Navigation – Plan du site
III El fotoperiodismo en la segunda mitad del siglo XX

El rol del fotoperiodismo en la construcción de la democracia en Argentina (1983-2002)

Le rôle du photojournalisme dans la construction de la démocratie en Argentine (1983-2002)
O rol do fotojornalismo na construção da democracia na Argentina (1983-2002)
The Role of Photojournalism in the Construction of Democracy in Argentina (1983-2002)
Cora Gamarnik

Résumés

Cet article se propose d’analyser quelques-unes des contributions du photojournalisme à la construction de la démocratie en Argentine entre 1983 et 2002. Pour ce faire, sont ici étudiés différents moments historiques pendant lesquels quelques photographes furent des protagonistes, dénoncèrent des injustices, contribuèrent de façon décisive à rendre visibles les événements et apportèrent des preuves qui furent ensuite incorporées aux dossiers judiciaires. Cette étude transversale de la période met en valeur les cas les plus célèbres, lorsque les photographes parvinrent à transgresser les limites que les medias et/ou le gouvernement leur imposaient ; lorsqu’ils formèrent un collectif de mobilisation qui alla au-delà de ses objectifs professionnels ; lorsqu’ils gagnèrent leur indépendance ou surent influer sur les publications pour lesquelles ils travaillaient, de façon à modifier leur ligne éditoriale ou à l’approfondir. Ce dont il est ici question ne correspond pas à la règle du photojournalisme argentin mais à son exception. Nous avons voulu savoir quand s’étaient produites ces exceptions, en quelles circonstances, quels acteurs les rendirent possibles, quels changements elles produisirent, quels résultats elles obtinrent.

Haut de page

Texte intégral

A menudo, nos encontramos enfrentados a un inmenso y rizomático archivo de imágenes heterogéneas difícil de dominar, de organizar y de entender, precisamente porque su laberinto está hecho de intervalos y lagunas tanto como de cosas observables. Intentar hacer una arqueología siempre es arriesgarse a poner, los unos junto a los otros, trozos de cosas supervivientes, necesariamente heterogéneas y anacrónicas puesto que vienen de lugares separados y de tiempos desunidos por lagunas. Ese riesgo tiene por nombre imaginación y montaje.
Didi Huberman, Cuando las imágenes tocan lo real, 2007.

I/1983-1989: Fotos contra la impunidad

  • 1 En el ámbito académico se dio una larga discusión acerca de los alcances de la “transición”. Alguno (...)

1En octubre de 1983, en Argentina se desarrollaron las primeras elecciones presidenciales democráticas luego de siete años de terrorismo de Estado que habían dejado un saldo de miles de desaparecidos, muertos, exiliados y un país económicamente devastado. La derrota de las tropas argentinas en la guerra de Malvinas, en junio de 1982, había acelerado el final de la dictadura militar y dejado nuevas y profundas heridas. Raúl Alfonsín, candidato de la Unión Cívica Radical (UCR) ganó esas primeras elecciones presidenciales y se inició un período que politólogos e historiadores denominaron de “transición a la democracia”,1 atravesado por una atmósfera cultural y política en ebullición en donde se entremezclaban las demandas sociales emergentes, en particular las vinculadas al movimiento de derechos humanos, con presiones múltiples, provenientes del poder militar y de los organismos financieros internacionales.

2En este contexto, algunas fotografías y lo que ellas generaron tuvieron un protagonismo particular señalando el peligro que aún representaba ese pasado autoritario.

3A fines de 1983 y durante todo 1984, se sucedieron una vorágine de acontecimientos en los que la corporación militar buscaba de todas formas condicionar a la futura democracia. Alfonsín asumió con una cuota de poder reducida y los sectores golpistas estaban al acecho. De hecho, en los primeros meses de gobierno hubo numerosos intentos de erosionar al gobierno electo con campañas en distintos diarios y revistas como Somos, Ámbito Financiero, La Prensa, La Nueva Provincia, Cabildo (Ferrari).

4El repudio popular a la dictadura había ido in crescendo a medida que se revelaba el horror de los crímenes. Este develamiento (en muchos casos con un tratamiento de show mediático realizado por la misma prensa que había apoyado al régimen) trajo consigo un masivo sentimiento de indignación y repudio y la condena a la represión ilegal se extendió más allá de diferencias ideológicas y políticas.

5Las calles eran una fiesta, centenares de miles de personas participaban de las campañas electorales, de las marchas convocadas por los organismos de derechos humanos, de protestas vecinales, sindicales, sectoriales. La sociedad se volcaba al espacio público y los fotógrafos lo registraban. Eran los mismos reporteros gráficos que, habiendo puesto el cuerpo para fotografiar las manifestaciones reprimidas, emergieron fortalecidos como colectivo al finalizar la dictadura. Habían realizado las tres primeras muestras de Periodismo Gráfico en el país (1981-1982 y 1983), en las que habían expuesto fotos de gran repercusión mediática y que continúan siendo íconos hasta hoy de ese pasado: imágenes de las grandes manifestaciones de 1982 y 1983, escenas de represión en las calles, fotos de las Madres de Plaza de Mayo, de la recuperación de la vida política, de la campaña electoral.

  • 2 E. Jelin (2002) utiliza el término para referirse tanto a libros, archivos y objetos conmemorativos (...)

6Algunas de estas fotografías mostraron, gracias al contexto histórico particular en el cual se insertaban, un potencial para favorecer usos y lecturas que denunciaban la impunidad con la que presionaba el sistema represivo aún latente. Estas imágenes lograron en múltiples sentidos superar lo efímero de la publicación coyuntural en la prensa y transformarse de hecho en “vehículos de memoria”.2 Hugo Vezzetti sostiene que el pasado requiere, para convertirse en una experiencia operante y transmisible, de imágenes y relatos, tanto como de interpretaciones racionales y conceptualizaciones (Vezzetti 5). Estas fotografías fueron parte de esa experiencia transmisible presente en múltiples sectores de la sociedad argentina de la post-dictadura.

  • 3 L. B. Menéndez fue general de División, Comandante del III Cuerpo del Ejército con asiento en Córdo (...)
  • 4 Durante la Semana Santa de 1987, un grupo de suboficiales, que serían conocidos luego como “carapin (...)

7Asimismo, son fotos que permitieron ver la punta del iceberg de lo que había sido el aparato represivo genocida. En este apartado analizaremos dos de ellas. La primera fue obtenida por el fotógrafo Enrique Rosito el 21 de agosto de 1984. Allí puede verse al ex general Luciano Benjamín Menéndez3 con un cuchillo en la mano que se abalanza sobre unos manifestantes (fuera de cuadro) mientras lo sostienen dos hombres, su hijo y un custodio (Figura 1). Menéndez, cuando se toma esta foto, aún no había sido detenido por los crímenes de lesa humanidad que había cometido. Gozaba de libertad y los conductores del programa Tiempo Nuevo, Bernardo Neustadt y Mariano Grondona, le otorgaban la legitimidad como para invitarlo a un debate televisivo. En la segunda imagen, obtenida por el fotógrafo Rafael Calviño el 30 de diciembre de 1987, un suboficial del grupo denominado 'carapintada' apunta con su arma al fotógrafo.4 (Figura 2)

Figura 1

Figura 1

El general (RE) Luciano Benjamín Menéndez con un cuchillo en la mano se abalanza sobre unos manifestantes. Buenos Aires, 21 de agosto de 1984. Fotógrafo Enrique Rosito.

Figura 2

Figura 2

El suboficial A. Maguire del grupo denominado 'carapintada' apunta con su arma al reportero gráfico y otros acompañantes. Buenos Aires, 30 de diciembre de 1987. Fotógrafo Rafael Calviño.

8Estas fotos, además de lo que muestran como contenido informativo e indicial, contienen una fuerza simbólica y probatoria al mismo tiempo. En esos años de post-dictadura fueron usadas para denunciar y evidenciar el proceso de consolidación de la impunidad que se intentaba naturalizar y ayudaron asimismo a legitimar los reclamos de los organismos de derechos humanos.

  • 5 Rosito sacó la foto que resultó más vista por el ángulo y la nitidez con la que se ve la actitud de (...)

