Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesQuestions du temps présent2022Esbozos de unificación: ...

2022

Esbozos de unificación: el Partido Nacional uruguayo ante las elecciones de 1954

Unification attempts: the Uruguayan National Party before the 1954 elections
Carolina Cerrano et José Antonio Saravia

Résumés

En este artículo se estudia la campaña electoral del Partido Nacional uruguayo en las elecciones nacionales de 1954, por las que ingresó como minoría del ejecutivo colegiado de mayoría colorada. Los nacionalistas, divididos desde principios de la década del treinta, dieron pasos hacia la unificación. Dentro del lema Partido Nacional votaron tres tendencias: el herrerismo, el Movimiento Popular Nacionalista y Reconstrucción Blanca. A pesar del regreso de esta última al seno del partido, el liderazgo del longevo y controvertido líder Luis Alberto de Herrera todavía seguía despertando viscerales rechazos y era el principal escollo para efectivizar una verdadera unión programática. En este artículo se examinan a partir de la prensa partidaria las propuestas y la propaganda de cada uno de los sectores del partido con las que pretendían solucionar los problemas del país. Además, se incluye al Partido Nacionalista Independiente, lema diferenciado del Partido Nacional, pero que compartía algunas ideas, historia y tradición con sus excompañeros.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 En las elecciones también se renovaron la cámara de senadores y de diputados, consejos y (...)

1El 28 de noviembre de 1954 se celebraron en Uruguay elecciones para el Consejo Nacional de Gobierno (CNG), ejecutivo colegiado, compuesto por nueve miembros, seis de la fracción mayoritaria del partido vencedor -que obtendría la presidencia del organismo- y tres de las distintas tendencias del segundo partido más votado.1 Los partidos que se disputaban la integración del CNG eran los tradicionales o fundacionales: el nacional y el colorado. En cuanto al Partido Nacional, objeto de esta investigación, llevaba ochenta y nueve años sin tener la conducción mayoritaria del poder ejecutivo. Asimismo, los resultados de los comicios de los últimos veinte años lo situaban muy lejos del Partido Colorado, por lo que en 1954 su aspiración era poder ocupar la minoría del CNG. En aquel momento estaba en vigor la ley de lemas y de doble voto simultáneo, lo que se traducía en que los electores votaban a un lema partidario y dentro de ese lema elegían un sublema. Este sistema posibilitó la ampliación de las ofertas electorales y la convivencia de distintas tendencias ideológicas y de candidatos en un mismo lema.

  • 2 Durante la década de 1920, el Partido Nacional había acortado distancias con el (...)
  • 3 Rilla, José, La actualidad del pasado: Usos de la historia en la política de partidos de (...)
  • 4 Una síntesis sobre la historia del PNI es la de: Castiglia, Alfonso, “El nacio (...)
  • 5 La reforma de la constitución merece un capítulo aparte, véase: Ferreira Rodríguez, Pabl (...)

2El Partido Nacional se había dividido a principios de la década de 1930.2 Su sector mayoritario – dueño del lema partidario – lo conducía el veterano político e historiador Luis Alberto de Herrera (1873-1959), caracterizado por José Rilla como “un caso peculiar de liderazgo caudillesco, popular, y a la vez ilustrado, doctoral”.3 El viejo caudillo había construido su liderazgo en la década de 1920, en la que se había presentado tres veces como candidato presidencial de su partido en 1922, 1926 y 1930. La última derrota desencadenó una agria disputa en la interna nacionalista respecto a la conducción partidaria que se agravó en 1931. Al final, en 1933, el golpe de Estado del presidente colorado Gabriel Terra consolidó la división: el Partido Nacional encabezado por Herrera comulgó con el presidente de facto y los nacionalistas antiherreristas formaron un lema diferenciado: el Partido Nacionalista Independiente (PNI), que se atrincheró en la oposición democrática.4 Este fraccionamiento impidió al nacionalismo acceder al poder ejecutivo presidencial en 1938, 1942, 1946 y 1950. Esta situación llevó a Herrera a apoyar la reforma constitucional colegialista propuesta por el presidente colorado Andrés Martínez Trueba en 1951, ratificada en un plebiscito ciudadano a fin de ese año. El abandono del presidencialismo por parte del jefe blanco fue motivo de estupor para propios y ajenos, una táctica pragmática que le permitió a su partido ingresar en el poder ejecutivo colegiado. El 1° de marzo de 1952 se instaló el primer CNG de la nueva constitución, de mayoría colorada e integrado por tres consejeros herreristas.5

  • 6 En un informe de la Agencia Fiel sobre el panorama político uruguayo de cara a las elecc (...)
  • 7 Cabe destacar que se carece de una investigación en profundidad sobre el proceso de (...)

3Hacia 1953 en el seno del Partido Nacional surgió una nueva disidencia contra el herrerismo, el Movimiento Popular Nacionalista (MPN), con Daniel Fernández Crespo como su referente. Este grupo, a pesar de su antiherrerismo, siguió sumando votos al lema Partido Nacional, aunque clamaba que su principal objetivo era renovar la dirigencia y posibilitar la unión partidaria, un tema medular de su primera campaña electoral en noviembre de 1954.6 Asimismo, unos meses antes de las elecciones, el PNI perdió a una parte de su dirigencia. Esta decidió regresar al Partido Nacional con el sublema Reconstrucción Blanca, movida también por la intención de efectivizar la unidad partidaria. Por lo tanto, en las elecciones nacionales y legislativas de ese año el lema Partido Nacional participó con tres sublemas: el herrerismo, el MPN y Reconstrucción Blanca. Fuera del lema votó el PNI por negarse a secundar a un partido en el que Luis Alberto de Herrera continuara siendo su centro.7

  • 8 Sobre la propaganda contra el comunismo en Uruguay en el periodo de la primera (...)
  • 9 Espeche, Ximena, La paradoja uruguaya: intelectuales, latinoamericanismo y nación a medi (...)

4Como telón de fondo internacional se desarrollaba la guerra fría con la pugna entre los modelos ideológicos de la Unión Soviética y Estados Unidos. Esto afectó a la retórica del Partido Nacional, quien desde comienzos de la década de 1920 se había establecido como un fortín frente al avance del comunismo, elemento que en estas elecciones adquirió mayor relevancia. Así pues, los políticos nacionalistas resaltaron sus principios liberales ante la infiltración comunista, visualizada como una amenaza al orden social.8 Además, era fuente de preocupación en el ámbito interno el agravamiento de la crisis económica y social, por lo que esta ocupó su espacio en la agenda electoral del nacionalismo. La centralidad de la crisis en sus discursos no solo respondía a la coyuntura de las elecciones, sino que puede incluirse en un debate intelectual más amplio sobre la “viabilidad del país” en un contexto en el que se extendía “la creencia de que el batllismo había sido la edad de oro que definía la identidad del Uruguay moderno como país modelo y excepcional, pero que al mismo tiempo era el principal responsable de la crisis que atravesaba el país”.9 Esta creencia se consolidaría al finalizar la década posibilitando, entre otras razones, la llegada del Partido Nacional a la mayoría del ejecutivo colegiado en 1958.

5Este artículo analiza cómo cada una de las tres fracciones del Partido Nacional se presentó ante las elecciones nacionales de 1954, en las que no tuvieron un programa unificado. Para ello se estudian su propaganda política y sus principales propuestas, con las que pretendían responder a las inquietudes y problemas de la población; así buscaron mostrar que ellos podían hacerse cargo de la gestión de gobierno para darle un nuevo rumbo al país. Sin embargo, los proyectos de índole económica, caracterizados por el liberalismo y la reducción del aparato estatal fueron similares, por lo que se analizan de forma conjunta en un apartado específico. Las fuentes primarias de esta investigación son los siguientes medios periodísticos: El Debate exponente del herrerismo, El Nacional representante del MPN, El País propagandista de Reconstrucción Blanca y El Plata, medio de difusión del PNI.

  • 10 Fabregat, Julio T., Elecciones uruguayas: noviembre de 1950 a noviembre de 195 (...)

6Al final, en las elecciones el Partido Colorado cosechó 444.429 votos (aproximadamente el 50 %) y el Partido Nacional 309.818 (35 %). Dentro de este el herrerismo recogió el 18,28 %, el MPN el 12,75 % y Reconstrucción Blanca el 4,19 %. Por su parte, el PNI obtuvo el 3,68 % de los votos. Así pues, el CNG quedó formado por seis consejeros colorados y tres nacionalistas. Estos últimos fueron Luis Alberto de Herrera, Ramón Viña y Daniel Fernández Crespo.10

El herrerismo: una mística sin innovaciones

  • 11 “Las muchedumbres blancas de Montevideo recibieron apoteósicamente al Gran Conductor y C (...)
  • 12 “Herrera: Vibración de Esperanza”, El Debate, 1/11/1954, p. 1; “En Herrera irr (...)
  • 13 “¡Bienvenido!”, El Debate, 7/11/1954, p. 1; “La Esperanzada Perspectiva Popula (...)

