Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesDébats2021Etnografías de perrosPerros y Humanos: una conjunta co...

2021
Etnografías de perros

Perros y Humanos: una conjunta construcción emocional de la cotidianeidad

Dogs and Humans: a joint emotional construction of everyday life
Pedro Tomé

Résumés

Partiendo de una investigación etnográfica, el artículo plantea la necesidad de establecer un nuevo marco teórico para entender cómo son las relaciones que construyen los seres humanos y los perros en su convivencia. Si bien las condiciones de mercado hacen en ocasiones del perro una mercancía, un objeto de consumo y un marcador de clase, los vínculos afectivos desbordan esas condiciones con efectos en varios planos que trascienden lo individual y se extienden por la ciudad a través de grupos interespecie que caminan juntos por las calles y parques.

Haut de page

Texte intégral

“Desde el punto de vista de la naturaleza no hay criaturas útiles e inútiles. Eso no es más que una estúpida diferenciación que aplican las personas.”

Sobre los huesos de los muertos

O. Tokarczuk

Introducción

  • 1 Tomé, Pedro y Cátedra, María, “Construyendo la ciudad histórica I: posturas y ordenanzas en Évora (...)
  • 2 Según la Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos para Animales de Compañía, había en 2019 (...)
  • 3 Lo que lleva a algunos medios de comunicación a contraponer dicho incremento con el descenso demog (...)

1Las ordenanzas municipales muestran cómo el control del papel que juegan los animales en la ciudad, particularmente los domésticos, es una constante de larga trayectoria histórica1. Sin embargo, en las últimas décadas, a medida que la mayoría de los animales destinados a la producción y consumo de bienes eran expulsados de los cascos urbanos, crecía en el interior de las casas el número de animales vinculados al ocio o la mera compañía2. En este contexto, las transformaciones en los modos de vida urbanos de las últimas décadas han supuesto tanto un incremento del número de animales conviviendo con humanos en el interior de las casas3 como, sobre todo, cambios cualitativos en las relaciones entre humanos y animales no humanos.

  • 4 El distrito Retiro de Madrid tenía el 1 de enero 120.406 habitantes, de los que una quinta parte ( (...)
  • 5 Vid. Tomé, Pedro, “Walking the dog in Madrid during the pandemic”, Anthropology Today, 36-5, 2020, (...)
  • 6 Bauman, Zygmunt, “De peregrino a turista, o una breve historia de la identidad” en Hall, Stuart y (...)
  • 7 Tissot, Sylvie, Des bons voisins. Enquête dans un quartier de la bourgeoisie progressiste, Paris, (...)
  • 8 Según los datos del INE (https://www.ine.es/experimental/atlas/exp_atlas_tab.htm), todas las manza (...)

2Las páginas que siguen se dedican a analizar algunos de los cambios que están teniendo lugar en las relaciones entre humanos y perros. Se extiende, igualmente, a las relaciones que tienen entre sí personas que conviven con perros y a algunos de los efectos sociales que tienen tales relaciones. Lo aquí presentado es parte de una etnografía, todavía en curso, realizada en el barrio de Estrella, en el distrito de Retiro, en la ciudad de Madrid4, aunque haré referencia a otros espacios de la ciudad. La misma se inició en los meses finales de 2019 y ha sufrido alteraciones importantes debido a las restricciones de movilidad derivadas de la pandemia de COVID 195. Su punto de partida son las ingentes conversaciones informales con personas que pasean a sus perros, principalmente en el Parque Roma. Estas interacciones, facilitadas (a veces complicadas) porque yo mismo paseaba con mi perro, operan de acuerdo a lo que Bauman denominó “obsolescencia instantánea”6, se producen de manera casual, no programada, con duración variable, pero en reiteradas ocasiones, y son completadas con individualizadas entrevistas formales con los “propietarios” de los perros. Estos vagabundeos cotidianos permiten constatar cómo la presencia de los perros hace que gentes que, en condiciones habituales no se saludarían, se detienen a charlar o caminan durante un buen rato juntas por el parque acompañando a sus perros, a pesar de que su edad o género difícilmente les invitaría a hacerlo de no estar presentes los canes. Así pues, estos contribuyen a construir las relaciones entre personas en la ciudad y, al hacerlo, construyen la propia ciudad. No obstante, no es posible comprobar si, como hizo Sylvie Tissot en su estudio sobre un barrio de Boston7, si hay algún tipo de correspondencia entre la diversidad de razas caninas que en dicho parque se entremezclan con la posición socioeconómica de sus dueños, debido a que, si bien hay desigualdades económicas dentro del barrio, estas no están excesivamente marcadas ni es usual encontrar por sus calles a personas sin hogar acompañadas de perros.8

  • 9 Desde la publicación en 1960 de “Ojibwa Ontology, Behaviour, and World View”, de Irving Hallowell (...)
  • 10 Ingold, Tim, “From Trust to Domination. An alternative history of human-animal relations”, en Mann (...)
  • 11 Haraway, Donna J., The Companion Species Manifesto: Dogs, People, and Significant Otherness, Chica (...)
  • 12 Mondémé, Chloé, La socialité interspécifique. Une analyse multimodale des interactions homme-chien(...)

3En todo caso, debido a la naturaleza de dichas relaciones, algunas de las categorías tenidas por indiscutibles en el pensamiento occidental surgido de la modernidad asentadas en dualismos (humano-animal/salvaje-doméstico/ etc.) que, en última instancia, operan como derivados de la más básica oposición entre naturaleza y cultura, resultan poco útiles. Dicha insuficiencia ha sido claramente mostrada por las monografías antropológicas que, con sus aportaciones y limitaciones, han revelado la presencia ontologías diferenciadas.9 En ese sentido, para superar la frustración explicativa a la que conducen esas dicotomías, resulta necesaria una nueva narrativa, cuyas características presento en la primera parte del artículo, que, abandonando el antropocentrismo de bíblica raíz, sustituya la reflexión que parte de la existencia de una desconexión entre lo humano y lo natural por otra que no asuma que la racionalidad cartesiana es el único punto de vista posible para juzgar las relaciones de la humanidad con lo natural y que, además, pueda incluir la agencialidad de objetos, entidades o procesos que articulan las redes de acciones en que interactúan humanos y no humanos, tal y como han sugerido autores como Latour o Haraway. En este contexto, la antropología clásica, con sus monografías sobre comunidades en las que “la distinción entre lo humano y lo no humano no marca los límites exteriores del mundo social, en comparación con el de la naturaleza, sino que traza un dominio dentro de él cuyos límites son a la vez permeables y fácil de cruzar” 10 puede contribuir a entender estos vínculos entre hombres y mujeres y animales no humanos al permitir contemplarlos como relaciones entre elementos que participan en un mismo mundo social. A su vez, la idea de Haraway de que, para entender las relaciones de los hombres y mujeres con los perros, hay que atender a la emergencia de las “naturoculturas” partiendo de la impugnación tanto del “reduccionismo biológico” como de la “unicidad cultural”,11 puede aportar un nuevo marco teórico y una epistemología diferente a dicha tarea pues invita a preguntarnos en qué medida humanos y perros somos “especies compañeras”. En este sentido, su propuesta obliga a plantear la cuestión de cómo ambas partes de la relación se constituyen emocionalmente en su cotidiano cara a cara y en qué medida acontece una socialidad interespecífica heredera de complejos procesos de domesticación y de ajustes mutuos12.

Perros, ¿objetos, animales o personas?

  • 13 Haraway, Donna, J. The Companion…, op. cit., p. 5.
  • 14 Un análisis sobre el uso de burdeles para perros en Brasil y sus posibles significaciones es desar (...)
  • 15 Respecto de esta cuestión hay que diferenciar entre sacrificio y eutanasia. Sacrificio se utiliza (...)
  • 16 Brandes, Stanley, “Trans-Species Custody Battles and The Reframing of Kinship Ties”. Disparidades. (...)
  • 17 Tomé, Pedro. “Son como humanos. Aproximación antropológica a las relaciones naturaleza-cultura a t (...)

