Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesImages, mémoires et sons2021Retratar la reforma carcelaria: E...

2021

Retratar la reforma carcelaria: Estado, política y fotografías durante el peronismo clásico

Portraying the Prison Reform: State, Politics and Photographies during Classical Peronism
Jeremías Silva

Résumés

El objetivo de este trabajo es examinar un álbum fotográfico editado por la Dirección General de Instituto Penales de Argentina durante la dirección de Roberto Pettinato. Este documento visual recoge 27 fotografías de la visita que realizó en octubre de 1948 el Ministro de Justicia e Instrucción Pública del gobierno peronista, Dr. Belisario Gache Pirán, a la Penitenciaría Nacional. De esta forma, indagaremos las imágenes del álbum para comprender los significados de la reforma carcelaria e iluminar aspectos centrales de las transformaciones estatales que se produjeron durante el peronismo clásico.

Haut de page

Entrées d’index

Haut de page

Texte intégral

Este trabajo forma parte del proyecto de investigación “Cultura, modernidad estatal y política en la Argentina del siglo XX” de la Universidad Nacional de General Sarmiento que integro. Agradezco la lectura de Ignacio Araujo y los comentarios de los evaluadores.

Introducción

1El 16 de octubre de 1948 la Penitenciaría Nacional, ubicada en la Capital Federal de Argentina, interrumpió sus actividades cotidianas. El Ministro de Justicia e Instrucción Pública del gobierno peronista, el jurista Belisario Gache Pirán, visitó el establecimiento penitenciario más importante del país, dependiente de la Dirección General de Institutos Penales (DGIP). La ocasión revistió de la solemnidad acorde a la presencia de un funcionario de jerarquía del elenco gubernamental. La agenda oficial consistió en recorrer las instalaciones con la intención de hacer gala ante el Ministro de algunos de los principales logros de la gestión de Roberto Pettinato, impulsados desde que asumió como subdirector del establecimiento en diciembre de 1945, y sobre todo como director de la DGIP en enero de 1947. El recorrido quedó registrado en un álbum fotográfico confeccionado por dicha agencia, documento que contiene 27 imágenes de diferentes momentos del itinerario, que dejaban testimonio de algunas de las reformas más relevantes emprendidas por la gestión peronista. ¿Cuáles fueron los objetivos del álbum? ¿Qué sentidos y representaciones pueden hallarse en las fotografías? ¿Cómo contribuyó en la definición de un imaginario sobre la reforma carcelaria? ¿Qué implicancias políticas tuvo? ¿Qué aspectos resaltó y cuáles invisibilizó?

  • 1 Silva, Jeremías, “Qué todo el mundo sepa lo que ocurre muros adentro de las cárceles: representaci (...)
  • 2 Sobre la reforma penitenciaria del peronismo clásico ver: Caimari, Lila, Apenas un delincuente. Cr (...)

2El objetivo del presente trabajo consiste en indagar este testimonio visual con el propósito de comprender algunas aristas de un proceso más vasto que ocurrió durante las dos primeras presidencias de Juan D. Perón que si bien puede distinguirse analíticamente, en la práctica se encontraron imbricados: la creciente importancia de exhibir una política pública y la construcción de poder dentro del entramado estatal. Entendemos que este álbum contribuyó en la difusión y articulación de un relato oficial que encontró en las fotografías un soporte central para definir los sentidos y objetivos de la reforma penitenciaria del peronismo.1 De esta manera, al documentar la obra de gobierno e iluminar algunas de las transformaciones institucionales que la gestión de R. Pettinato imprimió en las cárceles bajo su gestión, las imágenes ayudan a definir los contornos del reformismo carcelario y a ponderar las implicancias políticas que tuvo la gestión penitenciaria.2

  • 3 Un buen ejemplo de esta nueva atención y su potencialidad puede encontrarse en: Burke, Peter, Vist (...)
  • 4 Entre los trabajos pioneros pueden consultarse: Corrigan, Philip y Sayer, Derek, The Great Arch: E (...)
  • 5 Pro Ruíz, Juan, “La construcción del Estado en España: haciendo historia cultural de lo político”, (...)
  • 6 Gené, Marcela y Szir, Sandra (comps), A la vuelta de página. Usos del impreso ilustrado en Buenos (...)
  • 7 Tell, Verónica, El lado visible. Fotografía y progreso en la Argentina de fines de siglo XIX, San (...)
  • 8 Gayol, Sandra y Palermo, Silvana (eds.), Política y cultura de masas en la Argentina de la primera (...)
  • 9 Tagg, John, El peso de la representación. Ensayos sobre fotografías e historias, Barcelona, Editor (...)

3El análisis de este testimonio visual forma parte de la creciente atención que los historiadores comenzaron a prestar a las imágenes y fotografías.3 Este interés exige dialogar con dos campos de estudios que en los últimos años han demostrado ser fecundos. En primer lugar, las investigaciones sobre el Estado han retomando las perspectivas de la historia socio-cultural. Diferentes estudios llamaron tempranamente la atención sobre la importancia de no descuidar los aspectos culturales implícitos en la formación y consolidación de los Estados nacionales.4 Cómo señala Juan Pro Ruiz, esta perspectiva se nutre de la historia cultural de la política, y permite dar cuenta de elementos constitutivos -y a la vez intangibles- de los procesos de construcción de la estatalidad como los lenguajes, símbolos, relatos e imaginarios “capaces de vertebrar a toda una sociedad o a sectores de ella”.5 Es sabido que las imágenes devinieron en instrumentos centrales en la construcción de sociedades modernas, dando forma a una profusa cultura gráfica y visual.6 Asimismo, trabajos recientes demostraron como los Estados nacionales forjaron una historia de largo aliento con las fotografías, destacando su rol en la difusión de discursos sobre el progreso, así como en la “jerarquización y ordenamiento de los procesos de modernización” desde fines de siglo XIX.7 Debe añadirse que la incorporación de vastos sectores sociales a la ciudadanía en las democracias occidentales, conllevó en numerosos casos, a la renovación de las prácticas políticas, incluida las estatales. La democratización de la sociedad y el auge de la cultura de masas a principios del siglo XX, contribuyeron al diseño e implementación de nuevas estrategias de intervención y comunicación oficial.8 En este contexto, como señala John Tagg, se acentuó el uso y difusión de fotografías por parte de las agencias gubernamentales.9

  • 10 Rein, Raanan, “De los grandes relatos a los estudios de “pequeña escala”: algunas notas acerca de (...)
  • 11 Palacio, Juan Manuel, “El primer peronismo en la historiografía reciente: nuevas perspectivas de a (...)
  • 12 Soria, Claudia, Cortés Rocca, Paola y Dielek, Edgardo “Prólogo: Políticas del sentimiento”, en Sor (...)
  • 13 Priamo, Luís, “Fotografía y Estado en 1951”, en Historia de la fotografía. Memoria del 7° congreso (...)
  • 14 Sobre las movilizaciones, rituales e imaginarios políticos: Plotkin, Mariano, Mañana es San Perón. (...)

4En segundo lugar, la renovación historiográfica sobre el peronismo clásico avanzó en aspectos poco explorados sobre las dinámicas del Estado, el partido, las relaciones de género y las variaciones regionales, develando un fenómeno heterogéneo y multifacético.10 Dentro de estas novedades, sobresale lo que Juan Manuel Palacio denominó las “interpretaciones culturalistas” que contribuyeron a comprender mejor “la esencial inestabilidad, fragilidad y ambigüedad del mundo social y en particular del Estado”.11 En este sentido, consideramos que este álbum debe examinarse como parte de una transformación más amplia que impulsó al gobierno a legitimarse mediante el uso de instrumentos de la política de masas, incluyendo nuevas estrategias de comunicación y propaganda.12 No parece casual que diversos investigadores hayan demostrado que en Argentina la producción de fotografías estatales adquirió un crecimiento inusitado durante el gobierno peronista.13 Justamente, la gestión justicialista se presentó a sí misma iniciando un proceso novedoso en la política nacional, que se distinguió por imprimirle a sus discursos un carácter fundacional. En este proceso, que incluyó la creación y resignificación de rituales, movilizaciones y símbolos, las fotografías e imágenes ocuparon un rol central en comunicar las transformaciones de la “Nueva Argentina”.14

  • 15 Kossoy, Boris, Realidades e Ficções na Trama Fotográfica, São Paulo, Ateliê Ed., 1999, p. 31.
  • 16 Rein, Raanan y Panella, Claudio, (comps.), La segunda línea: Liderazgo peronista. 1945-1955, Bueno (...)
  • 17 En particular retomamos las contribuciones de: Barthes, Roland, Lo obvio y lo obtuso. Imágenes, ge (...)

