Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesExtraits de thèses2021Debates entre cultura y política....

2021

Debates entre cultura y política. El caso de la revista Controversia para el examen de la realidad argentina (1979-1981)

Título del capítulo al que corresponde el siguiente extracto: Capítulo 4. Una invitación a la polémica: entre la renovación del marxismo y el populismo | Títle of chapter. No 4. An invitation to controversy: between the renewal of Marxism and populism
Tesis doctoral defendida el 6 de agosto de 2020 en la Universidad de Buenos Aires. Director: Claudia Gilman
Tribunal de tesis integrado por Alejandra Vitale, Daniela Slipak y Ricardo Laleff Ilieff (se adjunta acta de defensa).
Culture and politics debates. The Controversia para el examen de la realidad argentina (1979-1981) review case
Juan Pablo Gauna

Résumés

Dans ce chapitre, nous exposons comment il y avait coexistence dans la revue Controversia (1979-1981) de deux perspectives théoriques, culturelles et politiques associées à différents types de marxisme et de péronisme. Les principaux controversistes dans ce dialogue étaient Juan Carlos Portantiero, adhérent au socialisme, et Nicolás Casullo, identifié au péronisme. Ici, nous analysons la textualité de la revue pour voir quels éléments ressortent de l'idéologie révolutionnaire et lesquels de l'idéologie démocratique en devenir, dans un contexte d'essais de rénovation des langages des débats de l'époque, où ce qui était mis en évidence étaient les limites et les possibilités dialogue offert par ledit revue. Nous avons trouvé de fortes limites idéologiques qui signifiaient que les différences idéologiques ne pouvaient être contenues et qu'il devenait évident qu'il y avait deux modèles de pays conçus pour l'Argentine, l'un inscrit dans la matrice populiste et l'autre dans la matrice socialiste. Une fois le désaccord explicite, la publication a pris fin.

Haut de page

Texte intégral

1La situación de exilio fue un estado de excepción que forzó la unión de los afectados, la construcción de nuevos lazos de solidaridad y de nuevos espacios de diálogo. En ese contexto los editores de Controversia se predispusieron a dar el debate para exigir a las perspectivas marxista y populista a las que adherían. Este tiempo de ensayo en las reflexiones, promediando el exilio, se plasmó en las páginas de la revista y la centralidad de esa discusión fue crucial para la revista, ya que era menester para los editores discutir sobre socialismo y peronismo en el marco de una coyuntura de incertidumbre, en la cual comenzaba a perfilarse una salida democrática para Argentina.

2En el debate convergieron dos colectivos que venían produciendo, militando y discutiendo en conjunto. Hasta entonces nunca habían mantenido un fuego cruzado de las características que tuvo en esta publicación del exilio. En un movimiento de autoindagación hacia las propias prácticas teórico-políticas, los intelectuales de la Mesa peronista y la Mesa socialista hicieron un mea culpa sobre los errores de ambos idearios, pero reforzaron sus puntos de vista para pensar al populismo y al marxismo con nuevas claves explicativas y con la democracia como faro.

  • 1 Koselleck, Reinhart, Futuro pasado: para una semántica de los tiempos históricos. Barcelona, Paidó (...)
  • 2 Cfr. Portantiero, Juan Carlos (1979). “Proyecto democrático y movimiento popular”. En Controversia (...)
  • 3 Un antecedente es el acercamiento del grupo de Aricó y Portantiero al de Roberto Quieto –Fuerzas A (...)
  • 4 Esto se hará más evidente cuando el grupo editor retorne a Argentina y se inserte en espacios polí (...)

3De la agenda de discusiones de Controversia la más destacable es la que se dio entre marxismo y populismo, ya que comprometió las matrices de pensamiento y acción en las cuales se inscribió el grupo editor y reveló, además, la búsqueda de un nuevo horizonte de expectativas1. Esta preocupación por plantear la preeminencia del socialismo o del peronismo para pensar un proceso de transición a la democracia atraviesa la revista de punta a punta; con 13 artículos de interlocución sostenida entre el grupo editor peronista y el socialista, de los cuales sus principales referentes fueron Nicolás Casullo y Juan Carlos Portantiero. En ambas miradas hay un esfuerzo de autocrítica sin concesiones al peronismo y al socialismo – esto desde una mirada de izquierda del populismo y desde un marxismo heterodoxo. En paralelo a este movimiento, se da un proceso de reafirmación de las propias posiciones, que llevó a un diálogo imposible entre las dos vertientes de pensamiento en cuestión. Los intentos de tender puentes entre populismo y marxismo sí existieron en la revista2, al igual que en la historia reciente de ese entonces3, pero la empresa no llegó a buen puerto4.

  • 5 Rojkind, Inés, “La revista Controversia: reflexión y polémica entre los argentinos exiliados en Mé (...)
  • 6 Álvarez, Emiliano, “Controversia: transformación intelectual en el exilio mexicano”. En III Jornad (...)
  • 7 Gago, Verónica, Controversia: una lengua del exilio, Quilmes, Ediciones Biblioteca Nacional, 2012.
  • 8 Reano, Ariana, “Controversia y La Ciudad Futura: democracia y socialismo en debate”. En Revista Me (...)
  • 9 Pinheiro de Paula Couto, Cristiano. Inteletuais e exílios. Confronto de resistências em revistas c (...)
  • 10 Garategaray, Martina, La unidad del exilio: Las revistas Cuadernos de Marcha y Controversia en Méx (...)

4Existe ya una serie de investigaciones valiosas centradas en Controversia: los trabajos de Rojkind5, Álvarez6, Gago7, Reano8, Pinheriro de Paula Couto9 y Garategaray10. Nuestra lectura se diferencia de esas derivas al enfocarse en el tópico “marxismo vs. populismo” que dejó una agenda de problemas trascendentes e irresolubles y que terminó produciendo la fractura del grupo editor. Esa polémica, “marxismo vs. populismo”, da cuenta de los ingentes esfuerzos por encontrar un suelo común para la izquierda argentina en el exilio mexicano. El tema ocupó un espacio destacado en la publicación y fue una expresión de los debates que se gestaron tanto en la Mesa peronista en el exilio mexicano como en la Mesa socialista. Esta voluntad de interpelar y buscar un suelo común para la izquierda argentina se hizo apelando a los argumentos más contundentes de cada grupo, pero condujo a nuevas encerronas, paradojas y perplejidades para los redactores de la revista –que permanecen abiertas hasta el día de hoy.

  • 11 Sobre este tópico puede consultarse, a modo de ejemplo, el caso de los literatos uruguayos en Gilm (...)

5La zona de publicación que nos interesa es tributaria de la persistencia en la vocación de incidir en el espacio público por parte de los intelectuales11 que integraron Controversia. Como ya hemos dicho, algunos editores de la revista formaron parte de gobiernos en la órbita nacional, participaron como asesores de Estado, participaron de la lucha armada y militaron en distintos espacios políticos.

  • 12 Reano, Ariana y Smola, Julia, Palabras políticas. Debates sobre la democracia en la Argentina de l (...)
  • 13 Un trabajo de interés sobre la cuestión es Gilman, Claudia, “Ernesto Guevara: soldado y soldador d (...)

6Ese modo de funcionamiento de este grupo fue adquiriendo nuevas modulaciones en el exilio. Entre esas modulaciones destacamos el acercamiento al Estado mexicano como parte de su burocracia, la profesionalización creciente, ya fuera por su inserción universitaria o editorial, y la construcción de nuevos lenguajes políticos12. Para el grupo editor y, ya en términos del terreno reflexivo sobre cómo podían ligarse teoría y praxis13, convivieron las dos perspectivas teóricas y políticas –marxismo y populismo- en la trama principal de sentido de Controversia, para poner en evidencia los límites de posibilidades de ensayo que ofreció dicho espacio.

7Como vimos hasta aquí, gracias a la apuesta por la pluralidad de voces, emergió en la revista un repertorio de temáticas abordadas que no se veía en otras publicaciones del exilio, por ejemplo, en cuanto a los géneros discursivos empleados – que fueron del ensayo teórico al registro periodístico, pasando por la reproducción de documentos colectivos – y en los aspectos estéticos – que implicó la combinación de imágenes provenientes de distintas matrices ideológicas. Además, Controversia abordó temas tabú para la época – por ejemplo, dándole la voz a quienes habían sobrevivido a los centros clandestinos de detención de la dictadura militar – e incorporó la voz de exiliados de distintas latitudes.

8Así como nos hemos referido a las dificultades materiales con que se enfrentó la revista y que definió su periodicidad, generando intermitencias, subrayamos los fuertes límites ideológicos que produjeron inevitables divergencias, que dejaron en evidencia que había dos modelos de país pensados para Argentina, uno inscripto en la matriz populista y otro en la matriz socialista de corte reformista. Una vez explicitado el gran desacuerdo la publicación llegó a su fin.

9En la revista pueden leerse elementos del ideario democrático en gestación. Desde la mirada socialista, por ejemplo, destacamos la voluntad de avenirse a la institucionalidad y fortalecer a la sociedad civil. Desde la mirada peronista, por su parte, el deseo de desbordar la democracia liberal y nutrir al movimiento nacional y popular. En consonancia con estos problemas, nos referiremos a los principales ejes de debate, dando cuenta de las persistencias y rupturas con las prácticas de una comunidad particular de intelectuales.

  • 14 Garategaray, Ob. cit.

10Según Martina Garategaray14 el problema de la democracia y su relación con el socialismo vertebra las páginas de la revista. Esta cuestión fue abordada desde una dimensión teórica, donde el grupo marxista reflexionó acerca de las posibilidades del socialismo; también se trató el tema desde una arista latinoamericana, vinculada al accionar de la Internacional Socialista y la reflexión sobre la crisis del marxismo; y el último abordaje fue desde una mirada nacional, en el que se contrapusieron peronistas y socialistas en sus definiciones de la democracia y lo nacional, haciendo especial hincapié en el pasado reciente. Coincidimos con la autora en detenernos en este último abordaje, de modo tal de introducir nuestros matices a esa lectura.

Imagen 1 – Tapa n° 4 de Controversia, febrero de 1980

Imagen 1 – Tapa n° 4 de Controversia, febrero de 1980
  • 15 Garategaray, Ob. cit., p. 200.
  • 16 Reano, Ob. cit., p. 495.

11La serie de artículos en la que nos centramos fue eje central de la revista. En ellos se pueden observar los grandes consensos teóricos y políticos que subyacen en las páginas de Controversia, así como los grandes desacuerdos y las líneas de debate que quedaron abiertas. Como sostiene Garategaray: “Los miembros de Controversia coincidían en la autocrítica por el desprecio que la democracia había despertado en el pasado reciente y en la necesidad actual de nuevos acuerdos.”15. Precisamente, en las discusiones impulsadas desde los artículos, la apuesta era encontrar coincidencias que pudieran abrir un nuevo camino utópico: el de la democracia, que en ese entonces era difícil de imaginar. Como observa Ariana Reano: “El punto de partida será reivindicar la democracia como la lucha, pero no bajo la modalidad de la toma violenta del poder, sino como proceso permanente de transformación.”16. Y, justamente, pensar esa transformación fue el desafío asumido desde la revista, aunque fuese a tientas.

  • 17 De hecho los casos de la Unidad Popular en Chile o del Frente Amplio de Uruguay como experiencias (...)

