM. La dinámica de los enfrentamientos con otras facciones del peronismo o con el ERP testimonian el progresivo traslado de las prácticas del conflicto en el ámbito de la represión ilegal. Las dilaciones no eran nuevas para los miembros del sindicato de la Fiat de Palomar. Aprendemos de un informe de inteligencia que «Siendo las 23.30 horas, a la salida del personal del turno tarde, […] un grupo de personas, alrededor de diez, [arrojaron una molotov] que no alcanzó a tomar fuego. El denunciante […] señor Rogelio Ordoz, Secretario General del SITRAFIC, refirió que había reconocido en el grupo una persona que reconoció como “COMUNISTA”»63. En otras ocasiones, las fuerzas represivas y el sindicato filo-patronal de la Fiat concordaron en la necesidad de no dar lugar a las reuniones gremiales, para evitar que la pequeña corriente clasista pudiera disputarles las elecciones.

56Con un sindicato perfectamente orientado hacia la reacción y coordinado por las fuerzas de seguridad, el accionar de las patotas se hizo aún más duro.

  • 64 Entrevista a Alexander Radic, Sindicalista del SITRAFIC-UOM y patotero sindical, Caseros (Tres de F (...)

Yo tuve una situación, capaz que podía perder la vida o la podía perder otro, tenía 26 años y me enloquecía. Un día en la puerta están repartiendo los volantes y le digo '¿Me das uno?' 'No'. 'Dámelo'. 'No'. Le saco uno, le saqué uno así y la comisión directiva, vende obreros, vende… Le digo 'Escuchame acá no podés repartir esto, dámelo'. 'No'. Y me dice: '¿Qué sos, matón de Rucci?' Me dice. 'Pero por qué no te vas a la puta que te parió vos, Rucci y Stalin'. Le pegué acá así. […] Lo agarré así de abajo, lo maté, [risas] Camillo, lo quería despertar, no se despertaba, yo decía ‘lo maté. Lo maté’.
Robertini: Y se armó un despelote ¿no?
No, pará, no pasó nada ahí. Si estaba con alguien no se metió ese alguien. La gente miraba, a mí me importaban tres carajos que miraran todos. Bueno, pasó un mes y viene Pechito, uno de vigilancia y me dice 'Ruso. ¿Qué pasa? Te están esperando en la calle'. '¿Cómo que me están esperando?' 'Sí', dice, 'hay uno que tiene una recortada abajo…'
Robertini: El vigilante ya le sacó la ficha.
Sí, le sacó todas las fichas. 'Y a la media cuadra hay un micro lleno de armas'. Le digo '¿y cómo sabés?' Me dice 'porque nos informó la policía' […] Yo no tenía nada, yo estaba laburando. Agarré y llamé a todos los muchachos, les digo 'muchachos miren', porque el tema era no perder la calle, les digo 'muchachos me están esperando en la calle, pasa esto, esto, yo me la banco, pero ustedes ¿me la bancan?’ No teníamos ni un alfiler, Camillo. Entonces yo salgo y el coso estaba así mirando. Los muchachos míos iban saliendo y se iban colocando todos así, lo que menos se iban a imaginar, viste, que nosotros sabíamos. […] Cuando el tipo saca la escopeta así, yo le señalé así que estaba rodeado, que estaba rodeado. Agarró, guardó la escopeta64.

  • 65 En este sentido estas prácticas parecen retomar las descriptas en Basualdo, Victoria. Complicidad p (...)

57A partir de estos enfrentamientos, relata Alexander, algunos miembros de la UOM lo acompañaron todas las noches a su casa por lo menos hasta el golpe militar del 24 de marzo de 1976. El grupo de la patota sindical, durante los años al centro de nuestro análisis, lograron mantener un control casi completo de la base obrera. Resulta fundamental, en este sentido, la circulación de informaciones y datos que la “comunidad represiva” (fuerzas armadas, militares retirados, seguridad de la empresa, patota sindical) podía compartir entre sí.65

58El grupo dirigente de la UOM, – que fue intervenido a partir del 24 de marzo – mantuvo, tanto durante la dictadura como en plena democracia, su poder en el partido de Tres de Febrero. El haber sido la primera línea en la autodenominada “guerra en contra de la subversión” fue uno de los elementos que ayudó los sindicalistas a sobrevivir en sus puestos durante los siete años de dictadura.

