Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesQuestions du temps présent2022Ideas y proyectos sobre la modern...Ciencias sociales y mod...

2022
Ideas y proyectos sobre la modernización de la Universidad en Uruguay (1950-1985)

Ciencias sociales y modernización universitaria. La introducción del planeamiento universitario en la Universidad de la República en Uruguay en la década de 1960

Social sciences and university modernization. The introduction of university planning at the Universidad de la República in the 1960s
Lucas D’Avenia

Résumés

El artículo busca entender cómo se produjo una convergencia a lo largo de la década de 1960 en Uruguay entre los esfuerzos de modernización de las ciencias sociales y la discusión de propuestas de modernización universitaria en la Universidad de la República. La noción de “modernización” utilizada recupera los sentidos que le atribuyeron los protagonistas de estos procesos. El artículo busca esclarecer las ideas que orientaban estos programas modernizantes, sus agendas, sus agentes y y las formas institucionales que adoptaron. Se subraya la existencia de alianzas entre actores basadas en convergencias de ideas, pero también de intereses y oportunidades en un medio académico limitado como el uruguayo. Para ello se muestra el entramado de vínculos interpersonales que facilitó el acercamiento entre actores con diferentes trayectorias profesionales y pertenencias partidarias.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1Este trabajo busca entender cómo se produjo una convergencia entre dos procesos contemporáneos en la década de 1960: los esfuerzos de modernización de las ciencias sociales y la discusión de propuestas de modernización universitaria en la Universidad de la República. Utilizaremos la noción modernización de forma relativamente laxa y recuperando los sentidos que le atribuyeron los protagonistas de estos procesos. A lo largo del artículo se irán esclareciendo las ideas que orientaban estos programas de aspiración modernizante, sus agendas, sus agentes y las formas institucionales que adoptaron. El argumento que se explorará subraya la existencia de alianzas basadas en convergencias de ideas, pero también de intereses y oportunidades en un medio académico de pequeña escala como el uruguayo. Para ello se mostrará el entramado de vínculos interpersonales que facilitó el acercamiento entre actores que pertenecían a filas partidarias diferentes o que tuvieron trayectorias profesionales también variadas.

  • 1 Ver por ejemplo: Terán, Oscar, Nuestros años sesentas. La formación de la nueva izquierd (...)

2El trabajo se propone contribuir a una comprensión más amplia de los debates universitarios de esta década que muchas veces ha estado centrada en los procesos de politización y conflictividad político-ideológica en contextos de polarización. Las estrategias más clásicas para estudiar estos procesos en América Latina se han concentrado en los movimientos estudiantiles y la politización de sus demandas, muchas veces en relación a otros aspectos como los cambios generacionales en las formas de relacionarse con la cultura y las formas de socialización, así como los procesos de radicalización por izquierda de artistas e intelectuales que en muchos casos condujeron a posiciones antiinteletualistas1. En este texto, que no deja de ser una historia de las relaciones entre las izquierdas y la universidad en los sesenta, el foco está puesto en una trama de actores ligados a estructuras técnico-burocráticas dedicadas a la planificación universitaria, una burocracia peculiar que tuvo fuertes conexiones con diversos espacios y actores de la política universitaria y nacional, así como con otras burocracias estatales y con la academia.

  • 2 Altamirano, Calros, “Ideas para un programa de historia intelectual” en Altamirano, C., (...)
  • 3 Ver al respecto: Neiburg, Federico y Plotkin, Mariano, “Intelectuales y expertos. Hacia (...)

3Esto se produjo inicialmente en un clima intelectual que formó parte del optimismo sobre las posibilidades de desarrollo económico y social que promovió la planificación en diversas áreas de la vida social. Si bien la década estuvo atravesada por fuertes debates sobre la Universidad con altas cargas de contenido ideológico en materia de política universitaria, veremos cómo esta convergencia atravesó esas aguas turbulentas a lo largo de la década. Este optimismo en nuevas formas de practicar las ciencias sociales y nuevas formas de organizar a la Universidad estuvo acompañado de un fuerte espíritu crítico, así como de la confianza en las posibilidades de renovación que pusieran al día viejas formas de hacer; más allá de los contenidos específicos que adoptó en distintas instancias, esta es una característica clave de la naturaleza modernizadora de este clima de ideas. La incorporación de estos actores y el tratamiento de este clima de ideas abreva en el programa hospitalario de la historia intelectual que describiera Carlos Altamirano; a la vez dialoga con su llamado a leer a la renovación cientificista de las ciencias sociales “también como textos de la imaginación social y política de las elites intelectuales” en continuidad con la tradición del ensayismo2. En esa misma línea el trabajo también será sensible a atender las dinámicas que se produjeron entre ámbitos políticos, académicos y técnicos, procurando mostrar conexiones e imbricaciones de procesos que ocurrieron en varias de estas esferas a la vez3.

4El impulso que tuvo a nivel global la planificación educativa encontró a cientistas sociales y a impulsores del reformismo universitario participando de empresas compartidas en la Universidad de la República (Udelar). De un lado, las técnicas de investigación empírica en ciencias sociales, el tipo de datos que manejaban y el tipo de preguntas acerca de la realidad nacional y sus problemas, hicieron de disciplinas como la sociología, la economía o la estadística, unos saberes muy valorados por quienes estaban preocupados por entender mejor la realidad universitaria cambiante – por ejemplo en términos de masificación – y que aspiraban a construir planes ambiciosos de transformación estructural a partir del impulso que había dado la aprobación de la Ley Orgánica que en 1958 consagró la autonomía plena de la institución y el gobierno compartido de docentes, estudiantes y graduados.

  • 4 Jung, M. E. Derechas y Universidad en Uruguay. Entre la reacción y la modernización, 195 (...)
  • 5 Paris, Blanca, La Universidad de la República. Desde la crisis a la intervenci (...)

5El planeamiento educativo, las ciencias sociales y la estadística ofrecieron un repertorio de argumentos, datos y vocabulario que conformaron los esfuerzos reformistas en la Udelar que ayudaron a legitimar. Esto resultaba importante en los diversos contextos en que el reformismo tuvo que imponerse. Por un lado, al interior de la propia Universidad, enfrentando a sectores tradicionales asociados a las profesiones liberales amparados en un status quo que se buscaba modificar y, en algunos casos, frente a sectores claramente conservadores también en sus posiciones políticas4. Por otro lado, frente al sistema político y en especial los gobiernos nacionales con los que las autoridades reformistas de la Universidad en general mantuvieron tensiones cuando no enfrentamientos5.

6Por su parte, los cientistas sociales que promovían la investigación empírica sobre problemas de la realidad nacional, con fuerte vocación de incidencia sobre esa realidad y con nuevas ideas respecto de la relación entre el conocimiento técnico y la política, encontraron un ámbito de demandas de conocimiento al que podían aportar tanto en materia de recolección de datos – censos, encuestas, sistematización de datos administrativos –, como en materia de problemas como el estudio de las relaciones entre educación y desarrollo económico y social. Además, las iniciativas de modernización de la investigación en ciencias sociales y los esfuerzos de institucionalización y profesionalización de disciplinas como la sociología, requerían de un contexto universitario que promoviera la investigación y diera cabida a estos procesos en sus estructuras que hasta entonces eran sumamente rígidas y centradas en facultades que albergaban carreras liberales.

  • 6 Para una perspectiva de este tipo especialmente preocupada por los procesos de (...)
  • 7 Marchesi, Aldo, Hacer la revolución. Guerrillas latinoamericanas, de los años sesenta a (...)

7Pero este encuentro no fue sólo entre demanda y oferta de conocimientos de nuevo tipo sobre la realidad de la Udelar para la elaboración de planes de reforma. Procuraremos mostrar que los esfuerzos de reforma universitaria y las propuestas de renovación de las ciencias sociales estuvieron profundamente imbricados y que existió un entramado de relaciones interpersonales en el seno de la Universidad, pero con conexiones nacionales e internacionales fuera de ella, que dan cuenta de algunas confluencias en torno al optimismo reformista del desarrollismo, especialmente en los primeros años de la década de 1960. Todo esto se produjo en un contexto en que intervenían otros actores a nivel local y trasnacional que facilitaron condiciones materiales e institucionales para el impulso de la planificación educativa. El artículo busca destacar las conexiones que los protagonistas del proceso estudiado tuvieron fuera de fronteras, proponiendo un juego de escalas que permita apreciar, a partir de un caso nacional, dinámicas y procesos que fueron trasnacionales6. Además de mostrar los apoyos recibidos por parte de organismos internacionales a las actividades de planeamiento y los intercambios entre universitarios del Cono Sur, debe considerarse la posición de Montevideo y de la Udelar en el escenario regional. El historiador Aldo Marchesi se refirió a las condiciones políticas, sociales y culturales que hacían de la capital uruguaya un espacio propicio para “construir una comunidad de intercambios políticos”7. La recepción en la Udelar de académicos brasileros y argentinos perseguidos por regímenes autoritarios en sus países formó parte de ese clima; sin embargo, como veremos, la incidencia de esos intercambios en las discusiones de reforma universitaria no se redujeron a la participación de las figuras más recordadas, como la del antropólogo Darcy Ribeiro.

