Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesQuestions du temps présent2022La clandestinidad al re...

2022

La clandestinidad al revés durante la “Revolución Argentina”. El episodio de los tenientes peronistas (1966-1973)

Counter-clandestinity during the “Argentine Revolution”. The episode of the Peronist officers (1966-1973)
Alejo Tolosa

Résumés

El presente trabajo busca reconstruir el derrotero de un grupo al interior del ejército conocido como “los tenientes peronistas” durante el período de la “Revolución Argentina” (1966-1973). Mediante el análisis de fuentes inéditas y entrevistas a sus protagonistas me propongo describir este episodio, su alcance y cómo la intervención de la justicia militar impactó en su incorporación al movimiento peronista. Mi hipótesis reside en que este episodio constituye una expresión genuina de la oficialidad subalterna en el contexto de conflictividad político-social de los años sesenta y setenta y desborda las caracterizaciones de la época sobre las corrientes internas del ejército.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Tomamos como referencia los golpes militares de 1930, 1943, 1955, 1966 y 1976. Vale acla (...)
  • 2 O'Donnell, G. El Estado Burocrático Autoritario, Buenos Aires, Prometeo, 2009
  • 3 Guillermo O´Donnell previene sobre la dificultad para una caracterización que no se pres (...)

1En América Latina y a lo largo del siglo XX los militares han tenido algún grado de injerencia en los asuntos internos de sus países. En consecuencia, existe una amplia bibliografía que ha analizado las principales consecuencias de este proceso regional y en particular en la Argentina cuyas fuerzas armadas han impuesto en reiteradas oportunidades, la interrupción del curso democrático1. Por su parte, la producción sobre una de las dictaduras argentinas, el período 1966-1973 que comprende la denominada “Revolución Argentina” y por ende los gobiernos autoritarios de Juan Carlos Onganía (1966-1970); Roberto Marcelo Levingston (1970-1971) y Alejandro Agustín Lanusse (1971-1973), ha dado algunos trabajos de referencia obligada para pensar la cuestión militar. En una de esas obras2 Guillermo O'Donnell tipifica al Estado Burocrático Autoritario (BA) como un tipo de Estado capitalista que puede ser explicado por el régimen impuesto en 1966-1973 en Argentina. Para O´Donnell, las fuerzas armadas del período se encuentran atravesadas por tres corrientes mayoritarias en su interior: la paternalista, que se caracterizó por su corporativismo, su conservadurismo y consecuente despolitización y cuya máximo exponente fue Juan Carlos Onganía; la nacionalista, cuyo representante podría ser Roberto Levingston y con puntos de coincidencia con la precedente en torno a su conservadurismo aunque con la ilusión de poder utilizar la movilización de masas; y la liberal-autoritaria que, a su criterio, podría estar encarnada en Alejandro Lanusse y que corresponde a los elementos más proclives a la economía procapitalista y a la gran burguesía en la “Revolución Argentina”3. Este trabajo, ya clásico en la historiografía, ha sido fundamental para el estudio de los regímenes autoritarios en América Latina durante las décadas de los sesenta y setenta, donde el rol de las fuerzas armadas es una de las claves para analizar el siglo XX.

  • 4 Mazzei, D. “Ir más allá de O´Donnell” en Boletín Bibliográfico Electrónico del Programa (...)

2Pese a su gran repercusión, los avances en los estudios sobre relaciones cívico-militares han sugerido ir más allá del análisis de la obra de O'Donnell y por eso distintos autores4 han propuesto repensar algunas caracterizaciones, ampliamente difundidas a la hora de observar lo que sucede en las filas del ejército, con la intención de abordar otras experiencias posibles.

  • 5 Cfr. de Ímaz, J. Los que mandan, Eudeba, Buenos Aires, 1964.
  • 6 Un claro ejemplo es la obra de Robert Potash que ha abordado las fuerzas armad (...)
  • 7 Soprano, G. “La educación militar en la transición democrática argentina. Tensiones (...)
  • 8 Badaró, M. Militares o ciudadanos. La formación de los oficiales del Ejército (...)
  • 9 Mazzei, Daniel H. Bajo El Poder De La Caballería : El Ejército Argentino, 1962-1973, Bue (...)
  • 10 Mazzei, D. «Soldados de Perón. Los jóvenes oficiales del Ejército y el Peronis (...)
  • 11 El levantamiento de Azul y Olavarría se produjo el 8 de octubre de 1971 en el contexto d (...)

3En este sentido, se torna necesario reflexionar sobre las categorías utilizadas respecto de los “que mandan” y los “que obedecen” en Argentina5. En otros términos, la historiografía sobre militares en Argentina ha puesto mayor interés en los “grandes oficiales” del siglo XX6 al precio de generar un cono de sombra sobre las experiencias de sus subordinados. Sin embargo, en los últimos años existen algunos avances en el estudio de estas las percepciones de los subalternos que merecen ser mencionados y que contribuyen, de este modo, a una línea de investigación reciente que se propone indagar en las mismas. Siguiendo esto, para el período de la década del ochenta en Argentina, pasada la última dictadura militar argentina, Germán Soprano ha trabajado sobre las percepciones del Cuerpo de Cadetes, respecto de las iniciativas de reforma entre 1984 y 1986 bajo el nuevo paradigma democrático post-dictatorial, concluyendo que las posturas de los aspirantes no necesariamente han reflejado las posiciones “politizadas” de algunos de los jefes militares en la transición democrática7. Por su parte, Máximo Badaró en su trabajo sobre la evolución institucional del Colegio Militar de la Nación8 (CMN) ha analizado los cambios y resistencias en la formación de cadetes identificando ambigüedades en la institución a la hora de pensarse como militares, pero también como ciudadanos integrados a una sociedad democrática plena para los primeros años del 2000. Durante el período que aquí reseñamos, el de los años sesenta, Daniel Mazzei9 se ocupó de analizar las tensiones existentes y la acumulación de poder de los “caballeros” al interior de las fuerzas armadas recuperando, al mismo tiempo, las voces disonantes al interior del mismo ejército durante la “Revolución Argentina” que han contrariado las posturas de sus altos mandos. Asimismo, en otro trabajo10, Mazzei describe el episodio que aquí nos proponemos profundizar: el de los “tenientes peronistas” como parte de un cuadro de situación más amplio, en el que incorpora los levantamientos de Azul y Olavarría y que ilustran el deterioro de la cadena de mando en el ejército11. En este artículo considero que el episodio de “los tenientes peronistas” merece un análisis más detallado por su propia génesis, como expresión genuina de la oficialidad joven, y por la respuesta de la justicia militar en el contexto de los sesenta-setenta que precipitó su incorporación al Peronismo.

4El presente trabajo se compone de dos apartados que caracterizan el contexto internacional y nacional en el que se gesta el episodio; un tercer apartado con el desarrollo del grupo “los tenientes peronistas”; un cuarto apartado con las principales repercusiones y memorias de sus protagonistas y un último apartado dónde propongo algunas reflexiones finales. Esta investigación se desprende de entrevistas en profundidad, realizadas entre los años 2015 y 2020, a cuatro oficiales pasados a retiro obligatorio y que forman parte del trabajo de mi tesis de licenciatura. El curso del grupo se explica en parte por el accionar del ejército y su inserción en el contexto internacional: donde el conflicto geopolítico en un mundo bipolar y las teorías en boga en las filas militares influyeron en los países americanos.

