Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesDébats2021Mediadores transatlánticos, Españ...De la conquista del Nuevo Mundo a...

2021
Mediadores transatlánticos, España-Francia-México, 1843-1863

De la conquista del Nuevo Mundo a su nuevo descubrimiento en el Semanario Pintoresco Español. Algunos ejemplos de transferencias culturales (México-Francia-España)

From the conquest of the New World to its new discovery in the Semanario Pintoresco Español
Montserrat Amores

Résumés

El artículo estudia los textos y las ilustraciones publicadas en la revista española Semanario Pintoresco Español (1836-1857) sobre la conquista de América, en especial de México, y los relativos a la arqueología prehispánica como transferencias culturales. Se identifican sus fuentes y se analizan los procesos de adaptación para mostrar de qué forma se insertan en el repertorio del sistema cultural español, contribuyendo tanto a la creación de un relato sobre la conquista de México, como a la defensa del papel de España en relación con el descubrimiento de las civilizaciones prehispánicas.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Pérez Vejo, Tomás, “La construcción de México en el imaginario español decimonónico (1834-1874), R (...)
  • 2 Sánchez Andrés, Agustín y Pedro Pérez Herrero, Historia de las relacionas entre España y México, 1 (...)
  • 3 Andreu Miralles, Xavier, El descubrimiento de España. Mito romántico e identidad nacional, Madrid, (...)

1En 2003 Tomás Pérez Vejo destacaba en su estudio sobre la construcción del imaginario español sobre México, la “mirada específicamente española” que contenían los grabados y las litografías difundidos por veintitrés revistas ilustradas españolas publicadas entre 1834 y 1874. A pesar de la influencia de otros países europeos, apreciaba “algo de familiar, de cercano” en lo transmitido por las imágenes1. La singularidad de esa mirada estriba, como señalan los estudios históricos sobre las relaciones entre España y México, en la “pervivencia de una mentalidad de tipo neocolonial, que se resistía a considerar en un plano de igualdad a las nuevas repúblicas americanas y aspiraba a ejercer una suerte de tutela sobre las mismas”2. Por otra parte, España compartía con otros países europeos la posición de superioridad desde la que consideraba al resto de civilizaciones. Sin embargo, su situación era igualmente singular respecto de potencias como Francia, Inglaterra o Alemania, puesto que durante la Ilustración España, como otros países del sur europeo, había pasado a formar parte del concurso de naciones alejadas de la modernidad y del progreso3.

  • 4 Este trabajo se enmarca en el proyecto de investigación NIT: negociaciones identitarias transatlán (...)

2El propósito de este trabajo es el de mostrar, a partir de las conclusiones de Pérez Vejo, un estudio de caso al analizar la imagen de México y España en relación con su pasado histórico común en la revista ilustrada de más larga vida de la primera mitad del siglo XIX, El Semanario Pintoresco Español (1836-1857)4. Aplicaré una metodología distinta, pues tendré en cuenta no solo las imágenes, los grabados y las litografías que sobre la conquista de México y el México prehispánico se editaron en las páginas del Semanario, sino también los artículos que las acompañaban y la coherencia semántica entre texto e imagen. Será imprescindible, además, identificar su origen para analizarlos como transferencias culturales.

  • 5 Álvarez Junco, José, Mater dolorosa, Madrid, Taurus, 201614, p. 195-226.
  • 6 Alonso, Cecilio “Antecedentes de las Ilustraciones”, en La prensa ilustrada en España. Las ilustra (...)
  • 7 Aymes, Jean-René, “Esbozo de una lectura ideológica del Semanario Pintoresco Español (1836-1841)”, (...)

3La elección del Semanario Pintoresco Español es idónea si se tiene en cuenta que se publica en un periodo decisivo desde el punto de vista político: la construcción del Estado liberal español, que vino acompañada de la generación de una serie de mitos y discursos que sirvieron para aglutinar a todos sus ciudadanos en torno a una imagen de nación en la que la conquista jugaba un papel esencial y en la que se debía encajar igualmente la pérdida de las colonias. En lo referente a estas últimas y, en concreto, a México, el Estado manifestaba la intención de seguir manteniendo la visión imperial en un momento en el que no podía ostentar ese título y hacía un esfuerzo por integrar esa concepción con las nuevas imágenes basadas en el liberalismo5. En 1836, el año en el que se publica el primer número de la revista, se establecen relaciones diplomáticas con México, quince años después de su declaración de independencia, y en 1857 se interrumpen estas relaciones tras los incidentes con la colonia española en Morelos y el impago de la deuda con España. Todo ello antes de la firma de la Convención de Londres entre Francia, Inglaterra y España de 1861. Durante la larga vida del Semanario, y a pesar de los cambios de dirección, la revista mantiene una línea editorial coherente que Cecilio Alonso concretó en los términos “apoliticismo, instrucción, variedad, baratura”6 y se convierte en un semanario popular con un número de suscriptores considerable. No obstante, sobre el primer término Jean-René Aymes y Enrique Rubio Cremades ya pusieron en evidencia la ideología moderada que subyace en sus páginas, a pesar de las continuas declaraciones de neutralidad7.

  • 8 Asunto desarrollado extensamente por Raquel Pérez Valle en este volumen.
  • 9 Puede ampliarse esta información en Alonso, “Antecedentes”, p. 13-56.
  • 10 Espagne, Michel, “La notion de transfert culturel”, Revue Sicencies/Lettres, 2013, vol. 1, p. 3.
  • 11 Espagne, Michel, Op. Cit., p. 1.
  • 12 Espagne, Michel, Op. Cit., p. 7.
  • 13 Even-Zohar, Itamar, “La fabricación del repertorio cultural y el papel de la transferencia”, en Am (...)

4Como es sabido, la presencia de Francia en la prensa ilustrada española, también la inglesa en menor medida, es hegemónica8, no solo como referente cultural, sino también como modelo conceptual. Además, la dependencia de las revistas ilustradas extranjeras en lo que atañe a los grabados fue frecuente, bien a través de copias o de la reutilización de planchas originales; también, el trasvase de textos traducidos, refundidos o cercenados9. Todo ello está presente en el Semanario. Para su análisis se puede aplicar el modelo lineal de Michel Espagne, para quien “[u]n transfert culturel n’a jamais lieu seulement entre deux langues, deux pays ou deux aires culturelles; il y a quasiment toujours des tiers impliqués”10, que comprende la cultura de salida, en este caso la mexicana, una instancia mediadora, la francesa, y la cultura española de llegada. Este tipo de estudios implican no solamente una investigación de tipo hermenéutico, sino también histórico sociológico11 En el caso de los textos trasvasados y traducidos de revistas francesas, a veces manipulados o mutilados, estos adquieren un significado distinto en el contexto de la publicación, lo cual pone en evidencia el verdadero sentido de las transferencias culturales como fenómeno de reinterpretación12. No debe olvidarse, de la mano de Itamar Even-Zohar, que “un estudio adecuado de la transferencia en el contexto de la construcción de un repertorio no se puede detener en comparar los artículos transferidos con sus fuentes, ni en analizar su naturaleza y los procesos de adaptación por los que pasan en el sistema de destino”.13.

  • 14 Granillo Vázquez, Lilia, “Ecos de Ambos Mundos, dinámicas transatlánticas en la prensa decimonónic (...)

5A las traducciones de las colaboraciones francesas, se suma el trasvase de artículos mexicanos, que ofrecen una perspectiva transatlántica de primera mano y que corrobora la existencia de esa “dinámica cultural activa y mutuamente enriquecedora entre los lectores y escritores de la Península Ibérica y los de las mal llamadas ‘ex-colonias americanas’”, en palabras de Lilia Granillo Vázquez14. Se tendrán en cuenta, además, las colaboraciones de autores españoles que publicaron sobre el tema en la revista, de forma que las páginas del Semanario se convierten en un verdadero espacio de negociación en el que se suman, a veces, se confrontan, diferentes representaciones sobre México.

