Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesQuestions du temps présent2020Exhibición y distribución de cort...

Alejandro Kelly Hopfenblatt

Exhibición y distribución de cortometrajes de propaganda de los Estados Unidos en Argentina en los años ’40: el programa de 16 mm de la OCIAA

Exhibición y distribución de cortometrajes de propaganda de los Estados Unidos en Argentina en los años ’40: el programa de 16 mm de la OCIAA
[08/10/2020]

Résumés

Durante los años ’40 se desarrollaron en distintos países de América Latina diversas actividades de proyección de cortometrajes de propaganda. En el marco de las políticas de Buena Vecindad, la Office of the Coordinator of Inter-American Affairs (OCIAA) llevó adelante un ambicioso programa que implicaba una extensa red territorial e institucional a partir de la cual se proponía llegar a distintos puntos del mapa para exhibir material relacionado tanto al conflicto bélico como a la vida moderna que se asociaba con el espíritu de los Estados Unidos.
Este artículo presenta las líneas fundamentales sobre las que se desarrolló el Programa de 16 mm en Argentina a partir de un análisis de su esquema organizativo, los materiales exhibidos y la experiencia de los espectadores. Si bien otros estudios han dado cuenta de su existencia en países de la región como Chile o Brasil, el caso argentino no ha sido aún considerado, por lo cual, a partir de fuentes documentales que dan cuenta de la organización y la práctica de estas proyecciones, se busca reconstruir el desarrollo de este programa en el país y plantear posibles ejes de análisis para profundizar en su conocimiento.

Haut de page

Notes de l’auteur

El trabajo de investigación que permitió el acceso a las fuentes que conforman este trabajo fue posible gracias a una Beca Comisión Fulbright-Ministerio de Educación para realizar una estancia en University of Southern California – School of Cinematic Arts en 2018.

Texte intégral

1Las relaciones entre Estados Unidos y Latinoamérica en la primera mitad de la década de 1940 se vieron signadas por el contexto bélico internacional que llevó a reforzar las políticas de Washington hacia la región. Bajo el marco del panamericanismo y las políticas de Buena Vecindad se buscó evitar que los países del continente se acercaran al Eje y se promovieron gran cantidad de iniciativas, desde lo político y económico hasta lo cultural. Dentro de ello, un rol fundamental fue el desarrollado por la Office of the Coordinator of Inter-American Affairs (OCIAA) que comandó Nelson Rockefeller.

2El origen de esta oficina remitía a una dinámica de combinación de esfuerzos privados y estatales surgidos bajo el cual en agosto de 1940 el gobierno de Roosevelt había creado la Office of Commercial and Cultural Relations between the American Republics (OCCCRBAR), que en julio de 1941 pasó a llamarse Office of the Coordinator of Inter-American Affairs (OCIAA), y en mayo de 1945 se renombró nuevamente bajo el título de Office of Inter-American Affairs (OIAA). Dentro de la OCIAA funcionaron diversas agencias que cubrían los múltiples campos de acción, desde lo empresarial y lo comercial a lo cultural y lo comunicacional.

3Señala Penee Bender que el objetivo explícito de la OCIAA era que los ciudadanos de América Latina aceptaran que:

41. Sus intereses se vinculaban con los de EEUU al compartir un gusto por el estilo de vida americano, incluyendo su arte, su literatura y su cine;

52. Su cultura tenía muchos puntos en común con la americana;

63. Su nivel de vida, su seguridad y su libertad aumentarían como resultado de la Política de Buena Vecindad; y

  • 1 Traducción propia. En el original: “1) that their best interests were linked with the US because t (...)

74. Se debía confiar en la honestidad de los Estados Unidos y su promoción de los mejores intereses.1

8Un espacio predilecto para ello fue el terreno del cine que ya se había consolidado globalmente como uno de los principales medios de circulación de ideas e imaginarios. Para ello, se creó dentro de esta agencia la Motion Pictures Division (MPD), oficina destinada a todo lo relativo a la producción, exhibición y distribución de audiovisual en América Latina, que fue dirigida hasta junio de 1942 por John Hay Whitney, y luego por Francis Alstock. Hasta el desmembramiento de la OCIAA en 1946, estos nombres serían los principales encargados de llevar adelante sus políticas y coordinar las acciones de las distintas divisiones nacionales de los programas.

  • 2 Cfr. Cramer, Gisela y Prutsch, Ursula (eds.), ¡Américas unidas! Nelson A. Rockefeller’s Office of (...)
  • 3 Cfr. Peredo Castro, Francisco, Cine y propaganda para Latinoamérica: México y Estados Unidos en la (...)
  • 4 Cfr. Purcell, Fernando, De película: Hollywood y su impacto en Chile, 1910-1950, Santiago de Chile (...)
  • 5 Cfr. Rabelo, Fernanda Lima, A Hollywood da boa vizinhança: imagens do Brasil em documentários nort (...)

9El accionar de la OCIAA y el impacto de las políticas de Buena Vecindad en el campo cinematográfico ha sido objeto de numerosas investigaciones. Dentro de los estudios más generales ha primado una visión sobre la producción fílmica de temática latina, las giras de buena voluntad de figuras como Orson Welles y Walt Disney y debates sobre los imaginarios y representaciones del universo latino.2 Asimismo, otras investigaciones se han detenido en determinado países, y entre ellas se pueden destacar los trabajos de Francisco Peredo Castro sobre el apoyo norteamericano al desarrollo de la industria cinematográfica mexicana,3 las indagaciones de Fernando Purcell sobre el impacto de las políticas del período bélico en el campo cinematográfico chileno,4 o los distintos estudios sobre las particularidades del caso brasilero.5

  • 6 Campodónico, Raúl Horacio, Trincheras de celuloide: bases para una historia político-económica del (...)

10En Argentina, por su parte, la mirada sobre el cine de esos años ha estado focalizada fundamentalmente en lo que conoce como la crisis del celuloide. Autores como Raúl Horacio Campodónico y Tamara Falicov han indagado en el impacto que tuvo sobre el campo cinematográfico la tensa relación que mantuvo Argentina con Estados Unidos a partir de su declarada neutralidad en el contexto bélico. Ambos ahondaron en el impacto que supuso el bloqueo a la importación de película virgen en el país, la marcada merma cuantitativa y cualitativa de su producción y la pérdida de mercados internacionales.6 Desde esta perspectiva, estos estudios se han centrado más en los espacios de divergencia y disputa entre ambas naciones y no se han considerado tanto los ámbitos de encuentro y colaboración.

  • 7 Falicov, Op. Cit., 249.
  • 8 Para llevar adelante sus tareas esta oficina debía recurrir a la industria de Hollywood, donde se (...)

