Navigation – Plan du site
I Algunas visiones sobre la revolución mexicana, principios del siglo XX

La devoción del salvaje. Religiosidad zapatista y silencio gráfico

The Savage’s Devotion. Zapatista Religiousness and Graphic Silence
La dévotion du sauvage. Religiosité zapatiste et silence graphique
A devoção do selvagem. Religiosidade zapatista e silêncio visual
Ariel Arnal

Résumés

Pendant la période officielle de la Révolution mexicaine, 1910-1919, le mouvement armé dirigé par Emiliano Zapata fut constamment l’objet d’un traitement graphique dans la presse de Mexico. Hormis la courte période du gouvernement de la Convention dans la capitale (1915), la photographie sur le zapatisme fut généralement utilisée pour dénigrer l’Armée du Sud, à laquelle étaient opposées les valeurs traditionnelles de nationalisme, religion et famille. Un sujet, cependant, ne fit jamais l’objet d’une publication dans la période considérée : celui de l’utilisation de symboles religieux par les surianos. Dans les archives, en revanche, un très grand nombre de photographies témoigne du profond sentiment religieux de l’armée zapatiste et de ses caudillos. Tant l’utilisation desdits symboles par les rebelles que leur omission dans la presse de la capitale révèlent la construction d’un discours éditorial qui s’appuie paradoxalement sur le silence ; un silence si éloquent qu’il peut être considéré comme un véritable acteur dramatique.

Haut de page

Texte intégral

1La revolución mexicana es el acontecimiento histórico que termina con el régimen de Porfirio Díaz y, tras una lucha fratricida que dura al menos diez años (1910-1920), instaura las bases del sistema político y social imperante en México al menos hasta 1982.

2Durante la Revolución mexicana (1910-1919), el periodismo de todo tipo dio paso a un nuevo subgénero fotográfico pleno de particularidades, la fotografía de una guerra civil en el propio territorio nacional. La guerra estaba allí y sólo hacía falta salir a la calle para registrarla en las sales de plata de las placas de cristal. En este universo de imágenes nuevas, los periódicos de la ciudad de México —por lo general de talante conservador— cubrieron de manera amplia los movimientos de las tropas del gobierno federal, así como la vida cotidiana asociada a ese mismo ejército. Por el contrario, a los diversos grupos armados que se oponían al oficialismo, desde la mesa de redacción de la prensa capitalina les fue asignado una serie de tópicos que pretendían —con éxito— denostar a estas fuerzas armadas de oposición (Mraz 121). En el caso del zapatismo, los tópicos que se le adjudicaron navegaban siempre en torno al indio salvaje, primitivo y sanguinario. Es en este sentido que encontramos en el mundo visual zapatista una profunda paradoja, a saber, en archivos públicos y privados hallamos importantes imágenes que documentan la profunda religiosidad de las tropas zapatistas y su íntima relación con la jerarquía pública del ejército suriano. De este modo, sabemos hoy que el zapatismo es uno de los pocos movimientos armados del periodo revolucionario que asocia, sin empacho alguno, su religiosidad con la estructura militar. ¿Por qué el zapatismo hace suya de modo tan evidente la imagen de la Virgen de Guadalupe? ¿Por qué la prensa capitalina omite de manera reiterada esto? Nada de ello hallamos en la prensa capitalina. Nada, sólo silencio, un profundo silencio visual sobre un hecho tan trascendente.

3Es así como dentro de las diversas facciones políticas y militares que protagonizan el conflicto armado encontramos el zapatismo, liderado por Emiliano Zapata. El zapatismo se extendió geográficamente fundamentalmente en el Estado de Morelos, al sur de la Ciudad de México, por lo que sus tropas eran llamadas también “surianas”. Sus principios sociales lo convierten en el abanderado de las luchas agrarias en pos de la administración comunitaria de la tierra (que no necesariamente de la propiedad), y de los valores tradicionales del mundo campesino morelense. Al hablar de valores tradicionales nos referimos a cánones ideológicos y morales de la sociedad, no necesariamente comulgantes con los valores morales católicos occidentales, típicos de las zonas urbanas mexicanas. Por el contrario, el zapatismo redefine su religiosidad a partir de un mestizaje cultural propio, cocinado a fuego lento a lo largo de varios siglos. Si bien en la forma es explícitamente católico romano, en los hechos los zapatistas, como todos los morelenses y la gran mayoría de los mexicanos, entienden y viven el hecho religioso de manera particular.

4En lo político, tampoco significa que estos cánones que hemos denominado tradicionales deban ser conservadores, todo lo contrario; el zapatismo es desde ese punto de vista heredero directo de los grupos liberales que lucharon durante el siglo XIX en el Estado de Morelos, contra el poder político de la Iglesia católica y contra el centralismo político y administrativo de la Ciudad de México. En este sentido, el zapatismo se constituye desde una vertiente tradicional, en un movimiento íntimamente ligado al vanguardismo que significa, a principios del siglo XX, la recuperación de los valores del liberalismo de la primera mitad del siglo XIX.