8Una mirada como la propuesta requirió de un trabajo con fuentes de diferente naturaleza. En primer lugar, existe un conjunto de documentación bien conocido por la historiografía que se ha ocupado de la Universidad y de las ciencias sociales en el período. En este grupo se encuentran los trabajos publicados por economistas y sociólogos en la época, las propuestas elaboradas por las autoridades universitarias, las actas de los órganos colectivos de conducción universitaria, entre otras. Además de estas fuentes, este trabajo consideró otros dos conjuntos documentales que tienen algunas peculiaridades. Por un lado, se consultaron las notas enviadas y recibidas por la Oficina de Planeamiento Universitario en el período 1964-1973, conservadas en el Archivo General de la Udelar. Se trata de una serie documental que ofrece una aproximación detallada a las tareas de la Oficina, pero también al talante de quien fuera su principal animador: Domingo Carlevaro. El otro conjunto documental es el archivo personal del propio Carlevaro que también custodia el AGU. Ambos fondos tienen muchas conexiones. Originado uno en el ámbito institucional y otro en el espacio personal y familiar, permitieron un acercamiento a las diversas dimensiones que componen la convergencia entre la modernización universitaria y la modernización de las ciencias sociales: intelectual, política, institucional e interpersonal.

  • 8 París, B., De la crisis a la intervención…, op. cit., p. 34
  • 9 Markarian, V. “Córdoba en boca de los universitarios uruguayos (algunos de sus cambiante (...)
  • 10 Markarian, Vania, “Tres partes y tres fuentes. Un ensayo de ubicación del Plan (...)

9La historiadora Blanca París se refirió al “ánimo planificador” de la gestión del rector Mario Cassinoni (1956-1964), especialmente luego de la aprobación de la Ley Orgánica de la Universidad en 1958. Cassinoni en 1961 llamaría a planificar y a pensar a la educación superior contribuyendo al desarrollo y al progreso de la sociedad en sus múltiples aspectos8. Si bien el Plan de Reestructuración de la Universidad aprobado bajo el impulso del rector Óscar Maggiolo (1966-1972) en julio de 1967 constituyó la propuesta más completa que se formalizó como plan global de transformación universitaria, bien puede hablarse de un período fermental en materia de iniciativas de modernización desde finales de la década previa. Esto no se produjo sin resistencias, especialmente después de 1968, como bien ha señalado Vania Markarian9. Pero en los primeros años de la década, si bien las disputas en torno al sentido de las propuestas de reforma muchas veces enlentecieron y frenaron la concreción de iniciativas, el clima general era optimista en relación a la planificación; el reformismo universitario fue parte de ese espíritu que se vería interrumpido con la escalada autoritaria del período 1968-1973 que culminaría con un golpe de Estado y la intervención de la Udelar10.

  • 11 Blanco, Alejandro, Sociedad de masas, totalitarismo y democracia. Gino Germani (...)
  • 12 Garcé, Adolfo, Ideas y competencia política, 1960-1973. Revisando el fracaso de la (...)

10El auge de la planificación del desarrollo ocupó un lugar importante en la agenda de las ciencias sociales y su modernización. Alejandro Blanco ha mostrado cómo la cuestión del desarrollo constituyó un asunto transversal a diferentes disciplinas y operó como programa unificador donde hasta entonces existían diversas tradiciones escasamente aglutinadas en campos de saber débilmente institucionalizados11. Además permitió alianzas entre el campo político y el campo intelectual que, para las ciencias sociales, operaron como una oportunidad muy valiosa de desarrollar iniciativas con acceso a recursos y posibilidad de concretar proyectos ambiciosos. En Uruguay el ejemplo de la Comisión de Inversiones y Desarrollo Económico (CIDE) representa el principal hito en este sentido, tanto como empresa de planificación de la actividad estatal, como de alianza entre los sectores que promovían la renovación de las ciencias sociales y la reforma del aparato estatal12.

11El impulso al “planeamiento universitario” en la Udelar requiere ser entendido en sus conexiones con diversas iniciativas nacionales y trasnacionales de promoción de la planificación del desarrollo en general y del planeamiento educativo en particular, así como en relación a la dinámica interna de la institución y los esfuerzos reformistas del período posterior a la sanción de la Ley Orgánica de 1958. En los próximos apartados se presentará cómo se conformó esa trama a partir de la reconstrucción del proceso de creación y puesta en funcionamiento de una Oficina de Planeamiento Universitario que terminó siendo un nodo clave de este conjunto de relaciones entre actores e instituciones.

Un viaje, una iniciativa y su discusión universitaria

  • 13 Paris, Blanca, La Universidad de la República. Desde la crisis a la intervención 1958-19 (...)

12En mayo de 1963 el Consejo Directivo Central (CDC) de la Udelar resolvió crear una Oficina de Planeamiento Universitario. Recién un año más tarde, con la designación de Domingo Carlevaro como Secretario Técnico, la Oficina comenzaría a funcionar. La discusión de la creación de este organismo había comenzado en marzo de 1962 cuando el entonces decano de Ciencias Económicas, Israel Wonsewer y el entonces profesor de Sociología de la Facultad de Derecho, Aldo Solari, presentaron un informe al CDC acerca de su participación en representación de la Universidad en la Conferencia sobre Educación y Desarrollo Económico y Social organizada por Unesco, CEPAL y OEA en Santiago de Chile. El entusiasmo de Wonsewer y de Solari empujó la discusión de crear un organismo central destinado al planeamiento universitario, una idea que ya había estado en la agenda de las autoridades universitarias en oportunidades anteriores, por ejemplo cuando el decano de Arquitectura y vice rector, Aurelio Lucchini, en setiembre de 1960, antes de participar de la III Conferencia de la Asociación Internacional de Universidades en México, había reclamado la necesidad de un servicio de información y estadística que ofreciera datos básicos de la realidad universitaria que se carecían13.

  • 14 Para una discusión sobre Santiago como eje del circuito académico regional de (...)
  • 15 Diez Hochleitner, R., “Una mirada regional”, en Lyons (ed.) Los Problemas y la Estrategi (...)

13La conferencia de 1962 había sido organizada en Santiago de Chile por Unesco, CEPAL, OEA, FAO y OIT14. La Unesco promovió desde mediados de la década de 1950 la idea de planeamiento de la educación, paralelamente a la difusión de las primeras versiones del planeamiento económico que tuvo en América Latina un espacio de producción fundamental en la CEPAL. Estuvieron muy presentes la necesidad de establecer planes racionales basados en los problemas específicos y las características concretas de cada sociedad y cada sistema educativo. Además se planteaba la necesidad de articular mejor el funcionamiento de los sistemas educativos en función de las demandas del denominado desarrollo económico y social. Una serie de reuniones regionales promovieron estas ideas: en 1956, en la Segunda Reunión Interamericana de Ministros de Educación de la Unión Panamericana en Lima, se habría planteado por primera vez la idea de “planeamiento de la educación” en América Latina15; en 1957 la Unión Panamericana organizó un Seminario Interamericano sobre Planeamiento Integral de la Educación; ese mismo año en la Novena Reunión de la Conferencia General de la Unesco, en Nueva Delhi, se aprobó el Proyecto Principal para la Ampliación y Mejora de la Educación Primaria en América Latina, un proyecto a diez años en el marco del cual se realizaría la conferencia de Santiago a la que asistieron Wonsewer y Solari.

  • 16 Actas del CDC, 25 de abril de 1962, AGU.

14Las intervenciones de Solari y de Wonsewer ante el CDC de la Udelar al regreso de su viaje expresaron con elocuencia el ideal desarrollista del que participaban y que establecía como punto de partida la “necesidad de planificar la educación en todos sus niveles e integrar esa planificación con el desarrollo económico y social del país”16. Para ello era necesario generar ámbitos especializados en tareas de planeamiento educativo con las debidas capacidades técnicas, a la vez que se requería de un mayor esfuerzo en términos de recursos destinados a la educación. Sin embargo, las exposiciones expresaron matices con respecto al papel de la educación en relación al desarrollo. Por un lado Wonsewer fue enfático en establecer que

“la universidad al igual que los otros entes de enseñanza, debe adecuar su política además de la educación en sí misma, y coordinarla con los objetivos de una sociedad en transformación; o sea que debe tender a transformarse en una universidad adaptada a una sociedad moderna y no a lo que los sociólogos llaman una sociedad tradicional”;

  • 17 Solari había desarrollado esta idea en un texto que se incluiría en el segundo (...)

15y por su parte, Solari expuso su idea de que la educación era un “factor de cambio secundario” que aceleraría pero no provocaría por sí misma los ansiados procesos de modernización de la sociedad17.