4Partiendo de que “los perros no son sustitutos de la teoría; no están aquí sólo para pensar. Están aquí para vivir con ellos”13, para comprender las relaciones que las personas que tienen perro establecen con el animal y con otras personas exige, en primera instancia, situar el lenguaje que habitualmente usamos en la significación de los contextos coloquiales en que se utiliza, a sabiendas de que su significado los desborda. Así, cuando hablo de “mi perro” o de personas que pasean con “su” perro, de “propietarios” o “dueños”, no pretendo denotar una posesión en sentido estricto, lo que equivaldría a considerar al perro como un mero objeto, sino que lo utilizo en sentido cotidiano sin expresar una relación unidireccional de apropiación de una vida. Algo similar ocurre con otras expresiones que por comodidad se siguen usando, aunque difícilmente pueda mantenerse la referencia de su significado. Así, por ejemplo, seguimos diciendo “día de perros”, “perra vida” o “vida de perros”, pero son muchos los perros urbanos que tienen una vida que para sí quisieran muchas personas, con comidas regladas, camas confortables, ropa de abrigo a medida, regalos en cada fiesta o asistencia psicológica y aún sexual 14. Por otra parte, aunque también se dice “morir como un perro” o “estar enterrado como un perro”, los más de los perros que viven en las ciudades tienen una “muerte dulce”en clínicas veterinarias, tras de lo cual muchos son llevados a cementerios o crematorios.15 Así, más de 4.000 “animales de compañía” están enterrados en “El último parque”, cementerio existente en Arganda del Rey, cerca de Madrid, cuyas tumbas blancas entre pinares compendian epitafios dolorosos y expresiones de sentimientos junto a fotografías, esculturas o reproducciones esculpidas de los animales. Otros espacios post mortem madrileños, como Everpet, en Collado Villalba, ofrecen, previo estipendio, una huella impresa en arcilla, una joya realizada con el pelo o el ADN del animal no humano finado; por su parte, Handescan, también en Madrid, ofrece un “cementerio virtual” con fotografías que “homenajean” a todos los que han sido alojados post óbito en sus instalaciones. Todo ello para acompañar un doloroso duelo que sufren los humanos por la pérdida de quien les acompañaba y que se acrecienta por la indiferencia o incomprensión de quienes muestran extrañeza ante tanto sufrimiento por la pérdida de un no humano. De hecho, prácticamente todos los entrevistados que han pasado por tal situación, que ha convertido en habituales en Estados Unidos las terapias para pasarlo,16 aseveran que solo quienes lo han sufrido pueden entenderlo. 17 Sobre esta misma cuestión, señala Stanley Brandes que

  • 18 Brandes, Stanley, “The Meaning of American Pet Cemetery Gravestones”, Ethnology 48(2), 2009, p. 99 (...)

“desde la década de 1980, y con una intensidad creciente hasta la actualidad, las lápidas revelan una imagen más completa de los animales que yacen debajo de los monumentos, a veces incluyendo fotografías de los fallecidos, que pueden proporcionar información sustancial. Los fallecidos tienen nombres y apellidos, afiliaciones de parentesco, identidad religiosa y étnica, almas inmortales, e incluso características personales y emocionales que son paralelas a las de los niños humanos (…) [incluyendo] afiliación en comunidades religiosas específicas” 18.

  • 19 Vid. Blanchard, Christophe, Les maîtres expliqués …, op. cit.
  • 20 Haraway, Donna J., When Species Meet, Minneapolis, University of Minnesota Press, 2008. p. 3

5Estos cambios, al sugerir una transformación cualitativa de las relaciones entre humanos y animales no humanos, son indicio de otros que también operan con los entornos ambientales y sociales. Pero, a la vez, ponen de manifiesto cómo pueden estar vinculados a condiciones de mercado que median y a veces las conducen19, introduciéndolas en el marco de una economía política de los sentimientos. Tal inserción legitima la pregunta de “¿a quién y qué toco cuando toco a mi perro?”20. O dicho de otro modos, si ese perro al que acariciamos es “un quién”, una persona, o “un qué”, un objeto. O ni lo uno ni lo otro. O las dos cosas.

  • 21 Haraway, Donna J., When Species, …, op. cit. p. 18

6Para responderla, Haraway sugiere la necesidad de prescindir de marcos que propicien relaciones jerárquicas que establecen la primacía sobre un Otro construido considerado inferior pues “el lazo discursivo entre los colonizados, los esclavizados, los no ciudadanos y los animales - todos reducidos a un tipo, lo diferente del hombre racional, todos esenciales para su brillante constitución- está en el corazón del racismo y florece, letalmente, en las entrañas de humanismo.”21 Frente a ello, cree que hay que insertar los lazos que genera la convivencia con los perros en un proceso de antropomorfización que les otorga “rostro humano” y que, simultáneamente, descubre y atribuye rasgos caninos a otros seres humanos que conviven con ellos. Algo que hace de unos y otros una entidad difícilmente disociable. Como decía el “extranjero” de Camus, Mersaul, de sus vecinos:

  • 22 Camus, Albert, El extranjero. Madrid: Alianza, 1982, 13ª ed., p. 34.

“El podenco tiene una enfermedad de la piel, sarna, creo, que le hace perder casi todo el pelo y que lo cubre de placas y costras oscuras. A fuerza de vivir con él, solos los dos en una pequeña habitación, el viejo Salamano ha llegado a parecérsele. Tiene costras rojizas en la cara y el pelo amarillo y escaso. El perro, en cambio, ha tomado de su amo una especie de aire encorvado con el hocico hacia adelante y el cuello estirado. Parecen de la misma raza y, sin embargo, se detestan.”22

  • 23 Tsing, Anna, “Unruly Edges: Mushrooms as Companion Species for Donna Haraway”, Environmental Human (...)
  • 24 Haraway, Donna J., When Species …, op. cit. p. 42.
  • 25 Haraway, Donna J., When Species …, op. cit. p. 16

7Al orillar la jerarquización inherente a esa metafísica cartesiana y entender estas relaciones desde un “estar con”, es posible comprender que “la naturaleza humana es una relación entre especies”23, pues “estamos en un nudo de especies que se dan forma unas a otras en capas de compleja reciprocidad hasta abajo. La respuesta y el respeto son posibles solo en esos nudos, con animales y personas reales mirándose los uno a los otros, involucrados en la confusión de sus historias.”24 Esta consideración del ser humano y del conjunto de los animales no humanos como insertos en una red interespecies permite eludir tanto el antropocentrismo como el excepcionalismo teleológico que subordina la existencia de todos los seres vivos al éxito del ser humano como especie. Igualmente, permite situar la noción de “especies compañeras” como un “un indicador de un incesante ‘devenir-con’”25 y como insoslayable elemento constitutivo de esa relación, por asimétrica que esta sea.

8Esta reescritura de los anudamientos que acontecen en las relaciones entre mujeres y hombres y perros con los que conviven, exige no olvidar la existencia de un largo proceso de “domesticación” cuyo objetivo histórico ha sido subordinar cualquier acción instintiva del perro a la orden emanada de la voz humana. Es decir, más que al “estado del animal”, la domesticación ha venido referida a una

  • 26 Digard, Jean-Pierre, “Animales domésticos”, en Bonté, Pierre e Izard, Michel (Eds.), Diccionario A (...)

“acción del hombre sobre el animal, que se ejerce permanentemente, poniendo en juego, en el marco de sociedades concretas, estructuras sociales, culturales e ideológicas tanto como técnicas, funcionalmente dependientes unas de otras y manteniendo entre ellas, lo mismo que con los elementos del sistema más general en el que se insertan, lazos de compatibilidad”26.

  • 27 Stépanoff, Charles, y Vigne, Jean-Denis, “ Introduction” en Stépanoff, Charles, y Vigne, Jean-Deni (...)

