Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesQuestions du temps présent2022Miradas interdisciplinarias de la...El lugar de las emociones en la e...

2022
Miradas interdisciplinarias de la actividad pesquera en América Latina: hacia nuevos abordajes y una perspectiva comparada

El lugar de las emociones en la emergencia, consolidación y transformación de las identidades sociales. El caso de trabajadores y trabajadoras de la industria del procesamiento del pescado de la ciudad de Mar del Plata

The place of emotions in the emergence, consolidation and transformation of social identities. The case of workers in the fish processing industry in the city of Mar del Plata
Josefina Azcárate

Résumés

Para que un grupo pueda dominar a otro no basta con la amenaza y/o utilización de la coacción física, para lograr ese fin, dicho grupo debe lograr el monopolio en la internalización, a nivel subjetivo y emocional, de un conjunto de representaciones, creencias y valores. Sin embargo, ello no está exento de confrontaciones.
Abordaremos las confrontaciones sociales en un ámbito considerado muchas veces como “privado”, como es el de las emociones. Lo que los seres humanos son capaces de experimentar afectivamente tiene que ver con el tipo particular de configuración social, el entramado de interdependencias sociales y las relaciones de poder en las cuales se hayan imbricados. Nuestro universo de estudio, está formado por trabajadores/as de la industria del pescado de Mar del Plata, quienes ven sus condiciones materiales de existencia amenazadas por la precariedad, desgaste, inestabilidad e inseguridad laboral. Particularmente, reflexionaremos sobre la diversidad de emociones suscitadas ante el “olor a pescado”, marca que caracteriza a este grupo debido a su actividad productiva, según la edad y el sexo del/a entrevistado/a. Para finalizar nos interesa conocer cómo se relacionan las emociones frente a la estigmatización con el valor atribuido a la tarea realizada.

Haut de page

Texte intégral

La pregunta por las emociones desde la teoría social

1La investigación social del modo de producción capitalista y la estructuración de las clases resultante no se agota en el abordaje de su organización política/ institucional o en las concepciones ideológicas y morales subyacentes. Puede ser abordada, además, a través del estudio de los procesos socioculturales que constituyen las identidades subjetivas inherentes a cada momento histórico y cada formación social. Específicamente, proponemos realizar una aproximación empírica a la construcción social de identidades desde el plano emocional.

  • 1 Marx, Karl, El Capital, México, Siglo XXI Editores, 1985
  • 2 Durkheim, Émile, La división social del trabajo, Madrid, Akal, 1987
  • 3 Weber, Max, Economía y Sociedad, México D.F, Fondo de Cultura Económica, 1992
  • 4 Simmel, Georg, Las grandes ciudades y la vida del espíritu, México D.F, Cuadernos Políticos, 1986
  • 5 Simmel, Georg, Sobre una psicología de la vergüenza, Digithum, Universitat Oberta de Catalunya y U (...)
  • 6 Zabludovsky, Gina, Teoría sociológica y modernidad, México, Plaza y Valdez Editores, 1998.

2Se puede mencionar algunos ejemplos de la relevancia del estudio del papel de la dimensión emocional de los procesos sociales: el proceso de “alienación” abordado por Marx1 como expresión de pérdida del sentido de realidad en lo relativo al vínculo del trabajador con el producto de su trabajo en el proceso productivo; el concepto de solidaridad en Durkheim2, como expresión de los vínculos afectivos necesarios entre los miembros de un grupo para el mantenimiento de la cohesión social. También encontramos en Weber3 el lugar de los sentimientos en la caracterización de la acción emocional, según el autor, las emociones pueden irrumpir en las relaciones económicas racionales – comerciales – cuando, al prolongarse en el tiempo entre las mismas personas, excede la relación en torno a un fin. En Simmel4, la mención a las emociones se presenta cuando analiza las formas de vivir en la gran ciudad, caracterizada por incesantes estímulos nerviosos, donde la actitud es de reserva, frialdad e indiferencia, diferenciándola de la vida en el pueblo donde prevalecen los vínculos de afecto. Podemos encontrar también en Simmel5 estudios sobre los aspectos sociológicos de la vergüenza. En tanto que, en Pareto, con la noción de residuos, se alude a los modos en que los instintos, los sentimientos y las necesidades profundas del hombre determinan su acción6 .De todas maneras, desde la sociología clásica, las emociones fueron investigadas de forma periférica, marginal o residual.

  • 7 Bolaños Florido, Leidy Paola, “El estudio socio-histórico de las emociones y los sentimientos en l (...)

3Sin embargo, en las primeras décadas del siglo XX, desde las Ciencias Sociales se realiza una interpretación de los sentimientos ajena a las visiones rígidas y estáticas de las teorías del conocimiento que oponen individuo-sociedad y emoción-razón. Los trabajos de Marcel Mauss y de Norbert Elias fueron pioneros en proponer el estudio empírico de los procesos emocionales como categorías de análisis socio-históricas y como objeto de estudio cultural. Además, postularon la correspondencia entre la estructura social y la estructura emotiva7

  • 8 Mauss, Marcel, Sociología y antropología, Madrid, Tecnos, 1979
  • 9 Este trabajo describe cómo los polinesios sufren y abandonan toda confianza en vivir al creer que (...)

4Por su parte, Mauss señala que los sentimientos no son fenómenos exclusivamente psicológicos o fisiológicos, sino fenómenos sociales “marcados preponderantemente por el signo de la no espontaneidad y la obligación más absoluta”8 Desde su perspectiva, los sentimientos se encuentran condicionados socialmente y varían de acuerdo con el tiempo, las condiciones y los agentes de expresión. Por ejemplo, en sus estudios sobre la magia, afirma que su eficacia simbólica, esto es, los sentimientos que suscita en los individuos su creencia, dependen de la reproducción de las reciprocidades en la que se cimenta la vida social y material de las comunidades australianas9

  • 10 Elias, Norbert, El proceso de la civilización. Investigaciones sociogenéticas y psicogenéticas, Mé (...)
  • 11 Hace referencia a los cambios sociales, económicos y culturales que vivieron los países occidental (...)

5En tanto que Elias10 plantea la tesis de la existencia de una interrelación entre los cambios en la constitución de la sociedad y los cambios en la constitución de los hábitos psíquicos y comportamientos de los individuos, lo cual se traduce en la interrelación entre los procesos sociogenéticos y los psicogenéticos. Continuando con esta idea, sostiene que en el curso del desarrollo civilizatorio11, se dan dos procesos de suma importancia, por una lado, la organización estatal centraliza y monopoliza los medios de violencia física – surgiendo ámbitos sociales pacificados – y, por el otro, se intensifica la división del trabajo. Como resultado, se fortalecen y aumentan las formas de interdependencia y vinculación de los seres humanos, a partir de la complejización de los procesos de división social del trabajo con su progresiva diferenciación funcional de la estructura productiva.

  • 12 Elias, Norbert, El proceso de la civilización. Investigaciones sociogenéticas y psicogenéticas, Mé (...)

