Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesImages, mémoires et sons2024Aproximaciones a la cultura visua...Los neoramas del óptico Felipe Ma...

2024
Aproximaciones a la cultura visual del siglo XIX en Europa y Latinoamérica: tecnologías y espectáculos ópticos, mecánicos y luminosos

Los neoramas del óptico Felipe Maglia y la diversificación de la cartelera de espectáculos ópticos en la Barcelona del siglo XIX

The neoramas of the optician Felipe Maglia and the emergence of optical shows in 19th century Barcelona.
Célia Cuenca Córcoles

Résumés

Los cosmoramas representan una nueva forma de entretenimiento visual especialmente concebido para el público burgués. En el presente artículo examinamos la configuración del dispositivo y los cambios que introdujo respecto a los mundonuevos ambulantes con tal de entender la primera recepción e integración de los cosmoramas en la oferta visual de Barcelona durante la década de 1830. En este contexto, el óptico Felipe Maglia jugaría un papel fundamental vinculando los espectáculos a su profesión de óptico, alineado con las principales tendencias europeas.

Haut de page

Texte intégral

1Durante la década de 1830 la cartelera de ocio de la ciudad de Barcelona diversificó exponencialmente su oferta gracias a la llegada de nuevos espectáculos ópticos como los cosmoramas y neoramas, que convivirían en adelante con las representaciones teatrales, las figuras de cera, los totilimundis callejeros y las linternas mágicas. Las páginas del Diario de Barcelona permiten seguir el desarrollo de este periodo, especialmente intenso tras la muerte de Fernando VII en 1833, y en el que jugaría un papel destacado el óptico Felipe Maglia. Para entender la configuración de este nuevo paisaje visual, centraremos nuestra atención, en primer lugar, en los cambios que introdujo el dispositivo del cosmorama para favorecer su aceptación entre el público burgués. En segundo lugar, tras entender la configuración de una primera oferta visual, estudiaremos el caso de Felipe Maglia como gran precedente de la apuesta por unir la profesión de óptico a la presentación de espectáculos visuales que se consolidaría en la década siguiente a través de la figura de Francisco Dalmau.

Del totilimundi al cosmorama: un nuevo dispositivo digno del ciudadano burgués

  • 1 Zotti Minici, Carlo Alberto (dir.), Il Mondo nuovo: le meraviglie della visione dal’700 alla nasci (...)
  • 2 Brunetta, Giean Piero, Il viaggio dell’icononauta: dalla camera oscura di Leonardo alla luce dei L (...)
  • 3 Sobre este aspecto, véase los documentos reunidos por Varey, John Earl, Los títeres y otras divers (...)

2Durante el siglo XVIII, los totilimundis habían dominado la forma de acceder y difundir imágenes a través de lentes, conformando un verdadero espectáculo audiovisual que se difundió por toda Europa e incluso traspasó sus fronteras por medio de buhoneros que recorrían pueblos, plazas y ciudades con este pequeño ganapán.1 El espectáculo basaba su atractivo en una caja en la que se insertaban diferentes lentes en su parte frontal, desde las que se avistaban imágenes de países, ciudades y monumentos en perspectiva, conocidas como vistas ópticas. Siguiendo a Brunetta, surgiría entonces un nuevo tipo de espectador, el icononauta,2 capaz de viajar a través de las imágenes a sitios lejanos y llenándolos de detalles gracias a la amena explicación de los buhoneros. El pueblo podía acceder a estos espectáculos por unas pocas monedas en las plazas y ferias, mientras que las personas adineradas podían reclamar los servicios de los buhoneros para disfrutar del espectáculo en el interior de sus casas. Sin embargo, la itinerancia y la oralidad características de este medio fue revistiendo dicho espectáculo de una concepción negativa, llegando a ser duramente perseguido y censurado por las autoridades encargadas de regular los espectáculos y el ocio de la ciudadanía en España durante la segunda mitad del siglo XVIII y especialmente tras el retorno de Fernando VII.3 En este contexto, el surgimiento y la llegada del cosmorama a inicios del siglo XIX puede entenderse como un aburguesamiento del dispositivo del mundonuevo, configurándose como un espectáculo de buen tono para el público burgués de las principales ciudades.

  • 4 Un centro de ocio del momento donde ya se encontraban otras diversiones, como los conocidos espect (...)
  • 5 Seguimos la descripción de la voz «cosmorama» incluida en la Saint-Priest, Ange, Encyclopédie du X (...)
  • 6 Huhtamo, Erkki, “Toward a History of Peep Practice” en Gaudreault, André et. al. (dir.) Companion (...)
  • 7 Saint-Priest, op. cit. Traducimos: «un genre de spectacle à la fois instructif et amusant».
  • 8 Thompson, Patrice, “Essai d'analyse des conditions du spectacle dans le Panorama et le Diorama”, R (...)

3El primer cosmorama conocido abrió sus puertas en 1808 bajo la dirección del abad Gazzera, situado en las galerías del Palacio Real de París.4 Trasladado a la Galerie Vivienne desde 1828 y en activo hasta 1832, el cosmorama daba nombre a una sala revestida de un doble muro en el que se habían insertado 24 lentes una al lado de otra de manera sucesiva. Los espectadores debían recorrer la sala y asomarse a cada una de ellas para ver a través de estas, según las descripciones del momento, tres cuadros o acuarelas dedicados a los monumentos de la antigüedad y contemporáneos.5 El tamaño de las vistas era considerable, medían unos 113 x 81 cm., llegando con el tiempo a doblar su tamaño.6 La exposición seguía una lógica ordenada y coherente (se recorrían primero los rincones de Asia, América y África, para acabar en Europa), abandonando así los programas basados en la autarquía y sorpresa que había caracterizado los totilimundis ambulantes. Cada mes se renovaban los cuadros, que se acompañaban de una noticia explicativa en forma de folleto o programa de mano, haciendo del cosmorama un «espectáculo a la vez instructivo y divertido».7 Tras prácticamente 25 años de trayectoria llegaron a exponerse aproximadamente 800 vistas, que se dispersaron tras su cierre. El éxito y arraigo de este primer cosmorama tiene mucho que ver en este sentido con la superación y aburguesamiento de muchos de los elementos que convertían a los antiguos totilimundis en espectáculos sospechosos a los ojos de las autoridades. Instalándose en una sala bien acondicionada y promoviendo el programa de mano como vehículo principal de acceso a las vistas, el cosmorama silenció la voz del buhonero y con ella los recursos orales que habían caracterizado las formas de mirar en el marco de los espectáculos ambulantes y callejeros. Del mismo modo, el dispositivo del cosmorama consiguió reforzar y actualizar la idea de viaje virtual inaugurada por las cajas ópticas y dotarla de una nueva dimensión. La necesidad de deambular alrededor de la sala para avistar las diferentes escenas y vistas, como consecuencia de la distancia introducida entre las lentes, producía una concomitancia entre el contenido expuesto, constituido como un viaje a través los puntos más destacados del planeta, y el acto físico de avanzar de lente a lente necesario para disfrutar del espectáculo.8 Un hecho que sería realzado por los propios títulos de los espectáculos y retórica de sus anuncios.