5En nuestro imaginario colectivo, bien amoldado por las fotografías del Fondo Casasola de la Fototeca del INAH, las imágenes de tropas revolucionarias con estandartes de la Virgen de Guadalupe corresponden en su mayoría a tropas del Ejército Libertador del Sur, el ejército zapatista (Figura 1). A diferencia del grueso del ejército Constitucionalista —en principio tan liberal como el propio zapatismo—, este tipo de imágenes vinculadas a estereotipos religiosos sólo aparecen entre la tropa zapatista, y en menor medida entre los soldados yaquis, fuera el que fuera el bando al que pertenecían. El hecho es de suyo extraño y por lo tanto no deja de llamar la atención, lo que obliga de forma natural a establecer la pregunta: ¿por qué nuestra memoria gráfica del período revolucionario vincula la iconografía religiosa exclusivamente a estos grupos?

Figura 1

Figura 1
  • 1 Fototeca del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Agustín Víctor Casasola, Tropas zapatistas, México, D.F., 1915, Fondo Casasola, FINAH.1

  • 2 Refiriéndose a la muy conservadora propuesta de René Guénon para la edificación de un Estado contem (...)

6Las pocas imágenes conservadas en este sentido sobre destacamentos formados por indios yaquis, sólo se distinguen de las tropas zapatistas porque el paisaje resulta evidente (la Costa de Sinaloa, grandes llanos desérticos, etc.), o porque en la mayoría de los casos el pie de foto especifica su pertenencia étnica. Sin duda, la poca cantidad de imágenes documentando el involucramiento de los yaquis en la Revolución se debe no a su deficiente participación (que no fue así), sino a que pocas veces hubo algún fotógrafo cerca. Un caso parecido es el de los indios serranos de Oaxaca. Las tropas formadas por serranos participaron tanto entre destacamentos con técnicas guerrilleras al servicio del ejército federal (en sus cuatro períodos: Porfiriato, Interinato, Maderismo y Huertismo), así como miembros de las tropas que defendieron en su momento la Soberanía (Ruiz Cervantes). Sin embargo, además de ser pocas las fotografías conservadas de la participación serrana en la Revolución, no hemos encontrado en la prensa imágenes de este grupo vinculadas a iconografía religiosa. Un caso más particular lo constituye la rebelión maya en Yucatán durante la Guerra de Castas. La administración propuesta por los mayas se acercaba no tan tímidamente a lo que pudo haber sido un estado teocrático, en el sentido definido por Jean Hani (Hani 169-183).2 Sin embargo, como propuesta para el período revolucionario, el modelo maya estaba ya definitivamente desplazado y desprestigiado como proyecto pragmáticamente consolidable.

7Ahora bien, la descripción anterior parte aparentemente de una premisa simple: los movimientos armados caracterizados de alguna manera como “indígenas” son más propensos a la utilización de iconografía religiosa. Sin embargo, es un hecho que entre la tropa federal regular, este tipo de insignias estaban definitivamente desplazadas ─cuando no prohibidas─ por los elementos iconográficos republicanos liberales. Asimismo, el ejército “regular” Constitucionalista era militantemente anticlerical. Si bien el autodefinirse como “anticlerical” no implica definirse al mismo tiempo como “antirreligioso”, la religiosidad de la tropa se guardaba para el espacio privado, individualizando explícitamente el uso de objetos religiosos, tales como escapularios, cruces, estampas o rosarios. De esta manera, donde la dirección militar provenía de una cultura occidentalizante, la iconografía del grupo se definía a partir de la tradición liberal republicana exclusivamente y no de la religiosa. Esto era así no porque la cultura occidental del estado (y por tanto del ejército) fuera equiparable a un anticlericalismo militante per se, sino porque la particular historia del estado republicano mexicano así lo había definido desde los primeros años del liberalismo triunfante desde la mitad del siglo XIX. De este modo, la religiosidad natural de cualquier grupo cultural, permanecía sin inhibiciones en los grupos étnicos comprometidos sólo parcialmente con la tradición iconográfica liberal. El liberalismo institucionalizado, dentro del que se hallaba a principios del siglo XX el Constitucionalismo, reprimía los símbolos religiosos en las manifestaciones oficiales colectivas, mientras que toleraba sin problema dichas manifestaciones en el ámbito privado y personal. Se trataba al fin y al cabo de laicismo de Estado puesto en práctica.

8Para el caso zapatista, esa religiosidad pública de los altos mandos del ejército suriano, se materializa en la Virgen de Guadalupe como estandarte del Estado mayor y de las distintas divisiones militares. Después de conocerse en el siglo XVI el texto náhuatl que narra la aparición milagrosa de la Virgen al indio Juan Diego en el cerro del Tepeyac (Figura 2), el Nican Mopohua, a partir del siglo XVII se multiplican las obras que procuran justificar teológica e históricamente un nacionalismo novohispano en diversos grados. Echando mano del Antiguo Testamento, de los Evangelios, del Apocalipsis, así como de la patrística, el sacerdote Miguel Sánchez construye una justificación explícitamente histórica del por qué de la aparición de la Virgen María a la “nación mexicana” (Nebel 268). Iconográficamente establece una serie de correspondencias entre la imagen de la Virgen del Apocalipsis, la historia novohispana y la tradición iconográfica prehispánica según se entendía ésta en el siglo XVII. Según apunta Richard Nebel, las equivalencias entre el acontecimiento milagroso del cerro del Tepeyac y la tradición cristiana occidental de entonces, se aplican a Juan el evangelista, al arcángel Miguel, al dragón del Apocalipsis, a Hernán Cortés, al ejército español conquistador, al águila de las armas de Tenochtitlan, al paisaje del altiplano mexicano, así como a la Nueva España como un nuevo paraíso.