11Dentro de este territorio, Falicov menciona brevemente el desarrollo en el país del programa de 16 mm dedicado a la proyección por fuera de los circuitos comerciales de películas con fines propagandísticos.7 Este programa, iniciado en 1941 y que se extendió más allá de la duración de la Segunda Guerra Mundial, supone un terreno de gran interés para comprender la complejidad de las políticas llevadas adelante en el campo cinematográfico internacional durante esos años. Presentado como una iniciativa surgida del contexto bélico para no perder el favor internacional a la causa de los aliados, la división de 16 mm funcionó a nivel global a través de la distribución y exhibición de cortometrajes y largometrajes documentales y de ficción que no remitían solamente al conflicto internacional sino que actuaban como difusores de valores y modos de vida asociados a los Estados Unidos.8

  • 9 Cfr. Purcell, Fernando, “Cine, propaganda y el mundo de Disney en Chile durante la Segunda Guerra (...)
  • 10 Cfr. Valim, Op. Cit.; Lemos, Op. Cit.

12La trayectoria de esta división en América Latina ha sido estudiada en algunos casos nacionales como Chile9 o Brasil10, en trabajos que han ahondado no sólo en el impacto sobre el campo cinematográfico de las políticas llevadas adelante por los Estados Unidos, sino también en un universo más amplio de factores culturales, económicos, políticos y simbólicos que se pusieron en juego. Al tener una dimensión global que al mismo tiempo era articulada según las particularidades de cada país, el programa de 16 mm permite analizar las ideas que orientaron las relaciones de Washington y Hollywood con las distintas naciones.

13El accionar de esta división en Argentina sigue siendo, sin embargo, un terreno desconocido. Si bien su desarrollo fue similar en muchos aspectos a los otros países de la región, al mismo tiempo supuso un terreno particular por la conjunción de una industria fílmica sólida y una declarada neutralidad frente al marco global y un contexto conflictivo que dominaba las relaciones en el campo fílmico entre ambos países. En este sentido, considerar el desarrollo del programa de 16 mm en el país permite ampliar el panorama tanto sobre esta dinámica internacional como sobre el desarrollo de prácticas cinematográficas por fuera de los circuitos comerciales.

14Su implementación en el país retomó en gran parte estructuras ya existentes. Numerosos indicios en la prensa y los testimonios de diversos actores del período dan cuenta de la existencia de extensas redes de distribución y exhibición alternativas que coexistieron con las comerciales. Ya fuera en fábricas, locales partidarios, reuniones privadas o espacios públicos, la vivencia de los espectadores trascendió las salas de cine comercial. Un espacio destacado dentro de ello había sido el cine en las escuelas que, si bien no había sido desarrollado como una política pública estable, contaba con numerosos antecedentes que incluía desde emprendimientos privados como los de la Escuela Argentina Modelo hasta las iniciativas del gobierno de la provincia de Santa Fe en la década de 1920.

  • 11 Cramer, Gisela, “The World War at the River Plate: The Office of Inter-American Affairs and the Ar (...)
  • 12 Ubelaker Andrade, Lisa, “La revista más leída del mundo: Selecciones del Reader’s Digest y cultura (...)

15La diferencia que implicaba el programa de 16 mm frente a este panorama era justamente su inclusión dentro de un marco mayor de políticas comunicacionales pensadas de modo estratégico. En este sentido, se relacionaba por ejemplo con las propuestas llevadas a cabo en el campo de la radiofonía argentina que ha estudiado Gisela Cramer. Allí, se pueden encontrar problemáticas similares que van desde la articulación por parte de los estadounidenses con las estructuras de difusión ya existentes en el país hasta el desarrollo de estrategias particulares que respondieran al perfil del oyente argentino.11 En una misma sintonía, Lisa Ubelaker Andrade ha estudiado la inserción de la revista Reader’s Digest en el mercado editorial argentino como uno de los principales vectores de difusión del ideario estadounidense. Si bien la publicación no era parte de los planes de la Oficina de Rockefeller, era sin embargo destacada por ésta como un actor de gran importancia por su llegada a los sectores medios y altos de la sociedad. 12

  • 13 Hansen, Miriam, “Vernacular Modernism: Tracking Cinema on a Global Scale” en Durovicova, Natasa an (...)

16Esta conjunción de intereses y estrategias multimediales encontró en el cine un dispositivo ideal. En este sentido resulta útil retomar las propuestas de Miriam Hansen quien sostiene que el elemento distintivo del cine en esos años fue la propagación de un sensorio global en torno a una idea de ‘modernidad vernácula’. La autora plantea que los espectadores de diversos puntos del planeta que presenciaban una película filmada en Estados Unidos pasaban a formar parte, desde su lugar de espectadores, de un sensorio global moderno y cosmopolita. De este modo, el cine creaba una comunidad internacional de sujetos que, aunque no lo experimentaran completamente en sus vidas cotidianas, al momento de ver estos films pasaban a integrarse a un mundo global.13

  • 14 Las fuentes consultadas para este artículo se encuentran mayoritariamente en los Archivos Nacional (...)

17Esta modernidad vernácula, articulada bajo el ideario de la OCIAA, fue el eje central que guio el accionar de la División de 16 mm. En Argentina ello implicó insertarse en un país neutral frente al conflicto bélico pero al mismo tiempo gran consumidor de producciones cinematográficas. De este modo, mientras que las restricciones a la importación de película virgen resaltan los impactos negativos de las políticas estadounidenses sobre el cine argentino, detenernos en este programa abre una perspectiva diferente para considerar al campo fílmico en este marco.14

Extensión territorial y articulación institucional

18El programa de 16 mm comenzó a operar en Argentina a mediados de 1941 y para noviembre ya se encontraba en pleno funcionamiento. El programa de 16 mm funcionó en Argentina bajo la órbita del Coordination Committee for Argentina, dirigido por Robert C. Wells, que dependía de la MPD. Dentro de él operaba el Motion Picture Sub-Committe, a cargo de JR Josephs, que desarrollo toda la operatoria necesaria para programar proyecciones de material audiovisual a lo largo del territorio nacional.

  • 15 Memorándum 6, “Showing of Coordinator’s Films by Trucks”, November 7th 1941. NARA, RG 229, Box 224 (...)

19Para ello, fue fundamental la apelación a las estructuras que ya existían en el país para la exhibición audiovisual por fuera de las salas comerciales. Junto con las redes existentes vinculadas al cine en las escuelas, también cumplieron un rol de gran importancia un conjunto de compañías norteamericanas que habían realizado previamente proyecciones fílmicas. Empresas como International Harvester, General Motors, Duperial, Ford y Standard Oil pasaron así a colaborar en términos técnicos y logísticos con la implementación y el desarrollo del programa a lo largo del territorio.15

20De parte de la OCIAA se formó en mayo de 1941 la Asociación de Difusión Interamericana (ADI), financiada por muchas de estas empresas que permitía conformar una estructura que asumiera la responsabilidad sobre todo el entramado que implicaban las proyecciones. La ADI, al tener personería jurídica, otorgaba un marco legal a las tareas de la OCIAA que era reconocido por el gobierno nacional, el cual estaba al tanto de estas operaciones. Esta asociación visibilizaba el accionar de la sección, para lo cual en abril de 1943 comenzó a editar la publicación Newsreel.

