Navigation – Plan du site
IV Arte y sociedad a través de la fotografía, siglos XIX y XX

Gomes Casseres, creador de postales fotográficas en Costa Rica (1907-1920)

Gomes Casseres, Creator of Photographic Postcards in Costa Rica (1907-1920)
Gomes Casseres, créateur de cartes postales photographiques au Costa Rica (1907-1920)
Gomes Casseres: criador de postais fotográficos em Costa Rica (1907-1920)
Enrique Camacho Navarro

Résumés

Pendant la première moitié du XXe siècle, la United Fruit Company, cette entreprise transnationale qui fut fondée en 1899 dans le but d’exploiter les ressources agricoles d’exportation dans le pourtour caribéen, élabora une quantité considérable de propagande — réclames journalistiques, cartes postales, livres, etc. — liée à l’activité commerciale et touristique que cette même entreprise pratiquait entre différents pays de la région et les États-Unis. Cet ensemble iconographique allait influencer le regard que, depuis l’empire étatsunien, on porta sur l’aire centre-américaine et caribéenne. Dans ce monde d’images, les cartes postales se révèlent être le support privilégié d’un discours visuel par lequel l’entreprise bananière elle-même imposait un imaginaire social idéal. L’un des créateurs de ce processus est un certain Gomes Casseres, dont le nom apparaît en lettres d’imprimerie sur différents exemplaires que nous avons trouvés — plus précisément au sujet du Costa Rica — et soumis à un examen iconologique. Le présent article cherche à mettre en valeur ce type de vestiges culturels ; il propose une lecture de ces images à partir de l’idée que la « mamita yunai » [« Maman Younaitid »] a construite de la géographie de cette zone, idée qui, avec le temps, s’est imposée comme la « réalité » du Costa Rica.

Haut de page

Texte intégral

I

1A principios del siglo XX, en Costa Rica coincidieron dos acontecimientos históricos de sumo interés. Uno, la instalación de la United Fruit Company (UFCo) como empresa dedicada a la explotación agroexportadora desde 1899, determinada por la consolidación del capitalismo en su fase de expansión. Dos, el impacto de la “era de las postales” (1900-1918), proceso también motivado por la influencia capitalista. La evolución de la fotografía a nivel mundial confluyó en la producción de una cantidad numerosísima de esas tarjetas, las cuales construyeron un imaginario a partir de la propaganda de las actividades que giraban alrededor de la producción bananera, particularmente en la región del Caribe costarricense. Varios fueron los fotógrafos que realizaron esa producción. Los subtemas que se pueden encontrar en las tarjetas son muy diversos y, por lo tanto, fueron distintos los intereses e intenciones que impulsaron el desarrollo de tales documentos fotográficos. Tomando en cuenta los rasgos mencionados, esta propuesta tiene como objetivo el estudio de la obra fotográfica en postales de “D. D. Gomes Casseres”, quien aparece como autor de varias series relativas a la costa atlántica “tica”, y publicadas aproximadamente a partir de 1907. El análisis del conjunto se apegará a la propuesta iconológica de Peter Burke (Burke 2001). La tesis es que a través del ejercicio iconológico se mostrarán los aportes que ofrecen los documentos visuales en la explicación del proceso socio-histórico de Costa Rica, especialmente en lo que se refiere a la construcción de imaginarios colectivos que evocaban un futuro promisorio y escondían los intereses propios de los inversionistas extranjeros. Asimismo, se verificará la existencia de mensajes visuales que si bien no fueron parte de un proceso consciente al momento en que se construyó la postal, es posible detectarlos dentro del encuadre fotográfico y dentro del proceso editorial que se llevó a cabo (Geary & Webb 1998, 1-11).

2A lo largo de Latinoamérica, y aún dentro de América Central y el Caribe, son muy variados los casos de publicaciones donde se muestra la atención que se ha tenido por seguir el desarrollo de la presencia de las tarjetas postales en nuestro continente. Destacan algunos casos, como el conjunto de obras del argentino Marcelo Loeb (Loeb y Howat 1992 y Loeb 1997), las ediciones brasileñas de Joao Emilio Gerodetti y Carlos Cornejo (Gerodetti y Cornejo 1999, 2005, 2006), o del norteamericano Stephen Grant, quien elaboró en Centro América una publicación muy seria sobre El Salvador (Grant 1999). Es posible mencionar que existe una amplia panorámica bibliográfica en torno a las postales. No obstante, por la amplitud del tema no cabe aquí la intención de mostrar el tipo de presencia bibliográfica que se ha generado alrededor de las tarjetas postales dedicadas a los países latinoamericanos, y de manera muy particular las formas en que se ha manifestado su uso. Pero debe darse por sentado que los comentarios que forman este escrito se sustentan a partir de múltiples referencias que permiten ampliar las explicaciones sobre el ejercicio iconológico de las imágenes costarricenses en tarjetas postales. Por el momento, baste con mencionar que la diversidad de las obras dedicadas a las postales es una constante, pues se han localizado ejemplos que van desde aquellos en que destaca la sencillez, como es el caso que aborda el tema de postales de Barbados (Green 1999), hasta ejemplares donde se constata la elaboración de verdaderas joyas del coleccionismo de este tipo de vestigios, como la obra de Marisa Vianna sobre la región brasileña de Bahía (Vianna 2004).

3Para llegar a la situación sobre el manejo de postales en Costa Rica, una publicación digna de mención es Costa Rica: Imágenes e historia. Fotografías y postales, 1870-1940, volumen I, obra editada por los hermanos Álvaro y Carlos Castro Harrigan, y con prólogo de Oscar Rohrmoser Volio. Éste apunta sobre la minuciosa labor que como coleccionista desarrolla Álvaro, destacando que se trata de imágenes que se usaron para promocionar al país. Los lugares evocados a través del trabajo fotográfico son las ciudades de San José y Cartago, así como los puertos de Limón y Puntarenas. De acuerdo con el prologuista, el libro “muestra la vida rural de nuestros valientes campesinos y su dedicación al trabajo, en la producción de alimentos para sus conciudadanos y para facilitar las exportaciones de café, banano y otros cultivos que eran la base de la economía nacional.” (Castro Harrigan 2005, 1). Él mismo señala el aporte del texto a la historia costarricense, entendiendo dicho aporte como una posibilidad de retroceder en el tiempo. Los autores definen, por su parte, que su material responde a criterios fotográficos e históricos, entendiendo esto como la valiosa, pero simple, tarea de presentar las imágenes al público “tico”. Hay un diálogo directo con los receptores, a quienes se pide tomar en cuenta la herencia “de los antepasados” con el fin de conservar y afianzar “nuestra naturaleza de paz y trabajo”.

