Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesDébats2021Etnografías de perrosUn perro no nace, se hace. Relaci...

2021
Etnografías de perros

Un perro no nace, se hace. Relaciones entre grupos maipure-arawak y sus compañeros de caza

A dog is not born, it is made. Relations between Maipure-Arawak groups and their hunting companions
María Vutova

Résumés

Algunos grupos indígenas maipure-arawak del Amazonas venezolano mantienen que un perro no nace sino se hace cazador, igual que un niño no nace sino se hace persona, y ambos procesos son posibles gracias al esfuerzo compartido entre todos. Hacer a un perro cazador implica la ingesta de pusanas – hierbas afines y análogas a determinado animal – y que, mezcladas con su hígado, provocan una ceguera temporal en el perro. Este texto propone que tal rito de paso opera un cambio de mirada en el perro que le permite trascender la propia perspectiva y transitar los mundos humano y no humano, soñar sus peleas con los animales salvajes, o su propia muerte. Es allí, en esta compleja red de transferencias y fluctuaciones entre plantas, humanos y animales salvajes, donde el rol del perro se revela esencial, pues al curar al perro, su dueño se convierte a la vez en dueño de animales salvajes amansados.

Haut de page

Entrées d’index

Haut de page

Texte intégral

Kusa. El perro de la casa

  • 1 Noroeste Amazónico de Venezuela, cuenca del Orinoco, río Atabapo, frontera con Colombia
  • 2 Diario de campo. Abril, 2008

Cae la noche. El bongo, cargado con bebés, perros y bolsas de viaje, arrima en una gran roca negra en la orilla venezolana del río Atabapo. Pasaremos la noche aquí. Está lloviznando, no podemos aprovechar la playa cercana, así que dormiremos en la roca. Mi primera noche a la intemperie desde que estoy aquí1. Keyla limpia los pescados, los ensarta en palos y los echa al fuego encendido encima de la roca. Marina prepara sopa y nos sentamos alrededor de la candela, comiendo asado y sancocho. En la oscuridad, sin querer me echo en el plato una ingente dosis de catara picante que hace que el resto de la noche me ahogue en tos y lágrimas. No soy capaz de articular ni una sola palabra, pero sí escucho, con el paladar quemado, otra serie de relatos sobre jaguares que matan a los perros cazadores o se acercan de noche a robar a los bebés. […] Nos acostamos encima de la piedra mojada, me enfundo hasta las orejas en mi saco de dormir y me quedo observando el cielo. Me despierta un ruido justo detrás de la cabeza. Los jaguares voraces de las historias que acabo de escuchar galopan en manada a mis espaldas. Los oigo resoplar, masticar, jadear. Casi noto su aliento en la frente. Me da miedo moverme, pero al final me giro y… ¡es solo Kusa! La perra fiel de Nelson. Me alegro tanto de verla: una mancha negra en medio de la oscuridad, que se muerde las pulgas y emite leves gruñidos. Ha venido a acostarse a mi lado, hecha ovillo al lado de mi oreja. Hinchada de gratitud hacia ese animal con el que casi no he tenido ninguna relación hasta ahora, me vuelvo a dormir, acariciada por el aliento apestoso de mi mejor guardián durante la noche a la intemperie.2

1Kusa era negra, de pelo hirsuto. Tenía un mechón blanco en el pecho y las orejas caídas. Cuando la conocí tenía un año y aún no sabía cazar. Su dueño, don Nelson, no tardaría mucho en “curarla”, pues ya tenía que pasarse a adulta:

  • 3 Comunicación personal, Nelson Yaparé, hombre warekena, 30.04.2008. El material etnográfico y los t (...)

Ahorita la voy a curar, ya está en tiempo de que se vaya, ahorita está todavía en la casa, estoy dándole comida, pero ya está en tiempo de pasarse a adulta y tiene que tener monte, tiene que cazar, es casi como la misma creencia con los hijos de nosotros, hasta cierta edad te toca aprender todo lo que hay que hacer en la casa, igualito los perros de nosotros.3

  • 4 También para los achuar “cada perro está dotado de una personalidad individual que puede ser corre (...)
  • 5 Para el paralelismo entre la formación/educación/fabricación de perros y niños humanos ver Vander (...)

2Los grupos maipure-arawak del río Atabapo, creen que, igual que los niños pequeños, los perros se pueden educar, pues poseen una personalidad que puede moldearse4. Durante el primer año de su vida el perro “está todavía en la casa”, aún no está listo para iniciarse en la caza y su educación corre a cargo de toda la familia. El can debe aprender a respetar a sus dueños, obedecerles, no mostrarse violento ni vago. Se le regaña si está todo el día tumbado, con “flojera”, si ladra mucho al anunciar a las visitas o si no respeta y se lanza a robar comida, incapaz de controlar su voracidad animal. A los perros, como a los niños, se les enseñan las normas de conducta y un perro bien educado debe aprenderlas antes de “pasarse a adulto”5. El perro es el único de los animales que, igual que las personas, se alimenta de comida cocinada y sus dueños procuran que no se abalance sobre la carne cruda de las presas cuando descuartizan el animal tras la caza. “¡No mezquines!”, le suelen decir a gritos. Son quizás estos precisos momentos, marcados por el olor a intestinos y sangre, que ponen a prueba el equilibrio que deben mantener los perros entre su instinto animal y el aprendizaje a comportarse como un niño humano bien educado. Para un perro, mezquinar comida significa rendirse a su lado animal, del que, por medio de la enseñanza, su dueño intenta alejarlo. La comida se comparte y el que no lo hace es tachado de mezquino, quizás el peor calificativo moral que se le puede atribuir a una persona. O a un perro.

  • 6 La cabeza, junto con la sangre derramada en el despiece, pueden servir para la futura reconstrucci (...)

3En cierta ocasión uno de los cazadores mató un jaguar en plena noche. La carne se despiezó y saló, la manteca y parte de la sangre se recogieron en botes y los botes desaparecieron en rincones ocultos, las patas se guardaron como trofeos, la piel se tensó para secarse y ser convertida, a posteriori, en tambor. Pero por la mañana los vecinos de Mavacal amanecieron inquietos. La cabeza del jaguar había desaparecido. Todo indicaba que los perros de Óscar, que solían mezquinar comida, la habían robado y enterrado. Siguieron horas agitadas de búsqueda exhaustiva. Había que hallar la cabeza. No se pretendía allí demostrar la culpabilidad de los perros, pues se sabía que eran mezquinos, sino descartar la alternativa aún menos grata: que el dueño del jaguar había venido a recuperar la cabeza6. Esa sospecha mantuvo a la comunidad alerta por unos días. De demostrarse cierta, ¿cómo es qué los perros no avisaron de la llegada del dueño del jaguar? Nadie los oyó ladrar aquella noche. La cabeza nunca apareció, lo que apoyaba la versión acerca de la visita del dueño del jaguar, molesto como debería estar porque hubieran matado a su cría. No obstante, con el tiempo la ausencia de la cabeza fue asimismo reforzando la fama que tenían los perros de Óscar: eran tan mezquinos que la habían enterrado en un sitio donde nunca nadie la pudiese encontrar.