9En ambos casos, los fotógrafos registraron situaciones que hablaban de la impunidad en la Argentina y fueron sus fotos las que implicaron un cambio en dicha situación. La presencia de un fotógrafo, y las fotos insertas en un contexto mediático particular, se transformaban en una garantía de veracidad, en denuncia y prueba al mismo tiempo. Menéndez embestía a un grupo de jóvenes con un cuchillo, un militar carapintada le apuntaba a un fotógrafo a la cabeza. Esto se tornaba visible por la labor de algunos reporteros gráficos5 y por la publicación de esas fotos en la prensa pero a su vez por la reacción política y social que se sucedía luego de su publicación. Y así como algunos periodistas y medios intentaron legitimar el discurso de la impunidad (como el caso del programa Tiempo Nuevo) otros (como el diario Página 12), ayudaron a potenciar la difusión de imágenes para que trascendieran lo local y adquiriesen una visibilidad social ineludible.

10Un sector importante de la sociedad tomó estas imágenes como un argumento en su lucha contra la impunidad.

11Las fotos, las lecturas que provocaron y las repercusiones de su publicación provocaron a su vez que el caso respectivo tomara estado de debate nacional e internacional. La prensa amplificaba la denuncia y distintos actores sociales sumaban su voz pidiendo esclarecer e investigar lo sucedido. De esta forma, el fotógrafo resultaba ser el primer eslabón de una cadena de hechos.

12En los dos casos, fue la existencia misma de la fotografía lo que modificó el suceder de la historia. Componen en ese sentido, lo que Didi Huberman denomina “acontecimientos visuales” (Didi-Huberman 65).

13Al mismo tiempo estas fotos solo pueden entenderse en toda su complejidad si son leídas y analizadas como parte y producto de los procesos históricos, sociales y tecnológicos que las hicieron posibles y, al mismo tiempo, que les dieron (y dan) sentido. Su impacto y su trascendencia nos hablan del rol que ejerció una parte, al menos, del fotoperiodismo en Argentina, en esos años.

  • 6 Para este autor, la fuerza de la fotografía reside en poder dar testimonio, ser testigo, pero no de (...)

14Roland Barthes señalaba que las fotografías tienen una “fuerza constatativa”6 que atañe más al tiempo que al objeto. Según el semiólogo francés este “poder de autentificación” es el poder de la fotografía. John Tagg, retomando la categoría de Barthes, agrega que esa fuerza constatativa “es un complejo resultado histórico, y es ejercido por las fotografías solamente dentro de ciertas prácticas institucionales y relaciones históricas concretas...” (Tagg 11). La idea misma sobre qué es lo que constituye una prueba tiene una historia que implica técnicas, procedimientos e instituciones.

15Estas fotos tienen sin duda esta fuerza constatativa, pero no por el carácter indicial de la fotografía que obviamente porta, sino por una necesidad social, sostenida y defendida en Argentina de memoria y justicia, encarnada en actores concretos y por el uso que le dieron a lo largo del tiempo múltiples actores sociales, instituciones y medios. En estos casos las fotografías actuaron como herramientas en las luchas por la memoria y fueron catalizadoras y potenciadoras de nuevos hechos políticos y sociales. Frente al manto de olvido y perdón que se intentaba instalar las fotos irrumpieron provocando un agujero que daba fuerza al discurso por la memoria, la verdad y la justicia.

16Mientras desde algunos sectores políticos y militares se intentaba instalar la lógica del peligro de juzgar a los represores en pos de la defensa de la democracia, las fotos posibilitaban ver (especialmente para la amplia opinión pública) que a la inversa el peligro era dejarlos en libertad. La impunidad no podía ser una opción, era en todo caso una locura. Por otro lado, la repercusión de estas fotos en medios internacionales anclaba en un territorio conocido y se conectaba con las denuncias realizadas durante años por distintas organizaciones de derechos humanos y grupos de exiliados en el exterior.

17Esa imagen de asesinos libres que amenazaban impunemente a manifestantes y periodistas era a su vez la contracara de la imagen que Alfonsín había transmitido sobre sí mismo: un estadista preocupado por las formas democráticas y por hacer cumplir el estado de derecho.

  • 7 La foto de E. Rosito fue tapa al día siguiente en el diario Clarín. Los días siguientes salió publi (...)

18Más allá de su primera publicación en el momento de sucedidos los hechos, estas fotos comenzaron un recorrido autónomo de los medios y agencias que les dieron origen y adquirieron nuevos significados.7

19Los medios por lo general buscan publicar fotografías con gran capacidad de impacto y estas imágenes la tenían. Su potencia visual, la manera en la que están expuestos los personajes allí representados, la captación de ese 'instante decisivo', el peligro visible en el momento de la toma. Todo ello las volvía poderosas.

II/Década del 90: “No se olviden de Cabezas”

20En julio de 1989, Carlos Menem asumió la presidencia de la Nación luego del retiro anticipado de Raúl Alfonsín. Bajo su gobierno se llevaron a cabo transformaciones neoliberales que afectaron profundamente la estructura económica y social en la Argentina. La implementación de un modelo económico de exclusión, que actuó sobre la base de lazos sociales ya diezmados previamente, profundizó la desestructuración del tejido social. El achicamiento del Estado vía las privatizaciones a gran escala de las empresas públicas, el aumento de la pobreza extrema, la derivación hacia el espacio privado de las obligaciones estatales en ámbitos como la educación y la salud y la concentración de grupos económicos de capitales nacional y extranjero, fueron algunas de las características centrales del “modelo”. La década se distinguió por los generalizados hechos de corrupción vinculados al gobierno, la ilusión de la convertibilidad, un gran crecimiento de la deuda externa, un vacío cultural generalizado y la impunidad mantenida desde los estamentos más altos del poder político y del ámbito judicial.

21En ese contexto, diversos sectores sociales, entre ellos una parte del periodismo crítico, rechazaron la política menemista, investigaron casos de corrupción y realizaron múltiples denuncias. Durante esos años, muchos fotógrafos usaron el poder de la ironía para mostrar una imagen del poder que se sintetizaba con la frase “pizza con champagne”.

  • 8 La violación y el asesinato de María Soledad Morales (1990), los atentados contra la embajada de Is (...)

22Bajo el gobierno menemista se produjeron asesinatos y atentados no resueltos.8 En 1997, un hecho iba a rebalsar el vaso. El 25 de enero apareció el cadáver de José Luis Cabezas, fotógrafo de la revista Noticias, calcinado dentro de su auto, con las manos esposadas en la espalda y dos tiros en la cabeza. Su asesinato, sin duda, era un mensaje mafioso. ¿Por qué y quién había decidido matar a un reportero gráfico?

23El brutal crimen de Cabezas alcanzó rápidamente dimensión y trascendencia nacional e internacional. Varios factores se conjugaron para ello. Una sociedad harta de corrupción y de muertes vinculadas al poder, el crimen de una víctima 'inocente' y una organización, la ARGRA (Asociación de Reporteros Gráficos de la Argentina) que reclamó el esclarecimiento del hecho y sumó a múltiples actores sociales incluidos aquellos vinculados a la prensa masiva con su posibilidad de amplificación de los reclamos.

24A un mes del crimen, la revista Noticias realizó una producción especial para reclamar justicia que contenía mensajes y artículos de Cartier Bresson, Sebastião Salgado, Robert Cox, Jacobo Timerman, Jorge Castañeda, entre otros. Henri Cartier Bresson señalaba entonces: “Es monstruoso que el dedo sobre el gatillo sea la respuesta al dedo sobre el obturador” (AA.VV. 7). Sebastião Salgado, uno de los fotógrafos contemporáneos más reconocidos internacionalmente, escribió:

Bajo la dictadura militar, en Argentina fueron asesinados un centenar de periodistas. Desde 1989, otros setecientos —por lo menos— fueron agredidos o amenazados. Esa situación aterradora crea estupor en el país e incluso en el exterior, donde crece la inquietud por la salud de la libertad de prensa... (Salgado 9).

25El asesinato se erigía en múltiples aspectos como un caso aleccionador. Todos los fotógrafos, o más bien cualquiera, podían ser Cabezas. Los reporteros gráficos así lo entendieron y se pusieron al frente de la lucha por el esclarecimiento del caso.

26Esta vez, gracias a la movilización de sus familiares, al trabajo de la ARGRA y de la UTPBA (Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires), a la movilización de sus propios compañeros de la editorial Perfil y del resto del periodismo, sumadas a otras organizaciones políticas y sociales, se hizo posible desenredar la trama del encubrimiento y la impunidad que envolvía el caso.