16Estas ideas estuvieron acompañadas de severas críticas al funcionamiento de la Udelar. Wonsewer fue, una vez más, enfático al respecto, con afirmaciones como “nuestra universidad está estancada en muchos aspectos” y críticas al funcionamiento del cogobierno que se había instituido legalmente en 1958. Asumía que las transformaciones que debía encarar la Universidad se darían en el marco de la ley vigente, cuyos equilibrios habían sido construidos laboriosamente, pero su diagnóstico atacaba la dinámica de funcionamiento de los órganos colegiados tanto por la lentitud para tomar decisiones, como por la pérdida de tiempo en asuntos cotidianos que llevaban a desatender los grandes temas, las orientaciones generales y la perspectiva de mediano plazo. De esta forma, abogaba por un proceso de modernización que actualizara el mandato reformista impulsado en Córdoba en 1918:

“la reforma universitaria, de la que muchas veces seguimos hablando, olvidamos que tiene casi medio siglo, y que los objetivos de esa reforma eran adecuados al momento en que se inició y que ya no lo son más a las características dinámicas de una sociedad en proceso de transformación”.

17Tras discutir conceptualmente acerca de los desafíos de la Universidad y de la educación en general para contribuir al desarrollo económico y tras diagnosticar los problemas del funcionamiento de las estructuras universitarias, la dupla de cientistas sociales concluiría con una propuesta bastante concreta:

  • 18 Actas del CDC, 25 de abril de 1962, AGU.

“crear un organismo que al nivel más alto de la Universidad, al nivel del Rectorado, una oficina, un comité, un departamento, llámese como se quiera, que se dedique a planificar en largo plazo, el desarrollo de las actividades universitarias. Ese organismo no debe ser muy complejo, pero debe tender a tener un núcleo de técnicos expertos en educación y en planeamiento de la educación, y que dediquen una parte importante de su tiempo en forma retribuida a estudiar y planificar las actividades de la Universidad. Debe contar, desde luego, con algún educador, algún sociólogo, y en distintas oportunidades precisará asesoramiento de expertos en estadística, de expertos en economía, en administración, en presupuesto y un asesoramiento permanente de planificadores físicos.”18

18Con la propuesta, al tiempo que se proponía crear una nueva estructura en el aparato central de la Universidad, se establecía un ámbito de acción de naturaleza técnica que se diferenciaba de otras dos esferas: la de la conducción política – propia de los ámbitos de cogobierno y de las autoridades electas – y la de la gestión burocrática, responsable de la gestión administrativa cotidiana. La elaboración de miradas generales y con perspectiva temporal de mediano plazo exigía un tipo de saberes expertos específicos y en ello la propuesta establecía los perfiles necesarios. Las tareas de planificación involucraban, por un lado, unos saberes técnicos específicos – en general novedosos y adquiridos mediante instancias de capacitación específicas – y convocaban a distintos profesionales, tanto de las ciencias sociales como de otras profesiones liberales, que habrían de involucrarse en la tarea. En las iniciativas de planeamiento educativo se destacaron los economistas y los sociólogos entre el primer grupo y generalmente ocupando posiciones de liderazgo; entre los segundos se encontraban los arquitectos, expertos en un área clave de la inversión educativa. Como veremos más adelante, se fue configurando, además, un campo específico de actuación de expertos en educación.

  • 19 París, B. La Universidad de la República… op. cit., p. 36.
  • 20 Integrada por el Rector, Wonsewer, Trimble y Elena (Actas del CDC, 29.10.1962, (...)
  • 21 La comisión del CDC se expidió a favor de crear una Oficina de Planeamiento Un (...)
  • 22 Distribuido del CDC 244/63, AGU.
  • 23 La propuesta elaborada por el Rector establecía que “las funciones serán de na (...)

19La iniciativa fue recibida no sin cuestionamientos. Estas resistencias explicaron buena parte de la demora en poner en funcionamiento al organismo dedicado a planificar la actividad de la que entonces era la única universidad del país. El delegado estudiantil Alfredo Errandonea en la misma sesión del CDC de 1962 cuestionó, justamente, la naturaleza técnica de las tareas de planificación: “(…) la conferencia contenía principios de política planificadora de la enseñanza, lo que justificaba – y seguimos entendiendo que justifica – la necesaria representación de los tres órdenes en ese tipo de eventos.” Cuando un año después, en mayo de 1963, se creó una Oficina de Planeamiento Universitario, la delegación estudiantil al CDC volvería a cuestionar los riesgos de que una oficina de este tipo tuviera una visión tecnocrática19. Pero el Consejo había creado a fines del año anterior una comisión para estudiar la propuesta20 y finalmente se construyó el acuerdo necesario para que la propuesta prosperara21. La propuesta considerada por el CDC era extremadamente cuidadosa en distinguir los ámbitos de decisión política en materia de planeamiento universitario -que le competía al CDC y a una Comisión de Planeamiento cogobernada y presidida por el Rector- y el ámbito del asesoramiento técnico que debería suministrar información y metodología para implementar planes y programas. La tarea técnica recaería en la Oficina de Planeamiento Universitario que debería dedicarse en la primera etapa a tomar contacto con experiencias análogas en la región y que podría contar con el asesoramiento de Unesco o Naciones Unidas22. En junio de ese año el CDC ya tenía a estudio una propuesta de bases23 para contratar a un Secretario Técnico para la recientemente creada Oficina que se concretó, recién en mayo del año siguiente.

La trayectoria de Domingo Carlevaro y la construcción de una red de relaciones

  • 24 Sobre la historia del ILPES ver Rolando Franco La invención del ILPES. Sobre el papel (...)
  • 25 Nota de Carmen Lorenzo, Especialista del Programa, a Etcheberry, cc. Domingo Carlevaro, (...)

20Mientras el máximo órgano político de la Universidad discutía la propuesta que Solari y Wonsewer habían terminado de instalar en su agenda, el Instituto Latinoamericano de Planificación Económica y Social (ILPES) junto con la Unesco puso en marcha un curso de Planificación de la Educación en su sede de Santiago de Chile. La primera edición se realizó en 1962, año de creación del organismo dependiente de la CEPAL24 y participaron dos uruguayos: el director del Departamento de Investigaciones y Estadística Educativa del Consejo Nacional de Enseñanza Primaria y Normal y uno de los miembros del Consejo de la Universidad del Trabajo. Al año siguiente asistió, junto con un inspector de Enseñanza Primaria, quien entonces era secretario del Consejo de la Facultad de Medicina, Domingo Carlevaro25. Carlevaro contó con el apoyo del gobierno uruguayo que le otorgó una beca que la organización le asignaba al país, a solicitud de la CIDE, con la cual Carlevaro había colaborado honorariamente en el área educativa.

21Carlevaro sería un protagonista central del impulso al planeamiento universitario y su trayectoria permite ilustrar bastante bien algunas características del proceso de conformación de este ámbito de nuevos saberes expertos, así como la red de vínculos que conformaron la alianza entre los procesos de modernización de las ciencias sociales y los procesos de elaboración de propuestas de modernización universitaria. Su inserción en diversos campos -militancia estudiantil, burocracia universitaria, militancia partidaria, el ámbito académico- y su participación en redes a nivel local y a nivel internacional, dan cuenta de la imbricación de estos procesos.

  • 26 Ver una reseña biográfica de Domingo Carlevaro en https://historiasuniversitar (...)

22Domingo Carlevaro estudió abogacía en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Udelar; al momento de realizar el curso sobre Planificación de la Educación había cursado dos tercios de la carrera26. Había sido militante estudiantil en el Centro de Estudiantes de Derecho y en la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay desde 1951. Desde esa etapa desempeñó diversas responsabilidades en el gobierno universitario tanto en la Facultad de Derecho, como en los ámbitos centrales de la Universidad. Fue integrante de la Asamblea General del Claustro cuando este órgano aprobó la redacción definitiva del proyecto de Ley Orgánica que finalmente fuera aprobado por el Parlamento en octubre de 1958. En ese proceso Carlevaro participó activamente de la comisión universitaria que estudió las modificaciones que realizara la Cámara de Representantes al proyecto de ley. Además integró la Comisión Central de Presupuesto de la Universidad (1957), la Comisión Coordinadora de Servicios Universitarios, fue delegado de la Universidad en el Consejo Interuniversitario Regional en el marco del cual se organizaron diversos eventos académicos y de extensión universitaria en Montevideo y en el interior del país. También fue delegado universitario en la III Asamblea General de la Unión de Universidades Latinoamericanas en Buenos Aires (1959) y en reuniones del CIR en Santiago (1960) y Montevideo (1961). En la Facultad de Derecho, integró la Asamblea del Claustro, la Comisión de Presupuesto y la Comisión de Seminarios. Esta acumulación de experiencias y contactos fueron claves para que, entre enero de 1959 y enero de 1964, este estudiante de Derecho se desempeñara como Secretario del Decano de la Facultad de Medicina, Juan José Crottogini.