9Frente a esta visión, Stépanoff y Vigne27 relatan cómo numerosos autores ven la domesticación como un cambio radical de actitud hacia el medio ambiente, una apropiación de los seres vivos cuyo resultado son la dominación, la esclavitud y la actual crisis ecológica global. Desde este punto de vista, la domesticación habría tenido claros efectos negativos porque estableció un insalvable hiato entre los seres humanos y la naturaleza mediante una “guerra” contra lo salvaje que, en última instancia, dicen citando al filósofo Dominique Lestel, se concreta en el uso y abuso de animales domésticos como “imágenes arquetípicas de un fracaso moral y ambiental irredimible.” Por ello, habría facilitado

  • 28 Haraway, Donna J., When Species…, op. cit., p. 206.

“atrocidades como el complejo industrial cárnico de la agricultura industrial transnacional y las frivolidades de los animales de compañía como accesorios de moda complacientes, pero no gratuitos en una cultura de la ilimitada mercancía. O, si no son accesorios de moda, las mascotas son tomadas como máquinas vivas destinadas a producir amor incondicional - esclavos afectivos, en resumen. Un ser se convierte en un medio para los propósitos del otro, y el humano asume los derechos en el instrumento que el animal nunca tiene en "él" mismo. Uno puede ser alguien sólo si alguien más es algo. Ser animal es exactamente no ser humano y viceversa.” 28

¿Familias interespecie?

  • 29 Blouin, David, “Are Dogs Children, Companions, or Just Animals? Understanding Variations in People (...)
  • 30 Fox, Rebekak y Gee, Nancy R., “Great expectations: changing social, spatial and emotional understa (...)
  • 31 Despret, Vinciane, “The Body We Care For: Figures of Anthropo-zoo-genesis”, Body and Society, 10 ( (...)
  • 32 Haraway, Donna J., When Species…, op. cit., p. 207.
  • 33 Power, Emma, “Furry families: making a human–dog family through home”, Social and Cultural Geograp (...)

10David Blouin29, atendiendo a cómo quienes conviven con perros definen sus relaciones con ellos, sus posiciones sobre la defensa de los animales y sobre la forma correcta de tratarlos, ha señalado la coexistencia de tres tipos de construcciones sociales de los animales, de “lógicas culturales”, que orientan los comportamientos humanos hacia los perros: una dominionística, caracterizada por la ausencia de valoración de sus “mascotas” a las que se considerada sustantivamente inferiores a los humanos; otra humanística, que atiende a los beneficios afectivos y hace semejantes a humanos y animales no humanos; y, por último, una proteccionista que descubre en los animales con quien se convive a seres vivos con intereses propios que optan por convertirse en compañeros. Es esta última la que, frente al histórico y dominante modelo domesticador, subyugador, permite hablar de la posibilidad de nuevo “paradigma de compañía responsable que refleja las tendencias hacia la diversificación en la sociedad humana”,30 que promoviendo una socialidad multiespecie más armónica, favorece una “práctica antropo-zoo-genética”.31 En la misma, “animales y personas se ponen a disposición, se sintonizan entre sí, de manera que ambas partes se vuelven más interesantes, más abiertas a las sorpresas, más inteligentes, más “educadas”, más ingeniosas”32. Y, en no pocas ocasiones, hacen que esa relación devenga familia interespecie o transespecie. O, simplemente, “familia más-que-humana”33.

  • 34 Afirma Sarah Jeannin que “los propietarios se adaptan a las habilidades cognitivas y lingüísticas (...)
  • 35 Brandes, Stanley, “Trans-Species Custody….”, op. cit.

11Esta consideración permite sugerir que, aunque no de manera explícita, el cuestionamiento del modelo tradicional de familia ha podido tener en la convivencia entre seres humanos y perros (o gatos) un primer peldaño. Porque, si hay algo de lo que no dudan quienes conviven con perros, con independencia del tipo concreto de familia que conforman, es que son miembros de la misma. Ciertamente resulta imposible aplicar la distinción entre consanguineidad y afinidad e, igualmente, es difícil situarlo en una posición concreta dentro de un gráfico que muestre la clásica estructura de parentesco. En todo caso, no resulta extraño que quienes conviven con él lo llamen, por ejemplo, “hijo”, tratándolo como tal hablándole con el mismo tono que a un niño con palabras cariñosas y diminutivos34. Esto, a pesar, de no ser hermano de sus hijos humanos. Incluso, puede “extenderse más allá de la familia nuclear”35 haciendo que algunos de estos animales no humanos sean tenidos por sobrinos.

  • 36 Owens, Nicole y Grauerholz, Liz. “Interspecies Parenting: How Pet Parents Construct Their Roles”, (...)
  • 37 Owens, Nicole y Grauerholz, Liz. “Interspecies Parenting…” op. cit., También Blanchard, Les maître (...)
  • 38 Power, Emma, “Furry families …” op. cit., En un sentido diferente, Blanchard (Les maîtres expliqué (...)
  • 39 Citado en Owens, Nicole y Grauerholz, Liz. “Interspecies Parenting…” op. cit., p. 20.

12Por otra parte, la forma de la familia a la que los animales no humanos se incorporan puede condicionar el trato que reciben. Por ejemplo, en las familias en que hay hijos pequeños, los padres tienden a enfatizar que el cuidado y la educación que dan a sus hijos no es el mismo que otorgan a los perros con los que conviven. Sin embargo, cuando, con los hijos ya crecidos hablan retrospectivamente de esa crianza, tal énfasis se desvanece36. Es más, una vez pasado el tiempo, dicen dichas autoras, los padres resaltan la similitud entre el cuidado y la educación que dieron a sus perros y a sus hijos, señalando en no pocas ocasiones que la de los primeros fue más gratificante. En ese sentido, la crianza de perros puede estar constituyendo una vía hacia la paternidad37. De hecho, la referencia a los perros como “niños peludos”38, enfatiza justamente la labor del cuidado e indica que la educación de animales no humanos es “una estrategia más disponible para que las personas participen en la crianza de los hijos o como Shir-Vertesh sugiere ‘amar y sentirse amado, sin las dificultades asociadas a tener un hijo’”39.

  • 40 Power, Emma, “Furry families …” op. cit., p. 543.

13A pesar de los desórdenes que puede haber en el seno de la familia interespecie – que incluyen llamar involuntariamente al perro por el nombre del hijo o a éste por el de aquel, o tratarlo como si fuera hijo único en presencia de los “hijos carnales”, da la impresión de que los perros conocen perfectamente cuál es el lugar que les corresponde dentro del grupo familiar. Lugar que, por cierto, no necesariamente es el último en una hipotética jerarquía de poder. Claro está que algunas de las familias constituidas por perros y humanos pueden llegarse a reconfigurarse – y autoconceptuarse – como “manada” con reglas que ayudan a padres, niños y perros a comprender cuál es su rol en la estructura familiar40. Sin embargo, por mucho que esta idea sea reiterada en reportajes periodísticos y documentales televisivos, más bien parece el intento de proyectar una determinada concepción de la familia humana en la naturaleza. Proyección de lo cultural en lo natural que, en este caso, supone una consideración peyorativa del perro que es definido exclusivamente por su “animalidad esencial” frente a quienes conviven con ellos. Pero, como me indicaba un recientemente jubilado en el madrileño Parque Roma, “¡Eso de las manadas está bien para la televisión! Pero, es una bobá (sic). Ellos saben cuál es su lugar en casa y nada más”.

  • 41 Esta es una apreciación de abogados consultados y de defensores de los derechos animales, pero no (...)
  • 42 Brandes, Stanley, “Trans-Species Custody…”, op. cit.
  • 43 Brandes, Stanley, “Trans-Species Custody….”, op. cit.
  • 44 A título de ejemplo, puede citarse la sentencia emitida el 27 de mayo de 2019 por el Juzgado de Pr (...)

