Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesComptes rendus et essais historio...2020Diego Escolar y Lorena B. Rodrígu...

Lidia Rosa Nacuzzi

Diego Escolar y Lorena B. Rodríguez (Comp.). Más allá de la extinción: identidades indígenas en la Argentina criolla, siglos XVIII-XX y una reseña comparativa con Bolivia, Paraguay, Chile y México

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, SB editorial, 2019, 288 p.
Référence(s) :

Diego Escolar y Lorena B. Rodríguez (Comp.). Más allá de la extinción: identidades indígenas en la Argentina criolla, siglos XVIII-XX y una reseña comparativa con Bolivia, Paraguay, Chile y México.

[08/10/2020]

Texte intégral

1Este libro compilado por Diego Escolar y Lorena B. Rodríguez, representa una especie de puzzle de trabajos por temas y regiones que tienen distinta forma (y jurisdicción) tanto en el resguardo de archivos o los tipos de fuentes disponibles como en las cuestiones abordadas y en las tradiciones intelectuales que las estudian. Todos estos aspectos están representados en el libro, reflejando la diversidad de registros y de investigaciones, tan diversos como los propios colectivos indígenas sobre los que busca dar cuenta. Los compiladores comienzan advirtiendo que – hasta por los menos la década de 1990 – la Argentina era considerada una nación “blanca y europea”. Ese era un tópico del sentido común construido por los fundadores de la nación que había impactado aún en las disciplinas que podrían haber sido más críticas al respecto, como la Historia y la Antropología. Apuntamos que ese sentido común también había instalado una dicotomía entre pueblos de indios ya extinguidos – los de las áreas de incorporación colonial temprana, como Cuyo, el antiguo Tucumán, Córdoba, el litoral del río Paraná – y los grupos nómades considerados casi bárbaros que habitaban las fronteras de la incipiente república – el Chaco y la Patagonia – cuyo exterminio había sido uno de los objetivos de las campañas militares de fines del XIX. Así, unos extinguidos por la aculturación y/o el mestizaje y los otros por acción de las armas de fuego, el nuestro era un “país sin indios”.

2Sin embargo, dicen los compiladores, probablemente a partir de los procesos de reemergencias étnicas de diversos colectivos de indígenas, tanto antropólogos como historiadores comenzaron a revisar la presencia indígena en las llamadas provincias viejas, esas regiones en donde la incorporación de la población indígena al estado y sus formatos se dio desde el período colonial. Esa revisión incluyó la búsqueda de nuevos datos, la relectura de fuentes conocidas y, sobre todo, nuevas preguntas de investigación que se desplegaron en distintas regiones de Sudamérica y desde diversos contextos académicos. Así, el libro se diseñó como un panorama regional y una reseña comparativa de la situación de los colectivos y las identidades indígenas que fueron actores de las re emergencias étnicas después de la supuesta extinción, en los siglos XVIII al XX. Reúne once trabajos de reconocidos especialistas en diversas regiones de Argentina (Corrientes, Córdoba, Santiago del Estero, Jujuy, Salta, Tucumán-Catamarca, Mendoza-San Juan) y de los vecinos países de Chile, Bolivia, Paraguay y México. Es una obra que se va a posicionar rápidamente como de referencia, porque viene a constituir un balance y una agenda.

3Constituye un balance de las numerosas investigaciones realizadas, de los avances y de la creación de conocimiento acerca de los colectivos indígenas en los siglos XIX y XX, comprendiendo diversos tópicos: la continuidad de las marcas de diferenciación étnica, las categorizaciones y estigmatizaciones, las identificaciones étnicas atribuidas y reclamadas, las rebeliones y las luchas judiciales por las tierras de comunidad, las reconfiguraciones de las identidades de los colectivos indígenas, la redefinición de sus sistemas de autoridades, la acción política que desplegaron en sus demandas. El libro muestra la presencia indígena durante todo el proceso de formación del estado nacional y cómo esos colectivos incidieron en las historias regionales y provinciales. Ofrece un panorama de casos de estudio en las provincias nombradas, que permiten mostrar la problemática en general y las particularidades contextuales (de distintos colectivos indígenas y, también, de distintos grupos académicos estudiándolos). A vez, es una agenda de temas-problemas porque les diversos autores identifican los principales interrogantes pendientes, y las fuentes de datos necesarias para resolverlos: señalan sobre todo los archivos parroquiales y legislativos, los censos y los procesos judiciales. Por esto, por el balance propuesto y por la agenda de temas pendientes, creo que debería provocar el interés de distintas agencias gubernamentales, tanto como atraer a jóvenes investigadores interesados en estas problemáticas.