  • 9 El crimen tuvo como efecto secundario reanimar la organización de los reporteros. La ARGRA, al pone (...)
  • 10 Una investigación más profunda y compleja del significado que tuvo el asesinato de José Luis Cabeza (...)

27La movilización tuvo la virtud de reunir a todos los sectores que habían estado luchando por los distintos hechos de muertes, corrupción e impunidad en Argentina. El asesinato de José Luis Cabezas fue sin duda un punto de inflexión en la historia de los reporteros gráficos en Argentina. Como consecuencia inmediata, la ARGRA lanzó la consigna “No se olviden de Cabezas”.9 Enunciada en el momento mismo de los acontecimientos, cuando era imposible olvidarse del tema, fue adquiriendo con los años cada vez más significado y relevancia.10 A Cabezas lo mataron por cumplir con su rol profesional (Argra, Cels). Su trabajo —cubrir para la revista Noticias la temporada en Pinamar— implicaba buscar fotografías de personajes ricos y famosos en esa playa de la costa de Buenos Aires a la que suelen concurrir figuras del jet set local. No era más que lo que hacían decenas de fotógrafos de las revistas comerciales y del espectáculo. Incluso Cabezas no se había caracterizado por tener una participación o compromiso político y gremial específico. Como fotógrafo, siguiendo una fuerte tradición del fotoperiodismo argentino y en la fotografía documental en general, jugaba en algunas ocasiones con la ironía, con las luces y las sombras y los ángulos para ridiculizar a algún personaje que le tocaba fotografiar. Su trabajo era más que nada tomar fotos en estudio, posadas, para las distintas producciones de la revista.

28Un año antes del asesinato, en enero de 1996, el fotógrafo había logrado sacarle una foto a Alfredo Yabrán, un empresario vinculado a negocios turbios del menemismo, mientras caminaba con su esposa por la playa de Pinamar (Figura 3). Yabrán estaba en un lugar público y rodeado de gente. Cabezas no tuvo que atravesar ningún peligro para tomar esta imagen. Era un logro periodístico porque el empresario no era proclive a la imagen pública pero no era una foto que supuestamente trajese asociado ningún riesgo. Al publicarse en la tapa de la revista Noticias (según se podría reconstruir luego), la imagen permitía visibilizar a este personaje acostumbrado a moverse a la sombra del poder (Figura 4).

Figura 3

Figura 3

Pinamar, Buenos Aires, enero de 1996. Empresario Alfredo Yabrán y esposa. Fotógrafo: José Luis Cabezas.

Figura 4

Figura 4

Pinamar, Buenos Aires, enero de 1996. Empresario Alfredo Yabrán y esposa. Fotógrafo: José Luis Cabezas/Fototeca ARGRA.

  • 11 Una de las versiones más firmes al respecto es que J. L. Cabezas y el periodista Gabriel Michi esta (...)

29Las investigaciones posteriores indican que a partir de la publicación de esta imagen Cabezas pasó a ser un personaje molesto para el empresario (Argra, Cels). De todas maneras, el recorrido transitado para que se llegue de esta foto a un asesinato es un tema del cual aún hoy queda mucho por dilucidar.11

30El de Cabezas fue un crimen paradigmático. Dejaba al descubierto un esquema mafioso de acumulación de poder, con el apoyo de la corrupción policial estructural. El caso en sí, y su investigación posterior, quedó en medio de una lucha de facciones políticas enfrentadas por dos hombres fuertes de la política argentina de entonces, Carlos Menem y Eduardo Duhalde, quienes se desempeñaban como presidente de la Nación y gobernador de la provincia de Buenos Aires respectivamente.

31La primera estrategia de la ARGRA, junto con la UTPBA y otras organizaciones, fue apelar a la movilización social como medio de presión para que avanzara la investigación. Al cabo de un año y luego de un acto que reunió a más de 15.000 personas en Pinamar, la Asociación decidió dar un paso más y pelear su ingreso en la causa. Solicitó al CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales) apoyo para coordinar la estrategia judicial del caso. El 18 de septiembre de 1998, la Cámara de Apelación en lo Criminal y Correccional de Dolores dictó un fallo histórico, aceptando expresamente que la ARGRA interviniera como particular damnificado en el proceso, debido a que fue la actividad profesional de José Luis Cabezas la que motivó la conspiración que lo llevó a la muerte (ARGRA, CELS 6). Fue la primera vez en el país que una asociación profesional era aceptada como querellante en una causa penal.

32La constancia de la movilización, el amplio arco social que les brindó su apoyo y la inserción de esta lucha en los diversos reclamos populares que se sucedían a fines de la década de los 90, obligaron a un aparato estatal corrompido a realizar avances concretos en la investigación del caso. Se halló a los responsables directos del crimen y se hicieron importantes avances respecto de los autores intelectuales. Pero los fotógrafos no solo se implicaron en la movilización y en el reclamo judicial concreto. Como en otros momentos históricos, volvieron a usar sus cámaras y su especificidad laboral, como forma de difundir, ampliar y expandir el reclamo de justicia. Una de las estrategias fue incluir el volante con la foto de Cabezas y la consigna elegida en todos los lugares e instancias posibles en los que cumplían su actividad laboral. La foto de José Luis Cabezas incluida en el volante fue un acierto político y estético que mostraría sobradamente su eficacia (Figura 5).

Figura 5

Figura 5

Volante difundido por la ARGRA (Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina). Año 1997.

33En ella puede verse el rostro del fotógrafo cuyos ojos interpelan directamente al observador. Su mirada queda sostenida en los ojos que lo observan. Los reporteros se dedicaron con insistencia a colocar esta imagen en circulación en infinidad de lugares y situaciones. El volante con el retrato de Cabezas observando se tornó omnipresente. Los fotógrafos lo “colaban” en todos los lugares posibles donde debían sacar fotos. Menem y el propio Yabrán fueron fotografiados sosteniéndolo (Figura 6).

Figura 6

Figura 6

El empresario Alfredo Yabrán fue fotografiado sosteniendo el volante “No se olviden de Cabezas”. Año 1997. S/a.

34El fotógrafo Res comenta al respecto:

Un día aparecía junto al presidente, otro con el ministro, el DT de la selección nacional o una vedette famosa. De contrabando estaba en las fotos de diarios y revistas y en televisión, estratégicamente ubicado sobre escritorios, colgado de bibliotecas o apoyado en la jarra de agua en una concurrida conferencia de prensa. También se lo vio en sesiones de la Honorable Cámara de Diputados, flotando frente a congestionamientos de tránsito, encabezando movilizaciones populares o asistiendo a inauguraciones en el Museo Nacional de Bellas Artes (Res 2005).

35Los fotógrafos se encargaban de dejar el volante sobre los escritorios de los funcionarios, la esparcían por el piso, lo entregaban en mano. Lo colgaban con un clip de metal, lo plastificaban o lo pegaban en un cartón para poder apoyarlo en distintas superficies. Al igual que las Madres habían hecho con las fotos de sus hijos, los fotógrafos se enganchaban la foto de Cabezas con alfileres, se la colgaban con una cinta del cuello, la llevaban como pancarta. La colocaban en lugares estratégicos para que las cámaras de televisión la incluyeran en sus tomas. En cualquier lugar donde un fotógrafo cubría una noticia, aparecía el retrato de Cabezas. Las canchas de fútbol –como lo habían sido a finales de la dictadura- volvieron a ser espacios que mostraron la solidaridad hacia los reporteros. En un partido de Boca-River que se disputaba en el estadio Monumental liberaron globos de gas negros de los que colgaba un primerísimo primer plano gigante de los ojos del fotógrafo asesinado mientras el público hacía un minuto de silencio (Figura 7).

Figura 7

Figura 7

Estadio Monumental, partido de Boca- River, Buenos Aires, 1998. Fotógrafo: Eduardo Longoni

Figura 8

Figura 8

Tapa del catálogo de fotografías realizadas en Homenaje a José Luis Cabezas. Argra. 1997-1998.

