Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesDébats2020Fleuves et Montagnes : les défis ...Ríos y montañas: los retos del es...

Débats | 2020
Fleuves et Montagnes : les défis de l’espace américains, XVIe-XVIIIe siècles – Coord. Louise Bénat-Tachot, Christophe Giudicelli y Mauricio Onetto Pavez
Louise Bénat-Tachot, Christophe Giudicelli et Mauricio Onetto Pavez

Ríos y montañas: los retos del espacio americano, siglos XVI-XVIII

[08/10/2020]
Traduction(s) :
Fleuves et montagnes : les défis de l’espace américain, XVIe-XVIIIe siècles

Notes de l’auteur

Este dossier forma parte de una de los ejes de investigación de la Red Internacional GEOPAM (Red Internacional de estudios sobre Geopolítica Americana de los siglos XVI y XVII) : www.geopam.org

Texte intégral

1En las primeras páginas de su libro América y las Américas (1960) Pierre Chaunu escribía:

“Entre le 71 e degré nord et le 56eme degré sud, sur plus de 15 000 km du NNO au SSE, l’Amérique, ce double continent méridien, faiblement incliné par rapport à une verticalité parfaite, forme, de l’un à l’autre des bassins polaires, un écran entre les deux océans, l’Atlantique prolongé par l’Indien d’une part, l’océan pacifique de l’autre”.

2Esta estructura geográfica vertical de gigantescas distancias, vertebrada por sistemas montañosos y atravesada por ríos, fue la que debieron descubrir y transitar los europeos. Esto condicionó no solo las modalidades de ocupación del suelo sino también las conexiones entre este nuevo continente y el resto del mundo conocido.

3Los ríos y las montañas formaron una díada que estructuró geográficamente la penetración y el proceso de descubrimiento de las tierras por los europeos durante los siglos XVI y XVII (españoles en América, franceses en América del norte y los portugueses en África). Por ejemplo, los españoles no estaban preparados para abordar y pensar la inmensidad y la potencia de los ríos americanos y menos aún las enormes sierras americanas. Fue pues una experiencia inédita y compleja, de larga duración.

4Existe una forma de complementariedad entre el sistema fluvial y el sistema montañoso: el primero permite la movilidad, la penetración, en tanto el otro, encierra (así se suponía) minas de metales preciosos. Existió un nexo geográfico que quedó dibujado y esquematizado en los mapas, en donde sobresalen las cordilleras y trazados fluviales. Estas geografías son las dos grandes referencias que hacen existir el territorio americano en los mapas.

5En cualquier caso, se trata de dos referentes importantes que hacen que el territorio exista (función imaginativa del mapa). ¿Qué tipo de proyección, de búsqueda, saberes y estrategias se generaron desde los ríos y montañas? ¿Ríos y montañas estuvieron inscritos en prácticas interpretativas del territorio?

6¿Qué lugar ocuparon las poblaciones indígenas, actores imprescindibles en el proceso de descubrimiento y ocupación por parte de los europeos? Si bien ríos y montanas fueron lugares de intensas experiencias locales colectivas e individuales (físicas, emocionales) y forzaron a crear imaginarios, también creemos ayudaron a organizar el espacio desde el punto de vista global, el de la Corona, en la perspectiva de la explotación, la conexión ultramarina, la extraversión de las riquezas, así como en el ejercicio de la soberanía. Por su parte, las poblaciones indígenas también estructuraron el espacio y sus redes de intercambio y circulación, en la mayoría de los casos, desde los ríos en los que sabían navegar con un alto grado de especialización.

7Se trata, pues, de estudiar, a partir de la construcción de las espacialidades americanas, los procesos de surgimiento de la sociedad colonial y sus fronteras, sus debilidades, limitaciones y proyecciones. Este proceso, lejos de basarse en una división espacial en bloques adyacentes, "borde a borde", revelaría otra visión, la de las situaciones intermedias, los espacios flotantes, la propia complejidad de la malla de los espacios americanos.

8Los estudios reunidos en este dossier muestran, a partir de casos específicos (Brasil, Venezuela, Colombia, Chile Antillas), las diferentes funciones y efectos de significado que producen las representaciones de los ríos y las montañas. Con ellos se intenta descifrar el fenómeno de interpretación y semantización de los espacios. Así, la cartografía portuguesa sobre Brasil, realizada entre 1580 y 1640 por Luis Teixeira y su hijo, João Teixeira Albernaz, revela la dimensión proyectiva que hace de esas “realidades” hechos geográficos más deseados que observados. Ciertos espacios como los deltas de los gigantescos ríos sudamericanos (El Amazonas y el Orinoco) son particularmente complejos: pese a ser mal percibidos, mal entendidos, mal defendidos, resultaron ser centros neurálgicos tanto desde un punto de vista geopolítico (presencia de naciones extranjeras) como desde un punto de vista global (conexiones intra-continentales, interoceánicas y enlace con la metrópoli). El caso del estrecho de Magallanes ofrece otro ejemplo de la dificultad que hubo en experimentar y cartografiar un laberinto de islas y canales, una realidad hidrográfica tal, que permitió la aparición de un continente imaginado.