14La condición de miembro de la familia que tienen los canes se pone a prueba cuando un divorcio lleva a que los tribunales de justicia dictaminen sobre su “custodia”. La mera existencia de estos juicios, cada vez más numerosos41, refuerza el status que los perros tienen “como miembros de pleno derecho de la familia”42. Estos problemas legales, “costosos, [que] requieren mucho tiempo y, según todos los indicios, agotan emocionalmente”43, suelen enfrentar dos concepciones diferentes de los perros. Por una parte, los litigantes que los contemplan como parte de la familia y que disputan por ver “quién quiere más” a un ser vivo. Por otra, una consideración legal de los mismos que, atendiendo a la legislación vigente en España, los contempla como objetos, bienes privativos sobre los que se ejerce algún tipo de propiedad o derecho. Un difícil equilibrio que es sorteado, en ocasiones, por los jueces recurriendo precisamente a analogías con el derecho familiar.44

15De algún modo, el legislativo español ha sido consciente de la falta de adecuación de las normas a la actual realidad social. Por ello, el Congreso de los Diputados discutió en febrero de 2017 una proposición no de ley, registrada en octubre de 2016, para “la modificación del régimen jurídico de los animales de compañía en el código civil” con la que se quería instar al gobierno a promover

  • 45 Boletín Oficial de las Cortes Generales. Congreso de los Diputados. XII Legislatura. Serie D: Gene (...)

“las reformas legales necesarias para crear una categoría especial en el Código Civil que ubique a los animales de compañía fuera de la masa patrimonial a todos los efectos legales, de forma que resulten inembargables, absolutamente indivisibles en situaciones de comunidad, e intransferibles en negocios onerosos. Y, en consecuencia, que se reconozca la naturaleza extrapatrimonial de los animales de compañía”45.

16La propuesta presentada por un grupo político recogiendo parte de una Iniciativa Legislativa Popular impulsada por el Observatorio Justicia y Defensa Animal que avalaron más de 240.000 personas, pretendía, según la exposición de motivos, acabar con la concepción de una “norma originaria, del siglo XIX” y cambiarla para “dar una categoría especial a los animales de compañía que tantos ciudadanos reconocen como auténticos amigos y avanzar hacia la protección y el bienestar de nuestros animales de compañía”. Finalmente, la proposición, incluyendo una enmienda transaccional asumida por todos los grupos de la cámara que incluía la solicitud de que los animales fueran definidos como “seres vivos dotados de sensibilidad”, obtuvo la unanimidad de los asistentes (342 votos a favor y ninguno en contra). No obstante, esta unanimidad fue cuestionada por los dirigentes del extraparlamentario Partido Animalista (PACMA) que la consideraron “insuficiente” porque “sería fundamental conceder a los animales la condición legal de sujetos de derecho, en lugar de algo tan indefinido como no-cosas (fuera de la masa patrimonial), lo que supone a efectos prácticos seguir siendo considerados objeto de derecho, bienes, o propiedades”46. En todo caso, la legislatura concluyó en 2019 sin que se hubiera implementado ningún cambio de los solicitados47.

Poder y mercado

  • 48 No entro aquí a discutir los fundamentos, aportaciones, limitaciones y críticas relacionadas con l (...)
  • 49 Fox, Rebekak y Gee, Nancy R., “Great expectations…” op. cit., p. 52.
  • 50 Parte de las normas que se aplican hoy día sobre los perros son una sofisticación de la normativa (...)
  • 51 Estebanez, Jean, “Les animaux et la ville: Une histoire sociale, politique et affective à poursuiv (...)
  • 52 Zuboff, Shoshana, La era del capitalismo de la vigilancia, Paidós: Barcelona, 2020. Por su parte, (...)

17Estas discusiones muestran cómo, más allá de intentos bienintencionados, la idea de que los animales con los que convivimos son propiedades resulta muy difícil de remover48. Sin embargo, la atribución de propiedad, que equipara al perro con un objeto inanimado, sigue confundiendo convivencia con domesticación y domesticación con dominación. Estas confusiones respecto de la ontología del perro no son una cuestión meramente teórica pues se traducen en paradojas y contradicciones. Por ejemplo, si bien las normas lo consideran un “qué”, un objeto, aunque “dotado de sensibilidad”, obligan a que tenga una “identificación personal” que, más sofisticada que los carnets de identidad que llevamos los humanos, le es introducida en forma de microchip bajo la piel. Así, so pretexto de un control sanitario, está bajo permanente vigilancia, y, además, lo transforma en una mercancía pues el microchip obligatorio en los perros tiene por objeto definirlo como una propiedad individual49. Algo que vendría reforzado por la sanción pecuniaria a los “dueños” que incumplan unas normas que se fundan en la extensión de una disciplina urbanística que, desde finales del siglo XIX, hace converger lo social y lo biológico en una específica biopolítica50. En la misma, las ordenanzas municipales, a través del higienismo51, establecen una normalización de comportamientos que garantizan que se logren los objetivos (políticos y económicos) que el neoliberalismo persigue. En este contexto, la conversión en mercancía tanto de nuestro comportamiento como el de las especies compañeras con que habitamos, puede vincularse tanto al control del espacio público a través de su paulatina privatización como a la extensión del capitalismo de la vigilancia52.

  • 53 Haraway, Donna J., When Species…, op. cit., p. 206.
  • 54 Este argumento es deudor del análisis sobre el consumo de café de Roseberry, William, “The Rise of (...)
  • 55 Blanchard (Les maîtres expliqués, cit.) sugiere que algunos alimentos para perros se formulan imit (...)

18La inclusión de los perros dentro de la lógica económica capitalista permite utilizarlos “como accesorios de moda complacientes, pero no gratuitos en una cultura de la ilimitada mercancía.”53 Por lo mismo, pueden ser usados como marcadores de clase o estatus que, al propiciar un reconocimiento social, son un nítido ejemplo de lo que Bourdieu denominara capital simbólico. Si bien esto no es constable, como indiqué más atrás, en el barrio de Estrella, resulta notorio en otros lugares de Madrid que he utilizado como contraste. Así, claro indicio, por ejemplo, de la gentrificación de barrios como Malasaña, en Madrid, es la presencia de una pastelería (“repostería”) para perros, a la que acuden acompañados de sus galgos los nuevos vecinos. Por lo mismo, en una de las áreas de Madrid que concentran el comercio del lujo, junto a la calle Goya, en el barrio de Salamanca, se encuentran tiendas como “Luxury Pets”, donde además de adquirir complementos variados para las “mascotas”, estas pueden disfrutar de un Spa canino. No muy lejos, por cierto, de donde se encuentra “Mascoboutique”, con similares productos para un “público” parecido. Negocios, por lo demás, globales, que pueden hallarse en las áreas favorecidas de casi todas las grandes ciudades del mundo y que hablan de una industria del lujo en la que los perros son un accesorio más para lograr ese reconocimiento social que sus dueños buscan. Además, la consideración de los perros como mercancías se realiza dentro de una lógica que busca hacer de ellos una naturaleza artificialmente producida por la tecnociencia de un mundo postnatural. Así lo refleja el mercado de “razas de moda” que depende de las “tendencias culturales” que impone el mercado tanto mediante series televisivas y películas como, sobre todo, generando “perros de diseño” que son “creados” en laboratorio mediante transformaciones genéticas – naturales o no tanto –, con el único objetivo de que sus dueños puedan exhibirse con ellos. Con ello, estos canidos dejan de ser considerados seres vivos para pasar a ser objetos, “accesorios” o “complementos” cuya mera existencia tiene que ver con una asimetría que los sitúa dentro de una lógica de subordinación que los hace dependientes absolutos de su “dueño” y que manifiesta la compleja intersección entre clase y consumo. Si en otros contextos históricos y espaciales, el perro fue un instrumento de trabajo en manos de los trabajadores, estos “perros de lujo”, suponen una inversión simbólica de las mismas fuerzas económicas y políticas a través de las cuales quienes lo usan llegaron a existir como clase.54 A la vez, este consumo, gracias a las industrias culturales, en el sentido explicitado por la Escuela de Frankfurt, se extiende a otros segmentos de la población y convierte a los perros en parte de un lucrativo negocio que se amplía con múltiples ramificaciones parte de las cuales se subordinan a otros mercados. No extraña, pues, que la misma empresa que produce chicles Orbit o chocolates M&M’s produzca también Whiskas, Pedigree o Royal Canin; o que la conocida Nestlé que vende millones de chocolates, aguas, cafés, cereales, etc., sea propietaria de Purina o Dog Chow, entre otras marcas55, o que Bayern tenga en su catálogo varios productos para evitar que los “animales de compañía” trasmitan enfermedades.

