Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesColloques2023Civilisation-Christianisme. Un bi...El catolicismo y el deber ...

2023
Civilisation-Christianisme. Un binôme latino-américain durable

El catolicismo y el deber fundamental del individuo y de la sociedad de “civilizarse”: civilización y cristianismo en los escritos de Mariano Soler

Catholicism and the fundamental duty of the individual and society to become "civilized": civilization and Christianity in the writings of Mariano Soler
Le catholicisme et le devoir fondamental de "civilisation" de l'individu et de la société : civilisation et christianisme dans les écrits de Mariano Soler
Susana Monreal

Résumés

En 1875 Mariano Soler retourna à Montevideo, il avait été ordonné prêtre à Rome et avait obtenu ses doctorats en théologie et en droit canonique à l’Université grégorienne. Il est devenu une référence pour les jeunes catholiques uruguayens réunis au sein du Club catholique (1875), il a dirigé la fondation de la première Université libre ou catholique (1878) et du Cercle catholique d’ouvriers de Montevideo (1885). Proche de Léon XIII, il fit partie du groupe d'ecclésiastiques qui « ont recréé » les relations entre Rome et l'Amérique latine. Troisième évêque (1890-1897) et premier archevêque de Montevideo (depuis 1897), il développa une activité intense comme écrivain et comme propagandiste.
La relation entre « christianisme et civilisation » est une constante dans ses discours et dans ses écrits, entre 1875 et 1908, l'année de sa mort. Des constantes conceptuelles sont à mettre en relief : elles associent la « grande œuvre de régénération religieuse et sociale » à l'alliance entre l'Église et la « civilisation ». Le christianisme était et avait été le créateur de la « civilisation » et son affaiblissement dans la société uruguayenne ne pouvait entrainer que corruption et barbarie. De subtiles mutations sont également appréciées, liées à la mise en valeur des principes républicains et des progrès matériels et scientifiques, associés à la « civilisation », et à la civilisation conçue comme processus « de perfectionnement harmonique et progressif des facultés physiques, morales et intellectuelles de l'homme ».

Haut de page

Texte intégral

1En la vida, la obra y los escritos de Mariano Soler el concepto de “civilización” resulta de particular relevancia. Seminarista aplicado, sacerdote destacado, tercer obispo de Montevideo desde 1891 y primer arzobispo de Montevideo a partir de 1897, su vida se desarrolló en múltiples escenas: Uruguay, su tierra de origen; América Latina, el continente cristiano; Roma, su referencia constante; el Cercano Oriente, su tierra de elección. En escenarios cambiantes, con tareas múltiples e innumerables escritos y discursos, el prelado uruguayo vuelve constantemente al concepto de “civilización”, invariablemente vinculado a los conceptos de “cristianismo” o “catolicismo”, de manera casi indistinta.

2Vamos a exponer, en primer lugar, los antecedentes del período en el que Mariano Soler desarrolla su actividad y se sirve ampliamente del término estudiado. En segundo lugar, presentaremos el perfil de Soler como agente transnacional y promotor de “civilización”. Finalmente nos detendremos en los conceptos de “civilización” y “cristianismo” en sus escritos: las definiciones que propone; la asociación de los conceptos de “civilización” y “progreso”, y el rol de la Iglesia católica como “agente civilizador”; y por último – como lo anuncia el título – “el deber fundamental” de los católicos de “civilizarse”.

Ultramontanismo y “civilización”

  • 1 José Benito Lamas (Montevideo, 1787-1857) tercer vicario apostólico del Urugua (...)

3En ambas márgenes del Río de la Plata, desde mediados del siglo XIX, se reveló una tensión creciente entre los autodenominados “católicos modernos”, cercanos a la masonería y a algunas ideas liberales, y los católicos progresivamente alineados con Roma. En Montevideo, la efervescencia masónica caracterizó el período posterior a la llamada Guerra Grande: a partir de 1851 se fundaron nuevas logias y se instaló el Gran Oriente del Uruguay, en setiembre de 1856. Alarmadas, las autoridades eclesiásticas reaccionaron y el vicario apostólico José Benito Lamas1 ordenó publicar y dar lectura en todas las iglesias a la Constitución Quo graviora de León XII. Este texto romano de 1825, que condenaba a las sociedades secretas y a la masonería, no se había difundido antes en Uruguay. En este clima de tensión y de provocación, el tema de la “civilización” ganó importancia.

  • 2 Félix Frías (Buenos Aires, 1816-París, 1881) Estudió en el colegio de Ciencias Morales y (...)
  • 3 Frías, Félix, El cristianismo católico considerado como elemento de civilizaci (...)
  • 4 Frías, Félix, op. cit., p. III. Ver: Grinchpun, Boris Matías, “La alternativa reaccionar (...)
  • 5 Frías, Félix, op. cit., p. 20.

4Precursora debe considerarse la obra de Félix Frías2, El cristianismo católico considerado como elemento de civilización en las repúblicas hispanoamericanas, publicada en Valparaíso en 1844.3 Era la recopilación de doce artículos aparecidos en El Mercurio, resultado de su polémica con los receptores de las “novedades” de la época – “niños de literatura” según Frías – a quienes consideraba responsables de “hostilizar entre nosotros el sentimiento religioso y los bienes sociales que de él emanan”.4 Sostenía que la fe cristiana constituía “el dogma más benéfico a esa ley de perfectibilidad y de progreso, que rige los destinos de la civilización y que ha presidido a la formación de los siglos modernos”.5 Frías plantea claramente una estrecha vinculación entre “civilización” y “cristianismo”, como conceptos complementarios. Entre 1848 y 1852, Frías fue corresponsal de El Mercurio en París. Testigo de la revolución de 1848, afianzó su valoración del orden como elemento básico para el progreso y la armonía social. En este contexto se acercó a la tradición hispánica y al llamado neocatolicismo, formulado en las obras de Jaime Balmes y Juan Donoso Cortés. Para Frías, la nación debía construirse sobre el concepto de “civilización” que implicaba organización política y social, progreso económico y civilidad, y en particular la afirmación de los valores religiosos y de las tradiciones cristianas.

  • 6 Jaime Balmes (Vich, Barcelona, 1810-1848) Filósofo y teólogo español. Realizó (...)
  • 7 Juan Donoso Cortés, primer marqués de Valdegamas (Valle de la SerenaBadajoz1809-Parí (...)
  • 8 François Guizot (Nîmes, 1787-Saint-Ouen-le-Pin, 1874) Historiador y político francés. De (...)
  • 9 Fernández Sebastián, Javier, “La recepción en España de la Histoire de la civilisation d (...)
  • 10 Fernández Sebastián, Javier, op. cit., p. 141.
  • 11 Balmes, Jaime, “La Civilización. Artículo 1º”, en La Civilización: revista religiosa, (...)

5Entretanto, Jaime Balmes6 había publicado, entre 1842 y 1844, El protestantismo comparado con el catolicismo, y Juan Donoso Cortés7, en 1851, su Ensayo sobre el catolicismo, el liberalismo y el socialismo, considerados en sus principios fundamentales, para hacer frente a las tesis históricas expuestas por François Guizot8 en su Histoire de la civilisation, editada en París entre 1830 y 1832.9 La influencia de Guizot, francés y protestante, en la historiografía española fue apreciable, también fue notoria en la obra de Frías. Balmes, asumiendo una postura netamente confesional, cuestionó la exaltación de la Reforma protestante, propuesta por Guizot, en tanto movimiento de “emancipación de la razón humana”, y las críticas a la Iglesia católica como influencia funesta sobre el espíritu humano.10 El concepto de civilización estaba en el núcleo de sus cuestionamientos: “habrá el máximum de civilización cuando coexistan y se combinen en el más alto grado la mayor inteligencia posible en el mayor número posible, la mayor moralidad posible en el mayor número posible, el mayor bienestar posible en el mayor número posible”, correspondiendo “moralidad” a “catolicismo”.11

  • 12 Morigi, Andrea, “La Civiltà Cattolica (1850-2000)”, in Voci per un Dizionario del (...)

6Superada la revolución de 1848, un grupo de jesuitas liderado por Carlo María Curci fundó, en 1850, La Civiltà Cattolica, para “defender a la civilización católica amenazada por los enemigos de la Iglesia” y para sostener también el primado romano.12 Editada primero en Nápoles y luego en Roma, la revista, dirigida al laicado católico más formado, contó con el apoyo decidido de Pío IX. En el primer número, Curci presentaba el programa de la revista:

  • 13 Curci, Caro M., «Il giornalismo moderno ed il nostro programma», La Civiltà Cattolica, v (...)