Figura 2

Figura 2

Tilma de la Virgen de Guadalupe del Tepeyac, Basílica de Santa María de Guadalupe, Ciudad de México.

9El texto de Miguel Sánchez, junto con otros que le seguirían como el de Lasso de la Vega, tuvieron gran repercusión entre la aristocracia criolla, convirtiéndose rápidamente en pilares fundamentales de la argumentación nacionalista criolla frente a los intentos de imposición iconográfica religiosa de los españoles peninsulares. A partir de entonces, y hasta iniciado el proceso de independencia en los albores del siglo XIX, los textos apologéticos de un cristianismo primitivo anterior al arribo de los españoles se multiplicaron. Clavijero, Sigüenza y Góngora, sor Juana, entre otros, advirtieron en diversa medida sobre la mexicanidad unificadora de castas y estamentos que en el México novohispano otorgaba la maternidad de la Virgen de Guadalupe. En este sentido, el texto más célebre, por fantasioso, es hoy en día el de fray Servando Teresa de Mier, a saber, su sermón ante las autoridades eclesiásticas novohispanas de 1794.

10Así, a lo largo del siglo XVIII, a través de una justificación histórica y teológica de dudoso sustento argumentativo, el guadalupanismo se transforma en un concepto que permite construir identidad novohispana primero y mexicana después. Es importante advertir que dicha identidad corresponde a los pilares de lo que en Europa y Estados Unidos empieza a definirse como nacionalismo, mismo que para finales de ese siglo sentará las bases de los primeros estados-naciones en el continente americano. El México novohispano no es ajeno a ello. La particularidad de la construcción del nacionalismo mexicano es que halla sus cimientos en un acontecimiento religioso, la supuesta aparición de la Madre de Dios al indio Juan Diego. A partir de este hecho, adjetivado como histórico por los apologistas criollos de los siglos XVII, XVIII y XIX, se vertebran elementos identitarios nacionalistas de segundo orden, que con el tiempo terminarán superando en importancia al hecho guadalupano. Nos referimos a los tópicos del nacionalismo burgués del estado-nación, en este caso agrupados alrededor de la identidad primero criolla y sólo después mestiza, india o negra.

  • 3 Si bien la independencia del Imperio mexicano se firmó en lo que hoy es el Palacio Nacional, de 182 (...)

11Llegamos así a la declaración de independencia del Imperio mexicano del 28 de septiembre de 1821. El acta fue firmada por la Junta Provisional Suprema del Imperio. Quien presidió dicha firma fue precisamente un óleo de la Virgen de Guadalupe, patrona de la Nueva España. Posteriormente, el reglamento del Congreso de 1823 estipulaba que las sesiones debían estar presididas por “una imagen de la poderosa patrona de la nación, María Santísima de Guadalupe”.3 Se convertía así por derecho propio en la madrina de la independencia y del México novecentista. Desde un punto de vista iconográfico, ya desde la madrugada del 16 de septiembre de 1810, la Virgen de Guadalupe alcanzaba formalmente el patrocinio del criollismo autonomista frente a la corrupción imperante en la administración virreinal copada de peninsulares. De este modo, la Virgen de Guadalupe acompañaría a la burguesía criolla a lo largo de todo el proceso independentista, como símbolo máximo de lo que la tradición y el futuro del México de entonces significaba.

12A lo largo del siglo XIX, las luchas entre liberales y conservadores se traducían de manera muy general en proyectos de nación bien diferenciados, pero siempre en manos de las élites criollas. Por un lado los grupos liberales defendían en diverso grado la separación entre la Iglesia católica romana y el Estado, al tiempo que promovían una república federal. Por el contrario, a grandes rasgos, los conservadores eran partidarios de un gobierno centralizado y confesional, reconociendo la religión católica como parte constitutiva de la identidad nacional. Sin embargo, ambos se encontraban en lo que hacía a la Virgen de Guadalupe. La Guadalupe era la madre de México porque ella así lo había escogido, uniendo castas y razas en pos de la identidad nacional. El acontecimiento histórico que probaba la historicidad del guadalupanismo como hecho religioso era el inicio y consumación de la independencia (1810 y 1821), ambos hechos históricos apadrinados por la Virgen morena mexicana. Nadie cuestionaba el papel fundamental de la Virgen de Guadalupe en la constitución de la mexicanidad.