12Sin embargo, en nuestra lectura nos distanciamos de Garategaray respecto a la posibilidad de llegar a una concordia a largo plazo – que la autora llama mito de unidad – entre las matrices sociales populistas y las de corte socialista, ya que ciertas formas de la exclusión del adversario (que en el exilio estuvieron suspendidas) se mantuvieron latentes en la política argentina, y Controversia no fue la excepción. Recordemos que la revista censuró algunos artículos, permitió algunos exabruptos en los debates, no logró integrar a sus redactores bajo un espacio político compartido17 y la interlocución fue breve pero enérgica en los intercambios.

13La revista fue una expresión de la renovación marxista, que se hizo con la importación de Europa de algunas discusiones. La caracteriza el intento por repensar algunos problemas latinoamericanos y la búsqueda por compendiar los debates más relevantes del exilio para producir una voz colectiva que aportase a la unidad frente a la dictadura argentina. El límite para dicho ensayo democrático se encontró rápidamente, lo cual pone en evidencia que las polémicas abiertas por los artículos más resonantes –que provocaron la llegada de cartas en respuesta- tenían una densidad relevante y una resolución intrincada.

14Reano, por su parte, se centró en las distintas definiciones de democracia plasmadas en la revista, cuestión que dejaremos parcialmente de lado, para focalizarnos en dos figuras de referencia: Casullo y Portantiero; ya que consideramos que entre ellos se dio la principal interlocución. No obstante, ambos estuvieron secundados por los grupos que les sirvieron de soporte para decantar sus ideas. Así presenta Reano el escenario:

  • 18 Reano, Ob. cit., p. 491.

En los artículos de la revista se plasmaban las opiniones de las dos grandes vertientes de la izquierda argentina: la marxista, autorreivindicada como socialista, y la peronista. (…) Se trata de una izquierda peronista separada y fuertemente crítica de las organizaciones guerrilleras y de un socialismo que quería romper con la visión y la praxis leninista de la política. En ambas posturas existía una condena común al ejercicio violento del poder y a la idea de vanguardia revolucionaria que haría realidad el destino del proletariado. El pensamiento sobre la necesidad de la democracia frente a la violencia de la guerrilla y de la dictadura articulará posiciones comunes entre ellos, al mismo tiempo que habilitará algunas disputas teórico-ideológicas que irán dando forma a los debates de la revista.18

15Sobre ese suelo común pivotearon los intentos de diálogo entre populismo y socialismo para perfilar un horizonte de sentido que conduzca a la apertura democrática, pero la articulación entre peronismo y marxismo no fue posible en la reflexión de este grupo de exiliados, y la praxis de editar revistas virará hacia otras publicaciones – como las revistas Comunicación y Cultura, Punto de Vista, La Ciudad Futura y Unidos.

IV. a. Entre el peronismo y el marxismo: un diálogo imposible

  • 19 Controversia no 9-10, diciembre de 1980, p. 23.

La libertad es siempre únicamente libertad para quien piensa de modo distinto. Rosa Luxemburgo19

  • 20 Caletti, Sergio, entrevista con el autor, 19 de mayo de 2012.

Lo que lleva a la interrupción de la salida de Controversia fue básicamente una discusión que no encontró modo de resolverse, entre los que venían del socialismo y los que veníamos del peronismo. Sergio Caletti20

16Sostenemos que el debate vertebrador de Controversia fue el que mantuvieron Portantiero y Casullo – al que se sumaron otros interlocutores – en torno a la revisión del populismo, del socialismo y sus vínculos con la democracia. Esto se plasmó en una serie de artículos que va desde el primero hasta el último número de la revista. Allí se observa la constante preocupación por pensar un futuro que pusiese fin al exilio y que sea en clave democrática (bajo las formas del peronismo o del socialismo). Desde ambos espectros del ideario político convergen coincidencias, se hacen concesiones, pero no se logra llegar a un acuerdo de trazo grueso.

  • 21 Yankelevich da cuenta de lo frágil que fue la unidad dentro de la CAS en Ráfagas de un exilio: arg (...)
  • 22 Como informa Yankelevich: “Desde finales de 1980, los peronistas, los socialistas y los independie (...)

17Al intentar dialogar con vertientes ideológicas diversas, la serie de artículos consagrados a la reflexión sobre el peronismo y el marxismo encontró rápidamente sus límites para la crítica. Como señalamos anteriormente, Controversia fue una expresión depurada de los debates que venían teniendo lugar en los distintos grupos peronistas y socialistas del exilio mexicano. Esto permitió el desarrollo de análisis refinados e incisivos que derivaron en la imposibilidad de escucha mutua y en agresiones hacia el interlocutor. Respecto a la imposibilidad de escucha, podemos arriesgar que ésta se debió al papel preponderante del peronismo en la historia reciente, la cual se daba por sentada. Esas expectativas no eran bien vistas por la vertiente marxista, ya que apostaba a una construcción más plural, donde el peronismo compartiera el protagonismo con otros sectores. Respecto a las agresiones, se hace visible en ciertas prácticas antagonistas propias de inicios de la década de 1970, que incluían la descalificación del otro y que reingresaron a la revista con la misma fuerza y sin que pudiesen ser morigeradas. Además, pudieron estar interviniendo algunas internas de la Casa Argentina de Solidaridad – CAS –21 que se habían visto en sus elecciones internas22 y que no pudieron filtrarse en los artículos de la revista. En esas condiciones se puso fin a la polémica y a la propia revista.

18En uno de sus artículos Sergio Bufano sintetizó en qué circunstancias se encontraban estos intelectuales para realizar un debate a fondo sobre la democracia. Esta era la visión del grupo de exiliados al que pertenecía:

  • 23 Bufano, Sergio, “La política intemporal”. En Controversia, no 14, México D.F., agosto de 1981, p.  (...)

En Argentina estamos asistiendo a una modificación de valores, aunque cinco años sean muy pocos para determinar la profundidad de ese cambio; pero no existe sociedad que haya atravesado una crisis económica, política e ideológica de esa envergadura que no haya resentido todo su pensamiento cultural, la forma de relación entre los hombres, sus concepciones morales, en fin, todos los conceptos de alguna manera vinculados con la libertad.23

19La diferencia entre los marxistas, que se veían a sí mismos como socialistas reformistas, y los peronistas que animaban las páginas de la revista, era su inserción dispar en el terreno teórico y práctico. Por un lado, el peronismo de izquierda ocupaba un lugar cada vez más marginal dentro del Movimiento nacional, tanto en el plano de las ideas, como en el de la militancia (aunque respecto a ésta continuaba teniendo cierta proximidad y expectativas). En cambio, los socialistas de Controversia estaban insertos en un lugar protagónico dentro de la renovación del marxismo y en plena interlocución con el Eurocomunismo. Su problema, claro está, era el de encontrar su sujeto político en Argentina. Para resolver esta encerrona no quedaba más alternativa que apelar al pueblo peronista.

  • 24 Al respecto, se encuentra en el no 9-10 de Controversia el Suplemento La democracia como problema.
  • 25 Como señala Giller, Aricó queda afuera de este cruce porque se ubica en una tercera posición. Coin (...)

20Un ejemplo de confrontación que dejó huellas a la hora de esclarecer ideas sobre la democracia24, el socialismo y el populismo a inicios de la década de 1980 fue precisamente esta serie de artículos publicados en Controversia que involucró a Juan Carlos Portantiero y Emilio de Ípola por una parte, y a Nicolás Casullo, Sergio Caletti y Alcira Argumedo por la otra.25

  • 26 Reano, Ob. cit.

21Como señala Reano26, el grupo de marxistas nucleados en torno a la figura de José Aricó se presentó, en esta etapa de exilio, como socialista. Ahora bien, de qué tipo de socialismo se hablaba, era una construcción en marcha que hacía suya la herencia de Antonio Gramsci y tenía al concepto de hegemonía como uno de sus pilares.

22La polémica comenzó desde el primer número de la revista con el artículo de Portantiero “Proyecto democrático y movimiento popular”. En este texto revisó parte del recorrido histórico del sistema democrático argentino y las asociaciones y disociaciones entre democracia formal y sustantiva.

23El rescate que hizo este autor del sistema de partidos remite a una democracia fruto de las luchas populares, que en el peor de los casos fue reformulada a favor de los intereses burgueses. En palabras de Portantiero:

  • 27 Portantiero, Juan Carlos, “Proyecto democrático y movimiento popular”. En Controversia, no 1, Méxi (...)

La identificación entre democracia y liberalismo (y por esa vía entre democracia y capitalismo) suele aparecer como un dato no cuestionado tanto para los mismos liberales como para parte de las izquierdas: sea la socialdemocracia, incapaz de separar al socialismo del parlamentarismo; sean aquellos que con el calificativo de “burguesa” niegan toda raigambre popular al concepto de democracia y lo relegan como un capítulo de la historia de las clases dominantes.27

24En la cita se observa un movimiento clave que reclama el autor, el cual supone recuperar a la democracia como forma de vida de raíz plebeya, que incluye logros en la ampliación de derechos obtenidos durante gobiernos radicales, peronistas y hasta de facto. Esta visión se vinculará con la importancia que tendrá la sociedad civil para la democracia que imaginaron Aricó y Portantiero en ese entonces. Además, para estos autores, supone una sucesión de luchas que sustentan a la democracia y reivindicaciones que están en su origen. Entonces, ¿cómo fue posible que el capitalismo se apropiara de sus reclamos, y marginara los elementos emancipadores en germen? Parte de las respuestas, según Portantiero, se encuentran en el período de posguerra, promediando el siglo XX:

  • 28 Portantiero, Ibidem, p. 6.

La democracia formal bajo el capitalismo es un fruto tardío. En rigor es sólo después de la segunda guerra mundial que todos los grandes países capitalistas lo adoptan: baste pensar en que el sufragio verdaderamente universal es introducido en Francia, Italia y Japón por primera vez en 1945 y que en Inglaterra data de 1929.28

25El autor desea mostrar que las democracias en Occidente son un invento reciente, incluso en los países poderosos donde sería más factible su despliegue. Con ese panorama, estaría todo por hacerse, pero a la vez no habría antecedentes prolongados que cimentaran el camino democrático. No obstante, el caso de la España post Franco daba muestras de cómo podía ser la transición hacia un gobierno democrático.

  • 29 Para profundizar los debates en Controversia sobre el concepto de democracia puede consultarse Rea (...)

26Ahora bien, hecho el balance histórico para el caso argentino y para las principales potencias mundiales, quedaba pendiente discutir qué democracia se pensaba en ese entonces.29 Portantiero sostiene que se trata de una discusión que no puede ser eludida:

  • 30 Portantiero, Ibidem, p. 6.

(…) la democracia, ¿es un conjunto de reglas para la constitución del gobierno y para la formación de las decisiones políticas? ¿o es una ideología, una meta (lo que implica también una producción social) hacia el autogobierno de las masas? Por fin: ¿no será la democracia ambas cosas, un contenido indisociable de una forma?30

27Así planteada, la democracia es una obra abierta y siempre inconclusa, con un poder, en permanente tensión, para estructurar lo social.

28El desafío siguiente era cómo reformular la idea de democracia que estaba presente en las masas peronistas. Para ello se debía examinar cómo había sido la relación entre populismo y democracia.

  • 31 Portantiero, Ibidem, p. 6-7.

