Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesComptes rendus et essais historio...2022José Ángel Borjas Martínez, Siste...

2022

José Ángel Borjas Martínez, Sistema electoral y partidos políticos en Cuba (1899-1920)

Antonio Santamaría García
Référence(s) :

José Ángel Borjas Martínez, Sistema electoral y partidos políticos en Cuba (1899-1920), La Habana, Editorial Universidad de La Habana, 2019, 263 p.

Texte intégral

1La historia política de Cuba post-independencia está poco estudiada, y sorprendentemente o quizás por el hecho de que es común el uso de juicios de valor e ideológicos en sus supuestos procesos como argumento en defensa de posturas enfrentadas, a veces de forma maniquea y extemporánea. El libro de José Ángel Borjas Martínez coadyuva a aliviar el primer defecto, pero no el segundo. Afirma que el sistema electoral y de partidos se diseñó en la isla en respuesta a los intereses dominantes y a la especial relación del país con Estados Unidos, que ocupó la Gran Antilla de 1898 a 1902, tras intervenir en su guerra de emancipación contra España desde 1895, estableció sobre ella una especie de protectorado mediante la Enmienda Platt, que le confería el derecho a intervenir en la Gran Antilla y supervisar sus finanzas, y luego, de 1906 a 1909, ejerció esa primera prerrogativa debido a la situación causada por un alzamiento liberal contra la sanción en urnas de la prorroga del mandado de su primer presidente, Tomás Estada Palma.

2Borjas Martínez sostiene que, por las razones citadas, el sistema electoral y de partidos establecido en Cuba después de su independencia en 1902, aunque se pensó para dotar de solidez y estabilidad normativa a la vida en sociedad, resultó ineficaz y frágil en su desempeño, no obstante como consecuencia de sus actores, que burlaron las normas en beneficio propio. Así sus déficits no radicaron en su confección, organización o reglamentación, sino en la acción de los hombres que debían regirse dentro de la legalidad y hacerla cumplir.

3La tesis de Borjas Martínez es contradictoria en sus términos, pues el autor afirma también que fue defecto del sistema electoral y de partidos en Cuba su diseño como el que regía en Estados Unidos, de modo que si, la vez, sus déficits fueron funcionales, el problema del mismo radicó en que no logró encauzar las relaciones sociales de modo armónico. Clientelismo y caudillismo, presentes en ellas, imperaron como alternativa a una cultura política nacional y democrática insuficiente, inexistente incluso, y además lo hicieron cooptando y modelando el referido sistema. En suma, lo que cabría concluir es que, siendo esas relaciones sociales dadas, su regulación para que se tradujesen en instituciones capaces de canalizar los debates de forma dialogada, pacífica, constructiva y eficiente no resultó adecuada.

4Los defectos del sistema político de Cuba republicana – se denomina así el período entre la independencia y la revolución de 1959 –, además, derivaron en inestabilidad, corrupción y violencia a consecuencia de que estuvo condicionado por el caudillismo y clientelismo, que caracterizaron la interacción social en la isla. Así se rigieron las relaciones civiles en la isla, signadas, además, por las propias, y con sus conflictos asociados, de patronos y trabajadores, líderes militares del independentismo y subalternos, clases económicamente dirigentes y capital e intereses extranjeros y el resto de la población, inmigrantes, que llegaron masivamente al país, de España hasta 1913, y después de otras Antillas, y nacionales, con las determinadas por las diferencias raciales determinadas por el hecho de que durante la colonización hispana y hasta la década de 1870, la Gran Antilla fue receptora de cientos de miles de africanos sujetos a la esclavitud, institución que solo se abolió en 1886 y dejó luego una huella más profunda. Todos esos factores de se desempeñaron simultáneamente, entremezclados y se retroalimentaron.

  • 1 Ver Enrique Barbarrosa, El proceso de la república, La Habana, Pérez Sierra, 1 (...)
  • 2 Robert Smith, The United States and Cuba. Business and diplomacy, New Haven, Borkman, 19 (...)

