EL BARCO DE LA IGLESIA

el arca y la conquista

 

La pared que vamos ahora a visitar se encuentra en una iglesia agustina fundada en el Valle de Pachuca desde los años cuarenta del siglo XVI cuyo convento también está realmente cubierto de graffiti. Aquí los personajes principales de los dibujos son las arquitecturas. Hay cantidad de edificios conventuales que se repiten y repiten a lo largo de las cuatro paredes. Hay también personajes, símbolos heráldicos, caballos, pero realmente las arquitecturas se multiplican sin parar. Por lo mismo es aún más asombroso encontrar algo tan diferente como un barco. No asombra encontrar dibujos esgrafiados de navíos y chalupas cerca de las costas: hay en la costa atlántica de Francia, hay en San Juan de Ulúa en Veracruz, hay en las cárceles de la Inquisición en Palermo, hay en el asentamiento romano de Ostia, pero: ¿Qué hace un barco en medio de los magueyes y volcanes del Valle de Pachuca entre 2000 y 3000 metros sobre el nivel del mar?
Ampliemos nuestra lente y veamos si los dibujos que quedan alrededor del barco pueden darnos algún indicio sobre su significación. Arriba de él hay un pájaro. A la izquierda un gran nudo de Salomón. Y dentro del barco, dos personajes.

 

La primera vez que me detuve en la representación, pensé en los textos de Colón. Los pájaros siempre eran las primeras señales de que se acercaba la tierra. Luego el Nudo de Salomón: este símbolo es utilizado en contextos litúrgicos cristianos para apuntar a una función profiláctica, de protección, o a una esperanza de alianza: es "nudo" que amarra una relación entre diferentes conjuntos,
imaginarios o físicos.
En en una de las representaciones más importantes de la llegada de los Españoles, el Códice Durán, el barco de Cortés se acerca a la costa y uno de los enviados de Moctezuma sube sobre un árbol para avistar mejor a los recién llegados. Esta imagen es en realidad una cita puntual de la llegada de Cristo en Jerusalén y representa una señal de la reelaboración narrativo-histórica de los hechos operada por los tlacuilo.
La Nueva España era en realidad una nueva Jerusalén, promesa de una tierra posible. Un barco esgrafiado en el Valle de México toma algún sentido en esta asociación entre llegada y alianza prometida. Aquel nudo de Salomón junto al barco parecería confirmar la necesidad de marcar alianzas potenciales que sobre todo en el campo religioso utópico del convento parecieron realizables. Al mismo tiempo el barco era una de las metaforas más aprovechadas por los agustinos: en la portería de Actopan queda una huella de la pintura mural que los mostraba como conqusitadores potenciales de un barco que representaba la iglesia, regido por un árbol en forma de cruz. No hay que ovidar que en la misma construcción arquitectónica cristiana queda huella de esta asociación: la nave.

 

Por otro lado en la iconografía del Arca de Noé, por ejemplo en la Crónica de Nuremberg o en la pintura mural de Tecamachalco, se encuentra la paloma que lleva un ramo de olivo para apuntar que ya se acerca la tierra, justo como en los escritos de Colón.

 

Estas lecturas paralelas no se excluyen la una con la otra, sino que pueden tomarse, como en el caso de la pared astronómica, como pistas que hay que concebir como paralelas. En los diferentes casos, hemos visto como la representación se relaciona más con la historia de la iglesia y de su función en el contexto novohispano que con su sentido primario: la representación de un barco que en realidad es, al igual que las otras imágenes que habitan las paredes del mismo convento, una arquitectura potencial.

 

los temas geometria arquitectura
pleca
Sitios relacionados