Como propuesta ideológica, los populismos son antagónicos a la democracia formal, esto es a la democracia entendida como conjunto de reglas. Sin embargo, encarnan en la experiencia histórica de las masas profundos procesos de democratización fundamental, medidos como ampliación de la participación. El peronismo es, en ese sentido, especialmente por el momento de maduración de la Argentina moderna en el que surge, el referente histórico más importante de la productividad política de las clases populares argentina. Claro que no es el único, porque la historia del pueblo no comienza en 1945, y claro también que esa democratización sustantiva que expresa, no disimula totalmente sus carencias, implícitas en la forma de su gestación. Como otros procesos similares, el peronismo original se resuelve como una transformación básicamente realizada (o por lo menos absorbida) desde lo alto, cargada de elementos estatistas y no societalistas, orgulloso de sus formas políticas autoritarias y verticales.31

Imagen 2 – Perón Vuelve. El retorno del peronismo incorporado al folklore nacional y popular

Imagen 2 – Perón Vuelve. El retorno del peronismo incorporado al folklore nacional y popular

29Portantiero reconoce el lugar protagónico del peronismo, pero marca su refracción hacia la democracia formal. Por un lado, la potencia del populismo es la de encarnar la ampliación de derechos, pero este modelo político queda subsumido en el verticalismo y el autoritarismo. Entonces... ¿cómo resolver esas encerronas? Ni el liberalismo ni el socialismo pudieron resolverlo en el pasado, propiciando en sus ensayos errores y contradicciones. Así lo expone el autor:

  • 32 Portantiero, Ibidem, p. 7.

Es que al promediar la década del 40 (más allá de otros déficits anteriores que trabaron su desenvolvimiento) tanto el liberalismo democrático cuanto la democracia socialista se subordinaron al liberalismo oligárquico: el movimiento popular se constituye entonces enfrentando a una coalición conservadora que se había bautizado como “Unión Democrática”, con lo que el término finalizó desvalorizándose.32

  • 33 Portantiero, Ibidem, p. 7.

30De la cita se desprende la preocupación del autor por la revalorización del término democracia, la necesidad de desarrollar una democracia que tomara distancia del liberalismo oligárquico y de rehabilitar un proyecto de democracia de corte socialista. Por eso se pregunta “(…) cuáles serían las bases para la estructuración de un proyecto democrático que sea a la vez político y social, formal y fundamental”33.

31El grupo peronista no recibió muy bien el enfoque de Portantiero y emprendió un contrapunto que permaneció latente durante el tiempo que duró la publicación. Nicolás Casullo fue el interlocutor central con cinco artículos que dialogaban en torno a la agenda de problemas discutida por parte del grupo socialista. El autor de Para hacer el amor en los parques (1969) respondió con “El peronismo y las democracias”.

  • 34 Casullo, Nicolás, “El peronismo y las democracias”. En Controversia, no 5, México D.F., marzo de 1 (...)

El sistema [¿y Portantiero?], piensa un peronismo “en democracia” y “para la democracia”. Un peronismo “adecuado” al modelo. No verticalista ni aluvional en sus alineamientos interiores. Lo piensa a partir de un “orden partidario” que evite “el caos” y la ambigüedad”; con corrientes habilitadas según lo que las voces imperantes llaman “diseño liberal”. Lo piensa inigualable, aunque peligroso, actor central de la democracia burguesa. Lo concibe con una doctrina caduca frente a los nuevos tiempos inaugurados por la Junta [militar] y carente de una estrategia que surja de las coordenadas establecidas. Lo piensa desde el obrero “libre” para opinar y sin burocracias irrepresentativas. Muerto Perón, lo piensa sin “magias” indescifrables ni poderes vicarios.34

32El primer punto crítico refiere a cómo se desenvuelve el peronismo en un sistema democrático y cuál es su lugar, que va entre el respeto a las reglas de juego liberales y el desborde de sus límites. Como es de esperar, estas cuestiones no quedaron resueltas y marcarán la agenda política del retorno a la democracia en Argentina, por ejemplo, sobre cómo debía proceder el poder judicial respecto a la violación a los derechos humanos durante la dictadura militar de ese entonces, entre otros tópicos.

33La siguiente disyuntiva es si el peronismo podía considerarse superado y si, ahora, el trabajador tendría un espectro abierto para asumir nuevas identidades políticas. O, en caso de no estar agotado, cómo podría liberarse el peronismo de sus rasgos autoritarios y burocráticos.

34Un punto de contacto entre socialistas y peronistas de izquierda podía establecerse en las posibles conexiones entre marxismo y populismo para posibilitar una praxis emancipadora. Otro punto de coincidencia era que las expectativas respecto al movimiento peronista no debían ser altas. Casullo lo expuso en estos términos:

  • 35 Casullo, Ibidem, p. 7.

El marxismo nos lleva a la “adultez” de saber que con el peronismo hay que “apostar” como la mejor – sin duda – manera de llevar lo teórico a la historia de nuestra clase obrera, pero no volver a “acostarse” (creer, como en 1968-1973) en ese movimiento, parte de la historia populista de América Latina.35

35Aquí encontramos una interpelación de Casullo hacia América Latina y sus populismos, ya que subraya la relevancia de los mismos y de sus experiencias históricas, pero también marca sus límites. Lo paradójico de esta intervención es que intenta abarcar teóricamente al subcontinente sin entrar en franca interlocución con sus principales actores, lo que es también una característica de la revista, en cuyas páginas son contadas las voces no argentinas.

36De la cita de Casullo también puede leerse una ventaja para el marxismo, ya que el peronismo ofrecería el actor social clave y la plasticidad para desarrollar progresivamente el ideario socialista. Pero, al mismo tiempo, podía caerse en una trampa si se confiaba ciegamente en el derrotero de dicho movimiento nacional. Casullo marca el error histórico para no repetir enfoques pasados y expande, además, su reflexión sobre populismo a la región, con lo que la excepcionalidad peronista tan proclamada adquiere nuevos significados y encarnaría en otras luchas.

37Para el autor peronista, el punto de partida para una nueva democracia seguía siendo el peronismo, considerado como la fuerza política capaz de expandir las posibilidades que ofrecía el modelo burgués hasta de modificar las fronteras de dicho sistema. Este sería el elemento novedoso de dicho movimiento.

38Por otro lado, contra quienes lo veían como una expresión política autoritaria, Casullo señala que el peronismo emergió sujeto a las reglas de juego liberales, desde donde pugnó por ser el bloque dominante y echó a andar su proyecto de cambio.

39Un punto de coincidencia con Portantiero, es que la democracia es el fruto de la historia de las masas – Casullo lo plantea en esos términos – y, por ende, la cuestión central será nutrir ese sistema desde abajo, para que realmente exprese los conflictos y las necesidades del pueblo.

  • 36 También llamado grupo de “los reflexivos”. Para más referencias ver el capítulo I.

40Uno de los reclamos centrales de la Mesa peronista36 en el exilio, apunta a retomar experiencia peronista para abonar al sistema democrático. No obstante, Casullo advierte que el propio peronismo necesitaba de una profunda democratización interna para manifestar, “en lo táctico y en lo estratégico”, los intereses de la clase trabajadora.

41Para el autor era fundamental mitigar el autoritarismo dentro del movimiento peronista para que dialogasen formas de la democracia directa con el marco institucional, en el que bien había sabido moverse dicho espacio político:

  • 37 Casullo, Ibidem, p. 8.

El peronismo debe desprenderse de concepciones verticalistas y de realidades burocráticas. Debe saber convivir con sus propias fuerzas internas. Debe desprenderse de tendencias corporativistas y antidemocráticas. Debe permitir el desarrollo de corrientes críticas, que habiliten a los representantes de las bases trabajadoras. Debe superar los “liderazgos” vicarios y las internegociaciones de la dirigencia, enajenadas de las masas. Debe posibilitar el avance de la conciencia obrera en sus estructuras organizativas. Concebir alternativas democráticas de base, en el contexto de la democracia institucional. Debe saber articular las nuevas formas de democracia directa con lo institucional. Gestar la estrategia de ruptura del modelo político dominante desde el protagonismo popular, protagonismo como cohesión y claridad del proyecto enfrentando al sistema. Son datos, todos estos, que remiten a la democracia en la trayectoria del peronismo, y al peronismo en la trayectoria del proceso democrático burgués en la Argentina.37

42Como es de esperar, para la Mesa peronista, el eje central sobre el que debía versar el debate referido a la democracia era el propio peronismo, ya que era la expresión de la mayoría en Argentina y era la racionalidad de cambio principal.

  • 38 Casullo, Ibidem, p. 8.

43Casullo concluye este artículo señalando que el peronismo no expresaba una teoría propia de la autocomprensión de su praxis, lo cual lo dejaba como un movimiento inacabado y abierto, e insistió en “(…) pensar las necesarias reformulaciones del peronismo, pero disputándole la racionalidad política democrática a la dominación.”38

Imagen 3 – Exiliados argentinos en México a finales de los 70 Nicolás Casullo, Juan Carlos Portantiero y Sergio Bufano (foto Clarín)

Imagen 3 – Exiliados argentinos en México a finales de los 70 Nicolás Casullo, Juan Carlos Portantiero y Sergio Bufano (foto Clarín)

44En este contexto y como ya dijimos, desde México se miró de cerca el proceso de transición a la democracia en España. También desde el exilio se empezó a percibir el agotamiento de la dictadura militar argentina y el relanzamiento de los partidos políticos comenzó a fortalecerse progresivamente. Asumida la derrota de la lucha armada, el peronismo de izquierda y el socialismo debieron aventurar nuevos horizontes para poder reinsertarse en el espacio público y preparar el terreno para un eventual retorno de la democracia. Ahora bien, en el exilio, se mantenían la incertidumbre y la zozobra y, por supuesto, no aparecía en ningún horizonte futuro la guerra por las islas Malvinas.

45Para la recomposición de los lazos sociales y de un espectro popular fuertemente golpeado, Casullo insistía en ubicar al peronismo como espacio central, apuntalado por sus bases y con el pensamiento de John William Cooke como faro.

46En “El pueblo produce las formas y los contenidos políticos”, el autor da cuenta de los errores de la izquierda peronista, pero trata de poner en valor la herencia de dicho movimiento:

  • 39 Casullo, Nicolás, “El pueblo produce las formas y los contenidos políticos”. En Controversia, no 7 (...)

Se viene de un cúmulo de errores cruciales que pertenecen a la biografía muy poco discutida del peronismo revolucionario. Se viene de una categórica derrota que extinguió un proyecto aglutinante. Si se hereda algo sustancial, esa herencia es un profundo interrogante sobre las formas de haber concebido políticas avanzadas en el peronismo, en los últimos veinte años. Y esto no significa invalidar el conjunto de una trayectoria. Sí significa el reconocimiento de que las “lecturas revolucionarias” hechas están en discusión, no contienen “verdad” fuera de la reflexión colectiva de una experiencia, a pesar de los que se intranquilizan con este vacío sin fórmulas ni propuestas.39

  • 40 Como mencionamos en el capítulo II, Rodolfo Walsh fue frontal con sus críticas a los Montoneros, a (...)

