Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesDébats2020Fleuves et Montagnes : les défis ...Cartógrafos portugueses represent...

Débats | 2020
Fleuves et Montagnes : les défis de l’espace américains, XVIe-XVIIIe siècles – Coord. Louise Bénat-Tachot, Christophe Giudicelli y Mauricio Onetto Pavez
Andréa Doré

Cartógrafos portugueses representan ríos y montañas: señales de riquezas y puntos de referencia en las tierras de Brasil

Cartógrafos portugueses representam rios e montanhas: sinais de riquezas e pontos de referência nas terras do Brasil
Les cartographes portugais représentent les rivières et les montagnes: signes de richesse et points de repère dans les terres du Brésil
Portuguese cartographers represent rivers and mountains: signs of wealth and landmarks in the lands of Brazil
[08/10/2020]

Résumés

À partir de l'analyse de quelques exemplaires de la cartographie portugaise sur le Brésil, réalisés entre 1580 et 1640 par Luis Teixeira et son fils, João Teixeira Albernaz I, nous proposons d'identifier certaines fonctions exercées par les rivières et les montagnes lors de leurs figurations. Fondamentalement, ils apparaissent sur les cartes comme des faits géographiques toujours souhaitées. À l’intérieur du continent, les montagnes sont des indices de l’existence de métaux précieux. Le long de la côte, elles représentent des points de repères et des signes que le pilote suit le bon chemin.

Haut de page

Texte intégral

1Los ríos y las montañas aparecen en los mapas y en las descripciones de Brasil como hechos geográficos muy deseados. Son obstáculos naturales a la travesía, dominados por las poblaciones indígenas, pero ellos pueden encarnar, como se deduce de los documentos discutidos en este artículo, elementos positivos que responden básicamente a dos órdenes de expectativas. En el interior del continente, los ríos y montañas son indicios de la existencia de metales preciosos; en tanto, a lo largo de la costa, funcionan como puntos de referencia que aseguran el camino correcto.

2La cartografía portuguesa analizada comprende varios contextos que son complementarios y que suministran elementos para interpretar la presencia de estos hitos geográficos. Uno de ellos tiene relación con los cambios en el conocimiento geográfico que trajo el período de la Unión Ibérica, entre 1580 e 1640. Este fue un momento de muchas modificaciones en la dinámica de las posesiones ibéricas, en donde se registró una gran producción de mapas motivada por órdenes reales y por las amenazas de otras potencias sobre los dominios castellanos. Fuera para conocer mejor los territorios en disputa en Europa o para mapear las áreas y las poblaciones recién encontradas en América, varios relevamientos cartográficos se hicieron en los reinados de los Habsburgo, especialmente el de Felipe II.

  • 1 Sobre la importancia de la cartografía en el reinado de Felipe II, ver Buisseret, David (edited by (...)

3Los historiadores que se vuelcan sobre este largo reinado (1556-1598) lo distinguen como un momento inédito en la producción cartográfica al servicio de la expansión, de la administración y del mantenimiento de un imperio. Encontramos diferentes proyectos cartográficos, en los Países Bajos, Nápoles, Sicilia e Islas Canarias, las Relaciones Geográficas, y el atlas de Abraham Ortelius.1

  • 2 Ver Alegria, Maria Fernanda, Daveau, Suzanne, Garcia, João Carlos y Relaño, Francesc, “Portuguese (...)
  • 3 Y sobre la atención a las posesiones portuguesas en el mismo contexto, ver Doré, Andréa, “O desloc (...)

4Los estudiosos de la producción portuguesa, sin embargo, identifican un ritmo bastante diferente, mucho menos dinámico, en este mismo período. Se habla de “decadencia”, según Armando Cortesão, o de “estancamiento”, según Max Justo Guedes.2 Contrariamente a esto, creo que la Unión Ibérica no contribuyó en la decadencia de la cartografía portuguesa, sino que fue un impulso para su incremento, teniendo por finalidad, informar al rey.3 Si hay una reducción en el número de mapas al inicio del siglo XVII, esto debe ser atribuido, no exactamente a la pérdida de la independencia de Portugal, sino a los ataques de otras naciones europeas a las costas de Brasil y de India y la consecuente pérdida de muchos territorios. Una nueva escala de análisis se impone, la cual debe tomar en cuenta que las posesiones portuguesas pasaban a integrar un imperio mucho más vasto.

Teorías clásicas y esperanzas de minas

  • 4 Ver Murúa, Martín de, Historia y Genealogía, de los Reyes Incas del Perú del Padre Mercedario Fray (...)

5Las tierras de Brasil no estaban entre las prioridades de los reyes Habsburgo. Las riquezas minerales explotadas por los españoles en el virreinato del Perú eran el foco de atención y sostenían a la monarquía católica, como afirmaban varios cronistas para la época.4 Sin embargo, en distintos documentos producidos por súbditos portugueses, observamos un empeño por mostrar que las tierras de Brasil podían ser de gran utilidad geopolítica para la Corona. Podemos identificar que algunas de estas estuvieron basadas en la constatación, ya presente en los primeros años de la presencia europea en el continente, de que las tierras de Brasil eran una continuidad de las tierras de Perú.

  • 5 Carta de Diego Flores de Valdés. 05 de agosto de 1583. AGI, Charcas 41, doc. 27, fl. 1v. Sobre el (...)

6Brasil podía ser útil a la Corona, en primer lugar, porque podía proteger, con su costa, el acceso a las minas, como lo expuso Diego Flores de Valdés en 1583, al pasar por Rio de Janeiro en el viaje de retorno del Estrecho de Magallanes.5 La expedición de Valdés-Sarmiento de Gamboa había sido organizada en respuesta a la amenaza que instaló el corsario inglés Francis Drake, luego de su paso por dicho Estrecho.

  • 6 Stella, Roseli Santaella, Brasil durante el gobierno español, Madrid, Fundación Histórica Tavera, (...)

7De acuerdo a Santaella Stella, esta expedición se debe comprender en el contexto de lo que fue Unión Ibérica y las medidas que se crearon con el objetivo de proteger la región de las minas. Algunas de estas medidas fueron la construcción de puestos avanzados con la presencia de guarniciones castellanas, el asentamiento de colonos españoles en São Vicente (São Paulo) y la actuación del Padre jesuita José de Anchieta. Todas estas acciones tuvieron por objetivo “someter Brasil a los designios del Rey y de la Monarquía española con la finalidad de preservar las ricas conquistas americanas”.6

  • 7 Apud Nicolini, Alberto, “A imagem da cidade e do território do vice-reino do Peru: sua construção (...)

8Se pensaba que la contigüidad de las tierras podría atribuir otra función a Brasil, una vez que la plata de Perú fuese transportada por el interior del continente. Evitar las costas del Pacífico y adoptar otros itinerarios era una propuesta antigua. En 1567, Juan Matienzo, oidor de la Audiencia de Charcas, escribió al rey un largo texto intitulado Goberno del Peru. Indicaba las distancias y las localidades en el camino que protegerían la plata para que fuese llevada por el puerto de Buenos Aires hasta España, lo cual tardaría entre cuarenta o cincuenta días, con buen tiempo, por medio de navegación segura, libre de corsarios.7

  • 8 Prado, Paulo, Retrato do Brasil, Rio de Janeiro, Nova Aguilar, 2º edição, 2002, vol. 2, p. 46.
  • 9 Magalhães, Basilio de, Expansão Geographica do Brasil colonial [1935], 4º edição, São Paulo, Insti (...)

9Esta contigüidad de las tierras tenía, para los portugueses, una función aun más importante: representaba la esperanza de encontrar metales preciosos en la extensión de las montañas que comenzaba en Perú, donde se encontraba Potosí, y que se imaginaba podía proyectarse hacia las costas del Atlántico. Los historiadores desde hace algunas décadas destacan el papel otorgado al Perú entre las motivaciones de los portugueses para explorar el interior del continente. Al respecto, Paulo Prado en 1928 indicaba que “da contiguidade do Peru, por seu turno, vinha a obsessão do Potosí ou da prata, mais viva e anterior à do ouro, nas preocupações ambiciosas dos pioneiros da colônia portuguesa”.8 Después de él, otros estudiosos retomarían las expectativas generadas por la experiencia de Potosí, como Basílio de Magalhães, Sergio Buarque de Holanda y Charles Boxer.9

10La figuración de montañas y ríos en los mapas puede ser comprendida como una proyección de esas esperanzas que se relacionan con las estrategias adoptadas para la búsqueda de metales preciosos. Desde el viaje de Cristóbal Colón se comenzaron a buscar señales entre los indígenas, y se construyeron mitos como los de Eldorado o de la Sierra de la Plata. Esta búsqueda tomó muy poco de la experiencia local, a diferencia de los lineamientos del saber clásico que estuvieron muy presentes en estas empresas. Los metales debían, de esa forma, ser encontrados donde por lo general la naturaleza los situaba y, en este caso, ríos y montañas ocuparon un lugar central. Lo que aparece en los mapas no fue un tipo de registro aleatorio, de un simple deseo de encontrar minas, sino una de las formas en que los cartógrafos interpretaron las informaciones existentes con la finalidad de producir y hacer concreto ese deseo.