5En diálogo con estos trabajos, argumentamos que el álbum editado por la DGIP permite comprender la centralidad de la fotografía para comunicar las políticas públicas, capaz de otorgar sentido a los nuevos lenguajes de derechos, y al mismo tiempo iluminar los modos de hacer política durante el gobierno peronista. Dicho de otro modo, las fotografías devinieron en un instrumento central en la construcción de un imaginario gubernamental y en la forma que los funcionarios construyeron una carrera en el Estado. En este sentido, procuramos comprender este documento, en tanto representación a partir de lo real.15 Esto exige no descuidar la trama política que le dio sentido, signada en este caso por las múltiples disputas de poder que se produjeron dentro del partido y del gobierno.16 Por eso, como han advertido los estudios sobre la fotografía, nos proponemos examinar las imágenes en su contexto de producción político e intraestatal, situar los posibles destinatarios, sin desestimar los sentidos, intenciones y mensajes que buscan comunicar. Justamente, buscamos interpretar los significados que pueden encontrarse en ellas, sin descuidar los aspectos que las fotografías ocultaban o dejaban afuera.17

6En primer lugar, nuestro trabajo presenta brevemente algunos aspectos de la reforma penitenciaria del peronismo clásico y el rol de Roberto Pettinato -su principal impulsor-, para hacer inteligible el contexto de producción del álbum y los significados políticos que buscó transmitir. En segundo lugar, se examinan las fotografías con el objeto de reconstruir sus sentidos y representaciones, y el papel en la conformación de un imaginario de la reforma penitenciaria. En este apartado nos concentramos en dos aspectos que consideramos centrales: los actores y los espacios retratados en el álbum. Buscamos así, reponer la centralidad de las fotografías como instrumentos privilegiados para el análisis histórico, con el objeto de ponderar su relevancia en la formación de imaginarios y en las dinámicas políticas en las que estuvo inmersa durante el peronismo clásico.

La reforma penitenciaria: de las obras a su difusión

  • 18 Caimari, Lila, “Que la revolución llegue a las cárceles: el castigo en la Argentina de la justicia (...)
  • 19 Pettinato, Roberto, “Programa de acción”, Memoria y Estadística 1947, Dirección General de Institu (...)

7Roberto Pettinato asumió como Director General de Institutos Penales en enero 1947. Su carrera en la burocracia penitenciaria comenzó en 1933 cuando ingresó como guardia en la Penitenciaria Nacional. No obstante, su vertiginoso ascenso a Director puede asociarse a su estrecho vínculo que forjó con el presidente Perón y su esposa. La vasta experiencia dentro de las instituciones penitenciarias le permitió llevar a cabo significativas reformas guiadas por dos premisas centrales: la dignificación de los penados y la jerarquización del personal penitenciario.18 El 24 de enero al tomar posesión de su cargo delineó los puntos principales de su programa de acción: un régimen de producción penal, el aumento del peculio al trabajo de los penados, la atención y contención hacia la familia de los presos, la supresión del uniforme a rayas, y la formación de los sujetos que cumplieran su condena en los establecimientos penales.19

  • 20 “Reglamentación de la ley no 11.833, de organización carcelaria y régimen de la pena”, Memoria y E (...)

8El 14 de noviembre de 1947 se aprobó el decreto N° 35.758/47 qué reglamentó la ley N° 11.833 sancionada en 1933 sobre “Organización carcelaria y régimen penal”.20 Este instrumento legal sentó las bases institucionales y normativas del proyecto penitenciario justicialista, que a pesar del discurso rupturista que pregonaba Pettinato en sus escritos y alocuciones, se asentó en el andamiaje legal de la gestión conservadora, aunque logró infundirle medidas innovadoras. Esto significó que desde el inicio de su gestión se destinaran recursos tendientes a garantizar el bienestar dentro de los establecimientos penitenciarios. Sin duda, los esfuerzos de los funcionarios por imprimir en sus políticas la humanización de la pena asumieron múltiples acciones. Cómo es sabido, algunas de las cuestiones que la nueva legislación enfatizó estuvo la construcción de campos deportivos y natatorios, mejoras en salud y alimentación, así como la modernización en las condiciones materiales e infraestructura carcelaria.

  • 21 Decreto presidencial no 7577. “Cárcel de Tierra del Fuego – Se declara su supresión”, Ministerio d (...)
  • 22 Roberto Pettinato, Acción Penitenciaria, Buenos Aires, Dirección General de Institutos Penales, 19 (...)

9Como puede observarse varias fueron las medidas destinadas a modificar los métodos de castigo que propuso la DGIP. Entre todas ellas, la clausura del Penal de Ushuaia en marzo de 1947 se destacó al generar un impacto simbólico tan revelador como significativo.21 Esta medida difundida con espectacularidad por la prensa, ocupó también un lugar privilegiado en la propia memoria ministerial, como una acción paradigmática en la tarea de humanización del castigo. Estas transformaciones impulsadas por la gestión peronista dan cuenta de la dinámica que alcanzó en los primeros años la DGIP y de la importancia que le otorgaba a la difusión de sus medidas.22

  • 23 Subdirección de la Penitenciaría Nacional, “El régimen atenuado de disciplina, un tratamiento peni (...)
  • 24 Ídem.

10Merece destacarse que la primera parte del álbum se detiene en el Régimen Atenuado de Disciplina (RAD), creado en 1947 para los presos próximos a conseguir la libertad. El proyecto pertenecía al propio R. Pettinato que lo diseñó cuando se desempeñaba como Subdirector de la Penitenciaría Nacional en junio de 1946, meses antes quedar a cargo de la DGIP. La justificación radicó en los problemas que implicaban los “cambios bruscos” que experimentaban los reclusos al cumplir sus condenas y que conducían a “un período de dudas y desorientación, que los coloca al margen de un desenvolvimiento normal de sus propias vidas”.23 Esta situación debía ser evitada y para ello se delineó un régimen de vida carcelaria atenuada para los penados antes de obtener su libertad. El “Régimen atenuado de disciplina” se aprobó en enero de 1947 y comenzó a funcionar en la Penitenciaria Nacional el 17 de octubre del mismo año, fecha paradigmática en la liturgia peronista. Entre sus medidas más importantes, el nuevo régimen establecía que los reclusos no estarían en su celda en las horas del día, sino que el almuerzo y la cena se realizarían en un comedor común, y en las horas de descanso accederían a una sala de lectura y una de entretenimiento, está última provista de juegos de damas, ajedrez, domino y un receptor de radio para escuchar música.24 El RAD no conocía antecedentes en el país, y se presentó como uno de los mayores logros de la administración peronista, exhibiéndolo en diferentes congresos internacionales donde participó Pettinato.

  • 25 Sobre este proceso ver: Silva, Jeremías, “Formación de los agentes penitenciarios…”.
  • 26 “Reglamentación de la Ley no 11.833”, Boletín Oficial de la República Argentina, Presidencia de la (...)
  • 27 Ramacciotti, Karina y Valobra, Adriana, “Profesión, vocación y lealtad en la enfermería peronista” (...)