Contexto internacional

  • 12 Por ejemplo, Guatemala (1954),
  • 13 El vocablo proviene del término subversif acuñado por los militares franceses. (...)
  • 14 Para el oficial Horacio Ballester, la DSN impulsó la asimilación de las tareas (...)
  • 15 El interés por las teorías militares de seguridad interna y lucha antisubversi (...)

5Como ha señalado Rouquié, el caso argentino es singular respecto de otros países latinoamericanos ya que no se ha caracterizado por la intervención militar directa de los Estados Unidos12, aunque no por ello la Argentina ha estado exenta de su influencia. En el marco de la Guerra Fría, los Estados Unidos fueron elaborando una serie de ideas polisémicas que habían adaptado de los militares franceses a partir de las guerras de Indochina (1945-1954) y Argelia (1957-1962), con el claro propósito de utilizarlas en el contexto regional y evitar así la injerencia de la URSS en el continente. Si bien los militares franceses fueron precursores en la denominada lucha antisubversiva13, los norteamericanos acuñaron el combate a un enemigo interno, la subversión, pero asimilada al estereotipo del insurgente. Esto dio origen a un nuevo paradigma, la denominada Doctrina de la Seguridad Nacional (DSN), que tuvo gran repercusión en los años sesenta y setenta y que redefinió a los ejércitos de línea del continente americano: de los principios de la defensa exterior al control interno de sus sociedades y el combate de potenciales amenazas al orden establecido14. En efecto, la DSN fue el corpus teórico de las concepciones norteamericanas que se adaptó a la región y sobre el cual la Argentina cumplió un rol clave en su difusión15. Aunque no ha sido la regla general, esto también generó resistencias en los ejércitos del continente.

6En virtud de esto, algunas líneas internas de las fuerzas armadas llegaron al poder sin alinearse bajo las directivas norteamericanas como ocurrió en Perú y Bolivia. La revolución peruana encabezada por el general Velasco Alvarado (1968-1975) que impulsó la nacionalización del petróleo y sentó las bases para una reforma agraria; o bien, la alianza entre movimiento obrero, militares y universitarios que llevó al poder a Juan José Torres en Bolivia, se constituyeron como gobiernos militares con una fuerte impronta nacionalista aunque con menos puntos de contacto, como el aspecto económico, con otras dictaduras como las de Brasil (1964), Argentina (1966) o Chile (1973). Asimismo, su falta de apoyo (militar y social) y sus contradicciones internas hicieron que estas no pudieran sustentarse en el tiempo.

7La injerencia norteamericana, por vía directa o indirecta, generó una gran inestabilidad política y social en la región donde el enfrentamiento con la URSS y el triunfo de la Revolución Cubana (1959), cuestionó la supremacía norteamericana. De esta manera, distintos movimientos sociales y políticos en América Latina, algunos desde el sistema político-institucional y otros por la vía de la violencia política, denunciaron los preceptos de Washington como el movimiento de sacerdotes del tercer mundo, que señaló la connivencia entre militares y algunos sectores de la jerarquía eclesiástica, y de movimientos guerrilleros, inspirados en la experiencia cubana. En este mismo sentido, las universidades latinoamericanas de los años sesenta se vieron inmersas en un clima de contestación política que impulsó a numerosos jóvenes a la participación y la militancia organizada, principalmente, en movimientos y partidos vinculados a la izquierda latinoamericana.

8En la Argentina, luego del golpe de Estado de 1955, se desarrollaron distintas expresiones de resistencia a las dictaduras que atravesaron un amplio espectro ideológico: de la extrema derecha hasta la izquierda trotskista. En este contexto, miles de jóvenes optaron por su acercamiento al peronismo, al que veían como una vía posible al socialismo y la liberación nacional, pese a la fuerte censura y proscripción de la actividad política post-1955 que ejercían las fuerzas armadas. Este acercamiento de sectores medios, antes refractarios, al movimiento liderado desde el exilio por Juan Perón y de manera conjunta a los trabajadores organizados, fueron constituyendo un mosaico de expresiones políticas durante la denominada Resistencia Peronista (1955-1973) que cambió la composición de este movimiento, incorporando nuevas camadas de jóvenes militantes. Si bien la mayoría de estos jóvenes se sumaron a organizaciones de “superficie” o político-militares, otros optaron por un camino distinto, como sucedió con el episodio que aquí retratamos.

9En cierto modo, el grupo de oficiales jóvenes “los tenientes peronistas” se encuentra enraizado en este mosaico de militancias políticas y en este contexto durante los años de la denominada “Revolución Argentina”, a la que caracterizamos de manera breve en el siguiente apartado.

Caracterización de los gobiernos autoritarios de 1966-1973

  • 16 Frondizi fue destituido en 1962 por las FFAA y asumió José María Guido (1962-1963).
  • 17 Por ejemplo, la denominada Orden de Operaciones 44 -OP44- de 1956, una resolución del ej (...)
  • 18 Cfr. Fayt, C. El político armado, Pannedille, Buenos Aires, 1971.

10Una vez que se produjo el agotamiento del ciclo abierto por los militares en 1955 y que se denominó como “Revolución Libertadora” (1955-1958), Arturo Frondizi (1958-196216) y Arturo Illia (1963-1966), luego, fueron elegidos en comicios abiertos, aunque con la tutela de las fuerzas armadas y con la proscripción del peronismo. Este ciclo llegó a su fin cuando se produjo el golpe de Estado que llevó al poder a Juan Carlos Onganía y que dio origen a la dictadura de la “Revolución Argentina”. Onganía, oficial del arma de Caballería y uno de los líderes del bando “azul” que se había impuesto a los “colorados”, contaba con el respaldo de un amplio espectro del ejército, un discurso más moderado que los nostálgicos de 1955 y había dado señales de finalizar con las disputas intestinas en las FFAA. Los oficiales veían en Onganía la posibilidad de restablecer una sólida cadena de mando y reordenar una carrera profesional al interior del ejército, luego de un período de purgas y discrecionalidad en los sistemas de promoción17. Sin embargo, una vez en el poder, Onganía removió a la Junta de comandantes que lo había elegido, demostrando un estilo de gobierno autoritario, centralizado y de tipo aristocrático que fue descrito oportunamente por autores como Fayt18.

  • 19 El Cordobazo (1969) fue un conflicto protagonizado por trabajadores organizados y (...)
  • 20 Para María Matilde Ollier: “El experimento iniciado en 1966 desemboca en una i (...)