  • 10 Comentários a Aristóteles do Curso Jesuíta Conimbricense (1592-1606). Antologia de Textos. Intr (...)

11Las exploraciones y descubrimientos colocaban en entredicho las teorías antiguas al mismo tiempo en que se apoyaban en ellas. La teoría clásica sobre el origen de los metales se basaba principalmente en la filosofía natural de Aristóteles, en sus obras Meteorologica y De caelo. El contenido de esas obras circulaba en la edición comentada por los profesores del Colegio Jesuíta de Coimbra, conocida como Conimbricenses o Conimbres, publicada en 1592, con varias reediciones por Europa e incluso una traducción al chino entre los años 1630 y 1640.10

  • 11 Ver Eichholz, D.E., “Aristotle's Theory of the Formation of Metals and Minerals”, The Classical Qua (...)

12Para Aristóteles, los metales eran resultado de las exhalaciones y vapores producidos en el centro de la tierra. El cielo tenía influencia sobre el mundo sublunar y el calor del sol hacía que la tierra produjera dos tipos de exhalación. Un tipo derivaba de la humedad del interior de la tierra y de su superficie, el vapor húmedo. El otro tipo de exhalación venía de la misma tierra, caliente y seca, altamente combustible, potencialmente como fuego, y compuesto de Aire y Tierra.11

  • 12 Rosaccio, Giuseppe, Teatro del Mondo e sue parti, Bologna, per Costantino Pisarri, 1724 (1º ed. 159 (...)

13A la teoría de los elementos aristotélicos se sumó otra, que asociaba el micro y el macrocosmo. La tierra tenía semejanzas con el ser vivo. A cada planeta correspondería un organismo, lo que fundamentaba una medicina astronómica, y a cada astro correspondería un metal o elemento que determinaba celestialmente lo que ocurría en la Tierra. Varios autores, entre ellos el cosmógrafo Giuseppe Rosaccio, explican que los metales se generan “en las vísceras de la tierra” [nelle viscere della Terra] y se atribuyen a los siete planetas: el oro se atribuye al Sol; la plata a la Luna; el hierro a Marte; el Mercurio a Mercurio; o estaño a Júpiter; el cobre a Venus, el plomo a Saturno.12

  • 13 Ver Hirai, Hiro, Le Concept de semence dans les théories de la matière à la Renaissance. De Marsil (...)

14Alberto Magno, en el siglo XIII, defendía también que había una “fuerza mineralizadora”, misteriosa y exterior. La potencia metálica estaría compuesta por tres fuerzas: la de Dios creador; la de los astros, dispuestos y movidos por Dios; y la de las cualidades de los elementos aristotélicos, o sea, de lo caliente, del frío, de lo seco y de lo húmedo. Realizaba, de esa forma, una síntesis de la teología cristiana y de las opiniones de Aristóteles. A mediados del siglo XVI en la discusión sobre el origen de los metales surgió la contribución de Georg Bauer (1494-1555), o Georgius Agricola. Para él, la síntesis propuesta por Alberto era artificial, pues se fundamentaba en la extraña mezcla de las doctrinas de diversas escuelas filosóficas. Siguiendo a Aristóteles, Agricola admitía solamente el calor del Sol para la formación mineral.13

  • 14 Ver Dainville, François de, La géographie des humanistes, Paris, Beauchesne et ses fils, 1940, p. 2 (...)

15Agricola explicaba que las vetas de mayor riqueza eran las que corren de Este a Oeste, del Oriente al Poniente; le seguían las que corren en sentido contrario, del Poniente hacia el Oriente; en tercer lugar, las vetas que corren de Norte a Sur; y las más pobres serían las que corren del Sur hacia el Norte. Descartes, a su vez, negaba que los filones de metal fueran resultado de influencias celestes, pero afirmaba que las minas se situaban en las cuestas de montañas expuestas al Sur, en la dirección del Ecuador, y a Oriente.14

16En la práctica, ya sea siguiendo la teoría de Aristóteles, Alberto o Agricola, se presentaba a la zona tórrida como la más propicia para la generación de metales y especialmente en las proximidades de la línea del Ecuador. Esto, porque allí incidía el sol con más fuerza y principalmente del lado oriental. En el caso de América, serían las tierras de Brasil. Aquellas teorías explicarían el deseo de ver figuradas en los mapas, largas cadenas de montañas y las representaciones del interior de América del Sur indican la influencia de la filosofía natural.

  • 15 Perez de Valencia, Jacob. [Commentaria in psalmos]. Valencia, 1484 apud Randles, W. G. L., Da terr (...)
  • 16 Vega, Alejandra, Los Andes y el territorio de Chile en el siglo XVI. Descripción, reconocimiento e (...)

17El poder del sol en la producción de metales y el lugar privilegiado que la línea del Ecuador representaba se asoció a otra teoría, que vinculaba la existencia de los ríos a las montañas. Las montañas tenían básicamente tres funciones: hacer con que la tierra fuese habitable; “en función de las concavidades y porosidades de las montañas, nacen aguas que corren por el medio de los valles y por las pendientes de las montañas”; y constituyen “un límite para los mares con la finalidad de que no salgan de su dominio para cubrir la tierra”.15 Alejandra Vega, en su estudio sobre la representación de los Andes en el siglo XVI, recupera aspectos de esa relación y concluye que “de todos los elementos, el más reiterado en los textos del período es la asociación entre montaña y curso de agua. Allí donde hay un río, se presume que hay un monte del que procede”.16

18En el mapa anónimo atribuido a Diogo Homem, de 1565, hay una cadena de montañas que va de manera paralela al río Amazonas y a la línea del Ecuador. Ella también está presente en el mapa de Gerard Mercator, de 1569.

Imagen 1 – Anónimo/Diogo Homem. Atlas de diecinueve hojas, 1565.

Imagen 1 – Anónimo/Diogo Homem. Atlas de diecinueve hojas, 1565.

Biblioteca Nacional de Rússia, San Petesburgo (detalle).

19El mapa de João Teixeira Albernaz I que integra el Livro que dá razão do Estado do Brasil, de 1612, destaca la montaña de Potosí y una cadena de montañas colorida de marrón cruza el continente de oeste a este, seguida en paralelo por otra cadena, azul grisácea. Entre las dos y derivando de ellas, recorre un río, y al norte de las montañas azules sigue el río Amazonas. Esas montañas terminan cerca de la costa norte de las tierras de Brasil.

Imagen 2 – João Teixeira Albernaz I. Mapa que integra la obra de Diogo Campos Moreno, Livro que dá razão do Estado do Brasil, 1612.

Imagen 2 – João Teixeira Albernaz I. Mapa que integra la obra de Diogo Campos Moreno, Livro que dá razão do Estado do Brasil, 1612.

Instituto Histórico Geográfico Brasileiro, Rio de Janeiro (detalle).

  • 17 Furtado, Junia F, “As Índias do conhecimento, ou a geografia imaginária da conquista do ouro”, Ana (...)
  • 18 Diálogos das grandezas do Brasil [1618], Introdução de Capistrano de Abreu Notas de Rodolfo Garcia (...)
  • 19 “which is the reason that it hath neither Silver nor Gold Mines, because sulphurous Fires are foun (...)
  • 20 Diálogos das Grandezas do Brasil, Diálogo Segundo, p. 106. Ver Onetto Pavez, Maurício, Temblores d (...)

20En el siglo XVII se buscaron explicaciones para la ausencia de metales preciosos en Brasil, hasta que se encontraron en gran abundancia en la región del actual estado de Minas Gerais y desafiaron las tesis clásicas sobre la producción de metales, como estudió Junia Furtado.17 Ambrosio Brandão, por ejemplo, escribió en 1618 en los Diálogos das Grandezas do Brasil que “la Providencia todo lo reservó a los españoles” y el Fraile Vicente de Salvador, en 1627, afirmó que los portugueses eran “negligentes” en ese asunto.18 Pero Arnoldus Montanus, autor de la obra America, de 1671, dio otra explicación, basada en la misma teoría del origen de los metales. No había noticia de que Brasil hubiera sufrido temblor de tierra alguno, “que es la razón por la que allí no hay minas de oro o plata, porque los gases sulfurosos se encuentran bajo la tierra, que son la causa de la producción de oro y plata, así también ellos causan terremotos”.19 En el Diálogo das grandezas do Brasil también se lee que la tierra de Brasil sería “sólida e maciça, sem ter cavernas, furnas ou lapas por baixo, onde se possa recolher o ar que costuma causar tremor”.20

Mentalidad marítima y los derroteros náuticos

21El segundo contexto que involucra los itinerarios náuticos portugueses precede y va más allá del período de la Unión Ibérica. Se trata de la primacía que tuvieron los contactos costeros por sobre los proyectos que intentaron avanzar hacia el interior en las distintas latitudes, desde la primera mitad del siglo XV con la llegada de las embarcaciones portuguesas a la costa africana. Primero por el norte de África, después en los márgenes del Índico, en el sudeste asiático y en Extremo Oriente se construyeron cerca de setenta fuertes y fortalezas, en islas, desembocaduras de ríos y bahías. En las tierras del Nuevo Mundo, la exploración y la ocupación costera se extendieron hasta el siglo XVIII.