5Ninguna de las consideraciones anteriores es novedosa. Los estudios clásicos del sistema político de Cuba republicana y de su relación con Estados Unido insisten en el faccionalismo con el que se fundó el estado insular y en el fracaso de las intervenciones norteamericanas, de la inicial y, sobre todo, de la ocurrida en 1906-1909, en resolver en resolver los problemas ocasionados por el mismo y la escasez de cultura política democrática y participativa en su sociedad1. Trabajos posteriores, de las décadas de 1960 a 1990, analizaron así también el funcionamiento de los partidos, su desempeño más allá de sus estructuras organizativas en respuesta al clientelismo y caudillismo predominantes, que surgieron ante la ausencia de esa cultura y en el contexto de los vínculos de la nación y la norteamericana2. La obra de Borjas Martínez no aporta más elementos a dicha historiografía que la pretensión metodológica de aplicar ciencia política y una perspectiva comparada.

6La propuesta teórico-metodológica de Borjas Martínez, y está es la principal contribución de su obra para investigaciones futuras, se basa en la construcción, expuesta a modo de apéndice, de una relación detallada y sistematizada de las personas electas en cada comicio que tuvo lugar en Cuba entre 1998 y 1920, de los censos y cuadros estadísticos del voto en los distintos colegios de compromisarios provinciales en ellas, ya que sistema sufragista fue delegado. Dicha información se acompaña con muestras de las boletas y células. El empleo de tales datos y de un análisis de las principales aportaciones de los estudios clásicos y recientes de la ciencia política, en especial para los países latinoamericanos, debía haber servido de fundamento para un trabajo que insistiese en las similitudes y particularidades del caso de la Gran Antilla en ese contexto y en orden a su especificidad, a su independencia más tardía y a la intensidad de su vínculo con Estados Unidos.

  • 3 Aunque la historiografía es extensa ver, por ejemplo, François-Xavier Guerra, (...)
  • 4 Sobre esos temas ver Michael Zeuske, Estructuras regionales, movilización afro (...)
  • 5 Alejandro García Álvarez, De la consolidación a la crisis. Dos momentos en la dominación (...)

7El autor, empero, apenas emplea las conclusiones del primer capítulo teórico-metodológico de su libro en los demás apartados de la obra, que analizan el caso de Cuba. Una perspectiva comparada con el resto de América Latina, aunque con la consulta de otra historiografía, le hubiese permitido detectar que sus tesis, y contradicciones, están en sintonía con la historiografía que ha revisado desde hace tiempo las independencias de los países de la región ocho décadas antes y de los procesos ocurridos en la isla en ese contexto3. Además hay investigaciones, aun no muy numerosas, pero excelentes, que indagan en la cultura política en la Gran Antilla tras su emancipación y que, a diferencia de lo que se deduce de la aportación de Borjas Martínez al respecto y de su enfoque, insisten en los sectores subalternos y espacios regionales y locales, en la construcción de la identidad vinculada con ellos y a aspectos raciales y de clase, el nacionalismo moderado como ideología de estado4, la consolidación de este o las formas participación activa de los sectores infrarrepresentados en las instituciones y el poder en la toma de decisiones acerca de cuestiones relevantes en el devenir de la isla y de sus relaciones con Estados Unidos5.

  • 6 Ver al respecto, entre muchos otros, los estudios de Charles Ameringer, The Cu (...)

8En consonancia con lo señalado el autor, finalmente, en una especie de pirueta intelectual y considerable salto temporal, ofrece al lector un breve corolario en el que no se detiene a exponer lo que aporta su análisis, sino a insistir en los defectos de la democracia liberal, de sus elecciones y sistema de partidos. Y como ejemplo de ello el de Cuba. Sin embargo su libro comenzaba con la tesis de que no eran tales instituciones el problema en sí de la falta de encauzamiento político de las relaciones civiles y del surgimiento y reforzamiento de alternativas indeseables, clientelismo y caudillismo, si no su empleo, su mal uso. Pero, además, extraer tales conclusiones en la década de 1920 es precipitado y remiso con la historia de la isla. Justo fue en ese momento cuando empezó a desestabilizarse funcionalmente el régimen republicano en la Gran Anilla y mostró déficits crecientes frente al incremento, complejización y movilización de sus actores sociales, muchos nuevos, recién organizados, y debido a los cambios en su contexto internacional y en sus relaciones con Estados Unidos, e igualmente lo hicieron los proyectos de reforma, quizá por estar encaminados a preservar el statu quo6. Desde luego que en sus orígenes se pueden encontrar las causas, algunas causas, pero una investigación rigurosa debe atender a los cambios que se dieron luego en ellas, a su evolución, a la ocurrencia posterior de otros factores que las modificaron, y solo así es posible precisar cuál fue su efecto y distinguirlo de derivado de variables distintas.