21El funcionamiento del programa implicaba no solamente la coordinación de las proyecciones a lo largo de un tendido nacional, sino también el contacto con las instituciones donde se proyectaría, el envío de las películas y el equipamiento necesario y los reportes sobre el éxito de los films, la reacción de los espectadores y la ratificación o rectificación de las políticas desarrolladas. Para comprender la dimensión de su funcionamiento se puede tomar en cuenta un reporte de las actividades desarrolladas entre el 25 de noviembre y el 25 de diciembre de 1945 donde se detallaba lo siguiente:

  • Había en Argentina en ese momento 38 proyectores de 16 mm y 2 de 35 mm.
  • El material fílmico constaba de 509 films propios de la OIAA, de los cuales 427 eran en español, 52 silentes y 30 en inglés. Entre originales y copias de estos films se contaban 2505 copias. A ellos se sumaban otros 136 films que provenían de fuera de la OIAA pero que se incorporaban en las proyecciones. Asimismo se contaba con 16 copias de 7 films en 35 mm propios y 5 copias de films en 35 mm de origen externo.
  • En el lapso indicado se habían realizado 826 funciones con un total de 244 674 espectadores en distintos puntos del país. Entre las localidades destacadas se encontraban Buenos Aires (128 funciones con 30 419 espectadores), Rosario (60 funciones con 19 015 espectadores), Córdoba (36 funciones con 7 630 espectadores), La Plata (52 funciones con 16 414 espectadores), Mendoza (50 funciones con 8 135 espectadores) y Tucumán (37 funciones con 9 310 espectadores). En otros casos no se marcaban las localidades en particular sino las provincias o territorios como Chubut (37 funciones con 4 995 espectadores) o Salta (17 funciones con 3 420 espectadores).16

22Estas cifras permiten pensar la dimensión que tomó el Programa de 16 mm en Argentina y su pervivencia después de finalizada la guerra. Para ello se apuntó a una extensión territorial a través de todo el país interactuando con diversas instituciones donde se presentaba un programa variado de materiales audiovisuales. Todo ello era guiado fundamentalmente por el ideario que señala Bender basado en la promoción de los valores y el estilo de vida de los Estados Unidos.

  • 17 Memorándum 1734, “16 mm Exhibition Program in Argentina”, September 15, 1943. NARA, RG 229, Box 22 (...)

23La extensión territorial que logró la red de proyecciones permitió ir alternando entre funciones en grandes centros urbanos y en zonas rurales, variando las películas que se mostraban según el público al que se dirigían. Para ello Argentina se encontraba dividido en términos operativos en ocho regiones y en la ciudad principal de cada una se había establecido una rama de la Asociación de Difusión Interamericana. Estas zonas se habían marcado sobre criterios poblacionales y sobre el acceso ferroviario y tenían una urbe central equipada con proyectores y películas que enviaba a los lugares donde se programaran presentaciones. Si bien las fuentes existentes no explicitan cómo se conformaban estas regiones, se puede deducir un mapa aproximado que algunas de las ciudades centrales eran Buenos Aires, Bahía Blanca, Córdoba, Rosario, Tucumán, Resistencia, La Plata y Mendoza.17 En cada una se organizaban las actividades a desarrollar en la región y se gestionaban los permisos y habilitaciones con los organismos e instituciones locales.

  • 18 Memorándum 3287, “Questionnaire Relating to Future Activities of 16 mm. Program”, October 21, 1944 (...)

24Junto a las ciudades a las que se enviaban las películas con los proyectores, había otro conjunto de localidades a los cuales se llegaba a través de un sistema de unidades móviles en los que colaboraba Stanley Ross Inc S.A. Para 1944 se indicaba un total de 236 localidades en las que se habían realizado funciones con proyectores y 199 donde se había realizado proyecciones móviles. Se destacaba así la posibilidad de cubrir zonas remotas como la Patagonia que no hubiesen sido atendidas si no fuese por el trabajo conjunto con estos agentes.18

  • 19 Memorándum 1037, “16 mm Motion Picture Exhibitions in the Mar del Plata Area”, February 16, 1943. (...)

25Al mismo tiempo existieron cambios temporales frente a momentos determinados. Un caso puntual se daba en el momento del receso de verano donde se orientaba fundamentalmente hacia sitios turísticos. Hay reportes, por ejemplo, en febrero de 1943 que dan cuenta de una predilección por Mar del Plata, principal centro turístico del país, donde se estima la presencia de alrededor de 250 000 personas. Con dos operadores trabajando en el lugar ya se habían realizado para comienzos de febrero 38 funciones con 7 740 espectadores, y se esperaba terminar la temporada con un estimado de 30 000. De este modo, el programa alcanzaría incluso a personas de lugares que no estaban cubiertos, y se especulaba con la posibilidad de que ello ayudara a generar mayor demanda.19

  • 20 La maquinaria incluía tanto equipos propios del organismo de marca Victor y Bell & Howell como un (...)
  • 21 Memorandum 3287.

26Si bien la distribución de los films iba muchas veces acompañada por proyectores y operarios, en muchos casos se trabajaba con instituciones que contaban con sus propios equipos.20 Entre ellos se contaban el Consejo de Mujeres, la Asociación Cristiana de Jóvenes, el Instituto Cultural Argentino-Norteamericano, la Sociedad Científica Argentina, la Asociación Médica Argentina, el British Council, la Escuela Argentina Modelo, la Sociedad Argentina de Estudios Geográficos, el Centro Argentino de Ingenieros, el Instituto Cinematográfico Escolar de Avellaneda, la Comisión de Cine Escolar de Santa Fe, el Centro de Químicos Industriales, el Instituto Superior de Cultura Religiosa, la Dirección General de Educación Física, numerosas escuelas primarias y secundarias, universidades nacionales, bibliotecas y museos.21 En ese sentido, la OCIAA se valió de una red ya existente de espacios alternativos al circuito comercial.

  • 22 Rubinzal, Mariela, Op. Cit., p. 74.