13Durante las fratricidas luchas de la segunda mitad del siglo XIX, en el Estado de Morelos la toma de partido por conservadores y liberales estuvo siempre asociada al clan familiar. La familia de Emiliano Zapata no fue ajena a ello. Así, Zapata y los caciques mestizos según la tradición indígena (calpuleques), fueron ya desde el siglo XIX hombres ligados al liberalismo (Inclán). Zapata es entonces producto de un contexto histórico que reúne varias características. En primer lugar un liberalismo político laicista, es decir, que promueve la separación entre la Iglesia romana y el Estado federal. En segundo lugar recurre a la tradición primero indígena y luego mestiza de la administración de la tierra. Esto significa la existencia de pequeña propiedad de la tierra, pero administrada comunitariamente (Womack 95). Implica también la elección comunitaria de un cacique local, llamado allí calpuleque, quien tiene como objetivo mediar al interior de la comunidad y negociar en nombre de ella con las autoridades municipales, estatales o federales. En tercer lugar, retoma las creencias religiosas, también mestizas, que han conformado el hecho religioso mexicano a los largo de cuatrocientos años de historia, que en el caso del zapatismo es de manera definitiva el guadalupanismo.

14Estas últimas, las creencias religiosas del zapatismo, son las que nos ocupan. Las imágenes que se conservan sobre el zapatismo y su guadalupanismo nos hablan de una clara y definitiva preeminencia de la Virgen de Guadalupe en la bandera tricolor mexicana, por encima aún del escudo nacional. En el mejor de los casos, la bandera nacional con el escudo de armas de la ciudad de Tenochtitlan suele ir acompañando a un estandarte guadalupano, como es el caso del estado mayor zapatista. Ahora bien, por otro lado nuestro imaginario colectivo posrevolucionario arrincona la iconografía religiosa para uso casi exclusivo del movimiento cristero armado (1926-1929). El movimiento cristero se caracterizó, entre otras cosas, por defender la participación activa del Iglesia católica romana en los asuntos del Estado y de la sociedad, de lo que se desprende que la utilización simbólica patriótica de la Virgen de Guadalupe y de Cristo Rey fuese más que natural. Sin embargo, no ocurre lo mismo con el movimiento zapatista que concluye en 1919. En nuestra memoria histórica construida al terminar el conflicto armado de la Revolución mexicana, el zapatismo es recordado por sus reclamos agrarios comunitarios, en pos de una igualdad social en el campo mexicano. De allí que hasta los albores del siglo XXI, el zapatismo se haya constituido en icono de movimientos indígenas, obreros y campesinos, contrarios muchas veces al sistema partidocrático imperante en México. Sus referentes iconográficos vinculados a la madre de Dios son registrados como meras anécdotas o simplemente pasan desapercibidos. La pregunta central es ¿por qué el zapatismo hace de la Virgen de Guadalupe un referente iconográfico central, aún en detrimento de la enseña nacional?, ¿por qué sólo el zapatismo?, ¿por qué ningún otro movimiento maderista o antihuertista hace lo propio?

  • 4 El término “fetiche” se utiliza aquí como se ha definido en la sección correspondiente a la metodol (...)

15Hemos explicado con anterioridad el contexto que permite que la gran mayoría de los mexicanos se identifiquen con la Virgen de Guadalupe a lo largo de cuatrocientos años de historia. Hemos hablado igualmente de cómo el liberalismo decimonónico no cuestiona en ningún momento el hecho religioso guadalupano, tan sólo el poder político y económico de la jerarquía eclesiástica. El zapatismo corresponde sin duda al grupo que se reconoce iconográficamente en ambos sentidos: en el cúmulo de elementos iconográficos y alegóricos conformados durante el siglo XIX por el liberalismo, pero también en la tradición iconográfica religiosa más antigua, la que corresponde a la mayoría de la población mexicana de entonces y aún de hoy en día. Pero, ¿de qué manera se expresa o se materializa ese bagaje iconográfico religioso? Las imágenes fotográficas que se han conservado de los zapatistas con este tipo de elementos se refieren generalmente a escapularios y banderas con imágenes religiosas o fetiches añadidos.4 Si bien materialmente son escasos los elementos que nos hablan de la religiosidad zapatista, estos no son de poco valor, todo lo contrario (Figura 3). Veamos algunos de ellos.

Figura 3

Figura 3

Agustín Víctor Casasola, División Pacheco del ejército suriano, México, D.F., 1915, Fondo Casasola, FINAH.

  • 5 En el Museo Nacional de Historia del INAH, se conservan sendas banderas zapatistas tricolor. En una (...)
  • 6 El refranero popular afirma no sin humor, que alrededor del 80% de los mexicanos son católicos roma (...)