6La creciente necesidad y la mayor consideración de los otros, se vio acompañada de un aumento de las coacciones del entramado social, por lo tanto la regulación de la vida afectiva se intensifico en forma de autocontrol automático, contención y represión de las emociones. De esta manera, el comportamiento socialmente impuesto se presentó como si fuera deseado por el individuo: “Se consolida un aparato de costumbre peculiar, un “superyó” específico que pretende regular, reformar o reprimir continuamente sus afectos de acuerdo con la estructura social”12

7Por lo tanto, las emociones son entendidas entonces como construcciones sociales que refuerzan los comportamientos socialmente aceptados, advienen como reguladoras de las relaciones sociales y reemplazan el castigo físico y la sanción los cuales – antes externos –, se interiorizan como forma de autocontrol automático. Elias, llega a sostener que las emociones han constituido una base para el desarrollo y el mantenimiento de sistemas sociales de dominación.

  • 13 Illouz, Eva, Intimidades congeladas. Las emociones en el capitalismo, Buenos Aires, Katz Editores, (...)

8En esta línea, podemos postular que indagar en las emociones supone analizar otro aspecto de la organización social capitalista: “la construcción del capitalismo se hizo de la mano de la construcción de una cultura emocional muy especializada”13

  • 14 Williams, Raymond, Marxismo y Literatura, Buenos Aires, Manantial, 1997

9Por lo tanto, nos interesa conocer cómo los distintos agrupamientos sociales experimentan las condiciones sociales y materiales que afectan a la producción y reproducción de su vida, reflexionando acerca de la experiencia de tipo presente, más plena y activa, que está siendo definida -en proceso-, donde se incluye al sentimiento. Esta experiencia presente refiere a una “estructura de sentir”14. Se trata entonces de indagar en las condiciones tal como son vividas y sentidas activamente.

  • 15 Piaget, Jean, Inteligencia y afectividad, Buenos Aires, Aique Grupo Editor, 2005
  • 16 Bericat Alastuey, Emociones. Sociopedia.isa, 1-13, Universidad de Sevilla, año 2012

10En dicha experiencia, las emociones morales – nos referimos a las que se originan en la etapa del desarrollo afectivo en que para el sujeto se hace posible la interrelación social, reestructurando el autocentramiento característicos de las etapas primarias antecedentes15 – desempeñan un papel fundamental como reguladoras de las relaciones sociales16. Las mismas, pueden operar como elementos de sostenimiento y reproducción del orden social, así como de mitigación del conflicto, resultando profundamente eficaces para obtener la conformidad y sumisión del individuo.

  • 17 Luna Zamora, “Desde la sociología de las emociones a la crítica”, Revista Latinoamericana sobre Cu (...)
  • 18 Laborit, Henri, La paloma asesinada. Acerca de la violencia colectiva, Barcelona, Laila, 1986

11Asimismo, existe un debate acerca de si las emociones son previas, simultaneas o posteriores al juicio moral. Armon Jones17, sostiene que las emociones morales como la culpa, la pena y la vergüenza, no son ontológicamente previas al juicio moral, sino que se requiere de la cognición, de ciertas reglas estructurantes del intercambio social para que tales sentimientos puedan ser sentidos. En este sentido, la afectividad acelera, estimula o bien perturba las operaciones de la inteligencia y los actos de conocimiento, es necesaria para su impulso o bien para su inhibición18.

  • 19 Piaget, Jean, Inteligencia y afectividad, Buenos Aires, Aique Grupo Editor, 2005, p. 8

“la afectividad es el motor, la causa primera del acto de conocer; es el mecanismo que origina la acción y el pensamiento, lo cual implica afirmar que todo acto de deseo es un acto de conocimiento y viceversa” 19.

  • 20 Bericat Alastuey, Emociones. Sociopedia.isa, 1-13, Universidad de Sevilla, año 2012
  • 21 Scheff, 1990, citado en Bericat Alastuey, Eduardo, “La sociología de la emoción y la emoción en la (...)

12En relación a la vergüenza y el orgullo se destacan las investigaciones de Thomas Scheff 20, quien plantea que la vergüenza y el orgullo, como contraparte, son las emociones sociales básicas vinculadas a la exposición social de la autoimagen: “la vergüenza (…) surge de la supervisión de nuestras propias acciones, mediante a percepción del yo, de la persona, desde el punto de vista de los otros”21

  • 22 Elias, Norbert La civilización de los padres y otros ensayos, Santafé de Bogotá, Norma, 1998

13Nos parece pertinente aquí hacer presente la sugerencia de Elias22, quien sostiene que los grupos que sufren la estigmatización, discriminación y humillación social, no pueden contraatacar, es decir, desplegar una estrategia de contraestigmatización porque, hasta cierto punto, han interiorizado y naturalizado el proceso de diferenciación jerárquica entre los grupos humanos, generada y sostenida por sus detractores. Por lo tanto, consideramos que el sentimiento de vergüenza e inferioridad puede pensarse como un mecanismo de autocontrol emocional a través del cual, la persona se encuentra expropiada de la posibilidad de hacer frente a la estigmatización, produciendo un debilitamiento de su subjetividad, de su autoestima o autovaloración.

Olores como fuente de estigmatización

  • 23 Killinger, Cristina Larrea, La cultura de los olores, Ecuador, Ediciones Abya Yala, 1997
  • 24 Delumeau, Jean, El miedo en Occidente. Una ciudad sitiada, Madrid, Taurus, 1978
  • 25 Corbin, Alain, El perfume o el miasma. El olfato y lo imaginario social Siglos XVIII y XIX, Madrid (...)

14Durante los años setenta del siglo XX, la tercera generación de la Escuela de Annales y su interés por las mentalidades jugaron un importante papel en el estudio de las sensibilidades y emociones23.Entre ellos podemos se destacan Jean Delumeau24 y Alain Corbin25, quien realizó investigaciones sobre el perfume y el miasma en Francia en los siglos XVIII y XIX. Interesado por diseccionar las metáforas olfativas y desenmarañar la historia de la percepción olfativa, realiza un complejo análisis sobre las prácticas de contención olfativa, ilustradas en el movimiento de ocultación y desplazamiento de los malos olores.

  • 26 Classen, Constance,The odor of the others”, American Anthropoligical Association, vol. 20 n° 2, (...)

15Asimismo, encontramos que los olores atribuidos a los otros han sido una fuente inagotable de estigmatización y discriminación de unos grupos sociales sobre otros. Para Classen26, el simbolismo olfativo tiene la capacidad de regular y expresar la identidad cultural de un grupo en oposición a los otros, construyendo barreras sociales. Asimismo, insiste en la apropiación del buen olor que han hecho las clases dominantes en oposición al mal olor que se les atribuye a las clases inferiores.

  • 27 Le Guérer (1990), citado en Bolaños Florido, Leidy Paola, “El estudio socio-histórico de las emoci (...)
  • 28 Bolaños Florido, Leidy Paola, “El estudio socio-histórico de las emociones y los sentimientos en l (...)

16De igual forma, Le Guérer27 da cuenta de la función olfativa en las relaciones sociales, como medio de estigmatización y exclusión a ciertos grupos sociales y como medio de adscripción a determinado grupo. En tanto que Bolaño Florido28, sostiene que las percepciones sensoriales pueden variar según las diferentes sociedades, por lo cual, la jerarquización de los sentidos constituye una construcción cultural.

  • 29 Synnott, Anthony, “Sociología del olor”, Revista Mexicana de Sociología, 2003, año 65, no 2, p. 43 (...)