27Como se ha señalado, uno de los principales ámbitos que había desarrollado incluso políticas públicas sobre la articulación del audiovisual había sido el escolar. Un caso destacado había sido el de la provincia de Santa Fe en la década de 1920, donde, como señala Mariela Rubinzal, “… el cinematógrafo escolar se convirtió en una herramienta privilegiada del Estado provincial para educar a los futuros ciudadanos bajo el signo de la democracia, la modernidad y el orden social, al tiempo que se buscaba contrarrestar las ‘malas influencias’ del cine comercial”22. Es presumible que el programa de 16 mm buscó introducirse en estas redes existentes y articularse con ellas para garantizar un desarrollo eficaz y eficiente.

28Un informe de las proyecciones realizadas hasta octubre de 1944 permite comprender la diversidad de establecimientos insertos en este entramado:

Tabla 1

Funciones % Espectadores
Escuelas 3 780 36,09 642 600
Clubes y bibliotecas 3 430 32,74 1 289 641
Empresas 590 5,63 70 800
Gobierno y FFAA 574 5,48 229 600
Aire libre 495 4,73 749 500
Ferias y exposiciones 428 4,09 256 800
Hospicios y sanatorios 366 3,49 73 200
Religiosos 363 3,46 79 860
Privados 246 2,35 9 840
Políticos 63 0,6 18 900
Científicos 140 1,34 25 200
Total 10 475 100 3 445 941

Fuente: Elaboración propia a partir del Memorandum 3287, Margaret Herrick Academy of Motion Picture Arts and Sciences Library.

29Como se puede observar, la mayoría de las proyecciones se valían de establecimientos donde ya existían programas de exhibición, como el ámbito escolar y los clubes y bibliotecas. En el primer caso, la tradición del audiovisual escolar en Argentina permitía una articulación con mecanismos ya en funcionamiento. En lo que respecta a los ámbitos de vida social, tuvieron un rol destacado aquellos ligados a colectividades, valiéndose inicialmente de los espacios de sociabilidad de las comunidades estadounidenses y británicas para comenzar a ampliar su espectro desde allí.

30Por otro lado, se debe destacar la variedad de espacios vinculados a los estados nacionales, provinciales y municipales. Ello incluyó desde los Ministerios de Marina o de Agricultura nacionales a juntas escolares provinciales o sedes de gobierno municipales. Si bien la articulación con la esfera política nacional resultaba complicada dada la inestabilidad argentina de esos años, se confiaba en los gobiernos provinciales y municipales como principales interlocutores.

31Esta diversidad geográfica e institucional permite comprender la extensión y la complejidad del programa de 16 mm en Argentina. Frente a ello, la OCIAA, ayudada por la ADI, dedicaron sus tareas no solamente al desarrollo de estos circuitos, sino a un cuidadoso estudio de recepción que permitiera ir refinando la elección de material a proyectarse en cada espacio, dotando a cada uno de estos puntos de una relevancia y un perfil con características propias.

Material proyectado

32La red institucional sobre la que se estructuró el programa de 16 mm se mantuvo constante a lo largo de los años, apuntando así a distintos ámbitos de las propias poblaciones donde se llevaba adelante. En este marco las proyecciones se iban acomodando a los objetivos y tipos de público a los que se presentaban, en un espectro que abarcaba desde documentales a producciones animadas o cortometrajes cómicos.

33Según el informe de 1944, los tipos de material preferidos eran los siguientes:

  1. Films educativos (sistemas educativos, ciencias, producciones de Disney)
  2. Films industriales
  3. Films científicos
  4. Films cómicos
  5. Films recreativos (deportes, actividades recreativas)
  6. Films sobre agricultura
  7. Films sobre viajes
  8. Films de interés social (eventos cívicos y religiosos)
  9. Films sobre salud pública e higiene.23
  • 24 Rubinzal, Op. Cit., 93.

34En su estudio sobre el caso santafecino de la década de 1920, Rubinzal señala que en 1925 “se dieron 90 películas de ‘carácter educativo y moral’ de la Compañía Cultural de Films de Buenos Aires (los rubros predominantes fueron las cómicas, las geográficas, las históricas, las industriales y las botánicas)”24. De un modo similar, el programa de 16 mm planteaba una mixtura entre proyecciones recreativas o de entretenimiento liviano, sin aparente fin propagandístico, con otras que apuntaban a presentar espacios concretos de la vida en los Estados Unidos, ya sea desde lo relacionado con ámbitos productivos o con la realidad cotidiana.

  • 25 Newsreel. Activities of the ADI Film Division, June 10th, 1943. NARA, RG 229, Box 224, Folder “Rep (...)

35Detenernos en los títulos con mayor cantidad de proyecciones nos permitirá cobrar una idea sobre algunas de las temáticas con mayor aceptación del público. En junio de 1943, Newsreel informaba que los films más exitosos hasta el momento eran This Amazing America; Olympic Country; Steel 4034; High Over the Border; Parachute Athletes; Basketball Technique; Aircobra; Soldiers of the Sky; y About Faces.25 (Imagen 1)

Imagen 1 – Fotograma de About Faces (1941)

Imagen 1 – Fotograma de About Faces (1941)
  • 26 Estas temáticas no son las únicas cubiertas en estos títulos. High over the Border es un film brit (...)

36Estos títulos presentan algunas líneas generales que suscitaban interés de los espectadores. Por un lado, Olympic Country y Basketball Technique se centraban en aspectos ligados al deporte, y junto con otros films como About Faces, dedicado al cuidado de los dientes, demuestran una marcada presencia de temáticas ligadas a la salud y el bienestar. Por otro lado, Parachute Athletes, Aircobra y Soldiers of the Sky se dedican a la fuerza aérea norteamericana durante el conflicto bélico, quizás el campo de la guerra más ligado a la modernidad de las fábricas e industrias de los Estados Unidos.26 Primaba así el carácter cientificista y técnico ligado al poderío norteamericano en el contexto global y a la exaltación de cuerpos fuertes y vigorosos.

  • 27 Monthly Motion Picture Report November 25, 1945 – December 25, 1945 – Argentina.

37Para diciembre de 1945 este perfil general había comenzado a cambiar. En ese mes, los diez títulos más proyectados fueron: Busy Little Bears; Sweeney Steps Out; Winged Scourge; Defense against Invasion; A Child Went Forth; Der Fuehrer’s Face; Grain that Built a Hemisphere; California Junior Orchestra; South of the Border; y Las Cataratas del Iguazú.27 Aquí lo que prima son films cómicos como Sweeney Steps Out, educativos como Grain that Built a Hemisphere o representaciones de escenas bucólicas de la vida en los Estados Unidos como A Child Went Forth o California Junior Orchestra. En lugar de la destreza física del contexto bélico, comienza a primar una propuesta más ligada a los valores y la idiosincrasia norteamericana que apela a la cotidianeidad del espectador. (Imagen 2)

Imagen 2 – Fotograma de The Grain that Built a Hemisphere (1943)

Imagen 2 – Fotograma de The Grain that Built a Hemisphere (1943)

38Esta transición es uno de los primeros aspectos que se evidencian al comparar ambos listados. Ello se hace aún más claro en el hecho de que hacia 1945 el único film cuya temática refería al conflicto bélico era Der Fuehrer’s Face, cinta animada sobre la Alemania nazi. En ella el pato Donald tiene una pesadilla en la que trabajaba en la industria alemana y la imagen final presenta al propio Hitler recibiendo un tomatazo en la cara. (Imagen 3) Este corto marca al mismo tiempo otro factor que incidió en gran medida en el camino que seguiría el programa a partir de la presencia de realizaciones producidas por Disney en su articulación con el gobierno norteamericano.