4El formato popularizado por el cosmorama de Gazzera conoció una rápida expansión por Europa y Barcelona no fue una excepción. Fue en el marco de la sociedad española liberal burguesa de los años treinta cuando tuvo lugar la primera recepción de los espectáculos de cosmorama en los centros urbanos. Se ha insistido, y con razón, en el vínculo existente entre los espectáculos de panorama y diorama con el nuevo público burgués, pero creemos que no lo suficiente sobre lo que supuso la primera expansión de los cosmoramas para el mismo, especialmente en aquellas ciudades como Madrid o Barcelona que tardarían aún años en ver los primeros ejemplares de diorama o que no sería hasta finales de siglo que conocerían las rotondas panorámicas. Una vez entendidas las particularidades de su dispositivo, examinaremos a continuación la cartelera de la ciudad de Barcelona, con tal de entender con detalle la introducción y progresivo afianzamiento de los espectáculos de cosmorama.

La cartelera de cosmoramas en la Barcelona de 1830

  • 9 En el caso de los espectáculos del óptico Francisco Dalmau, por ejemplo, los anuncios se refieren (...)
  • 10 Diario de Barcelona, 20-III-1832. Si bien tanta precisión fue en vano, puesto que más adelante tuv (...)

5El francés Mr. Menatory fue uno de los primeros en introducir en Barcelona el dispositivo cosmorámico, así como el nombre de “neorama” y “templo de ilusión” para referirse a este, que serían empleados en general de manera indiferente.9 En sus primeros anuncios insiste en dejar clara la ubicación de su espectáculo: «se le hallará en la casa núm. 3, del cuartel 5º, barrio 1º, isla 3ª en la Rambla al lado del Teatro sobre la habitación de un dentista, donde enseñará el templo de ilusión»,10 a un real de vellón por persona. La insistencia en aclarar la ubicación del espectáculo será una característica de los anuncios de cosmorama. Mientras los mundonuevos transitaban por las calles y plazas y cualquiera podía acercarse a avistar a través de sus lentes en cualquier momento, los cosmoramas, identificados con la propia habitación que los contenía, debían definir claramente las coordenadas a las que debía acudir el público para ver el espectáculo, su horario preciso y el precio de entrada de antemano. Además, como reclamo solían añadir el repertorio de vistas que conformaban el espectáculo así como los cambios sucesivos realizados en la programación. Véase a título representativo el siguiente anuncio del mes de abril:

  • 11 Diario de Barcelona, 15-IV-1832.

«El señor Menatory de nación francés, director del Neorama de París, hoy domingo tendrá de manifiesto en su habitación sita al lado del teatro, piso bajo al lado del café dicho de las Guardias, núm. 3, los puntos de vista siguientes: Roma; plaza y exterior de la iglesia de San Pedro de la misma; Estrecho de Gibraltar; el grande Monte San Bernardo (altos Alpes); el interior de la iglesia de San Roque de París; la Neva, el puerto, la casa Lonja de S. Petersburgo, y París sobre el puente nuevo. La entrada es a un real de vellón».11

  • 12 Fábregas, Xavier, Les formes de diversió en la societat catalana romàntica, Barcelona, Curial, 197 (...)

6Antes de la llegada de Menatory, localizamos puntualmente el cosmorama del señor Saurach que se estableció en la Rambla número 27, en la casa de Juan Call, entre abril y julio de 1830, anunciando que variaría sus perspectivas cada tres días con la entrada fijada a real de vellón. Tras la marcha de Saurach y de Menatory se empezó a desarrollar una oferta estable y continuada de cosmoramas en la ciudad, especialmente a partir de 1833. Siguiendo a Fábregas, el decreto de duelo nacional por la muerte de Fernando VII en ese año obligó a cerrar los teatros en Barcelona, medida que no afectó sin embargo a los espectáculos ópticos de neorama o cosmorama, figuras de cera y linterna, que se mantuvieron como una de las pocas diversiones al alcance de la ciudadanía en esas fechas. Fábregas concluye así que los espectáculos populares experimentaron un aumento considerable en 1833 tras la muerte del monarca, liberados por lo demás de su política sancionadora.12 Los datos parecen corroborarlo. A continuación, reportaremos los principales espectáculos de cosmorama (anunciados indiferentemente como neoramas, cosmoramas, templos y viajes de ilusión) en el Diario de Barcelona entre 1830 y 1840. No debe perderse de vista que había otras formas y canales por los que circulaba dicha información, como los carteles que solían incluir también el programa de vistas, y por ello debemos tomar la fotografía que presentamos no tanto como un retrato acabado, sino como indicativa de las tendencias y movimientos que se estaban dando en el momento.

  • 13 Diario de Barcelona, 7-VII-1833.
  • 14 Diario de Barcelona, 21-VII-1833.

7Entre junio de 1833 y septiembre de 1834 localizamos un neorama o «viaje de ilusión» en la Calle Nueva de San Francisco número 14, cuarto principal, ubicado justo encima de un gabinete de figuras de cera que ocupaba el cuarto bajo. Abría entre «las seis de la tarde y las diez de la noche» a un real de persona.13 Se trata de un espectáculo de tono refinado, tanto en la elección como en la descripción de las vistas y el lenguaje utilizado, jactándose «de merecer la aprobación del ilustrado concurso que honre con su asistencia este culto y curioso pasatiempo».14 Fue presentado como un verdadero viaje virtual:

  • 15 Diario de Barcelona, 23-VI-1833.

«Viaje de ilusión. Si bien no hay cosa tan instructiva y amena como el viajar, tampoco se conoce pasatiempo que exija mayores gastos, incomodidades y peligros. Al efecto de disfrutar tal diversión sin arrostrarlos y proporcionar a toda clase de personas la vista de los principales edificios, ciudades y monumentos del globo, inventose el viaje de ilusión o neorama con el cual se satisface hasta lo sumo la curiosidad de los espectadores al propio tiempo que se les facilita todo el estudio que pueden apetecer. Hace ya tiempo que forma en París, Londres y en las demás capitales de Europa, uno de los objetos más curiosos de su cultura, y desde ahora lo formará también igual en esta capital de Cataluña».15

8El anuncio no tiene desperdicio en cuanto nos sitúa frente a un espectador que se presume culto, que sabe dirigir su curiosidad para el estudio y distraerse con medida. El programa se estructura en forma de viajes y añade una vista local, dinámica que empezó a popularizarse entre los cosmoramas con tal de ofrecer un punto de comparación a los espectadores de la exactitud del resto de vistas que se ofrecían a su mirada, en este caso se trata de la vista de Sant Miquel del Fay:

«Su director ofrece que las vistas que presentará no solo serán absolutamente idénticas, sino que manifestarán el objeto ni más ni menos que existe con todos sus lineamientos accesorios y labores. Las que presenta en el primer viaje son las siguientes: De Inglaterra, el admirable puente subterráneo del Támesis; la Isla de Sta. Elena, en la que se verá el desembarco de Napoleón con su acompañamiento; de Rusia, su capital mirada desde el Canal de la Emperatriz Catalina; Igualmente el incendio de Moscú y retirada del ejército francés; de Roma, la ceremonia de la coronación y celebración pontificia; de Egipto, sus grandísimas pirámides, Babilonia, río Nilo y Mar Rojo; de Constantinopla, el Serrallo del Gran Señor; de Alemania, la ciudad de Innsbruck; de Argel, el interior de su gran mazmorra; Finalmente de Cataluña, San Miguel del Fay».