17Según Synnott29, la apreciación olfativa es construida no sólo con recuerdos personales sino con enseñanzas y adiestramientos específicos. De esta forma, somos socializados en relación a lo que nuestra cultura considera que huele bien o mal. El olor, es también un fenómeno moral ya que los olores son considerados como positivos o negativos, buenos o malos:

  • 30 Synnott, Anthony,” Sociología del olor”, Revista Mexicana de Sociología, año 65, no 2, p. 431-464

“La descripción de olores, fragantes o malolientes, se vuelve por tanto una clasificación moral disimulada (…) Esta clasificación moral, basada en creencias olfativas, tiene consecuencias sociales. Los olores, reales e imaginados, pueden servir por tanto para legitimar desigualdades de clase y raciales, y son uno de los criterios utilizados para imponerle una identidad moral negativa a una población en particular”30

18De esta manera, indagar en los olores como fuente de estigmatización y jerarquización social asimétrica puede ser una vía fructífera para indagar en los procesos de diferenciación social entre grupos.

Algunas consideraciones sobre el universo de estudio

  • 31 Mateo, José, “Gente que vive del mar. La génesis y el desarrollo de una sociedad marítima y una co (...)

19Los interrogantes cobran fuerza en nuestro universo de estudio, formado por grupo de trabajadores y trabajadoras de la industria del procesamiento del pescado de la ciudad de Mar del Plata. El puerto de dicha ciudad es, desde mediados de los años treinta hasta la actualidad, uno de los centros pesqueros más importante del país31. Aun así, los perfiles obreros e industriales tendieron a quedar ocultos por la conocida actividad turística de la ciudad. A principios del siglo XX, la actividad pesquera se caracterizó por recibir inmigrantes del Sur de Italia, que se dedicaron a la pesca artesanal. Estos grupos vivían en condiciones de extrema precariedad y la pesca fue la actividad a través de la cual lograban sobrevivir.

  • 32 Mateo, José, “Gente que vive del mar. La génesis y el desarrollo de una sociedad marítima y una co (...)

20A fines del siglo XIX, la oligarquía gobernante, conformada por sectores enriquecidos por la economía agroexportadora, comenzaron a instalarse en Mar del Plata con fines turísticos, hecho que produjo fuertes transformaciones que se plasmaron en la actividad pesquera. Por un lado, las fuerzas económicas y políticas dirigieron sus intereses hacia la pesca comercial debido al crecimiento de la demanda culinaria de frutos de mar32 y, por otro lado, se impulsaron medidas tendientes al disciplinamiento social de los pescadores artesanales. Entre ellas se destacan el traslado forzoso y violento de los pescadores y la construcción del puerto de la ciudad.

  • 33 Musset Alain, Ciudad, sociedad, justicia: un enfoque espacial y cultural, Mar del Plata, Eudem, 20 (...)
  • 34 Musset Alain, Ciudad, sociedad, justicia: un enfoque espacial y cultural, Mar del Plata, Eudem, 20 (...)

21En ese tiempo, la ideología de las clases dominantes tenía como eje vertebrador el higienismo, la criminología positiva, el eugenismo y la degeneración moral33. Producto de esas ideas, se pusieron en marcha políticas que promovieron la separación, exclusión y vigilancia de la clase trabajadora portuaria. Esta fuerte distinción entre clases sociales buscaba separar lo malsano e inmoral, considerando a las casillas, las lanchas y los pescadores artesanales como paisaje inadecuado para la elegancia y exclusividad anhelada por los grupos dominantes: “La élite se concentró, en cierta forma, en la estigmatización del puerto y sus pescadores, asociándolos con la suciedad, la degeneración, las ideas inmorales y otros factores negativos” 34

  • 35 Nieto, Agustín, “Negociación colectiva y lucha de clases: Convenio laboral para fileterxs (1969-19 (...)
  • 36 Schulze, María “Las Acciones Colectivas De Lucha Obrera En El 2007 Y 2011 En La Industria Pesquera (...)

22Es importante destacar, además, las condiciones de precariedad, inestabilidad y la falta de garantías laborales que caracterizaron y caracterizan a la actividad35. Dicha situación se vio profundizada debido a los efectos devastadores de las distintas políticas económicas neoliberales aplicadas en Argentina, en una nueva etapa de acumulación capitalista en la región que dio lugar a la concentración monopólica y extranjerización progresiva de la industria – especialmente a partir de los años noventa – que se traduce en un proceso de creciente expropiación de la fuerza de trabajo, la cual se prolonga en la primera década del siglo veintiuno36

23Podemos notar como en la génesis misma de la construcción del territorio portuario estuvo presente la estigmatización hacia los y las trabajadores/as portuarios/as, asociando a este grupo con la suciedad y la inmoralidad. Sumado a ello, las condiciones de precariedad e inestabilidad y falta de reconocimiento laboral podrían contribuir y reproducir el debilitamiento de la subjetividad de los/las trabajadores/as. A continuación, nos interesa conocer en qué medida esa la estigmatización y discriminación siguen teniendo efecto.

Metodología

  • 37 El trabajo fue dirigido por la Dra. Muleras, Edna: Plan de trabajo Conicet 2013/2016/, Proyecto ub (...)

24En relación a la metodología utilizada, durante diciembre de 2014 y julio de 2015, junto con un grupo de estudiantes e investigadores37, realizamos un relevamiento en la ciudad de Mar del Plata, donde la atracción se dirigió a explorar las identidades morales, epistémicas y emocionales de un grupo de trabajadores/as que, histórica y generacionalmente, ha sufrido los efectos devastadores de la precariedad y la flexibilización laboral en la industria del procesamiento del pescado.

25Las entrevistas fueron realizadas en 8 empresas de la ciudad, entre las que se encuentran: Solimeno, Argentina Frozen Fish/ Angelito, Cabo Asturia, Cadelafi, Mardi S.A, 46 Cooperativa Hubbsimar/ Comarpez, Cooperativa San Francisco/Gaveteco, Cooperativa Sueños del Mar.

  • 38 A pesar de tratarse de una muestra exploratoria no probabilística, una vez estipuladas las cuotas (...)

26De una hora aproximada de duración, la entrevista fue semiestructurada con preguntas cerradas y alternativas de respuesta precodificadas, propias del formato encuesta y preguntas abiertas sin alternativa de respuesta, con el objetivo de conocer con mayor profundidad los sentidos y significados atribuidos por les entrevistadas. Se aplicó en una muestra no probabilística38 definida por cuotas intencionales: sexo, ocupación, modalidad de contratación, tamaño o cantidad de personas ocupadas en la empresa. La misma fue realizada a 161 trabajadores.

Aproximaciones empíricas

  • 39 Bericat Alustey, Eduardo, “Emociones”. Sociopedia., Universidad de Sevilla, año 2012, p. 1-13
  • 40 Ariza, Mariana, Emociones, afectos y sociología, México, Universidad Autónoma de México, 2016

27A la hora de analizar los estudios existentes sobre la dimensión emocional de los procesos sociales, encontramos una fuerte preminencia de investigaciones teóricas en detrimento de las empíricas39. Según Ariza40, esto se debe a que la construcción de variables e indicadores empíricos para el análisis de las emociones constituye uno de los aspectos más complejos y desafiantes en esta área de conocimiento.

  • 41 Azcárate Josefina. Aproximaciones al estudio de la relación entre emociones y el poder. El caso de (...)
  • 42 Mannheim, Karl, Ideología y Utopía. Introducción a la sociología del conocimiento, México, Fondo d (...)