11En el plano político-social, el “Onganiato” se caracterizó por un fuerte despliegue represivo hacia los trabajadores y los sectores medios, la proscripción de los partidos políticos y la incautación de sus bienes, que se sumaron a una fuerte censura mediática y cultural. Además del movimiento obrero organizado, el gobierno también se enemistó con los sectores medios e intelectuales cuando en septiembre de 1966 un grupo de la policía ingresó en distintas facultades de la Universidad de Buenos Aires, violando el principio de autonomía universitaria y reprimiendo a estudiantes y profesores, en un hecho que fue conocido como la “noche de los bastones largos”. A esto se sumó la falta de respuesta del gobierno frente al ahogo presupuestario en educación, la intervención de las universidades nacionales, dejando funciones netamente administrativas a sus autoridades, y la visión militar sobre estas como “reductos de comunistas”. No es de extrañar que, en mayo de 1969, distintos conflictos provinciales tuvieran un denominador común frente a las arbitrariedades de la dictadura: la alianza entre el movimiento obrero organizado y los estudiantes que derivó en el Cordobazo (1969)19. De esta manera, los diversos “azos” que se propagaron por el territorio dejaron en evidencia el agotamiento del gobierno. En cierto modo, el “Onganiato” prolongó su agonía más allá de esos episodios, pero selló su suerte con la respuesta al Cordobazo y abrió una crisis interna en el frente militar sobre qué determinación tomar frente al descontento social20. Desprestigiado y con pocos apoyos, Onganía fue destituido por sus pares que eligieron a Roberto Levingston como su sucesor.

12El “interregno” de Roberto Levingston (1970-1971) se caracterizó por su debilidad política pese a algunas señales ambiguas como la designación del desarrollista Aldo Ferrer al frente de la cartera económica. Con escaso margen de maniobra, tanto en lo referido a lo social como en la correlación de fuerzas al interior de la estructura castrense, el gobierno de Levingston tuvo continuidades con su antecesor y con la designación de Camilo Uriburu como interventor federal en Córdoba, se produjo el “Viborazo” (1971), un conflicto en las fábricas de la empresa Fiat que derivó en un pueblada y que exigió la destitución del interventor designado por el mismo Levingston para apaciguar la conflictividad en la provincia luego del Cordobazo. En suma, ante el descrédito de Levingston y la “Revolución Argentina”, la posible designación de Alejandro Lanusse, jefe del ejército que había escalado posiciones durante el gobierno de Onganía, generó expectativas en algunos sectores militares que buscaban una salida decorosa para las fuerzas armadas. Este retorno a los cuarteles había sido uno de los objetivos propuestos por Levingston, aunque la demora en el llamado a elecciones libres, sumado al “Viborazo” y los conflictos políticos y sociales, inquietaron a los militares que optaron por su remoción y eligieron a Lanusse. Una vez asentado en el poder, el nuevo dictador buscó un acuerdo con el sistema de partidos que se tradujo en una marca de su gobierno, el Gran Acuerdo Nacional (GAN), un pliego de condiciones militares para la vuelta de la democracia que llevó a diversas negociaciones con las fuerzas políticas, principalmente con el peronismo. Pese a esto, la búsqueda de esta salida no estuvo exenta de represión cuando en 1972 un grupo de oficiales de la armada fusiló a un grupo de presos políticos de las organizaciones político-militares ERP, FAR y Montoneros, que habían intentado darse a la fuga y que se denominó como la “masacre de Trelew”.

13Más allá de la represión, durante todo el período de la “Revolución Argentina” los altos mandos enfrentaron sus propias internas, álgidas y recurrentes. En suma, las rebeliones de oficiales fueron reiteradas, aunque no todas han compartido los mismos objetivos o características. El análisis del episodio de los “tenientes peronistas” y sus repercusiones puede ser ilustrativo de un deterioro aún más profundo de la cadena de mando durante la “Revolución Argentina” y un creciente descontento la oficialidad subalterna, que había visto las disputas entre los altos mandos de cerca, como en los episodios de 1962-1963, y añoraban cierta estabilidad institucional, una posibilidad cada vez más remota conforme al desarrollo de la “Revolución Argentina”. A la luz de esto, un grupo de oficiales jóvenes comenzó a discutir sus dudas sobre el rumbo propuesto por la dictadura. Estas reuniones fueron encabezadas en los propios pasillos del CMN por dos oficiales instructores, Julián Licastro y José Luis Fernández Valoni secundados por otros dos, del arma de infantería, Julio Vergara y Carlos María Pastoriza. Por su parte, Derlys Bitz, entrevistado por Mazzei, describe estos encuentros que protagonizaron Licastro y Fernández Valoni en los siguientes términos:

  • 21 Mazzei, Op. Cit., 2015.

“(…) Eran discusiones... yo diría más que nada… por parte de Licastro – por ejemplo – eran tipo clase. Las daba como tipo clase, no digo de adoctrinamiento pero daba clase, explicativas. O si no discutíamos los procesos… que llevaban a recuperar la democracia, ya sea por el voto popular o por las formaciones especiales. Eran discusiones acaloradas a veces, porque no todos estábamos de acuerdo con los demás. No eran fáciles21

  • 22 Las fuentes de la época coinciden en que el núcleo más activo estuvo compuesto (...)

14Siguiendo lo expuesto por Bitz, podríamos decir que estos tenientes no necesariamente conformaban un grupo con unidad de pensamiento, aunque Licastro señala que identificaban oficiales afines mediante métodos diversos. Estas reuniones se trasladaron a sus hogares y fueron incorporando de a poco a otros oficiales, de distintas armas, que veían con preocupación el desarrollo de los acontecimientos políticos y sociales. No obstante, el arresto intempestivo de sus miembros más activos22 generó cierto estupor en las fuerzas armadas.

Los hechos: el episodio de “los tenientes peronistas”

15Apenas unos días después de los sucesos del Cordobazo, durante la ceremonia por el día de la bandera el 20 de junio de 1969, Julián Licastro oficiaba de abanderado en el Patio de Armas del CMN cuando un grupo de oficiales del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE) le comunicó que quedaba detenido. Este oficial sería trasladado al Regimiento de Infantería N° 6 de Mercedes, bajo la acusación, por un lado, de ser el líder de una “célula militar” e integrar una corriente de militares “peruanistas”; y por el otro, de convocar a un grupo de oficiales jóvenes, dentro y fuera del CMN, y mantener una serie de conexiones con figuras del mundo civil: principalmente, de la política y la escena intelectual de aquel entonces. La acusación formal del SIE fue la de “sostener principios incompatibles con el espíritu del ejército argentino” aunque sus antecedentes profesionales indicaban lo contrario.

16Nacido en el seno de una familia de clase trabajadora del barrio porteño de Flores, Julián Francisco Licastro tenía un historial académico nada desdeñable. Graduado como oficial de artillería había sido distinguido con honores, siendo el primero en orden de mérito de su promoción 90, motivo por el cual había obtenido una beca del ejército argentino para integrarse a un viaje de instrucción naval donde pudo recorrer distintos países de América Latina. Al momento de su detención, se desempeñaba como oficial instructor en el CMN y con amplias posibilidades de ascenso.

  • 23 Entre pares, la asistencia a universidades civiles no estaba bien visto ya que se lo (...)
  • 24 Julio Vergara había sido calificado con 99 puntos en agosto de 1969 y aplazado en noviem (...)