16La bandera, o “señal” si nos atenemos a su origen histórico, es por antonomasia un elemento físico que se constituye en símbolo (o en el peor de los casos, alegoría) de lo que el grupo representa. Si bien la bandera mexicana tradicional (las franjas tricolores y las armas de Tenochtitlan en sus diversas versiones) nunca se ha podido definir como símbolo incluyente de una nacionalidad mexicana integrada, la bandera tricolor ha servido como punto de partida para, posteriormente a su modificación, representar de manera más concreta a diversos y variopintos grupos en los que los individuos que los conforman algo tienen en común. Es por eso que la Virgen de Guadalupe aparece una y otra vez en la franja blanca de la bandera tricolor, porque particulariza al grupo en varios sentidos: los reconoce como mexicanos por medio de los tres colores, pero a la vez los identifica como fervientes católicos.5 Además, se puede afirmar que se conjugan de esta manera más de cien años de historia nacional y de conformación de “espíritu nacional”; para los zapatistas, el ser mexicano no es ser sólo republicano liberal, sino también guadalupano. El definirse como guadalupano es en nuestro caso algo mucho más complejo que definirse tan sólo como católico. La Virgen de Guadalupe va mucho más allá, aún del ser católico. Es más, se puede dejar de ser católico por oposición al clero, pero no se puede negar el guadalupanismo como elemento conformador de nacionalidad (Moreno 85). 6

  • 7 La fotografía es autoría de “Wray”, y pertenece en ese momento a la agencia asentada en Veracruz, H (...)

17Las fotografías que se conservan sobre este tema son pocas pero suficientes. Sin embargo, en el trabajo hemerográfico del periodo que va de 1910 a 1915, no ha aparecido ninguna publicada, no así en la búsqueda en archivos, especialmente en la Fototeca Nacional del INAH. La ausencia de este tipo de imágenes puede por tanto resultar igualmente significativa. La omisión de información indica también opinión al respecto y por tanto, por efecto espejo, nos da indicios de lo que significa su propia identidad para quien produce la omisión. Es por ello que vale la pena detenerse por un momento en una imagen significativa por el lugar y fecha en que se produce. Cuando las tropas zapatistas entran en Cuernavaca a finales del mes de mayo de 1911, establecen su cuartel general provisional en el hotel Moctezuma de dicha ciudad. Una de las fotografías que ilustran la no muy fiable Historia gráfica de la Revolución mexicana de los Casasola, nos muestran precisamente la entrada del frente del destacamento que penetrará inmediatamente después a dicho hotel (Casasola 302).7 A pesar de que la toma es relativamente confusa y desordenada por las condiciones en que se lleva a cabo, se distingue claramente la entrada del hotel y, lo que es más importante para nuestro caso, un estandarte con la Virgen de Guadalupe al principio de la tropa (Figura 4).

Figura 4

Figura 4

Hadsel-Cruz (?), Entrada de Emiliano Zapata y su Estado Mayor al hotel Moctezuma, Cuernavaca, 26 de mayo de 1911, Fondo Casasola, FINAH.

18Diversos investigadores han confirmado la presencia de los hermanos Emiliano y Eufemio Zapata entre la multitud montada a caballo. Emiliano Zapata aparece en la cercanía del estandarte, exactamente cinco personas por detrás del abanderado. Esto se deduce por las ropas que llevaba ese día (documentadas en las fotografías con Manuel Asúnsolo y Abraham Martínez en la estación de ferrocarril, así como la serie fotográfica en el interior del hotel y una más en las calles de Cuernavaca), como por la misma presencia del estandarte. Si el estandarte efectivamente se encuentra a la cabeza de las tropas, es decir, con la oficialidad, es de suponer que entre ellos marcha el propio Emiliano Zapata. En la identificación de los personajes, he encontrado que esto es efectivamente así (Figura 5). Esta fotografía resulta relevante para la historiografía zapatista, ya que es quizás la única imagen en que el estado mayor zapatista se vincula visualmente a lo que ya se ha trabajado en documentos escritos: la religiosidad inherente al movimiento zapatista. De este modo, la oposición iconográfica en este sentido y que indicábamos anteriormente entre el constitucionalismo y el zapatismo, se vería aquí reflejada desde la propia imagen del caudillo. El constitucionalismo es militantemente laico —a veces explícitamente ateo— y enmudece la religiosidad colectiva de sus tropas. Por el contrario, a pesar de que Zapata defiende en el discurso el estado laico, en los hechos ostenta no sólo su personal religiosidad, si no la de toda la tropa y el movimiento zapatista. Para el zapatismo la Virgen de Guadalupe identifica de manera oficiosa al Estado mayor del ejército suriano, y por ende encabeza regularmente cada una de sus divisiones militares.

Figura 5

Figura 5

Agustín Víctor Casasola, Entrada del estado mayor zapatista a la ciudad de Cuernavaca. Emiliano Zapata a la izquierda de Eufemio Zapata (vestido de camisa blanca sobre caballo blanco), mayo de 1911, Fondo Casasola, FINAH.

19Pero es importante regresar a la posible omisión en la publicación de este tipo de imágenes. La iconografía religiosa documentada en la fotografía de archivo legitima al zapatismo como un movimiento netamente mexicano. Es más, el zapatismo aparece de este modo ante la cámara, con todo el bagaje del fundamento social al que en ocasiones anteriores nos hemos referido con respecto al uso del imaginario religioso visual de las tropas federales por parte de la prensa capitalina. Es quizás por ello que este tipo de imágenes —las de la religiosidad zapatista— no son publicadas, porque de haberlo hecho se habría enviado al lector capitalino, de forma totalmente consciente, señales contradictorias de lo que era el zapatismo (Figura 6). La religión es pilar fundamental de lo que constituye la nación mexicana (aunque no se maneje formalmente así desde el estado), por lo que los zapatistas ─definidos previamente como no mexicanos por no merecerlo─ no pueden reflejar de ninguna manera ni siquiera un esbozo de religiosidad.