7El herrerismo proclamó como candidatos al CNG a Luis Alberto de Herrera, Ramón Viña, Francisco A. Gilmet, Ángel M. Cusano, Aparicio Méndez y Pedro C. Bessozi, presentados como capaces, honrados, responsables y patriotas. Durante noviembre la campaña electoral tuvo múltiples aristas, con una intensa propaganda a través de actividades en la capital y en el interior, con el protagonismo de la “Caravana de la Redención Nacional” o “Cruzada de Lealtad”. La comitiva se trasladaba en el “ómnibus de la Victoria”, en el que podía leerse la frase “Herrera no será traicionado”, teniéndose la convicción de que era el “único Jefe de la gloriosa colectividad blanca”.11 El slogan de la gira es muestra de un combate dirigido en particular a los rebeldes de la UBD. Como en procesos electorales anteriores, el líder longevo, de ochenta y un años, se erigió como el centro de la campaña y fue imbuido como la personificación de la esperanza y objeto de valoraciones encomiásticas: “El conductor más poderoso de esta tierra”, “guía”, “maestro”, “arquetipo o ilustre” caudillo oriental y de América, “Eje moral de la República”, “Rector Moral de almas”, “corazón del pueblo oriental” y desde quien “irradian las bendiciones y la confianza del pueblo”.12 Este conjunto de calificativos establecían que Herrera era más que un simple político que aspiraba ingresar al CNG, más bien lo posicionaban como una personalidad por encima del resto de los mortales, fuente de bondad y solución a los problemas de todas las clases sociales. Esto era acompañado por sus innumerables virtudes: modestia, austeridad, honor, lealtad, energía, dinamismo, patriotismo, alegría, incorruptibilidad, conciencia siempre limpia o pura y espíritu combativo.13

Fig. 1 – El ómnibus de la Victoria herrerista

Fig. 1 – El ómnibus de la Victoria             herrerista

“El ómnibus de la Victoria”, El Debate, 1/11/1954, p. 6.

  • 14 “Salvar a la Patria”, El Debate, 7/11/1954, p. 3. El batllismo, una de las fracciones de (...)
  • 15 “Con Oribe, con Saravia, con Herrera, el Partido Nacional es Esperanza de la O (...)
  • 16 “El presidente del Directorio del Partido Nacional, senador Viña, habló a la c (...)
  • 17 “Cosas de la vida: la bandera”, El Debate, 11/11/1954, p. 3; “Esperanza y fe n (...)
  • 18 “Herrera caudillo”, El Debate, 6/11/1954, p. 1.

8Sus características virtuosas resaltaban aún más comparadas con el mayor enemigo del país: el “batllismo desquiciante”.14 En este sentido, el “ciclo de gobiernos batllistas” debía clausurarse, ya que estos habían entrado “en declinación vertical de méritos y virtudes”.15 Además, se advertía de la existencia de demagogos en todos los partidos políticos, que no se contenían en anunciar el advenimiento de una “Tierra Prometida” si ganaban las elecciones. La figura impoluta de Herrera, quien vivía en “su honrada, pulcra y decorosa pobreza”, era contrapuesta con la de los “falsarios, traficantes y prevaricadores”. Asimismo, se pregonaba la represión de “los enriquecimientos ilícitos a expensas del Estado”.16 Herrera era la última esperanza “de la gente de bien” y solo él “sostiene la única bandera que puede y debe levantarse para salvar a la República”.17 A pesar de su caudillaje indiscutible, el partido trascendía a la persona que encarnaba su liderazgo, ya que el origen de la vitalidad de la colectividad política se encontraba en ser la “gran causa popular [que] asienta su poder en los hombros del mismo pueblo, que respira los aires de la plaza y forja su alma en el tumulto”.18

  • 19 “Es el clarín glorioso de la libertad política que nos llama, expresó Herrera en Caragua (...)
  • 20 “Con Oribe, con Saravia, con Herrera, el Partido Nacional es Esperanza de la O (...)

9En la campaña Herrera no se dedicó a transmitir el programa electoral y a comentar los problemas del momento, sino que apeló al pasado común para captar la adhesión de los votantes que valoraban la tradición indomable del partido o que poseían una unión sentimental e histórica con él. Por ejemplo, en Caraguatá (Tacuarembó), Herrera aprovechó el recuerdo de su paso por el lugar en 1897 junto a Aparicio Saravia y sus montoneras para actualizar la memoria de quienes habían derramado su “sangre” por la “libertad política y la defensa de la democracia auténtica”. Además, narró que décadas más tarde había regresado a la localidad en automóvil y se había encontrado con un criollito montado a caballo de unos veinticinco años “repleto de ideales” quien había gritado “¡Qué lindo ser blanco!”. Por ello, pedía fidelidad a la insignia del Partido Nacional a los biznietos, nietos y compañeros de aquella jornada, la “única que atrae moralmente” para cumplir con su deber de ir a votar.19 En el herrerismo los personajes heroicos del partido, encarnados en la tríada del fundador Manuel Oribe, del caudillo mártir de la última guerra civil Aparicio Saravia y del “jefe civil” viviente Luis Alberto de Herrera eran motivo de veneración.20

  • 21 “Un llamado a la conciencia del patriota”, El Debate, 27/11/54, p. 3.

10En cuanto a los postulados del herrerismo, Ramón Viña manifestó que el cristianismo se instituía como una de las corrientes matrices del pueblo oriental a lo largo de su historia, por lo que no debía desdeñarse su trascendencia para resolver la crisis moral, social y económica que atravesaba el país. A nivel general, la defensa abierta del cristianismo fue un punto medular y reiterado de los discursos durante la campaña electoral, lo que constituyó en cierta forma una novedad. En las disputas electorales de los pasados treinta años el cristianismo se limitaba a las individualidades de los dirigentes, y a una insistencia en que el Partido Nacional era la garantía de la libertad de creencia y de conciencia frente al avance de la “secta batllista”.21

  • 22 “El presidente del Directorio del Partido Nacional, senador Viña, habló a la ciudadanía (...)
  • 23 “Declaración de principios”, El Debate, 27/11/1954, p. 3.
  • 24 “El presidente del Directorio del Partido Nacional, senador Viña, habló a la c (...)

11En esta dinámica, Viña expresó los lineamientos generales de su futura acción de gobierno. Otro de los axiomas recurrentes del nacionalismo era su compromiso de gobernar sin hacer política de partido, sino que su misión se dirigiría al bienestar general y a la concordia. Así, se prometía una administración honesta y realista guiada por el “buen sentido común” y sin demagogia ni excesos para poder “sanar” a la nación. En relación con lo anterior, el problema “más grave” del país era la “declinación moral” producto del “materialismo crudo”, por lo que su objetivo primordial era la restauración de “los principios de moral cristiana golpeados y debilitados por influencias perniciosas”, lo que era una muestra de que la penetración comunista no era ignorada. Como forma de llevar adelante dicha reparación era “menester fortalecer la familia”, entendida como “núcleo fundamental de la sociedad bien constituida”22 o “la única base firme” a partir de la cual podía “estructurarse un ordenamiento social adecuado” “donde se desarrolla el hombre en la plenitud de sus fueros”, por lo que gozaría de la “máxima protección”.23 Además, Viña proponía, sin brindar respuestas concretas, garantizar el derecho a la vivienda propia, la libertad de enseñanza y la defensa de la cultura.24

  • 25 “El presidente del Directorio del Partido Nacional, senador Viña, habló a la c (...)
  • 26 “Salvar a la República”, El Debate, 27/11/1954, p. 3. La imagen de la salvación o de la (...)
  • 27 “Declaración de principios”, El Debate, 27/11/1954, p. 3.

12Un eje vertebral del discurso nacionalista era la “restauración de la moral política”25 en la que sus políticos tenían ventajas por su prestigio moral y patriótico, puesto que se erigían como los únicos salvadores y quienes introducirían a la república en los “cauces del progreso”.26 Para el herrerismo el respeto a las libertades individuales era fundamental en cuanto “procuran el bien común y llevan derechamente al hombre a su último fin: Dios”.27

  • 28 “Nos Dirigimos a la Conciencia del Ciudadano Patriota”, El Debate, 28/11/1954, (...)
  • 29 “Anular el Tratado Militar con EE.UU.”, El Debate, 5/11/1954, p. 3; “Con Herrera, por la (...)

13En lo que concernía a la política internacional, el herrerismo mantenía su antiimperialismo, su lucha a favor de “la firme defensa de la soberanía de los pueblos, del principio de autodeterminación”, y su rechazo enérgico al “atropello a la integridad de las naciones”, lo que se relacionaba con una postura de largo aliento en la tradición del Partido Nacional. De acuerdo con los sucesos del momento se criticó el “atentado de Guatemala”, en referencia a la intervención estadounidense a ese país en junio, y se afirmaba: “No queremos ser otra Guatemala; muchos sudores y mucha sangre costó nuestra independencia”.28 En particular, se prometía la anulación del tratado militar con Estados Unidos firmado el año anterior, ya que a través de él Uruguay se convertía “en vasallo de un estado poderoso” que “nos obliga al tributo de sangre, a ver alejar a la juventud del país (…) para morir en una tierra totalmente extraña”.29

  • 30 Según la embajada de España, el “factor fundamental” de la victoria herrerista en el int (...)
  • 31 “Saludamos victoriosas a las fuerzas morales de la nación”, El Debate, 29/11/54, p. 1; “ (...)

14La lectura post electoral puso su foco en la ratificación de la confianza en la conducción partidaria de Luis Alberto de Herrera. Especial reconocimiento se asignó al patriotismo, fidelidad y abnegación de los nacionalistas de la campaña.30 Hubo varios artículos que recordaban los aportes del Partido Nacional al progreso del país, y cómo al ser la segunda fuerza política pondría freno a los atropellos de los colorados. El herrerismo omitió comentar los resultados de las demás tendencias nacionalistas y se centró en ensalzar su resultado electoral. Al mismo tiempo, es curioso que la entrada de Herrera al CNG tuviera tan poca celebración, puesto que muy distinta había sido la situación en 1925 cuando ingresó en el Consejo Nacional de Administración. No obstante, cabe remarcar que en la década del veinte el partido se sentía estimulado por su crecimiento electoral, a diferencia de la situación en 1954 en la que llevaba años de estancamiento y desilusiones.31

La novedosa escisión del herrerismo: el Movimiento Popular Nacionalista

  • 32 “Una canción de juventud”, El Nacional, 4/11/1954, p. 5; “La Jira es anticipo (...)
  • 33 “Acción fecunda del MPN”, El Nacional, 17/11/1954, p. 5; “Vísperas de gloria”, El (...)
  • 34 “Entusiasta despedida en Montevideo”, El Nacional, 1/11/1954, p. 2.
  • 35 “Vísperas de gloria”, El Nacional, 20/11/1954, p. 5; “Apoteosis triunfal”, El Nacional, (...)
  • 36 “A votar con el MPN”, El Nacional, 19/11/1954, p. 5; “Actitud inconsulta”, El Nacional, (...)
  • 37 “Firmes y serenos”, El Nacional, 13/11/1954, p. 5; “¡¡A las urnas!!”, El Nacio (...)
  • 38 “Entusiasta despedida en Montevideo”, El Nacional, 1/11/1954, p. 2; “Gobernant (...)
  • 39 Nahum, Benjamín, Informes diplomáticos de los representantes del Reino Unido en el Urugu (...)