17Según los informes de inteligencia, Licastro estaba acompañado por tres oficiales que constituían el liderazgo y el núcleo más activo en el cual se destacaba otro oficial de artillería: José Luis Fernández Valoni, un año menor que Licastro y de la promoción 91, que había desempeñado funciones en el Grupo de Artillería Blindada 1 de la localidad de Junín, provincia de Buenos Aires, antes de integrarse al CMN como teniente instructor de cadetes. Para aquel entonces, Fernández Valoni estudiaba la carrera de abogacía en la Universidad de Belgrano23 a la par de sus funciones militares de entrenamiento de sus cadetes. Junto a ellos se detuvo a otro instructor, el oficial de infantería Julio Vergara oriundo de Bellavista, provincia de Tucumán, y egresado de la promoción 92 que se había formado como paracaidista en Córdoba y que, al igual que Licastro y Fernández Valoni, contaba con una carrera auspiciosa24.

18Un cuarto acusado fue el oficial de infantería Carlos Pastoriza que, becado por el ejército, cursaba estudios en ingeniería militar en la Escuela Superior Técnica (EST). Oriundo de Catamarca, Carlos Pastoriza había conocido a Julio Vergara durante el examen de ingreso al CMN que se realizaba para la región norte en Tucumán. Una vez que se reencontraron en el CMN, entablaron una profunda amistad que lo llevó a compartir algunas reuniones con Licastro y Fernández Valoni.

  • 25 Pastoriza, 2006, p. 280.

19Más allá de sus antecedentes profesionales, Pastoriza señala que, por entonces aquellos dos oficiales eran considerados como “estrellas en el ejército25” aunque a partir de su detención, los cuatro serían progresivamente aislados de sus colegas. En suma, durante el mes de agosto de 1969, Vergara compartió su detención en una pieza del casino de oficiales del Regimiento de Infantería N° 6 de Mercedes, provincia de Buenos Aires, junto a Licastro durante cincuenta días mientras que Carlos Pastoriza y José Luis Fernández Valoni, estuvieron confinados con arresto domiciliario en la Capital Federal entre treinta y cuarenta días respectivamente.

20El episodio tuvo una profunda trascendencia interna ya que en total fueron sumariados veintiséis oficiales, en su gran mayoría del ejército, mientras que se inició una exhaustiva investigación con un complejo entramado de espionaje debido a la sospecha de un alcance aún mayor entre la oficialidad subalterna. Más allá de eso, sólo los cuatro mencionados con anterioridad fueron sometidos a sanciones de gravedad.

  • 26 “Esta madrugada”, diario La Razón,
  • 27 Ex-militares que formaban parte del círculo más próximo del dictador Pedro E. Aramburu.
  • 28 Cfr. Larraquy, Marcelo. Primavera sangrienta, Sudamericana, Buenos Aires, 2017

21Ante la acusación del ejército, José Luis Fernández Valoni solicitó que un tribunal de honor militar, compuesto por un jurado de oficiales de alta graduación, juzgue su supuesta inconducta y la del grupo. Este primer tribunal no encontró pruebas concluyentes y se expidió por su absolución, lo que les permitía conservar sus grados y atributos simbólicos. Sin embargo, para el SIE los tenientes eran “de suma peligrosidad” y se los acusó de ser autores de otros hechos, aunque sin pruebas fehacientes; como el secuestro y la ejecución del oficial Pedro Aramburu, ex dictador de la “Revolución Libertadora”26. Por este hecho Fernández Valoni fue trasladado al domicilio de Aramburu donde se lo sometió a una rueda de reconocimiento frente a los denominados “comandos civiles27”. Por su parte, Julián Licastro sería trasladado e interrogado en Coordinación Federal por agentes de inteligencia, aunque el atentado finalmente sería adjudicado por la organización Montoneros28.

  • 29 “Carta desde Madrid”, Así, 1 de diciembre de 1970.

22A partir de la falsa acusación sobre el secuestro de Aramburu y la falta de imparcialidad de la justicia militar, los tenientes fueron decantando en una simpatía por el peronismo que los llevó a una participación política más activa. En un acto en el sindicato de telefónicos en octubre de 1970, más de un año después de su detención, Licastro se manifestó por primera vez y de manera pública como peronista. Esto se reforzó cuando viajó a Puerta de Hierro y se entrevistó durante tres ocasiones con Perón en noviembre de 1970. A su regreso, trajo una carta personal dirigida a Fernández Valoni que se difundió en la revista Así29 y causó revuelo en los altos mandos y la prensa.

  • 30 Por ejemplo, el abogado y dirigente peronista Ventura Mayoral, Raimundo Ongaro, titular (...)

23Debido a esto, un segundo tribunal de honor militar juzgó como “falta gravísima” su relación con Perón y los despojó de su grado, uniforme y salario dejándolos en disponibilidad, una situación de revista que de no revocarse en un plazo de seis meses pasaría a considerarse como retiro efectivo. Por su viaje, Licastro fue detenido en el Regimiento de Granaderos por cincuenta días mientras que, por mantener correspondencia con el líder, Fernández Valoni fue apresado por diez días en el Regimiento 1 de Artillería de Ciudadela. Paradójicamente, el arresto de estos oficiales acrecentaría sus figuras en el heterogéneo movimiento peronista sumando distintas voces que pidieron por su liberación30. Al no revocarse la sentencia, finalmente los cuatro oficiales fueron expulsados del ejército.

  • 31 Según el historiador Claudio Bellini, los CTP junto con el Consejo Tecnológico (...)

24El trato directo que Licastro había establecido con Perón les permitiría no alinearse directamente con uno u otro sector, y conformaron su propia experiencia organizativa: los “Comandos Tecnológicos Peronistas” (CTP), una agrupación que sirvió como usina de cuadros técnicos para la gestión estatal ante un eventual regreso del peronismo al poder. Finalmente, con el triunfo del FREJULI, pero sobre todo a partir del último gobierno de Perón se integraron al dispositivo de poder mientras que, Pastoriza y Vergara, se fueron alejando de manera progresiva de la participación política. Por su parte, Pastoriza continuó sus estudios en la Universidad Tecnológica de la Nación (UTN) en un rubro en auge: las ciencias de la computación y Vergara se radicó en la provincia de Córdoba. Asimismo, Licastro se desempeñaría como secretario político de Perón y Fernández Valoni sería electo como diputado nacional por el FREJULI en 1973 mientras que los CTP se consolidaban como una de las usinas de cuadros técnicos del movimiento peronista de los años setenta31.

Repercusiones en la prensa y memorias sobre “los tenientes peronistas”

  • 32 El artículo de la revista Análisis se expresó al respecto en los siguientes té (...)
  • 33 «Sanctions contre les officiers argentins», diario Le Monde, edición del domin (...)
  • 34 Algunos oficiales como Derlys Bitz y Sánchez Toranzo, sancionados por el episodio de los (...)
  • 35 Entrevista inédita a José Luis Fernández Valoni (octubre de 2015).

