Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesQuestions du temps présent2022Las mecánicas del litoral. Los es...Transformaciones en el ...

2022
Las mecánicas del litoral. Los espacios extractivos desde su borde

Transformaciones en el acceso y uso de los recursos naturales en el archipiélago de Chiloé

Transformations in the access to and use of natural resources in the Chiloé archipelago
Ricardo Ramiro Alvarez Abel

Résumés

Se describen algunos de los cambios culturales más significativos ocurridos en el archipiélago de Chiloé respecto al acceso y uso de recursos marino costeros isleños. Las transformaciones ocurridas dan cuenta de un giro ontológico y de modelo de vida que va desde lo relacional/consuetudinario a lo naturalista/extractivo. Este fenómeno fue promovido por políticas de Estado, principalmente a través de iniciativas de fomento productivo y restricciones normativas; y también, a causa de la modificación de satisfactores locales (de manera voluntaria y en otras de manera forzada) para acceder a oportunidades, en ocasiones distantes y en otras in situ.

Haut de page

Notes de la rédaction

Este trabajo forma parte de los resultados obtenidos a través del Proyecto FONDECYT 1201922 (2020 - 2023). Y es parte de la tesis doctoral del autor denominada “Ontologías marino-costeras en conflicto en el Mar Interior de Chiloé. Región de Los Lagos, Chile”, del Doctorado de Ciencias Sociales en Estudios Territoriales de la Universidad de Los Lagos, Chile.

Texte intégral

Introducción

  • 2 Provincias de Llanquihue, Chiloé y Palena, región de Los Lagos, Chile
  • 3 Max-Neef, Manfred, Elizalde, Antonio, & Hopenhayn, Martín. Desarrollo a escala humana: c (...)
  • 4 Skewes, Juan Carlos, Alvarez, Ricardo y Navarro, Magdalena. Usos consuetudinarios, confl (...)
  • 5 Kaztman, Rubén, y Filgueira, Carlos. Marco conceptual sobre activos, vulnerabi (...)
  • 6 Fundación Superación Pobreza. Derivas insulares, Estudio Bi-Regional Los Lagos (...)
  • 7 Munita, Doina, Mera, Rodrigo y Alvarez, Ricardo. “Una historia de seis mil años”, Chiloé(...)
  • 8 Ostrom, Eleonor, Burger, Joanna, Field, C. B., Norgaard, R. B., & Policansky, D. Revisit (...)
  • 9 Gutiérrez, R., Linsalata, L. y Navarro, M. “Repensar lo político, pensar lo co (...)

1El archipiélago de Chiloé2 (Figura 1) posee 51 islas habitadas, 47 de ellas menores a los 80 km2. Este rasgo geográfico es importante pues estas islas tienen altos niveles de aislamiento, lo que ha permitido que siga vigente un modelo de vida de carácter consuetudinario basado en el despliegue de satisfactores3 autosuficientes que se gestaron durante un largo período de tiempo4. Su permanencia se entiende, entre otros motivos, por la necesidad de resolver necesidades esenciales por cuenta propia ante la carencia de una estructura de oportunidades público-privada5, fenómeno que, en las islas mayores y más conectadas, se resuelve6. Su poblamiento se remonta a más de seis milenios7, con un componente hispano que por razones históricas – asociadas al aislamiento crónico que experimentaron respecto a las demás poblaciones del continente – rápidamente se mestizó con la población indígena isleña. Este proceso permitió la creación e implementación de satisfactores muy particulares respecto a lo que sucedía en el resto de América, centrados en la cooperación colectiva para acceder a espacios y especies bajo la lógica de ‘comunes’ (no sólo como objetos o espacios8, sino también como prácticas en sí9), con una fuerte influencia indígena en su dimensión cosmogónica y ontológica.

Figura 1 – Mar Interior de Chiloé e islas menores a 80km2 habitadas.

Figura 1 – Mar Interior de Chiloé e             islas menores a 80km2             habitadas.

Mapa: Elaboración propia.

  • 10 De la Cadena, Marisol y Blaser, Mario. A World of Many Worlds. Durham: Duke Un (...)
  • 11 Alvarez, Ricardo y Ther, Francisco. Fragmentos de una cosmovisión mestiza asociada al (...)
  • 12 Alvarez, Ricardo, Muñoz, Claudia, Nuñez, David y Morend, Irina. Reflexiones en (...)

2Ambas dimensiones del mundo otorgaban a los elementos de la naturaleza condiciones más allá de ser sólo objetos, sino también de entidades10 con una importante capacidad de agencia en lo cotidiano, sobre todo en relación a normar éticamente la forma de compartir los bienes comunes, y sancionar la transgresión de lo normado localmente (por ejemplo, acaparando el agua dulce o impidiendo mariscar libremente por la costa). Hacerlo implicaba que estas entidades no sólo castigarían a los infractores, sino que su malestar se transformaría en una degradación generalizada del entorno11. Por otro lado, las transgresiones también se castigaban aislando al infractor, quedando excluido de la red de solidaridad colectiva12.

  • 13 Neira, Álvaro. Chiloé, mayo del 2016. El mayo chilote y los discursos desplegados en el (...)
  • 14 Pérez-Orellana, Daniela, Delgado, Luisa, & Marin, Víctor. The adaptive cycle and the eco (...)
  • 15 Baldacchino, Godfrey. Studying islands: on whose terms?: Some epistemological (...)
  • 16 Sahlins, Marshal. La ilusión occidental de la naturaleza humana. México: FCE, 2011.
  • 17 Skewes, Juan. La regeneración de la vida en los tiempos del capitalismo. Otras huellas e (...)
  • 18 Como las concesiones acuícolas y las áreas de manejo y explotación de recursos bentónico (...)
  • 19 Donde escasamente existe control sobre la explotación.
  • 20 Fundación Superación Pobreza. Derivas insulares, Estudio Bi-Regional Los Lagos y Aysén, (...)
  • 21 Alvarez, Ricardo, Muñoz, Claudia, Nuñez, David y Morend, Irina. “Reflexiones e (...)
  • 22 Alvarez, Ricardo, Munita, Doina, Mera, Rodrigo, Borlando, Italo, Ther, Francisco, Nuñez, (...)

3Esta forma de vida se mantuvo sin mayores cambios hasta fines del siglo XX. Sin embargo, a partir de entonces han ocurrido rápidas transformaciones en las dinámicas locales que han modificado los patrones de vida isleños, reduciendo y constriñendo las posibilidades de manifestar el modelo consuetudinario insular. Este cambio ha repercutido especularmente en la naturaleza archipelágica, convirtiendo un entorno que siempre fue pródigo en biodiversidad en un escenario de constantes crisis socioambientales13. Estas islas en cuestión son sistemas socioecológicos, con funciones ecosistémicas limitadas14. Es por ello que los cambios en los modelos de vida provocan cambios socioecológicos rápidamente, lo que las convierte en territorios altamente sensibles15. La precarización de los ecosistemas marítimos refleja la imposición de un modelo extractivo amparado en una cosmovisión occidental que se ha vuelto dominante16 y una ontología naturalista que desconectó los entrelazamientos entre las personas y las demás especies17, y modificó los comunes isleños transformándolos en áreas de acceso privado18 o de acceso libre19. Para facilitar el despliegue de esta racionalidad, el Estado construyó marcos normativos y procedimientos administrativos. El modelo consuetudinario insular adquirió una connotación negativa, y se le designó como un obstáculo para el desarrollo20. Lo más significativo fue que las sanciones rituales, que consideraban el egoísmo y el acaparamiento como actos cuestionables21, dieron paso al protagonismo de lo privado y la competencia entre pares como medio necesario para poder sobrellevar las economías locales. A pesar de ello, no se trata de un escenario dicotómico: en este archipiélago conviven expresiones que transitan constantemente entre lo consuetudinario y lo moderno, al grado de que una misma familia isleña puede implementar prácticas basadas en las costumbres locales, por ejemplo, para explotar el intermareal, a la vez que algunos de sus miembros, inscritos en sindicatos de pesca artesanal regulados por el Estado y orientados hacia el mercado, participan en actividades extractivas competitivas, como la pesca bentónica asociada a áreas de manejo22. De esta forma convive una estrategia pluriactiva isleña de larga raigambre (que depende del acceso y uso de múltiples nichos ecológicos y especies) con la moderna monodependencia respecto a recursos puntuales de interés comercial.

  • 23 Fundación Superación Pobreza (FSP). Derivas insulares. Estudio bi-regional, 20 (...)

4La primera tiene en su contra el hecho de que no genera dinero ni ahorro, pero es resiliente a largo plazo pues si una especie en particular es afectada o desaparece, las personas pueden rápidamente sostenerse en otras. Adicionalmente, no genera presiones sustanciales sobre el ecosistema, sino que distribuye los esfuerzos entre muchos espacios y especies. Por otro lado, la monodependencia sobre especies de interés comercial provee rápidamente dinero -e incluso capacidad de ahorro-, pero es altamente vulnerable a trastornos que afecten a la especie protagónica de sus economías. Hoy en día el archipiélago de Chiloé sigue reproduciendo ambos modelos, el primero más cercano a las reglas consuetudinarias y un acceso a los espacios y especies basado en los comunes; y el segundo, al modelo extractivo imperante, competitivo y basado en el acceso a espacios y especies bajo la lógica de acceso libre o figuras privadas. Esto otorga al paisaje isleño una alta heterogeneidad, ya que algunas islas evidencian mayor concentración de población monodependiente (con sindicatos, áreas de manejo, etc.) y un fuerte carácter competitivo, mientras que otras privilegian la estrategia basada en las costumbres antiguas, incluyendo compartir las playas, las algas, los mariscos, entre muchos otros23.