Imagen 3 – Fotograma de Der Fuehrer’s Face (1943)

Imagen 3 – Fotograma de Der Fuehrer’s Face (1943)
  • 28 Para un mayor desarrollo sobre Health for the Americas véase: Broda, Paula de Castro. Health for t (...)

39La figura de Disney resulta uno de los principales referentes al considerar la actividad general de la OCIAA hacia América Latina. Su viaje por el continente en 1941 y las dos películas que realizó ambientadas en este territorio – Saludos amigos (1942) y The Three Caballeros (1944) – se convirtieron rápidamente en el ejemplo paradigmático del accionar de esta oficina. Posteriormente, en el marco de la serie Health for the Americas, produjo entre 1945 y 1946 un conjunto de films orientados a enseñar cuestiones de salud e higiene destinados principalmente a poblaciones rurales. Algunos de los títulos de este programa comenzaron a cobrar más espacio también en las proyecciones realizadas en Argentina, fundamentalmente en el ámbito escolar. Defense against Invasion, por ejemplo, presentaba los beneficios de los planes de vacunación mientras que en Winged Scourge los siete enanos de Blancanieves luchaban contra el mosquito de la malaria. De este modo, el carácter ligado a lo físico fue desplazándose hacia una centralidad de la salubridad y la higiene como requisito básico y fundamental para llegar luego a disfrutar de los avances del mundo moderno.28

40Esta reorientación de la producción serviría por lo tanto para el sostenimiento del programa más allá del final de la guerra, articulándose como material a ser utilizado en políticas escolares o comunitarias. De este modo, la relación con los gobiernos provinciales o municipales pasaría a ser central y se focalizaría en la contribución que brindaba este material para mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos. Ello marcaría asimismo una reorientación en términos de espacios de exhibición, pasando a tener mayor lugar los ámbitos educativos y recreativos asociados a niños y adolescentes por sobre los sindicatos y fábricas.

41Junto con otros films que presentaban imágenes ligadas a viajes, como Las cataratas del Iguazú, o representaciones bucólicas de la vida suburbana de posguerra como California Junior Orchestra, fueron consolidando un corpus filmográfico que aseguró la presencia tanto material como simbólica de los estadounidenses en el campo de las experiencias audiovisuales alternativas de los argentinos. Ya no sería tanto la demostración explícita y majestuosa de una modernidad ligada a la proeza física y tecnológica, sino que comenzaría a tener mayor presencia el impacto de estos desarrollos sobre la salud y el bienestar general.

Apuntes sobre la experiencia audiovisual

42El panorama descripto sobre la distribución y exhibición del material del programa de 16 mm despierta el interrogante sobre el campo de los espectadores que asistían a estas proyecciones. Dentro de los memorándums e informes que circulaban en las comunicaciones oficiales de la OCIAA se buscaba reiteradamente dejar constancia de la recepción de los films proyectados para realizar una evaluación permanente sobre su éxito y su pertinencia.

43Resulta así pertinente recuperar la propuesta de Miriam Hansen sobre la modernidad vernácula. La vivencia de un mundo moderno era uno de los objetivos principales perseguidos por estas proyecciones, que buscaban insertarse en espacios de la vida cotidiana de sus espectadores. Plantearemos a continuación algunos puntos destacados de estos informes, aunque debe tenerse en cuenta que éstos buscaban demostrar el valor y el éxito del programa para asegurar su continuidad. Es así, que las críticas y falencias aparecían generalmente minimizadas mientras que se exaltaba cualquier aspecto que pudiera considerarse de algún modo positivo.

44Entre los distintos documentos relacionados con la recepción de las proyecciones, se destacan los formularios que se presentaban luego de cada función que daban un panorama escueto sobre la misma. En ellos se señalaba la institución en que se había realizado la proyección, la cantidad de asistentes y el tipo de audiencia, y la reacción generada. Podemos destacar, por ejemplo, los siguientes reportes de mayo de 1943:

  • Olympic Country, proyectado para 143 huérfanos del Patronato de Menores de Santa Fe, que quedaron impresionados con los escenarios pintorescos;
  • Olympic Country, proyectado para 253 estudiantes en la Comisión Central de Cinematografía Escolar (Santa Fe), a quienes les encantó que sea a color;
  • Quicker’n a wink, proyectado para 30 personas en la Comisión Central de Cinematografía Escolar (Santa Fe), a quienes les pareció interesante;
  • Women in Defense, proyectado para 200 estudiantes y maestras en la Escuela de la Infancia Desvalida (Rosario);
  • In the Circus, proyectado para 200 niños en la Escuela N23 Consejo Escolar 3 (Buenos Aires), quienes se rieron mucho;
  • Wings and Melodies, proyectado para 150 personas en la Universidad Popular Victorino Ortega (Buenos Aires), que la disfrutaron;
  • Unseen Worlds proyectado para 120 estudiantes en la Asociación Cooperadora del Colegio Sarmiento (Buenos Aires), con respuesta favorable;
  • Unseen Worlds proyectado para 1600 profesores y estudiantes en el Teatro Municipal (Zárate), que aplaudieron mucho.29

45Si bien los reportes son escuetos en cuanto a la información sobre la reacción de los espectadores, hay ciertos elementos que se deben considerar. Por un lado, se destaca la fascinación que motivan ciertos elementos estéticos ligados a una industria audiovisual desarrollada (como el color) que, más allá de si efectivamente era así, servían para ratificar la idea que impulsaba el programa de 16 mm de presentar un panorama avanzado y moderno a las poblaciones del mundo. Asimismo, los títulos proyectados ratifican lo planteado anteriormente sobre la articulación de una propaganda que no buscara estrictamente ganar aliados en la causa bélica, sino trascenderla desde una lógica del entretenimiento asociada a valores ligados con ideales universales.

  • 30 Traducción propia. En el original: “particularly praised the fine appearance, courage and skill of (...)

