Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesComptes rendus et essais historio...2021Miriam Herrera Jerez, En el vient...

2021

Miriam Herrera Jerez, En el vientre de mi campo. El arraigo criollo del cafetal Nuestra Señora del Carmen y los procesos de configuración social del mundo habanero (1780-1880)

Antonio Santamaría García
Référence(s) :

Miriam Herrera Jerez, En el vientre de mi campo. El arraigo criollo del cafetal Nuestra Señora del Carmen y los procesos de configuración social del mundo habanero (1780-1880), Aranjuez (Madrid), Ediciones Doce Calles, 2021, 160 p.

Texte intégral

1En el vientre de mi campo es la historia de un cafetal, de su origen y desarrollo en el contexto de la configuración regional del área interior-este de la provincia de La Habana en Cuba entre las décadas de 1780 y 1880. La obra entronca con tradiciones de investigación escasamente frecuentadas hasta hace poco, y con otras más nuevas. Contribuye al análisis de la formación y ordenación del espacio insular, asociadas a la especialización de su oferta, en el que desde el decenio de 1840 predominó la agroindustria azucarera, pero antes lo hizo junto al café. Lo hace desde una óptica local, el estudio de las redes y relaciones sociales, la inmigración, los vínculos de parentesco y paisanaje entre ella y la población criolla, y la construcción de sectores medios rurales. Y, en consecuencia de la comunión de esos enfoques y de la especificidad del objeto de su pesquisa, incursiona en la indagación y valoración del patrimonio de la Gran Antilla.

  • 1 Ver, por ejemplo, García Álvarez, Alejandro, “El café y su relación con otros cultivos tropicales (...)

2Se dice que a inicios del siglo XIX en Cuba era signo de preeminencia social poseer cafetales más que ingenios. Los vestigios de la época descubiertos en los primeros tienen igual magnitud al menos que los hallados en los segundos, y el aserto guarda relación con la estructura de la oferta comercial de la isla entonces. La expansión de ambas agroindustrias en ese momento fue simultanea, pero la del azúcar tenia tradición previa y se prologó y la del café empezó en década de 1790, entró en crisis en la de 1840 y no se recuperó, aunque abarcó espacios más amplios, del occidente y oriente del territorio, frente a la concentración en el occidente de las grandes plantaciones cañeras. Además, desde 1837 el crecimiento de la producción de estas últimas estuvo asociado al tendido de ferrocarriles y a la formación de extensos latifundios y, por sus avances técnicos, precisó elevadas inversiones, al alcance de pocos empresarios, mientras la cafeicultura ofreció oportunidades a pequeños y medianos campesinos, propietarios y arrendatarios, y la ocasión de combinarla con otros cultivos1.

  • 2 Ver Portuondo, José A., La inmigración francesa. Fomento de capitales. Las nuevas ideas, La Habana (...)
  • 3 Santamaría, Antonio; Alejandro García Álvarez, Economía y colonia: la economía cubana y la relació (...)

3El libro de Herrera comienza en los tiempos en que azúcar y café compartieron predominio en el sector externo de la economía de Cuba. La revolución de Haití (1792) dejó a la competencia el mercado de ambos bienes surtido por la que era entonces su principal exportadora, y provocó la emigración a la Gran Antilla de empresarios, con sus capitales y esclavos. En el caso del primero eso coadyuvó a su progreso, en el del segundo supuso el inicio de su expansión2. Su oferta pasó de 260 toneladas promedio anual en 1790-1794 a más de 20.000 de 1830 a 1844, cuando empezó su crisis. La autora, empero, no aborda exactamente así el tema. En su obra el cafetal parece un invitado eventual en el campo insular, pero su producto fue el que más creció en los cuatro primeros decenios del siglo XIX y llegó a igualar al dulce en generación de ingreso. De hecho la posición que Cuba consiguió alcanzar en esa época en el comercio internacional del mismo fue poca superior a la obtenida en el azucarero3.