4Los perros, como las personas, deben mantener buena higiene, y si no lo hacen se les recuerda a gritos: “¡Báñate ya!, ¡Vaya a bañarse, Kusa!”, y estas invitaciones insistentes parten de la idea de que los perros comprenden a sus dueños y pueden, si lo desean, reaccionar en consecuencia. Pero no suelen bañarse, o al menos no dan esta sensación. Por norma roñosos, con calvas en el pelo y llenos de piojos, los perros forman parte inseparable de la estampa de cualquier comunidad indígena del Noroeste Amazónico venezolano. No suelen despertar expresiones de afecto, no se les acaricia ni se les dan palmaditas, no se les peina ni achucha, no suelen dormir abrazados a sus dueños en el chinchorro. La falta de manifestación afectiva, no obstante, no implica falta de atención. El perro que ha resultado herido durante la caza es socorrido y ayudado, las heridas se le curan, su muerte en pelea con un jaguar es sentida.

  • 7 Según los runa, perros y personas comparten “un ethos humano de comportamiento”. Kohn, Eduardo y C (...)
  • 8 Descola, Philippe, Las lanzas del crepúsculo. Relatos jíbaros. Alta Amazonía, Buenos Aires, Fondo (...)

5Esta forma de dirigirse a los perros, como a interlocutores conscientes y razonables, va más allá de la relación afectiva que puede llegar a establecerse con animales salvajes amansados. Un día Durifá, hombre ñengatú, mató una lapa (Agouti paca) preñada, y su mujer kurripaka cuidó de las dos crías. Les preparaba yucuta, les daba leche, “como si fuera el pecho de mamá”, en sus palabras. Si tenía el período no podía tocar a sus crías ni darles de comer, porque se habrían muerto. Era entonces su marido quien se encargaba de la crianza. Cuando las lapitas tuvieron edad de comer, les empezaron a dar pescado y, ya grandecitas, se paseaban por casa “como muchachitos, brincan al chinchorro como carajitos, se tiran encima de ti, se acuestan, se lamben, cuando se cansan de lamberse se voltean con el pecho pa’rriba, parecen muchachitos durmiendo”, las describía ella. La crianza de animales salvajes es frecuente entre mis anfitriones que comparan la conducta de sus “crías” con la de un niño pequeño, algo que, sin embargo, no hacen al hablar de sus perros. Y no es porque consideren las lapas más humanizadas que a los perros, al revés. Se trataría, quizás, de no señalar lo obvio. Mientras que a los animales salvajes amansados se les llegan a atribuir características humanas – precisamente por haber sido amansados –, a los perros se les presupone un fundamento humano que va más allá del común origen humano compartido por todos los seres a inicios de los tiempos. Los perros, como las personas, son capaces de razonar y mis anfitriones mantienen que sus perros poseen un estado ambiguo entre perro y persona humana7. Sus esfuerzos por moldear la conducta y la personalidad del perro, de socializarlo en cercanía humana, pretenden hacer que el perro aprenda, corporal y emocionalmente, a acentuar su lado humano. Igual que las personas necesitan del esfuerzo colectivo para llegar a convertirse en gente propiamente dicha, el perro se convierte en la versión ideal de sí mismo y de su especie8 debido a los esfuerzos compartidos con sus dueños. Mientras que una cría de lapa puede, gracias a los cuidados humanos que recibe, llegar a acostumbrarse a comportarse “como un muchachito”, el perro es instado a actuar no a fuerza de costumbre, sino a través de su raciocinio y comprensión de las ideas que se le transmiten. Rafael Dupa me lo explicaba así: “El perro casi se compara con uno, con la persona, porque escucha y entiende todo, tú le hablas y él entiende”. Es más, antiguamente los perros no solo entendían cuando les hablabas, sino que ellos mismos sabían hablar:

  • 9 Comunicación personal, Durifá da Silva, hombre ñengatú, 27.04.2010

Todas esas señales de la cruz que se hacen en el pecho, con eso se ahuyenta el diablo, como uno lleva el agua bendita pegada encima, uno está bautizado, en cambio los antiguos no estaban bautizados, por eso que si el perro les quería hablar, les hablaba, te hablaba de algo, porque eran personas al principio.9

6Hablar el mismo idioma que los animales es una de las señales de la indistinción ontológica en el origen de los tiempos. Lo que ha cambiado a día de hoy, según veremos, no es la capacidad de los perros de hablar sino la de las personas de escuchar y entender lo que los perros les dicen.

  • 10 Cabría preguntarse si el perro ve las heces que come como las ven los hombres, es decir, como hece (...)
  • 11 Kohn, Eduardo, How forests think. Toward an Anthropology beyond the Human, Berkley, Los Angeles, L (...)
  • 12 Voutova, María, Gente como nosotros... /
  • 13 Kohn, Eduardo y Cruzada, Santiago M., “How Dogs…”, p. 290-291; Descola, Philippe, Las lanzas…, p.  (...)

7Para modificar su personalidad y reforzar la buena conducta del perro – el cual, muy a pesar de los esfuerzos de sus dueños, a veces se empeña en seguir sus instintos animales manteniendo, por ejemplo, relaciones sexuales con sus parientes directos, o comiendo heces10 – mis anfitriones se ayudan de ciertas plantas llamadas “pusanas”, cuyo uso en los perros pretende moldear su comportamiento y carácter y guiarlo por el camino de perro-que-se-vuelve-gente, parafraseando a Kohn y su “animals-becoming-people”11. Los perros son bañados con pusanas para que no sean violentos, sean buenos cazadores, tengan buen oído y olfato, no se cansen rápido, echen la flojera o estornuden la “panemera”, o sea, la mala racha en la caza. Las pusanas se aplican asimismo a los niños pequeños para transformarlos en personas agradables y sociables, previniendo o potenciando ciertas conductas físicas y morales típicas de los animales12. Una costumbre, la de moldear la conducta de perros y niños con prácticas análogas, ampliamente difundida entre más grupos amazónicos13.