  • 15 Antiquités Mexicaines. Relation des trois expéditions du colonel Dupaix, ordonnées en 1805, 1806 e (...)

6Si desde la óptica de la historia España se negó a olvidar su pasado imperial, que utilizó para aglutinar la nación en torno a una serie de imágenes y mitos relacionados con su inmemorial política, desde la perspectiva científica y cultural Francia intentaba convertirse en el centro de los estudios sobre antigüedades mexicanas. “Quel champ immense ouvert aux investigations du monde savant!”, exclamaba Charles Farcy en el “Discours preliminaire” que encabezaba Antiquités mexicaines, mientras recordaba los estragos de la conquista española: “Cette terre nouvelle, conquise par quelques Européens avides de richesses plus encore que de gloire”15.

La conquista del Nuevo Mundo

  • 16 Pérez Vejo, Tomás, “La construcción…”, p. 400.
  • 17 Tomo III, no 122 (29-7-1838) p. 650.

7Para avanzar en las diferentes imágenes que el Semanario Pintoresco Español proyecta sobre la conquista de México es imprescindible integrar estas contribuciones en el contexto de la conquista de América inserta en el relato de un neocolonialismo que, como ya señaló Tomás Pérez Vejo, a las alturas de la segunda mitad del siglo XIX solo podía remitir al pasado nacional, a un “imperio espiritual”16, imaginándose como nación que se refleja en otras. Biografías, artículos históricos y relatos, junto con sus ilustraciones, son los géneros en los que se representa de forma más notoria ese discurso escrito desde España o Francia sobre la conquista de América, que se resume en el párrafo con el que se inicia la biografía de “La monja Alférez”17:

  • 18 Además de la biografía de Catalina de Erauso, el Semanario publica las de Francisco Pizarro (XIII, (...)

Entre la muchedumbre de españoles osados que se precipitaron al Nuevo Mundo en pos de la gloria de Cristóbal Colón, los unos fueron grandes y sublimes como Hernán Cortés, que alcanzó con novecientos hombres la gloriosa conquista del poderoso imperio mejicano; o como Balboa, descubridor del mar del Sur; o como Alonso de Ercilla asistiendo a las victorias de Araúco, y escribiendo sobre ellas su celebrado poema; o como fray Bartolomé de las Casas, ángel tutelar de los indios y su escudo y consuelo en la adversidad. Hubo también otros, cuyos nombres fuera razón entregar al olvido, que más bien que como hombres, aparecieron en aquella tierra virgen como monstruos sedientos de sangre y de riquezas, traidores implacables, vengativos, excepciones deshonrosas en fin de nuestra patria, y oprobio de la humanidad18.

8El desconocido autor que escribe este texto desde la perspectiva de “nuestra patria” llama la atención sobre los que se consideran protagonistas de la conquista: descubridores, conquistadores, poetas y religiosos, que deben ser recordados para la historia. No obstante, reconoce la cara oculta de la colonización, que considera “excepción deshonrosa” para España, que va a ser silenciada.

  • 19 Tomo III, no 126 (26-8-1838), p. 279-280. Modernizo ortografía y puntuación.
  • 20 Ibidem, p. 681.
  • 21 “Función naval y batalla de Tabasco”, XVIII, nos 26 y 27, 26-6-1853 y 3-7-1853, p. 203-206 y 209-2 (...)
  • 22 Ibidem, p. 206.

9Como era de esperar, Hernán Cortés es el personaje histórico más celebrado sobre la conquista de México en las páginas del Semanario. Su biografía se inserta en la sección “Biografía española” que abre el número 126 de 1838 y va encabezado por un retrato de Carderera y Ortega. El personaje se describe como un héroe ambicioso, valiente y activo, capaz de enfrentarse con “un pueblo guerrero y bastante civilizado”19. El anónimo autor del artículo destaca sus dotes políticas y sus acciones como español que actúa alentado “por la idea de la gloria” y concluye con la denuncia de la ingratitud con la que el emperador lo trató. La historia no lo ha colocado donde merece, digno de ser el protagonista de una gran epopeya20. Semejantes cualidades son las que destaca también José Ferrer Couto en su artículo sobre la batalla de Tabasco21. Para el autor, Cortés actuó movido por el interés de no “manchar los blasones de la corona, entonces la más poderosa que en el mundo ceñía monarca” y subraya su actitud no beligerante, pues antes de entrar en batalla había intentado con “pacíficas y repetidas intimaciones” evitar el combate, recibiendo a cambio “una nube de flechas”22. Ferrer de Couto reivindica el mérito de la conquista, pues describe la superior cultura del imperio azteca y sus potentes medios de defensa con la intención de mostrar la violencia de los habitantes del Nuevo Mundo. Con el propósito de blanquear la conquista, en concreto la conquista mexicana, los textos españoles hacen hincapié en la actitud pacífica de los conquistadores frente a los colonizados, convertidos en experimentados guerreros.

  • 23 Tomo X, no 50 (14-12-1845), p. 389.

10Si las consideraciones sobre Hernán Cortés ponen énfasis en la grandeza del imperio, “Prisión de Motezuma (sic)” insistirá en la misma idea, aunque de una forma un tanto singular. En esta ocasión la importancia reside en la ilustración a toda página que abre el número de la revista23. Al pie del grabado, con las rúbricas de Eusebio Zarza y de José Gaspar, se indica que se trata de una “Alegoría copiada de una lámina antigua”. Muestra a Cortés con aire altivo a la izquierda de la imagen rodeado de cadáveres y a Moctezuma con gesto sumiso, acompañado de Marina y cercado por los soldados españoles, uno de los cuales sostiene una cadena que evidencia el cautiverio del emperador azteca (Figura 1).

  • 24 Solís, Antonio de, Historia de la conquista de México [en línea], Cervantes Virtual, Madrid, Espas (...)
  • 25 Brading, David A., Orbe indiano. De la monarquía católica a la república criolla, México, Fondo de (...)
  • 26 Tomo X, no 50 (14-12-1845), p. 390.

11El breve escrito que lo acompaña y que sirve de explicación se publica sin firma, aunque se trata de un extracto del capítulo XIX de la Historia de la conquista de México de Antonio de Solís (1684), titulado “Ejecútase la prisión de Motezuma: dase noticia del modo como se dispuso y cómo se recibió entre sus vasallos”24. Como es sabido, la Historia de Solís se considera una apología de la conquista y en concreto de Hernán Cortés, concebida como respuesta a las críticas vertidas por Las Casas y por el viajero italiano Girolamo Benzoni25. La relación de Solís destaca el ingenio de Cortés, capaz de conducir al emperador azteca a prisión sin que se percate de ello. El texto del Semanario finaliza con la frase de la Historia de la conquista de México: “Así se dispuso y consiguió la prisión de Motezuma, y él estuvo dentro de pocos días tan bien hallado en ella, que apenas tuvo espíritu para desear otra fortuna”26. Llamativamente, la percepción de quienes solamente vieron la imagen sin leer el artículo es completamente distinta a la de los lectores que se enfrentaron a dos interpretaciones contradictorias del mismo acontecimiento.

Figura 1 – Prisión de Moctezuma según el Semanario Pintoresco Español

Figura 1 – Prisión de Moctezuma según el Semanario Pintoresco Español
  • 27 Tomo II, nº 54 (9-4-1837), p. 106-108. Este mismo texto se reproducirá en 1841en la revista mexica (...)
  • 28 Sánchez Andrés, Agustín y Pérez Herrero, Las relaciones, p. 8-9.
  • 29 Tomo X, no 1 (5-1-1845), p. 1-3.