36La ARGRA editó también un catálogo en homenaje con una selección de fotos que sacaron en su memoria (Figura 8). Muestras, libros, marchas, convocatorias, monumentos, premios, concursos, homenajes. Son innumerables las formas a través de las cuales los reporteros gráficos instalaron socialmente el reclamo de justicia por Cabezas. El informe conjunto firmado por la ARGRA y el CELS (centro de Estudios Legales y Sociales) con motivo del juicio oral a los acusados del crimen señala con precisión:

37Los elementos y el camino a los que se apeló para remover las condiciones que hicieron posible este crimen no son un detalle. La movilización ciudadana, la solidaridad entre las organizaciones de la sociedad y un juicio donde se respeten las reglas del Estado de derecho, son tan necesarios para desarmar al autoritarismo, la impunidad y la desigualdad ante la ley, como para construir una convivencia democrática y un sistema libre y justo […]. La elección de la víctima fue un trabajador de un medio de prensa que les resultaba hostil a los instigadores. Más allá de la anécdota de la foto, que precipitó su elección como víctima, desnuda un costado más de la impunidad de los poderosos: la vida de los ciudadanos como herramientas. En este caso para un mensaje de desafío y ostentación de poder. Esta es la última impunidad que denunciamos. La impunidad de tomar a las personas como cosas, sin reconocerles más dignidad que ser armas arrojadizas en las contiendas por el poder (CELS, ARGRA 38).

38Dos años más tarde el menemismo perdería las elecciones en diciembre de 1999 con Eduardo Duhalde como candidato y daría paso al gobierno de la Alianza. Fernando de la Rúa asumiría como nuevo presidente de la Nación.

III/El fotoperiodismo en la calle

39Diciembre de 2001 fue el mes culminante para un proceso de movilización social y política en el que convergieron diversos actores y reclamos acumulados durante la década de los 90. Las jornadas del 19 y 20 de ese mes, que culminaron con la caída del gobierno de Fernando de la Rúa, fueron un punto de inflexión de la historia argentina reciente. La movilización social confluyó hacia un generalizado cuestionamiento a la clase política en su conjunto. Las medidas económicas que se venían tomando implicaban una profundización de la inacabable sucesión de políticas de ajuste, entrega del patrimonio nacional y destrucción de los derechos y conquistas de los trabajadores: el “megacanje” de deuda, la búsqueda del “déficit cero”, el recorte del 13 % de los haberes a empleados estatales y la imposición del “corralito” financiero, entre otras. El gobierno de De la Rúa respondió a la movilización con más ajuste, estado de sitio y represión. La respuesta sin precedentes, y en un gran porcentaje espontánea, fue una multitud que salió a la calle reclamando “que se vayan todos”, golpeando cacerolas y autoconvocándose a Plaza de Mayo. El 19 de diciembre se sucedían saqueos en distintas partes del país y De la Rúa decretó el estado de sitio. Como respuesta, se multiplicó la movilización. Esa noche miles de manifestantes salieron a las calles a expresar su indignación. El 20, como todos los jueves desde 1977, las Madres de Plaza de Mayo fueron a realizar su ronda alrededor de la Pirámide de Mayo, pero en esta ocasión, fueron reprimidas por la policía montada como no sucedía desde la dictadura militar. Las escenas de los caballos embistiendo a las Madres fueron filmadas y emitidas por todos los canales de televisión en directo. Centenares de personas concurrieron a la plaza luego de ver esas escenas. La movilización y la indignación se multiplicaron. La represión también. Al atardecer del 20 de diciembre, De la Rúa presentó su renuncia y abandonó la Casa de Gobierno en helicóptero. Según datos de la CORREPI (Coordinadora contra la Represión Policial) hubo 38 muertos en todo el país durante esos dos días.

40Decenas de fotógrafos cubrieron para los distintos medios y agencias los acontecimientos del 19 y 20. Con la movilidad y ubicuidad que caracteriza su profesión, pudieron abarcar un amplio abanico de escenarios y situaciones. Fragmentadas para la publicación en los distintos medios, esas fotos se volverían a reunir por iniciativa de los reporteros construyendo un relato colectivo compuesto por sus múltiples miradas, diferentes puntos de vista, estilos y subjetividades.

41Una nueva generación de reporteros, con la tecnología digital ya disponible, se expresaba con una nueva estética. Fotógrafos de distintas generaciones y experiencias se cruzaban en las calles.

Figura 9

Figura 9

Buenos Aires, 20 de diciembre de 2001. Fotógrafo Walter Astrada/AP

42Muchas de las fotos que más repercusión mediática tuvieron esos días dialogan con semiosis previas, con imágenes que habían sido consagradas previamente como algunas de las que fueron tomadas a fines de la última dictadura militar en las que también se veía la represión en las zonas claves de la ciudad, la policía montada a caballo amenazando a las Madres de Plaza de Mayo, los manifestantes envueltos en nubes de gases lacrimógenos, los jóvenes siendo golpeados y resistiendo la represión policial. Los lugares simbólicos de la ciudad como el Obelisco y la Plaza de Mayo volvían a ser campos de batalla (Figura 9). Las fotografías de la policía montada a caballo reprimiendo mientras los manifestantes les tiran piedras, un ícono de los sucesos de mayo de 1969 conocidos como “Cordobazo”, se actualizaba en el 2001. Otras imágenes encontraban nuevos símbolos como por ejemplo las que enfocan las escalinatas del Congreso de la Nación ensangrentadas.

43A diez años de aquellos sucesos, en diciembre de 2011, la ARGRA realizó una serie de acciones volviendo a instalar en el espacio público las fotos obtenidas esos días. En un comunicado señalaban:

Nosotros, los fotoperiodistas, a través de nuestra Asociación, decidimos volver a la calle con un instante. Ese instante en el que muchos fuimos uno, en el que el cuerpo es colectivo. Esperamos que este hecho alimente la discusión del rol y el lugar que ocupan la fotografía y los fotógrafos en los medios de prensa y que sirva de impulso generador de nuevas visiones y proyectos. (Comunicado de prensa de ARGRA, diciembre 2011).

44La intervención urbana titulada “Fotoperiodismo en la calle” se proponía rendirle un homenaje “a todos los compañeros a quienes les quitaron la vida en esas jornadas y aportar desde nuestro lugar a la construcción histórica” (Comunicado de prensa de ARGRA, diciembre 2011). Más de 70 fotografías de grandes dimensiones fueron colocadas en los mismos lugares donde habían sido obtenidas (Figura 10). La exhibición propuso un recorrido visual que unió la Plaza de Mayo y la Plaza de los Dos Congresos. Se editaron además dos audiovisuales con relatos de fotógrafos que participaron de la cobertura de aquellas jornadas y se imprimió un diario formato tabloide a color, de 16 páginas con una selección de las fotografías obtenidas aquellos días.

Figuras 10 a y b

Figuras 10 a y b

Buenos Aires, diciembre de 2011. “Fotoperiodismo en la calle”. Fotógrafa: Lucía Merle

45Andreas Huyssen señala:

“No hay memoria sin imágenes, no hay conocimiento sin posibilidad de ver, aun si las imágenes no pueden proporcionar un conocimiento total. Eso es algo que tienen en común con las palabras” (Huyssen 15-16).

46Las imágenes producidas por los reporteros durante esos días, y vueltas a instalar en el espacio público, en libros, muestras y exposiciones durante los años siguientes permitieron activar diferentes memorias sobre esos acontecimientos, en algunos casos conocerlos, en otros reconocerlos. El pasaje de una forma de visibilidad a otras posibilitó un desplazamiento de contextos y de sentidos. Al pasar de lo efímero de los medios de comunicación a soportes más visibles y/o perdurables se favorecieron los usos y lecturas de las imágenes como vehículos y soportes de memorias. Eso fue un logro de dicha intervención.

47La crisis del 2001 es hoy una sucesión de imágenes y hechos que quedaron guardados en las múltiples memorias que hoy están en disputa en Argentina. Memorias que son siempre procesos de lucha colectivos, selectivos y plurales. Las imágenes demuestran en estos casos su fortaleza para condensar y sintetizar. En manos de actores sociales que las difunden e insertan en nuevos circuitos de producción, circulación y consumo, permanecen en el tiempo como una de las matrices privilegiadas de representación de la historia.

IV/La fotografía prueba y denuncia

  • 12 Según datos de la CORREPI (Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional) hubo ese día (...)

