Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesComptes rendus et essais historio...2021Santiago Giraldo Arango “Capitán ...

2021

Santiago Giraldo Arango “Capitán venganza”. Sociohistoire d´une guérilla rurale, Colombie (1957-1961)

Carlos Miguel Ortiz Sarmiento
Référence(s) :

Santiago Giraldo Arango “Capitán venganza”. Sociohistoire d´une guérilla rurale, Colombie (1957-1961), Paris, 2021, L’Harmattan, 244 p.

Texte intégral

1Estamos ante un libro que, en medio de la bibliografía relativamente abundante sobre “La Violencia” de los años 1940 a 1960, no es uno más; sino que revela una identidad propia al hacer una relectura refrescante de ese período de la historia nacional política y armada, o si se quiere, de la historia de guerras y vulneraciones de derechos humanos que ha atravesado nuestro país en muchas décadas. En ese periodo, como en el posterior de enfrentamiento de insurgentes declarados marxistas / Fuerzas Armadas / paramilitares, es notorio que siempre las víctimas, en su mayor parte, han sido las poblaciones subalternas, es decir los sectores populares, en particular las poblaciones habitantes del campo, trátese de campesinos parceleros, pequeños propietarios, aparceros o jornaleros.

2El autor, Santiago Giraldo, en un estilo fluido que sabe aprovechar las ventajas del idioma francés, nos deleita con una narrativa que, en su propia dinámica, va llevando imperceptiblemente por itinerarios de reflexión conceptual sobre temas acuciantes del debate de ayer y de hoy. De este modo, detrás de las anécdotas y de los testimonios se va entretejiendo el canevás de hilos conceptuales y conexiones que nos lleva del poder oficial al poder fáctico, del ámbito local al nacional, de lo institucional a lo informal, del ancestro indígena al desarraigo de un campesinado “ninguneado”, de la violencia partidista a la transgresión delictiva, de la autodefensa a la venganza, del bandido delincuente al bandido “social”, del orden al caos, de la represión a la amnistía, del castigo a la rehabilitación, de los rituales a los imaginarios. Todo eso sin anacronismos a pesar de que tales reflexiones de gran vigencia para entender la violencia y los intentos de paz de hoy, se hagan desde el rastreo a tiempos relativamente distantes como son para nosotros hoy los del inicio del Frente Nacional; tiempos anclados a su vez en los años que les precedieron, marcados por el sectarismo y la polarización: polarización básicamente entre liberales y conservadores pero también entre fracciones internas de los unos y de los otros, como lo señala el autor.

3Es un buen “estudio de caso” que, nos cuenta el autor, fue la metodología escogida cuando, como fruto del sondeo inicial para comenzar a armar su proyecto de Memoria de Maestría, origen de este libro, optó por centrarse en un municipio, Quinchía, y en un grupo armado, el de alias Capitán Venganza, en un momento preciso, que va de 1957 a 1961.

4Yo lo llamaría más bien “estudio regional” cuyo principal mérito, sin embargo, en mi opinión, es que desde ese estratégico laboratorio (Quinchía, y más precisamente uno de sus dos principales grupos guerrilleros a comienzos del Frente Nacional), el autor se hace preguntas y avanza respuestas, unas y otras de alcance nacional, sobre toda “La Violencia” del conflicto armado pre-insurgente o pre-marxista, sobre el proceso de paz basado en “perdón y olvido” y sellado en el Frente Nacional, sobre las raíces que muchos llamarían “estructurales” de ese conflicto, que no se agota en una disputa política entre partidos o entre facciones partidistas, sino que ancla su arraigo en la condición histórica y social de un campesinado de ancestro indígena que el autor bien retrata y que sigue sin mayores visos de esperanza después de esa “Violencia” y hasta nuestros días. En otras palabras, situarse en Quinchía y escoger el caso de la guerrilla del Capitán Venganza de 1957 a 1961 es apenas una estrategia para desde allí descifrar enigmas nacionales escritos en clave de violencia. Y sin embargo, los quinchieños sentirán, al leerlo, que Santiago Giraldo ha contado muy bien su historia, con todos los pliegues y repliegues, y sin duda se reconocerán en sus páginas. Por eso el libro les llegará a los quinchieños corrientes tanto como, más allá de Quinchía, a los académicos sociólogos, antropólogos o historiadores y, en general, al público interesado por “La Violencia” y por los procesos de paz.