47Aquí la polémica, en sordina, es con el propio peronismo ya que se da por fenecida la experiencia de la Tendencia Revolucionaria y se cuestiona cómo se había concebido la política hasta ese momento. El interrogante que se abría entonces era qué heredaría el Justicialismo de dicho derrotero. En la lectura de Casullo, se debía asumir la derrota, pero había que relanzar el peronismo sin incorporar al socialismo, para evitar un nuevo desencuentro entre las masas y la izquierda40:

  • 41 Casullo, Ibidem, p. 12.

Entonces, conciencia de la crisis no como “derrotismo” a confrontar con un revolucionarismo del exilio rearmando el conocido y frágil rompecabezas: historia de la lucha obrera peronista, más socialismo, igual a: propuesta. Noción de la crisis, en cambio, como replanteo y avance en lo que creemos un posible peronismo transformador del país.41

48De la cita se aprecian el descrédito implícito en una conjugación entre peronismo y socialismo, y la apuesta por la capacidad transformadora del peronismo. Pero para ganarla había que transitar un camino con nuevos interrogantes y sin respuestas acabadas. La crisis habilitaba tanto el momento de reflexión y de reagrupamiento de las fuerzas sociales para los cuales Casullo advertía el riesgo de caer en teoricismos enajenantes. ¿A qué se refería con esto? A no rendir pleitesía al marxismo respecto a su proyecto socioeconómico siendo que esa corriente de pensamiento no reconocía ningún mérito al peronismo en esa materia.

49Para marcar la diferencia entre los conceptos de pueblo y clase, el autor recupera a Marcuse, quien señala la trascendencia del populismo:

  • 42 Casullo, Ibidem, p. 14.

En sus últimos escritos, dice Herbert Marcuse: “Hay que partir de una evidencia: el modelo revolucionario marxista-leninista está históricamente superado […] (la nueva) tendencia constituye más bien una nueva forma de populismo, entendiendo por ello una oposición popular sin referencia de clase […] Este trabajador colectivo es el pueblo, formado por las capas asalariadas de la población. Pero en el interior de esta unidad reinan las contradicciones. No hay una conciencia popular equivalente a la conciencia de clases.” (“Metodología de la revolución”, El Viejo Topo núm. 41, febrero, de 1980).42

50Cooke y su correspondencia con Juan Domingo Perón fueron otra referencia de peso. En el intercambio epistolar se encuentra un planteo que apuesta a la construcción de identidad más que a la conciencia de clase, donde lo cultural tiene un lugar central en la producción política. Así lo indica el autor:

  • 43 Casullo, Ibidem, p. 13.

Al confrontar planteo histórico con planteo político, creo que Cooke no sólo enfrenta lucha de clases contra la concepción burguesa de la política sino que señala al peronismo como fenómeno cultural intransferible, generador de resistencias y perspectivas políticas propias. Lo cultural como momento sustancial de la generación de la política. La política como una identidad, llegado un momento histórico. No como “ser” sino como la única y posible probabilidad de ruptura, por parte de los subalternos, contra una racionalidad de dominio histórico establecido.43

51Según Casullo, Cooke criticaba a aquellos que invalidaban al peronismo como elaborador popular de formas ideológicas y políticas, superadoras de la lógica y el orden burgués de dominio. Por el contrario, reivindicó esa posibilidad superadora y lo distinguió del resto de los modelos de representación política (sean de derecha o de izquierda).

52A Cooke la sistematicidad teórica no era algo que le preocupara; más bien le interesaba el terreno cultural en el que se desplegaba el peronismo. Así lo refiere Casullo:

  • 44 Casullo, Ibidem, p. 14.

No existe en Cooke ninguna intención sistematizadora o cosmovisión del mundo. El peronismo es política que devino en historia culturalizadora. Una concepción mucho más abierta, compleja y gestadora, del potencial de lo subalterno, que hoy no tenemos o hemos mitificado. Una concepción que sitúa lo determinante del pensamiento político que exige el cambio social, en lo que pretenden, y en cómo lo pretenden, las masas argentinas.44

53Esa forma que derivó en cultura remite a modos particulares de desplegar los antagonismos, a una capacidad de movilización del peronismo muy potente, a sus formas de organización sindical, al modo de liderazgo político, a la estructuración del pueblo en forma jerárquica, a una concepción de Estado fuerte, entre sus principales rasgos.

54Frente a esa lectura de Cooke, Portantiero respondió con el artículoPeronismo, socialismo, clase obrera”, donde sostiene que los planteos de Cooke no se condicen con la realidad histórica y tienen poco que aportar. Así aparece el contrapunto:

  • 45 Portantiero, Juan Carlos, “Peronismo, socialismo, clase obrera”. En Controversia, no 8, México D.F (...)

El peronismo siguió siendo lo que había sido; cierto que de la resistencia a la “Revolución Libertadora” surgieron las primeras versiones de un ala izquierda de base obrera, pero es indudable que el triunfador neto de la reconstitución post 58 fue el sindicalismo y no el peronismo revolucionario. Vandor es un nombre emblemático de ese período y pocos textos políticos son tan patéticos como el diálogo de sordos que comienza a ser la correspondencia entre Perón y Cooke a partir de 1960.45

55Ese diálogo de sordos entre Cooke y Perón fue una réplica de lo que le ocurrió a la Tendencia Revolucionaria respecto al líder. En cambio, quienes sí ganaron peso específico y protagonismo fueron los sindicatos capitaneados por su ala burocrática.

  • 46 Cfr. Casullo, Nicolás. “Peronismo revolucionario y sindicalismo peronista”. Controversia no 1, oct (...)

56De la cita de Portantiero también se desprende la imposibilidad de diálogo entre la izquierda peronista y el resto del movimiento, cosa que el dialoguismo estilo Vandor sí pudo urdir a lo largo del tiempo. Por eso Casullo le dedica una serie de artículos a la reflexión sobre el sindicalismo peronista46, tratando de acercar posiciones que rehabiliten a los distintos actores del mundo obrero y reformulen el modo de encarar sus demandas históricas.

57Portantiero caracteriza al peronismo como una expresión política claramente reformista, si bien atravesada por tensiones y contradicciones en su interior, que logró captar el interés de sectores intelectuales y de clase media a partir de las emociones. Así lo entiende el autor:

  • 47 Portantiero, Ibidem, p. 12.

(…) entre 1970 y 1975 se produjo un doble corte en los sectores medios que arrastró a una buena porción de hijos de antiperonistas y a una fracción de intelectuales hacia las filas antaño enemigas. Es en ese espacio social y cultural donde parece imposible (o al menos riesgoso) proponer un análisis del problema con aspiraciones racionales: el tema suele aparecer cargado con una retórica pasional que llega a transformarlo en una cuestión de fe, sólo apta para creyentes.47

  • 48 Slipak, Daniela, Las revistas montoneras: cómo la Organización construyó su identidad a través de (...)
  • 49 Controversia, no 8, septiembre de 1980, p. 12.

58Dicho escenario trajo pugnas por la verdadera identidad peronista, como bien mostró Daniela Slipak48. Portantiero advierte un movimiento de vaivén en la ideología peronista y se pregunta si su consumación traerá el socialismo o si se trata de una coalición con límites nacionalistas. “Más concretamente: el socialismo, dada la mayoritaria composición obrera del peronismo, ¿es la culminación natural de éste? ¿O esa finalidad – el socialismo – requiere una discontinuidad, una ruptura ideológica y organizativa?”49. La respuesta del autor lleva, más bien, al quiebre con el peronismo y a repensar el escenario político de otro modo para alcanzar el socialismo:

  • 50 Portantiero, Ibidem, p. 12.

Desde 1946 todas las imágenes sobre el socialismo como una culminación histórica natural del peronismo han fracasado. (…) Me parece, sin embargo, que esa forma de la utopía no es hoy la más recurrente: vistos desde 1980 los ideales de 1973 han muerto. (…) el peronismo – por el canal sindical – es un principio de identidad política de los trabajadores urbanos que no tiene por qué modificarse en el corto plazo y, además, esa autoidentificación es reformista y no revolucionaria: se basa en la organización de la defensa corporativa de intereses inmediatos, siendo la mentalidad dominante la de grupo de presión.50

59Planteado así el tema, Portantiero no pretenderá cambiar al peronismo, como sí lo había hecho en su acercamiento a Montoneros previo al exilio. En esta nueva postura asumida en el destierro marcará las limitaciones del peronismo: la ausencia de la conciencia de clase, y la presencia de la suma de intereses corporativos plasmados en distintas expresiones burocráticas del sindicalismo que no buscará imponerse como fuerza hegemónica dentro del movimiento nacional y popular.

60Image Imagen 4 – Socialismo. La alternativa socialdemócrata pensada desde el exilio

61El socialismo, entonces, deberá abrir un nuevo camino relanzando sus banderas históricas. Justamente, para preparar este derrotero se conformó en el exilio mexicano la Mesa socialista, con su dinámica de encuentros, de debate, estudios y promoción de actividades culturales. En este marco Aricó crea, desde la editorial Siglo XXI la Biblioteca del pensamiento socialista.

62Este grupo de intelectuales entendió que el camino al socialismo sería más difícil y prolongado, ya sin el voluntarismo de las vanguardias, y tratando de interpelar a las masas obreras a partir de la fragmentación del peronismo. Respecto al mantenimiento o quiebre de dicho movimiento, Portantiero hipotetizó que se daría… “la (…) quiebra de la coalición peronista, no necesariamente en el sentido de una ruptura formal sino de la clara preminencia de un sector, el populista o el sindicalista, en la estructura y los fines del movimiento.” (Controversia, n° 8, 1980, p. 13). Lo que nadie sospecharía, ni los propios peronistas, es que el sector que se impondrá en el mediano plazo será el del populismo de derecha, de corte neoliberal.

63Otra alternativa que Portantiero ve es la construcción del socialismo desde el interior de los sindicatos. Menuda tarea si se tiene en cuenta la identidad peronista de amplios sectores de trabajadores. No obstante, en tren de pensar opciones a futuro que contribuyan a articular un bloque socialista, ninguna posibilidad podía desecharse:

  • 51 Este desafío de construir la unidad lo tomará como propio el grupo editor de la revista Unidos, di (...)
  • 52 Portantiero, Ibidem, p. 12.

En caso de darse esta ruptura del equilibrio interno del peronismo creo que no cabrían dudas que la fuerza social que más rápidamente se reconstituiría en el liderazgo político sería el sindicalismo. (…) La intención de construir en el interior de esa estructura una opción a la izquierda no es de ningún modo desdeñable; más aún diría que es la única posibilidad realista abierta a lo que quede del “peronismo revolucionario”, descartada la mutación mágica del peronismo al socialismo y la improductividad política a largo plazo de la “unidad del peronismo”51.52

64Hecho este diagnóstico, el camino que le quedaba a la izquierda peronista o no peronista era reagruparse y luchar desde el interior de los sindicatos para construir una nueva hegemonía.

65En el mismo número de la revista Casullo publicó “Movimiento peronista y concepciones de la política” donde presentó nueve visiones globalizadoras del peronismo. Una de ellas parece ser aquella a la que suscribe, en parte, Portantiero:

  • 53 Casullo, Nicolás, “Movimiento peronista y concepciones de la política”. En Controversia, no 8, Méx (...)

5] el peronismo se explica desde la forma gremial y por lo tanto no rebasa, como fenómeno político, esas fronteras. La concepción parte de que el problema político se resuelve en la esfera dirigente del sistema, y en tanto una forma de presión reconocida – la sindical – “se haga política” desde las referencias gremiales.53

66Para el autor, el peronismo no solamente rebasa las expresiones sindicales, sino que, como mencionamos antes, rebasa también las formas de la democracia burguesa. Esa parece ser la dinámica novedosa del movimiento popular al que suscribe.