28El interés por realizar un acercamiento al análisis de las emociones y su función en el mantenimiento y reproducción de un orden determinado de relaciones sociales, parte de trabajos anteriores41. Nos interesa dar cuenta de la función social de la emoción de vergüenza, suscitada por el “olor a pescado”, como medio de diferenciación y jerarquización social entre grupos. El olor a pescado es una situación común que atañe a los y las trabajadores/as de este sector, debido a la especificidad de su trabajo. Consideramos que no son los individuos – o la suma de ellos – los que piensan, sino que el sujeto es el grupo social, grupos sociales que ocupan una posición común, que actúan y piensan en grupos, unos con otros, unos contra otros, dentro del marco de la situación histórica concreta del cual emerge: “hombres que pertenecen a ciertos grupos y que han desarrollado un estilo particular de pensamiento en una interminable serie de respuestas a ciertas situaciones típicas que caracterizan su situación común” 42

29Cabe destacar que no nos interesa el olor a pescado en sí, sino como una metáfora, un recurso simbólico, que determinados grupos sociales utilizan para estigmatizar a otros. En este sentido, la exploración va a estar orientada en relación a las emociones originadas en la interrelación con otros miembros del grupo social y ocupacional de pertenencia. En particular, los que tiene que ver con el orgullo o la vergüenza respecto de la propia identidad sociocupacional.

30Durante la entrevista realizada, uno de los estímulos aplicados fue la pregunta: ¿Qué siente cuando les dicen que ustedes siempre andan con olor a pescado? Con ella, pretendíamos conocer en qué medida el olor a pescado era un mecanismo de estigmatización y qué emociones tenían lugar. Un dato preliminar que resulta necesario destacar es que la mayoría de los entrevistados, reconoce la existencia de dicho estigma sobre el grupo, expresando diversas emociones que dicha situación suscita.

31A continuación, presentamos los datos.

Gráfico nº1 – ¿Qué siente cuando les dicen que ustedes siempre andan con olor a pescado?

Gráfico nº1 – ¿Qué siente cuando les dicen que ustedes siempre andan con olor a pescado?

Fuente: Elaboración propia. Trabajadores/as de la Industria del procesamiento de pescado de Mar del Plata/ Argentina. Años 2014 y 2015

32Como podemos observar en el gráfico1, en términos de relevancia, el primer grupo está formado por trabajadores/as que expresan orgullo – 29.7 % –. Desde nuestra perspectiva, estas emociones son mecanismos eficaces para hacer frente a la estigmatización, para que la misma no genere efectos adversos. Algunas respuestas fueron:

“Yo digo que es valor, plata”; “Orgullo”; “Para nosotros es un orgullo porque nos da de comer”; “Es plata, no olor a pescado”; “Pero con este olor comemos contentos”; “Nada, estoy orgullosa de tener un trabajo”; “Gracias a oler a pescado me alimento”; “Olor a plata para nosotros, nos tenemos que preocupar cuando no haya”; “Orgullo y a mis hijos les digo lo mismo”; “Nada, estoy orgullosa de tener un trabajo”; “Nada. Yo soy orgullosa de trabajar en mi oficio”

  • 43 Le Breton, David, La sociología del cuerpo, Buenos Aires, Nueva Visión Argentina, 2002

33En segundo lugar, se presenta el grupo que afirma que no les importa que les digan que tienen olor a pescado o bien se ríen se la situación – 25.2 % –. Recordemos que para Le Breton43 el humor ante una humillación es una forma de ritualizar la molestia, desarma la sensación de disgusto que puede generar posibles conflictos.

“Nada, no me afecta en nada”; “No me importa”; “Yo no siento nada, es igual al olor de cualquiera. No tengo vergüenza”; “Me rio, no me enoja” “(se ríe) … Y bueno es que no nos queda otra”; “Nada, es un trabajo. En el colectivo pasa eso” “Me rio, nada más”

34El tercer grupo, lo constituye un conjunto de personas que expresan malestar – 12.3 % – debido a la estigmatización social que sufren:

“Rechazado”; “Es feo”; “No me gusta”; “Nos sentimos mal”; “Incómodo. Primero tendría que averiguar porqué tenés el olor a pescado y no discriminar”; “Me molesta un poco, si”; “Me siento mal, como si fuera una discriminación”; “Puede ser discriminación”

35El cuarto grupo, a diferencia de los anteriores, expresa emociones que dan cuenta de una fuerte disconformidad frente al estigma – 11.3 % –. Algunas respuestas:

“Bronca porque no sabe lo que es el sacrificio acá adentro y más siendo mujer, la fuerza, el frío”; “Impotencia. En el colectivo. Son menos los que lo dicen”; “Que son injustos porque es un trabajo”; “Bronca!!”; “Que tienen razón, pero bronca, gracias a que tienen ese olor ellos comen pescado”; “Bronca, por la ignorancia”; “Son unos ignorantes”; “Bronca, no me gusta. El olor bueno, pero cuando dicen que somos gente muy baja eso me da bronca. La gente del pescado es muy discriminada”; “A veces bronca porque gracias a eso comemos”; “La falta de calle, hambre, situación”

36El quinto grupo, está formado por las personas que afirman sentirse avergonzadas o bien dan la razón a la estigmatización de los otros – 7.7 % –. Algunas repuestas:

“Tienen razón, pero necesito trabajar”; “Sucia me siento” “Nunca me paso, no le diría nada. Sentiría vergüenza”; “A veces sentís vergüenza”; “Vergüenza” “A veces me da lástima porque no saben lo sacrificado que es esto. Me da igual, no me enojo porque es verdad que tenemos olor”

37En las respuestas dadas por este último grupo encontramos una legitimación de las acciones de estigmatización y una aceptación del rechazo. Estas expresiones tornan observable una construcción cultural compartida acerca del significado estigmatizador atribuido al olor a pescado.

  • 44 Ariza, Mariana, Emociones, afectos y sociología, México, Universidad Autónoma de México, 2016
  • 45 Goffman, Erving, Estigma, Buenos Aires, Amorrortu Editores, 2006.
  • 46 Synnott, Anthony, “Sociología del olor”, Revista Mexicana de Sociología, 2003, año 65, n° 2, p. 43 (...)

38El sexto grupo, está formado por personas que dan cuenta de la realización de ciertos ritos de aroma – 3.9 % –. Siguiendo a Peláez Gonzales44, el sentimiento de vergüenza constituye un elemento central para la generación de tales ritos y prácticas. Asimismo, puede pensarse que son desplegados en un intento de corregir lo que considera el motivo de discriminación45 o, en todo caso, de hacer un gran esfuerzo para restringir la exhibición del estigma. Se comportan de tal manera que no habilitan oportunidad para que los/as estigmaticen. A su vez, en algunas respuestas dadas, puede observase expresiones que aluden a que algunas personas huelen más – y peor – que otras, con el objetivo de marcar una distancia social que les permita separarse de la “construcción moral del grupo”46.