4Son decenas de postales las que atesora este libro de los Castro Harrigan, entre las que se quiere destacar la presencia de 47 dedicadas a la región de Limón, pues será a esa zona de producción bananera que se le pondrá particular atención en este trabajo. A cada una de las postales se le agregó un pie de foto con características muy sencillas. Se trata de explicaciones sobre lugares evocados en las postales, sobre los sitios desde dónde se hicieron llegar, así como también comentarios acerca de las fechas de los envíos postales. En algunos casos también se traducen los mensajes, escritos originalmente en inglés. Hay otras anotaciones en donde se hace referencia al autor, como aquella titulada “Hospital. Port Limon”, donde se especifica que la fotografía es obra de “Horace N. Rudd. Año 1904” (Castro Harrigan 2005, 121). Sobre este ejemplo cabe señalar que los pies de foto deben verse como escritos que definen una intención de lo que se quiera que sea leído en las imágenes, según la persona que pone ese elemento; pero no sólo eso, debe tenerse mucho cuidado en que la información ofrecida sea correcta, pues de otra manera se convertirá en obstáculo que impedirá hacer una lectura iconológica de manera correcta, como pasa allí con el nombre de Rudd, el fotógrafo estadounidense a quien se le nombra como “Horace”, cuando en realidad se llamaba Harrison Nathaniel Rudd (1840-1917) (Guardia 2008, 101). Como otro aspecto que es digno de mencionar en torno a los pies de foto, está aquél que corresponde a la postal titulada “Beresem West Farm” donde los autores escribieron lo siguiente: “Las fincas bananeras progresaron con el advenimiento del ferrocarril y generaron una demanda de mano de obra local” (Castro Harrigan 2005, 146). Con esta cita se aprecia una visión de simpatía con la incursión de capitales en Costa Rica, en particular vinculados a la agroexportación y a la infraestructura que se montó paralelamente.

5Los mismos hermanos Castro Harrigan editan un segundo volumen, en el 2006. Las características y comentarios ya hechos sobre el primer volumen se mantienen como una constante dentro del nuevo ejemplar. No obstante, en este caso se puede señalar el carácter laudatorio que con mayor intensidad se da hacia la incursión de capitales extranjeros en Costa Rica. Presentamos aquí una referencia a Puerto Limón, de cuyas postales haremos una reflexión más amplia. Al hablar de “Limón, la provincia bananera”, los autores señalan de entrada que la comunicación hacia esa zona era mucho más difícil, comparándola con la zona del Pacífico, “debido a que no existían puentes ni otros medios para atravesar los ríos caudalosos y los pantanos extensos, por lo que era necesario recurrir a barcas chatas, a manera de balsas” (Castro Harrigan 2006, 156). Se escribe allí que la distancia de casi 170 kilómetros entre San José y Limón en la época colonial debió recorrerse en un tiempo estimado de un mes, usando carreta hasta Cartago, luego en caballo hasta Turrialba y Matina, subiendo a una balsa hasta la boca del Río Matina, para al final recorrer la playa en mula hasta llegar a Limón, pasando por Moín. Esta reseña de las dificultades para el contacto entre la capital del país y su costa atlántica lleva a los autores a señalar una exaltación a la persona a quien se le destaca por el hecho de que superó la presencia de pantanos y los “asaltos continuos por los indios mosquitos”. Así se expresan al respecto: “Con la construcción del ferrocarril al Atlántico, gracias a la inversión y empuje de Minor Cooper Keith, se sanearon los pantanos y las compañías bananeras, en especial la United Fruit Co., se realizaron cultivos extensivos de banano, con fines de exportación” (Castro Harrigan 2006, 156). Para cerrar esa alusión a Limón, comentan sobre el establecimiento de un hospital, así como destacan el avance comercial de bienes y servicios, acciones que permitieron, de acuerdo con lo enunciado por los editores, que la ciudad de Limón fuera tomando forma y desarrollándose. Resaltan sus menciones acerca de la llegada de centenares de trabajadores caribeños y chinos que se establecerían en la zona. “Inversionistas y personas con cargos técnicos o administrativos, llegaron al puerto con sus familias y contribuyeron a elevar el nivel educativo y cultural. Acostumbraban enviar postales a sus seres queridos y esto explica que podamos presentar un gran número de fotografías” (Castro Harrigan 2006, 156). Como se aprecia, y pese a que hay al menos una indicación de las largas jornadas de los trabajadores bananeros, así como de su futuro incierto ─lo que se constata en el pie de foto de la postal titulada “Cortando bananos” (Castro Harrigan 2006, 174)─, la visión es de un indudable carácter pro estadounidense.

6De las postales que tienen como imagen o referencia a Puerto Limón, aunque en particular aquí se pone atención a aquellas en donde se representaron las actividades que giran alrededor de la producción bananera en la región del Caribe costarricense, se puede decir que su cantidad es numerosísima. Mediante el acercamiento a ese caso es posible sostener que son varios los fotógrafos que se encargaron de realizar esa abundante producción. Es común localizar en las tarjetas de Costa Rica la identificación de los responsables de la fotografía, o bien de su impresión. Asimismo se comprueba que los subtemas son muy diversos; y que, por lo tanto, fueron distintos los intereses e intenciones que impulsaron el desarrollo de tales vestigios culturales. Estos rasgos mencionados actúan como factores que llevan a escoger las postales a tratar, elección en la que el criterio medular a seguir es el de analizar algunas tarjetas que se dediquen al tema de la producción de bananos. Sumado a ello, razón particular que explica la selección del caso que se presentará en este trabajo es que los artefactos visuales a analizar son en su mayoría parte de mi colección particular. Así, en este trabajo se tiene como objeto de estudio la obra fotográfica en postales de “D. D. Gomes Casseres”, quien aparece como autor de una serie de postales relativas a la costa atlántica “tica”, en particular la zona alrededor de la ciudad de Puerto Limón.