48El 26 de junio de 2002 una marcha convocada para cortar un puente que une la Capital Federal con el Gran Buenos Aires fue violentamente reprimida. En el marco de esa represión, decenas de manifestantes fueron heridos, muchos ellos de bala, y fueron asesinados dos militantes de agrupaciones de desocupados: Maximiliano Kosteki y Darío Santillán.12 Eduardo Duhalde, quien había asumido en el marco de una crisis política generalizada, gobernaba el país. La decisión del Gobierno nacional era impedir el corte de accesos a la Capital Federal como una demostración de autoridad. Las versiones oficiales repetidas por la gran mayoría de los medios de comunicación intentaron enmascarar los hechos acusando a los grupos de desocupados de haberse enfrentado entre ellos. Recién pudo saberse lo que había sucedido en la estación Avellaneda cuando el testimonio de fotógrafos y camarógrafos salió a la luz. Los grandes medios no habían dado hasta entonces lugar a las declaraciones de manifestantes y testigos que habían protagonizado y/o presenciado los hechos.

49Los fotógrafos José “Pepe” Mateos, del diario Clarín, Martín Lucesole, de La Nación, Sergio Kowalewski, fotógrafo independiente que había colaborado en el periódico de las Madres de Plaza de Mayo, y Mariano Espinoza, de la agencia INFOSIC, estaban presentes en la estación de tren donde ocurrieron los hechos y obtuvieron imágenes de un asesinato ocurrido frente a sus ojos.

50En la historia de la fotografía hay otros casos en los cuales los fotógrafos presenciaron y lograron fotografiar la muerte. El más conocido y analizado, con múltiples polémicas y diferentes versiones sobre el hecho, es el caso de Robert Capa, quien fotografió a un miliciano durante la guerra civil española en el momento en que caía muerto. Estas situaciones, absolutamente excepcionales en la vida de un fotógrafo, los enfrentan también a una situación límite desde el punto de vista profesional. Presenciar el acto de morir, más en un caso que es producto de un asesinato, ejerce necesariamente una presión ética y emotiva sobre el fotógrafo. En este caso, a los fotógrafos que estaban en la estación de Avellaneda los enfrentó también, con total crudeza, al lugar que ocupaban como profesionales en los medios para los cuales trabajaban y/o colaboraban y a la cadena de decisiones editoriales que se toman a la hora de publicar imágenes en la prensa.

51Las fotos tomadas en la estación de tren sirvieron de prueba judicial concreta en la causa que, en su momento, precipitó al gobierno del presidente Eduardo Duhalde a anticipar el llamado a elecciones. Esas imágenes funcionaron como un elemento clave para establecer las responsabilidades. Se incorporaron 240 fotos a la causa; un comisario y varios policías terminaron presos. Las fotos y el material filmado por diversos camarógrafos fueron esenciales para desmentir la versión oficial y poder acusar a los culpables.

52Estas imágenes sin aliento —parafraseando a Didi Huberman— son enunciación, gesto y acto fotográfico. En esta ocasión, las imágenes no fueron solo una representación o un documento, fueron sobre todo una prueba visual. Estas fotos, muchas de ellas desenfocadas, sacadas a las apuradas, denotan el riesgo y la urgencia con que fueron tomadas. En muchas de ellas se percibe que los fotógrafos no podían elegir la toma, el encuadre o la luz. Las fotos tienen las marcas de la contingencia y la vulnerabilidad: encuadres caóticos, enfoques borrosos, fotos movidas. No hay elección de la distancia entre los sujetos fotografiados y la cámara, hay en cambio tensión e inestabilidad. Estas imágenes fuera de foco o mal encuadradas dan idea de las condiciones en que fueron producidas.

Figuras 11 y 12

Figuras 11 y 12

Figura 11: Tapa de Página 12 del día 27 de junio de 2002. Fotografía de portada: Sergio Kowalewski
Figura 12: Tapa del diario
Clarín, 27 de junio de 2002. Fotografía de portada: José Mateos.

Figuras 13 y 14

Figuras 13 y 14

Tapa del diario Página 12, 28 de junio de 2002. Fotografías de portada: Sergio Kowalewsky.
Tapa del diario
Clarín, 28 de junio de 2002. Fotografías de portada: José Mateos.

  • 13 Mateos señala: “En un momento le dije a Fanchiotti, cuando estaba moviendo a Darío en la vereda de (...)

53La fotografía implica, a diferencia de la distancia que permite la escritura, la presencia física del realizador en el escenario de los acontecimientos. Los fotógrafos tienen que transformar una experiencia vivida en una puesta en escena. La implicación ética del “estar allí” marca al sujeto que fotografía. En este caso además los fotógrafos se enfrentaron a la disyuntiva particular entre remitirse exclusivamente a fotografiar lo que estaba presenciando o intervenir en la acción concreta.13

  • 14 Sergio Kowalewsky, luego de fotografiar los sucesos en la estación Avellaneda, regresa a su casa y (...)

54En este caso, extremo y excepcional, fue la propia existencia de las fotos, los pasos que se dieron para que sean publicadas y el testimonio brindado por los fotógrafos lo que cambió el curso de la información.14 Con ello se logró quebrar el discurso oficial del gobierno, de la policía y de los principales medios de comunicación sumados y concatenados como un discurso único.

  • 15 Los medios masivos (tanto los diarios, los distintos programas de televisión y de radio) actuaron h (...)
  • 16 El diario Clarín junto con otros medios gráficos, radiales y televisivos intentaron en un primero m (...)

55Gracias a la revelación de los hechos, sobre todo debido a la publicación de las fotografías, los funcionarios del gobierno y los medios de comunicación afrontaron una pérdida aún mayor de credibilidad en la opinión pública que se sumó a la que ya arrastraban luego de la crisis del 2001.15 La versión de un enfrentamiento interno entre grupos de desocupados era inadmisible para gran parte de la opinión pública.16 Los medios, que elaboraron durante todo el primer día un discurso que justificaba el accionar de las fuerzas de seguridad, intentando crear un consenso represivo, tuvieron que dar un vuelco radical en sus coberturas y argumentaciones.

56A partir del conocimiento de las imágenes hubo un reconocimiento generalizado hacia el valor de los reporteros y una clara distinción entre medios y trabajadores (en particular de los fotógrafos) al interior de esos medios. El caso más extremo es el que protagonizó Mateos, ya que cubrió los hechos enviado por Clarín, uno de los principales voceros de la teoría del enfrentamiento interno mientras él, al mismo tiempo, era quien tenía la secuencia más completa del asesinato. Como señalan Menajovsky y Brook, analizando los hechos:

Nadie dudó de la autenticidad de sus imágenes, de que ellos hubieran estado allí y de que, al menos por un instante, las cosas hubieran sido tal como las fotografías las mostraron. Es que, ante todo, debemos reconocer que es absolutamente verosímil hoy, en nuestro país, que la policía mate a un joven por la espalda. Es una cuestión tristemente estadística. (Menajovsky y Brook 84).

57La credibilidad depositada en estas imágenes, más que con el dispositivo técnico y con el carácter indicial de la fotografía, tenía que ver con la experiencia social que hablaba tanto de los asesinatos en manos de la policía como de confianza en el trabajo de los reporteros. Las fotografías constataban una realidad que, aunque no se produjese frente a los espectadores, resultaba convincente. Como señalan Tell y Yujnovsky:

La credibilidad que se confiere a las imágenes fotográficas descansa en el dispositivo técnico pero su real fuerza de persuasión se apoya en los contextos de difusión y en los diversos mecanismos de producción de sentido que las acompañan y les confieren un lugar en determinados discursos —los cuales, a su vez, ellas contribuyen a conformar— (Tell y Yujnovsky).

  • 17 El rol de cada uno de los fotógrafos que se encontraba en la estación, los medios para los cuales t (...)

58Los fotógrafos fueron testigos de un asesinato, sacaron fotos de esa situación y se implicaron luego en la cadena de publicación de esas fotos.17 Las fotos permitieron a su vez que esas muertes no quedaran impunes. Como efecto colateral —al igual que sucedió con el asesinato de José Luis Cabezas—, el fotoperiodismo argentino mostró todas sus facetas: el lugar que ocupan los fotógrafos al interior de los medios, sus capacidades, limitaciones de acción y decisión y el valor de su trabajo. Volvieron a ponerse en juego las diferencias entre trabajadores de medios y medios y al mismo tiempo, se vio el costado más necesario y más ético de esta profesión. Como una consecuencia colateral los hechos de la estación de Avellaneda ayudaron a generar nuevos debates acerca del rol del fotoperiodismo en la sociedad.