15El Movimiento Popular Nacionalista presentó como candidatos al CNG a Daniel Fernández Crespo, Eduardo Víctor Haedo, Salvador M. Ferrer Serra, Gervasio Posadas Belgrano, José Antonio Varela y Luis Puig. Como se expresa en el nombre de su tendencia, buscaban erigirse como representantes de los legítimos anhelos populares, por lo que resaltaban de forma constante su veta popular. Las crónicas, intercaladas con grandes fotografías en las que aparecía un ingente número de adherentes, dan cuenta de públicos “fervorosos”, “apasionados”, “multitudinarios”, “alegres” que eran motivo de celebración de un “despertar” o “renacimiento de las fuerzas morales de la colectividad”.32 Desde su mirada, el entusiasmo era reflejo de una nutrida participación de nacionalistas que hasta ese momento habían estado inactivos o alejados del partido producto de la división.33 En esta dinámica, en noviembre la “Caravana de la Libertad” recorrió el país en el “ómnibus de la Libertad” que trasportaba a “hombres del pueblo que se dirigen al pueblo”.34 Por lo tanto, la “purificación nacional” solo se lograría con la libertad, que no se entendía solo como la liberación del país de las garras del batllismo, sino que también aludía a la conquista de la “libertad partidaria”, acabándose las candidaturas “impuestas” e “impopulares”, el “poder avasallante” y “arbitrario” del “todopoderoso oficialismo partidario” y el “quietismo ideológico”, en referencia al viñismo, apodo favorito para denostar al herrerismo.35 Así pues, ambos eran prepotentes, arbitrarios, productores de odios, intolerantes, injustos y carentes de mesura, lo que entrañaba una dura crítica al estilo político del herrerismo, puesto que se lo identificaba con el enemigo tradicional.36 Al contrario, los miembros del MPN eran moderados, responsables, tolerantes, justos e indulgentes.37 En sus alocuciones los dirigentes prometían patriotismo, rectitud moral, honradez administrativa y capacidad técnica sin demagogia y colocando los intereses generales sobre las conveniencias personales.38 Lo expuesto es muestra de las radicales discrepancias que anidaban en el seno del Partido Nacional.39

Fig. 2 – El ómnibus de la Libertad del MPN

Fig. 2 – El ómnibus de la Libertad del             MPN

“Jira de Libertad”, El Nacional, 22/11/1954, p. 10.

  • 40 “Perdiendo terreno”, El Nacional, 1/11/1954, p. 5; “Periodo de decadencia”, El (...)
  • 41 “Por qué nos acompaña la multitud”, El Nacional, 23/11/1954, p. 5.

16En las semanas previas a las elecciones, El Nacional publicó varias tablas con los resultados electorales de los últimos veinte años para graficar el retroceso y decadencia del nacionalismo, lo que había sido “un suicidio político”.40 No obstante, esa tragedia acabaría pronto gracias a sus votantes, quienes manifestaban su devoción a la causa de forma constante, como las sesenta mil personas que esperaron en Montevideo el arribo de la “gira de la Libertad”. Estas eran emparejadas con las veinte mil lanzas que se habían levantado en 1897 junto a Aparicio Saravia y Diego Lamas. De tal modo, esta imagen conectaba con la tradicional y apasionada rebeldía con la que los blancos siempre habían hecho historia, y el “prestigio” de esa “reserva moral y espiritual” que legaba el Partido Nacional solo era recogido en 1954 por el MPN.41

  • 42 “Una canción de juventud”, El Nacional, 4/11/1954, p. 5; “Estimular a la juventud”, El N (...)
  • 43 “Esperanzas de victoria”, El Nacional, 13/11/1954, p. 5; “Con la proa hacia el triunfo”, (...)

17El MPN se autodefinió como una “revolución juvenil”, por lo que pretendió apropiarse de la simbología de la juventud: su autenticidad, nobles ímpetus e ideales y su vitalidad. En su concepción, la política de su movimiento era significado de esperanza, actualidad, modernidad, renovación y relevo de fuerzas, en clara contraposición a un herrerismo envejecido y carente de nuevas propuestas.42 Su irrupción en el escenario partidario significaba un “tiempo nuevo” y el “renacimiento del fervor”, y sus dirigentes valoraban más a las ideas que a los individuos que las transmitían, por lo que el personalismo se extinguiría pronto debido a la “reacción popular”.43

  • 44 “Conceptos de gobierno. Salvador Ferrer Serra expone los suyos”, El Nacional, 27/11/1954 (...)
  • 45 “Exigencias de la unidad”, El Nacional, 22/12/1954, p. 3.
  • 46 “La unión partidaria”, El Nacional, 9/11/1954, p. 5.
  • 47 “Unidad sobre todo”, El Nacional, 16/11/1954, p. 5.

18El principal anhelo de esta agrupación era la unificación del Partido Nacional. Según su análisis, el primer paso ya se había dado con la combinación de las tendencias en el lema común para los cargos nacionales – parlamentarios y del CNG – de cara a la elección del 28 de noviembre. Sin embargo, aún restaba la elaboración de un programa compartido, que no se había logrado por culpa del viñismo.44 Por unión no se entendía “la disciplinada gritería que aclama a ídolos colocados por encima de la voluntad popular” ni “elogios a jefaturas que no se traducen más que en el ejercicio arbitrario de una voluntad y sus caprichos, mientras que al amparo de esa armazón vegeta la oligarquía satisfecha con el disfrute de cargos y prebendas”.45 Esta cita sintetiza dos puntos medulares de discrepancia con el herrerismo: la condena del personalismo que produce muchedumbres sumisas y la existencia de una oligarquía partidaria. Asimismo, el PNI fue objeto de críticas por su negativa a sumarse al lema.46 Desde su perspectiva el MPN había sido el que más había luchado por la unión y la grandeza partidaria, que se concretaría cuando el partido dejara de ser una mera agrupación de votantes bajo un lema común. Varios eran sus méritos, como su resistencia a la imposición de una lista única que ahogaba la libertad. Así, para ellos, garantizar diversas listas permitió la reintegración de Reconstrucción Blanca.47

  • 48 “Por o contra el viñismo”, El Nacional, 6/11/1954, p. 5; “Los que eligen la esclavitud”. (...)
  • 49 “Contenerse”, El Nacional, 17/11/1954, p. 5.
  • 50 “Tesoro a la vista”, El Nacional, 3/11/1954, p. 3; “La lógica del odio”, El Na (...)
  • 51 “El acto de ayer”, El Nacional, 7/11/1954, p. 5; “Por qué nos acompaña la mult (...)
  • 52 “No iría”, El Nacional, 5/11/1954, p. 5.

19Al viñismo se lo impugnaba por su lenguaje calumnioso, grosero, violento y hasta “dictatorial” contra dirigentes nacionalistas, un “verdadero terror blanco” que no respetaba a nadie.48 La denuncia incluyó parangonarlo con una policía secreta o con la figura de un inquisidor dedicado a perseguir vidas privadas.49 También se lo acusó de corrupción en la administración partidaria y de “apropiación indebida” del tesoro común haciendo gastos excesivos en comidas y hoteles, lo que tenía como contraparte los escasos recursos de los que el MPN disponía para su propaganda.50 En su lectura, a pesar de que el viñismo derrochaba el dinero, en sus actos participaba un público reducido, carente de entusiasmo o, más bien, frío.51 Cabe remarcar que Herrera era respetado como un personaje de valor histórico por su trayectoria y solo le dedicaban algunas críticas aisladas, aunque la edad del viejo líder era señal de que no podría hacerse cargo de “las agobiantes tareas del gobierno”.52

  • 53 “Gobierno y demagogia”, El Nacional, 7/11/1954, p. 5; “Batllismo es despilfarr (...)
  • 54 “Nuestro tradicionalismo”, El Nacional, 17/11/1954, p. 5.

20Se rechazaba de forma absoluta los pactos con el Partido Colorado, ya que según su parecer era el culpable del desprestigio de las instituciones gubernativas por su electoralismo, improvisación, corrupción y despilfarro, que llevaron al pueblo a perder su confianza en el Estado y sus gobernantes.53 Asimismo, el país estaba “al borde del derrumbe” económico por la política “burocrática y subsidiaria” de los colorados, que se dedicaban a crear “industrias de vida ficticia” e ignorar la producción del campo, lo que tenía como consecuencia el desequilibrio presupuestal, la inflación, la emisión de deuda y la elevación de los impuestos al consumo de los artículos esenciales, con su consiguiente encarecimiento del costo de la vida.54

  • 55 “Deben votar por el MPN”, El Nacional, 28/11/1954, p. 5.
  • 56 “Por qué luchamos”, El Nacional, 28/11/54, p. 5.
  • 57 “Rotación de partidos”, El Nacional, 4/11/54, p. 5.
  • 58 “Conceptos de gobierno. Haedo expone los suyos”, El Nacional, 1/11/54, p. 5. C (...)

