Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesDébats2024Desde Valdivia al País de las Man...

2024

Desde Valdivia al País de las Manzanas: el colono Otto Muhm y su diario de viaje al río Limay (1857-1858)

From Valdivia to Caleufú: German settler Otto Muhm and his travel diary to Limay River (1857-1858)
Rodolfo Reyes Macaya

Résumés

El colono alemán Otto Muhm realizó un viaje a través de la cordillera de los Andes desde Valdivia hacia el País de las Manzanas, en la Patagonia norte, para comerciar con el cacique José María Bulnes Llanquitrue, a fines de 1857 y comienzos de 1858. Durante una parte de su travesía escribió un diario. Sin embargo, este documento se hallaba inédito y la historiografía ignoraba su paradero. Aquí ofrezco una presentación interpretativa de su contenido. Expongo los antecedentes históricos de las expediciones realizadas desde las regiones meridionales de Chile y Ngulumapu hacia el río Limay en Patagonia, actual Argentina. Abordo la importancia de la colonización del periodo republicano en la reconfiguración del espacio fronterizo y me detengo en el liderazgo indígena. Tras esta presentación entrego una transcripción anotada del documento, pieza clave que permite ahondar en el conocimiento de las dinámicas políticas y prácticas culturales durante el proceso de colonización en el siglo XIX.

Haut de page

Notes de l’auteur

Agradezco a Claudio Cratchley, editor de CoLibris, por compartir sus conocimientos y fuentes. Este hallazgo no habría sido posible sin su ayuda. A Joaquín Bascopé y a Samuel García Oteiza, por la realización cartográfica.

Texte intégral

  • 2 ANH, HFLA, vol. 74, f. 22.

“Antes éramos tan blancos como ustedes, pero los vientos nos tiñeron. Los alemanes nos vienen del sol, por eso deben ser los hijos que quedaron allá”2.
J. M. Llanquitrue.

Introducción

  • 3 Territorios mapuche, en la Patagonia norte, al sur del actual Neuquén. Su nombre proviene de la gr (...)
  • 4 Convención territorial y geográfica en mapuzungun para designar a la Araucanía histórica.

1Otto Muhm, comerciante alemán, llegó a Valdivia en 1852 procedente de Hesse, en el marco de la colonización germana de Valdivia y Llanquihue, estimulada por las instituciones de la República de Chile. En 1857 realizó un viaje a través de la cordillera de los Andes hacia el País de las Manzanas3, en la Patagonia norte, para comerciar con el lonko José María Bulnes Llanquitrue. Durante su travesía escribió un diario. Sin embargo, este documento se hallaba inédito y la historiografía ignoraba su paradero. Una copia del diario en cuestión fue hallada en el fondo Fernández Larraín del Archivo Nacional Histórico de Chile (ANH). Aquí ofrezco una presentación interpretativa de su contenido. Realizo una semblanza del viajero y sus redes valdivianas. Abordo la importancia de la colonización en la reconfiguración del espacio fronterizo. Presento las expediciones realizadas desde las regiones meridionales de Chile y Ngulumapu4 hacia el río Limay en Patagonia y me detengo en el liderazgo indígena. Tras esta presentación, entrego una transcripción adaptada y anotada del diario.

Otto Muhm, colono alemán en Valdivia

  • 5 Guarda, Gabriel, La sociedad en Chile Austral, antes de la colonización alemana (1645-1850), Santi (...)
  • 6 Ignacio Agüero fue durante dos periodos intendente interino de Valdivia (1841-1842 y 1844-1845).

2Christian Ludwig Otto Muhm Pfeiffer nació en Kassel el 8 de enero de 1832 y falleció en Valdivia, Chile, el 20 de mayo 1876. Llegó a Chile en el barco Victoria en 1852. Comerciante adinerado, fue miembro de la Sociedad Larraín y Errázuriz, y dueño del vapor Fósforo en 18645. Se casó con Mathilde Philippi en 1862. Ésta era hija del naturalista prusiano Rodolfo Philippi, figura clave de la colonización alemana en Chile. Viudo, contrajo segundas nupcias con María Agüero en 1866. Así, estrechó los lazos mediante el parentesco con uno de los líderes valdivianos más notables de su época, Ignacio Agüero, quien había sido comisario de naciones, intendente de Valdivia y quien mantenía relaciones con los lonko del país de las Manzanas6. De esta forma, Muhm se hacía parte de la alta sociedad valdiviana, por entonces aún un enclave fronterizo en relación directa con el mundo indígena soberano.

  • 7 v. Decretos del 27 de junio de 1853, 2 de noviembre de 1854 y 28 de agosto de 1858.
  • 8 En 1854 se realizó el trawun de Malvén, motivado por la problemática infiltración winka en territo (...)
  • 9 También denominado “Wayzuf mapu” por Quintrupay (Lenz, op. cit. p. 363). La noción Puelmapu no imp (...)

3Otto Muhm tenía veintisiete años cuando inició la travesía como conchavador. En Chile gobernaba el presidente Manuel Montt, quien había profundizado el proceso de colonización7. En la Araucanía histórica se desarrollaban prácticas de resistencia articuladas por los wenteche liderados por Mañil Wenu8. Por otra parte, en el denominado Puelmapu (territorios mapuche del este de la cordillera de los Andes)9, la secesión de Buenos Aires de la Confederación Argentina tras la derrota de Rosas en Caseros, en 1852, había incrementado los niveles de violencia en torno a la frontera sur. La hegemonía de Juan Calfucura, asentado en Salinas Grandes, estaba siendo puesta en cuestión por quien había sido uno de sus subalternos, el lonko José María Bulnes Llanquitrue. Este último dominaba el curso superior y medio del río Negro, y había logrado importantes alianzas con el Estado de Buenos Aires en torno al enclave de Carmen de Patagones.

Colonización en el periodo republicano

4La expedición de Otto Muhm se enmarca en el gran proceso de una nueva colonización, acorde a los paradigmas de la modernidad decimonónica: la construcción estatal, la disputa de soberanía respecto a los territorios indígenas, el liberalismo político, el desarrollo de vías de transporte y la identificación de materias primas para una producción capitalista industrializada en vías de globalización.

5A mediados del siglo XIX, el amplio proceso de construcción estatal iniciado con posterioridad a las independencias de las Provincias del Río de la Plata y de Chile, desencadenó una nueva ola colonizadora y expansionista en el Cono Sur americano.

6A nivel político regional, la Confederación Argentina, una laxa unión de repúblicas provinciales, entraba en una crisis transformadora tras la caída de Juan Manuel de Rosas en 1852. La República de Chile conocía al menos dos levantamientos cívico-militares de importancia (en 1851 y 1859) que definieron el camino de la construcción nacional, expresando la progresiva descomposición de la llamada República Conservadora, que había sentado las bases del proyecto estatal chileno.

  • 10 Halperín Donghi, Tulio, Historia contemporánea de América Latina, Madrid, Alianza, 2005, p. 213.

7La coyuntura económica hispanoamericana estaba caracterizada por el ciclo del Pacífico, la transformación de los medios de transporte (en especial, la aparición masiva del vapor en los años 1840), la importancia de la agricultura dada por la mayor conectividad entre los sectores rurales y los núcleos urbanos10. En este periodo se profundizó la invasión a las tierras indígenas y la transformación de los ecosistemas.

  • 11 Si bien, en 1856 se realizó un tratado entre Chile y la Confederación Argentina, invocando el prin (...)
  • 12 La ley del 18 de noviembre de 1845, promulgada durante el gobierno del presidente Manuel Bulnes, e (...)

8En la década de 1840, la colonización, estructurada por la ideología de la civilización y del progreso, constituía una problemática recurrente para las élites de las repúblicas. Las colonias de poblamiento pretendían hacer efectiva la construcción estatal en territorios que no habían sido controlados por la Monarquía Católica y que, sin embargo, eran reclamados como propios a partir del principio del utis possidetis iuris11. La República de Chile inició un proceso de colonización en sus fronteras meridionales. En 1845, se promulgó la ley de Colonias de naturales y extranjeros12. Numerosos migrantes procedentes de los territorios de la Confederación Germánica, entre ellos Otto Muhm, llegaron a Valdivia y Llanquihue.

  • 13 Frick, Guillermo, “Colonización de la frontera de Valdivia y de las rejiones del río Negro”, Mercu (...)
  • 14 Vezub et.al., op. cit., 2021, p. 8.

9En 1863, el colono Guillermo Frick subrayaba la importancia del conocimiento sobre las eventuales vías de comunicación para conectar los territorios: ríos y pasos cordilleranos13. “La libre navegación de los ríos era la política que instrumentaban las potencias europeas y las élites nacionales”14 para realizar su expansión hacia los territorios no controlados por la soberanía estatal. Si una de las grandes aspiraciones era establecer nuevas rutas de comunicación y comercio, el corredor bioceánico que uniría el Atlántico y el Pacífico fue parte del imaginario colonizador en Chile. Las tierras controladas por los núcleos políticos indígenas, así como aquellas en las que descollaba una naturaleza aun indoblegable, fueron el objeto de numerosos esfuerzos para legitimar la construcción estatal.

Expediciones hacia el Limay

  • 15 Francisco de Villagra, en el verano de 1552-1553, comisionado por Pedro de Valdivia, cruzó la cord (...)
  • 16 Fuentes, Domingo de, “Relación de la jornada que don Gerónimo Luis de Cabrera hizo al descubrimien (...)
  • 17 Fonck, Francisco (ed.), Viajes de Fray Francisco Menéndez a Nahuelhuapi, Valparaíso, Gillet, vol.  (...)
  • 18 Villarino, Basilio, “Diario del reconocimiento del río Negro, en la costa oriental de Patagonia”, (...)

10Las expediciones hacia los territorios de las actuales provincias argentinas de Neuquén y Río Negro, desde la vertiente occidental andina, se desarrollaron desde el comienzo de la empresa colonizadora hispánica en el siglo XVI15. El enigma que representó la ciudad de los Césares motivó nuevas marchas, desde ambos lados de la cordillera16. Cabe mencionar las expediciones realizadas por los misioneros jesuitas desde la Isla Grande de Chiloé y, entre ellas, la avanzada misionera de Nicolás Mascardi en el siglo XVII, y los viajes exploratorios del franciscano Francisco Menéndez entre 1783 y 179417. Desde las vertientes orientales, el viaje de exploración de Basilio Villarino a las nacientes del Río Negro, en el verano de 1782-1783, fue de gran importancia18. Esta expedición, enmarcada en la política borbónica de colonización de las costas patagónicas, proporcionó informaciones valiosas sobre dicha región. Aun así, la Patagonia andina no fue colonizada.

  • 19 Muñoz Gamero, Benjamín, “Memoria sobre la expedición a Nahuel Huapi y otras lagunas situadas entre (...)

11A mediados del siglo XIX, el estado de Chile incentivó las expediciones al Nahuel Huapi. La primera de estas estuvo a cargo de la Marina chilena, en 1849-1850, al mando de Benjamín Muñoz Gamero. El fin de esta expedición, destinada a las lagunas situadas entre las provincias de Chiloé y Valdivia, era el relevamiento “de conocimientos fijos para sacar de aquellos lugares el partido conveniente en beneficio de la colonización”19. Sin embargo, los expedicionarios no lograron alcanzar su objetivo.

  • 20 Geisse, Francisco, “Resultado de la expedición que se ha hecho de Puerto Montt a la banda oriental (...)
  • 21 Fonck, Francisco; Hess, Fernando, “Informe sobre la expedición a Nahuel Huapi”, El Araucano, Santi (...)

12La creación de la Colonia de Llanquihue y la fundación de Puerto Montt, en 1853, dio un nuevo impulso a las expediciones chilenas. En 1855, el gobernador de la Colonia, Francisco Geisse, envió una expedición en la que iba su hermano Felipe Geisse, guiados por el práctico José Olavarría, quien de niño había participado en una de las expediciones de Fray Menéndez. La travesía siguió el camino abierto por Muñoz Gamero y alcanzó las costas del Nahuel Huapi20. Al año siguiente se desarrolló la expedición de Francisco Fonck y Fernando Hess. Ésta produjo más datos, llegó más lejos que la anterior21, y contó con instrumentos de medición: un barómetro aneroide, dos termómetros. Se realizaron las observaciones meteorológicas e hipsométricas. Se levantó un plano del camino. Se recogieron restos de la piragua usada por Francisco Menéndez hacia fines del siglo XVIII y se conformó una colección de plantas.