  • 21 Souza, Teotónio de, Goa medieval, Lisboa, Teorema, 1993, p. 171.
  • 22 Thomaz, Luís Filipe, De Ceuta a Timor, 2º edição, Lisboa, Difel, 1994, p. 213.
  • 23 Pinto, João Rocha, A viagem. Memória e Espaço, Lisboa, Livraria Sá da Costa, 1989, p. 85s.

22Si se considera el material cartográfico disponible, se verifica la importancia del conocimiento de la costa y se puede asociar ese interés a la “mentalidad marítima” de los portugueses, señalada por muchas fuentes del período y destacada por la historiografía. Esto vale, para los siglos XVI y XVII, como para los espacios por donde circularon, fuese el Atlántico o Índico. Charles Boxer tituló su obra de síntesis de la expansión de Portuguese Seaborne Empire, de 1968, y Teotónio de Souza llamó a los dominios portugueses un “imperio flotante”.21 Luís Filipe Thomaz utilizó la misma imagen cuando se refirió a D. Francisco de Almeida como “un virrey flotante, gobernador de un Estado sin territorio, con la cubierta de su nao por capital”.22 Los portugueses habrían ejercido, en la evaluación de João Rocha Pinto, “la perspectiva del navegador”, en detrimento de la mirada del caravanero. La cultura portuguesa se estructuró como “una cultura que mira desde el mar, con un horizonte visual proporcionado por el borde o por la gavia de una nao”.23

23Del mismo modo, los mapas y derroteros producidos sobre la costa atlántica de Brasil la consideran una zona de pasaje, un recorrido entre el extremo sur del continente, el Estrecho de Magallanes, y la costa Norte, el estuario del río Amazonas. Como resultado, de la producción cartográfica lusa sobre las tierras de Brasil en los dos primeros siglos, todos los mapas contienen representaciones de la costa atlántica.

  • 24 Carvalho, Joaquim Barradas de, Viagens (Literatura de), Dicionário de História de Portugal, Lisboa (...)
  • 25 Pinto, João Rocha, op. cit., p. 57.

24Los derroteros son documentos fundamentales para la práctica de navegación, vinculan estrechamente los conocimientos de la costa, incluso en los viajes de larga distancia, e integran al amplio y heterogéneo conjunto de textos de la llamada literatura de viajes, en la que se insiertan también las crónicas, las descripciones de lugares y los diarios.24 La clasificación que normalmente se hace de esa literatura se basa en criterios relacionados con el tiempo y el espacio o con la historia y la geografía. Según la tipología organizada por Rocha Pinto, podemos dividir a la literatura de viajes en fuentes narrativas, donde habría una mayor narración y menos descripción, y donde la variable tiempo tiene prominencia en detrimento de la variable espacio. En ese grupo estan las crónicas, descripciones de cercos y naufragios, relatos de viaje, cartas, memorias. En el límite opuesto de su clasificación estarían las obras técnicas, donde se privilegian la descripción y el espacio y donde hay menor atención a la narración y a la variable tiempo. Aquí se encontrarían los derroteros, itinerarios, carnet o diarios de navegación y las guías náuticas.25

25Esa clasificación guarda cierta pertinencia, no obstante, en textos que privilegian el espacio también se pueden encontrar rasgos de las experiencias que pudieron haberles dado origen. Los derroteros surgieron de la práctica de navegación y del creciente avance hacia nuevos espacios, comenzando por la costa africana. Los primeros publicados, según Suzanne Daveau, fueron un derrotero italiano, llamado “de Cadamosto”, de 1490, y el de Pierre Garcie, llamado Ferrande, a comienzos del siglo XVI. Esos documentos, en general, priorizaban la descripción de los itinerarios marítimos, tenían por objetivo indicar los vientos a los pilotos, corrientes y señales que pudiesen auxiliar en la ubicación, completando las latitudes. El recorrido marítimo, en esos casos, no permitía que se diera énfasis a las descripciones de la costa.

26Daveau constata que era frecuente que las representaciones corográficas fuesen ordenadas a lo largo de un itinerario, como los estudios hechos por los Teixeira que discutiré a continuación. En su propuesta de tipología de las relaciones entre descripciones de territorios e itinerarios se encuentran, inicialmente, las descripciones que son al mismo tiempo itinerarios. El caso ejemplar es el Roteiro geral com largas informações de toda a Costa do Brasil, de Gabriel Soares de Sousa, también titulado Tratado descritivo do Brasil, dedicado a D. Cristóvão de Moura, valido portugués de Felipe II, en 1587. Se trata de un itinerario literario, sin mapas, que describe en 74 capítulos la costa brasileña, del extremo norte al sur, con algunos capítulos consagrados a los principales ríos, costumbres de ciertas poblaciones y aspectos históricos de Olinda, en Pernambuco. Toda la segunda parte de la obra, de la que se preservaron apenas 49 capítulos, se dedica a la Bahía de Todos los Santos.

  • 26 Daveau, Suzanne, “La géographie dans les « roteiros » portugais des XVe et XVIe siècles”, Mare lib (...)

27La segunda relación se encuentra en los documentos en los que las descripciones geográficas se adjuntan a los derroteros. Ejemplos de estos casos son las obras de Duarte Pacheco Pereira, Esmeraldo de Situ Orbis, escrito entre 1505-1508, y de D. João de Castro, autor del más sofisticado derrotero producido por los portugueses en el siglo XVI. Discípulo del matemático y cosmógrafo mayor Pedro Nunes, sus derroteros fueron preparados durante su primer viaje de Lisboa a Goa (1538), de Goa a Diu (1538-39) y el retorno, y de Goa al Mar Rojo (fines de 1540). Más tarde fue gobernador y virrey del Estado de India (1545-1548). Las descripciones literarias están acompañadas de vistas panorámicas de la costa, hechas por él mismo, o en otras ocasiones encargadas. Para Daveau, D. João de Castro practicó en sus itinerarios una “geografía regional descriptiva y comparativa”, teniendo en cuenta las consideraciones que hace de diferentes localidades.26

28Un tercer tipo de relación la observamos en las descripciones geográficas en la forma de relatos de viaje. Y aun habría otros dos tipos: corografías ordenadas a lo largo de un itinerario mental; y corografías ordenadas de forma administrativa o temática. El artículo de Daveau abrió varias posibilidades de investigación, pero, como ocurre con la inmensa mayoría de los estudios que hacen un panorama de fenómenos de la expansión portuguesa, la documentación sobre Brasil está prácticamente ausente. La costa africana y de la India son los espacios privilegiados.

  • 27 Safier, Neil and Santos, Ilda Mendes dos, “Mapping maritime triumph and the enchantment of Empire: (...)
  • 28 Idem, ibidem.

29Los derroteros analizados a continuación pueden ser incluidos dentro del segundo tipo, pues los mapas complementan las descripciones de la geografía que constan en los textos. Sin despreciar su finalidad práctica, interesa sobre todo su composición, el lenguaje adoptado y el lugar que los ríos y las montañas ocupan en esas descripciones. Sobre la composición de estos textos, Ilda Mendes dos Santos y Neil Safier llaman la atención sobre el hecho de que los derroteros, escritos en conjunto por cosmógrafos y hombres del mar, aparecerían como “el equivalente marítimo de otras guías del Renacimiento que construyen un diálogo entre el erudito y el no iniciado, guiando a lectores con seguridad a través de mundos ocultos basados en el conocimiento y en la experiencia”.27 En este sentido, reconocemos una proximidad entre el lenguaje técnico y visual y las formas poéticas que ofrecieron estos documentos que, al mismo tiempo, funcionaron como un “inventario náutico”. En el estudio en cuestión los autores demuestran cómo ese inventario sería después transformado en la narrativa ficcional por autores como Francisco Sá de Miranda, Bernardim Ribeiro o André Falcão de Resende. El vocabulario de los derroteros también se encontraría en la poesía. En Os Lusíadas, Luís de Camões toma un itinerario cartográfico para construir su epopeya. Sin avanzar hacia una literatura ficcional, interesa aquí destacar que los pilotos que escribieron derroteros estuvieron en la vanguardia de la narrativa náutica y que su saber, “basado en la experiencia práctica, más que en el saber que viene de los libros, se transforma también en un lugar común literario”.28 La presencia del piloto-sujeto se verifica en el uso de la primera persona para describir la experiencia que fundamenta las informaciones del itinerario, como se verá más adelante.