21Según su concepción, debían votar por el MPN “Quienes aspiren lograr el progreso colectivo, por medio de la armonía de las clases y la realización de la justicia social”, las personas que desearan un país independiente del “imperialismo violento y el fraudulento, realizado por la penetración económica extranjera”, y quienes anhelaban restaurar la economía y una política imparcial “amplia y patriótica” sin sectarismos.55 Con especial énfasis se prometía crear una legislación social que protegiera al trabajador y a la clase media, estimulase el empleo y “que disminuya las desigualdades económicas”.56 En este sentido, en consonancia con el herrerismo, varias de las propuestas se referían al carácter moral del individuo y de la sociedad en un tiempo en el que veían extendidos los vicios y las faltas de respeto por las normas morales.57 El MPN pregonaba esforzarse por “luchar por la espiritualización del país, principalmente de la enseñanza” y defendería “la organización, estabilidad y arraigo de la familia”.58

  • 59 “Primeros comentarios”, El Nacional, 29/11/1954, p. 5.
  • 60 En 1950 el Partido Nacional había obtenido 254.834 sufragios y en 1954 309.818 votos. Ca (...)
  • 61 “La hora de la sensatez”, El Nacional, 8/12/1954, p. 5; “Por la verdadera unid (...)
  • 62 “Balance de una etapa”, El Nacional, 30/11/1954, p. 5.

22Los comentarios post electorales llamaron la atención sobre un “ascenso notable de las fracciones coloradas y de los partidos menores”.59 Se visualizó como un problema el retroceso en los gobiernos departamentales frente al adversario tradicional. En cuanto al Partido Nacional se dijo que tuvo un leve ascenso respecto a los comicios de 1950,60 pero que no alcanzaba a superar su “mal endémico”. Se destacó la victoria del MPN en Montevideo y se celebró que Fernández Crespo arribara al CNG. No obstante, se evitaba mencionar los errores del partido, y se hacía un llamado general a superar los estériles antagonismos entre blancos, los que no debían resolverse según los criterios del grupo mayoritario, que creía en la unidad sobre la base de una “férrea disciplina” sustentada en el “culto idolátrico”.61 En otro orden, se celebró la libertad electoral y la cultura democrática uruguaya reivindicada como un ejemplo regional.62

Reconstrucción Blanca: hacia la unidad del partido

  • 63 “Hoy llega la Caravana de la Esperanza”, El País, 22/11/1954, p. 2.
  • 64 “Emocionante arribo de la Caravana de la Esperanza”, El País, 23/11/1954, p. 7; “Recepci (...)
  • 65 “Oratoria feliz”, El País, 27/11/1954, p. 5.

23Los candidatos de Reconstrucción Blanca para las elecciones del CNG fueron Pantaleón Astiazarán, Alberto Gallinal Heber, Gilberto García Selgas, Saturno Irureta Goyena, José Pedro Urioste y Basilio Antúnez Muñoz. Durante noviembre la “Caravana de la Esperanza” hizo su recorrida por el país con el eslogan de: “Sin odios ni rencores, levantamos la divisa Por la Patria proclamando el movimiento de Reconstrucción Blanca”.63 Las descripciones de carácter poético destacaban la conducta civilizada de los fervorosos adherentes que constituían un “mar humano” acompañado por “miles” de autos y “centenares” de motos. El acontecimiento demostraba que las masas nacionalistas “quieren ardientemente la reconstrucción”.64 Motivo de orgullo fue la oratoria de sus candidatos, caracterizada por su delicadeza, dignidad y razonabilidad en sus argumentaciones críticas frente a los adversarios.65

  • 66 “La hora de la conciencia”, El País, 28/11/1954, p. 3; “La última semana”, El País, (...)
  • 67 “La República no es patrimonio de un partido”, El País, 16/11/1954, p. 3.

24El nombre de esta tendencia surgió por su idea de concretar la unidad del Partido Nacional, sinónimo de fortaleza y de grandeza, que no podía limitarse a la cohesión electoral. Así pues, era necesario limar asperezas y respetar divergencias para lograr la unidad ideológica mediante el diálogo y encontrar puntos en común basados en sus valores distintivos, la tradición, el sacrifico y el desinterés, para desalojar al Partido Colorado del poder.66 Desde su perspectiva, el “gran cisma” de 1931 había llevado al partido a la decadencia y lo había privado de su “vocación mayoritaria”, y a esa altura no podía constreñirse a seguir siendo “el segundón permanente de la política uruguaya”.67

Fig. 3 – Propaganda electoral de Reconstrucción Blanca

Fig. 3 – Propaganda electoral de             Reconstrucción Blanca

El País, 27/11/1954, p. 6.

  • 68 “La ‘Reconstrucción Blanca’ señala las bases sobre las cuales habrá de desarrollar su Co (...)
  • 69 “Viejas ideas y nuevas aspiraciones”, El País, 20/11/1954, p. 3.

25El 18 de noviembre Reconstrucción Blanca presentó las bases en las que se asentaría su eventual acción de gobierno. Sus principios generales eran la defensa de la democracia, las libertades públicas y privadas y la dignidad humana. Se oponían de forma terminante a los totalitarismos de cualquier tipo, lo que se reflejaba ante todo en su visceral repudio a la Unión Soviética y al comunismo uruguayo, a quienes les dedicaban diatribas diarias en su órgano de prensa y, en el marco de la guerra fría, manifestaban su apoyo explícito al sistema político de Estados Unidos.68 En esta dinámica, el anticomunismo funcionaba como un arma de defensa de la democracia. En cuanto a su plataforma electoral, afirmaban adaptarse a los desafíos de su presente, pero sin renunciar a su ideario tradicional: si bien se incluían los “viejos e imperecederos principios de moral pública y de buen gobierno” del Partido Nacional, no se olvidaba “de los problemas modernos, las justas aspiraciones populares y la necesidad de formular soluciones de justicia”.69

  • 70 “Expresión de civismo”, El País, 29/11/54, p. 3.
  • 71 “Preparar la victoria de 1958”, El País, 2/12/54, p. 5; “Buenos propósitos”, E (...)

26El análisis post electoral destacó el desenvolvimiento democrático uruguayo en comparación con lo que sucedía en otros sitios donde las elecciones eran una farsa para simular adhesión a un partido totalitario.70 Se aplaudió que el Partido Nacional acortara distancias con los colorados, pero era un serio motivo de preocupación que la diferencia entre ambos continuara siendo desproporcionada. Los méritos dentro del partido se concentraban en su agrupación, que había plantado con su “nuevo lenguaje” la “semilla de la reconciliación”. Sin embargo, reconocían que todavía quedaba un arduo camino para superar egoísmos y asperezas para efectivizar la victoria en 1958.71

Las propuestas económicas ante la crisis

  • 72 “Por qué luchamos”, El Nacional, 28//11/54, p. 5; “La juventud y el acto elect (...)
  • 73 “Conceptos de gobierno. Salvador Ferrer Serra expone los suyos”, El Nacional, 27/11/54, (...)
  • 74 “El presidente del Directorio del Partido Nacional, senador Viña, habló a la c (...)
  • 75 “Por qué luchamos”, El Nacional, 28/11/54, p. 5.
  • 76 “El dirigismo aniquilador”, El País, 29/11/1954, p. 3.
  • 77 “El presidente del Directorio del Partido Nacional, senador Viña, habló a la c (...)
  • 78 “Defensa del nativismo”, El Debate, 27/11/54, p. 3.

27A pesar de que las tres tendencias nacionalistas no llegaron a un acuerdo programático antes de las elecciones, en sus propuestas económicas subyacen lineamientos ideológicos comunes. En primer lugar, exigieron modificar la gestión del Partido Colorado, con el fin de afianzar el “orden y la moral administrativa” y eliminar el estatismo y el dirigismo, ya que a través de estos se “aniquila la iniciativa privada, multiplica innecesariamente los gastos públicos y compromete la estabilidad económica y financiera de la República”.72 Se partía de la idea de que lo que “el Estado gasta el pueblo lo suda”, por lo que los gobernantes habrían de ser “severos en el manejo de los recursos que el país pone a [su] disposición”.73 Sin embargo, un modelo en el que primara la libertad privada no debía concretarse de forma “radical” y se precisaba que tampoco se ansiaba retornar a “las fórmulas arcaicas del “dejar hacer, dejar pasar”.74 En particular, el MPN asignaba al Estado un rol gravitante en la superación de la crisis, a través de una política de obras públicas y de industrialización nacional gradual que aumentase la ocupación y diversificase la producción.75 Por otro lado, Reconstrucción Blanca manifestaba que la estatización de las industrias y el comercio habían demostrado “su desesperante fracaso práctico” por lo que serían reorganizados para lograr su eficacia, y se traspasaría la inversión estatal hacia las obras públicas, que asegurarían “dignas fuentes de trabajo permanentes”.76 En definitiva, el Estado cumpliría la misión de ser un “regulador de la economía” sin reprimir ni perturbar la actividad privada, que se orientaría a su “sano, natural, legítimo y justo desarrollo”.77 De tal modo, en la salida de la crisis los empresarios ganaban un rol protagónico, ya que para que estos pudieran focalizarse en el aumento de la producción, lo que redundaría en el “beneficio general”, el gobierno agilizaría los “trámites burocráticos”.78

  • 79 “El presidente del Directorio del Partido Nacional, senador Viña, habló a la ciudadanía (...)
  • 80 “Conceptos de gobierno. Haedo expone los suyos”, El Nacional, 1/11/54, p. 5.
  • 81 “Conceptos de gobierno. Daniel Fernández Crespo expone los suyos”, El Nacional, 13/11/54 (...)
  • 82 “La ‘Reconstrucción Blanca’ señala las bases sobre las cuales habrá de desarrollar su Co (...)
  • 83 “Conceptos de gobierno. Daniel Fernández Crespo expone los suyos”, El Nacional(...)