  • 22 Cox, Guillermo, “Informe sobre la exploración practicada en Nahuel Huapi”, El Araucano, Santiago, (...)
  • 23 Cox, Guillermo, Viaje en las regiones septentrionales de la Patagonia: 1862-1863, Santiago, Cámara (...)

13En 1857, tuvo lugar la primera expedición de Guillermo Cox, comisionado por el Gobierno de Chile “para la exploración del río Negro en busca de una nueva línea de comunicación entre el lago Nahuel Huapi y el Atlántico”22. Sin embargo, esta se vio malograda por las dificultades de la travesía cordillerana. En 1863, Cox lo intentará de nuevo, relevando valiosas informaciones sobre el País de las Manzanas en un libro fundamental para las exploraciones de la Patagonia norte en el siglo XIX23. Pero su propósito de llegar al océano Atlántico se truncó, al naufragar en el Limay y serle imposible continuar el viaje por tierra debido a la compleja situación de la geopolítica indígena.

  • 24 El paso Pérez Rosales o paso Peulla, antiguo paso de Las Lagunas (1020 msnm).
  • 25 Los jesuitas ingresaban por el estuario de Reloncaví hacia la desembocadura del río Petrohué para, (...)

14Los viajes incentivados por el estado chileno partieron de Puerto Montt y se efectuaron a través del boquete Pérez Rosales24, antiguo paso de Las Lagunas, por donde transitaron los misioneros jesuitas en los siglos anteriores, aunque sin practicar la misma ruta25. Estas expediciones contaron con respaldo estatal y tenían por objeto ver las posibilidades de expandir la colonización de Llanquihue al Nahuel Huapi y valle del río Negro, y conectar el Pacífico con el Atlántico.

  • 26 Cox, Viaje a las regiones…, op. cit., p. 142.
  • 27 Lenz, Rodolfo, Estudios Araucanos: viaje al país de los Manzaneros: contado en dialecto huilliche (...)
  • 28 Ibid. p. 360.

15Al margen de las expediciones realizadas o apoyadas por las instituciones de la República de Chile, con fines geopolíticos, se realizaban expediciones privadas con objetivos comerciales. La expedición de Muhm fue una de ellas. En efecto, la ruta empleada por el colono alemán en 1857, y que posteriormente será replicada por Guillermo Cox en 1863, era una ruta ya practicada por los conchavadores. Seguía el boquete Ranco, pasaba la cuesta Lipela, transitaba por el norte del lago Queñi, hasta el balseo de Nonthué, bordeaba el norte del lago Lácar, se dirigía hacia el Caleufú y luego al río Limay. El cacique Paulino Patiño, de Futronhue, habría pasado por esta ruta en un viaje de ida a las pampas, hacia 185426. Hacia 1871, Domingo Quintuprai realizó un viaje al País de los manzaneros27, por el mismo camino recorrido por Muhm catorce años antes, para vender aguardiente “a los pehuenches establecidos en la falda oriental de la cordillera, entre los lagos Lácar y Nahuel Huapi”28. Aunque la expedición de Muhm tuvo fines principalmente comerciales, esto no significó que fuera ajena al proceso de construcción estatal, exploración y colonización. Tuvo consecuencias notables y sus datos (recopilados en el diario) fueron útiles y necesarios para el posterior desarrollo de la expedición de Cox. Además, la colonización alemana multiplicó los intercambios comerciales en la región, basados por una industria incipiente y unos capitales financieros de circulación global.

  • 29 Cox, Viaje a las regiones…, op. cit. p. 184-185. v.t.: Vezub, Julio, et al. “Reporte de viaje por (...)
  • 30 Esta carta original figuraba en el anexo de la copia del diario. Había sido publicada por Cox (op. (...)
  • 31 Ibid. p. 184.

16Guillermo Cox había conversado con Otto Muhm, durante los preparativos de su viaje de 1863, teniendo acceso a su diario29. Muhm, además, le había confiado la carta de Llanquitrue dirigida presidente de la República de Chile, producida durante la estadía del alemán en los kau de Llanquitrue30. Cox se sirvió de todas las informaciones dadas por Muhm para elaborar una semblanza biográfica del ñizol lonko y proponer una genealogía de éste31.

  • 32 Steffen, Hans, “Contribución de los alemanes al estudio de la jeografía i jeología de Chile. Duran (...)
  • 33 Fonck, op. cit., 1899, p. 311.

17Aparte de las referencias realizadas por Guillermo Cox, hasta ahora solo existían menciones escuetas acerca del diario de Muhm. Hans Steffen, el perito alemán al servicio de la República de Chile en las querellas de límites con la Republica Argentina, afirma que “dos colonos alemanes D. Otto Muhm i Federico Braemer, penetraron en 1857 en el río Limay, tratando de negociar con el cacique Llanquitrui”; y en nota a pie se lamenta: “desgraciadamente no tenemos ningún dato de esta espedición fuera de una noticia corta que publica Fonck”32. Fonck señala esto mismo y agrega que posee un extracto del diario llevado por Braemer con un croquis del viaje33. Sin embargo, en la copia hallada, no existe ninguna mención a Braemer ni tampoco ninguna representación cartográfica.

Geopolítica y poder mapuche

  • 34 Joaquín Bascopé ha trabajado en torno a las configuraciones lingüísticas, políticas y territoriale (...)

18El diario de Muhm es una fuente valiosa para estudiar los procesos de transformación geopolítica en la Patagonia Norte. Además, permite profundizar en las dinámicas que llevarán al triunfo de los poderes estatales por sobre las naciones indígenas en las décadas de 1870 y 1880. En sus páginas aparecen las figuras de los ñizol lonko Llanquitrue y Cheihueque, dirigentes claves en la historia de las naciones mapuche y chon del siglo XIX. Para la fecha del viaje de Muhm los países che, chon y küna, imbricados entre sí por relaciones de parentesco, estaban azotados por la trata de personas y la guerra34. El mapa que ofrecemos sitúa la trayectoria del viajero en un contexto de lenguas indígenas de la época y de sus vialidades, permitiendo apreciar el vasto conjunto territorial y geopolítico.

Imagen 1 – Tabla geográfica del viaje de Otto Muhm a la estación de la gente de Llangktxüf / Llanquitrue, veranada de 1857-58, producido en encuadre polar por Joaquín Bascopé-Julio y Samuel García-Oteiza.

Imagen 1 – Tabla geográfica del viaje de Otto Muhm a la estación de la gente de Llangktxüf / Llanquitrue, veranada de 1857-58, producido en encuadre polar por Joaquín Bascopé-Julio y Samuel García-Oteiza.

Números: 1) Valdivia, 2) Arique, 3) Künchillka / Quinchilca, 4) Huite, 5) Dollinco, 6) Fütxonwe / Futrono, 7) Llifén, 8) Arquilhue, 9) Maihue, 10) Lipela, 11) Queñi, 12) Balseo en Nonthué asistido por Guilleupan (balsero anfitrión), 13) Quechuquina, 14) Trompul, 15) Kai / estaciones de la gente de Huinchupan y de la gente de Trureupan, 16) Caleufu, 17) Kai de la gente de Llangktxüf / Llanquitrue. Letras: a) Ancud, b) Melipulli, c) Putue, d) Geylum / Pilcaniyeu, e) Shilan / Yamnuhüu / Tromen Niyeu, f) Fuerte El Carmen o Patagones.

Imagen 2 – Detalle del viaje de Otto Muhm a la estación de la gente de Llangktxüf / Llanquitrue, veranada de 1857-58, producido en encuadre polar por Joaquín Bascopé-Julio y Samuel García-Oteiza.

Imagen 2 – Detalle del viaje de Otto Muhm a la estación de la gente de Llangktxüf / Llanquitrue, veranada de 1857-58, producido en encuadre polar por Joaquín Bascopé-Julio y Samuel García-Oteiza.

Números: 5) Dollinco, 6) Fütxonwe / Futrono, 7) Llifén, 8) Arquilhue, 9) Maihue, 10) Lipela, 11) Queñi, 12) Balseo en Nonthué, 13) Quechuquina, 14) Trompul, 15) Kai / estaciones de la gente de Huinchupan y de la gente de Trureupan, 16) Caleufu, 17) Kai de la gente de Llangktxüf / Llanquitrue.

  • 35 A veces escrito “Llanquitruz”, “Llanquitur”, “Yanquetruz”, “Llangkitruf”, etc. La historiografía c (...)

19José María Bulnes Llanquitrue (c. 1831- 1858)35 fue un ñizol lonko que controló el curso medio y superior del río Negro durante gran parte de la década de 1850. En su niñez, como él mismo señala al reunirse con Muhm, cayó en las manos de los picunche. Fue llevado a Chillán. Algunos años después escapó. Emergió como capitanejo de Calfucura. Se habría desvinculado y luego reconciliado con el ñizol lonko de Salinas Grandes, actuando juntos en distintos malones en la frontera sur de Buenos Aires durante la compleja década que siguió a la batalla de Caseros en 1852. Nuevamente enemistados, Llanquitrue habría sido un importante rival de Calfucura.

20Desde junio hasta agosto de 1855, Llanquitrue realizó malones en la frontera sur de Buenos Aires. En esta serie de raids, atacó San Antonio de Iraola. El comandante de El Carmen, Julián Murga, trabó alianza con él en su objetivo de socavar el poderío de Calfucura, sentando las bases para la conformación de un pacto diplomático. Como consigna el diario de Muhm, en las tolderías de Llanquitrue se hallaban dos agentes de Buenos Aires “para sostener el cacique en humor de paz”: el alférez Cornelio Mercado y el capitán de milicias Pablo Morón.

  • 36 AGN, S10-1990, fs. 91-96.
  • 37 Práctica habitual entre los caciques y viajeros por medio de la cual los líderes indígenas confirm (...)
  • 38 La carta de Llanquitrue omite todo nombre propio al estar dirigida a un genérico “presidente de Ch (...)

21Llanquitrue lograba convocar a su base social de origen nacional diverso, aunque hegemónicamente mapuche, para la realización de actividades bélicas mientras articulaba estrategias de negociación diplomática con las autoridades de la provincia de Buenos Aires. El punto culminante de esta diplomacia de fronteras fue el tratado de paz acordado el 24 de mayo de 185736. Llanquitrue pidió a Muhm leer dos cartas37 del gobernador del Estado de Buenos Aires, Pastor Obligado, en que lo invitaba a concurrir a la ciudad porteña. Estas misivas se hallan transcritas en el cuerpo del diario. Se anexa la carta de Llanquitrue al presidente de la República de Chile, cuyo original estaba en el mismo volumen en que fue hallado el diario de viaje. El mismo Cox señalaba que esta carta y otra, cuyo autor era también Llanquitrue, con destinatario al intendente de Valdivia, le fue obsequiada por Muhm38.

  • 39 Vezub, Julio, “Llanquitruz y la ‘máquina de guerra’ mapuche-tehuelche: continuidades y rupturas en (...)
  • 40 Cox, op. cit. p. 186.

22Aunque fugaz, el liderazgo de José María Bulnes Llanquitrue fue determinante para la geopolítica en Nordpatagonia, al consolidar la hegemonía de los núcleos manzaneros sobre el eje del río Negro39. Su muerte aconteció el 28 de octubre de 1858 en una pulpería de Bahía Blanca, es decir, menos de un año después de su encuentro con Otto Muhm. Según Guillermo Cox, el asesinato de Llanquitrue se debió a un ajuste de cuentas por los excesos cometidos por el ñizol lonko durante el malón de San Antonio de Iraola en 1855: la familia de una de las víctimas habría contratado a un agente para realizar una venganza40.

Particularidades del documento y criterios de transcripción

23La copia del diario se halló en el Fondo Fernández Larraín (HFLA), perteneciente desde 1996 al patrimonio documental del Archivo Histórico Nacional de Chile (ANH). Este acervo documental reúne documentos referentes a la Historia de Chile, agrupados en 198 volúmenes, cuyas fechas de producción van desde 1517 a 1960. La copia del diario de Otto Muhm se encontraba en el volumen 74, dedicado a la Patagonia.