  • 24 Como expresión de resistencia cultural híbrida, pues se ancla tanto en la subsistencia/i (...)
  • 25 Demersal y bentónica, cada vez más orientada hacia el mercado.
  • 26 Mitícola y salmonera, expresión máxima del modelo extractivo.
  • 27 Daniel Ruiz Serna y Carlos Del Cairo, «Los debates del giro ontológico en torno al natur (...)
  • 28 Soporte de las figuras administrativas de explotación permitidas por la Ley General de (...)
  • 29 Blaser, Mario. Reflexiones sobre la ontología política de los conflictos medio (...)
  • 30 Tsing, Ana. Friction. An Ethnography of Global Connection. Princeton University Press. P (...)
  • 31 Ostrom, Eleonor, Burger, Joanna, Field, C. B., Norgaard, R. B., & Policansky, (...)
  • 32 Latour, Bruno. La cartographie des controversias, Technology Review, 2007, p.  (...)
  • 33 Blaser, Mario. “Notes toward a political ontology of ‘environmental’ conflicts”, (...)

5Hoy en día coexisten tres expresiones especialmente relevantes de este proceso de cambio, y que se vinculan con el acceso y administración a espacios y especies litorales: la recolección24, la pesca25 y la industria acuícola26. De forma imbricada estas manifestaciones de acceso y uso del entorno isleño se sitúan de manera transicional y dinámica entre una ontología naturalista y ontologías relacionales27, la primera de ellas instalada como el referente preferencial del Estado e industrias28; mientras que las segundas se revelan a través de manifestaciones cotidianas locales. Ambas ontologías – la naturalista dominante, y las relacionales consuetudinarias – frecuentemente entran en conflicto29, provocando fricciones30, principalmente en torno a las lógicas de preferencia en el acceso y uso de espacios y especies marino costeras, y la legitimidad de los actores. Esto se advierte en las dimensiones de comunes, privados y/o acceso libre31. Estas tensiones se manifiestan como controversias32 y malentendidos33; en el primer caso, donde las diferencias entre los actores se resuelven en torno a espacios preminentemente formales (como mesas de trabajo institucionales), mientras que los malentendidos suceden a escala local. En ambos casos se evidencian choques ontológicos y cosmogónicos sobre lo que son las cosas, y lo que puede y debe hacerse con éstas. En el transcurso de este texto se intentará responder a la pregunta: ¿qué cambios han sido más sustanciales, aquellos vinculados a la materialidad disponible y cómo usarla, o aquellos más profundos concernientes a dimensiones cosmogónicas y ontológicas que dan sentido a vivir en estas islas?.

Metodología

  • 34 Alvarez, Ricardo, Munita, Doina, Fredes, Jeannette y Mera, Rodrigo. Corrales de pesca en (...)
  • 35 Ther, Francisco. Geoantropología de los imaginarios del Mar Interior de Chiloé (...)
  • 36 Ther, Francisco. FONDEF ID16I10468 “Modelo Participativo de Gestión de Recursos (...)
  • 37 Fundación Superación Pobreza (FSP). Crisis en el habitar insular. Estudio regi (...)

6Este documento se basa en dos fuentes principales: i) el análisis documental de información convencional (principalmente publicaciones – artículos y capítulos de libros – relacionados con la explotación pesquero artesanal en el entorno archipelágico de Chiloé a lo largo de la historia y del presente), y ii) antecedentes etnográficos, recabados entre los años 2008 y el presente a través de diferentes proyectos de investigación centrados en levantar información primaria en el archipiélago de Chiloé e islas pobladas de Aysén. En especial, dos proyectos de investigación antropológica34 cuyos tópicos se concentraron en prácticas consuetudinarias isleñas; tres proyectos Fondecyt35, un proyecto Fondef36 y tres investigaciones asociadas a la Fundación Superación Pobreza37, las que permitieron acumular una gran base de antecedentes que representan a las islas del archipiélago de Chiloé, en la región de Los Lagos; y Guaitecas, en la región de Aysén. Los tópicos principales de análisis que contienen estas investigaciones se refieren a los dos modelos de vida isleños que coexisten en el entorno marino-costero: la histórica pluriactividad consuetudinaria, y la monodependencia moderna. También, las derivas que adoptaron las dimensiones cosmogónicas y ontológicas isleñas a través del tiempo. Y, finalmente, las consideraciones y experiencias de vida sobre el acceso y uso a los espacios y especies -en este escenario de fricciones y conflictos socioambientales- basadas en la lógica de comunes, privados y acceso libre.

  • 38 Doctorado de Ciencias Sociales en Estudios Territoriales, Universidad de Los Lagos, Chil (...)

7En este artículo no se citan relatos etnográficos. Sin embargo, las voces de los isleños e isleñas están contenidas en las publicaciones citadas en el cuerpo de este documento en donde el autor ha sido partícipe (como autor principal o secundario). Finalmente, este documento es parte de la investigación doctoral38 del autor llamada “Ontologías marino-costeras en conflicto en el Mar Interior de Chiloé. Región de Los Lagos, Chile”, del Doctorado de Ciencias Sociales en Estudios Territoriales de la Universidad de Los Lagos, Chile, asociada al Proyecto FONDECYT 1201922 (2020 - 2023).

Los tiempos de la pesca en la historia insular

  • 39 Fundación Superación Pobreza (FSP). Derivas insulares. Estudio bi-regional, 20 (...)

8La historia de Chiloé demuestra una serie de transformaciones en la materialidad preferida por sus habitantes y sus prácticas habituales (o sus satisfactores), y también en cómo perciben la naturaleza y lo que se debe hacer con ésta, con importantes efectos sobre el entorno insular y el comportamiento espacial de las personas (por ejemplo, respecto a su movilidad). Lo que es más difícil de advertir son activos, como el ingenio, la creatividad y el saber hacer39 que han sido constantes. En los siguientes capítulos se pondrá atención en algunos satisfactores y materialidades que fueron relevantes a través del tiempo (Figura 2), y las implicancias que tuvieron – y siguen teniendo – para la vida isleña.

Figura 2 – Línea de tiempo con prácticas pesqueras (aproximaciones) para el Mar Interior de Chiloé.

Figura 2 – Línea de tiempo con             prácticas pesqueras (aproximaciones) para el Mar Interior de             Chiloé.

Fuente: elaboración propia.

Tiempos prehispánicos

  • 40 Munita, Doina, Mera, Rodrigo y Alvarez, Ricardo. “Una historia de seis mil años”, (...)
  • 41 Cocción ancestral basada en el calentamiento de piedras sobre las que se disponen los (...)
  • 42 Lira, Nicolás. The Maritime cultural landscape of northern Patagonia. Journal (...)
  • 43 Alvarez, Ricardo, Munita, Doina, Fredes, Jeannette y Mera, Rodrigo. Corrales de pesca en (...)

9Chiloé tiene ocupaciones humanas a partir de 6 mil años antes del presente, con dos sustratos culturales: uno canoero (el más antiguo), y otro alfarero40. La cultura material orientada a la extracción se basaba en anzuelos de conchas, cordelaje hecho con fibras vegetales y/o cuero, y arpones de hueso, entre otros. Sin embargo, era el cuerpo humano el medio más importante para realizar actividades como la recolección intermareal. Para la transformación de los alimentos se utilizaban tanto curantos41 en hoyo como la cocción directa sobre el fuego. Para navegar se recurría a canoas de tablones cosidos, también llamados dalcas, y canoas monóxilas, conocidas como bongos o wampos42. Sabemos que la pesca con corrales existía a la llegada de los españoles gracias a la crónica de Gerónimo de Vivar (mediados del siglo XVI) que describió su uso por parte de las poblaciones indígenas en el estuario de Reloncaví43.

Conquista y colonia

  • 44 Urbina, Ximena. La frontera de arriba en Chile Colonial. Interacción hispano-indígena en (...)
  • 45 Bastones de madera de luma (Amomyrtus luma) que se usaban para voltear la tierra utiliza (...)
  • 46 Paredes, Pablo. Volteo a lumas: Apropiación, resistencia y desaparición de una (...)
  • 47 Urbina, Rodolfo. La periferia meridional indiana Chiloé en el siglo XVIII. (...)
  • 48 Lira, Nicolás. The Maritime cultural landscape of northern Patagonia. Journal of Maritim (...)

10Durante la conquista y colonia las crónicas hicieron constante mención a la generosidad del mar por la abundancia de pescados y mariscos que había en sus costas44. Sin embargo, desde el continente se asumió que esta naturaleza pródiga era la causa de la indolencia con que sus habitantes desdeñaron introducir innovaciones tecnológicas en su vida cotidiana. Un ejemplo de ello es que el arado no fue adoptado en el archipiélago, manteniendo las lumas45 como herramienta preferencial46. Los propios españoles adoptaron la lengua indígena47 y muy pronto se afianzó una cosmovisión mestiza con fuerte énfasis en precauciones rituales sobre cómo se debía acceder y usar el entorno. Las embarcaciones indígenas comenzaron a sufrir transformaciones en su arquitectura náutica: las dalcas dejaron de ser una opción preferencial en el siglo XVIII, mientras que los bongos cobraron mayor relevancia en la vida cotidiana, adquiriendo cambios tecnológicos en su estructura, como agregar cuadernas y quilla48 (Figura 3).

Figura 3 – Detalles de adaptaciones hispanas en canoa monóxila del siglo XVII hallada en Maullín en el año 1991 (cuadernas sujetas por tarugos).

Figura 3 – Detalles de adaptaciones             hispanas en canoa monóxila del siglo XVII hallada en Maullín en el             año 1991 (cuadernas sujetas por tarugos).

Fotografía: Jose Cardenas Vejar 2019.

  • 49 Trabajo cooperativo.
  • 50 Alvarez, Ricardo, Muñoz, Claudia, Nuñez, David y Morend, Irina. “Reflexiones e (...)

11Durante el mismo siglo XVIII se consolidó un tipo de asentamiento costero que permitió repoblar islas menores que habían quedado deshabitadas total o parcialmente durante la conquista, lo que implicó reforzar un tejido relacional adherido por la solidaridad y dependencia mutua. Es por ello que, prácticas como la minga49, de origen indígena, adquirieron un estatus como institución insular y como satisfactor protagónico. Es probable que estos nuevos asentamientos recurrieron significativamente a los corrales de pesca para acceder a alimentos seguros y constantes en un escenario donde la agricultura y ganadería eran limitadas50.