28Otras necesidades eran sanear las finanzas públicas, equilibrar el presupuesto y simplificar los impuestos, propuestas que desde hacía décadas formaban parte de la agenda nacionalista.79 Se abogaba por “una tregua en materia impositiva” y mejorar la distribución de los gastos públicos y de la inversión de la deuda.80 El MPN se proponía beneficiar a los sectores populares mediante la sustitución de impuestos al consumo por el impuesto a la renta y recompensar a los trabajadores “mediante un porcentaje adecuado de las ganancias que obtenga la empresa”.81. Por su parte, Reconstrucción Blanca consideraba que el sistema impositivo era “absurdo e irracional” por lo que urgía modificarlo por un impuesto progresivo a los rendimientos, “única forma de redistribución ecuánime de la renta nacional dentro de un orden democrático”.82 Asimismo, el MPN anhelaba eliminar el sistema de cambios múltiples y reducirlo a dos tipos: uno comprador y otro vendedor, para dar mayores ingresos a los productores agropecuarios y abaratar los productos importados. En tal sentido, era prioridad frenar la inflación, lo que se lograría con la aplicación estricta de la Ley de Subsistencias y Contralor de Precios.83

  • 84 “El presidente del Directorio del Partido Nacional, senador Viña, habló a la c (...)
  • 85 “Viejas ideas y nuevas aspiraciones”, El País, 20/11/54, p. 3.
  • 86 “La ‘Reconstrucción Blanca’ señala las bases sobre las cuales habrá de desarrollar su Co (...)

29En relación con lo anterior, en la esfera social, se revelaba una visión contraria a la doctrina marxista de la lucha de clases y un repudio tácito del comunismo. Se recogía un postulado partidario de largo aliento según el cual “capital y trabajo no tienen por qué despedazarse, odiándose, en lucha destructora y negativa”, por lo que se procuraría “su armonía completa dando al trabajador lo que es del trabajador y dejando al capital lo que es del capital”.84 Se señalaba la reconsideración de las relaciones entre trabajo y capital, en las que “la actitud paternalista del Estado frente a situaciones de conflicto” debía dejar lugar “a un concepto renovado” en el que los sindicatos “conscientes de sus derechos pero también de sus deberes, (…) depurados de injerencias bastardas, actúen directamente frente a las asociaciones patronales, creando nuevas normas de derecho al margen de la intervención estatal”.85 No obstante, lo anterior implicaba la “vigencia y desarrollo de las conquistas obreras”.86

  • 87 “Viejas ideas y nuevas aspiraciones”, El País, 20/11/54, p. 3.
  • 88 “Defensa del nativismo”, El Debate, 27/11/54, p. 3.
  • 89 “Nos Dirigimos a la Conciencia del Ciudadano Patriota”, El Debate, 28/11/54, p (...)
  • 90 “Atender a la campaña”, El Nacional, 14/11/54, p. 5. Una de las mejoras se concentraría (...)

30El “desequilibrio” entre la campaña y la capital fue objeto de análisis de las diferentes agrupaciones.87 El herrerismo concebía a Montevideo como la fuente de “tendencias disolventes”, donde se arraigaba “una generación de desarraigados, de antinacionales”. En contraposición, el Partido Nacional defendía “lo propio, lo auténtico, lo nuestro, lo campesino, lo gaucho, lo oriental”, que se identificaba con “los valores espirituales” del interior, donde se hallaban “los intereses reales del país”: el ruralismo agrícola y ganadero.88 En este sentido, la campaña había sido “olvidada y maltratada” por el batllismo a través de sus políticas públicas de impuestos y medidas contraproducentes.89 El MPN sostuvo que el apoyo gubernativo excedería el mero objetivo de fomentar la producción mediante incentivos a los pequeños y medianos productores, y debía centrarse en el origen de la riqueza, es decir, en el habitante rural, quien sería atendido a nivel psicológico y cultural para que se sintiera “arraigado a la tierra”.90

El Partido Nacional Independiente: en la trinchera anti herrerista

  • 91 “Destino del Unionismo: Pobre aventura política”, El Plata, 4/11/54, p. 3; “El herrerism (...)

31El PNI presentó como candidatos al CNG a Arturo Lussich, Alberto D. Roldán, Juan Andrés Ramírez, Eduardo P. Botinelli, Ángel Núñez Ayçaguer y José P. Aramendía. Sus principales contrincantes en las filas nacionalistas fueron el herrerismo y los etiquetados de unionistas de Reconstrucción Blanca donde se nucleaban exmilitantes y dirigentes del PNI, quienes cometían el “crimen” de sumar votos al herrerismo.91 Los nacionalistas independientes se defendían de las acusaciones de intransigentes y de ser “portadores de odios y rencores” por decidir no votar dentro del Partido Nacional.

  • 92 “Criterio peregrino”, El Plata, 6/11/54, p. 5.
  • 93 “Rehaciendo la Historia”, El Plata, 18/11/54, p. 3; “Insistimos”, El Plata, 11/11/54, (...)
  • 94 “La alianza Herreri-Unionista”, El Plata, 18/11/54, p. 7.
  • 95 “El Movimiento de la Esperanza”, El Plata, 18/11/54, p. 3.
  • 96 “Por qué la alianza electoral con el herrerismo es inaceptable”, El Plata, 18/11/54, (...)
  • 97 “El unionismo en lo internacional”, El Plata, 16/11/54, 3; “Como camina el her (...)

32El PNI trazaba su identidad partidaria en la condena al herrerismo, por lo que carecía de sentido una mera unión electoral en la que no se había consensuado un plan de gobierno común, con el agravante de que el herrerismo no precisaba sus propuestas.92 En su explicación la división del partido obedeció a un fin altruista de “salvar la tradición civilista de la colectividad gloriosa” cuando Herrera apoyó el golpe de Estado de 1933.93 Por lo tanto, el PNI temía de las aspiraciones dictatoriales del herrerismo basados en la experiencia histórica y en un pasado que seguía vigente, por lo que afirmaban que era una “facción reaccionaria, anti-democrática, personalista y demagógica, amiga de todas las tiranías y de todos los totalitarismos”.94 La difícil convivencia y colaboración en el parlamento de los últimos años eran prueba de divergencias en ideas, normas y métodos; por lo que “no es posible hablar, ya, de dos fracciones de un mismo partido, sino de dos partidos, no solo distintos, sino antagónicos”.95 En su interpretación, el herrerismo tenía un historial de “atentado” contra el “acervo moral democrático” del país a raíz de sus simpatías fascistas y peronistas. Ante la guerra fría, el PNI, al igual que Reconstrucción Blanca, se caracterizaba por su anticomunismo militante y su apoyo incondicional a Estados Unidos, como paladín contra las “fuerzas del mal” en su salvataje de la civilización y la libertad.96 En este punto, alertaban que el boicot herrerista al pacto de defensa militar aprobado junto a otros países de la región hacía un juego favorable al avance del comunismo. Esto era otro motivo para sancionar a sus excompañeros del PNI que se acercaron a Herrera, lo que contradecía su genuino anticomunismo.97

  • 98 “Plataforma del Nacionalismo Independiente”, El Plata, 23/11/54, p. 3.

33Esa fidelidad identitaria se plasmó en su plataforma electoral que contemplaba la defensa de la democracia frente a las “amenazas totalitarias”. Por otro lado, exigía limitar los gastos públicos y frenar el crecimiento burocrático sostenido a base de impuestos que limitaban a las fuerzas productivas. En esta línea argumental era necesario estimular la iniciativa privada “restringiendo el panteísmo estatista”. Sus soluciones incluían elaborar un estatuto del funcionario en el que en la selección primaran aptitudes y moralidad y acabar con el “exclusivismo politiquero”; “fomentar las industrias madres” y diversificar, pero sin caer en un proteccionismo exagerado; mejorar el rendimiento del trabajo para abaratar costos; reformar la ley de Consejo de Salarios para contener uno de los motivos de inflación y perfeccionar la instrucción pública y ocuparse de la escuela rural.98

  • 99 “Un gran ejemplo de civismo”, El Plata, 28/11/54, p. 3. Una lectura similar se hizo desd (...)
  • 100 “Después de la batalla”, El Plata, 30/11/54, p. 5.
  • 101 “Hacia el futuro”, El Plata, 4/12/54, p. 3.

34El análisis post electoral reconoció cómo los votantes se caracterizaron por su “respeto recíproco”, en un ambiente de “tranquilidad absoluta” y de “verdadera democracia”. De la interna nacionalista si bien era un hecho la imposición del sector herrerista sobre el MPN había indicios para considerar que la autoridad de Herrera había entrado en crisis, ya que hasta hacía unos pocos meses era inimaginable que un grupo rebelde cosechara más de cien mil votos.99 Por su parte, los votos del PNI y de los unionistas seguían congelados, por lo que su separación carecía de sentido.100 El PNI tampoco intentó reconocer sus errores porque ellos eran la “reserva moral del país” y no respondían a “mezquinos intereses”.101

Epílogo

35El Partido Nacional asistió a las elecciones de noviembre de 1954 conociendo sus escasas posibilidades de alcanzar la mayoría del CNG. Quizás esta sea una de las razones por las que su campaña electoral estuvo más focalizada en dirimir la interna nacionalista que en combatir a su adversario tradicional colorado. El nacionalismo llevaba más de veinte años de división y la figura de Luis Alberto de Herrera seguía siendo el centro de polémica. Parte de la dirigencia entendía que si las tendencias no se unían era misión imposible efectivizar la rotación de los partidos en el poder, lo que no se vislumbraba para el corto plazo. Ello explica las posiciones del MPN y de Reconstrucción Blanca a favor de sumar votos al lema común, a diferencia del PNI que seguía apegado a sus principios fundacionales de no negociar con el herrerismo. Al final, Herrera mantuvo la hegemonía dentro del partido, aunque, como dieron cuenta algunas de las crónicas electorales, el MPN conquistó una mayoría en Montevideo y un caudal de votos nada desdeñable para presionar al herrerismo y ser considerado en sus posiciones de “renovación”.