11La segunda parte del álbum retrata la primera ceremonia de egreso de la Escuela Penitenciaria de la Nación. Esta institución dedicada a formar a los cuadros inferiores de la administración carcelaria se construyó en noviembre de 1947.25 De esta forma, se comenzó a instruir y capacitar al personal y a las autoridades penitenciarias. El decreto N° 35.758/47 que reglamentó la ley de organización carcelaria estableció en su artículo noveno la creación de la Escuela “destinada a la formación y perfeccionamiento de los agentes penitenciarios y cuya finalidad es la de preparar un especializado consciente de su misión”.26 De este modo, la capacitación técnico profesional del personal penitenciario, reclamado desde principios de siglo, se justificó como una necesidad para mejorar el servicio en las cárceles, en consonancia con la redefinición y revalorización de profesiones con una impronta social relevante durante el peronismo.27

12En la retórica oficial esta institución representaba una necesidad, dado el establecimiento del nuevo sistema penitenciario justicialista. Según R. Pettinato la profesionalización del personal redundaría en una mejora del servicio en las cárceles. En razón de la importancia que le otorgó el peronismo a los miembros del Cuerpo Penitenciario de la Nación revalorizó y jerarquizó su trabajo equiparando a los agentes penitenciarios con otras fuerzas de seguridad que ya contaban con una institución de formación. Al inaugurar la Escuela Penitenciaria, el peronismo solucionó un problema central de las instituciones de castigo en Argentina y dio respuesta a una demanda histórica de profesionales y funcionarios penales.

  • 28 Lila Caimari señaló esta cuestión para fines de siglo XIX y que mantuvo la gestión peronista. Ver: (...)
  • 29 Es relevante recordar que el régimen de gobierno federal delegaba en las provincias la organizació (...)
  • 30 Burke, Peter, Visto y no visto…

13Estas dos iniciativas retratadas en el álbum expresan, por un lado, que las medidas tomadas atendían a problemas concretos y que se implementaban con celeridad; y por otro lado, ilumina la centralidad de la Penitenciaria Nacional como vidriera de la reforma penitenciaria.28 Justamente, el escenario elegido para realizar el acto – y del que el álbum dejaba testimonio – permite entrever que las políticas llevadas a cabo gravitaron en torno a la prisión modelo del país, dejando afuera un universo penitenciario vasto y heterogéneo de establecimientos que tensionaban el alcance de las medidas a nivel nacional.29 El escenario elegido demarca y permite reflexionar en los límites de lo que podía exhibirse y lo que quedaba “oculto”, o “no visto” para usar la expresión de Peter Burke.30 En efecto, la intención comunicativa consistió en hacer pública la visita del Ministro de Justicia e Instrucción Pública, eligiendo cuidadosamente el prisma desde el cual observar las transformaciones que R. Pettinato realizaba puertas adentro de las cárceles. De esta forma, la fotografía constituyó un elemento central en la campaña de difusión de una política pública que carecía de la posibilidad de hacer actos públicos masivos, y simultáneamente permitía colocar a R. Pettinato como un funcionario destacado del elenco ministerial.

El álbum fotográfico

14El álbum editado en 1948 es – hasta donde alcanzamos a conocer – el único documento basado enteramente en fotografías sobre la reforma penitenciaria justicialista. Compuesto por veintisiete fotografías se concentra en tres momentos de la visita oficial: la recepción del Ministro por parte de los funcionarios de la DGIP, la visita al RAD y la ceremonia de inauguración de la Escuela Penitenciaria. El relato que unifica el álbum si bien tiene como eje la visita, se concentra en dos políticas que formaron parte de los logros más elocuentes en materia penitenciaria del gobierno peronista. No parece casual que ambas fuesen concebidas e impulsadas personalmente por R. Pettinato. La primera pregunta que nos interesa responder es, ¿a que público se dirigía?

  • 31 Pettinato, Roberto, Acción Penitenciaria, Buenos Aires, Dirección General de Institutos Penales, 1 (...)

15El álbum no parece haber sido editado para la venta: no contiene precio, ni datos de edición, carece de editorial y de autor, lo que lo diferencia de otras publicaciones de la DGIP. Las fotografías fueron colocadas manualmente sobre una cartulina color gris, así como las pocas referencias escritas. Posee una encuadernación cosida, con tapas de cuero, lo que deja entrever que se trata de una edición especial, por los costos que implicaba su producción. La característica distintiva que presenta este documento es que no tiene texto, explicaciones o epígrafes, a diferencia de otras publicaciones que editó la DGIP para comunicar las políticas implementadas y donde las fotografías, en papel e impresiones de baja calidad, servían para ilustrar las transformaciones materiales.31 Es clara la distinción con estos folletos de difusión pública de la reforma que contenían unas pocas páginas donde se describían los principales logros de la gestión peronista. El contraste nos permite arribar a la conclusión de que el álbum no fue pensado para un público masivo, sino por el contrario tuvo una tirada limitada, y dado el contenido político, estuvo destinado a otras dependencias gubernamentales.

Imagen 1 – Portada del álbum.

Imagen 1 – Portada del álbum.

Dirección General de Institutos Penales de la Nación, Visita de S. E. el Señor Ministro de Justicia e Instrucción Pública Dr. Belisario Gache Pirán a la Unidad 1, el día 16 de octubre de 1948, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, 1948.

  • 32 Silva, Jeremías, “Difundir el penitenciarismo justicialista: La Revista Penal y Penitenciaria 1946 (...)

16Podemos considerar que el álbum formó parte de una estrategia integral de comunicación dirigida a múltiples interlocutores, con mensajes propios para cada público, donde la fotografía ocupó un lugar relevante. Mientras que los folletos servían como un medio de divulgación barato que permitía una amplia circulación, las memorias ministeriales estuvieron destinadas a informar las obras realizadas al Congreso Nacional y al Poder Ejecutivo. Otro instrumento central, la Revista Penal y Penitenciaria, órgano oficial de la DGIP, tenía un público conformado por especialistas y funcionarios.32 En este sentido, sostenemos que dicho álbum buscó, según nuestra interpretación, dar cuenta del apoyo político y gubernamental de las medidas tomadas y mostrar a Pettinato como un funcionario que se destacaba por la celeridad de sus obras. El éxito de su gestión consistía en poder revelar el dinamismo en su ámbito de injerencia provocando una transformación de las prácticas de castigo.

17Ahora bien, ¿cuáles son las características que presenta la obra en su conjunto? Un análisis cuantitativo de la publicación nos permite distinguir dos claros conjuntos de fotografías: de las veintisiete que componen el libro doce están dedicadas a exhibir las transformaciones materiales de la reforma penitenciaria, esto es, se reproducen sólo ambientes; mientras que otras doce fotografías están dedicadas a retratar diferentes momentos de la visita del Ministro. En las tres restantes aparecen penados realizando diferentes actividades. En sentido, seleccionamos para nuestro análisis aquellas fotografías representativas de las temáticas que contiene y nos concentraremos en primer lugar en indagar el conjunto de imágenes donde están presentes los funcionarios y a continuación, analizaremos las fotografías que retratan los espacios.

Funcionarios en escena

18La primera fotografía del álbum captura el momento justo en que el Ministro cruzó las puertas de entrada a la Penitenciaría Nacional. La elección de esta imagen en movimiento del ingreso al establecimiento, si bien concentra la atención de la escena en el funcionario, al mirarla detenidamente podemos advertir que tras sus pasos, en un segundo plano, se encontraba R. Pettinato. No parece azaroso que, desde el momento mismo de su arribo, B. Gache Pirán estuviese acompañado por el Director General de Institutos Penales, y que la escena se reitere en las doce fotografías en que aparece el Ministro. En efecto, el foco los presenta interactuando en todo momento: al ingresar al RAD, al recorrer los pasillos de las habitaciones, al entregar el sable a los Agentes Penitenciarios recién graduados, como lo podemos ver en las fotografías 1 y 5. Las imágenes parecen seguir el recorrido de la visita y los muestra siempre interactuando.