Siglo XIX

  • 51 Duhart, Héctor. ¿Constituye la regulación actual una herramienta eficaz para l (...)
  • 52 Soto, Elizabeth y Paredes, Christian. La regulación pesquera a través de la hi (...)
  • 53 Aravena, Gonzalo. Chiloé 1826: el proceso de incorporación de Chiloé a la República de C (...)
  • 54 León, Marco. Chiloé en el siglo XIX. Historia y vida cotidiana de un mundo insular, Ed. (...)

12A inicios del siglo XIX en el continente se produjeron cambios importantes en materia extractiva. Por ejemplo, la ‘Libertad de pesca y sus privilegios’ de 181151, en su artículo N°36, daba libertad a las personas para pescar y extraer recursos del mar como un derecho imprescriptible otorgado por Dios. El primer reglamento de pesca (1819) aseguraba un acceso común al litoral e impedía el acaparamiento privado y la competencia entre pares. Hacia 1821 la normativa nacional privilegiaba los usos pesqueros en el litoral por sobre cualquier otro uso52, con preferencia a pescadores. Tras la anexión forzada de Chiloé53 en 1826 la vida cotidiana no cambió sustancialmente debido a su aislamiento geográfico. La resistencia por mantener los satisfactores tradicionales motivó al Estado a implementar políticas de colonización con extranjeros, argumentando que la cultura isleña era, en sí, la gran barrera para lograr la integración efectiva del archipiélago. Por esta razón era necesario traer personas con una cultura distinta, más afines con el modelo que estaba tomando forma en el mundo54. En paralelo, los isleños activaron una intensa movilidad hacia rutas australes en busca de recursos marinos y madereros, ejercicio que se facilitó con cambios tecnológicos navales a escala local influidos por la proliferación de naves de todo tipo que arribaban desde Europa y América del Norte. Se hicieron comunes las goletas chilotas, lanchones, chatas, chalanas y botes. A nivel familiar los bongos siguieron siendo embarcaciones cotidianas destinadas a tareas prácticas, pero las dalcas desaparecieron. En materia pesquera se mantuvo la recolección, la pesca con corrales y la fabricación de redes y otros utensilios auto elaborados con fibras vegetales locales.

Primera mitad del siglo XX

  • 55 Paredes, Pablo. Volteo a lumas: Apropiación, resistencia y desaparición de una tecnologí (...)
  • 56 Alvarez, Ricardo, Munita, Doina, Fredes, Jeannette y Mera, Rodrigo. Corrales de pesca en (...)
  • 57 Soto, Elizabeth y Paredes, Christian. La regulación pesquera a través de la hi (...)
  • 58 Duhart, Héctor. ¿Constituye la regulación actual una herramienta eficaz para l (...)
  • 59 Soto, Elizabeth y Paredes, Christian. La regulación pesquera a través de la hi (...)

13A comienzos del siglo XX el Estado logró imponer la adopción del arado, sobre todo porque la consolidación del proyecto de colonización en el continente abrió oportunidades comerciales para la venta de granos y papas, y era menester producir más55. En materia pesquera los corrales de pesca fueron cuestionados por el Estado aduciendo que estimulaban la flojera de sus habitantes debido a que su manejo requería un mínimo de esfuerzo56, empujando a las familias a utilizar redes. Ambos ejemplos revelan cómo, de manera voluntaria y forzada, se alteraron satisfactores de larga data. En el país los cambios normativos también enfrentaron los modelos tradicionales de pesca quitándoles apoyo a los pescadores litorales y favoreciendo, en su lugar, a los terratenientes que venían insistiendo en quedarse con grandes porciones de borde costero57. Al mismo tiempo, se restringieron las prácticas, equipamiento y temporalidad en la actividad pesquera58, orientando los esfuerzos para generar una pesca de tipo industrial. Hacia 1907 se promovió el arriendo de secciones de playa para su explotación, , y surgieron las tallas y vedas. A mediados de siglo se creó la Corporación Nacional de Fomento (en adelante Corfo) y se instauró como exigencia contar con un carnet para poder desarrollar la actividad59.

  • 60 Saldívar, Juan. «Chilote tenía que ser»: Vida migrante transnacional en territorios pata (...)
  • 61 Urbina, Rodolfo. La vida en Chiloé en los tiempos del fogón, 1900-1940. Univer (...)
  • 62 Hucke-Gaete, Rodrigo, Lo Moro, Pablo y Ruiz, Jorge. Conservando el mar de Chiloé, palena (...)
  • 63 Fundación Superación Pobreza. Derivas insulares, Estudio Bi-Regional Los Lagos y Aysén, (...)
  • 64 Alvarez, Ricardo y Ther, Francisco. Fragmentos de una cosmovisión mestiza asociada al ac (...)
  • 65 Alvarez, Ricardo, Munita, Doina, Fredes, Jeannette y Mera, Rodrigo. Corrales d (...)
  • 66 Phytophthora infestans
  • 67 Retamales, Alvaro. La Pesca Artesanal Bentónica (PAB) en Maullín, Xa, Región de Los Lago (...)
  • 68 Alvarez, Ricardo y Navarro, Magdalena. Informes de usos consuetudinarios de Chiloé y (...)

14En el archipiélago se produjo una importante movilidad isleña estacional (llamada coloquialmente ‘golondrina’ por su periodicidad60) -principalmente masculina- hacia el sur y norte del país tras oportunidades de trabajo asalariado de baja calificación, con énfasis en salitreras, fundos del centro sur, y estancias magallánicas. Era una opción para apalancar dinero que no era posible de producir localmente. En las islas menores se mantuvieron los satisfactores tradicionales. Por cierto, la prohibición por usar corrales no impactó su práctica, y siguieron siendo cotidianos (Figura 4). Las lienzas y redes siguieron fabricándose con fibras vegetales61, y recién a mediados de siglo comenzaron a aparecer en la zona lienzas fabricadas con ‘pita’, y posteriormente de nylon62. Esto hizo que la estrategia económica pluriactiva familiar comenzase a poner gradualmente atención en la necesidad de generar dinero para costear estas materialidades63. Resulta relevante observar que las consideraciones cosmogónicas, y la recurrencia de rituales asociados a la pesca, también se mantuvieron constantes. Por ejemplo, la pesca con corrales implicaba protegerlos a través de un rito llamado treputo64, que reiteraba compromisos sociales respecto a cómo actuar en el entorno marino-costero, evitando el acaparamiento y sobreextracción, ya que esto provocaría el malestar de entidades no humanas que actuaban como guardianes tutelares del mar y como agresores cuando estas consideraciones eran violadas65. Una innovación importante para la época fue la introducción del buceo escafandra. La depresión económica que sufrían quienes vivían a base de la agricultura -causada por plagas como el tizón66- el incremento en el número de pescadores67. Este fenómeno da cuenta de un gradual proceso de especialización, o mayor dependencia respecto a determinados nichos isleños (aun cuando no se demarcaba la monodependencia económica respecto a determinadas especies que ocurriría a fines del mismo siglo). Al mismo tiempo, y gracias a la apertura de fábricas conserveras situadas en centros poblados, cientos de familias isleñas comenzaron a transportar enormes volúmenes de madera desde sus costas, pues las fábricas lo requerían para funcionar. También, se activaron masivas mariscaduras comunitarias, generando cientos de curantos en hoyo simultáneamente para preservar por más tiempo los mariscos para el largo viaje a las fábricas68.

Figura 4 – Corral de pesca en Huelmo, seno de Reloncaví.

Figura 4 – Corral de pesca en Huelmo,             seno de Reloncaví.

Fotografía: Ricardo Alvarez 2017.

Segunda mitad del siglo XX

  • 69 Alvarez, Ricardo, Munita, Doina, Fredes, Jeannette y Mera, Rodrigo. Corrales de pesca de (...)
  • 70 Urbina, Rodolfo. Castro, castreños y chilotes. 1960-1990, Ediciones Universita (...)
  • 71 Landwehr, Mariana. El calendario biocultural y cohesión sociocultural: estrate (...)
  • 72 Camus, Pablo & Arias, Mauricio. Pescadores artesanales y prácticas pesqueras a inicios d (...)

15El terremoto de 1960 marcó un antes y un después en la vida marítima isleña. En primer lugar, porque afectó la configuración de las costas: muchos corrales de pesca quedaron fuera de la línea de marea, y otros muy por debajo, lo que obligó a las familias a construir nuevos sistemas para adaptarse a la nueva configuración litoral69. El Estado decidió inyectar recursos y aplicar políticas públicas que permitiesen incorporar a este archipiélago de manera más efectiva – y productiva – al país, lo que incluyó inversiones públicas con protagonismo en la construcción de rutas viales. También, ocurrieron cambios tecnológicos para modificar la forma en la que se trabajaba el mar. Para Rodolfo Urbina se trata de un período que, a la luz de los propios chilotes, impactó sobre todo a la ruralidad insular, alterando los ritmos temporales de sus habitantes70. Este fenómeno es más que relevante pues causó dos cambios significativos en el modelo consuetudinario insular: i) la pluriactividad perdió protagonismo frente a la posibilidad de monodependencia respecto a especies de interés comercial (por ejemplo, con flotas de pescadores artesanales cuyo ejercicio productivo se basa en la explotación de un número limitado de especies demandadas por el mercado); y ii) implicó alterar sus calendarios bioculturales71 tradicionales, esto es, las sincronizaciones entre las prácticas culturales y el ecosistema marino costero (basados en la dependencia de las mareas, de las estaciones, la luna, entre muchos otros). Las dinámicas extractivas comenzaron a funcionar de manera importante en base a los tiempos exigidos por el mercado, con hitos y tiempos organizados en torno a la demanda y las regulaciones estatales, obviando las limitaciones propias de este ambiente ya que las nuevas tecnologías permitieron superar estas barreras (por ejemplo, con motores centrados ya no importaba el viento ni las corrientes). Al mismo tiempo, los conocimientos locales comenzaron a perder protagonismo frente a nuevos conocimientos tecno-científicos, fenómeno que es coincidente con lo que estaba sucediendo en otras partes del país72. Por cierto, esta transformación -con consecuencias sobre la dimensión ontológica isleña- ocurrió tanto por iniciativa del Estado como por la interacción con pescadores provenientes de otras partes del país.