4Por las razones citadas, la dimensión del café en el inicio de la expansión agraria de Cuba, y la llegada masiva de esclavos asociada, explícita en el Discurso de Francisco Arango – reconocido como proyecto socio-económico que transformó la isla –, y su importancia en la configuración y ordenación de su territorio fue entonces similar a la del azúcar4. Su desaparición del comercio exterior de la Gran Antilla después de 1840, la sustitución de sus cultivos por los de caña, tabaco, frutos menos exportables y ganado, empero, provocaron que su impronta en el paisaje, poblamiento y sociedad quedase oculta tras la derivada luego de esas otras producciones y de los ferrocarriles – cuya extensión empezó en 1835 –, y que igualmente se haya estudiado poco. Sin embargo tales factores aportan mayor valor a incluir en su investigación la de su legado patrimonial. De hecho hacerlo estuvo en los orígenes de la indagación en el tema y de la arqueología industrial en el país5.

  • 6 Pérez de la Riva, Juan, La conquista de espacio cubano, La Habana, Fundación Fernando Ortiz, 2004; (...)
  • 7 Le Riverend, Julio, Historia económica de Cuba, La Habana, Pueblo y Educación, 1978; Naranjo y Gar (...)

5La ambiciosa conjunción de enfoques de En el vientre de mi campo es razón de la dificultad de integrarlos. Llama la atención que sus preliminares, dedicados a la configuración espacial y demográfica de Cuba y del área habanera, en la que se ubicó el cafetal Nuestra Señora del Carmen, carezcan de aparato crítico. Las obras que iniciaron la historiografía del tema y la desarrollaron luego se mencionan, pero sin ofrecer al lector las referencias precisas, incluso se omite alguna importante, por ejemplo la de Enrique Fernández6. Ese defecto está vinculado al de la apreciación de la relevancia del café en la fase inicial de expansión agraria de la isla, de la especialización azucarera de su economía como resultado de un proceso no-lineal de combinación de factores de oferta y demanda y estrategias empresariales y políticas frente a ellos. De haber partido de dicha consideración la autora se habría percatado de que el problema tiene en su trasfondo el debate entre dos modos de analizar el pasado de la Gran Antilla y dos propuestas de cómo debía ser su sociedad. La referida especialización productiva e importación masiva de esclavos o un poblamiento y crecimiento más endógenos, diversificados y equilibrados en su composición y relaciones. Le Riverend sentó las bases para estudiar la historia insular en tales términos, ya que la complejidad de sus procesos y agentes quedaron eclipsados por la extensión de las plantaciones cañeras, los ferrocarriles y la trata africana, aunque subsistió en coexistencia con la ella, como modelo social distinto, subalterno, no obstante con peso similar en la construcción de la identidad y cultura nacionales, según muestran Naranjo y García González, y que últimamente ha dado lugar a enfoques más adecuados de investigación7.

6Aunque la autora no justiprecia bien su objeto de estudio y aportación, su libro destaca por ese enfoque dinámico y complejo de la historia de Cuba. El café fue factor esencial en la construcción social y espacial de la isla, aunque hasta la década de 1840, cuando desapareció de sus exportaciones debido a la pérdida su ventaja comparativa respecto a otros bienes, al aumento de la competencia y caída de sus precios, a ciclones que dañaron sus siembras, y al encarecimiento de los esclavos, que sus oferentes y las políticas de fomento no afrontaron con mejoras en su cultivo, beneficio y comercio, como hicieron los dueños de ingenios y que les permitieron concentrar los recursos productivos.

  • 8 Los citados en la nota 2 y Pérez de la Riva, Francisco, El café. Historia de su cultivo y explotac (...)
  • 9 Portuondo, Olga, op. cit.; Duarte, op. cit.; Padrón, op. cit.; García Álvarez, Alejandro, “Auge y (...)