46Un caso más completo puede encontrarse a partir de la presentación en distintas localidades del departamento cordobés de San Justo con el sistema de camiones de proyección de Building a Bomber y Aluminum and the Two Americas, dos cintas dedicadas al complejo industrial militar norteamericano. En un reporte enviado por la Compañía Sidney Ross Inc., encargada de estas actividades, se señalaba que se había realizado un total de doce funciones entre el 19 de marzo y el 3 de abril de 1943 con un promedio de 2 000 espectadores en cada una, en ciudades como San Francisco, Freyre, Morteros, Alto de Chipion y Miramar. Allí se describían algunas reacciones particulares recogidas por empleados de la empresa que se habían mezclado con el público. Se dejaba constancia de que los hombres habían comentado extensamente sobre la velocidad de los aviones, su armamento y su eficacia para combate, mientras que las mujeres “elogiaron particularmente la apariencia, el coraje y la destreza de los pilotos americanos, y se emocionaron con la frase al final del film: ‘Con aviones y pilotos de este tipo se defenderá la libertad y tranquilidad de cada hogar del mundo’”. Nuevamente aquí aparecían las dos facetas fundamentales que se esperaban del público: la fascinación con el mundo moderno y desarrollado y la adscripción emotiva con los valores identificados con los Estados Unidos.30 (Imagen 4)

Imagen 4 – Fotograma de Building a Bomber (1941)

Imagen 4 – Fotograma de Building a Bomber (1941)

47No todos los informes de las proyecciones planteaban escenarios tan positivos. Otro reporte de abril de 1943 daba cuenta de la actividad desarrollada en la provincia de Mendoza, a la que caracterizaban como conservadora, antiamericana y muy influenciada por las fuerzas del Eje. Frente a este panorama, se indicaba que se llevó adelante un extenso trabajo previo a través de agentes aliados locales para detectar los ámbitos y eventos propicios para exhibir el material de 16 mm, eligiéndose la Exposición Industrial que se desarrollaba en paralelo a la Fiesta de la Vendimia y una serie de establecimientos del ejército y la fuerza aérea.

48En este marco, entre febrero y abril se realizaron 37 funciones, con un total de 25 000 espectadores en el marco de la Exposición. Estas se encontraron con gran resistencia por parte de los organizadores, que dificultaron las tareas del operador, bloquearon cualquier posibilidad de publicidad y reclamaron que solamente se exhibieran materiales que no hicieran referencia al conflicto bélico. Ello llevó a que la respuesta del público fuera tibia y sin aplausos, lo cual se debía, según quien redactó el reporte, a la ausencia de imágenes victoriosas o la presencia de figuras como Roosevelt y Churchill en pantalla.

  • 31 Memorándum 339 “Exhibition of 16-mm films in the Province of Mendoza, Argentina”. NARA, RG 229, Bo (...)

49Por su parte, en las bases militares se llevaron adelante 28 funciones con un total de 1 650 espectadores, todos ellos oficiales, suboficiales o soldados. Los programas se centraron en títulos como Bombardment, Aircobra, Parachute Troops y Eyes of the Fleet, Al igual que con la Exposición Industrial, el informe señalaba una gran renuencia frente al material y adjudicaba esta actitud a la inclinación pro-Eje del público en general.31

50La información brindada por estos reportes señala la diversidad de factores que incidían sobre la vivencia de quienes asistían a estas proyecciones. Al mismo tiempo, si bien los informes están mediados por los intereses de los encargados del programa de 16 mm, permiten una primera aproximación al impacto de estas proyecciones sobre su público y abren un panorama para futuras indagaciones que ahonden en la reconstrucción desde el lugar de los espectadores de esta experiencia.

El programa de 16 mm después de la guerra

51Si bien la OCIAA cerró en 1946, el programa siguió funcionando bajo la responsabilidad de la Office of International Information and Cultural Affairs en Estados Unidos y ejecutado por el Information Service que operaba en el marco de los cuerpos diplomáticos enviados a Argentina. Es así que, por ejemplo, entre abril y marzo de 1947, se realizaron 990 funciones con 128 595 espectadores en lugares como la Escuela Superior Técnica del Ejército, el Obispado de La Rioja, el Correccional de mujeres de Tucumán, el Ministerio de Justicia de Tres Arroyos o el Consejo General de Educación de Santa Fe.

  • 32 Monthly Motion Picture Report March 30, 1947– April 25, 1947 – Argentina. NARA, RG 59, Box 1, Fold (...)

52Se destacaba asimismo que tanto la Subsecretaría de Salud Pública como el Ministerio de Agricultura, ambos dependientes del poder ejecutivo federal, habían solicitado proyecciones en zonas rurales, mientras que en las provincias de San Luis y Córdoba se habían hecho numerosas funciones a pedido de los gobiernos locales. Estas solicitudes se orientaban fundamentalmente hacia desarrollos locales, por lo cual los films más populares en esos meses habían sido los cortometrajes de Disney sobre temas médicos Defense against Invasion y The Human Body. Al mismo tiempo se señalaba que estaba creciendo la demanda de películas sobre salud e higiene por parte de los docentes de escuelas primarias.32

  • 33 Zúniga, Guillermo, Anuario del Cine Argentino 1949-1950, Buenos Aires, Editorial Cinematographica (...)

53De este modo se confirmaba la postura sostenida durante la guerra de que este programa serviría más allá del contexto bélico particular como herramienta de inserción cultural en Argentina y otros países. Si bien las fuentes disponibles no presentan información en los años posteriores a 1948, se puede suponer distintas estrategias para mantenerlo en un contexto de Guerra Fría y de consolidación del peronismo en el país. El Anuario Cinematográfico de Guillermo Zuñiga correspondiente a 1949-50 da cuenta de la existencia en territorio nacional de programas audiovisuales ligados a la enseñanza coordinados tanto por la Embajada de Gran Bretaña y la de Estados Unidos. Estos ya son presentados estrictamente bajo el título de “Cine Escolar” y subdivididos en las siguientes categorías: Ciencias Naturales, Ingeniería Industrial, Agricultura y Ganadería, Medicina e Higiene, y Temas Varios (que incluye desde Odontología a Estados Unidos Panorámico)33.

  • 34 Galak, Eduardo y Orbuch, Iván, “Cine, educación y cine educativo en el primer peronismo. El caso d (...)

54Sin embargo, el lugar central del cine escolar lo ocupa en esta publicación el Departamento de Radioenseñanza y Cinematografía Escolar que puso en marcha el gobierno peronista en 1948. Como señalan Eduardo Galak e Iván Orbuch, la lógica seguida por este organismo se basaba nuevamente en una extensión territorial y un ideario asociado a una impronta modernizadora, ligado aquí no a los Estados Unidos sino al accionar gobierno nacional.34

55Esta continuidad abre así el interrogante sobre la relación de las políticas que llevó adelante el Estado argentino a partir de estos años con el entramado institucional y las prácticas espectatoriales que se habían desarrollado en el marco del programa de 16 mm. Al mismo tiempo, permite suponer que las políticas de la OCIAA, de gran alcance territorial y orientadas a públicos diversos, impactaron de un modo tal en las prácticas sociales que se formó una masa crítica de dimensiones tales que permitieron al Estado nacional sistematizar un programa que hasta aquí no había sido encarado en el marco de políticas públicas.