  • 16 Diario de Barcelona, 9-III-1834.
  • 17 Diario de Barcelona, 9-IX-1834.
  • 18 Sobre la vista de la jura: Diario de Barcelona, 21-VII-1833. Para la vista de la plaza mayor: Diar (...)
  • 19 Diario de Barcelona, 31-VII-1834. Tal vista será retomada por un cosmorama situado en la Rambla, a (...)

9Las sucesivas vistas que se mostraron durante el año y medio que estuvo presente en la ciudad responden igualmente a la lógica del viaje virtual: la plaza Vendôme, San Lorenzo de El Escorial, la erupción del Vesubio de 1832, el teatro de Milán en un baile de máscaras, el gran Trianón de Versalles, así como también «el Camino de hierro subterráneo desde Liverpool a Manchester, alumbrado por el gas»16 o «el puente y el pueblo de Orgelet».17 El neorama aprovechó igualmente la ocasión para festejar el ascenso al trono de Isabel II con una vista de su jura en la Capilla Real de San Jerónimo y de la plaza Mayor de Madrid adornada e iluminada para sus festejos.18 En septiembre de 1834 los directores del neorama se despiden de la ciudad con un repertorio que incluía una vista de la toma del Ayuntamiento de París durante la Revolución del 28 julio de 1830.19

  • 20 Diario de Barcelona, 22-X-1835.
  • 21 Diario de Barcelona, 6-IV-1836.
  • 22 Probablemente se trate de los Grandes descubrimientos astronómicos de Herschel, anunciados en el D (...)
  • 23 Diario de Barcelona, 15-VI-1836.

10En otoño de 1835, aparece un nuevo espectáculo en la calle de Fernando VII, frente al extinguido convento de los Capuchinos, bajo el nombre de «neorama o viaje de ilusión» (¿el mismo que antes se mostraba en la calle Nueva de San Francisco?) aunque no parece repetir programa. Constaba de siete u ocho vistas que podían verse los miércoles o jueves y domingos desde las seis hasta las nueve de la noche por un real de vellón por persona, a mitad de precio para «los niños y niñas».20 Además de las vistas europeas, un robo en Nápoles y algunas batallas («hermosa vista del sitio de Ntra. Sra. del Hort, del modo en que estaba cuando era ocupado por los facciosos»), se añadió una singular vista «de los descubrimientos que se han hecho últimamente a la Luna, con los seres animados, árboles y demás, según consta del cuaderno que se ha impreso, traducido del inglés»21 que se podía adquirir visitando el cosmorama.22 Los descubrimientos realizados en la luna fue un tema que causó furor y que estuvo presente en los demás cosmoramas de la ciudad por estas fechas. Sabemos también que desde junio de 1836 ofertaban clases de dibujo, francés, aritmética y matemáticas por parte de profesores acreditados en las materias, momento en que desaparecen las noticias del cosmorama.23

  • 24 Diario de Barcelona, 10-VIII-1834. Carmen Pinedo localiza a Andrés Rancher en Valencia 1832, anunc (...)
  • 25 Diario de Barcelona, 17-VIII-1834.
  • 26 Entre 1834 y enero de 1835 se anuncia en la Rambla número 13 (a veces 12) y a partir de marzo de e (...)
  • 27 Diario de Barcelona, 24-X-1836: «Una señora que habita en un primer piso de la Rambla, núm. 90, fr (...)
  • 28 Diario de Barcelona, 17-IV-1836.

11En agosto de 1834 llega a la ciudad el señor Rancher con su «gran neorama de París recién traído de Francia», empresario itinerante que ya había mostrado sus vistas en Valencia en 1832.24 Se establece en la Rambla núm. 4, entre el café Useleti y el del Rincón, con un horario de siete de la tarde a diez de la noche y entrada a un real de vellón.25 Ese mismo año, había abierto sus puertas otro cosmorama situado en la Rambla número 13, del que tenemos noticias desde el mes de mayo, cuando anuncia una renovación de sus vistas. Aunque los datos disponibles en la prensa sobre su trayectoria son algo confusos,26 su actividad parece haberse alargado de forma ininterrumpida al menos hasta 1841. En esa misma dirección encontramos afincado al profesor de esgrima Eudaldo Thomase, donde regentaba su propia academia, que parece haber sido el propietario del cosmorama.27 El precio estaba establecido a cuatro cuartos, más bajo que el resto de los cosmoramas vistos hasta ahora. Las vistas, del orden de nueve o diez, se renovaban periódicamente (y se repiten a lo largo de los años): Constantinopla, Viena, Varsovia, el Kremlin, el monte San Bernardo, París, las Termópilas, la erupción del Vesubio en 1794 (que más adelante reaparecería varias veces como la erupción de 1812), el templo del Sol de Cuzco, los Alpes, y un largo etcétera. No faltaron tampoco en abril de 1836 la vista de los nuevos descubrimientos hechos en la luna, junto con el mismo texto en inglés de manera paralela al que se anunciaba en la calle Fernando VII.28

La red de neoramas de Felipe Maglia

  • 29 Diario de Barcelona, 3-VII-1803 citado por Artigas, Jordi, “El diorama, el darrer dins del magma d (...)
  • 30 Véase especialmente el artículo de Sánchez Miñana, Jesús y Lusa Monforte, Guillermo, “De músico a (...)

12En este contexto, el neorama que dirigió el italiano Felipe Maglia entre 1833 y 1843 marcó un punto de inflexión en la organización de espectáculos ópticos en la ciudad. Felipe Maglia provenía de una saga de ópticos italianos de la región del lago Como establecidos en la ciudad desde el siglo XVIII. El primero en llegar había sido José Maglia, su tío, que en 1803 afirmaba que su fábrica y laboratorio llevaban abiertos al público desde hacía 27 años.29 Sánchez Miñana y Lusa Monforte han estudiado detalladamente el registro de la familia que se conserva en el archivo de la parroquia Sant Just y apuntan que Felipe Maglia debió llegar a finales de siglo. En 1806 se casa con Magdalena Planes y dos años más tarde nace su primera hija, Josefa Maglia, que llegaría a ser una cantante de ópera del Liceo y con el tiempo se haría cargo de los espectáculos de la familia.30 Hacia 1813, Felipe Maglia ya regentaba su propia tienda de óptica, al margen de la actividad de su tío José, y en 1833, posiblemente inspirado por el paso de Menatory en la ciudad, anuncia por primera vez la apertura de un «Neorama de las cuatro partes de mundo» en su domicilio particular, situado entonces en la calle San Pablo número 78:

  • 31 Diario de Barcelona, 14-III-1833.

