Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesDébats2021Sindicatos, trabajadores y lucha ...

2021

Sindicatos, trabajadores y lucha de clases en el marco del Pacto Social. Análisis de tensiones y disputas en la fábrica Yelmo

Unions, workers and class struggle in the framework of the Social Pact. Analysis of tensions and conflicts in the Yelmo factory
Mariana Stoler

Résumés

En 1973, el retorno de la democracia en Argentina estuvo atravesado por el intento de fortalecimiento del Estado frente a la sociedad civil, rehabilitando el espacio político como lugar donde dirimir los conflictos sociales. El Pacto Social, herramienta elegida para contener las pujas intersectoriales por la distribución del ingreso, buscaba la rehabilitación de actores políticos legítimos – como los sindicatos – que pudieran contener la lucha de clases. Sin embargo, en los años previos se había desarrollado una oposición a las direcciones sindicales peronistas tradicionales, tanto a nivel nacional como al interior de seccionales y fábricas. El sindicato se convertía en uno de los espacios donde se manifestaba la tensión social. Esta tensión se vio atravesada por las disputas internas del Movimiento Peronista frente a la emergencia de nuevas identidades políticas y de nuevos actores colectivos que reivindicaban y resignificaban la imagen del primer peronismo.
La creciente oposición sindical en las bases obreras era heterogénea y no lograba convocar al conjunto de los trabajadores: distintas contradicciones atravesaban a la organización obrera en las fábricas. En este trabajo analizaremos la interacción de estos distintos elementos en el conflicto de la fábrica Yelmo en La Matanza, durante la segunda mitad del año.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Torre, Juan Carlos, El gigante invertebrado. Los sindicatos en el gobierno, Argentina 1973-1976, B (...)
  • 2 De Riz, Ob. Cit., p. 85 y p. 103
  • 3 La Confederación General del Trabajo (CGT) y la Confederación General Económica (CGE).

1El regreso del peronismo a la presidencia en 1973 se organizó, como afirman Juan Carlos Torre y Liliana De Riz, sobre la base del Pacto Social, una política de salarios y precios concertados entre el Estado, los sindicatos y los empresarios, destinada a contener las pujas intersectoriales por la distribución del ingreso a partir de encuadrarlas en el espacio institucional.1 Se buscaba disciplinar los conflictos entre el capital y el trabajo a través del gobierno político de las clases, así, el Pacto Social implicaba una “reorganización de las relaciones entre el Estado y la sociedad civil”.2 El éxito de este proyecto dependía del compromiso de las asociaciones gremiales y, a su vez, de que éstas pudieran controlar y garantizar el acatamiento de sus representados.3 En el caso de la clase obrera, esto se traducía en la necesidad de sindicatos fuertes, unidos y con obediencia interna. Justamente en este punto se visibilizaría la crisis y contradicción de fuerzas políticas en la sociedad y dentro del movimiento peronista.

  • 4 De Riz, Ob. Cit., p. 29 y p. 52.
  • 5 Ibid., p. 52
  • 6 Ibid., p. 78
  • 7 Ibid., p. 17

2Desde el derrocamiento de Juan D. Perón en 1955 los cuadros – y la sociedad civil en general – se reorganizaron desde abajo constituyendo una importante novedad política que amenazaba los intentos de estabilización de un esquema de poder.4 Esta movilización y radicalización de los sectores populares incorporaron a la sociedad y al movimiento peronista una dialéctica nueva.5 El regreso del peronismo a la presidencia evidenció los cambios y contradicciones surgidos en la sociedad en los últimos años, especialmente dentro de los sindicatos. El sindicalismo peronista tradicional tenía serias dificultades para poder contener e institucionalizar la lucha de clases. El crecimiento de la oposición a las direcciones sindicales peronistas tradicionales, tanto a nivel nacional como de seccionales, era innegable: muchas comisiones internas y cuerpos de delegados ya no les respondían. A la presencia de una oposición sindical que venía de años atrás, se sumaron las condiciones estructurales (crecimiento de la tasa anual de empleo industrial y del índice de explotación) que enmarcaron y favorecieron su crecimiento potenciando la crisis que atravesaba el modelo sindical hegemónico. Se había iniciado un proceso de modificación del sindicalismo como sujeto colectivo.6 Así, el sindicato como organización clave en el diseño político del retorno del peronismo al gobierno fue uno de los espacios principales en donde se manifestó la tensión social. Tensión que, además, se incrementaba por la emergencia de nuevas identidades políticas y de nuevos actores colectivos que resignificaban la imagen del primer peronismo, asociándola a nuevos sentidos y cargando su retorno al gobierno de expectativas muy lejanas al proyecto político de Perón.7

3Frente a estas expectativas, el poder central respondió restringiendo y limitando la movilización de los obreros, especialmente después de la renuncia de Héctor Cámpora a la presidencia. Los nuevos actores sociales, conformados en los años de proscripción, vieron negadas sus prácticas y estrategias por parte de un gobierno que buscaba restaurar el sistema de dominación a partir de empoderar al Estado frente a la sociedad civil. Se volvían a imponer la verticalidad y la unidad como principios de acción, elementos fundamentales para el cumplimiento del Pacto Social.

  • 8 Schneider, Alejandro, “Cuando se hizo tronar el escarmiento. La política laboral de Juan D. Perón (...)

4Alejandro Schneider observa que, simultáneamente a la aplicación del Pacto Social, se implementaron una serie de instrumentos que buscaban frenar el avance de la izquierda dentro del movimiento obrero. Estos instrumentos fueron desde declaraciones y directivas de Perón -con el fin de cohesionar a los trabajadores en torno a la conducción de la CGT- hasta el accionar de distintos grupos represivos legales y clandestinos contra delegados y activistas combativos, pasando por cursos de capacitación en todos los niveles sindicales, el apoyo a la creación de la Juventud Sindical Peronista (JSP) y cambios legislativos que buscaron fortalecer a la dirigencia sindical y encauzar la protesta obrera.8 Así, la tercera presidencia de Perón estuvo signada por el crecimiento de la represión hacia los trabajadores dentro y fuera de sus organizaciones. En consecuencia, la crisis del modelo sindical en la Argentina de 1970 fue incorporada dentro del movimiento peronista, complejizando aún más la lucha de clases, enfrentando a los sectores tradicionales u ortodoxos con los renovadores o combativos. Las movilizaciones no cejaron y las demandas fabriles adoptaron nuevas denominaciones mezclándose con las disputas intrasindicales y políticas.

5Este artículo se propone analizar el efecto de estos procesos a partir del estudio del conflicto en la fábrica de electrodomésticos Yelmo de La Matanza, en la segunda mitad de 1973. Como se verá, debido a la resistencia obrera y a la ofensiva patronal, se inició un conflicto dentro de la fábrica que llevó a la conformación de una nueva comisión interna, más combativa y opuesta a la conducción de la seccional del sindicato metalúrgico, que fue fuertemente perseguida y reprimida tanto por la patronal, como por el Estado y grupos parapoliciales.