23Esta vasta trayectoria de militancia estudiantil, atravesada por el proceso final de aprobación de la emblemática Ley Orgánica de la Universidad que marcó a esa generación, le proveyó un contacto directo con el funcionamiento universitario y lo vinculó a los principales protagonistas de la conducción universitaria. Ya antes de acceder a la posición de Secretario Técnico de la Oficina de Planeamiento Universitario, sus tareas de gestión en la institución se habían convertido en un medio de vida. Trabajó estrechamente con los rectores Crottogini (1964-1966), Maggiolo (1966-1972) y finalmente con Samuel Lichtensztejn (1972-1973).

  • 27 Carlevaro integró la primera dirección del Movimiento 26 de Marzo junto con Daniel Vidar (...)

24En 1971 participó de la fundación del Movimiento 26 de Marzo que integró la coalición de partidos y movimientos de izquierda Frente Amplio creado ese mismo año y que estaba ligado al Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros27. Además escribió en el diario Época y durante la dictadura cívico-militar (1973-1985) fue destituido de su cargo en la Universidad y se desempeñó en la órbita privada.

25En los primeros años de la década de 1960 Carlevaro estuvo muy cerca de un grupo de académicos que impulsaron la modernización de las ciencias sociales a través de la promoción de la investigación empírica y el aporte de ésta a la comprensión de los llamados “problemas nacionales”. Con diferencias en las trayectorias previas de cada disciplina y por lo tanto en las cronologías, ocurrieron procesos análogos en los ámbitos de cultivo de la economía y de la sociología en la Udelar. Wonsewer y Solari fueron protagonistas de primera línea en estos procesos, en cada uno de estos ámbitos respectivamente. A la vez, como parte de esta empresa de renovación en el campo académico, ambos fueron muy activos en el impulso a los procesos de planificación que el gobierno nacional emprendió bajo el paraguas de la CIDE. Wonsewer fue un gran articulador de la colaboración universitaria con el trabajo de los distintos grupos que elaboraron diagnósticos y planes, y a Solari le cupo un papel de asesoramiento específico al grupo de educación que funcionó en la órbita del Ministerio de Instrucción Pública, que creó una Comisión Coordinadora de Entes de Enseñanza donde la Universidad estaba representada. Solari también estuvo a cargo de una mirada introductoria general acerca de los aspectos sociales del Uruguay (publicado por Alfa como El desarrollo social del Uruguay en la postguerra en 1967).

  • 28 Ver carta de postulación para curso de Planificación de la Educación. Archivo (...)
  • 29 Ver por ejemplo carta de Aldo Solari a Domingo Carlevaro desde Santiago 23/03/1967; cart (...)

26Carlevaro colaboró con el trabajo del grupo de educación de la CIDE antes de tener un vínculo formal con las tareas de planificación en la Universidad28. La documentación consultada evidencia vínculos personales tanto con Solari y con Wonsewer, como con Enrique Iglesias, otro economista y actor clave del impulso a la planificación que se desempeñó como docente e investigador del Instituto de Economía (IECON) y como Secretario Técnico de la CIDE29.

  • 30 Notas de la Oficina de Planeamiento, Subfondo Dirección General de Planeamiento, (...)

27Una vez impuesto en el cargo de Secretario Técnico de Planeamiento Universitario, se establecieron diversas colaboraciones con la CIDE que, en algunos casos, implicaron líneas de trabajo específicas y asignación de recursos por parte de la Universidad. Ejemplo de esto fue el trabajo de relevar la planta física de edificios universitarios para cumplir con una solicitud del equipo a cargo de los trabajos de diagnóstico y planificación en educación. Esta tarea se hizo desde la Oficina de Planeamiento, fue iniciada por el arquitecto Carlos Viola a pocas semanas de haber asumido Carlevaro y finalizada ese mismo año por el arquitecto Mariano Arana que, a continuación de finalizar su contrato para esta tarea, fue designado Jefe interino de la Oficina de Arquitectura, mientras se realizaba un llamado para cuyas bases Carlevaro elaboró una propuesta30.

28Carlevaro también cultivó vínculos cercanos con otros dos protagonistas directos del trabajo de planificación educativa que realizó la CIDE: el uruguayo Germán Rama y el chileno Rolando Sánchez Araya. El vínculo que mantuvo con ambos nos permite explorar otras conexiones que formaron parte del trabajo realizado desde la Oficina.

  • 31 ver Informe Semestral del Experto en Planeamiento Educativo, Rolando Sánchez A (...)
  • 32 Entrevista con Rolando Sánchez Araya (26/03/2013).

29Sánchez Araya era funcionario de la Unesco y participó de todo el proceso como asesor; había participado de varias iniciativas de planificación en Chile donde se especializó en técnicas de planeamiento. Durante 1966 Sánchez colaboró con Domingo Carlevaro y Darcy Ribeiro en la elaboración de un “esquema para la formulación de un plan director de la Universidad”.31 Sánchez conocía a Darcy Ribeiro porque había asesorado en el proceso de fundación de la Universidad de Brasilia que había liderado el barsilero antes del golpe de estado de 1964, tras lo cual se exilió en Montevideo. Luego Sánchez volvería a Chile y sería Director de Planificación de la Universidad de Chile y desde esa posición convocó al antropólogo a trabajar en ese país32.

  • 33 Carta de Domingo Carlevaro a Darcy Ribeiro, 14/07/71 (Notas de la Oficina de P (...)

30Con Darcy Ribeiro, Carlevaro trabó una importante amistad. Carlevaro estuvo a cargo de las gestiones relacionadas con la contratación de profesores extranjeros que resultó de una política definida por el CDC de recibir a docentes universitarios perseguidos por los golpes de estado de Argentina y Brasil. Esto provocó la llegada de académicos que desempeñaron tareas de enseñanza e investigación en distintas facultades, pero también de colaboración con algunas iniciativas centrales. El trabajo de Ribeiro en la elaboración de lo que terminaría siendo conocido como el “Plan Maggiolo” fue muy intensa. En 1971 durante un pasaje por Santiago de Chile que realizó Carlevaro, le solicitaría hospedaje en su casa al brasilero a quien se dirigía en la correspondencia como “Hermanísimo Darcy”33.

  • 34 Rico, Álvaro, Cómo nos domina la clase gobernante. Orden político y obediencia social en (...)
  • 35 Nota al Rector Samuel Lichtensztejn, 13/3/73 (Notas de la Oficina de Planeamiento, (...)

31Rama era profesor de historia egresado del Instituto de Profesores Artigas, había realizado estudios de sociología en París y fue uno de los responsables del trabajo sobre educación realizado para la CIDE. A lo largo de la década que nos ocupa, Rama se desempeñó en varios países de América Latina como funcionario de organismos de Naciones Unidas. Hacia 1973 se encontraba radicado en Santiago de Chile trabajando para CEPAL, donde desarrolló buena parte de su carrera. En marzo de ese año, Carlevaro le solicitaba al rector Lichtensztejn hacer las gestiones para contar con el asesoramiento de Rama a través de la CEPAL. A varios años de aprobado el Plan de Reestructuración de la Universidad (1967), en un contexto político institucional que había cambiado significativamente en lo que se ha denominado como “camino democrático a la dictadura”34, Carlevaro, en base a una amistad personal y a experiencias profesionales compartidas, proyectaba una serie de “estudios previos a la presentación de bases para el cambio de la estructura universitaria” que habían sido acordados el año anterior con el saliente rector Maggiolo35.

Las múltiples actividades de la Oficina de Planeamiento Universitario

32Entre 1964 y 1973, la Oficina de Planeamiento Universitario realizó tareas de diferente naturaleza. La lista elaborada por la Comisión que estudió la propuesta de creación de la Oficina en 1963 abarcaba un abanico muy amplio de asuntos y permite calibrar el conjunto de expectativas que los actores universitarios allí representados tenían:

  • 36 Distribuido del CDC 244/63, AGU

“1º un análisis de la actual estructura docente (enumeración de servicios, duplicaciones, organigramas vigentes, situación del personal docente, su dedicación, etc.).
2º Un estudio de la investigación científica en sus distintos aspectos.
3º Un relevamiento de los planes de estudio, metodología docente y todos los problemas relacionados con esos puntos.
4º Un análisis de la actual situación en el campo de la administración universitaria.
5º Un relevamiento estadístico y la preparación de una metodología adecuada para que las autoridades cuenten con una información cuantitativa de carácter permanente.
6º Un análisis de los recursos financieros y de su utilización incluyendo la preparación de los presupuestos por programa.
7º Un estudio de los medios físicos, edificios y equipamiento.
8º Una investigación de los problemas de la coordinación de los distintos niveles de enseñanza.
9º La actual organización y servicios del Departamento de Bienestar Estudiantil.
10º Un estudio sobre las relaciones de la Universidad con el medio teniendo en vista los problemas del desarrollo social y económico del país”36.