30Se añade a la investigación del lenguaje de esos documentos, el hecho de que interesa tanto su forma escrita como la iconográfica. Textos e imágenes, o descripciones literarias y mapas se analizan en conjunto. Esa no es la práctica corriente del tratamiento de esos registros. Muchas veces no sabemos que una representación topográfica tiene también su contraparte literaria. La propuesta de análisis conjunto, ha sido defendida por quienes se enfocan en estudiar la historia de la cartografía y del espacio y problematizan ambos lenguajes.

  • 29 El título completo es Roteiro de todos os sinaes conhecimentos, fundos, baixos, Alturas, e derrota (...)
  • 30 Gomes, Plinio Freire, “Volta ao mundo por ouvir-dizer: Redes de informação e a cultura geográfica (...)

31Los dos derroteros producidos por los cartógrafos portugueses son bastante conocidos, pero aún carecen de un estudio que los incluya dentro las prácticas de conocimiento y dominio a las que respondieron. El primero es el Roteiro de todos os sinais. Sin fecha y sin autoría, la obra se atribuye a Luís Teixeira y se encuentra fechada entre 1586 y 1590.29 Luís Teixeira fue el patriarca de una de las familias de cartógrafos más notables de Portugal en el Renacimiento. Su permanencia en Brasil ocurrió en algún momento entre 1573 y 1578 durante el gobierno de Luís de Brito de Almeida, viaje que habría dado origen al Roteiro. Plinio Freire Gomes afirma que, pese a que se mantiene la estructura de la cartografía oficial, el Roteiro fue financiado por una rica familia de negociantes.30 Si sucedió así, no es difícil justificar el interés de particulares por las rutas a lo largo de la costa, lucrativas por la circulación de mercaderías y exploración de los molinos de azúcar próximos a la costa. Al mismo tiempo, si consideramos los estudios cartográficos que se sabe fueron encargados por la Corona española, se verifica que esta seguía de cerca las acciones de mercaderes y traficantes.

32La descripción de Luís Teixeira se orienta de norte a sur. Recorre la costa desde el Cabo de Santo Agostinho, punto más oriental de la costa de Brasil, y termina en el Estrecho de Magallanes. Se trata, aquí, de un conocimiento cartográfico de interés práctico y estratégico producido ochenta años después de la llegada de los portugueses al Nuevo Mundo. Cabe recordar que solo habían transcurrido cincuenta años desde el inicio del reinado de D. João III y su política de las capitanías hereditarias, momento en que Brasil se convirtió en parte de los planes de ocupación de los portugueses.

  • 31 Descripção de todo o marítimo da terra de S. Cruz, chamado vulgarmente o Brazil feito por João Tei (...)
  • 32 Biblioteca da Ajuda, Lisboa. Cota 52-XII-6.

33Cincuenta años después, el hijo de Luís Teixeira, João Teixeira, que también es conocido como João Teixeira Albernaz I, produjo la Descrição de toda a costa da Província de Santa Cruz a que vulgarmente chamam Brasil, de 1640, con 31 mapas acompañados de descripciones literarias.31 No hay registro de que João Teixeira haya estado en Brasil. El contexto histórico era aún el de la Unión Ibérica, a pesar de que los holandeses ya habían atacado Salvador y dominaban la capitanía de Pernambuco desde 1630, lo que duraría hasta 1654. Con relación a esa obra, Manuel Pimentel, que murió en 1719, hijo de Luís Serrão Pimentel, ambos cosmógrafos mayores de Portugal, escribe en la introducción de una copia preservada en la Biblioteca da Ajuda: “En suma, digo que este libro no tiene más que buenas pintura e iluminaciones”. Dice también que puede ser una copia de un mapa flamenco que, en relación con la costa de Brasil, contiene informaciones que no están “tan ajustadas” como las portuguesas.32

34La descripción de João Teixeira sigue el sentido opuesto del Roteiro escrito por su padre. Esta comienza en la entrada de la Cuenca del Plata y el último mapa trae el estuario del Río Maranhão. Podemos decir que durante las décadas que separan las dos obras hubo una pérdida de informaciones, de un lado, y adquisición, de otro. Esa inversión en el sentido del viaje apunta, no necesariamente a una inversión de los intereses, sino a una inclinación por atender la necesidad de un conocimiento más apremiante. La ampliación de la acción de los europeos en el norte del continente y la reacción portuguesa proveían a los cartógrafos un mayor volumen de informaciones. Amenazas existían de los dos lados: holandeses e ingleses en el Sur, en el Estrecho de Magallanes; franceses y holandeses en el Norte y Noreste, donde las expediciones eran más numerosas.

  • 33 Descripção de todo o marítimo da terra de S. Cruz, [p. 5].
  • 34 Diego Flores de Valdés a el Rey. Relaçion y advertimientos desde el rrio de Janero hasta el rio de (...)

35El recorrido geográfico de la descripción de João Teixeira Albernaz no era lo usual. Partir de Buenos Aires y seguir por los puertos de la costa de Brasil no era un recorrido autorizado por la Corona, pese a que era muy practicado. La primera frase de la Descrição se refiere al Río de la Plata, que afirma era “la única entrada de Perú, y salida de la Plata, y Riquezas, de aquellas Provincias por aquella parte” [a única entrada do Peru, e saída da Prata, e Riquezas, daquelas Províncias por aquela parte]. Se entiende que se refiere a la salida de plata por la parte Sur, porque la plata – en el trayecto oficial - seguía por el Pacífico, por el puerto de Arica y después de Callao, cruzaba el estrecho de Darien y seguía por el Caribe en dirección a Europa. Esa salida por el Sur estaba prohibida. Para el río de la Plata, escribió, “se demarcan las Conquistas de Portugal y Castilla y en él se inicia la Costa de Brasil, por la parte Austral” [se demarcam as Conquistas de Portugal e Castela e nele tem princípio a Costa do Brasil, pela parte Austral].33 Esa era la demarcación en la perspectiva portuguesa, porque para los castellanos la línea de demarcación que separaba las posesiones de Portugal y España colocaba el Río de la Plata bajo la jurisdicción del Rey de España e incorporaba la costa atlántica a Cabo Frio, en la costa del actual Río de Janeiro. Flores de Valdés incluso recomendó que este tramo de costa, desde Cabo Frio hasta el Estrecho de Magallanes, estuviese bajo el gobierno del Consejo de Indias, y no del Consejo de Portugal, porque eran puertos muy importantes, "muy ricos en mucho oro y platta " y no era conveniente para el rey confiar en los portugueses.34

Derrotero y descripción de la costa de Brasil

  • 35 De Certeau, Michel, A invenção do cotidiano. 1. Artes de Fazer. 16º ed., tradução Ephraim Ferreira (...)

36Para hacer una lectura de estos textos, desde el punto de vista del lenguaje que utilizan y del lugar destinado a los ríos y a las montañas, utilizo la diferenciación que propone Michel de Certeau, basado en el trabajo de C. Linde y W. Labov, entre dos formas de describir el espacio: la descripción de tipo “recorrido” y la de tipo “mapa”. El tipo “recorrido” sería un speech act, un acto de enunciación en el que se describe un hacer (cruzo un puente). El otro tipo está marcado por un ver (hay un río, un puente). La descripción implica, entonces, la relación entre dos narraciones distintas: entre “itinerario (una serie discursiva de operaciones) y el mapa (una descripción reductora totalizante de las observaciones)”.35

  • 36 De Certeau, Michel, Op. Cit., p. 186 e188.

37La conclusión de De Certeau, que puede auxiliar mucho en la comprensión del pasaje de las informaciones de los relatos de viaje al mapa, es que, como dos polos de experiencia, “de la cultura ‘ordinaria’ al discurso científico, se pasa del uno al otro”. El mapa, en su forma actual, se separa de los itinerarios que lo hicieron posible. O sea, las experiencias de los viajes por la costa de Brasil se condensaron en los mapas y homogeneizaron una visión del espacio. Barcos, animales y otros personajes permanecieron en algunos casos como “figuras ‘narrativas’ ” que “señalan en el mapa, las operaciones históricas de que resulta”. 36

38En el siguiente trecho del Roteiro de Luís Teixeira, se destacan algunos aspectos del lenguaje del autor:

  • 37 Roteiro de todos os sinais, op. cit. Las referencias de citas contienen la página facsímil y las lí (...)

“Primeramente debo saber que el Cabo de Santo Agostinho está en altura de ocho grados y medio, es tierra baja y hay mucho arbolado junto al mar, y parecen algunos campos sin árboles. Y yendo a demandar de mar hacia afuera Pernambuco, en tiempo de [vientos] norestes (...), iré por ocho grados y miraré para la banda del norte y tanto que vea barreras blancas avisaré que me llegue pera a banda del Sur (...), y si viere un Cabo para la banda del Sur diré que estoy este oeste con [el río] Capiraribe merim (...).” (p. 23, línea 6-25)37

[Primeiramente devo saber que o Cabo de Santo Agostinho está em altura de oito graus e meio, é terra baixa e tem muito arvoredo junto ao mar, e parecem alguns campos sem arvores. E indo demandar de mar em fora Pernambuco, em tempo de [ventos] nordestes (...), irei por oito graus e olharei para a banda do norte e tanto que vir barreiras brancas avisarme-ei que me chegue pera a banda do Sul (...), e se vir um Cabo para a banda do Sul direi que estou leste oeste com [o rio] Capirariue merim (...).]