6En La Matanza, en el oeste del conurbano bonaerense, corrientes opositoras habían conquistado la mayoría en las organizaciones sindicales de base de las fábricas metalúrgicas más importantes, aunque algunos trabajadores continuaban adhiriendo al sindicalismo tradicional. El análisis del caso de Yelmo pretende contribuir al conocimiento del proceso de avance de la oposición sindical metalúrgica en la zona y las consecuencias que de él se derivaron. Para ello, a partir de fuentes militantes, se buscará comprender el carácter heterogéneo de esa oposición sindical y su accionar durante el conflicto, sacando a la luz las disputas al interior del peronismo que determinaron e influyeron su curso. A partir de un conflicto generado por cuestiones intrínsecas a la propia fábrica, en este artículo también se analizarán la represión y violencia ejercida sobre los trabajadores desde el Estado, la patronal y el sindicato, evidenciando una diversificación en las prácticas dentro del sindicalismo tradicional y el juego de escalas en la dinámica de las relaciones intrasindicales y de clase.

Yelmo

  • 9 Boletín Oficial de la República Argentina, Nº 23.273, año LXXXIII, 30 de octubre de 1975.
  • 10 Ibid.

7De capitales argentinos, en 1957 nace Yelmo en el barrio porteño de Villa Lugano. A principios de la década de 1970, la empresa inició un plan expansivo ligado tanto a una agresiva campaña para colocar sus productos en el mercado como a la creciente importancia que el mercado exterior estaba adquiriendo para la firma.9 Como resultado, los volúmenes de producción y ventas aumentaron exponencialmente generando la necesidad de trasladar la empresa a una “planta fabril moderna y de posibilidades imprevisibles”10 en la ciudad de San Justo, en La Matanza. Esta planta estaba ubicada en el corazón industrial del distrito, lindando con la influyente acería Establecimientos Metalúrgicos Santa Rosa.

  • 11 Partido Revolucionario de los Trabajadores - La Verdad, Orden del día del Comité Central, septiemb (...)
  • 12 Y otros seis lo habían hecho en 1969. CPM-FONDO DIPPBA División Central de Documentación, Registro (...)

8El plan de expansión y la mudanza a una fábrica más amplia implicaron la contratación de más personal. Mientras que en septiembre de 1968 trabajaban en la planta 220 obreros, en 1973 la plantilla llegó a superar el millar de trabajadores.11 Este crecimiento se refleja en la composición del Cuerpo de Delegados elegido en septiembre de 1973, ya que, de sus dieciocho integrantes, diez habían ingresado a partir del año 1970.12

  • 13 La UOM fue una organización líder del movimiento obrero argentino desde su creación en 1943, tanto (...)

9Las relaciones entre patronal y trabajadores no eran del todo armónicas debido a que la empresa tomaba a los obreros como variable de ajuste. En noviembre de 1970, por ejemplo, tras dos meses de recesión económica, Yelmo se planteó eliminar el turno tarde lo que supondría despedir a 65 trabajadores. El hecho de que esta amenaza no fuese respondida por ninguna acción de las organizaciones sindicales de base nos lleva a destacar la relación que existía entre la empresa y la seccional Lugano de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) -lugar donde inicialmente estuvo emplazada la fábrica-, una relación de entendimiento y colaboración.13 Esta situación contribuía a crear un régimen fabril en el que la protesta no tenía lugar.

10Con la mudanza a La Matanza este régimen fabril autoritario entró en contradicción. Por una parte, la patronal buscó reforzar los mecanismos disciplinarios que garantizaban determinado nivel de producción para poder sacar provecho de la inversión realizada en infraestructura. Por la otra, sin embargo, el ingreso de nuevos trabajadores y la llegada a un distrito en el que desde 1968 se estaba estructurando un grupo sindical opositor a la conducción de la seccional de la UOM, permitieron que un movimiento contestatario fuera creciendo dentro de la plantilla.

Trabajadores metalúrgicos de La Matanza

  • 14 Baluch era un histórico dirigente metalúrgico que llegó a ocupar el cargo de secretario general de (...)

11La UOM Matanza estaba dirigida por Abdala Baluch y la Agrupación Lista Blanca desde 1958. En el plano nacional, esta seccional se oponía a la dirección de Vandor, lo que ocasionó su marginación a nivel de la UOM nacional.14 Luego de la muerte del líder metalúrgico, Baluch y la UOM Matanza tuvieron un acercamiento a Lorenzo Miguel -nuevo secretario general del gremio metalúrgico y de su seccional Capital Federal- que duró muy poco. Esto se verá reflejado en el accionar del gremio durante el conflicto de Yelmo.

12En el plano local, entre 1968 y 1973, en distintas fábricas metalúrgicas fueron tomando fuerza grupos opositores a la conducción de la UOM Matanza. A partir de conflictos fabriles, estos grupos lograron ir promocionándose entre sus compañeros y ganando cada vez más posiciones en los cuerpos de delegados y en las comisiones internas. Los líderes de este movimiento opositor en Matanza eran las fábricas MAN, Martín Amato (Indiel) y SIAM Electromecánica, cuyos cuerpos de delegados y comisiones internas ya eran controlados por la oposición en 1973. En junio de ese año, el movimiento opositor llegó a conducir la comisión interna de Santa Rosa, la fábrica más grande de la zona.

13Esta oposición sindical fue creciendo bajo el impulso de agrupaciones de izquierda como el Partido Revolucionarios de los Trabajadores-La Verdad, luego el Partido Socialista de los Trabajadores (PST), y Política Obrera (PO). Sin embargo, el impulso mayor lo dio la organización de jóvenes peronistas Descamisados que, a partir de octubre de 1970, comenzó sus acciones en La Matanza. Esta organización, avalada por la conducción de la seccional de la UOM, colaboró en la construcción de una Escuela Sindical y de un Ateneo de la Juventud que fueron clave en la construcción de redes interfabriles entre los trabajadores jóvenes.

14Este elemento fue importantísimo para el desarrollo de las relaciones intra sindicales en la UOM Matanza debido a que evidencia un vínculo y una transmisión entre los dirigentes obreros y sindicales de origen peronista que se verá atravesada por las contradicciones internas al movimiento peronista que estallarán en 1973.

  • 15 La JTP fue el frente sindical de la organización político-militar peronista Montoneros. Salió a la (...)

15En abril de 1973, con la formación de la Juventud Trabajadora Peronista (JTP), posicionada frente a la CGT y a las 62 Organizaciones, las agrupaciones peronistas opositoras de distintas fábricas metalúrgicas de la zona se aunaron en una agrupación mayor a la que denominaron “Mussy-Retamar”, en honor a dos obreros metalúrgicos que murieron como consecuencia de la represión policial en una manifestación en el Plan de Lucha en 1965. Esta agrupación se presentó oficialmente el 7 de septiembre – día del trabajador metalúrgico – de 1973.15

16Sin embargo, más allá del crecimiento exponencial que tenía la oposición sindical en la zona, muchos trabajadores metalúrgicos aún apoyaban a la Comisión Directiva oficialista de la UOM Matanza.

El conflicto en la fábrica Yelmo

  • 16 Ya! Es tiempo de pueblo, año I, números 14 y 19, 27 de septiembre y 1º de noviembre de 1973.
  • 17 Ibid.