36La oferta electoral del nacionalismo intentó responder, sin ser muy precisa en cuanto a sus soluciones, a las inquietudes y problemas de la población en un contexto de toma de conciencia del agravamiento de la crisis económica y social. El énfasis estuvo puesto en una liberalización y en la reducción del rol estatal en la economía, pero sin caer en la idea del Estado gendarme y abstencionista. De tal modo, el nacionalismo planteó un modelo de recuperación económica progresivo de modo que fuera sostenible en el tiempo y reflejó ideales del liberalismo social, ya que, si bien el foco se colocaba en la libertad de los individuos, se aceptaba que el Estado se incorporara como un agente implicado en el proceso económico e interviniera para facilitar la negociación colectiva. Lo económico y lo social debían coordinarse así bajo la supervisión del Estado, con una acción social pública mediante ayudas a los más desprotegidos, la industrialización y la construcción de obras de infraestructura, a la vez que dar mayores libertades empresariales para dinamizar la producción y aumentar el empleo.

37La crisis tenía varias aristas incluyendo la necesidad de sanear la moral y la política, y en ello se consideró que la protección de la familia y la inversión en educación y cultura podían ser canales para contener las fuerzas disolventes que asechaban al tejido social en el marco de la guerra fría. Además, la tradición partidaria del nacionalismo, a pesar de los cambios sociales y del contexto internacional, mantenía vivas a sus figuras y líderes históricos y sus hitos del pasado en torno a la libertad política como una forma de fortalecer la unión nacional.

Haut de page

Bibliographie

Adrover Orellano, Fernando, “Ecos de un peligro aún lejano: el anticomunismo en el Uruguay de la primera Guerra Fría (1947-1953)”, en Broquetas, Magdalena (coord.), Historia visual del antocomunismo en Uruguay (1947-1985), Montevideo, Universidad de la República, 2021, p. 14-53.

Caetano, Gerardo y Jacob, Raúl, El nacimiento del terrismo (1930-1933), Tomo 1, Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 1989.

Caetano, Gerardo y Rilla, José, “El gobierno como cogobierno: despliegues y repliegues de la partidocracia uruguaya”, en Lanzaro, Jorge (coord.), La “segunda” transición en el Uruguay, Montevideo, Fundación Cultura Universitaria, 2000, p. 197-258.

Castiglia, Alfonso, “El nacionalismo independiente”, en Rilla, José y Yaffé, Jaime (coords.), Partidos y Movimientos políticos en Uruguay: Blancos, dirigido por Gabriel Bucheli y Adolfo Garcé, Montevideo, Crítica, 2021, p. 237-250.

Cerrano, Carolina y Saravia, José, “El Partido Nacional uruguayo en las elecciones de 1930”, Res Gesta, n° 57, Rosario, 2021, p. 258-280.

Cerrano, Carolina y Saravia, José, “Un verano difícil en la historia del Partido Nacional uruguayo (1931)”, Humanidades: Revista de la Universidad de Montevideo, 2022, (en prensa).

Chagas, Jorge, La tradición política como “arma” en la lucha interna del batllismo: el conflicto entre la 14 y la 15 (1947-1958), Montevideo, Tesis de Maestría en Historia Política, Universidad de la República, Facultad de Ciencias Sociales, 2018, https://www.colibri.udelar.edu.uy/jspui/handle/20.500.12008/20430

Corbo, Daniel, Historia del Pensamiento Político del Partido Nacional (1836-1990), Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 2021.

D´Elía, Germán, El Uruguay neobatllista, 1946-1958, Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 1986.

Espeche, Ximena, La paradoja uruguaya: intelectuales, latinoamericanismo y nación a mediados del siglo XX, Bernal, Universidad Nacional de Quilmes, 2016.

Fabregat, Julio T, Elecciones uruguayas: noviembre de 1950 a noviembre de 1954, Montevideo, Cámara de Representantes, 1957.

Ferreira Rodríguez, Pablo, “Batllismo, reforma política y conflicto social en los tempranos cincuenta: Una mirada desde la teoría de la Democracia y la Ciudadanía”, Revista Encuentros Uruguayos, vol. 5, n° 1, Montevideo, 2012, p. 179-205.

Nahum, Benjamín, Informes diplomáticos de los representantes de España en el Uruguay, Montevideo, Universidad de la República, 2001.

Nahum, Benjamín, Informes diplomáticos de los representantes de Francia en el Uruguay, Montevideo, Universidad de la República, 2000.

Nahum, Benjamín, Informes diplomáticos de los representantes del Reino Unido en el Uruguay, Montevideo, Universidad de la República, 1999.

Oddone París, Gabriel, El declive: una mirada a la economía de Uruguay del siglo XX, Montevideo, Linardi y Risso, 2010.

Reali, Laura, Herrera. La revolución del orden: Discursos y prácticas política, 1897-1929, Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 2016.

Rilla, José y Yaffé, Jaime (coords.), Partidos y Movimientos políticos en Uruguay: Blancos, dirigido por Gabriel Bucheli y Adolfo Garcé, Montevideo, Crítica, 2021.

Rilla, José y Yaffé, Jaime (coords.), Partidos y Movimientos políticos en Uruguay: Colorados, dirigido por Daniel Buquet, Daniel Chasquetti y Felipe Monestier, Montevideo, Crítica, 2021.

Rilla, José, La actualidad del pasado: Usos de la historia en la política de partidos del Uruguay (1942-1972), Montevideo, Debate, 2008.

Romeo Pérez Antón, “Las planas mayores del herrerismo: un enfoque estructural”, en Luis Alberto de Herrera: caudillo de multitudes, Montevideo, Ediciones de la Plaza, 2019, p. 95-117.

Zunino, Gonzalo, “La racionalidad de la política cambiaria en Uruguay durante la vigencia del control de cambios (1931-1959)”, Boletín de Historia Económica, año VII, n° 8, Montevideo, 2009, p. 6-23.

Fuentes primarias

El Debate (1954).

El Nacional (1954).

El País (1954).

El Plata (1954).

Haut de page

Notes

1 En las elecciones también se renovaron la cámara de senadores y de diputados, consejos y juntas departamentales.

2 Durante la década de 1920, el Partido Nacional había acortado distancias con el colorado: en 1922 perdió la presidencia por 5.170 votos, en 1926 por 1.527 y en 1930 por más de 15.000. Los nacionalistas no pudieron transitar el proceso post electoral sin tensiones, y por diversas causas el partido acabó dividido. Cerrano, Carolina y Saravia, José, “El Partido Nacional uruguayo en las elecciones de 1930”, Res Gesta, n° 57, Rosario, 2021, p. 258-280; Cerrano, Carolina y Saravia, José, “Un verano difícil en la historia del Partido Nacional uruguayo (1931)”, Humanidades: Revista de la Universidad de Montevideo, 2022, (en prensa); Caetano, Gerardo, y Jacob, Raúl, El nacimiento del terrismo (1930-1933), Tomo 1, Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 1989, p. 151-173.

3 Rilla, José, La actualidad del pasado: Usos de la historia en la política de partidos del Uruguay (1942-1972), Montevideo, Debate, 2008, p. 328. Para profundizar en la figura política e intelectual de Luis Alberto Herrera, véase: Reali, Laura, Herrera. La revolución del orden: Discursos y prácticas política, 1897-1929, Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 2016.

4 Una síntesis sobre la historia del PNI es la de: Castiglia, Alfonso, “El nacionalismo independiente”, en Rilla, José y Yaffé, Jaime (coords.), Partidos y Movimientos políticos en Uruguay: Blancos, dirigido por Gabriel Bucheli y Adolfo Garcé, Montevideo, Crítica, 2021, p. 237-250.

5 La reforma de la constitución merece un capítulo aparte, véase: Ferreira Rodríguez, Pablo, “Batllismo, reforma política y conflicto social en los tempranos cincuenta: Una mirada desde la teoría de la Democracia y la Ciudadanía”, Revista Encuentros Uruguayos, vol. 5, n° 1, Montevideo, 2012, p. 179-205; D´Elía, Germán, El Uruguay neobatllista, 1946-1958, Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 1986, p. 61-65; Caetano, Gerardo y Rilla, José, “El gobierno como cogobierno: despliegues y repliegues de la partidocracia uruguaya”, en Lanzaro, Jorge (coord.), La “segunda” transición en el Uruguay, Montevideo, Fundación Cultura Universitaria, 2000, p. 247-255.

6 En un informe de la Agencia Fiel sobre el panorama político uruguayo de cara a las elecciones se informaba que la disidencia del MPN respondió a que “muchos dirigentes estaban disgustados con su colega Ramón Viña, el favorito del jefe, muchos dirigentes empezaban a sentirse llamados a una tarea de primera fila cuando muriera Herrera (…) y la generalidad del nacionalismo se sintió humillada y abofeteada cuando Herrera accedió a la reforma constitucional”. Nahum, Benjamín, Informes diplomáticos de los representantes de España en el Uruguay, Montevideo, Universidad de la República, p. 204. En esta investigación se evidencia cómo uno de los focos de la campaña electoral del MPN estuvo concentrado en denostar al “viñismo”.

7 Cabe destacar que se carece de una investigación en profundidad sobre el proceso de fundación del MPN. En tal sentido, en este trabajo se analiza una etapa del Partido Nacional que ha sido escasamente estudiada, y al centrarse en la retórica de los dirigentes de cada una de las tendencias del nacionalismo permite conocer en una coyuntura electoral concreta cómo se autoconcebían políticamente y se presentaban a sus seguidores. Hay trabajos recientes sobre el Partido Nacional, pero muy limitados en el abordaje de nuevas fuentes para mediados de los cincuenta. Corbo, Daniel, Historia del Pensamiento Político del Partido Nacional (1836-1990), Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 2021; Rilla, José y Yaffé, Jaime (coords.), Partidos y Movimientos políticos en Uruguay: Blancos, dirigido por Gabriel Bucheli y Adolfo Garcé, Montevideo, Crítica, 2021; Pérez Antón, Romeo, “Las planas mayores del herrerismo: un enfoque estructural”, en Luis Alberto de Herrera: caudillo de multitudes, Montevideo, Ediciones de la Plaza, 2019, p. 95-117.