La cura del perro

  • 14 Los karitiana de Rondônia también “hacen” a sus perros cazadores: Vander Velden, Felipe, “Como se (...)
  • 15 Descola, Philippe, Las lanzas…, p. 88-90

8Quizás el aprendizaje más esencial para un perro es el de “tener monte”, eso es, aprender a cazar, seguir las huellas de animales salvajes, caer, a veces, herido o incluso perder la vida midiéndose con jaguares. Significa abandonar el espacio doméstico de la comida cocinada y los cuidados femeninos para convertirse en compañero indispensable del hombre cazador. Un perro no nace sino se hace cazador, a semejanza del ser humano que no nace, sino que se hace persona. Y ambos procesos solo son posibles gracias al esfuerzo común y compartido entre muchos14. Si bien todas las enseñanzas que pretenden la “socialización del perro en lo más cercano de la humanidad”15 corren a cargo de toda la familia, es la mujer quien se encarga de la alimentación y atención al perro cuando es pequeño. Esto cambia cuando el perro se acerca a la edad de “pasarse a adulto” y llega el momento de “curarlo”. A los perros machos los han de curar las mujeres, y a las hembras, los hombres de la familia. La cura del perro se realiza con pusanas que, en una relación de analogía, comparten nombre y ciertos rasgos con el animal que se pretende cazar, p.ej. la forma de la hoja asemeja la garra o la pata del animal. Se suelen mezclar con hierbas alucinógenas y con algún órgano del animal, por lo común el hígado o los sesos. Existe un sinfín de pusanas, unidas todas por su propósito: producir una transformación. Quizás la pusana más conocida es la que sirve para atraer a la persona amada transformando su frialdad o desprecio en deseo y pasión. Las pusanas de bebé, a su vez, buscan convertir al recién nacido en persona agradable y sociable, moldeando su carácter y conducta. Las pusanas, pues, son usadas para modelar a las personas. Y a los perros, siendo estos los únicos animales a los que los humanos echan pusanas.

  • 16 Los qom curan a sus perros para que sean entendidos en cazar, Medrano, Celeste, “Hacer…”, p. 117
  • 17 Los runa “aconsejan” a sus perros y les dan una mezcla de plantas para reforzar su ethos humano, p (...)

9La cura del perro con pusanas es un proceso complejo cuyo éxito no solo pende del estricto cumplimiento de los ayunos que han de seguir el perro y su dueño16, sino que puede peligrar la vida del can debido a las fuertes drogas que se le dan. Uno de los efectos laterales es que sus ojos se vuelven del todo blancos, los irises se transforman en un blanco turbio, se funden con la esclerótica y dan la sensación de que el perro se ha vuelto ciego. Este efecto se le pasa al dejar de tomar las hierbas17. Un perro puede someterse a varias curas en su vida, pues se pretende no solo transformarlo en cazador sino reforzar sus destrezas las veces que haga falta. Además, y ya que hay tantos tipos de pusanas como de animales, cada cura está pensada para un animal distinto. Así, la pusana de danto es para que el perro cace dantos, no lapas.

  • 18 Comunicación personal, Rafael Dupa, hombre baniva, 20.04.2010

Las pusanas para perros son para que salgan cazadores, hay pusana de lapa, esa tiene así su hierbita pequeñita como la patica de una lapa, de danto, de chácharo [Tayassu tajacu], de picure [Dasyprocta], de todo, agarran el perro y lo lavan con la pusana, se la dan de comer con el hígado del animal, si el animal es hembra se lo da el hombre, la hierba, uno lo revuelve con el hígado del animal y se lo da, y lo come y sale cazador; a veces, cuando son perros que no cazan nada le exprimen ají picante en la nariz para que bote la panemera, panemera es que no caza, y empieza a botar el perro, después lo lavan con otra hierba, lo bañan, le dan remedio y allí sí, es eficaz…18

  • 19 Ver Kohn, Eduardo y Cruzada, Santiago M. “How Dogs…” para transferencia del alma a través de inges (...)
  • 20 Numerosos autores registran la “producción de seres humanos” en otros pueblos amazónicos: Viveiros (...)

10Al darle estos mejunjes mis anfitriones buscan despertar los sentidos del can volviéndolo sensible al animal que debe cazar. Con la ingesta del hígado del animal – mezclado con su planta afín – se transfieren cualidades animales al perro que lo vuelven más consciente y atento a la detección de dicho animal19. Tal lógica de la transferencia de rasgos animales a través de su ingesta es, asimismo, la que rige la totalidad de los tabúes alimenticios que pretenden hacer del bebé una persona humana.20

11El perro, como las personas, es sometido a estos procesos de moldeamiento del carácter y de los sentidos, que, de resultar exitosos, lo dotan de una nueva mirada convirtiéndolo en un interlocutor válido de sus dueños humanos y un respetado miembro de la sociedad humana. Cabe preguntarse por qué se llama tal proceso “curar” al perro. ¿Acaso antes de la cura se lo considera enfermo? Se lo considera, sin duda, un perro que no sabe, un perro que no ha trascendido su propia animalidad y no ha desarrollado su potencial latente de devenir cazador. Se le llama panema, perro que no sabe, se le insulta, no goza de respeto. El perro curado, en cambio, es el que se ha convertido en cazador, es decir, ya sabe ver y sentir a los animales y a sus dueños, sabe pelear con el rival por excelencia, el jaguar. El que encima este proceso pase por una ceguera temporal nos brinda una metáfora muy cómoda para pensar en él como en una pérdida del punto de vista perruno, de su propia perspectiva, y la adopción, al final, de un punto de vista otro. Un punto de vista alterado por la cura con hierbas cuyo último objetivo es hacer que el perro pueda, en su encuentro con el animal salvaje, imponer su propia mirada dominante – en términos de la teoría de la depredación – y transformarlo en una cría mansa que, lejos de huir, se acerca solita a su cazador como si este fuese su dueño. El perro curado obtiene una nueva mirada y sabe ver en sueños sus futuras peleas e incluso su propia muerte. El perro curado, en fin, es aquel que, una vez aprendidas las normas de socialización entre sus dueños, ha de salir al monte y aprender a socializarse con los animales salvajes y los dueños de estos. Y debe aprender a transitar ambos mundos, humano y no-humano, y orientarse en ellos.

12La relación de analogía – según los humanos – no es lo único que une ciertos animales con sus plantas. Los animales salvajes tienen “sus” plantas, o sea, conocen sus beneficios y las usan para sus necesidades específicas:

  • 21 Comunicación personal, Reymundo González, hombre ñengatú, 10.05.2010

El palo del venado es como hierba, por allí hay en la sabana, ese palo de venado mismo, él lo raspa con su cacho, ese dice es su remedio, cuando lo echa en la vista así pa mirar lejos, la vista del venado, lo raspa con su cacho pa que se caiga al ojo para que él mire su camino lejos21.

  • 22 El origen mitológico de los remedios sembrados está analizado en detalle en nuestra tesis doctoral (...)
  • 23 La cacería, el pescado y la fruta se buscan y encuentran, por oposición a la idea de trabajar que (...)