5“Acción Cívica Militar”, “Programa de Rehabilitación”, Comisión de Estudio de las causas de La Violencia, Amnistías y desarme del gobierno del general Rojas Pinilla y del gobierno de Lleras Camargo, son temas que allí se abordan y que hoy vuelven a ser relevantes vistos desde la perspectiva de la actual implementación del Acuerdo de Paz del 2016 con las FARC o desde la persistencia de la violencia después de la firma de ese Acuerdo.

6Este libro se suma a las monografías importantes que han abordado, desde localidades específicas, el problema nacional de la violencia: como la de Mary Roldán sobre Urrao, en Antioquia, con la guerrilla del Capitán Franco; o la de Jaime Arocha sobre Córdoba, en el Quindío.

7Seguimos necesitando monografías como estas que den cuenta de macroproblemas de largo alcance, pero desde lugares y situaciones bien definidos y rastreables, en los cuales poner en juego la corta, la mediana y la larga duración, y resignificar los hechos y eventos de violencia con sus contornos y perfiles subjetivos, accesibles a través de la observación y de la memoria plasmada en los testimonios de hoy, que el autor ha sabido auscultar. Situarse en esas localidades y desde ahí desentrañar el tejido complejo de la trama nacional, es lo que ha acertado hacer este autor.

8El municipio de Quinchía, en particular, ha sido muy bien escogido para tal tarea: por su ligamen con el pasado colonial a través del resguardo de Quinchía, apenas disuelto en 1948; por su color partidista liberal en medio de municipios conservadores; por su campesinado victimizado; por su marginalidad, en esos años, frente a la provisión de servicios públicos, la administración de justicia, la educación y la salud; por su incorporación, como zona de guerrillas, al programa de Rehabilitación creado por el Presidente Lleras Camargo en 1958 y posteriormente, desde 1962, a la “Acción Cívica Militar”.

9Son varios los debates de actualidad en los que se inserta esta obra, pero yo resaltaría particularmente dos: el debate sobre la construcción del Estado y el debate sobre los tipos de bandolerismo y sus relaciones con el carácter pre-moderno/moderno de las sociedades en las cuales pelechan.

10Alrededor del debate del tipo de Estado y del proceso de su construcción, la tesis del libro es que el poder de facto que, a través del uso y de la amenaza de las armas, ejerce en un municipio como Quinchía un grupo que demuestra ser organizado y saber combinar la aceptación con el miedo, revela a su vez la idiosincrasia de un Estado que no logra recubrir con sus instituciones efectivas ese espacio geográfico y social.

11Quienes argumentan que en esas zonas, las de entonces como Quinchía con la guerrilla del Capitán Venganza, o las de hoy, como las zonas antes ocupadas y hoy dejadas por las FARC, sí que está presente el Estado en su rostro de Estado violento y represivo, creo que permanecen en un nivel apenas empírico sin entender que el debate hay que plantearlo, más profundamente, en el plano de lo relacional. Efectivamente, en un municipio puede haber exceso de funcionarios, civiles o militares, pero que pueden no estar actuando, en su ejercicio diario, como funcionarios ejecutores de las políticas, la normatividad y los procedimientos de ese Estado del cual no tienen más que una investidura aparente y un sueldo; y en cambio, sí, pueden vivir cotidianamente acorralados, presas del temor a los verdaderos detentadores del poder real, como una guerrilla u otro grupo armado organizado; o, peor aún, delinquir con ellos o brindarles su aquiescencia: en el caso de hoy, con paramilitares u otros “GAOs”, v.gr. los del Clan del Golfo. Es ahí justamente en donde se esfuma, se evapora el Estado y sobre las libertades y los cuerpos de los habitantes se impone otro poder, el del grupo irregular armado. La consecuencia es un Estado fragmentado que se alterna o traslapa con poderes fácticos distintos y que no logra recubrir con su institucionalidad la totalidad del territorio ni de la población del país. Es una naturaleza completamente opuesta a la de un Estado hegemónico represivo autoritario, como fue el caso de las dictaduras del Cono Sur del continente en los años 70 del siglo pasado, que presupone un Estado con capacidad real y efectiva de abarcar todo el territorio y toda la población para imponer -de manera violenta también- un poder único y centralizado. Ahora bien, el proceso de construcción del Estado en Colombia no ofrecía, ni ofrece aún hoy, posibilidades para ese tipo de régimen, así el gobierno esté presidido por un militar o por un grupo de militares, como fueron los periodos de Rojas Pinilla y de la Junta Militar de Gobierno, o así tengan los militares carta blanca conferida por gobiernos civiles elegidos en las urnas, como fue el periodo del Frente Nacional o los periodos siguientes.