V/Algunas conclusiones

59Nos propusimos al inicio de este artículo ver cuál fue el aporte que los fotógrafos de prensa realizaron a la construcción de la democracia en Argentina. Analizamos cómo, en algunas ocasiones, a lo largo de estas cuatro décadas, los fotógrafos lograron traspasar los límites que les impusieron diferentes gobiernos y medios y fueron protagonistas de hechos históricos clave. Generaron pruebas, fueron protagonistas de acontecimientos y visibilizaron hechos y personas que se intentaban ocultar.

60Los fotógrafos se acercan, seleccionan, se involucran, invaden en cierta forma el espacio social que es por definición el terreno en disputa en el cual se desarrollan los hechos políticos. Ponen el cuerpo por necesidad profesional. En algunas situaciones excepcionales se transforman además en actores concretos de los sucesos. En Argentina, como vimos, los fotógrafos no solo registraron, también construyeron un relato visual y dejaron su testimonio. Expandir los límites, esquivar las prohibiciones, buscar los resquicios, usar el humor, denunciar la represión y la impunidad, visibilizar lo que desde el poder se trataba de mantener oculto e inaugurar nuevas líneas expresivas, fueron algunos de los aportes concretos que los fotoperiodistas realizaron en el proceso de construcción de la democracia en Argentina.

61Sus imágenes al ponerse en circulación no solo reproducían un acontecimiento externo, sino que se incorporaban a la lucha por el sentido de ese acontecimiento. En períodos históricos distintos, bajo regímenes y gobiernos diferentes, y especialmente en momentos de crisis institucional, observamos que los fotógrafos de prensa (como grupo profesional colectivo) tuvieron respuestas similares. Más allá de las opiniones políticas, actitudes o formas de pensar múltiples de las decenas de reporteros activos en cada época. Más allá de diferencias generacionales, del surgimiento de nuevos medios y de cruciales cambios tecnológicos hallamos, que como colectivo de trabajo, actuaron con ciertas constantes que reaparecen una y otra vez.

62En cada uno de los acontecimientos analizados, las imágenes y acciones de los fotorreporteros retomaron trayectorias anteriores pero, al mismo tiempo, desplegaron nuevas formas, estilos e iniciativas. La creatividad y la innovación estuvieron presentes aun en las condiciones más adversas. También la ironía y el humor se mantuvieron como recursos a los que se vuelve una y otra vez a lo largo del tiempo. En el fotoperiodismo que se gestó fundamentalmente durante los primeros años de la década de los 70, atraviesa la dictadura y se expande en los primeros años de la llamada transición a la democracia, los fotógrafos fueron reflejando los cambios en el país y los conflictos sociales y se transformaron, en algunos momentos históricos muy particulares, en protagonistas de los hechos. Alejándonos de las visiones míticas o heroicas que muchas veces ellos mismos construyen de su propia práctica, observamos, por el contrario, que incluso con miedos, limitaciones y potencialidades diversas, muchos de ellos lograron cumplir su tarea profesional —a veces en situaciones riesgosas— con profesionalismo.

63La diversidad de estilos, las temáticas que tratan, las formas de abordar los hechos, los lugares y ángulos de visión en los que se ubican forman, cuando son vistos sus fotos en conjunto, un gran mosaico que actúa como un discurso colectivo. En este sentido son muy interesantes las ocasiones en las que los propios reporteros se dan marcos de publicación y edición propios, por fuera de los medios de comunicación que los determinan. En estos casos, se suelen transformar, de hecho, en una forma de cuestionamiento a los poderes mediáticos dominantes.

64En algunos casos, más allá de su publicación momentánea, los fotógrafos lograron que las fotos comenzaran un recorrido autónomo de los medios y agencias para las cuáles trabajaban y adquirieran nuevos significados. Al mismo tiempo, no hay fotografía de prensa sin prensa. Y así como los medios condicionan y limitan, en otros, fueron los que ayudaron a potenciar la difusión de imágenes para que trascendieran lo local y adquiriesen una gran visibilidad social, lo que en algunas oportunidades se constituyó en una acción política directa.

65En esas ocasiones en las que supieron crearse márgenes de autonomía mantuvieron, por lo general, un compromiso colectivo con la construcción de la memoria de nuestro país, lo cual contribuyó a generar un contradiscurso visual a pesar de las determinaciones que les imponían los propios medios y el contexto en los cuales trabajaban. La sucesión de acontecimientos aquí relatados y las fotografías analizadas no dan lugar a dudas sobre el importante rol jugado por los fotoperiodistas en la construcción de la democracia en Argentina.

66Los reporteros gráficos mantuvieron a lo largo de las décadas analizadas una alta credibilidad social en una sociedad donde ese valor fue puesto en duda en referencia a múltiples actores sociales.

67En estos casos, los fotógrafos no fueron solo testigos de hechos, sino actores sociales inmersos en coyunturas históricas particulares y, a través de su labor profesional, formaron parte de la lucha por el sentido del presente y el pasado. Al mismo tiempo sus fotografías no son solo documentos. Muchas veces desprendidas incluso de sus autores (de sus opiniones, conflictos, intereses personales y formas de pensar), se transforman en vestigios, huellas y pruebas. Logran síntesis y condensaciones de sentidos que permanecen en la memoria colectiva.

68Las fotografías de prensa son vehículos privilegiados a la hora de construir y crear visiones para interpretar el pasado. Subrayan, otorgan sentidos y seleccionan fragmentos de la realidad que transmiten una visión de los hechos hacia las nuevas generaciones. Según señalan Feld y Stites Mor:

En sus complejidades, paradojas, dilemas éticos y ambigüedades, las imágenes se revelan como poderosos instrumentos no solo para conocer el pasado y estudiar representaciones que generan nuevas memorias, sino para hacer inteligibles los complicados mecanismos de la memoria social (Feld y Stites Mor).

69En los casos aquí analizados, observamos que tal como indica John Tagg, en ocasiones las fotografías no son solo una “prueba” de la historia, sino que ellas mismas se transforman en parte de la historia.

Haut de page

Bibliographie

Libros

AA.VV. José Luis Cabezas. Fotografías. Buenos Aires: Libros Perfil, Noticias, 1998.

ARGRA, y CELS. “Informe sobre el juicio oral y público por el homicidio del reportero gráfico José Luis Cabezas” [en línea]. 1999. Disponible en <www.cels.org.ar/common/documentos/cabezas.pdf>.

BARTHES, Roland. La cámara lúcida. Nota sobre la fotografía. Buenos Aires: Paidós, [1980] 2008.

DIDI-HUBERMAN, Georges. Imágenes pese a todo. Memoria visual del Holocausto. Barcelona: Paidós, 2004.

DIDI-HUBERMAN, Georges. “Cuando las imágenes tocan lo real”. Conferencia realizada en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA), 2007. Conferencia revisada de http://www.macba.es/uploads/20080408/Georges_Didi_Huberman_ Cuando_las_imagenes_tocan_lo_real.pdf

FELD, Claudia y Jessica STITES MOR (eds.). El pasado que miramos. Memoria e imagen ante la historia reciente. Buenos Aires: Paidós, 2009.

FERNÁNDEZ LLORENTE, Antonio y Oscar BALMACEDA. El caso Cabezas. El crimen del reportero gráfico y la investigación del asesinato que conmovió al país. Buenos Aires: Planeta, Espejo de la Argentina, 1997.

FERRARI, Germán. 1983. El año de la democracia. Buenos Aires: Planeta, 2013.

HUYSSEN, Andreas. “Medios y Memoria”. In FELD, Claudia y Jessica STITES MOR (eds.). El pasado que miramos. Memoria e imagen ante la historia reciente. Buenos Aires: Paidós, 2009.

JELIN, Elizabeth. Los trabajos de la memoria. Buenos Aires: Siglo XXI Editores, 2002.

MAZZEI, Daniel. “Reflexiones sobre la transición democrática argentina”. Revista PolHis. 2011, n°7, primer semestre, 8-15.

MENAJOVSKY, Julio y Gabriela BROOK. “Nuevas tecnologías y viejas certidumbres. La masacre de Avellaneda en la fotografía periodística”. In BOGGI, Silvia y Gabriela BROOK. Discursos para oír y para ver. Buenos Aires: Nueva Generación, 2006.