17A mediados de 1973, Yelmo profundizó su régimen represivo dentro de la planta con la contratación de un nuevo Jefe de Relaciones Laborales – el anterior era considerado “blando” o poco estricto con los trabajadores – y con la formación de un Departamento de Relaciones Industriales que se ocuparía específicamente de los problemas que pudieran surgir en las relaciones de trabajo, contratando como Jefe de Personal a un coronel retirado.16 Estos elementos se sumaban al control permanente al que estaban sujetos los trabajadores con toma-tiempos que contaban hasta los minutos en los que estaban en el baño.17 Asimismo, en su búsqueda por aumentar la productividad, la empresa buscaba asignar a los trabajadores tareas diferentes a las que les correspondían por convenio.

  • 18 Nueva Hora, año VI, número 126, primera quincena de octubre de 1973.
  • 19 Ya! Es tiempo de pueblo, año I, número 14, 27 de septiembre de 1973.
  • 20 Acta de declaración de la conciliación obligatoria, 19 de septiembre de 1973. Expediente 2330-H-20 (...)

18Sin embargo, en junio de 1973, en pleno fervor por el retorno de la democracia, dos obreros se negaron a realizar tareas que nos les correspondían, lo que supuso que la patronal los suspendiera. En respuesta, los trabajadores decidieron realizar un quite de colaboración que resultó en una disminución de la producción de un 50 %.18 La medida obrera fue denunciada por la empresa ante la Delegación San Justo de la Subsecretaría de Trabajo, la que ordenó una audiencia de conciliación. En septiembre el conflicto se agravó debido a la negativa de la patronal de reintegrar los salarios descontados a los dos trabajadores suspendidos. Asimismo, también decidió aplicar un descuento salarial del 50 % a toda la plantilla en represalia por el quite de colaboración.19 Dado este estado de situación, la Delegación Regional del Ministerio de Trabajo dispuso la apertura de otro período de conciliación obligatoria entre las partes el día 19 de septiembre.20

  • 21 “elección de una nueva Comisión Interna conformada, según la expresión de los mismos obreros de Ye (...)
  • 22 Ver al respecto Crónica, febrero de 1973.

19El conflicto, iniciado por problemas internos de la fábrica, rápidamente incluyó y se insertó en conflictos y dinámicas que la excedían. Así, es posible observar cómo las expectativas generadas por el retorno del peronismo al gobierno aceleraron y apalancaron el proceso de surgimiento de nuevos actores colectivos con prácticas políticas que se diversificaban de las previas. En el caso de Yelmo, a partir del quite de colaboración de junio, los trabajadores realizaron elecciones en las que se renovó el cuerpo de delegados, tomando un claro cariz combativo, en el que la JTP y la Agrupación Mussy-Retamar obtuvieron la hegemonía.21 Si bien el aumento del disciplinamiento y de las tensiones sociales en la fábrica, en el contexto de retorno del peronismo a la presidencia, fueron decisivos en el cambio en la composición de la comisión interna, debe tenerse en cuenta que aún permanecían en planta trabajadores que no eran opositores a la conducción de la UOM. Es posible entonces que la mudanza a un territorio con otra Comisión Directiva y con otras fábricas, en las que se estaba dando un importante proceso de renovación de las organizaciones de base, haya influido en la relación de fuerzas dentro de la plantilla de Yelmo. Más allá del poco tiempo que llevaban estos trabajadores en el barrio, se detecta un claro intento de integración con los metalúrgicos de la zona. Esto ya se había manifestado en febrero cuando, frente al descuento salarial compulsivo impuesto por la UOM, los trabajadores de Yelmo se mostraron particularmente activos firmando petitorios en conjunto con las fábricas vecinas y marchando hacia el sindicato en protesta por la medida.22 La adscripción de la nueva comisión interna de Yelmo a la “Mussy-Retamar” evidencia su carácter opositor a la conducción de la seccional del sindicato y la consecuente búsqueda de apoyo y solidaridad en compañeros y organizaciones de fábricas metalúrgicas vecinas.

20Este carácter opositor de las organizaciones sindicales metalúrgicas de base fabril en La Matanza muestra hasta qué punto había avanzado la renovación del sindicalismo como sujeto colectivo en la zona. La reacción de la patronal y de la Comisión Directiva de la UOM Matanza difirieron.

  • 23 Ya! Es tiempo de pueblo, año I, número 14, 27 de septiembre de 1973.

21Frente al dictamen de conciliación obligatoria de septiembre, la nueva comisión interna de Yelmo levantó las medidas de protesta, sin embargo, la patronal no hizo lo mismo. Primero, envió una carta a las esposas de los obreros informándoles las medidas de fuerza tomadas por los trabajadores y advirtiéndoles sobre las acciones que la empresa tomaría. Con esta carta la patronal amenazaba a los obreros y sus familias, entrometiéndose de forma muy agresiva en su vida privada, y buscaba quebrar las redes de contención que los trabajadores pudieran tener fuera de la fábrica. Segundo, la empresa dio licencia a los obreros del turno tarde y noche, donde se encontraba la mayoría de los trabajadores y activistas combativos, porque –según afirmó- podían surgir problemas. Tercero, comenzó a cachear de armas diariamente a los trabajadores porque “se creía que Yelmo iba a ser copada por el E[jército] R[evolucionario del] P[ueblo]”, aumentando el clima represivo y de violencia que se vivía en la planta.23 Cuarto, comenzó a circular un rumor acerca de que la empresa tenía una lista negra con los trabajadores combativos que quería despedir.

  • 24 Lorenz, Federico, Algo parecido a la felicidad. Una historia de la lucha de la clase trabajadora d (...)

22El conflicto en Yelmo, al igual que en otras fábricas en ese momento, constituía un desafío al proyecto político de Perón. El control de la agitación y movilización obreras resultaba clave a la hora de garantizar el éxito del Pacto Social. Tal y como afirma Federico Lorenz, la fábrica “fue uno de los principales territorios donde se disputó la interna peronista” y en ese contexto los sindicatos encontraron su nueva posición como garantes del peronismo y del Pacto Social.24 En Yelmo, durante el período de conciliación obligatoria, también circuló un volante apócrifo que buscaba, a la vez, desprestigiar y amenazar a los integrantes de la nueva comisión interna:

  • 25 Ya! Es tiempo de pueblo, año I, número 18, 25 de octubre de 1973. Volantes similares, en los que t (...)

En los últimos días los trabajadores de Yelmo asistieron desconcertados a la lectura de un volante firmado por una presunta JTP. Después de insistir sobre la infiltración Migueliana [de Lorenzo Miguel] en Yelmo, el volante llama a los trabajadores a confiar solamente en los compañeros clasistas y combativos adjuntando, en el mejor estilo policial, sus nombres. “Los actuales, continúa el volante, han emprendido la lucha para la toma del poder para que, con el Gral. Perón, se puedan implantar en Nuestro País las ideas de ese gran Estadista y Líder que fue Carlos Marx”.25

  • 26 El Descamisado, año I, número 24, 30 de octubre de 1973.
  • 27 Schneider, Ob. Cit. Para más información sobre las modificaciones que establecía la nueva ley ver (...)
  • 28 Schneider, Ob. Cit., p. 117, y Franco, Marina, Un enemigo para la nación. Orden interno, violencia (...)