25El secreto de sumario ocultó la primera detención de Licastro y ralentizó la visibilidad del grupo. En la edición de septiembre de la revista “Análisis32” y la de octubre de “Inédito”, aparecen las primeras menciones de la prensa donde trasciende la lista de sumariados. Por otra parte, durante todo el año 1970, los medios gráficos continúan mencionando el episodio e incluso llega a medios internacionales como el diario parisino Le Monde33. Según distintas versiones, se los acusaba de mantener vinculaciones con políticos y pensadores nacionales, algo que si bien no estaba “bien visto” no necesariamente era causal para un sumario. De los oficiales sumariados, la mayoría continuaron con sus carreras profesionales34 mientras que, dos años después de este episodio, un oficial afín al grupo, José Eduardo Plá Bertollo, solicitaría el retiro con el grado de mayor del ejército debido a su disconformidad con la institución35.

  • 36 Cfr. Revista Análisis, N° 447 y Extra.
  • 37 Diario Chacabuco, 8 de noviembre de 1969

26Sin embargo, las primeras repercusiones sobre el grupo no asocian este episodio con el Peronismo sino con partidos de izquierda y la infiltración de una incipiente línea “peruanista”36. En efecto, pese a la investigación del SIE los contornos del grupo no parecen estar definidos desde un primer momento, como aparece en un artículo del diario Chacabuco, de la localidad homónima, que menciona la sanción que recibieron los tenientes por ser sospechados de agentes “comunistas” o al menos “peruanistas” con conexiones con el oficial Eduardo Labanca37. Mientras tanto, el periodista Rogelio García Lupo también señaló las coincidencias con el proceso peruano al referirse en un artículo temprano sobre la aparición del grupo como parte de “una corriente de creciente entusiasmo por la revolución peruana, entre los cuadros inferiores y medios del ejército argentino (...) que llega a guarniciones lejanas y cuenta con ramificaciones en la aeronáutica militar”

  • 38 “Rebeldes. Los tenientes del Tercer Mundo”, diario Panorama, 22 de diciembre de (...)
  • 39 Licastro, Op. Cit., 105.

27En efecto, el episodio fue presentado inicialmente como “tenientes peruanistas”, aunque también sería señalado bajo diversos epítetos: “tenientes izquierdistas”; “del Tercer Mundo38”; “radicalizados”, “rebeldes” y “de la revolución” como llamó el propio Perón a Fernández Valoni en una carta personal39.

  • 40 Revista Extra, febrero de 1970, p. 38.

28Por otra parte, las relaciones civiles que el grupo fue tejiendo en una primera instancia son eclécticas. En un reportaje, Arturo Illia, uno de los líderes de la principal fuerza antagonista al peronismo, se refirió a Licastro en los siguientes términos: “(...) como sus jóvenes camaradas representa la juventud preocupada por nuestro país, encaminada hacia el total esclarecimiento de una conciencia nacional40”. Asimismo, en sus memorias, el propio Licastro señaló una fluida conexión con el expresidente. Su buen vínculo con Illia, pero también con Frondizi y su entorno, demuestra una amplia red que no se define por una pertenencia político-partidaria, por lo menos, en su etapa iniciática mientras transcurre el proceso abierto en su contra.

  • 41 Licastro, J. Memorias e ideales, Lumiére, Buenos Aires, 2004, p. 63.

29Sobre el desarrollo del grupo, para Licastro buscaron gestar una “cultura universitaria”. Esto los llevó a asistir a distintas conferencias de pensadores nacionales y los vinculó con jóvenes del Centro de Estudiantes de la Universidad del Salvador41. La amistad de Licastro con Federico Urioste se produjo por intermedio del oficial Manuel Rodríguez y llevó a los tenientes a conocer otros jóvenes militantes como Jorge Cavodeassi, secretario general del centro de estudiantes, y Carlos Grosso, que por entonces se encontraban encuadrados en la agrupación Juventudes Argentinas para la Emancipación Nacional (JAEN).

  • 42 Dirección de Investigación de Políticas Antidemocráticas
  • 43 Cfr. Galasso, N. J.J. Hernández Arregui: del peronismo al socialismo, Colihue, Buenos Ai (...)
  • 44 Hernández Arregui, J. La formación de la conciencia nacional, Plus Ultra, Buenos Aires, (...)

30Como hemos mencionado, sus inquietudes respecto del rumbo de la institución, agravadas a partir de los sucesos del Cordobazo, los impulsó a buscar respuestas más allá de las barracas militares. En esta búsqueda, algunos integrantes del grupo de tenientes se dirigieron a una conferencia que brindó Hernández Arregui en la sede de la Franco-Argentina y entablaron una fluida conexión con el pensador. Es así que a posteriori de la detención de Licastro, Arregui fue interrogado en DIPA42 por personal militar sobre su presunta conexión con la oficialidad joven, limitándose a señalar a sus interrogadores que “estaba en su derecho de esclarecer a todo ciudadano argentino que así lo requiriese43”. Posteriormente, Hernández Arregui ratificó su conexión con los tenientes en el anexo a la segunda edición de un libro suyo44.

  • 45 Cfr. Abelardo Ramos, Jorge. Historia política del ejército, Peña Lillo-Editor, Buenos Ai (...)
  • 46 Ramos, J. Historia política del Ejército Argentino. De la logia Lautaro a la i (...)

31En esta misma línea, otro pensador que tuvo una influencia considerable en sus inicios fue Jorge Abelardo Ramos45. El aporte de Ramos fue fundamental para analizar la tradición profesional del ejército y uno de los parteaguas fundantes de su libro “Historia política del Ejército Argentino”, la encrucijada del general San Martín en Rancagua46 constituyó una verdadera declaración de principios en ese contexto. Allí el patriota se debate en un dilema profundo: desobedecer las órdenes del directorio, y asegurar la lucha contra los realistas, o volver a Buenos Aires para encarar la lucha contra las montoneras del interior. Esta encrucijada revelaba una realidad cotidiana de la vida en armas para los jóvenes oficiales: constituirse como ejército de ocupación en su propia nación, como había sucedido durante el Cordobazo (1969), o sostener los principios del ejército sanmartiniano.

  • 47 Entrevista inédita a José Luis Fernández Valoni. octubre de 2015.

32En efecto, los sucesos del Cordobazo causaron una honda desazón entre militares. Según el propio Licastro, el motivo real de su detención, aquella jornada del 20 de junio de 1969, se produjo a raíz de una discusión que mantuvo en los pasillos del CMN sobre la intervención del ejército. Allí asegura haberle señalado a un colega: “Hay tanta patria en los cuarteles como en las barricadas del Cordobazo”. Esto habría desatado el accionar del SIE y la intervención de la justicia militar ante lo que parecía ser una rebelión más profunda. Prueba de ello es el pedido del director del CMN, Mariano De Nevares, a José Luis Fernández Valoni con la intención de que intercediera ante sus cadetes que, anoticiados de su detención, habían decidido realizar una “baja colectiva47”.

  • 48 Esta acusación se basó en las escuchas telefónicas que el SIE realizó a los te (...)
  • 49 Pastoriza, Carlos. El ayer de la derrota: informe de situación de un teniente, Buenos Ai (...)
  • 50 “A la madrugada despedimos a los invitados (…) sin saber que la fiesta era obs (...)