12Otros artículos tienen como asunto la conquista del continente. El primero en el Semanario, esencialmente descriptivo, se titula “Descubrimiento de América” y va acompañado de un grabado de Cristóbal Colón y un facsímil de su firma27. No obstante, las imágenes se acumularán en la publicación española en 1845, año en el que el gobierno español intentaba establecer una monarquía con un infante español en México y en el que parece inminente la guerra que enfrentará a mexicanos esta vez con otro imperio, el norteamericano28. Así, el número 1 del año 1845 se abre con un grabado en la sección “Glorias de España” que ilustra “El descubrimiento del Nuevo Mundo” y se cierra igualmente con la firma de Colón29. Su anónimo autor se detiene en la presentación de escenas en las que se pone de manifiesto la desconfianza de políticos y marinos ante la figura del descubridor y, como en el caso de Hernán Cortés, la ingratitud mostrada por las autoridades españolas tras la conquista. El grabado que encabeza el texto, de procedencia francesa, se había publicado anteriormente en el Museo de las Familias, la revista madrileña que dirigía Francisco de Paula Mellado, acompañando al artículo de Francisco Fernández Villabrille comentado por Raquel Pérez Valle en este volumen. Unos meses después, el 5 de octubre, fecha próxima a la celebración del descubrimiento, el número de la publicación se cerraba con un grabado de Cano titulado “Los Embajadores mejicanos se presentan a Hernán Cortés” en el que se mostraba un numeroso grupo de los enviados aztecas abrazados como señal de unidad, frente a los tres personajes españoles situados a la izquierda, entre los que destaca Cortés. En el número del 30 de noviembre los suscriptores se encuentran con una imagen titulada “Preparan los españoles su expedición para la conquista de Méjico” que les recordaría de nuevo las hazañas. Las imágenes de la conquista que vieron los lectores del Semanario insisten en la proeza de los españoles. En todos los textos, los autores evitan la relación de acontecimientos violentos y destacan la destreza tanto de Colón como de Cortés como estrategas, capaces de evitar sucesos sangrientos frente a las consideraciones de la leyenda negra de la conquista difundida por europeos y por americanos.

  • 30 Tomo III, no 141 (9-12-1838), p. 804.
  • 31 Tome I, no 21 (6-3-1834), p. 167.
  • 32 Tomo III, no 141 (9-12-1838), p. 804.

13Por otra parte, europeos y, en concreto, españoles, seleccionan también de las crónicas relatos cargados de crueldad para defenderse de las acusaciones de fanatismo, apelando a la violenta idolatría mexicana frente al grado de civilización que otorga la religión. Es el caso del artículo titulado “Sacrificios humanos en Méjico” en el que se recurre a la descripción de ese tipo de rituales de los primeros habitantes para subrayar que, “siendo los pueblos de Méjico los más civilizados del nuevo mundo, eran sin embargo los más crueles de todos”30. El texto había sido publicado anteriormente en la revista francesa Magasin Universel31 y utiliza un recurso muy efectivo para subrayar la importancia de la evangelización en México: se inicia con la declaración de que, tras la publicación de la obra de Robertson (se refiere a The History of America, 1777) y de otros “sabios y ascéticos del siglo XVIII” se han difundido relaciones exageradas de esas prácticas religiosas. No obstante, toma como fuente la descripción de “un historiador del tiempo de la conquista” y traslada la “relación exacta” de uno de esos ritos32, de manera que el lector queda doblemente impactado, pues tiene conocimiento, de primera mano y sin exageraciones engañosas, de esas ceremonias sangrientas en las que los indígenas se describen como bárbaros y caníbales. Frente al relato de la violencia española y de su fanatismo religioso, estos textos recuerdan la violencia de los habitantes del Nuevo Mundo antes de la llegada del cristianismo.

  • 33 Tomo X, no 34 (24-8-1845), p. 265.
  • 34 Tomo XVII, no 1 (4-1-1852), p. 1-2.

14El éxito de la conquista española se sustentó sobre los logros de la evangelización, un argumento que se repetirá en el Semanario. El viajero Vicente Calvo resumirá en muy pocas palabras este mensaje al inicio de “Jalisco y sus fiestas” en el que, tras remitir a Francisco Cortés y Nuño de Guzmán, se refiere a la “conquista pacífica” de las voluntades de los indígenas, de “carácter suave, dulce y dócil”33. Se explica de esta forma la ocupación de los territorios conquistados y la consiguiente cristianización gracias a la mansedumbre de los habitantes, en abierto contraste con las imágenes de los conquistados referidas en los artículos anteriores. Ese fue el mensaje que los lectores del Semanario pudieron leer en el primer número de 1852 al ver a toda plana un grabado sobre “La primera misa en América”34, acompañado en la página siguiente de un breve comentario. El grabado, firmado por Joaquín Sierra, recrea la escena, con el mar y los bajeles al fondo derecho y a la izquierda la celebración de la misa en un paisaje frondoso en el que se encuentra un grupo de soldados a un lado enarbolando la bandera española, mientras que al otro se reúnen unos pocos indios observando distraídamente la ceremonia. Al fondo, y bajo un entoldado, el sacerdote con la cruz en alto bendice a los asistentes.

  • 35 Tome, XIX, no  2 (1-1851), p. 9-10.
  • 36 Una nota al pie tras el título “La primera misa en América” remite a los números 2 y 3 del Semanar (...)

15En esta ocasión nos hallamos ante un trasvase de ilustración y texto de la revista francesa Magasin Pittoresque, publicados un año antes35. El grabado reproduce el cuadro descrito, pintado por Pharamond Blanchard (1805-1873) que había viajado a México en 1838 junto a Francisco de Orleans para participar en la “Guerra de los Pasteles”. El escrito que lo acompaña en el Semanario es traducción de la nota explicativa del Magasin que sigue al grabado, aunque en esta ocasión se suprimen muy significativamente los tres últimos párrafos36. La revista española había borrado las rúbricas de AB y P. Blanchard del pie de la imagen, como aparece en el Magasin, para sustituirla por la de Sierra en el margen izquierdo, lugar donde habitualmente firma el dibujante (Figuras 2 y 3).

Figura 2 – “La première messe en Amérique” en el Magasin Pittoresque

Figura 2 – “La première messe en Amérique” en el Magasin Pittoresque

Figura 3 – “La primera misa en América” en el Semanario Pintoresco Español

Figura 3 – “La primera misa en América” en el Semanario Pintoresco Español
  • 37 Tomo XVII, no 1 (4-1-1852), p. 2.

16El anónimo autor del texto francés une nación y religión como una vinculación innata para advertir que solo una fe “aceptada y visible por medio del culto” es capaz de crear una alianza nacional verdadera. Así ocurrió con “las tribus salvajes de América” y “las razas negras africanas” que, según el autor, carecían de una religión cohesionadora. Por eso los indios no muestran curiosidad ante la ceremonia, pues no la comprenden. Lo harán más tarde, cuando los misioneros realicen su labor de evangelización, un mensaje idéntico al de Calvo. No obstante, para el autor de la nota a esta ilustración, será por poco tiempo, puesto que pronto “volverán a su estado salvaje los recién convertidos”37. El Magasin y el Semanario mostraban su juico despectivo hacia los americanos sin tener en cuenta, como había demostrado Clavijero, como lo habían hecho científicos y exploradores europeos, que los antiguos mexicanos habían tenido una civilización adelantada. Por otra parte, se suaviza la violencia ejercida sobre la población y, desde luego, no se advierte de que ese sistema sustituía unos elementos culturales por otros.