Tanto para poner un dique a la heterodoxia que amenaza, como para preservar una regla según la cual enderezar la civilización extraviada, el tratamiento de los temas sociales correrá paralelo en nuestro periódico al otro no menos serio de los temas católicos […].13

  • 14 Diccionario histórico de la Compañía de Jesús (DCJ), Madrid, Universidad Pontificia (...)

7La publicación tuvo éxito inmediato. El tiraje de 4.000 ejemplares de los comienzos se duplicó en un año y alcanzó los 12.000 ejemplares, lo que superaba muy ampliamente la edición de cualquier publicación liberal de la época.14 Se fortalecía también la asociación de los jesuitas con la defensa de la “civilización católica” y de la Santa Sede, y se definía la oposición de liberales y masones a la revista, y a la Compañía de Jesús.

  • 15 José Ignacio Víctor Eyzaguirre Portales (Santiago de Chile, 1817-Alejandría, 1 (...)
  • 16 Eyzaguirre, José Ignacio Víctor, El catolicismo en presencia de sus disidentes(...)

8Desde una perspectiva iberoamericana, Mons. José Ignacio Víctor Eyzaguirre15 publicó, en 1855, El catolicismo en presencia de sus disidentes, y en 1859, Los intereses católicos en América. Luego de realizar largos viajes por Europa e Iberoamérica, por tierras católicas y tierras protestantes, sus conclusiones eran terminantes: la “unidad” cristiana, que implicaba el desarrollo de la civilización, era la meta a alcanzar. “El espíritu católico lleva a la unidad, porque allí ve la salvación de un mundo amenazado y de una sociedad vacilante”16. Es más preciso en su segunda obra:

  • 17 Eyzaguirre, José Ignacio Víctor, Los intereses católicos en América, vol. I, P (...)

Poco importa, hemos dicho, que los vapores crucen las aguas de los ríos y recorran en pocos minutos infinitas millas […]; poco importa el movimiento que lleva a las naciones el comercio; poco importan los caudales que este mismo derrama en su seno y poco también los intereses que despierta en los individuos, si con el progreso material no está aunada en los ciudadanos la fe que ennoblece al hombre haciéndole obrar bien, pues todos sus adelantos serán mentiras y tinieblas todas sus luces.17

9Pronto aparece el concepto de “civilización”:

  • 18 Eyzaguirre, José Ignacio Víctor, op. cit., p. 18.

Nosotros no llamamos civilización a lo que no es más que trastorno del hombre y aniquilamiento de su nobleza y dignidad. No quiera decirse por eso que condenamos el progreso material de los pueblos. No, no lo condenamos por cierto pedimos solamente que no se considere como pura materia a los hombres, y abogamos en pro de su propia dignidad.18

  • 19 Eyzaguirre, José Ignacio Víctor, op. cit., p. 37.
  • 20 Eyzaguirre, José Ignacio Víctor, op. cit., p. 78.
  • 21 Eyzaguirre, José Ignacio Víctor, op. cit., p. 238.

10Enumerados los males, Eyzaguirre exponía también las vías de sanación: “El elemento religioso es el único que puede sanar al hombre de sus males morales”.19 A medida que el prelado chileno recorrió las diferentes regiones de América y conoció diversas culturas, se afirmaron dos conceptos en oposición: por un lado los “afeites de progreso” y la “civilización fingida”20; y por otro, “el soplo vivificante de la fe y de la civilización”.21

  • 22 Di Stéfano, Roberto, Ovejas negras. Historia de los anticlericales argentinos, (...)
  • 23 Su editor y propietario fue Jaime Hernández, renombrado librero y conocido masón, y su p (...)
  • 24 “El Seminario Sud-Americano en Roma”, La Prensa Oriental, Montevideo, 19 de agosto de 18 (...)

11Entretanto, en el Río de la Plata, precisamente en Uruguay, desde 1859 La Prensa Oriental asumió la defensa de la “civilización” cristiana, pero tomando distancia de los jesuitas y del aún más temible jesuitismo.22 El periódico apareció entre marzo de 1859 y diciembre de 1862, siendo su propietario y editor, y su redactor principal reconocidos masones.23 En 1861, se publicó el artículo “El Seminario Sud-Americano en Roma”, atribuido al corresponsal en Italia, que presentaba al Colegio Pío Latinoamericano y juzgaba duramente la educación que daba a los seminaristas: “en la oscuridad de todo el movimiento del progreso de la civilización actual del Mundo y en la más perfecta ignorancia de todo lo que pasa alrededor de ellos mismos”.24 En resumen, los católicos masones también asociaban “civilización” y “cristianismo”, pero en un sentido bien diverso al de los católicos afines al proceso de romanización.

Mariano Soler, agente transnacional y promotor de “civilización”

12En 1875, después de seis años en Roma, tras obtener su título de doctor en la Pontificia Universidad Gregoriana, tres jóvenes sacerdotes uruguayos retornaron a Montevideo. Mariano Soler, Ricardo Isasa y Norberto Betancur volvían para apoyar y aportar savia nueva a la gestión de monseñor Jacinto Vera. Este retorno coincidió y, al mismo tiempo, nutrió una etapa de reactivación de la presencia pública de la Iglesia católica en el país.

  • 25 Sobre Mariano Soler: Hernández Méndez, Sebastián, Mariano Soler: activista ult (...)
  • 26 Vidal, José María, op. cit., vol. 1, p. 10-17.
  • 27 Vidal, José María, op. cit., vol. 1, p. 21. Soler viajó con otros estudiantes uruguayos: (...)

13Nos centraremos en la figura de Mariano Soler, la más destacada de las tres y también la más compleja.25 Soler nació en San Carlos, pequeña localidad de unos 4.000 habitantes del sudeste de Uruguay, el 25 de marzo de 1846. Hijo de padre catalán y madre uruguaya, recibió en San Carlos primera educación y formación cristiana. A los quince años, ya decidido a realizar estudios eclesiásticos, Mariano fue enviado a Montevideo, para estudiar latín, a la casa y colegio de Jaime Roldós y Pons, catalán como su padre, buen docente y conocido masón.26 Por gestiones del vicario apostólico Jacinto Vera, en noviembre de 1867, Soler viajó a la ciudad de Santa Fe, en Argentina, para continuar sus estudios en el colegio jesuita de la Inmaculada Concepción.27 Se destacó como estudiante hasta 1869, cuando viajó a Roma, acompañando a Vera, quien participaría en el Concilio Vaticano I.

  • 28 Vidal, José María, op. cit., vol. 1, p. 46-51.

14De temperamento sereno incluso frío, poco carismático, muy inteligente y con una fuerte vocación intelectual, Soler sobresalió como seminarista en Roma y como joven sacerdote en Montevideo. Ordenado en Roma el 21 de diciembre de 1872, doctorado por la Universidad Gregoriana en teología, en agosto de 1873, y en derecho canónico, en julio de 1874, Soler regresó a Montevideo a fines de 1874.28 Pronto se convirtió en el motor de numerosos proyectos y en un referente para los jóvenes católicos. Nucleó a la juventud universitaria en el Club Católico de Montevideo (1875), y lideró la fundación del Liceo de Estudios Universitarios (1877), punto de partida de la primera Universidad Libre o Católica. En 1878, promovió la fundación del diario católico El Bien Público, del Círculo Católico de Obreros de Montevideo, en 1885, y del Instituto Pedagógico – red de escuelas católicas gratuitas para varones – en 1886. En todas estas obras fue director, orador frecuente, columnista, sin dejar de publicar de manera sistemática obras doctrinales y apologéticas. A todas estas iniciativas en el campo de la cultura, la educación, la prensa y la puesta en práctica de la doctrina social de la Iglesia, se unieron las sucesivas responsabilidades que Mons. Jacinto Vera le encomendó en la diócesis: fiscal eclesiástico en 1875, y provisor y vicario general a partir de 1877. En 1891, a la muerte de Mons. Inocencio Yéregui, sucesor de Vera, Soler sería consagrado tercer obispo, y en 1897 primer arzobispo de Montevideo.

  • 29 Ver Ramón Solans, Francisco Javier, op. cit., 26, p. 224-249; Hernández Méndez (...)
  • 30 Sobre los viajes a Oriente y la fundación del Santuario “Hortus Conclusus”: Hernández (...)