67Casullo introduce a esta lectura un eje central de debate del exilio, que remite a la imposibilidad pensar una democracia emancipadora si no se parte desde el peronismo. Más aún, el sujeto peronista es el sujeto de la historia. Así, cualquier disquisición socialista queda fuera de la historia vernácula. En palabras del autor:

  • 54 Casullo, Ibidem, p. 11.

El peronismo (y dentro del mismo una constante intención de Perón) puede decirse que neutralizó, limitó el hegemonismo de estas tendencias [las de las distintas facciones], y el Movimiento Popular sigue siendo el espacio de reconocimiento histórico del pueblo y el modelo de lucha como perspectiva. Hablar de democracia transformadora, de cambio, de socialismo, fuera de sus marcos, fuera de su capacidad de alianzas es sólo una tarea intelectual carente de sujeto en la Argentina. (…) El movimiento peronista es el plano de la concepción política que engendra el cambio en la Argentina.54

  • 55 Portantiero, Juan Carlos, “Los dilemas del socialismo”. En Controversia, no 9-10, México D.F., dic (...)

68Portantiero piensa al cambio desde una perspectiva totalmente distinta y la sistematiza en “Los dilemas del socialismo”. Para el autor, las clases populares son las protagonistas del cambio y el mismo se dará transitando el camino de la democracia más allá del peronismo; potenciándola para reconquistar los derechos ciudadanos y el poder cedido a las clases dominantes. Y añade que quedará de lado el término revolución con el que se había pensado los procesos de transformación política hasta entonces, donde: “La lucha por la democracia puede así autonomizarse (al menos en la comprensión de los actores) de la idea de una revolución popular y ser vista más como una reconquista que como una conquista.”55

69La idea de democracia avanza por sobre la de revolución, corriendo el eje, por momentos, del debate peronismo vs. marxismo, lo que generó que la política sea pensada sin el uso de la violencia. En este escenario, desde la lectura de Portantiero, se requiere revisar la historia y recuperar reivindicaciones populares y los sucesivos triunfos democráticos conseguidos en la historia argentina. Por esto el sociólogo avanza en reformular la antinomia democracia “real” versus democracia “formal” para mostrar otras posibilidades emancipadoras:

  • 56 Portantiero, Ibidem.

“La libertad política no es, por tanto, un valor “formal”: retaceada o aun negada por el capitalismo, su conquista ha sido una producción absoluta de las clases populares, una acumulación realizada por ellas que, a través de siglos de lucha, ampliaron la noción de “ciudadanía”, extendieron sus límites y conquistaron (todo lo parcialmente que se quiera) derechos irrenunciables, teóricamente innecesarios para el capitalismo, sistema cuyo funcionamiento en un plano abstracto sólo requiere de dos derechos: el de propiedad y el de contratar entre individuos jurídicamente iguales. Todo el resto: derechos políticos y sociales son una conquista popular frente a la que el capitalismo puede adaptarse en épocas normales pero que desbarata (o tiende a hacerlo) en las etapas críticas.”56

70A la ampliación de la “ciudadanía” por parte de las clases populares, se la sustenta con la ampliación de derechos políticos, ya que “sin libertades civiles no hay igualdad posible”. Aquí es donde ve el autor la semilla para subvertir el orden capitalista, si bien el modo de hacerlo precisa de un proyecto que lo materialice.

71Para Portantiero la práctica democrática será la llave para la construcción de hegemonía socialista, entendida ésta como una acumulación histórica, política y cultural, a través de la cual se recuperarán los poderes alienados.

  • 57 Portantiero, Ibidem, p. 23.

Por eso es que la lucha por la democracia no es una táctica ni un recurso de agitación y propaganda: en la medida en que es el pueblo quien la produce al irse constituyendo a sí mismo, ubicada su problemática en un horizonte que transpone los límites del liberalismo burgués con que las clases dominantes definieron la calidad de la ciudadanía. En este camino las clases populares van creando nuevas instituciones (sindicatos, consejos, partidos) como forma de ese ejercicio democrático que se impone a la vez como modo de conocimiento y como modo de constitución histórica. Aprovechan, además, las instituciones preexistentes (parlamento y todas las otras formas de la vida pública) (…).57

72Aquí se aprecia el optimismo de Portantiero respecto a la capacidad de acción en un marco social democrático. También insta a mantener en alto la dimensión utópica para forzar la transformación y cierra su artículo con una autocrítica, tanto para las distintas vertientes de izquierda argentinas, que resultaron estériles a la hora materializar un proyecto de país, como para el movimiento nacional popular que sentó sus bases sobre el verticalismo y el culto al paternalismo estatal.

73Casullo acordaría en realizar esa crítica en “Desde el movimiento de masas o desde los mitos”, e incluso considera que habría que llevarla al extremo, ya que el movimiento nacional y popular debía partir de la renovación democrática. Y para hacerlo no se deberían repetir errores del pasado. El autor lo ponía en estos términos:

  • 58 Casullo, Nicolás (1980 e). “Desde el movimiento de masas o desde los mitos”. En Controversia, no 9 (...)

Como dilemas democráticos internos del peronismo, podemos anotar el proceso de conformaciones burocráticas, progresivamente acentuado. El reduccionismo de la política a las élites conductoras. Al mismo tiempo, la relativización de aquello que no surge como clásicamente político desde las experiencias populares. La constante preminencia de ciertas formas articuladoras entre dirigencia y bases. El sofocamiento de voces y líneas críticas. El fortalecimiento de prácticas políticas emergentes de los aparatismos. La permanente regeneración de simples prácticas comiteriles. La negociación escindida de los representados.58

74También coincidió con Portantiero en que el horizonte que debía plantearse firmemente era el de la democracia y era menester que se hiciera realidad a la brevedad.

  • 59 Casullo, Ibidem.

75Una vez inmersos en el juego democrático, dice Casullo, el peronismo es el único movimiento capaz de “traducir en salto cualitativo la antagónica relación capital-trabajo en enfrentamiento político-cultural de clases en su más amplia y compleja concepción.”59 Además, agrega, el peronismo es un movimiento capaz de poner en cuestión institucionalmente la concepción misma de democracia y producir cambios. Marca sus diferencias con las tendencias socialistas aseverando que:

  • 60 Casullo, Ibidem.

A diferencia de muchas fuerzas progresistas y populares que escalan su condición política amparadas esencialmente por el propio juego democrático, el Movimiento Peronista en tanto que tal, si instala por sobre cualquier otra cosa un eje de enfrentamiento como definitiva perspectiva histórica, es el político-democrático popular hacia la transformación. Desde un principio, es conciencia de las masas argentina que el sistema político, de derecha a izquierda, rechaza la forma democrática que decide la clase obrera para estructurarse como fuerza política en relación al juego democrático.60

  • 61 Casullo, Ibidem, p. 25.

76Más aún, Casullo, menciona la posibilidad de una alternativa democrática revolucionaria peronista, y respecto a dicho movimiento sostiene que... “Rechazarlo, corporativista o izquierdistamente, es impedir un proyecto transformador desde el protagonismo popular y a partir de la profundización de la democracia, y pensarlo en cambio desde la cancelación de esta última.”61

77En ese momento histórico, sigue el razonamiento, las fuerzas explotadas sindicalizadas promueven espontáneamente el peronismo por encima de acuerdos entre grupos o vanguardias, y desde ese escenario se deberá comprender al pueblo. Ahora bien, en ese contexto el peronismo vivía una nueva circunstancia, ya que estaba sin un líder absolutamente legítimo que encolumnara a las masas. Y es precisamente el límite que imponga un líder el que marcará el destino del pueblo. Así lo expone Casullo:

  • 62 Casullo, Ibidem, p. 26.

No es una extensa etapa gestadora de una estructura partidaria, que se adecúa cada vez más acabadamente al régimen institucional (radicalismo) lo que signará al peronismo sino el hecho definitorio del encuentro de las masas con su caudillo, encuentro que jamás busca ser superado por las bases políticas a través de estructuras que pudieran despersonalizar la conducción.62

78A sabiendas de esta encerrona, el autor concluye su artículo en directa confrontación con los lectores marxistas de la revista, subrayando una vez más que el pensamiento transformador nacional es peronista y debe aceptarse ese punto de partida para pensar lo social en Argentina:

  • 63 Casullo, Ibidem.

Pensar entonces en términos políticos críticos. No generar ideologismos. Partir desde la trayectoria del pueblo, no desde estatutos conceptuales en sus eternos duelos bibliográficos. Considerar que el horizonte de inteligibilidad, y por lo tanto la resolución del dilema, le pertenece al proceso popular. En nuestro caso, a la fuerza y las debilidades del Movimiento Popular.63

79A este debate se sumó Alcira Argumedo, firmando por razones de seguridad bajo el seudónimo de Elena Casariego. Argumedo introdujo nuevas críticas hacia las posturas socialistas de la revista. En “Sobre ‘polisemias’, pampas y confusiones” cita párrafos del texto “Peronismo, socialismo, clase obrera” de Portantiero (en Controversia n° 8) como avances de una lectura de izquierda, aunque la considera de un “gorilismo mal depilado” (sic). Esta es un de las pocas descalificaciones desembozadas que aparecen en los números de la revista que, como es de esperar, tendrá su respuesta en un ejemplar posterior.

  • 64 Argumedo, Alcira, “Sobre ‘polisemias’, pampas y confusiones”. En Controversia, no 11-12, México D. (...)

80Argumedo hace énfasis en que para discutir sobre socialismo hay que referirse a las experiencias concretas, los llamados “socialismos reales”. Asevera…. “Y si se cuestionan los socialismos reales hay que cuestionarse entonces el conjunto del sistema teórico marxista, la concepción del mundo sobre la cual se fundamentan.”64 Además, critica al elitismo marxista y la falta de autocrítica en su sistema de pensamiento, cuestión que deja firmes sus herramientas analíticas independientemente de los contextos.

81El razonamiento de la autora empalma con el de Casullo, ya que pone el acento en pensar desde el peronismo a los sectores populares para no forzar interpretaciones y trastocar las posibilidades reales de emancipación con las que se contaba en ese entonces. Así expresa su crítica hacia el marxismo:

Pero establecer “el” socialismo antes de saber con la cuota de poder real con que cuentan los sectores populares, y calificar el carácter revolucionario o no de tales sectores desde ese “modelo ideal”, es poner el carro delante del caballo: una irresistible manzana de Adán para los socialismos verbales.

  • 65 Argumedo, Ibidem.

Lo cual estaría indicando la existencia de dos tipos fundamentales de pensamiento sobre lo social: por una parte, el pensamiento “científico” y, por otra, el pensamiento político estratégico, doctrinario.65

82La autora señala que las lecturas marxistas se hacían frecuentemente como documentos científicos, al margen de la historia y de las circunstancias a las cuales ese pensamiento intentaba dar respuestas. Por eso puso como ejemplo a las Cátedras Nacionales peronistas, que a principios de la década de 1970 tuvieron buen predicamento universitario y estuvieron muy sensibles a los problemas locales.