19A pesar de la inserción de los perros en los mercados globales, la afectividad, que, las más de las veces, depende del comportamiento del can, se convierte en elemento fundamental de la convivencia. Para quienes lo tienen por especie compañera, dicha conducta se liga al carácter de paciente moral que tiene el perro, es decir, sujeto que puede verse afectado por nuestros actos en unas relaciones condicionadas por los mutuos cuidados. Sin embargo, resulta muy diferente para quienes asumen un modelo ético antropocéntrico. En tales ocasiones, lo usual es que se considere que el perro se porta bien cuando muestra una “gran inteligencia”, es decir, cuando subordina su instinto animal al cumplimiento de una orden. Desde esta perspectiva platónica, bondad, inteligencia y obediencia serían prácticamente términos intercambiables: el perro inteligente y bueno pareciera ser aquel que obedece con mayor prontitud, como reiteran las listas comerciales de las razas que se “deben” comprar. Estas listas son recurso frecuentado por quienes, competitivamente, intentan confirmar la incuestionable idea de que “su” perro es el más inteligente, bueno, obediente o todo aquello que se condensa en la coloquial expresión de “mi perro es el más listo”.

  • 56 Fox, Rebekak y Gee, Nancy R., “Great expectations…” op. cit., p. 52.
  • 57 Quizá eso explique que uno de los productos alimenticios para perros más demandados en los superme (...)
  • 58 Fox, Rebekak y Gee, Nancy R., “Changing conceptions of care”, Society and Animals, 24, 2016, p. 10 (...)
  • 59 Fox, Rebekak y Gee, Nancy R., “Great expectations…” op. cit.
  • 60 Según el presidente de la Federación Europea de Veterinarios (FEV), “Las familias cuidan de sus pe (...)
  • 61 Fletcher, Thomas y Platt, Louise, “(Just) a walk with the dog? Animal geographies and negotiating (...)
  • 62 Fletcher, Thomas y Platt, Louise, “(Just) a walk …” op. cit., p. 224.

20Por otra parte, cabe señalar que “la comercialización de la industria del cuidado de mascotas ha generado grandes avances en nutrición y medicina animal y ha cambiado las expectativas de ‘amor’ y ‘cuidado’ apropiado para la especie compañera”56. Esto implica que los “dueños responsables” deben brindarles no sólo afecto, sino también atención médica preventiva como vacunas, dietas específicamente diseñadas, accesorios de baño o juego, etc. En definitiva, todo aquello que se entiende que pueda mejorar su vida y proporcionarle bienestar57. Como dice el “propietario” de un podenco en el Parque Roma de Madrid, “que, yo sea el dueño, no quiere decir que sea mío, porque los perros no son de nadie. Quiere decir solo, que yo tengo que ocuparme de que esté bien atendido, de que no le falten sus paseos, su comida, su cartilla [de vacunaciones], sus caricias... El resto, son solo papeles”. Según Fox y Gee58, establecer el foco de la relación entre hombres y mujeres y los perros con quien conviven en el bienestar conjunto de todos ellos, habla de la existencia de nuevos modelos de compañía responsable que tienen que ver básicamente con el cuidado. Ahora bien, dicho cuidado puede desarrollarse por múltiples vías. Por ejemplo, lleva a algunas personas a cuestionar tanto la comercialización como la medicalización de los perros y la búsqueda de alimentos y tratamientos alternativos59. O a oponerse a que se vacunen60. A su vez, para otras, el paseo cotidiano tiene que ver con la búsqueda de ese bienestar conjunto. De hecho, algunas personas “tienen un fuerte sentido de obligación para garantizar que se mantengan en forma y saludables” a la vez que creen que sus perros se divierten y ellos se comportan de modo más parecidos a los perros61. Pero, sobre todo, ese caminar juntos de los hombres y mujeres con sus perros revela “que los humanos pasean a sus perros en gran parte porque sienten un vínculo emocional profundamente arraigado con ellos” y contribuye a dar sentido a sus relaciones62.

Nuevas socializaciones, nuevas ciudades

  • 63 No me refiero aquí a las mismas pues es objeto de otro texto actualmente en prensa.

21Desde un ángulo diferente, pero complementario, ese caminar juntos de los hombres y mujeres con sus perros habla también de nuevos modelos de socialización. Asi, las numerosas las personas mayores que se obligan a salir a pasear dos o más veces al día con “sus” perros, suelen encontrarse con otras personas como ellas haciendo lo mismo. Si inicialmente se trataba de coincidencias, con el paso del tiempo son encuentros buscados y relativamente programados. Esto hace que progresivamente se vayan ampliando círculos de relación – que, de paso, obligan a prestarse más autoatención y cuidado – y, a la vez, se generen nuevas socializaciones que, en el caso del Parque Roma, son transversales al género y a la edad. Por ejemplo, en dicho parque, unas mujeres mayores crearon hace algunos años un “grupo de Whatsapp”, actualmente conformado por unas treinta personas, hombres y mujeres, para coincidir en los horarios de salidas al parque, “hacerse compañía” y “tener con quien charlar”. Así, estos espacios se convierten, perro mediante, en lugares en que, gracias a la sociabilidad y ayuda, se fraguan nuevas relaciones sociales con efectos colectivos al propiciar redes informales de ayuda mutua que si inicialmente se destinaba al cuidado conjunto de los perros se extiende paulatinamente a otros ámbitos de la cotidianeidad63. Además, como quiera que ese caminar diario de grupos interespecie, amplía paulatinamente los espacios públicos que se recorren y atraviesan (“te acompaño”), algunas personas reasumen su papel de agentes sociales reclamando mejoras en aceras, calles y parques que, de no ser por estos paseos, no hubieran conocido. Simultáneamente, la visita diaria al parque supone ocupar un espacio público – reivindicándolo con su presencia –, lo que obliga a la administración a extremar su cuidado.

  • 64 Fox, Rebekak y Gee, Nancy R., “Great expectations…” op. cit, p. 52., p. 47.

22A pesar de esta percepción claramente favorable, no puede obviarse que la convivencia entre personas que comparten su vida con perros y otras que no lo hacen, genera tensiones de diferente índole. Algunas, incluso, en relación con la ocupación de espacios. De hecho, se ha hecho frecuente que en esos mismos parques se creen espacios exclusivos o reservados para los perros, como “el ruedo”, como coloquialmente denominan los usuarios al del parque Roma. Son lugares en que los perros pueden estar sueltos a cualquier hora del día. Pero sueltos y libres no es lo mismo, porque son espacios segregados y muchas veces pequeños y, al limitar la movilidad de los perros, altera la convivencia que tienen con otros semejantes mostrándose, a veces, más nerviosos o agresivos con otros animales o con personas desconocidas. Reducen, en todo caso, el riesgo y la ansiedad de quienes no conviven con ellos o los temen64.

  • 65 Guerrand, Roger-Henri, Las letrinas. Historia de la higiene urbana, Valencia, Edicions Alfons El M (...)