  • 73 Peña, Julio. Regulación pesquera en Chile: Una perspectiva histórica. Cuadernos de econo (...)
  • 74 Carrera, Néstor. Breve historia de la acuicultura y salmonicultura en el sur de Chile (...)
  • 75 Peña, Julio. Regulación pesquera en Chile: Una perspectiva histórica. Cuadernos de econo (...)

16A nivel nacional ya se exigía contar con permisos para la explotación pesquera y cuotas, las que estaban implícitamente orientadas a favorecer los esfuerzos industriales73. Corfo inyectó tecnologías en la pesca industrial, lo que se tradujo, a escala local, en iniciativas de cultivos de moluscos, o la cría experimental de salmónidos en balsas jaulas en el seno de Reloncaví74. Se creó el Instituto de Fomento Pesquero (en adelante Ifop), corporación de derecho privado que debía ejecutar en un plazo de cinco años el Plan de Desarrollo Pesquero de Corfo. El D.F.L. 266 del año 1960 fue un gran incentivo para la pesca industrial por sus exenciones arancelarias hacia embarcaciones mayores, lo que favoreció finalmente la creación de monopolios pesquero-industriales y evidenció las primeras grandes crisis sobre especies hidrobiológicas75. Se instauró un período de neoliberalización pesquera (principalmente entre los años 1974 y 1989) otorgando permisos de explotación a naves extranjeras al interior de las aguas nacionales. Para reforzar estas políticas se creó la Subsecretaría de Pesca (en adelante Subpesca) y el Servicio Nacional de Pesca (en adelante Sernapesca), instaurándose un régimen de libre acceso con mínimas exigencias para la explotación.

  • 76 Concholepas concholepas
  • 77 Merluccius gayi

17En el archipiélago los isleños e isleñas fueron testigos de cómo, en muy poco tiempo, sus aguas se poblaron de embarcaciones y cuadrillas de pescadores provenientes de todo el país. Las mariscaduras y curantos comunitarios para abastecer fábricas desaparecieron, y en su reemplazo las flotas de pesca artesanal – más especializadas y tecnificadas – asumieron este rol. Los espacios ‘comunes’ eran percibidos y usados por estos actores bajo la noción de ‘espacios libres’, lo que revela conflictos ontológicos isleños: para las familias locales era impresentable que personas externas extrajesen todo sin considerar que eso transgredía las reglas tradicionales, y podía causar el malestar de entidades no humanas acarreando pobreza y deterioro en el ambiente; mientras que para los segundos era inaudito que los lugareños les obstruyesen explotar recursos locales que estaban disponibles por ley (y no hacerlo significaba que otra lancha pesquera vendría detrás y se llevaría todo). Las embarcaciones de propulsión eólica, como las goletas, dieron paso a motores centrados y luego a motores fuera de borda, lo que empujó a las familias a vender ganado o tierras para poder costearlos. Por cierto, los bongos dejaron de ser embarcaciones auxiliares presentes en la vida cotidiana. Especies como locos76 y merluzas77 activaron episodios extractivos de tal envergadura que se les llamó ‘fiebres’. Los buzos escafandra, que habían permitido ir más allá de la recolección de orilla sumergiéndose bajo el mar, dejaron de ser una opción frente a los trajes autónomos hookah, mucho más rápidos y eficientes.

  • 78 Hucke-Gaete, Rodrigo, Lo Moro, Pablo y Ruiz, Jorge. Conservando el mar de Chil (...)
  • 79 Gracilaria chilensis
  • 80 Skewes, Juan, Alvarez, Ricardo & Navarro, Magdalena. Usos consuetudinarios, conflictos a (...)

18El impacto que causó esta dinámica fue rápidamente experimentada por los isleños, sobre todo porque la abundancia histórica de especies dio paso a la sobreexplotación. Extensas zonas se quedaron sin mariscos y peces por largos períodos de tiempo, obligando a los habitantes locales a tener que viajar cada vez más lejos – con el consecuente incremento de tiempos y costos lejos del hogar – para lograr volúmenes mínimos con los que subsistir y comerciar, compitiendo además con cientos de embarcaciones y miles de pescadores provenientes de otras zonas del país78. Los requerimientos técnicos para sostener estas fiebres hicieron que las goletas desaparecieran de escenas y se volviesen protagónicas lanchas con una fisonomía típica para la época – y que sigue estando presente hoy – con las características mangueras amarillas en cubierta demarcando a quienes se dedican a la explotación bentónica. Se produjo una fuerte intervención desde centros de investigación y fomento para reconfigurar los conocimientos y procedimientos pesquero-artesanales, siendo un buen ejemplo de ello el impulso que adquirió el cultivo de pelillo79 en playas fangosas. La intensidad con que se implementó generó conflictos locales al punto de que muchas familias fueron segregadas de sus habituales espacios de mariscadura, y moluscos que habitualmente eran abundantes desaparecieron a causa de la saturación del intermareal80.

  • 81 Alvarez, Ricardo y Ther, Francisco Fragmentos de una cosmovisión mestiza asociada al acc (...)
  • 82 Otaria flavescens
  • 83 Alvarez, Ricardo & Hidalgo, Carlos. La movilidad insular asfixiada en el mar i (...)

19Por otro lado, las consideraciones cosmogónicas que limitaban las posibilidades de extraer más de lo necesario fueron devaluadas como supersticiones, y muy pocos pescadores siguieron practicando el treputo de manera individual y a escondidas81. Muy pronto se instauró una forma de vincularse con el mar que consideraba a sus especies sólo como recursos, y también como competidores -como los lobos marinos82- a los que había que eliminar. Se masificó el uso de redes de nylon, y se introdujeron espineles para alcanzar peces que estaban a gran profundidad. Hasta las carnadas (como las sardinas para los anzuelos) comenzaron a ser un costo que presionaba aún más a las familias a apalancar dinero, ya que se trataba de insumos que no eran solucionados autónomamente. Se instalaron numerosas plantas conserveras y procesadoras de peces y mariscos, motivando una movilidad – principalmente de mujeres jóvenes – desde la ruralidad hacia centros poblados, produciéndose un acelerado crecimiento de las periferias de pueblos que impulsaron la expansión urbana litoral. Muchas escuelas rurales orientaron sus esfuerzos para especializar a los estudiantes y facilitar su incorporación en estas fábricas (Figura 5). Para las familias isleñas tener a sus hijos viviendo en las ciudades se convirtió en un logro y motivo de orgullo, estimulando a las nuevas generaciones a marcharse de las islas donde se seguía viviendo una vida sin mayores cambios, y con carencias cada vez más contrastantes con los beneficios que advertían en la vida citadina83.

Figura 5 – Clases de pesca y cultivos acuáticos. Estudiantes de la Escuela El Sembrador (isla Puluqui, Calbuco) trabajan en una planta de proceso.

Figura 5 – Clases de pesca y cultivos             acuáticos. Estudiantes de la Escuela El Sembrador (isla Puluqui,             Calbuco) trabajan en una planta de proceso.

Fotografía: Carlos Vidal, 1988, recuperado el 26 de diciembre de 2021 de https://www.memoriasdelsigloxx.cl/​601/​w3-article-2434.html.

20Tras el fin de la dictadura y el inicio de la democracia se promulgó la Ley General de Pesca y Acuicultura (en adelante LGPA, año 1991), la que provocó un giro profundo respecto a la libertad con que se había explotado el mar previamente. Se diferenció operativamente la pesca artesanal (asociada a un Registro Nacional Pesquero Artesanal, en adelante RPA) de la pesca industrial (asociada a un Registro Nacional Pesquero Industrial) con regímenes de explotación diferenciados: en el primer caso de libre acceso, y en el segundo en base a regímenes de explotación plena, en recuperación y de desarrollo incipiente. Adicionalmente se consideraron 5 millas exclusivas para la pesca artesanal entre las regiones de Arica y Los Lagos, y desde allí hasta Magallanes señalando que las aguas interiores eran también de exclusividad para la pesca artesanal. La ley definió a este oficio como una actividad extractiva, realizada por personas naturales inscritas en el RPA como armadores, pescadores artesanales, buzos, buzos apnea (también denominados algueros) y recolectores de orilla (actividades que por sí mismas no son excluyentes unas de otras). Finalmente, esta ley sumó a este escenario a la industria acuícola, a quienes otorgó Concesiones Acuícolas (en adelante ccaa) y áreas preferenciales para el desarrollo de sus industrias (Áreas Aptas para la Acuicultura, en adelante AAA), mientras que a los pescadores bentónicos los condicionó a trabajar en Áreas de manejo y explotación de recursos bentónicos (en adelante amerbs).

  • 84 Fundación Superación Pobreza. Crisis en el habitar insular. Estudio regional, (...)
  • 85 Ayala, Jorge. Leyes de pesca, bienes comunes y extractivismo. El movimiento de pescadore (...)
  • 86 Álvarez, María. No queremos ser pesca acompañante, sino pesca objetivo. RUNA, archivo pa (...)
  • 87 Álvarez, Maria. Breve aproximación a las Barreras de Género en la Pesca Artesanal en (...)