59Llegando al final de la entrevista, Alexander parece otra persona: un abuelo canoso con una sonrisa simpática, que vive en un ameno vecindario. Esta imagen contrasta con el placer que demuestra al relatar hechos violentos de su pasado a un desconocido. Despidiéndome de él, quiso agregar que los ‘70 fueron – al fin y al cabo – muy duros:

  • 66 Entrevista a Alexander Radic, Sindicalista del SITRAFIC-UOM y patotero sindical, Caseros (Tres de F (...)

Dormía con el revólver 38 que era así y dos cajas de balas, cien balas arriba de la mesita de luz, así viví, Camillo. Si no me morí antes, me voy a morir de viejo, no de cosas… Pero esa fue mi vida viste. Esa era la historia, Camillo.
Esa era la verdadera historia. Y te lo está diciendo un loco de la guerra, viste que pegaba trompadas y tiraba tiros, o recibía, pegaba… Te lo está diciendo un loco de esos, pero yo razonaba cuando tenía que razonar.66

Conclusiones

60A través del análisis de la historia de vida de Alexander Radic es posible reflexionar acerca de algunas cuestiones que van más allá del caso específico aquí expuesto. Resulta fundamental resaltar este estudio de caso ya que, en el cruce entre historia, memoria y narración emergen temáticas y problemas en parte inéditos.

61Recientemente se han puesto de manifiesto los límites de una cronología que marcaba el comienzo del proceso represivo con el último golpe cívico-militar, ignorando las políticas represivas llevadas a cabo por el tercer gobierno peronista. Este estudio de caso constituye, entonces, una confirmación rotunda de esta nueva tendencia historiográfica.

  • 67 Se haga referencia a: Arturo Fernández, Ideología de los grupos dirigentes sindicales, 1966-1973, B (...)

62En la introducción afirmé que eran escasos los estudios de caso que habían iluminado casos específicos de seccionales sindicales o grupos de sindicalistas que habían participado de patotas sindicales durante los ‘70. A través de la historia de vida de Alexander he podido exponer, en sus etapas fundamentales, las vicisitudes que determinaron la formación y luego el accionar de un patotero sindical. Esa historia de vida constituye un testimonio de la existencia de una cultura política y sindical marcadamente anticomunista y antiliberal, que refleja patentemente el clima de época de la Guerra fría.67

63El análisis del relato de Alexander, entrecruzado con los documentos de la DIPPBA, subraya claramente que el accionar represivo en una fábrica del Gran Buenos Aires fue llevado a cabo por una “comunidad represiva” que veía en el sindicalismo UOM un eje fundamental.

64A raíz de esta última afirmación retomo la pregunta de la cual se desprende este trabajo: ¿Es posible hablar de complicidad de un sector del movimiento obrero con el proceso represivo? A través del análisis, tanto de las memorias, como de los documentos, es posible concluir que el grupo nucleado alrededor de Alexander Radic participó contundentemente en la represión de la izquierda en la fábrica. La existencia de otros actores, además de las fuerzas represivas y de la patronal, plantea la necesidad de reformular el concepto de “responsabilidad empresarial en delitos de lesa humanidad”.

65A partir de 1969 y hasta 1976, en la fábrica de Fiat funcionó un articulado sistema represivo que veía en el sindicato burocrático un actor fundamental. La participación de un sector del movimiento obrero en el proceso represivo aparece como uno de los elementos más problemáticos y ambiguos de esta historia. Sin embargo, se hace necesario seguir investigando en esta línea, ya que el proceso represivo que comenzó a darse ya bajo la dictadura de Onganía se fue profundizando, involucrando a actores políticos y organizaciones sociales ajenas – en el sentido común de la disciplina – al complejo proceso represivo.