33Fuera del CMN, el accionar del ejército sobre los tenientes continuó su curso. Carlos Pastoriza refiere que fue interrogado, durante aproximadamente dieciséis horas, en la Jefatura III de Inteligencia donde las preguntas habrían girado en torno a su relación con Hernández Arregui y a la posibilidad de sus vínculos con sacerdotes tercermundistas48. Su interrogador le señaló que el SIE conocía perfectamente su participación “en la célula del Colegio Militar que encabeza Licastro49”. Ante la falta de pruebas concluyentes, sumada al primer tribunal de honor militar que había solicitado José Luis Fernández Valoni y que se había expedido por su absolución, la investigación del SIE continuó mediante procedimientos ilegales. De esta manera, sus líneas telefónicas fueron intervenidas, algo que le fue ratificado a Pastoriza por oficiales allegados en una reunión en su casa50.

34Si bien las acciones del SIE exceden los límites de este trabajo, lo cierto es que la investigación fue adquiriendo visos de hostigamiento e involucró un complejo entramado de espionaje. Sin embargo, los oficiales coinciden en un mismo punto de inflexión en sus carreras: las irregularidades en el procedimiento que acusó a Fernández Valoni y a Licastro del secuestro de Aramburu. Pastoriza recuerda este hecho con profunda conmoción:

  • 51 Pastoriza, Op. Cit., 257.

“A la noche de ese día una noticia me heló la sangre. Fernández Valoni había sido detenido por una patrulla del servicio de inteligencia del ejército como sospechoso por el secuestro del general. Más tarde lo detendrían también a Licastro y lo conducirían a Coordinación Federal, que para entonces se estaba convirtiendo en un organismo temible de persecución ideológica. La situación era preocupante para mí. Si bien estaba seguro de que nada tendrían que ver mis amigos en el secuestro, a ojos vista resaltaba que los necios pensaban de otra manera (...) estaban convencidos de nuestra peligrosidad51

  • 52 Discurso de Julián Licastro en un acto en el Instituto Juan Manuel de Rosas en La Plata. (...)

35En este sentido, y pese a la resolución del primer tribunal de honor, del análisis de las memorias de los tenientes es posible señalar que el SIE actuó de manera irregular sin regirse por el Código Militar. Según Licastro, “(...) practicábamos “la clandestinidad al revés”, éramos conocidos por nuestros enemigos y desconocidos por nuestros potenciales amigos y compañeros52”. En otros términos, ante la persecución, la salida del fuero militar era necesaria para evitar un desenlace que no brindaba garantía alguna a los acusados. Ante la parcialidad de los altos mandos, los tenientes recibieron la solidaridad de oficiales de mayor antigüedad, y enfrentados a la “Revolución Argentina”, como Juan Guglialmelli, un colaborador del expresidente Frondizi, que ratificaron lo que consideraban un nuevo atropello de la justicia militar.

  • 53 “Los dos ejércitos”, Revista Aquí y Ahora, edición de febrero de 1971.
  • 54 Organización ultracatólica que tuvo su filial argentina denominada “Ciudad Cat (...)

36En contraste con los tenientes, un artículo de la revista Aquí y Ahora53 menciona la situación del oficial con grado de coronel Juan Guevara, líder de la filial argentina de la logia francesa Citté Catholiqué54 que había sido condenado por un tribunal militar con dos años de arresto “con motivo de sus declaraciones por la actual situación militar”. Sin embargo, Guevara se encontraba en Colombia y no aceptó la sentencia ni las imputaciones que le había realizado la justicia militar.

  • 55 Debido a las repercusiones en la prensa y sus vínculos con pensadores nacionales, José M (...)
  • 56 discurso de Julián Licastro, FOETRA. 8 de octubre de 1970. Reproducción en Dij (...)

37Según las memorias del propio Licastro, fue César Marcos, un suboficial del ejército retirado, quién le sugirió que viaje por primera vez a Puerta de Hierro, a raíz de su intervención en un acto en la sede del sindicato de telefónicos55 donde Licastro se reconoció públicamente como peronista. Allí se dirigió a la multitud en términos de “compañeros” y trazó un paralelismo histórico entre San Martín, Rosas y Perón56.

38Por su parte, las repercusiones del incidente llegaban a otras armas. En la obra de Anguita y Caparrós, aparece una mención entre los suboficiales de la armada sobre el desarrollo del grupo de los “tenientes”:

  • 57 Anguita, Eduardo & Caparrós, Martín. La Voluntad. Una historia de la (...)

“(…) Acá hay una pulseada, los mandos de Ejército quieren retroceder en orden porque piensan que, si no, las fuerzas armadas se desintegran. En el Ejército están muy preocupados con el trabajo que están haciendo Fernández Valoni y Licastro, tienen miedo que se generalice. Los jefes nuestros dicen que la Armada está unida, sin internas pero si Perón quiere venir a la Argentina hay que actuar con mano dura. Hay que impedir que venga. Es clarito57

Reflexiones finales

39En este artículo me propuse abordar el episodio de “los tenientes peronistas” su alcance y el proceso al cual fueron sometidos sus integrantes más activos. Considero que el análisis de este episodio es ilustrativo de un deterioro de la cadena de mando del ejército argentino durante el período de la denominada “Revolución Argentina” (1966-1973). Pese a las distancias, la tentativa premeditada de expulsar a estos oficiales de sus filas contrasta con otras instituciones que han albergado líneas internas o corrientes disidentes. No obstante, el episodio de los “tenientes peronistas” no puede ser analizado por las categorías con que hemos abordado las corrientes internas de las fuerzas hasta el momento. A su vez, no podría ser inscrita como parte de una corriente “peruanista”. Más bien, este grupo posee mayores similitudes con la gestación de una cultura universitaria, que fue decantando en una opción por el peronismo en el contexto de la época, y que se vio agravada por el accionar irregular de la justicia militar. Como hemos intentado demostrar, sus vínculos iniciales son eclécticos y diversos mientras que su interés en los pensadores nacionales surge a partir de inquietudes de tipo profesionales. Si bien es difícil discernir entre una motivación política o profesional, lo cierto es que a medida que se agrava su vínculo con el ejército, adquieren una participación más activa en el movimiento peronista. En este sentido, Licastro explica este proceso como “la clandestinidad al revés”; es decir, su aislamiento y sus vínculos con el mundo civil tabicados por una institución de origen que los excluye y persigue. Su simpatía por el peronismo, su fascinación por Perón y los pensadores nacionales es precipitada por la justicia militar y el rumbo de la dictadura. Asimismo, su inserción en el heterogéneo movimiento peronista es alimentada por la persecución y las repercusiones del episodio. En este sentido, sostengo es posible señalar que el grupo de “los tenientes peronistas” forma parte de una expresión genuina de la oficialidad subalterna en el contexto de los años sesenta y setenta que desborda las caracterizaciones sobre “peruanismo” o bien, líneas internas del ejército como las propuestas por O´Donnell. En este sentido, es necesario pensar nuevas categorías de análisis que permitan dilucidar otros recorridos y experiencias posibles de la oficialidad subalterna. Resulta interesante entonces profundizar en las conexiones con el mundo civil e indagar en otros episodios, a menudo soslayados como resistencias u actos de indisciplina, que han tensionado supuestos institucionales más arraigados en el contexto de gobiernos autoritarios como los de la “Revolución Argentina”.