7La historia del café en Cuba, aunque goza de excelentes obras clásicas8, fue relegada en la investigación, igual que su oferta en las exportaciones, y también que el estudio de otras actividades económicas distintas de la agroindustria azucarera, el comercio, los ferrocarriles, el tabaco, que logró mantenerse como segundo rubro en el sector externo insular. Sin embargo, desde hace poco el interés por el tema se ha revitalizado. Algunos trabajos han completado el conocimiento global del mismo, en el este de la Gran Antilla, donde los cafetales fueron las explotaciones agrarias principales, y en todo su territorio9 y, sobre todo, se han publicado varios con enfoques más concretos y diversos.

  • 10 Ver Lora, Marta y Maritza Espinosa, “La arquitectura cafetalera del siglo XIX en Santiago de Cuba” (...)
  • 11 Domínguez, Luis, “Las ruinas de los cafetales de la Sierra del Rosario”, en Arqueología de Cuba y (...)
  • 12 Bernad, Luciano et al., La Manuela: arqueología de un cafetal habanero, La Habana, Ciencias Social (...)

8Entre la reciente historiografía del café en Cuba, relativamente copiosa por su mocedad, pero necesitada de muchos más y variados estudios, se han publicado análisis de su legado industrial, constructivo, cultural y paisajístico, que en el sureste insular la UNESCO reconoce como Patrimonio de la Humanidad10, y en áreas como Sierra del Rosario, Artemisa, en especial Angerona, han dejado notables vestigios arquitectónicos y en el entorno natural11. Sin embargo hay trabajos también acerca de otras zonas, fincas y, de todas ellas, referidos a la inmigración, la esclavitud, el crisol demográfico que aportaron a la Gran Antilla, de microhistoria, focalizada en tales elementos, espacios locales, empresas y, normalmente, en su citado patrimonio tangible e intangible12.

9El libro de Herrera se reconoce la historiografía citada, pero en ella tiene una dimensión más integral. Contribuye a estudiar el patrimonio desde su interés principal, social y local, por sectores subalternos, blancos, criollos e inmigrantes básicamente, no solo en la finca en la que indaga, sino en todo su espacio regional, similar al de varios de los trabajos sobre el este de Cuba, y distinta de la preocupación por los esclavos y gentes de color en los de Singleton, Pérez y Meriño o Martínez. La obra aporta conocimiento de tales temas, además, acerca del oeste insular, menos investigado que el oriente en lo que a ellos concierne.

10En el sentido señalado Herrera estudia Nuestra Señora del Carmen en su entorno espacial, social y productivo, en el contexto de una región relativamente pequeña, pero que llegó a contar con otros 63 cafetales. Entre ellos aquel se caracterizó por tu tamaño medio, distinto de los de grandes terratenientes, las familias Montalvo, Miralles y O'Farrill, alrededor de cuyos intereses agrarios se configuró y ordenó el poblamiento y el medio natural y rural de su zona, pero más común.

11Esa condición de cafetal de tamaño medio en la agricultura de un bien en cuya producción tuvieron cabida todo tipo de cultivadores, aporta interés especial a Nuestra Señora del Carmen, junto al hecho de que su casa de vivienda ha subsistido, incluso fue de 2006 a 2011 sede de la Oficina de de Monumentos y Sitios Históricos de la Provincia de La Habana. No se trata de una construcción como las alzadas en las haciendas de los Montalvo o Miralles. Está muy alejada de la suntuosidad palaciega de Angerona, aunque por ello es más representativa de lo común en la actividad económica a la que sirvió y por la que se edificó. El capítulo específico que Herrera le dedica al final de su libro indaga en su singularidad a través de las investigaciones arqueológicas y arquitectónicas disponibles sobre la finca y fundos similares, de su propia indagación en la historia del predio y sus dueños, y de los vestigios que han quedado de su infraestructura, secaderos, tendales, barracones, almacenes.

12El capítulo final de En el vientre de mi campo tiene defectos de integración con los demás del libro similares a la parte de obra dedicada a la ordenación histórico-territorial de Cuba. Sin embargo su valor intrínseco es indiscutible, supone una aportación fundamental a los trabajos sobre el patrimonio insular, su relevancia, la necesidad de restaurarlo y ponerlo en valor. Y su inclusión es un estudio más amplio e integral refuerza tales dimensiones. El rescate, conservación y reutilización de bienes históricos singulares precisa, en primer lugar, analizar su importancia en su contexto, explicarla y conocerla de modo que su restauración sea rigurosa y oportuna y pueda ser social y educativamente útil, y eso es, sin duda, la mayor contribución de la obra de Herrera.