83Para dar un golpe directo al leninismo y a las vertientes de izquierda afines, Argumedo retoma el razonamiento del marxista Oscar del Barco, quien plateaba que:

“Durante demasiados años han hablado del paraíso soviético y contado una historia totalmente fraguada para inocentes, para estúpidos o para funcionarios del movimiento comunista internacional. Una historia donde siempre aparecía Lenin en actitudes hieráticas, retóricas: siempre Lenin trepado a un auto y diciendo un discurso, o Lenin conversando con los obreros y campesinos […] Del Lenin que ordenaba fusilar uno de cada diez vagabundos, del creador de la Checa, del Lenin que se opuso ferozmente a la dirección obrera de fábrica, del Lenin que liquidó a los soviets, la oposición de izquierda, los sindicatos, ni una sola mención. ¿Por qué?

  • 66 Argumedo, Ibidem, p. 14.

Debemos empezar […] a estudiar la historia real de la URSS, y a estudiar los escritos de Lenin en estrecha relación con la realidad; creo que es necesario terminar con la lectura puramente teórica de Lenin, con esa lectura típica que consiste en desligarlo de la historia (“¿Era Lenin un perverso?”, en El Machete no 3, México, julio de 1980).66

84Del Barco puso en evidencia que el socialismo leninista estuvo lejos de cumplir los objetivos de emancipación planteados por Karl Marx, y que los aspectos represivos de ese “socialismo real” fueron ocultados y no recibieron la autocrítica apropiada por parte de los partidos comunistas. A esto, agrega el autor que se debe revisar a fondo la aplicación del leninismo para perfilar nuevos caminos para el socialismo.

85Por otra parte, la socióloga planteó que el propio peronismo puede autorregularse, dando batallas contra la extrema izquierda y derecha de su movimiento, y que tiene en claro cuál es el antagonismo central: el pueblo frente al imperialismo. De este razonamiento se saca como conclusión, una vez más, que en el peronismo se encuentra el sujeto histórico nacional, y que debe abandonarse el determinismo clasista que propone la izquierda para lograr la liberación del pueblo. Así lo planteó la autora:

El pueblo no es uno por sí y para sí abstractamente. Se define por su antagonismo con un enemigo concreto – a partir de la contradicción principal en cada etapa histórica-política – y contiene en su seno un conjunto de sectores sociales cuyas contradicciones no antagónicas pueden resolverse en el interior de un proyecto de liberación y de objetivos políticos que los engloban.

  • 67 Argumedo, Ibidem, p. 13.

Mientras la visión clasista presenta una tendencia más determinista – intereses objetivos = partido político que los representa –, una perspectiva que incorpore el concepto de “pueblo” podría aproximarse más fluidamente a comprender el sentido que el peronismo le da al Movimiento.67

86Otra crítica de la autora al planteo de Portantiero tiene que ver con invalidar sus detracciones hacia el sindicalismo. En cuanto a este último, Argumedo señala que su política está vertebrada por el movimiento peronista y no por intereses corporativos. De modo que el justicialismo es la única expresión política que permitiría al sindicalismo dar un “salto cualitativo”.

  • 68 Argumedo, Ibidem.
  • 69 Argumedo, Ibidem.

87Más aún, enfatiza la autora: “La necesidad de una organización sindical de los trabajadores con objetivos políticos que incorporen y superen los intereses corporativos forma parte de la doctrina peronista desde sus inicios (…)”.68 Además, refuerza su optimismo por el espacio al que suscribe de este modo… “Por medio de distintos canales de participación, el movimiento permite potenciar todas y cada una de las propuestas que el proyecto popular contiene y sintetiza (…)”.69

88Respecto al gobierno militar encabezado por Roberto Viola, la autora realizó el siguiente balance:

  • 70 Argumedo, Ibidem, p. 14.

Tendríamos así – en términos muy gruesos – al bloque dominante afianzado en un poder militar rígidamente represivo; con inteligentes y podríamos decir que inesperadas alianzas internacionales (que incluyen a la URSS y a China), reforzadas recientemente por el triunfo de Reagan en Estados Unidos. Desarrollando una política destinada a cambiar la faz económico-social del país, algo que encuentra escasa base social en el interior de la sociedad.”70

  • 71 Argumedo, Ibidem.

89En ese contexto, y hecha la crítica al bloque soviético y al estadounidense, la autora cierra su artículo redoblando la apuesta por el peronismo y la potencia de su identidad: “Contrariamente a lo que siempre ha pensado la izquierda, consideramos que es en esa conciencia popular y en la historia de la defensa de su identidad – que, en tanto doctrina, es esencialmente dinámica – donde se encuentra lo más revolucionario del peronismo.”71

90El artículo de De Ípola y Portantiero titulado “Lo nacional-popular y los populismos realmente existentes” le responde a Argumedo, y rescata de la teoría política marxista la recuperación del concepto de hegemonía, el cual implica que la clase tiene capacidad para construir una “voluntad colectiva nacional-popular” que se apoya en una “reforma intelectual y moral”. Ahora bien, esta posibilidad entraña una serie de problemas en la relación entre socialismo y populismo. Los autores proponen no centrarse solamente en las versiones “realmente existentes” del socialismo a nivel internacional, ni en sus fracasos a nivel local.

91En cuanto a la relación entre socialismo y populismo, De Ípola y Portantiero sostienen que solo hay ruptura, ya que el primero rechaza el fortalecimiento del Estado y el segundo lo tiene en estima. Además, una diferencia fundamental está:

  • 72 De Ípola, Emilio y Portantiero, Juan Carlos, “Lo nacional-popular y los populismos realmente exist (...)

(…) en la concepción de la democracia y en la forma de planteamiento de los antagonismos dentro de “lo nacional-popular”: el populismo constituye al pueblo como sujeto sobre la base de premisas organicistas que lo reifican en el estado y que niegan su despliegue pluralista, transformando en oposición frontal a las diferencias que existen en su seno, escindiendo el campo popular en base a la distinción entre “amigo” y “enemigo”.72

92Siguiendo a Carl Schmitt, se ve aquí que la construcción del populismo excluye la pluralidad de voces y da lugar a una oposición antagonista entre el pueblo y su alteridad. Este cuadro se torna más complejo si el conflicto es tramitado desde la órbita de un Estado fuerte; poder en el cual están subsumidas las distintas demandas populares. Más aún, los autores añaden que:

  • 73 De Ípola y Portantiero, Ibidem.

En esta visión, el Estado como “orden” que estructura a la vez la nacionalidad y la ciudadanía actúa para las masas como el espacio en el que los conflictos particulares pueden resolverse en nombre de una totalidad. Los conflictos no son anulados pero sí fragmentados por una lógica corporativa, siendo el Estado quien opera la reconciliación entre los diversos intereses privados.73

93Para nosotros, esas afirmaciones quieren decir que las masas pierden la capacidad de estructurar por ellas mismas el componente identitario nacional y la forma de ciudadanía desde la que participarán en la vida pública.

94Lo que sí destacan los autores respecto a las distintas formas de populismos en Latinoamérica es el hecho de que habilitan la posibilidad de un cambio de hegemonía. Aunque aquí el problema será ¿qué tipo de hegemonía se construye para no quedar entrampados en la forma nacional-estatal y concretar formas nacional-populares de lo nacional? En este sentido, De Ípola y Portantiero remiten al camino señalado por Gramsci, para quien lo nacional-popular tiene cierto “espíritu de escisión” frente al poder y se distingue de él por ser una realidad socio-cultural específica, producida y/o reconocida por una articulación entre el pueblo-nación y los intelectuales.

95En el desarrollo de estos autores lo nacional-popular queda atrapado en cierto tipo populismo, lo que trae aparejado los siguientes problemas: 1) los antagonismos frente a la opresión son desplazados hacia un “bloque de poder”, 2) las demandas son morigeradas por los dirigentes del movimiento, 3) la fetichización del Estado “popular” conduce a una concepción organicista de la hegemonía.

96Esto último pone en evidencia dos formas distintas de pensar a la hegemonía, que en palabras de los autores se expresa de este modo:

  • 74 De Ípola y Portantiero, Ibidem, p. 12.

Esta confrontación entre una concepción organicista y otra pluralista de la hegemonía aparece como de importancia decisiva para poder pensar las relaciones entre democracia (como el elemento subversivo inherente a “lo popular”) y socialismo y/o populismo como alternativas políticas de articulación de demandas y tradiciones.74

97Desde la concepción organicista el principio nacional-estatal organiza desde arriba “la comunidad”, enalteciendo la unanimidad por sobre el disenso.

  • 75 De Ípola y Portantiero, Ibidem, p. 12.

98Otro rasgo problemático de los populismos considerado por los autores es el poder concentrado en un líder, en el cual el pueblo deposita la “palabra decisiva”. Retomando a Louis Althusser, el líder devendría Sujeto interpelando a las masas como sujeto sometido al Estado y al líder. En esa doble sujeción el pueblo se reconoce como partícipe de un proyecto corporizado en el jefe “carismático”. En palabras de De Ípola y Portantiero: “(…) las modalidades bajo las cuales el peronismo constituyó al sujeto político “pueblo” fueron tales que conllevaron necesariamente la subordinación/sometimiento de ese sujeto al sistema político instituido (…)”75

99En lo que se refiere al Estado populista, los autores confrontan con el optimismo de Ernesto Laclau, advirtiendo que todas las experiencias populistas reemplazaron a un Estado por otro sin revertir el “principio general de dominación”, que supone una relación asimétrica de poderes, y confrontando sólo con un “bloque de poder”.

100Por último, entre otras dificultades del populismo, se plantea la relación problemática entre intelectuales y clases subalternas y se le reclama al peronismo que no reproduzca las estructuras de sometimiento del “vanguardismo” de las izquierdas, ya que el populismo las recupera con consignas opuestas a las izquierdas, pero reafirmando el mismo esquema de poder.

  • 76 Caletti, Sergio y Casullo, Nicolás (1981). “El socialismo que cayó del cielo”. En Controversia, no(...)

101La serie de polémicas entre marxismo y peronismo culminó con el artículo “El socialismo que cayó del cielo”. Allí Casullo y Caletti serán muy críticos del socialismo vernáculo, especialmente del discurso de renovación del mismo impulsado desde Controversia. Los antecedentes no parecen muy alentadores para el socialismo, más aún su relación con el populismo y su modo entender la democracia, lo cual queda en evidencia en la cita de los autores: “Fue, como socialismo, amplia y mayoritariamente guerrillero, antiperonista y empedernido anticualquier modelo de estado democrático (“farsa”) elegido por el pueblo en los marcos de la institucionalidad burguesa.”76

102El no reconocimiento de la legitimidad de los períodos democráticos durante los cuales el peronismo fue gobierno parece ser el obstáculo que impide al socialismo ponderar las democracias predominantes en Argentina, y por ende pensar qué tipo de democracias es posible construir para nuestro país. Además, otro problema para este grupo socialista es su lectura de la historia reciente, en la que no se valoró apropiadamente el lugar protagónico que tuvieron las masas en la esfera pública gracias al peronismo y la consabida ampliación de derechos que posibilitó dicho movimiento.

103Las siguientes críticas de Casullo y Caletti, tendrán que ver con el teoricismo del socialismo y de su falta de referencias en la realidad local. A esto se suma la crisis de la que se hace eco la izquierda a partir de lecturas de autores europeos y de los avatares históricos del viejo continente, de lo cual se retoma esquemas de pensamiento que no cuadran para la realidad argentina. Así queda plasmado en la revista:

  • 77 Caletti y Casullo, Ibidem, p. 8.