Figura 6

Figura 6

Agustín Víctor Casasola, División Pacheco del ejército suriano, México, D.F., 1915, Fondo Casasola, FINAH.

20Recordemos que la imagen que de los zapatistas destilaba la prensa capitalina era la de un grupo primitivo y salvaje, sediento de sangre, psicópatas peligrosamente armados. Para la prensa de la Ciudad de México, los zapatistas eran depositarios de todos los tópicos que entonces se manejaban sobre el indígena, alcoholismo, pereza, ignorancia, suciedad, traición, mentira, cobardía, eran los adjetivos que para el criollismo urbano definían al indígena. Para el caso del zapatismo, se le añadían las características del “indio armado”, tal como antes se habían manejado para los mayas durante la Guerra de castas, a saber, vandalismo, delincuencia, salvajismo y espíritu sanguinario. Por si fuera poco, frente a esta peligrosa combinación para la civilización occidental, se encontraba un hombre que bien resumía todo lo que hemos dicho, Emiliano Zapata, apodado por la prensa el “Atila del sur”.

21Ahora bien, es importante retomar el carácter identitario nacional de la Virgen de Guadalupe, más relevante aún que el mero hecho religioso. Recordemos que la independencia de México se vincula iconográficamente al estandarte con la efigie de la Virgen de Guadalupe de la villa de Atotonilco. “El grito” de independencia del cura Hidalgo está íntimamente ligado a la madre de Dios como patrona del movimiento independentista y de los reclamos criollos primero y mestizos después. Posteriormente, en la firma del acta de independencia, la Virgen preside tan magno acontecimiento, acompañando en los años siguientes las sesiones del Congreso —ya sea este de mayoría conservadora o liberal—. Así, para el zapatismo la Virgen de Guadalupe es mucho más que la afirmación de un hecho religioso reconocido como histórico —la aparición en el cerro del Tepeyac a la “nación mexicana”—, representa ante todo una liga directa con los valores fundacionales del México independiente y con la figura del cura Hidalgo. Así lo constata la vida oficial republicana a lo largo de todo el siglo XIX.

22El hecho de que las fotografías de zapatistas vinculándose directamente a la madre de Dios, que es decir la madre de México, no aparezcan en la prensa capitalina, obedece en primer lugar a la negación de su religiosidad y por ende acentúa su salvajismo a los ojos de los lectores capitalinos. Por otro lado, hace exclusivo de la “civilización occidental” —materializada en las clases urbanas mexicanas, por lo general conservadoras—, los símbolos que han ido construyendo la identidad de lo que es ser mexicano a lo largo de un siglo. Los símbolos nacionales como el himno nacional, la bandera tricolor, el escudo de armas y por supuesto la Virgen de Guadalupe, pertenecen a la civilizada población urbana, a los hijos de México, que es decir hijos de la Guadalupe.

23Los periódicos capitalinos publican entre sus páginas numerosas imágenes con referencias explícitas, indirectas o veladas sobre la religiosidad de las tropas federales. En ellas, suelen amalgamar los conceptos familia y religiosidad. Para ello recurren a viejos y probados símbolos y esquemas compositivos con más de 500 años de solera de sintáctica visual. Un excelente ejemplo de esto es la fotografía de Abraham Lupercio aparecida en La Ilustración Semanal en 1914 (Figura 7) Se trata de una composición a plana completa en tres niveles horizontales de lectura visual. En el nivel superior aparece un supuesto destacamento zapatista, autores todos ellos de un ataque al pueblo de Contreras en que ha habido heridos civiles. En el plano inferior aparece una mujer herida en su brazo derecho, a todas luces habitante de la zona rural de Magdalena Contreras. En el centro de la plana, destaca una enfermera vestida de blanco y adornada con una cruz posiblemente roja sobre su pecho. Carga entre sus brazos a un bebé que mira directamente a la cámara. La mirada de la enfermera hacia el bebé es plena de ternura.

24La imagen completa transmite tranquilidad y seguridad. ¿Por qué?, porque recurre a viejos esquemas de equilibrio compositivo del Renacimiento europeo. La proporción áurea reinterpretada por la teoría de la perspectiva renacentista es rescatada en esta fotografía de Lupercio, retomando una vez más un clásico del arte europeo, la Madonna plena de gracia y ternura, la Theotokos eleusa —o Madre de Dios de la ternura— del arte bizantino. No se trata sólo de una cuestión de composición, sino, como en el mensaje explícito de los iconos, con el fin de invocar la veneración, es menester transmitir el sentido de la seguridad, la tranquilidad que otorga la imagen por excelencia de la maternidad de toda la humanidad, la Virgen María. Así, en este contexto, frente a la supuesta agresividad de los zapatistas de la imagen superior y la indefensión de la mujer herida de la imagen inferior, se presenta como un eje central que domina toda la plana la imagen de la seguridad materna, sellada por la cruz en el pecho de la enfermera. Por oposición, el zapatismo representa aquí todo lo negativo de esta dualidad maniquea bondad-maldad, y que anega toda noticia capitalina sobre el ejército suriano (Lupercio).

