Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesComptes rendus et essais historio...2020María Laura Mazzoni, Mandato divi...

Facundo García

María Laura Mazzoni, Mandato divino, poder terrenal. Administración y gobierno en la diócesis de Córdoba del Tucumán (1778-1836)

Buenos Aires, Prohistoria, 2019, 203 p.
Référence(s) :

Mazzoni, María Laura, Mandato divino, poder terrenal. Administración y gobierno en la diócesis de Córdoba del Tucumán (1778-1836), Rosario, Prohistoria, 2019, 203 p.

[25/06/2020]

Texte intégral

1El interior mediterráneo de las Provincias Unidas del Río de la Plata en la transición del siglo XVIII al XIX, contemplado a partir de la óptica de uno de sus actores: los obispos de Córdoba del Tucumán y su gobierno sobre las jurisdicciones de Córdoba y La Rioja. Es a través de dicha opción temática que Laura Mazzoni avanza sobre un período definido, entre otros procesos, por: los proyectos reformistas de la Corona y los levantamientos que ellos generaron; el quiebre del vínculo económico colonial y la consecuente “atlantización” de la economía y los cambios que ellos generan en el espacio interior; el fin del orden colonial en el Río de la Plata y el problema jurisdiccional que ella generó. De forma que, es el funcionamiento del orden social, difuso y cambiante por la coyuntura que atravesaba, lo que interesa a su autora. Motivo que justifica, a su vez, el privilegio dado al estudio de los obispos, en tanto agentes de poder decisivos, cuando “la Iglesia y la sociedad no eran instituciones separadas y delimitadas en sus funciones, sino que actuaban como tramas de poder donde la jurisdicción de los actores participantes no era clara” (p. 15). Entonces, a partir de las acciones y discursos de individuos específicos, se reconstruyen algunos de los caminos sobre los cuales se organizaba la sociedad, se establecía una administración y se ejercía la política en tiempos de cambios. Por tanto, Mazzoni analiza “el derrotero de los obispos – formación, origen e influencias – y la trama de sus redes sociales dentro de la diócesis, así como las medidas de gobierno que implementaron con el fin de gobernar y asegurar el orden social” (p. 16). Las experiencias de los prelados San Alberto, Moscoso, Orellana y Lascano nos aproximan a un territorio del cual fueron equipamiento político y que con su agencia lo diferenciaron del resto de las jurisdicciones que conformaron el espacio virreinal desde 1776. En parte, allí radica la importancia del material documental que sustenta la investigación: visitas, instrucciones, consultas, correspondencia, juicios testamentarios, actas capitulares, entre otras.

2La historiografía más reciente, americana y europea, ha puesto de manifiesto que el estudio de las particularidades o, si se quiere, de la identidad de una región, permite poner en cuestión la generalización de modelos explicativos. Perspectiva que, en general, evita considerar de forma acrítica una región con la vara de otra al promover el análisis de las disidencias, conflictos y fracasos como parte sustanciales en el proceso de construcción de las unidades políticas. Mazzoni se adentra – desde la lente de la Historia del Poder – a un análisis que rechaza el monismo o la unidireccionalidad y nos presenta las prácticas privilegiadas por los obispos para el gobierno de su diócesis. De hecho, Mandato divino, poder terrenal considera los saberes de los obispos en la gestión del poder a partir de la interacción entre los distintos mecanismos oficiales de disciplinamiento (como la autora entiende a las visitas) con diversas instancias coactivas no “formales” o explícitas. Prácticas que tenían lugar en el terreno de “las relaciones personales, comerciales y políticas que se materializaban en el siglo XVIII y XIX” (p. 26) entre las élites y los grupos subalternos.

3Por otra parte, el libro -resultado de la tesis doctoral de la autora- considera el contexto cultural en el que se habían formado los protagonistas de esta historia: prelados que defendían el carácter divino de una monarquía regalista y que afirmaban el predominio del poder real sobre el eclesiástico, siempre en el marco de una sociedad sacralizada como era la del Antiguo Régimen. Aquí una de las preocupaciones que sobrevuela en el texto: las formas de gobernabilidad. Cabe señalar que la selección bibliográfica de Mandato divino, poder terrenal pone de manifiesto que la obra se nutre y dialoga con los trabajos que a la temática dedicaron historiadores americanos y europeos de reconocido prestigio internacional. Todo ellos atentos a la misma cuestión: la identificación entre política y derecho (justicia), entendiendo que el Antiguo Régimen se caracterizó por el reconocimiento de la desigualdad a través de la ley y en la fundamentación del poder a partir de los textos clásicos y las Sagradas Escrituras (tal como lo retoma Bossuet, utilizado por la autora). Es decir, Mazzoni nos muestra que los proyectos de los obispos analizados en su libro expresan una concepción particular del ensamblaje jurisdiccional de la Monarquía, y posteriormente de las provincias, que se combinaron de acuerdo a los contextos y a las teorías de poder en boga con una nueva conceptualización del poder político. Por tratarse de una sociedad sacralizada, en la cual la realidad se entendía como consecuencia de un orden revelado preexistente, los prelados se constituyeron en funcionarios con los cuales se asociaba la gestión del territorio. Cuestión que la autora adelanta ya en las primeras páginas del libro, al afirmar que: “los obispos fueron funcionarios de la Corona a la vez que representantes de lo divino. Fueron cabeza de la Iglesia, jueces y maestros”. Y, continúa: “una vez roto el vínculo con la metrópoli, el gobierno episcopal debió adaptarse a las exigencias de las entidades políticas que se formaron al calor de los procesos independentistas, como sucedió en el Alto Perú”. De manera que, “la diócesis cordobesa no sería ajena a este devenir” (p. 34)