21La LGPA tuvo críticas internas rápidamente, pues su implementación implicó reforzar una dinámica de competitividad que sólo incrementó las fricciones que se habían activado en la década previa. En Chiloé muchas comunidades pesquero-artesanales no se sumaron a las amerb (sobre todo aquellas situadas en islas o zonas rurales donde el modelo consuetudinario pluriactivo seguía siendo protagónico), porque no aceptaban que el mar, que consideraban común, pudiese ser capturado por particulares o utilizado indiscriminadamente bajo la lógica de acceso libre. Pero la rapidez con que sus áreas tradicionales de buceo fueron inscritas por organizaciones pesqueras provenientes de otros lugares los obligó a adaptarse precariamente sobre la marcha. Lo mismo sucedió respecto a quienes vieron cómo sus espacios tradicionales de trabajo y movilidad fueron cercados por balsas jaulas salmoneras84. La sensación que quedó instalada fue que esta normativa sólo vino a reforzar una estructura de injusticia e inequidad85, con un fuerte énfasis en el protagonismo masculino86. La familia como unidad de trabajo fue devaluada en este nuevo escenario, algo que queda patente al advertir que las prácticas productivas menos valoradas y pagadas quedaron en manos de mujeres87. Tampoco incluyó a poblaciones costeras indígenas y no indígenas que subsistían en base a usos consuetudinarios. El efecto de esta omisión fue tan amplio que generó la movilización de comunidades indígenas costeras – lafkenche y williche – entre las regiones de Biobío y Los Lagos, quienes iniciaron un proceso de búsqueda de una nueva normatividad que los reconociese en el entorno marino costero, y que legitimase que las áreas consideradas de ‘libre acceso’ por el Estado eran, en realidad, áreas comunes, normadas consuetudinariamente por sus habitantes.

  • 88 Guzmán, Nancy. El saqueo al mar. E. Planeta Chilena, 2019.
  • 89 Alvarez, Ricardo y Ther, Francisco. Los tiempos del mar interior. En Aldunate, Carlos. C (...)

22Se reforzó un modelo de trabajo basado en que los pescadores, compitiendo entre sí, invertían su esfuerzo y riesgos extrayendo materias primas sin valor agregado, en beneficio de intermediarios e industrias. Para reforzar el modelo industrial se intensificaron prácticas como las ‘puertas giratorias’ (movilidad de autoridades para cumplir altos cargos en empresas, y viceversa) o los pagos a parlamentarios para promover cambios legislativos a su favor88. Por cierto, la posibilidad de agencia isleña para hacer frente a la vorágine con que ocurrían estos cambios fue mínima, reducida principalmente a ejercicios sindicales. A pesar de todo, la aplicación de estrategias monodependientes-especie permitió a muchas familias isleñas generar mayor capacidad de dinero que antaño, lo que favoreció, entre otras cosas, poder mantenerse sin tener que migrar estacionalmente como antaño, o irse a las ciudades como los más jóvenes89.

Segundo milenio

  • 90 Fundación Superación Pobreza (FSP). Derivas insulares. Estudio bi-regional, 20 (...)
  • 91 Fundación Superación Pobreza (FSP). Crisis en el habitar insular. Estudio regi (...)
  • 92 Fundación Superación Pobreza (FSP). Crisis en el habitar insular. Estudio regi (...)

23Las islas menores del archipiélago de Chiloé experimentan hoy en día un fenómeno de despoblamiento: desde al menos 16 mil personas el año 2002, a cerca de 12 mil, además del envejecimiento de su población residente90. El promedio de ingresos autónomos del hogar es cercano a los $280.000 mensual91, lo que implica que sus habitantes siguen dependiendo de forma importante de la pluriactividad familiar, con un 40 % de dedicación a la agricultura y ganadería, un 22 % a la recolección de algas, un 11 % a la pesca artesanal y un 4 % al buceo92, además de otras dedicaciones de menor relevancia (por ejemplo, muy pocos isleños e isleñas trabajan en balsas jaulas de la salmonicultura u otros oficios asalariados, como profesor/a o paramédico/a).

  • 93 Castilla, Juan, Armesto, Juan, & Martínez-Harms, María. Conservación en la Patagonia Chi (...)
  • 94 Alvarez, Ricardo, Araos, Francisco, Diestre, Florencia, Riquelme, Wladimir, Br (...)
  • 95 Fundación Superación Pobreza (FSP). Crisis en el habitar insular. Estudio regi (...)

24El inicio de este milenio ha estado marcado por siniestros socioambientales, principalmente causados por la industria del salmón93. Esta industria ha enfrentado las crisis adoptando soluciones basadas en la aplicación de nuevas tecnologías, las que no han respondido hasta ahora ya que los siniestros siguen produciéndose constantemente. Además, ha producido marcos de referencia que instalan imaginarios que favorecen su imagen. Ello, a pesar de las evidencias – tanto científicas como la experiencia de los isleños e isleñas – cuyas economías y subsistencia han sido puestas en jaque94. En paralelo, los isleños e isleñas han experimentado fenómenos de inmovilidad laboral debido a que desde inicios de este milenio es requisito contar con cuarto año medio rendidos (Ley de Educación Media) para trabajar. Por esta razón las posibilidades de viajar trabajando hacia otras zonas del país, como ocurrió durante buena parte del siglo XX, quedaron clausuradas95.

  • 96 Alvarez, Ricardo & Hidalgo, Carlos. La movilidad insular asfixiada en el mar i (...)
  • 97 Bedriñana-Romano, Luis, Hucke-Gaete, Rodrigo, Viddi, Francisco, Johnson, Devin, Zerbini, (...)

25La política de transporte marítimo subsidiado, resultante como compensación territorial del proyecto Transantiago, ha constreñido drásticamente la movilidad entre islas y ha reorientado las lógicas de interacción entre éstas y las cabeceras comunales, saltándose todos aquellos puntos que antaño daban forma a su compleja trama de relaciones comunitarias96. En sentido contrario, la flota acuícola ha cobrado protagonismo, con tal densidad que están provocando trastornos severos en el comportamiento de especies marinas97. A la par, los pescadores continúan usando lanchas y botes, incorporando la fibra de vidrio como una nueva materialidad. Internamente están más equipadas por exigencias normativas. En las islas se ha reducido el uso de botes de madera para uso familiar, y se han vuelto más frecuentes pequeñas chatas y embarcaciones fabricadas con desechos de plástico provenientes de la acuicultura (Figura 6), lo que demuestra que el ingenio yla creatividad como activo siguen presentes.

Figura 6 – En primer plano, embarcación fabricada con los restos de una boya de origen acuícola. Al fondo una lancha de pesca bentónica. Isla Butachauques.

Figura 6 – En primer plano, embarcación             fabricada con los restos de una boya de origen acuícola. Al fondo             una lancha de pesca bentónica. Isla Butachauques.

Fotografía: Ricardo Alvarez 2017.

  • 98 Como Lessonia y Macrocistys
  • 99 Mastocarpus latissimus
  • 100 Gigartina skotssbergii
  • 101 Que consiste en arrancar las algas desde su sustrato rocoso usando la tracción del (...)
  • 102 Fundación Superación Pobreza. Crisis en el habitar insular. Estudio regional, 2016.
  • 103 Sepúlveda, Carolina. Dimensiones de valor del espacio marino en Chiloé. La visión de tre (...)
  • 104 Araos, Francisco, Catalán, Emilia, Álvarez, Ricardo, Núñez, David, Brañas, Fra (...)

26Nuevas especies de interés comercial han cobrado importancia, como las algas pardas98 y la luga negra99 y roja100, desatando nuevas fiebres extractivas que han incorporado prácticas insustentables como el barreteo101. Además, se ha reactivado crisis ontológicas pues mientras que los isleños e isleñas siguen recolectando algas principalmente a pie (en el intermareal) bajo cánones consuetudinarios – que consideran a la playa y las algas como comunes –, las flotas de buzos no escatiman esfuerzos en extraer todo antes de que éstas lleguen a las playas, apelando a la velocidad de sus motores, de sus equipos de buceo y de la urgencia' con que las industrias exportadoras exigen estar abastecidas ininterrumpidamente. En paralelo, algunas prácticas antiguas en el uso del intermareal han recuperado vitalidad: por ejemplo, muchos corrales de pesca han sido readecuados para contener algas de interés comercial que son mariscadas por las familias locales. También, han cobrado vigencia otras estructuras menores de larga data, como cholchenes: muros circulares pequeños que sirven para contener mariscos vivos en las proximidades de las viviendas102; y corrales de pirenes: pequeños muros que sirven para que peces pequeños de roca desoven. Las familias extraen estacionalmente sólo un porcentaje de los huevos103 proveyendo con ello nuevos nichos que enriquecen la biodiversidad intermareal. Esta reactivación tiene relación con la recuperación y revalorización de las costumbres locales, después de un largo período en el que las propias familias las devaluaron como arcaicas frente a lo novedoso que resultaba el conocimiento tecno-científico moderno. Este fenómeno es parte de la constatación de que esta modernización acelerada produjo un profundo daño a los ecosistemas isleños104.

  • 105 Cid, Danica & Araos, Francisco. Las contribuciones del espacio costero marino (...)
  • 106 Cid, Danica, & Araos, Francisco. Las contribuciones del espacio costero marino (...)

27Hoy en día las aguas interiores siguen estando densamente poblados por concesiones acuícolas (de mitílidos y salmones), al grado de que algunas islas están prácticamente rodeadas de áreas privadas, impidiendo la movilidad y cualquier tarea de subsistencia. Además, las experiencias de vida reiteran una y otra vez que los espacios que fueron saqueados (bajo la lógica de acceso libre) y aquellos que han sido eutrofizados por estas industrias (en base a la lógica de las ccaa), no permiten la vida de especies marinas. Es por ello que la entrada en vigencia de la Ley 20.249 fue tan bien recibida por muchas comunidades isleñas ya que les ha permitido, al menos, refrenar la privatización. Esta norma, que se había gestado a fines del siglo pasado, logró instalarse como un referente en materia de legitimación de usos consuetudinarios, señalando que la manifestación de los mismos – y su espacialización como comunes – permite reforzar funciones ecosistémicas que contribuyen con el bienestar humano105. Si bien en un principio muchos sindicatos pesqueros se opusieron (debido principalmente a la incertidumbre basada en información confusa, y porque los obligó a compartir protagonismo en las negociaciones con el Estado y los privados con organizaciones indígenas, antes invisibles), hoy en día suman adhesión gradualmente, sobre todo a escala local, pues en la práctica comparten a buena parte de sus socios con los ecmpos en proceso de solicitud, y porque coinciden en que es necesario cambiar el rumbo normativo que ha enfocado la relación con el mar exclusivamente en base a su explotación comercial. Sobre todo, porque la lógica extractiva que ha imperado no se ha correspondido con experiencias de bienestar106.