«En la calle de S. Pablo núm. 78, cuarto principal, habitación del señor Felipe Maglia, fabricante de óptica, se ha establecido, con permiso de la superioridad, un Neorama de las cuatro partes del mundo, en donde se ven con toda exactitud varias plazas de las más suntuosas, edificios de grande interés y otras curiosidades. Espera el señor de Maglia ser honrado con la concurrencia de las personas aficionadas a objetos de buen gusto, y se promete merecer el universal aplauso por la utilidad que reporta la mencionada máquina. La entrada a un real de vellón por persona estará de manifiesto desde entrada de noche hasta las diez de la misma».31

  • 32 Diario de Barcelona, 5-V-1833.
  • 33 Diario de Barcelona, 15-XII-1833, 25-V-1834 y 18-I-1835 respectivamente.

13Más adelante, tras la llegada del neorama de la calle Nueva de San Francisco anunciado en junio de 1833, Maglia tomará prestado el apelativo de “viaje de ilusión” para anunciar sus espectáculos. El mes de mayo de ese mismo año el óptico italiano abrió un segundo neorama en Gracia, en ese momento aún como pueblo extramuros de Barcelona, que podía verse todos los domingos por la tarde.32 En general, su repertorio está formado por vistas topográficas: vista del mercado de la Habana, el popular puente subterráneo del Támesis en Londres, una perspectiva de la Cárcel Real de Madrid, la plaza Vendôme, la isla Santa Elena, Palma de Mallorca, Nueva York, la catedral de San pablo de Londres, el Escorial, Atenas, etc.; y otras con hechos de actualidad y batallas recientes como «la espantosa batalla de la ciudad de Victoria», el asedio de Danzig en 1807 por las tropas napoleónicas, el «desembarco del ejército francés en la costa de África» y «la apertura de las Cortes de Madrid».33 Incluyó también vistas locales, como la del cementerio general de Barcelona.

  • 34 Diario balear, del día 29-V-1834 hasta el 18-VII-1834, cuando anuncia su partida.

14Nos encontramos pues ante una verdadera dinámica comercial, que se apoyaba en los espectáculos como complemento de su principal actividad de óptico. Los espectáculos atraían constantemente nuevos clientes a su tienda y llamaban la atención del público sobre la calidad de sus productos. Además, no solo se expandió en Barcelona, sino que lo localizamos también intermitentemente en Palma de Mallorca. En 1834 figura así entre los anuncios del Diario Balear mostrando otro neorama cuyo programa se compone de vistas ya mostradas en la capital catalana.34 Véase por ejemplo el anuncio del sábado 7 de junio donde anuncia con gran pompa el siguiente programa:

  • 35 Diario balear, 7-VI-1834.

«Neorama o viaje de ilusión. El director don Felipe Maglia ocupado incesantemente desde sus más tiernos años en esta clase de espectáculos se promete que sus afanes serán del agrado de los espectadores, presentándoles una colección de vistas no conocidas en este país, que por su exactitud y nombradía no duda en merecerán los encomios de un público entusiasta en esta clase de diversiones. Las vistas que están de manifiesto son las siguientes: Camino de hierro de Liverpool a Manchester; Plaza de Palacio de Lisboa; Ciudad de Barcelona; id. de Palma de Mallorca con su marina; Río y Puente Nuevo en de París; Batalla que dio Bonaparte contra el ejército ruso en Friedland; Capilla Real de Versalles; Erupción del Vesubio en 1833. Estará de manifiesto dicho Neorama en la calle de las Carases, número 2, cuarto principal, desde las 4 de la tarde hasta las 10 de la noche en los días festivos, y en los demás desde las 7 hasta las 10. Entrada general a 9 cuartos por persona, y para los niños de cinco a diez años 4 cuartos».35

  • 36 Lo encontramos de nuevo en 1836: Diario balear, 1-I-1836.
  • 37 Diario de Barcelona, 22-V-1836.
  • 38 Diario de Barcelona, 6-XII-1838. Véase, a título de ejemplo, la siguiente descripción del nuevo es (...)

15En adelante, lo volvemos a localizar en la isla de manera intermitente.36 En cuanto a su neorama de Barcelona, en 1836 tampoco dejó pasar la oportunidad de mostrar la vista de la luna con sus nuevos habitantes y la siempre presente erupción del Vesubio37 y en 1838 añade vistas con figuras de movimiento como «la de la ciudad de Mallorca con dos barcos que saludan la plaza» que parece alejarse del formato vista óptica y que se combinarán en lo sucesivo con las vistas cosmorámicas.38

16Felipe Maglia murió en 1841 a la edad de 72 años. Su hija Josefa se haría cargo del negocio y continuaría también con los espectáculos al menos hasta 1843, cuando cesan las noticias relativas al neorama. Más allá de su larga trayectoria, lo que nos interesa poner de relieve es que Felipe Maglia inauguró un nuevo perfil que tendría una fuerte incidencia en Barcelona. La asociación que se produjo entre su profesión de óptico y la celebración de espectáculos visuales sería en adelante continuada por los ópticos de nuevo cuño que desarrollarían su trayectoria a partir de los años cuarenta: Francsico Dalmau y Lluís Corrons.

  • 39 Nieto-Galán, Agustí, Los públicos de la ciencia. Expertos y profanos a través de la historia, Madr (...)
  • 40 Sus espectáculos y trayectoria han sido estudiados por Roberts, Phillip, “Philip Carpenter and the (...)
  • 41 Brooker, Jeremy, “The Polytechnic Ghost. Pepper’s Ghost, Metempsychosis and the Magic Lantern at t (...)
  • 42 Vega, Jesusa, Ciencia, arte e ilusión en la España ilustrada, Madrid, Polifemo, 2010.

17Lejos de ser un fenómeno local, la figura del óptico-showman es sintomática del modo en que la ciencia logró llegar al gran público durante el siglo XIX.39 A nivel europeo, el reconocimiento de las nuevas teorías científicas pasaba a menudo por su presentación espectacular, instando a científicos en general y ópticos en particular a transitar frecuentemente la frontera entre la ciencia y el espectáculo. Un ejemplo de ello fue el caso del óptico londinense Philip Carpenter, constructor del calidoscopio de Brewster y promotor de espectáculos de vistas ópticas, microscopio solar y linterna mágica en su tienda de Regent Street.40 Más conocidas fueron las sesiones del Pepper’s Ghost celebradas por el científico John Henry Pepper en la Royal Polytechnic Institution de Londres.41 En definitiva, la trayectoria de los personajes citados no es sino una de las muchas manifestaciones de la porosidad entre los mundos de la ciencia y del espectáculo que venía fraguándose desde el siglo precedente.42

Cosmorama y fantasmagoría: la renovación óptica de Francisco Dalmau

  • 43 Sánchez, Jesús y Lusa, Guillermo, “De músico a óptico: los orígenes de Francesc Dalmau i Faura, pi (...)
  • 44 Sánchez y Lusa, op. cit., p. 91-92.
  • 45 La conversión de profesionales de todas las ramas a la fotografía pocos años más tarde, atraídos p (...)