13El estudio medular de En el vientre de mi campo, en efecto, es la construcción demográfica, social y productiva del espacio interior-este de la provincia habanera desde la época de la transformación administrativa y económica que se inició en Cuba a finales del siglo XVIII y que dio lugar al fuerte crecimiento de su agricultura comercial sobre la base de la importación y uso masivo de esclavos africanos y, con posterioridad, a su especialización azucarera. La autora examina cómo se fue poblando la zona en dicho período y durante la siguiente centuria, la fundación de sus principales núcleos habitacionales, la configuración de su estructura de oferta, la ordenación y articulación de su sociedad y el ensamblaje y evolución de las relaciones y jerarquías en la misma.

14Aparte de criollos, inmigración selectiva de españoles peninsulares, de franceses de Haití y esclavos africanos y su progenie, como en otras partes de Cuba, caracterizó la población del interior-este habanero el arribo de un numeroso contingente de canarios. Eso fue común a zonas similares de la isla, debido a que en las relaciones esclavistas que regían su mundo laboral, los hombres y mujeres libres llegados del exterior hallaron espacio en sus campos en actividades que precisaban poca o ninguna mano de obra compulsiva, en la producción de algunos bienes exportables y de los destinados a abastecer a las plantaciones y ciudades. Y la agricultura del café, según se ha visto, combinó grandes explotaciones con medianas y pequeñas, en las que también solieron practicarse cultivos diversos. Nuestra Señora del Carmen, precisamente, fue fomentado por un tinerfeño.

15Herrera combina la indagación en cómo se fue configurando la sociedad, economía y poblamiento de su zona de estudio con la más específica en sus cafetales, concretamente, en Nuestra Señora del Carmen y sus dueños. Su labor destaca por la cantidad y variedad de fuentes empleadas, pues sin una extensa y detallada pesquisa en diversos archivos, nacionales y locales, y documentación sintetizada, alguna publicada (censos, padrones, estadísticas), es imposible realizar un trabajo de reconstrucción histórica en áreas relativamente pequeñas, en una finca y familias desde fechas tan remotas como las que aborda En el vientre de mi campo. No obstante el proceder de la autora es el mismo que el mostrado en sus demás investigaciones, sobre los chinos, su identidad, jerarquías y espacios ocupados en Cuba tras su independencia, o acerca del comercio negrero en la Gran Antilla13.

16Por las razones citadas En el vientre de mi campo es un ejemplo notable de historia artesanal, compilación, contraste y síntesis de fuentes, y también – salvo en su parte inicial – de comunicación de la procedencia y pertinencia de la información con la que se ensambla un buen estudio del pasado. La autora indaga en los orígenes del fundador del cafetal Nuestra Señora del Carmen, Salvador de León Ravelo, en la razón por la que estructuró su actividad productiva mediante unión de una finca agraria y un potrero, del que obtenía madera o ganado, en las formas mediante las que el mediano hacendado construyó y empleó una red de relaciones sociales, de paisanaje y locales, útiles para sus proyectos. El libro detalla los avatares que sufrió luego de sus primeros años el predio y en el modo en que pudo conservarse íntegro. Tras fallecer su creador y complejos procesos testamentarios y litigios, acabó en manos de un pariente político, Vicente Bocalandro, cuyo patrimonio provenía del comercio y el transporte.

17Herrera llama la atención acerca de que Nuestra Señora del Carmen fuese adquirido con el tiempo por un comerciante, algo usual en propiedades agrarias en Cuba, pero también se pregunta por qué lo hizo ya en tiempos en los que la producción de café estaba en crisis en la isla. Tal vez se debió a la referida connotación simbólica de los cafetales en la Gran Antilla, aunque, sin duda, gracias a que el propietario gozaba de la ventaja de que sus ingresos procedían de otras actividades.