Haut de page

Bibliographie

Badaró, Máximo. «Memorias en el Ejército Argentino: fragmentos de un relato abierto», Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En línea], Cuestiones del tiempo presente, Puesto en línea el 11 julio 2012, consultado el 08 octubre 2020. DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.63455

Caviasca, Guillermo. La hipótesis Carcagno: guerrilla y militares en la década del setenta, Buenos Aires, Punto de Encuentro, 2017.

Figueroa, Abelardo. Promociones egresadas del CMN 1873-2007, Buenos Aires, Sociedad Militar Seguro de Vida Institución Mutualista, 2008.

Fraga, Rosendo. Ejército: Del Escarnio Al Poder, 1973-1976, Buenos Aires, Planeta, 1988.

Galasso, N. J.J. Hernández Arregui: del peronismo al socialismo, Buenos Aires, Colihue, 1986.

García Lupo, R. Mercenarios y monopolios en la Argentina, Madrid/ Buenos Aires, Legasa, 5ta ed., 1985.

Lanusse, Alejandro A. Mi Testimonio, Buenos Aires, Lasserre Editores, 1977.

Larraquy, Marcelo. Primavera sangrienta, Buenos Aires, Sudamericana, 2017.

Licastro, Julián, Mi encuentro con Perón: memorias e ideales. Conversaciones con Guillermo Gasió, Buenos Aires, Ed. Lumiére, 2004.

Licastro, Julián. ”Encuentros con Abelardo Ramos. El colorado más querido por los peronistas” en Del Campo, C. (comp.) Jorge Abelardo Ramos. Así lo vieron. Ediciones del corredor austral/CICCUS, 2015.

Mallimaci, Fortunato. “Católicos nacionalistas y nacionalistas católicos en Argentina” en Mallimaci, F. y Cucchetti, H. (comps.) Nacionalistas y nacionalismos. Debates y escenarios en América Latina y Europa, Buenos Aires, Editorial Gorla, 2011.

Mazzei, Daniel H. Bajo El Poder De La Caballería : El Ejército Argentino, 1962-1973, Buenos Aires, Eudeba, 2012.

Mazzei, Daniel H., «Soldados de Perón. Los jóvenes oficiales del Ejército y el Peronismo durante la “Revolución Argentina”», Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En línea], Cuestiones del tiempo presente, Puesto en línea el 18 septiembre 2015, consultado el 08 octubre 2020. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/68192 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.68192

O'Donnell, Guillermo A. El Estado Burocrático Autoritario, Buenos Aires, Prometeo, 2009.

Pastoriza, Carlos, El ayer de la derrota: informe de situación de un teniente, Buenos Aires, Ediciones El Escriba, 2006.

Potash, Robert A. El Ejército Y La Política En La Argentina: 1945-1962: De Perón a Frondizi, Buenos Aires, Sudamericana, 1981.

Ramos, Jorge A. Historia política del ejército, Peña Lillo-Editor, Buenos Aires, 1959.

Rouquié, Alain. Poder Militar Y Sociedad Política En La Argentina, Hyspamerica, Buenos Aires, 1986.

Soprano, Germán. “La educación militar en la transición democrática argentina. Tensiones entre concepciones tradicionales y reformistas en el contexto de crisis profesional e institucional del Ejército. 1984-1986”. Recuperado de: http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/104955.

Fuentes

Dijeron los tenientes peronistas (Archivo personal de Julián Licastro).

Carta de Juan Perón a José Luis Fernández Valoni 08/10/70. (Archivo personal de José Luis Fernández Valoni).

Haut de page

Notes

1 Tomamos como referencia los golpes militares de 1930, 1943, 1955, 1966 y 1976. Vale aclarar que estos golpes tuvieron móviles e intenciones disímiles entre sí.

2 O'Donnell, G. El Estado Burocrático Autoritario, Buenos Aires, Prometeo, 2009

3 Guillermo O´Donnell previene sobre la dificultad para una caracterización que no se preste a confusión al usar términos como “liberales”; “nacionalistas” y “paternalistas”. O´Donnell, Op. Cit. 83.

4 Mazzei, D. “Ir más allá de O´Donnell” en Boletín Bibliográfico Electrónico del Programa Buenos Aires de Historia Política, N°5, 2010, p. 11-12.

5 Cfr. de Ímaz, J. Los que mandan, Eudeba, Buenos Aires, 1964.

6 Un claro ejemplo es la obra de Robert Potash que ha abordado las fuerzas armadas desde la perspectiva de sus altos mandos.

7 Soprano, G. “La educación militar en la transición democrática argentina. Tensiones entre concepciones tradicionales y reformistas en el contexto de crisis profesional e institucional del Ejército. 1984-1986”. Recuperado de: http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/104955.

8 Badaró, M. Militares o ciudadanos. La formación de los oficiales del Ejército Argentino, Buenos Aires, Prometeo, 2008.

9 Mazzei, Daniel H. Bajo El Poder De La Caballería : El Ejército Argentino, 1962-1973, Buenos Aires, Eudeba, 2012

10 Mazzei, D. «Soldados de Perón. Los jóvenes oficiales del Ejército y el Peronismo durante la “Revolución Argentina”», Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En línea], Cuestiones del tiempo presente, Puesto en línea el 18 septiembre 2015, consultado el 08 octubre 2020. DOI: https://doi.org/10.4000/nuevomundo.68192

11 El levantamiento de Azul y Olavarría se produjo el 8 de octubre de 1971 en el contexto de las negociaciones entre el peronismo y la dictadura de Lanusse. Fue protagonizada por oficiales con grados de mayor en adelante.

12 Por ejemplo, Guatemala (1954),

13 El vocablo proviene del término subversif acuñado por los militares franceses. Por su parte, la noción de contrainsurgencia o “guerra contrainsurgente” es propia de los norteamericanos.

14 Para el oficial Horacio Ballester, la DSN impulsó la asimilación de las tareas del ejército a tareas policiales Por su parte, para Ariel Armony la DSN se explica como: “(...) resultante fue un producto nativo modelado por rasgos institucionalizados de la vida política argentina, conflictos intra-militares de larga data centrados en cuestiones técnicas e ideológicas y las cambiantes percepciones castrenses sobre la amenaza “comunista revolucionaria”. D´Andrea Mohr, J. El escuadrón perdido, Planeta, Buenos Aires, 1998. p. 23 y Armony, A. La Argentina, los Estados Unidos y la cruzada anticomunista en América Central, 1977-1984, UnQ, Buenos Aires, 1998, p. 24.

15 El interés por las teorías militares de seguridad interna y lucha antisubversiva comenzó en los años 50. En 1964, Juan Carlos Onganía, por entonces comandante en jefe de las FFAA argentinas y en el marco de una gira internacional, pronunció un discurso en la academia militar norteamericana de West Point que fue interpretado como un claro alineamiento con los Estados Unidos. A menudo, esta presentación ha sido presentada por distintos autores como el punto de partida de la DSN pese a que Daniel Mazzei matiza el contenido disruptivo del mismo. Mazzei, Op. Cit., 2012.