39Un poco más adelante:

“y no me asuste navegar en esta Costa aunque junto a la tierra por que no hay que se guarde solamente de lo que se viere.” (p. 26, línea 46)

[e não me faça temor navegar nesta Costa ainda que junto à terra por que não há que se guarde somente do que se vir.]

40En estos párrafos se ve el uso de la primera persona, pero se utilizan los verbos en el futuro para indicar lo que se debe hacer en el caso de que el viaje se repita. Es una descripción del tipo “recorrido”. Luís Teixeira se coloca como sujeto en la descripción del Roteiro. Las acciones se presentan como un relato de experiencia que no solo indica un camino sino que confiere autoridad a las informaciones. En algunos trechos, raros, utiliza la segunda persona y también utiliza la descripción de tipo “mapa”, indicando lo que se puede ver. Usualmente, los itinerarios ocupan el imperativo, pero también se busca establecer una relación más informal con el lector.

  • 38 Subrayado mío. Una réplica de esa inscripción se encuentra en el Museo de la Marina, en Lisboa.

41La descripción de João Teixeira, a su vez, es del tipo “mapa”, según la proposición de De Certeau. No hubo la experiencia del recorrido y la costa de Brasil se describe como un panorama en el que el autor enumera lo que se podría ver. La explicación para esa diferencia puede estar en la realización o no del viaje, pero también en el mismo objetivo del documento: derrotero, en un caso, y descripción, en otro. Como característica de ese tipo de descripción, el autor usa expresiones como: a la entrada del río de la Plata, “la isla de Castillos, que está en el mencionado Cabo de Santa Maria quince leguas a Noreste” [a ilha de Castilhos, que fica do dito Cabo de Santa Maria quinze léguas ao Nordeste]; o “la isla que costumbran avistar los Barcos que van al Río de la Plata” [a qual ilha costumam avistar os Navios que vão ao Rio da Prata] [p. 8]. Aquí se encuentra la ubicación de la isla y la responsabilidad de la experiencia no es del autor ni tampoco remite a otros individuos, sino a los barcos. Son ellos los que “avistan” la isla, y no los hombres. Ese protagonismo atribuido al barco no es infrecuente y estaría vinculado a la cultura marítima portuguesa, ya mencionada. Desde la “perspectiva del navegador”, el barco era una prolongación del territorio portugués. En ese sentido es muy ilustrativa la inscripción dejada en los peñascos de Ielala, a 150 kilómetros de la naciente de Zaire, que Diogo Cão alcanzó en 1483: “Aquí llegaran los barcos del instruído Rei Dom João el Segundo de Portugal” [Aqui chegaram os navios do esclarecido Rei Dom João o Segundo de Portugal].38 El barco encarnaba la misma potencia del reino portugués.

  • 39 El trabajo de Tom Conley sobre el impacto del isolario en la escritura cartográfica en el siglo XV (...)
  • 40 Apud Ginzburg, Carlo, “Descrição e citação”, in O fio e os rastros, tradução Rosa Freire d’Aguiar (...)

42Una característica del Roteiro de Luís Teixeira, que diríamos diagramática, es la mezcla de textos e imágenes.39 Los mapas no son independientes de los textos, no están aislados en una hoja, como era la práctica común en ese entonces. En efecto, Luís Teixeira los llama “demostración”. También en esa nomenclatura se pueden observar las dimensiones del tiempo y del espacio y, por lo tanto, las formas existentes del conocimiento geográfico e histórico de la zona. La retórica clásica establecía los fundamentos de la escritura de la historia en el Renacimiento y definía así la demonstratio, según la Rhetorica ad Herennium: “la demostración se da cuando exprimimos una cosa con palabras tales que las acciones parezcan que se están ejecutando y que la cosa, está ante los ojos [...]”.40 Esas palabras serían la descripción (ekphrasis), que hace visible lo que está ausente. En el ámbito geográfico y etnográfico, también estaba presente la descripción, que permitía, de esa forma, la demostración de lo que estaba ausente.

  • 41 Monteiro, Joaquim Rebelo Vaz, Uma viagem redonda da Carreira da Índia (1597-1598), Coimbra, Biblio (...)

43El título de la obra de Luís Teixeira es bastante preciso: Roteiro de todos os sinais. Las señales se definen como “indicaciones o ‘conocimientos’ respecto a la proximidad de la tierra. Para ello muestra aves, peces, la coloración de las aguas, insectos, plantas marinas y otras que vienen desde la tierra, como algunos escombros que flotan”.41 Se suman a aquellas, otras señales caracterizadas por accidentes geográficos que necesitan ser identificados, sea como lugares de pasaje o como alternativas para el anclaje. En la costa de Brasil, ríos y montes adquieren preeminencia como puntos de referencia. El lenguaje adoptado para describirlos, o hacer su “demostración”, sin embargo, difiere. Luís Teixeira hace uso de un repertorio de imágenes que el lector/piloto podrá fácilmente visualizar, ver reproducido ante los ojos. Es necesario reconocer lo que se está describiendo e imaginarlo. Ese repertorio de imágenes tiene como principales fuentes la tierra natal del cartógrafo, Portugal, y algunos animales:

“Y estando este oeste con esta tierra miraré hacia el Sur y veré el Cabo de Santo Agostinho y veré al norte otra punta que es la de Olinda donde está la Villa de Pernambuco, y se corre el cabo y la punta norte sur y si estuviere este Oeste con el cabo veré por señal y conocimiento por la tierra dentro una Serra Selada como un camello (...).” (p. 24, línea 35)

“(...) y tendré aviso que si veo algunas barreras a lo largo del mar en demanda del Cabo de Santo Agostinho lo veré cortado y se lanza al mar y hace un hocico como el de ballena, encima de él hace un monte redondo de arbolado como Sierra.” (p. 26, línea 46)

[E estando leste oeste com esta terra olharei pera o Sul e verei o Cabo de Santo Agostinho e verei ao norte outra ponta que é a de Olinda onde está a Villa de Pernambuco, e corre-se o cabo e a ponta norte sul e se estiver leste Oeste com o cabo verei por sinal e conhecença pela terra dentro una Serra Selada como um camelo (...)

(...) e terei aviso que se vir algumas barreiras ao longo do mar em demanda do Cabo de Santo Agostinho ve-lo-ei cortado e lança-se ao mar e faz um focinho como de baleia, em cima dele faz um monte redondo de arvoredo como Serra.]

Imagen 3 – Luis Teixeira, Cabo de Santo Agostinho, Roteiro de todos os sinais.

Imagen 3 – Luis Teixeira, Cabo de Santo Agostinho, Roteiro de todos os sinais.

Biblioteca da Ajuda.

44En este registro se observa la sierra semejante a la “joroba de un camello” o el mismo Cabo de Santo Agostinho como el “hocico de una ballena” (Imagen 3). Esas analogías tienen como objetivo “colocar frente a los ojos del lector” las señales que sirven para confirmar la precisión del recorrido. Como escribe Luís Teixeira, cuando aviste determinadas señales “entenderé que voy bien navegando que conforme el tiempo debo hacer buen viaje” [entenderei que vou bem navegado que conforme ao tempo devo fazer boa viagem] (p. 33 línea 209). Hay diversos otros ejemplos, en la misma obra, que recurren al cotidiano o a paisajes familiares para describir los montes:

“Veré por la tierra dentro unas Sierras muy altas como órganos, unos altos/ otros bajos/ y viéndolos diré que estoy sobre Rio de Janeiro.” (p. 56 línea 617)

[verei pela terra dentro umas Serras muito altas como órgãos, uns altos/ outros baixos/ e vendo-os direi que estou sobre o Rio de Janeiro.]

“De la embocadura de este Río al Sur-sudoeste está junto al mar un monte muy alto que para los que lo ven parece un pan de azúcar.” (p. 56 línea 620)

[ Da barra deste Rio ao Su-sudoeste está junto ao mar um monte muito alto que aos que o vem parece um pão de açúcar.]

En el camino en dirección al Estrecho: “algunas piedras que quieren parecer casas y no lo son y están junto con el mar.” (p. 76, línea 1028)

[algumas pedras que querem parecer casas e o não são e estão junto com o mar.]

“y en la tierra hay unos montes junto con el mar que parece que fueron quemados/ y quieren parecer Castillos que están caídos.” (p. 77, línea 1060)

[e na terra estão uns montes junto com o mar que parece que foram queimados/ e querem parecer Castelos que estão caídos.]