13Cada animal tiene su planta que crece libre en el monte. El venado usa la suya para mejorar su vista, es su remedio. Los indígenas también la conocen y usan junto a otros remedios que crecen en el monte, pero afirman que no les surten el mismo efecto que los remedios “sembrados”22, es decir aquellos de los que ellos son dueños. Cada planta se revela más eficaz usada por su propio dueño. Si la persona siembra la planta de venado y esta crece bajo sus cuidados, la persona se convertirá en su dueño. Es más, gracias a la afinidad entre planta y animal, la persona se convertirá, a la vez, en dueño del animal salvaje unido a esta planta, pues, tendrá un venado sembrado. El efecto que el animal obtiene de su planta se transferirá al perro curado con ella: el can verá a lo lejos al venado, igual que este ve a lo lejos su propio camino. Es más, gracias al remedio sembrado de venado, lapa o danto estos animales se mostrarán mansos con el dueño del remedio, saldrán a su encuentro, no huirán. El perro curado con esta misma pusana sembrada no tendrá más que salir a buscarlos. Y los encontrará mansitos23. “Es cazado de perro”, anuncian entonces con orgullo sus dueños. Es allí, en esta compleja red de transferencias y fluctuaciones entre plantas, humanos y animales salvajes, donde el rol del perro se revela esencial, pues al curar al perro, su dueño se convierte a la vez en dueño de animales salvajes amansados. Las pusanas sembradas y usadas en la cura no solo transforman al perro en cazador, sino amansan al animal salvaje, convirtiéndolo en una cría que espera que su dueño vaya a buscarla. Esta compleja relación en la que la gente amansa a animales salvajes mediante la siembra de sus plantas se ve de forma muy clara en lo que mis anfitriones llaman “tigre sembrado”, una práctica común entre las comunidades del río Atabapo.

  • 24 Comunicación personal, Durifá da Silva y Rafael Dupa, 20.04.2010

Los tigres tienen hierba. Cuando uno siembra ese tigre así como aquí y se va, llega alguien y lo que oye primero es el tigre, y nadie llega. Ese es el guardián de las casas, así como un perro. Por las noches está, espanta a la gente, se pone a rugir. Más o menos llega gente aquí y lo que sale es tigre: “aahhh” la gente se va de allí, hay sembrado allí. La planta tiene así la raya como la panza de un tigre, como la mano de un tigre, por eso que cuando siembran allí nunca falta un tigre. No hace nada, es sembrado, pa los dueños no hace nada, pero pa otros sí asusta. Si uno arranca la mata ya no aparece, se pierde. Porque lo disparan y no se muere, es hierba, es aire, no es tigre. Es como un espíritu, como una sombra mejor dicho, una imagen de tigre que está allí solamente pa asustar a las personas, no hace nada.24

  • 25 Tigre americano, tigre pintado o jaguar (Panthera onca). En Venezuela vive la sub especie Panthera (...)

14Esta siembra de tigres con objetivo disuasorio, que pretende que el tigre se comporte como un perro guardián, es posible gracias a la relación de analogía que se establece entre la mata de tigre y el propio animal25. El rasgo característico de esta hierba es la forma de sus hojas, parecida a la pata del tigre, así como su dibujo, que se asimila a las rayas de la panza del tigre. A través de la pusana sembrada de tigre el hombre se convierte en dueño de un tigre – aunque sea solo una presencia incorpórea – manso y obediente. Un tigre que reconoce a su dueño y, como un perro o una cría suya amansada, sale a recibirlo a la vez que se muestra hostil con los desconocidos.

  • 26 González Saavedra, Luisa, Entre la predación y la docilidad. Padecimiento shawi en la Alta Amazoni (...)

15Uno de los tabúes más estrictos que rigen la vida de mis anfitriones es el relativo a la caza, la cantidad y el tipo de animal. El cazador que no usa remedios ni perros curados no debe cazar en demasía, es decir, más de lo que realmente sus necesidades imponen; tampoco debería matar hembras preñadas. Si a pesar de todo vuelve con demasiada presa, debe someterse a una serie de ayunos y restricciones. Debería pasar un período de “encierro” durante el cual y con el fin de evitar faltarle al respeto al dueño del animal, no debe cazar, y menos si se trata de animales de la misma especie cazada antes en demasía. Cuando Durifá mató la lapa preñada, no solo que no volvió a salir a buscar lapa en las semanas siguientes, sino que el propio cuidado por las crías de la hembra muerta formaba parte de una ética compartida con los dueños de los animales, una “ideología de intercambio y compensación”26. El “cazado de perro” no forma parte, no obstante, de esta ideología. Es frecuente escuchar historias de perros que cazan cinco o seis lapas o hasta catorce chácharos (Tayassu tajacu). Siempre se trata de perros que han atravesado exitosamente su rito de paso de la mano de su dueño. Porque la curación consiste precisamente en enseñar al perro a reconocer a aquellos animales que, por medio de los sembrados, su dueño ha logrado amansar, convertir en sus crías que, igual que el tigre guardián, esperan mansitos a su dueño. El perro ha sido curado y preparado para encontrar precisamente los ejemplares de la especie animal con los que, por medio de la ingesta del palo del animal y de su hígado, haya establecido una relación de posesión. El perro, al ingerir el hígado o el seso del animal y siendo ayudado y guiado en el proceso por su dueño humano, se convierte en intermediario de la compleja red de relaciones entre el hombre – dueño del perro y del sembrado –, la propia planta sembrada, y el animal amansado. La relación entre perro y dueño siempre ha de ser heterosexual porque ha de producir crías mansas, fruto del esfuerzo compartido entre ambos. Este es el objetivo de la cura del perro: la producción de crías mansas de animales salvajes.

  • 27 Para el trato diferente que recibe el perro de la casa y el de caza ver Medrano, Celeste, “Hacer a (...)

16Kusa nunca llegó a hacerse cazadora, fue señalada siempre como panemera, perra que no sabe cazar27. Aun así, don Nelson no salía al monte sin ella, pues, aunque no se haya hecho cazador, el perro siempre es fiel compañero de caza. Fue también fiel compañera de doña Marina, la seguía hasta el conuco, el monte o el río. De noche Kusa se aovillaba a la puerta convirtiéndose en los ojos y oídos de sus dueños, avisándoles de cualquier presencia en la oscuridad de la noche.

Pardo. El perro cazador

  • 28 Diario de campo, mayo de 2008

Acaba de atacarme un perro. Venía de bañarme en el río, de madrugada. Salió ladrando de la primera casa, afuera había solo dos niñas pequeñas. Quise defenderme con las manos pero me mordió ambas piernas, un brazo y me rompió el pareo. Me llegó al brazo porque me agaché para ponerme a su nivel, además me sentía desprotegida llevando solo pareo y chanclas. Al final se fue, no sé por qué, no vino nadie a buscarlo ni regañarlo, creo que sencillamente se cansó de mí. Me levanté y me dirigí a casa y en eso apareció Nelson bajando hacia el puerto, me preguntó si Pardo – así se llama el perro – me había mordido, se acercó a ver cómo estaba y solo entonces comprobé aliviada que no tenía sangre. El perro solo me había dado fuertes golpes con los dientes y con las uñas. Ya tengo varios moratones hinchados en ambas piernas y en el brazo, huellas perfectas de sus dientes y de sus uñas, pero ¡sin sangre! Nelson dijo que el perro había sentido mi miedo, por eso me atacó. De haber pasado a su lado sin mirarlo, no me habría hecho nada.
El perro tenía los ojos completamente blancos, parecía ciego.28