9Es un conjunto de nuevas realidades geográficas que españoles y portugueses debieron aprehender para asegurar una forma de control, está inscrito en la larga duración de la época colonial; paisajes como el vasto Amazonas, el delta del Orinoco o el gran Pantanal son realidades siempre discutidas aún en el siglo XVIII.

10Además de las numerosas expediciones de exploración y ocupación local, una serie de cuestiones geopolíticas y geoeconómicas fueron esenciales desde el principio, como la cuestión del “paso” y la inter-oceanidad, la de la extraversión de metales preciosos, o la cuestión de la ruta más eficiente para llegar a Sevilla. Así se construye un espacio continental colonial particular, donde se mezclan dudas, sueños y tensiones y donde la mayoría de los actores coloniales se ven involucrados: los pilotos (el caso de Ladrillero, por ejemplo), los cronistas (el caso Fernández de Oviedo) cartógrafos (Texeira), criollos, asesores y otros expertos autoproclamados (Estacio Silveira y sus proyectos amazónicos), etc.

11Así, estos estudios distinguen en los discursos geográficos, omnipresentes en los textos coloniales y en los mapas que también tienen una dimensión discursiva, las diferentes modalidades del conocimiento producido por todos estos actores. Son conocimientos mixtos: nacidos de la experiencia local “sobre el terreno”, pero también fruto de una perspectiva global vinculada a los imperativos de una gobernanza a distancia y al conocimiento construido en el mapamundi, herramienta de la política imperial.

12Finalmente, fue en las cordilleras o los ríos donde se acumularon las expectativas de oro o plata que parecieron nunca agotarse a pesar de desengaños y fracasos, lo que provocó distorsiones, atajos, mimetismo en la construcción de los espacios.

13Para poner en evidencia esta cultura geográfica “in progress”, pero sobre todo para mostrar los escenarios en juego, los actores recurrieron a diversas formas de hacer mapas (A. Doré, A. Velez, B. Tiago, J.C. Viladarga), estructurar rutas (M. Onetto), crónicas (D. Guzman, L. Bénat Tachot, O. Goldman), memoriales, informes administrativos, etc. cómo la percepción de los ríos y los complejos montañosos por parte de españoles y portugueses se ajusta a las experiencias locales con el objetivo de una economía extractiva, un control militar y administrativo, pero también para garantizar su conectividad. En particular, muestran hasta qué punto el encuentro con los grupos indígenas cuando se trata de sobrevivir, ocupar y luego dominar las redes hidrográficas escapó a los patrones de la conquista militar de las altas mesetas. Estas son secuencias históricas de un tipo diferente, similares a la muy estudiada cuestión de las fronteras de hoy en día. Incluyen inestabilidad, reversión de alianzas, intrusión de naciones extranjeras. Son, en cierto modo, zonas “grises”, a veces muy extensas, en las que las autoridades coloniales no consiguen hacer valer su dominio, que suele estar asegurado por autoridades locales “alternativas” que se superponen o mezclan con los propios mundos indígenas en recomposición. Las incógnitas, las fragilidades son tenaces, los obstáculos y los caprichos de esta geografía americana se siguen notando en las fuentes del siglo XVIII (M.F. Costa). Esta perspectiva geográfica que los autores han recuperado mediante una fina relectura de las fuentes muestra que, a pesar de los fracasos o las enormes dificultades encontradas, las vías fluviales y las cordilleras son espacios estratégicos claves para la instalación de las ciudades, la circulación de hombres y mercancías; finalmente, son los espacios donde la tensión geopolítica es más fuerte, una especie de brechas espaciales que se ofrecen a las naciones europeas rivales.

14El dossier que presentamos destaca la dimensión caótica de este aprendizaje del espacio por parte de los europeos. Los autores destacan los procesos de adaptación de las herramientas intelectuales y retóricas utilizadas para aprehender esos espacios, muchas veces hostiles, para transmitir nuevos conocimientos geográficos a los centros de poder de la Península Ibérica. A su vez, muestran tanto el progreso como los límites. La dimensión especulativa (en la confluencia de los discursos europeos y autóctonos) no deja de influir en la construcción del conocimiento. Como escribe Juan José Saer en El Entenado (1988):

“Lo desconocido es una abstracción, lo conocido un desierto, pero lo conocido a medias, lo vislumbrado, es el lugar perfecto para hacer ondular deseo y alucinación”.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Louise Bénat-Tachot, Christophe Giudicelli et Mauricio Onetto Pavez, « Ríos y montañas: los retos del espacio americano, siglos XVI-XVIII », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 08 octobre 2020, consulté le 23 octobre 2020. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/81378 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.81378

Haut de page

Auteurs

Louise Bénat-Tachot

Sobonne-Université Lettres, CLEA

Articles du même auteur

Christophe Giudicelli

Sobonne-Université Lettres, CLEA

Articles du même auteur

Mauricio Onetto Pavez

Institute of Latin American Studies (ILAS) - University of London

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search