45En el texto de João Teixeira Albernaz, se describe lo que hay en la costa. En la costa al norte de Rio de Janeiro, en el mapa equivalente al folio 6, escribe el cartógrafo:

“Del cabo de São Thomé que, como dije, está a una altura de veintidós grados, corre la Costa al Norte treinta y seis leguas hasta la cuesta de João Moreno, que es un monte que está a la entrada del Puerto de Espírito Santo, a una altura de 20 grados y un cuarto. En toda esta costa no hay un puerto notable más que el Río Itiritiba en el que pueden surgir carabelas en fondo de dos brazas y al norte de ocho leguas otro río con tres islas pequeñas a su entrada que se corren de noroeste a sureste. Entre ellas y la boca del Río pueden surgir en cuatro brazas, le dicen a estas islotas de Goropary, y del mismo nombre hay un pueblo por el Río arriba distancia de cinco leguas, no hay en esta costa otra cosa de la que se haga mención.” (fl.10)

[Do cabo de São Thomé que como disse está em altura de vinte dois graus, corre a Costa ao Norte trinta e seis léguas até o morro de João Moreno, que é um monte que está na entrada do Porto do Espírito Santo, em altura de 20 graus e um quarto. Em toda esta costa não temos porto notável mais que o Rio Itiritiba em que podem surgir caravelas em fundo de duas braças e ao norte de oito léguas outro rio com três ilhas pequenas na entrada dele que se correm de noroeste sueste. Entre elas e a boca do Rio podem surgir em quatro braças, chamam estas ilhetas de Goropary, e do mesmo nome esta uma povoação pelo Rio acima distância de cinco léguas, não há nesta costa outra coisa de que se faça menção.]

Imagen 4 – João Teixeira Albernaz. Descrição de todo marítimo da Terra do Brasil.

Imagen 4 – João Teixeira Albernaz. Descrição de todo marítimo da Terra do Brasil.

Arquivo Nacional da Torre do Tombo, Lisboa.

Imagen 5 – João Teixeira Albernaz, Descrição de todo marítimo da Terra do Brasil.

Imagen 5 – João Teixeira Albernaz, Descrição de todo marítimo da Terra do Brasil.

Arquivo Nacional da Torre do Tombo, Lisboa.

46No solo los marcos geográficos destacados en el texto, sino que también el que se registra en los mapas, se evidencia la relevancia de ríos y montañas. Esto se verifica en las figuras 4 y 5: “Serra de Goropary”; “Monte Aga”; “Morro de João Moreno”; “Reys Magos”; “Serra de Mestrealvaro”. Sobre los ríos, el autor señala la profundidad capaz de recibir a barcos, donde “pueden surgir carabelas”.

El saber indígena

47La adopción de montes y montañas como puntos de referencia inserta el saber indígena en el proceso de conocimiento y descripción del espacio. Ambos autores utilizan en muchas ocasiones la toponimia indígena. El texto de João Teixeira parece ser menos eficaz en el auxilio a la ubicación, porque no describe tan minuciosamente cómo es posible reconocer determinadas señales, pero los nombres indígenas en el texto son mucho más numerosos. El mayor contacto con las poblaciones de la costa en el período en que fue escrito, 1640, puede ser una explicación. Ya el Roteiro de Luís Teixeira, con la función de ayudar al piloto en su ubicación, explica el significado de marcos geográficos que tienen nombres indígenas.

48Hay una distinción entre los efectos que se obtienen de esos nombres indígenas y de nombres dados por los portugueses, muchos de ellos en referencia al santo del día en el que se alcanzó el lugar, como “ponta de Santo Antonio”, o “Cabo de Santo Agostinho”, “Bahía de Todos os Santos”; o al colonizador, como “Morro de João Moreno”. Esas dos formas de nombrar, la indígena y la europea, tienen bases epistemológicas distintas. El nombramiento indígena permite identificar el lugar, se realiza con el fin táctico de ubicar. Si no tenemos conocimiento de mapas producidos por los indígenas en Brasil en ese período, los nombres son indicios de la forma como figuraban el espacio.

  • 42 Boas, Franz, Geographical names of the Kwakiutl Indians, New York, Columbia University Press, 1934 (...)

49En el estudio de los topónimos de los indios Kwakiutl, Franz Boas parte de la premisa propuesta por F.J. Egli de que los nombres geográficos, “siendo una expresión del carácter mental de cada pueblo y de cada período, refleja su vida cultural y la línea de desarrollo que pertenece a cada área cultural”, al que Boas añade que “la forma de cada lenguaje limita el alcance de términos que pueden ser acuñados”. El autor identificó también entre los Kwakiutl que un gran número de términos describen formas o apariencias, a no ser que algún interés específico relacionado con el lugar haya interferido en la nomenclatura descriptiva.42

  • 43 Sampaio, Teodoro, O tupi na geografia nacional. 5º ed., São Paulo, Companhia Editora Nacional, 198 (...)

50En el caso de Brasil, Teodoro Sampaio, a principios del siglo XX, también concluyó que en las denominaciones geográficas presentes en los mapas había un predominio del idioma tupí en toda la región costera. En los nombres de los ríos del interior del país, el tupí también está muy presente y el erudito atribuía, en la región Sureste de Brasil, a la acción de los pioneiros (bandeirantes) y a la catequesis. En la región Noreste, en los nombres de ríos y colinas en la costa, prevalece el tupí y en el interior, los nombres son principalmente tapuias.43 Como hacen los Kwakiutl, los nombres en el idioma tupí son marcadamente descriptivos. Pueden describir una producción característica, como es el caso del arroyo que se llama “guaratubi”, que “significa agua de goraces que es un pez colorado y mucho que allí hay”, según Luís Teixeira, (p. 28, línea 98). O expresan las características del objeto, como "batu-cabaru", montaña que sirve de caballo a las nubes; "para-hy-tinga", río de aguas blancas; o Ytapoã, “que significa piedra levantada” (p. 30, línea 138). Es posible construir todo un tratado geográfico en torno a los nombres indígenas que traen la palabra “Ita”, piedra en tupi-guaraní, refiriéndose a montes.

51Podemos decir que los nombres indígenas, en gran medida, llevan a cabo la síntesis descriptiva que los portugueses usan en sus "demostraciones". El nombre indígena toma el lugar del repertorio de imágenes que los autores de los derroteros utilizan para colocar la geografía ante los ojos del lector/piloto.

  • 44 Seed, Patrícia, Cerimônias de posse na conquista europeia do Novo Mundo (1492-1640), tradução Leni (...)

52En el nombramiento portugués, a su vez, la referencia a los santos o a los colonos no ayuda a identificar el lugar, pero tiene su base en lo que los historiadores llaman de “toma de posesión” por medio del nombramiento, aspecto estudiado por autores como Patricia Seed y Stephen Greenblatt.44

  • 45 Eliade, Mircea, O sagrado e o profano, tradução Rogério Fernandes, São Paulo, Martins Fontes, 1992 (...)
  • 46 Kantor, Iris, “Cartografia e diplomacia: usos geopolíticos da informação tiponímica (1750-1850)”, (...)

53Atribuir a un accidente geográfico el nombre del santo del día en el que se avistó, celebra el santo y, en una camada más profunda, tiene la función de tornar sagrado aquel espacio. Esa sería una de las formas en las que, siguiendo los análisis de Mircea Eliade, permitirían destacar de la homogeneidad del mundo, espacios sagrados o sacralizados. Al tomar la posesión de los territorios a nombre de Jesús Cristo, la presencia de la Cruz en el Nuevo Mundo equivaldría a la consagración de la región y, “de cierto modo, a un ‘nuevo nacimiento’”.45 A este debería corresponder un nuevo bautismo y nombramiento. El bautismo de regiones o accidentes geográficos en el continente sulamericano produjo, entonces, un “repositório da memória da cristandade latina” y la “hagiotoponímia permitiu, ao mesmo tempo, a universalização e a particularização do empreendimento expansionista”.46

54En la práctica de la navegación y en el reconocimiento de la costa, entretanto, era necesario conjugar las dos formas de apropiarse del espacio, la de los indígenas y la de los cristianos. Aun cuando no recurre a la toponimia indígena, el autor necesita dar otras explicaciones. Luís Teixeira escribe:

“para saber que estoy bien navegado veré una cuesta alta redonda con un árbol en cima... se llama la colina de São Paulo; y de esta colina que por señal tiene el árbol hasta la ciudad de Salvador, hay 12 leguas.” (p. 34, línea 222-225).

[para saber que estou bem navegado verei um morro alto redondo com uma árvore em cima... chama-se o morro de São Paulo; e deste morro que por sinal tem a arvore até a cidade do Salvador há 12 léguas.]

55Esa es una evidencia de que el nombre atribuido por los europeos no tenía efecto de ubicación. Era un árbol, que también aparece en el mapa, que tenia la función de auxiliar al piloto. Ese árbol no era, entonces, un elemento frágil, como podemos considerar actualmente. Lo mismo ocurre con el Monte Pascoal, “un monte alto largo, con forma de cima” (p. 40, línea 323); o en la Sierra de Santo André, que se describe como “un pico muy alto como un castillo” (p. 50, línea 520).