4Destacamos algunos ejes temáticos. Son varios los autores que explican que, en la subregión que tratan, la pérdida de la calidad de indígenas de los pueblos coloniales – con el pretexto de la igualdad jurídica instaurada por los gobiernos revolucionarios de los inicios de los estados nación – dio como resultado tanto la pérdida de las garantías sobre las tierras comunitarias, como el acceso gratuito a la justicia y las autoridades propias. Estos procesos son examinados en cada uno de los capítulos con gran nivel de detalle, y especialmente en los casos de Córdoba y Chile, tratado por Hugo Contreras Cruces y Milton Godoy Orellana. Por ejemplo, dice Sonia Tell que en Córdoba se dio un doble proceso de expropiación pública: de las tierras comunales y de la jurisdicción civil y criminal de los curacas y cabildos. La autora diferencia ritmos y procesos: la segunda fue más temprana y más lenta. La primera estuvo asociada a obras públicas, fue más abrupta, homogénea y tardía. Ambos procesos recortaron derechos adquiridos por los pueblos de indios en la Colonia y abrieron el juego a posturas disímiles sobre las formas de poseer y explotar las tierras en común. A pesar de eso, no se desarticularon las identidades indígenas ni las comunidades, algunas de ellas continuaron siendo reconocidas hasta fines del XIX, aunque los comuneros pudieran, o no, reconocer su autoctonía y su conexión histórica con el período colonial.

5Otro de los temas analizados por varios autores es el de las formas de clasificación de la población indígena en el período colonial, con diferentes grados de subclasificación y división en pueblos, tribus, naciones. En muchos casos esas tipologías se superpusieron a construcciones lingüísticas, jurídicas, jurisdiccionales, administrativas y hasta ambientales que tuvieron una extraordinaria pervivencia. El caso de Santiago de Estero que trata Judith Farberman es un buen ejemplo. Allí los rótulos étnicos podían responder a cualquiera de esas dimensiones, creando un ordenamiento bastante ficticio de la diversidad. Así, los indios podían ser: tributarios, reducidos o infieles (según su condición fiscal); cristianos, infieles y de paz (según fuera la jurisdicción de frontera o no); cacanes y tonocotés (según la lengua); salabines, juríes y sanavirones (según la jurisdicción). Señalamos que esto se superponía, además, la oposición entre “pueblos de labradores” y bandas que “solo cazaban y pescaban” y todo el enorme corpus de prejuicios acerca de la imprevisión de la vida nómade.

6También se destacaron unas áreas y unos pueblos/grupos por sobre otros, como el caso de la oposición entre quebrada de Humahuaca y Puna estudiado por Ana A. Teruel, donde la ley de enfiteusis se aplicó a la quebrada de Humahuaca mientras se omitía a los pueblos de Casabindo y Cochinoca en la Puna. En este caso, las identificaciones indígenas – auto conferidas o adscriptas externamente – resurgieron asociadas a conflictos por tierras cuando los pueblos de la Puna se alzaron en rebelión (1872-1875).

7En otros casos, los rótulos se crearon tardíamente. Guillermina Espósito explica la historia del término “colla” utilizado en Jujuy para marcar la diferencia étnica recién en el siglo XIX. Rastrea la construcción de esa categoría y su asociación con la Puna en/desde las primeras descripciones geográfico-naturalistas y etnológicas, de fines de ese siglo, cuando se produce la “invención de la Puna”, en el marco de la negociación de los límites internacionales en la región. Este itinerario se repite bastante en las áreas que trata el libro y en otras: en una primera etapa del registro por escrito proliferan los rótulos étnicos, cuando existe mayor desconocimiento, aunque tal vez por eso mismo para denotar objetividad descriptiva. Luego se van conformando grupos mayores o “naciones” indígenas que reúnen y re-clasifican esos rótulos, también como muestra de rigurosidad científica. Luego, en busca de las identidades provinciales y/o de la unidad nacional argentina, las categorías étnicas dejan de registrarse con el objetivo de homogeneizar al estado nación. Ninguno de estos procesos colabora en la comprensión de las historias indígenas.

8Algunos capítulos analizan censos y nos muestran una expresión actual de esta cuestión de los rótulos. Por ejemplo, María Laura Salinas explica cómo incide en los recuentos de población la modificación de las categorías y cómo los subregistros producen distorsiones. Rossana Barragán y Ana María Lema explican que esos procesos – de contabilización y categorización que realizan funcionarios de un estado – son profundamente políticos. Ponen como ejemplo el censo boliviano de 2001, donde por primera vez se incluyeron preguntas acerca de la autoidentificación de la población como indígena y, a la vez, se excluyó la categoría “mestizo”. Así, el 62% de la población mayor de 15 años se identificó como indígena, cuando años antes se había declarado mayoritariamente mestiza.

