Colores en los Andes

Hacer, Saber y Poder

por Gabriela Siracusano

Presentación

Hablar de colores en los Andes es hablar de una historia olvidada. Una historia en la que el color, ya sea en su dimensión material o en su dimensión cromática, hilvanó antiguas formas de socialización  y construyó un universo simbólico sobre el que se asentaron las prácticas de quienes habitaron el extenso territorio del Virreinato del Perú durante los siglos XVII y XVIII.

Fig. 1

Frente a los vistosos tocapus, las plumas de colibríes o guacamayos que habían guardado lazos con la sacralidad y el poder, la iridiscencia de las aguas al amanecer, o la policromía indeterminada del  arco iris – todos estos elementos asociados a la presencia de la dominación incaica sobre una heterogénea gama de pueblos y comunidades –, los colores ligados a la dominación española desplegaron un nuevo panorama presente en las imágenes cristianas que la acompañaban, entre otros objetos. Lienzos con vírgenes, cristos, santos y santas, ángeles, glorias o custodias introdujeron una retórica y un repertorio iconográfico diferente, así como códigos cromáticos que respondían a las convenciones enraizadas en la tradición europea.

Nuestro recorrido pretende exhibir las variadas maneras, usos y funciones que los polvos de colores asumieron tanto en la producción artística, como en tantas otras prácticas culturales en las que estos mismos polvos exhibieron una dimensión simbólica distinta – pero no menos importante – para los habitantes de la región andina, fueran indígenas, españoles, mestizos, esclavos, o criollos.

Fig. 2






Mediante un trabajo interdisciplinario y una metodología anclada en la historia cultural, “Colores en los Andes” se presenta como el producto de una investigación científica que reunió a la historia del arte con la química, en tanto campos disciplinares capaces de complementarse y enriquecerse mutuamente. Los colores, entonces, son los protagonistas de este relato. Su presencia en las obras expuestas nos permite trazar un extenso mapa de prácticas que los involucraron.

En las escudillas de los pintores, en los manuales de pintura y libros de secretos, en las listas de mercaderías, en los morteros de los boticarios, o como ofrendas en el espacio de lo sagrado, ellos son la llave de entrada para sumergirnos en una historia que conjugó creatividad, experimentación, memoria y poder.








Fig. 3

Fig. 4


Gabriela Siracusano es Doctora en Filosofía y Letras (UBA), investigadora de carrera de CONICET y del Instituto de Teoría e Historia del Arte “Julio E. Payró” (FFyL, UBA). El texto y las imágenes de esta exposición virtual guardan relación con el catálogo de la exhibición homónima llevada a cabo en el Museo de Arte Hispanoamericano “Isaac Fernández Blanco” de Buenos Aires en Octubre 2003. Las estratigrafías exhibidas y su análisis químicos fueron realizados por la Dra. Marta Maier (FCEN, UBA), codirectora del equipo de trabajo. El resultado de esta investigación reconoce el subsidio otorgado por el Getty Grant Program de Los Angeles (USA). "La museología de la exposición realizada en Buenos Aires fue llevada a cabo por el equipo dirigido por Patricio Lopez Méndez.