17Pardo era de color terroso, haciendo honor a su nombre. Tenía el pelo corto y liso. Era el mejor perro cazador de la comunidad, lo que hacía de su dueño Quintero el mejor cazador. El respeto que sentían mis anfitriones por Pardo iba dirigido asimismo a Marisela, que lo había ayunado bien durante la cura. La mañana de mi encontronazo con Pardo era una de las primeras que la familia de Quintero pasaba en Mavacal. Acababan de dejar Colombia por problemas con las FARC, y la comunidad decidió acogerles. Se instalaron provisionalmente en la primera casa, la más cercana al puerto, así que todo aquel que quería bajar al río y volver, tenía que pasar por delante. Pardo se abalanzaba con fuertes ladridos hacia todo aquel que pasara cerca, considerándolo, probablemente, un intruso. Debido a la conducta fiera de su perro, Quintero tuvo que posponer la construcción de una casa propia y aceptar la insistente propuesta del resto de familias a mudarse a la última casa, la que estaba al fondo de todo, en la linde con el monte, detrás de la iglesia. Hasta allí uno iba solo para visitar a los Quintero y siempre de la mano de uno de los niños de la familia, que sabían amansar a su perro, temido y respetado por partes iguales. Un día Pardo regresó de caza malherido. En la pelea con un danto este le había mordido y arrancado parte del lomo, dejándole un enorme agujero negro y el hueso a la vista. Los niños de la familia de Pardo repetían, pesarosos: “lo moldió un danto”.

Los sueños de los perros

18El día que lo hirió el danto, Pardo no quiso salir con su dueño. Mantenía el rabo entre las piernas, y cuando Quintero lo llamaba, se limitaba a gemir. Al final Quintero tuvo que llevarlo en brazos hasta bien adentrados en el monte. Solo después, cuando lo trajo de vuelta, otra vez en brazos y gravemente herido, se acordó el hombre de la desgana que había mostrado Pardo por la mañana. Solo entonces entendió que su perro había soñado mal.

19Este no es un caso aislado ni mucho menos. Por lo general, los grupos amazónicos de la cuenca del río Atabapo saben que sus perros, igual que las personas, tienen sueños. A veces sueñan que caen heridos o incluso muertos, y por ello al día siguiente se niegan a salir a cazar: no quieren embarcarse a la canoa ni adentrarse en el monte, gimen cuando el cazador, impaciente, fuerza al perro a acompañarle, embarcándolo en brazos. Cuando luego el perro cae herido o muere, su dueño se sume en la tristeza, intenta hacer memoria y parece que solo entonces se fija en la anterior actitud intranquila del can. Las historias de perros que soñaron mal y se resistieron a acompañar a su dueño hasta que este los tuvo que llevar a rastras, abundan en la biografía de un cazador y cualquier momento es bueno para rememorarlas:

Durifá: Yo fui a cortar fibra, dejé a mi mujer en el conuco y seguí p’alante, me llevé tres perros, dos machos y una hembra. Me fui, pero, cuñado, esa perra te digo que tuvo un sueño malo, no se quiso embarcar.

Dupa: Esos bichos también sueñan.

  • 29 Comunicación personal, Durifá da Silva y Rafael Dupa, 20.04.2010

Durifá: No se quiso embarcar, ¿tú crees que se quiso embarcar? Pero ella nunca es así, apenas que yo agarro mi escopeta ella sale, ya está brincando, esperando. Pero ese día, maldad, esa perra me veía así que yo estaba haciendo mi bolso, miraba para otro lado, es como decir váyate, eso es que ella sentía algo malo, ¿oyó?, y ese era el último día que yo iba a cortar fibra. Bueno, después esa perra no quiere ir, mira, yo la abracé, la agarré y la embarqué y es una perra que era cazadora misma, igualito que el otro macho, el hijo de ella. Bueno, nos fuimos, llegamos en el puerto de Cúrumi, y allí en la sabanita estaba el tigre esperando. Mira, agarró la perra, la mató, ella ni siquiera gritó, la que no quería ir en primer lugar. Yo solamente escuché el sonido, el golpe, yo escuché grrrff, mira, yo volteé a ver y lo vi encima de la perra, ya la había matado, ya la había mordido. Me prendí de rabia y yo digo bueno aquí vamos a ver quién es hombre, yo soy un carajo bravo, aquí me voy a enfrentar con otro más bravo. Mira llegaron los perros machos, pasaron hasta el caño pues, el tigre se había ido pal monte, a ver quién es más bravo ahora, mira el tigre se venía así no escondiendo sino enfrentando, allí agarró al otro perro, yo escuché que gritó aquel perro, mira yo corrí, pero por ahí un palo agarró mi escopeta por la culata, cayó pa’llá la culata, yo corría para salvar a mi perro, mira me agarró un bejuco grueso así, se me rompió el pantalón, me cortó, aquel tronco en mi pierna aquí carne viva, me sacó el cuero, no lo sentí en su momento, salí corriendo pa’llá, llegué, el tigre estaba encima… Noo, lo mató, el perro estaba así, lo tenía agarrado por la cintura, por la mitad, yo llegué cerquita así, lo tenía agarrado así en el costado, pero el otro perro al tigre también, ni vi cuándo se fue, soltó al perro, se fue el tigre, el otro atrás, el otro perro, macho, yo cargué cartuchos, salí corriendo, escuché latir el perro así como pa’llá guau, guau, guau, como tres veces, salí pa’llá y él venía corriendo, vamos, venga, no jodas, me fui solito, y pa buscar ese bicho pa saber dónde, pero yo estaba así como te digo, me prendió la rabia, mató a los dos perros más cazadores, mató a la hembra y al macho… 29

  • 30 Descola, Philippe, Las lanzas…, p. 88-90

20En efecto, una de las causas más frecuentes de muerte del perro cazador es la pelea con su rival por excelencia, el jaguar. Como otros pueblos amazónicos30, los ñengatú y los baniva otorgan un gran valor a la lucha entre perro y jaguar y no se cansan de contar historias al respecto.

  • 31 Comunicación personal, Durifá da Silva, 18.04.2010

Al finado de Hugo de broma no lo agarró tigre. Su mujer tenía su regla, hizo yucuta, le preparó comida, él comió y se fue a cortar cilantro. Tenía una perra amarilla, se fue con la perra, la perra por ahí, y escuchó así como quebrar un palo, es la oreja del tigre, cuando la mueve suena así como quebrar un palito. Se volteó y sí, señor, un tigre sentado así, cerquitica. Y él se subió encima de una mata, él no sentía si tenía el cuchillo en la mano, y su perra por ahí, enseguida el tigre brincó al palo pues, fuerte según que brincó sin descanso, y la perra por ahí, de allí sí que sintió según que tenía el cuchillo, el cuchillo fibrero, no jodas, corta, allí fue que brincó el tigre otra vez y el finado de Hugo le dio. En eso llegó la perra y esa fue la que lo salvó, el tigre según que no quería nada que ver con esa perra, le daba vueltas al palo y el tigre buscaba para agarrarlo al finado de Hugo, y la perra lo jalaba así para el rabo, le mordió dos veces en el cuello, la perra lo jalaba del rabo, pero ese débil no quería tener nada que ver con la perra, él quería al hombre; allí sí ella le mordió por aquí en el cuello, allí sí él se sintió, se volteó: déjame, yo estaba guapo, le dijo y se fue. A la semana estaba muerto según pa’llá, se murió.31

  • 32 Comunicación personal, Durifá da Silva, 27.04.2010
  • 33 En su texto de este dossier Fernando Paniagua analiza cómo en situaciones similares los waorani op (...)