23En el volante se ligaba la JTP de Yelmo a la oposición al secretario general de la UOM, Lorenzo Miguel. Esto podía dividir a los trabajadores ya que muchos de los más antiguos, que habían trabajado en la planta de Capital, podían seguir simpatizando con él. Por otra parte, al consignar los nombres de los principales activistas se ponía en evidencia el conocimiento que la patronal tenía sobre los mecanismos de la protesta y se ejercía una amenaza sobre ellos. Estos volantes fueron repartidos, según El Descamisado, por “matones” que “hicieron ostentación de armas largas”.26 Por último, se vinculaban a los miembros de la comisión interna y del cuerpo de delegados con una JTP marxista, señalando su alejamiento de la doctrina peronista. Este hecho, que podía apartar a algunos trabajadores, se producía en el contexto del debate por la reforma de la Ley de Asociaciones Profesionales en el que la CGT, la JSP y las 62 Organizaciones – entidad que agrupaba a los gremios peronistas desde 1957 – acusaban constantemente a la JTP de no ser peronista y de responder a intereses foráneos. La propuesta de una reforma a esta ley fue la punta de lanza de la táctica de la CGT para reforzar la unidad y verticalidad internas con el fin de mantener su estrategia y prácticas sindicales. El crecimiento de la oposición y el surgimiento de una nueva estrategia gremial desde las bases fueron la principal causa que impulsaba a los dirigentes sindicales peronistas tradicionales a buscar reforzar las estructuras existentes con su propuesta de modificación de la ley. Esto coincidió, como afirma Schneider, con el plan político y económico de Perón en un contexto de alta represión.27 La organización paraestatal “Triple A” comenzó a actuar en ese momento cuando, el 21 de noviembre de 1973, atentó contra el senador Solari Yrigoyen quien había impugnado frontalmente el proyecto de ley.28 La reforma de la Ley de Asociaciones Profesionales debe ser entendida también dentro de una transformación represiva del gobierno nacional, dotando a los dirigentes sindicales de más herramientas de control y restringiendo, aún más, la democracia interna de las organizaciones.

  • 29 Lorenz, Ob. Cit., p. 53.

24Lorenz, al igual que Schneider, afirma que sectores del peronismo y de la dirigencia sindical se aliaron con sectores reaccionarios del Estado para enfrentar de forma violenta el avance de grupos de izquierda o revolucionarios entre los trabajadores.29 Dentro de Yelmo actuaban personas vinculadas a la UOM Capital quienes

  • 30 Ya! Es tiempo de pueblo, año I, número 18, 25 de octubre de 1973.

…insisten en asumir actitudes intimidatorias como método para frenar la combatividad de un organizado cuerpo[,] con “pasar por las armas” a todos los “defensores y propulsores de la constitución en nuestro suelo de la llamada Patria Socialista que nada tiene que ver con el real sentimiento de la gran masa peronista”.30

  • 31 El CdO, liderado por Alberto Brito Lima, nace como una escisión de las primeras Juventudes Peronis (...)
  • 32 El Descamisado, año I, número 24, 30 de octubre de 1973.

25Estas personas eran obreros contratados por la patronal hacía poco más de un mes, estaban vinculados al Comando de Organización (CdO), y circulaban por la fábrica presionando, intimidando y sembrando la confusión entre los trabajadores.31 A ellos se les unían obreros de la planta que eran activistas partidarios de la UOM Capital y de Lorenzo Miguel.32 La revista Ya! realiza una breve descripción de estos hombres:

  • 33 Ya! Es tiempo de pueblo, año I, número 19, 1 de noviembre de 1973.

Brites: es uno de los “trabajadores” de Yelmo que se dice integrante del Comando de Organización. Su presencia (que se hace sentir porque anda siempre armado) coincidió con la aparición del conflicto en la empresa entre la patronal y los trabajadores. Churri: ex trabajador de Yelmo, fue echado cuando aprovechó su cargo de Secretario General de la UOM de Lugano (…) por robar al sindicato. (…) fue tomado hace dos meses por Carvajal [Jefe de Relaciones Laborales]. Es que al señor Carvajal parece importarle menos las virtudes morales de la gente, que contar con ciertos sujetos que se dediquen a pegar volantes contra los trabajadores, y dirigir una tal Agrupación Peronista de Yelmo. La lista sigue.33

26El conflicto que atravesaba al Movimiento Peronista se manifestaba dentro de Yelmo. Sin embargo, hay que resaltar que quienes situaron al conflicto en estos términos no fueron los trabajadores sino la patronal y el grupo de activistas ligados a la UOM Capital que actuaba dentro de la fábrica. Este clima de violencia es una muestra del que imperaba en la sociedad argentina en la segunda mitad de 1973 y de cómo actuaban ciertas autoridades sindicales frente a la oposición y la acción autónoma de las bases.

  • 34 Franco, Ob. Cit., p. 17 y p. 57.

27La radicalización del discurso de la CGT ubicaba al conflicto intrasindical en la contradicción patria/antipatria y peronismo/antiperonismo. De esta manera, se consolidaba un discurso maniqueo en el que cada vez quedaban menos espacios para las posiciones intermedias. Fue construyéndose progresivamente, a partir de la renuncia de Cámpora, una lógica político-represiva centrada en la eliminación del enemigo interno, generando un avance represivo impulsado desde el propio Estado en el marco de la institucionalidad y de los instrumentos previstos por la legalidad constitucional.34 Los conflictos laborales y la disputa intrasindical deben ser leídos dentro de esta búsqueda por depurar al Movimiento Peronista de los sectores de izquierda. El caso de Yelmo se integra completamente en esta dinámica.

28La violencia con la que se enfrentaban los trabajadores de Yelmo iba en aumento con el paso de los días:

  • 35 Testimonio de un trabajador de Yelmo en Ya! Es tiempo de pueblo, año I, número 19, 1 de noviembre (...)

Que a uno lo controlen permanentemente cuando está trabajando, que le cuenten los minutos que va al baño, en fin, no es que sea agradable, pero pasa en todos lados y entra en los límites de lo soportable. Pero que cuando uno esté trabajando lo amenacen con un arma y con el consabido <<Te vamos a reventar>>, que nos prohíban estar más de dos reunidos, que tengamos cualquier cantidad de canas adentro y fuera de la fábrica, eso ya supera lo que uno es capaz de aguantar.35

  • 36 Política Obrera, año VIII, número 177, 16 de noviembre de 1973.

29Al control de armas diario y a las amenazas se sumó la presencia de personas ajenas a la empresa que deambulaban entre la maquinaria vigilando a los obreros. Según Política Obrera, estas personas ingresaron en el turno mañana, donde los activistas combativos tenían menos peso, en busca de desmoralizar y desmovilizar a los trabajadores para separarlos de sus compañeros de los otros turnos: “se paseaban con armas al cinto; no trabajaban y se dedicaban a amenazar a compañeros, empapelaron a la vista de todo el mundo la fábrica con la circular del Consejo Superior instando a la depuración ideológica”.36 La circular del Consejo Superior a la que se hace referencia fue un documento intrapartidario, firmado por Perón, en el que se denunciaba “una escalada de agresiones al Movimiento Nacional Peronista que han venido cumpliendo los grupos marxistas, terroristas y subversivos en forma sistemática y que importa una verdadera guerra desencadenada contra nuestra organización y dirigentes”, y que exigía que

  • 37 Fragmentos del “Documento Reservado” elaborados por el Consejo Superior Peronista, citado en Franc (...)

los grupos o sectores que en cada lugar actúen invocando adhesión al peronismo y al general Perón deberán definirse públicamente en esta situación de guerra contra los grupos marxistas y deberán participar activamente en las acciones que se planifiquen para llevar adelante esta lucha.37

  • 38 Ibid., p. 51.