Imagen 2 – Recibimiento del Ministro de Justicia e Instrucción Pública, Dr. Belisario Gache Pirán (derecha), por parte del Director General de Institutos Penales, Roberto Pettinato (centro), a la Penitenciaria Nacional.

Imagen 2 – Recibimiento del Ministro de Justicia e Instrucción Pública, Dr. Belisario Gache Pirán (derecha), por parte del Director General de Institutos Penales, Roberto Pettinato (centro), a la Penitenciaria Nacional.

Dirección General de Institutos Penales de la Nación, Visita de S. E. el Señor Ministro de Justicia e Instrucción Pública Dr. Belisario Gache Pirán a la Unidad 1, el día 16 de octubre de 1948, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, 1948.

Imagen 3 – En el epígrafe de la foto: “Visita al pabellón del Régimen Atenuado de Disciplina”.

Imagen 3 – En el epígrafe de la foto: “Visita al pabellón del Régimen Atenuado de Disciplina”.

Dirección General de Institutos Penales de la Nación, Visita de S. E. el Señor Ministro de Justicia e Instrucción Pública Dr. Belisario Gache Pirán a la Unidad 1, el día 16 de octubre de 1948, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, 1948.

  • 33 Corzo Gómez, José, La Constitución Nacional y las cárceles (Breve historia de la Penitenciaria Nac (...)
  • 34 Memoria y Estadística 1947…, p. 11. Fotografía de R. Pettinato y Subsecretario de Justicia al mome (...)

19Ahora bien, ¿por qué ambos comparten cuadro en todas las fotografías? Esta cuestión, aunque parece casual no lo es si se pone en contexto el nombramiento de R. Pettinato y las disputas de poder dentro del gobierno peronista. Efectivamente, su designación al frente de la DGIP no estuvo exenta de conflictos. Según recuerda José Corzo Gómez, quién se desempeñaba como su ayudante en la Dirección de la Penitenciaría Nacional, frente al alejamiento del Dr. Ortiz de la dirección de la DGIP en enero de 1947, B. Gache Pirán procuraba designar a un profesional continuando con la tradición burocrática de nombrar directores con una formación universitaria y carrera en ámbitos estatales. Sin embargo, su objetivo chocó con las intenciones de Perón, que promovió la designación para dicho puesto de R. Pettinato.33 Como era de esperar fue este último quien asumió la dirección de la DGIP en enero de 1947, imponiéndose la voluntad del presidente. No resulta extraño entonces, que el Ministro no estuviese presente en la asunción del nuevo Director, y quién le tomó juramento del cargo haya sido el Subsecretario de Justicia, Rafael Ribero.34

20De esta forma, entendemos que la visita del Ministro de Justicia e Instrucción Pública al principal establecimiento nacional obedeció a diferentes factores. Por un lado, tiene relación con la ascendente carrera burocrática de R. Pettinato, que logró motorizar reformas con alto impacto público, recordemos por caso que sólo en el año 1947 clausuró el Penal de Ushuaia, creó la Escuela Penitenciaria de la Nación, estableció la RAD e inauguró campos deportivos y natatorios en los establecimientos nacionales. Por otro lado, la difusión de sus medidas en la prensa, como el hecho de que varias de las iniciativas se sancionasen a través de decretos presidenciales, colocaron a este funcionario como uno de los más solícitos del elenco ministerial. Otro factor importante para entender esta visita puede encontrase en la relación estrecha que mantenía R. Pettinato con el presidente y su esposa, Eva Perón, quienes asistieron con frecuencia a eventos penitenciarios. Finalmente, creemos que la confección del álbum buscó mostrar los consensos y apoyos oficiales a la reforma, a la vez que permitía limar las asperezas que había generado su designación dentro de gobierno.

21Este contexto que marcaba la relación entre ambos funcionarios se puede observar en las fotografías, desplegando una retórica visual signada por la formalidad, a diferencia de los eventos donde participaba la pareja presidencial. Precisamente, una de las características que presentan las imágenes es la distancia que mantienen R. Pettinato y B. Gache Pirán, y la rigurosidad en sus posturas. Pero a pesar de la formalidad, las fotografías articulan un sentido de unidad, como deja testimonio el hecho de que compartieran cada una de las actividades retratadas en el álbum. No caben dudas que R. Pettinato capitalizaba la visita al lograr dejar atrás los conflictos generados por su designación y al poder mostrarse públicamente con el Ministro de Justicia del gobierno.

  • 35 Sobre la reforma y el proceso de profesionalización de la policía bonaerense, ver: Barreneche, Osv (...)
  • 36 Es interesante en este aspecto referir al trabajo de John Berger: “El traje y la fotografía”, Mira (...)

22Pero si en el centro de las escenas fotográficas posaban ambos funcionarios, no fueron los únicos actores que aparecen en escena. También el álbum presentaba el acto de egreso de los cadetes de la Escuela Penitenciaria, con la presencia de un público reducido. Durante la gestión peronista, las celebraciones se multiplicaron y realizaron con asiduidad. En efecto, es significativo subrayar que R. Pettinato convirtió a la Penitenciaría Nacional en el escenario predilecto para la realización de diversos actos donde asistían especialistas en cuestiones penitenciarias, y también los miembros de la alianza oficialista como políticos, sindicalistas o eclesiásticos, y naturalmente, la pareja presidencial. Pero en este caso, la solemnidad del acto mostraba a los cadetes con vestimenta de gala, lo que podía expresar el carácter festivo del evento. Sin embargo, podemos interpretar que estas imágenes también buscaban equiparar simbólicamente a los agentes penitenciarios con las fuerzas de seguridad.35 Si las políticas destinadas a los cuadros menores de la administración del castigo declamaban igualar la función penitenciaria con la de la policía y el ejército en cuestiones salariales y de formación profesional, las fotografías contribuyeron a dotar de sentido esas premisas, acentuando la identificación de los cadetes con las fuerzas de seguridad. Dada la composición de las imágenes donde resaltan los uniformes, no resulta aventurado otorgarle este sentido.36

Imagen 4 – En el epígrafe de la foto: “Ceremonia de inauguración de la Escuela Penitenciaria”

Imagen 4 – En el epígrafe de la foto: “Ceremonia de inauguración de la Escuela Penitenciaria”

Dirección General de Institutos Penales de la Nación, Visita de S. E. el Señor Ministro de Justicia e Instrucción Pública Dr. Belisario Gache Pirán a la Unidad 1, el día 16 de octubre de 1948, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, 1948.

Imagen 5 – Discurso del Director General de Institutos Penales, Roberto Pettinato, en el acto de colación de la Escuela Penitenciaria de la Nación.

Imagen 5 – Discurso del Director General de Institutos Penales, Roberto Pettinato, en el acto de colación de la Escuela Penitenciaria de la Nación.

Dirección General de Institutos Penales de la Nación, Visita de S. E. el Señor Ministro de Justicia e Instrucción Pública Dr. Belisario Gache Pirán a la Unidad 1, el día 16 de octubre de 1948, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, 1948.

23Otra de las características singulares del álbum reside en que los penados no ocuparon un lugar privilegiado. Éstos no tuvieron el protagonismo de otras publicaciones oficiales. Las tres fotografías en las que aparecen, el centro de atención lo tienen los servicios del RAD: están compartiendo una sala de lecturas (foto 5), en el comedor almorzando y aseándose en las duchas. Las diferencias con otras fotos del periodo son notables. Si en las imágenes difundidas por la DGIP en las memorias, folletos o la Revista Penal y Penitenciaria se caracterizaron por retratar la espontaneidad de los presos en cuestiones cotidianas o la interacción corporal entre funcionarios y penados, en el álbum ocurre lo contrario: los penados aparecen como un elemento secundario, posando para las fotografías.

Imagen 6 – Penados en la sala de lectura del Régimen Atenuado de Disciplina.

Imagen 6 – Penados en la sala de lectura del Régimen Atenuado de Disciplina.