12Es cierto que los efectos de victimización en uno y otro tipo de Estado – el de las dictaduras del Cono Sur y el de las violencias de los conflictos armados en Colombia – pueden ser parecidos en cuanto a alto número de víctimas y en cuanto a preocupantes, numerosas y permanentes violaciones de derechos humanos, pero las explicaciones son muy diferentes y por tanto las estrategias para enfrentar una y otra situación tienen que ser completamente diferentes. Reducir una realidad a la otra, es negarnos a comprenderlas con la consecuencia de equivocarnos para poder superarlas.

13Por eso traer este debate a colación, de la manera localizada y bien documentada, enriquecida con el acervo testimonial y con la anécdota, como lo hace Santiago, es esclarecedor hoy, así hayan pasado sesenta años: como bien lo destaca Olivier Compagnon en el Prólogo del libro.

14Observemos también que este debate sobre el proceso de construcción de nuestro Estado lleva a otro tema de gran preocupación e interés actual como es el de la persistencia de la violencia, o de las violencias: para nosotros ciudadanos de hoy después de firmado el Acuerdo con la guerrilla más longeva y fuerte del conflicto armado contemporáneo como era la guerrilla de las FARC. ¿Es que acaso esa naturaleza de Estado fragmentado, interpolado con poderes fácticos distintos, se ha transformado o, al menos, ha sufrido cambios profundos en los cinco años transcurridos a partir del Acuerdo? Es apenas lógico que, si la modalidad de Estado aquí comentada tiene que ver con la violencia y con las condiciones para su reproducción y persistencia, era totalmente ingenuo esperar de forma inmediata a la firma del Acuerdo la ansiada “paz estable y duradera”, como tampoco fue posible después de firmados los pactos del Frente Nacional, ni en Quinchía ni en otras zonas con presencia y acción de los distintos tipos de guerrillas. A cinco años de firmado el Acuerdo con las FARC, el Estado sigue mostrando su naturaleza fracturada; es rebasado, de lejos, en muchas regiones por los grupos armados irregulares y, por ende, las violencias persisten y se reciclan: tal como sucedió en la segunda mitad de la década de 1950 de la que trata el libro de Santiago Giraldo, después de firmados los Acuerdos del Frente Nacional y de puesto en marcha el régimen pactado por dichos Acuerdos.

15El segundo de los debates que resalto en este libro es el de la tipificación del bandolerismo como fenómeno presente en algunos países en ciertos momentos. El autor se refiere, con propiedad, a los trabajos de los principales sociólogos e historiadores en esa discusión, como Anton Blok, Ranajit Guha y principalmente Howard Becker, con su categoría del “outsider”, y Eric Hobsbawm, quien consagra la categoría de “bandido social”, con la cual polemizan Blok y Guha. Más complicada aún resulta la categorización si el fenómeno del bandidismo o bandolerismo “social” se evalúa a la luz de la dimensión propiamente política, perspectiva desde la cual algunos llegan a hablar de bandidismo “político”.

16Santiago Giraldo, en mi opinión acertadamente, no enmarca estrictamente al Capitán Venganza y su organización en una determinada categoría, sino que muestra cómo algo tan complejo como el bandolerismo de los años 40 y 50 puede revelar muchas de esas connotaciones sin que sea fácil adscribirlo dentro de tal o cual encasillado.