56El panorama expuesto en estas páginas no ha buscado ser exhaustivo sino exploratorio e introductorio a un terreno poco conocido en el campo tanto de la historia del cine como de las relaciones Argentina-Estados Unidos. Resulta imperioso indagar en fuentes locales que permitan contrastar y complementar el universo presentado en los informes y reportes de la OCIAA. De este modo, será posible reconsiderar los preceptos que han guiado la indagación sobre este período de la historia argentina y americana e introducir factores novedosos que permitan entender con mayor profundidad el complejo entramado de relaciones internacionales que signaron la década de 1940.

Haut de page

Bibliographie

Bender, Penee, “‘There’s Only One America Now’: The OIAA Film Programs in the United States” en Cramer, Gisela and Prutsch, Ursula (eds.), ¡Américas unidas! Nelson A. Rockefeller’s Office of Inter-American Affairs (1940-46), Madrid-Frankfurt, Iberoamericana-Vervuert, 2012, p. 77-105.

Campodónico, Raúl Horacio, Trincheras de celuloide: bases para una historia político-económica del cine argentino, Madrid, Universidad de Alcalá, 2005.

Cramer, Gisela, “The World War at the River Plate: The Office of Inter-American Affairs and the Argentine Airwaves, 1940-1946” en Cramer, Gisela and Prutsch, Ursula (eds.), ¡Américas unidas! Nelson A. Rockefeller’s Office of Inter-American Affairs (1940-46), Madrid-Frankfurt, Iberoamericana-Vervuert, 2012, p. 213-247.

Falicov, Tamara L., “Hollywood’s Rogue Neighbor: The Argentine Film Industry during the Good Neighbor Policy, 1939-1945”, The Americas, 2006, 63:2, p. 245-260.

Galak, Eduardo y Orbuch, Iván, “Cine, educación y cine educativo en el primer peronismo. El caso del Departamento de Radioenseñanza y Cinematografía Escolar”, Cine Documental, 2017, n° 16, p. 49-75, [En línea], URL: http://revista.cinedocumental.com.ar/cine-educacion-y-cine-educativo-en-el-primer-peronismo-el-caso-del-departamento-de-radioensenanza-y-cinematografia-escolar/, Consultado el 15 noviembre 2019.

Hansen, Miriam, “Vernacular Modernism: Tracking Cinema on a Global Scale” en Durovicova, Natasa and Newman, Kathleen (eds.). World Cinemas, Trasnational Perspectives, Routledge, New York, 2009, p. 287-314.

Rabelo, Fernanda Lima, A Hollywood da boa vizinhança: imagens do Brasil em documentários norte-americanos na Segunda Guerra, Jundiaí: Paco Editorial, 2018.

Rubinzal, Mariela, “El caso del cinematógrafo escolar en entreguerras: tensiones entre Estado, mercado y política en Santa Fe”, en Gayol, Sandra y Palermo, Silvana (eds.), Política y cultura de masas en la Argentina de la primera mitad del siglo XX, Los Polvorines, Universidad Nacional de General Sarmiento, 2018, p. 73-98.

Ubelaker Andrade, Lisa, “La revista más leída del mundo: Selecciones del Reader’s Digest y culturas de la clase media, 1940-1960”, Historia y problemas del siglo XX, 2014, Año 5, Volumen 5, p. 21-42.

Zúniga, Guillermo, Anuario del Cine Argentino 1949-1950, Buenos Aires, Editorial Cinematographica Americana, 1951.

Fuentes

Margaret Herrick Academy of Motion Picture Arts and Sciences Library, Beverly Hills, CA, Estados Unidos.

National Archives and Records Administration (NARA), College Park, MD, Estados Unidos.

Haut de page

Notes

1 Traducción propia. En el original: “1) that their best interests were linked with the US because they liked the US way of life including its art, literature and movies; 2) that their culture had much in common with that of the US; 3) that their standard of living, security and freedom would improve as a result of the Good Neighbor Policy; and 4) that their confidence that the US was honest and would promote their best interests would be well-founded.” Bender, Penee, “‘There’s Only One America Now’: The OIAA Film Programs in the United States” en Cramer, Gisela and Prutsch, Ursula (eds.), ¡Américas unidas! Nelson A. Rockefeller’s Office of Inter-American Affairs (1940-46), Madrid-Frankfurt, Iberoamericana-Vervuert, 2012, 81.

2 Cfr. Cramer, Gisela y Prutsch, Ursula (eds.), ¡Américas unidas! Nelson A. Rockefeller’s Office of Inter-American Affairs (1940-1946), Madrid y Frankfurt, Iberoamericana-Vertuert, 2012. Sadlier, Darlene J., Americans All. Good Neighbor Cultural Diplomacy in World War II, Austin, University of Texas Press, 2012; Hess, Carol A., Representing the Good Neighbor: Music, Difference, and the Pan American Dream, New York, Oxford University Press, 2013.

3 Cfr. Peredo Castro, Francisco, Cine y propaganda para Latinoamérica: México y Estados Unidos en la encrucijada de los años cuarenta, México, UNAM, 2011.

4 Cfr. Purcell, Fernando, De película: Hollywood y su impacto en Chile, 1910-1950, Santiago de Chile, Taurus, 2012.

5 Cfr. Rabelo, Fernanda Lima, A Hollywood da boa vizinhança: imagens do Brasil em documentários norte-americanos na Segunda Guerra, Jundiaí: Paco Editorial, 2018; Valim, Alexandre Busko, O Triunfo da Persuasão: Brasil, Estados Unidos e o Cinema da Política de Boa Vizinhança durante a II Guerra Mundial, São Paulo, Ed. Alameda, 2017; Lemos, Bruno Geiss, As Américas unidas, unidas vencerão: O Office of the Coordinator of Inter-American Affairs no Rio Grande do Sul (1943-1944), Florianópolis, Universidade Federal de Santa Catarina, 2019.

6 Campodónico, Raúl Horacio, Trincheras de celuloide: bases para una historia político-económica del cine argentino, Madrid, Universidad de Alcalá, 2005; y Falicov, Tamara L., “Hollywood’s Rogue Neighbor: The Argentine Film Industry during the Good Neighbor Policy, 1939-1945”, The Americas, 2006, 63:2, p. 245-260.