21A diferencia de Pardo y de la perra amarilla de Durifá, que tuvieron malos sueños, la perra del finado de Hugo no parece haber soñado mal. Quizás por ello se lanza a atacar al tigre el cual no demuestra mayor interés en medir sus fuerzas con ella. Es más, al notar sus dientes en el cuello, el tigre se dirige a ella pidiéndole por favor que le dejase en paz, ya que estaba muy guapo. Luego se va. No descartando la posibilidad de que esta réplica del tigre pueda ser un recurso estilístico del narrador, me inclino a pensar que jaguares y perros – dos reconocidos contrincantes – pueden llegar a comunicarse y entenderse como interlocutores, de igual a igual. Cuando los perros muestran semejante valentía se les compara con los jaguares, medida por excelencia de coraje y bravura. Es por ello que los cazadores que se atreven a enfrentarse al jaguar relatan tal encuentro como lucha entre iguales. Lo que acerca tanto a perros como a personas al jaguar es su actitud valerosa y falta de miedo: “Según que los tigres están experimentando a la gente a ver si es un hombre de coraje pues, que no tenga miedo, porque al cobarde le persigue porque sabe que es cobarde, en cambio al que no lo es, no se le acerca porque sabe que lo mata, ellos saben.”32 El jaguar percibe el miedo y el coraje de la gente y actúa en consecuencia. Una actitud característica también de los perros, como ya comentamos anteriormente, y por ello es aconsejable no demostrarle al can el miedo que se le tiene33. Se trata de una disputa por mantener la mirada dominante, cuya presencia o ausencia en cada situación determina si uno se posiciona del lado del predador o de la presa, en términos de la teoría de la depredación. Cuando un perro sueña que cae herido o muerto en la pelea con el jaguar, evita salir al día siguiente porque en su encuentro con el jaguar se posicionará, precisamente por haberse soñado en este rol, del lado de la mirada dominada y se convertirá en presa. No se trata de premonición – el perro no adivina el futuro – sino de predisposición. Es por ello que la muerte del perro cazador representa en sí la mejor prueba de que el can ha soñado su muerte. La muerte se da porque el perro la soñó. Pero, ¿por qué se habla tan solo de los sueños malos del perro? Las veces que este sí está impaciente por ir a cazar y se embarca solito a la curiara, ¿no será porque se ha visto en sueños luchar contra un jaguar y, esta vez, sí salir vencedor? La abnegación con la que la perra del finado de Hugo tira del rabo al jaguar hace pensar que sí, que probablemente la noche anterior se midió en sueños con el jaguar y lo venció. Y el jaguar, que el narrador califica de débil, no puede sino evitar a toda costa la pelea con el perro, llegando a pedirle por favor que le dejase en paz mientras se concentra únicamente en el hombre quien, presa del miedo, ha trepado al árbol.

  • 34 Kohn, Eduardo, How Forests…; Kohn, Eduardo y Cruzada, Santiago M., “How Dogs…”
  • 35 Vútova, María, “Cuerpos enfermos, cuerpos humanos. La enfermedad como necesidad entre los arawak d (...)
  • 36 Kohn, Eduardo y Cruzada, Santiago M., “How Dogs…”.

22Ahora bien, siendo estas experiencias, la de los perros que se niegan a salir de caza debido a un mal sueño, bastante comunes, ¿por qué los hombres, aparentemente, no aprenden de ellas? Los perros de los runa también tienen sueños y lo que hacen en la noche se repite al día siguiente, así que cuando un perro muere atacado por un jaguar, los dueños se preguntan por qué no soñó su propia muerte34. Los kurripakos, en cambio, no se preguntan por qué el perro no soñó su muerte, sino por qué ellos no le comprendieron. Empiezan a hacer memoria para buscar la señal que demostrase que el perro lo sabía. Tal búsqueda detectivesca – siempre a posteriori – de una señal que explique lo ocurrido, recuerda la actitud de los padres de niños pequeños que han de respetar tabúes alimenticios y emocionales para no transferir rasgos animales a sus hijos. Si el niño, no obstante, manifiesta rasgos típicos de algún animal – sacar la lengua como el venado, sufrir de ronchas en el cuello como la tortuga cabezón, no dormir de noche como la lapa, orinarse encima como el oso pereza, o mostrarse travieso como el mono – los padres, entre peleas, buscan el momento de fisura del tabú cuando uno de ellos sí comió carne de dicho animal provocando en su bebé tal conducta35. Con los sueños de los perros pasa algo similar: en teoría se sabe que el perro reticente a salir tiene más riesgo de caer herido o muerto, pero en la práctica estas señales muchas veces son desoídas en su momento. El perro lo sabía y así lo manifestó, pero su dueño no le entendió. En su comunicación, antes fluida, ahora existen grietas sustanciales que pueden costarle la vida al perro cazador. A diferencia de los runa, que siempre entienden a sus perros por encontrarse en una posición superior en la jerarquía36, los kurripakos parece que no siempre entienden, o bien hacen caso omiso a lo que les transmiten sus perros.

Perros en los otros mundos

  • 37 Para los yine existe todo un piso del universo habitado por perros, Opas, Minna, Different but the (...)
  • 38 Para un análisis detallado de las relaciones entre algunos grupos maipure-arawak y los máwari, Vou (...)
  • 39 Ver Hill, Jonathan D., Made-from-Bone. Trickster Myths, Music, and History from the Amazon, Urbana (...)