24Las primeras hojas no fueron copiadas, una nota del copista anónimo señala que aquellas se encontraban extraviadas. No consigna el copista dónde ni cuándo fue realizada la copia. Tiene 35 fojas de extensión. El tamaño de la cubierta exterior del volumen es de 19.3 x 15.3 cm. El diámetro de las fojas es de 14.7 x 18.7 cm.

Imagen 3 – Diario de Otto Muhm, ANH, HFLA, vol. 74, fs. 26-27.

Imagen 3 – Diario de Otto Muhm, ANH, HFLA, vol. 74, fs. 26-27.

Fotografía de Rodolfo Reyes Macaya.

25El diario ofrece una relación del viaje desde el 5 de diciembre hasta el 24 del mismo mes del año 1857, dejando afuera la relación del regreso a Valdivia, acaecido en enero de 1858. Señala la travesía por el boquete de Ranco y la cuesta Lipela. No menciona la cantidad de expedicionarios; conjeturamos que se trata de un número superior a cinco e inferior a diez. Se indican, de modo sucinto, las particularidades del terreno, las especies vegetales y animales. Esto última muestra un grado considerable de familiaridad en las prácticas naturalistas por parte del autor. Se consignan nombres propios de actores sociales y topónimos que ponen en relación las distintas sociedades en proceso de reinvención fronteriza y colonización: los colonos alemanes, los criollos y mestizos chilenos, los agentes del estado de Buenos Aires en las tolderías, y los líderes indígenas de la “tierra adentro”. La narración contiene pasajes que permiten ahondar en el conocimiento de las prácticas culturales, dinámicas políticas, pensamiento mítico, redes, entre otros temas.

26El diario no se trata de una traducción del alemán sino de un texto en castellano realizado por un germanohablante, avanzado en el aprendizaje del castellano chileno. Posee numerosos giros coloquiales, alternancias de los verbos ser y estar, omisión de las “s finales. Aquí se ofrece una transcripción literal modernizada. Se adaptaron vocablos y se incluyeron preposiciones omitidas para hacer legible el documento. Para el uso de mayúsculas y minúsculas, se observan las reglas ortográficas actuales. La “i” copulativa, propia de la gramática de la época, ha sido modernizada por la “y”. Los topónimos fueron adaptados según el modo en que aparecen en la cartografía actual. A pesar de estas adaptaciones, se han mantenido los giros coloquiales presentes en el texto para evidenciar las particularidades del castellano del autor. Así, expresiones del habla oral chilena que el colono germano había hecho suyas, poseen sus escolios. Las anotaciones se han realizado para la buena inteligencia del texto, ampliando o rectificando críticamente el contenido.

Viaje de Muhm a los indios pampas y laguna de Queñi

  • 41 Paginación del documento manuscrito. El título del documento parece haber sido dispuesto por el co (...)

27[Nota del copista]. Las primeras hojas siendo perdidas, no se han podido principiar a transcribir que como sigue [f. 1]41.

  • 42 Expresión ambigua. Puede significar el fracaso de un proyecto. Sin embargo, según el diccionario d (...)
  • 43 Cordillera de los Andes. Cuesta de Lipela, pertenece al sistema cordillerano del boquete Ranco, 14 (...)
  • 44 Los animales de carga tropezaron y no “cayeron” por la quebrada.
  • 45 Raulí (Fagus procera), usado en construcciones por la solidez de su madera.

28Se hizo agua42. Cuando continuamos nuestra marcha, ya eran las dos de la tarde y al anochecer alcanzamos la cumbre de la cordillera43. Tuvimos esta noche que alojar en medio de la nieve. El camino era muy malo y muy parado. Todas las mulas cayeron44 y todos los hombres iban a pie. En varios lugares tuvieron los mozos que descargar las mulas, y al hombro llevaban las cargas por más de una cuadra. Casi había caído una mula en el barranco, donde jamás la hubiéramos sacado. Dichosamente, la atajó un raulí45 que crecía inmediatamente en la orilla del risco y le dio lugar para levantarse.

29El que no ha visto estos caminos no se puede hacer ninguna idea de ellos.

  • 46 Laurel chileno (Laurelia sempervirens). En mapuzungun: trihue.
  • 47 Roble pellín (Nothofagus obliqua), conocido también como hualle o coyán.
  • 48 Canelo o Foigue (Drymis winteri), planta sagrada en la cultura mapuche.
  • 49 Colihue (Chusquea culeu), utilizada por los mapuche para construir sus lanzas, entre otros usos.
  • 50 Vara (f.) = 0.836 metro.

30Era interesante reparar en la vegetación de estos lugares. Al pie de la Cordillera veíamos todavía laurel46, roble47, hasta la mitad de la cuesta nos acompañaban canelo48 y colihue49, y cuando habíamos alcanzado la región del raulí, es decir, a dos tercios de la altura de la cuesta [f. 2] había, excepto del raulí, solamente canelo, que crece aquí hasta una vara50. En la cumbre misma, se arrastraba el canelo en el suelo y no alcanzaba más de dos pulgadas de altura.

  • 51 Coirón dulce o blanco (Festuca pallescens).

31El raulí no crece más de cuatro a cinco varas. Unas cuarenta varas debajo de la cumbre y al sur hay un valle con mucho coirón51. Aquí llevamos a las bestias. Nosotros encendimos un fuego grande y pasamos la noche despiertos y teniendo mucho frío.

  • 52 El lago Maihue es un cuerpo lacustre ubicado a 138 km al sudeste de Valdivia. Es parte de la cuenc (...)
  • 53 “La otra banda” = hacia el levante de los Andes.
  • 54 Una de las numerosas alternancias del verbo ser/estar de Muhm, ya mencionadas.

326 diciembre — Temprano juntamos a las bestias y bajamos la Cordillera. Pasamos aquí los entierros de tres indios, quienes viniendo en el invierno pasado de Maihue52, después de haber visto morir sus caballos al pie de la cuesta, se habían animado a caminar a pie para alcanzar la otra banda53. El último, después que sus compañeros hubieron muerto ante sus ojos, había alcanzado casi el valle de Queñi cuando le quitaron sus fuerzas. Los cuerpos de ellos son54 [f. 3] tapados con ramas.

  • 55 El lago Queñi pertenece a la cuenca del río Collón Curá, 5.7 km de longitud, a 840 msnm.

33La pampa de Queñi, que alcanzamos en tres horas, es bien grande y tiene su nombre de la laguna de Queñi55, de la cual sale un río (Chachín) del porte del río Folilco.

  • 56 Cerro Chachín, 1949 msnm.

34Nosotros continuamos nuestro camino en la dirección del sureste. La laguna queda al lado derecho. Al otro lado de la laguna se eleva un cerro que alcanza la región de la nieve. Es un volcán que ahora es apagado56. Esto me dijeron los indios, y esto afirma también la laguna a sus pies, rasgo análogo casi a todos los otros volcanes del sur de América. Unas cuadras teníamos que caminar en la laguna sin que el agua alcanzara a veces las cargas.

  • 57 Muhm llama Nonthué (“lugar del pasaje”) a todo el lago Lácar. Cox llama Lacar al lago y Nonthué lo (...)

35Ya subiendo y ya bajando, llegamos caminando, en partes por colihues, en partes por pampas al río Chachín, que desemboca en la laguna de Nonthué57.

  • 58 Ien o ciprés de la cordillera (Austrocedrus chilensis).

36Este río es casi de la anchura del río Calle-Calle cerca de la ciudad de Valdivia y tiene un vado muy angosto [f. 4]. Le pasamos bien, pero todas nuestras cargas se mojaron. Las orillas de este río son guarnecidas de cipreses58. Al otro lado del Chachín alojamos, resolución que nos causaba una tardanza de cuatro días.

  • 59 Legua (f.), antigua medida de longitud, expresa la distancia que una persona puede caminar durante (...)

377 diciembre — El camino nos condujo en la orilla de la laguna Nonthué. Dicha laguna tiene una extensión de cinco a seis leguas59 con una anchura de dos a dos leguas y media. Solamente en el pasaje es de menor anchura y no tendrá más de cincuenta varas. El tiempo se ha descompuesto y corre un viento norte fuerte que hace remover las aguas de la laguna. Cuando llegamos a la casa del balsero Guilleupan (cola de león), nos dijo este que era imposible pasar hoy la laguna sin exponer la vida y el comercio que llevamos. Él nos enseñó una cabaña en la que podíamos hallar abrigo contra el temporal que vendría luego.

38Alrededor nos rodeaban manzanares.

  • 60 Guardadas = enterradas. Como señala Coña, los mapuche enterraban las manzanas para que estas se “a (...)
  • 61 Quintruprai dice: Maziao melei chi wel’tantu. Maziao fenni tevichi weltantu, mishki kai maziao mel (...)

39Unos días antes los indios habían hecho [f. 5] chicha de manzanas guardadas60. La nieve tapa las manzanas en el suelo y se conservan así muy bien. Me trajeron algunas de estas manzanas y las hallé de muy buen gusto todavía61.

408-9 diciembre — El viento es tan violento que es imposible poder pararse en la playa de la laguna. Llueve a cántaros. Yo hallé unas conchitas, todas eran de una especie.

  • 62 La presencia de un lenguaraz, un intérprete de mapuzungun-castellano, era fundamental en toda expe (...)
  • 63 Lonko subalterno de José María Bulnes Llanquitrue.

4110 diciembre — El viento había disminuido un poco pero todavía eran altas las olas. Viendo algunos hombres del otro lado, pregunté a mi lenguaraz62 si él se animaría a pasar conmigo. Él se animó y nosotros dos nos embarcamos en una mísera canoa que no era más larga de tres varas y media, y había un agujero grande que tuvimos que tapar con un poncho. Felizmente pasamos y llegamos pronto a la habitación de Huinchupan63, quien me recibió muy solemnemente, y me dijo que él me había aguardado ya mucho tiempo, [f. 6] pues Llanquitrue, el cacique principal, avisado ya de mi viaje, le había encargado llevarme hasta él sin ser dañado por los otros indios.

42Al mismo tiempo me pidió Huinchupan volver luego y hacer pasar mis mozos y efectos. Yo volví luego, mandé a juntar mis mozos y efectos y pasarlos con el comercio. No nos sucedió ninguna desdicha, aunque la canoa amenazaba con dar vuelta varias veces.

  • 64 Las bebidas alcohólicas destiladas en base a granos, se habían convertido en un producto muy apete (...)
  • 65 Aquí se ponen en evidencia los conflictos entre las distintos lof o comunidades y los chilenos, au (...)
  • 66 Localidad situada a orillas del lago Ranco.

43A Huinchupan le regalé unas botellas de ron64 y varias frioleras, del mismo modo regalé también a sus dos mujeres. Por eso me adoptó él como a su hijo y dio a mis mozos carne fresca de animal vacuno. Viendo a Contreras, se oscureció su cara65. Pero no dijo nada. Él es un tío de Joaquín de Llifén66.

  • 67 Se trata del autor, quien se habría presentado al lonko como “Luis”, traducción del nombre propio (...)

44Hasta medianoche tomó él con sus mocetones del ron, viniendo a cada momento a mi cama para ver a su hijo Luis67, colmándome con cariños. Sobre mi cama y la de mi hermano, había mandado el levantar un toldo [f. 7] de cueros para abrigarnos del viento.

  • 68 Quillango: prenda de vestir confeccionada con piel de guanaco, propia del horizonte cultural indíg (...)
  • 69 Persea lingue.
  • 70 Malus domestica.
  • 71 Localidad en la vertiente norte del lago Lácar. Actualmente pertenece a una estancia homónima situ (...)

4511 diciembre — Por la mañana vino Huinchupan, envuelto en una huaralca68, para avisarme que saldríamos pronto. Yo le rogué prestarme un caballo para mi mozo Contreras. El suyo se había manqueado. Luego mandó Huinchupan a traer uno. El camino nos conducía por un monte llano y lleno de robles, lingue69, laurel, cipreses y manzanos70. Un estero ancho atraviesa, bramando y espumando, nuestro camino. Vimos caer este estero desde arriba de las cumbres de la Cordillera cubiertas de nieve. Después de una marcha de dos leguas, alcanzamos Quechuquina71, un potrero de Llanquitrue.