18Hasta el momento en el que Nuestra Señora del Carmen pasó a manos de Bocalandro el estudio de Herrera es detallado. Después, la crisis cafetalera y falta de fuentes impiden un análisis similar de tiempos postreros, por lo que la autora solo consigue sobre ellos ofrecer unas breves pinceladas del devenir de la finca hasta la década de 1880, convertida entonces en potrero de poca importancia.

  • 14 Aparte de un dimensionamiento más preciso de la importancia del café en la historia económica de C (...)

19En el vientre de mi campo se completa con un anexo acerca de la dotación de esclavos de Nuestra Señora del Carmen en 1854, una relación de la documentación y bibliografía consultadas para su realización y, repartida a lo largo de la obra, una nutrida e interesante colección de ilustraciones, mapas, planos, fotografías, cuadros y gráficos estadísticos o con detalle de aspectos como los nombres, ubicación, extensión o propietarios de las fincas a las que hace referencia. La iconografía del libro se ofrece a color y con la calidad del sello de Doce Calles, que se muestra en todo el trabajo editorial. Tales añadidos, su ambición de enfoque y variedad de fuentes, pese a algunos defectos, varios derivados precisamente de ello14, y su valor en el estudio, fomento y fundamento de la recuperación del patrimonio agroindustrial cubano, son las virtudes del trabajo de Herrera y el motivo de que la historiografía sobre la Gran Antilla celebre su publicación.

Haut de page

Notes

1 Ver, por ejemplo, García Álvarez, Alejandro, “El café y su relación con otros cultivos tropicales en Cuba colonial”, Catauro, no 10/18 (2008), p. 5-27; Santamaría, Antonio, “Nuevos temas de historia económica y social de Cuba, siglo XIX: diversificación y economías externas”, Colonial Latin American Historical Review, no 14/2 (2005), p. 153-190.

2 Ver Portuondo, José A., La inmigración francesa. Fomento de capitales. Las nuevas ideas, La Habana, Cuadernos de Historia Habanera, 1937; Berenguer, Jorge, La emigración francesa en la jurisdicción de Cuba, Santiago, Oriente, 1979; Duarte, Rafael, La huella francesa en Santiago de Cuba, Paris, L’Harmattan, 1988; Portuondo, Olga, Santiago de Cuba. Los colonos franceses y el fomento cafetalero, Santiago, Oriente, 1992; Padrón, Carlos, Franceses en el suroriente de Cuba, La Habana, Unión, 2005; Belmonte, José L, “Fomentando el azúcar y el café, temiendo a los esclavos. Espacios de negociación en el sistema esclavista de Santiago de Cuba”, en María D. González-Ripoll e Izaskun Álvarez (eds.), Francisco Arango y la invención de la Cuba azucarera, Salamanca, Universidad de Salamanca, 2009, p. 261-276.

3 Santamaría, Antonio; Alejandro García Álvarez, Economía y colonia: la economía cubana y la relación con España, 1765-1902, Madrid, CSIC, 2004, p. 127.

4 Vázquez Cienfuegos, Sigfrido y Antonio Santamaría, Cuba económica en tiempos de las independencias Americanas: la hacienda y la consolidación de los vales reales en comparación con el caso de México”, Revista de Historia Económica, no 30/1 (2012), p. 91-124; Santamaría, Antonio y Sigfrido Vázquez Cienfuegos, “El Discurso de Arango en su contexto histórico: un proyecto económico para Cuba o la redefinición de su equilibrio de poderes y relación colonial desde una praxis competitiva, 1790-1820”, en Juan B. Amores (ed.), Los tiempos de Espada: Vitoria y La Habana en la era de las revoluciones atlánticas, Leioa, Universidad del País Vasco, 2014, p. 253-294.