  • 47 Viveiros de Castro, Eduardo, “O nativo relativo”, Mana, vol. 8, no 1, 2002, p. 132.

56La presencia de nombres indígenas en estas descripciones permite realizar distintos análisis. Sin embargo, nos referiremos solamente a dos. La primera de ellas, propuesta por Viveiros de Castro, trata las “ideas nativas como conceptos”47 y estudia los mundos que estos conceptos crean. Esta proposición puede conducir a una investigación de los conceptos y concepciones que los pueblos indígenas utilizaron, especialmente aquellos que vivían cerca de la costa. La segunda, observa que en la apropiación de la toponimia indígena y la traducción de lo que significan sus términos, hay rastros de contactos entre portugueses e indígenas en la producción del conocimiento geográfico. Por lo tanto, los rastros de la experiencia indígena son los que marcaron el conocimiento de los portugueses en los primeros tiempos de la conquista.

57Con el estudio de cómo estos dos cartógrafos portugueses se acercaron a la geografía encontrada en las tierras de Brasil, tierra adentro y en la costa, buscamos distinguir las diferentes funciones otorgadas a los ríos y las montañas en la documentación. Para describir e interpretar estos hechos geográficos, que podrían representar rutas de acceso, obstáculos para penetrar en el territorio, esperanzas de minas o puntos de referencia esenciales para guiar a los pilotos, los autores utilizaron múltiples fuentes de conocimiento: desde teorías de la filosofía natural hasta el conocimiento de los indios, pasando siempre por la experiencia náutica. Luego produjeron síntesis y mapas, donde se valoraba o borraba la contribución de estas fuentes.

58A diferencia de muchos mapas del período, el objetivo de esa producción no se volcaba hacia la propaganda imperial, sino que tenía fines prácticos. Sin embargo, como muchos mapas manuscritos que no tuvieron por efecto la divulgación, los derroteros y descripciones también tuvieron un contenido expansionista y, sobre todo, de control del territorio. La familiaridad que se desarrolla con el espacio y la relación que se establece con la presencia de las poblaciones nativas indican procesos de apropiación. Esas obras no son las fuentes más indicadas para evaluar o comprender el proceso de ocupación de las tierras de Brasil. Son documentos que permiten descifrar la forma en que se comprendieron las tierras representadas y, de esa forma, incorporadas por los europeos y por los portugueses en particular.

Haut de page

Notes

1 Sobre la importancia de la cartografía en el reinado de Felipe II, ver Buisseret, David (edited by), Monarchs, Ministers and Maps. The Emergence of Cartography as a Tool of Government in Early Modern Europe, London & Chicago, The University of Chicago Press, 1992; Pagden, Anthony, Lords of all the world. Ideologies of empire in Spain, Britain and France c. 1500–c. 1800, New Haven, Yale University Press, 1998 y Parker, Geoffrey, “Philip II, maps and power”, in Success is never final. Empire, war, and faith in early modern Europe, Nueva York, Basic Books, 2002, p. 96-112; Bouza-Alvaarez, Fernando, “Cultura de lo geografico y usos de la cartografia entre España y los Paises Bajos durante los siglos XVI y XVII”, in De Mercator a Blaeu. España y la edad de oro de la cartografia en las diecisiete provincias de los Paises Bajos, Madrid, Fundación Carlos de Amberes, 1995.

2 Ver Alegria, Maria Fernanda, Daveau, Suzanne, Garcia, João Carlos y Relaño, Francesc, “Portuguese cartography in the Renaissance”, in Woodward, David (ed.), The History of Cartography. Volume Three. Cartography in the European Renaissance. Part 1, Chicago, The Chicago University Press, 2007, p. 975-1068 y Guedes, Max Justo, “Três séculos de cartografia portuguesa do Brasil: do Planisfério Cantino (1502) à carta Nova Luzitania ou America Portugueza e Estado do Brazil do astrônomo Silva Pontes (1798)”, in Martín-Merás, M. Luisa; Guedes, Max Justo y Leiva, José Ignacio González, Cicle de conferéncies sobre História de la Cartografia écurs La Cartografia Iberoamericana, Institut Cartogràfic de Catalunya, 1998, p. 107-109..

3 Y sobre la atención a las posesiones portuguesas en el mismo contexto, ver Doré, Andréa, “O deslocamento de interesses da Índia para o Brasil durante a União Ibérica: mapas e relatos”, Colonial Latin American Review, vol. 23, nº 2, 2014, p. 172-197.

4 Ver Murúa, Martín de, Historia y Genealogía, de los Reyes Incas del Perú del Padre Mercedario Fray Martín de Murúa, [1590], Códice Murúa, Coleção Seán Galvin, Madrid, Testimonio Compañía Editorial, 2004; Poma de Ayala, Felipe Guaman, Nueva Coronica y Buon Gobierno (1615), GKS 2232, Det Kongelige Bibliotek, Copenhagen, fls. 1067-68 (on line: http://www5.kb.dk/permalink/2006/poma/info/es/frontpage.htm); y el más importante de los cronistas de Potosí, Orsúa y Vela, Bartolomé Arzáns de, Historia de la Villa Imperial de Potosí, Edición de Lewis Hanke y Gunnar Mendoza, 3 v., Providence, Brown University Press, 1965, p. 33-35.

5 Carta de Diego Flores de Valdés. 05 de agosto de 1583. AGI, Charcas 41, doc. 27, fl. 1v. Sobre el pasaje de Valdés por Brasil, ver Vilardaga, José Carlos, São Paulo no império dos Filipes. Conexões na América Meridional (1580-1640), São Paulo, Fapesp/Intermeios, 2014, p. 62-95.

6 Stella, Roseli Santaella, Brasil durante el gobierno español, Madrid, Fundación Histórica Tavera, 2000, p. 83.

7 Apud Nicolini, Alberto, “A imagem da cidade e do território do vice-reino do Peru: sua construção e consolidação, entre 1535 e 1581, pelo fundador Francisco Pizarro, o ouvidor Juan Matienzo e o vice-rei Francisco de Toledo”, in Friedman, Fania y Abreu, Mauricio (orgs.), Cidades latino-americanas: um debate sobre a formação de núcleos urbanos, Rio de Janeiro, Casa da Palavra, 2010, p. 96-97.

8 Prado, Paulo, Retrato do Brasil, Rio de Janeiro, Nova Aguilar, 2º edição, 2002, vol. 2, p. 46.

9 Magalhães, Basilio de, Expansão Geographica do Brasil colonial [1935], 4º edição, São Paulo, Instituto Nacional do Livro, 1978; Boxer, Charles, “O caminho de Potosi”, in Salvador de Sá e a luta pelo Brasil e Angola, 1602-1686 [1952], tradução Olivério de Oliveira Pinto, São Paulo, Editora Nacional, Ed. da USP, 1973; Holanda, Sergio Buarque de, “O ‘outro Peru’ ”, in Visão do Paraíso. Os motivos edênicos no descobrimento e colonização do Brasil [1959], 6º edição, São Paulo, Brasiliense, 1994.

10 Comentários a Aristóteles do Curso Jesuíta Conimbricense (1592-1606). Antologia de Textos. Introdução de Mário Santiago de Carvalho; Traduções de A. Banha de Andrade, Maria da Conceição Campos, Amândio A. Coxito, Paula Barata Dias e Filipa Medeiros. Coimbra: Faculdade de Letras, 2011.

11 Ver Eichholz, D.E., “Aristotle's Theory of the Formation of Metals and Minerals”, The Classical Quarterly, vol. 43, nº 3-4, 1949, p. 141.

12 Rosaccio, Giuseppe, Teatro del Mondo e sue parti, Bologna, per Costantino Pisarri, 1724 (1º ed. 1595).

13 Ver Hirai, Hiro, Le Concept de semence dans les théories de la matière à la Renaissance. De Marsile Ficin à Pierre Gassendi, Turnhout, Belgium, Brepols, 2005, p. 111-134.

14 Ver Dainville, François de, La géographie des humanistes, Paris, Beauchesne et ses fils, 1940, p. 249.

15 Perez de Valencia, Jacob. [Commentaria in psalmos]. Valencia, 1484 apud Randles, W. G. L., Da terra plana ao globo terrestre. Uma rápida mutação epistemológica, Lisboa, Gradiva, 1990, p. 33.

16 Vega, Alejandra, Los Andes y el territorio de Chile en el siglo XVI. Descripción, reconocimiento e invención, Santiago, Dibam; Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, 2014, p. 44.

17 Furtado, Junia F, “As Índias do conhecimento, ou a geografia imaginária da conquista do ouro”, Anais de história de além-mar, nº 4, 2003, p. 174-175.