  • 107 Alvarez, Ricardo, Munita, Doina, Mera, Rodrigo, Borlando, Italo, Ther, Francis (...)

28Adicionalmente, esta norma ha permitido restituir valóricamente aquellos aspectos cosmogónicos que estaban en proceso de olvido, a través de un ejercicio reflexivo en el que poco a poco la relación con la naturaleza comienza a reorientarse nuevamente hacia una dimensión relacional. Sobre todo, porque, a vista de décadas de deterioro, es evidente que la perspectiva de mundo sostenida en categorizar a las especies y espacios básicamente como objetos es parte del problema. De esta forma se advierte una diferenciación importante entre las industrias extractivas que siguen insistiendo en la aplicación de estrategias tecno-científicas y tecno-administrativas para enfrentar el futuro; a la vez que las poblaciones isleñas y cada vez más pescadores artesanales retoman compromisos éticos y espirituales para intentar revertir la devastación que ven a su alrededor107.

  • 108 Ley 21027 (28-sep-2017) M. de Economía, Fomento y Turismo.
  • 109 Ley 21132 (31-ene-2019) M. de Economía, Fomento y Turismo
  • 110 Ther-Ríos, Francisco, Salinas-Vilches, Puala, Gajardo-Gálvez, Gonzalo, Bugueño, (...)
  • 111 Alvarez, Ricardo & Hidalgo, Carlos. La movilidad insular asfixiada en el mar interior de (...)
  • 112 Fundación Superación Pobreza. Derivas insulares, Estudio Bi-Regional Los Lagos (...)

29Los cambios normativos han incorporado otras oportunidades, como la Ley Caleta108 y la Pesca de Subsistencia109. En el primer caso pareciera ser que esta legislación puede resultar pertinente para caletas consolidadas (como las que existen en los centros urbanos de la región), pero institucionalmente no se ha tomado en cuenta que las caletas rurales (como las que existen en islas menores) poseen una heterogeneidad de dinámicas110 que hace difícil aprovechar esta normativa. Por otro lado, la Ley Pesca de Subsistencia, que permite extraer con fines de subsistencia y comercio sin necesidad de declarar lo capturado, ha tenido una lenta difusión. Esta ley viene – junto a la Ley 20.249 – a dar un respiro a los miles de isleños e isleñas que capturan peces y recolectan mariscos y algas para sostener sus vidas, sobre todo cuando casi todas las actuales oportunidades para generar dinero -que es cada vez más protagónico en el sostenimiento en las islas- son cada vez más exiguas111. Entre éstas se encuentra la venta en ferias urbanas, donde se comercializan mariscos, peces, carnes y verduras (entre otros productos familiares)112.

  • 113 Álvarez, Maria. Breve aproximación a las Barreras de Género en la Pesca Artesa (...)

30El panorama para los pescadores que están inscritos sigue siendo complejo: los registros están cerrados, y deben confrontar a una cifra no clarificada de pescadores no inscritos, muchos de los cuales no dudan en sobreexplotar especies incluso dentro de las amerbs. Este fenómeno se ha agravado durante la pandemia debido a miles de desempleados. El Estado sigue tratando a los pescadores de manera secundaria, lo que gatilla constantes movilizaciones a escala nacional, regional y local. Las especies de interés comercial siguen estando sobreexplotadas, y las que habían pasado desapercibidas y son identificadas por el mercado rápidamente sufren nuevas fiebres extractivas, a pesar de las restricciones normativas que se activen. En paralelo, gradualmente las organizaciones de mujeres pescadoras cobran visibilidad113.

  • 114 En el litoral de nuestro país las mayores tasas de pobreza multidimensional y por ingres (...)

31Finalmente, ya se experimentan otros conflictos propios del litoral nacional: la captura inescrupulosa por parte de intereses inmobiliarios del borde costero, lo que ha hecho que las familias isleñas gradualmente vayan retrocediendo hacia ciudades o tierra adentro. También, situaciones de pobreza114 allí donde siempre hubo abundancia, y externalidades propias del crecimiento urbano con escasa planificación, a lo que se agrega la situación crónica de seguir siendo un escenario sin ordenamiento respecto a los múltiples usos no necesariamente compatibles entre sí. Pero a pesar de ello hay rasgos, gestos, que siguen indicando un ejercicio de resistencia: los jóvenes urbanos viajan regularmente a las islas para participar de mariscaduras colectivas, curantos familiares o incluso recolección de algas (sea por añoranza, sea por acompañar a sus familiares, sea por necesidad económica). Estos pequeños actos demuestran que, junto al proceso etnopolítico de los ecmpos, a escala familiar también opera la insistencia por no desaparecer, en una línea de tiempo que, intentando sintetizarla, demuestra pérdidas y adquisiciones (voluntarias y forzadas) que han tenido siempre, como una constante, un alto nivel de incertidumbre (Figura 6).

Reflexiones finales

32La historia de cambios tecnológicos y cosmogónico-ontológicos en el archipiélago de Chiloé es una secuencia no necesariamente lineal de pérdidas e incorporaciones, a veces voluntarias y otras forzadas, con altos grados de incertidumbre y escaso control local. El modelo consuetudinario insular ha sido constante durante todo este tiempo, y si bien hoy en día está alicaído, sigue siendo reflexionado internamente por sus habitantes, sobre todo en el marco político de la Ley 20.249 que vuelve a dar legitimidad y vida a las costumbres por su directa relación con las posibilidades de bienestar colectivo. Vivir en estas islas implica depender de los demás, sobre todo si se considera que los satisfactores tradicionales no pueden ser implementados de manera individual, y si se hace así sólo satisfacen fragmentariamente necesidades elementales. Las prácticas pesquero-artesanales transitan constantemente entre la pluriactividad (de larga data local) y la monodependencia respecto a especies de interés comercial, lo que implica recurrir alternadamente a conocimientos y prácticas antiguas – basadas en un acceso común a espacios y a especies – o adherir a la lógica altamente competitiva e individual de la modernidad.

33La historia de transformaciones marino-costeras ha tenido múltiples resistencias, como la continuidad de la mariscadura como referente para satisfacer la necesidad de subsistencia, sobre todo porque además de la subsistencia resuelve otras necesidades universales como la protección, el afecto y el entendimiento. Estos procesos tienen implicancias ontológicas que han sido probablemente más profundas que su performance, como el giro dramático que adquirió la relación con la naturaleza durante las fiebres extractivas, que posicionó a las especies como 'recursos' o como competidores (como sucede con los lobos marinos). A pesar de ello, estos cambios subjetivos tampoco están cerrados, y a pesar de la insistencia con que las políticas públicas y las industrias tratan de limitar las creencias y éticas isleñas, todo parece indicar que tras una serie continua de siniestros socioambientales se ha estado reconfigurando un nuevo escenario futuro para este archipiélago, precisamente a partir del sustrato consuetudinario que fue tan tempranamente afectado.

Haut de page

Notes

2 Provincias de Llanquihue, Chiloé y Palena, región de Los Lagos, Chile

3 Max-Neef, Manfred, Elizalde, Antonio, & Hopenhayn, Martín. Desarrollo a escala humana: conceptos, aplicaciones y algunas reflexiones, Icaria Editorial, 2006.

4 Skewes, Juan Carlos, Alvarez, Ricardo y Navarro, Magdalena. Usos consuetudinarios, conflictos actuales y posibilidades de conservación en el borde costero de Chiloé insular, Revista Magallania, 2012, 40(1), p. 107-123

5 Kaztman, Rubén, y Filgueira, Carlos. Marco conceptual sobre activos, vulnerabilidad y estructura de oportunidades, CEPAL, Montevideo, 1999.

6 Fundación Superación Pobreza. Derivas insulares, Estudio Bi-Regional Los Lagos y Aysén, 2018.

7 Munita, Doina, Mera, Rodrigo y Alvarez, Ricardo. “Una historia de seis mil años”, Chiloé, Capítulo II, Museo de Arte Precolombino, 2016, p. 58-85.

8 Ostrom, Eleonor, Burger, Joanna, Field, C. B., Norgaard, R. B., & Policansky, D. Revisiting the commons: local lessons, global challenges. Science, 1999, Vol. 284, p. 278-282.

9 Gutiérrez, R., Linsalata, L. y Navarro, M. “Repensar lo político, pensar lo común: claves para la discusión”, Modernidades alternativas, Ediciones del Lirio, 2016.

10 De la Cadena, Marisol y Blaser, Mario. A World of Many Worlds. Durham: Duke University Press, 2018.

11 Alvarez, Ricardo y Ther, Francisco. Fragmentos de una cosmovisión mestiza asociada al acceso y uso del entorno costero en el archipiélago de Chiloé. Diálogo Andino, 2016, n° 49, 123-129.

12 Alvarez, Ricardo, Muñoz, Claudia, Nuñez, David y Morend, Irina. Reflexiones en torno al concepto de pobreza en pueblos originarios del sur de Chile. En Codoceo, Fernando, Ampuero, Fernanda y Perez, Cecilia, Criminalización de la pobreza, la construcción política del sujeto peligroso. Andros impresores.

13 Neira, Álvaro. Chiloé, mayo del 2016. El mayo chilote y los discursos desplegados en el conflicto socioambiental del archipiélago de Chiloé. Tesis de Magíster en Comunicación política, Universidad de Chile, 2018.

14 Pérez-Orellana, Daniela, Delgado, Luisa, & Marin, Víctor. The adaptive cycle and the ecosystem services: a social-ecological analysis of Chiloé Island, southern Chile. Ecology and Society, 2020, 25(4).