46Aquí llamó Huinchupan a Contreras y le dijo que le quería dar otro caballo porque en el que andaba ahora no era capaz de alcanzar el Limay y que le siguiese a él. Manuel Contreras, en quien se levantó una sospecha, me suplicó permitir que Tomás Cuevas le acompañase para poder defenderse contra los indios en caso de asalto. [f. 8]

  • 72 Justus Adolf Muhm Pfeiffer (1828-1878), hermano de Otto Muhm.
  • 73 José Antonio Panguilef de Ranco.

47Pero cuando vi que se juntaron todavía unos indios más, y siguieron a Contreras, me determiné a acompañarle yo mismo. Yo era bien armado y podríamos rechazar bien un asalto, si no más de seis a ocho hombres nos atacasen. Adolfo72 iba con mi lenguaraz73, mis compañeros y la tropa. Alcanzado Huinchupan me preguntó este con qué motivo les seguía. Le contesté que yo quería ver sus tierras. Fuimos al norte subiendo montañas altas después de haber pasado unas lomas. Vi en la dirección del este, adonde nos hubimos retirado, una vega grande llena de yeguas y caballos, todos eran de Huinchupan. Bajado en la vega, él me enseñó una fuente de agua salada. El agua era un poco salada con un gusto amargo. Los caballos la frecuentan mucho, como se ve en los rastros que rodean la salina.

  • 74 Pelaje gris del caballo con manchas blancas de diversas formas.
  • 75 Curruhuinca, 1379 msnm.

48Se juntó a los caballos y se agarró a los necesarios. También mandé agarrar uno para mí, para conservar el mío para la vuelta. Me entregaron un tordillo74 muy bueno. Al galope continuamos nuestra marcha, y alcanzamos la tropa cerca de [f. 9] un cerro montuoso75 en una pampa llamada Trompul, sin que fuésemos atacados.

  • 76 Localidad al norte del lago Maihue.
  • 77 El traro (Caracara plancus) es un ave rapaz. “Cantarían ya al negro los traros”, hace alusión al p (...)

49Pero después me contaron que los indios habían tenido la intención de atacar a Contreras y que mi presencia sola le salvó. Un tal Rosas Durán, quien me había acompañado desde Arquilhue76 y que se apartó de mí donde el cacique Trureupan, me contó a mi vuelta a Valdivia que él había oído cómo Trureupan preguntó a Huinchupan por qué no hubiesen matado al negro. “En la presencia de su patrón y de mi hijo”, respondió este “no lo queríamos hacer, si no lo hubiese seguido él, cantarían ya al negro los traros”77.

50El camino nos llevaba por montes y valles, ya por pastales, ya por arenales. La vegetación de los árboles era escasa, solamente unos manzanales y pocos cipreses interrumpían la uniformidad.

  • 78 Guillermo Cox también recorrió estos parajes, sosteniendo relaciones diplomáticas, a menudo tensas (...)

51Huinchupan me enseñó en la distancia de tres leguas un cerro natural, cuya cumbre rodeada de una espaciada galería natural parecía un fuerte. [f. 10] Al pie de este cerro vive el cacique Trureupan78. Un indio había ido de correo para avisarle de mi llegada. Cerca ya de su habitación nos encontró ya otra vez el correo, diciéndome que el cacique quería recibirme a caballo, rodeado de su gente, honor tanto más grande que este cacique es tan gordo y panzudo que levantarse del suelo es para él un gran trabajo (sin apoyo no puede levantarse) y solamente en ocasiones muy solemnes monta a caballo. Huinchupan se incomodó mucho para explicarme con claridad el honor que yo recibía y que lo debía solamente al parentesco que tenían los alemanes con ellos.

  • 79 Una vega es un terreno bajo y húmedo, regado por un curso de agua. Este valle, conocido como Vega (...)

52Y en verdad, estando todavía una media legua de distancia de su campo, vimos acercase una tropa de 35 a 40 indios. Adelante reconocí al cacique Trureupan por su cara monstruosa. Nos encontramos con ellos en una vega79, tapada con el más hermoso pasto. Los montes que formaban los dos lados de la vega estaban cubiertos de manzanales. Bajo uno de estos manzanales vi una casa grande, la habitación de [f. 11] Trureupan y de su gente.

  • 80 Sobre los disparos de armas de fuego en los protocolos de bienvenida indígena: “Además del placer (...)

53Los indios andaban en caballos magníficos, las monturas tapadas con plata. Bajo de una gritería terrible ellos anduvieron alrededor de nosotros y se pararon al fin en frente de nosotros. Ahora teníamos que darles vuelta a ellos también tres veces, y que tirar algunos pistoletazos80. Los indios aceptaron con gritos de alegría esta cortesía. Trureupan, viniendo, me pasaba varias veces la mano a mí y a mi hermano, exprimiéndome a su gusto de vernos en su tierra. Me convidó a acompañarle en su casa. Después de su saludo vinieron todos sus indios saludándonos en lengua y pasándonos la mano. Yo llevé conmigo el lenguaraz y algunos regalos destinados al cacique, pero di orden a mis mozos de caminar con mis otros efectos adelante. Cumplieron esta orden con tanto celo que muy tarde a la noche, pudimos alcanzar el alojamiento de ellos.

  • 81 Curado = ebrio.

54Trureupan vio este movimiento con gran [f. 12] disgusto. Particularmente pareció descontentarse cuando se perdió de vista la carga de aguardiente. Varias veces me suplicó llevar el aguardiente a su casa. No quise porque había oído contar muchas maldades de él curado81. Por mi persona no tenía nada que temer, pero sí por la vida de mis compañeros chilenos.

55Este indio viejo es muy sanguinario. Es el que dio orden de matar a los chilenos que nos encontraron en la cuesta Lipela. Nunca se hubiese pensado que nacieran tales pensamientos en esta masa de grasa.

56Los indios son vestidos como los gauchos en las pampas de Buenos Aires, con calzoncillos muy anchos, una chiripa de paño de colores vivos. Los ricos tienen además una chaqueta de paño y sobre estas un poncho, tejido a veces muy fino. Las mujeres se visten con mantas como las cholas de los llanos de Valdivia, se tiñen la cara colorada o negra, y tienen en las orejas y en el seno grandes pedazos de lata de plata.

57Trureupan me convidó a alojar en su casa, [f. 13] pero yo no quería dejar la tropa y rehusé: él era ofendido, pero no dijo nada. Él mandó a traer carne, nos pasaron a cada uno una porción que podía satisfacer a seis hombres. A mí me pareció ser carne de animal vacuno, pero después de que nos habíamos ido me dijo el lenguaraz que habíamos comido carne de caballo.

58Entregué a Trureupan algunos regalos que le contentaron visiblemente. Después de una despedida cordial, nos fuimos al anochecer. Alcanzamos el campo de mis mozos. Era situado en un estero chico. Hemos caminado hoy como 18-20 leguas en la dirección del sudeste.

5912 diciembre — Anduvimos en la compañía de Huinchupan y de dos otros indios en un callejón formado por dos lomas. Árboles, no hay ya de aquí en adelante.

  • 82 Discaria serratifolia
  • 83 Lama guanicoe.
  • 84 Asustadizos y desconfiados, que huyen de la presencia humana.

60Solamente en las orillas de los ríos y esteros hay una especie de chacay82 sin espinas. Coirón y pasto ocupan el suelo. Aquí reparamos dos guanacos83 a la distancia de 150-200 varas, que lentamente se alejaron y nos parecieron lobos84.

  • 85 Culebra lisa europea o Coronella austriaca.

61[f. 14] Luego después alcanzamos el lugar, donde Llanquitrue había vivido con su gente el año pasado. Reparé en el camino varias culebras. Una era de dos varas de longitud. Eran muy parecidas a nuestras coronelas de Alemania85. Sentí mucho de no haber llevado una vasija para poderlas guardar.

  • 86 Nombre en mapuzugun del ñandú (Rhea Pennata).

62De repente se levantaron delante de nosotros dos choiques (avestruces)86, pero estando nuestros caballos demasiado cansados de la marcha, no les podíamos alcanzar. Después que habíamos salido de esta vega, en que habíamos caminado gran parte del día, nos retiramos al sur para evitar el campo de la madre de Llanquitrue. Llanquitrue mismo vive en Limay.

63Continuamos nuestra marcha sobre una pampa inmensa. Unos coirones escasos salen de la arena y además hay aquí una planta espinosa de vista muy hermosa que, formando un hemisferio completo, se extiende como casi una vara sobre el suelo.

64Huinchupan me enseñó una cactácea [f. 15] inmensa cuyas espinas son tan largas y duras que manquean a las bestias que les pisan.

  • 87 Curso fluvial que nace de la unión de los ríos Filo Hua Hum y Meliquina. Desemboca en el río Colló (...)

65Ningún árbol, ninguna sombra en este arenal inmenso. Después de una marcha muy penosa, llegamos al río Caleufú87. Le pasamos felizmente, aunque es de bastante anchura.

  • 88 Es probable que a esta altura el volcán Lanín ya era visible para los expedicionarios.

66Nos alojamos en un bajo para ser abrigados un poco de la travesía que corre aquí muchas veces y entonces dura siempre tres o cuatro días. Si no me equivoco, estamos en dirección de la brújula, oeste a este. El volcán de Osorno no se podía ver88.

6713 diciembre — Varias veces vimos en nuestra marcha tropas de guanacos. Eran muy lobos y se perdieron muy luego en una nube de polvo. Contamos una vez 17 guanacos en una tropilla.

68El camino nos conduce continuamente sobre lomas. Había creído que podríamos ver las pampas grandes sin ser estorbados por ningún cerro, pero adonde se veía, los montes cerraron el horizonte. Últimamente vimos el Limay. Es un río de media a dos [f. 16] cuadras de anchura y es muy correntoso.

69Bajando al río vimos al otro lado un toldo. Aquí vive el cacique principal: José María Llanquitrue Bulnes. Se nos había reparado del otro lado y se nos gritó que Llanquitrue era en los toldos de su madre. Eso era fatal. Luego vimos tres hombres a caballo entrar en el río. Hasta la mitad del río llegaron los caballos caminando, pero aquí perdieron el fondo, vinieron abajo los caballos nadando.

70Cuando salieron al lugar donde nosotros nos habíamos parado salió, a los caballos, la sangre de la nariz. Los hombres eran un alférez de la tropa de línea argentina llamado Cornelio Mercado que con un capitán de la milicia Pablo Morón eran mandados por Buenos Aires hacia acá para sostener el cacique en humor de paz, un primo del cacique y un tal Santiago Encina que se había huido de Valdivia y que se fue luego para avisar a Llanquitrue de nuestra llegada.

  • 89 Repechado = remontado.
  • 90 Entre 1782 y 1783 Basilio Villarino realizó una expedición hacia los afluentes del río Negro, dura (...)

71Yo mandé a desensillar los caballos y conversé con Pablo y Mercado. Mercado me dijo que este Limay después de haberse juntado con el Caleufú forma el río Negro, yo pregunté a Pablo, quien habla bien el castellano, si era verdad que el Limay viniese de una laguna en la cordillera. Él me aseguró que sí, que él no la había visto, pero que un tal Cachipan había estado allá. Pablo llamó esta laguna el mar, sin duda es la laguna de Nahuel Huapi. Había leído antes que un buque había repechado89 el río Negro, pero yo puedo jurar que hasta este lugar no ha alcanzado, pues el río es demasiado correntoso, ni con buques de vela, ni con vapores se puede vencer la corriente90.

7214 diciembre — Hoy pasé yo también el Limay con Manuel Contreras. Nuestra manutención empieza de acabarse, no queda más que harina tostada. Fuimos al otro lado para traer brazuelos de potrillo. No he visto río más correntoso, [f. 18] pero nuestros caballos nadaron bien.

73Pablo y Mercado me aconsejaron de ir a encontrar a Llanquitrue. Luego que había vuelto al otro lado, nos pusimos en marcha. Seguíamos otro camino por el que habíamos venido. Después de una marcha de tres leguas alcanzamos el Caleufú.

74A las tres de la tarde, vi una tropa de yeguas: caballos en medio de ellas, brillaron puntas de lanzas. Era Llanquitrue que, con ocho mocetones, entre ellos también Pablo Morón, vino a encontrarnos. Llanquitrue se bajó de su caballo, me abrazó, me besó en la frente, asegurando a mí y a mi hermano de su gusto de verme. Es muy ladino.