Figura 7

Figura 7

Abraham Lupercio, Magdalena Contreras. La Ilustración Semanal, México, 3 de agosto de 1914. Reprografía de Gerardo Hellion.

25No encontramos ninguna imagen con estas características en la prensa de la época. De este modo, el silencio gráfico del hecho religioso zapatista expulsa de la mexicanidad a quienes por detentar los rasgos del salvaje, no merecen llamarse hijos de México. Ese es precisamente el discurso que hallamos una y otra vez en la prensa capitalina de la época al referirse al zapatismo. Zapata es el Atila del sur y sus seguidores salvajes sanguinarios desconocedores siquiera de la existencia de Dios (El Imparcial, 13 de agosto de 1912).

26Por el contrario, a más de cien años de distancia, hoy podemos adentrarnos en la búsqueda de una nueva definición actualizada de lo que fue la relación entre el hecho religioso zapatista y su proyecto de Estado laico y liberal. Para el zapatismo y sus caudillos, el Estado laico mexicano deja fuera la institución conservadora de la Iglesia católica romana, pero no la iconografía visual y simbólica del fervor religioso popular. El laicismo para el zapatismo, nada tiene que ver con la religiosidad del mexicano o la negación de este. El laicismo es la separación clara y definitiva entre las instituciones religiosas —los administradores del hecho religioso, no el hecho religioso en sí— y las instituciones del Estado. El Estado liberal federal ha de ser la institución que cobije a todos los mexicanos y garantice la igualdad de derechos entre cada uno de ellos. Por el contrario, la Iglesia como institución humana que es, representa un poder espiritual y político al que los mexicanos deben acercarse de manera voluntaria, nunca por imposición como parte de las estructuras del Estado. Es así como la gran mayoría de los liberales del siglo XIX entendían el laicismo y la consecuente separación radical entre Iglesia y Estado. Es también así como el zapatismo hacía suya esta definición.

27Pero además, el zapatismo entendía claramente que la institución humana denominada “Iglesia católica romana”, no era sinónimo de “hecho religioso”. Por el contrario, el hecho religioso era la expresión de los valores más profundos, y por ende más sólidos de cada mexicano. Estos valores se transmitían primero a la familia y el clan, y después a la sociedad entera, permitiendo consolidar de manera estable lo que por entonces era la sociedad mexicana (Brunk). Sin esos valores íntimos, inefables y cargados de subjetividad, no había nación mexicana. Retomando las características que nos interesan para el presente estudio, podemos afirmar que entonces el hecho religioso en general y el guadalupanismo en particular poco tenían que ver con la institución Iglesia católica romana, detentora de un poder político y económico cómplice por entonces de las injusticias que día a día vivían los propios zapatistas. El hecho religioso era para los zapatistas inherente a la condición de ser humano, y por ello debía trasladarse de algún modo al concepto “nación mexicana”. Ese vehículo era precisamente la Virgen de Guadalupe, y por ello se había consolidado históricamente como el símbolo preponderante de lo que había sido Nueva España primero y México después.

28La historia y el paso del tiempo consolidan paradojas. La iconografía popular hasta el día de hoy, se identifica más con la amalgama liberal-guadalupana del zapatismo que con otras corrientes políticas y militares que participaron en la Revolución, aún incluso con el triunfante constitucionalismo materializado en la Constitución de 1917, por entonces la más laica del mundo occidental y vanguardia en lo que a derechos sociales se refiere. Hoy en día el mexicano de a pie defiende el laicismo heredado de la tradición liberal decimonónica, al tiempo que se reconoce como hombre y mujer religioso y particularmente guadalupano. Como dice el adagio popular, “Zapata vive”, sí, en las luchas por la tierra y por los derechos indígenas, pero también en el seno de la Virgen de Guadalupe, la madre de Dios, la madre de todos los mexicanos.

Haut de page

Bibliographie

ARNAL, Ariel. “La Guadalupe. Sociopolítica mexicana desde la iconografía religiosa”. Estudios políticos FCPyS-UNAM. 2010a, n°21, 101-112.

ARNAL, Ariel. Atila de tinta y plata. Fotografía del zapatismo en la prensa de la Ciudad de México, 1910-1915. México: Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2010b.

BRUNK, Samuel. Emiliano Zapata. Revolution and Betrayal in Mexico. Alburquerque: University of New Mexico Press, 1995.

CASASOLA, Gustavo. Historia gráfica de la Revolución mexicana I. México: Trillas, 1973.

RUÍZ CERVANTES, Francisco José. La Revolución en Oaxaca: El movimiento de la Soberanía, 1915-1920. México: Fondo de Cultura Económica, 1988.