33Diez años más tarde, al repasar su accionar, Carlevaro en nota al rector Lichtensztejn enumeraba:

  • 37 Nota al Rector Samuel Lichtensztejn, 13/3/73 (Notas de la Oficina de Planeamiento, (...)

“Muy rápidamente podemos recordar la realización del Seminario de Estructura Universitaria en el año 1967, dirigido por el eminente profesor Darcy Ribeiro; la colaboración en el plan de reestructuración de la Universidad presentado por el entonces Rector Maggiolo; los estudios sobre población universitaria (Censo de Estudiantes Ingresados y Censo General de Estudiantes, Censo de Egresados, con el asesoramiento de altísimo nivel técnico del Prof. Jorge Graciarena de UNESCO, el Censo de Docentes de la Universidad con el mismo asesoramiento y también el del Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad)”37.

34Esta lista refleja bien los principales hitos en términos de producción de información y actividades de elaboración programática realizados en el marco de la Oficina. Se destaca la contribución con el emblemático Plan Maggiolo, así como la organización del resonado seminario sobre estructura universitaria; pero también, como veremos, los censos implicaron un esfuerzo significativo. Algunas presencias de universitarios extranjeros, como Riberiro y Graciarena tuvieron un papel importante en la tarea realizada y así eran valorados por Carlevaro. Sin embargo la documentación disponible permite reconstruir la actividad de la Oficina más allá de los grandes hitos que destacaba, al final de este período, su responsable. También nos permite entender su dinámica de funcionamiento, especialmente, el complejo sistema de alianzas y contactos que desplegó Carlevaro para desarrollar las actividades.

  • 38 Sin embargo Wosewer también pensaba en un tipo de estudios estrictamente econó (...)

35Los censos insumieron un conjunto importante de esfuerzos y recursos. Era el tipo de actividad que Wonsewer tenía en mente al proponer la creación de un organismo de este tipo. En esa línea establecía una continuidad con el primer censo estudiantil que había llevado adelante en 1960 el Instituto de Ciencias Sociales (ICS) de la Facultad de Derecho bajo la dirección del abogado y catedrático de Sociología de la Facultad, Isaac Ganón38.

  • 39 Repartido del Consejo Directivo de la Facultad de Derecho (24/12/1955), Biblioteca de la (...)
  • 40 La publicación de resultados preliminares establece que participaron: Isaac Ganón (direc (...)
  • 41 Universidad de la República, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, Instituto de Cienc (...)

36El ICS había comenzado a funcionar como Seminario de Sociología en 1955. Se trataba de una iniciativa que Ganón había tenido durante 1954 para promover la investigación en la disciplina y formó parte de un cierto impulso renovador de la tradicional Facultad de Derecho. En el primer año de funcionamiento del seminario se llevaron adelante dos líneas de trabajo, una sobre vivienda y otra que consistió en la preparación de un censo de estudiantes de la Facultad. Se trataba de una actividad de investigación muy incipiente, basada en el trabajo estudiantil, que llevaban adelante sin una retribución específica el propio Ganón y Dionisio Garmendia como ayudante. Ganón estuvo a cargo del trabajo preparatorio del censo de estudiantes de la Facultad y Garmendia del trabajo sobre vivienda. El informe de Ganón sobre el funcionamiento del primer año del seminario manejaba la posibilidad de acudir a financiamiento externo, algo que para el catedrático no se había hecho hasta entonces por “argumentos dictados por prejuicios o falso orgullo”39. Finalmente en 1960, con el apoyo del rector Cassinoni, se realizó un trabajo de carácter censal, ya no en la Facultad, sino en el conjunto de la Universidad, para lo cual se contó con el asesoramiento del sociólogo francés Jean Labbens. Labbens fue contratado por Unesco, gracias al apoyo del Centro Latino Americano de Pesquisas em Ciencias Sociais con sede en Río de Janeiro, un organismo que se había creado conjuntamente con FLACSO en 1957 a impulso de Unesco. La realización del censo fue una de las principales actividades del Instituto en este período y representó la oportunidad de realizar un trabajo empírico de gran escala y de conformar un equipo de trabajo, algo inexistente hasta el momento40. Pese a los recursos que la Universidad habría destinado a la tarea, algunos aspectos técnicos relacionados al procesamiento de la información recogida en los cuestionarios exigieron de la colaboración de otros organismos públicos que contaban con capacidades técnicas que no poseía el Instituto: el Departamento de Estadística de la División Higiene del Ministerio de Salud Pública realizó la tabulación de resultados y la Dirección de Estadística y Mecanización Contable del Consejo Departamental de Montevideo – del que Ganón era asesor jurídico – realizó la perforación de fichas41. Hacia 1968 la Oficina de Planeamiento concretaría la realización de varios censos.

  • 42 Diversas notas de pagos a personal contratado. Notas de la Oficina de Planeamiento, (...)

37Con la incorporación de Graciela Riccardi como técnica en estadística en junio de 1965 se comenzó un estudio sobre egresados, primero en base a fichas estudiantiles dispersas en las bedelías de las facultades y luego mediante una encuesta de profesionales. Este trabajo se realizó en colaboración con dos de los polos de impulso a la investigación en ciencias sociales en la Udelar: el Instituto de Ciencias Sociales de Derecho – que desde 1963 era dirigido por Solari, quien había accedido en 1958 a una segunda cátedra de Sociología en la Facultad – y el Instituto de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas. También participó del trabajo el sector Recursos Humanos de la Comisión de Inversiones y Desarrollo Económico. Este estudio implicó la contratación, por parte de la Oficina, de encuestadores y codificadores, así como personas responsables de perforación de fichas y picado de matrices. Las tareas se extendieron hasta el año 196942.

  • 43 Graciarena militó en la juventud socialista y fue secretario de José Luis Romero durante (...)
  • 44 “Estado actual de los censos universitarios” Distribuido 254/69 (Distribuidos del (...)

38En noviembre de 1968 el CDC resolvió realizar un censo de estudiantes a cargo de la Oficina de Planeamiento que se llevó adelante entre noviembre y diciembre de ese año mediante un formulario autoadministrado aplicado a 18.650 estudiantes. Esta vez el informe estuvo a cargo del sociólogo argentino Jorge Graciarena43, asesor contratado nuevamente mediante Unesco con quien Carlevaro trabó una intensa amistad y a cuyos servicios se recurrió en diversas oportunidades. Ese mismo año se había censado a los casi 5000 estudiantes ingresantes. En el marco de la realización de estos censos estudiantiles, la Oficina encargó un reprocesamiento de los datos del censo de 1960 para que los datos fueran comparables con el nuevo relevamiento, lo que exigió una nueva tabulación de los resultados.44

39Para el procesamiento de los datos en 1968 los recursos técnicos con que contaba la Udelar habían cambiado. Para estas tareas se contó con el Centro de Computación de la Universidad, con quien la Oficina de Planeamiento compartió diversas iniciativas. Hacia 1963 había comenzado a funcionar una Comisión de Tratamiento de la Información en la Universidad, desde donde se promovió la creación de un Centro de Computación que comenzó a funcionar en 1966 bajo la dirección de Manuel Sadosky, un académico argentino exiliado en Montevideo durante la dictadura de Juan Carlos Onganía, que había sido pionero de los estudios universitarios en computación también su país. Dos años más tarde, el Centro de Computación contaba con una computadora IBM 360 en el quinto piso de la Facultad de Ingeniería, con la cual se procesaron, además de diversos trabajos encarados por la propia Universidad, el censo general de población de 1963. Ese censo general de población, impulsado por la CIDE, se hizo tras casi medio siglo sin que se realizara un estudio de este tipo, un período en que la generación sistemática de información estadística no fue prioridad gubernamental, algo reiteradamente denunciado por los impulsores de la modernización de las ciencias sociales desde fines de la década de 1950.

40En 1968 también se realizó el primer Censo Docente bajo la “dirección técnico-administrativa” de Domingo Carlevaro y la “conducción técnica” de Jorge Graciarena, que fue responsable de elaborar instrumentos de relevamiento y el plan inicial de tabulación. El relevamiento alcanzó al 95 % de una población de más de 2000 docentes. El Instituto de Ciencias Sociales, entonces dirigido por Alfredo Errandonea tras la renuncia de Solari que lo había dirigido entre 1963 y 1967, realizó el análisis en el que participaron una decena de personas.

  • 45 “Estado actual de los censos universitarios” Distribuido 254/69 (Distribuidos (...)
  • 46 Notas pago a encuestadores (FECHA 1971 y 1972) Notas de la Oficina de Planeami (...)

41Otro estudio fue un relevamiento de centros de la investigación. En 1969 la Oficina junto con la Comisión de Investigaciones Científicas preparó un cuestionario45, pero lo que se habría concretado entre 1971 y 1972 fue una encuesta sobre potencial científico realizada por el Consejo Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (CONICYT) y cuya aplicación en la Universidad estuvo a cargo de la Oficina de Planeamiento que contrató encuestadores y designó a Suzana Prates y Loreal Rosenfeld para coordinar el trabajo con el Consejo46.