30Este documento fue elaborado en el contexto de la asunción de Perón a la presidencia y del asesinato del Secretario General de la CGT, José Ignacio Rucci. Marina Franco sostiene que este documento “inició oficialmente la ¨depuración ideológica¨ (…) porque ayudó a instalar la noción de un nuevo enemigo, cuya proyección tendría larga vida al articularse con el continuo incremento represivo contra las guerrillas durante los años siguientes”.38

  • 39 Avanzada Socialista, año II, número 83, 8 de noviembre de 1973 y Ya! Es tiempo de pueblo, año I, n (...)
  • 40 Nuevo Hombre, año III, número 50, primera quincena de noviembre de 1973.

31A estas medidas represivas y amedrentadoras, se sumaron en Yelmo la circulación de una lista con 39 trabajadores a los que se calificaba como “peligrosos extremistas” y el desconocimiento e impugnación ante el Ministerio de Trabajo del cuerpo de delegados y de la comisión interna formados durante el conflicto. La patronal aducía que, al momento de las elecciones, no se habían respetado los requisitos prescriptos por el artículo 969 de la ley de Asociaciones Profesionales, ya que – según la patronal – no figuraron en lugar visible de la fábrica los nombres de los candidatos a delegados. La resolución del Ministerio de Trabajo fue favorable a la patronal y no reconoció a los nuevos representantes obreros, a pesar de que la UOM Matanza sí lo había hecho.39 Aprovechando esta resolución y la finalización del período de conciliación obligatoria, el 24 de octubre la empresa despidió a 40 trabajadores, doce de los cuales eran miembros de las organizaciones sindicales de base del establecimiento y, muchos de ellos, activistas de la JTP y de la “Mussy-Retamar”. Según afirmaron algunos de los despedidos, este hecho ratificaba la existencia de listas negras.40

32El día de los despidos se sucedieron los hechos más violentos de todo el conflicto. Antes de que los despedidos recibieran los telegramas respectivos se había desplegado un operativo represivo en la fábrica y sus alrededores, ya que se temía que los obreros ocuparan la planta.

  • 41 El Descamisado, año I, número 24, 30 de octubre de 1973. El destacado es nuestro.

…a las cinco y media de la mañana de ese miércoles (…) ya habían llegado a la empresa cerca de 100 policías (…) Los efectivos se desplegaron por todas partes: desde el interior de la empresa hasta las azoteas de las casas vecinas. Temían, se dijo, que los obreros ocuparan la planta. Gente del Comando de Organización, por otra parte, había tomado estratégica posición en el interior del establecimiento, listos para intimidar a quien osara hacer causa común con los compañeros despedidos.41

  • 42 Ibid.; Ya! Es tiempo de pueblo, año I, número 19, 1 de noviembre de 1973 y Política Obrera, año VI (...)
  • 43 Nuevo Hombre, año III, número 50, primera quincena de noviembre de 1973.

33Esta medida represiva, que mostraba la articulación operativa entre fuerzas policiales, fuerzas parapoliciales (CdO) y la patronal, atemorizó a los trabajadores. Los obreros del turno mañana intentaron realizar una asamblea para decidir qué medidas tomar frente al despido de sus compañeros que fue interrumpida por miembros del CdO que acusaban a los despedidos de marxistas. La asamblea resolvió continuar con las tareas.42 Así describía la situación un cronista, “La fábrica estaba copada por efectivos policiales (…), que se encontraban apostados en pasillos y techos de la planta e incluso en edificios vecinos. En los alrededores los obreros se reunían en bares y esquina en un clima de temor y sorpresa”43 (imagen 1 y 2).

Imagen 1 - Policía custodia el ingreso de obreros en la fábrica Yelmo.

Imagen 1 - Policía custodia el ingreso de obreros en la fábrica Yelmo.

Fuente: Nuevo Hombre, año III, Nº50, 1era quincena de noviembre de 1973, 15. En América Lee, http://americalee.cedinci.org/​portfolio-items/​nuevo-hombre/​

Imagen 2 – La policía custodia el ingreso de trabajadores en Yelmo.

Imagen 2 – La policía custodia el ingreso de trabajadores en Yelmo.

Fuente: Nuevo Hombre, año III, Nº51, 2nda quincena de noviembre de 1973, 14 y 15. En América Lee, http://americalee.cedinci.org/​portfolio-items/​nuevo-hombre/​

  • 44 Ya! Es tiempo de pueblo, año I, número 19, 1 de noviembre de 1973.

34Al mediodía, los trabajadores del turno tarde intentaron ingresar en la fábrica para realizar una asamblea y decidir qué medidas tomar. En la puerta, la policía les impidió el ingreso. Los obreros volvieron a denunciar amenazas: “Mirá que lindo lomo para probar los garrotes”, “Podríamos agarrar a los delegados y llevarlos a un baldío así los reventamos”.44 Sin embargo, a diferencia de lo decidido por sus compañeros del turno mañana, los obreros de los turnos tarde y noche, en donde se encontraba la mayoría de los activistas, decidieron en asamblea realizar medidas de fuerza en apoyo de los despedidos. La acción represiva surtió efecto: dividió a la plantilla.

El conflicto de Yelmo en perspectiva regional: los metalúrgicos y la UOM Matanza

  • 45 Política Obrera, año VIII, número 177, 16 de noviembre de 1973.

35En este momento los trabajadores de Yelmo en conflicto apelaron a la solidaridad de los metalúrgicos de La Matanza. El hecho de que las comisiones internas de los establecimientos más importantes de la zona estuvieran en manos de activistas combativos, fueran o no de la JTP, hacía pensar que sería posible aprobar un paro de todos los metalúrgicos de Matanza en solidaridad con los obreros de Yelmo. Los testimonios resultan contradictorios y acusatorios entre sí. Lo cierto es que la huelga no se realizó. Todas las fuentes consultadas coinciden en los intentos de la Comisión Directiva de la UOM Matanza por enfriar el conflicto. Según Política Obrera, la Comisión Directiva “sostuvo que la solidaridad con los trabajadores de Yelmo y la resolución del conflicto quedaba en manos de la Directiva de la Seccional”.45 Desde publicaciones afines a la JTP se destacaba la importancia de esta agrupación y de sus delegados en el apoyo a Yelmo:

  • 46 Ya! Es tiempo de pueblo, año I, número 19, 1 de noviembre de 1973.

los delegados de Yelmo van en busca de una solidaridad que necesitan y que, tal como lo esperaban, encuentran fundamentalmente de parte de los delegados de la Juventud Trabajadora Peronista. “Todos nos apoyan – dirían más tarde – especialmente los delegados de [Establecimientos Metalúrgicos] Santa Rosa. Por eso fue posible conseguir que la UOM Matanza sacara una declaración de repudio a las medidas de la patronal y a la represión de la patronal”46.

  • 47 Nuevo Hombre, año III, número 50, primera quincena de noviembre de 1973.