15En otro plano, Mariano Soler fue también un agente transnacional al servicio de la Santa Sede y de la consolidación del proceso de “romanización” de la Iglesia en Iberoamérica.29 Cercano a León XIII, integró el grupo de clérigos latinoamericanos que “recrearon” las relaciones entre Roma y América Latina. En tal sentido, a partir de 1885, fueron frecuentes sus visitas a Roma, realizó una gira de un año – entre febrero de 1886 y marzo de 1887 – por toda América Latina, y siete viajes, algunos de ellos verdaderas expediciones arqueológicas, por Medio Oriente.30

  • 31 Ramón Solans, Francisco Javier, op. cit., p. 224-231; Hernández Méndez, Sebast (...)

16El año 1885 fue problemático para los católicos uruguayos. Las relaciones con el gobierno se tensaron; se aprobó una serie de leyes secularizadores, en un ambiente de anticlericalismo creciente – la ley de matrimonio civil obligatorio y la “ley de conventos” – que habilitaba inspecciones de las autoridades civiles a los mismos; hubo atentados contra El Bien Público y se lanzaron amenazas contra los sacerdotes que habían condenado estos hechos. En estas circunstancias, el obispo Yéregui consideró prudente el alejamiento de Soler de Uruguay, siendo enviado a Roma. El antiguo alumno del Colegio Pío Latinoamericano, fundado en noviembre de 1858 por José Ignacio Eyzaguirre, encontró a su antiguo colegio en serios problemas económicos. Por iniciativa de León XIII, se planificó el viaje de Soler por el continente americano, para conseguir estudiantes y apoyos financieros para la obra latinoamericana en Roma.31

  • 32 Soler, Mariano, Memorándum para los superiores del Colegio P. L. Americano (Ro (...)

17Munido de cartas del secretario de Estado vaticano, cardenal Ludovico Jacobini, del prepósito general de la Compañía de Jesús, Peter Beckx SJ, y del rector del Colegio, Agustín Santinelli SJ, Soler recorrió México, Cuba, Santo Domingo, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y Argentina. Si bien los resultados financieros no fueron los esperados, Soler retornó cargado de méritos, y sería considerado el “segundo fundador del Colegio Pío Latinoamericano”. Por otra parte, el logro fundamental habría sido el enfoque que Soler dio a su misión: consolidar el Colegio como instrumento privilegiado de unión de los católicos de América Latina entre sí y con la Santa Sede y la persona del Papa. En febrero de 1888, Mariano Soler entregó al cardenal Carlos Laurenzo, prefecto de Asuntos Eclesiásticos, un informe sobre su viaje y sobre el estado de la Iglesia en América Latina, que consideraba alarmante. En su memorial, Soler enumeraba problemas, pero también proponía posibles medidas a tomar. Una vez más Soler insistía en la necesidad de profundizar, en la formación de los sacerdotes latinoamericanos, “la apología del cristianismo en sus relaciones con la civilización”.32

18Soler recibiría nuevas responsabilidades en la Iglesia de Uruguay. No dejó por eso de viajar a Roma y a Tierra Santa. De regreso de su último viaje, murió frente a las costas de Gibraltar, el 26 de setiembre de 1908.

“Civilización” y “cristianismo” en la obra de Soler

19La asociación entre “cristianismo” y “civilización” es una constante en los discursos y escritos de Soler, entre 1870 – su primer año como seminarista en Roma – y el año de su muerte. No se trata, de ninguna manera, de una propuesta original. Ávido lector, Soler recibió la influencia de autores que nutrieron esta alianza conceptual. Se trata de una presencia tenaz de esta asociación que parece justificar todas sus decisiones y todos sus proyectos, y que habría sido su sostén en tiempos de tribulación.

  • 33 “Bibliografía de Monseñor Soler”, compuesta por Don Arturo E. Xalambrí, in Vidal, José M (...)

20No está de más desatacar que Soler fue un escritor muy prolífico. Entre 1875 y 1908 publicó 120 obras: 38 libros, en 41 volúmenes de 100 a 500 páginas, con un promedio de 250 páginas por obra; y 82 opúsculos – pastorales breves, discursos, conferencias, circulares – de unas 40 páginas como media.33

  • 34 Cit. in Vidal, José María, op. cit., vol. 2, p. 119-127.
  • 35 Roma y América. Ensayo poético que en prueba de gratitud ofrecen y dedican a su beneméri (...)

21En relación con sus primeros discursos, el 30 de agosto de 1870, en el Colegio Pío Latino Americano, Mariano Soler fue elegido para predicar en la fiesta de Santa Rosa de Lima, patrona del Nuevo Mundo desde el siglo XVII. Durante el Concilio Vaticano I, a un mes de la toma de Roma, en un texto que conservó con la anotación “Mi primer sermón de estudiante seminarista”, Soler no se detenía en el tema de la relación entre cristianismo y civilización, pero ruega a Rosa de Lima socorro contra los enemigos de la “civilización”.34 En 1874, los estudiantes del Colegio Pío homenajearon a su fundador, José Ignacio Víctor Eyzaguirre. Correspondió a Soler la apertura de la celebración con el discurso “Roma y América”, en el que elogia a Eyzaguirre y destaca “la dimensión civilizadora del catolicismo que emanaba desde su centro al resto del mundo”.35 Las afirmaciones del joven Soler son rotundas, asociando con espíritu ultramontano, “civilización”, “catolicismo”, “sacerdocio” y “Roma”:

  • 36 Roma y América…, op. cit., p. 18. Ver Ramón Solans, Francisco Javier, op. cit., (...)

Queda dicho, Señores, que la religión católica es la civilizadora de las naciones; queda dicho que si el catolicismo, encarnado en las instituciones sociales, es el reflejo de su civilización, los Sacerdotes son los pacíficos civilizadores de los pueblos, y queda dicho también que bajo la tutela e inspiración de Roma pontificia debe proclamarse el Cristianismo para que sea manantial de la verdadera civilización.36

  • 37 Soler, Mariano, Roma y América…, op. cit., p. 16. Agradezco los aportes de Francisco Jav (...)

22Soler señala, además, que la idea “de la influencia civilizadora de la Roma cristiana por medio de la religión” como “uno de los más bellos timbres del Pontificado”, la ha recogido de su lectura de la obra de Eyzaguirre El catolicismo en presencia de sus disidentes.37

  • 38 Soler, Mariano, Ensayos de una pluma, Montevideo, Tipografía de “El Mensajero del Pueblo (...)

23En cuanto a sus escritos, Soler publicó su primer libro, Ensayos de una pluma, en 1877, en Montevideo. La obra reunía catorce discursos y cartas públicas, fechados entre 1875 y 1877. En 190 páginas, la palabra “civilización” aparece 143 veces. Si se suma los términos “civilizar” y “civilizado/civilizada”, la cifra se eleva a 166, casi una cita por página.38 Tres años antes de su muerte, en 1905, Soler publicó una de sus últimas cartas pastorales, La Iglesia y la Civilización. El prelado mantenía su línea de pensamiento, quizás con mayor ardor en tiempos de anticlericalismo combativo en el país:

  • 39 Soler, Mariano, La Iglesia y la civilización. Pastoral del Excmo. y Rvmo. Sr. (...)

En efecto, la era cristiana es la era de la civilización y progreso de los pueblos; ya que desde que se extendió la religión de Jesucristo empezó a renovarse el mundo, y a medida que se propagó su doctrina y se dilató su Iglesia, depositaria y custodio de ella, fueron desapareciendo los negros borrones que afeaban la civilización antigua […]. Digan cuanto quieran, en efecto, ciertos espíritus extraviados, o voluntariamente ciegos, la civilización moderna es obra de Cristo y de su Iglesia, y esto no ha cesado, desde que apareció en la tierra, de ser su esforzado adalid y de luchar denodadamente contra cualquier enemigo que la amenazara. 39

  • 40 Soler, Mariano, La Iglesia y la civilización…, op. cit.

24En esta publicación, de 374 páginas, “civilización” y los términos asociados se citan en 196 ocasiones. Solo los vocablos “Iglesia” – utilizado 500 veces – y “hombre” – con 200 citas – los superan.40

  • 41 Acta 20 de junio de 1875. ACEM, Club Católico de Montevideo, Libro de actas no 1. 1875-1 (...)