15 Baldacchino, Godfrey. Studying islands: on whose terms?: Some epistemological and methodological challenges to the pursuit of island studies. Island Studies Journal, 2008, 3(1).

16 Sahlins, Marshal. La ilusión occidental de la naturaleza humana. México: FCE, 2011.

17 Skewes, Juan. La regeneración de la vida en los tiempos del capitalismo. Otras huellas en los bosques nativos del centro y sur de Chile. Santiago de Chile: Ocho Libros (266 p.), 2019.

18 Como las concesiones acuícolas y las áreas de manejo y explotación de recursos bentónicos.

19 Donde escasamente existe control sobre la explotación.

20 Fundación Superación Pobreza. Derivas insulares, Estudio Bi-Regional Los Lagos y Aysén, 2018.

21 Alvarez, Ricardo, Muñoz, Claudia, Nuñez, David y Morend, Irina. “Reflexiones en torno al concepto de pobreza en pueblos originarios del sur de Chile”, Criminalización de la pobreza, la construcción política del sujeto peligroso, Andros impresores, Ed. Universidad de los Lagos, 2016.

22 Alvarez, Ricardo, Munita, Doina, Mera, Rodrigo, Borlando, Italo, Ther, Francisco, Nuñez, David, Hidalgo, Carlos y Hayward, Philip. Rebounding from extractivism. The history and re-assertion of traditional weir-fishing practices in the Interior Sea of Chiloé. Shima, 2019, 13(2).

23 Fundación Superación Pobreza (FSP). Derivas insulares. Estudio bi-regional, 2018.

24 Como expresión de resistencia cultural híbrida, pues se ancla tanto en la subsistencia/intercambio como en el mercado.

25 Demersal y bentónica, cada vez más orientada hacia el mercado.

26 Mitícola y salmonera, expresión máxima del modelo extractivo.

27 Daniel Ruiz Serna y Carlos Del Cairo, «Los debates del giro ontológico en torno al naturalismo moderno», Revista de Estudios Sociales [En línea], 55 | Enero 2016, Publicado el 01 enero 2016, consultado el 02 septiembre 2022. URL: http://journals.openedition.org/revestudsoc/9774.

28 Soporte de las figuras administrativas de explotación permitidas por la Ley General de Pesca y Acuicultura, en adelante LGPA.

29 Blaser, Mario. Reflexiones sobre la ontología política de los conflictos medioambientales. América Crítica, 2019, 3(2), p. 63-79.

30 Tsing, Ana. Friction. An Ethnography of Global Connection. Princeton University Press. Princeton, 2005.

31 Ostrom, Eleonor, Burger, Joanna, Field, C. B., Norgaard, R. B., & Policansky, D. Revisiting the commons: local lessons, global challenges. Science, 1999, vol. 284, p. 278-282.

32 Latour, Bruno. La cartographie des controversias, Technology Review, 2007, p. 82-83.

33 Blaser, Mario. “Notes toward a political ontology of ‘environmental’ conflicts”, Contested Ecologies: Dialogues in the South on Nature and Knowledge, Cape Town: HSRC Press, 2013.

34 Alvarez, Ricardo, Munita, Doina, Fredes, Jeannette y Mera, Rodrigo. Corrales de pesca en Chiloé. Imprenta América, 2008. Y Alvarez, Ricardo y Navarro, Magdalena. Informes de usos consuetudinarios de Chiloé y Las Guaitecas. Centro Ballena Azul.

35 Ther, Francisco. Geoantropología de los imaginarios del Mar Interior de Chiloé: itinerarios de temporalidades y apropiaciones socioculturales marítimas, FONDECYT 1121204, 2011-2016. Ther, Francisco. Coastal behaviors settings: por una Antropología de la Recomposición Territorial en el Archipiélago de Chiloé, FONDECYT N°1171827, 2017-2019. Ther, Francisco. “WEF nexus in Small Islands. Antropología de las interrelaciones WEF_nexus en Islas Pequeñas de la Región de Los Lagos y de Aysén”, FONDECYT 1201922, 2020 - 2023

36 Ther, Francisco. FONDEF ID16I10468 “Modelo Participativo de Gestión de Recursos Hídricos en Contextos Isleños: Bases territoriales para desarrollar procesos de anclaje de actores, modelos mentales e imágenes de futuro del agua”, 2017-2018.

37 Fundación Superación Pobreza (FSP). Crisis en el habitar insular. Estudio regional, 2016. Fundación Superación Pobreza (FSP). Derivas insulares. Estudio bi-regional, 2018. Fundación Superación Pobreza (FSP). Territorio biocultural litoral-insular. Estudio nacional.

38 Doctorado de Ciencias Sociales en Estudios Territoriales, Universidad de Los Lagos, Chile.

39 Fundación Superación Pobreza (FSP). Derivas insulares. Estudio bi-regional, 2018.

40 Munita, Doina, Mera, Rodrigo y Alvarez, Ricardo. “Una historia de seis mil años”, Chiloé, Capítulo II, Museo de Arte Precolombino, 2016, p. 58-85.

41 Cocción ancestral basada en el calentamiento de piedras sobre las que se disponen los alimentos.

42 Lira, Nicolás. The Maritime cultural landscape of northern Patagonia. Journal of Maritime Archaeology, 2017, 12(3), p. 199-221.

43 Alvarez, Ricardo, Munita, Doina, Fredes, Jeannette y Mera, Rodrigo. Corrales de pesca en Chiloé, Imprenta América, 2008.

44 Urbina, Ximena. La frontera de arriba en Chile Colonial. Interacción hispano-indígena en el territorio entre Valdivia y Chiloé e imaginario de sus bordes geográficos, 1600-1800. Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, 2009.

45 Bastones de madera de luma (Amomyrtus luma) que se usaban para voltear la tierra utilizando exclusivamente tracción humana.

46 Paredes, Pablo. Volteo a lumas: Apropiación, resistencia y desaparición de una tecnología agraria nativa en el archipiélago de Chiloé (Chile). Revista Austral de Ciencias Sociales, 2020, (38), p. 31-54.

47 Urbina, Rodolfo. La periferia meridional indiana Chiloé en el siglo XVIII. Ediciones Universitarias de Valparaíso, Universidad Católica de Valparaíso, 1983.

48 Lira, Nicolás. The Maritime cultural landscape of northern Patagonia. Journal of Maritime Archaeology, 2017, 12(3), p. 199-221

49 Trabajo cooperativo.

50 Alvarez, Ricardo, Muñoz, Claudia, Nuñez, David y Morend, Irina. “Reflexiones en torno al concepto de pobreza en pueblos originarios del sur de Chile”, Criminalización de la pobreza, la construcción política del sujeto peligroso, Andros impresores, Ed. Universidad de los Lagos, 2016.

51 Duhart, Héctor. ¿Constituye la regulación actual una herramienta eficaz para la explotación sustentable del recurso pesquero? Tesis de Derecho, Universidad Austral de Chile, 2004.

52 Soto, Elizabeth y Paredes, Christian. La regulación pesquera a través de la historia: La génesis de un colapso. Publicaciones de la Fundación Terram, 2018.

53 Aravena, Gonzalo. Chiloé 1826: el proceso de incorporación de Chiloé a la República de Chile, 1813-1831, 2017. Ed. 1826.

54 León, Marco. Chiloé en el siglo XIX. Historia y vida cotidiana de un mundo insular, Ed. Universitarias de Valparaíso, 2015.

55 Paredes, Pablo. Volteo a lumas: Apropiación, resistencia y desaparición de una tecnología agraria nativa en el archipiélago de Chiloé (Chile). Revista Austral de Ciencias Sociales, 2020, (38), 31-54.

56 Alvarez, Ricardo, Munita, Doina, Fredes, Jeannette y Mera, Rodrigo. Corrales de pesca en Chiloé. Imprenta América, 2008.

57 Soto, Elizabeth y Paredes, Christian. La regulación pesquera a través de la historia: La génesis de un colapso. Publicaciones de la Fundación Terram, 2018.

58 Duhart, Héctor. ¿Constituye la regulación actual una herramienta eficaz para la explotación sustentable del recurso pesquero? Tesis de Derecho, Universidad Austral de Chile, 2004.

59 Soto, Elizabeth y Paredes, Christian. La regulación pesquera a través de la historia: La génesis de un colapso. Publicaciones de la Fundación Terram, 2018.

60 Saldívar, Juan. «Chilote tenía que ser»: Vida migrante transnacional en territorios patagónicos de Chile y Argentina. Cultura-hombre-sociedad, 2017, 27(2), p. 175-200.

61 Urbina, Rodolfo. La vida en Chiloé en los tiempos del fogón, 1900-1940. Universidad de Playa Ancha Editorial, 2002.

62 Hucke-Gaete, Rodrigo, Lo Moro, Pablo y Ruiz, Jorge. Conservando el mar de Chiloé, palena y Las Guaitecas. Imprenta América, 2010.

63 Fundación Superación Pobreza. Derivas insulares, Estudio Bi-Regional Los Lagos y Aysén, 2018.

64 Alvarez, Ricardo y Ther, Francisco. Fragmentos de una cosmovisión mestiza asociada al acceso y uso del entorno costero en el archipiélago de Chiloé. Diálogo Andino, 2016, n° 49.

65 Alvarez, Ricardo, Munita, Doina, Fredes, Jeannette y Mera, Rodrigo. Corrales de pesca en Chiloé. Imprenta América, 2008.

66 Phytophthora infestans

67 Retamales, Alvaro. La Pesca Artesanal Bentónica (PAB) en Maullín, Xa, Región de Los Lagos, Chile. Tesis para optar al grado de Lic. en Antropología, Universidad Academia de Humanismo Cristiano, 2018.

68 Alvarez, Ricardo y Navarro, Magdalena. Informes de usos consuetudinarios de Chiloé y Las Guaitecas. Centro Ballena Azul, 2010.

69 Alvarez, Ricardo, Munita, Doina, Fredes, Jeannette y Mera, Rodrigo. Corrales de pesca de Chiloé, Imprenta América, 2008.