36Por su parte, tanto Ya!... como Nuevo Hombre sostuvieron que, en el Congreso, los delegados lograron torcer la voluntad de la Comisión Directiva.47 Sin embargo, más allá de lograr imponer el tema de Yelmo en el orden del día del Congreso, los delegados no lograron sancionar un plan de acción. Las divisiones en el seno del ala combativa y la falta de claridad frente al camino a seguir atentaron contra un apoyo más consolidado y combativo de todos los metalúrgicos de Matanza a Yelmo. Según consignaba Política Obrera,

  • 48 Política Obrera, año VIII, número 177, 16 de noviembre de 1973.

La JTP avaló de hecho la conducta de Baluch (…) al no apoyar la moción a favor de un paro regional, posición levantada en el primer Congreso de Delegados por compañeros de Siam [Electromecánica] y Yelmo y en el segundo Congreso por delegados de MAN. Se negó en el cuerpo de delegados de Siam [Electromecánica] a tomar una posición unificada con los delegados clasistas a favor del conflicto.48

37El PST también culpabilizaba a la JTP de la paralización y pérdida del conflicto:

  • 49 Avanzada Socialista, año II, número 83, 8 de noviembre de 1973.

el personal [de Yelmo] se vio desconcertado por la posición sustentada por la JTP que, coincidiendo con la burocracia sindical, llamó a tener confianza en el Ministerio de Trabajo. Cuando salió la resolución ministerial, ya era demasiado tarde para contrarrestar la desmoralización. En todo este tramo del problema, la JTP se confundió con la burocracia, no realizando asambleas, no sacando volantes ni denunciando la posición del sindicato que se oponía a la elección de delegados de tradición combativa. (…) La burocracia bajó a fábrica y, aprovechando el desánimo y la falta de activistas, impuso en asamblea una votación para no tomar medidas y volver a confiar en el Ministerio. Los compañeros que propusieron, contra la burocracia, tomar medidas de fuerza, fueron derrotados.49

38Y Nuevo Hombre afirmaba

  • 50 Nuevo Hombre, año III, número 51, segunda quincena de 1973.

Frente a las expectativas de los compañeros que necesitaban la solidaridad del gremio, el Congreso [de Delegados de La Matanza] decidió volver a reunirse para realizar una asamblea junto con los despedidos, para que estos pudieran expresarse libremente. La (…) medida asumida por el Congreso, provoca en realidad la desmovilización y confusión de los compañeros que fueron constantemente presionados por los matones, la patronal y la policía que continuamente los amenazaba en los baños y pasillos de la fábrica. Las suspensiones, los despidos, las maniobras de la burocracia sindical provocaron que los compañeros de Yelmo, no lograron dar la respuesta combativa imprescindible para frenar los golpes de la derecha.50

39Además de las presiones sufridas por la patronal, los grupos parapoliciales y la UOM Capital, resulta claro que la derrota del conflicto en Yelmo se debió también a la falta de unidad en la acción entre las distintas tendencias combativas presentes en el Congreso de Delegados de Seccional y a la falta de una organización sólida de las propias bases de Yelmo que pudieran seguir operando una vez descabezados la comisión interna y el cuerpo de delegados:

  • 51 Testimonio de Giménez, miembro de la comisión interna de Yelmo despedido en Ibid.

Ninguna de las medidas adoptadas durante el conflicto ha dado resultado. La mayor parte de los compañeros que siguen en la fábrica, no dieron la respuesta esperada, debido a la acción de los matones por una parte, y por la otra al fraude que concretó la burocracia en la asamblea de donde saldría la realización del paro. También se notó la falta de organización de la base, y más aún en este caso en que la dirección había sido descabezada.51

  • 52 “El secretario de la UOM Matanza, señor Baluch, se encontraba gestionando ante el ministerio de Tr (...)

40Por otra parte, más allá de las relaciones de fuerza entre oposición y oficialismo en la UOM Matanza, este conflicto estaba atravesado por las relaciones de poder dentro de la UOM. Es destacable que, desde que comenzó en julio, la patronal apelara a la UOM Capital y no a la UOM Matanza, como correspondía, para relacionarse con los trabajadores. Así, cualquier posicionamiento que tomase la Comisión Directiva tendría consecuencias directas en su relación con Lorenzo Miguel. Asimismo, la intromisión en Matanza de fuerzas y activistas cercanos a la UOM Capital debe haber incomodado a la Agrupación Lista Blanca.52 La posición de Matanza no era violenta ni beligerante con los trabajadores en conflicto. Además, por las relaciones de fuerza dentro de la Seccional, la Comisión Directiva se veía obligada a modificar ligeramente el curso de acción que solía emprender.

Conclusión

41Del conflicto en Yelmo se desprenden distintas conclusiones. En cuanto a las relaciones intrasindicales, se observa que la correlación de fuerzas podía ser muy variable en una seccional, tal como sucedía en Matanza: mientras la oposición sindical combativa iba en ascenso, la dirigencia sindical tradicional mantenía todavía muchos adeptos entre las bases, lo que le daba un importante margen de acción al condicionar la fuerza de la oposición. Se destaca también la heterogeneidad y la poca coordinación de la oposición a la Comisión Directiva de la seccional.

42Si bien las organizaciones sindicales de base estaban dirigidas por activistas combativos, estos aún no lograban el apoyo total de los trabajadores de sus establecimientos con lo que las medidas combativas podían diluirse. Esto es especialmente notorio en el caso de las fábricas más grandes de la zona: Santa Rosa, Siam Electromecánica, Martín Amato (Indiel) y Yelmo. En estos cuatro establecimientos – de más de 1.000 operarios cada uno – los obreros afines a la Agrupación Lista Blanca y a su estrategia conciliatoria todavía tenían un peso importante. Por otra parte, como los canales tradicionales de expresión dentro del sindicato seguían bajo control ortodoxo, a la oposición no le quedaban muchos instrumentos distintos de la acción directa. Este tipo de acción exige un gran apoyo de las bases con el que no siempre contaban. Más allá de la simpatía que pudieran tener entre los obreros, las acciones directas no siempre convocaban a todos los trabajadores o no los comprometía de la forma y medida necesarias. La represión y la violencia que vivían día a día pudo alejarlos aún más de la acción directa, lo que debilitaba a la oposición combativa.

43Como los canales sindicales tradicionales de expresión eran casi inaccesibles para la oposición, ésta recurría a la solidaridad interfabril para poder vencer las posiciones de la Comisión Directiva. Aquí, como se observa en el caso de Yelmo, se evidencian las dificultades ya que se mezclaban los problemas propios de cada establecimiento – su régimen industrial, la consolidación del colectivo obrero, la dinámica y tradición de protesta – con las disputas de fuerza dentro de la Seccional. En un barrio como La Matanza, la existencia de varios establecimientos con muchos trabajadores hacía que las posiciones diversas pudieran tener un peso importante, aunque sea para impedir la realización de la posición opuesta.

  • 53 La JTP, integrante de Montoneros, consideraba a “nación-imperialismo” como la contradicción fundam (...)