“Me siento un bagre. Me baño como tres veces al día”; “Nada, hay que bañarse”; “No me molesta. En casa me baño y punto. Todo es todo para lavar”; “Nada, porque me baño y no tengo olor”; “Puede ser, pero solo los que no se bañan, yo no tengo porque me baño y no me interesa”; “Yo qué puedo decir si tengo olor a pescado. Depende. No porque trabajemos en el pescado. Depende como vayas. Si vos salís con esa ropa... Pero si salís, pero tenés ducha, nos cambiamos, no vas a tener olor a pescado. No se qué pensar. Si huele a pescado pienso que es una mugrienta., Hay lugares que no tienen las comodidades de acá (baños, duchas, etc.) Y si no se siente el olor a pescado. Cosa que yo no. Tener desodorante. Cambiar la ropa que va y viene. Yo vivo en la cuadra. Salgo, me baño y me cambio”

39El séptimo grupo da cuenta de una naturalización del estigma – 7.1 % –. Sostienen que es una consecuencia de su trabajo:

“Y no nada, que te va a molestar”; “Nada, me da lo mismo, peor es robar”; “Que son consecuencias del trabajo”; “Nada, gajes del oficio”; “Lo tomo como de quien viene, en el colectivo, pero en serio no tengo suerte de trabajar en un banco”; “Nada, te acostumbras”

40En último lugar, cabe destacar un grupo de personas que afirman que nunca les paso, o que, a ellos en particular, no les afecta – 3.2 % –:

“No me lo han dicho Me da lo mismo”; “Conmigo al menos no andan muy seguido”; “A la gente le afecta, a mí no”; “Nunca nos dijeron eso”

41Hasta aquí realizamos un análisis descriptivo de las respuestas tratando de desagregar al máximo, agrupando las mismas en función de la repetición de palabras y estilos de respuestas frente a la pregunta por los sentimientos que genera la estigmatización de oler a pescado.

42Nos interesa además caracterizar los tipos de repuesta según el sexo del/a entrevistado/a, con el fin de analizar cómo se distribuyen los diferentes pesos de las respuestas frente a la estigmatización según sexo.

Gráfico n° 2 – ¿Qué siente cuando les dicen que Uds. siempre andan con olor a pescado?, según sexo del/a entrevistado/a

Gráfico n° 2 – ¿Qué siente cuando les dicen que Uds. siempre andan con olor a pescado?, según sexo del/a entrevistado/a

Fuente: Elaboración propia. Trabajadores/as de la Industria del procesamiento de pescado de Mar del Plata/ Argentina. Años 2014 y 2015

  • 47 Peláez Gonzales, Carolina “Un mar de vergüenza y asco. Experiencias laborales de las trabajadoras (...)

43Vemos el sentimiento de vergüenza y los ritos de aroma son expresados, en su mayoría, por mujeres. Investigaciones anteriores47 nos muestran que en las mujeres la vergüenza a oler pescado se produce por el incumplimiento de las expectativas estéticas con respecto a al género:

  • 48 Ariza, Mariana, Emociones, afectos y sociología, México, Universidad Autónoma de México, 2016

“Dentro de las culturas occidentales, el cuerpo de las mujeres se ha convertido en un cuerpo de deseo; en parte, somos mujeres en tanto tenemos la capacidad de demostrarlo a los otros por medio de los cuidados y arreglos percibidos como femeninos (…) símbolos y conceptos normativos de género”48

44De esta manera, el olor a pescado en el cuerpo de las mujeres adquiere un significado particular que se relaciona con el incumplimiento de normas morales acerca de cómo debe oler una mujer. Se constituye como un elemento clave de control social.

45También son mayoría de mujeres quienes expresan sentimientos de orgullo y de autoidentificación laboral. Con relación a lo anterior, podemos hipotetizar que son las mujeres quienes necesitan, en mayor medida, desplegar estas estrategias de autoafirmación y autovalorización para hacer frente a la estigmatización. Por el contrario, los hombres son quienes, en mayor medida, afirman no importarle, al igual que el grupo que afirma que nunca les pasó.

46Es importante además sumarle a lo dicho la marcada división sexual del trabajo presente en la industria del procesamiento del pescado, donde las tareas de mayor reconocimiento y remuneración son, en su mayoría, realizadas por varones.

47Como dijimos anteriormente, nos interesa también conocer la edad de quienes expresan las distintas emociones, para ello realizamos un rango de edad dicotómico, que corta por la mediana de nuestro universo de estudio, ubicada en los 40 años de edad.

Gráfico n° 3 – ¿Qué siente cuando les dicen que Uds. siempre andan con olor a pescado?, según edad del/a entrevistado/a

Gráfico n° 3 – ¿Qué siente cuando les dicen que Uds. siempre andan con olor a pescado?, según edad del/a entrevistado/a

Fuente: Elaboración propia. Trabajadores/as de la Industria del procesamiento de pescado de Mar del Plata/ Argentina. Años 2014 y 2015

48Como podemos observar en el gráfico 3, los/as menores de 40 años en su mayoría son quienes que alimentan las emociones relacionadas con la naturalización del estigma, la vergüenza, los rituales de aroma y la discriminación. También son menores de 40 años quienes afirman que no les importa y que nunca les pasó. Las emociones relacionadas con la bronca y el orgullo son expresadas por trabajadores/as mayores de 40 años. De lo anterior pueden desprenderse varias hipótesis de lectura. En primer lugar, que el olor a pescado tiene una significación social más fuerte en trabajadores de mayor edad y con mas trayectoria en la industria generando emociones tanto de bronca como de orgullo, las cuales indicarían un mayor grado de implicancia e identificación con la ocupación:

  • “Bronca, no me gusta. El olor bueno, pero cuando dicen que somos gente muy baja eso me da bronca. La gente del pescado es muy discriminada” (Mujer de 55 años)
  • Que tienen razón, pero bronca, gracias a que tienen ese olor ellos comen pescado (Mujer de 63 años)
  • “Para nosotros es un orgullo porque nos da de comer” (Mujer de 57 años)
  • “Pero con este olor comemos contentos” (Mujer de 55 años)
  • “Olor a plata para nosotros, nos tenemos que preocupar cuando no haya” (Varón de 52 años)

49Asimismo, nos parece importante destacar que en los ejemplos presentados, aparece el marcador lingüístico “nosotros” el cual podría indicar un mayor grado de pertenencia al grupo. Un nosotros en confrontación a ellos, ellos quienes ejercen la estigmatización.

50Como dijimos anteriormente, la emoción de indiferencia frente la estigmatización – quienes afirman no importes, que no les pasa nada o que nunca les ocurrió – es representada en mayor medida por los más jóvenes. Puede pensarse que el estigma no produce efectos en este grupo.

  • “(Risas) Ha cambiado mucho eso. Antes cuando era chico sí, para burlarse de los padres que trabajaban en el pescado, un trabajo mal visto. Cambió porque la mayoría de Mar del Plata trabaja acá. Antes había posibilidades de otros trabajos. En otra época se trabajaba bien y ganaba bien” (Varón de 39 años)
  • “(Ríe mucho) No, no, no me perjudica la verdad, hago oídos sordos a lo que dicen” (Mujer de 39 años)
  • “Me rio, no me enoja” (Mujer de 22 años)
  • “Nada. No le doy importancia” (Varón de 33 años)
  • “No siento nada, no me molesta” (Varón de 27 años)
  • “Me da lo mismo. Conmigo al menos no andan muy seguido” (Mujer de 22 años)

Relaciones con el sentimiento de orgullo laboral

51En este apartado, nos interesa conocer cómo se relacionan las emociones frente a la estigmatización con el valor atribuido a la tarea realizada. Es decir, analizamos la correspondencia entre las repuestas a las preguntas: ¿Ud. se siente orgullo del trabajo que realiza aquí? ¿Por qué? y ¿Qué siente cuando les dicen que Uds. siempre andan con olor a pescado?

52En quienes afirman no sentirse orgullosos, encontramos respuestas que expresan sentir vergüenza frente a la estigmatización:

  • “Me gustaría trabajar en algo mejor”; “Vergüenza”
  • “No es lo que realmente me gusta hacer”; “Me siento un bagre. Me baño como tres veces al día”
  • “Está bien, no orgullosa porque es lo que uno elige”; “Vergüenza”
  • “Es un trabajo cómodo en realidad, cuando hay trabajo” ; “Vergüenza”
  • “Porque es un buen trabajo, digno por lo menos, no me gusta si pudiera laburar por algo mejor laburaría”; “Vergüenza”

53Asimismo, este grupo también expresa emociones que aluden a la impotencia y al malestar que les provoca la estigmatización:

  1. “Porque no me gusta lo que hago. Lo hago porque tengo que trabajar. Es mi deber”, “Impotencia. En el colectivo. Son menos los que lo dicen”
  2. “Porque lo hago por necesidad, no me gusta. A mí me gusta la mecánica”, “Impotencia”
  3. “No me gusta trabajar de esta manera”; “Me molesta”
  4. “Quisiera estar en otro lado”; “No me gusta para nada. Estoy trabajando acá porque no me queda otra”
  5. “Porque pienso que me tendría que haber esforzado un poco más para estudiar”; “Puede ser discriminación”
  6. “Porque es lo único que se hacer”; “Nos sentimos mal”
  7. “Otra cosa no hay. Es lo que tocó”; “Incómodo. Primero tendría que averiguar porqué tenés el olor a pescado y no discriminar”

54Por el contrario, en quienes afirman sentirse orgullosos de su ocupación, aparecen otras emociones frente al estigma de oler a pescado.

55En primer lugar, emociones de disconformidad y bronca:

  1. “No me queda otra, es a lo que vengo, lo hago con ganas y me gusta. Si ganara más sería mucho mejor; “Bronca porque no sabe lo que es el sacrificio acá adentro y más siendo mujer, la fuerza, el frío”
  2. “Cumplo todos los días, llevo el pan a mi casa”; “Bronca”
  3. “Porque es lo que me lleva adelante, que sea libre, independiente”; “La falta de calle, hambre, situación”
  4. “Me ha dado muchos beneficios. Pude progresar, tener mi casa, comprarme un auto, ¡darles a mis hijos para que puedan seguir progresando”; “Ignorantes!”
  5. “Porque es un sacrificio levantarse a las cuatro de la mañana y estar acá”; “Racismo y discriminación”
  6. “Porque es lo único que se hacer” Bronca, no me gusta. El olor bueno, pero cuando dicen que somos gente muy baja eso me da bronca. La gente del pescado es muy discriminada
  7. “Porque este trabajo me ha dado todo… con el sacrificio”; “Bronca, por la ignorancia”

56En segundo lugar, emociones que tienen que ver con el orgullo:

  1. “Porque es un trabajo honrado y decente”; “Orgullo”
  2. “Porque puedo mantener mi casa y mis hijos”; “Orgullo y a mis hijos les digo lo mismo”
  3. “Porque me gano el pan de cada día”; “Orgullo”
  4. “Trato de dar lo mejor de mi”; “Yo digo que es valor, plata”
  5. “Me gusta”; “Nada. Yo soy orgullosa de trabajar en mi oficio”

57En tercer lugar, emociones que toman lo con humor o bien expresan que no les importa:

  1. “Me reivindica como persona, me deja salir adelante”; “Me río”
  2. “Aprendí muchas cosas”; “Nada, me río”
  3. “Estoy aprendiendo y gano mi propio dinero”; “Me rio, no me enoja”
  4. “Porque me ayuda a progresar”; “Me sonrío nada más”
  5. “Porque es con lo que crié a todos mis hijos, todo lo que tengo es por el pescado”; “(se ríe) y bueno es que no nos queda otra”
  6. “Me siento respetado y trabajo tranquilo”; “Creo que es poco conocimiento que tienen. No me afecta. Por ignorancia”
  7. “Porque me gusta y me siento bien con los compañeros”; “No me importa”
  8. “Porque me da posibilidades. Puedo contar con la gente de acá. Me siento respaldado por ellos”; “Me hago el boludo. No me afecta en nada”
  9. “Porque siento que estoy bien y mediante el trabajo puedo progresar”; “Nada”
  10. “Porque es un trabajo digno y estoy en blanco”; “No me importa”
  11. “Porque trabajo tranquila”; “Nada, lo lamento salgo de trabajar”
  12. “Porque me siento bien, cuando no trabajo estoy deprimida, mal”, “Me tiene sin cuidado”

58En estos dos últimos agrupamientos, aparecen emociones positivas relacionadas con la ocupación relacionadas con el aprendizaje, el compañerismo, las oportunidades, el respeto, entre otras. Desde nuestra perspectiva, estas significaciones positivas atribuidas al trabajo, contribuyen a fortalecer la autoestima y la autovalorizacion para hacer frente a la estigmatización.

Palabras finales

59A lo largo del trabajo, nos movilizó estudiar la dimensión emocional de los procesos sociales de jerarquización y diferenciación social entre grupos, en este caso, plasmada en la metáfora simbólica del “olor a pescado”.

60Fruto de la exploración empírica, encontramos una diversidad de emociones suscitadas por la metáfora olfativa nombrada que varían según la edad y el sexo de los/as entrevistados/as, lo cual nos indicaría que la función estigmatizadora del olor a pescado es diferencial según distintos factores sociales.

61A grandes rasgos, encontramos que quienes expresan emociones relacionadas con la vergüenza, son en su mayoría mujeres. Mientras que quienes afirman que no les importa en su mayoría son varones. Asimismo, se observa que la relevancia dada al estigma disminuye con la edad, siendo los mayores quienes expresan sentir, en mayor medida, vergüenza, bronca y discriminación.

62Por otro lado, se presentan correspondencias entre la emoción de indiferencia frente al estigma y la expresión de orgullo y satisfacción por el trabajo realizado. Este último factor contribuiría a fortalecer la autoestima para hacer frente a la estigmatización.

63Futuros trabajos nos permitirán poner a prueba las hipótesis acerca de la función de las emociones para inhibir o promover ciertas acciones. Desde nuestra perspectiva, las emociones de vergüenza, los ritos de aroma y la naturalización del estigma contribuyen a promover comportamientos que favorecen al aislamiento social, la fragmentación y desarticulación de la clase de pertenencia, así como también, una conformidad y/o aceptación acrítica de la asimetría y subordinación social de clase. Mientras que, por el contrario, las emociones de disconformidad, malestar, bronca y orgullo fortalecen la autoestima y la empatía con pares, contribuyendo a la posibilidad de enfrentar y resistir colectivamente entre iguales la desigualdad y discriminación de clase.

64En otras palabras, pretendemos dilucidar en qué medida lo emocional – que implica un nivel de organización del comportamiento que se expresa a nivel del sujeto – es configurado, constituido, a partir de un conjunto de procesos sociales. Nos interesa, particularmente, los comportamientos capaces de constituir colectivos para transformar condiciones sociales de vida, es decir, los orientados a la construcción de una identidad colectiva organizada y consciente que pueda llevar a cabo un conjunto de acciones políticas de transformación de su propia situación social de vida.

Haut de page

Bibliographie

Ahmed, Sara, La política cultural de las emociones, México, Universidad Autónoma de México, 2018.

Ariza, Mariana, Emociones, afectos y sociología, México, Universidad Autónoma de México, 2016

Bericat Alastuey, Eduardo, “La sociología de la emoción y la emoción en la sociología”, Revista de Sociología, Universidad Autónoma de Barcelona, 2000, no 32, p. 361-398

Bericat Alastuey, Eduardo,Emociones”. Sociopedia., Universidad de Sevilla, año 2012, p. 1- 13.

Bolaños Florido, Leidy Paola, “El estudio socio-histórico de las emociones y los sentimientos en las Ciencias Sociales del siglo XX”, Revista Uniandes, no 55, p. 178- 191

Classen, Constance “The odor of teh others”. Ethos n 2 (1992), American Anthropoligical Association

Corbin, Alain, El perfume o el miasma. El olfato y lo imaginario social Siglos XVIII y XIX, Madrid, Taurus, 1987

Delumeau, Jean, El miedo en Occidente. Una ciudad sitiada, Madrid, Taurus, 1978

Durkheim, Émile, La división social del trabajo, Madrid, Akal, 1987

Elias, Norbert, El proceso de la civilización. Investigaciones sociogenéticas y psicogenéticas, México, Fondo de Cultura Económica, 1989

Elias, Norbert, La civilización de los padres y otros ensayos, Santafé de Bogotá, Norma, 1998,

Goffman, Erving, Estigma, Buenos Aires, Amorrortu Editores, 2006.

Illouz, Eva, Intimidades congeladas. Las emociones en el capitalismo, Buenos Aires, Katz Editores, 2006

Killinger, Cristina Larrea, La cultura de los olores, Ecuador, Ediciones Abya Yala, 1997

Laborit, Henri, La paloma asesinada. Acerca de la violencia colectiva, Barcelona, Laila, 1986

Le Breton, David, La sociología del cuerpo, Buenos Aires, Nueva Visión Argentina, 2002

Luna Zamora, Rogelio, “Desde la sociología de las emociones a la crítica”, Revista Latinoamericana sobre Cuerpos, Emociones y Sociedad de la biopolítica, 2018, no 25, p. 24-33

Mannheim, Karl, Ideología y Utopía. Introducción a la sociología del conocimiento, México, Fondo de Cultura Económica, 1933

Mateo, José, “Gente que vive del mar. La génesis y el desarrollo de una sociedad marítima y una comunidad pescadora”, Prohistoria, 2004, año VIII, no 8, p. 59-86

Marín, Juan Carlos, El cuerpo, territorio del poder, Buenos Aires, Ediciones PI.CA.SO, 2011

Marx, Karl, El Capital, México, Siglo XXI Editores, 1985

Mauss, Marcel, Sociología y antropología, Madrid, Tecnos, 1979.

Musset Alain, Ciudad, sociedad, justicia: un enfoque espacial y cultural, Mar del Plata, Eudem, 2010

Nieto, Agustín, “Negociación colectiva y lucha de clases: Convenio laboral para fileterxs (1969-1970)”. Anuario del Instituto de Historia Argentina, 2016, vol. 16, no 1, e008, recuperado de http://www.anuarioiha.fahce.unlp.edu.ar/

Piaget, Jean, Inteligencia y afectividad, Buenos Aires, Aique Grupo Editor, 2005

Rosaldo, Michelle, Toward an Anthropology of self and feeling, Culture Theory: Essays on Minf, Self and Emotions., Cambridge University Press, 1984

Schulze, María “Las Acciones Colectivas De Lucha Obrera En El 2007 Y 2011 En La Industria Pesquera De La Ciudad De Mar Del Plata (Buenos Aires-Argentina)”, Actas de Periodismo y Comunicación 6, 2021, no 2

Simmel, Georg, Las grandes ciudades y la vida del espíritu, México D.F, Cuadernos Políticos, 1986

Simmel, Georg, “Sobre una psicología de la vergüenza”, Digithum, Universitat Oberta de Catalunya y Universidad de Antioquia, 2018, no 21, p. 67-74

Synnott, Anthony, “Sociología del olor”, Revista Mexicana de Sociología, 2003, año 65, no 2, p. 431-464

Weber, Max, Economía y Sociedad, México D.F, Fondo de Cultura Económica, 1992

Williams, Raymond, Marxismo y Literatura, Buenos Aires, Manantial, 1997

Zabludovsky, Gina, Teoría sociológica y modernidad, México, Plaza y Valdez Editores, 1998

Haut de page

Notes

1 Marx, Karl, El Capital, México, Siglo XXI Editores, 1985

2 Durkheim, Émile, La división social del trabajo, Madrid, Akal, 1987

3 Weber, Max, Economía y Sociedad, México D.F, Fondo de Cultura Económica, 1992

4 Simmel, Georg, Las grandes ciudades y la vida del espíritu, México D.F, Cuadernos Políticos, 1986

5 Simmel, Georg, Sobre una psicología de la vergüenza, Digithum, Universitat Oberta de Catalunya y Universidad de Antioquia, 2018, n° 21, p. 67-74

6 Zabludovsky, Gina, Teoría sociológica y modernidad, México, Plaza y Valdez Editores, 1998.

7 Bolaños Florido, Leidy Paola, “El estudio socio-histórico de las emociones y los sentimientos en las Ciencias Sociales del siglo XX”, Revista Uniandes, 2015, n° 55, p. 178-191

8 Mauss, Marcel, Sociología y antropología, Madrid, Tecnos, 1979

9 Este trabajo describe cómo los polinesios sufren y abandonan toda confianza en vivir al creer que sobre ellos ha recaído un posible hechizo. Aunque en ocasiones no se presentan marcas físicas, este sentimiento de desesperanza invade el plano de la conciencia hasta el punto de causar la muerte por sugestión.

10 Elias, Norbert, El proceso de la civilización. Investigaciones sociogenéticas y psicogenéticas, México, Fondo de Cultura Económica, 1989

11 Hace referencia a los cambios sociales, económicos y culturales que vivieron los países occidentales desde el medioevo hasta tardío hasta el siglo XIX.

12 Elias, Norbert, El proceso de la civilización. Investigaciones sociogenéticas y psicogenéticas, México, Fondo de Cultura Económica, 1989

13 Illouz, Eva, Intimidades congeladas. Las emociones en el capitalismo, Buenos Aires, Katz Editores, 2006

14 Williams, Raymond, Marxismo y Literatura, Buenos Aires, Manantial, 1997

15 Piaget, Jean, Inteligencia y afectividad, Buenos Aires, Aique Grupo Editor, 2005

16 Bericat Alastuey, Emociones. Sociopedia.isa, 1-13, Universidad de Sevilla, año 2012

17 Luna Zamora, “Desde la sociología de las emociones a la crítica”, Revista Latinoamericana sobre Cuerpos, Emociones y Sociedad de la biopolítica, n° 25, Año 2018, Argentina

18 Laborit, Henri, La paloma asesinada. Acerca de la violencia colectiva, Barcelona, Laila, 1986

19 Piaget, Jean, Inteligencia y afectividad, Buenos Aires, Aique Grupo Editor, 2005, p. 8

20 Bericat Alastuey, Emociones. Sociopedia.isa, 1-13, Universidad de Sevilla, año 2012

21 Scheff, 1990, citado en Bericat Alastuey, Eduardo, “La sociología de la emoción y la emoción en la sociología”, Revista de Sociología, Universidad Autónoma de Barcelona n° 32, año 2000

22 Elias, Norbert La civilización de los padres y otros ensayos, Santafé de Bogotá, Norma, 1998

23 Killinger, Cristina Larrea, La cultura de los olores, Ecuador, Ediciones Abya Yala, 1997

24 Delumeau, Jean, El miedo en Occidente. Una ciudad sitiada, Madrid, Taurus, 1978

25 Corbin, Alain, El perfume o el miasma. El olfato y lo imaginario social Siglos XVIII y XIX, Madrid, Taurus, 1987

26 Classen, Constance,The odor of the others”, American Anthropoligical Association, vol. 20 n° 2, 1992, p. 133-166

27 Le Guérer (1990), citado en Bolaños Florido, Leidy Paola, “El estudio socio-histórico de las emociones y los sentimientos en las Ciencias Sociales del siglo XX”, Revista Uniandes, 2015, no 55, p. 178- 191

28 Bolaños Florido, Leidy Paola, “El estudio socio-histórico de las emociones y los sentimientos en las Ciencias Sociales del siglo XX”, Revista Uniandes, no 55, p. 178- 191

29 Synnott, Anthony, “Sociología del olor”, Revista Mexicana de Sociología, 2003, año 65, no 2, p. 431-464

30 Synnott, Anthony,” Sociología del olor”, Revista Mexicana de Sociología, año 65, no 2, p. 431-464

31 Mateo, José, “Gente que vive del mar. La génesis y el desarrollo de una sociedad marítima y una comunidad pescadora”, Prohistoria, 2004, año VIII, no 8, p. 59-86.

32 Mateo, José, “Gente que vive del mar. La génesis y el desarrollo de una sociedad marítima y una comunidad pescadora”, Prohistoria, 2004, año VIII, no 8, p. 59-86.

33 Musset Alain, Ciudad, sociedad, justicia: un enfoque espacial y cultural, Mar del Plata, Eudem, 2010

34 Musset Alain, Ciudad, sociedad, justicia: un enfoque espacial y cultural, Mar del Plata, Eudem, 2010

35 Nieto, Agustín, “Negociación colectiva y lucha de clases: Convenio laboral para fileterxs (1969-1970)”. Anuario del Instituto de Historia Argentina, 2016, vol. 16, no 1, e008, recuperado de http://www.anuarioiha.fahce.unlp.edu.ar/

36 Schulze, María “Las Acciones Colectivas De Lucha Obrera En El 2007 Y 2011 En La Industria Pesquera De La Ciudad De Mar Del Plata (Buenos Aires-Argentina)”. Actas de Periodismo y Comunicación 6, 2021, no 2

37 El trabajo fue dirigido por la Dra. Muleras, Edna: Plan de trabajo Conicet 2013/2016/, Proyecto ubacyt 2014-2017 “La representación de lo real y su diversidad: la concepción del poder y la justicia social en fracciones trabajadoras de Argentina en el siglo XXI”

38 A pesar de tratarse de una muestra exploratoria no probabilística, una vez estipuladas las cuotas de entrevistas a realizar en terreno, optamos por un método sistemático aleatorio de selección de los/as entrevistados/as, construyendo un criterio de selección lo más azaroso posible. En concreto, la metodología de selección consistió en: recorrer la línea de producción, la fila, seleccionando un entrevistado/a cada dos puestos de trabajo. Es decir, desde un primer trabajador/a sorteado al azar, cada dos trabajadores se seleccionaban uno de cada sexo. En caso de rechazó a la realización de la entrevista se seleccionó la persona inmediatamente siguiente.

39 Bericat Alustey, Eduardo, “Emociones”. Sociopedia., Universidad de Sevilla, año 2012, p. 1-13

40 Ariza, Mariana, Emociones, afectos y sociología, México, Universidad Autónoma de México, 2016

41 Azcárate Josefina. Aproximaciones al estudio de la relación entre emociones y el poder. El caso de trabajadores y trabajadoras de la industria del procesamiento del pescado. Sudamérica. Mar del Plata: Sudamérica. 2020 vol. 12. p. 359-392. issn 2250-7779. issn 2314-1174 ; Azcárate Josefina. Una exploración sobre la actividad pesquera de la ciudad de Mar del Plata. Oposición y complementariedad de los circuitos de la economía urbana. Cardinalis. Córdoba: Editorial Revista Cardinalis. 2020 vol. 12. p. 95-110. issn 2346-8734; Azcárate, Josefina; Schulze, Maria Soledad; Identidad moral e identidad emocional en los trabajadores de la rama del filet de la industria pesquera de Mar del Plata en los años 2014 y 2015. HISTORIA REGIONAL. Villa Constitución: INSTITUTO SUPERIOR DEL PROFESORADO NRO. 3 "EDUARDO LAFFERRIERE". 2018 vol. 38. issn 0329-8213.

42 Mannheim, Karl, Ideología y Utopía. Introducción a la sociología del conocimiento, México, Fondo de Cultura Económica, 1933

43 Le Breton, David, La sociología del cuerpo, Buenos Aires, Nueva Visión Argentina, 2002

44 Ariza, Mariana, Emociones, afectos y sociología, México, Universidad Autónoma de México, 2016

45 Goffman, Erving, Estigma, Buenos Aires, Amorrortu Editores, 2006.

46 Synnott, Anthony, “Sociología del olor”, Revista Mexicana de Sociología, 2003, año 65, n° 2, p. 431-464

47 Peláez Gonzales, Carolina “Un mar de vergüenza y asco. Experiencias laborales de las trabajadoras del pescado” en Ariza, Mariana (coordinadora), Emociones, afectos y sociología: diálogos desde la investigación social y la interdisciplina, México, Universidad Autónoma de México, 2016, p. 149-192

48 Ariza, Mariana, Emociones, afectos y sociología, México, Universidad Autónoma de México, 2016

Haut de page

Table des illustrations

Titre Gráfico nº1 – ¿Qué siente cuando les dicen que ustedes siempre andan con olor a pescado?
Crédits Fuente: Elaboración propia. Trabajadores/as de la Industria del procesamiento de pescado de Mar del Plata/ Argentina. Años 2014 y 2015
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/87031/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 112k
Titre Gráfico n° 2 – ¿Qué siente cuando les dicen que Uds. siempre andan con olor a pescado?, según sexo del/a entrevistado/a
Crédits Fuente: Elaboración propia. Trabajadores/as de la Industria del procesamiento de pescado de Mar del Plata/ Argentina. Años 2014 y 2015
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/87031/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Titre Gráfico n° 3 – ¿Qué siente cuando les dicen que Uds. siempre andan con olor a pescado?, según edad del/a entrevistado/a
Crédits Fuente: Elaboración propia. Trabajadores/as de la Industria del procesamiento de pescado de Mar del Plata/ Argentina. Años 2014 y 2015
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/87031/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 121k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Josefina Azcárate, « El lugar de las emociones en la emergencia, consolidación y transformación de las identidades sociales. El caso de trabajadores y trabajadoras de la industria del procesamiento del pescado de la ciudad de Mar del Plata »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 21 février 2022, consulté le 18 mai 2022. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/87031 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.87031

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search