18En 1839, Francisco Dalmau y Faura (Manresa, 1810 – Barcelona, 1886) abrió su primer establecimiento de óptica en el número 8 de la calle de la Ciudad. Por entonces, Dalmau era alguien totalmente desconocido en el ramo de la óptica. Gracias a los estudios de Jesús Sánchez Miñana y Guillermo Lusa Monforte,43 sabemos que había llegado de Manresa a los 22 años ejerciendo en un primer momento de profesor de canto y guitarra, siguiendo así inicialmente los pasos de su padre Ventura Dalmau. Si aún desconocemos qué – o quién – motivó su cambio de profesión, la liberalización de la antigua organización gremial decretada en 1836 debió allanar el terreno al futuro óptico para introducirse en un sector hasta entonces fuertemente blindado a extraños al gremio.44 A partir de entonces, las oportunidades de negocio cincelaron el paisaje comercial e industrial de la ciudad.45

19En abril de 1843, es decir, el mismo año en que desaparecen los anuncios del neorama de Maglia, Dalmau abrió su primer cosmorama bajo el nombre de «Cosmorama Histórico» en la trastienda de su establecimiento de óptica situado en el número 8 de la angosta calle de la Ciudad de Barcelona. No parece casualidad pues que tan pronto como los espectáculos de la familia Maglia desaparecieron de la oferta de ocio urbana Dalmau decidiera inaugurar su primer espectáculo. Además, Sánchez y Lusa estiman que Dalmau pudo iniciarse en los secretos del arte de los anteojeros de la mano del italiano Felipe Maglia.

  • 46 Diario de Barcelona, 16-IV-1843.
  • 47 El 31 diciembre de 1843 aparece anunciado en el Diario de Barcelona un «cosmorama nuevo con luz na (...)

20El primer cosmorama de Dalmau estaba compuesto por «ocho vistas» – y por lo tanto ocho lentes – que prometían representar los «monumentos, templos, plazas y edificios los más notables de todos los países que por orden se irán recorriendo» junto con una selección de vistas «variadas y de las más modernas».46 El anuncio es ejemplificativo del dispositivo cosmorámico, que obligaba al espectador a cambiar de lente para cambiar de vista («se irán recorriendo...»), apelando a todo el cuerpo del espectador y estableciendo así una concomitancia tanto visual como física con el acto mismo de viajar a través de las principales capitales europeas. Las ocho primeras vistas mostraron una clara predilección por los monumentos italianos (la destrucción del foro romano, las ruinas del Coliseo, la villa real en Nápoles) y franceses (un panorama de París, la plaza de la Concordia, el Palais-Royal y Versalles) e incluyeron igualmente una vista de la historia reciente de España: el Palacio Real de Madrid en la noche del 7 al 8 de octubre de 1841, es decir, durante el pronunciamiento fallido contra el general Espartero. Después de la proliferación de espectáculos de cosmorama durante los años treinta, a inicios de la década siguiente es el único cosmorama que encontramos anunciado en la prensa barcelonesa de manera regular.47 Abría cada día de 19.30h a 21.30h y de 18h a 22h los días festivos.

  • 48 Diario de Barcelona, 16-IV-1843.
  • 49 Diario de Barcelona, 25-V-1843.

21El viaje visual se realizaba bajo la guía de un «texto o explicación histórica» de cada uno de los monumentos «tal como los han descrito Chateaubriand, Lamartine y otros historiadores modernos, formando de esta suerte un verdadero Cosmorama Histórico, útil para todas las clases de la sociedad».48 Las vistas se renovaban periódicamente, si bien los monumentos italianos siguieron siendo los favoritos del público. Durante el mes de mayo, por ejemplo, Dalmau lo enriqueció con una «perspectiva del capitolio con sus tres palacios, el del Senado, el de los Conservadores y el museo capitolino»,49 mientras que en julio añadió una vista del Vaticano y del Campo Vaccino de Roma.

  • 50 Diario de Barcelona, 16-II-1834, 6-I-1834, 19-I-1839.
  • 51 Vega, op. cit., p. 409.
  • 52 El Constitucional, 6-VIII-1843.
  • 53 Bolter, Jay David y Grusin, Richard, Remediation: Understanding New Media, Cambridge, Mass., MIT P (...)
  • 54 Diario de Barcelona del 26-XII-1843 citando El Artesano: «El Cosmorama histórico lo considera más (...)

22Los espectadores debían reconocer los monumentos retratados de manera inmediata, expuestos desde hacía una década en los cosmoramas y neoramas que poblaban la ciudad. Felipe Maglia, por ejemplo, había mostrado entre otras, vistas de Atenas, Burdeos y Versalles, el conocido puente subterráneo del Támesis y la erupción del Vesubio, así como también una vista de Barcelona en su «neorama de las cuatro partes del mundo» de la calle San Pablo entre 1834 y 1839.50 Lejos de ser un inconveniente, la ilusión óptica se jugaba precisamente en la fina línea que separaba las expectativas de los espectadores de su superación,51 ya fuera por medio de la acentuación de la perspectiva, la nitidez de la imagen o el perfeccionamiento de las lentes. En este sentido, la prensa no tardó en elogiar la calidad de «la hermosa colección de magníficas vistas» del cosmorama de Dalmau, así como de las lentes usadas para visualizarlas, salidas directamente de su taller «y de los cuales han hecho el mayor elogio todas las personas que han tenido ocasión de probar sus efectos maravillosos sin que lastimen la vista en lo más mínimo».52 Una referencia especialmente interesante puesto que explicita la configuración de esa mirada encarnada y del esfuerzo corporal implícito en la visualización de nuevos dispositivos ópticos, así como del reconocimiento de su perfección técnica cuando se conseguía precisamente borrar el acto mismo de mediación, ajustándose al deseo de inmediatez conceptualizado por Bolter y Grusin, es decir, a la ilusión del contacto directo con la realidad representada.53 El cosmorama de Dalmau se mereció así justamente el título de «el gobierno absoluto del ojo arreglado a la óptica», tal como lo describía una crónica del momento.54

  • 55 Diario de Barcelona, 2-II-1844.
  • 56 Diario de Barcelona, 7-IV-1844.
  • 57 Nos hemos ocupado de la relación de Dalmau con la linterna mágica en: Cuenca, Cèlia “La linterna m (...)
  • 58 Hasta mediados de 1845 las funciones eran de una hora y en 1846 son ya de una hora y media.
  • 59 Diario de Barcelona, 7-IV-1844. A título de ejemplo, el programa del 7 de abril de 1844 estaba com (...)