  • 91 Todos estos accesorios son parte del conjunto de guarnicionería ecuestre indígena.

75Llanquitrue no es muy alto, pero es de una figura imponente. Su rostro, aunque feo, es apacible y franco: él tiene lo que reparé en pocos indios, una frente alta. El color de su cara es más moreno que en los otros indios. Tendrá como 26 años de edad. Era vestido con una casaca fina, sombrero blanco, una chiripa azul y calzoncillos [f. 19] bordados. Un sable con puño o vaina de plata era amarrado a su cintura. Cabeceras y argollas eran tapadas con plata. Frenos, canelones y estriberas y espuelas eran muy macizas de plata91. Todos sus mocetones estaban llenos de plata.

  • 92 El cautiverio femenino es un tema clásico en la historia de fronteras. A menudo, en el negocio de (...)

76La pampita donde nos habíamos encontrado era muy bien situada por un alojamiento y nos resolvimos de alojar aquí. Llanquitrue me presentó entonces a su mujer (una de sus tres mujeres debe acompañarle siempre) llamada Pichi-Pichi, diciéndole que salude a sus hermanos, y a su compadre (mi hermano). Ella me abrazó y besó también a mi hermano. Es una española robada en la edad de seis años92. Ya no sabía hablar el castellano, y era desaseada y lucía como las demás indias que he visto. Mandé entonces a traer los regalos. La numerosa cantidad de ellos pareció contentar mucho a Llanquitrue, particularmente le gustó el ron. Después de haber tomado unos tragos, principió a hablar más y más, y me contó su vida [f. 20].

  • 93 Escapó.
  • 94 Etnónimo usado para designar a las naciones chon. v. Bascopé, 2019.

77Su padre había sido un cacique, un vasallo del antecesor de Calfucura en Puelmapu. A la edad de seis años cayó en las manos de los Picuntos. Por estos, llegó a Chillán y fue criado allá. Arrancó93 él y reemplazó el destino de su padre, que había muerto mientras. Apreciado de Calfucura por su valor, combatió Llanquitrue en todas sus batallas contra los argentinos. Pero habiendo pasado algún tiempo, agarró Calfucura alguna sospecha contra él y le quería matar. Llanquitrue huyó con la tribu a quien gobernaba hacia el sur, venció aquí unas tribus de los Tehuelches94 – juntó estos vencidos con los suyos y atacó a Calfucura y en varias peleas avasalló una tribu de las pampas. Ambos caciques tendrán la misma fuerza ahora y todavía son contrarios.

  • 95 En su libro, Guillermo Cox registra el mismo mito, extraído del diario de Muhm (p. 185).

78Él concluyó su historia diciéndome: “Mi padre era un buen hombre, pero yo soy mejor. En el tiempo en que él gobernaba, no vino ningún español por acá, ahora vienen. Sabéis vosotros los alemanes, [f. 21], somos parientes”. Y como yo le escuchaba admirado, continuó: “Es verdad, vea. Cerca del sol, vivía un padre con dos hijos, y los hijos se casaron y tuvieron muchos hijos. Los ganados se aumentaron, y no había lugar en el país adonde pudiesen vivir tantos, y una parte salió de allá y llegó aquí. Antes éramos tan blancos como ustedes, pero los vientos nos tiñeron. Los alemanes nos vienen del sol, por eso deben ser los hijos que quedaron allá”. Que los españoles habían traído a América caballos, animales y ovejas no sabía nada. Él dijo que hubiesen sido aquí siempre95.

79“¿Cómo te han parecido las tierras de Nonthue?” – me preguntó.

80Y cuando le aseguré que en pocas partes había visto mejores, me dijo:

81“Estas tierras, te voy a regalar a ti y a tus otros parientes entre los alemanes”.

  • 96 Sobre la persecución de los brujos (kalku), debido a la práctica tradicional del kalkutun o agresi (...)
  • 97 Valentín Sayhueque (c. 1818-1903), también escrito como “Chayweke”, “Choeque”, “Sayeweke”, “Saygüe (...)

82Él me contó después, cómo en los días pasados había matado una familia de brujas96. [f. 22] Se componía de dos hombres, cuatro mujeres y algunos niños. Cheihueque97, uno de sus caciques, le había avisado que la segunda mujer de su difunto padre había probado envenenarle. Sosteniéndose a esta demanda, saltó Llanquitrue con P. Morón y algunos mocetones, se juntó con Cheihueque y sorprendieron el toldo en el cual vivía dicha mujer con sus parientes. Estos indios no creyendo que su propio cacique les atacaría salieron a saludar. Al mismo tiempo P. Morón disparó a uno un tiro en el pecho y Llanquitrue traspasó al otro con su facón y después de esta acción heroica, entraron en el toldo y asesinaron a las pobres mujeres y niños. El botín era considerable. Llanquitrue llevó como 150 yeguas y caballos; a Cheihueque le tocó otro tanto.

  • 98 Tomadura, acción de tomar, ingesta de alcohol. Terry Seignes señaló que el término ‘borrachera’, u (...)

83La tomadura98 venía a cada momento más extravagante, hasta ahora habíamos acompañado bien a Llanquitrue, pero al presente sentí que no debía tomar más. Varias veces había rehusado de tomar, [f. 23] pero él me había pedido tan violentamente que no podía resistir. Mis mozos y mi lenguaraz estaban ya muy curados y me admiré que en este estado no les sucedió ningún mal, aunque empezasen a disputarse con los mocetones de Llanquitrue. Hasta el presente, habíamos tomado de un vasito. Levantándome escondí dicho vaso, creyendo que entonces Llanquitrue ya no nos obligaría a tomar más. Pero cómo me sorprendí, cuando vi que Llanquitrue mandó a sacar un tonel que podía contener más de una botella.

84Siempre salimos mejor, pues que ya Llanquitrue no podía reparar en lo que tomábamos. Mojábamos solamente los labios.

85A medianoche quería acostarme, pero luego Llanquitrue me echó de menos y me llamó. ¿Qué podía hacer? Aquí era preciso aullar con los lobos. Tan favorable había sido la primera impresión que me había hecho, tan desagradable me era su estado presente.

86Para acabar toda la paciencia, empezó [f. 24] de hacerse contencioso. Huenchupan estaba tan curado que el aguardiente le hacía repugnancia, no quería tomar más.

87Llanquitrue se enojó con él y le quería forzar de tomar; tanto más obstinado se puso Huinchupan. De repente se levantó Llanquitrue buscando armas, su mujer le había escondido todas, pero últimamente halló una pistola y se abalanzó con esta hacia Huinchupan que es su tío. Aunque yo le sujetase, no hubiese podido impedir que Huinchupan no recibiera algunos golpes sobre la cabeza. Últimamente alcancé a quitarle la pistola y acostarle.

  • 99 Tomando = bebiendo alcohol.
  • 100 La ingesta de carne en estado crudo es una observación recurrente realizada por los occidentales r (...)

8815 diciembre — Despertando me hallé, con gran sorpresa, a Llanquitrue otra vez tomando99. Él mandó entonces a matar una potranca para hacer un almuerzo para nosotros. Estos indios son verdaderos salvajes; comen la carne casi cruda100. Nos entregaron el asado saliendo todavía la sangre. Yo le mandé a asar otra vez por [f. 25] mis mozos. Dos indios de la reunión de Trureupan llegaron y ayudaron a concluir el resto del aguardiente. Así habían acabado con todo, fuera de mis mozos que luego no podían tomar más, ocho a diez hombres tomaron quince galones de ron puro en dieciséis horas, es casi increíble. Llanquitrue me vio hoy escribir y vino a decirme que él también sabía escribir. Le pasé el papel y firmó todo su nombre = José María Llanquitrue Bulnes. Esta firma la tengo todavía.

8916 diciembre — Llanquitrue me hizo esta mañana varios regalos, unos caballos y yeguas, y compró además de mi comercio que él me pagó luego. Entonces me dijo que siendo toda su gente en la caza de los guanacos y choiques, no podía hacer aquí buenos negocios, pero que él quería darme un mocetón que me llevaría a los toldos de su madre y a Cheihueque. Nos separamos, él fue a Limay y yo a los toldos de su madre que a la noche alcanzamos. [f. 26]

  • 101 Sobre el rol social y político de las mujeres en las sociedades indígenas del área mapuche-pampean (...)

9017 diciembre — Alrededor de nosotros se juntaron esta mañana las mujeres de los cuatro toldos101. Ellas se admiraron sobre todo de nuestra ropa, del color de nuestro pelo, de la palidez de nuestras manos y caras. Hablé yo con mi hermano, sucedió una risa general entre ellas. Aquí vi las dos otras mujeres de Llanquitrue. La una era una pampa, la otra una tehuelche. La última era muy grande, pero muy fea.

91En general, entre las 25-30 mujeres que vi aquí eran las más bonitas. Particularmente me gustó una hermana de Llanquitrue, llamada Gúenché. Todas eran vestidas con mantas de tocuyo azul y las más habían teñido sus caras. Todas tenían el pelo lleno de chaquiras. Querían ver mi negocio y compraron mucho. Aquí hice un buen negocio. Unas tehuelches, figuras gigantes, servían de esclavas. Ellas eran vestidas solamente con huaralcas. [f. 27]

  • 102 “Picuntos” = “gente del norte”.

92Unos picuntos102 que viven aquí, muy grandes ladrones, me habían robado, sin ser vistos, algunas frioleras, pero la madre de Llanquitrue me las entregó otra vez. Me ofrecieron un toldo para alojar, pero yo preferí alojar bajo franco cielo.

9318 diciembre — Hoy me entregaron los tehuelches los animales comprados, caballos y potrillos, y además por regalo un novillo gordo para matarle, lo que nos vino a muy buena hora. ¡Tanto tiempo que habíamos vivido solamente de carne de caballo! Yo compré también algunas ovejas. Estas son más grandes que las de Valdivia y muy gordas.

94Al tiempo de cenar, me robaron seis caballos y los mejores de todos; mi sospecha cayó luego sobre los dos picuntos, que todo el día se habían llevado cerca de los caballos.

95No podía hablar de eso a Antupichum (pluma del sol) muy enfermo entonces de la herida de una escopeta que le había reventado en la mano. Me resolví a salir al otro día de aquí. [f. 28]

9619 diciembre — Yo mandé uno de mis mozos y mi lenguaraz con el comercio a la reunión de Cheihueque. Yo, mi hermano y mi mozo Cuevas arreamos los animales y caballos a un lugar distante dos leguas de los toldos. Aquí compusimos un corral con nuestros lazos, para encerrar los caballos en la noche.

9720 diciembre — Esta mañana, mandé a mi mozo Cuevas al Limay para quejarse en mi nombre a Llanquitrue sobre el robo. En la tarde estuve muy admirado de verle volver. Él me dijo que su caballo no había querido caminar. Más bien creo que es el miedo el que no le dejó llegar al Limay. Mañana iré yo mismo para allá.

9821 diciembre — No podía salir antes de las once del día. Manuel Enríquez, el mozo de un compañero mío, Javier Carrasco, me acompañó. Después de una [f. 29] marcha muy ligera, llegamos al Caleufú, lo pasamos, así como el lugar donde nos habíamos encontrado con Llanquitrue y alojamos en la distancia de dos leguas del Limay.

9922 diciembre — Temprano llegamos al Limay. El viento que había corrido en los últimos días había derretido la nieve mucho en la cordillera y el río se había llenado mucho.

100Llanquitrue me había visto del otro lado y me gritó de no atreverme a pasar el río a caballo. Me resolví: luego vestido solamente con calzoncillos y camisa, y me eché en el río tres cuadras arriba del lugar donde quería salir del otro lado. El agua era muy helada. Yo nadé bien, pero la corriente me llevó muy abajo.

101Llegado al otro lado, en agua baja, me quise levantar para alcanzar caminando la orilla, pero el río era tan correntoso que me volteó.

102Llanquitrue, que había reparado eso del otro lado, entró en el río para sacarme. [f. 30]

103Yo monté a las ancas de su caballo, todas mis fuerzas eran consumidas.

104Llegado a su toldo, me dio ropa seca. Mercado mató luego un potro e hizo de este un asado, mientras Llanquitrue me servía algunos mates.