Dirección General de Institutos Penales de la Nación, Visita de S. E. el Señor Ministro de Justicia e Instrucción Pública Dr. Belisario Gache Pirán a la Unidad 1, el día 16 de octubre de 1948, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, 1948.

24Así, el análisis del álbum nos permite dilucidar las formas en que los funcionarios de la DGIP presentaron las medidas implementadas bajo su gestión, y en las diferencias que tuvieron según los objetivos que persiguieron. Entendemos que la edición del álbum cobra un sentido político en la trama de relaciones que se articularon en el entramado gubernamental: exhibir el beneplácito del Ministro de Justicia e Instrucción Pública con las políticas de dignificación implementadas en las cárceles de la “Nueva Argentina”. Conocidas las disputas que generó su designación en el cargo jerárquico más importante de la burocracia penitenciaria, la visita de B. Gache Pirán no puede desmarcarse de los objetivos políticos y de las iniciativas de R. Pettinato por difundir la reforma que llevaba a cabo con celeridad. A su vez, creemos que la publicación del álbum buscó evidenciar el apoyo que generaron las políticas de dignificación de las prisiones implementadas por la DGIP, así como resaltar la figura de su principal impulsor, colocándolo como uno de los funcionarios más notorios del gobierno peronista.

Escenarios de la reforma

  • 37 Saítta, Sylvia, “Pasiones privadas, violencias públicas. Representaciones del delito en la prensa (...)

25Si el primer conjunto de imágenes compartía diferentes momentos de la visita del Ministro, las doce restantes estuvieron dedicadas a presentar los espacios del RAD y de la Escuela Penitenciaria. De este modo, nos concentraremos en examinar algunas cuestiones que entendemos, buscaban comunicar las imágenes de esos ambientes vacíos. Si a simple vista las fotografías sólo dan cuenta de los aspectos materiales, creemos que además condensan una serie de significados y valores que es posible restituirles. La primera cuestión que observamos de los espacios es su luminosidad y pulcritud. Este aspecto cobra importancia al recordar la situación en que se encontraban los establecimientos penitenciarios argentinos de la primera mitad del siglo XX. Sin dudas, R. Pettinato conocía muy bien las condiciones sanitarias y edilicias de los establecimientos de castigo pues transitó en puestos menores de la burocracia carcelaria por más de una década. Asimismo, los principales diarios y revistas de circulación nacional denunciaban en forma recurrente las condiciones de precariedad, hacinamiento y abusos que sufrían los penados, exhibiendo la situación de las cárceles.37

Imagen 7 – Sala de juegos del Régimen Atenuado de Disciplina.

Imagen 7 – Sala de juegos del Régimen Atenuado de Disciplina.

Dirección General de Institutos Penales de la Nación, Visita de S. E. el Señor Ministro de Justicia e Instrucción Pública Dr. Belisario Gache Pirán a la Unidad 1, el día 16 de octubre de 1948, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, 1948.

  • 38 Caimari, Lila, Apenas un delincuente…, Capítulo 3: “Pantanos punitivos: el gris castigo de las gra (...)
  • 39 Armus, Diego, La ciudad impura. Salud, tuberculosis y cultura en Buenos Aires, 1870-1950, Buenos A (...)
  • 40 Pratt, John, Castigo y civilización. Una lectura crítica sobre las prisiones y los regímenes carce (...)

26De esta forma, las fotografías buscaban llamar la atención del observador: la gestión justicialista podía exhibir que parte del proceso de dignificación se tradujo en establecimientos penitenciarios pulcros, limpios y luminosos, alejados de los “pantanos punitivos” del pasado, como los denominó Lila Caimari.38 Precisamente, luz, aire, sol y espacios verdes, formaron parte de discursos y prácticas que los médicos higienistas asociaban a condiciones saludables, a la prevención de enfermedades y, en última instancia, a la regeneración de las personas desde fines de siglo XIX.39 Observadas en conjunto, las fotografías colocan el foco en ambientes luminosos: todas fueron tomadas con luz natural. Las imágenes de la reforma peronista buscaban marcar una ruptura con aquellas que formaban parte de un sentido común, y que asociaban a las prisiones como lugares oscuros e infectos, que lejos de reeducar constituían “escuelas del delito”. De esta manera, puede comprenderse mejor por qué los ambientes vacíos de las celdas o del RAD colocaban en primer plano las ventanas. La humanización del castigo peronista conseguía diferenciarse del pasado, tanto en el plano discursivo como simbólico, pues se nutría de una agenda reformista internacional de “saneamiento penal” que destacaba la importancia de ambientes saludables e higiénicos para garantizar la readaptación de los penados a la sociedad.40

  • 41 Tagg, John, El peso de la representación. Ensayos sobre fotografías e historias, Barcelona, Gustav (...)

27Pero las fotografías no sólo retrataban las mejoras en las condiciones de infraestructura, higiene e iluminación de las cárceles de la “Nueva Argentina”, también es notable en el RAD la dedicación puesta en recrear un ambiente de transición entre la cárcel y el “afuera”. Para los encargados de las cárceles justicialistas, este nuevo régimen comprendía estar atentos a los más mínimos detalles, colocando particular empeño en escenificar una composición decorativa articulada. Plantas, flores, cuadros, adornos, cortinas y libros (fotos 6, 7 y 8) dan cuenta de la preocupación y dedicación puesta en cumplir con el objetivo de la política de readaptación. Pero estos detalles que pueden observarse individualmente, vistos en conjunto sugieren o denotan la estructura ideológica de un hogar.41 Los espacios compartidos por aquellos presos próximos a conseguir su libertad buscaban recrear un ambiente familiar, donde se conjugaban prolijidad y delicadeza, al mismo tiempo que imitaban características propias de las viviendas a través de objetos de uso cotidiano.

  • 42 Ballent, Anahí, “El lenguaje del bibelot” en Barry, Carolina; Ramacciotti, Karina y Valobra, Adria (...)
  • 43 Burke, Peter, Visto y no visto…, p. 112.

28Como señaló con agudeza Anahí Ballet, en la estética de la Fundación Eva Perón (FEP) los detalles encarnaron profundos sentidos políticos.42 Justamente, si por un lado, las fotografías dan cuenta de la dedicación puesta en generar un ambiente de transición y comunicar una ruptura con las tradicionales imágenes de las cárceles como meros depósitos de personas en malas condiciones, por otro lado, el lujo y la pulcritud conferían un efecto simbólico, al romper con la idea de que las cárceles no reeducaban y constituían un factor que aumentaba la criminalidad. En este sentido, la política reparadora del peronismo, a través de la humanización del castigo que expresaba el RAD, dotaba de significado político a los objetos y ambientes al considerar el espacio donde se consumaba la pena como una herramienta fundamental del proceso de reinserción social de los penados. Siguiendo a P. Burke, los vestigios de la cultura material en las fotografías de interiores nos permiten “aprender de los pequeños detalles”.43

  • 44 Carolina Biernat y Karina Ramacciotti señalan esta característica en las políticas sociales llevad (...)
  • 45 Ballent, Anahí, “El lenguaje del bibelot” …, p. 195.

29El ejemplo más claro lo presenta el busto ubicado en la sala de lectura (Foto 6). Este objeto dispuesto como decoración del ambiente, no parece ser un elemento que formara parte de los consumos populares, sino por el contrario puede ser asociado a un tipo de consumo suntuoso. Lo que en última instancia representa es la asociación, impensada en la historia de las cárceles, entre lujo y castigo. De esta forma, la gestión de R. Pettinato podía declamar el éxito de sus políticas de dignificación, y compartir con la FEP la misma concepción de reparación social hacia aquellos sectores históricamente postergados y estigmatizados.44 Retomando las contribuciones de Anahí Ballent, una de las características estéticas de la FEP radicó en que el lujo “era entendido como reivindicación, y, de manera indirecta, operaba politizando los programas de acción social.”45

Imagen 8 – Sala de estar del Régimen Atenuado de Disciplina.