También el dilema de lo democrático resurge, pero no desde un replanteo sobre la validez que le imprimen nuestras mayorías políticas antes y hoy a esa cuestión (…), sino a partir de elucubraciones con respecto a estables democracias europeas, a cargo de izquierdas burocratizadas y de masas que hoy se plantean su participación en futuros gobiernos de coalición.77

104De esta cita se abre otro posible frente de debate, que tiene que ver con la importancia de contar con un pensamiento nacional que retome el sentido que le atribuyen las propias masas a la democracia. Es más, no construir una perspectiva propia desde lo nacional constituye una claudicación que se enrostra a los intelectuales socialistas. Esa mirada desde y sobre lo nacional entra en consonancia con las banderas históricas del peronismo, cuestión que será criticada por los autores socialistas, ya que no ven allí alternativas fértiles para pensar una democracia plural, donde se respeten las instituciones y la ciudadanía pueda producir su propia cultura política más allá de los proyectos impulsados desde el Estado.

105Casullo y Caletti cierran el artículo equiparando, una vez más, al socialismo con los “socialismos reales”, por ser estas las únicas experiencias conocidas y ser las inspiradoras de los distintos partidos comunistas. Así se explayan los autores en referencia a esto:

  • 78 Caletti y Casullo, Ibidem, p. 9.

Reconocemos que el socialismo es el estado socialista. Con sus variaciones norte, sur, centro, periferia, oriente y occidente: un modelo económico y político que pensó y cumple lo sustancial de sus premisas sin quebrar las coordenadas de un sistema cultural histórico. Esto es (entre lo relevante) sin superar la comprensión economicista del poder como totalitarismo. En este punto – que hace al no cuestionamiento profundo de una estrategia cultural – se realizó.78

106En esta clave de análisis el populismo sí quebraría los sistemas culturales históricos, ampliando los márgenes de participación de las masas y reconociéndoles progresivamente derechos, con políticas que se asemejan a las de los estados de bienestar. Como se aprecia, una crítica al economicismo que llegue hasta las últimas consecuencias puede desbancar a la lucha de clases como contradicción social fundamental.

107A grandes rasgos, en estos dos últimos textos, que cierran el debate y ponen en jaque la continuidad de la revista hay un esfuerzo en común por superar los lastres autoritarios a la hora de pensar la democracia, pero esos esfuerzos se presentan en forma de críticas cruzadas hacia el peronismo y hacia los socialismos reales. Para el caso de los socialismos la crítica se dirige al estalinismo y hacia la conducción de las vanguardias políticas e intelectuales en forma elitista y vertical. Con relación al peronismo se pone el acento en el poder concentrado en el líder como forma de autoritarismo, donde la última palabra se encuentra en la figura del caudillo.

108Otro punto en común tiene que ver con la preocupación por el autoritarismo del Estado. También en un fuego cruzado, se acusa al socialismo de ser el camino hacia Estados totalitarios, y lo propio ocurre con el peronismo, donde la política queda subsumida a los conflictos que procesa el Estado y el pueblo vería muy limitados sus espacios de autonomía por fuera de las estructuras corporativas.

109En el caso de Casullo y Caletti y de los demás peronistas integrantes de la revista, hay un acento puesto en la dimensión realista de los conceptos, ya que se reclama permanentemente realizar reconstrucciones históricas, ver los ejemplos de socialismo y populismo, y detenerse en los casos en que la teoría ha tendido puentes con la realidad.

110En cambio, De Ípola y Portantiero hacen un desarrollo que retoma a Gramsci para pensar la hegemonía que debía ser construida en Argentina, apostando por una confluencia entre el ideario socialista con el de una democracia que estaba por hacerse. Lo llamativo en este último grupo es que no tuvieron como referencia a la vía chilena al socialismo para la construcción de un nuevo bloque hegemónico. Esto puede deberse al fracaso estrepitoso de esa experiencia o a la consideración de que no era correcto homologar el escenario social y cultural chileno con el contexto argentino; en cualquier caso, no contamos con evidencias respecto a la vacancia de este tópico en los debates socialistas ni en la propia revista.

111Desde el espectro peronista también se ninguneó a la experiencia de la Unidad Popular, al punto de no tenerla en cuenta, ni como referencia histórica, ni como aporte para pensar el futuro. Veamos el tema en el razonamiento de Caletti:

  • 79 Caletti, Sergio (1979 b). “La revolución del voluntarismo”. En Controversia, no 2-3. México D.F., (...)

El país – y también el continente – careció de una izquierda emparentada con su propio escenario, del mismo modo que careció de un pensamiento propio en general, porque careció, y en gran medida carece, de una historia apropiada. La muestra no es solamente la historia de la dominación de una clase sobre las demás, sino también, al mismo tiempo, la historia de la enajenación de nuestra historia.79

112Y más adelante en el mismo texto, “La revolución del voluntarismo”, continúa:

  • 80 Caletti, Ibidem, p. 9.

El movimiento popular, es decir el peronismo, fue profundamente tocado por esta historia. Participó lateralmente en ella, en algún momento creyó en ella y se desgarró con ella. Que nuestras reflexiones y las que proponemos a otros contribuyan, en alguna medida y a través de los muchos que una vez integraron las filas del movimiento, a su recuperación plena, que será también la recuperación de sus contenidos transformadores en una perspectiva profundamente democrática, popular y nacional.80

113Además de ignorar la vía al socialismo por las urnas, el autor peronista hace una lectura poco sutil de la Revolución cubana como experiencia de apropiación de su escenario y su historia – vía las lecturas de José Martí –, y como esfuerzo de forjar un pensamiento latinoamericano en diálogo con el marxismo.

114Con respecto al peronismo, Caletti reconoce que estuvo al margen de las experiencias típicas de la izquierda en Latinoamérica, no obstante, insiste en la “recuperación plena” del movimiento nacional y popular tal como lo conoció, ya que esto conllevará, casi naturalmente, a la transformación democrática.

115Si recapitulamos, el destierro generó condiciones de excepción que propiciaron la unión gracias a la sociabilidad del exilio y en solidaridad con quienes se quedaron en el país. Esto propició la tolerancia y también el tramitar las diferencias, lo que se expresó en la CAS (paraguas que cobijó a peronistas de izquierda, marxistas e independientes) y en Controversia.

116En esta clave de lectura podemos seguir a Garategaray, quien sostiene que:

  • 81 Garategaray, Ibidem, p. 186.

Es nuestra hipótesis que, si el exilio fue un importante espacio de debate y reflexión, funcionó al interior de estas revistas como “mito de unidad”, es decir no sólo como un lugar físico sino también simbólico que les permitió articular nuevos colectivos y categorías para interpretar la realidad.81

  • 82 Tula, Bufano y Nudelman fueron los únicos que no se insertaron en la universidad.
  • 83 Incluso los lazos de solidaridad se reactivaron durante el retorno al país, ya que la figura del e (...)
  • 84 Al respecto, pueden consultarse trabajos académicos como los de Parisi (2012) y Lastra (2014), la (...)

117De hecho, ese mito de unidad persistirá en el interior de la universidad con el retorno a la democracia, ya que esta institución albergará a gran parte de los editores de la revista82 y de los intelectuales exiliados. Justamente, esos consensos forjados en el destierro y el haber compartido una experiencia límite dejará una marca que se reactualizará en el tiempo.83 Un ejemplo de esto es el significante Argenmex, que se acuñó para nominar a los exiliados políticos en México, y que dio lugar a la constitución de un perfil identitario que llegó hasta el siglo XXI.84

118Un ejemplo de gran acuerdo forjado en tierras mexicanas lo constituye la crítica generalizada a los partidos políticos para propender a instituciones democráticas y dinámicas, sin recaídas burocráticas y abiertas. Esta cita de Bufano es una referencia al respecto:

  • 85 Bufano, Sergio (1980 b). “Centralismo democrático y profesionalismo político”. En Controversia no  (...)

La izquierda, que justificó su existencia, entre otras cosas, por el burocratismo del partido comunista, creó modelos similares: autoritarismo, aparatos cerrados, direcciones con espíritu de cuerpo, profesionalismo a ultranza. La cuestión es que en Argentina la democracia interna en organizaciones políticas no ha existido nunca, fueran o no del campo popular. Es tradición que los congresos partidarios, máxima expresión de la democracia, fiel exponente de la voluntad de las bases, se preparen con un recuento previo de delegados, con “reorganizaciones” aceleradas que garanticen mayoría de delegados y con postergaciones cuando “no están dadas las condiciones internas”.85

119Este planteo estará en consonancia las ideas del Grupo Esmeralda, del que formará parte Bufano, y que acompañará con asesoramiento al presidente Raúl Alfonsín, por ejemplo, en políticas como el impulso de la Ley Mucci para reformar y democratizar a los sindicatos.

  • 86 Garategaray, Ob. cit., p. 196.

120Como sostiene Garategaray, el exilio mejoró el respeto a las disidencias, cuestión cara para la publicación: “Controversia llamaba a quebrar con una tradición muy arraigada en la cultura política argentina en la que la ideología funcionaba como un parteaguas que dicotomizaba el espacio político entre amigos y enemigos; una práctica que la revista se proponía revertir.”86

121Los debates sobre populismo, socialismo y democracia continuaron abiertos y fueron retomados por publicaciones posteriores, pero esto fue posible gracias a que Controversia tuvo un lugar protagónico entre los intelectuales que hicieron la revista.

Haut de page

Notes

1 Koselleck, Reinhart, Futuro pasado: para una semántica de los tiempos históricos. Barcelona, Paidós, 1993.

2 Cfr. Portantiero, Juan Carlos (1979). “Proyecto democrático y movimiento popular”. En Controversia n° 1, p. 6-7. “Como señaló Acha (2017), en los años inmediatamente previos a su exilio Terán confiaba en una posible confluencia entre el socialismo marxista y la izquierda peronista. La revista Controversia prosiguió, a su modo, con esa esperanza.” Giller, Diego Martín. Una temporada en el exilio. Oscar Terán, el pensamiento desquiciado y los marxismos latinoamericanos. En Religación. Revista de Ciencias Sociales y Humanidades. Año 3, vol. 3.12. Diciembre de 2018. Centro de Investigaciones en Ciencias Sociales y Humanidades desde América Latina, Quito, p. 63.

3 Un antecedente es el acercamiento del grupo de Aricó y Portantiero al de Roberto Quieto –Fuerzas Armadas Revolucionarias-, quien finalmente los acercó a Montoneros llegando a 1973. Sobre el apoyo de Pasado y Presente al peronismo revolucionario, véase Ricardo Martínez Mazzola “Un difícil encuentro. Portantiero y la tradición socialista argentina”, en Hilb, Claudia (comp.), El político y el científico. Ensayos en homenaje a Juan Carlos Portantiero, Buenos Aires, Siglo XXI, 2009, p. 133-168.

4 Esto se hará más evidente cuando el grupo editor retorne a Argentina y se inserte en espacios políticos sin vínculo alguno durante la década de 1980. Es conocida la participación de Portantiero y Bufano en el Grupo Esmeralda como asesores del presidente radical Raúl Alfonsín, pero también Tula se insertó en el Partido Socialista Democrático, llegando a ser concejal en la ciudad de Buenos Aires, y Caletti acompañó la candidatura presidencial de Antonio Cafiero por el peronismo.