5 Méndez, Manuel, “Los tres tipos de cafetales de San Marcos de Artemisa”, Revista Bimestre Cubana, no 1 (1947), p. 218-219; “Biografía del cafetal Angerona”, Arqueología y Etnología, no 7/2 (1952), p. 77-99; Morales, Oswaldo, “Antiguo cafetal Angerona”, Arqueología y Etnología, no 2/4 (1949), p. 112-137; Boytel, Fernando, “Restauración de un cafetal de los colonos franceses en la Sierra Maestra”, Arqueología y Etnología, no 1 (1962), p. 117-146; Tabio, Ernesto y Rodolfo Payarés, Sobre los cafetales coloniales de la Sierra del Rosario, La Habana, Academia, 1968.

6 Pérez de la Riva, Juan, La conquista de espacio cubano, La Habana, Fundación Fernando Ortiz, 2004; Le Riverend, Julio, La Habana, biografía de una provincia, La Habana, Lex, 1961; “Variaciones sobre el mismo tema, historia nacional e historia regional”, Del Caribe, no 6/86 (1987), p. 90-98; Segre, Roberto, Introducción histórica a las estructuras territoriales y urbanas de Cuba, La Habana, ISPJAE, 1979; Venegas, Carlos, Cuba y sus pueblos, La Habana, Centro Juan Marinello, 2002; Venegas, Hernán, La región en Cuba, La Habana, Félix Varela, 2007; Naranjo, Consuelo y Armando García González, Racismo e inmigración en Cuba en el siglo XIX, Aranjuez, Doce Calles, 1996; Santamaría, Antonio, “Especialización económica, esclavitud y regionalización del espacio cubano, 1789-1862”, Caribbean Studies, no 46/2 (2018), p. 79-188; Fernández, Enrique, La historia como condicionante del territorio. El caso de Cuba, Oviedo, Asociación Rubén Darío, Consejería de Fomento, Principado de Asturias, 1995.

7 Le Riverend, Julio, Historia económica de Cuba, La Habana, Pueblo y Educación, 1978; Naranjo y García González, op. cit. Sobre el tema ver Santamaría, Antonio y Consuelo Naranjo (eds.), Más allá del azúcar. Política, diversificación y prácticas económicas en Cuba, 1878-1930, Aranjuez, Doce Calles, 2009; Santamaría, Antonio, “Revisión crítica de los estudios recientes sobre el origen y transformación de la Cuba colonial, azucarera y esclavista”, América Latina en la Historia Económica, no 21/2 (2014), p. 168-198.

8 Los citados en la nota 2 y Pérez de la Riva, Francisco, El café. Historia de su cultivo y explotación en Cuba, La Habana, J. Montero, 1944; Guerra, Ramiro, Mudos testigos. Crónica del ex-cafetal Jesús Nazareno, La Habana, Cultural, 1948.

9 Portuondo, Olga, op. cit.; Duarte, op. cit.; Padrón, op. cit.; García Álvarez, Alejandro, “Auge y decadencia del café en Cuba colonial”, Studia Zamorensia, 8 (2008), p. 293-312; “El café”, op  cit.; “Los primeros tiempos de Cuba en la ruta antillana del café”, Revista de Indias, 263 (2015), p. 117-148.

10 Ver Lora, Marta y Maritza Espinosa, “La arquitectura cafetalera del siglo XIX en Santiago de Cuba”, Arquitectura y Urbanismo, no 10/1 (1989), p. 1-23; Arquitectura agroindustrial colonial cafetalera del siglo XIX en Santiago de Cuba, Santiago, Universidad de Oriente, 1992; Sitio cultural vinculado al desarrollo cafetalero del suroriente de Cuba, Santiago, Oficina del Conservador de la Ciudad, 2003; Rizo, Lourdes, La arquitectura agroindustrial cafetalera del siglo XIX en Santiago de Cuba, Santiago, Universidad de Oriente, 2005; “La producción cafetalera en Santiago de Cuba”, Arquitectura y Urbanismo, no 30/2-3 (2009), p. 56-63; López, Yaumara, “La conservación del patrimonio cafetalero en el sudeste de Cuba”, Apuntes, no 22/2 (2009), p. 172-183; Torres Guasch, Yinda, “Patrimonio y paisaje. Cafetal la Idalia”, en Santamaría, Antonio (ed.), Azúcar, patrimonio y paisaje en Cuba, Madrid; La Habana, Digital CSIC, 2019, p. 141-149 (https://digital.csic.es/handle/10261/173982, consulta 7/2021).