25A lo largo de casi cuatro décadas, se detecta en los escritos de Soler constantes conceptuales, que asocian la “grande obra de regeneración religiosa y social” del siglo XIX con la alianza entre “cristianismo” y “civilización”. El “cristianismo” era y había sido creador de “civilización” y su debilitamiento – en la sociedad uruguaya, en América Latina y en el mundo – solo implicaría corrupción y barbarie.41 Por otra parte, a partir de la década de 1890, el concepto “civilización” adquirió nuevas resonancias, relacionadas con la valorización de los principios republicanos y de las reformas sociales, y con el progreso material y científico. El magisterio de León XIII habría tenido particular influjo en esta resemantización del concepto.

Definición de “civilización”

  • 42 Soler, Mariano, La gran cuestión en páginas de la Historia, Montevideo, Tipografía de (...)

26Soler propone varias definiciones de “civilización”, si bien mantiene un eje semántico. De manera sintética, en 1879, la define como el “perfeccionamiento armónico y progresivo de las facultades físicas, morales e intelectuales del hombre”.42 En 1884, propone una definición por caracterización de sus fines y por oposición a los de la masonería:

  • 43 Soler, Mariano, Católicos y masones. La masonería y el catolicismo. Estudi (...)

Por eso el cristianismo apareció en el mundo como un gigante colosal y basado en la unidad de su código moral y religioso, el Evangelio, acabó con la disolución moral y religiosa […]; y del caos informe del paganismo y de la barbarie, legó al mundo la gloria de la civilización moderna, porque sin la unidad de principios fijos en moral y religión no hay civilización.43

  • 44 Soler, Mariano, La Iglesia y la civilización…, op. cit., p. XII. Cursiva en (...)

27En 1905, Soler se pregunta y responde: “¿Qué es, pues, la civilización? Es en la vida presente el bienestar y la perfección más o menos grande del hombre, de la familia y de la sociedad.”44

  • 45 Diccionario de la Lengua Castellana, Madrid, Imprenta Nacional, 1822, p. 1 (...)
  • 46 Nuevo diccionario de la Lengua Castellana. que comprende la última edición (...)

28Resulta interesante comparar los textos de Soler con la definición de “civilización”, que figura, por primera vez, en la sexta edición del Diccionario de la Lengua Castellana de 1822. Expresando los profundos cambios sociales, políticos y culturales del siglo XIX, se define “civilización”, como “aquel grado de cultura que adquieren pueblos o personas, cuando de la rudeza natural pasan al primor, elegancia y dulzura de voces, usos y costumbres, propios de gente culta”.45 Veinte años más tarde, en la edición de 1843, el término “civilizar”, se asocia a “pulir las costumbres, promover la civilización de las personas, pueblos y naciones”, lo que implica matices de importancia.46 En la misma línea, que es la de su tiempo, las definiciones de Soler ponen, con frecuencia, el acento en el perfeccionamiento o en el progreso material, intelectual y moral. De todos modos, el acuerdo solo existía siempre y cuando el cristianismo inspirara “la cultura” y “las costumbres”.

Civilización como progreso e Iglesia como agente civilizador

  • 47 “Discurso inaugural en la solemne apertura del Club Católico”, in Soler, M (...)

29“La historia del catolicismo es la historia de la civilización de los pueblos”47, afirmaba Soler en su discurso de inauguración del Club Católico de Montevideo, el 24 de junio de 1875. Agregaba, en marzo de 1876:

  • 48 “Influencia del Catolicismo en la ilustración y progreso científico. Discurso pronunci (...)

Jamás he contemplado en la historia un hecho más gigantesco y glorioso que el catolicismo paseando por la faz de la tierra el carro augusto y majestuoso del progreso y de la civilización: mi alma se ha extasiado ante este sublime espectáculo que igualmente dignifica al catolicismo, y entonces juré por amor a mi patria querida ser obrero incansable de su civilización y progreso en la escuela del catolicismo.48

30El núcleo del mensaje era invariable: la influencia civilizadora de la Iglesia católica a lo largo de toda la historia de Occidente era, en su opinión, indiscutible, y no había antagonismo posible entre catolicismo – o cristianismo – y sociedad moderna. En definitiva, el cristianismo era la energía inspiradora de toda renovación y de toda mejora social y cultural:

  • 49 Soler, Mariano, La gran cuestión en páginas de la Historia, op. cit., p. 7 (...)

Por eso el cristianismo apareció en el mundo como un gigante colosal y basado en la unidad de su código moral y religioso, el Evangelio, acabó con la disolución moral y religiosa […]; y del caos informe del paganismo y de la barbarie, legó al mundo la gloria de la civilización moderna, porque sin la unidad de principios fijos en moral y religión no hay civilización.49

31En esta línea conceptual, a la Iglesia le correspondía una obra regeneradora, que era la garantía de todo progreso. Esta obra implicaba la apertura a novedades beneficiosas, lo que podría equivaler, en lenguaje cristiano, a “conversión”. Siguiendo a Jaime Balmes, Soler consideraba fundamentales la revalorización del trabajo y la recuperación de la moralidad. En cuanto al trabajo, adjudicaba al cristianismo su especial estimación, en contraste con las sociedades griega o romana:

  • 50 Soler, Mariano, La Iglesia y la civilización…, op. cit., p. XIV. El texto data de (...)

El trabajo es el origen de toda riqueza y prosperidad pública y privada, porque es el que perfecciona la materia y fomenta los descubrimientos útiles; por consiguiente, el fomento y desarrollo del trabajo es el gran factor del progreso material. […] La Iglesia […] realza el honor y la dignidad del trabajo; y al rehabilitar al obrero, realiza la revolución social más profunda de que la historia haya conservado recuerdo.50

  • 51 Soler, Mariano, La Iglesia y la civilización…, op. cit., p. XIII.

32En relación a la moralidad, Soler afirmaba que “en la verdadera civilización, el progreso material debe estar subordinado al progreso intelectual y, sobre todo, al progreso moral, que es el más necesario”. “Si esta subordinación existe produce el verdadero bienestar de los pueblos; pero si el progreso material domina, tiene por resultado el sensualismo, el espíritu de desorden y la corrupción: la civilización debe ser ante todo cultura del alma”.51

  • 52 Soler, Mariano, La Iglesia y la civilización…, op. cit., p. 23.
  • 53 Soler, Mariano, La Iglesia y la civilización…, op. cit., p. XIII.

33Por otra parte, Soler planteaba una estrecha conexión entre el concepto de “civilización” y el de “progreso”, y sostenía que la propia idea de “progreso” era “una idea especialmente cristiana y católica”.52 El progreso suponía “la marcha hacia adelante, una elevación de lo menos perfecto a lo más perfecto; un perfeccionamiento del ser”. Se trataba de un perfeccionamiento del hombre todo, de su cuerpo y de su alma, “por lo cual la civilización comprende el progreso material, intelectual y moral”.53 Si bien no lo expresa con claridad, Soler aludiría a la concepción lineal de la historia, que el cristianismo aporta:

  • 54 Soler, Mariano, La Iglesia y la civilización…, op. cit., p. 23.

La vida del mundo antiguo […] estaba encerrada en un círculo limitado; debía, pues gastarse y agotarse su materia y su fuerza. El cristianismo fue el que concibió la idea del progreso. Esta esperanza del mundo fue expresada por primera vez en la Iglesia, que jamás se ha desprendido de ella, porque posee un ideal, un ideal infinito, el infinito personal”.54

  • 55 Soler, Mariano, La Iglesia y la civilización…, op. cit., p. 81-82.
  • 56 Soler, Mariano, La Iglesia y la civilización…, op. cit., p. 216.

34En esta misma línea conceptual, Soler destaca la universalidad del progreso que la Iglesia propone.55 Señala también el “carácter universal” del “principio cristiano”, que comprende a todos los demás: “principio moral, principio político, principio económico y principio nacional, encontrándose en el cristianismo con el principio religioso, reciben de él su verdadero sentido y su conservación verdadera”.56 Curiosamente, Soler parece aferrarse al concepto de “cultura de cristiandad” e ignorar que el proceso secularizador había implantado en el país numerosas leyes laicas, y que avanzaba la campaña por la separación de la Iglesia y el Estado.

Los católicos, fuerza renovadora, llamados a “civilizarse” en forma continua

  • 57 Soler, Mariano, La gran cuestión en páginas de la historia, op. cit., p. 9 (...)

