ARQUITECTURA Y MOVIMIENTO

la interacción entre los espacios del cuerpo-convento
Las arquitecturas conventuales son otras de las grandes protagonistas de los muros esgrafiados. La cantidad de representaciones de fachadas, campanarios y detalles ornamentales marca gran parte de las iconografías, apuntando al deseo de representar al interior del convento la visión exterior que se podía lograr de él.
Muy a menudo el cuerpo total del edificio es la arquitectura que inspira los dibujos esgrafiados deslizando las fronteras entre el "adentro" y el "afuera". En una relación mimética pasiva con lo representado, el dibujo esgrafiado viene siendo una metonimia del convento, pero en el momento que esta representación incide en el monumento mismo, el graffiti asume al mismo tiempo un gesto activo frente a lo representado y en lo más profundo de él.

 

Estas arquitecturas están además lejos de sugerir un cuadro inmóvil y solitario de la vida afuera del convento. Todo es animado a su alrededor por gestos y sonidos: sobre las torres campanarias las campanas se envuelven en regocijos,
hay músicos que desfilan
con sus instrumentos

y en algunos casos el graffiti, en un juego perceptivo entre mímesis y transparencia, logra traspasar la pared arquitectónica o abrir sus puertas, para dejarnos percibir lo que pasa al interior de la iglesia como es el caso de este organista tocando
en alguna misa

Sin embargo, más a menudo los edificios hacen de segundo plano fijo para la representación de las escenas que se desarrollan alrededor de ellos. Las paredes del interior del convento guardan como cajas cerradas la historia del afuera. Otra relación importantísima de las paredes esgrafiadas con las otras parte del cuerpo-convento es la pintura mural que queda en muchos casos justo arriba de los dibujos esgrafiados. El motivo vegetal presente en la franja pintada del claustro bajo puede volverse a encontrar integrado al graffiti en la parte alta del claustro, resignificando tal vez su contenido. Si en la pintura mural la repetición del signo parece recordar una columna vegetal que sostiene simbólicamente las escenas pintadas presentes en la parte superior de la pared, la autonomía del motivo ornamental en el espacio esgrafiado y sobre todo su MEDIDA mayor parece apuntar a la particular importancia de su contenido figurativo y metafórico. Es decir que parece que el graffitista ha extraído una sola de aquellas columnas vegetales para transformarlas de pedestales que rijen una zona iconográficamente más importante, a pivote de lo representado.

Como aquel dibujo presente en el Chilam Balam de Chumayel —un documento colonial de procedencia maya que sin embargo comparte mucho del estilo y de las estrategias narrativas de los graffiti del Centro de México— retoma probablemente un modelo plástico arquitectónico para significar "el nombre de Dios", el graffiti conventual queda como enorme torre simbólica al lado de "la casa de Dios". Estos deslices entre lenguaje y figuración, estas reapropiaciones de los modelos al interior del mismo espacio arquitectónico, constituyen la modalidad de funcionamiento principal de la narración figurativa en el graffiti.
los temas geometria arquitectura
pleca
Sitios relacionados