Imagen 8 – Sala de estar del Régimen Atenuado de Disciplina.

Dirección General de Institutos Penales de la Nación, Visita de S. E. el Señor Ministro de Justicia e Instrucción Pública Dr. Belisario Gache Pirán a la Unidad 1, el día 16 de octubre de 1948, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, 1948.

  • 46 Creemos que no es casual la elección de esta imagen de la habitación, que puede parecerse a una pe (...)

30Por último, nos interesa examinar la fotografía 8 que retrata la habitación de un penado. Esta imagen condensa una serie de sentidos y mensajes en los que creemos importante detenerse. En primer lugar, comparte la iluminación y el aseo como elementos centrales de los ambientes y el plano busca dar cuenta de la amplitud de la habitación al mostrar solamente dos paredes, lo que impide ver sus dimensiones reales. En segundo lugar, la imagen recrea nuevamente la intimidad doméstica e individual de los sujetos a través de los detalles: alfombra al costado de la cama, mesa y silla, un diario, una pava y un calentador. La imagen busca evocar a través de estos objetos la vida que llevaban a diario los penados, ya que el observador puede imaginarlos desempeñando actividades habituales a cualquier persona: durmiendo, desayunando, leyendo, elementos que forman parte del cotidiano de, por ejemplo, una persona vive en una pensión en aquellos años.46 Pero más importante aún, la fotografía restituye la humanidad de los sujetos que habitan las cárceles. La reclamada humanización de la pena significó para los funcionarios peronistas restituirles a los penados las actividades que compartían con el resto de las personas que se encontraban fuera de los muros de las prisiones. Esta experiencia novedosa de crear un régimen de transición, en particular la imagen de la habitación impecable y luminosa, revela un discurso estatal en el que los espacios y las condiciones materiales jugaron un papel central a la hora de implementar sus medidas.

Imagen 9 – Habitación del Régimen Atenuado de Disciplina.

Imagen 9 – Habitación del Régimen Atenuado de Disciplina.

Dirección General de Institutos Penales de la Nación, Visita de S. E. el Señor Ministro de Justicia e Instrucción Pública Dr. Belisario Gache Pirán a la Unidad 1, el día 16 de octubre de 1948, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, 1948.

31El conjunto de imágenes que fueron tomadas en ambientes vacíos, más allá de presentar una escenificación y composición articulada, buscaban forjar la imagen de un Estado que se presentaba moderno y rupturista, con capacidad para transformar la herencia del pasado. De esta manera, podemos observar que estas fotografías tuvieron el objetivo de demostrar que era posible un futuro promisorio, garantizando derechos a las personas privadas de su libertad. Así entendidas, simbolizan una apuesta a las posibilidades de reinsertarse exitosamente en la sociedad fruto de las políticas penitenciarias de la “Nueva Argentina”.

A modo de conclusión

32La historia del peronismo ha demostrado ser un campo de estudios fecundo. Al plantear preguntas, problemas y aproximaciones novedosas, ha enriquecido nuestra comprensión de esa experiencia histórica. Hoy conocemos mejor, por caso, el heterogéneo conjunto de funcionarios que nutrieron las filas del gobierno, el impacto de las políticas sociales y el lugar preponderante que el gobierno le otorgó a los aspectos simbólicos. Al examinar un álbum fotográfico de una agencia gubernamental buscamos contribuir a esta renovación a partir de la perspectiva de la historia socio-cultural. Como hemos demostrado, las imágenes devinieron en un instrumento central de la Dirección General de Institutos Penales.

33Precisamente, los sentidos que buscaban trasmitir las fotografías no pueden escindirse de sus contextos y efectos performativos. El álbum contenía un claro contenido político: comunicaba en primer lugar que la reforma penitenciaria contaba con el apoyo del Ministro de Justicia, ausente en las medidas iniciales del área. En ese escenario, como han señalado diversas investigaciones, no hay que perder de vista las tensiones políticas dentro del partido peronista y del elenco gubernamental que en ocasiones signaron y definieron las carreras de diferentes funcionarios. En efecto, las fotografías destacaban la importancia de la política penitenciaria en la agenda del gobierno y exhibían el amplio apoyo político que gozaba.

34De la misma forma, el análisis del álbum nos permitió restituir a las políticas penitenciarias de su contenido simbólico, más allá de los discursos. Las imágenes no sólo exhibieron las medidas adoptadas, también dotaron de sentido las políticas de dignificación contribuyendo en la articulación de un relato de la reforma. Su potencial radicó en que expresaron las nuevas concepciones de la pena comunicando un nuevo lenguaje de derechos. Así las políticas penitenciarias podían exhibir su costado más innovador y rupturista: ya no existían las “cárceles depósito”. Las prisiones de la “Nueva Argentina” se asociaban de esta forma a espacios limpios, iluminados y que podían contener detalles lujosos.

35Anclado en lenguajes y expresiones diversas, muchas de las transformaciones que inauguró el gobierno, como en el caso de la política carcelaria, encontraron en las fotografías un medio de expresión por excelencia. Este trabajo demuestra la importancia de reconstruir las formas en que el gobierno comunicó sus políticas, y al mismo tiempo, los sentidos y significados de las políticas del Estado peronista. Un Estado y funcionarios que se pretendían modernos y buscaban comunicarlo. Esto no ocluye los límites, tensiones o desafíos que enfrentó la reforma penitenciaria justicialista. Al destacar el papel de las imágenes en la difusión gubernamental aspiramos a restituir la complejidad en los procesos de construcción de estatidad durante el peronismo clásico.

Haut de page

Notes

1 Silva, Jeremías, “Qué todo el mundo sepa lo que ocurre muros adentro de las cárceles: representaciones de la reforma penitenciaria del peronismo clásico (1947-1955)”, Polhis. Revista Bibliográfica del Programa Interuniversitario de Historia Política, no 22, 2018, p. 116-155.

2 Sobre la reforma penitenciaria del peronismo clásico ver: Caimari, Lila, Apenas un delincuente. Crimen, castigo y cultura en Buenos Aires, 1880-1940, Buenos Aires, Siglo XXI, 2004; Cesano, Daniel, La política penitenciaria durante el primer peronismo (1946-1955): Humanización, clima ideológico e imaginarios, Córdoba, Brujas, 2011; Silva, Jeremías, “Roberto Pettinato: La política carcelaria entre la dignificación y la represión”, en Rein, Raanan y Panella, Claudio (comps.), La segunda línea: Liderazgo peronista. 1945-1955, Buenos Aires, Pueblo Heredero/EDUNTREF, 2013, p. 267-287; Núñez, Jorge, “La reforma penitenciaria peronista vista desde España: análisis de la gestión de Roberto Pettinato en la Revista de la Escuela de Estudios Penitenciarios (Madrid, 1947-1958)”, Anuario de Derecho Penal y Ciencias Penales, 2016, p. 449-480 y “Penitenciarismo justicialista for export. El asesoramiento técnico de Roberto Pettinato en la construcción de la Penitenciaría del Litoral (Ecuador, Mayo-Septiembre 1954)”, Revista da Faculdade de Direito UFMG, no 75, 2019, p. 311-352.

3 Un buen ejemplo de esta nueva atención y su potencialidad puede encontrarse en: Burke, Peter, Visto y no visto. El uso de la imagen como documento histórico, Barcelona, Crítica, 2001 y Kossoy, Boris, Fotografía e historia, Buenos Aires, La marca editora, 2001.

4 Entre los trabajos pioneros pueden consultarse: Corrigan, Philip y Sayer, Derek, The Great Arch: English State Formation as Cultural Revolution, Oxford and New York, Basil Blackwell, 1985 y Gilbert, Joseph y Nugent, Daniel (eds.), Everyday forms of state formation: revolution and the negotiation of rule in modern Mexico, London, Duke University, 1994.

5 Pro Ruíz, Juan, “La construcción del Estado en España: haciendo historia cultural de lo político”, Almanack, 2016, no 13, p. 3. y del mismo autor: “El Estado como revolución cultural”, La construcción del Estado en España. Una historia del siglo XIX, Madrid, Alianza editorial, 2019, p. 153-197.