105Después que esto me hubo restablecido un poco, pues había sido tan cansado que no podía hablar, conté a Llanquitrue el motivo que había causado mi viaje por acá, él me prometió de ir conmigo al campo de su madre inquirir a los picuntos.

106Después de haber almorzado, me enseñó Llanquitrue 18 pollos de choiques que tenían la edad de seis días; me regaló uno de estos, asegurándome que no moriría, pero mi duda de no poder llevarle vivo se vio averiguada antes de haber alcanzado mi campo, pues ya había muerto. Llanquitrue me trajo tres cartas que había recibido del gobernador de Buenos Aires. Me suplicó leerlas, Mercado no sabe leer, son muy interesantes por eso les pongo aquí. [f. 31]

*

107Sr Don José María Llanquitrue.

108Apreciado Cacique

109Buenos Aires ha concluido hasta ahora con todos los enemigos que ha tenido. La misma cosa les sucederá a vosotros si no se resuelven a hacer la paz con nosotros. Habiendo oído que usted está buen hombre, le haré muchos regalos, si usted hace la paz con nosotros y todos los años que durará la paz, volveré a hacerles regalos ricos.

110Juntad a todos los caciques y comunicadles mis propuestas. Si quiere usted aceptar mis proposiciones, abrid comunicación con el comandante de Guardia Blanca.

111Dios te guarde y te de buenos consejos.

112Mayo 1856.

  • 103 Pastor Obligado fue gobernador del Estado de Buenos Aires (1853-1858) tras la caída de Juan Manuel (...)

113Pastor Obligado.103

*

114[f. 32] La segunda es la siguiente.

115Apreciado cacique

116Tu hermano Manquelaf y el cacique de los traruches (tehuelches) han estado aquí en Buenos Aires y han tratado conmigo las paces en tu nombre, me alegro que hayas aceptado mis consejos y te convido ahora de visitarme aquí en Buenos Aires, te prometo que te recibiremos bien aquí. Lleva todos los cautivos que son en tu poder.

117En poco tiempo te mandaré regalos en el valor de 50.000 pesos por tu persona, tus caciques y tu gente. No puedo mandarte más, somos pobres ahora por las muchas guerras que hemos tenido, pero cada año de paz ganaremos más fuerza y podré mandarte más.

118Dios te guardé muchos años.

119Julio 1856.

120Pastor Obligado. [f. 33]

*

121La letra de la carta y la firma son de dos manos.

  • 104 Fortaleza Protectora Argentina, en Bahía Blanca, donde sería asesinado Llanquitrue en 1858.
  • 105 Carmen de Patagones, enclave fronterizo y portuario que comunicaba el norte de la Patagonia con Bu (...)

122Una carta del comandante de Guardia Blanca104 no pude leer, era muy mal escrita. Llanquitrue me dijo que tenía la intención de ir a Buenos Aires. El gobernador le quiere regalar una hacienda de 2.000 cabezas, según él dijo. Quiere embarcarse con 20 mocetones en Patagónica105 para no caer en manos de Calfucura, que en el camino que conduce a Buenos Aires por tierra le aguardaría para sobrecogerle. Él lleva tan pocos hombres porque tiene que dejar gente para defenderse contra un ataque de Calfucura, que era anunciado.

  • 106 Crin.

123Después de esta conversación mandó Llanquitrue a traer los caballos. Ensillamos y pasamos el Limay, agarrándonos de una mano en la tusa106 del caballo y con la otra nadando para aliviar las bestias. Todas mis fuerzas eran consumidas, cuando llegué a la noche a mi campamento con mi mozo. No aguanté nunca más calor en mi vida que en este día [f. 34].

*

12423 de diciembre — Contreras había llegado también con mis otros mozos y trajo doce caballos y potrillos que había comprado para mí. Uno de los caballos me lo había mandado Cheihueque de regalo. Cuando visité esta mañana a Llanquitrue, tenía ya los dos caballos robados que él me entregó: los otros estaban lejos ya, me dijo, pero él creía de tenerlos todos dentro de ocho días. Pero tanto tiempo no quise aguardar. Le supliqué de entregar los caballos a mi mozo que le mandaría después. Me lo juramentó.

125Llanquitrue mandó a Encina a Quechuquina para entregarme todavía algunos animales. Me despedí de él prometiendo volver pronto.

  • 107 Coña señalaba que para producir fermentados se mezclaban distintos ingredientes, entre ellos quíno (...)

12624 diciembre — Hoy entramos en la vuelta. Lentamente marchamos porque los animales comprados y las bestias nos cuestan mucho trabajo. Manuel [f. 35] Contreras me contó que había asistido a una tomadura en reunión de Cheihueque. La fruta de que hacen la bebida no la había visto, pero los indios le dijeron que es parecida a la cereza y viene de un árbol que crece en la cordillera adónde van los indios a recogerla. Se llama quineu107. La fermentación debe ser muy ligera porque empieza y se acaba en un día. El gusto es semejante al de la cerveza.

127Hasta este día no más llevé el diario porque la vuelta ya no ofrece nada de mi interés e importancia. Tengo solamente que decir que sin pérdida de algún animal o bestia llegamos el 4 de enero en nuestra patria.

Documento nº 2

128Santiago de Chile, diciembre 10 de 1857.

129Para el Señor presidente de la República de Chile después de saludar a su excelencia y a su respetada familia reciba usted de mí y de toda mi gente señor. Le doy a saber ahora en esta fecha me hallo en paces con Buenos Aires y con Patagones porque yo he ido en persona a Buenos Aires a arreglar las paces con el presidente y hemos quedado los dos muy conformes y ahora profesamos una buena amistad como hermanos todos los de esta parte.

130Señor presidente de Chile le doy a saber que me hallo en acción de guerra con Calfucura. En estos meses no más voy a hacerle la entrada y por ese le suplico me haga la gracia de ordenarles a todos los pueblos que no saquen arma ninguna para los indios.

131Soy su siempre servidor que en sus manos besa.

132José Mr. B. Llanquitrue.

Anexos

Listado onomástico

Antipichum
Cachipan
Calfucura
Carrasco, Javier
Contreras, Manuel
Cuevas, Tomás
Cheihueque
Encina, Santiago
Enríquez, Manuel
Gúenché
Guilleupan
Huinchupan
Joaquín (de Llifén)
Llanquitrué Bulnes, José María
Manquelaf
Mercado, Cornelio
Morón, Pablo
Muhm, Adolfo
Muhm, Otto Luis
Obligado, Pastor
Pichi-Pichi
Rosas Durán
Trureupan

Fuente: Diario de Otto Muhm

Listado toponímico

Alemania
Arquilhué
Buenos Aires
Caleufu (río)
Calle-Calle (río)
Chachín (río)
Folilco (río)
Guardia Blanca
Quechuquina
Queñi (laguna)
Llifén
Limay (río)
Lipela (cuesta)
Maihue (lago)
Nahuel Huapi (lago)
Negro (río)
Nonthué (laguna)
Osorno (volcán)
Patagónica
Puelmapu
Trompul
Valdivia

Fuente: Diario de Otto Muhm

Epílogo

133El viaje del colono germano Otto Muhm en la veranada de 1857-1858 constituyó un hito de primer orden dentro del conjunto de exploraciones de la Patagonia. El documento que acabo de presentar, con su respectiva introducción, era una pieza faltante para la historia de la Patagonia trasandina mapuche del siglo XIX; hasta ahora se desconocía su paradero, pese a ser buscada durante más de un siglo. Guillermo Cox, quien realizara citaciones parciales y referencias indirectas sobre el diario, repitió su ruta en 1863. El grado de interconexión trasandina articulada por esta vialidad era ya notable al momento de escritura del relato. En éste, se describen itinerarios de movilidad, paisajes y se incluyen numerosas observaciones etnográficas. Asimismo, se muestran las tensiones sociales debido a la reconfiguración de los núcleos políticos indígenas en la Patagonia, en relación con las nuevas repúblicas y sus proyectos de colonización. La figura del ñizol lonko Llanquitrue, y su ejercicio del poder político y militar en el País de las Manzanas, emerge con claridad meridiana, articulando estrategias de liderazgo (alianza con los poderes estatales), enunciando un relato mítico que hermana alemanes con mapuche. La edición de esta pieza documental es una invitación al desarrollo de futuras investigaciones que profundicen en las dinámicas relacionales trasandinas, prácticas culturales (como, por ejemplo, la práctica naturalista), el conocimiento de parajes, actores y redes en el amplio proceso de colonización decimonónico.

Haut de page

Bibliographie

Archivos

ANH, Archivo Histórico Nacional de Chile, Fondo Fernández Larraín (HFLA), vol. 74, fs. 1-34.

AGN, Archivo General de la Nación, Argentina, S10-1990, fs. 91-96.

Artículos en periódicos

“Aprenda a fabricar su propio Ron”, Aurora de Chile, 23 de julio de 1812, no 24, p. 4.

Cox, Guillermo, “Informe sobre la exploración practicada en Nahuel Huapi”, El Araucano, Santiago, 5 de noviembre de 1857, no 1871, p. 2-4.

Fonck, Francisco; Hess, Fernando, “Informe sobre la expedición a Nahuel Huapi”, El Araucano, Santiago, 3 de mayo de 1856, p. 1-3

Geisse, Francisco, “Resultado de la expedición que se ha hecho de Puerto Montt a la banda oriental de la Cordillera Nevada”, El Araucano, Santiago, 21 julio de 1855, p. 1.

Frick, Guillermo, “Colonización de la frontera de Valdivia y de las rejiones del río Negro”, Mercurio de Valparaíso, Valparaíso, 2 de julio de 1863, no 10772, p. 1.

Muñoz Gamero, Benjamín, “Memoria sobre la expedición a Nahuel Huapi y otras lagunas situadas entre las provincias de Valdivia y Chiloé”, El Araucano, Santiago de Chile, 4 de abril de 1850, p. 2-4.

Bibliografía

Bascopé, Joaquín, “Geografía de las lenguas chon”, Revista de Arqueología Americana, no 37, 2019, p. 11-41.

Bello, Álvaro, Nampülkafe: el viaje de los mapuches de la Araucanía a las pampas argentinas. Territorio, política y cultura en los siglos XIX y XX, Temuco, Universidad Católica de Temuco, 2011.

Baretti, Giuseppe; Neumann, Henry, Dictionary of the Spanish and English Languages, vol. II, Boston, 1836.

Bernand, Carmen, Los indígenas y la construcción del Estado-Nación, Argentina y México, 1810-1920: historia y antropología de un enfrentamiento, Buenos Aires, Prometeo, 2016.

Casamiquela, Rodolfo, El linaje de los Yanquetruz: confirmación genealógica de la presencia – en época histórica – del sustrato pantehuelche en el área pampeana, Trelew, Fundación Ameghino, 2004.

Cox, Guillermo, Viaje en las regiones septentrionales de la Patagonia: 1862-1863, Santiago, Cámara Chilena la Construcción, Pontificia Universidad Católica de Chile, Dirección de Biblioteca Archivos y Museos, 2012.

Descalzi, Nicolás, “Diario de reconocimiento del río Negro, hecho durante la campaña contra los indios en 1833”, Revista del Plata, no 7, 1854.

Fonck, Francisco (ed.), Viajes de Fray Francisco Menéndez a Nahuelhuapi, Valparaíso, Gillet, 1899.

Cabrera, Gerónimo Luis de, Relaciones de la jornada a los Césares 1625, Quilmes, Universidad Nacional de Quilmes & Amerindia, 2000.

Lenz, Rodolfo, “Estudios Araucanos: viaje al país de los Manzaneros, contado en dialecto huilliche por el indio Domingo Quintuprai, de Osorno”, Anales de la Universidad de Chile, vol. 90, 1895, p. 359-385.

García, Pedro Andrés, Diario de un viaje a Salinas Grandes en los campos del sud de Buenos Aires, Buenos Aires, Eudeba, 1974.

García Insausti, Joaquín, “Kalkutun: la agresión mágica entre las sociedades indígenas del área arauco-pampeana como problemática de investigación (siglos XVI-XIX)”, Cuadernos del Sur, no 49, 2021, p. 9-28.

Guarda, Gabriel, La sociedad en Chile Austral, antes de la colonización alemana (1645-1850), Santiago, Ediciones UC, 2006.