44En el conflicto de Yelmo es posible percibir cómo la lucha de clases era condicionada al ser decodificada a partir de las confrontaciones internas del Movimiento Peronista. Esto fue impulsado desde la UOM Capital y las fuerzas parapoliciales que intervinieron. Así también pudo haber sido leído por activistas de la JTP quienes, desde todas estas fábricas, confiaron en la intervención del gobierno peronista en la resolución del conflicto. Si bien no es posible confirmar esta última hipótesis, lo cierto es que las diferencias político-ideológicas entre los militantes combativos llevaron a diferentes interpretaciones del conflicto y a distintas propuestas de acción como se desprende de las fuentes analizadas. Puede observarse que las agrupaciones de izquierda proponían un curso de acción más confrontativo que el planteado por la JTP. Estas diferencias también se aprecian entre los grupos peronistas, ya que los alternativistas – como el Peronismo de Base – criticaron la pasividad en la acción de la JTP, movimientista.53

45Es posible observar cómo las prácticas sindicales de los dirigentes tradicionales no eran iguales entre sí. Así, si bien Baluch tenía una posición conciliadora y ponía trabas al ejercicio democrático dentro de la Seccional; su posición se diferenciaba claramente de la de Lorenzo Miguel, quien era abiertamente pro-patronal y se manejaba utilizando fuerzas de choque armadas contra los trabajadores opositores. Toda la violencia ejercida sobre los trabajadores de Yelmo vino de mano de la policía y de grupos parapoliciales cercanos a la UOM Capital según denunciaron los propios trabajadores. Estas diferencias en las prácticas se utilizaban como demostración de poder entre los dirigentes sindicales con posiciones políticas distintas dentro del mismo gremio.

46Por último, en el conflicto se evidencia la alianza entre patronal, dirigencia sindical tradicional y fuerzas represivas – policiales y parapoliciales –. Esta alianza se profundizará en muchos establecimientos a lo largo del período y en todo el país.

  • 54 “Yelmo era una fábrica muy complicada porque (…) había tipos que, que inclusive tuvieron que ver c (...)
  • 55 “con motivo de la inauguración del Comedor Obrero del establecimiento “YELMO” (…) fueron invitados (...)

47El conflicto fue perdido por los obreros de Yelmo. Los trabajadores despedidos no fueron reincorporados y las organizaciones sindicales de base fueron dirigidas por activistas de la Agrupación José Ignacio Rucci, ligados a la UOM Capital. Dentro de la fábrica permanecieron trabajadores relacionados con los grupos represivos que habían actuado durante el conflicto, lo que atentó contra cualquier intento posterior de organización de la oposición o combativo.54 Termina de graficar el estado de situación luego del conflicto la visita a fábrica que al mes siguiente hicieron los representantes más conspicuos de la UOM en una muestra del cambio producido en las relaciones de fuerza dentro de la planta.55

48Lo sucedido en Yelmo permite observar y problematizar la dinámica de las escalas en las relaciones intrasindicales y entre clases en la Argentina de la década de 1970. Si bien el conflicto de Yelmo fue producto de circunstancias específicas de la fábrica, estuvo atravesado por los procesos y enfrentamientos de la sociedad, lo que lo constituye en un reflejo del acontecer nacional y en un caso donde poder analizar la lucha de clases y la dinámica relacional en la constitución de los distintos sujetos colectivos.

Haut de page

Notes

1 Torre, Juan Carlos, El gigante invertebrado. Los sindicatos en el gobierno, Argentina 1973-1976, Buenos Aires, Siglo XXI de Argentina Editores, 2004, 25 y De Riz, Liliana, Retorno y derrumbe. El último gobierno peronista, Buenos Aires, Hyspamérica Ediciones Argentina, 1987, p. 103.

2 De Riz, Ob. Cit., p. 85 y p. 103

3 La Confederación General del Trabajo (CGT) y la Confederación General Económica (CGE).

4 De Riz, Ob. Cit., p. 29 y p. 52.

5 Ibid., p. 52

6 Ibid., p. 78

7 Ibid., p. 17

8 Schneider, Alejandro, “Cuando se hizo tronar el escarmiento. La política laboral de Juan D. Perón para disciplinar al movimiento obrero”, en Schneider, Alejandro y Ghigliani, Pablo (comps.), Clase obrera, sindicatos y Estado. Argentina (1955-2010), Buenos Aires, Ediciones Imago Mundi, 2015, p. 108.

9 Boletín Oficial de la República Argentina, Nº 23.273, año LXXXIII, 30 de octubre de 1975.

10 Ibid.

11 Partido Revolucionario de los Trabajadores - La Verdad, Orden del día del Comité Central, septiembre de 1968.

12 Y otros seis lo habían hecho en 1969. CPM-FONDO DIPPBA División Central de Documentación, Registro y Archivo, Mesa B, Carpeta 78, Legajo 15. Si bien es cierto que esta nómina de personal sólo es un recorte, lo creemos suficientemente representativo.

13 La UOM fue una organización líder del movimiento obrero argentino desde su creación en 1943, tanto por su cantidad de afiliados como por la posición estratégica de la industria metalúrgica en la economía y desarrollo del país. Asimismo, la UOM jugó un importantísimo rol político en la sociedad argentina gracias, por una parte, a las características del sector con una base obrera bien implantada en el mercado de trabajo y, por otra parte, gracias a las características de sus líderes, especialmente Agusto T. Vandor quien fuera su secretario general desde 1958 hasta su muerte en 1970.

14 Baluch era un histórico dirigente metalúrgico que llegó a ocupar el cargo de secretario general de la UOM nacional en 1954. Desde 1958 estuvo presente en la Comisión Directiva de la seccional La Matanza. Para más información sobre la UOM Matanza ver: Bernasconi, Hernán, Trabajadores metalúrgicos de La Matanza: breve historia del movimiento obrero argentino, Buenos Aires, De la Orilla, 2010; Stoler, Mariana, “Clase obrera y dirigentes zonales en la década del ´70 en Buenos Aires: análisis de una relación conflictiva y clave para el mantenimiento de la organización sindical”, tesis doctoral, Universidad Autónoma de Madrid, 2020; y todos los artículos comprendidos en Dawyd, Darío (coord.), Si trabajo me matan. Las huelgas metalúrgicas en La Matanza en 1974: Insud, Martín Amato y Santa Rosa, San Justo, Universidad Nacional de La Matanza, 2017.

15 La JTP fue el frente sindical de la organización político-militar peronista Montoneros. Salió a la luz en abril de 1973 con el proyecto político de disputar el liderazgo de la CGT, tanto en los lugares de trabajo como en los sindicatos, y buscó apoyar el proceso de renovación de las organizaciones sindicales de base que se estaba gestando. Para más información ver Vittor, Carolina, “La JTP y su papel en las luchas del movimiento obrero (1973-1975)”, sin fecha, disponible en http://www.peronlibros.com.ar/sites/default/files/pdfs/vittor_carolina._la_jtp_y_su_papel_en_las_luchas_del_movimiento_obrero_1973-1975.pdf

16 Ya! Es tiempo de pueblo, año I, números 14 y 19, 27 de septiembre y 1º de noviembre de 1973.

17 Ibid.

18 Nueva Hora, año VI, número 126, primera quincena de octubre de 1973.

19 Ya! Es tiempo de pueblo, año I, número 14, 27 de septiembre de 1973.

20 Acta de declaración de la conciliación obligatoria, 19 de septiembre de 1973. Expediente 2330-H-20722/73. En CPM-FONDO DIPPBA División Central de Documentación, Registro y Archivo, Mesa B, Factor Gremial, Carpeta 78, Legajo 15, p. 7.