9En síntesis, el libro de Borjas Martínez es una contribución historiográfica relevante por la base de datos construida para su realización, pero su propuesta de análisis político, comparado e histórico no es exactamente la que emplea posteriormente en sus páginas el autor. Sin duda la construcción del sistema republicano en Cuba fue deficitaria, y pueden rastrearse sus problemas en sus orígenes, no obstante entonces se ha de distinguir bien entre lo que puede achacarse a los mismos y lo que fue resultado de su evolución ulterior en el contexto del desempeño de la sociedad insular.

Haut de page

Notes

1 Ver Enrique Barbarrosa, El proceso de la república, La Habana, Pérez Sierra, 1911; Enrique J. Varona, De la colonia y la república, La Habana, Comercial, 1919; Carlos Trelles, El progreso y el retroceso de la república, Matanzas, [s. n.], 1923; Charles Chapman, A history of the Cuban republic, New York, McMillan, 1926; Lelanz Jenks, Our Cuban colony, New York, Vanguard, 1928; Russell Fitzgibbon, Cuba and the United States, 1900-1935, Wisconsin, G. Banta, 1935; David Lockmiller, Magoon in Cuba: a history of the second intervention, Chapel Hill, UNC, 1938, y en especial Rafael Martínez Ortiz, Cuba en los primeros años de su independencia, Paris, Livre Libre, 1929; Alber Robinson, Cuba and the intervention, New York, Longmans, Green & Co., 1910.

2 Robert Smith, The United States and Cuba. Business and diplomacy, New Haven, Borkman, 1960; Robert Freeman, Estados Unidos y Cuba, Buenos Aires, Palestra, 1965; Mario Averhoff, Los primeros partidos políticos, La Habana, ICL, 1971; Francisco López Segrera, Cuba: capitalismo dependiente y subdesarrollo, La Habana, Ciencias Sociales, 1972; Philp Foner. Historia de Cuba y sus relaciones con Estados Unidos, La Habana, Ciencias Sociales, 1973; Julio Le Riverend, La República, La Habana, Ciencias Sociales, 1973; Jules Benjamin, The United States and Cuba: hegemony and dependent development, Pittsburgh, Pittsburgh University, 1977; Ramón de Armas et al., Los partidos políticos burgueses en la República Neocolonial, La Habana, Ciencias Sociales, 1985; Luis A. Pérez, Cuba and United States, Athens, Georgia University, 1990, y Cuba: between reform and revolution, Oxford, Oxford University, 1995; Jorge Ibarra, Cuba: 1898-1921: partidos políticos y clases sociales, La Habana, Ciencias Sociales, 1992, o Historia de Cuba. La neocolonia, La Habana, Política, 1998.

3 Aunque la historiografía es extensa ver, por ejemplo, François-Xavier Guerra, Modernidad e independencia, México, FCE, 1992; Jaime Rodríguez (ed.), Revolución, independencia y nuevas naciones, Madrid, Mapfre, 2005, y para el caso de Cuba en su contexto latinoamericano, Antonio Santamaría y Sigfrido Vázquez Cienfuegos, “Cuba a principios del siglo XIX y su proyecto no revolucionario”, en Rogelio Alted y Manuel Chust (eds.), Las revoluciones en el largo siglo XIX latinoamericano, Castellón, AHILA, Iberoamericana-Verbuet, 2017, pp. 173-194; Antonio Santamaría, “Regiones, subalternos, invisibles, cultura política y desigualdad. Crisis y retorno de lo social en la historia de América Latina en el siglo XX”, Revista de El Colegio de San Luis, nº IX/18 (20191), pp. 285-316; Antonio Santamaría, “Diversas formas de afrontar y perder la oportunidad. Economías e independencias hispanoamericanas”, Cuadernos de Historia, nº 49 (2018), pp. 32-72.