PORTANTIERO, Juan Carlos y José NUN. Ensayos sobre la transición democrática en la Argentina. Buenos Aires: Puntosur, 1987.

RES. “La mirada del fotógrafo”. Página 12 [en línea]. 22 de mayo de 2005. Disponible en <http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/9-2265-2005-05-22.html>.

SALGADO, Sebastiao. “Para terminar con la impunidad”. In José Luis Cabezas. Fotografías. Buenos Aires: Libros Perfil, Noticias, 1998.

TAGG, John. El peso de la representación. Ensayo sobre fotografía e historias. Barcelona: Gustavo Gili, 2005.

TELL, Verónica et Inés YUJNOVSKY. “Introducción”. Dossier “En el cruce: el poder de la fotografía y fotografías del poder. América Latina, siglos XIX y XX”. Nuevo Mundo Mundos Nuevos [en línea]. Imágenes, memorias y sonidos. Junio 2012. [Consultado el 28 enero de 2013]. Disponible en <http://nuevomundo.revues.org/63163>.

VEZZETTI, Hugo. “Variaciones sobre la memoria social”. Punto de Vista. 1996, n°56, 1-5.

Documental

ESCOBAR, Patricio y Damián FINVARB. La crisis causó dos nuevas muertes: Los medios de comunicación en la Masacre de Avellaneda. Buenos Aires: Foco Producciones, 2005.

Haut de page

Notes

1 En el ámbito académico se dio una larga discusión acerca de los alcances de la “transición”. Algunos la describieron como el espacio temporal entre el proceso de disolución del régimen autoritario por un lado y el establecimiento de una forma de democracia, por el otro. Juan Carlos Portantiero, por su parte, la definió como “un proceso, extendido en el tiempo, cuya primera fase es el inicio de la descomposición del régimen autoritario, la segunda la instalación de un régimen político democrático que se continúa en un tercer momento en el cual, en medio de fuertes tensiones, se procura consolidar el nuevo régimen” (Portantiero y Nun 262). De esta definición se desprende que toda transición incluye la etapa o fase de consolidación. Pero, para Mazzei, no se puede utilizar el concepto de “consolidación democrática” hasta que desaparece (al menos como algo inminente) el peligro de un retorno al pasado autoritario (Mazzei 9) Las discusiones sobre el concepto fueron parte importante del debate intelectual del período.

2 E. Jelin (2002) utiliza el término para referirse tanto a libros, archivos y objetos conmemorativos como a expresiones y actuaciones que, antes que representar el pasado, lo incorporan performativamente.

3 L. B. Menéndez fue general de División, Comandante del III Cuerpo del Ejército con asiento en Córdoba, desde septiembre de 1975 hasta septiembre de 1979. Su jurisdicción abarcaba diez provincias: Jujuy, Salta, Catamarca, La Rioja, San Juan, Mendoza, San Luis, Córdoba, Santiago del Estero y Tucumán. Fue responsable de todos los campos de concentración que funcionaron en la zona que abarcaba el III Cuerpo, entre ellos La Perla (a 15 km de Córdoba, centro clandestino por donde pasaron más de 2200 personas). Supervisó y dirigió personalmente torturas y fusilamientos. Luego del indulto volvió a ser detenido en el año 2003. Está condenado hoy a prisión perpetua por crímenes de lesa humanidad. (Para más datos ver: “Represores argentinos” disponible en <http://www.desaparecidos.org/arg/tort/ejercito/menendez/>).

4 Durante la Semana Santa de 1987, un grupo de suboficiales, que serían conocidos luego como “carapintadas”, encabezados por el entonces teniente coronel Aldo Rico, produjeron un levantamiento militar en Argentina. Se acuartelaron en varios regimientos a lo largo del país —el más importante fue el de Campo de Mayo—, con la intención de presionar al gobierno y exigir la finalización de los juicios por los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura militar y la amnistía a los ya condenados.

5 Rosito sacó la foto que resultó más vista por el ángulo y la nitidez con la que se ve la actitud de Menéndez y el cuchillo. Pero había otros fotógrafos allí también cumpliendo su labor. Rosito se encargó de señalar (entonces y ahora) que hay un aspecto azaroso y fortuito en el hecho de que haya sido él quien tomó la imagen más lograda ya que cualquier otro compañero podría haberla obtenido.

6 Para este autor, la fuerza de la fotografía reside en poder dar testimonio, ser testigo, pero no de un objeto sino del tiempo (Barthes 137).

7 La foto de E. Rosito fue tapa al día siguiente en el diario Clarín. Los días siguientes salió publicada en la primera plana de los principales diarios nacionales e internacionales: difundida por DYN y UPI salió en el New York Times, Daily News, Herald Tribune, Los Angeles Times, Chicago Tribune, Miami Herald, El País y en múltiples diarios y revistas de América Latina y Europa. El diario de la izquierda francesa Libération la publicó con el título: “Al que me grita asesino lo mato”. La foto de Rafael Calviño fue tapa al día siguiente en el diario Página 12 y tuvo luego una repercusión nacional e internacional similar a la anterior. Ambos fotógrafos recibieron el premio Rey de España, el más importante para el fotoperiodismo de habla hispana, por sus respectivas imágenes.

8 La violación y el asesinato de María Soledad Morales (1990), los atentados contra la embajada de Israel (1992) y contra la sede de la AMIA, Asociación Mutual Israelita Argentina, (1994), la desaparición del estudiante Miguel Bru (1993) y el asesinato del soldado Omar Carrasco (1994) fueron algunos de los más resonantes.

9 El crimen tuvo como efecto secundario reanimar la organización de los reporteros. La ARGRA, al ponerse al frente de la movilización, obtuvo un espacio de reconocimiento no solo entre sus propios asociados, sino en el ámbito nacional e internacional como ejemplo de organización y de lucha. En un contexto completamente adverso, no solo estuvieron a la altura de las circunstancias, sino que fueron un factor clave que ayudó a desmantelar la impunidad de este asesinato.

10 Una investigación más profunda y compleja del significado que tuvo el asesinato de José Luis Cabezas para los reporteros gráficos en Argentina no se ha realizado todavía, estas son apenas unas primeras líneas de análisis.

11 Una de las versiones más firmes al respecto es que J. L. Cabezas y el periodista Gabriel Michi estaban en Pinamar investigando, a pedido de la revista Noticias, si Yabrán tenía un amante, cosa que efectivamente sucedía. Ante esto, el empresario dio la orden de “apretar” al fotógrafo para que deje de investigar para lo cual contacta a un jefe policial de su confianza, quien a su vez contrata a una banda de delincuentes comunes. Cabezas habría reconocido a uno de los policías en el momento en que era amenazado y ese hecho provocó que decidiesen matarlo (ver Fernández Llorente y Balmaceda 128 y artículos periodísticos varios).

12 Según datos de la CORREPI (Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional) hubo ese día 160 detenidos, 33 heridos con balas de plomo y 2 muertos (Escobar y Finvarb).

13 Mateos señala: “En un momento le dije a Fanchiotti, cuando estaba moviendo a Darío en la vereda de la estación, ‘Viejo, dejá de pegarle, te tengo en todas las fotos’. Es cuando le hago la foto en la que él está con el cuerpo de Darío y me mira desorbitado. (Entrevista de la autora a Mateos por correo electrónico, agosto 2012). En el juicio por el asesinato de Kosteky y Santillan, Mateos declara: 'Escucho dos o tres disparos y quedo paralizado unos segundos. Cuando salgo al patio veo el cuerpo de Darío moviéndose. Y enseguida percibo al comisario muy nervioso. Casi inmediatamente dos policías levantan a Darío de los brazos y lo arrastran. Era una situación muy desaprensiva. Él intenta un gesto, pero no puede moverse, y lo dejan tirado en el puesto de diarios. El comisario lo palpaba, yo interpreté que le pegaba. Le advertí que le estaba haciendo fotos, para que lo dejara tranquilo. El comisario me miró y me dijo algo que interpreté como una puteada'”. (S/A, “Las imágenes que cambiaron la historia”, en La Vaca, 31 de agosto de 2005). Disponible en <http://lavaca.org/seccion/actualidad/0/92.shtml>). En el juicio la escena continúa: “Enseguida, el fiscal Bernardo Schell pidió la exhibición de un video. Las imágenes corroboraban que Fanchiotti estaba revisando el cuerpo de Santillán, sin preocuparse demasiado por sus heridas. De pronto, se escucha una voz: ‘Eh, viejo. Mirá que te estoy sacando fotos’. El fiscal de juicio, Dr. Bernardo Schell, interroga: ‘¿Reconoce esa voz?’. ‘Sí, soy yo’, responde Mateos. ‘¿Por qué dijo eso?’, repreguntó Schell. ‘Yo, generalmente, cuando hago fotos no intervengo. Pero era una manera de pedirle un poco de piedad, después de ver cómo arrastraban y palpaban a Santillán’”. (Op. cit, 2005) Para ver las declaraciones de los fotógrafos como testigos y la sentencia del juicio: <http://www.scba.gov.ar/includes/descarga.asp?id=20627&n=Ver%20sentencia%20(22993%20y%20acum.).rtf>.