Halperín Donghi, Tulio, Historia contemporánea de América Latina, Madrid, Alianza, 2005.

Moesbach, Ernesto, Vida y costumbres de los indígenas araucanos en la segunda mitad del siglo XIX, Santiago, Universitaria, 1930.

Pagden, Anthony, La caída del hombre natural, El indio americano y los orígenes de la etnología comparativa, Madrid, Alianza, 1988.

Perucci, Cristian, “Entre el deseo y el dolor: franciscanos, capuchinos y el poder de los ñidol-lonko en vísperas de la guerra de Pacificación”, Tiempo Histórico, no 16, 2018, p. 83-108.

Roulet, Florencia, “Embajadoras y hechiceras: las dos caras del poder femenino en las sociedades indígenas de la frontera sur”, Todo es Historia, 2008, no 489, p. 6-24

Seignes, Terry, Borrachera y memoria: la experiencia de lo sagrado en los Andes, Institut français d’études andines, Lima, 2015.

Steffen, Hans, “Contribución de los alemanes al estudio de la jeografía i jeología de Chile. Durante el primer siglo de la independencia”, en Sociedad científica alemana de Santiago, Los alemanes en Chile, Santiago, Universitaria, 1910, t.1 p. 209.

Vezub, Julio, Valentin Saygüeque y la Gobernación indígena de las Manzanas, Poder y etnicidad en la Patagonia Septentrional (1860-1881), Buenos Aires, Prometeo, 2009.

Vezub, Julio, “Llanquitruz y la ‘máquina de guerra’ mapuche-tehuelche: continuidades y rupturas en la geopolítica indígena patagónica (1850-1880)”, Antíteses, vol. 4-8, 2011, p. 613-642.

Vezub, Julio, Reporte de viaje por el camino de Guillermo Cox desde Valdivia hacia el País de las Manzanas, siglos XVIII y XIX, Marcelo, Godoy; Alvarado, Margarita; Urbina, Simón; Adán, Leonor, Estudios atacameños (en línea), vol. 67, publicado en noviembre de 2021, consultado el 22 de abril de 2023, URL: https://dx.doi.org/10.22199/issn.0718-1043-2021-0024

Vignati, Milcíades, Un capítulo de etno-historia norpatagónica: José María Bulnes Llanquetruz, Buenos Aires, Academia nacional de historia, 1972.

Villarino, Basilio, “Diario del reconocimiento del río Negro, en la costa oriental de Patagonia”, en De Angelis, Pedro (ed.), Colección de obras y documentos relativos a la historia antigua y moderna de las Provincias del Río de la Plata, vol. 6, Buenos Aires, Imprenta del Estado, 1837.

Vivar, Jerónimo, Crónica y relación copiosa y verdadera de los reinos de Chile, Madrid, Historia 16, 1988.

Leyes y decretos

República de Chile, ley del 18 de noviembre de 1845.

República de Chile, decreto del 27 de junio de 1853.

República de Chile, decreto del 2 de noviembre de 1854.

República de Chile, decreto 28 de agosto de 1858.

Haut de page

Notes

2 ANH, HFLA, vol. 74, f. 22.

3 Territorios mapuche, en la Patagonia norte, al sur del actual Neuquén. Su nombre proviene de la gran cantidad de manzanos (malus) que crecían allí.

4 Convención territorial y geográfica en mapuzungun para designar a la Araucanía histórica.

5 Guarda, Gabriel, La sociedad en Chile Austral, antes de la colonización alemana (1645-1850), Santiago, UC, 2006, p. 216.

6 Ignacio Agüero fue durante dos periodos intendente interino de Valdivia (1841-1842 y 1844-1845).

7 v. Decretos del 27 de junio de 1853, 2 de noviembre de 1854 y 28 de agosto de 1858.

8 En 1854 se realizó el trawun de Malvén, motivado por la problemática infiltración winka en territorio indígena, y también por las presiones cada vez más crecientes de la estatalidad en construcción en pos del control geopolítico del Ngulumapu. v. Perucci, Cristian, “Entre el deseo y el dolor: franciscanos, capuchinos y el poder de los ñidol-lonko en vísperas de la guerra de Pacificación, Tiempo Histórico, nº 16, 2018, p. 83-108.

9 También denominado “Wayzuf mapu” por Quintrupay (Lenz, op. cit. p. 363). La noción Puelmapu no implica una continuidad territorial mapuche al este de la cordillera de los Andes, sino una integración simbólica de segmentos locales, asociada por núcleos políticos distantes basados en el parentesco. v. Bello, Álvaro Nampülkafe, El viaje de los mapuches de la Araucanía a las pampas argentinas, Temuco, Universidad Católica de Temuco, 2011.

10 Halperín Donghi, Tulio, Historia contemporánea de América Latina, Madrid, Alianza, 2005, p. 213.

11 Si bien, en 1856 se realizó un tratado entre Chile y la Confederación Argentina, invocando el principio del uti possidetis iuris, ni la Capitanía General de Chile ni el Virreinato del Río de la Plata habían detentado soberanía o control efectivo sobre el interior de la Patagonia.

12 La ley del 18 de noviembre de 1845, promulgada durante el gobierno del presidente Manuel Bulnes, estaba dirigida tanto para chilenos como para extranjeros, sin mayores criterios de selección.

13 Frick, Guillermo, “Colonización de la frontera de Valdivia y de las rejiones del río Negro”, Mercurio de Valparaíso, nº 10.772, Valparaíso, Julio 2 de 1863, p. 1.

14 Vezub et.al., op. cit., 2021, p. 8.

15 Francisco de Villagra, en el verano de 1552-1553, comisionado por Pedro de Valdivia, cruzó la cordillera por el paso de Villarrica. v. Vivar, Jerónimo, Crónica y relación copiosa y verdadera de los reinos de Chile, Madrid, Historia 16, 1988.

16 Fuentes, Domingo de, “Relación de la jornada que don Gerónimo Luis de Cabrera hizo al descubrimiento y población de los Césares [1625]”, en Relaciones de la jornada a los Césares, Quilmes, Universidad Nacional de Quilmes & Amerindia, 2000, p. 79-143.

17 Fonck, Francisco (ed.), Viajes de Fray Francisco Menéndez a Nahuelhuapi, Valparaíso, Gillet, vol. 1, 1899.

18 Villarino, Basilio, “Diario del reconocimiento del río Negro, en la costa oriental de Patagonia”, en De Angelis, Pedro (ed.), Colección de obras y documentos relativos a la historia antigua y moderna de las Provincias del Río de la Plata, vol. 6, Buenos Aires, Imprenta del Estado, 1837.

19 Muñoz Gamero, Benjamín, “Memoria sobre la expedición a Nahuel Huapi y otras lagunas situadas entre las provincias de Valdivia y Chiloé”, en El Araucano, Santiago, 4 de abril de 1850, p. 2-4.

20 Geisse, Francisco, “Resultado de la expedición que se ha hecho de Puerto Montt a la banda oriental de la Cordillera Nevada”, en El Araucano, Santiago, 21 julio de 1855, p. 1.

21 Fonck, Francisco; Hess, Fernando, “Informe sobre la expedición a Nahuel Huapi”, El Araucano, Santiago, 3 de mayo de 1856, p. 1-3.

22 Cox, Guillermo, “Informe sobre la exploración practicada en Nahuel Huapi”, El Araucano, Santiago, 5 de noviembre de 1857, p. 2-4.

23 Cox, Guillermo, Viaje en las regiones septentrionales de la Patagonia: 1862-1863, Santiago, Cámara Chilena la Construcción/ Pontificia Universidad Católica de Chile/ Dirección de Biblioteca Archivos y Museos, 2012.

24 El paso Pérez Rosales o paso Peulla, antiguo paso de Las Lagunas (1020 msnm).

25 Los jesuitas ingresaban por el estuario de Reloncaví hacia la desembocadura del río Petrohué para, desde allí, cruzar por tierra hasta el lago Todos los Santos, mientras que las expediciones chilenas del siglo XIX franqueaban el lago Llanquihue y luego, desde este cuerpo lacustre, cruzaban por vía terrestre hasta el lago Todos los Santos.

26 Cox, Viaje a las regiones…, op. cit., p. 142.

27 Lenz, Rodolfo, Estudios Araucanos: viaje al país de los Manzaneros: contado en dialecto huilliche por el indio Domingo Quintuprai, de Osorno, Anales de la Universidad de Chile, t. 90, ene-jun, 1895, p. 359-385.

28 Ibid. p. 360.

29 Cox, Viaje a las regiones…, op. cit. p. 184-185. v.t.: Vezub, Julio, et al. “Reporte de viaje por el camino de Guillermo Cox desde Valdivia hacia el País de las Manzanas, siglos XVIII y XIX”, Estudios atacameños (en línea), vol. 67, 2021.

30 Esta carta original figuraba en el anexo de la copia del diario. Había sido publicada por Cox (op. cit., p. 186-187), acompañada de las cartas de Pastor Obligado que figuran en el cuerpo del diario y que reproducimos en esta publicación.

31 Ibid. p. 184.

32 Steffen, Hans, “Contribución de los alemanes al estudio de la jeografía i jeología de Chile. Durante el primer siglo de la independencia”, en Sociedad científica alemana de Santiago, Los alemanes en Chile, Santiago de Chile, Imprenta Universitaria, 1910, t. 1, p. 209.

33 Fonck, op. cit., 1899, p. 311.

34 Joaquín Bascopé ha trabajado en torno a las configuraciones lingüísticas, políticas y territoriales de las naciones indígenas en Patagonia, revisando las clasificaciones étnicas para restituir los modos en que los variados cuerpos políticos se nombraban a sí mismos: che (mapuzugun), chon (en lenguas chon) y küna (gününa a iajüch), entre otras. v. Bascopé, Joaquín, “Geografía de las lenguas chon”, Revista de Arqueología Americana, nº 37, 2019, p. 11-41.

35 A veces escrito “Llanquitruz”, “Llanquitur”, “Yanquetruz”, “Llangkitruf”, etc. La historiografía consigna la existencia de, al menos, tres caciques relevantes con este nombre. Aquí optamos por escribirlo “Llanquitrue”, debido a que así firma el cacique, de su puño y letra.

La bibliografía sobre este cacique es abundante y problemática, algunos hitos a tener en cuenta son: Vignati, Milcíades, Un capítulo de etno-historia norpatagónica: José María Bulnes Llanquetruz, Buenos Aires, Academia nacional de historia, 1972; Casamiquela, Rodolfo, El linaje de los Yanquetruz: confirmación genealógica de la presencia – en época histórica – del sustrato pantehuelche en el área pampeana, Trelew, Fundación Ameghino, 2004; Vezub, op. cit, 2011.

36 AGN, S10-1990, fs. 91-96.

37 Práctica habitual entre los caciques y viajeros por medio de la cual los líderes indígenas confirmaban el contenido de las numerosas misivas.

38 La carta de Llanquitrue omite todo nombre propio al estar dirigida a un genérico “presidente de Chile”. v. documento nº 2. v. Cox, op. cit., p. 186-187.

39 Vezub, Julio, “Llanquitruz y la ‘máquina de guerra’ mapuche-tehuelche: continuidades y rupturas en la geopolítica indígena patagónica (1850-1880)”, Antíteses, vol. 4, nº 8, julio-diciembre, 2011, p.615. p. 613-642.

40 Cox, op. cit. p. 186.

41 Paginación del documento manuscrito. El título del documento parece haber sido dispuesto por el copista.

42 Expresión ambigua. Puede significar el fracaso de un proyecto. Sin embargo, según el diccionario de Neuman y Baretti, “hacer agua” equivale a “orinar, mear” y, por ende, una pausa en la travesía. Neuman and Baretti's Dictionary of the Spanish and English Languages, vol. II, Boston, 1836, p. 346.

43 Cordillera de los Andes. Cuesta de Lipela, pertenece al sistema cordillerano del boquete Ranco, 1408 msnm.

44 Los animales de carga tropezaron y no “cayeron” por la quebrada.

45 Raulí (Fagus procera), usado en construcciones por la solidez de su madera.

46 Laurel chileno (Laurelia sempervirens). En mapuzungun: trihue.

47 Roble pellín (Nothofagus obliqua), conocido también como hualle o coyán.

48 Canelo o Foigue (Drymis winteri), planta sagrada en la cultura mapuche.

49 Colihue (Chusquea culeu), utilizada por los mapuche para construir sus lanzas, entre otros usos.

50 Vara (f.) = 0.836 metro.

51 Coirón dulce o blanco (Festuca pallescens).

52 El lago Maihue es un cuerpo lacustre ubicado a 138 km al sudeste de Valdivia. Es parte de la cuenca del río Bueno, y se ubica en las cercanías del lago Ranco.

