Navigation – Plan du site
Salvador Bernabéu Albert

Rosario Sevilla Soler, La revolución mexicana y la opinión pública española. La prensa sevillana frente al proceso de insurrección, Madrid, CSIC, 2005, 252 p.

[07/11/2007]

Entrées d’index

Mots clés :

1910
Haut de page

Texte intégral

1Buena conocedora de la prensa sevillana, a la que ha dedicado otros trabajos, la investigadora Rosario Sevilla ha recopilado y analizado, en este nuevo libro, las noticias aparecidas en los periódicos hispalenses entre 1910 y 1920 sobre la revolución mexicana. Aunque se voceaban en la capital hispalense una decena de periódicos, muchas de las tiradas eran simbólicas, por lo que la autora se centra en tres rotativos: El Liberal, independiente, El Noticiero Sevillano y El Correo de Andalucía, ambos conservadores, monárquicos y católicos. El objetivo inicial de la doctora Sevilla era recopilar y clasificar las noticias de los periódicos, estudiando las diferencias que presentaban a la hora de exponer los mismos hechos. Pero, en el análisis de los materiales, pronto comprobó que no eran demasiado relevantes esas desigualdades de carácter ideológico, si no que todos participaban de líneas y tratamientos muy parecidos (aunque no iguales). En palabras de la autora, los tres diarios “coincidieron, prácticamente, y con todas las excepciones, que se quisiera subrayar, en sus apreciaciones sobre la Revolución, por lo que difícilmente se puede considerar a la prensa de Sevilla como creadora de corrientes de opinión sobre aquélla” (p. 234).

2¿A qué se deben estas coincidencias entre rotativos de ideologías tan diferentes? En primer lugar, a las dificultades en apreciar adecuadamente la naturaleza de los procesos sociales y políticos englobados en la compleja “Revolución Mexicana”. En segundo lugar, a las dificultades en la llegada de información fiable a las redacciones hispalenses. Se enviaban noticias contradictorias, incompletas o equívocas desde múltiples lugares de procedencia (Estados Unidos, Francia, los bandos en conflicto, etcétera). En numerosos casos, aparecieron las informaciones sin más; también hay ausencias clamorosas (acontecimientos fundamentales que no recogieron los periódicos sevillanos); por último, las unidades opinativas escasearon frente a las informativas. En contadas ocasiones aparecen artículos de fondo sobre los acontecimientos mexicanos, entre otras causas, porque los rotativos hispalenses “desconocían la naturaleza y la trascendencia de lo que estaba pasando” (p. 238). Con todos estos obstáculos, la prensa se limitó a informar lo que pudo y como pudo.

3Con estas piezas imperfectas de un gran puzzle de gran complejidad, la doctora Sevilla, paciente y rigurosa, ha elaborado un discurso histórico de gran mérito por varios motivos. En primer lugar, porque logra encajar esas noticias –tras una labor cercana a los detectives- en el proceso revolucionario, ayudada por los principales autores que han historiado el periodo. Con un lenguaje preciso y claro, pone orden en un mundo de rumores, fragmentos y medias verdades a imitación de los jarrones clásicos de los museos, que reconstruyen la obra con unos cuantos fragmentos. Realizado este minucioso trabajo, la doctora Sevilla matiza las imágenes de los principales actores de la Revolución: desde los elogios a Porfirio Díaz –representante del orden y el progreso-, a las simpatías por el levantamiento maderista y los avances de los constitucionalistas, y a las censuras y reproches a Huerta y a los “bandidos” Emiliano Zapata y Francisco Villa.

4Una de las preocupaciones de los rotativos fue la suerte de la colonia española. Los ataques y asesinatos contra los compatriotas fueron determinantes a la hora de juzgar a los diferentes gobiernos y líderes de las facciones en lucha. También preocupó mucho las injerencias y amenazas de invasión del “imperialismo yanqui”. En España no se había olvidado la guerra de 1898 y el odio popular por los americanos creció con la toma de Veracruz por marines llegados del Norte. Actos como éste confirmaban la opinión de muchos de que la guerra de Cuba solo era el preámbulo del expansionismo norteamericano por todo el continente. Las censuras se repitieron por todos los periódicos de dentro y fuera de Sevilla.  

5En resumen, el libro de Sevilla Soler contribuye a conocer el impacto mundial de un suceso trascendental para la historia contemporánea como fue la Revolución Mexicana, demostrando la complejidad de la recepción de las informaciones de este poliédrico proceso por parte de la sociedad hispalense. Si la Revolución Mexicana fue fundamental en el desarrollo de la prensa y la fotografía del país azteca (Madero proclamó la libertad de prensa y fotógrafos como Agustín Víctor Casasola estuvieron entre la elite de la época), ese mismo suceso histórico –estudiado a través de la prensa sevillana- muestra la incapacidad de los medios de la época para conocer lo que ocurría y por qué ocurría. Estamos, sin duda, ante uno de los procesos revolucionarios más dilatados y complejos de la historia, por lo que la labor de la autora tiene doble mérito: si pesado y difícil es consultar y recopilar diez años de periódicos, más encomiable es encajar las noticias –deformadas e incompletas- en un discurso histórico que contribuya al avance del conocimiento histórico.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Salvador Bernabéu Albert, « Rosario Sevilla Soler, La revolución mexicana y la opinión pública española. La prensa sevillana frente al proceso de insurrección, Madrid, CSIC, 2005, 252 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 07 novembre 2007, consulté le 15 octobre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/9723

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page