Del Sonora al Titicaca:
retratos, gestos y objetos


CONTRIBUCIONES 
FRANCÉS
 REVISTA
Desde el mar, se acerca a veces a las playas, la tortuga laúd, llamada tortuga de siete filas, por el número de picos de su caparazón. Es celebrada como presagio de abundancia. Numerosos turistas se aventuran por el golfo para contemplar la rica fauna marina, los lobos de mar, los delfines, las ballenas, pero raros son aquellos que se arriesgan hacia el norte. Es verdad que allí los hombres son menos numerosos que los animales.

Sabemos que un país en formación tiene la obsesión de sus márgenes. Tribu nómada dividida en seis u ocho clanes, los Seris, hombres de la frontera y la periferia, privados de lo necesario en una tierra sin recursos, se encontraron donde y cuando no tenían que estar. Nadie sabe cuántos eran con anterioridad, pero a principios del siglo XX, sólo quedaban unos 130 individuos: reacios a cualquier evangelización, rebeldes e insumisos, aquellos “Apaches” sufrieron, durante más de dos siglos, las persecuciones del ejército colonial. Abundan ejemplos de capitanes y gobernadores quienes se lucieron cazando al Indio. Símbolo de resistencia a la aculturación, los Seris siguen padeciendo de vez en cuando las vejaciones y presiones del mundo exterior.

 

Menos numerosos que los animales

Hacia el oeste, en una ruta de Chihuahua, las imágenes de Michel Roget enseñan que no es un búho lo que está colgado de la puerta de una modesta casa de madera, sino el armazón de una máquina de escribir de la que sólo quedan unas escasas teclas. Sin duda el letrero de un escribano público. Este funesto presagio hace aventurar estas líneas con prudencia.

Mucho más lejos hacia el norte, la última ciudad propiamente dicha es Hermosillo, hasta ese camino de tierra que lleva desde Bahía de Kino al territorio Seris: una franja litoral de 100 kilómetros al norte del Golfo de California frente a la Isla del Tiburón; dos aldeas de pescadores (Punto Chueca y Desemboque), unas casas pobladas por un puñado de hombres y mujeres hoy sedentarios, al borde de un desierto de arena ardiente y cactus, bolsas plásticas y cadáveres de coches.

Por suerte, el Mar de Cortés consigue alimentar a algunos centenares de individuos con barcos motorizados, organizados en cooperativa pesquera, y que gozan –desde 1975– de un estatuto de casi autonomía, el Ejido. Los Comcá'ac, según se nombran a sí mismos, tienen el monopolio de esta actividad en el estrecho del Infiernillo que separa el continente de su isla. Sin embargo, este reconocimiento no basta para evitar los incidentes con las fuerzas federales. En tierra firme, el ciervo (venado), casi desaparecido del territorio Seris, es el animal fetiche de la región.

La obstinación de los Seris para preservar su lengua, creencias y modo de vida suscita la admiración. Una lengua gutural, sin par y entre las más antiguas conocidas, transmitida por una fuerte tradición oral y una práctica regular del canto. Hoy desborda un poco la región, exportada por un cuarteto de rock comcá'ac Hamac Caziim, Fuego Divino. Ellos cantan acompañados por la danza de la pascola, practicada sobre un pequeño tablado y al ritmo de los tenabaris amarrados en las pantorrillas. Cabe añadir el resurgir de las fiestas: celebradas durante los primeras menstruaciones de las chicas, o cuando llegan las tortugas laúd o bien cuando una mujer termina una canasta (las coritas –hat hanoc cacoj– tejidas con fibra de torote). Labor de mucha dedidación, objeto de colección, la corita tiene una importancia simbólica muy peculiar. Por último, viene la fiesta del año nuevo, abandonada durante años y que corresponde a la nueva luna llena de verano, a finales de junio. Más fascinantes aún son sin duda aquellas pinturas tan finas con lunares azules, rojos y blancos, que permiten destacar mejor los rasgos de la cara. Los dibujos cambian con la edad, el sexo y las circunstancias, según Alejandrina Espinoza Reyna, la muy sugerente autora del libro La historia en el Rostro. Un milagro ofrecido a la vista por la fotografía.