53 “La otra banda” = hacia el levante de los Andes.

54 Una de las numerosas alternancias del verbo ser/estar de Muhm, ya mencionadas.

55 El lago Queñi pertenece a la cuenca del río Collón Curá, 5.7 km de longitud, a 840 msnm.

56 Cerro Chachín, 1949 msnm.

57 Muhm llama Nonthué (“lugar del pasaje”) a todo el lago Lácar. Cox llama Lacar al lago y Nonthué lo menciona sólo como balseo (p. 141). Al cruzar la cordillera hacia 1871, Domingo Quintruprai, dice: “Nontué se llama pues esa laguna; casi se cortaba (se divide en dos) esa laguna; tiene el pequeño pasaje, en donde pasamos; allí pues pasamos a una pampa grande” (Lenz, op.cit., p. 368).

58 Ien o ciprés de la cordillera (Austrocedrus chilensis).

59 Legua (f.), antigua medida de longitud, expresa la distancia que una persona puede caminar durante una hora a pie. Va de los 4000 a 5000 metros, aunque a veces excede esta cantidad.

60 Guardadas = enterradas. Como señala Coña, los mapuche enterraban las manzanas para que estas se “ablanden”. v. Moesbach, Ernesto, Vida y costumbres de los indígenas araucanos en la segunda mitad del siglo XIX, Santiago, Universitaria, 1930, p. 149.

61 Quintruprai dice: Maziao melei chi wel’tantu. Maziao fenni tevichi weltantu, mishki kai maziao melei, il’el’ mishki. / Mucho está el manzanal. Mucho cargan esos manzanales, manzana dulce también mucha está, para comer dulce. op. cit. p.32.

62 La presencia de un lenguaraz, un intérprete de mapuzungun-castellano, era fundamental en toda expedición que ingresara a los territorios indígenas soberanos. Según Guillermo Frick, el lenguaraz y baqueano de la expedición de Muhm habría sido José Antonio Panguilef de Ranco. Frick, op. cit. 1863.

63 Lonko subalterno de José María Bulnes Llanquitrue.

64 Las bebidas alcohólicas destiladas en base a granos, se habían convertido en un producto muy apetecido en el siglo XIX. El ron, aun cuando su presencia pueda parecer una excentricidad en latitudes como las del sur de Chile, parece haber sido un bien estimado y no exótico. Ya en 1812, el periódico patriota La Aurora de Chile, recomendaba su preparación del siguiente modo: “Esta operación es muy sencilla y se hace mesclando y disolviendo un tercio de miel con dos tercios de agua. Dexanse fermentar estas dos sustancias suficientemente, lo que se logra a los doce o quince días, entonces este líquido fermentado se pone en alambiques limpios, y se destila por el método ordinario”, en: Aurora de Chile, nº 24, 23 de julio de 1812.

65 Aquí se ponen en evidencia los conflictos entre las distintos lof o comunidades y los chilenos, aunque el autor no entrega más detalles acerca de la enemistad entre Huinchupán y Contreras.

66 Localidad situada a orillas del lago Ranco.

67 Se trata del autor, quien se habría presentado al lonko como “Luis”, traducción del nombre propio “Ludwig”, uno de sus tres nombres de pila.

68 Quillango: prenda de vestir confeccionada con piel de guanaco, propia del horizonte cultural indígena en las regiones patagónicas.

69 Persea lingue.

70 Malus domestica.

71 Localidad en la vertiente norte del lago Lácar. Actualmente pertenece a una estancia homónima situada a 35 km al oeste de San Martín de los Andes.

72 Justus Adolf Muhm Pfeiffer (1828-1878), hermano de Otto Muhm.

73 José Antonio Panguilef de Ranco.

74 Pelaje gris del caballo con manchas blancas de diversas formas.

75 Curruhuinca, 1379 msnm.

76 Localidad al norte del lago Maihue.

77 El traro (Caracara plancus) es un ave rapaz. “Cantarían ya al negro los traros”, hace alusión al planeado asesinato de Manuel Contreras. Éste, al parecer, era un ‘negro’ liberto al servicio de Muhm, que en el pasado habría sostenido relaciones con el lof de Huinchupan.

78 Guillermo Cox también recorrió estos parajes, sosteniendo relaciones diplomáticas, a menudo tensas, con Trureupan y Huinchupan. v. Cox, op. cit., p. 106-108.

79 Una vega es un terreno bajo y húmedo, regado por un curso de agua. Este valle, conocido como Vega de Maipú, culmina pocos kilómetros más al oeste en el lago Lácar, lugar donde se asienta hoy San Martín de los Andes.

80 Sobre los disparos de armas de fuego en los protocolos de bienvenida indígena: “Además del placer que reciben en este agasajo, están persuadidos de que con este remedio se ahuyenta el diablo y las brujas, de quienes, según dicen, reciben muchos daños”. García, Pedro Andrés, Expedición a las Salinas Grandes, Buenos Aires [1810], Eudeba, 1974, p. 59.

81 Curado = ebrio.

82 Discaria serratifolia

83 Lama guanicoe.

84 Asustadizos y desconfiados, que huyen de la presencia humana.

85 Culebra lisa europea o Coronella austriaca.

86 Nombre en mapuzugun del ñandú (Rhea Pennata).

87 Curso fluvial que nace de la unión de los ríos Filo Hua Hum y Meliquina. Desemboca en el río Collón Curá, el que a su vez desemboca en el Limay. En la actualidad, pertenece al departamento Lácar de la Provincia de Neuquén, Argentina.

88 Es probable que a esta altura el volcán Lanín ya era visible para los expedicionarios.

89 Repechado = remontado.

90 Entre 1782 y 1783 Basilio Villarino realizó una expedición hacia los afluentes del río Negro, durante una tentativa de poblamiento de las costas patagónicas. No logró del todo su objetivo debido a las dificultades de navegación mencionadas por Muhm. v. Villarino, op. cit.

En 1833, Descalzi remontó el río Negro hasta Choele-choel. v. Descalzi, Nicolás, “Diario de reconocimiento del río Negro, hecho durante la campaña contra los indios en 1833”, Revista del Plata, Buenos Aires, nº 7, 1854.

91 Todos estos accesorios son parte del conjunto de guarnicionería ecuestre indígena.

92 El cautiverio femenino es un tema clásico en la historia de fronteras. A menudo, en el negocio de la paz, una de las cláusulas de los tratados era la restitución de las cautivas.

93 Escapó.

94 Etnónimo usado para designar a las naciones chon. v. Bascopé, 2019.

95 En su libro, Guillermo Cox registra el mismo mito, extraído del diario de Muhm (p. 185).

96 Sobre la persecución de los brujos (kalku), debido a la práctica tradicional del kalkutun o agresión mágica, v. García Insausti, Joaquín, “Kalkutun: la agresión mágica entre las sociedades indígenas del área arauco-pampeana como problemática de investigación (siglos XVI-XIX)”, Cuadernos del Sur, nº 49, 2021, p. 9-28.

97 Valentín Sayhueque (c. 1818-1903), también escrito como “Chayweke”, “Choeque”, “Sayeweke”, “Saygüeque”, fue uno de los caciques principales o ñizol lonko del País de las manzanas en la segunda mitad del siglo XIX. Habría sido primo de Llanquitrue. v. Vezub, op.cit., 2009.

98 Tomadura, acción de tomar, ingesta de alcohol. Terry Seignes señaló que el término ‘borrachera’, usado para calificar las prácticas nativas de la embriaguez, revela el grado de incomprensión y desprecio desde el conquistador hacia el ‘Otro’. v. Borrachera y memoria: la experiencia de lo sagrado en los Andes, Institut français d’études andines, 2015. Bernand afirma que “los convites y las borracheras son una obligación de todo cacique que se precie. El alcohol debe ser bebido hasta la última gota, y los caciques fuertes deben a la vez conservar una cierta lucidez porque la borrachera es un abandono y un peligro”, en: Los indígenas y la construcción del Estado-Nación. Argentina y México, 1810-1820, Buenos Aires, Prometeo, 2015, p. 257.

99 Tomando = bebiendo alcohol.

100 La ingesta de carne en estado crudo es una observación recurrente realizada por los occidentales respecto a las prácticas culinarias mapuche. Pagden afirmaba que, desde el punto de vista europeo moderno, comer carne cruda era un signo de inadecuación tecnológica, que demostraba la incapacidad de una población para modificar significativamente su entorno. v. La caída del hombre natural, Madrid, Alianza, 1988, p. 29.

101 Sobre el rol social y político de las mujeres en las sociedades indígenas del área mapuche-pampeana, v. Roulet, Florencia, “Embajadoras y hechiceras: las dos caras del poder femenino en las sociedades indígenas de la frontera sur”, Todo es Historia, 2008, nº 489, p. 6-24.

102 “Picuntos” = “gente del norte”.

103 Pastor Obligado fue gobernador del Estado de Buenos Aires (1853-1858) tras la caída de Juan Manuel de Rosas.

104 Fortaleza Protectora Argentina, en Bahía Blanca, donde sería asesinado Llanquitrue en 1858.

105 Carmen de Patagones, enclave fronterizo y portuario que comunicaba el norte de la Patagonia con Buenos Aires por vía marítima.

106 Crin.

107 Coña señalaba que para producir fermentados se mezclaban distintos ingredientes, entre ellos quínoa (chenopodium quinua) y maqui (aristotelia chilensis). v. Moesbach, op. cit., p. 149.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Imagen 1 – Tabla geográfica del viaje de Otto Muhm a la estación de la gente de Llangktxüf / Llanquitrue, veranada de 1857-58, producido en encuadre polar por Joaquín Bascopé-Julio y Samuel García-Oteiza.
Légende Números: 1) Valdivia, 2) Arique, 3) Künchillka / Quinchilca, 4) Huite, 5) Dollinco, 6) Fütxonwe / Futrono, 7) Llifén, 8) Arquilhue, 9) Maihue, 10) Lipela, 11) Queñi, 12) Balseo en Nonthué asistido por Guilleupan (balsero anfitrión), 13) Quechuquina, 14) Trompul, 15) Kai / estaciones de la gente de Huinchupan y de la gente de Trureupan, 16) Caleufu, 17) Kai de la gente de Llangktxüf / Llanquitrue. Letras: a) Ancud, b) Melipulli, c) Putue, d) Geylum / Pilcaniyeu, e) Shilan / Yamnuhüu / Tromen Niyeu, f) Fuerte El Carmen o Patagones.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/95484/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 10M
Titre Imagen 2 – Detalle del viaje de Otto Muhm a la estación de la gente de Llangktxüf / Llanquitrue, veranada de 1857-58, producido en encuadre polar por Joaquín Bascopé-Julio y Samuel García-Oteiza.
Légende Números: 5) Dollinco, 6) Fütxonwe / Futrono, 7) Llifén, 8) Arquilhue, 9) Maihue, 10) Lipela, 11) Queñi, 12) Balseo en Nonthué, 13) Quechuquina, 14) Trompul, 15) Kai / estaciones de la gente de Huinchupan y de la gente de Trureupan, 16) Caleufu, 17) Kai de la gente de Llangktxüf / Llanquitrue.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/95484/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 2,1M
Titre Imagen 3 – Diario de Otto Muhm, ANH, HFLA, vol. 74, fs. 26-27.
Crédits Fotografía de Rodolfo Reyes Macaya.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/95484/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 4,9M
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Rodolfo Reyes Macaya, « Desde Valdivia al País de las Manzanas: el colono Otto Muhm y su diario de viaje al río Limay (1857-1858) »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 12 février 2024, consulté le 13 avril 2024. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/95484 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.95484

Haut de page

Auteur

Rodolfo Reyes Macaya

Sorbonne Université (CLEA-CHAC)
Agencia Nacional de Investigación y desarrollo (ANID)
Becas Chile/2019 72200263

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search