11 Domínguez, Luis, “Las ruinas de los cafetales de la Sierra del Rosario”, en Arqueología de Cuba y de otras áreas antillanas, La Habana, Academia, 1991, p. 264-270; Ramírez, Jorge F.; Fernando A. Paredes, Francia en Cuba. Los cafetales de la Sierra del Rosario, La Habana, Unión, 2004; Fernández, Henry, “Sistema de asentamiento de las haciendas cafetaleras en la Sierra del Rosario”, Cuba Arqueológica, no 1 (2012), p. 12-19; La Rosa, Gabino, “Cafetal Angerona: la más famosa plantación esclavista de Cuba”, Boletín del Gabinete de Arqueología 9/9 (La Habana, 2013), 53-78; Torres Sevila, Oireniel, “El cafetal Angerona. Joya del patrimonio cafetalero cubano”, en Santamaría (ed.), op. cit., p. 115-140; Leiva, Dario, “Angerona: una leyenda y tres continentes”. CubaNews 1 (2019): https://oncubanews.com/informe/angerona-una-leyenda-y-tres-continentes/ (consulta 7/2021).

12 Bernad, Luciano et al., La Manuela: arqueología de un cafetal habanero, La Habana, Ciencias Sociales, 1985; Domínguez, Carlos, “La Dionisia: sorpresas de un cafetal”, Bohemia, no 37 (1989), p. 43-45; Lassale, Delia, “Santa Brígida: historia de un cafetal”, Revista Cubana de Ciencias Sociales, no 33-34 (2003), p. 1-19; Vento, Gamaliel y Odlanyer Hernández, “Cafetal La Dionisia: arqueología e historia”, Matanzas, no 5/2 (2004), p. 189-214; Singleton, T. A., “Investigando la vida del esclavo en el cafetal del Padre”, Boletín del Gabinete de Arqueología, no 4 (2005), p. 4-13; Hernández, Odlanyer, “Impacto arqueológico en el antiguo cafetal La Dionisia”, Cuba Arqueológica, no 2/1 (2009), p. 88-89; De esclavos e inmigrantes. Arqueología histórica en una plantación cafetalera cubana, Buenos Aires, ISP Joaquín González, 2010; El café y su cultivo en Cuba, monográfico de Catauro, no 10/18 (2008); Pérez, Aisnara y María A. Meriño, Un café para la microhistoria, La Habana, Ciencias Sociales, 2008; Belmonte, op. cit.; Martínez, Berta, Úrsula Lambert, la singular haitiana del cafetal Angerona, La Habana, Boloña, 2014.

13 Herrera, Miriam, Contested community: identities, spaces, and hierarchies of the Chinese in the Cuban Republic, Boston; Leiden, BRILL, 2017; Barcia, María del Carmen (ed.), Una sociedad distinta: espacios del comercio negrero en el occidente de Cuba, La Habana, Universidad de La Habana, 2017, obra colectiva de la que es coautora.

14 Aparte de un dimensionamiento más preciso de la importancia del café en la historia económica de Cuba, Herrera utiliza mal y en plural el concepto ventaja comparativa, con él no se refiere a la elección de dedicarse a unas actividades productivas en lugar a otras en consideración a sus costes e ingresos relativos, sino a las estrategias de localización de aquellas en función de los medios de comunicación.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Antonio Santamaría García, « Miriam Herrera Jerez, En el vientre de mi campo. El arraigo criollo del cafetal Nuestra Señora del Carmen y los procesos de configuración social del mundo habanero (1780-1880) »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 05 octobre 2021, consulté le 09 décembre 2021. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/85755 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.85755

Haut de page

Auteur

Antonio Santamaría García

Instituto de Historia, Consejo Superior de Investigaciones Científicas

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search