35Quizás no eran tan ingenua ni tan tozuda la mirada del arzobispo. En definitiva, sus textos se dirigían a los católicos uruguayos, a quienes llamaba a convertirse en “fuerza renovadora”: “para el Catolicismo el deber fundamental del individuo y de la sociedad es el deber de civilizarse”.57

36Desde 1879, en La gran cuestión en páginas de la Historia, Soler reclamaba a los católicos “civilizarse en forma continua”:

  • 58 Soler, Mariano, La gran cuestión en páginas de la Historia, op. cit., p. 9 (...)

Para el Catolicismo el deber fundamental del individuo y de la sociedad es el deber de civilizarse, como quiera que civilización consiste en el perfeccionamiento armónico y progresivo de las facultades físicas, morales e intelectuales del hombre, ya que ese es nuestro fin y el precepto esencial de Jesucristo.58

  • 59 Soler, Mariano, La gran cuestión en páginas de la Historia, op. cit., p. 9 (...)
  • 60 Soler, Mariano, La gran cuestión en páginas de la Historia, op. cit., p. 9 (...)

37¿Qué significaba para Soler “civilizarse en forma continua”? En primer lugar, rechazaba todo desconcierto ante la asociación de los términos “católico, progresista y civilizado”. Puntualizaba sin embargo que era lógico que los cristianos rechazaran toda “civilización epicúrea y atea” y todo “progreso materialista e irreligioso”. Por el contrario, “el verdadero progreso” y la “verdadera civilización” son aceptados y “amados” por el catolicismo.59 Con neto tono apologético, adaptando a los autores y a los textos citados a los conceptos que deseaba demostrar, Soler citaba a Chateaubriand, a Tocqueville, a Guizot y a Cousin.60

  • 61 Ver: por ejemplo: León XIII, Carta encíclica Immortale Dei sobre la consti (...)
  • 62 Agradezco a Sebastián Hernández Méndez los aportes sobre este tema.

38Por otra parte, desde la década de 1890 hay nuevos matices en el pensamiento de Soler, que expone en sus primeras cartas pastorales del siglo XX. Por su propia experiencia vital, unida al fuerte influjo del magisterio de León XIII, Soler se abre a nuevas ideas sociales y busca el diálogo con los sectores liberales.61 El concepto de “civilización” adquiere entonces nuevas resonancias, y se torna más abierto y más permeable a ciertas influencias seculares.62

  • 63 Soler, Mariano, El legado del siglo XIX. Temores y esperanzas respecto de la sociedad (...)
  • 64 Soler, Mariano, La vida de la Iglesia y la época contemporánea con ocasión de la Santa (...)
  • 65 Soler, Mariano, La vida de la Iglesia y la época contemporánea…, op. cit., (...)
  • 66 Soler, Mariano, La vida de la Iglesia y la época contemporánea…, op. cit., (...)

39En 1901, Soler publicó la pastoral El legado del siglo XIX. Temores y esperanzas respecto de la sociedad moderna63; en 1904 la pastoral La vida de la Iglesia y la época contemporánea con ocasión de la Santa Cuaresma.64 En la última, el arzobispo se refiere al “espíritu nuevo”, con el que define “el estado de los espíritus contemporáneos”, que enfrenta al “anticlericalismo [que] no representa más que los estertores del anticristianismo agonizante en brazos el positivismo ateo y del socialismo anárquico”.65 Entretanto, para asegurar “la marcha de la civilización y del progreso”, la vida de la Iglesia manifiesta tres tendencias principales: “de un lado, una necesidad de conservación y de autoridad; por otro, una necesidad de conciliación y de armonía; en fin, por encima de todo, una necesidad de fe, y de renovación interior”.66 Agrega:

  • 67 Soler, Mariano, La vida de la Iglesia y la época contemporánea…, op. cit., p. 85.

Hay que amar, de su tiempo, las ideas, los hombres y las cosas. […] Pero es necesario explicarnos. Amar las ideas de su tiempo no es adoptar igualmente sus errores; sino comprender su razón íntima, interpretar ampliamente el sentido de sus intuiciones; examinar la ley lógica, que es como el alma de su pensamiento y de sus movimientos.67

40El punto de llegada expresaba ese “espíritu nuevo”:

  • 68 Soler, Mariano, La vida de la Iglesia y la época contemporánea…, op. cit., p. 99. Curs (...)

Para ser de nuestro tiempo es necesario que seamos verdaderos demócratas y también sinceros liberales. Desde luego, la forma democrática del gobierno por el pueblo y para el pueblo es la última consecuencia del Evangelio, al decir de Chateaubriand.68

  • 69 Soler, Mariano, La vida de la Iglesia y la época contemporánea…, op. cit., p. 100.
  • 70 Soler, Mariano, La vida de la Iglesia y la época contemporánea…, op. cit., (...)
  • 71 Soler, Mariano, La vida de la Iglesia y la época contemporánea…, op. cit., p. 106-108.

41“La república democrática”, también progreso propio de la civilización, aparecía como “una conquista definitiva de la política cristiana contemporánea”, asumida por todos los uruguayos.69 “Leales demócratas y también sinceros liberales”70, los católicos uruguayos enfrentaban, sin embargo, los mismos adversarios que el resto del mundo. Soler realiza una sutil distinción entre “el verdadero liberalismo” – “que proclama el respeto sincero de la libertad para todos” – y el “anticlericalismo”, “que procura disfrazar con la palabra liberal la negación religiosa”.71 Además de aclarar estos conceptos que plantean desconcierto a los historiadores, incluso en la actualidad, Soler introducía un nuevo concepto, que se mantendría vigente en las polémicas locales, el de “jacobinismo”:

  • 72 Soler, Mariano, La vida de la Iglesia y la época contemporánea…, op. cit., (...)

El anticlericalismo jacobino trata de alarmar a los pueblos y a los gobiernos con lo que llama clericalismo o pretendido peligro clerical […] en el orden político y civil. […] El jacobinismo es quien quiere dar al César, o al Estado, lo que es de Dios, entrometiéndose en los asuntos de la religión y de la Iglesia, y persiguiéndola en las leyes, en la enseñanza y en el hogar.72

42En el contexto uruguayo de comienzos del siglo XX, los matices planteados por Soler revelaban intuición y ágil interpretación de los acontecimientos, que habían tenido lugar o que se avecinaban. La violenta reacción ante la inauguración del santuario de Nuestra Señora del Verdún en 1901, la prohibición gubernamental al ingreso de religiosos del mismo año, los ataques violentos a templos y a representantes del clero, la dura propaganda de la prensa anticlerical, condujeron a la victimización de los católicos, pero también a la indignación de los liberales puros, que no justificaban violaciones a las libertades de pensamiento y de expresión.

Conclusiones

43El concepto de “civilización”, muy rico en derivaciones, se impone en Occidente desde el siglo XVIII y se convierte en campo de debate y de combate en el siglo XIX, entre católicos, protestantes, masones, liberales, jacobinos. El término adquiere significados múltiples en función de las concepciones filosóficas en las que se apoyaba, que implicarían visiones antropológicas y cosmológicas diversas.

  • 73 Soler cita profusamente la Historia de la civilización en Europa de François G (...)

44Soler escribe y actúa como firme defensor de la asociación de los conceptos de “cristianismo” y “civilización”, si bien como muchos autores – apologetas – de su tiempo, no vacila en citar a los autores en los que se respalda con marcada libertad, lindante con la manipulación. Por ejemplo, si bien presenta como adversarios de la “civilización” a “la idea protestante” y a “la idea racionalista”, no duda en transformar al protestante Guizot en unos de sus autores de cabecera cuando resulta oportuno.73

  • 74 Soler, Mariano, “Discurso inaugural de la solemne apertura del Club Católico”, Montevide (...)
  • 75 Soler, Mariano, La vida de la Iglesia y la época contemporánea…, op. cit., p.  (...)

45Para terminar, nos detendremos en dos ideas. En primer lugar, Mariano Soler realiza una valoración constante y netamente positiva del concepto “civilización”, asociado a diversos términos a lo largo del tiempo. Por otra parte, como tantos obispos, sacerdotes y fieles católicos, Soler vivió seguramente con desconciert, y una cuota de pesadumbre, el fin de la cultura de unanimidad religiosa. Son constantes las tensiones entre la actitud de resistencia y la necesidad de asumir la nueva realidad que se imponía. Es evidente el lento y complejo proceso que se vive desde la actitud del cruzado que impulsa “la regeneración religiosa y la regeneración social”74, hasta la mesurada postura de quien llama a los católicos a actuar como “leales demócratas y también sinceros liberales”.75

Haut de page

Bibliographie

AAVV, Monseñor Soler: acción y obras, Montevideo, Hegil, 1985.