  • 47 Este proyecto requirió varias contrataciones a lo largo del período, especialmente (...)

42La enumeración de estudios que hicimos muestra cómo Carlevaro tejió una profusa trama interinstitucional e interpersonal para la realización de trabajos relativamente ambiciosos para el medio local. Insistentemente subrayó la importancia del aporte técnico de Graciarena que se desempeñó como asesor contratado por Unesco. La trama involucró al ICS y el IECON, además de la CIDE y la OPP. Pero también se requirió de la colaboración del Centro de Computación de la Universidad o secciones administrativas como la Sección Mecanización de la División Hacienda, que disponían de los medios técnicos para el procesamiento informático de los cuestionarios de las encuestas y censos, así como de las fichas del Catálogo de Publicaciones Periódicas, otro proyecto que se extendió entre 1965 y 197147.

  • 48 Ver nota al Director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Aquiles Lanza (12/06/1 (...)
  • 49 Ver nota al Rector 12/06/1967; nota al Jefe de Personal (FECHA 1967); propuesta de licen (...)

43La Oficina de Planeamiento, a lo largo de este período, contó con un equipo reducido de funcionarios estables y se realizaron contrataciones para tareas específicas de cada uno de los estudios. En la documentación consultada se identificaron tres funcionarios administrativos que actuaron durante este período, pero dos de ellos tenían perfiles profesionales que eran especialmente valorados para la tarea. Estos dos funcionarios tuvieron trayectorias similares. Susana Crossa era funcionaria de la Universidad desde 1958 y a partir de marzo de 1965 trabajó en la Oficina de Planeamiento luego de haberse desempeñado como secretaria del Rector y del CDC; al mismo tiempo estudiaba economía; en 1964 realizó un curso de planificación educacional de un año en el Instituto de Planificación Económica de la Universidad de Chile y en 1970 realizó un curso de planificación de recursos humanos de tres meses de duración, dictado por ILPES y OIT en Santiago; en 1969 solicitó licencia en su cargo por haber obtenido un puesto en la Oficina de Presupuesto de la Universidad y hacia 1971 se encontraba en Estados Unidos por asuntos familiares donde realizó un curso sobre pobreza, empleo y recursos humanos en la American University de Washington48. El otro caso fue el de Rolando Franco, un abogado cuya primera actuación registrada es de junio de 1967 cuando se le pagó por picado de matrices y obtención de direcciones para la encuesta de egresados universitarios y hacia fines de ese año cumplía horario estable en la Oficina. En 1969 recibió una licencia con goce de sueldo por dos años para estudiar sociología en FLACSO en Chile con el compromiso de retornar y permanecer el doble de tiempo en la Oficina; pero al final de este período renunció al haber obtenido una beca de investigación en el ILPES, lo que provocó una extensa nota de Carlevaro lamentando el desenlace y exhortando a las autoridades a tomar medidas que evitaran este tipo de situaciones49.

  • 50 En el período 1957-1960 se creó la Oficina de Relaciones Públicas, modificó las (...)

44Además de estudios como los reseñados, la Oficina de Planeamiento fue concentrando una serie de funciones bastante variadas. Dos características parecen ser relevantes para entender ese conjunto de tareas. Por un lado se trataba de un órgano central a cargo de un universitario con amplio conocimiento de la institución y sus actores, en un momento en que la estructura central no tenía demasiadas capacidades. Fue con el rectorado de Mario Cassinoni que las estructuras centrales de la Universidad se fortalecieron. Tras un largo período en que se habían privilegiado las Facultades como órganos autónomos federados a partir de la legislación sancionada en 1908, tras la Ley Orgánica de 1958 recobró impulso la idea de contar con un aparato central que desarrollara acciones para el conjunto de la institución50. Muchas veces, ante requerimientos externos de instituciones o personas, la correspondencia de la Oficina muestra cómo Carlevaro se vio obligado a derivar solicitudes a las Facultades por no disponer de información o potestades para dar respuesta a pedidos de distinto tipo.

  • 51 Mary Méndez y Emilio Nisivoccia “Sobre la Ciudad Universitaria”, en Jung, M. E., Martíne (...)
  • 52 Nota de D. Carlevaro al asesor del Departamento de Pedagogía Universitaria de (...)

45La otra característica refiere a la cercanía con los rectores y a la confianza política depositada en Carlevaro para llevar adelante algunas tareas sensibles. Así, además de participar en la elaboración del Plan de Reestructuración de la Universidad y en el seminario de estructura que coordinó Darcy Ribeiro, Carlevaro participó en gestiones con oficinas públicas y con privados para la adquisición de terrenos en Malvín Norte donde la Universidad proyectaba la construcción de una ciudad universitaria51 o en la tramitación de contratos – y sus sucesivas renovaciones – de casi una veintena de profesores argentinos destituidos por la dictadura de Onganía para los cuales el CDC decidió una política especial que involucraba a cátedras y departamentos de las distintas facultades, así como a la comisión central de investigación y la de asuntos docentes. En los primeros dos años de funcionamiento de la Oficina, además, se encaró un estudio de estructuras universitarias en línea con las discusiones que terminarían dando lugar a la propuesta de institutos centrales de investigación en el Plan Maggiolo y un estudio sobre política de becas e intercambios52.

  • 53 Ver nota del rector Óscar Maggiolo al director de la OPP Luis Faroppa con posi (...)
  • 54 Ver cartas de Carlevaro a Gustavo Beyhaut 27/02/1967, 04/05/1967 y 17/05/1967 (Notas de (...)

46Otro conjunto de tareas que se llevaron a cabo desde la Oficina fueron relativas a cooperación e intercambios académicos. Si bien había una dimensión estratégica en esta política y de la correspondencia conservada se desprenden esfuerzos activos por detectar oportunidades para áreas específicas – por ejemplo para fortalecer la investigación en física53 o la creación de un centro de estudios latinoamericanos54 –, esto también implicaba una serie de tareas burocráticas que iban desde responder cartas protocolares a autoridades de universidades extranjeras, diplomáticos acreditados en el país, o funcionarios de organismos internacionales, hasta contratar habitaciones de hotel o gestionar alquileres de apartamentos para becarios o profesores visitantes. En esta línea, a partir de 1968 se encuentran registros de la actividad de una Comisión de Relaciones con el Exterior que se sumó a otras comisiones, como la de Planeamiento, de las que participaba Carlevaro. En este período, Carlevaro fue designado también Director Interino de la Oficina de Relaciones Públicas.

47Fue en estos años que el planeamiento educativo se incorporó al ámbito de estudios en educación que en Uruguay no había tenido desarrollos sistemáticos en la Universidad. En este ámbito Carlevaro jugó un papel significativo y puede ser considerado un especialista en temas de educación superior, un área de estudios que en el contexto regional se fue delimitando en este período. Sobre este asunto, en 1962 Wonsewer había señalado

  • 55 Actas del CDC, 25 de abril de 1962, AGU.

“que en la universidad no hay ningún órgano dedicado a investigar los problemas educacionales, cátedra de pedagogía, centro de estudios (…) Hay sí un instituto de ciencias sociales y hay sociólogos que estudian los problemas de sociología de la educación, porque se han sentido inclinados a estudiarlos, pero no porque la Universidad haya orientado determinados sectores de sus esfuerzos a investigar los problemas educacionales nacionales”.55

  • 56 Carlevaro, D. “Seminario de Estructuras Universitarias. Exposición de Domingo Carlevaro” (...)

48La actuación de Carlevaro en este sentido puede reconstruirse a través de diversas iniciativas. Al iniciar su gestión al frente de la Oficina de Planeamiento en 1964 formuló una propuesta de generalizar a toda la Universidad un seminario de formación pedagógica que se desarrollaba en la Facultad de Derecho. Luego, en 1967 realizó gestiones para la incorporación del maestro argentino especialista en ciencias de la educación Guillermo Savloff. Hacia 1970 en la órbita de la Oficina funcionaba un grupo de trabajo sobre problemas de la educación en el Uruguay en el que habrían participado docentes de otros niveles del sistema educativo. Su exposición en el ya mencionado seminario de estructura universitaria de 1967 estuvo dedicada a la posibilidad de creación de una facultad de educación – también prevista en el Plan Maggiolo –. Allí, Carlevaro reivindicó la necesidad de que la Universidad se ocupara de los problemas de los distintos niveles del sistema educativo. De manera cuidadosa, no se posicionó como un especialista en educación, sino que hizo gala de sus interlocuciones con especialistas de las distintas instituciones que formaban parte del sistema educativo. Además de manejar con fluidez datos del conjunto del sistema, tomados fundamentalmente del Informe sobre el estado de la educación elaborado en el marco de la CIDE, Carlevaro defendió la importancia de crear una Facultad de Educación que formase profesores y maestros, así como la promoción de la investigación y la experimentación pedagógica que a su juicio estaban ausentes en el país56.