HANI, Jean. “René Guénon y la política”. In HANI, Jean. Mitos, ritos y símbolos. Los caminos hacia lo invisible. Palma de Mallorca: Olañeta, 1999.

El Imparcial (13 de agosto de 1912).

INCLÁN, Jesús Sotelo. Raíz y razón de Zapata. México: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 1991.

LUPERCIO, Abraham. “Abraham Lupercio”. La Ilustración Semanal. 3 de agosto de 1914.

MORENO CHÁVEZ, José Alberto. “Secularización y devoción: los intentos de la jerarquía católica por controlar las expresiones religiosas en los espacios públicos, 1874-1917”. In SAVARINO, Franco, MUTOLO, Andrea, MORENO-BONETT, Margarita, ÁLVAREZ, Rosa María y Valentina TORRES (ed.). Iglesia católica, anticlericalismo y laicidad. México: Universidad Autónoma de México, 2014.

MRAZ, John. Fotografiar la Revolución Mexicana. Compromisos e iconos. México: Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2010.

NEBEL, Richard. Santa María Tonantzin Virgen de Guadalupe. Continuidad y transformación religiosa en México. México: Fondo de Cultura Económica, 1995.

WOMACK, John. Zapata y la Revolución mexicana. México: Editorial Siglo XXI, 1994.

Haut de page

Notes

1 Fototeca del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

2 Refiriéndose a la muy conservadora propuesta de René Guénon para la edificación de un Estado contemporáneo, Jean Hani retorna a la milenaria división de la sociedad en tres estadios jerarquizados: a) los sacerdotes, b) los militares, c) el pueblo (Hani 169-183).

3 Si bien la independencia del Imperio mexicano se firmó en lo que hoy es el Palacio Nacional, de 1821 a 1828 el Congreso hallaría cobijo en el templo católico de San Pedro y San Pablo.

4 El término “fetiche” se utiliza aquí como se ha definido en la sección correspondiente a la metodología para el cuestionamiento de la imagen fotográfica, es decir, como objeto que sirve como punto de reflexión y por lo mismo, de culto (recordemos el concepto de Benjamin “valor cultual de la fotografía”). En ningún momento se utiliza como objeto calificado despreciativamente.

5 En el Museo Nacional de Historia del INAH, se conservan sendas banderas zapatistas tricolor. En una de ellas la Virgen ocupa el lugar del escudo nacional, mientras que en la otra, en una esquina de una de las franjas, le ha sido añadido un escapulario de considerables dimensiones.

6 El refranero popular afirma no sin humor, que alrededor del 80% de los mexicanos son católicos romanos, pero que el 100% es guadalupano.Sobre el uso iconológico político de la imagen del Virgen de Guadalupe a lo largo de la historia de México, ver el breve repaso del tema en (Arnal 2010a).

7 La fotografía es autoría de “Wray”, y pertenece en ese momento a la agencia asentada en Veracruz, Hadsell, tal como reza el negativo. No se encontró la referencia en el Fondo Casasola de la FINAH.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1
Légende Agustín Víctor Casasola, Tropas zapatistas, México, D.F., 1915, Fondo Casasola, FINAH.1
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2111/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 312k
Titre Figura 2
Légende Tilma de la Virgen de Guadalupe del Tepeyac, Basílica de Santa María de Guadalupe, Ciudad de México.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2111/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 604k
Titre Figura 3
Légende Agustín Víctor Casasola, División Pacheco del ejército suriano, México, D.F., 1915, Fondo Casasola, FINAH.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2111/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 396k
Titre Figura 4
Légende Hadsel-Cruz (?), Entrada de Emiliano Zapata y su Estado Mayor al hotel Moctezuma, Cuernavaca, 26 de mayo de 1911, Fondo Casasola, FINAH.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2111/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 400k
Titre Figura 5
Légende Agustín Víctor Casasola, Entrada del estado mayor zapatista a la ciudad de Cuernavaca. Emiliano Zapata a la izquierda de Eufemio Zapata (vestido de camisa blanca sobre caballo blanco), mayo de 1911, Fondo Casasola, FINAH.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2111/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 624k
Titre Figura 6
Légende Agustín Víctor Casasola, División Pacheco del ejército suriano, México, D.F., 1915, Fondo Casasola, FINAH.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2111/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 520k
Titre Figura 7
Légende Abraham Lupercio, Magdalena Contreras. La Ilustración Semanal, México, 3 de agosto de 1914. Reprografía de Gerardo Hellion.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2111/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 426k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ariel Arnal, « La devoción del salvaje. Religiosidad zapatista y silencio gráfico », L'Ordinaire des Amériques [En ligne], 219 | 2015, mis en ligne le 07 décembre 2015, consulté le 20 juin 2018. URL : http://journals.openedition.org/orda/2111 ; DOI : 10.4000/orda.2111

Haut de page

Auteur

Ariel Arnal

Universidad Autónoma de la Ciudad de México, ariel.arnal@uacm.edu.mx

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
L’Ordinaire des Amériques est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo IPEAT
  • Logo Université Toulouse-Jean Jaurès
  • Logo Université de Toulouse
  • Logo Latindex
  • OpenEdition Journals