23También en los otros mundos viven perros. Según la cosmología de varios pueblos maipure-arawak, el cielo se ubica en un piso superior, en lo alto, pero a la vez suficientemente bajo para que, si uno se acerca, pueda oír la bulla de sus habitantes: perros que ladran, pollos que pían, santos y vírgenes que charlan37. En las aldeas de los animales también viven perros. En mi primera estancia en Mavacal escuché la historia de una joven que se casó con un desconocido y se fue a vivir a su pueblo, con su familia. Lo que no sabía la muchacha era que él no era persona como ella sino un danto. Cuando llegó a su pueblo le llamó la atención que las nalgas de las mujeres eran enormes – porque realmente eran dantas – pero lo primero que vio fue a unos perros ladrando en la orilla. Los dantos, igualito que las personas, tenían perros en su aldea. Los ladridos de perros también se oyen a menudo en las aldeas de los máwari, la gente sin ombligo que vive debajo de los ríos y a quienes mis anfitriones describen siempre como “gente como nosotros”38. Los máwari comparten la sociabilidad humana, viven en pueblos y son dueños de animales, igual que las personas son dueños de sus perros. Su mundo se ubica a unos veinte metros debajo de los ríos y estos son carreteras que llevan a la capital máwari, Temendawí, situada en Brasil. A primera vista Temendawí no se ve, pero en el puerto hay rastros de perros, de gente, de venados y si uno duerme en la playa, tempranito en la mañana podrá escuchar a los perros ladrando por allá, debajo de la tierra.39

  • 40 Kohn, Eduardo, How Forests…p. 137-138
  • 41 Opas, Minna, Different but… p. 195
  • 42 Descola, Philippe, Las lanzas…, p. 146
  • 43 Münzel, Mark, “Common traits of Brazilian Indigenous Religions”, en Schmidt, Bettina y Engler, Ste (...)

24La presencia de los perros, sea física, o bajo la forma de un rastro en la arena o un ladrido que se oye a lo lejos, indica que tanto en el cielo, como en el mundo subacuático o en las aldeas de los animales, habitan seres cuya vida es muy parecida a la de las personas. Tal idea casa con el pensamiento amazónico generalizado según el cual las sociedades humanas y las de los animales o espíritus se rigen por los mismos principios sociales. Pero los habitantes de esos otros mundos tienen puntos de vista distintos a los humanos, así que el perro en sus mundos no es el mismo perro del mundo terrestre. ¿Y cómo es, pues, el perro de los mundos otros? Muchas etnografías amazónicas señalan una clara relación entre el perro y el jaguar, pero con roles intercambiados: en el más allá los jaguares son los perros obedientes de los espíritus40, son pastoreados como perros por sus guardianes41, son los cachorros de los Tsunki, los seres del mundo de las aguas, y ladran como perros42 y, por lo general, en el más allá los jaguares, que alguna vez fueron feroces, pueden ahora percibirse a sí mismos como perros domesticados y temer a los jaguares que en este mundo fueron perros domesticados43.

  • 44 Kohn, Eduardo, How Forests…

25Recordemos ahora el tigre sembrado que se comporta como un perro amansado y sale a recibir a su dueño. Parece que la siembra de tigre revela para el humano la perspectiva propia del jaguar en su mundo, eso es, que se ve a sí mismo como perro amansado. Quizás sea este el propósito de mis anfitriones al sembrar un tigre: convertirse en dueños de perros otros. ¿Y sus propios perros? ¿Se percibirán a sí mismos, en sueños o bajo los efectos de las drogas que se le suministran, como jaguares? ¿No es precisamente este el objetivo de mis anfitriones cuando drogan a sus perros, provocándoles una aparente ceguera temporal tras la cual salen con una nueva mirada, más fuerte y capaz de traspasar la propia perspectiva comprimida en el cuerpo del can? Un punto de vista nuevo que hace que se perciban a sí mismos como jaguares valerosos. Un proceso complejo que involucra todos los elementos de la “ecología-de-sí-mismos”44: humanos, animales y plantas entretejiendo redes de dueñazgo mutuo. Sus esfuerzos compartidos producen un perro capaz de orientarse en el mundo humano a la vez que en el no-humano. Es por ello que el perro, y esto es lo que me gustaría subrayar, es el único ser, aparte del humano, al que se incluye en el mundo de los alucinógenos, reservado normalmente a los chamanes, estos otros seres ambiguos y ambivalentes.

26A modo de final, recordemos la cabeza de jaguar desaparecida por la noche y la intranquilidad que ese suceso provocó en mis anfitriones. ¿Les preocupaba realmente que aquello fuera una prueba de la mezquindad de sus perros? ¿Una prueba de que la enseñanza y la educación a la que someten a sus perros no da buen resultado? Si fuera solo eso, habrían reaccionado con similar impaciencia ante otros casos de robo de partes de animales de presa guardados como trofeos. Robos de lo más comunes, hay que decir. Cráneos de monos o tortugas, dientes o uñas acaban con frecuencia extraviados y mis anfitriones se limitan a regañar a sus perros sin mostrar más interés en averiguar dónde han ido a parar. ¿O más bien querían averiguar si el dueño del jaguar había venido a recuperarla? En tal caso, ¿por qué los perros no habían avisado a sus dueños humanos de su llegada? Cualquier perro, y más si es uno curado, es capaz de percibir la presencia y cercanía de otros seres, provenientes del mundo no-humano (y humano). En la excitación expectante de aquella mañana había algo más. Acaso, y esto no es más que una simple pregunta que dejo aquí a modo de final, ¿pensarían mis anfitriones que sus perros reconocieron en aquella cabeza a un afín?

Haut de page

Notes

1 Noroeste Amazónico de Venezuela, cuenca del Orinoco, río Atabapo, frontera con Colombia

2 Diario de campo. Abril, 2008

3 Comunicación personal, Nelson Yaparé, hombre warekena, 30.04.2008. El material etnográfico y los testimonios reflejados son fruto de una etnografía llevada a cabo entre 2008 y 2010 con grupos maipure-arawak de las etnias kurripako, baniva, baré, warekena y ñengatú del Noroeste Amazónico de Venezuela.

4 También para los achuar “cada perro está dotado de una personalidad individual que puede ser corregida o modificada por el trabajo de la educación”, Descola, Philippe, La selva culta: simbolismo y praxis en la ecología de los achuar, Quito, Abya-Yala, 1996, p. 316.

5 Para el paralelismo entre la formación/educación/fabricación de perros y niños humanos ver Vander Velden, Felipe, Inquietas companhias: sobre os animais de criação entre os Karitiana. 2010. 325 p. Tese (doutorado) - Universidade Estadual de Campinas, Instituto de Filosofia e Ciencias Humanas, Campinas, SP. Disponível em: <http://www.repositorio.unicamp.br/handle/REPOSIP/280030>

6 La cabeza, junto con la sangre derramada en el despiece, pueden servir para la futura reconstrucción del animal, ver Voutova, María, Gente como nosotros. Convivencia e impostura en el Noroeste Amazónico, Tesis inédita de la UCM, Departamento de Historia de América II (Antropología de América), leída el 24-11-2017, [en línea], puesto en línea el 17 de diciembre de 2018. URL: https://eprints.ucm.es/id/eprint/48949/; Karadimas, Dimitri, “Cuerpo de los Dueños, dueños de los cuerpos entre los miraña de la Amazonia colombiana”, en Cuerpos amerindios: arte y cultura de las modificaciones corporales, Bogotá, Banco de la República, 2010, p. 65

7 Según los runa, perros y personas comparten “un ethos humano de comportamiento”. Kohn, Eduardo y Cruzada, Santiago M., “How Dogs Dream... Diez años después”, AIBR Revista de Antropología Iberoamericana, septiembre-diciembre de 2017, vol. 12-3, p. 136

8 Descola, Philippe, Las lanzas del crepúsculo. Relatos jíbaros. Alta Amazonía, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2005, p. 88-90

9 Comunicación personal, Durifá da Silva, hombre ñengatú, 27.04.2010

10 Cabría preguntarse si el perro ve las heces que come como las ven los hombres, es decir, como heces. Para los Chewong cuando un perro come excrementos, cree son plátanos. Descola, Philippe, Beyond Nature and Culture, Chicago, The University of Chicago Press, 2013, p. 23.