4Las escalas de poder son el ápice desde el cual Mazzoni observa la constitución del orden social. Con ello se presenta una indagación que rechaza explicaciones tradicionales que destacaban la imposición de funcionarios por parte de la Corona. A la inversa, el libro destaca las vicisitudes que los obispos debían afrontar al hacerse cargo de las diócesis, los problemas de gobernabilidad en las mismas durante los períodos de vacancia o las dificultades que implicaba realizar las visitas pastorales. De allí que se considere a los prelados como actores activos en el gobierno, dadas sus “potestades de jurisdicción y orden”. En otras palabras, dichas potestades auguraban conflictos con otros poderes a causa de la superposición jurisdiccional heredada de la organización política hispana de la Edad Moderna. Razón por la cual la gestión de la administración diocesana en Córdoba y La Rioja resultaba de la compleja interacción entre lo local y lo global. Y, se constituía como “aquellas acciones y decisiones que llevaron a cabo los obispos con el objetivo de gobernar la diócesis: visitar el obispado, registrar autos, redactar informes, impartir justicia en la audiencia episcopal, nombrar provisores, oficiar celebraciones, ordenar nuevos sacerdotes, convocar los concursos curados, establecer relaciones con las autoridades civiles –fueran éstas negaciones, acuerdos o conflictos” (p. 14). Así, la autora identifica diferentes instancias de intermediación a la que los prelados debieron hacer frente tras movimientos de apoyo o disidencia dados con el cabildo catedralicio, las autoridades civiles (gobernadores) y con jurisdicciones político-administrativas (provincias cuyanas). Todo ello exacerbado, claro está, tras el derrumbe del poder español en la región y la expansión revolucionaria.

5La biografía es el enfoque a partir del cual se construye el libro. Ahora, ¿puede un individuo en su trayectoria política hablar del conjunto del sistema? La respuesta que nos ofrece la investigación de Mazzoni es: no. Sucede que la experiencia de los cuatro prelados y el contexto en el que viven, confirma que por más grande que sea el poder de un individuo, nunca lo es tanto como para controlar la totalidad del aparato de gobierno. Allí la importancia de las redes clientelares que se activaban ante las distintas coyunturas: desde la postulación en la Cámara de Castilla para que un individuo ocupe la sede vacante hasta la proximidad con las facciones políticas locales (monárquicos o revolucionarios), pasando por el carrusel de pretendientes a una mitra mejor posicionada. Es aquí donde la vocación interdisciplinaria, de la ya no tan “Nueva Historia Política”, se materializa en la explicación que Mazzoni nos propone sobre el perfil sociológico y la procedencia social y eclesiástica de los prelados.

6En suma, Mandato divino…explica los mecanismos que convirtieron a los obispos en actores decisivos del proceso de constitución del orden social al interior el Río de la Plata entre el periodo colonial y las primeras décadas del siglo XIX. Por un lado, Mazzoni señala las diferencias intraestamentales que intervenían al momento de una postulación para ocupar una mitra: entiéndase, sobre las “preferencias reales” que en este período existían por el clero secular frente al regular, la formación de los candidatos o la proximidad a la fuente de gracia. Pero, también, la autora se ocupa de los dispositivos y las tecnologías por las cuales los obispos ejercieron control sobre la vida material de sus diócesis, al tiempo que proyectaban su capital simbólico: ahí la explicitación de las relaciones clientelares, su atención al culto, las fábricas de las iglesias y el ceremonial que daba sentido a las prácticas del catolicismo en dicho contexto. Resulta, por esto, sugerente la discusión que la autora establece con la historiografía política y cultural tanto americana como europea (en especial española).

7Por estas razones Mandato divino, poder terrenal es una investigación sobre las élites políticas entre el siglo XVIII y el inicio del período de las autonomías provinciales al interior del territorio rioplatense. De forma que el trabajo nos pone de frente al problema de la construcción de estatalidad tras la crisis del Antiguo Régimen. Además, una virtud: el hecho de privilegiar “el interior” permite a la autora discutir afirmaciones y modelos sólo válidos para la experiencia de Buenos Aires. De aquí, un acierto: identificar que la modernidad política local se construyó por variados caminos, a través de la interacción de diferentes propuestas y proyectos los cuales, en definitiva, terminaron por moldear una/s identidad/es, locales y regionales aún vigente/s.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Facundo García, « María Laura Mazzoni, Mandato divino, poder terrenal. Administración y gobierno en la diócesis de Córdoba del Tucumán (1778-1836) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 25 juin 2020, consulté le 30 novembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/80848 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.80848

Haut de page

Auteur

Facundo García

Centro de Estudios Históricos/Universidad Nacional de Mar del Plata
facundodgarcia@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search