17Resulta igualmente significativo aquello que el artículo español elide del francés. Además de la identificación del autor del cuadro y de la escena con la primera misa en Cuba y el lugar en el que se encuentra expuesto, se suprime una apreciación en la que los españoles no salían bien librados:

  • 38 Tome, XIX, no 2 (1-1851), p. 10.

Les costumes que M. Pahramond Blanchard á donnés à ses matelots son encore usités en Espagne. L’un est le costume valencien, dont la simplicité grave prouve l’antiquité, et que portent encore les paysans maures de l’autre côté du détroit de Gibraltar. Dans ce costume, la manta rouge rayée est évidemment d’origine arabe ;38

  • 39 Torrecilla, Jesús, España exótica. La formación de la imagen española moderna, Boulder, Society of (...)

18Sin duda, los responsables del Semanario no vieron con buenos ojos la identificación que la revista francesa había hecho entre lo español y lo árabe, que no era más que una de tantas manifestaciones que se venían desarrollando desde la Europa del siglo XVIII, en las que España quedaba indefectiblemente unida a lo oriental como un rasgo del exotismo español, asociado igualmente con el atraso y al anquilosamiento del país, como han estudiado Jesús Torrecilla y Xavier Andreu Miralles39.

  • 40 Tomo XVI, 1858, p. 249-250.
  • 41 Pérez Valle, Raquel, Publicaciones pintorescas en la época isabelina: el Museo de las Familias y F (...)

19El texto se afianzó como parte del repertorio en España. Como ha señalado Raquel Pérez Valle, volvió a publicarse en 1858 en el Museo de las Familias40, también como portada, cuando, tras la desaparición de “édition espagnole” de Le Musée des Familles de Pitre Chevalier y Anselmo Vicente se multiplicaron los artículos sobre temática americana en la revista de Mellado. Esta vez la ilustración conserva las firmas originales, la traducción del texto corre a cargo de Facundo Míguez, colaborador habitual de la revista y se trasvasa el texto completo41.

  • 42 Tomo XV, no 21 (26-5-1850), p. 165.
  • 43 Tomo XVIII, nos 26 (26-6-1853), p. 205.

20En ninguno de los textos anteriores se aborda el espinoso tema de la esclavitud, que trata Francisco W. Plaza al adentrarse en la biografía de “Fr. Bartolomé de Las Casas”. Si bien para el autor de la biografía de la monja Alférez mencionado anteriormente el fraile dominico fue “ángel tutelar de los indios y su escudo y consuelo en la adversidad”, otros artículos advierten serios defectos en su posición y conducta. Así, Plaza defiende la posición de la corona ante las reivindicaciones del dominico y tacha sus propuestas de “impracticables […], porque siendo el número de españoles muy corto para el beneficio de las minas y cultivos, y, teniendo los indios por su anterior vida una aversión natural al trabajo, era preciso valerse de la autoridad para obligarlos a él”42. Esta misma postura es la que defiende José Ferrer Couto en “Función naval” donde acusa al indigenista de mantener un talante “siempre agresivo a los españoles” por su ascendencia francesa y de dar “pie a los enemigos del nombre español para aumentar los cargos y recriminaciones con que se afanan por empañar nuestra gloria”43.

Subir al tren del nuevo descubrimiento

21Mientras la conquista era objeto de un proceso de rescritura en el que se intentaba amortiguar siempre que fuera posible la beligerancia y los estragos de la colonización española para incluirla en el pasado nacional, el descubrimiento de los orígenes transatlánticos de los pueblos, en concreto, el hallazgo de los vestigios de las antiguas civilizaciones mayas y aztecas, no podía ser desaprovechado por el nacionalismo español a pesar de la denuncia de la destrucción de esas riquezas durante la conquista desde la otra orilla del Atlántico.

  • 44 Pratt, Mary Louise, Ojos imperiales. Literatura de viajes y transculturación, México, Fondo de Cul (...)

22En su propósito por divulgar y difundir los adelantos en todas las actividades humanas, el Semanario Pintoresco Español informa a sus lectores sobre los descubrimientos que desde el último tercio del siglo XVIII y parte del XIX se habían llevado a cabo gracias a diferentes expediciones europeas, trasladando algunas de las noticias más importantes y, sobre todo, encajando, desde la perspectiva de la nación que había conquistado el territorio, este nuevo descubrimiento del continente. Entre ellas destaca, sin duda alguna, la de Alexander von Humboldt, acompañado de Aimé Bonplandt, en un momento estratégico para el devenir de América del Sur. Así lo señaló Mary Louise Pratt44.

  • 45 Brading, David A., Orbe indiano, p. 553.
  • 46 Ibidem, p. 554.
  • 47 Ver en este volumen el artículo de Beatriz Ferrús, así como, Ferrús, Beatriz, “La literatura de vi (...)

23Humboldt llegaba al Nuevo Mundo con el propósito de conquistarlo intelectualmente45 y conseguía describir con ojos de científico la naturaleza americana, formular como estadista los datos precisos de los accidentes geográficos que recorría, exponer con mentalidad de sociólogo los rasgos esenciales de sus habitantes, dibujar como pintor los paisajes majestuosos con los que se encontraba y establecer hipótesis sobre las antiguas civilizaciones que rastreaba. “De un solo plumazo, quedaba colmada la fisura que se había abierto entre la Ilustración europea y la realidad americana, gracias a la intervención de un solo observador crítico y calificado”46. Los artículos sobre Humboldt y las nuevas expediciones, los descubrimientos de las ruinas mexicanas y las nuevas teorías sobre el origen de sus primitivos habitantes al comparar los vestigios encontrados con los de antiguas civilizaciones orientales ocuparon las páginas de las revistas ilustradas de Europa y América. A ellos hay que sumar una cantidad ingente de testimonios de viajeros que con sus relatos reinventaron América del Sur y que poblaron las páginas de la prensa periódica47.

  • 48 Tomo IV, nos 46 y 47 (24-11-1839 y 24-11-1839), p. 366-367 y 371-372.
  • 49 Tome V (1837-1838), p. 197-199.

24En 1839 el Semanario Pintoresco Español publicaba “Antigüedades de Méjico”48, firmado por M.P. que debió de ser el traductor del texto, puesto que es una traslación de “Antiquités mexicaines” que Alexandre Vayssière (1817-1861) publicó en Magasin Universel en marzo de 1838. Vayssière que formaría parte del ejército de Napoleón III en la campaña de África en 1840, había iniciado en 1837 su colaboración en la revista francesa. El artículo servía para difundir las nuevas investigaciones de Humboldt, como una “réaction contre les récits, quelque peu exagérés des premiers Espagnols” y con el propósito de “réhabiliter cette partie de la terre aux yeux Européens”49.

  • 50 Brading, David A. Op. Cit., p. 363-365.
  • 51 La obra, que empezó a publicarse en 1834, fue acogida como revolucionaria por la comunidad científ (...)

25El explorador francés ofrece información sumaria sobre la escritura, tradiciones, cosmogonía y calendario de los antiguos pobladores de México que había podido leer en Vues des cordillères, et monuments des peuples indigènes de l’Amérique (1810) de Humboldt. En este volumen el naturalista prusiano mostraba las similitudes entre el México prehispánico y las antiguas civilizaciones de China, Tibet y Japón, y formulaba la posibilidad de una fuente común o de un contacto directo entre estas civilizaciones50. “Antiquités Mexicaines” venía acompañado de dos ilustraciones: un “Vase de granite” y la copia de un bajo relieve de Palenque que representa a un músico tocando un instrumento, que extrajo muy probablemente, teniendo en cuenta el título, de Antiquités mexicaines. Relation des trois Expéditions du capitaine Dupaix…, cuyo título completo se encuentra en la nota 13 de este trabajo51.