4 Sobre esos temas ver Michael Zeuske, Estructuras regionales, movilización afrocubana y raza en un hinterland cubano, Mainz, Verlag, 1988; María Pilar Díaz Castañón, ed., Perfiles de nación, La Habana, Ciencias Sociales, 2004 (2 v.); Alejandro de la Fuente, A nation for all. Race, identity and politics in twentieth-century Cuba, Chapel Hill, NCU, 2001; Gillian McGillivray, Blazing cane: sugar communities, class and state formation in Cuba, 1868-1959, Durham, Duke University, 2009; Jorge I. Domínguez, “El nacionalismo moderado cubano, 1920-1960: políticas económicas y relaciones con Estados Unidos”, en Antonio Santamaría y José Manuel Azcona (eds.), 90 millas: relaciones económicas Cuba-Estados Unidos, 1898-2020, Madrid, Dykinson, 2020, pp. 155-173.

5 Alejandro García Álvarez, De la consolidación a la crisis. Dos momentos en la dominación neocolonial de Cuba, La Habana, Félix Varela, 2001; Julio César Guanche, La condición cubana: tres ensayos sobre la república, La Habana, AHS, 2004, y La imaginación contra la norma, La Habana, CPTB, 2004; Antonio Santamaría y José Manuel Azcona, “90 millas: relaciones económicas Cuba-Estados Unidos en perspectiva histórica”, en Antonio Santamaría y José Manuel Azcona (eds.), 90 millas: relaciones económicas Cuba-Estados Unidos, 1898-2020, Madrid, Dykinson, 2020, pp. 11-54. Ver, además, José A. Piqueras (ed.), Cuba, monográfico de Op. Cit. Revista Del Centro De Investigaciones Históricas, nº 5 (2003-2004).

6 Ver al respecto, entre muchos otros, los estudios de Charles Ameringer, The Cuban democratic experience: the Auténtico years, Gainesville, Florida University, 2000; Frank Argote-Freyre, Fulgencio Batista. From revolutionary to strongman, New Brunswick, Rutgers University, 2006; Julio César Guanche, “Cuba sería un cementerio de deudores”: el problema de la moratoria en la década de 1930”, en Antonio Santamaría y José Manuel Azcona (eds.), 90 millas: relaciones económicas Cuba-Estados Unidos, 1898-2020, Madrid, Dykinson, 2020, pp. 129-153; Antonio Santamaría, Sin azúcar no hay país. La industria azucarera y la economía cubana (1919-1939), Sevilla, Universidad de Sevilla, Escuela de Estudios Hispanoamericanos, Consejo Superior de Investigaciones Científicas y Diputación de Sevilla, 2002; Antonio Santamaría, “La economía cubana entre la segunda guerra mundial y la revolución”, en Oscar Zanetti y Antonio Santamaría (eds.), Economías y desarrollo en el Caribe (1950-2000) Aportaciones a una historia comparada, Santa Marta (Colombia), Unimagdalena, 2022; Oscar Zanetti, “Ajustes al modelo de dominación. La política de Estados Unidos hacia Cuba tras la revolución de 1933”, en Antonio Santamaría y José Manuel Azcona (eds.), 90 millas: relaciones económicas Cuba-Estados Unidos, 1898-2020, Madrid, Dykinson, 2020, pp. 101-127, y en especial Robert Whitney, State and revolution in Cuba: mass mobilization and political change, 1920-1940, Chapel Hill, UNC, 2001, que abunda en esos aspectos de la organización y acción de diferentes sectores sociales en demanda de cambios en el sistema de poder en la Gran Antilla.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Antonio Santamaría García, « José Ángel Borjas Martínez, Sistema electoral y partidos políticos en Cuba (1899-1920) »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 21 juin 2022, consulté le 18 août 2022. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/88317 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.88317

Haut de page

Auteur

Antonio Santamaría García

Instituto de Historia, Consejo Superior de Investigaciones Científicas

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

CC BY-NC-ND 4.0

Creative Commons - Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International - CC BY-NC-ND 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search