23El cosmorama solo se mantuvo como espectáculo protagonista de su cartelera hasta el mes de febrero de 1844, cuando promete nuevos y sorprendentes objetos,55 y explica haber «arreglado el local para comodidad del público».56 De este modo, una de las novedades que introduce Dalmau es la combinación de varios espectáculos ópticos en un mismo programa, en este caso junto con la fantasmagoría. En adelante, el cosmorama histórico compartiría espacio, público y precio de entrada con las novedades que poco a poco fueron introduciéndose de la mano de las proyecciones luminosas de la linterna mágica.57 El maridaje de cosmorama y fantasmagoría no era del todo inusual, sino que se trata de una estructura que repite la presentación de las fantasmagorías robertsonianas en el convento de los Capuchinos parisino. Sin embargo, no tenemos constancia que se hubiera ensayado su combinación en Barcelona con anterioridad. Cuando el cosmorama reinaba en solitario, los espectadores podían acercarse a la tienda de Dalmau dentro de la franja horaria de apertura, ahora en cambio, la combinación del cosmorama y la fantasmagoría obligó a establecer horarios fijos para cada sesión, que solían alargarse una hora o hora y media.58 De este modo, se sucedían dos, tres o cuatro sesiones en un mismo día y los espectadores solo eran admitidos al inicio de cada sesión. Dalmau solía anunciar los detalles del programa de sus espectáculos por medio de carteles repartidos en las esquinas y puntos céntricos de la ciudad e incluía también la descripción de muchos de los cuadros de fantasmagoría en los anuncios que publicaba regularmente en la sección de «diversiones públicas» del Diario de Barcelona.59

  • 60 Diario de Barcelona, 4-VIII-1844.
  • 61 Diario de Barcelona, 5-I-1845-
  • 62 Diario de Barcelona, 1-I-1845. No tenemos más datos sobre quiénes debían ser tales artistas, más a (...)
  • 63 Diario de Barcelona, 19-XII-1847.

24Bebiendo directamente de la iconografía robertsoniana, los espectros, diablos, cabezas de Medusa y figuras sorprendentes no faltaban en el repertorio del óptico. En este contexto, las vistas de cosmorama tampoco dejaron de renovarse, mostrando un interés creciente hacia los eventos de actualidad. El cosmorama histórico acogió en agosto de ese mismo año una vista de la batalla de Torrejón de Ardoz que enfrontó las tropas del general Seoane, afín a Espartero, y las del general Narváez, en julio de 1843.60 Más adelante incluyó una vista del puente subterráneo del río Támesis,61 el salón real de Londres y la erupción del Vesubio de 1751, que junto con la anterior vista de Torrejón de Ardoz afirma que habían sido realizadas por artistas catalanes.62 La última vista introducida en este sentido llegaría en diciembre de 1847, con una escena de «Roma celebrando las fiestas de Pío IX», escogido Papa solo hacía un año.63 De este modo, no debemos perder de vista que, aunque no nos ofrezca títulos precisos y a pesar de registrar un primer interés por los eventos de actualidad, en esta etapa es muy probable que la mayoría de las vistas ópticas presentadas en el marco del cosmorama siguiesen incidiendo aún de manera privilegiada en la temática topográfica.

  • 64 Diario de Barcelona, 23-XI-1845.
  • 65 Siguiendo a Frutos Esteban, Javier, Los ecos de una lámpara maravillosa: la linterna mágica en su (...)

25En 1845 añadió una tercera novedad: los cuadros disolventes o dissolving views anunciadas bajo el nombre de poliorama. Desde ese momento, las sesiones estaban compuestas por las ocho vistas de cosmorama, que seguían presentándose en primer lugar, la fantasmagoría a continuación y se cerraban con las «bellas vistas de poliorama con movimiento mecánico».64 La linterna mágica ya no se limitaría a llenar la sala de fantasmas y espectros, sino que seduciría al público igualmente con vistas de paisajes y edificios célebres animados a través de los efectos diorámicos.65 Se crearía entonces una conexión evidente entre las primeras vistas de cosmorama y los nuevos cuadros disolventes.

  • 66 Diario de Barcelona, 21-V-1848.

26Uno de los últimos anuncios de su programa dela calle Ciudad anunciaba la construcción de un nuevo «Panorama Universal» que prometía reunir «todo cuanto de grande y maravilloso encierra el universo en monumentos históricos y artísticos, ciudades populosas, plazas magníficas, palacios, volcanes y demás que pueda excitar la curiosidad y asombro del espectador con toda la propiedad, exactitud y limpieza asequibles a fin de que este espectáculo produzca la ilusión más completa».66 No sabemos a ciencia cierta si este nuevo panorama universal se diferenciaba en su dispositivo del cosmorama o si solo era una maniobra para llamar la atención de un público cada vez más exigente y habituado también a este tipo de producciones. De ser así, el anuncio es una pieza fundamental para investir a las vistas ópticas de tales cualidades, puesto que una lectura atenta revela que los temas habían cambiado muy poco, de ahí la insistencia en seducir doblemente al público:

  • 67 Ibid.

«¿Qué costosos sacrificios no son indispensables al viajero que se proponga visitar a Roma para admirar la grandeza y munificencia del Vaticano; para disfrutar de la ilusión más completa que presenta a la vista su grandiosa plaza porticada alumbrada por más de cuarenta mil faroles de todos los colores; para recordar las glorias y triunfos del Capitolio; para contemplar la desolación del foro, las ruinas del coliseo y de otros tantos monumentos cuya sola presencia escita tantos recuerdos y conmueve la imaginación?»67

27El nuevo panorama ofrecía la posibilidad de satisfacer la curiosidad e imaginación de los espectadores, no ya con un discurso didáctico y educativo por medio de textos históricos, sino haciendo pivotar su atractivo sobre la promesa de experiencias, de viajes virtuales, de ilusiones, donde primaba la capacidad del dispositivo a teletransportar al espectador. Una tendencia que se acentuaría en los años siguientes. Pone de relieve que el formato ya se ha asentado y deben buscarse nuevos modos de actualizarlo.

Conclusiones

28El panorama descrito en Barcelona nos permite conocer la primera llegada de los cosmoramas durante la década de 1830, especialmente tras la muerte del monarca en 1833. En un primer momento, la cartelera nos evoca la presencia de cosmoramas itinerantes (el del señor Rancher, Menatory o Saurach) junto con la actividad de actores afincados en la ciudad de manera permanente que usaban los espectáculos ópticos para completar sus ingresos. Maglia y Thomase garantizarán así una oferta ininterrumpida de espectáculos de cosmorama en la ciudad hasta inicios de los años cuarenta, dominada entonces por Francisco Dalmau. Este periodo puede considerarse el momento de oro de los cosmoramas, cuando van a ser los protagonistas de la cartelera de espectáculos. Durante los años cincuenta, en cambio, la oferta visual se complementaría con los polioramas y sus transiciones lumínicas del día a la noche y a partir de 1853 con las vistas estereoscópicas, añadiendo la seducción del relieve a los espectáculos ópticos e iniciando un nuevo periodo en la configuración de la imaginación visual.