26Ninguno de los dos grabados se reproduce en el Semanario Pintoresco Español que traduce fielmente el texto francés, incluso la alusión a los relatos de los primeros españoles y tampoco evita la referencia al pasado inquisitorial de España que se encuentra en el párrafo final del artículo, aunque elide significativamente la palabra español.

  • 52 Tome V (1837-1838), p. 199. La cursiva es mía.

Quant aux dogmes mêmes, aux pratiques extérieures, aux cérémonies de la religion, et à cette poésie par laquelle tout peuple adresse au ciel ses prières o uses remercîments, il ne nous reste presque rien ; le temps, plus encore le fanatisme espagnol, ont tout détruit. Encore, quelques-uns de ces auto-da-fé lâches, parque qu’ils s’attaquent au cadavre, et ces ruines qui attestent seules qu’autrefois là florissait une puissance civilisation, disparaîtront de la Surface de la terre avec le peuple qui les éleva52.

27En este caso el traductor no rectifica ni modifica aquellos comentarios que pueden contravenir la imagen nacional.

  • 53 M. P., “Antigüedades de Méjico”, Repertorio de Literatura y Variedades, Méjico, Imprenta del Reper (...)

28Resulta interesante seguir el viaje del artículo de Vayssière a México, pues llega a los lectores de ese país por dos vías. En primer lugar, el mismo texto de M.P. se reproduce un año después en el Repertorio de literatura y variedades en su primer número, publicado en junio de 1840, una revista que se abastece sobre todo de “copiar unas veces y traducir otras”, con el propósito de abaratar los costes53. El espacio de difusión se amplía cuando en 1842 pasa, esta vez sin firma, pero indicando en nota “Del Semanario pintoresco”, a El Museo de Ambas Américas, revista chilena fundada ese mismo año por Juan García del Río que, como su nombre indica y se explica en el prospecto, se dirigía a los Estados americanos.

  • 54 Tomo VI (1841), p. 265-268.

29Por otra parte, el artículo iba a traducirse de nuevo al español para publicarse en una revista mexicana dirigida por Ignacio Cumplido y con un propósito claramente nacionalizador. Así, en 1841 vería la luz “Antigüedades mexicanas” en El Mosaico Mexicano con la identificación de su autor y las siglas de su traductor: V.R.54. En esta ocasión, como era esperable, sin evitar la reflexión final y la expresión “fanatismo español”, aunque eliminando la referencia a los autos de fe.

  • 55 Tomo X, no 42 (15-10-1845), p. 334-336.

30Si las nuevas noticias sobre lo que con el tiempo se convertiría en los descubrimientos de la arqueología mexicana se trasladan a España desde el filtro francés, como en el caso del artículo anterior, los lectores del Semanario también fueron informados de las expediciones arqueológicas que se realizaron al otro lado del Atlántico según la “versión nacional”. C. de U. es el encargado de ello en “Proyecto de exploración de monumentos trasatlánticos”55. Quizá la edición parisina de 1844 de Antiquités mexicaines animó a los editores de la revista a dar a conocer parte de sus contenidos. Conviene recordar, además, que en enero de 1845 el Semanario se había convertido en la revista oficial de la Academia de Arqueología.

  • 56 Ibidem, p. 335.
  • 57 Ver Romero Sandoval, Roberto, “Viajeros en Palenque, siglos XVIII y XIX: un estudio histórico a tr (...)
  • 58 Tomo X, no 42 (15-10-1845), p. 336.
  • 59 Tomo X, no 48 (30-11-1845), p. 377-379.

31La perspectiva patriótica de C. de U. es la causa de que inicie la breve relación de los primeros hallazgos de esas “antigüedades mexicanas” recordando a los lectores que su origen se remonta a las primeras expediciones sufragadas y lideradas por españoles: “La España es a quien se deben esos magníficos descubrimientos”56. Menciona breve e inespecíficamente el descubrimiento de las ruinas de Chiapas y el envío en 1785 de la expedición a Palenque por el virrey de México57. A continuación, cita la siguiente expedición realizada “por orden de Carlos IV” y capitaneada por Dupaix y los diseños de Castañeda, aunque sin especificar que José Luciano Castañeda era toluqueño. El autor de “Proyecto de exploración” indica que la llegada de la copia de los diseños y el relato de Dupaix a París fueron recibidos como un gran descubrimiento a partir del cual se iniciaron las diferentes teorías sobre el origen de estas construcciones, especialmente las ruinas de Palenque, e informa de la propuesta por parte de Chateaubriand de una nueva “exploración transatlántica”. C. de U. concluye su artículo anunciando en próximos números una descripción acompañada de una “linda vista del palacio principal de palenque58. Y, efectivamente, en el número 48 de ese mismo año se reproduce esta vez un grabado del palacio principal, extraído de Antiquites Mexicaines de Dupaix, acompañado del “Extracto del viaje de D. Antonio del Río, a las ruinas del Palenque en 1787”59.

  • 60 Díaz Perera, “Tras las huellas de Palenque”, p. 112-115.
  • 61 Description of the ruins of an Ancient City, discovered near Palenque, in the Kingdom of Guatemala (...)

32Como es sabido, el capitán de artillería Antonio del Río comandó la segunda expedición a Santo Domingo de Palenque, que llegó al lugar el 3 de mayo de 1787, sufragada por Carlos III, acompañado por el dibujante guatemalteco Ricardo Almendáriz60. El texto se publicó en inglés con el título Description of the Ruins of an Ancient City Discovered near Palenque en 182261 y D. B. Warden había facilitado la publicación de las noticias de Antonio del Río y Paul Félix Cabrera en 1825 a la Societé de Géographie, como refiere el artículo del Semanario de forma inespecífica.

  • 62 Tomo II (1837), p. 330-334.
  • 63 Se refiere a “Antigüedades mexicanas”, El Mosaico Mexicano, II (1837), p. 368-374.

33Como en ocasiones anteriores, este texto es, de nuevo, un texto trasvasado, aunque en esta ocasión de procedencia mexicana. Se había publicado con el mismo título en 1837 en El Mosaico Mexicano62 esta vez con las siglas I.R.G. que corresponden a Isidro R. Gondra. Se trata de una traducción del inglés y extracto de la Description de Antonio del Río del que se seleccionan los fragmentos relativos únicamente a las descripciones de los edificios y se suprimen las referencias concretas de la expedición. La traslación de Gondra concluye anunciando a los lectores otras contribuciones en las que se ocupará de edificios semejantes63, un comentario que se suprime en el artículo del Semanario.

  • 64 Véase El Heraldo, 7 de enero de 1845. El Archivo Nacional de Puerto Rico ha digitalizado el expedi (...)

34Finalmente, el último de los artículos publicado en la revista española sobre arqueología prehispánica que se va a considerar pone de manifiesto de qué forma los textos trasvasados a una cultura receptora adquieren nuevos significados. Se trata de “Antigüedades mexicanas” de Genaro Coello. Poco se sabe de este autor, ingeniero jiennense que en enero de 1845 era teniente del cuerpo de San Fernando.64 Su profesión puede explicar el asunto del artículo, que se ocupa de las principales fortificaciones y obras defensivas prehispánicas, deteniéndose sobre todo en la fortificación de Mitlan. El texto va acompañado de dos ilustraciones: una “Vista y altura de la Fortificación de Mitlan”, firmada por Vicente Urrabieta como dibujante y José Benedicto como grabador, y un plano de la fortificación. El artículo ofrece información sobre las fortificaciones y murallas de la capital de México y otros enclaves y se inicia con la siguiente afirmación:

  • 65 Tomo IX, n4 (28-1-1844), p. 30.