66En este sentido, resulta necesario agregar otro elemento: la relación que existió entre la base obrera del establecimiento y el sindicato burocrático. En otro estudio que realicé sobre la vida cotidiana de los trabajadores comunes de la Fiat, pude relevar el apoyo de esta base obrera al sindicato encabezado por Alexander y sus compañeros. Esta cuestión merece ser tratada más extensivamente ya que, como planteé previamente, hace patente la necesidad de repensar y reformular el concepto de complicidad con la dictadura militar, extendiendo el campo de las complicidades y al mismo tiempo matizando una visión categórica que no resulta suficiente para explicar el complejo proceso represivo previo al último golpe de Estado.

Haut de page

Notes

1 French, John, "El auge de los estudios sobre el trabajo en Latinoamérica", Historia social, 2001, p. 129-150, Nieto, Agustín, "Historia de la clase obrera latinoamericana: notas para una agenda de investigación”, Latin American Working Class History: Notes for a Research Agenda, 5, 2017, p. 1-26. Sobre la historia reciente: D’Antonio, Débora, Ariel Eidelman. "Antecedentes y genealogía de la historiografía sobre la Historia Reciente en la Argentina", Nuevo Mundo Mundos Nuevos, 2013.

2 Lobato, Mirta Zaida, Juan Suriano, "Problemas e interrogantes de la historia de los trabajadores”, Estudios del trabajo, 32, 2006, p. 55-79, Poy, Lucas, Caruso, Laura, Los mundos del trabajo en la historiografía argentina: sindicatos, izquierdas y género, una mirada de conjunto, en Barragán, Rossana, Romano (dir.) Historias de Trabajos y Trabajadores en América Latina, La Paz, Vicepresidencia del Estado Plurinacional de Bolivia, 2019, p. 149-181.

3 El término «burocracia sindical», elaborado por la izquierda argentina durante la década del 70, define a las organizaciones de los trabajadores y/o sindicalistas que no consideraban la lucha de clases y la superación del sistema capitalista una prioridad en el marco de la estrategia de la clase trabajadora. Aquí se lo utiliza para referirse a los sindicatos reformistas y conciliadores que, en la historia argentina de 1955 a 1983, colaboraron con el poder de los gobiernos constitucionales y militares de turno. Centrales fueron obras cinematográficas y literarias como ¿Quién mató a Rosendo? de Rodolfo Walsh y Los traidores de Raymundo Gleyzer, que dieron forma al imaginario de las izquierdas a propósito de la derecha peronista.

4 Véase, entre otros, Pozzi, Pablo A., Oposición obrera a la dictadura, 1976-1982, Buenos Aires, Contrapunto, 1988.
Pozzi, Pablo A., Alejandro Schneider,
Los setentistas, izquierda y clase obrera (1969-1976), Buenos Aires, EUDEBA, 2000. Y más recientemente: Rupar Brenda, Costilla Ana y Galafass Guido (dir.) Dirán hubo gigantes aquí. Izquierda, Peronismo y Clase Obrera en los ’60 y ’70, La Plata, Theomai, 2018.

5 En este contexto se destacan los trabajos presentes en la revista «Archicos de Izquierda y del Movimiento Obrero», no 13, Del otro lado del conflicto: las derechas frente a la clase obrera y las izquierdas (1890-1970). Véase también: Omar Acha, El peronismo y la forja del anticomunismo obrero, Ponencia al Cuarto Congreso de Estudios sobre el Peronismo (1943-2014). Consultable en: < http://redesperonismo.org/wp-content/uploads/2019/04/Acha.pdf> (último acceso: 1-5-2020).

6 Santella, Agustín, Andújar Andrea, El Perón de la fábrica éramos nosotros: Las luchas metalúrgicas de Villa Constitución 1970/1976, Buenos Aires, Desde el Subte, 2007, Gordillo, Mónica. "¿Cómo enfrentar a las burocracias sindicales? Algunas estrategias democratizadoras en los 80", Revista Archivos de Historia del Movimiento Obrero y la Izquierda, 8, 2016, p. 55-77.

