METÁFORAS BÉLICAS

y retórica cristiana

 

Tomemos el tercer y último cuerpo-convento, construído al borde entre el poderío otomí y la frontera del hostil dominio de Meztitlan. Las arquitecturas conventuales de la zona fueron a menudo verdaderas fortificaciones militares que servían de fronteras reales y simbólicas entre lo que los españoles pensaban era la civilización y la barbarie: al norte vivían las tribus chichimecas que se negaban de doblarse al regimen novohispano.

 

Los estudios de varios especialistas han demostrado como el conjunto iconográfico de la pintura mural de Ixmiquilpan tiene un valor propagandístico al representar la guerra contra el infiel, los chichimecas, bajo un estilo alegórico que puede, a la vez, inspirarse en las danzas de Moros y Cristianos de tradición medieval y representadas continuamente en los autos coloniales, y en la Psicomaquía de Prudencio, es decir en una guerra entre los vicios y las virtudes. Pueden incluso inspirarse en modelos de la mitología clásica greco-latina. Lo que es común a los tres casos es el tratamiento del tema de la guerra bajo una modalidad alegórica.

 

Si en lugar de entrar a la iglesia, entramos en el claustro por la antiportería, nos encontramos en un pequeño cuarto mal iluminado y poblado hoy de carteles del Museo. Atrás de los carteles, los graffiti: otra vez batallas, duelos, enfrentamientos y ... diablos, figuras monstruosas a las cuales han deformado las caras, tal vez a propósito; pájaros fantásticos, animales.

 

Hay también la presencia de rayas, de glosas muy difíciles de leer, de firmas (un Joseph aparece varias veces), de muchas estrellas así como del corazón agustino, símbolo del convento en cuestión. En el mismo convento, pero en el claustro alto, hay también una fecha: 1597.

 

Si nos fijamos en la vestimienta de los personajes que se están enfrentando, notamos que están todos vestidos a la española con la gorguera típica del traje español del siglo XVI, así como aparecen representados a menudo los españoles o españolizados en códices y pinturas murales de la Nueva España y hasta en graffiti europeos.

 

 

¿Quiénes son estos señores? ¿Qué relación tienen con las figuras diabólicas? ¿Porqué los corazones, las rayas, las firmas y las estrellas? Yo creo que aquellas batallas son en realidad las mismas metaforizadas en la pintura mural del interior de la iglesia, o mejor dicho que representan una especie de entrenamiento imaginario para la guerra chichimeca. Creo también que las figuras diabólicas tienen relación con la retórica pagana aplicada a los nómadas del norte, asociados en la lectura de la pintura mural, como una Psicomaquía entre vicios y virtudes. Las rayas podrían ser cuentas de días o de golpes, y las estrellas muy probablemente símbolos heráldicos de los conquistadores y de los soldados que participaban en las expediciones, entre los cuales hubo también otomíes.

 

 

Aquí se entiende a qué me refería al principio de la exposición hablando de la categoría de narratividad. Si realmente los dibujos esgrafiados y la pintura mural cuentan la misma historia, la propaganda para la guerra chichimeca se realiza por dos medios narrativos completamente diferentes. De manera alegórica en la iglesia, de manera hiperrealista en el graffiti. Este también recurre a la citación clásica del chichimeca como "vicio" y entonces "diablo", y pone en escena hombres de la época con sus vestidos, sus armas y tal vez hasta sus nombres.

 

los temas geometria arquitectura
pleca
Sitios relacionados