Nuestros conquistadores del Imperio de Méjico quedaron sorprendidos al examinar entre las obras públicas de aquel pueblo singular, las obras defensivas de diferentes categorías, que tenían las diversas naciones de aquella parte del mundo, y en las cuales se observaba grande analogía entre la forma de nuestras plazas fuertes, reductos y campos atrincherados65.

  • 66 Tomo II (1837), p. 280-284.
  • 67 Tomo IX, no 4 (28-1-1844), p. 30.

35Pues bien, esta es la única frase del texto que pertenece a Genaro Coello, que ha refundido el artículo “Antigüedades Mexicanas” firmado, como en el caso anterior, por I.R.G. y publicado también en El Mosaico Mexicano66. En esta ocasión Coello ha añadido la frase reproducida anteriormente y ha reorganizado la información sobre las fortalezas hasta llegar a la descripción de las ruinas de Mitlan. Aquí, mientras Gondra interrumpe bruscamente la descripción para reproducir literalmente la que se encuentra en Antiquités mexicaines de Dupaix, como señala con un epígrafe, Coello redacta una breve frase de enlace que le sirve para introducir el grabado del plano de la fortificación, y sigue casi literalmente reproduciendo el texto de Gondra hasta el final. Entonces el publicista mexicano, y por ende de Coello en el Semanario Pintoresco Español, destaca la semejanza entre las construcciones mexicanas y las europeas, de suerte que podría pensarse que fueron construidas por los conquistadores, aunque no fue así “por no haberles sido necesario para mantener en su obediencia las poblaciones rendidas”67 .

  • 68 Tomo II (1837), p. 284.
  • 69 Ibidem, p. 282.
  • 70 Ibidem, p. 282, p. 368-373.

36Tres particularidades, además del inicio, diferencian el artículo de Gondra del de Coello. La primera es la referencia a las fuentes de las que parte el mexicano para la redacción de su artículo. Además de marcar con el epígrafe y las comillas el texto trasvasado de Antiquités mexicaines, el polígrafo capitalino indica al final de su artículo que ha extraído la información de los “viajes, publicados en París por M.M. Baradère y St. Riest en su obra sobre las antigüedades mexicanas”68. La segunda es una observación sobre la muralla de Teocalí que se suprime en la revista española: “La muralla que lo rodeaba, los cinco arsenales […] mostraba que, en la erección de estos templos, según la opinión de Clavijero no solo se había tenido un objeto religioso, sino también miras políticas”69. La tercera es el anuncio de un nuevo artículo sobre la fortificación de Huatuzco que también se omite en el del Semanario, que publicará Gondra en la siguiente entrega70.

37El artículo firmado por Genaro Coello suprime toda referencia a las fuentes de información, tanto directas como indirectas. Por otra parte, Coello inicia su colaboración con la alusión a la conquista de México, mientras omite la observación hecha por el jesuita Francisco Javier Clavijero, considerado por algunos como antiespañolista por su defensa y valoración de las culturas indígenas. Adviértase, además, que la estructura circular del artículo del Semanario, que se inicia y concluye con la reflexión sobre las semejanzas de las fortificaciones europeas y mexicanas y concluye con la referencia a la sumisión de la población, refuerza el relato pacifista de la conquista española en el Semanario, mientras que en El Mosaico Mexicano servirá para reforzar la originalidad y autenticidad de las construcciones.

  • 71 Díaz Perera, “Tras las huellas de Palenque”, p. 108.

38Los tres artículos publicados en el Semanario Pintoresco Español sobre las antigüedades mexicanas representan la postura nacional sobre esta materia. El artículo de C. de U. ofrece información con la intención de divulgar los descubrimientos, pero subraya la importancia de las primeras expediciones sufragadas por la corona española como impulsoras de esas actividades, del mismo modo que al seleccionar textos descriptivos de los descubrimientos arqueológicos se remonta al de Antonio del Río. Ciertamente, “Proyecto de exploración” ofrece información sobre las expediciones europeas, menciona de pasada a Humboldt (“Hanbold” para C. de U.) y especialmente las francesas, pero siempre como una consecuencia de las llevadas a cabo, según C. de U., por los pioneros españoles, cuando no es necesario recordar que los primeros descubrimientos se llevaron a cabo “por un grupo de sacerdotes y comerciantes chiapaneco-guatemaltecos”71 con los recursos de la corona española. De esta manera España se convierte en la pionera de la esas “preciosas conquistas de la ciencia moderna” en el siglo XVIII, anteriores a las europeas y se sitúa a la cabeza, en sustitución del descrédito que la ciencia española tenía en Europa.

  • 72 De Pedro Robles, Antonio E., “La Real Expedición Anticuaria de México (1805-1808), y la representa (...)
  • 73 Pérez Salas, María Esther, Costumbrismo y litografía en México: un nuevo modo de ver, México, Univ (...)

39Frente a este relato nacional que pretende no descabalgar a España de una disciplina científica incipiente como la arqueología prehispánica y que reivindica el papel de la nación como su iniciadora, no debe olvidarse, que ya desde el siglo XVIII de la mano de Clavijero o Alzate, estos conocimientos se utilizaban como una propuesta de identificación cultural y de reivindicación nacional mexicana72, estableciéndose de esta forma una compleja dinámica de poder. Los tres artículos de Isidro R. Gondra en El Mosaico Mexicano deben justamente enmarcarse en esta misma labor tras la proclamación de la independencia, como ha señalado Mª Esther Pérez Salas, recordando que Gondra fue uno de los promotores del Museo Nacional de México73.

Conclusiones

40Las páginas del Semanario Pintoresco Español se convierten en un espacio de negociación en el que se enfrentan distintas ideas sobre la conquista de México e incluso se utilizan argumentos contradictorios: por un lado, se insiste en el espíritu belicoso de los indígenas, en su pericia en el arte de la guerra y en su alto grado de civilización en las artes y la arquitectura; por otro, se recuerda su grado de fanatismo y barbarie, aunque se subraya la sumisión con la que se sometieron a los principios de la evangelización. Frente al relato de la leyenda negra de la Conquista y de la Colonia, los artículos de la revista ofrecen una versión nacional en la que se destaca a héroes como Hernán Cortés, se describe su habilidad en las negociaciones y su actitud pacífica y se suaviza la narración de los estragos de la conquista. Las incongruencias saltan a la vista cuando el refundidor de textos franceses no repara en ciertas expresiones que recuerdan el fanatismo inquisitorial, o cuando se presenta una imagen junto a un argumento contrario al que propone la ilustración. Por otra parte, en ese relato de la conquista de América escrito desde España se intenta igualmente integrar la nación en el seno de los países europeos, desechando las referencias al exotismo peninsular. En esa misma línea se vinculan los descubrimientos del México prehispánico a las empresas españolas del siglo XVIII, subrayando el carácter pionero de la corona española.

41España, en definitiva, impone una posición de superioridad como nación imperial, atenúa siempre que es posible la violencia de la conquista, reafirma los éxitos de la evangelización frente a la barbarie (rozando mínimamente el peligroso asunto de la esclavitud) y se sitúa al lado de los mexicanos como nación protectora.

Haut de page

Bibliographie

Alonso, Cecilio “Antecedentes de las Ilustraciones”, en La prensa ilustrada en España. Las ilustraciones 1850-1920. Coloquio Internacional, Montpellier, IRIS, Université Paul Valéry, 1996.

Álvarez Junco, José, Mater dolorosa, Madrid, Taurus, 201614.

Andreu Miralles, Xavier, El descubrimiento de España. Mito romántico e identidad nacional, Madrid, Taurus, 2016.

Antiquités Mexicaines. Relation des trois expéditions du colonel Dupaix, Paris, Au Bureau des Antiquités mexicaines, 1844.