Diccionario histórico de la Compañía de Jesús, Madrid, Universidad Pontificia Comillas, 2001, vol. 3, 2001.

Di Stéfano, Roberto, Ovejas negras. Historia de los anticlericales argentinos, Buenos Aires, Sudamericana, 2010.

Fernández Sebastián, Javier, “La recepción en España de la Histoire de la civilisation de Guizot”, in Jean-René Aymes y Javier Fernandez Sebastian (dir.), L’image de la France en Espagne (1808-1850), Paris, Presses Sorbonne Nouvelle, 2017, p. 128-149.

Gaudiano Formento, Humberto Pedro, Mons. Mariano Soler, primer arzobispo de Montevideo, y el Concilio Plenario Latino Americano, Tesis doctoral presentada en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra, Pamplona, 1999.

Grinchpun, Boris Matías, “La alternativa reaccionaria. Félix Frías y las raíces intelectuales de la derecha católica en Argentina (1852-1881)”, V Encuentro de Jóvenes Investigadores en Historia Contemporánea, Barcelona, 2015. URL: https://www.academia.edu/34550802/_La_Alternativa_Reaccionaria_._F%C3%A9lix_Fr%C3%ADas_y_las_ra%C3%ADces_intelectuales_de_la_derecha_cat%C3%B3lica_en_Argentina

Halperín Donghi, Tulio, “Prólogo. Una nación para el desierto argentino”, in Tulio Halperín Donghi (comp.) Proyecto y construcción de una nación: Argentina, 1846-1880, Caracas, Biblioteca Ayacucho, 1980, p. XI-CI.

Hernández Méndez, Sebastián, “‘Fui, vi y gocé por las conquistas de la religión y de las ciencias’. Viajes y relatos de un obispo sudamericano por Oriente (1885-1908)”, Rivista di Storia del Cristianesimo, 2020, vol. 17/2, p. 47-62.

Hernández Méndez, Sebastián, Mariano Soler: activista ultramontano transnacional (1846-1908), Tesis doctoral presentada en la Universidad de los Andes y la Universidad de Zaragoza, Santiago de Chile-España, 2022.

Gaudiano Formento, Humberto Pedro, Mons. Mariano Soler, primer arzobispo de Montevideo, y el Concilio Plenario Latino Americano, Tesis doctoral presentada en la Universidad de Navarra, Pamplona, 1999.

Monreal, Susana, “Jesuitas, jesuitantes y jesuitismo en Montevideo (1859-1861)”, in Ana Cecilia Aguirre y Esteban Abalo (coords.), Representaciones sobre historia y religiosidad. Deshaciendo fronteras, Rosario, Prohistoria ediciones, 2014, p. 321-335.

Morigi, Andrea, «La Civiltà Cattolica (1850-2000)», in Voci per un Dizionario del Pensiero Forte, 2011. URL: http://www.alleanzacattolica.org/idis_dpf/voci/c_civilta_cattolica.htm

Ramón Solans, Francisco Javier, Más allá de los Andes. Los orígenes ultramontanos de una Iglesia latinoamericana (1851-1910), Bilbao, Universidad el País Vasco, 2020.

Scarone, Arturo, “La prensa periódica del Uruguay de los años 1852 a 1865”, Revista Nacional, 1940, vol. 26, p. 213-237.

Seijo, Carlos, Carolinos: patriotas y beneméritos, Montevideo, El Siglo Ilustrado, 1969.

Vidal, José María, El primer arzobispo de Montevideo, doctor don Mariano Soler, 2 vol. Montevideo, Editorial Don Bosco, 1935.

Fuentes

Club Católico de Montevideo. Libro de Actas no 1. 1875-1883. Archivo del Club Católico de Montevideo-Archivo de la Curia de Montevideo.

La Prensa Oriental, Montevideo, 1861.

La Civiltà Cattolica, Nápoles, 1850. URL: https://www.laciviltacattolica.es/2021/05/19/1850-la-fundacion-de-la-civilta-cattolica/

Fuentes editas

Diccionario de la Lengua Castellana, Madrid, Imprenta Nacional, 1822. Disponible en: http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/diccionario-de-la-lengua-castellana--0/html/

Nuevo diccionario de la Lengua Castellana que comprende la última edición íntegra, muy rectificada y mejorada, del publicado por la Academia Española, París, Vicente Salvá, 1846. URL: http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/nuevo-diccionario-de-la-lengua-castellana-que-comprende-la-ultima-edicion-integra-muy-rectificada-y-mejorada-del-publicado-por-la-academia-espanola--0/html/

Frías, Félix, El cristianismo católico considerado como elemento de civilización de las repúblicas hispanoamericanas, Valparaíso, Imprenta del Mercurio, 1822.

Soler, Mariano, Roma y América. Ensayo poético que en prueba de gratitud ofrecen y dedican a su benemérito fundador monseñor José Ignacio Víctor Eyzaguirre, protonotario apostólico y prelado de SS los alumnos del colegio Pío Latino Americano, Roma, Imprenta Políglota de Propaganda Fide, 1874.

Soler, Mariano, Ensayos de una pluma. Artículos y discursos, Montevideo, Tipografía de «El Mensajero del Pueblo», 1877.

Soler, Mariano, La gran cuestión en páginas de la Historia: 97, Montevideo, Tipografía de “El Bien Público”, 1879.

Soler, Mariano, Ensayo de paralelo entre el catolicismo y el protestantismo. Bajo el aspecto filosófico, religioso, político y social en sus relaciones con la civilización, el progreso y bienestar de los pueblos, Montevideo, Tipografía de “El Bien Público”, 1880.

Soler, Mariano, Católicos y masones. La masonería y el catolicismo. Estudio comparado bajo el aspecto del derecho común, las instituciones democráticas y filantrópicas, la civilización y su influencia social, Montevideo, Imprenta de Rius y Bechi, 1884.

Soler, Mariano, La Iglesia y la Civilización. Pastoral del Excmo. y Rvmo. Sr. Arzobispo…, Montevideo, Tipografía Uruguaya de M. Martínez, 1905.

Haut de page

Notes

1 José Benito Lamas (Montevideo, 1787-1857) tercer vicario apostólico del Uruguay. Franciscano desde 1803 y ordenado en 1811, fue expulsado del Montevideo españolista por sus simpatías con la revolución. enseñó en colegios franciscanos de Córdoba y Mendoza. En 1815 sirvió al gobierno de José Artigas también como educado y en 1825, solicitó su admisión en el clero secular. De regreso en Montevideo ocupó las cátedras universitarias de latinidad y teología, creadas por ley de 1833. Fue cura párroco de la Iglesia Matriz desde 1838 y vicario apostólico desde 1854. Murió en la epidemia de fiebre amarilla de 1857, sirviendo a los enfermos.

2 Félix Frías (Buenos Aires, 1816-París, 1881) Estudió en el colegio de Ciencias Morales y en la Universidad de Buenos Aires. Participó del salón literario de Marcos Sastre y fue fundador de la Asociación de Mayo. Durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas se exilió en Montevideo y en Santiago de Chile. Fue periodista de El Mercurio y corresponsal en Europa. En Buenos Aires desde 1855, fundó el periódico El Orden, fue diputado provincial y embajador en Chile. En 1877 participó de la fundación del Club Católico, más tarde Asociación Católica de Buenos Aires. Ver Castelfranco, Diego, Dios y Libertad. Félix Frías y el surgimiento de una intelectualidad y un laicado católicos en la Argentina del siglo XIX, Rosario, Prohistoria, 2019.

3 Frías, Félix, El cristianismo católico considerado como elemento de civilización de las repúblicas hispanoamericanas, Valparaíso, Imprenta del Mercurio, 1844.

4 Frías, Félix, op. cit., p. III. Ver: Grinchpun, Boris Matías, “La alternativa reaccionaria. Félix Frías y las raíces intelectuales de la derecha católica en Argentina (1852-1881)”, V Encuentro de Jóvenes Investigadores en Historia Contemporánea, Barcelona, 2015.