17No estoy de acuerdo con Walter Benjamin en que toda violencia, en últimas, es o bien creadora de Derecho o bien conservadora del Derecho existente, o sea es o violencia revolucionaria o violencia reaccionaria. Pienso que el espectro de violencias es mucho más complejo y multívoco, que hay muchos matices de grises en una extensa gama de violencias y, especialmente, que se entrecruzan unas con otras. Por eso hay rasgos de violencia delictiva ordinaria en organizaciones violentas marcadamente políticas, por ejemplo en las guerrillas que se declaran revolucionarias, sin que lo uno invalide lo otro. Y viceversa, una guerrilla que puede verse como una simple banda para delinquir puede traslucir ribetes de bandolerismo social o incluso político. Por eso también la diferencia entre la guerrilla de Pedro Brincos que, entre 1957 y 1958, antecedió en Quinchía a la del Capitán Venganza y la comandada por este último, no es tan clara. La primera suele haberse visto como guerrilla política, la segunda como un reducto, una degeneración hacia la “delincuencia común”. En efecto, Pedro Brincos terminó, después de su captura y encarcelamiento, perteneciendo al castrista Movimiento Obrero Estudiantil Campesino (MOEC); mientras al Capitán Venganza se le conoció por su anticomunismo y antiprotestantismo. Pero, en su relato, Santiago Giraldo nos muestra que esos contornos no son tan nítidos ni en un caso ni en el otro. Por lo demás, hoy sabemos que si el centro de nuestros análisis historiográficos o sociológicos son las víctimas, no podemos abrogarnos derecho alguno a discriminar víctimas o jerarquizarlas solamente a partir del grado de pureza o, por el contrario, de contaminación con delincuencia ordinaria, de los ideales políticos de sus victimarios. Y aunque la justicia transicional hoy exige inevitablemente distinguir las vulneraciones que provinieron del conflicto político armado de aquellas generadas por la criminalidad ordinaria (por la llamada “delincuencia común”), no es posible esperar acciones en las cuales el ideal político de los violentos esté libre de cruces o contaminaciones con el resto de la criminalidad. Como nos recuerda Stathis Kalyvas (a quien Santiago Giraldo cita a propósito de su tipología de las guerras civiles y conflictos armados contemporáneos), todas las guerras han sido sucias y especialmente las guerras internas de hoy se caracterizan por esta mezcla de lo político con lo delictivo. Paul Collier llega a exagerar esa característica, afirmando que todas las guerras internas de hoy son movidas, en últimas, por el pillaje sobre recursos ilícitos u obtenidos ilícitamente, trátese de los diamantes en República Democrática del Congo, Sierra Leona o Angola, o del opio en Afganistán, o de la coca, el oro y el coltan en Colombia.

18El tratamiento de Santiago Giraldo a la guerrilla del Capitán Venganza, en relación con la de Pedro Brincos, nos ofrece interesantes elementos para entender mejor, aun hoy, la compleja mezcla de insurgencia y delito, sobre todo en el tema de las imbricaciones con el narcotráfico, la minería ilegal, el tráfico de coltan, de las extintas FARC así como del ELN. Entiéndase bien, esto no quiere decir que yo esté poniendo el grupo armado del Capitán Venganza al nivel de las guerrillas de naturaleza política de hoy.

19Muchos otros temas afloran en este libro, que están más circunscritos al periodo cronológico en el que se enmarca la investigación, esto es el año de gobierno de la Junta Militar y los tres primeros años del Frente Nacional. Entre ellos: la creación de la Comisión de investigación de causas de La Violencia, nombrada en mayo de 1958 por la Junta Militar con anuencia del Presidente Electo Lleras Camargo; y la Comisión Especial de Rehabilitación, creada en septiembre de 1958 por el mismo Lleras Camargo, ya en ejercicio de sus funciones, para poner en marcha su programa de Rehabilitación; esta Comisión sería inicialmente complementaria de la anterior y, desaparecida aquella en enero de 1959, la sucedería, con un importante nexo entre las dos como fue el sacerdote y sociólogo Germán Guzmán Campos, coautor principal de la obra publicada después, en junio de 1962: La Violencia en Colombia. Esas dos experiencias resultan hoy de gran interés en la comprensión de las violencias que nos golpean y en la implementación del Acuerdo de 2016 para, aunque sea parcialmente, superarlas.

20Mi invitación es, finalmente, a leer el libro de Santiago Giraldo siguiendo su relato explícito, prolijo en observaciones y en análisis, pero también a leer entre líneas todas las sugerencias que, a partir de esa historia localizada, distante sesenta años, puede ocurrírsenos con relación a la implementación, hoy, del Acuerdo de Paz con las FARC.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Carlos Miguel Ortiz Sarmiento, « Santiago Giraldo Arango “Capitán venganza”. Sociohistoire d´une guérilla rurale, Colombie (1957-1961) »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 16 décembre 2021, consulté le 21 mai 2022. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/86529 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.86529

Haut de page

Auteur

Carlos Miguel Ortiz Sarmiento

Profesor TitularUniversidad Nacional de Colombia

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search