Aymes, Jean-René, “Esbozo de una lectura ideológica del Semanario Pintoresco Español (1836-1841)”, en Gil Novales, Alberto (ed.), La prensa en la revolución liberal, Madrid, Universidad Complutense, 1983.

Brading, David A., Orbe indiano. De la monarquía católica a la república criolla, México, Fondo de Cultura Económica, 2003.

De Pedro Robles, Antonio E., “La Real Expedición Anticuaria de México (1805-1808), y la representación del imaginario indianista del siglo XIX”, Anales del Museo de América, 2009, 17.

Díaz Perera, Miguel Ángel, “Tras las huellas de Palenque: las primeras exploraciones”, LiminaR. Estudios Sociales y Humanísticos, junio de 2009, vol. 7-1.

Espagne, Michel, “La notion de transfert culturel”, Revue Sicencies/Lettres, 2013, 1.

Even-Zohar, Itamar, “La fabricación del repertorio cultural y el papel de la transferencia”, en Amelia Sanz Cabrerizo, Amelia (ed.), Interculturas/Transliteraturas, Madrid, Arco-Libros, 2008.

Granillo Vázquez, Lilia, “Ecos de Ambos Mundos, dinámicas transatlánticas en la prensa decimonónica”, en Pineda Soto, Adriana y Del Palacio Montiel, Celia (coords.), Prensa decimonónica en México, Morelia-Jalisco, Universidad de Michoacán-Universidad de Guadalajara, 2003.

Humboldt, Alexander von, Vues des cordillères, et monuments des peuples indigènes de l’Amérique, Paris, Librairie Grecque-Latine-Allemande, 1816.

Pérez Salas, María Esther, Costumbrismo y litografía en México: un nuevo modo de ver, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2005.

Pérez Valle, Raquel, Publicaciones pintorescas en la época isabelina: el Museo de las Familias y Francisco de Paula Mellado, Madrid, Fundación Universitaria Española, 2019.

Pérez Vejo, Tomás, “La construcción de México en el imaginario español decimonónico (1834-1874), Revista de Indias, 2003, vol. 63-228.

Pratt, Mary Louise, Ojos imperiales. Literatura de viajes y transculturación, México, Fondo de Cultura Económica, 2010.

Romero Sandoval, Roberto, “Viajeros en Palenque, siglos XVIII y XIX: un estudio histórico a través de su bibliografía”, Boletín del Instituto de Investigaciones Bibliográficas, 2012, vol. 2-1.

Rubio Cremades, Enrique, Periodismo y Literatura: Ramón de Mesonero Romanos y el “Semanario Pintoresco Español”, Alicante, Publicaciones de la Universidad de Alicante, 2000.

Sánchez Andrés, Agustín y Pedro Pérez Herrero, Historia de las relacionas entre España y México, 1821-2014, Madrid-Barcelona-Buenos Aires-São Paulo, Marcial Pons, 2015.

Solís, Antonio de, Historia de la conquista de México [en línea], Cervantes virtual, Madrid, Espasa Calpe, 1970, consultado el 20 de agosto de 2020: < http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/historia-de-la-conquista-de-mexico--0/html/ca0b23e8-c501-4135-9161-df6c5d50733c_4.html#I_46_>

Torrecilla, Jesús, España exótica. La formación de la imagen española moderna, Boulder, Society of Spanish and Spanish-American Studies, 2004.

Haut de page

Notes

1 Pérez Vejo, Tomás, “La construcción de México en el imaginario español decimonónico (1834-1874), Revista de Indias, 2003, vol. LXIII-228, p. 416.

2 Sánchez Andrés, Agustín y Pedro Pérez Herrero, Historia de las relacionas entre España y México, 1821-2014, Madrid-Barcelona-Buenos Aires-São Paulo, Marcial Pons, 2015, p. 16.

3 Andreu Miralles, Xavier, El descubrimiento de España. Mito romántico e identidad nacional, Madrid, Taurus, 2016, p. 20-40.

4 Este trabajo se enmarca en el proyecto de investigación NIT: negociaciones identitarias transatlánticas: España-Francia-México (1843-1863), referencia PGC2018-095312-B-I00 del Plan Nacional de I+D+i, financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación.

5 Álvarez Junco, José, Mater dolorosa, Madrid, Taurus, 201614, p. 195-226.

6 Alonso, Cecilio “Antecedentes de las Ilustraciones”, en La prensa ilustrada en España. Las ilustraciones 1850-1920. Coloquio Internacional, Montpellier, IRIS, Université Paul Valéry, 1996, p. 30.

7 Aymes, Jean-René, “Esbozo de una lectura ideológica del Semanario Pintoresco Español (1836-1841)”, en Alberto Gil Novales (ed.), La prensa en la revolución liberal, Madrid, Universidad Complutense, 1983, p. 277-287; Rubio Cremades, Enrique, Periodismo y Literatura: Ramón de Mesonero Romanos y el “Semanario Pintoresco Español”, Alicante, Publicaciones de la Universidad de Alicante, 2000, p. 95-110.

8 Asunto desarrollado extensamente por Raquel Pérez Valle en este volumen.

9 Puede ampliarse esta información en Alonso, “Antecedentes”, p. 13-56.

10 Espagne, Michel, “La notion de transfert culturel”, Revue Sicencies/Lettres, 2013, vol. 1, p. 3.

11 Espagne, Michel, Op. Cit., p. 1.

12 Espagne, Michel, Op. Cit., p. 7.

13 Even-Zohar, Itamar, “La fabricación del repertorio cultural y el papel de la transferencia”, en Amelia Sanz Cabrerizo, Amelia (ed.), Interculturas/Transliteraturas, Madrid, Arco-Libros, 2008, p. 226.

14 Granillo Vázquez, Lilia, “Ecos de Ambos Mundos, dinámicas transatlánticas en la prensa decimonónica”, en Pineda Soto, Adriana y Del Palacio Montiel, Celia (coords.), Prensa decimonónica en México, Morelia-Jalisco, Universidad de Michoacán-Universidad de Guadalajara, 2003, p. 68.

15 Antiquités Mexicaines. Relation des trois expéditions du colonel Dupaix, ordonnées en 1805, 1806 et 1807 per le roi Charles IV pour la recherche des antiquités du pays, notamment celles de Mitla et de Palenque, avec les dessins de Castañeda_, Paris, Au Bureau des Antiquités mexicaines, 1844, p. XI.

16 Pérez Vejo, Tomás, “La construcción…”, p. 400.

17 Tomo III, no 122 (29-7-1838) p. 650.

18 Además de la biografía de Catalina de Erauso, el Semanario publica las de Francisco Pizarro (XIII, no 41, 8-10-1848, p. 321-323) y de Bartolomé de Las Casas (XV, no 21, 26-5-1850, p. 165-166), ambas escritas por Francisco W. Plaza, además de “Mango Inga, conocido después por Manco Inca, último rey del Perú” (XVII, no 41 y 42, 10-10-1852 y 17-10-1852, p. 330-332 y 325-327) de Julián Sainz Milanés. Muy significativamente algunas colaboraciones se publicaron unos días antes del 12 de octubre. Otros artículos rescatan las figuras de Sebastián Elcano (“Viaje de Sebastián de Elcano”, no 20, 16-5-1841, p. 154-155), de M. Gómez, y de Vasco Núñez de Balboa (“Descubrimiento del mar Pacífico”, III, no 41, 3-10-1841, p. 323-324), que se convierte en el protagonista del romance histórico de Fernando Solís de Quevedo, publicado entre agosto y septiembre de 1844. Francisco Pizarro protagoniza la novelita “Francisco Pizarro y Cristóbal Colón” de 1853, en la que se recrea libremente la vida del primero, convertido en discípulo de Colón, con el fin de ensalzar a los dos conquistadores, a pesar del desprecio de las autoridades españolas.