7 Basualdo, V., Löbbe, H., Colombo G., Pérez Álvarez, G.,Varela, P., Raimundo, M., Scodeller, G. “Dossier: Hacia un debate sobre el concepto de “burocracia sindical”, Nuevo Topo, 7, 2010, Santella, Agustín. "Un aporte al debate teórico sobre la burocracia sindical", Nuevo Topo, 8, 2011, p. 133-148, Santella, Agustín, "¿Qué son los sindicatos en la teoría marxista", Revista Archivos de Historia del Movimiento Obrero y la Izquierda, 5, 2014, p. 113-136.

8 Ladeuix, Juan Iván. "La mazorca de Perón: prácticas ideológicas de la derecha peronista. Una aproximación a partir de un estudio de caso. Mar del Plata 1970-1976." Jornadas Interescuelas, 10, Rosario, 2005.

9 El “vandorismo” fue una corriente del sindicalismo peronista ligada a la figura del dirigente Augusto Timoteo Vandor (1923-1969). En el marco de la proscripción del peronismo, Vandor protagonizó la propuesta de un «peronismo sin Perón» y, a través de la práctica del «golpear y negociar», se acercó a los gobiernos antiperonistas. En el plan sindical, el vandorismo reunió a distintas experiencias de sindicatos que rechazaban al marxismo y que miraban a una “conciliación” entre capital y trabajo, buscando una solución organicista a la lucha de clases. Dawyd, Darío, El sindicalismo peronista durante el Onganiato. De la CGT de los Argentinos a la reorganización sindical (1968-1970), Sociohistórica, 33, 2014, p. 1-15.

10 Sobre la derecha peronista véase: Besoky, Juan Luis, La derecha peronista: Prácticas políticas y representaciones (1943-1976), Tesis, Universidad Nacional de La Plata, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, 2016, Besoky, Juan Luis. "La derecha peronista en perspectiva." Nuevo Mundo Mundos Nuevos, 2013.

11 Estas conclusiones son contenidas en: Robertini, Camillo, Quando la Fiat parlava argentino. Una fabbrica italiana e i suoi operai nella Buenos Aires dei militari, 1964-1980, Firenze-Milano, Le Monnier-Mondadori, 2019.

12 Hacemos referencia al trabajo de Basualdo, Victoria. "The Argentine Dictatorship and Labor (1976–1983): A Historiographical Essay", International Labor and Working-Class History, 93, 2018, p. 8-26.

13 Lvovich, Daniel. "Vida cotidiana y dictadura militar en la Argentina: un balance historiográfico", Estudos Ibero-Americanos, 43/2, 2017, p. 264-274.

14 Por «patota sindical» se entiende a un grupo informal de trabajadores, sindicalistas y obreros relacionados con el llamado “peronismo ortodoxo” que, sobre todo a raíz del Cordobazo (1969) y del surgimiento de la izquierda clasista, reprimían a la izquierda en los lugares de trabajo. La palabra “patota” proviene del Lunfardo y define a un grupo de personas que se dedican a la delincuencia, una gang juvenil. Un interesante ejemplo de estas prácticas está presente en: Besoky, Juan Luis, Violencia paraestatal en el Gran La Plata (1973-1976): el caso de la Concentración Nacional Universitaria (cnu) en, Daniel Lvovich (Dir.) Políticas públicas, tradiciones políticas y sociabilidades entre 1960 y 1980, Los Polvorines, Ediciones UNGS, 2020, p. 143-171.

15 El análisis se basa en la metodología oral y en las historias de vida: Portelli, Alessandro, "What makes oral history different", Oral history, oral culture, and Italian Americans. New York, Palgrave Macmillan, 2009, p. 21-30, Thompson, Paul. The voice of the past: Oral history. Oxford, Oxford UP, 2017.

16 Es un seudónimo.

17 Padrón, Juan Manuel, ¡Ni yanquis, ni marxistas! Nacionalistas! Nacionalismo, militancia y violencia política : el caso del Movimiento Nacionalista Tacuara en la Argentina, 1955-1966, La Plata, Libros de la Buena Memoria, 2017.