11 Kohn, Eduardo, How forests think. Toward an Anthropology beyond the Human, Berkley, Los Angeles, London, University of California Press, 2013, p. 137.

12 Voutova, María, Gente como nosotros... /

13 Kohn, Eduardo y Cruzada, Santiago M., “How Dogs…”, p. 290-291; Descola, Philippe, Las lanzas…, p. 88-90; Surrallés, Alexandre, En el corazón del sentido. Percepción, afectividad y acción en los candoshi (Alta Amazonía), Lima, IFEA/ IWGIA, 2009, p. 72.

14 Los karitiana de Rondônia también “hacen” a sus perros cazadores: Vander Velden, Felipe, “Como se faz um cachorro caçador entre os Karitiana (Rondônia)”, Teoria e Cultura, 11, (2), 2016, p. 25-35. Para los qom un perro mariscador no nace sino se hace: Medrano, Celeste, “Hacer a un perro. Relaciones entre los qom del Gran Chaco argentino y sus compañeros animales de caza”, Anthropos, 2016, 111, p. 117;

15 Descola, Philippe, Las lanzas…, p. 88-90

16 Los qom curan a sus perros para que sean entendidos en cazar, Medrano, Celeste, “Hacer…”, p. 117

17 Los runa “aconsejan” a sus perros y les dan una mezcla de plantas para reforzar su ethos humano, pero muchos no sobreviven a la ingesta, lo que indica la dependencia de los perros en exhibir cualidades humanas para su supervivencia física. “There is no place in Runa society for dogs-as-animals”, afirma Kohn (Kohn, Eduardo, How forests…, p. 137). Los achuar maceran una ralladura de estramonio cuya ingestión provoca un “estado delirante acompañado de efectos alucinatorios” (Descola, Philippe, Las lanzas…, p. 83).

18 Comunicación personal, Rafael Dupa, hombre baniva, 20.04.2010

19 Ver Kohn, Eduardo y Cruzada, Santiago M. “How Dogs…” para transferencia del alma a través de ingestión de órganos animales

20 Numerosos autores registran la “producción de seres humanos” en otros pueblos amazónicos: Viveiros de Castro, Eduardo, “A fabricaçao do corpo na sociedade Xinguana”, Sociedades indígenas e Indigenismo no Brasil, Rio de Janeiro, Marco Zero Ed./UFRJ, 1987; Crocker, Cristopher, “The mirrored self”, Jouf the Royal Anthropological Institute, 1977, vol. 16-2; Taylor, Anne-Christine, “The soul’s body and its states: an Amazonian Perspective on the Nature of Being Human”, Jouf the Royal Anthropological Institute, 1996, vol. 2-2.

21 Comunicación personal, Reymundo González, hombre ñengatú, 10.05.2010

22 El origen mitológico de los remedios sembrados está analizado en detalle en nuestra tesis doctoral, Voutova, María, Gente como nosotros…

23 La cacería, el pescado y la fruta se buscan y encuentran, por oposición a la idea de trabajar que incluye las labores de la casa. Los piro también oponen la cacería y el pescado al trabajo, ver Gow, Peter, Of mixed blood. Kinship and History in Peruvian Amazonia, Oxford, Clarendon Press, 1991.

24 Comunicación personal, Durifá da Silva y Rafael Dupa, 20.04.2010

25 Tigre americano, tigre pintado o jaguar (Panthera onca). En Venezuela vive la sub especie Panthera onca onca, así como el puma (Puma concolor) al que mis anfitriones llaman tigre sin pintas o león. Tigre y jaguar son usados indistintamente en el habla cotidiana.

26 González Saavedra, Luisa, Entre la predación y la docilidad. Padecimiento shawi en la Alta Amazonia, Tesis de la UCM, Departamento de Historia Contemporánea, UCM, 2013.

27 Para el trato diferente que recibe el perro de la casa y el de caza ver Medrano, Celeste, “Hacer a un…”

28 Diario de campo, mayo de 2008

29 Comunicación personal, Durifá da Silva y Rafael Dupa, 20.04.2010

30 Descola, Philippe, Las lanzas…, p. 88-90

31 Comunicación personal, Durifá da Silva, 18.04.2010

32 Comunicación personal, Durifá da Silva, 27.04.2010

33 En su texto de este dossier Fernando Paniagua analiza cómo en situaciones similares los waorani optan por ignorar al perro negándole de esta manera la posibilidad de inferir en el juego de relaciones.

34 Kohn, Eduardo, How Forests…; Kohn, Eduardo y Cruzada, Santiago M., “How Dogs…”

35 Vútova, María, “Cuerpos enfermos, cuerpos humanos. La enfermedad como necesidad entre los arawak del Río Atabapo en el Amazonas venezolano”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En línea], Debates, puesto en línea el 31 marzo 2011, URL: http://journals.openedition.org/nuevomundo/61224, consultado el 10 febrero 2021; Medrano, Celeste, “Hacer a un…”.

36 Kohn, Eduardo y Cruzada, Santiago M., “How Dogs…”.

37 Para los yine existe todo un piso del universo habitado por perros, Opas, Minna, Different but the Same: Negotiation of Personhoods and Christianities in Western Amazonia, PhD dissertation, Deppartment of Comparative Religion, University of Turku, Finland, 2008, p. 174.

38 Para un análisis detallado de las relaciones entre algunos grupos maipure-arawak y los máwari, Voutova, María, Gente como nosotros...

39 Ver Hill, Jonathan D., Made-from-Bone. Trickster Myths, Music, and History from the Amazon, Urbana and Chicago, University of Illinois Press, 2009, p. 142-143

40 Kohn, Eduardo, How Forests…p. 137-138

41 Opas, Minna, Different but… p. 195

42 Descola, Philippe, Las lanzas…, p. 146

43 Münzel, Mark, “Common traits of Brazilian Indigenous Religions”, en Schmidt, Bettina y Engler, Steven (Edits.), Handbook of Contemporary Religions in Brazil, Leiden, Boston, BRILL, 2017, vol. 13, p. 36

44 Kohn, Eduardo, How Forests…

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María Vutova, « Un perro no nace, se hace. Relaciones entre grupos maipure-arawak y sus compañeros de caza »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 24 juin 2021, consulté le 29 septembre 2021. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/85055 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.85055

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search