Haut de page

Notes

1 Zotti Minici, Carlo Alberto (dir.), Il Mondo nuovo: le meraviglie della visione dal’700 alla nascita del cinema, Milano, Mazzotta, 1998. Sobre su condición de audiovisual y la importancia de los recursos orales empleados: Fernández, Luis Miguel, Tecnología, espectáculo, literatura: dispositivos ópticos en las letras españolas de los siglos XVIII y XIX, Santiago de Compostela. Universidad de Santiago de Compostela, 2006.

2 Brunetta, Giean Piero, Il viaggio dell’icononauta: dalla camera oscura di Leonardo alla luce dei Lumière, Venecia, Marsilio, 1997.

3 Sobre este aspecto, véase los documentos reunidos por Varey, John Earl, Los títeres y otras diversiones populares de Madrid: 1758-1840: Estudio y documentos. Fuentes Para la Historia del Teatro en España VII, Londres, Támesis, 1972 y Cartelera de los títeres y otras diversiones populares de Madrid, 1758-1840: estudio y documentos. Fuentes Para la Historia del Teatro en España VIII, Londres, Támesis, 1995.

4 Un centro de ocio del momento donde ya se encontraban otras diversiones, como los conocidos espectáculos de sombras chinescas de Séraphin. Mannoni, Laurent, Le Grand Art de la Lumière et de l’Ombre. Archéologie du cinema, París, Nathan, 1994, p. 175.

5 Seguimos la descripción de la voz «cosmorama» incluida en la Saint-Priest, Ange, Encyclopédie du XIXe siècle. Répertoire universal dels lettres, des sciences et des arts [en línea], París, Au bureau de l’encyclopédie du XIXe siècle, 1846, p. 88. Consultado el 20 de setiembre 2023. URL: ark:/12148/bpt6k37579x.

6 Huhtamo, Erkki, “Toward a History of Peep Practice” en Gaudreault, André et. al. (dir.) Companion to Early Cinema, Hoboken, John Wiley & Sons, 2012. p. 32-51.

7 Saint-Priest, op. cit. Traducimos: «un genre de spectacle à la fois instructif et amusant».

8 Thompson, Patrice, “Essai d'analyse des conditions du spectacle dans le Panorama et le Diorama”, Romantisme, 1982, n.º 38, págs. 47-64.

9 En el caso de los espectáculos del óptico Francisco Dalmau, por ejemplo, los anuncios se refieren de un modo indistinto a su cosmorama o neorama según la ocasión. Sin embargo, no siempre se cumple dicha homologación entre neoramas y cosmoramas, dado que hay casos en los que aparecen programados como si se tratara de espectáculos diferentes. Es necesario realizar una lectura atenta de los documentos y descripciones con tal de determinar si nos encontramos ante un mismo espectáculo o ante dos dispositivos diferentes.

10 Diario de Barcelona, 20-III-1832. Si bien tanta precisión fue en vano, puesto que más adelante tuvo que corregir que se encontraba debajo y no sobre la habitación de un dentista: Diario de Barcelona, 29-III-1832.

11 Diario de Barcelona, 15-IV-1832.

12 Fábregas, Xavier, Les formes de diversió en la societat catalana romàntica, Barcelona, Curial, 1975, p. 66.

13 Diario de Barcelona, 7-VII-1833.

14 Diario de Barcelona, 21-VII-1833.

15 Diario de Barcelona, 23-VI-1833.

16 Diario de Barcelona, 9-III-1834.

17 Diario de Barcelona, 9-IX-1834.

18 Sobre la vista de la jura: Diario de Barcelona, 21-VII-1833. Para la vista de la plaza mayor: Diario de Barcelona, 8-XII-1833.

19 Diario de Barcelona, 31-VII-1834. Tal vista será retomada por un cosmorama situado en la Rambla, al lado del Teatro, en 1835. Véase: Diario de Barcelona, 22-II-1835.

20 Diario de Barcelona, 22-X-1835.

21 Diario de Barcelona, 6-IV-1836.

22 Probablemente se trate de los Grandes descubrimientos astronómicos de Herschel, anunciados en el Diario de Barcelona esa misma semana a fecha de 14-IV-1836, donde se describía la presencia de seres animados y monstruos en la luna.

23 Diario de Barcelona, 15-VI-1836.

24 Diario de Barcelona, 10-VIII-1834. Carmen Pinedo localiza a Andrés Rancher en Valencia 1832, anunciándose como el «director del Neorama de París, único conocido hasta ahora» en la calle Trinquete de Caballeros, núm. 43 con vistas de París, Barcelona, San Petersburgo nevado, el interior de San Pablo de Londres, el monte San Bernardo, la erupción del Vesubio en 1822, el coliseo de Roma, la plaza y el interior de San Pedro, etc. A finales de enero de 1833, Rancher traspasa su neorama, que sigue exhibiéndose en el mismo local hasta el 3 de febrero. Véase: Pinedo, Carmen, El viaje de ilusión: un camino hacia el cine. Espectáculos en Valencia en la primera mitad del siglo XIX, Valencia, Ediciones de la Filmoteca, 2004, p. 104.

25 Diario de Barcelona, 17-VIII-1834.

26 Entre 1834 y enero de 1835 se anuncia en la Rambla número 13 (a veces 12) y a partir de marzo de ese año en la Rambla número 23, aunque en ambos casos incluye como referencia que se encuentra al lado de la oficina del Gobierno Civil.

27 Diario de Barcelona, 24-X-1836: «Una señora que habita en un primer piso de la Rambla, núm. 90, frente el neorama del Sr. Thomase, desea encontrar dos o tres señores para darles toda asistencia al precio que se convengan». El anuncio se repite en 1837.

28 Diario de Barcelona, 17-IV-1836.

29 Diario de Barcelona, 3-VII-1803 citado por Artigas, Jordi, “El diorama, el darrer dins del magma d’espectacles precinematogràfics del segle XIX”, en Quintana, Àngel (dir.) La construcción del públic dels primers espectacles cinematogràfics, Giron,: Fundació Museu del Cinema-Col·lecció Tomàs Mallol, Ajuntament de Girona, 2003, p. 184.

30 Véase especialmente el artículo de Sánchez Miñana, Jesús y Lusa Monforte, Guillermo, “De músico a óptico: los orígenes de Francesc Dalmau i Faura, pionero de la luz eléctrica y el teléfono en España”, Actes d’Història de la ciència i de la tècnica, 2009, vol. 2, n.º 2, p. 87-98. Muy especialmente, las páginas 94-96, en cuyos datos nos apoyamos para lo relativo al establecimiento de la familia Maglia en Barcelona.