18 Stavale, Mariela, "Del peronismo al alternativismo: Un recorrido a través de la evolución ideológica de las Fuerzas Armadas Peronistas", VI Jornadas de Sociología de la UNLP, 2010.

19 James, Daniel, Violencia, proscripción y autoritarismo 1955-1976, Nueva Historia Argentina, vol. 9, Buenos Aires, Sudamericana, 2014.

20 Rot, Gabriel, "Un balance de los estudios sobre las Organizaciones Político-Militares argentinas", Revista Archivos de Historia del Movimiento Obrero y la Izquierda, 5/9, 2016, p. 33-53.

21 James, Daniel, Resistencia e integración, Buenos Aires, Sudamericana, 1991.

22 Bozza, Juan Alberto Domingo, "El peronismo revolucionario. Itinerario y vertientes de la radicalización, 1959-1969", Sociohistórica, 9-10, 2001, p. 135-169, Ghigliani, Pablo, "La CGT de los Argentinos y el Peronismo Revolucionario", Interescuelas, 7, Neuquén, 1999.

Sobre el aporte del mundo católico, véase: Lenci, María Laura, "La radicalización de los católicos en la Argentina. Peronismo, cristianismo y revolución (1966-1971)", Cuadernos del CISH, 3/4, 1998, p. 174-200, Cucchetti, Humberto, Combatientes de Perón, herederos de Cristo: peronismo, religión secular y organizaciones de cuadros, Buenos Aires, Prometeo, 2010.

23 Eduardo Luis Duhalde, Correspondencia Perón-Cooke, Buenos Aires, Colihue, 2007.

24 Ladeuix, Juan Iván, “Relatos sobre “Burócratas, Matones y Patotas”. Algunas reflexiones sobre la derecha peronista de los años setenta como problema historiográfico”, Jornadas de estudios del peronismo, 2013.

25 Bozza, Juan Alberto Domingo. "El peronismo revolucionario. Corrientes y experiencias de la radicalización sindical (1958-1968)", Cuestiones de sociología, 3, 2006, p. 88-116, González Canosa, Mora. "Historia, memoria y política en los orígenes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Reflexiones metodológicas a partir de una investigación empírica", Revista Conflicto Social, 19, 2018, p. 161-187.

26 Referido al contexto del Mayo Francés, Luisa Passerini, en su estudio sobre las trayectorias de militantes de la izquierda, observó esa característica “líquida” de los militantes de base. Véase: Passerini, Luisa. Autobiography of a generation: Italy, 1968. Wesleyan University Press, 1996.

27 En mi trabajo, he confirmado las hipótesis acerca de la memoria de los trabajadores de Swift analizada por Bretal, Eleonora, "La época de los militares: Representaciones, categorías y clasificaciones de ex-obreros de Swift en torno a la violencia política y estatal", Sociohistórica, 36, 2015, p. 1-30.

28 Sobre las movilizaciones obreras en Córdoba cfr: Gordillo, Mónica, Córdoba en los' 60: la experiencia del sindicalismo combativo, Córdoba, Editorial de la UNC, 1996, Brennan, James P. El Cordobazo: las guerras obreras en Córdoba, 1955-1976, Buenos Aires, Sudamericana, 1996, Laufer, Rodolfo. "Las ocupaciones fabriles del SMATA Córdoba en junio de 1970. El rol de la izquierda clasista y la crisis de Elpidio Torres", ponencia presentada en 12º Congreso de la Asociación Argentina de Especialistas en Estudios del Trabajo (ASET). Buenos Aires: Facultad de Ciencias Económicas de la uBA. 2015.

29 Entrevista a Pablo Álvaro, ex obrero de Fiat y patotero de la UOM, 1-6-2018, San Martín (prov. de Buenos Aires).

30 Portelli, Alessandro, Historias orales: Narración, imaginación y diálogo, La Plata, UNLP, 2018.

31 Véase la interpretación de las entrevistas contenida en: James, Daniel, Doña María: historia de vida, memoria e identidad política, Buenos Aires, Manantial, 2004.

32 Entrevista a Alexander Radic, Sindicalista del SITRAFIC-UOM y patotero sindical, Caseros (Tres de Febrero), 8-6-2018/20-10-2018.