7 Falicov, Op. Cit., 249.

8 Para llevar adelante sus tareas esta oficina debía recurrir a la industria de Hollywood, donde se creó en marzo de 1941 la Motion Pictures Society for the Americas (MPSA), formada por numerosos empresarios y dirigentes de las principales compañías productores y distribuidoras norteamericanas.

9 Cfr. Purcell, Fernando, “Cine, propaganda y el mundo de Disney en Chile durante la Segunda Guerra Mundial”, Historia, 2010, n° 43, vol. II, p. 487-522.

10 Cfr. Valim, Op. Cit.; Lemos, Op. Cit.

11 Cramer, Gisela, “The World War at the River Plate: The Office of Inter-American Affairs and the Argentine Airwaves, 1940-1946” en Cramer, Gisela and Prutsch, Ursula (eds.), ¡Américas unidas! Nelson A. Rockefeller’s Office of Inter-American Affairs (1940-46), Madrid-Frankfurt, Iberoamericana-Vervuert, 2012, p. 213-247.

12 Ubelaker Andrade, Lisa, “La revista más leída del mundo: Selecciones del Reader’s Digest y culturas de la clase media, 1940-1960”, Historia y problemas del siglo XX, 2014, Año 5, Volumen 5, p. 21-42.

13 Hansen, Miriam, “Vernacular Modernism: Tracking Cinema on a Global Scale” en Durovicova, Natasa and Newman, Kathleen (eds.). World Cinemas, Trasnational Perspectives, Routledge, New York, 2009, p. 287-314.

14 Las fuentes consultadas para este artículo se encuentran mayoritariamente en los Archivos Nacionales de Washington DC (National Archives and Records Administration, NARA). En las referencias a esta documentación, se indicará el nombre del archivo, el número de Record Group (RG), el número de caja y el nombre de la carpeta en que se encuentra.

15 Memorándum 6, “Showing of Coordinator’s Films by Trucks”, November 7th 1941. NARA, RG 229, Box 224, Folder “Reports & Surveys Jan. 42 – July 42”.

16 Monthly Motion Picture Report November 25, 1945 – December 25, 1945 – Argentina. NARA, RG 59, Box 1, Folder “Argentina 1945”.

17 Memorándum 1734, “16 mm Exhibition Program in Argentina”, September 15, 1943. NARA, RG 229, Box 224, Folder “Reports & Surveys Sep. 15-43 – Oct. 31-43”.

18 Memorándum 3287, “Questionnaire Relating to Future Activities of 16 mm. Program”, October 21, 1944, Margaret Herrick Academy of Motion Picture Arts and Sciences Library, Special Collections, Collection Motion Picture Society for the Americas, Folder Argentina-Report.

19 Memorándum 1037, “16 mm Motion Picture Exhibitions in the Mar del Plata Area”, February 16, 1943. NARA, RG 229, Box 224, Folder “Reports & Surveys August 1 1942”.

También la realización de eventos particulares marcaba alternativas posibles para trasladar las proyecciones a otros ámbitos. En enero de 1945, por ejemplo, durante la peregrinación de las Fiestas de Nuestra Señora de la Candelaria en Misiones ser realizaron cuatro exhibiciones con un total de 6000 espectadores. (Newsreel. Activities of the ADI Film Division, January 1945. NARA, RG 229, Box 223, Folder “Reports 1945”).

20 La maquinaria incluía tanto equipos propios del organismo de marca Victor y Bell & Howell como un conjunto de equipos prestados ocasionalmente por firmas americanas como General Motors, Standard Oil, General Electric y Kodak.

21 Memorandum 3287.

22 Rubinzal, Mariela, Op. Cit., p. 74.

23 Memorandum 3287.

24 Rubinzal, Op. Cit., 93.

25 Newsreel. Activities of the ADI Film Division, June 10th, 1943. NARA, RG 229, Box 224, Folder “Reports & Surveys June 1.1943”.

26 Estas temáticas no son las únicas cubiertas en estos títulos. High over the Border es un film británico sobre el vuelo migratorio de un colibrí, mientras que This Amazing América es una película producida por la empresa de autobuses norteamericana Greyhound para mostrar la modernidad de su flota con la excusa de un viaje a través de los Estados Unidos.

27 Monthly Motion Picture Report November 25, 1945 – December 25, 1945 – Argentina.

28 Para un mayor desarrollo sobre Health for the Americas véase: Broda, Paula de Castro. Health for the Americas: as animações dos Estúdios Walt Disney voltadas para as famílias latino-americanas no contexto da Política da Boa Vizinhança (1940-1946), Guarulhos: Universidade Federal de São Paulo, 2012; Gudiño Cejudo, María Rosa, Educación higiénica y cine de salud en México, 1925-1960, México: El Colegio de México, 2016.

29 NARA, RG 229, Box 224, Folder “Reports & Surveys May 15 1943”.

30 Traducción propia. En el original: “particularly praised the fine appearance, courage and skill of the American pilots, and were really touched with the phrase use at the end of the picture: ‘With airplanes and pilots of this kind, the liberty and tranquility of every home in the world will be defended.’” (“Exhibition of Pictures through the Sound Trucks”, carta de Cía. Arg. Sidney Ross Inc., S.A. a C.F. Granger, April 7th, 1943. NARA, RG 229, Box 224, Folder “Reports & Surveys June 1.1943”).

31 Memorándum 339 “Exhibition of 16-mm films in the Province of Mendoza, Argentina”. NARA, RG 229, Box 224, Folder “Reports & Surveys June 1, 1943”

32 Monthly Motion Picture Report March 30, 1947– April 25, 1947 – Argentina. NARA, RG 59, Box 1, Folder “Argentina 1947”.

33 Zúniga, Guillermo, Anuario del Cine Argentino 1949-1950, Buenos Aires, Editorial Cinematographica Americana, 1951, p. 158-161.

34 Galak, Eduardo y Orbuch, Iván, “Cine, educación y cine educativo en el primer peronismo. El caso del Departamento de Radioenseñanza y Cinematografía Escolar”, Cine Documental, 2017, n° 16, p. 49-75.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Imagen 1 – Fotograma de About Faces (1941)
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/82441/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 68k
Titre Imagen 2 – Fotograma de The Grain that Built a Hemisphere (1943)
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/82441/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 75k
Titre Imagen 3 – Fotograma de Der Fuehrer’s Face (1943)
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/82441/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 101k
Titre Imagen 4 – Fotograma de Building a Bomber (1941)
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/82441/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 54k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Alejandro Kelly Hopfenblatt, « Exhibición y distribución de cortometrajes de propaganda de los Estados Unidos en Argentina en los años ’40: el programa de 16 mm de la OCIAA », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 08 octobre 2020, consulté le 02 décembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/82441 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.82441

Haut de page

Auteur

Alejandro Kelly Hopfenblatt

Instituto de Artes del Espectáculo “Raúl H. Castagnino”, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search