16 Frondizi fue destituido en 1962 por las FFAA y asumió José María Guido (1962-1963).

17 Por ejemplo, la denominada Orden de Operaciones 44 -OP44- de 1956, una resolución del ejército que buscó purgar no sólo a oficiales sino a suboficiales por ser considerados o sospechados de ser peronistas. Mazzei, Op. Cit., 2012, 41.

18 Cfr. Fayt, C. El político armado, Pannedille, Buenos Aires, 1971.

19 El Cordobazo (1969) fue un conflicto protagonizado por trabajadores organizados y estudiantes que derivó en la toma del Barrio Clínicas de la capital cordobesa. El conflicto adquirió tal proporción que Onganía tuvo que solicitar la intervención del ejército para apaciguar la conflictividad. Este hecho generó un fuerte contrapunto por la utilización del ejército en asuntos de seguridad interna.

20 Para María Matilde Ollier: “El experimento iniciado en 1966 desemboca en una impugnación abierta y violenta en 1969. Comienza allí un período de inestabilidad y protesta cuyo desenlace es el retorno del peronismo al gobierno” Ollier, M. Golpe o revolución: la violencia legitimada, Argentina 1966-1973, UNTREF, Buenos Aires, p. 17.

21 Mazzei, Op. Cit., 2015.

22 Las fuentes de la época coinciden en que el núcleo más activo estuvo compuesto por estos cuatro oficiales. Por otra parte, distintas versiones indican un amplio y difuso alcance en la oficialidad subalterna.

23 Entre pares, la asistencia a universidades civiles no estaba bien visto ya que se lo consideraba una “debilidad vocacional”. Cfr. Roquié, A. Poder militar y sociedad política en la Argentina, Vol.III, Sudamericana, Buenos Aires, p. 320.

24 Julio Vergara había sido calificado con 99 puntos en agosto de 1969 y aplazado en noviembre de ese mismo año por una arbitrariedad del ejército. Entrevista inédita a Julio Vergara. junio de 2020.

25 Pastoriza, 2006, p. 280.

26 “Esta madrugada”, diario La Razón,

27 Ex-militares que formaban parte del círculo más próximo del dictador Pedro E. Aramburu.

28 Cfr. Larraquy, Marcelo. Primavera sangrienta, Sudamericana, Buenos Aires, 2017.

29 “Carta desde Madrid”, Así, 1 de diciembre de 1970.

30 Por ejemplo, el abogado y dirigente peronista Ventura Mayoral, Raimundo Ongaro, titular de la CGT de los Argentinos y el delegado personal de Perón, Jorge Paladino.

31 Según el historiador Claudio Bellini, los CTP junto con el Consejo Tecnológico de Rolando García y el Consejo de Planificación de Leopoldo Frenkel y Antonio Cafiero, fueron una de las escuelas de formación de dirigentes más importantes de los setenta.

32 El artículo de la revista Análisis se expresó al respecto en los siguientes términos: “(...) Los castigos causaron desazón: el teniente primero Fernández Valoni, por ejemplo, era reputado como uno de los mejores oficiales de su promoción al igual que su camarada Licastro”. Cfr. Revista Análisis, edición N° 447.

33 «Sanctions contre les officiers argentins», diario Le Monde, edición del domingo 24- lunes 25 de enero.

34 Algunos oficiales como Derlys Bitz y Sánchez Toranzo, sancionados por el episodio de los tenientes, fueron pasados a retiro a raíz de una purga dirigida por el jefe del ejército Leopoldo Galtieri en 1980 conocida como “los treinta y tres orientales”.

35 Entrevista inédita a José Luis Fernández Valoni (octubre de 2015).

36 Cfr. Revista Análisis, N° 447 y Extra.

37 Diario Chacabuco, 8 de noviembre de 1969

38 “Rebeldes. Los tenientes del Tercer Mundo”, diario Panorama, 22 de diciembre de 1970.

39 Licastro, Op. Cit., 105.

40 Revista Extra, febrero de 1970, p. 38.

41 Licastro, J. Memorias e ideales, Lumiére, Buenos Aires, 2004, p. 63.

42 Dirección de Investigación de Políticas Antidemocráticas

43 Cfr. Galasso, N. J.J. Hernández Arregui: del peronismo al socialismo, Colihue, Buenos Aires, 1986. p. 163

44 Hernández Arregui, J. La formación de la conciencia nacional, Plus Ultra, Buenos Aires, 2da ed., 1970.

45 Cfr. Abelardo Ramos, Jorge. Historia política del ejército, Peña Lillo-Editor, Buenos Aires, 1959 y Licastro, J. Encuentros con Abelardo Ramos. “El colorado más querido por los peronistas” en Del Campo, C. (comp.) Jorge Abelardo Ramos. Así lo vieron. Ediciones del corredor austral/CICCUS, 2015. p. 27 y 28; y Pastoriza, Carlos. El ayer de la derrota, Ed. El Escriba, Buenos Aires, 2006. p. 283.

46 Ramos, J. Historia política del Ejército Argentino. De la logia Lautaro a la industria pesada, Peña Lillo-editor, Buenos Aires, 1959.p. 17.

47 Entrevista inédita a José Luis Fernández Valoni. octubre de 2015.

48 Esta acusación se basó en las escuchas telefónicas que el SIE realizó a los tenientes.

49 Pastoriza, Carlos. El ayer de la derrota: informe de situación de un teniente, Buenos Aires, Ediciones El Escriba, 2006.p. 311.

50 “A la madrugada despedimos a los invitados (…) sin saber que la fiesta era observada por los servicios, que el teléfono estaba intervenido”. Pastoriza, Op. Cit., 301.

51 Pastoriza, Op. Cit., 257.

52 Discurso de Julián Licastro en un acto en el Instituto Juan Manuel de Rosas en La Plata. 30/04/71.

53 “Los dos ejércitos”, Revista Aquí y Ahora, edición de febrero de 1971.

54 Organización ultracatólica que tuvo su filial argentina denominada “Ciudad Católica”.

55 Debido a las repercusiones en la prensa y sus vínculos con pensadores nacionales, José María Rosa los invitó a dar su versión de los hechos en FOETRA en octubre de 1970.

56 discurso de Julián Licastro, FOETRA. 8 de octubre de 1970. Reproducción en Dijeron los tenientes peronistas (documento inédito provisto por Licastro).

57 Anguita, Eduardo & Caparrós, Martín. La Voluntad. Una historia de la militancia revolucionaria en la Argentina (1966-1973), Vol (I), Norma, Buenos Aires, 1997, p. 616.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Alejo Tolosa, « La clandestinidad al revés durante la “Revolución Argentina”. El episodio de los tenientes peronistas (1966-1973) »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 21 juin 2022, consulté le 13 août 2022. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/88029 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.88029

Haut de page

Auteur

Alejo Tolosa

Universidad de Buenos Aires y Universidad Pedagógica Nacional

Haut de page

Droits d’auteur

CC BY-NC-ND 4.0

Creative Commons - Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International - CC BY-NC-ND 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search