8 Sobre la propaganda contra el comunismo en Uruguay en el periodo de la primera guerra fría véase: Adrover Orellano, Fernando, “Ecos de un peligro aún lejano: el anticomunismo en el Uruguay de la primera Guerra Fría (1947-1953)”, en Broquetas, Magdalena (coord.), Historia visual del antocomunismo en Uruguay (1947-1985), Montevideo, Universidad de la República, 2021, p. 14-53.

9 Espeche, Ximena, La paradoja uruguaya: intelectuales, latinoamericanismo y nación a mediados del siglo XX, Bernal, Universidad Nacional de Quilmes, 2016, p. 34.

10 Fabregat, Julio T., Elecciones uruguayas: noviembre de 1950 a noviembre de 1954, Montevideo, Cámara de Representantes, 1957, p. 104-107. En las elecciones también participaron partidos minoritarios, cuya distribución de sufragios fue la siguiente: Partido Socialista (3,26 %), Partido Comunista (2,22 %) y la Unión Cívica (católico) (5,03 %). Caetano y Rilla, “El gobierno como cogobierno: despliegues y repliegues de la partidocracia uruguaya”, p. 229. En cuanto a la situación del Partido Colorado, véase: Chagas, Jorge, La tradición política como “arma” en la lucha interna del batllismo: el conflicto entre la 14 y la 15 (1947-1958), Montevideo, Tesis de Maestría en Historia Política, Universidad de la República, Facultad de Ciencias Sociales, 2018, https://www.colibri.udelar.edu.uy/jspui/handle/20.500.12008/20430; también se recomienda como obra de síntesis de la historia del Partido Colorado el libro de: Rilla, José y Yaffé, Jaime (coords.), Partidos y Movimientos políticos en Uruguay: Colorados, dirigido por Daniel Buquet, Daniel Chasquetti y Felipe Monestier, Montevideo, Crítica, 2021.

11 “Las muchedumbres blancas de Montevideo recibieron apoteósicamente al Gran Conductor y Caudillo oriental, Doctor Luis Alberto de Herrera”, El Debate, 9/11/1954, p. 5.

12 “Herrera: Vibración de Esperanza”, El Debate, 1/11/1954, p. 1; “En Herrera irradian las bendiciones y la confianza del pueblo”, El Debate, 21/11/1954, p. 3; “Herrera caudillo”, El Debate, 6/11/1954, p. 1; “Herrera, Rector Moral de la Ciudadanía”, El Debate, 6/11/1954, p. 3, “El caudillo de América”, El Debate, 19/11/1954, p. 1; “Herrera! Herrera! (sic) “Es el Voto que el Alma Pronuncia”, El Debate, 27/11/ 1954, p. 1.

13 “¡Bienvenido!”, El Debate, 7/11/1954, p. 1; “La Esperanzada Perspectiva Popular”, El Debate, 12/11/1954, p. 3; “Admiración y respeto”, El Debate, 4/11/1954, p. 3.

14 “Salvar a la Patria”, El Debate, 7/11/1954, p. 3. El batllismo, una de las fracciones del Partido Colorado, en 1954 se encontraba dividido en dos, una dirigida por Luis Batlle Berres sobrino del fundador de la fracción José Batlle y Ordóñez y otra a cargo de sus dos hijos herederos: Lorenzo y Cesar Batlle Pacheco. Cfr. Ferreira Rodríguez, Pablo, “Batllismo, reforma política y conflicto social en los tempranos cincuenta…”, p. 179-205.

15 “Con Oribe, con Saravia, con Herrera, el Partido Nacional es Esperanza de la Orientalidad”, El Debate, 18/11/1954, p. 1.

16 “El presidente del Directorio del Partido Nacional, senador Viña, habló a la ciudadanía de la República”, El Debate, 28/11/1954, p. 1.

17 “Cosas de la vida: la bandera”, El Debate, 11/11/1954, p. 3; “Esperanza y fe nacionalista”, El Debate, 5/11/1954, p. 3.

18 “Herrera caudillo”, El Debate, 6/11/1954, p. 1.

19 “Es el clarín glorioso de la libertad política que nos llama, expresó Herrera en Caraguatá”, El Debate, 15/11/1954, p. 1. El recuerdo de los “tributos de sangre” que entregó el partido por la causa de la libertad política eran siempre un recuerdo vivo, por ello, los discursos insistían en que “del pasado no se reniega sin caer en apostasía”. “Usted también”, El Debate, 27/11/54, p. 3.

20 “Con Oribe, con Saravia, con Herrera, el Partido Nacional es Esperanza de la Orientalidad”, El Debate, 18/11/1954, p. 1.

21 “Un llamado a la conciencia del patriota”, El Debate, 27/11/54, p. 3.

22 “El presidente del Directorio del Partido Nacional, senador Viña, habló a la ciudadanía de la República”, El Debate, 28/11/1954, p. 1.

23 “Declaración de principios”, El Debate, 27/11/1954, p. 3.

24 “El presidente del Directorio del Partido Nacional, senador Viña, habló a la ciudadanía de la República”, El Debate, 28/11/1954, p. 1; “El Partido Nacional y la libertad de enseñanza”, El Debate, 4/11/1954, p. 3. En este artículo se planteaba que la libertad de enseñanza no estaba garantizada totalmente en el país, ya que, si bien era gratuita, las familias más modestas no podían pagar instituciones no oficiales a las que enviarían a sus hijos por razones de nacionalidad, ideas religiosas o filosóficas.

25 “El presidente del Directorio del Partido Nacional, senador Viña, habló a la ciudadanía de la República”, El Debate, 28/11/1954, p. 1.

26 “Salvar a la República”, El Debate, 27/11/1954, p. 3. La imagen de la salvación o de la liberación se contraponía a la de caos, debacle o desastre: “Hacia la victoria”, El Debate, 3/11/1954, p. 1.

27 “Declaración de principios”, El Debate, 27/11/1954, p. 3.

28 “Nos Dirigimos a la Conciencia del Ciudadano Patriota”, El Debate, 28/11/1954, p. 3.

29 “Anular el Tratado Militar con EE.UU.”, El Debate, 5/11/1954, p. 3; “Con Herrera, por la soberanía y contra el imperialismo”, El Debate, 12/11/1954, p. 7 y “Contra el pacto militar”, El Debate, 28/11/54, p. 3. En la campaña electoral las críticas fueron dirigidas sobre todo a Estados Unidos, y en menor medida al comunismo soviético. Esto fue alertado por otras tendencias nacionalistas.

30 Según la embajada de España, el “factor fundamental” de la victoria herrerista en el interior estribó en el apoyo mediático que tuvo de la Liga Federal de Acción Ruralista conducida por Benito Nardone. Nahum, Informes diplomáticos de los representantes de España en el Uruguay, p. 210. Esto sería un antecedente significativo de la alianza herrero-ruralista que posibilitó, entre otros factores, el triunfo del Partido Nacional en 1958.

31 “Saludamos victoriosas a las fuerzas morales de la nación”, El Debate, 29/11/54, p. 1; “La noble campaña”, El Debate, 30/11/54, p. 3; “Así cumplió el pueblo blanco”, El Debate, 2/12/54, p. 3. En 1926 fue la primera vez desde el inicio del siglo XX que el Partido Nacional pudo haber llegado al poder, la victoria de Herrera en 1925 fue un acontecimiento enormemente celebrado y recordado pasados los años.

32 “Una canción de juventud”, El Nacional, 4/11/1954, p. 5; “La Jira es anticipo de victoria”, El Nacional, 4/11/1954, p. 6-7; “… y el pueblo dijo: ¡Libertad!”, El Nacional, 22/11/1954, p. 3.

33 “Acción fecunda del MPN”, El Nacional, 17/11/1954, p. 5; “Vísperas de gloria”, El Nacional, 20/11/1954, p. 5.

34 “Entusiasta despedida en Montevideo”, El Nacional, 1/11/1954, p. 2.

35 “Vísperas de gloria”, El Nacional, 20/11/1954, p. 5; “Apoteosis triunfal”, El Nacional, 21/11/1954, p. 5; “Alegría de pueblo”, El Nacional, 15/11/1954, p. 5.

36 “A votar con el MPN”, El Nacional, 19/11/1954, p. 5; “Actitud inconsulta”, El Nacional, 5/11/1954, p. 5; “El gobierno del partido”, El Nacional, 28/11/1954, p. 5.

37 “Firmes y serenos”, El Nacional, 13/11/1954, p. 5; “¡¡A las urnas!!”, El Nacional, 28/11/1954, p. 5.

38 “Entusiasta despedida en Montevideo”, El Nacional, 1/11/1954, p. 2; “Gobernantes con sentido de responsabilidad”, El Nacional, 20/11/1954, p. 5; “Nuestro tradicionalismo”, El Nacional, 17/11/1954, p. 5.

39 Nahum, Benjamín, Informes diplomáticos de los representantes del Reino Unido en el Uruguay, Montevideo, Universidad de la República, 1999, p. 273.

40 “Perdiendo terreno”, El Nacional, 1/11/1954, p. 5; “Periodo de decadencia”, El Nacional 5/11/1954, p. 5.

41 “Por qué nos acompaña la multitud”, El Nacional, 23/11/1954, p. 5.

42 “Una canción de juventud”, El Nacional, 4/11/1954, p. 5; “Estimular a la juventud”, El Nacional, 11/11/1954, p. 3.

43 “Esperanzas de victoria”, El Nacional, 13/11/1954, p. 5; “Con la proa hacia el triunfo”, El Nacional, 27/11/1954, p. 5.

44 “Conceptos de gobierno. Salvador Ferrer Serra expone los suyos”, El Nacional, 27/11/1954, p. 5.

45 “Exigencias de la unidad”, El Nacional, 22/12/1954, p. 3.

46 “La unión partidaria”, El Nacional, 9/11/1954, p. 5.

47 “Unidad sobre todo”, El Nacional, 16/11/1954, p. 5.