21 “elección de una nueva Comisión Interna conformada, según la expresión de los mismos obreros de Yelmo, ¨por 12 combativos, 8 honestos y 3 de la burocracia¨”. Ya! Es tiempo de pueblo, año I, número 19, 1 de noviembre de 1973.

22 Ver al respecto Crónica, febrero de 1973.

23 Ya! Es tiempo de pueblo, año I, número 14, 27 de septiembre de 1973.

24 Lorenz, Federico, Algo parecido a la felicidad. Una historia de la lucha de la clase trabajadora durante la década del setenta (1973-1978), Buenos Aires, Edhasa, 2013, p. 46 y p. 157.

25 Ya! Es tiempo de pueblo, año I, número 18, 25 de octubre de 1973. Volantes similares, en los que también se desprestigiaba a la comisión interna, circularon en esos mismos días por fábricas vecinas a Yelmo como Santa Rosa, El Descamisado, año I, número 23, 23 de octubre de 1973.

26 El Descamisado, año I, número 24, 30 de octubre de 1973.

27 Schneider, Ob. Cit. Para más información sobre las modificaciones que establecía la nueva ley ver Avanzada Socialista, año II, número 81, 24 de octubre de 1973.

28 Schneider, Ob. Cit., p. 117, y Franco, Marina, Un enemigo para la nación. Orden interno, violencia y “subversión”, 1973-1976, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2012, p. 61.

29 Lorenz, Ob. Cit., p. 53.

30 Ya! Es tiempo de pueblo, año I, número 18, 25 de octubre de 1973.

31 El CdO, liderado por Alberto Brito Lima, nace como una escisión de las primeras Juventudes Peronistas en oposición a la táctica foquista que le imprimían algunos de sus miembros. El CdO fue una agrupación peronista ortodoxa que privilegiaba la inserción territorial y rechazaba el marxismo. En 1972, esta organización rompió los vínculos que le quedaban con la Juventud Peronista y realizó un viraje en su posición y accionar. Así, desde un discurso fundado en su lealtad a Perón, se convirtió en la fuerza de choque de la derecha peronista. Jorge Zicolillo, La era de los culatas. La derecha peronista y el patoterismo sindical, Buenos Aires, Javier Vergara Editor, 2013, p. 149-173.

32 El Descamisado, año I, número 24, 30 de octubre de 1973.

33 Ya! Es tiempo de pueblo, año I, número 19, 1 de noviembre de 1973.

34 Franco, Ob. Cit., p. 17 y p. 57.

35 Testimonio de un trabajador de Yelmo en Ya! Es tiempo de pueblo, año I, número 19, 1 de noviembre de 1973.

36 Política Obrera, año VIII, número 177, 16 de noviembre de 1973.

37 Fragmentos del “Documento Reservado” elaborados por el Consejo Superior Peronista, citado en Franco, Ob. Cit., p. 51 y p. 52.

38 Ibid., p. 51.

39 Avanzada Socialista, año II, número 83, 8 de noviembre de 1973 y Ya! Es tiempo de pueblo, año I, número 19, 1 de noviembre de 1973.

40 Nuevo Hombre, año III, número 50, primera quincena de noviembre de 1973.

41 El Descamisado, año I, número 24, 30 de octubre de 1973. El destacado es nuestro.

42 Ibid.; Ya! Es tiempo de pueblo, año I, número 19, 1 de noviembre de 1973 y Política Obrera, año VII, número 177, 16 de noviembre de 1973.

43 Nuevo Hombre, año III, número 50, primera quincena de noviembre de 1973.

44 Ya! Es tiempo de pueblo, año I, número 19, 1 de noviembre de 1973.

45 Política Obrera, año VIII, número 177, 16 de noviembre de 1973.

46 Ya! Es tiempo de pueblo, año I, número 19, 1 de noviembre de 1973.

47 Nuevo Hombre, año III, número 50, primera quincena de noviembre de 1973.

48 Política Obrera, año VIII, número 177, 16 de noviembre de 1973.

49 Avanzada Socialista, año II, número 83, 8 de noviembre de 1973.

50 Nuevo Hombre, año III, número 51, segunda quincena de 1973.

51 Testimonio de Giménez, miembro de la comisión interna de Yelmo despedido en Ibid.

52 “El secretario de la UOM Matanza, señor Baluch, se encontraba gestionando ante el ministerio de Trabajo las siguientes tramitaciones: que la Unión Obrera Metalúrgica de Capital, que responde al señor Lorenzo Miguel releve en vez de ratificar – como lo ha hecho- a un grupo de delegados”, Recorte del diario El Mundo en CPM-FONDO DIPPBA División Central de Documentación, Registro y Archivo, Mesa B, Factor Gremial, Carpeta 78, Legajo 15, p.  9. Según esta misma publicación, Baluch y Miguel se encontraban enfrentados.

53 La JTP, integrante de Montoneros, consideraba a “nación-imperialismo” como la contradicción fundamental de la Argentina. En ese sentido, sostenía que la clase obrera debía participar dentro del Movimiento Peronista, siguiendo sus directivas y expulsando a los traidores. Por ello eran movimientistas. Por otra parte, los peronistas alternativistas afirmaban que la clase obrera debía constituir una alternativa por fuera del Movimiento Peronista, más allá del reconocimiento que tuvieran de la ideología peronista y de su importancia en la historia de la clase obrera argentina.

54 “Yelmo era una fábrica muy complicada porque (…) había tipos que, que inclusive tuvieron que ver con López Rega (…) en los ´70 era muy complicado Yelmo, muy complicado. (…) tenía tipos jodidos ahí adentro (…) entre los trabajadores (…) Desde mi punto de vista eran servicios que estaban adentro”, Gdansky en entrevista personal con la autora, diciembre de 2017.

55 “con motivo de la inauguración del Comedor Obrero del establecimiento “YELMO” (…) fueron invitados el señor Vicegobernador de esta provincia [Victorio Calabró], el Sr. Ministro de Trabajo, Sr. Otero, y Lorenzo Miguel”, CPM-FONDO DIPPBA División Central de Documentación, Registro y Archivo, Mesa B, Factor Gremial, Carpeta 78, Legajo 15, p. 19.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Imagen 1 - Policía custodia el ingreso de obreros en la fábrica Yelmo.
Crédits Fuente: Nuevo Hombre, año III, Nº50, 1era quincena de noviembre de 1973, 15. En América Lee, http://americalee.cedinci.org/​portfolio-items/​nuevo-hombre/​
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/85909/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 267k
Titre Imagen 2 – La policía custodia el ingreso de trabajadores en Yelmo.
Crédits Fuente: Nuevo Hombre, año III, Nº51, 2nda quincena de noviembre de 1973, 14 y 15. En América Lee, http://americalee.cedinci.org/​portfolio-items/​nuevo-hombre/​
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/85909/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 286k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mariana Stoler, « Sindicatos, trabajadores y lucha de clases en el marco del Pacto Social. Análisis de tensiones y disputas en la fábrica Yelmo »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 05 octobre 2021, consulté le 07 décembre 2021. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/85909 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.85909

Haut de page

Auteur

Mariana Stoler

Doctora en Historia Contemporánea
Universidad Autónoma de Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search