7En realidad la idea central de mi acercamiento a las imágenes fotográficas en tarjetas es que a través del ejercicio iconológico, y cualquiera que sea la postal elegida, se podrán mostrar las posibilidades que ofrece la lectura de imágenes en la búsqueda de elementos explicativos del proceso socio-histórico de Costa Rica. Asimismo se podrá verificar la existencia de mensajes visuales que si bien no fueron parte de un proceso consciente al momento en que se construyó la postal, gracias a la lectura iconológica es posible detectarlos dentro del encuadre fotográfico y dentro del proceso editorial que se llevó a cabo.

II

8Hace ya unos años, cuando me inicié en el estudio de imágenes, fue de mi interés la representación que tuvo la United Fruit Company de aquellos territorios en los cuales llevó a cabo las actividades mercantiles vinculadas a la producción agrícola. Aquella empresa económica estadounidense ─de la que todos tienen una idea del impacto que tuvo dentro del desarrollo histórico, político y económico de los países circundantes del Caribe─ captó mi atención por el hecho de que las imágenes fueron para ella una herramienta muy útil de propaganda. A través de los anuncios periodísticos, donde promocionaría sus servicios turísticos, de los menús ilustrados que presentaba a sus clientes durante los trayectos entre New York, New Orleans, Mobile, La Habana, Puerto Barrios, Limón y Kingston, de textos publicados en forma de folletos o de libros con apariencia erudita, así como también lo hizo mediante tarjetas postales, la UFCo. llevó a cabo un proceso de construcción de imaginarios que tuvieron la utilidad de que su presencia como inversionista en la zona fuese considerada impulso de progreso para los países donde se instalara.

Figura 1

Figura 1

Imagen de la tarjeta postal “Banana Series N° 12 U.F. Co’s Steamer carrying Bananas to U.S.A. Sixaola.” D. D. Gomes Casseres. Limón, C. R. Colección de Enrique Camacho Navarro.

Figura 1 A

Figura 1 A

Figura 1 A. Imagen de la tarjeta postal “U.F.Co’s Steamer carrying Bananas to U.S.A.”, tomada de la página http://www.costarica-nature.org/​Costa-Rica/​bananes/​36-Transport.php

9Vinculado al tema de la construcción de imaginarios, quiero resaltar que entre las postales encontré una imagen que me sirvió para explicar el tipo de propuesta que la “Mamita Yunai”, como se le conoce a la empresa “gringa” en Centroamérica y el Caribe, expresaba a través de símbolos. Se trata de la postal que se titula: "Banana Series Nº 12. U. F. Co’s Steamer carrying Bananas to U.S. A. Sixaola” (Figura 1). Este ejemplar no ha sido encontrado a la venta, contando sólo con imágenes, entre las cuales destaca otra en la que se quita la referencia a la Banana Series, pero que es de mayor calidad en su reproducción, y que aquí se incluye para  mostrar tal diferencia (Figura 1 A). En ella está la imagen de un barco navegando. No indica la ubicación geográfica, aunque si hay una plena identificación de ser un transporte perteneciente a la empresa norteamericana, y una referencia directa a que se trata de una actividad vinculada al comercio de bananos. Asimismo se define el destino del producto, los Estados Unidos. Pasando a un nivel de la lectura de imágenes, tenemos que allí, en la toma para la postal, como objeto central aparece la intención de mostrar la magnitud del barco bananero. Éste ocupa el plano fundamental de la imagen. Se trata de un barco que tiene el distintivo de la UFCo. en la chimenea. No podría dudarse que se trata de una embarcación de la UFCo., ya que en el propio iconotexto, es decir en el escrito integrado a la misma imagen fotográfica, así lo especifica. Además de que puede agregarse que en la chimenea se ve el logotipo que identificaría a la famosa “flota blanca”, formado por un figura geométrica en forma de diamante de color blanco que se ubica sobre una barra con un color rojo inapreciable en una imagen de tonos grises y fondo negro. La imagen, en blanco y negro, no permite distinguir el esplendor de algunos detalles, como ese que identificaría a la empresa bananera por el puro sello distintivo. Ello también se puede sostener gracias a la existencia de imágenes donde se usó el color, y es posible apreciar las características del logo, como es el caso de un número abundante de postales donde se mostraba la grandeza de la United Fruit y su "flota blanca” a través de la representación de los barcos que la integraban (Figura 2).

Figura 2

Figura 2

Imagen de la tarjeta postal “S.S. Veragua, one of six sister ships of the Great White Fleet United Fruit Company”. Colección de Enrique Camacho Navarro.

10La representación del barco es clara. Mantiene una relación estrecha con todo aquel artefacto o instrumento que hace pensar en los adelantos tecnológicos. Las grandes fábricas, los ferrocarriles, así como los barcos, simbolizan el progreso (Aguayo 2003). No sólo en el plano iconológico, sino también en el literario, en el cultural, y en el desenvolvimiento histórico, dan mensajes del avance de la civilización, de la ruptura de fronteras, de la posibilidad de un arribo a nuevas regiones donde ampliar las posibilidades del desarrollo. En el caso de la postal arriba expuesta, el acercamiento a la nave es un elemento medular ante el panorama aislado en el que navega. La naturaleza virgen, la tranquilidad del mar, son marco de la llegada del impulso tecnológico. El humo denota productividad haciendo que la mirada se pose en el impulso mecánico inventado por el ser humano. El ingenio anuncia una nueva época en aquel territorio “despoblado”, “desatendido” por las fuerzas del progreso.

11Cabe añadir un punto más, aquel que explica que Sixaola referencia que en el ejemplar da la impresión de que se escribió a mano es un ejemplo de los varios nombres dados a cada barco que fue parte de la flota bananera, conocida como la “White Fleet”. El nombre se tomaría del río que se encuentra en la frontera entre los territorios de Costa Rica y Panamá, y que también identifica a una ciudad costarricense cercana a dicho punto geográfico.

12Esa postal, a la que sólo se había tenido acceso gracias a una imagen de la parte frontal, sin contar con más datos de su parte posterior, adoptaría un sentido más interesante cuando se le vinculó con otras postales más, de las que hablaré enseguida.

III

  • 1 Se ha encontrado una postal con la misma imagen, pero que en el título sólo se anuncia como “Planti (...)