48 “Por o contra el viñismo”, El Nacional, 6/11/1954, p. 5; “Los que eligen la esclavitud”. 18/11/1954, p. 5. También se los acusó de bárbaros por la rotura de carteles del MPN: “Vandalismo”, El Nacional, 8/11/1954, p. 5.

49 “Contenerse”, El Nacional, 17/11/1954, p. 5.

50 “Tesoro a la vista”, El Nacional, 3/11/1954, p. 3; “La lógica del odio”, El Nacional, 4/11/1954, p. 5. No solo dilapidaron el tesoro partidario, sino además comprometieron el futuro porque habían pedido un “nuevo préstamo bancario”. “Voló el tesoro! (sic)”, El Nacional, 21/11/1954, p. 5.

51 “El acto de ayer”, El Nacional, 7/11/1954, p. 5; “Por qué nos acompaña la multitud”, El Nacional, 23/11/1954, p. 5; “Del herrerismo al viñismo”, El Nacional, 9/11/1954, p. 5.

52 “No iría”, El Nacional, 5/11/1954, p. 5.

53 “Gobierno y demagogia”, El Nacional, 7/11/1954, p. 5; “Batllismo es despilfarro”, El Nacional, 10/11/1954, p. 5; “Gobernantes con sentido de responsabilidad”, El Nacional, 20/11/1954, p. 5.

54 “Nuestro tradicionalismo”, El Nacional, 17/11/1954, p. 5.

55 “Deben votar por el MPN”, El Nacional, 28/11/1954, p. 5.

56 “Por qué luchamos”, El Nacional, 28/11/54, p. 5.

57 “Rotación de partidos”, El Nacional, 4/11/54, p. 5.

58 “Conceptos de gobierno. Haedo expone los suyos”, El Nacional, 1/11/54, p. 5. Como medida concreta se pedía que las escuelas privadas legales recibieran recursos estatales.

59 “Primeros comentarios”, El Nacional, 29/11/1954, p. 5.

60 En 1950 el Partido Nacional había obtenido 254.834 sufragios y en 1954 309.818 votos. Caetano, Gerardo y Rilla, José, “El gobierno como cogobierno: despliegues y repliegues de la partidocracia uruguaya”, p. 228.

61 “La hora de la sensatez”, El Nacional, 8/12/1954, p. 5; “Por la verdadera unidad”, El Nacional, 15/12/1954, p. 5.

62 “Balance de una etapa”, El Nacional, 30/11/1954, p. 5.

63 “Hoy llega la Caravana de la Esperanza”, El País, 22/11/1954, p. 2.

64 “Emocionante arribo de la Caravana de la Esperanza”, El País, 23/11/1954, p. 7; “Recepción apoteósica en Montevideo a la Cruzada de la Reconstrucción”, El País, 23/11/1954, p. 3.

65 “Oratoria feliz”, El País, 27/11/1954, p. 5.

66 “La hora de la conciencia”, El País, 28/11/1954, p. 3; “La última semana”, El País, 23/11/1954, p. 7; “Hoy a las 19 horas en la Plaza Independencia”, El País, 22/11/1954, p. 3.

67 “La República no es patrimonio de un partido”, El País, 16/11/1954, p. 3.

68 “La ‘Reconstrucción Blanca’ señala las bases sobre las cuales habrá de desarrollar su Conducta Cívica”, El País, 18/11/1954, p. 3. También el régimen peronista fue objeto de ataques sistemáticos y, en especial, la persecución a la Iglesia católica argentina.

69 “Viejas ideas y nuevas aspiraciones”, El País, 20/11/1954, p. 3.

70 “Expresión de civismo”, El País, 29/11/54, p. 3.

71 “Preparar la victoria de 1958”, El País, 2/12/54, p. 5; “Buenos propósitos”, El País, 2/12/54, p. 5.

72 “Por qué luchamos”, El Nacional, 28//11/54, p. 5; “La juventud y el acto electoral”, El País, 21/11/1954, p. 3.

73 “Conceptos de gobierno. Salvador Ferrer Serra expone los suyos”, El Nacional, 27/11/54, p. 5. El gobierno uruguayo daba privilegios a la industrialización nacional a través de un sistema proteccionista en el que el Estado controlaba el comercio exterior. Así pues, se establecieron tipos de cambios múltiples, con los que se le entregaban divisas a las industrias para que pudieran importar las materias primas y bienes de capital con tipos de cambio preferenciales. Por otra parte, los indicadores económicos de mediados de los cincuenta alertaban de la profundización de la crisis con sus consecuencias sociales. Cfr. Oddone, Gabriel, El declive: una mirada a la economía de Uruguay del siglo XX, Montevideo, Linardi y Risso, 2010, p. 116-123; Zunino, Gonzalo, “La racionalidad de la política cambiaria en Uruguay durante la vigencia del control de cambios (1931-1959)”, Boletín de Historia Económica, (AUDHE), año VII, n° 8, Montevideo, 2009, p. 6-23.

74 “El presidente del Directorio del Partido Nacional, senador Viña, habló a la ciudadanía de la República”, El Debate, 28/11/54, p. 1.

75 “Por qué luchamos”, El Nacional, 28/11/54, p. 5.

76 “El dirigismo aniquilador”, El País, 29/11/1954, p. 3.

77 “El presidente del Directorio del Partido Nacional, senador Viña, habló a la ciudadanía de la República”, El Debate, 28/11/54, p. 1.

78 “Defensa del nativismo”, El Debate, 27/11/54, p. 3.

79 “El presidente del Directorio del Partido Nacional, senador Viña, habló a la ciudadanía de la República”, El Debate, 28/11/54, p. 1.

80 “Conceptos de gobierno. Haedo expone los suyos”, El Nacional, 1/11/54, p. 5.

81 “Conceptos de gobierno. Daniel Fernández Crespo expone los suyos”, El Nacional, 13/11/54, p. 5.

82 “La ‘Reconstrucción Blanca’ señala las bases sobre las cuales habrá de desarrollar su Conducta Cívica”, El País, 18/11/54, p. 3; “Viejas ideas y nuevas aspiraciones”, El País 20/11/54, p. 3.

83 “Conceptos de gobierno. Daniel Fernández Crespo expone los suyos”, El Nacional, 13/11/54, p. 5; “Conceptos de gobierno. Salvador Ferrer Serra expone los suyos”, El Nacional, 27/11/1954, p. 5.

84 “El presidente del Directorio del Partido Nacional, senador Viña, habló a la ciudadanía de la República”, El Debate, 28/11/54, p. 1.

85 “Viejas ideas y nuevas aspiraciones”, El País, 20/11/54, p. 3.

86 “La ‘Reconstrucción Blanca’ señala las bases sobre las cuales habrá de desarrollar su Conducta Cívica”, El País, 18/11/54, p. 3.

87 “Viejas ideas y nuevas aspiraciones”, El País, 20/11/54, p. 3.

88 “Defensa del nativismo”, El Debate, 27/11/54, p. 3.

89 “Nos Dirigimos a la Conciencia del Ciudadano Patriota”, El Debate, 28/11/54, p. 3.

90 “Atender a la campaña”, El Nacional, 14/11/54, p. 5. Una de las mejoras se concentraría en promover la educación primaria en el medio rural: “La escuela rural”, El Nacional, 11/11/54, p. 3.

91 “Destino del Unionismo: Pobre aventura política”, El Plata, 4/11/54, p. 3; “El herrerismo contra los unionistas”, El Plata, 4/11/54, 3.

92 “Criterio peregrino”, El Plata, 6/11/54, p. 5.

93 “Rehaciendo la Historia”, El Plata, 18/11/54, p. 3; “Insistimos”, El Plata, 11/11/54, p. 3.

94 “La alianza Herreri-Unionista”, El Plata, 18/11/54, p. 7.

95 “El Movimiento de la Esperanza”, El Plata, 18/11/54, p. 3.

96 “Por qué la alianza electoral con el herrerismo es inaceptable”, El Plata, 18/11/54, p. 3.

97 “El unionismo en lo internacional”, El Plata, 16/11/54, 3; “Como camina el herrerismo en lo internacional”, El Plata, 18/11/54, 3.

98 “Plataforma del Nacionalismo Independiente”, El Plata, 23/11/54, p. 3.

99 “Un gran ejemplo de civismo”, El Plata, 28/11/54, p. 3. Una lectura similar se hizo desde la embajada de Francia, que en su informe sobre las elecciones comentó que el MPN había mostrado en su campaña “más dinamismo y más voluntad de renovación que sus correligionarios Ortodoxos (sic.) que se contentaron con seguir los caminos trazados desde hace más de cincuenta años”. Nahum, Benjamín, Informes diplomáticos de los representantes de Francia en el Uruguay, Montevideo, Universidad de la República, 2000, p. 188.

100 “Después de la batalla”, El Plata, 30/11/54, p. 5.

101 “Hacia el futuro”, El Plata, 4/12/54, p. 3.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1 – El ómnibus de la Victoria herrerista
Légende “El ómnibus de la Victoria”, El Debate, 1/11/1954, p. 6.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/87658/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 2,5M
Titre Fig. 2 – El ómnibus de la Libertad del MPN
Légende “Jira de Libertad”, El Nacional, 22/11/1954, p. 10.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/87658/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 3,7M
Titre Fig. 3 – Propaganda electoral de Reconstrucción Blanca
Légende El País, 27/11/1954, p. 6.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/87658/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 6,7M
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Carolina Cerrano et José Antonio Saravia, « Esbozos de unificación: el Partido Nacional uruguayo ante las elecciones de 1954 »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 21 juin 2022, consulté le 12 août 2022. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/87658 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.87658

Haut de page

Auteurs

Carolina Cerrano

Universidad de Montevideo-ANII

Articles du même auteur

José Antonio Saravia

Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos, Moscú.

Haut de page

Droits d’auteur

CC BY-NC-ND 4.0

Creative Commons - Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International - CC BY-NC-ND 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search