18 Diálogos das grandezas do Brasil [1618], Introdução de Capistrano de Abreu Notas de Rodolfo Garcia São Paulo, Melhoramentos, 1977, Diálogo Primeiro, p. 29; Salvador, Frei Vicente de, História do Brasil 1500-1627, Belo Horizonte, Itatiaia; São Paulo, Edusp, 1982, Liv. I, cap. 5, p. 62-63. Sobre el descubrimiento de las minas, ver Furtado, Junia F., « As Índias do conhecimento, ou a geografia imaginária da conquista do ouro », in Anais de história de além-mar, nº 4, 2003, p. 155-212.

19 “which is the reason that it hath neither Silver nor Gold Mines, because sulphurous Fires are found under Ground, which are a cause of the production of Gold and Silver, so likewise they occasion Earthquakes”. ontanus, Arnoldus, America being an accurate description of the New World, By John Ogilby Esq., London, Printed by Tho. Johnson, 1671, p. 481-482.

20 Diálogos das Grandezas do Brasil, Diálogo Segundo, p. 106. Ver Onetto Pavez, Maurício, Temblores de tierra en el Jardín del Edén. Desastre, memoria e identidade. Chile, siglos XVI-XVIII, Santiago, DIBAM, Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, 2017.

21 Souza, Teotónio de, Goa medieval, Lisboa, Teorema, 1993, p. 171.

22 Thomaz, Luís Filipe, De Ceuta a Timor, 2º edição, Lisboa, Difel, 1994, p. 213.

23 Pinto, João Rocha, A viagem. Memória e Espaço, Lisboa, Livraria Sá da Costa, 1989, p. 85s.

24 Carvalho, Joaquim Barradas de, Viagens (Literatura de), Dicionário de História de Portugal, Lisboa, 1971, IV, p. 283-289.

25 Pinto, João Rocha, op. cit., p. 57.

26 Daveau, Suzanne, “La géographie dans les « roteiros » portugais des XVe et XVIe siècles”, Mare liberum, Lisboa, nº 3, 1991, p. 161-163, p. 170. Sobre los derroteros portugueses impresos, ver Giurgevich, Luana, “Bibliotheca roteirística: Edições impressas em Portugal dos séculos XVII e XVIII, Rutter Technical Notes 1, Lisbon, June 2020.

27 Safier, Neil and Santos, Ilda Mendes dos, “Mapping maritime triumph and the enchantment of Empire: Portuguese Literature of the Renaissance”, in J.B. Harley and D. Woodward. (ed.), The History of Cartography, Chicago & London, The University of Chicago Press, vol. 3. Part 1, 2007, p. 462.

28 Idem, ibidem.

29 El título completo es Roteiro de todos os sinaes conhecimentos, fundos, baixos, Alturas, e derrotas, que ha na Costa do Brasil desdo Cabo de Santo Agostinho até o estreito de Fernão de Magalhães. Utilizo la siguiente edición: Roteiro de todos os sinais na costa do Brasil ((1585-1590) atribuido a Luís Teixeira). [Reproducción fac-similar del ms. 51-IV-38 de la Biblioteca da Ajuda. Edición preparada por Max Justo Guedes]. Rio de Janeiro, INL, 1968. Ver Cortesão, Armando e Mota, Avelino Teixeira da Mota, “O cartógrafo Luis Teixeira e sua obra”, in Portugalia Monumenta Cartografica, Lisboa, Imprensa Nacional-Casa da Moeda, 1987, vol. 3, p. 42.

30 Gomes, Plinio Freire, “Volta ao mundo por ouvir-dizer: Redes de informação e a cultura geográfica do Renascimento”, Anais do Museu Paulista. Nova Série, vol. 17, no 1. São Paulo, ene-jun, 2009, p. 123.

31 Descripção de todo o marítimo da terra de S. Cruz, chamado vulgarmente o Brazil feito por João Teixeira cosmographo de sua majestade. Anno de 1640. Ed. Fac-símile. Lisboa: Arquivo Nacional da Torre do Tombo / ANA, 2000. https://digitarq.arquivos.pt/ViewerForm.aspx?id=4162623.

32 Biblioteca da Ajuda, Lisboa. Cota 52-XII-6.

33 Descripção de todo o marítimo da terra de S. Cruz, [p. 5].

34 Diego Flores de Valdés a el Rey. Relaçion y advertimientos desde el rrio de Janero hasta el rio de la platta a la banda del Sur, fl. 1-3. AGI. Patronato 33, N.3, R.4.

35 De Certeau, Michel, A invenção do cotidiano. 1. Artes de Fazer. 16º ed., tradução Ephraim Ferreira Alves, Petrópolis, Editora Vozes, 2009, p. 187.

36 De Certeau, Michel, Op. Cit., p. 186 e188.

37 Roteiro de todos os sinais, op. cit. Las referencias de citas contienen la página facsímil y las líneas. Las itálicas son mías.

38 Subrayado mío. Una réplica de esa inscripción se encuentra en el Museo de la Marina, en Lisboa.

39 El trabajo de Tom Conley sobre el impacto del isolario en la escritura cartográfica en el siglo XVI motiva un enfoque diagramático de los mapas. Ver The Self-made Map. Cartographic Writing in Early Modern France, London; Minneapolis, University of Minnesota Press, 1997, p. 167-201

40 Apud Ginzburg, Carlo, “Descrição e citação”, in O fio e os rastros, tradução Rosa Freire d’Aguiar e Eduardo Brandão, São Paulo, Companhia das Letras, 2007, p. 20.

41 Monteiro, Joaquim Rebelo Vaz, Uma viagem redonda da Carreira da Índia (1597-1598), Coimbra, Biblioteca Geral da Universidade, 1985. “Sinais”, en el glosario, p. 468.

42 Boas, Franz, Geographical names of the Kwakiutl Indians, New York, Columbia University Press, 1934, p. 9-10. URL: https://babel.hathitrust.org/cgi/pt?id=inu.39000005878918&view=1up&seq=1

43 Sampaio, Teodoro, O tupi na geografia nacional. 5º ed., São Paulo, Companhia Editora Nacional, 1987. (1º ed. 1901), p. 71.

44 Seed, Patrícia, Cerimônias de posse na conquista europeia do Novo Mundo (1492-1640), tradução Lenita R. Esteves, São Paulo, Editora UNESP, 1999, p. 221; Greenblatt, Stephen, Possessões Maravilhosas: o deslumbramento do Novo Mundo, tradução Gilson Cardoso de Souza. São Paulo, Edusp, 1996. Ver también Ventura, Maria da Graça A. Mateus Ventura, “O baptismo do(s) novo(s) mundo(s). A toponímia como sistema de leitura do mundo”, in Vasco da Gama. Homens, viagens e culturas. Actas do Congresso Internacional, Lisboa, CNCDP, 2º vol., [s./d.], p. 279-303.

45 Eliade, Mircea, O sagrado e o profano, tradução Rogério Fernandes, São Paulo, Martins Fontes, 1992, p. 22.

46 Kantor, Iris, “Cartografia e diplomacia: usos geopolíticos da informação tiponímica (1750-1850)”, Anais do Museu Paulista, São Paulo. N. Sér. V. 17, n.2, jul-dez, 2009, p. 42 y Dick, M. V. P. A., A motivação toponímica e a realidade brasileira, São Paulo, Arquivo do Estado, 1990.

47 Viveiros de Castro, Eduardo, “O nativo relativo”, Mana, vol. 8, no 1, 2002, p. 132.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Imagen 1 – Anónimo/Diogo Homem. Atlas de diecinueve hojas, 1565.
Crédits Biblioteca Nacional de Rússia, San Petesburgo (detalle).
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/81382/img-1.png
Fichier image/png, 2,4M
Titre Imagen 2 – João Teixeira Albernaz I. Mapa que integra la obra de Diogo Campos Moreno, Livro que dá razão do Estado do Brasil, 1612.
Crédits Instituto Histórico Geográfico Brasileiro, Rio de Janeiro (detalle).
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/81382/img-2.png
Fichier image/png, 2,2M
Titre Imagen 3 – Luis Teixeira, Cabo de Santo Agostinho, Roteiro de todos os sinais.
Crédits Biblioteca da Ajuda.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/81382/img-3.png
Fichier image/png, 1,1M
Titre Imagen 4 – João Teixeira Albernaz. Descrição de todo marítimo da Terra do Brasil.
Crédits Arquivo Nacional da Torre do Tombo, Lisboa.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/81382/img-4.png
Fichier image/png, 1,9M
Titre Imagen 5 – João Teixeira Albernaz, Descrição de todo marítimo da Terra do Brasil.
Crédits Arquivo Nacional da Torre do Tombo, Lisboa.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/81382/img-5.png
Fichier image/png, 2,2M
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Andréa Doré, « Cartógrafos portugueses representan ríos y montañas: señales de riquezas y puntos de referencia en las tierras de Brasil », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 08 octobre 2020, consulté le 23 octobre 2020. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/81382 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.81382

Haut de page

Auteur

Andréa Doré

Universidade Federal do Paraná, Curitiba, Brasil, GEOPAM

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search