14 Sergio Kowalewsky, luego de fotografiar los sucesos en la estación Avellaneda, regresa a su casa y ve por televisión que Fanchiotti, el mismo comisario que había retratado instantes antes, niega haber estado dentro de la estación Avellaneda y sostiene la versión del enfrentamiento entre piqueteros. El fotógrafo se comunica entonces con el abogado de la CORREPI, Dr. Sergio Smietniasky, para poner a su disposición las fotografías que tenía, aclarando explícitamente que no quería cobrar nada por ellas. Smietniasky relata: “Mientras estamos en el velorio de Darío el día 27, me llama Sergio Kowalewsky avisándome que tenía las fotos del momento del asesinato. Me dice que también Clarín las tiene porque él había estado junto con Pepe Mateos en la estación. Me señala incluso que Mateos debería tener una secuencia más completa porque tenía una cámara digital mientras Sergio tenía una analógica. Llamé entonces a Laura Vales, periodista de Página 12, comentándole lo que teníamos. Sergio ya las había revelado. Laura me dice textualmente: ‘Esas fotos son tan necesarias como el aire para respirar’”. (Sergio Smietniasky, entrevista realizada por la autora, marzo 2013). El 27 de junio de 2002, mientras Clarín pone una imagen muy movida y confusa en la tapa y titula “La crisis causó dos nuevas muertes” con el objetivo de eludir y encubrir las responsabilidades por los asesinatos, Página 12 publica una de las fotos de Kowalewsky en tapa donde se ve muerto a M. Kosteky con el título “Con Duhalde también”. En el copete señalan: “La salvaje represión policial tras un choque con los piqueteros provocó dos muertos y cuatro heridos graves con balas de plomo.” Al otro día Página 12 muestra la secuencia entera de fotos que prueban el asesinato con el título “Yo vi como lo mataban”, palabras del fotógrafo. En la volanta señalan: “Un testigo muestra con sus fotos cómo la policía, con el jefe del operativo a la cabeza, mató al piquetero Santillán” (Tapa de Página 12, 28 de junio de 2002). Recién ese mismo día, 28 de junio de 2002, Clarín, indicando que es un testimonio fotográfico “exclusivo”, publica la secuencia completa que había obtenido Mateos. Como copete de las fotos en la tapa señalan: “Un excepcional informe fotográfico que puede contribuir a determinar quién es el responsable” (Tapa de Clarín, 28 de junio de 2002). Para más detalles del recorrido que tuvieron esas imágenes ver el documental La crisis causó dos nuevas muertes: Los medios de comunicación en la Masacre de Avellaneda de Patricio Escobar y Damián Finvarb, 2005 y el texto de Menajovsky y Brook, 2006.

15 Los medios masivos (tanto los diarios, los distintos programas de televisión y de radio) actuaron homogéneamente frente a los hechos ocurridos durante la manifestación piquetera. Una notable excepción la constituyó el diario Página 12, que fue el primero en denunciar la represión policial y publicar una versión contrapuesta a la del gobierno, los demás medios y la policía.

16 El diario Clarín junto con otros medios gráficos, radiales y televisivos intentaron en un primero momento señalar que los piqueteros habían tenido un enfrentamiento interno y sus muertes se debían a que se habían 'matado entre ellos'. (Ver Escobar, Finvarb; Menajovsky y Brook).

17 El rol de cada uno de los fotógrafos que se encontraba en la estación, los medios para los cuales trabajaban y/o colaboraban e incluso la tecnología con la que sacaron las fotos fueron distintas en cada caso. La incorporación de lo digital se suma como un elemento más a analizar. Desde 2001 habían surgido en todas las manifestaciones nuevos actores sociales ligados fundamentalmente a distintos medios alternativos que comenzaron a movilizarse con sus cámaras de fotos y de video. Los casos de Sergio Kowalewsky y Mariano Espinoza responden a este nuevo fenómeno a diferencia de Mateos y Lucesole que cubrían los hechos para Clarín y La Nación dos de los principales diarios de tirada nacional en el país. Para conocer un estudio pormenorizado de los nuevos grupos y fotógrafos vinculados a la prensa alternativa ver PÉREZ FERNÁNDEZ, Silvia. “Fotografía y conflicto social en Buenos Aires el estallido de 2001 y la emergencia de prácticas alternativas”. In SEL, Susana (ed.). La comunicación mediatizada: hegemonías, alternatividades, soberanías. Buenos Aires: Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, 2009, 169-181.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1
Légende El general (RE) Luciano Benjamín Menéndez con un cuchillo en la mano se abalanza sobre unos manifestantes. Buenos Aires, 21 de agosto de 1984. Fotógrafo Enrique Rosito.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2179/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 268k
Titre Figura 2
Légende El suboficial A. Maguire del grupo denominado 'carapintada' apunta con su arma al reportero gráfico y otros acompañantes. Buenos Aires, 30 de diciembre de 1987. Fotógrafo Rafael Calviño.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2179/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 80k
Titre Figura 3
Légende Pinamar, Buenos Aires, enero de 1996. Empresario Alfredo Yabrán y esposa. Fotógrafo: José Luis Cabezas.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2179/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 24k
Titre Figura 4
Légende Pinamar, Buenos Aires, enero de 1996. Empresario Alfredo Yabrán y esposa. Fotógrafo: José Luis Cabezas/Fototeca ARGRA.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2179/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 352k
Titre Figura 5
Légende Volante difundido por la ARGRA (Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina). Año 1997.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2179/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 113k
Titre Figura 6
Légende El empresario Alfredo Yabrán fue fotografiado sosteniendo el volante “No se olviden de Cabezas”. Año 1997. S/a.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2179/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 20k
Titre Figura 7
Légende Estadio Monumental, partido de Boca- River, Buenos Aires, 1998. Fotógrafo: Eduardo Longoni
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2179/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 40k
Titre Figura 8
Légende Tapa del catálogo de fotografías realizadas en Homenaje a José Luis Cabezas. Argra. 1997-1998.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2179/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 20k
Titre Figura 9
Légende Buenos Aires, 20 de diciembre de 2001. Fotógrafo Walter Astrada/AP
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2179/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 32k
Titre Figuras 10 a y b
Légende Buenos Aires, diciembre de 2011. “Fotoperiodismo en la calle”. Fotógrafa: Lucía Merle
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2179/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 28k
Titre Figuras 11 y 12
Légende Figura 11: Tapa de Página 12 del día 27 de junio de 2002. Fotografía de portada: Sergio KowalewskiFigura 12: Tapa del diario Clarín, 27 de junio de 2002. Fotografía de portada: José Mateos.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2179/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 44k
Titre Figuras 13 y 14
Légende Tapa del diario Página 12, 28 de junio de 2002. Fotografías de portada: Sergio Kowalewsky.Tapa del diario Clarín, 28 de junio de 2002. Fotografías de portada: José Mateos.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2179/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 37k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Cora Gamarnik, « El rol del fotoperiodismo en la construcción de la democracia en Argentina (1983-2002) », L'Ordinaire des Amériques [En ligne], 219 | 2015, mis en ligne le 06 décembre 2015, consulté le 22 mai 2018. URL : http://journals.openedition.org/orda/2179 ; DOI : 10.4000/orda.2179

Haut de page

Auteur

Cora Gamarnik

Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires, coragamarnik@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
L’Ordinaire des Amériques est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo IPEAT
  • Logo Université Toulouse-Jean Jaurès
  • Logo Université de Toulouse
  • Logo Latindex
  • OpenEdition Journals