23Por otra parte, esa labor de “catalizador social”, o facilitador de relaciones sociales, puede expresarse en sentido contrario. Es decir, los perros también pueden ser cortocircuitadores sociales al impedir relaciones entre humanos por razones variadas que van desde el miedo o el rechazo al perro a la alergia médica. También surgen problemas por la presencia de “perros potencialmente peligrosos”, por nombrarlos con el problemático epíteto que la legislación ha construido, sin correa, por los ladridos extemporáneos y, sobre todo, por la suciedad de las calles. En este sentido, si en su día el control de los vertidos durante el siglo XIX se ligó a la revolución urbanística65, no parece desmedido sugerir que parte de las discusiones sobre los excrementos caninos tienen que ver justamente con la transición hacia un nuevo modelo de urbanismo y urbanidad.

  • 66 Salonen, Milla; Sulkama, Sini; Mikkola, Salla; Puurunen, Jenni; Hakanen, Emma; Tiira, Katriina; Ar (...)

24En todo caso, a pesar de estas tensiones y conflictos sociales, la mera incorporación de un perro en un hogar afecta a la familia, en su tamaño y composición, pero también a todos los que con él conviven, al barrio entero y, por extensión, a la ciudad en que habitan y en la que transitan (atados) como “ciudadanos”, lo que los hace seres políticos. Por tal motivo, más allá de los estereotipos y del escepticismo, el tipo de relaciones que hombres y mujeres están desarrollando con los perros con quien conviven nos están alertando de la existencia de un cambio cualitativo tanto en nuestros estilos de vida como en cómo somos. Las especies compañeras van evolucionando a la par, transformándose unas a las otras y viceversa. Estos cambios tienen su incidencia en todos los aspectos de la vida. Más allá de los positivos efectos sobre numerosos ámbitos de la salud que provocan los perros en quien con ellos conviven, estos animales ayudan a los humanos a descubrir un tipo nuevo de sentimiento. O, al menos, eso dicen numerosas personas que insisten en que el afecto es cualitativamente diferente del que se siente por las personas más cercanas y queridas. Es un sentimiento específico, indefinible, insisten, que, en realidad, nos hace más humanos. O, tal vez, más animales. Por su parte, los perros, además de poder acudir a un psicólogo o convertirse en terapeuta de quien vive con ellos, empiezan a compartir “enfermedades culturales”, como “estrés crónico” derivado de la comorbilidad que provocan los ruidos – particularmente fuegos artificiales –, el miedo a extraños y la ansiedad por la continua separación de quien con ellos vive66. Igualmente, algunos perros que, con buena calefacción, aire acondicionado, cama mullida y comida, el respectivo calendario de vacunas y cariño, viven ahora 15 o 18 años, sufren enfermedades ligadas a la edad antes desconocidas entre perros. Algo que supone de facto una transformación biológica inusitada culturalmente inducida. Pero, sobre todo, más allá de lo biológico, perros y hombres y mujeres, se hacen compañía y, al cuidarse mutuamente, reducen indicios de una soledad que es sustituida por afecto. Como repiten muchas de las personas que con ellos conviven, un perro es un “don”. Y lo es por su carácter de persona. Es un quién que el mercado, como a las personas, quiere convertir en un permanente qué.

Haut de page

Notes

1 Tomé, Pedro y Cátedra, María, “Construyendo la ciudad histórica I: posturas y ordenanzas en Évora y Ávila en la primera mitad del siglo XIX”, en Pazos, Álvaro y Suárez-Navaz, Liliana (Eds.), Lugares y formas de lo político. Textos en homenaje a Enrique Luque, Madrid: Ediciones Universidad Autónoma de Madrid, 2109, p. 49-79.

2 Según la Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos para Animales de Compañía, había en 2019 en los hogares europeos 106.424.000 gatos, 77.410.000 perros, 51.868.000 pájaros, 28.565.000 pequeños mamíferos, 15.540.000 peces y 9.424.000 reptiles. En el caso de los domicilios españoles había en la misma fecha 8.619.298 peces, 6.991.027 pájaros, 6.733.097 perros, 3.795.139 gatos, 1.489.827 pequeños mamíferos y 1.240.570 reptiles. Fuente: https://www.anfaac.org/datos-sectoriales/

3 Lo que lleva a algunos medios de comunicación a contraponer dicho incremento con el descenso demográfico humano. Vid., a título de ejemplo, “Una ciudad de perros: en Madrid hay el doble de canes que de niños menores de 5 años”, https://www.abc.es/espana/madrid/abci-ciudad-perros-madrid-doble-canes-ninos-menores-5-anos-201803130053_noticia.html, “Asturias: El censo de perros se dispara a 163.600 canes y supera ya al de bebés, niños y adolescentes”, https://www.elcomercio.es/asturias/censo-perros-dispara-asturias-ninos-evolucion-20190218013911-ntvo.html; “Más perros que menores de 15 años”, https://elpais.com/politica/2019/05/16/actualidad/1558033959_289970.html; “En Cádiz ya hay más perros que personas menores de 20 años”, https://www.diariodecadiz.es/cadiz/perros-gaditanos-menores_0_1363963808.html; “La sangría demográfica: España tiene más hogares con perros que con niños”, https://www.elcorreo.com/sociedad/sangria-demografica-espana-viven-mas-perros-que-ninos-menores-de-14-anos-20210722114232-ntrc.html?ref=https%3A%2F%2Fwww.elcorreo.com%2Fsociedad%2Fsangria-demografica-espana-viven-mas-perros-que-ninos-menores-de-14-anos-20210722114232-ntrc.html; etc.

4 El distrito Retiro de Madrid tenía el 1 de enero 120.406 habitantes, de los que una quinta parte (23.354) vivían en el barrio de Estrella (Fuente: Ayuntamiento de Madrid: https://www.madrid.es/portales/munimadrid/es/Inicio/El-Ayuntamiento/Estadistica/Distritos-en-cifras/Distritos-en-cifras-Informacion-de-Barrios-/?vgnextfmt=default&vgnextoid=0e9bcc2419cdd410VgnVCM2000000c205a0aRCRD&vgnextchannel=27002d05cb71b310VgnVCM1000000b205a0aRCRD). El censo municipal de animales no desagrega los datos por barrios, pero sí por distritos, lo que nos permite saber que, al haber en la misma fecha en el distrito de Retiro 7890 perros, habría uno por cada 15 personas (Fuente: (https://datos.madrid.es/portal/site/egob/menuitem.c05c1f754a33a9fbe4b2e4b284f1a5a0/?vgnextoid=3e573d68ae8a6410VgnVCM1000000b205a0aRCRD&vgnextchannel=374512b9ace9f310VgnVCM100000171f5a0aRCRD&vgnextfmt=default#).

5 Vid. Tomé, Pedro, “Walking the dog in Madrid during the pandemic”, Anthropology Today, 36-5, 2020, p. 24-25, https://doi.org/10.1111/1467-8322.12607

6 Bauman, Zygmunt, “De peregrino a turista, o una breve historia de la identidad” en Hall, Stuart y du Gay, Paul (eds.), Cuestiones de identidad cultural, Buenos Aires: Amorrortu, 2003, p. 40-68.

7 Tissot, Sylvie, Des bons voisins. Enquête dans un quartier de la bourgeoisie progressiste, Paris, Raisons d’Agir, 2011.

8 Según los datos del INE (https://www.ine.es/experimental/atlas/exp_atlas_tab.htm), todas las manzanas del Barrio de Estrella se encuentran dentro de un mismo rango de ingresos tributados en las declaraciones de IRPF de 2016. Vid. “¿De qué viven tus vecinos? Los datos de renta por fuente de ingresos, calle a calle”, (https://www.eldiario.es/economia/mapa-dinero-vecinos-ingresos-calle_1_1294391.html).