33 Observando los rasgos de esta historia, el grupo familiar encaja con el análisis de Gino Germani, cfr: Germani, Gino. "La movilidad social en la Argentina", 1963, Germani, Gino, "Política y sociedad en una época de transición: de la sociedad tradicional a la sociedad de masas", 1971.

34 Entrevista a Alexander Radic, Sindicalista del SITRAFIC-UOM y patotero sindical, Caseros (Tres de Febrero), 8-6-2018/20-10-2018.

35 D. Lvovich, El nacionalismo de derecha, desde sus orígenes a Tacuara, Buenos Aires, Capital Intelectual, 2006.

36 Entrevista a Alexander Radic, Sindicalista del SITRAFIC-UOM y patotero sindical, Caseros (Tres de Febrero), 8-6-2018/20-10-2018.

37 La evolución de las FAP y de su rama sindical, el Peronismo de Base (PE), se caracterizó por una discusión entre una parte del movimiento más cercana al proyecto nacional-popular de Perón y otra más incline al diálogo con la izquierda clasista y con organizaciones marxistas como las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR). Véase: Massó, Mariana, Jacobo, Camila "El desarrollo de las Fuerzas Armadas Peronistas y del Peronismo de Base: un acercamiento a su programa sindical", Cuadernos de historia, 22, 2019, p. 11-33, Duhalde, Eduardo, Eduardo M. Pérez, De Taco Ralo a la Alternativa Independiente: Historia documental de las Fuerzas Armadas Peronistas y del Peronismo de Base, vol. 1, La Plata, De la Campana, 2002, Caruso, Valeria, Antonieta, Campos, Esteban, Javier, Vigo Mariano, Acha, José, Omar, “Izquierda peronista: una categoría útil para el análisis histórico”, Historiografías, 14, 2017, p. 68-90, Campos, Esteban, “Clases sociales, ideología y cuestión nacional en el debate entre las FAR y el PRT-ERP”, Revista Tempo e Argumento, 7/16, 2017, p. 183-203.

38 Sobre el vandorismo: Senén González, Santiago y Fabián Bosoer, Saludos a Vandor: vida, muerte y leyenda de un Lobo. Vandor, Buenos Aires, Vergara, 2009.

39 Se trata de una estrategia que fue adoptada por Fiat a nivel mundial, cfr: Paride Rugafiori, “Il manager demiurgo”, Studi Storici, 1, 1985, p. 189-200, Pietro, Bariati, Valletta, Torino, Utet, 1983, Giuseppe Berta, Conflitto industriale e struttura di impresa alla Fiat (1919-1979), Bologna, Il Mulino, 1998.

40 Archivo de la DIPBA, Mesa B, “Fiat Caseros”, folio 27 año 1966.

41 Entrevista a Alexander Radic, Sindicalista del SITRAFIC-UOM y patotero sindical, Caseros (Tres de Febrero), 8-6-2018/20-10-2018.

42 Véase: Blanco, Jessica, "La Juventud Obrera Católica y la política: entre la lealtad peronista y la identidad católica", Prohistoria, 17, 2012, p.101-128.

43 Sobre la exprencia del sindicalismo clasista en Córdoba, cfr: SCHMUCLER, Héctor, Mónica B. Gordillo, J. Sebastián Malecki. El obrerismo de Pasado y Presente: Documentos para un dossier, no publicado, sobre Sitrac-Sitram. Universidad Nacional de Córdoba, 2009, Flores, Gregorio, SITRAC-SITRAM: la lucha del clasismo contra la burocracia sindical, Córdoba, Editorial Espartaco, 2004, Laufer, Rodolfo, "Intervención de las izquierdas y politización obrera en SITRAC-SITRAM, la experiencia paradigmática del sindicalismo clasista de los' 70", Izquierdas, 49, 2020, p. 743-766.

44 Todos a la asamblea, Volante de Política Obrera, 1972.

45 Panfleto de la Agrupación Metalúrgica Azul y Blanca, 1970. Los errores presentes en el texto aparecen también en el original.