5 Frías, Félix, op. cit., p. 20.

6 Jaime Balmes (Vich, Barcelona, 1810-1848) Filósofo y teólogo español. Realizó estudios en el seminario de Vich y en la Universidad de Cervera, alcanzando el grado de doctor en teología. Ordenado sacerdote en 1834, en Barcelona, desde 1841 colaboró en diversas publicaciones – La PazEl Madrileño Católico, La Civilización – y ganó seguidores. En 1841 publicó La religión demostrada al alcance de los niños; en 1842 El Protestantismo comparado con el Catolicismo, en sus relaciones con la civilización. Ese mismo año publicó El criterio, y en años sucesivos, una obra por año, Cartas a un escéptico en materia de religión, Filosofía fundamental, Filosofía elemental y también, a finales de 1847, el opúsculo Pío IX. Murió de tuberculosis en 1848.

7 Juan Donoso Cortés, primer marqués de Valdegamas (Valle de la SerenaBadajoz1809-París1853) Filósofo, parlamentario, político y diplomático español. Estudió derecho en las Universidades de Salamanca y Sevilla. Se casó, en 1830, con una distinguida dama extremeña, enviudando cinco años más tarde. En 1832, en Madrid, se inició como periodista político, de línea liberal-conservadora. En 1833 comenzó su carrera política como secretario de Estado, más tarde secretario del gabinete y de la presidencia del Consejo en 1836, diputado por Cádiz en 1837. En Francia desde 1840, se relacionó con movimientos católicos, orientándose hacía posiciones más tradicionales. Retornó a la vida política entre 1840 y 1851. Designado embajador en París murió en esta ciudad. Publicó su obra más destacada en 1851, Ensayo sobre el catolicismo, el liberalismo y el socialismo, considerados en sus principios fundamentales.

8 François Guizot (Nîmes, 1787-Saint-Ouen-le-Pin, 1874) Historiador y político francés. De origen protestante, perdió a su padre durante la Terreur y se refugió con su familia en Ginebra. En 1805, en París, inició estudios de derecho y se destacó como periodista y escritor. En 1812, fue designado catedrático de Historia Moderna en la Universidad de París y se destacó por la renovación que imprimió a las investigaciones históricas. Liberal doctrinario, Guizot desarrolló una larga y agitada vida política hasta 1848. Entre sus obras históricas se destacan Histoire de la civilisation en Europe (1828) e Histoire de la civilisation en France (1830). Residió en Normandía y mantuvo su actividad en el Institut de France y en el Consistoire protestant hasta su muerte.

9 Fernández Sebastián, Javier, “La recepción en España de la Histoire de la civilisation de Guizot”, en Jean-René Aymes y Javier Fernandez Sebastian (dir.), L’image de la France en Espagne (1808-1850), Paris, Presses Sorbonne Nouvelle, 2017, p. 128-149.

10 Fernández Sebastián, Javier, op. cit., p. 141.

11 Balmes, Jaime, “La Civilización. Artículo 1º”, en La Civilización: revista religiosa, filosófica, política y literaria de Barcelona, tomo I, Barcelona, Imprenta de Brusi, 1841, p. 12.

12 Morigi, Andrea, “La Civiltà Cattolica (1850-2000)”, in Voci per un Dizionario del Pensiero Forte, 2011.

13 Curci, Caro M., «Il giornalismo moderno ed il nostro programma», La Civiltà Cattolica, volI, nº 1, 1850, p. 17.

14 Diccionario histórico de la Compañía de Jesús (DCJ), Madrid, Universidad Pontificia Comillas, 2001, vol. 3, p. 2103.

15 José Ignacio Víctor Eyzaguirre Portales (Santiago de Chile, 1817-Alejandría, 1875) De prestigiosa familia, realizó estudios en el Colegio de Santiago y en el Instituto Nacional, unido entonces al Seminario Conciliar. Bachiller en teología (1833), y en cánones y leyes por la Universidad de San Felipe (1835), recibió el título de abogado en la Academia de Leyes (1838). Ordenado en 1840, ocupó puestos de responsabilidad en la Iglesia capitalina: secretario del arzobispado (1843-1845) y decano de la Facultad de Teología de la Universidad de Chile (1844-1854). Desempeñó tareas políticas como diputado (1849-1852) y vicepresidente de la Cámara de Representantes (1850). En 1851 inició un largo viaje por Europa y América Latina, en el que percibió las necesidades de formación y moralidad del clero continental. Propuso al papa Pío IX la creación del Colegio Pío Latino Americano, inaugurado en 1858. De nuevo en Chile, entre 1866 y 1874, promovió obras de beneficencia y presidió la Sociedad Católica de Educación. En 1874 viajó a Roma e inició una quinta peregrinación a Tierra Santa, falleciendo a su regreso.

16 Eyzaguirre, José Ignacio Víctor, El catolicismo en presencia de sus disidentes, vol. II, 2ª ed., París, Garnier Hnos., 1857, p. 407. La primera edición de 1855, fue editada por Garnier y Laplace, esta última con publicación simultánea en París y Valparaíso. En 1856, se editó también en Barcelona, Imprenta de Pablo Riera, 2 tomos.

17 Eyzaguirre, José Ignacio Víctor, Los intereses católicos en América, vol. I, París, Garnier Hnos., 1859, p. 10.

18 Eyzaguirre, José Ignacio Víctor, op. cit., p. 18.

19 Eyzaguirre, José Ignacio Víctor, op. cit., p. 37.

20 Eyzaguirre, José Ignacio Víctor, op. cit., p. 78.

21 Eyzaguirre, José Ignacio Víctor, op. cit., p. 238.

22 Di Stéfano, Roberto, Ovejas negras. Historia de los anticlericales argentinos, Buenos Aires, Sudamericana, 2010, p. 192; Monreal, Susana, “Jesuitas, jesuitantes y jesuitismo en Montevideo (1859-1861)”, in Ana Cecilia Aguirre y Esteban Abalo (coords.), Representaciones sobre historia y religiosidad. Deshaciendo fronteras, Rosario, Prohistoria ediciones, 2014, p. 321-335.

23 Su editor y propietario fue Jaime Hernández, renombrado librero y conocido masón, y su primer redactor principal, Antonio Teodoro Caravia. A partir de 1861, el redactor principal fue Isidoro De María y el redactor de “Comercio y crónica”, Juan Manuel de la Sierra, masones ambos. Scarone, Arturo, “La prensa periódica del Uruguay de los años 1852 a 1865”, Revista Nacional, vol. 26, 1940, p. 228-229.

24 “El Seminario Sud-Americano en Roma”, La Prensa Oriental, Montevideo, 19 de agosto de 1861.

25 Sobre Mariano Soler: Hernández Méndez, Sebastián, Mariano Soler: activista ultramontano transnacional (1846-1908), Tesis doctoral presentada en la Universidad de los Andes y la Universidad de Zaragoza, Santiago de Chile-Zaragoza, 2022; Ramón Solans, Francisco Javier, Más allá de los Andes. Los orígenes ultramontanos de una Iglesia latinoamericana (1851-1910), Bilbao, Universidad el País Vasco, 2020, p. 221-273; Gaudiano Formento, Humberto Pedro, Mons. Mariano Soler, primer arzobispo de Montevideo, y el Concilio Plenario Latino Americano, Tesis doctoral presentada en la Universidad de Navarra, Pamplona, 1999; AAVV, Monseñor Soler: acción y obras, Montevideo, Hegil, 1981; Seijo, Carlos, Carolinos: patriotas y beneméritos, Montevideo, El Siglo Ilustrado, 1936, p. 148-159; Vidal, José María, El primer arzobispo de Montevideo, doctor don Mariano Soler, 2 vol., Montevideo, Editorial Don Bosco, 1935.

26 Vidal, José María, op. cit., vol. 1, p. 10-17.

27 Vidal, José María, op. cit., vol. 1, p. 21. Soler viajó con otros estudiantes uruguayos: Ricardo Isasa, Norberto Betancur, Nicanor Falcón, Gil Sánchez e Ignacio Torres. El colegio jesuita de la ciudad de Santa Fe de la Veracruz había sido fundado en 1610, y había sido entregado a los frailes mercedarios al ser expulsados los padres de la Compañía de Jesús, en 1767. Reinstalado en noviembre de 1862, como colegio de la Inmaculada Concepción, fue el primer colegio de los jesuitas en tierras argentinas, luego de su retorno definitivo.