9 Desde la publicación en 1960 de “Ojibwa Ontology, Behaviour, and World View”, de Irving Hallowell (en Diamond, Stanley (ed.), Culture in history: Essays in honour of Paul Radin, Nueva York: Columbia University Press, p. 19-52) y, particularmente, tras la aparición en 1992 de From the Enemy ́s Point of View. Humanity and Divinity in an Amazonian Society, de E. Viveiros de Castro (Chicago, The University of Chicago Press) y “Societies of Nature and the Nature of Society”, de Ph. Descola (en Adam Kuper (ed.), Conceptualizing Society: Londres: Routledge, p. 107–26), numerosas etnografías han promovido un giro o apertura a lo ontológico en la disciplina que ha supuesto una crítica del naturalismo occidental, considerado por Descola como una de las cuatro grandes ontologías o modos de identificación con la naturaleza junto al animismo, totemismo y analogismo. La pluralidad de autores y matices que esta discusión ha propiciado en los últimos 40 años, ha sido analizada en González-Abrisketa, Olatz y Carro-Ripalda, Susana, “La apertura ontológica de la antropología contemporánea”, en Disparidades. Revista de Antropología, 71(1), 2016, p. 101–128. https://doi.org/10.3989/rdtp.2016.01.003.

10 Ingold, Tim, “From Trust to Domination. An alternative history of human-animal relations”, en Manning, Aubrey y Serpell, James. Animals and Human Society, Londres: Routldege, 1994, p. 1-22, p. 19

11 Haraway, Donna J., The Companion Species Manifesto: Dogs, People, and Significant Otherness, Chicago, Prickly Paradigm Press, 2003, p. 31.

12 Mondémé, Chloé, La socialité interspécifique. Une analyse multimodale des interactions homme-chien. Limoges: Lambert-Lucas, 2019.

13 Haraway, Donna, J. The Companion…, op. cit., p. 5.

14 Un análisis sobre el uso de burdeles para perros en Brasil y sus posibles significaciones es desarrollado en Blanchard, Christophe, Les maîtres expliqués à leurs chiens. Essai de sociologie canine, Paris: Zones, 2014. Vid. p. 36 y ss.

15 Respecto de esta cuestión hay que diferenciar entre sacrificio y eutanasia. Sacrificio se utiliza para referirse a la muerte de perros, usualmente abandonados, que, aun estando sanos, carecen de espacio para ser alojados en alguna perrera o centro de acogida. Es, pues, efecto de una decisión administrativa. Sin embargo, la eutanasia obedece a una decisión de los “propietarios”, usualmente aconsejados por algún profesional de la veterinaria, y se aplica sobre animales enfermos o, excepcionalmente, sobre alguno que, estando sano, se considera excesivamente peligroso.

16 Brandes, Stanley, “Trans-Species Custody Battles and The Reframing of Kinship Ties”. Disparidades. Revista de Antropología, 75-1, 2020, e009, https://doi.org/10.3989/dra.2020.009

17 Tomé, Pedro. “Son como humanos. Aproximación antropológica a las relaciones naturaleza-cultura a través de los perros en la ciudad”, en VV.AA., Los animales. Del rito al mito, Salamanca, Centro de Cultura Tradicional ‘Àngel Carril’, 2005, p. 123-154.

18 Brandes, Stanley, “The Meaning of American Pet Cemetery Gravestones”, Ethnology 48(2), 2009, p. 99-118, p. 112-113 https://ethnology.pitt.edu/ojs/index.php/Ethnology/article/viewArticle/6056. Sobre los rituales mortuorios en las relaciones entre animales no humanos y humanos, puede verse DeMello, Margo, (Ed.), Mourning animals: Ritual and Practices surrounding animal death. East Lansing, Mich.: Michigan State University Press, 2106,

19 Vid. Blanchard, Christophe, Les maîtres expliqués …, op. cit.

20 Haraway, Donna J., When Species Meet, Minneapolis, University of Minnesota Press, 2008. p. 3

21 Haraway, Donna J., When Species, …, op. cit. p. 18

22 Camus, Albert, El extranjero. Madrid: Alianza, 1982, 13ª ed., p. 34.

23 Tsing, Anna, “Unruly Edges: Mushrooms as Companion Species for Donna Haraway”, Environmental Humanities 1, 2012, p. 141-154, p. 141. https://environmentalhumanities.org/arch/vol1/EH1.9.pdf.

24 Haraway, Donna J., When Species …, op. cit. p. 42.

25 Haraway, Donna J., When Species …, op. cit. p. 16

26 Digard, Jean-Pierre, “Animales domésticos”, en Bonté, Pierre e Izard, Michel (Eds.), Diccionario Akal de etnología y antropología, Madrid: Akal, 1996, p. 79-81., p. 80.

27 Stépanoff, Charles, y Vigne, Jean-Denis, “ Introduction” en Stépanoff, Charles, y Vigne, Jean-Denis (Eds.), Hybrid Communities: Biosocial Approaches to Domestication and Other Transspecies Relationships, Londres-Nueva York: Routledge, 2019, p. 1-20

28 Haraway, Donna J., When Species…, op. cit., p. 206.

29 Blouin, David, “Are Dogs Children, Companions, or Just Animals? Understanding Variations in People's Orientations toward Animals”, Anthrozoös, 26(2), 2013, p. 279-294, https://doi.org/10.2752/175303713X13636846944402

30 Fox, Rebekak y Gee, Nancy R., “Great expectations: changing social, spatial and emotional understandings of the companion animal–human relationship”, Social and Cultural Geography, 20(1), 2019, p. 43-63, https://doi.org/10.1080/14649365.2017.1347954. p. 53

31 Despret, Vinciane, “The Body We Care For: Figures of Anthropo-zoo-genesis”, Body and Society, 10 (2-3), 2004, p. 111-134, p. 122. http://dx.doi.org/10.1177/1357034X04042938

32 Haraway, Donna J., When Species…, op. cit., p. 207.

33 Power, Emma, “Furry families: making a human–dog family through home”, Social and Cultural Geography, 9(5), 2008, p. 535-555, https://doi.org/10.1080/14649360802217790. Sánchez-Camacho, Jorge, “Familias-más-que-humanas: sobre las relaciones humanos/no-humanos y las posibilidades de una etnografía interespecies en Colombia”, Desenvolvimento e Meio Ambiente. 49, 2018, p. 305-317, https://doi.org/10.5380/dma.v49i0.53754.

34 Afirma Sarah Jeannin que “los propietarios se adaptan a las habilidades cognitivas y lingüísticas de los perros utilizando patrones de comportamiento derivados en parte de los utilizados en el contexto de la comunicación entre padres e hijos. De esta manera, los humanos y los perros, dos especies distantes a nivel filogenético, han desarrollado durante el curso de su evolución la capacidad de adaptarse entre sí, una respuesta adaptativa idéntica a las limitaciones ambientales análogas. Gracias a estas adaptaciones mutuas, humanos y perros logran convivir.” Jeannin, Sarah, “Cognition and emotions in dog domestication”, en Stépanoff, Charles, y Vigne, Jean-Denis, (Eds.), Hybrid Communities: Biosocial, op. cit. p. 235-247, p. 243.

35 Brandes, Stanley, “Trans-Species Custody….”, op. cit.

36 Owens, Nicole y Grauerholz, Liz. “Interspecies Parenting: How Pet Parents Construct Their Roles”, Humanity and Society, 43(2), 2019. p. 96–119, https://doi.org/10.1177/0160597617748166.

37 Owens, Nicole y Grauerholz, Liz. “Interspecies Parenting…” op. cit., También Blanchard, Les maîtres expliqués, op. cit., también sugiere que, en familias sin hijos, el perro puede considerarse un sustituto de los niños.

38 Power, Emma, “Furry families …” op. cit., En un sentido diferente, Blanchard (Les maîtres expliqués, cit.) ha planteado cómo algunos jóvenes que deambulan acompañados por un perro se sienten no sólo acompañados, sino ayudados en su cotidiana sobrevivencia al sentirse, por ejemplo, protegidos. Yendo más allá, señala este sociólogo experto en personas vulnerables, la compañía del perro da sentido a la vida de muchos de estos jóvenes evitando, además, el suicidio de alguno de ellos jóvenes porque se sienten responsables de “su” perro y no pueden abandonarlo con su marcha

39 Citado en Owens, Nicole y Grauerholz, Liz. “Interspecies Parenting…” op. cit., p. 20.

40 Power, Emma, “Furry families …” op. cit., p. 543.

41 Esta es una apreciación de abogados consultados y de defensores de los derechos animales, pero no existen datos oficiales al respecto. El INE, en su estadística anual sobre “nulidades, separaciones y divorcios” no incluye cuántas de estas parejas convivían con animales.