19 Tomo III, no 126 (26-8-1838), p. 279-280. Modernizo ortografía y puntuación.

20 Ibidem, p. 681.

21 “Función naval y batalla de Tabasco”, XVIII, nos 26 y 27, 26-6-1853 y 3-7-1853, p. 203-206 y 209-210.

22 Ibidem, p. 206.

23 Tomo X, no 50 (14-12-1845), p. 389.

24 Solís, Antonio de, Historia de la conquista de México [en línea], Cervantes Virtual, Madrid, Espasa Calpe, 1970, consultado el 20 de agosto de 2020: < http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/historia-de-la-conquista-de-mexico--0/html/ca0b23e8-c501-4135-9161-df6c5d50733c_4.html#I_46_>

25 Brading, David A., Orbe indiano. De la monarquía católica a la república criolla, México, Fondo de Cultura Económica, 2003, p. 236-238.

26 Tomo X, no 50 (14-12-1845), p. 390.

27 Tomo II, nº 54 (9-4-1837), p. 106-108. Este mismo texto se reproducirá en 1841en la revista mexicana El Mosaico Mexicano, Tomo VI (1841), p. 409-413.

28 Sánchez Andrés, Agustín y Pérez Herrero, Las relaciones, p. 8-9.

29 Tomo X, no 1 (5-1-1845), p. 1-3.

30 Tomo III, no 141 (9-12-1838), p. 804.

31 Tome I, no 21 (6-3-1834), p. 167.

32 Tomo III, no 141 (9-12-1838), p. 804.

33 Tomo X, no 34 (24-8-1845), p. 265.

34 Tomo XVII, no 1 (4-1-1852), p. 1-2.

35 Tome, XIX, no  2 (1-1851), p. 9-10.

36 Una nota al pie tras el título “La primera misa en América” remite a los números 2 y 3 del Semanario de 1850 que se refieren al pasaje del relato de viaje de Emilio Bravo titulado “Isla de Cuba” (XV, no 2 y 3, 13-1-1850 y 20-01-1850, p. 10-12 y 105-107).

37 Tomo XVII, no 1 (4-1-1852), p. 2.

38 Tome, XIX, no 2 (1-1851), p. 10.

39 Torrecilla, Jesús, España exótica. La formación de la imagen española moderna, Boulder, Society of Spanish and Spanish-American Studies, 2004, p. 91-110; Andreu Miralles, Xavier, Op. Cit., p. 81-113.

40 Tomo XVI, 1858, p. 249-250.

41 Pérez Valle, Raquel, Publicaciones pintorescas en la época isabelina: el Museo de las Familias y Francisco de Paula Mellado, Madrid, Fundación Universitaria Española, 2019, p. 162-163.

42 Tomo XV, no 21 (26-5-1850), p. 165.

43 Tomo XVIII, nos 26 (26-6-1853), p. 205.

44 Pratt, Mary Louise, Ojos imperiales. Literatura de viajes y transculturación, México, Fondo de Cultura Económica, 2010, p. 212.

45 Brading, David A., Orbe indiano, p. 553.

46 Ibidem, p. 554.

47 Ver en este volumen el artículo de Beatriz Ferrús, así como, Ferrús, Beatriz, “La literatura de viajes: negociaciones identitarias en El Museo Mexicano (1843-1846)”, en Poli Bobic, Miriana et al., Literaturas Hispánicas hoy, Zagreb, Universidad de Zagreb, en prensa.

48 Tomo IV, nos 46 y 47 (24-11-1839 y 24-11-1839), p. 366-367 y 371-372.

49 Tome V (1837-1838), p. 197-199.

50 Brading, David A. Op. Cit., p. 363-365.

51 La obra, que empezó a publicarse en 1834, fue acogida como revolucionaria por la comunidad científica europea. Buena parte de la información había aparecido a partir de 1831 en Antiquities of Mexico de Edward King, vizconde de Kingsborough. Ver Díaz Perera, Miguel Ángel, “Tras las huellas de Palenque: las primeras exploraciones”, LiminaR. Estudios Sociales y Humanísticos, junio de 2009, vol. 7-1, p. 119. El “Vaso de granito” se encuentra en el Vues des cordillères de Humboldt como “vas trouvés à Honduras” (Paris, Librairie Grecque-Latine-Allemande, 1816, II, p. 205, pl. XII); también en Antiquités Mexicaines (Op. Cit., II, pl. VII, fig. XI. El grabado del músico era una de las 25 placas enviadas por el capitán de artillería Antonio del Río y el dibujante Ricardo Armendáriz en la expedición de 1787 anterior a la de Dupaix y se incluye también en Antiquités Mexicaines (II, pl. XXXVII).

52 Tome V (1837-1838), p. 199. La cursiva es mía.

53 M. P., “Antigüedades de Méjico”, Repertorio de Literatura y Variedades, Méjico, Imprenta del Repertorio, 1841, I, p. 3-4.

54 Tomo VI (1841), p. 265-268.

55 Tomo X, no 42 (15-10-1845), p. 334-336.

56 Ibidem, p. 335.

57 Ver Romero Sandoval, Roberto, “Viajeros en Palenque, siglos XVIII y XIX: un estudio histórico a través de su bibliografía”, Boletín del Instituto de Investigaciones Bibliográficas, 2012, vol. 2-1, p. 10-11.

58 Tomo X, no 42 (15-10-1845), p. 336.

59 Tomo X, no 48 (30-11-1845), p. 377-379.

60 Díaz Perera, “Tras las huellas de Palenque”, p. 112-115.

61 Description of the ruins of an Ancient City, discovered near Palenque, in the Kingdom of Guatemala, in Spanish America: translated from de original manuscript report of captain don Antonio del Río: Followed by Teatro Crítico Americano of a critical investigation and research into The History of the Americans, by Doctor Paul Felix Cabrera, Londres, Henry Berthoud, 1822, p. 2-21.

62 Tomo II (1837), p. 330-334.

63 Se refiere a “Antigüedades mexicanas”, El Mosaico Mexicano, II (1837), p. 368-374.

64 Véase El Heraldo, 7 de enero de 1845. El Archivo Nacional de Puerto Rico ha digitalizado el expediente militar y la licencia matrimonial de 1855 de este militar, consultable en http://adnpr.net/expedientes-matrimoniales-archivo-segovia/.

65 Tomo IX, n4 (28-1-1844), p. 30.

66 Tomo II (1837), p. 280-284.

67 Tomo IX, no 4 (28-1-1844), p. 30.

68 Tomo II (1837), p. 284.

69 Ibidem, p. 282.

70 Ibidem, p. 282, p. 368-373.

71 Díaz Perera, “Tras las huellas de Palenque”, p. 108.

72 De Pedro Robles, Antonio E., “La Real Expedición Anticuaria de México (1805-1808), y la representación del imaginario indianista del siglo XIX”, Anales del Museo de América, 2009, vol. XVIII, p. 43-47.

73 Pérez Salas, María Esther, Costumbrismo y litografía en México: un nuevo modo de ver, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2005, p. 186.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1 – Prisión de Moctezuma según el Semanario Pintoresco Español
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/83474/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 216k
Titre Figura 2 – “La première messe en Amérique” en el Magasin Pittoresque
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/83474/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 686k
Titre Figura 3 – “La primera misa en América” en el Semanario Pintoresco Español
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/83474/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 345k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Montserrat Amores, « De la conquista del Nuevo Mundo a su nuevo descubrimiento en el Semanario Pintoresco Español. Algunos ejemplos de transferencias culturales (México-Francia-España) »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 29 mars 2021, consulté le 13 avril 2021. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/83474 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.83474

Haut de page

Auteur

Montserrat Amores

Universitat Autònoma de Barcelona

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search