6 Gené, Marcela y Szir, Sandra (comps), A la vuelta de página. Usos del impreso ilustrado en Buenos Aires. Siglos XIX y XX, Buenos Aires, Edhasa, 2018.

7 Tell, Verónica, El lado visible. Fotografía y progreso en la Argentina de fines de siglo XIX, San Martín, UNSAM Edita, 2017, p. 12. En el mismo sentido: Cornejo, Tomás, “La fotografía como factor de modernidad: Territorio, trabajo y trabajadores en el cambio de siglo”, Historia, 2012, no 45, vol. 1, p. 5-48.

8 Gayol, Sandra y Palermo, Silvana (eds.), Política y cultura de masas en la Argentina de la primera mitad del siglo XX, Buenos Aires, Ediciones UNGS, 2018 y Fernández, Noelia; Osuna, Florencia y Silva, Jeremías, “Una historia socio-cultural del Estado: política, actores y representaciones durante el siglo XX”, Polhis. Revista Bibliográfica del Programa Interuniversitario de Historia Política, 2018, no 22, Año 11, p. 3-13.

9 Tagg, John, El peso de la representación. Ensayos sobre fotografías e historias, Barcelona, Editorial Gustavo Gili, 2015, p. 18-19.

10 Rein, Raanan, “De los grandes relatos a los estudios de “pequeña escala”: algunas notas acerca de lahistoriografía del primer peronismo”, en Acha, Omar; Barry, Carolina; Quiroga, Nicolas y Rein, Raanan, Los estudios sobre el primer peronismo. Aproximaciones desde el siglo XXI, La Plata, Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires, 2009, p. 19-59.

11 Palacio, Juan Manuel, “El primer peronismo en la historiografía reciente: nuevas perspectivas de análisis”, Iberoamericana, 2010, Año X, no 39, p. 256.

12 Soria, Claudia, Cortés Rocca, Paola y Dielek, Edgardo “Prólogo: Políticas del sentimiento”, en Soria, Claudia, Cortés Rocca, Paola y Dielek, Edgardo (editores), Políticas del sentimiento. El peronismo y la construcción de la Argentina moderna, Buenos Aires, Prometeo Libros, 2010, p. 11-27.

13 Priamo, Luís, “Fotografía y Estado en 1951”, en Historia de la fotografía. Memoria del 7° congreso de Historia de la Fotografía, Buenos Aires, AGN, 2001, p. 173-175; Priamo, Luís, “Fotografía y estado moderno,” Ojos crueles, 2004, no 1, p. 39-45.

14 Sobre las movilizaciones, rituales e imaginarios políticos: Plotkin, Mariano, Mañana es San Perón. Propaganda, rituales políticos y educación en el régimen peronista (1946-1955), Buenos Aires, EDUNTREF, 2007; Gené, Marcela, Un mundo feliz. Imágenes de los trabajadores durante el primer peronismo. 1946-1955, Buenos Aires, FCE, 2005 y Lobato, Mirta; Damilakou, María y Tornay, Lizel Tornay, “Las reinas del trabajo bajo el peronismo” en Mirta Lobato (ed.), Cuando las mujeres reinaban. Belleza, virtud y poder en la Argentina del siglo XX, Buenos Aires, Editorial Biblos, 2005, p. 77-120.

15 Kossoy, Boris, Realidades e Ficções na Trama Fotográfica, São Paulo, Ateliê Ed., 1999, p. 31.

16 Rein, Raanan y Panella, Claudio, (comps.), La segunda línea: Liderazgo peronista. 1945-1955, Buenos Aires, Pueblo Heredero/EDUNTREF, 2013 y Mackinnon, Moira, Los años formativos del partido peronista (1946-1950), Buenos Aires, Siglo XXI, 2002.

17 En particular retomamos las contribuciones de: Barthes, Roland, Lo obvio y lo obtuso. Imágenes, gestos, voces, Barcelona, Editorial Paidós, 1986 y Dubois, Philippe, El acto fotográfico y otros ensayos, Buenos Aires, La marca editora, 2015.

18 Caimari, Lila, “Que la revolución llegue a las cárceles: el castigo en la Argentina de la justicia social (1946-1955), Entrepasados, 2002, no 22, p. 27-48; Cesano, Daniel, La política penitenciaria durante el primer peronismo (1946-1955): Humanización, clima ideológico e imaginarios, Córdoba, Brujas, 2011; Silva, Jeremías, “Formación de los agentes penitenciarios durante el peronismo”, en Ramacciotti, Karina y Biernat, Carolina (eds), Políticas sociales, entre demandas y resistencias: Argentina, 1930-1970, Buenos Aires, Editorial Biblos, 2012, p. 123-148.

19 Pettinato, Roberto, “Programa de acción”, Memoria y Estadística 1947, Dirección General de Institutos Penales. Ministerio de Justicia de la Nación, Buenos Aires, Talleres gráficos de la D.G.I.P. (U.1), 1949, p. 11-13.

20 “Reglamentación de la ley no 11.833, de organización carcelaria y régimen de la pena”, Memoria y Estadística 1947…, p. 232-256.

21 Decreto presidencial no 7577. “Cárcel de Tierra del Fuego – Se declara su supresión”, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, Memoria presentada al H. Congreso de la Nación. Año 1947, Buenos Aires, Talleres Gráficos CESA, 1948.

22 Roberto Pettinato, Acción Penitenciaria, Buenos Aires, Dirección General de Institutos Penales, 1947, Argentina reforma sus métodos penitenciarios, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública. Dirección General de Institutos Penales de la Nación, 1948; Régimen Atenuado de Disciplina, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, Dirección General de Institutos Penales de la Nación, 1947.

23 Subdirección de la Penitenciaría Nacional, “El régimen atenuado de disciplina, un tratamiento penitenciario especializado. Presentación del Proyecto”, Memoria y Estadística 1947…, p. 186-189.

24 Ídem.

25 Sobre este proceso ver: Silva, Jeremías, “Formación de los agentes penitenciarios…”.

26 “Reglamentación de la Ley no 11.833”, Boletín Oficial de la República Argentina, Presidencia de la Nación. Dirección Nacional del Registro Nacional. Subsecretaría de informaciones, Miércoles 19 de Noviembre de 1947, no 15.916, p. 2.

27 Ramacciotti, Karina y Valobra, Adriana, “Profesión, vocación y lealtad en la enfermería peronista”, en Barry, Carolina, Ramacciotti, Karina y Valobra, Adriana (eds.) La Fundación Eva Perón y las mujeres: entre la provocación y la exclusión, Buenos Aires, Editorial Biblos, 2008, p. 119-146.

28 Lila Caimari señaló esta cuestión para fines de siglo XIX y que mantuvo la gestión peronista. Ver: Apenas un delincuente

29 Es relevante recordar que el régimen de gobierno federal delegaba en las provincias la organización carcelaria, quedando bajo la órbita del Estado Nacional -en particular de la DGIP- los establecimientos ubicados en los Territorios Nacionales y en la Capital Federal.

30 Burke, Peter, Visto y no visto…

31 Pettinato, Roberto, Acción Penitenciaria, Buenos Aires, Dirección General de Institutos Penales, 1947, Argentina reforma sus métodos penitenciarios, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública. Dirección General de Institutos Penales de la Nación, 1948; Régimen Atenuado de Disciplina, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, Dirección General de Institutos Penales de la Nación, 1947.

32 Silva, Jeremías, “Difundir el penitenciarismo justicialista: La Revista Penal y Penitenciaria 1946-1953”, Panella, Claudio y Korn, Guillermo (comps.), Ideas y debates para la Nueva Argentina. Revistas culturales y políticas del peronismo (1946-1955). Volumen III, La Plata, FPCS-UNLP, 2016, p. 137-164.