13Para otro ejercicio iconológico posterior analicé una tarjeta más, sin haber reparado inicialmente en que tenía una relación muy estrecha con la tarjeta vista antes. Esta nueva postal sí pertenece a mi colección particular (Figura 3). Es una imagen que se seleccionó para ser analizada por el hecho de representar la preparación del terreno que será usado para plantar bananos, o sea por traer a colación un paso inicial en el proceso productivo. Como puede verse en la propia postal, es la que lleva el título “Banana Series Nº 1. Planting Bananas”,1 identificación que se ubica en la parte frontal, en su parte inferior izquierda, y que se coloca en lo que es una franja blanca. Sin detalle que permita situar la fecha de su producción o circulación, se puede sostener que es una tarjeta creada luego de 1907, ya que la parte posterior cuenta con la subdivisión que ofrece un espacio al mensaje y la otra mitad a la dirección a la cual se hace -o hará- el envío. Hasta 1906, sería en el espacio ocupado por la imagen, o bien en la pequeña parte en blanco dejada en ese lado, donde debía ponerse el mensaje que se quería enviar en la postal. Es sólo a partir de 1907 que la Unión Postal Universal (UPU) determinaría modificar el formato, y la parte posterior se dividiría para dar espacio para la dirección del destinatario y un lugar propio para la comunicación (Montellano 1998, 13-17). Con esta explicación, se entiende cómo ese dato permite ubicar temporalmente el momento de creación de muchas postales.

Figura 3

Figura 3

Imagen de la tarjeta postal “Banana Series No. 1, Planting Bananas.” D. D. Gomes Casseres. Limón, C. R. Colección de Enrique Camacho Navarro.

14El ejemplar con el que se cuenta no fue enviado a lugar alguno, ni tiene un texto que haya sido escrito por algún interesado en mandar un recuerdo. No obstante, sí posee datos que fueron colocados durante el proceso de edición, y que deben tenerse en cuenta al entrar en contacto con la imagen. También en la parte de atrás, la tarjeta informa que se trata de una toma capturada en la “Republic of Costa Rica”, señalando que se trata -lo que resulta ser obvio─ de una “Post Card”, así como se incorporan datos del editor, al consignarse lo siguiente: “D D, Gomes Casseres. Limón, C. R. ─All Rights Reserved”. Insignificante en apariencia, pero como un dato más que debe consignarse, se tiene que en la parte inferior derecha se encuentra el número “9736” (Figura 4).

Figura 4

Figura 4

Anverso de la tarjeta postal “Banana Series No. 1, Planting Bananas.” D. D. Gomes Casseres. Limón, C. R. Colección de Enrique Camacho Navarro

15La descripción inicial de la parte anterior hace ver que se trata de un grupo de once hombres, situados en el plano fotográfico en la parte media baja de la tarjeta. En la parte superior, y como escenario fundamental, está una densa vegetación. Dividiendo la toma se encuentra un enorme tronco de árbol. A la derecha de éste, viendo de frente a la imagen, ocupa un lugar principal el hombre que detiene al caballo. El individuo viste todo de blanco, con sombrero y unas botas que casi llegan a la rodilla. Junto a él está parado alguien que sostiene al hombro lo que parece una herramienta de trabajo. Éste no mira directamente a la cámara, como sí sucede con aquel que está en el primer plano. Más al fondo se encuentran otros cinco hombres, quienes también miran hacia donde se debió encontrar el fotógrafo. A la izquierda del tronco llama la atención la presencia de dos hombres inclinados en actitud de estar sembrando. Con su mano izquierda, ambos sostienen una herramienta que debe ser un palo sembrador que sirve para abrir la tierra, al tiempo que con la diestra detienen una pequeña planta de banano que será colocada en el orificio hecho. Su mirada atiende a esa acción, sin preocuparse por ver el momento de la toma, es decir sin voltear hacia donde se sitúa la cámara. Los tres individuos restantes están parados, también a la espera de la captura fotográfica. Cabe indicar, luego de esta descripción general, que es de suma importancia la identificación de los detalles, toda vez que además de poder indicar sobre algunos rasgos que definan al posible creador, también apuntan hacia significados que pueden ayudar a una interpretación más profunda sobre la intencionalidad de las herencias visuales.

16Si se considera el título, que se refiere a “Planting Bananas”, los hombres inclinados ocupan un lugar especial dentro del mensaje de la imagen. Gracias a ellos se aprecia la pose que se construyó de manera predeterminada. Ese par de individuos recibieron, evidentemente, la indicación de no distraerse mirando a la cámara. Con ello, el creador de la postal mostraría la importancia de la actividad. Eso se apuntala con el hombre de la herramienta al hombro, quien mira fijamente a los dos plantadores, encaminando la mirada del receptor hacia ese punto de acción. Otra figura de relieve es la persona que detiene el caballo. En primer lugar, es el único que tiene acceso al privilegio de ese medio de transporte durante las jornadas de trabajo. El caballo de igual manera simboliza la jerarquía entre el grupo, pareciendo que se trataba del capataz. Pero son las botas el elemento que más respalda esta interpretación de que se diferenciaba de los otros once hombres. Se trata de una prenda que en la vestimenta de los individuos de esta geografía marca una distinción social y laboral. Los trabajadores siempre aparecen con zapatos bajos. Las altas botas son para quienes cuentan con la capacidad económica adquisitiva, ya sea por sus propios medios, o bien porque sus superiores se las entregaban como distinción del cargo ocupado. Un último detalle es el blanco de su ropa, que si bien es el mismo color de la ropa de muchos otros, y pese a la dificultad de apreciarlo certeramente a raíz de que la toma es hecha en blanco y negro, la condición del tono distingue aquellas prendas en las que el uso diario, en jornadas de trabajo en contacto con la tierra, lleva a que vayan adquiriendo un aspecto grisáceo.

  • 2 Who’s Who in Latin America. Part II Central America and Panama, pág. 3. Visto en Google, 20/05/2014
  • 3 Aylín Patricia Pertuz Martínez, en Pensamiento y Gestión, 21, Universidad del Norte, 26-48, 2006, p (...)

17Todo el grupo tuvo que posar, en acto propiciado por el artista, ya que debía mantenerse fijo, estático, para evitar que la imagen saliese “movida”. Esto lleva a entender que la distribución misma de la escena fue preparada de antemano, dando instrucción específica a cada uno de los hombres del lugar que tendrían que ocupar. El artífice, como se puede sostener, juega entonces un papel de primer orden en la construcción de la imagen. Por ello es de importancia contar, en la medida de lo posible, con información sobre el fotógrafo. ¿Qué se puede decir de Gomes Casseres? Al indagar sobre él se encontró que debió ser David Gomes Casseres, quien es mencionado junto a Mary Elena Hastings como padres de William David Casseres, un reconocido médico nacido en Limón el 12 de junio de 1909.2 La búsqueda de noticias al respecto llevó a encontrar una referencia ─aunque un tanto distante─ a la procedencia de los Gomes Casseres, señalados en la obra Historia empresarial de Sincelejo, 1920-1935, como una familia de judíos provenientes de Curazao. Pero habría que buscar la liga con nuestro personaje, toda vez que esta vertiente está situada en Colombia. En la misma publicación se menciona la aparición de casas comerciales en dicho periodo, como la “Cáceres & Espriella”, constituida por “Enrique de la Espriella, los hermanos Gomes Cáceres y Adolfo Támara como socio industrial”.3

18En un principio no se contaba con información del fotógrafo mencionado, pero el continuar la investigación ha permitido la posibilidad de ampliar el conocimiento sobre aquél. Gracias a una búsqueda realizada el mes de abril de 2012, se encontraron importantes datos del personaje. Así, se sabe ahora algo más de “D. D. Gomes Casseres”, cuyas iniciales en las postales debieron significar don David Gomes Casseres, quien llegó a Costa Rica a principios del siglo XX.

19Nació en Sincelejo, Colombia, el 14 de noviembre de 1876, hijo de Naphtali Gómez Casseres y de Engracia Díaz. Creció en Sincelejo hasta la edad de colegio, estudiando luego en Jamaica en una división de la Universidad de Cambridge allá establecida. De regreso a Colombia entró en negocios con tres de sus hermanos en Barranquilla, allí conoció a Lena Hasting Grinell profesora del colegio presbiteriano y se comprometieron. Ella volvió a Estados Unidos para visitar a sus padres y regresó a contraer matrimonio en Limón, Costa Rica, donde la esperaba don David quien había obtenido un puesto en la United Fruit Company. En Limón nacieron los hijos William, Dorothy Sarita y Ernesto. Por motivos de salud la familia se trasladó a Cartago, donde los hijos entraron a las escuelas de esa ciudad llegando los últimos a obtener su bachillerato del Colegio San Luis Gonzaga, habiéndose ausentado previamente los dos mayores a continuar su educación a EEUU.

20David Casseres dejó de trabajar para la United Fruit Company durante la depresión de 1930-1931 y estableció su propio negocio de importaciones en Cartago. Unos años más tarde lo trasladó a San José donde lo incorporó  bajo el nombre de Almacén Casseres Ltda., que hoy existe bajo la gerencia del Sr. Manuel Navarro Leiva y su hermano don Santiago Navarro antiguos empleados de don David, quienes son socios en unión de los hijos y nietos del fundador.

21Don David Casseres falleció a los 70 años en 1947 y su señora doña Lena sobrevivió por 20 años más estando los dos enterrados en el cementerio General de Cartago.4

22Además de haberse acrecentado la información sobre el creador de postales, lo cual ha sido de gran ayuda, toda vez que se señala una conexión directa con la UFCo., también debe tomarse en cuenta que el análisis de otras de sus imágenes puede contribuir a conocer mejor al autor. Por ejemplo puede decirse que hay una postal que corresponde a la llamada serie “City View”, también adjudicada a Gomes Casseres, que en su N° 1 fotografió a un grupo de niños atendiendo a la escuela de gobierno (Figura 5).Con este caso puede apreciarse que el autor se preocupó por distinguir entre las series de postales fotográficas que organizó, una dedicada a la producción bananera y otra realizada con particular interés por los aspectos de urbanización. Existe una serie más, aquella relacionada con el tema que denominó “Park View”. Ese aspecto de la existencia de “series” así como la posibilidad de realizar trabajos de lectura iconológica comparativa, será interesante objeto de reflexión para trabajos posteriores sobre Gomes Casseres. Por el momento podemos resaltar que un dato singular es que la Banana Series, si se toma en cuenta la numeración de las postales, ocuparía un lugar posterior a la creación de las postales que corresponden a las series de la vista de la ciudad, así como a la que corresponde a las vistas del parque. Como si primero hubiese sido la ciudad el centro de atención desde el cual se pensó en hacer propaganda de la región.

Figura 5

Figura 5

Imagen de la tarjeta postal “City View No. 1. Group of Children attending Government School, Limón.” D. D. Gomes Casseres. Limón, C. R. Colección de Enrique Camacho Navarro.

IV

23A partir de los datos sobre el autor de la captura iconográfica, un siguiente paso es identificar el porqué de su interés en el tipo de capturas que él realizó. Como primer rasgo aparece el hecho de que Gomes Casseres otorga una numeración a la serie con la intención de mostrar los diferentes pasos que se relacionan a la producción bananera, siempre respetando el desarrollo cronológico del proceso. La postal número uno de dicho conjunto dedicado a los bananos no es otra cosa que la referencia al paso inicial de las distintas fases productivas. Pero, al mismo tiempo, aquella postal atrapó la distinción existente entre los sujetos sociales que participaron en esa actividad agrícola. El hombre en vestimenta de blanca pulcritud no puede confundirse con el resto de los individuos de la postal. O es un capataz a cargo de la vigilancia del grupo, o bien un trabajador con un status de mayor distinción. Comparando su presencia, y sobre todo el vestuario, con la que muestran algunas postales más, sería aventurado decir que se trata de un socio o trabajador de alto nivel de alguna compañía bananera. El trabajo comparativo que se posibilita al estar en contacto con otras imágenes permite enunciar que es detectable la elegancia de mayor formalidad que, aun en una zona selvática, caracteriza a los encargados o administradores que ocupaban cargos principales en las bananeras.

24Sobresale en la imagen la unidad que integra la naturaleza, protagonista particular de la escena, y los trabajadores, representantes de la mano de obra que era necesaria para impulsar la producción de bananas, y que era asequible en la zona atlántica gracias a una oferta de la fuerza de trabajo proveniente de las West Indies, principalmente de Jamaica (Chomsky, 1995). A excepción del “capataz”, quien tiene rasgos físicos del “campesino tico”, del que hemos escrito antes, la mayoría de los hombres restantes tiene características de origen africano, es decir son negros. Puede decirse que aquí hay una mayor representación del esfuerzo individual hacia lo que significa “romper” la selva, dominar la naturaleza, sin la posibilidad de contar con grandes maquinarias, sin muchos trabajadores, y sin que el magnate o inversionista siga de cerca cada una de las fases de su empresa.

25Hasta el momento actual de la investigación, los avances revelan que sí se trataba de un discurso visual que tomaba como personaje central a la UFCo. El contacto permanente con la temática ha permitido afortunadamente encontrar varios de los ejemplares de esta Serie. Así, cuento ahora con ejemplares, en imágenes o con las propias postales, de casi la totalidad de la Bananas Series. Gracias a ello es que se puede sostener que los mensajes iconológicos tienden hacia una utilización de las imágenes en beneficio de la economía de plantación que la gran bananera norteamericana impuso en el área circuncaribeña.

26Las postales ahora localizadas dentro de la serie, además de la ya vista como N° 1, son: “Banana Series Nº 2. Cleaning Young Bananas.”, la “Banana Series Nº 4. Bananas full grown.”, la “Banana Series Nº 5. Cutting Bananas.”, la “Banana Series Nº 7. Carrying Bananas to Railway Track.”, la “Banana Series Nº 8. Bananas Carriers fording a river.”, la “Banana Series Nº 11. Loading Bananas.”, así como la imagen de la postal que también se mencionó más atrás, la “Banana Series Nº 12.U. F. Co’s Steamer carrying Bananas to U.S.A. Sixaola”. Para efectos de este escrito, que debe ceñirse a un espacio limitado presentaré la lectura iconológica de unas pocas postales más.

Figura 6

Figura 6

Imagen de la tarjeta postal “Banana Series N° 2. Cleaning Young Bananas.” D.D. Gomes Casseres. Limón, C.R. Colección de Enrique Camacho Navarro.

27Acerca de la postal numerada con el 2, nombrada como “Cleaning Young Bananas.” (Figura 6), tenemos que se trata de una toma en un plano más amplio que aquel de la tarjeta N° 1. En esta segunda postal de la serie ya se entiende que la intención se encamina a seguir el proceso del cultivo de bananos. No está de más decir, en este sentido de la aparición cronológica, que ya de por sí está marcada con la numeración de la “Banana Series”, que el número que aparece en la parte posterior de esta tarjeta tiene continuidad con el número de la primera, es decir que cuenta con la impresión del número 9737. Los personajes centrales, por así decirlo, siguen siendo las plantas de banano. Aquellas pequeñas plantas que se siembran en la postal Nº 1 simbólicamente se representarían, pero ya crecidas, en esta nueva toma fotográfica. Las personas vuelven a ocupar papeles secundarios. De nueva cuenta está el capataz, aunque ahora sí con rasgos negroides, ubicado en un plano más cercano a la cámara, acompañado por casi una veintena de trabajadores, quienes, en plena pose y más alejados del fotógrafo, se ubican formando una línea paralela al tronco caído que aparece en un plano frontal. La continuación de la limpieza de los terrenos donde se sembraba el banano fue una tarea permanente. El cultivo bananero fue ganando espacio a lo que siempre fue una jungla espesa. La transformación de la geografía, como acá lo atestigua el desmonte, se manifiesta como el control de la naturaleza, como la domesticación de ésta. Debe destacarse como interpretación iconológica que fuera del plano principal adoptado por el capataz, la presencia del grupo de hombres es de poca significancia.

28Al mirar estas dos primeras postales de la serie, cotejando similitudes, diferencias, en sí, particularidades que pudieran ser detectadas con la observación comparativa, encontramos un par de elementos interesantes. Uno, es que el tronco que aparece en la primera tarjeta puede relacionarse con el tronco tirado que se encuentra en un primer plano de la postal No. 2. La intencionalidad en continuar un seguimiento a la presencia del tronco no parece fortuita. En la imagen 2 es evidente el interés por captar el tronco de manera horizontal dentro del encuadre. La propia ubicación del posible “capataz” daría énfasis a ese elemento.

29Como un segundo aspecto está el que con una mirada más aguda se puede ver que entre los hombres que forman la línea paralela al tronco caído uno de los hombres está colocado en una posición que rompe con la “linealidad”. Gracias a un acercamiento se puede observar que no es una persona que se puede aglutinar en el conjunto de los trabajadores. Es un hombre blanco, lo cual a primera vista no es posible apreciar (Figura 7). Con este nuevo elemento, la composición visual adquiere un nuevo matiz. Se delinea una jerarquización social. Aparece el hombre “blanco” como el ubicado en una posición superior de poder, con su representante, el cual revela a través de su propia postura una diferencia con el resto del grupo, el mayoritario, el formado por quienes representan la mano de obra que hará el trabajo duro de la actividad cultivadora. Así, el gran propietario, ausente en la imagen N° 1, hace acto de presencia. No pareciera que es su representación la que se desea imponer en lo visual. Pero finalmente está allí a través de la presencia icónica de su iniciativa empresarial, de su representación mediante un individuo étnicamente similar.

Figura 7

Figura 7

Detalle de la tarjeta postal “Banana Series N° 2. Cleaning Young Bananas.” D. D. Gomes Casseres. Limón, C. R. Colección de Enrique Camacho Navarro.

30Hasta qué punto es posible leer también en la imagen la presencia de un escenario natural, más allá de la línea formada por los trabajadores, que se presenta como el gran territorio que aun puede ofrecer los beneficios que no han sido explotados. Aquel bosque que se ve en la parte posterior de la toma puede ubicarse como carta de invitación a los futuros inversionistas que saben bien que la madera del desmonte era también un producto que se comercializaba con buenos dividendos.

31De una buena vez se puede hacer una mención más amplia a la parte posterior de las postales de la serie. Se trata de un espacio dividido, con textos que indican, primero, que se habla de la “Republic of Costa Rica”; lo evidente, que se trata de una “Post card”; que se cuenta con dos espacios, aquél dedicado al mensaje (“Message”), que es el espacio de la izquierda, así como el correspondiente a la dirección del destinatario (“Address”). En esta misma parte, pero al extremo inferior izquierdo, se ubica un número, como se ha dicho, que es el que define a la tarjeta dentro del proceso editorial. En la parte que ocupa el borde izquierdo, pero ubicado de manera vertical, se consigna el dato del creador de la imagen, que a la letra dice: “D. D. Gomes Casseres. Limon, C. R. ─ All Rights Reserved”.

32Aunque no se piense así, esta información también contribuye a fortalecer la lectura que se puede hacer de las imágenes. No sólo permite conocer a las personas vinculadas en la producción de los discursos visuales, sino que permite ubicar los lugares de su creación, así como algunas otras consideraciones de importancia. Por ejemplo, y como ya se dijo antes, el hecho de que la parte posterior se encuentre dividida, ya establece una posibilidad de identificar los años en que se produjeron las postales, toda vez que es a partir de 1907 que se determinó, por parte de la Unión Postal Universal, esta característica dentro de los ejemplares usados como postales.

33Pero existen otros aspectos de gran relevancia que se pueden entresacar al “dialogar” con las tarjetas. Al “preguntar a la postal” sobre quién es el receptor posible de la misma, de inmediato tenemos que se trata de personas anglohablantes. Desde el título de la postal, ubicado al frente de la misma, como por los textos aparecidos en la parte posterior, todo está en inglés. Esto deja como principal lector potencial al público norteamericano, o al menos extranjero, quien tiene interés, está como turista, o simplemente permanece en el territorio costarricense. Entre ellos se ubica a los propios trabajadores de origen afro ─quienes normalmente habían migrado desde Jamaica, territorio de habla inglesa─ que laborarían en el cultivo del banano, y que fueron una parte considerable de la población establecida en la zona Caribe del país centroamericano.

V

34Sin contar con la postal que correspondería al número 3 de la serie, de la que solamente podemos suponer que debe estar dedicada a la etapa entre el cultivo y el periodo de crecimiento, pasamos a la que se identifica como Nº 4 (Figura 8). Tal y como lo indica su título, la banana se encuentra en total crecimiento. Allí figura como principal personaje de la representación que se planeó obviamente de antemano. El seguimiento del proceso debió ser atendido de manera previa. Como figura central de toda la serie, en esta postal se ubica a la planta de banano en un plano total, como presencia de mayor jerarquía. La ausencia de la gente se manifiesta como elemento que constata el papel secundario que se da a la mayoría de los individuos que se habían representado a su lado en las otras tarjetas. Pero debe decirse que el inversionista está considerado en la imagen, pues es gracias a su iniciativa que se logra alcanzar el desarrollo, la majestuosidad, del producto agrícola. Aún cuando el escenario es ocupado por el campo plantado de bananos, se elige a un espécimen que ejemplifica la etapa en la cual el racimo está listo para que sea tomado el fruto. Se le da esplendor a la planta, siendo los sendos racimos colgantes los que aparecen como primeros actores de la toma fotográfica.

Figura 8

Figura 8

Detalle de la tarjeta postal “Banana Series No. 4. Bananas full grown”. D. D. Gomes Casseres. Limón, C. R. Colección de Enrique Camacho Navarro.

35Como en todas las capturas, es el fotógrafo un individuo que debe ser considerado al analizar los elementos que aparecen en la imagen. Es el artista quien define que los hombres se alejen o sitúen cerca del cuadro que será capturado. Ni siquiera desea que se ubique algún hombre con la finalidad de tomar una referencia que ofrezca una idea sobre el tamaño de la planta. Además, es el autor, aun cuando actúe como intérprete de los intereses que desean promover la mirada de Costa Rica como territorio de pujanza económica a partir de su riqueza natural, quien idea la manera en que la parte aparezca como el todo. La enorme planta y sus frutos colgantes simbolizan Costa Rica. Ni siquiera puede pensarse que sea la representación de la Provincia de Limón, aunque se trate de imágenes capturadas en ella, o de la región caribeña de ese país; lo que se representa es al territorio costarricense en su totalidad. Se puede ir aún más lejos. Si la imagen se separa de la serie, quedando al margen de una lectura global, solamente al leer los iconotextos de su parte posterior es que se puede suponer que se trata de alusiones visuales al territorio de Costa Rica. En el título que aparece en la parte frontal no existe alusión a algún lugar en específico. Con ello, hasta podría decirse que se trataría de una representación que cabe como representación de toda la gran región circuncaribeña, misma que se distinguió por ser identificada como tierra de producción bananera por excelencia. El fruto aparece a la espera de ser cosechado. Las pencas con los numerosos bananos mirando al sol esperan el corte que las desprenderá del tallo, para así iniciar el trayecto hacia los mercados que buscan satisfacer la demanda del producto.

36La postal número 5 de la “Banana Series” (Figura 9), dedicada a aquella fase en la que el objetivo es cortar el banano (“Cutting Bananas”), permite apreciar que nuevamente aparecen los trabajadores negros, en ese caso tres, quienes son los que están directamente vinculados al trabajo de recolección. Atendamos un dato simple. Esta quinta postal de la serie posee el número “9740”, es decir que sí fue efectivamente capturada de manera cronológica. Recordemos que la postal N° 1 de la serie tenía el 9736. La hipótesis de que la numeración corresponde a un interés de Gomes por seguir en orden las fases productivas se corrobora al haber encontrado los números 2 y 4 de la misma serie. Por ahora dejemos hasta aquí las referencias a las otras postales de Gomes y volvamos a la que tiene el número 1, para terminar con su lectura iconológica dando respuesta a unas preguntas.

Figura 9

Figura 9

Imagen de la tarjeta postal “Banana Series No. 5. Cutting Bananas.” D. D. Gomes Casseres. Limón, C. R. Colección de Enrique Camacho Navarro.

37La imagen siempre tiene una intención. ¿Por qué se deseaba mostrar un momento especial, como es el plantar bananos? ¿Qué importancia tiene el que el fotógrafo se adentrara en una zona de vegetación densa? Como suele apreciarse en otras imágenes, en la postal que nos ocupa ni siquiera se percibe que el grupo se encuentre en una zona extensa que haya sido limpiada y preparada para albergar grandes cantidades de bananales.

38Debe mencionarse que en las imágenes de las postales, como de igual forma sucede con pinturas o con fotografías, lo que se recoge a través de los retratos “no es tanto la realidad social cuanto las ilusiones sociales, no tanto la vida corriente cuanto una representación de ella. Pero por esa misma razón proporcionan un testimonio impagable a todos los que se interesan por la historia del cambio de esperanzas, valores o mentalidades” (Burke 2001, 32-33). Siguiendo con las propuestas de Peter Burke, a quien pertenece la anterior cita, entendemos que al intentar mostrarse la imagen como “reflejo de realidad”, lo que se hace es distorsionar a ésta. Tener en mente esta situación nos permite revelar las intenciones de quienes se encuentren vinculados al proceso de producción visual, sea pintor, fotógrafo, editor o empresario. Por fortuna, analizar las imágenes tomando en cuenta este comportamiento, es decir el proceso de distorsión, permitirá ver a los vestigios visuales como testimonio del yo o del otro, elementos involucrados en lo simbólico.

39Un último aspecto a mencionar dentro del discurso visual contenido en las postales fotográficas es el de que en ellas se aprecia el deseo de exaltar la consideración hacia la riqueza natural. La bondad de la naturaleza se acentúa con el trabajo de los hombres de campo. Contrastando la imagen N° 1 con la N° 5, encontramos que ya se marca en la última un interés por mostrar los resultados. Ya el producto se presenta como una realidad, como materialización del esfuerzo, como prueba de que existe un beneficio al empeño puesto en las tareas expresadas a través de imágenes.

40Bajo esas consideraciones, se encuentra en la imagen 1 de la “Banana Series” el afán de destacar el intenso trabajo que representa el desarrollo de las plantaciones bananeras. Se expresa este deseo en lo que puede verse como una actitud didáctica. Esto quiere decir que se induce al lector visual hacia una comprensión de las labores que constituyen la producción del banano. Si bien no aparece un sector social fácilmente identificado con el promotor principal del proceso productivo, función de representación que probablemente tiene la figura identificada como el capataz, y que sin duda recae en el hombre blanco de la postal, es factible decir que sí hay una definición del grupo que encabeza las tareas. Se impone como grupo organizado, como inversionista que atenderá las acciones necesarias para sostener el cultivo del banano. Evidentemente se trata de un sector interesado por el desenvolvimiento económico de la zona bananera. Con la última postal, la Nº 12, que fue la referida al inicio de este escrito, se corrobora que es la presencia de los inversionistas extranjeros una condición que se toma como necesaria para alcanzar el desarrollo económico. La United Fruit Co. ocupa un lugar central desde la toma 1, a pesar de que la referencia directa únicamente se haga en la número 12, que es la última postal que cierra la serie. Aunque queda abierta la incógnita de que exista una postal N° 13. Es probable que eso nunca se sepa, desafortunadamente. Esta parte final de la serie debe ser señalada como el cierre de un proceso, en el cual también se hace patente la salida del producto al extranjero dejando sólo beneficios para los intereses foráneos. La imagen de esa postal final de la Banana Series debió ser capturada como la revelación final del contacto de la riqueza “tica” con el mundo, pero innegablemente también puede ser leída como el triunfo del capitalismo sobre las economías dependientes, que, como puede verse en la Costa Rica de hoy, poco han avanzado de aquellos años donde a través de imágenes se prometía un futuro promisorio, que todavía parece lejano.

41También aparece de manera constante, convirtiéndose en estereotipo dentro de las postales sobre bananos del Mar Caribe, el hecho de que la mano de obra negra se convierte en una presencia que quiere hacerse evidente en la actividad. La mano de obra negra es un elemento muy socorrido en los discursos visuales, toda vez que son aliciente central para impulsar tal actividad agrícola.

42Para terminar esta presentación, se pueden concluir un par de ideas. Una, es la relativa a que es evidente la riqueza contenida en las imágenes fotográficas de las tarjetas postales “ticas”. Dentro de la investigación se ha corroborado la importancia de aquellas obras dedicadas a recopilar dichos vestigios visuales. No obstante, hace falta ir más allá. Se reconoce lo valioso de los catálogos, la riqueza que constituye la presentación en conjunto de tantas, pero se debe ir hacia la etapa siguiente, ya que de otra manera las imágenes no nos dicen nada. Se debe practicar una nueva tarea, aquella que resalte aun más la relevancia de ese tipo de esfuerzos de recolección, organización y ofrecimiento de tales vestigios visuales a públicos cada vez más amplios, y más especializados en la iconología. Queda demostrado con el ejercicio iconológico que queda mucho por hacer. Comúnmente se ha realizado un tratamiento sumamente descriptivo, y desafortunadamente hasta erróneo, de las tarjetas postales. Nunca se avanza a lo iconológico, por mínimo que sea. El lector que consulta o revisa las referencias que recopilan postales recorre los múltiples lugares evocados, pero sin avanzar en el conocimiento del contenido que va ─o puede ir─ más allá de lo visual. Los lectores no se ven impulsados a explorar esa esencia de la postal que se encuentra en un espacio que está fuera de lo que tiene ante sus ojos.

43En el caso de Costa Rica, en este trabajo se interrogan imágenes sin la intención de describir únicamente la forma en que los costarricenses se movieron en los escenarios que se muestran en las representaciones, sino más bien con el afán de alcanzar una comprensión sobre las razones de la construcción de dichos escenarios. Hasta ahora, como logro parcial alcanzado a lo largo de la investigación se tiene una lectura en las postales sobre la costa Caribe “tica” en la cual se destacan aquellos mensajes que no siempre fueron dictados intencionalmente por los productores de las tarjetas. Por el momento, este resultado es un estímulo para continuar con un análisis más profundo de Gomes Casseres, un creador de postales fotográficas de Costa Rica.

Haut de page

Bibliographie

AGUAYO, Fernando. Estampas ferrocarrileras. México: Instituto José María Luis Mora, 2003.

BURKE, Peter. Visto y no visto. El uso de la imagen como documento histórico. Barcelona: Crítica, 2001.

CASTRO HARRIGAN, Álvaro y Carlos CASTRO HARRIGAN. Costa Rica: Imágenes e historia. Fotografías y postales, 1870-1940. Volumen I, San José: C. R. Editorial Técnica Comercial, 2005.

CASTRO HARRIGAN, Álvaro y Carlos CASTRO HARRIGAN. Costa Rica: Imágenes e historia. Fotografías y postales, 1870-1940. Volumen II. San José: C. R. