Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesDébats2022Del mosaico a lo coral. Ejercicio...Un astrónomo, tres continentes, s...

2022
Del mosaico a lo coral. Ejercicios de escritura biográfica

Un astrónomo, tres continentes, siete instituciones y millares de estrellas. La experiencia global de Jürgen Stock en los inicios de la astronomía en Chile

An Astronomer, Three Continents, Seven Institutions and Millions of Stars. The Global Experience of Jürgen Stock in the Beginnings of Astronomy in Chile
Bárbara Silva

Résumés

En 1959, el astrónomo alemán Jürgen Stock llegó a Chile para realizar una evaluación de sitios de observación para un proyecto astronómico de Estados Unidos. Esa expedición puede comprenderse como el comienzo de una larga y acelerada trayectoria del desarrollo astronómico en Chile, vigente hasta la actualidad. En una primera aproximación, la biografía de Stock parece ser explicativa del proceso. Sin embargo, en un análisis más detenido, si bien la trayectoria personal de Stock incidió en este proceso, este inicio de la astronomía contemporánea en Chile se comprende a partir de la intersección de otras iniciativas individuales y de procesos históricos de alcance temporal y espacial más amplios. Así, a través de los primeros pasos de la astronomía transnacional en Chile y de las biografías que incidieron en ello es posible discutir y reflexionar sobre el rol de los individuos como sujetos con agencia histórica. Del mismo modo, esta experiencia científica ofrece una oportunidad para analizar la tensión y relación de dichas biografías con un contexto temporal y espacial que se enmarca en una categoría global.

Haut de page

Notes de l’auteur

Este artículo es parte del Proyecto FONDECYT Iniciación 11200168 financiado por ANID.

Texte intégral

Una mirada a la historia de la astronomía contemporánea en Chile

1En 1959, un alemán alto, de rostro pálido, con el pelo de ese color tan impreciso de Europa central entre rubio y gris, bajaba de un avión en el aeropuerto Los Cerrillos, en Santiago de Chile. Sorprendentemente, y aun con un acento extraño, el hombre hablaba español. Jürgen Stock era astrónomo, y venía con una tarea encargada por Gerard Kuiper, director del Observatorio Yerkes asociado a la Universidad de Chicago: evaluar los cielos de Chile para la observación astronómica, que ese enmarcaba en el proyecto de mayor envergadura de construir un masivo observatorio en el hemisferio sur.

  • 2 Terrall, Mary, “Biography as Cultural History of Science”, Isis, 2006, vol. 97-2, p. 307. Todas la (...)

2Las empresas científicas de vanguardia difícilmente ocurren de manera espontánea; detrás de la producción de ciencia se encuentran individuos, personas con una voluntad y una pulsión de investigación relevante, que hacen que esas búsquedas científicas prosperen. A su vez, estas personas encarnan y aglutinan mentalidades y anhelos de sus propias épocas y culturas. La cuestión detrás de ello es clave: cómo articular el rol de individuos y de fuerzas o sustratos colectivos en la tarea de comprender el pasado2.

3En el caso del desarrollo astronómico en Chile es posible observar esa convergencia de individualidades, mentalidades de época, contexto político e, incluso, condiciones de la naturaleza. Y ya que se trata de astronomía, podemos plantear la problemática en términos “estelares”, a través de una metáfora funcional para comenzar a conectar las ciencias y las humanidades: al mirar las estrellas vemos algunas luces más brillantes que otras, algunos astros asociados entre sí, orbitándose unos a otros, o bien, relativamente estables en alguna parte de la galaxia por atracción de fuerzas. Sin embargo, ese “brillo” que observamos no debe confundirnos, ya que no se explica por la relevancia de los fenómenos celestes, sino por su temperatura, composición química, por su etapa de existencia, e incluso por la cercanía al observador. El brillo de una estrella refiere a la producción de luz, que se genera por la conversión de hidrógeno en helio a altísimas temperaturas; es decir, se asocia a una transformación. Al “bajar” a la tierra podemos ver un fenómeno similar: en la constelación de individuos para hacer posible una empresa científica podemos observar algunas singularidades que parecieran destacar, pero que de igual modo están inmersos en relaciones y conexiones con otros. Quizás esos roles sobresalientes se explican por las transformaciones asociados a ellos. Uno de esos puntos focales que destaca en esta historia a partir de los cambios que se intersectan en su experiencia es la figura del astrónomo alemán Jürgen Stock.

4Para trabajar en torno a las prácticas biográficas, es necesario subvertir la cronología de la historia que aquí se relata. De este modo, es posible cuestionar ese proceso a través del prisma de la experiencia individual y su dimensión colectiva: Stock cumplió con su tarea con un resultado favorable. Los cielos de aquel país del hemisferio sur tenían cualidades excepcionales para la investigación astronómica, es decir, noches despejadas, transparencia, estabilidad atmosférica y muy baja turbulencia. Después de recorrer diversas montañas, el lugar que escogió para la instalación de un observatorio de vanguardia fue Cerro Tololo, en la región semiárida de Coquimbo, unos 400 km. al norte de la capital de Chile. Tan solo un par de años después, el proyecto de construcción de un observatorio en el sur se puso en marcha, para ese entonces ya en manos de AURA (Association of Universities for Research of Astronomy), y Stock lideró el proceso.

  • 3 Silva, Barbara K, “Transnational Astronomy. Science, Technology, and Local Agenda in Cold War Chil (...)
  • 4 “Creación del Departamento de Astronomía y de Licenciatura en Astronomía”, Anales de la Univers (...)

5A partir de allí, la astronomía experimentó un intenso desarrollo en Chile. La llegada de la astronomía internacional se multiplicó, con la llegada de ESO (European Southern Observatory), Carnegie Institution for Science – también de Estados Unidos – y el Observatorio de Púlkovo, de la Unión Soviética3. Al mismo tiempo, esta dimensión internacional impactó la escena local en cuanto a desarrollo astronómico. En términos generales, la contraparte nacional de estas asociaciones científicas internacionales fue la Universidad de Chile, a través del Observatorio Astronómico Nacional, cuyo director era Federico Rutllant. Tan pronto como en 1965, la Universidad de Chile abrió la carrera de Astronomía, la primera del país4.

  • 5 Silva, Bárbara, “Atacama, un paraíso dislocado. El desierto como espacio científico a comienzos de (...)
  • 6 Dentro de los proyectos actualmente en construcción, cada uno con especificidades tecnologías de v (...)
  • 7 Catanzaro, Michele, ‘Big Players / Chile: Upward Trajectory’. Nature, June 2014, vol. 510, p. 204– (...)
  • 8 “Censo de Astrónomos /as 2019”, SOCHIAS – Sociedad Chilena de Astronomía, https://sochias.cl/astro (...)

6La década de 1960 fue el escenario que evidenció este despegue de la astronomía transnacional en Chile, que se puede rastrear hasta hoy y que muchas veces se ha descrito como un “paraíso astronómico”5. Desde los sesenta en adelante se proyectaron y construyeron masivos y tecnológicos observatorios, así como continuó y se expandió la formación de astrónomos y astrónomas en el país, en relación con la investigación que podían realizar en estas instalaciones de vanguardia. Este ritmo de desarrollo, si bien no ha sido constante, sigue vigente hasta la actualidad, con al menos cuatro proyectos de gran escala en construcción6. Las siglas de proyectos e instituciones se multiplican y las cifras son difíciles de precisar, pero es un acuerdo más o menos consensuado que, cuando los observatorios en construcción vean su primera luz, este país del fin del mundo albergará más del 50% de la superficie de observación mundial7. En términos de “expertos” en astronomía en la escena local, en 2019 se contaban 17 instituciones chilenas que realizan investigación en astronomía, en las que trabajan más de 250 académicos e investigadores (astrónomos y astrónomas profesionales, con doctorado). Diez años antes, en 9 instituciones, no llegaban al centenar de personas8.

La figura de Jürgen Stock para cuestionar las biografías científicas

7Al observar este explosivo crecimiento, es natural la pregunta por cómo situar y comprender ese origen, que radica en la década de 1960. Pero, aún más, dicha pregunta suele transitar hacia “quién”: quién habría sido la figura clave para explicar este exponencial desarrollo científico. Se trata, quizás, de la necesidad humana de poder asociar un proceso histórico a una individualidad, de manera de poder anclar una responsabilidad a un sujeto identificable, más que a procesos colectivos, subterráneos, usualmente de comprensión más compleja.

  • 9 Edmonson, Frank K., AURA and its US National Observatories, Cambridge, Cambridge University Press, (...)

8La historia de la astronomía contemporánea en Chile está escasamente trabajada. En los trabajos que existen, esa individualidad mencionada suele recaer en Federico Rutllant, el director del Observatorio Astronómico Nacional. Por una parte, es esperable que, al intentar explicar el desarrollo astronómico desde Chile, se busque a una figura local, de modo de revindicar el rol que habría jugado este pequeño país tercermundista en grandes decisiones científicas. Aquella atribución se justifica en que Rutllant habría propuesto a Chile como posible locación para un observatorio frente a científicos de Estados Unidos9. Sin embargo, al indagar un poco más en el proceso, yendo más allá de conjeturas para centrarse en las acciones concretas en el proceso de producción astronómica, la figura de Jürgen Stock comienza a visibilizarse cada vez más. Pero, esta visibilidad no supone simplemente reemplazar una figura por otra; aquella operación sería absurda. Más bien, al centrar la mirada en Stock, deviene evidente que la relevancia no radica solo en sus propias acciones, sino cómo a partir de él se abre el abanico hacia otros científicos y procesos en distintas partes del mundo. Así, se esboza una compleja red, compuesta de individuos que intersectan sus experiencias en el tiempo y en el espacio.

  • 10 Jeffries, Stuart. Grand Hotel Abyss: The Lives of the Frankfurt School, Verso Books, London, 2016.
  • 11 Dosse, François. El arte de la biografía. Entre historia y ficción. México, Universidad Iberoa (...)

9De este modo, el concepto biográfico comienza a desplegarse en un sentido multiforme: a partir de vinculaciones formales e informales, explícitas y más sutiles, entre contemporáneos y con experiencias previas, la seña individual deviene colectiva. En este sentido, el análisis de la figura y rol de Jürgen Stock permite conectar estas dimensiones mencionadas anteriormente. En este caso, no se trata de “familias”, sanguíneas o intelectuales, como propone el concepto de biografía coral de Jeffries para el caso de la Escuela de Frankfurt10. La red aquí es más difusa y pendular -en ocasiones evidente y otras subterránea-, pero de cualquier modo articula a los individuos en un espacio, literal y metafórico, no solo más amplio sino también más complejo. El que los grados de coherencia sean limitados, ya que no se trata ni siquiera de un grupo definido de personas, a la vez tensiona sus propias agencias individuales. De este modo, se revela esa tensión que menciona François Dosse11, pero a la tensión en la singularidad de una trayectoria, se suma la tensión multidireccional a partir de las diversas trayectorias que se entrecruzan.

  • 12 El trabajo clásico en historia de la ciencia sobre los “grandes nombres” se puede considerar expre (...)
  • 13 Thomas Kuhn, The Structure of Scientific Revolutions, Chicago, University of Chicago Press, 2012 [ (...)

10En el campo de la historia de la ciencia, trabajar en aquel tejido entre individuos, contextos y redes es particularmente relevante, pues tradicionalmente las biografías de científicos han tenido un sitial privilegiado12. Parte de esta producción biográfica tendió a oscurecer esa tensión con una perfecta armonía del individuo con su contexto, ya fuera por desafío o por sincronía. Allí es habitual encontrar la perspectiva del halago, usualmente con exceso de adjetivación, que suplantan el análisis relacional; el científico excepcional “descubre” algo, que cambia un paradigma o renueva teorías, refuta supuestos: se crea una “revolución científica”13. Otras veces, esa revelación se explica por ser un sujeto incomprendido y por lo tanto reticente a ser parte de su contexto histórico. Como fuere, la figura del genio es la que predomina en aquella historia de la ciencia tradicional, que asocia un proceso de revelación y revolución científica a la excepcionalidad de un individuo. En ocasiones, se suma algún factor contextual, o bien, algún elemento relacional con los pares del momento. Sin embargo, si aquella adición existe, termina siendo más bien anecdótica.

  • 14 Giannattasio, Valerio y Rey Tristán, Eduardo, “La perspectiva biográfica hoy: teoría, debates, prá (...)

11La biografía, como género, suele distanciarse de la disciplina histórica, aunque recientemente se han propuesto diversos enfoques que tienden a relativizar ese supuesto. El interés renovado por las biografías implica, por una parte, el alejamiento de la biografía grandilocuente, tendiente a la ejemplaridad. Por otra, el trabajo biográfico puede entregar una aproximación sobre de cómo articular la particularidad de la experiencia humana junto con perspectivas más amplias, incluso, globales. Al integrar al sujeto en un conjunto de experiencias individuales y contextuales “se vuelve por tanto un relato que va de lo estrictamente personal para transformarse en un equilibrio con las varias dimensiones de lo colectivo”14.

  • 15 Cossart, Brice, “’Global lives’: Writing Global History with a Biographical Approach”, Entremons. (...)
  • 16 Giovanni Levi, “Microhistoria e Historia Global”, Historia Crítica, 2018, vol. 69, p. 23.

12En este caso, la intersección de Stock con escalas, actores y tiempos diversos propone acercarse a comprender que, a pesar de la particularidad de una experiencia única, hay más potencial de análisis en juego. Como es lógico, la biografía inevitablemente “opera en una escala muy pequeña en comparación con la historia global”15. Pero, si se piensa en la historia global más que como una universalidad, como un modo de visibilizar relaciones complejas y a veces hasta contradictorias, prontamente será evidente que “la contraposición entonces entre global y local y entre lo colectivo y lo individual no tiene sentido”16. Esa dimensión global, de hecho, es observable en algunas experiencias individuales, que más que hablar de sí mismas, relatan el mundo que habitan, e intersectan tiempo y espacio. De allí su carácter global.

13Al cuestionar el supuesto biográfico de la historia de la ciencia se abren diversas preguntas relevantes, entre las que destacan dos aspectos clave. La primera es dónde habita y cómo se genera el conocimiento. La mente, inventiva, creatividad de un individuo sin duda tiene un rol, pero comprender la articulación de la singularidad y la colectividad puede aportar a las interrogantes sobre el acto de producir conocimiento que tiene, de hecho, una condición global. La segunda, que es particularmente relevante en este caso, refiere a cómo se conecta la experiencia individual, de una escala de análisis precisa y limitada, con los supuestos de la historia global, expansivos y conectivos.

Conexiones astronómicas. Pasado y presente de Estados Unidos en Chile

14Las condiciones geográficas, climáticas y atmosféricas ciertamente son aspectos ineludibles en la toma de decisiones para la investigación en astronomía. La claridad del cielo, la ausencia de humedad y la estabilidad atmosférica aseguran un trabajo de observación eficiente y preciso. Sin embargo, y aunque los cielos que se observan desde Chile tienen esas cualidades, no es el único lugar en el mundo con condiciones de observación sobresalientes, en especial al considerar la tecnología disponible hacia la década de 1960. Para poder comprender cómo se fraguó esta situación, es preciso considerar esas condiciones geográficas, pero también la articulación política de los estados involucrados, así como las voluntades individuales que incidieron en ello.

  • 17 En 1958 se inauguró el Kitt Peak National Observatory, también en Arizona, Estados Unidos.
  • 18 Sears, op. cit., p. 170.

15Jürgen Stock llegó a Chile por primera vez en 1959, por mandato de Gerard Kuiper, un astrónomo holandés nacionalizado norteamericano, que en ese entonces dirigía el Observatorio Yerkes, asociado a la Universidad de Chicago. Al año siguiente Kuiper cambió su afiliación a la Universidad de Arizona17. Con el proyecto del observatorio austral en marcha, en 1960 las gestiones recayeron en AURA, creada apenas tres años antes18. En ese entonces Donald Shane, previamente director del Observatorio Lick de California, asumió el cargo de Presidente de la Asociación de Universidades.

16Tener conocimiento de estas instituciones era relevante pues entrega una primera perspectiva de la compleja e imbricada red de relaciones en torno al desarrollo astronómico. AURA sería la institución clave de la construcción de Cerro Tololo en Chile. A su vez, Shane había sido el director del Lick Observatory por más de diez años, entre 1945 y 1958. Y el Lick tenía una historia previa en Chile.

  • 19 Barbara K. Silva, Astronomy at the Turn of the Twentieth Century in Chile and the United States. C (...)

17En 1903 una expedición del Lick Observatory viajó hasta Chile e instaló el primer gran espectrógrafo del hemisferio sur. Una expedición que se había diseñado para que durara de 2 a 3 años se extendió por 26, debido a la productiva e innovadora investigación astronómica que ofrecían los cielos del sur19. Los astrónomos en Santiago reportaban periódicamente a California, información que permaneció allí.

  • 20 Cruikshank, Dale, Gerard Peter Kuiper 1905 – 1973. A Biographical Memoir. Washington DC, National (...)

18El mismo Gerard Kuiper había estado en contacto epistolar estrecho con Richard Aitken (el director del Lick Observatory previo a Shane) precisamente hacia el final de la década de 1920, cuando la misión del Lick Observatory en Chile regresó a California. De hecho, desde 1933 Kuiper asumió como Kellogg Fellow en el Lick Observatory, para dedicarse a un estudio sobe estrellas binarias20. Las estrellas binarias habían sido objeto de intenso estudio por parte de la estación austral del Lick en Chile durante buena parte de esos 26 años de estadía.

19Con apenas unas décadas de distancia, Shane de algún modo representaba esa relación astronómica previa de Estados Unidos en Chile, así como Kuiper representaba la vinculación entre Europa y Estados Unidos, también en materia astronómica. Ciertamente la astronomía era una ciencia especializada que, a mediados del siglo XX, no era multitudinaria. Aquello implicaba que, en una comunidad científica pequeña, era esperable que los vínculos personales proliferaran y que los astrónomos se conocieran entre sí. Sin embargo, ello no significa que aquellas relaciones deban darse por hecho; por el contrario, ellas contribuyen a fijar rutas de desplazamientos, trayectorias de circulación del conocimiento, así como incidencias e influencias entre científicos. De un modo u otro, contribuyen a configurar una perspectiva global de la ciencia.

  • 21 La otra experiencia de astronomía moderna se asocia con el OAN -Observatorio Astronómico Nacional.
  • 22 Curtis, Heber D. “Report on Astronomical Conditions in the Region About Copiapo,” D. O. Mills Expe (...)
  • 23 Duerbeck, op. cit., p. 16.

20Estas conexiones vinculaban a una de las dos experiencias de astronomía moderna en Chile21 con el futuro que comenzaba a desenvolverse en la década de los 60. En la experiencia del Lick en Chile, Heber Curtis había realizado una expedición al norte, para evaluar las condiciones de observación22. En 1909, en el registro de Curtis es evidente lo impresionado que quedó por las condiciones de observación del norte de Chile. Sin embargo, la escasa habitabilidad del desierto hacía imposible pensar en una estación científica, por lo que desistió de recomendar este lugar como locación de un observatorio astronómico permanente. El Reporte Curtis quedó aparentemente olvidado en algún lugar del Lick Observatory, pero no era del todo desconocido23. Algunas décadas más tarde, esa impresión del astrónomo del Lick volvería a conectarse con las latitudes australes de Chile, precisamente, a través de Jürgen Stock.

La vida de Stock: biografía e individuo

  • 24 Vivas A. K. y Stock. M. J. “Jurgen Stock: From One End of the Andes to the Other. Fifty Years of W (...)

21En una primera aproximación, la biografía de Stock parece explicar por qué se le asignó la tarea de evaluar los cielos de Chile: Stock había nacido en Hamburgo en 1923, pero por negocios de sus padres los primeros años de su vida los pasó en México24. Es decir, Stock hablaba español, una habilidad que años más tarde sería crítica para esta misión de avanzada en América del Sur.

  • 25 MacConnell, D. J. “Homage to Jürgen Stock”, Revista Mexicana de Astronomía y Astrofísica, 2006, vo (...)
  • 26 Lorenzen, Dirik, “Jürgen Stock and his impact on modern astronomy in South America”, Revista Mexic (...)

22Luego, regresó a Alemania, pero la finalización de su educación secundaria coincidió con la Segunda Guerra Mundial, por lo que su conscripción se volvió inminente. Fue enviado al Frente Oriental, y al perder a su batallón, campesinos rusos le dieron comida y refugio25. Después de la guerra, volvió a Hamburgo y realizó sus estudios doctorales con Otto Heckmann26. Allí comenzó a construir sus vínculos con la astronomía europea.

  • 27 MacConnell, op. cit., p. 74.

23En una golpeada Europa de postguerra, probablemente, las posibilidades de desarrollo científico en astronomía eran escasas, y aquella puede haber sido la razón para que Stock aceptara un trabajo de investigación de dos años en Cleveland, Estados Unidos, después de lo cual regresó a Alemania. Allí, en 1956, Heckmann lo asignó a cargo del Observatorio Boyden, en Sudáfrica27.

24Allí se encontraban algunos astrónomos europeos, evaluando posibles sitios para la construcción de un observatorio. Stock habría colaborado con ellos en esta tarea, adquiriendo experiencia en site testing. El lugar en el que se construye in observatorio astronómico es crítico en cuanto a los resultados que se puedan obtener. Se requiere precisión y asertividad, pues el traslado de las instalaciones a otro lugar es prácticamente inviable. El site testing o site survey implica la medición de las condiciones atmosféricas, geográficas y climáticas que busca reducir la incertidumbre para tomar la decisión de construir un observatorio astronómico, lo que implica una inversión cuantiosa de recursos humanos y financieros. La experiencia y especialización en astronomía no es correlativa de las habilidades para el site testing, y Stock parecía estar desarrollando aquellas habilidades.

  • 28 Ibid.

25Después de su breve estadía en Sudáfrica, volvió a trabajar a Cleveland, Estados Unidos, donde entró en contacto con Gerard Kuiper, a raíz de un capítulo de libro que Kuiper estaba coordinando. En dicha iniciativa, Kuiper se habría enterado de las ideas de Stock en relación con la evaluación de sitios astronómicos. Con el proyecto del observatorio austral ya en marcha, Kuiper le ofreció hacerse cargo del estudio preliminar, y pocos días después Stock viajó a Chile28.

26El primer viaje, en 1959, fue breve, pero luego, entre 1960 y 1961 Stock pasó la mayor parte del tiempo en las montañas de Coquimbo, con la tarea de elegir el sitio donde se construiría el observatorio. La trayectoria de vida de Stock parece haber incidido en el modo de conducir su trabajo en Chile: en medio de cordones montañosos de difícil acceso y con escasez de agua, necesitaba la colaboración de las personas de la zona.

  • 29 Vivas y Stock, op. cit., p. 17.

27Entre 1960 y 1961 Stock llevó un registro casi diario de su trabajo en Chile, que luego enviaba, primero a Kuiper y luego a Donald Shane, el director de AURA. Por alguna razón, Shane decidió hacer circular r las cartas de Stock, incluso sin que el propio Stock lo supiera, sino hasta años más tarde29. En la actualidad, esas cartas se conservan en las colecciones especiales de la Universidad de Arizona. La particularidad de estos documentos es que, además de detallar las especificaciones científicas de la tarea de Stock, contienen información sobre su experiencia cotidiana durante el site survey: relaciones con las personas, dificultades logísticas, impresiones sobre construcciones de caminos, sobre vehículos y sus repuestos, animales, sequías, etcétera. Así, los documentos conocidos como los Stock Reports dan cuenta tanto de la dimensión científica como personal de su biografía.

  • 30 Trivellato, Francesca “Is There a Future for Italian Microhistory in the Age of Global History?” C (...)

28La experiencia de Stock lo vinculaba directamente con científicos en Estados Unidos, Europa e, incluso, Sudáfrica. A través de ellos, se conectaba también con iniciativas científicas pasadas, tanto en el hemisferio norte como en el sur. Al llevar a cabo su tarea de site testing – que había nacido de esta circulación – llevó esta suerte de bitácora en que registró tanto su mencionada vinculación internacional como una dimensión local. Esta última incluía no solo quienes querían hacer ciencia en Chile, sino también un coro de actores virtualmente anónimos: arrieros, campesinos, o profesores. Si se considera la experiencia de Stock como una biografía global, en esa diversidad de registros se da cuenta de “una de las tareas más elusivas de la historia global: comprender lo global y las conexiones superpuestas a través de culturas y grupos desde una perspectiva de los actores involucrados en ellas”30. El individuo – en este caso, Stock – se comprende entonces a partir de su capacidad para hacer converger experiencias disímiles, como lo pueden haber sido la de un científico norteamericano o la de un campesino de Coquimbo. De allí que la figura del astrónomo en cuestión sea interesante para cuestionar el concepto de biografía en relación con la dimensión global de la historia que aquí se observa.

Stock en el espacio íntimo de las montañas chilenas

  • 31 Silva, Barbara Kirsi, “Stars, Mules, and Interferometers in Early Transnational Astronomy. Chile 1 (...)

29La tarea de Stock en Chile implicaba, más o menos explícitamente, la vinculación con los lugareños de los sitios que evaluaría. Eran espacios rurales y agrestes; la gran mayoría no tenía caminos ni provisión de agua. Esto suponía usar animales que debía conseguir de manos de los locales, y relacionarse con una fauna algo extraña para él31. Todo ello efectivamente ocurrió, pero Stock fue más allá.

  • 32 Stock report no 5. Letter from Stock to Kuiper, may 18, 1960, p. 1-4. Folder MS 480: Chilean Proje (...)

30En sus reportes, Stock dedicó largas páginas a lo largo de dos años a reconocer y detallar las responsabilidades, la hospitalidad y los problemas que surgían de los actores locales. La Totorita era una de las haciendas que frecuentaba, como una suerte de centro de operaciones para el ascenso a las montañas. Stock se encargó de precisar que: “siempre nos esperan en La Totorita, y allí obtenemos toda la ayuda posible. Cuando queremos subir [a las montañas] solo tenemos que decirle a Don Fidel y él prepara todo. Sin él, las cosas serían muy difíciles, sino imposibles”32. Incluso llegó a sostener que Don Fidel era como un padre para ellos.

  • 33 Stock report no 9, sep 9 – oct 26, 1960, p. 1-17; Folder MS 480: Chilean Project: Site survey nos. (...)

31En una localidad aislada las expectativas de la población en relación con la tarea de Stock eran diversas, pero quizás la primordial era “el gringo” podía proveer de trabajos, en especial en el pueblo de Vicuña, uno de los principales asentamientos del Valle del Elqui. Stock relataba cómo “Cada vez que voy a Vicuña la gente me está esperando para pedirme trabajo. Es muy desagradable tener que rechazar a estos hombres que necesitan seriamente un trabajo. Me gustaría ayudar, pero el interés de la expedición es prioridad” 33. De algún modo, Stock mostraba que ellos dependían de esos lugareños, pero que sus posibilidades de actuar con reciprocidad eran limitadas.

  • 34 Stock report no 19, oct 9 - oct 22, 1961, p. 1-11. Folder MS 480: Chilean Proyect: Site survey nos (...)
  • 35 Stock report no 22, may 2- june 2, 1962, p. 1-11.Folder MS 480: Chilean Proyect: Site survey nos. (...)
  • 36 Stock report no 20, oct 23- feb 18, 1961, p. 1-17. Folder MS 480: Chilean Proyect: Site survey nos (...)

32Las relaciones que Stock estableció en las localidades no se limitaron a la evaluación de dependencia o beneficios. Algunas de ellas implicaron tener que responder ante las costumbres sociales, como por ejemplo, el interés que autoridades locales, como el Intendente y su secretario, mostraban por conocer qué hacían en las montañas34. Tener que explicar sus tareas en términos que fueran comprensibles era un desafío, pero era necesario hacerlo en tanto tener a esas autoridades de su lado sería clave en cómo se desarrollaría su experiencia en Coquimbo. En otras ocasiones, aquello implicaba asumir los calendarios de la zona: “el día siguiente era una importante fiesta nacional (la batalla de Iquique) y todos querían estar en Vicuña. El Capitán [de policía] me había invitado al desfile, así que debía estar allí también” 35. El ser parte de una fiesta en el pueblo era relevante, pues daba a Stock un sitio en la constelación de actores locales. Por su parte, queda en evidencia que las relaciones allí no se circunscribían al ámbito científico, sino que daban cuenta de la complejidad social y humana. De allí el espacio que ocupan las celebraciones en el registro del astrónomo. Un episodio algo excéntrico da cuenta de ello, cuando Stock regresaba con Rutllant desde Copiapó. “Rutllant notó que el millaje de la camioneta indicaba casi exactamente 11.111 millas. Esto había que celebrarlo. Conduje hasta el millaje exacto y paré. No teníamos tragos así que celebramos al modo mexicano (¿o tejano?) disparando mi rifle” 36. Por extraña que parezca la celebración, se trata de un incidente pequeño, sin importancia científica, pero que da cuenta de la humanidad detrás de las experiencias en el site testing. Sin ir más lejos, era un modo de estrechar vínculos con lo más cercano que podía haber a un par científico en Chile.

  • 37 Stock report no 22, may 2- june 2, 1962, p. 1-11.Folder MS 480: Chilean Proyect: Site survey nos. (...)

33Otras experiencias mostraban de manera explícita aquella dimensión humana de la expedición. A dos años del inicio de las exploraciones, Stock estaba preocupado por su equipo local: “El asunto de mayor urgencia es ocuparse del seguro de nuestro personal. Se me olvidó completamente que el seguro venció el 1 de mayo (…) Quería más o menos la misma cobertura pero con dos cambios”. Uno era acortar la duración de la póliza, esperando que la exploración de montañas habría terminado, y el otro era para sus colaboradores: “Dos de nuestros hombres (Rozas y Richards) tienen familias más bien numerosas. Quería una cobertura más amplia para ellos” 37.

  • 38 Stock report no 23, june 3- july 8, 1962, p. 1-14. Folder MS 480: Chilean Proyect: Site survey nos (...)

34Stock medía turbulencias y transparencia del cielo en las montañas, celebraba con sus compañeros, asistía a fiestas locales, se ocupaba de la seguridad de su equipo, y, adicionalmente, accedía a involucrarse en la comunidad de otros modos: “Hace algún tiempo el Capitán de la policía me dijo que debió dar clases de física y química en el liceo de Vicuña (…) Aparentemente hay escasez de profesores competentes. Quería que diera algunas charlas en su clase. Una sobre la constitución de la materia es hoy a las 3.30 pm” 38. En rigor, la misión científica de Stock no indicaba la necesidad de asistir a las fiestas o de involucrarse en la escuela. El astrónomo sin embargo lo hizo, mostrando que una dimensión social es indisociable de la labor científica, y aquello se situaba en su propia biografía. Esa experiencia quedó registrada en los Stock Reports, que, como documento histórico, aglutinan en sí mismos esa convergencia de escalas, preocupaciones y actores. Sin embargo, la experiencia de Stock fue más allá de transitar de Estados Unidos a la zona de Coquimbo.

Entre Europa, Sudáfrica y Chile

  • 39 “Charte de Janvier”, 26 Janvier 1954, en Blaauw, Adriaan, ESO’s Early History. The European Southe (...)

35A mediados de la década de 1950, algunos países de Europa Occidental también se encontraban en conversaciones para crear un observatorio austral. Las posibilidades que un solo estado europeo, en plena reconstrucción de posguerra, pudiese financiar una inversión de envergadura como esa, eran escasas. La alternativa era crear una acción conjunta, lo que llevó al nacimiento de ESO (European Southern Observatory), reflejado en la Declaración de 1954. Allí, Alemania Occidental, Holanda, Francia, Bélgica, Suecia y Reino Unido establecieron las bases de una cooperación para construir un observatorio conjunto en el hemisferio sur. Junto con argumentar por qué era relevante la construcción de un observatorio austral, señalaban que estaría situado en Sudáfrica39. Uno de los firmantes de dicha declaración era, precisamente Otto Heckmann, el supervisor del doctorado de Stock y que luego lo había asignado a Boyden, Sudáfrica.

  • 40 Andrews, A. D. “The Boyden Observatory”, Irish Astronomy Journal 1998, vol. 25-2, p. 129.

36Unos años más tarde, los astrónomos europeos que evaluaban las condiciones de observación en Sudáfrica se establecieron en la región de Karoo, y otros se vincularon al Observatorio Boyden, donde estaba Jürgen Stock. La Universidad de Harvard había construido este observatorio en 1927, cuando cambió su estación de Arequipa hacia Sudáfrica. Pero, para ese entonces, si bien Harvard seguía involucrada, se habían sumado también algunos países europeos en su financiamiento y operación40.

  • 41 MacConnell, op. cit., 75

37Como se mencionó, en los dos años que siguieron, entre 1957 y 1959, el tránsito de Stock lo llevó a Estados Unidos, y desde allí a Chile, pero no perdió contacto con sus vínculos con la astronomía europea. Heckmann recibió noticia de Stock, quien relató con entusiasmo sus resultados de observación en Chile. A continuación, Heckmann decidió dejar el proyecto de Sudáfrica en pausa, y envió evaluadores a Chile41. Para ese entonces, Gran Bretaña se había retirado del acuerdo de ESO, que nació formalmente como institución en 1962.

  • 42 Smith, Robert, “The Making of Space astronomy: a gift of the Cold War”. Alison Morrison-Low, Sven (...)

38En este punto se evidencia la convergencia de trayectorias y decisiones individuales y el contexto de la época. Con el retiro de Gran Bretaña de ESO, la relación con Sudáfrica podía volverse más compleja, a lo que se suma que el país africano ya llevaba aproximadamente 10 años desde la implementación de la política del Apartheid. Una inversión millonaria como un observatorio también debía poner atención a las condiciones sociopolíticas del emplazamiento. Por otra parte, el camino abierto en negociaciones y acuerdos por los norteamericanos en Chile podía ser fructífero para otra iniciativa internacional. No es casualidad que el desarrollo de la astronomía contemporánea se sitúe como un “regalo de la guerra fría”42.

  • 43 Jan Oort, citado en Lorenzen, op. cit., p. 72.

39Aun así, al cambiar de lugar para el proyecto europeo, en 1963 Jan Oort – otro de los fundadores de ESO, y además profesor de Gerard Kuiper – escribió a Heckmann: “lo peor es que necesitamos más tiempo para chequear la calidad de la montaña y construir un camino a la cima; y debemos recordar siempre que nosotros no tenemos un Dr. Stock”43. La alusión a las capacidades individuales de Stock es evidente, pero es preciso reparar en que ello se adscribe tanto a su cualidad científica – al chequear la calidad de la montaña – como a su capacidad de gestión local – construir un camino a la cima –. Más relevante aún, con ello se apunta al rol decisivo de individuos en procesos científicos de largo alcance.

  • 44 Letter Charles W. Cole to Ralph W. Richardson, Record Group 59, Entry 3008D, Box 33, Folder Chile (...)

40Con todo, ESO se estableció en Chile, y en 1969 inauguró su observatorio en La Silla, unos 100 km. al norte de las instalaciones de Tololo. En esa decisión, la información que obtuvo Stock, y que compartió con quienes habían sido sus profesores en Europa, fueron relevantes. En torno a 1963 incluso se pensó en una acción conjunta entre AURA y ESO, contexto en el que los norteamericanos reportaron que “El grupo de ESO es de alto grado, no tiene a nadie de Europa oriental en él, y no puedo concebir sus acciones en nada que pudiesen importunar el ‘ambiente’ de AURA” 44. En la lógica de Guerra Fría, la ausencia de miembros de Europa del Este era clave para siquiera pensar en una cooperación. Aun así, las dificultades burocráticas los hicieron desistir de esa idea, o al menos, eso fue lo que informaron.

  • 45 Si bien las vinculación del desarrollo de la astronomía en la década de 1960 se conecta en diversa (...)
  • 46 Sears, op. cit., p. 201. Entre 1959 y 1960, Kuiper tuvo una vinculación contractual con la CIA, pr (...)

41Independiente de la burocracia, es relevante insistir en el hecho que contexto de Guerra Fría incidía explícitamente en las operaciones y decisiones en Sudamérica45. Incluso, el propio Kuiper, nacionalizado estadounidense, también había tomado acciones en torno al conflicto de la Guerra Fría, a partir de su rol como experto científico46. En lo que interesa a este análisis, las individualidades fueron parte de esa imbricada red de ciencia, política, ideología, diseños de futuro, relaciones en el hemisferio norte, junto con vinculaciones locales en el sur.

El alejamiento de Stock y la cercanía de una biografía global

  • 47 Keenan et al, op. cit., p. 64.

42La experiencia de Stock en Chile cambió a medida que el proyecto avanzaba. Cuando la construcción de Tololo estaba en marcha, Stock fue su director. En ese tránsito, debió vincularse con Claudio Anguita, el nuevo director del OAN, pues en 1963 Rutllant renunció a su cargo y a la Universidad de Chile, presumiblemente, por malversación de fondos provenientes de AURA y otras instituciones internacionales47.

  • 48 Letter Herman Pollack to Leland Haworth (Director NSF) National Archives College Park, USA, Record (...)
  • 49 Letter Ralph A. Dungan to Herman Pollack (Dept of State), March 2, 1966, National Archives College (...)

43Stock no alcanzó a presidir la inauguración de Cerro Tololo Interamerican Observatory, pues dejó la dirección en 1967, cuando asumió Víctor Blanco, astrónomo puertorriqueño. Stock continuó trabajando para el OAN y la Universidad de Chile, pero terminó su asociación con AURA. La salida de Stock también se vio envuelta en algún tipo de problema, con registros que hablan de una posible demanda de Stock a AURA48. El detalle de la controversia no está del todo claro, en tanto “la causa de la salida del Dr. Stock se atribuyó a diferencias ‘políticas’”49. Hacia comienzos de la década de 1970 se fue a vivir a Venezuela. Cuánto del confuso desenlace de la experiencia de Stock en Chile contribuyó a oscurecer su rol en el desarrollo de la astronomía en el país austral, es incierto.

44Durante los años que Stock lideró el proyecto de AURA, a través de su figura se conectaron no solo científicos, continentes e instituciones, sino que también se trazaron vínculos con la historia previa de la astronomía en Chile, una historia modesta y con escasas oportunidades de desarrollo.

  • 50 Sanjay Subrahmanyam, Aux origines de l’histoire globale, París, Collège de France, 2014, p. 62-6 (...)

45La experiencia de Stock hace repensar cómo los vínculos personales configuran una escena global, pero no solo por el carácter internacional de sus relaciones. Sus conexiones trazan trayectorias a diversos lugares del mundo, sin duda. Con ello, el pensar que “la historia global no está destinada a sustituir a la historia hecha a escala regional, nacional o continental, sino a complementarla” 50, cobra especial sentido. Adicionalmente lo particular de esas múltiples trayectorias es el constante dinamismo, y cómo se articula aquella red tanto hacia el hemisferio norte en torno al desarrollo de una ciencia de vanguardia, como hacia vínculos íntimos con lugareños de las montañas de Chile.

  • 51 Cossart, op. cit., p. 12.
  • 52 Terral, op. cit., p. 313.

46La globalidad de esta historia -y una arista interesante para la construcción del conocimiento- es cómo en la figura de Stock convergen esas escalas; aquellas grandiosas y también aquellas mínimas. Por una parte, en esa intersección se visualiza la humanidad en procesos globales usualmente descritos de manera deshumanizada, hasta ambigua51. Por otra, es posible repensar cómo una de las características quizás más provechosas de “la biografía es que puede graficar específicamente cómo las personas experimentaron estos modos de estar en el mundo, lo que es ciertamente un elemento crucial en las prácticas de ciencias y de su ubicación cultural” 52.

47Para retomar la metáfora inicial, si aquella es la perspectiva, más que un encandilamiento con el “brillo” de un individuo, se trata de la relevancia de las tensiones y relaciones en su órbita. Al comenzar este texto, la mención a la cadena protón-protón, es decir, la conversión de hidrógeno en helio como fuente de generación de luz de una estrella se usó para cuestionar la asociación del brillo con relevancia. Sin embargo, hay otro elemento más. En esa conversión se produce una pequeña pérdida de masa, así como la generación de fotones y neutrinos. Los fotones (partículas de luz) alteran las capas superficiales de la estrella, con lo que a su vez aceleran la cadena protón-protón. En consecuencia, el “brillo” se produce por transformación, y esa transformación permite que continúe la producción de luz. En este proceso se generan cambios que producen luz, y otros casi imperceptibles, pero necesarios para que sea posible dicha transformación. Una propuesta podría ser observar la relación de las biografías y los procesos históricos en este sentido de transformación, con dimensiones que encandilan y son tan evidentes, y otras que se difuminan y tienden a perderse. Sin embargo, en esa distinción no radica la relevancia.

48Si el énfasis no está en la relevancia, la intención aquí no es dilucidar quién fue el responsable de la astronomía internacional en Chile, pues seria un ejercicio flojo y algo absurdo. La intención es contribuir a preguntar cómo individuos inciden en fenómenos de mayor escala, y cómo un individuo es difícilmente comprensible en sí mismo. Hay ahí una agencia particular a la vez que un espacio de conexión de diversas otras individualidades; desde allí es posible transitar a una escala global, no por internacionalización, sino por convergencia.

49A través de los inicios de la astronomía transnacional en Chile y de las biografías que incidieron en ello es posible discutir y reflexionar sobre el rol de los individuos como sujetos con agencia histórica. Del mismo modo, esta experiencia científica muestra cómo las relaciones -de colaboración y de tensión- de los individuos con una multiplicidad de tiempos y espacios contribuye a develar una escala de comprensión global.

Haut de page

Bibliographie

Andrews, A. D. “The Boyden Observatory”, Irish Astronomy Journal, 1998, vol. 25-2, p. 129-166.

Blaauw, Adriaan. ESO’s Early History. The European Southern Observatory from Concept to Reality, Garching, ESO, 1991.

Catanzaro, Michele “Big Players / Chile: Upward Trajectory”, Nature 510, 12 June 2014, p. 204–205.

“Censo de Astrónomos /as 2019”, SOCHIAS – Sociedad Chilena de Astronomía, https://sochias.cl/astronomia-en-chile/censos-de-astronomos/, consultado el 10 de agosto de 2021.

Cossart, Brice “’Global lives’: Writing Global History with a Biographical Approach”, Entremons. UPF Journal of World History, 2013, vol. 5, p. 1-14

“Creación del Departamento de Astronomía y de Licenciatura en Astronomía”, Anales de la Universidad de Chile serie 4, 1965, vol. 136-123.

Cruikshank, Dale. Gerard Peter Kuiper 1905 – 1973. A Biographical Memoir. National Academy of Sciences, Washington DC, 1993.

Curtis, Heber D. “Report on Astronomical Conditions in the Region About Copiapo,” D. O. Mills Expedition: Report on Site Survey Near Copiapo. April 17, 1909, UA 36. Ser. 04. Box 8 Folder 12, Lick Observatory Records, Special Collections, Mary Lea Shane Archives, University of California Santa Cruz.

Dosse, François. El arte de la biografía. Entre historia y ficción. México: Universidad Iberoamericana, 2007.

Duerbeck, Hilmar W. “National and International Astronomical Activities in Chile,” ASP Conference Series, 2003, vol. 292, p. 3-20.

Edmonson, Frank K. AURA and its US National Observatories (Cambridge, U.K.: Cambridge University Press, 1997.

Giannattasio, Valerio y Rey Tristán, Eduardo, “La perspectiva biográfica hoy: teoría, debates, práctica”, Sémata, 32, 2020, p. 9-17.

Jeffries, Stuart. Grand Hotel Abyss: The Lives oif the Frankfurt School, Verso Books, London, 2016.

Keenan, Phillip; Pinto, Sonia; Álvarez, Hector, The Chilean National Astronomical Observatory 1852–1965, Santiago, Universidad de Chile, 1985.

Kuhn, Thomas. The Structure of Scientific Revolutions, University of Chicago Press, 2012 [1962].

Levi, Giovanni. “Microhistoria e Historia Global”, Historia Crítica, 69, 2018, p21-35.

Lorenzen, Dirik. “Jurgen Stock and his impact on modern astronomy in South America”, Revista Mexicana de Astronomía y Astrofísica, vol 25, enero 2006, p. 71-72.

MacConnell, D. J. “Homage to Jurgen Stock”, Revista Mexicana de Astronomía y Astrofísica, vol. 25, enero 2006, p. 73-76.

National Archives and Records Administration (NARA) Record Group 59, Entry 3008D, Box 33, Folder Chile Correspondence.

National Archives College Park, Record Group 59, Entry 3008D, Box 20, Folder SCI 21 Visits, Missions. Astronomy.

Romano Antonella “Fabriquer l´historie des sciences modernes”, Annales. Histoire, Sciences Sociales vol. 2, 2015, p. 381-408.

Sears, Derek W. Gerard P. Kuiper and the Rise of Modern Planetary Science, The University of Arizona Press, 2019.

Silva, Barbara K. “Transnational Astronomy. Science, Technology, and Local Agenda in Cold War Chile”, Special Issue: Technology in Latin American History, Journal of History of Technology 34, 2019, p. 187-202.

Silva, Barbara K. Astronomy at the Turn of the Twentieth Century in Chile and the United States. Chasing Southern Stars. Palgrave macmillan, 2019.

Silva, Bárbara. “Atacama, un paraíso dislocado. El desierto como espacio científico a comienzos del siglo XX”, Dossier: Historia Ambiental. Diálogo Andino, (en prensa).

Silva, Barbara Kirsi, “Stars, Mules, and Interferometers in Early Transnational Astronomy. Chile 1960s”, Arcadia: Explorations in Environmental History 40, Autumm 2020.

Smith Robert, “The Making of Space astronomy: a gift of the Cold War”. Alison Morrison-Low, Sven Dupre, Stephen Johnston, Giorgio Strano (eds.) From Earth-Bound to Satellie. Telescopes, Skill and Networks. Brill, 2012, p. 235-249.

Stock Reports, Folder MS 480: Chilean Project: Site survey 1960-1961. 50/9, Gerard Kuiper Papers, Special Collections University of Arizona.

Subrahmanyam, Sanjay Aux origines de l’histoire globale (París: Collège de France/Fayard, 2014).

Terrall, Mary “Biography as Cultural History of Science”, Isis, 97:2, June 2006, p. 306-313.

Trivellato, Francesca. “Is There a Future for Italian Microhistory in the Age of Global History?” California Italian Studies, January 2011, 2:1.

Vivas A. K. & Stock, M. J. “Jurgen Stock: From One End of the Andes to the Other. Fifty Years of Wide Field Studies in the Southern Hemisphere”. ASP Confeence Series 491, 2015, p. 17-27.

Haut de page

Notes

2 Terrall, Mary, “Biography as Cultural History of Science”, Isis, 2006, vol. 97-2, p. 307. Todas las traducciones del ingles al español o del francés al español presentes en el artículo fueron hechas por la autora.

3 Silva, Barbara K, “Transnational Astronomy. Science, Technology, and Local Agenda in Cold War Chile”, Special Issue: Technology in Latin American History, Journal of History of Technology 2019, vol. 34, p. 187-202

4 “Creación del Departamento de Astronomía y de Licenciatura en Astronomía”, Anales de la Universidad de Chile serie 4, octubre–diciembre 1965, vol. 136-123, p. 264.

5 Silva, Bárbara, “Atacama, un paraíso dislocado. El desierto como espacio científico a comienzos del siglo XX”, Dossier: Historia Ambiental. Diálogo Andino, (en prensa) .

6 Dentro de los proyectos actualmente en construcción, cada uno con especificidades tecnologías de vanguardia, se encuentran el Vera Rubin (AURA), ELT – Extremely Large Telescope (ESO), GMT – Giant Magellan Telescope (Carnegie), CTA – Cherenkov Telescope Array (ERIC).

7 Catanzaro, Michele, ‘Big Players / Chile: Upward Trajectory’. Nature, June 2014, vol. 510, p. 204–205. Otras cifras hablan incluso de un 70 %, pero ese cálculo toma en consideración solo los telescopios de más de 4 mt.

8 “Censo de Astrónomos /as 2019”, SOCHIAS – Sociedad Chilena de Astronomía, https://sochias.cl/astronomia-en-chile/censos-de-astronomos/

9 Edmonson, Frank K., AURA and its US National Observatories, Cambridge, Cambridge University Press, 1997, p. 137; Sears, Derek W., Gerard P. Kuiper and the Rise of Modern Planetary Science, The University of Arizona Press, 2019, p. 169. Keenan, Phillip; Pinto, Sonia; Álvarez, Hector, The Chilean National Astronomical Observatory 1852–1965, Santiago, Universidad de Chile, 1985, p. 61; Duerbeck, Hilmar W., “National and International Astronomical Activities in Chile,” ASP Conference Series, 2003, vol. 292, p. 16. Otras referencias tienden a situar el mismo hito, y suelen basarse o bien en el estudio de Edmonson, o en una reseña elaborada por Víctor Blanco en http://www.ctio.noao.edu/noao/content/CTIO-History. Presumiblemente, aquello se funda en un memorándum de las reuniones de Rutllant en Estados Unidos, en 1958, o bien, en un reporte anual del Observatorio Kitt Peak de Arizona, de 1961. Sin embargo, aun cuando esos documentos pueden ser efectivos, no se toma en cuenta cuáles fueron las acciones previas de Kuiper y otros astrónomos al respecto, y se asume una perspectiva institucional que, ciertamente, tiende a simplificar la toma de decisiones. En cualquier caso, aquí no interesa discutir aquella referencia histórica.

10 Jeffries, Stuart. Grand Hotel Abyss: The Lives of the Frankfurt School, Verso Books, London, 2016.

11 Dosse, François. El arte de la biografía. Entre historia y ficción. México, Universidad Iberoamericana, 2007.

12 El trabajo clásico en historia de la ciencia sobre los “grandes nombres” se puede considerar expresión de ellos, como por ejemplo, los casos de Galileo, Newton o Descartes, entre otros. Romano, Antonella, “Fabriquer l´historie des sciences modernes”, Annales. Histoire, Sciences Sociales 2015, vol. 2, p. 387.

13 Thomas Kuhn, The Structure of Scientific Revolutions, Chicago, University of Chicago Press, 2012 [1962] p. 111 y siguientes.

14 Giannattasio, Valerio y Rey Tristán, Eduardo, “La perspectiva biográfica hoy: teoría, debates, práctica”, Sémata, 2020, vol. 32, p. 11.

15 Cossart, Brice, “’Global lives’: Writing Global History with a Biographical Approach”, Entremons. UPF Journal of World History, 2013, vol. 5, p. 2.

16 Giovanni Levi, “Microhistoria e Historia Global”, Historia Crítica, 2018, vol. 69, p. 23.

17 En 1958 se inauguró el Kitt Peak National Observatory, también en Arizona, Estados Unidos.

18 Sears, op. cit., p. 170.

19 Barbara K. Silva, Astronomy at the Turn of the Twentieth Century in Chile and the United States. Chasing Southern Stars. Palgrave Macmillan, 2019.

20 Cruikshank, Dale, Gerard Peter Kuiper 1905 – 1973. A Biographical Memoir. Washington DC, National Academy of Sciences, 1993, p. 261.

21 La otra experiencia de astronomía moderna se asocia con el OAN -Observatorio Astronómico Nacional.

22 Curtis, Heber D. “Report on Astronomical Conditions in the Region About Copiapo,” D. O. Mills Expedition: Report on Site Survey Near Copiapo. April 17, 1909, UA 36. Ser. 04. Box 8 Folder 12, Lick Observatory Records, Special Collections, Mary Lea Shane Archives, University of California Santa Cruz

23 Duerbeck, op. cit., p. 16.

24 Vivas A. K. y Stock. M. J. “Jurgen Stock: From One End of the Andes to the Other. Fifty Years of Wide Field Studies in the Southern Hemisphere”. ASP Conference Series, 2015, vol. 491, p. 17.

25 MacConnell, D. J. “Homage to Jürgen Stock”, Revista Mexicana de Astronomía y Astrofísica, 2006, vol. 25, p. 73

26 Lorenzen, Dirik, “Jürgen Stock and his impact on modern astronomy in South America”, Revista Mexicana de Astronomía y Astrofísica, 2006, vol. 25, p. 71.

27 MacConnell, op. cit., p. 74.

28 Ibid.

29 Vivas y Stock, op. cit., p. 17.

30 Trivellato, Francesca “Is There a Future for Italian Microhistory in the Age of Global History?” California Italian Studies, 2011, vol. 2-1, p. 10.

31 Silva, Barbara Kirsi, “Stars, Mules, and Interferometers in Early Transnational Astronomy. Chile 1960s”, Arcadia: Explorations in Environmental History, 2020, vol. 40.

32 Stock report no 5. Letter from Stock to Kuiper, may 18, 1960, p. 1-4. Folder MS 480: Chilean Project: Site survey nos. 1-13, 1960-1961. 50/9, p. 3. Gerard Kuiper Papers, University of Arizona Special Collections (en adelante, KP-UASC)

33 Stock report no 9, sep 9 – oct 26, 1960, p. 1-17; Folder MS 480: Chilean Project: Site survey nos. 1-13, 1960-1961. 50/9. p. 2, KP-UASC

34 Stock report no 19, oct 9 - oct 22, 1961, p. 1-11. Folder MS 480: Chilean Proyect: Site survey nos. 14-31, 1961-1963. 50/10 p. 3, KP-UASC

35 Stock report no 22, may 2- june 2, 1962, p. 1-11.Folder MS 480: Chilean Proyect: Site survey nos. 14-31, 1961-1963. 50/10 p. 6, KP-UASC

36 Stock report no 20, oct 23- feb 18, 1961, p. 1-17. Folder MS 480: Chilean Proyect: Site survey nos. 14-31, 1961-1963. 50/10 p. 16, KP-UASC

37 Stock report no 22, may 2- june 2, 1962, p. 1-11.Folder MS 480: Chilean Proyect: Site survey nos. 14-31, 1961-1963. 50/10 p. 9, KP-UASC

38 Stock report no 23, june 3- july 8, 1962, p. 1-14. Folder MS 480: Chilean Proyect: Site survey nos. 14-31, 1961-1963. 50/10 p. 11, KP-UASC

39 “Charte de Janvier”, 26 Janvier 1954, en Blaauw, Adriaan, ESO’s Early History. The European Southern Observatory from Concept to Reality, Garching, ESO, 1991, p. 2.

40 Andrews, A. D. “The Boyden Observatory”, Irish Astronomy Journal 1998, vol. 25-2, p. 129.

41 MacConnell, op. cit., 75

42 Smith, Robert, “The Making of Space astronomy: a gift of the Cold War”. Alison Morrison-Low, Sven Dupre, Stephen Johnston, Giorgio Strano (eds.) From Earth-Bound to Satellite. Telescopes, Skill and Networks. Leiden, Brill, 2012, p. 235-249.

43 Jan Oort, citado en Lorenzen, op. cit., p. 72.

44 Letter Charles W. Cole to Ralph W. Richardson, Record Group 59, Entry 3008D, Box 33, Folder Chile Correspondence, September 27, 1963, National Archives and Records Administration (NARA)

45 Si bien las vinculación del desarrollo de la astronomía en la década de 1960 se conecta en diversas direcciones con el conflicto internacional de guerra fría, aquello ha sido estudiado en otras investigaciones de la autora.

46 Sears, op. cit., p. 201. Entre 1959 y 1960, Kuiper tuvo una vinculación contractual con la CIA, precisamente para analizar la participación y relación de científicos soviéticos con occidente.

47 Keenan et al, op. cit., p. 64.

48 Letter Herman Pollack to Leland Haworth (Director NSF) National Archives College Park, USA, Record Group 59, Entry 3008D, Box 20, Folder SCI 21 Visits, Missions. Astronomy.

49 Letter Ralph A. Dungan to Herman Pollack (Dept of State), March 2, 1966, National Archives College Park, USA, Record Group 59, Entry 3008D, Box 20, Folder SCI 21 Visits, Missions. Astronomy.

50 Sanjay Subrahmanyam, Aux origines de l’histoire globale, París, Collège de France, 2014, p. 62-63.

51 Cossart, op. cit., p. 12.

52 Terral, op. cit., p. 313.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Bárbara Silva, « Un astrónomo, tres continentes, siete instituciones y millares de estrellas. La experiencia global de Jürgen Stock en los inicios de la astronomía en Chile »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 21 juin 2022, consulté le 13 août 2022. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/87629 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.87629

Haut de page

Auteur

Bárbara Silva

Universidad Alberto Hurtado

Haut de page

Droits d’auteur

CC BY-NC-ND 4.0

Creative Commons - Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International - CC BY-NC-ND 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search