33 Corzo Gómez, José, La Constitución Nacional y las cárceles (Breve historia de la Penitenciaria Nacional), Buenos Aires, Asociación de Jefes y Oficiales retirados del Cuerpo Penitenciario de la Nación, 1985, p. 33.

34 Memoria y Estadística 1947…, p. 11. Fotografía de R. Pettinato y Subsecretario de Justicia al momento de darle posesión del cargo.

35 Sobre la reforma y el proceso de profesionalización de la policía bonaerense, ver: Barreneche, Osvaldo, “La reforma policial del peronismo en la provincia de Buenos Aires, 1946-1951”, Desarrollo Económico, 2007, no 186, julio-septiembre, p. 225-248.

36 Es interesante en este aspecto referir al trabajo de John Berger: “El traje y la fotografía”, Mirar, Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 1998, p. 43-53.

37 Saítta, Sylvia, “Pasiones privadas, violencias públicas. Representaciones del delito en la prensa popular de los años veinte” en Gayol, Sandra y Kessler, Gabriel (comps), Violencias, justicias y delitos en la Argentina, Buenos Aires, Ediciones Manantial y UNGS, p. 65-85 y Caimari, Lila, Apenas un delincuente…

38 Caimari, Lila, Apenas un delincuente…, Capítulo 3: “Pantanos punitivos: el gris castigo de las grandes mayorías”, p. 109-135.

39 Armus, Diego, La ciudad impura. Salud, tuberculosis y cultura en Buenos Aires, 1870-1950, Buenos Aires, Edhasa, 2007. En particular el capítulo 1: “Tuberculosis y regeneración: ciudades imaginadas, verde urbano y vivienda higiénica”, p. 31-74.

40 Pratt, John, Castigo y civilización. Una lectura crítica sobre las prisiones y los regímenes carcelarios, Barcelona, 2006, p. 121-140.

41 Tagg, John, El peso de la representación. Ensayos sobre fotografías e historias, Barcelona, Gustavo Gili, 2005, p. 204-205.

42 Ballent, Anahí, “El lenguaje del bibelot” en Barry, Carolina; Ramacciotti, Karina y Valobra, Adriana (eds.), La Fundación Eva Perón y las mujeres: entre la provocación y la exclusión, Buenos Aires, Biblos, 2008, p. 179-200.

43 Burke, Peter, Visto y no visto…, p. 112.

44 Carolina Biernat y Karina Ramacciotti señalan esta característica en las políticas sociales llevadas a cabo por la FEP respecto de las madres y sus hijos: “Las madres y sus hijos en foco”, en Barry, Carolina, Ramacciotti, Karina y Valobra, Adriana (eds.), La Fundación Eva Perón y las mujeres: entre la provocación y la exclusión, Buenos Aires, Biblos, 2008, p. 51-76. El trabajo de Isabella Cosse indaga también la dignificación y el desagravio hacia los hijos ilegítimos durante el peronismo: Cosse, Isabella, Estigmas de nacimiento. Peronismo y orden familiar 1946-1955, Buenos Aires, FCE, 2006.

45 Ballent, Anahí, “El lenguaje del bibelot” …, p. 195.

46 Creemos que no es casual la elección de esta imagen de la habitación, que puede parecerse a una pensión. Rosa Aboy señala que en varias de las películas de los años 40 la pensión era interpretada como un elemento de ascenso social para aquellos sectores que venían a la ciudad desde el interior a buscar trabajo. “Intimidad doméstica en los años del primer peronismo. Las representaciones de la pensión en el cine argentino de los años cuarenta. Una aproximación a través de las narraciones cinematográficas", en Soria, Claudia, Cortés Rocca, Paola, y Dieleke, Edgardo (eds.), Políticas del sentimiento. El Peronismo y la construcción de la Argentina moderna, Buenos Aires, Prometeo Libros, 2010, p. 143-159.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Imagen 1 – Portada del álbum.
Légende Dirección General de Institutos Penales de la Nación, Visita de S. E. el Señor Ministro de Justicia e Instrucción Pública Dr. Belisario Gache Pirán a la Unidad 1, el día 16 de octubre de 1948, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, 1948.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/83694/img-1.jpeg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Titre Imagen 2 – Recibimiento del Ministro de Justicia e Instrucción Pública, Dr. Belisario Gache Pirán (derecha), por parte del Director General de Institutos Penales, Roberto Pettinato (centro), a la Penitenciaria Nacional.
Légende Dirección General de Institutos Penales de la Nación, Visita de S. E. el Señor Ministro de Justicia e Instrucción Pública Dr. Belisario Gache Pirán a la Unidad 1, el día 16 de octubre de 1948, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, 1948.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/83694/img-2.jpeg
Fichier image/jpeg, 673k
Titre Imagen 3 – En el epígrafe de la foto: “Visita al pabellón del Régimen Atenuado de Disciplina”.
Légende Dirección General de Institutos Penales de la Nación, Visita de S. E. el Señor Ministro de Justicia e Instrucción Pública Dr. Belisario Gache Pirán a la Unidad 1, el día 16 de octubre de 1948, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, 1948.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/83694/img-3.jpeg
Fichier image/jpeg, 934k
Titre Imagen 4 – En el epígrafe de la foto: “Ceremonia de inauguración de la Escuela Penitenciaria”
Légende Dirección General de Institutos Penales de la Nación, Visita de S. E. el Señor Ministro de Justicia e Instrucción Pública Dr. Belisario Gache Pirán a la Unidad 1, el día 16 de octubre de 1948, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, 1948.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/83694/img-4.jpeg
Fichier image/jpeg, 883k
Titre Imagen 5 – Discurso del Director General de Institutos Penales, Roberto Pettinato, en el acto de colación de la Escuela Penitenciaria de la Nación.
Légende Dirección General de Institutos Penales de la Nación, Visita de S. E. el Señor Ministro de Justicia e Instrucción Pública Dr. Belisario Gache Pirán a la Unidad 1, el día 16 de octubre de 1948, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, 1948.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/83694/img-5.jpeg
Fichier image/jpeg, 906k
Titre Imagen 6 – Penados en la sala de lectura del Régimen Atenuado de Disciplina.
Légende Dirección General de Institutos Penales de la Nación, Visita de S. E. el Señor Ministro de Justicia e Instrucción Pública Dr. Belisario Gache Pirán a la Unidad 1, el día 16 de octubre de 1948, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, 1948.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/83694/img-6.jpeg
Fichier image/jpeg, 1,0M
Titre Imagen 7 – Sala de juegos del Régimen Atenuado de Disciplina.
Légende Dirección General de Institutos Penales de la Nación, Visita de S. E. el Señor Ministro de Justicia e Instrucción Pública Dr. Belisario Gache Pirán a la Unidad 1, el día 16 de octubre de 1948, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, 1948.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/83694/img-7.jpeg
Fichier image/jpeg, 940k
Titre Imagen 8 – Sala de estar del Régimen Atenuado de Disciplina.
Légende Dirección General de Institutos Penales de la Nación, Visita de S. E. el Señor Ministro de Justicia e Instrucción Pública Dr. Belisario Gache Pirán a la Unidad 1, el día 16 de octubre de 1948, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, 1948.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/83694/img-8.jpeg
Fichier image/jpeg, 496k
Titre Imagen 9 – Habitación del Régimen Atenuado de Disciplina.
Légende Dirección General de Institutos Penales de la Nación, Visita de S. E. el Señor Ministro de Justicia e Instrucción Pública Dr. Belisario Gache Pirán a la Unidad 1, el día 16 de octubre de 1948, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, 1948.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/83694/img-9.jpeg
Fichier image/jpeg, 905k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jeremías Silva, « Retratar la reforma carcelaria: Estado, política y fotografías durante el peronismo clásico »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images, mémoires et sons, mis en ligne le 29 mars 2021, consulté le 21 mai 2024. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/83694 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.83694

Haut de page

Auteur

Jeremías Silva

Universidad Nacional de General Sarmiento

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search