5 Rojkind, Inés, “La revista Controversia: reflexión y polémica entre los argentinos exiliados en México”. En Yankelevich, Pablo (comp.), Represión y destierro. Itinerarios del exilio argentino, La Plata, Ed. Al Margen, 2004.

6 Álvarez, Emiliano, “Controversia: transformación intelectual en el exilio mexicano”. En III Jornadas de Historia de las Izquierdas. Exilios Políticos argentinos y latinoamericanos. Buenos Aires. 4, 5 y 6 de agosto de 2005. Buenos Aires: CEDINCI. [Consulta: 16 de septiembre de 2019]

<http://www.cedinci.org/PDF/Jornadas/III%20Jornadas.pdf>.

7 Gago, Verónica, Controversia: una lengua del exilio, Quilmes, Ediciones Biblioteca Nacional, 2012.

8 Reano, Ariana, “Controversia y La Ciudad Futura: democracia y socialismo en debate”. En Revista Mexicana de Sociología 74, n° 3. México, 2012, p. 487 a 511.

Disponible en: http://www.revistas.unam.mx/index.php/rms/article/view/32223

9 Pinheiro de Paula Couto, Cristiano. Inteletuais e exílios. Confronto de resistências em revistas culturais. Encontros com a Civilização Brasileira, Cuadernos de Marcha e Controversia (1979-1984). Porto Alegre: Universidade Federal do Rio Grande do Sul, 2013. [Consulta: 25 de julio de 2016]. <http://www.lume.ufrgs.br/handle/10183/76241>.

10 Garategaray, Martina, La unidad del exilio: Las revistas Cuadernos de Marcha y Controversia en México. Revista Eletrônica da ANPHLAC. 19, 2015, p. 186-207. [Consulta: 25 de julio de 2016]. <http://www.revistas.fflch.usp.br/anphlac/article/view/2369>.

11 Sobre este tópico puede consultarse, a modo de ejemplo, el caso de los literatos uruguayos en Gilman, Claudia, “Enredos y desenredos de Rama y Monegal”. En Nuevo texto crítico, vol. XXIV, Stanford, 2012, p. 69-92.

12 Reano, Ariana y Smola, Julia, Palabras políticas. Debates sobre la democracia en la Argentina de los ochenta, Buenos Aires, Undav Ediciones y Universidad de General Sarmiento, 2014.

13 Un trabajo de interés sobre la cuestión es Gilman, Claudia, “Ernesto Guevara: soldado y soldador del mundo”. En Kamchatka. Revista de análisis cultural, no 6, Universitat de Valencia, 2015, p. 133-148.

14 Garategaray, Ob. cit.

15 Garategaray, Ob. cit., p. 200.

16 Reano, Ob. cit., p. 495.

17 De hecho los casos de la Unidad Popular en Chile o del Frente Amplio de Uruguay como experiencias democráticas de confluencia de partidos no fueron debatidas, ni tenidas como referencias en la revista. Esto, a pesar de que la misma se mostraba abierta a una mirada latinoamericana.

18 Reano, Ob. cit., p. 491.

19 Controversia no 9-10, diciembre de 1980, p. 23.

20 Caletti, Sergio, entrevista con el autor, 19 de mayo de 2012.

21 Yankelevich da cuenta de lo frágil que fue la unidad dentro de la CAS en Ráfagas de un exilio: argentinos en México, 1974-1983, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica – El Colegio de México, 2010.

22 Como informa Yankelevich: “Desde finales de 1980, los peronistas, los socialistas y los independientes convivieron y compitieron en y por la dirección de la CAS. El proceso de renovación de autoridades más disputado tuvo lugar en diciembre de 1981.” Ibidem, p. 148. Recordemos que Controversia publicó su último número en agosto de 1981, fecha cercana a esas elecciones.

23 Bufano, Sergio, “La política intemporal”. En Controversia, no 14, México D.F., agosto de 1981, p. 15-16.

24 Al respecto, se encuentra en el no 9-10 de Controversia el Suplemento La democracia como problema.

25 Como señala Giller, Aricó queda afuera de este cruce porque se ubica en una tercera posición. Coincidía con De Ípola y Portantiero en que el Estado no debe sofocar a los procesos democráticos – como ocurría con el peronismo –, pero coincidía con Caletti y Casullo en que el Estado debía tener una presencia protagónica en la construcción de democracia, en Giller, Diego Martín, “Socialismo y democracia. Una Controversia argentina en el exilio en México”. En actas de Jornadas Anuales de Investigación 2016. CEIICH-UNAM, México, 2018.

26 Reano, Ob. cit.

27 Portantiero, Juan Carlos, “Proyecto democrático y movimiento popular”. En Controversia, no 1, México D.F., octubre de 1979, p. 6-7.

28 Portantiero, Ibidem, p. 6.

29 Para profundizar los debates en Controversia sobre el concepto de democracia puede consultarse Reano (2012) y Reano y Smola (2014).

30 Portantiero, Ibidem, p. 6.

31 Portantiero, Ibidem, p. 6-7.

32 Portantiero, Ibidem, p. 7.

33 Portantiero, Ibidem, p. 7.

34 Casullo, Nicolás, “El peronismo y las democracias”. En Controversia, no 5, México D.F., marzo de 1980 (b), p. 7.

35 Casullo, Ibidem, p. 7.

36 También llamado grupo de “los reflexivos”. Para más referencias ver el capítulo I.

37 Casullo, Ibidem, p. 8.

38 Casullo, Ibidem, p. 8.

39 Casullo, Nicolás, “El pueblo produce las formas y los contenidos políticos”. En Controversia, no 7, México D.F., julio de 1980 (c), p. 12-14.

40 Como mencionamos en el capítulo II, Rodolfo Walsh fue frontal con sus críticas a los Montoneros, a quienes les endilga que hicieron una mala lectura de la situación histórica en que se encontraban, les dice que se transformaron en una vanguardia ciega, y que dieron por sentado que el peronismo se deshacía, cuando en realidad el pueblo seguía siendo peronista.

41 Casullo, Ibidem, p. 12.

42 Casullo, Ibidem, p. 14.

43 Casullo, Ibidem, p. 13.

44 Casullo, Ibidem, p. 14.

45 Portantiero, Juan Carlos, “Peronismo, socialismo, clase obrera”. En Controversia, no 8, México D.F., mayo de 1980 (b), p. 12-14.

46 Cfr. Casullo, Nicolás. “Peronismo revolucionario y sindicalismo peronista”. Controversia no 1, octubre de 1979; “Sindicatos de liberación y liberación sin sindicatos”. Controversia no 2-3, diciembre de 1979; y “La búsqueda de la unidad sindical”. Controversia no 8, septiembre de 1980.

47 Portantiero, Ibidem, p. 12.

48 Slipak, Daniela, Las revistas montoneras: cómo la Organización construyó su identidad a través de sus publicaciones, Buenos Aires: Siglo Veintiuno Editores, 2015.

49 Controversia, no 8, septiembre de 1980, p. 12.

50 Portantiero, Ibidem, p. 12.

51 Este desafío de construir la unidad lo tomará como propio el grupo editor de la revista Unidos, dirigida por Carlos Chacho Álvarez durante la década de 1980. En la misma colaborarán firmas que pasaron por Controversia, por ejemplo: Nicolás Casullo, Ernesto López y Alcira Argumedo. Al respecto véase Garategaray (2018).

52 Portantiero, Ibidem, p. 12.

53 Casullo, Nicolás, “Movimiento peronista y concepciones de la política”. En Controversia, no 8, México D.F., septiembre de 1980 (d), p. 10.

54 Casullo, Ibidem, p. 11.

55 Portantiero, Juan Carlos, “Los dilemas del socialismo”. En Controversia, no 9-10, México D.F., diciembre de 1980 (c), p. 23.

56 Portantiero, Ibidem.

57 Portantiero, Ibidem, p. 23.

58 Casullo, Nicolás (1980 e). “Desde el movimiento de masas o desde los mitos”. En Controversia, no 9-10, México D.F., diciembre de 1980 (e), p. 26.

59 Casullo, Ibidem.

60 Casullo, Ibidem.

61 Casullo, Ibidem, p. 25.

62 Casullo, Ibidem, p. 26.

63 Casullo, Ibidem.

64 Argumedo, Alcira, “Sobre ‘polisemias’, pampas y confusiones”. En Controversia, no 11-12, México D.F., abril de 1981, p. 12.

65 Argumedo, Ibidem.

66 Argumedo, Ibidem, p. 14.

67 Argumedo, Ibidem, p. 13.

68 Argumedo, Ibidem.

69 Argumedo, Ibidem.

70 Argumedo, Ibidem, p. 14.

71 Argumedo, Ibidem.

72 De Ípola, Emilio y Portantiero, Juan Carlos, “Lo nacional-popular y los populismos realmente existentes”. En Controversia, no 14, México D.F., agosto de 1981, p. 11.

73 De Ípola y Portantiero, Ibidem.

74 De Ípola y Portantiero, Ibidem, p. 12.

75 De Ípola y Portantiero, Ibidem, p. 12.

76 Caletti, Sergio y Casullo, Nicolás (1981). “El socialismo que cayó del cielo”. En Controversia, no 14. México D.F., agosto, p. 7.

77 Caletti y Casullo, Ibidem, p. 8.

78 Caletti y Casullo, Ibidem, p. 9.

79 Caletti, Sergio (1979 b). “La revolución del voluntarismo”. En Controversia, no 2-3. México D.F., diciembre, p. 7.

80 Caletti, Ibidem, p. 9.

81 Garategaray, Ibidem, p. 186.

82 Tula, Bufano y Nudelman fueron los únicos que no se insertaron en la universidad.

83 Incluso los lazos de solidaridad se reactivaron durante el retorno al país, ya que la figura del exiliado provocó rechazo o recelo en amplios sectores de la sociedad argentina. Esto hizo que muchos de los retornados borren su identidad pasada, o se vuelquen a la contención de las amistades del exilio.

84 Al respecto, pueden consultarse trabajos académicos como los de Parisi (2012) y Lastra (2014), la coproducción argentina-mexicana Los argenmex (2008), el documental Argenmex, exiliados hijos (2016) de Violeta Burkart Noé, entre otras producciones.

85 Bufano, Sergio (1980 b). “Centralismo democrático y profesionalismo político”. En Controversia no 9-10. México D.F., diciembre, p. 36.

86 Garategaray, Ob. cit., p. 196.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Imagen 1 – Tapa n° 4 de Controversia, febrero de 1980
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/85538/img-1.JPG
Fichier image/jpeg, 4,6M
Titre Imagen 2 – Perón Vuelve. El retorno del peronismo incorporado al folklore nacional y popular
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/85538/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 40k
Titre Imagen 3 – Exiliados argentinos en México a finales de los 70 Nicolás Casullo, Juan Carlos Portantiero y Sergio Bufano (foto Clarín)
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/85538/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 386k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Juan Pablo Gauna, « Debates entre cultura y política. El caso de la revista Controversia para el examen de la realidad argentina (1979-1981) »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Extraits de thèses, mis en ligne le 05 octobre 2021, consulté le 29 novembre 2021. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/85538 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.85538

Haut de page

Auteur

Juan Pablo Gauna

Universidad de Buenos Aires

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search