46 Entrevista a Alexander Radic, Sindicalista del SITRAFIC-UOM y patotero sindical, Caseros (Tres de Febrero), 8-6-2018/20-10-2018.

47 En este sentido una segunda entrevista que relacé junto a Celina Albornoz a Alexander ocultó su actitud violenta, ocultando los rasgos más “masculinos”.

48 Panfleto del Movimento Renovador FIAT, 1972, ADIPPBA.

49 Entrevista a Pablo Álvaro, ex obrero de Fiat y patotero de la UOM, 1-6-2018, San Martín (prov. de Buenos Aires).

50 Contratado por la empresa después de años en varios lugares, informaba periódicamente sobre el accionar “subversivo” de los trabajadores la DIPPBA, demostrando que mantuvo contactos más o menos informales con los aparatos represivo del Estado.

51 Producir información en relación al establecimiento Fiat, Archivo DIPPBA.

52 Es un seudónimo.

53 Entrevista a Alexander Radic, Sindicalista del SITRAFIC-UOM y patotero sindical, Caseros (Tres de Febrero), 8-6-2018/20-10-2018.

54 Entrevista a Carlos (1935), Vice director entre 1975 e ’80 del establecimiento de El Palomar, Buenos Aires, 10-11-2014. 14-9-2017.

55 Entrevista a Alexander Radic, Sindicalista del SITRAFIC-UOM y patotero sindical, Caseros (Tres de Febrero), 8-6-2018/20-10-2018. La cursiva es mia.

56 Larraquy, Marcelo, López Rega: el peronismo y la Triple A, Buenos Aires, Sudamericana, 2018. Véase también: Besoky, Juan Luis. "Violencia paraestatal y organizaciones de derecha. Aportes para repensar el entramado represivo en la Argentina, 1970-1976", Nuevo Mundo Mundos Nuevos, 2016.

57 Franco, Marina, Un enemigo para la nación, Buenos Aires, FCE, 2012.

58 Besoky Juan Luis, “La revista El Caudillo de la Tercera Posición: órgano de expresión de la extrema derecha”, Conflicto Social, 3, 2010, p. 7-28.

59 Véase: Garaño, Santiago, "El monte tucumano como “teatro de operaciones”: las puestas en escena del poder durante el Operativo Independencia (Tucumán, 1975-1977)", Nuevo Mundo Mundos Nuevos, 2011.

60 Declaración de Lorenzo Miguel, en «Semana Política», 12-1-1976.

61 Perón, Juan Domingo, Dijo Perón: La columna vertebral del Justicialismo es el movimiento obrero organizado, Buenos Aires, Presidencia de la Nación, 1974, p. 8-9.

62 Entrevista a Alexander Radic, Sindicalista del SITRAFIC-UOM y patotero sindical, Caseros (Tres de Febrero), 8-6-2018/20-10-2018.

63 ADIPPBA, Transcribir información…. Cit.

64 Entrevista a Alexander Radic, Sindicalista del SITRAFIC-UOM y patotero sindical, Caseros (Tres de Febrero), 8-6-2018/20-10-2018.

65 En este sentido estas prácticas parecen retomar las descriptas en Basualdo, Victoria. Complicidad patronal-militar en la última dictadura argentina: los casos de Acindar, Astarsa, Salmine Siderca, Ford, Ledesma y Mercedes Benz. CEFS-FETIA, 2006.

66 Entrevista a Alexander Radic, Sindicalista del SITRAFIC-UOM y patotero sindical, Caseros (Tres de Febrero), 8-6-2018/20-10-2018.

67 Se haga referencia a: Arturo Fernández, Ideología de los grupos dirigentes sindicales, 1966-1973, Buenos Aires, CEAL, 1986.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Camillo Robertini, « «Hemos sido férreos combatientes de la subversión». Historia oral de un sindicalista de la derecha peronista durante los años 70 », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 25 juin 2020, consulté le 08 août 2020. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/80103 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.80103

Haut de page

Auteur

Camillo Robertini

Instituto de Investigaciones Gino Germani
Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas
camillo.robertini@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page