31 Diario de Barcelona, 14-III-1833.

32 Diario de Barcelona, 5-V-1833.

33 Diario de Barcelona, 15-XII-1833, 25-V-1834 y 18-I-1835 respectivamente.

34 Diario balear, del día 29-V-1834 hasta el 18-VII-1834, cuando anuncia su partida.

35 Diario balear, 7-VI-1834.

36 Lo encontramos de nuevo en 1836: Diario balear, 1-I-1836.

37 Diario de Barcelona, 22-V-1836.

38 Diario de Barcelona, 6-XII-1838. Véase, a título de ejemplo, la siguiente descripción del nuevo espectáculo incluida en el Diario de Barcelona, 27-XI- 1838: «En la calle de San Pablo, núm. 3, casa del señor Felipe Maglia, se continúa enseñando el Neorama; advirtiendo que a más de una buena y escogida selección de vistas lo ha aumentado con dos hermosísimas vistas, una de figuras de movimiento y otra que dos barcos disparan cañonazos: entrada un real de vellón por persona».

39 Nieto-Galán, Agustí, Los públicos de la ciencia. Expertos y profanos a través de la historia, Madrid, Marcial Pons, 2011. Sobre esta cuestión véase también: Papanelopoulou, Faidra et al. (eds.), Popularizing Science and Technology in the European Periphery, 1800-2000, Aldershot, Ashgate, 2009.

40 Sus espectáculos y trayectoria han sido estudiados por Roberts, Phillip, “Philip Carpenter and the Convergence of Science and Entertainement in the Early-Nineteenth Century Instrument Trade”, Science Museum Group Journal, 2017, n.º 7, sp.

41 Brooker, Jeremy, “The Polytechnic Ghost. Pepper’s Ghost, Metempsychosis and the Magic Lantern at the Royal Polytechnic Insititution”, Early Popular Visual Culture, 2007, vol. 5, n.º 2, p. 189-206.

42 Vega, Jesusa, Ciencia, arte e ilusión en la España ilustrada, Madrid, Polifemo, 2010.

43 Sánchez, Jesús y Lusa, Guillermo, “De músico a óptico: los orígenes de Francesc Dalmau i Faura, pionero de la luz eléctrica y el teléfono en España”, Actes d’Història de la Ciència i de la Tècnica, 2009, vol. 2, n.º 2, p. 87-98. Véase también: Sánchez, Jesús, “Las primeras aplicaciones de la electricidad en Barcelona en torno a 1850”, Quaderns d’Història d’Enginyeria, 2006, vol. 7, donde habla del caso de Dalmau especialmente en las páginas 157-190. Seguimos sus datos en las páginas que siguen.

44 Sánchez y Lusa, op. cit., p. 91-92.

45 La conversión de profesionales de todas las ramas a la fotografía pocos años más tarde, atraídos por las perspectivas comerciales del nuevo ganapán es ejemplo de ello. Véase: Fernández Rius, Núria, Pau Audouard: la fotografia en temps de Modernisme, Barcelona, Universitat de Barcelona, 2013.

46 Diario de Barcelona, 16-IV-1843.

47 El 31 diciembre de 1843 aparece anunciado en el Diario de Barcelona un «cosmorama nuevo con luz natural» en la Puerta de Santa Madrona a cuatro cuartos la entrada». Ahora bien, aunque las referencias en la prensa decaen durante estos años, es probable que los cosmoramas establecidos en la ciudad durante los años treinta continuaran su actividad avisando al público de la renovación de sus vistas por medio de carteles y no solo a través de la prensa.

48 Diario de Barcelona, 16-IV-1843.

49 Diario de Barcelona, 25-V-1843.

50 Diario de Barcelona, 16-II-1834, 6-I-1834, 19-I-1839.

51 Vega, op. cit., p. 409.

52 El Constitucional, 6-VIII-1843.

53 Bolter, Jay David y Grusin, Richard, Remediation: Understanding New Media, Cambridge, Mass., MIT Press, 2000, p. 41-42.

54 Diario de Barcelona del 26-XII-1843 citando El Artesano: «El Cosmorama histórico lo considera más gracioso, más entretenido y mejor. Es el gobierno absoluto del ojo arreglado a la óptica, dice. En la calle de la Ciudad, núm. 8, detrás de S. Justo, por un real. Los ciegos gratis. Igualdad ante la ley aplicada a la vista».

55 Diario de Barcelona, 2-II-1844.

56 Diario de Barcelona, 7-IV-1844.

57 Nos hemos ocupado de la relación de Dalmau con la linterna mágica en: Cuenca, Cèlia “La linterna mágica en Barcelona: las fantasmagorías del óptico Francisco Dalmau (1844-1848)”, Fonseca, Journal of Communication, 2018, n.º 6, p. 101-114.

58 Hasta mediados de 1845 las funciones eran de una hora y en 1846 son ya de una hora y media.

59 Diario de Barcelona, 7-IV-1844. A título de ejemplo, el programa del 7 de abril de 1844 estaba compuesto por los siguientes elementos: «Espectáculo óptico, o sea, Cosmorama y Fantasmagoría, en el establecimiento de óptica del Sr. Dalmau, calle de la Ciudad, núm. 8 detrás de San Justo. Arreglado el local para comodidad del público, se darán funciones de este espectáculo empezándose hoy a las 4 de la tarde en orden siguiente: se pondrán de manifiesto ocho vistas de cosmorama de las más modernas; en seguida se manifestarán ocho cuadros de fantasmagoría en el orden siguiente: 1º Aparición de fantasmas, 2º El demonio hincha barrigas, 3º El ángel jardinero, 4º La cabeza de Medusa, 5º El demonio soplón, 6º La muerte en traje de verano, 7º Transformación de una ninfa, 8º El chino bailador».

60 Diario de Barcelona, 4-VIII-1844.

61 Diario de Barcelona, 5-I-1845-

62 Diario de Barcelona, 1-I-1845. No tenemos más datos sobre quiénes debían ser tales artistas, más allá de su futura colaboración con Onofre Alsamora.

63 Diario de Barcelona, 19-XII-1847.

64 Diario de Barcelona, 23-XI-1845.

65 Siguiendo a Frutos Esteban, Javier, Los ecos de una lámpara maravillosa: la linterna mágica en su contexto mediático, Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 2010, las placas conservadas en las diferentes colecciones catalanas y españolas dan fe de dicha diversidad, reforzando la tesis de que no existía una diferenciación temática en función del dispositivo óptico.

66 Diario de Barcelona, 21-V-1848.

67 Ibid.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Célia Cuenca Córcoles, « Los neoramas del óptico Felipe Maglia y la diversificación de la cartelera de espectáculos ópticos en la Barcelona del siglo XIX »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images, mémoires et sons, mis en ligne le 12 février 2024, consulté le 14 avril 2024. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/95580 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.95580

Haut de page

Auteur

Célia Cuenca Córcoles

Universidad de Barcelona

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search