Consideraciones finales

49La convergencia entre las iniciativas de transformación universitaria y los esfuerzos de institucionalización, profesionalización y renovación de la investigación en ciencias sociales determinó la trayectoria de la Oficina de Planeamiento de la Universidad y la de su principal responsable, Domingo Carlevaro, que ocuparon un lugar clave de mediación entre actores de primer nivel en estos procesos. Se trató de mediaciones ente ámbitos de conducción y autoridades universitarias, espacios académicos, oficinas públicas, organismos internacionales y referentes de diversas disciplinas, en especial economistas y sociólogos. Esto colocó a Carlevaro en una posición relativamente secundaria: fue uno más de los expositores en el seminario que estuvo asociado a la figura de Darcy Ribeiro, el Plan de Reestructuración de la Universidad pasó a llevar el nombre de Maggiolo, los informes de los censos no llevan su firma. Pero su presencia fue sistemática en procesos claves del período, desde la redacción de la Ley Orgánica de 1958 a la organización de las elecciones universitarias de 1973 que se realizaron en el delicadísimo contexto posterior al golpe de Estado. En un contexto de ausencia de estudios universitarios en educación, el conjunto de experiencias que acumuló Carlevaro lo posicionaron en un lugar importante en la interna universitaria. Estas experiencias fueron, como se fue señalando, de diversa naturaleza. Tanto la militancia estudiantil como la formación en técnicas de planeamiento educativo en el exterior, el estudio sistemático de temas educativos que promovió desde la Oficina y la cercanía personal con especialistas de diversas disciplinas, lo convirtieron en un individuo informado sobre la realidad educativa nacional y le dieron una perspectiva que a la vez combinó una mirada regional y aggiornada desde el punto de vista de los avances de las ciencias sociales de su época. Esto se combinó, además, con compromisos políticos desde posiciones de la llamada “nueva izquierda”. Así, un bachiller a cargo de una pequeña estructura destinada a la planificación universitaria atravesó la intensa década de 1960 en el centro de los debates sobre transformación universitaria en Uruguay. Su derrotero nos muestra hasta qué punto las discusiones sobre cambios en las formas de producir conocimiento social y sobre estructuras universitarias formaron parte de un mismo proceso que tuvo dimensiones regionales y globales.

Haut de page

Notes

1 Ver por ejemplo: Terán, Oscar, Nuestros años sesentas. La formación de la nueva izquierda intelectual argentina, Buenos Aires, Siglo XXI, 2013; Gilman, Claudia, Entre la pluma y el fusil. Debates y dilemas del escritor revolucionario en América Latina, Buenos Aires, Siglo XXI, 2003.

2 Altamirano, Calros, “Ideas para un programa de historia intelectual” en Altamirano, C., Para un programa de historia intelectual y otros ensayos, Buenos Aires, Siglo XXI, 2005. Ver también: Altamirano, Carlos, “Desarrollo y desarrollistas” Prismas. Revista de historia intelectual, no 2, p. 75-94, 1998.

3 Ver al respecto: Neiburg, Federico y Plotkin, Mariano, “Intelectuales y expertos. Hacia una sociología histórica de la producción del conocimiento sobre la sociedad en la Argentina” En: Neiburg, F. y Plotkin, M. (comp.) Intelectuales y expertos. La constitución del conocimiento social en la Argentina, Buenos Aires: Paidós, 2004.

4 Jung, M. E. Derechas y Universidad en Uruguay. Entre la reacción y la modernización, 1958,-1973, Tesis de Doctorado, Universidad Nacional de Quilmes, 2020.

5 Paris, Blanca, La Universidad de la República. Desde la crisis a la intervención, op. cit., p. 64-81.

6 Para una perspectiva de este tipo especialmente preocupada por los procesos de institucionalización académica en espacios periféricos ver: Beigel, Fernanda “Reflexiones sobre el uso del concepto de campo y acerca de la ‘elasticidad’ de la autonomía en circuitos académicos periféricos” en Beigel, F. (dir.), Autonomía y dependencia académica. Universidad e investigación científica en un circuito periférico: Chile y Argentina (1950-1980), Buenos Aires, Biblios, 2010. Para un ejemplo de esta preocupación en la Udelar en este período ver: Markarian, Vania, Universidad revolución y dólares. Dos estudios sobre la Guerra Fría cultural en el Uruguay de los sesenta, Montevideo, Debate, 2020.

7 Marchesi, Aldo, Hacer la revolución. Guerrillas latinoamericanas, de los años sesenta a la caída del Muro, Buenos Aires, Siglo XXI, 2019.

8 París, B., De la crisis a la intervención…, op. cit., p. 34

9 Markarian, V. “Córdoba en boca de los universitarios uruguayos (algunos de sus cambiantes significados entre los años cincuenta y sesenta del siglo XX)”, Avances del Cesor, v. XVI, no20, 2019, p. 129-146. y Markarian, V. Universidad revolución y dólaresop. cit.

10 Markarian, Vania, “Tres partes y tres fuentes. Un ensayo de ubicación del Plan Maggiolo en el contexto intelectual del Uruguay de los sesenta”, en Jung, M. E., Martínez, M. L., Paroli, P. (ed.) 50 años del Plan Maggiolo. Historia, testimonios y perspectivas actuales, Montevideo, Universidad de la República, 2018.

11 Blanco, Alejandro, Sociedad de masas, totalitarismo y democracia. Gino Germani y la sociología argentina, tesis de doctorado UBA, 2004, p. 365.

12 Garcé, Adolfo, Ideas y competencia política, 1960-1973. Revisando el fracaso de la CIDE, Montevideo, Trilce, 2002. y Jung, o p. cit. 2020, p p. 92.119.

13 Paris, Blanca, La Universidad de la República. Desde la crisis a la intervención 1958-1973, Montevideo, Universidad de la República, 2010, p. 32.

14 Para una discusión sobre Santiago como eje del circuito académico regional de las ciencias sociales, ver Beigel, Fernanda, “Desde Santiago. Profesionalización, regionalización y nacionalización de las ciencias sociales” en Beigel F. (dir.) Autonomía y dependencia académica. Universidad e investigación científica en un circuito periférico: Chile y Argentina (1950-1980), Buenos Aires, Biblos, 2010.

15 Diez Hochleitner, R., “Una mirada regional”, en Lyons (ed.) Los Problemas y la Estrategia del Planeamiento de la Educación. La Experiencia de América Latina, París, UNESCO-IIPE, 1965.

16 Actas del CDC, 25 de abril de 1962, AGU.

17 Solari había desarrollado esta idea en un texto que se incluiría en el segundo tomo de Estudios sobre la sociedad uruguaya con el título “Aproximaciones al problema de la educación y el desarrollo económico en el Uruguay” (Arca, 1965), pero su origen estaba en tres clases dictadas en noviembre de 1960 en Montevideo, en el marco del Curso Intensivo de Capacitación en Problemas del Desarrollo organizado por el Consejo Nacional de Gobierno, la Udelar y la CEPAL.

18 Actas del CDC, 25 de abril de 1962, AGU.

19 París, B. La Universidad de la República… op. cit., p. 36.

20 Integrada por el Rector, Wonsewer, Trimble y Elena (Actas del CDC, 29.10.1962, p. 1879, AGU)

21 La comisión del CDC se expidió a favor de crear una Oficina de Planeamiento Universitario en mayo de 1963 (Distribuido del CDC 244/63, AGU)

22 Distribuido del CDC 244/63, AGU.

23 La propuesta elaborada por el Rector establecía que “las funciones serán de naturaleza Técnico-Administrativo” y se considerarían para la adjudicación del cargo “los antecedentes y trabajos realizados que revelen conocimientos en organización y programación en enseñanza superior; los referentes a organización y desarrollo de la Universidad de la República y los que evidencien información sobre los problemas generales de la enseñanza y educación en nuestro país”. (Distribuido 267/63, Distribuidos del CDC 1963, Subfondo Institucional, AGU).

24 Sobre la historia del ILPES ver Rolando Franco La invención del ILPES. Sobre el papel del ILPES en las primeras formulaciones de la teoría de la dependencia a partir de 1964 ver Fernanda Beigel “La teoría de la dependencia en su laboratorio” en Autonomía y dependencia académica.

25 Nota de Carmen Lorenzo, Especialista del Programa, a Etcheberry, cc. Domingo Carlevaro, 20/01/1966. Notas de la Oficina de Planeamiento 1964-1973, Subfondo Dirección General de Planeamiento, Fondo Institucional, AGU.

26 Ver una reseña biográfica de Domingo Carlevaro en https://historiasuniversitarias.edu.uy/biografia/carlevaro-domingo/

27 Carlevaro integró la primera dirección del Movimiento 26 de Marzo junto con Daniel Vidart, Mario Benedetti, Kimal Amir, Ruben Sassano y Washington Rodríguez Belletti.

28 Ver carta de postulación para curso de Planificación de la Educación. Archivo personal de Domingo Carlevaro, AGU.

29 Ver por ejemplo carta de Aldo Solari a Domingo Carlevaro desde Santiago 23/03/1967; carta de Domingo Carlevaro a Enrique Iglesias (2/6/67). Notas de la Oficina de Planeamiento, Subfondo Dirección General de Planeamiento, AGU.

30 Notas de la Oficina de Planeamiento, Subfondo Dirección General de Planeamiento, AGU.

31 ver Informe Semestral del Experto en Planeamiento Educativo, Rolando Sánchez Araya al Director de la Oficina de Relaciones con los Estados Miembros de la Unesco, 18/06/66 (Biblioteca Digital de la Unesco https://unesdoc.unesco.org/) y nota del Rector interino Rodolfo Tálice y del Secretario Técnico de la Oficina de Planeamiento, Domingo Carlevaro al Representante Residente de la Junta de Asistencia Técnica de las Naciones Unidas, Fidel Urrutia solicitando el asesoramiento de Rolando Sánchez (Notas de la Oficina de Planeamiento, Subfondo Dirección General de Planeamiento, AGU).

32 Entrevista con Rolando Sánchez Araya (26/03/2013).

33 Carta de Domingo Carlevaro a Darcy Ribeiro, 14/07/71 (Notas de la Oficina de Planeamiento, Subfondo Dirección General de Planeamiento, AGU).

34 Rico, Álvaro, Cómo nos domina la clase gobernante. Orden político y obediencia social en la democracia posdictadura. Uruguay 1985-2005, Montevideo, Trilce, 2005.

35 Nota al Rector Samuel Lichtensztejn, 13/3/73 (Notas de la Oficina de Planeamiento, Subfondo Dirección General de Planeamiento, AGU). Ver archivo personal de Domingo Carlevaro.

36 Distribuido del CDC 244/63, AGU

37 Nota al Rector Samuel Lichtensztejn, 13/3/73 (Notas de la Oficina de Planeamiento, Subfondo Dirección General de Planeamiento, AGU).

38 Sin embargo Wosewer también pensaba en un tipo de estudios estrictamente económicos con vistas a racionalizar la administración de la Universidad en sus distintas facetas: “Hay antecedentes, hemos comenzado con el censo universitario, pero el censo no es suficiente. (…)” (Wonsewer, Actas del CDC, 25/4/1963, AGU).

39 Repartido del Consejo Directivo de la Facultad de Derecho (24/12/1955), Biblioteca de la Facultad de Derecho.

40 La publicación de resultados preliminares establece que participaron: Isaac Ganón (director), Jean Labbens (asesor), Arq Carlos Tosar, Prof. Germán Rama, Dr. Ricardo Yelpo, Dr. Horacio Martorelli (ayudantes técnicos), Brs Lidia Carzoli, Carlos Casulo, Ina M. D’Angelo, Marta Degener, Martha Gagliardini, Myriam Hernández, Nilda Martínez Pita, Julio C. Pivel, Alma Puig, Myrna Robilotta, Carlos Sineiro, Aramis Tavares, Francisco Yelpo (encuestadores y supervisores), Brs, Héctor Apezechea, Amalia P. de Soliño (auxiliares). (Universidad de la República, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, Instituto de Ciencias Sociales, Registro Universitario 1960. Informe General Preliminar, Montevideo, 1961.)

41 Universidad de la República, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, Instituto de Ciencias Sociales, Registro Universitario 1960. Informe General Preliminar, Montevideo, 1961.

42 Diversas notas de pagos a personal contratado. Notas de la Oficina de Planeamiento, AGU.

43 Graciarena militó en la juventud socialista y fue secretario de José Luis Romero durante su intervención de la UBA en 1955. Jugó un papel clave en la instalación del Instituto de Sociología de la UBA que dirigió Gino Germani y participó de la elaboración del primer plan de estudios de la carrera hacia 1957. Realizó estudios en la London School of Economics. Luego se distanció de Germani y participó activamente de las críticas del dependentismo al estructural-funcionalismo (ver Ansaldi, Jorge Graciarena, en perspectiva latinoamericana Notas in memoriam). Tuvo una carrera en organismos de Naciones Unidas y participó de los procesos de institucionalización de la sociología que impulsaron organismos como Unesco en América Latina. Su incorporación a los cuadros de la Unesco se produjo 1966, meses antes del golpe de Onganía en Argentina. Se desempeñó en Colombia, Uruguay y también en el CLAPCS de Río de Janeiro. Luego su carrera seguiría en la CEPAL donde dirigió la División de Desarrollo Económico y protagonizó, primero las discusiones en torno al dependentismo que marcaron la agenda de unas ciencias sociales cada vez más politizadas una vez avanzada la década de 1960 y entrada la siguiente; y luego, en las discusiones sobre las dimensiones políticas de los procesos de desarrollo, que dio lugar a la noción de “estilos de desarrollo” que también marcó la discusiones educativas en la CEPAL durante los gobiernos autoritarios del Cono Sur. En la CEPAL coincidirían en esos mismos años los uruguayos Solari y Rama que también ya fueron mencionados.

44 “Estado actual de los censos universitarios” Distribuido 254/69 (Distribuidos del CDC, 1969, AGU).

45 “Estado actual de los censos universitarios” Distribuido 254/69 (Distribuidos del CDC, 1969, AGU).

46 Notas pago a encuestadores (FECHA 1971 y 1972) Notas de la Oficina de Planeamiento, AGU.

47 Este proyecto requirió varias contrataciones a lo largo del período, especialmente de bibliotecarios. La cooperación del argentino Manuel Sadosky contratado en régimen de dedicación total fue muy importante.

48 Ver nota al Director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Aquiles Lanza (12/06/1968); carta de recomendación para la American University (12/03/1971); Formulario Solicitud de beca de ampliación de estudios de Naciones Unidas (08/07/1969) (Notas de la Oficina de Planeamiento, AGU).

49 Ver nota al Rector 12/06/1967; nota al Jefe de Personal (FECHA 1967); propuesta de licencia con goce de sueldo (04/03/1969); nota al Rector informando la renuncia de R. Franco (19/04/1971) (Notas de la Oficina de Planeamiento, AGU).

50 En el período 1957-1960 se creó la Oficina de Relaciones Públicas, modificó las funciones de la Contaduría General que se convirtió en Repartición Hacienda, se establecieron comisiones permanentes del CDC, se conformó un Departamento de Bienestar Estudiantil a partir de la Comisión de dicha área, se creó el primer Comedor Estudiantil que acompañó la expansión del sistema de becas, se proyectó un Hogar Estudiantil, se fortaleció la Comisión de Publicaciones y la Comisión de Extensión Universitaria y Acción Social. Además hubo una intensa producción de normativa interna, tanto para el ordenamiento de las tareas docentes como administrativas. (Cassinoni, M. Memoria del rectorado, vol. 1, 1957-1960, Montevideo, Universidad de la República, 1961.

51 Mary Méndez y Emilio Nisivoccia “Sobre la Ciudad Universitaria”, en Jung, M. E., Martínez, M. L., Paroli, P. (ed.) 50 años del Plan Maggiolo. Historia, testimonios y perspectivas actuales, Montevideo, Universidad de la República, 2018.

52 Nota de D. Carlevaro al asesor del Departamento de Pedagogía Universitaria de la Universidad Nacional del Litoral, agosto de 1965, Notas de la Oficina de Planeamiento, AGU.

53 Ver nota del rector Óscar Maggiolo al director de la OPP Luis Faroppa con posición contraria a llamado en contratación de experto en planeamiento de la educación superior. reivindica las capacidades en el país para elaborar planes integrales y solicita redirigir fondos a contratar asesor científico para instituto de física (3/10/67); respuesta a Wolfang Allen (Instituto di Física, Universitá degli Studi de Bologna) sobre planes de la universidad para el desarrollo de la física (1968 FECHA); nota sobre gastos de visitas de los argentinos Juan Giambiagi y Carlos Vasavsky para asistir a mesa sobre física en la universidad (1966 FECHA). (Notas de la Oficina de Planeamiento, AGU)

54 Ver cartas de Carlevaro a Gustavo Beyhaut 27/02/1967, 04/05/1967 y 17/05/1967 (Notas de la Oficina de Planeamiento, AGU)

55 Actas del CDC, 25 de abril de 1962, AGU.

56 Carlevaro, D. “Seminario de Estructuras Universitarias. Exposición de Domingo Carlevaro”, en Bralich, J. (comp.) La (una) Facultad de Educación, Montevideo, FHCE, 2013.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Lucas D’Avenia, « Ciencias sociales y modernización universitaria. La introducción del planeamiento universitario en la Universidad de la República en Uruguay en la década de 1960 »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 21 juin 2022, consulté le 17 août 2022. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/88459 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.88459

Haut de page

Auteur

Lucas D’Avenia

Universidad de la República, Uruguay

Haut de page

Droits d’auteur

CC BY-NC-ND 4.0

Creative Commons - Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International - CC BY-NC-ND 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search