9Las formas y procesos de borramiento de las identidades y la cuestión del mestizaje y la criollización de la población de regiones y provincias, también aparecen transversalmente. Dice Salinas: la historiografía regional “instaló el tema del mestizaje o de las migraciones como respuesta a todos los interrogantes sobre la cuestión indígena” del siglo XIX. Teruel señala que los campesinos de Jujuy, en 1880, reclamaban por sus posesiones en términos del derecho indiano y del pacto colonial (tributo x tierras). Aunque el tributo se había reconvertido a prestaciones de servicios militares. Los reclamos de 1920, con asesores no indígenas, usaban ideas y categorías tales como “humildes pobladores de raza primitiva”, “nativos aborígenes” o “naturales”. Así, esta autora pone de manifiesto “la capacidad de los sectores subalternos de revertir o resignificar clasificaciones hegemónicas, redefinir contornos identitarios y luchar” por el derecho al acceso y propiedad de sus tierras.

10Son varios los capítulos que tratan con detalle los procesos de desamortización de las tierras que, en cada subregión, pertenecieron a los pueblos de indios en el período colonial. Es el caso de Córdoba ya mencionado y el de México, tratado por Antonio Escobar Ohmstede. También es examinada la figura de los caciques y curacas devenidos en apoderados, representantes, mandones. Diego Escolar se refiere a una merced de tierras de 1713 a un cacique huarpe en el norte de Mendoza, un documento colonial copiado y reproducido como prueba que – en la década de 1950 – dio lugar a peritajes y publicaciones académicas para discutir su autenticidad. Como explica el autor, la impugnación del documento se basó en la clase social del falsificador más que en su autenticidad legal, en el marco de la inexistencia de títulos perfectos para muchas de las propiedades privadas del ex departamento de Las Lagunas de esa provincia. Como afirma Escolar: “una revisión generalizada de títulos no depararía tranquilidad” a una elite de procedencia colonial. Destacamos que este caso de la Merced de Sayanca estaría mostrando una notable sobre adaptación de pueblos y caciques indígenas a las exigencias de las prácticas letradas de la sociedad colonial/republicana.

11La discusión con el conocimiento previo también está presente. Todos los autores dialogan y discuten con la producción previa. Aunque es para destacar el caso de Lorena B. Rodríguez, que nos acerca una “biografía de investigación” para evidenciar cómo en su análisis de las clasificaciones étnicas, las tierras y las autoridades étnicas, accedió a algunos temas “invisibles”. Reconstruye el itinerario que siguió – incluyendo una rigurosa discusión con los autores previos y el balance de sus propuestas – para estudiar a los pueblos indígenas de Tucumán y Catamarca en los valles calchaquíes, considerados despoblados de indígenas después de su deportación masiva que siguió a las rebeliones de fines del siglo XVIII. No es posible dejar de conectar esto con la advertencia del prólogo, que se refiere al tema general del libro: un “tema casi impensable para la etnohistoria que, en Argentina, se desarrolló […] precisamente sobre la región del Tucumán colonial, asumiendo la desaparición de los sujetos indígenas por extinción, desestructuración, mestizaje o aculturación”. En efecto, el Tucumán colonial fue el caso de estudio paradigmático para la consolidación de la Etnohistoria como nueva disciplina científica en Argentina, al promediar la década de 1980, de la mano de Ana María Lorandi. En este marco, destacamos este tipo de análisis crítico y reflexión sobre la producción previa que es lo que verdaderamente permite el avance del conocimiento científico.

12El libro es además un panorama del estado de archivos, instituciones e ideas que nos permite conocer, como señala Ignacio Telesca, lo dificultoso que resulta “poner sobre la mesa la agencia indígena y su protagonismo” en este subcontinente, cuando en alguno de nuestros países no existe aún una carrera de grado de Antropología. Así, está claro que la “desaparición de los indígenas” no es más que una operación política (Contreras Cruces y Godoy Orellana). En estos sentidos, una compilación como la presente evidencia un enorme trabajo que implica convocar a los colegas, pensar las áreas y problemas, coordinar la edición, la cantidad de páginas, los acuerdos formales, el lenguaje justo y un largo etcétera. Consideramos que este resultado es un gran insumo para la divulgación científica de calidad, tanto para la disciplina y para otras especialidades como para las propias comunidades y colectivos en estudio.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Lidia Rosa Nacuzzi, « Diego Escolar y Lorena B. Rodríguez (Comp.). Más allá de la extinción: identidades indígenas en la Argentina criolla, siglos XVIII-XX y una reseña comparativa con Bolivia, Paraguay, Chile y México », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 08 octobre 2020, consulté le 30 novembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/82312 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.82312

Haut de page

Auteur

Lidia Rosa Nacuzzi

Centro de Investigaciones Sociales, CONICET/IDES, Ciudad de Buenos Aires

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search