42 Brandes, Stanley, “Trans-Species Custody…”, op. cit.

43 Brandes, Stanley, “Trans-Species Custody….”, op. cit.

44 A título de ejemplo, puede citarse la sentencia emitida el 27 de mayo de 2019 por el Juzgado de Primera Instancia número 9 de Valladolid en la que se declara “la propiedad común del perro identificado como Cachas” por la que pleiteaba una pareja tras su separación. Aunque la Constitución Española no menciona a los animales en ningún artículo, el juez acude al tratado Constitutivo de la Unión Europea de 1997 (Ámsterdam), que considera a “los animales de compañía” como “seres sensibles”, apuntando, además, en la sentencia que “deben de aplicarse como criterios de resolución del conflicto, más bien los previstos para las crisis matrimoniales.” La sentencia está disponible en https://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Poder-Judicial/Sala-de-Prensa/Notas-de-prensa/Un-juez-de-Valladolid-otorga-la--custodia-compartida--de-un-perro-a-una-pareja-que-pleiteaba-por-la-propiedad-del-animal.

45 Boletín Oficial de las Cortes Generales. Congreso de los Diputados. XII Legislatura. Serie D: General. 25 de octubre de 2016. Disponible en https://www.congreso.es/public_oficiales/L12/CONG/BOCG/D/BOCG-12-D-38-C1.PDF

46 https://www.eldiario.es/politica/Congreso-Codigo-Civil-animales-compania_0_612089486.html.

47 El pasado 4 de abril de 2021, estando ya este texto en revisión, el Congreso de los diputados discutió la Proposición de Ley de modificación del Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil, sobre el régimen jurídico de los animales. (122/000134), semejante a la de 2017, que introduce cambios en la legislación civil y mercantil española, para que los “animales de compañía” sean tratados como miembros de la familia en caso de divorcio y, en todo caso, como “seres vivos dotados de sensibilidad”. Esta reforma pretende modificar la naturaleza jurídica de todos los “animales domésticos” y regular cómo deben afectar a los mismos los convenios judiciales que reglamenten una separación, divorcio o nulidad, “teniendo en cuenta el interés de la familia y el bienestar del animal.” El texto, actualmente en tramitación, está disponible en https://www.congreso.es/proposiciones-de-ley?p_p_id=iniciativas&p_p_lifecycle=0&p_p_state=normal&p_p_mode=view&_iniciativas_mode=mostrarDetalle&_iniciativas_legislatura=XIV&_iniciativas_id=122%2F000134.

48 No entro aquí a discutir los fundamentos, aportaciones, limitaciones y críticas relacionadas con los movimientos sociales en defensa de los derechos de los animales porque su extensión excede con mucho los límites de este artículo.

49 Fox, Rebekak y Gee, Nancy R., “Great expectations…” op. cit., p. 52.

50 Parte de las normas que se aplican hoy día sobre los perros son una sofisticación de la normativa urbanística que, heredera de reglamentaciones anteriores, se desarrolló a finales del siglo XIX. En este marco, numerosas ciudades desarrollaron preceptos sobre la conducta de los animales que incluían sanciones pecuniarias a los dueños de los perros que, por ejemplo, transitaran por la ciudad sin la licencia obligatoria, sin identificación en el collar o sueltos de noche. Vid. Cátedra, María y Tomé, Pedro, “Construyendo la ciudad histórica II. Posturas y ordenanzas en Évora y Ávila en la segunda mitad del XIX”, en Pazos, Álvaro y Suárez-Navaz, Liliana. (Eds.), Lugares y formas de lo político, op. cit. p. 75-115. También, Jean-Luc Laffont señala la obligatoriedad de que los perros llevaran collares a finales del siglo XVI en Toulouse (“Les chiens dans la ville : Le cas de Toulouse à l’époque moderne”, en Histoire urbaine, 47, 2016, p. 53-67. https://doi.org/10.3917/rhu.047.0053

51 Estebanez, Jean, “Les animaux et la ville: Une histoire sociale, politique et affective à poursuivre”, en Histoire urbaine, 47, 2016, p. 125-129. https://doi.org/10.3917/rhu.047.0125

52 Zuboff, Shoshana, La era del capitalismo de la vigilancia, Paidós: Barcelona, 2020. Por su parte, Blanchard (Les maîtres expliqués, cit.) añade que la difusión de noticias sobre la peligrosidad de ciertos perros y los aislados ataques a personas (casi siempre a los dueños), puede utilizarse como estrategia para implementar ciertas políticas de seguridad. Al respecto, resulta llamativo, que la clasificación de razas caninas potencialmente peligrosas o que deben sufrir restricciones sea muy diferente dependiendo del país.

53 Haraway, Donna J., When Species…, op. cit., p. 206.

54 Este argumento es deudor del análisis sobre el consumo de café de Roseberry, William, “The Rise of Yuppie Coffees and the Reimagination of Class in the United States”, en American Anthropologist, N.S. 98-4, 1996, p. 762-775. https://www.jstor.org/stable/681884.

55 Blanchard (Les maîtres expliqués, cit.) sugiere que algunos alimentos para perros se formulan imitando los gustos humanos, lo que puede convertirlos en asiduos (o adictos) a productos industriales.

56 Fox, Rebekak y Gee, Nancy R., “Great expectations…” op. cit., p. 52.

57 Quizá eso explique que uno de los productos alimenticios para perros más demandados en los supermercados es el que se publicita como dieta mediterránea para mascotas

58 Fox, Rebekak y Gee, Nancy R., “Changing conceptions of care”, Society and Animals, 24, 2016, p. 107–128, https://doi.org/10.1163/15685306-12341397.

59 Fox, Rebekak y Gee, Nancy R., “Great expectations…” op. cit.

60 Según el presidente de la Federación Europea de Veterinarios (FEV), “Las familias cuidan de sus perros como si fueran un miembro más y lo hacen de acuerdo con sus creencias. Si una persona decide no vacunar a sus hijos porque cree (sin fundamento alguno) que no es lo mejor para ellos, tampoco vacunarán a sus perros”. (https://elpais.com/elpais/2019/04/23/buenavida/1556010686_581690.html.)

61 Fletcher, Thomas y Platt, Louise, “(Just) a walk with the dog? Animal geographies and negotiating walking spaces”, Social and Cultural Geography, 19(2), 2018, p. 211-229, p. 224. https://doi.org/10.1080/14649365.2016.1274047.

62 Fletcher, Thomas y Platt, Louise, “(Just) a walk …” op. cit., p. 224.

63 No me refiero aquí a las mismas pues es objeto de otro texto actualmente en prensa.

64 Fox, Rebekak y Gee, Nancy R., “Great expectations…” op. cit, p. 52., p. 47.

65 Guerrand, Roger-Henri, Las letrinas. Historia de la higiene urbana, Valencia, Edicions Alfons El Magnanim, 1991.

66 Salonen, Milla; Sulkama, Sini; Mikkola, Salla; Puurunen, Jenni; Hakanen, Emma; Tiira, Katriina; Araujo, César; Lohi, Hannes, “Prevalence, comorbidity, and breed differences in canine anxiety in 13,700 Finnish pet dogs”, Scientific Reports 10-2962. Doi: https://doi.org/10.1038/s41598-020-59837-z

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Pedro Tomé, « Perros y Humanos: una conjunta construcción emocional de la cotidianeidad »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 05 octobre 2021, consulté le 29 novembre 2021. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/85298 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.85298

Haut de page

Auteur

Pedro Tomé

Instituto de Lengua, literatura y antropología (ILLA-CSIC)

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search