EL TORO, EL CABALLO
Y EL VOLADOR

la fiesta como lugar de mestizaje

 

Desde la antigüedad la fiesta y el juego siempre han estado entre los sujetos figurativos más presentes en el graffiti. En los edificios romanos hay luchas de gladiadores y carreras de carros. En los edificios prehispánicos hay dibujos esgrafiados que representan al patolli, un juego similar al de dados y a campos para el juego de pelota. En las iglesias medievales de Europa hay enfrentamientos rituales entre caballeros, y en los claustros del centro de México se encuentran los juegos que animaban la vida novohispana. La fiesta fue uno de los lugares privilegiados en el proceso de mestizaje de la joven sociedad novohispana. Era a la vez una herramienta de integración entre los diferentes grupos y una puesta en escena de los poderes que la componían.

 

Simulacro de batallas, espacio litúrgico, celebración de grandes acontencimientos, la fiesta permitía también la interacción entre el cuerpo religioso y aquel laico. Carros alegóricos con referencias mitológicas clásicas desfilaban al lado de danzas que recordaban hechos históricos de ejemplaridad moral (como la danza
entre Moros y Cristianos),

 

autos sacramentales como el del Juicio Final se desarrollaban al lado de torneos, corridas de toros y cazas; coros de músicos pasaban al lado de mascaradas y arcos triunfales,
juegos pirotécnicos seguían durante días y noches enteras. El espacio del pueblo o de la ciudad, y sobre todo los alrededores de los conventos y de las iglesias se transformaban completamente.

 

La ceremonia que constituía a menudo el punto culminante del festejo era la danza de los voladores, un increíble performance de tradición prehispánica tempranamente reinjertado al interior de las festividades cristianas. No faltó quienes reinterpretaron a los heroicos participantes al vuelo como ángeles. Es de creer que en el espacio simbólico del claustro esta "conversión figurativa" haya también sido válida. Hay casos donde los ángeles vienen por lo menos a soportar enegéticamente la bajada de los voladores.

 

 

Cabe preguntarse en qué medida las paredes esgrafiadas de los claustros —gracias a los elementos potencialmente agregables a la pared— metaforizan también las infinitas posibilidades del proceso de mestizaje donde un volador al lado de un caballo, y un sentido para la relación entre los dos, es desde ahora posible.

 

los temas geometria arquitectura
pleca
Sitios relacionados