28 Vidal, José María, op. cit., vol. 1, p. 46-51.

29 Ver Ramón Solans, Francisco Javier, op. cit., 26, p. 224-249; Hernández Méndez, Sebastián, Mariano Soler: activista ultramontano transnacional…, op. cit.

30 Sobre los viajes a Oriente y la fundación del Santuario “Hortus Conclusus”: Hernández Méndez, Sebastián, “‘Fui, vi y gocé por las conquistas de la religión y de las ciencias’. Viajes y relatos de un obispo sudamericano por Oriente (1885-1908)”, Rivista di Storia del Cristianesimo, 2020, vol. 17/2, p. 47-62.

31 Ramón Solans, Francisco Javier, op. cit., p. 224-231; Hernández Méndez, Sebastián, Mariano Soler: activista ultramontano transnacional…, op. cit., p. 225-236.

32 Soler, Mariano, Memorándum para los superiores del Colegio P. L. Americano (Roma, enero de 1888), Archivo de la Curia de Montevideo (ACEM), Universidades pontificias, Colegio Pío Latinoamericano, 1883-1933, cit. in Ramón Solans, Francisco Javier, op. cit., p. 230.

33 “Bibliografía de Monseñor Soler”, compuesta por Don Arturo E. Xalambrí, in Vidal, José María, op. cit., vol. 1, p. 39.

34 Cit. in Vidal, José María, op. cit., vol. 2, p. 119-127.

35 Roma y América. Ensayo poético que en prueba de gratitud ofrecen y dedican a su benemérito fundador monseñor José Ignacio Víctor Eyzaguirre protonotario apostólico y prelado de SS los alumnos del colegio Pío Latino Americano, Roma, Imprenta Políglota de Propaganda Fide, 1874, p. 7.

36 Roma y América…, op. cit., p. 18. Ver Ramón Solans, Francisco Javier, op. cit., p. 223. Cursiva en original.

37 Soler, Mariano, Roma y América…, op. cit., p. 16. Agradezco los aportes de Francisco Javier Ramón Solans sobre este tema.

38 Soler, Mariano, Ensayos de una pluma, Montevideo, Tipografía de “El Mensajero del Pueblo”, 1877.

39 Soler, Mariano, La Iglesia y la civilización. Pastoral del Excmo. y Rvmo. Sr. Arzobispo…, Montevideo, Tipografía Uruguaya de Marcos Martínez, 1905, p. X y XI.

40 Soler, Mariano, La Iglesia y la civilización…, op. cit.

41 Acta 20 de junio de 1875. ACEM, Club Católico de Montevideo, Libro de actas no 1. 1875-1883, s.f.

42 Soler, Mariano, La gran cuestión en páginas de la Historia, Montevideo, Tipografía de “El Bien Público”, 1879, p. 97.

43 Soler, Mariano, Católicos y masones. La masonería y el catolicismo. Estudio comparado bajo el aspecto del derecho común, las instituciones democráticas y filantrópicas, la civilización y su influencia social. Montevideo, Montevideo, Imprenta de Rius y Bechi, 1884, p. 76. Subrayado en original. Este libro fue el resultado de un ciclo de conferencias ofrecido por Soler, en el Club Católico, en 1882.

44 Soler, Mariano, La Iglesia y la civilización…, op. cit., p. XII. Cursiva en original.

45 Diccionario de la Lengua Castellana, Madrid, Imprenta Nacional, 1822, p. 187.

46 Nuevo diccionario de la Lengua Castellana. que comprende la última edición íntegra, muy rectificada y mejorada, del publicado por la Academia Española, París, Vicente Salvá, 1846, p. 250.

47 “Discurso inaugural en la solemne apertura del Club Católico”, in Soler, Mariano, Ensayos de una pluma, op. cit., p. 16.

48 “Influencia del Catolicismo en la ilustración y progreso científico. Discurso pronunciado con motivo de la reapertura del ‘Club Católico’ en la sesión pública del 5 de marzo de 1876”, in Soler, Mariano, Ensayos de una pluma, op. cit., p. 54.

49 Soler, Mariano, La gran cuestión en páginas de la Historia, op. cit., p. 76.

50 Soler, Mariano, La Iglesia y la civilización…, op. cit., p. XIV. El texto data de 1905; desde fines del siglo XIX Soler trata a menudo temas vinculados a la “cuestión social”.

51 Soler, Mariano, La Iglesia y la civilización…, op. cit., p. XIII.

52 Soler, Mariano, La Iglesia y la civilización…, op. cit., p. 23.

53 Soler, Mariano, La Iglesia y la civilización…, op. cit., p. XIII.

54 Soler, Mariano, La Iglesia y la civilización…, op. cit., p. 23.

55 Soler, Mariano, La Iglesia y la civilización…, op. cit., p. 81-82.

56 Soler, Mariano, La Iglesia y la civilización…, op. cit., p. 216.

57 Soler, Mariano, La gran cuestión en páginas de la historia, op. cit., p. 97.

58 Soler, Mariano, La gran cuestión en páginas de la Historia, op. cit., p. 97.

59 Soler, Mariano, La gran cuestión en páginas de la Historia, op. cit., p. 96.

60 Soler, Mariano, La gran cuestión en páginas de la Historia, op. cit., p. 97-120.

61 Ver: por ejemplo: León XIII, Carta encíclica Immortale Dei sobre la constitución cristiana del Estado, Roma, 1º noviembre de 1885; Carta encíclica Libertas Praestantissimum sobre la libertad y el liberalismo, Roma, 20 junio de 1888; Carta encíclica Rerum Novarum, Roma, 15 mayo de 1991.

62 Agradezco a Sebastián Hernández Méndez los aportes sobre este tema.

63 Soler, Mariano, El legado del siglo XIX. Temores y esperanzas respecto de la sociedad moderna, Pastoral del Exmo. y Rvmo. Señor Arzobispo, publicada en forma de folleto, Montevideo, Tipografía Uruguaya de Marcos Martínez, 1901, 137 p.

64 Soler, Mariano, La vida de la Iglesia y la época contemporánea con ocasión de la Santa Cuaresma, Montevideo, Tipografía Uruguaya de Marcos Martínez, 1904, 115 p.

65 Soler, Mariano, La vida de la Iglesia y la época contemporánea…, op. cit., p. 42.

66 Soler, Mariano, La vida de la Iglesia y la época contemporánea…, op. cit., p. 57.

67 Soler, Mariano, La vida de la Iglesia y la época contemporánea…, op. cit., p. 85.

68 Soler, Mariano, La vida de la Iglesia y la época contemporánea…, op. cit., p. 99. Cursiva en original.

69 Soler, Mariano, La vida de la Iglesia y la época contemporánea…, op. cit., p. 100.

70 Soler, Mariano, La vida de la Iglesia y la época contemporánea…, op. cit., p. 105.

71 Soler, Mariano, La vida de la Iglesia y la época contemporánea…, op. cit., p. 106-108.

72 Soler, Mariano, La vida de la Iglesia y la época contemporánea…, op. cit., p. 108. Cursiva en original.

73 Soler cita profusamente la Historia de la civilización en Europa de François Guizot, y se refiere al “gran Guizot”, al “ilustre”, al “eminente Guizot”. Solo en Ensayo de paralelo entre el catolicismo y el protestantismo, de 1880, precisa que Guizot es protestante y desarrolla ampliamente su pensamiento (p. 88-107). En 1890, en La sociedad moderna y el porvenir, Soler escribe: “El eminente protestante Guizot hizo esta hermosa confesión en favor del catolicismo […]”. No alude nunca más a este punto bien significativo, y continúa citando a Guizot, siempre con respeto. Hay una cita que Soler retoma una y otra vez: “Todo lo que hay de verdadero y de buenos en la Revolución francesa es cristiano y ha sido proclamado por el cristianismo […]”. M. Soler, El legado del siglo XIX..., op. cit., p. 31, por ejemplo. Cursiva en original.

74 Soler, Mariano, “Discurso inaugural de la solemne apertura del Club Católico”, Montevideo, 24 junio 1875, in Soler, M., Ensayos de una pluma, op. cit., p. 5.

75 Soler, Mariano, La vida de la Iglesia y la época contemporánea…, op. cit., p. 65.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Susana Monreal, « El catolicismo y el deber fundamental del individuo y de la sociedad de “civilizarse”: civilización y cristianismo en los escritos de Mariano Soler »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 16 juin 2023, consulté le 02 octobre 2023. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/92510 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.92510

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC-BY-NC-ND-4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search