70 Urbina, Rodolfo. Castro, castreños y chilotes. 1960-1990, Ediciones Universitarias de Valparaíso de la Universidad Católica de Valparaíso, 1996.

71 Landwehr, Mariana. El calendario biocultural y cohesión sociocultural: estrategia territorial de conservación y diseminación in situ de maíz, Tesis Maestría en Ciencias en Recursos Naturales y Desarrollo Rural El Colegio de la Frontera Sur, México, 2019.

72 Camus, Pablo & Arias, Mauricio. Pescadores artesanales y prácticas pesqueras a inicios del siglo XX. Entre el control estatal y la libertad de pesca. Estudios atacameños, 2020, (64), p. 109-125.

73 Peña, Julio. Regulación pesquera en Chile: Una perspectiva histórica. Cuadernos de economía, 1996, 33(100), p. 367-395.

74 Carrera, Néstor. Breve historia de la acuicultura y salmonicultura en el sur de Chile (1856-2000). Territorios y Regionalismos, 2020, 3(3), p. 36-49.

75 Peña, Julio. Regulación pesquera en Chile: Una perspectiva histórica. Cuadernos de economía, 1996, 33(100), p. 367-395.

76 Concholepas concholepas

77 Merluccius gayi

78 Hucke-Gaete, Rodrigo, Lo Moro, Pablo y Ruiz, Jorge. Conservando el mar de Chiloé, palena y Las Guaitecas. Imprenta América, 2010.

79 Gracilaria chilensis

80 Skewes, Juan, Alvarez, Ricardo & Navarro, Magdalena. Usos consuetudinarios, conflictos actuales y conservación en el borde costero de Chiloé insular, 2012 Magallania, 40(1), p. 109-125.

81 Alvarez, Ricardo y Ther, Francisco Fragmentos de una cosmovisión mestiza asociada al acceso y uso del entorno costero en el archipiélago de Chiloé. Diálogo Andino, 2016, n° 49, p. 123-129.

82 Otaria flavescens

83 Alvarez, Ricardo & Hidalgo, Carlos. La movilidad insular asfixiada en el mar interior de Chiloé. Revista Líder, 2018, vol. 20, n° 33, p. 128-150

84 Fundación Superación Pobreza. Crisis en el habitar insular. Estudio regional, 2016.

85 Ayala, Jorge. Leyes de pesca, bienes comunes y extractivismo. El movimiento de pescadores artesanales en Chile (1988-2013). Tesis para optar al Grado de Magister en Historia, Universidad de Santiago de Chile, 2020.

86 Álvarez, María. No queremos ser pesca acompañante, sino pesca objetivo. RUNA, archivo para las ciencias del hombre, 2020, 41(2).

87 Álvarez, Maria. Breve aproximación a las Barreras de Género en la Pesca Artesanal en Chile. Tekoporá, 2021, 3(2), p. 111-125.

88 Guzmán, Nancy. El saqueo al mar. E. Planeta Chilena, 2019.

89 Alvarez, Ricardo y Ther, Francisco. Los tiempos del mar interior. En Aldunate, Carlos. Chiloé, Museo de Arte Precolombino, 2016.

90 Fundación Superación Pobreza (FSP). Derivas insulares. Estudio bi-regional, 2018, p. 32.

91 Fundación Superación Pobreza (FSP). Crisis en el habitar insular. Estudio regional, 2016, p. 13.

92 Fundación Superación Pobreza (FSP). Crisis en el habitar insular. Estudio regional, 2016, p. 52.

93 Castilla, Juan, Armesto, Juan, & Martínez-Harms, María. Conservación en la Patagonia Chilena: Evaluación del conocimiento, oportunidades y desafíos. Ediciones UC, 2021.

94 Alvarez, Ricardo, Araos, Francisco, Diestre, Florencia, Riquelme, Wladimir, Brañas, Francisco, Torrijos, Claudia, Cursach, Jaime y Stock, Marion. ¿Es sustentable la salmonicultura en Chile Enmarcando narrativas en disputa sobre la actividad salmonera en Chile. Desenvolvimento e Meio Ambiente, 2022, p. 59.

95 Fundación Superación Pobreza (FSP). Crisis en el habitar insular. Estudio regional, 2016.

96 Alvarez, Ricardo & Hidalgo, Carlos. La movilidad insular asfixiada en el mar interior de Chiloé. Revista Líder, 2018, 20(33), p. 128-150.

97 Bedriñana-Romano, Luis, Hucke-Gaete, Rodrigo, Viddi, Francisco, Johnson, Devin, Zerbini, Alexandre, Morales, Juan, Mate, Bruce & Palacios, Daniel. Defining priority areas for blue whale conservation and investigating overlap with vessel traffic in Chilean Patagonia, using a fast-fitting movement model. Scientific reports, 2021, 11(1), p. 1-16.

98 Como Lessonia y Macrocistys

99 Mastocarpus latissimus

100 Gigartina skotssbergii

101 Que consiste en arrancar las algas desde su sustrato rocoso usando la tracción del motor de la embarcación.

102 Fundación Superación Pobreza. Crisis en el habitar insular. Estudio regional, 2016.

103 Sepúlveda, Carolina. Dimensiones de valor del espacio marino en Chiloé. La visión de tres comunidades en su proceso de reivindicación territorial a través de la Ley Lafkenche (20.249). Memoria de título de Antropología social, Universidad de Chile, 2017.

104 Araos, Francisco, Catalán, Emilia, Álvarez, Ricardo, Núñez, David, Brañas, Francisco & Riquelme, Wladimir. Espacios Costeros Marinos para Pueblos Originarios usos consuetudinarios y conservación marina. Anuário Antropológico, 2020, (vol. 45, n° 1).

105 Cid, Danica & Araos, Francisco. Las contribuciones del espacio costero marino para pueblos originarios (ecmpo) al bienestar humano de las comunidades indígenas de Carelmapu, Sur de Chile. CUHSO, 2021, 31(2), p. 250-275.

106 Cid, Danica, & Araos, Francisco. Las contribuciones del espacio costero marino para pueblos originarios (ECMPO) al bienestar humano de las comunidades indígenas de Carelmapu, Sur de Chile. CUHSO (Temuco), 2021, 31(2), p. 250-275.

107 Alvarez, Ricardo, Munita, Doina, Mera, Rodrigo, Borlando, Italo, Ther, Francisco, Nuñez, David, Hidalgo, Carlos y Hayward, Philip. Rebounding from extractivism. The history and re-assertion of traditional weir-fishing practices in the Interior Sea of Chiloé. Shima, 2019, 13(2).

108 Ley 21027 (28-sep-2017) M. de Economía, Fomento y Turismo.

109 Ley 21132 (31-ene-2019) M. de Economía, Fomento y Turismo

110 Ther-Ríos, Francisco, Salinas-Vilches, Puala, Gajardo-Gálvez, Gonzalo, Bugueño, Zamir, Gajardo-Cortés, Claudio, Ceballos-Cardona, Mauricio, Valderrama, Jaime, Cursach, Jaime & Hidalgo-Garrido, Carlos. Complejidad territorial en caletas de pescadores artesanales de Chiloé (Chile): aportes para el manejo costero. Estudios Atacameños, 2020, N°65, p. 105-124.

111 Alvarez, Ricardo & Hidalgo, Carlos. La movilidad insular asfixiada en el mar interior de Chiloé. Revista Líder, 2018, 20(33), p. 128-150.

112 Fundación Superación Pobreza. Derivas insulares, Estudio Bi-Regional Los Lagos y Aysén, 2018.

113 Álvarez, Maria. Breve aproximación a las Barreras de Género en la Pesca Artesanal en Chile. Tekoporá, 2021, 3(2), p. 111-125.

114 En el litoral de nuestro país las mayores tasas de pobreza multidimensional y por ingresos tienen como variables coincidentes: alto porcentaje de población indígena y ruralidad, ambos elementos importantes pues es allí donde sigue existiendo y reproduciéndose el modelo consuetudinario. Fundación Superación Pobreza (FSP), Territorio biocultural litoral-insular. Estudio nacional, 2021.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1 – Mar Interior de Chiloé e islas menores a 80km2 habitadas.
Crédits Mapa: Elaboración propia.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/90464/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 101k
Titre Figura 2 – Línea de tiempo con prácticas pesqueras (aproximaciones) para el Mar Interior de Chiloé.
Crédits Fuente: elaboración propia.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/90464/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 105k
Titre Figura 3 – Detalles de adaptaciones hispanas en canoa monóxila del siglo XVII hallada en Maullín en el año 1991 (cuadernas sujetas por tarugos).
Crédits Fotografía: Jose Cardenas Vejar 2019.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/90464/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Titre Figura 4 – Corral de pesca en Huelmo, seno de Reloncaví.
Crédits Fotografía: Ricardo Alvarez 2017.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/90464/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 2,1M
Titre Figura 5 – Clases de pesca y cultivos acuáticos. Estudiantes de la Escuela El Sembrador (isla Puluqui, Calbuco) trabajan en una planta de proceso.
Crédits Fotografía: Carlos Vidal, 1988, recuperado el 26 de diciembre de 2021 de https://www.memoriasdelsigloxx.cl/​601/​w3-article-2434.html.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/90464/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 237k
Titre Figura 6 – En primer plano, embarcación fabricada con los restos de una boya de origen acuícola. Al fondo una lancha de pesca bentónica. Isla Butachauques.
Crédits Fotografía: Ricardo Alvarez 2017.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/90464/img-6.JPG
Fichier image/jpeg, 3,6M
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ricardo Ramiro Alvarez Abel, « Transformaciones en el acceso y uso de los recursos naturales en el archipiélago de Chiloé »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 15 décembre 2022, consulté le 28 janvier 2023. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/90464 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.90464

Haut de page

Auteur

Ricardo Ramiro Alvarez Abel

Escuela de Arqueología, Universidad Austral de Chile. Millennium Nucleus Ocean, Heritage & Culture.

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Creative Commons - Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International - CC BY-NC-ND 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search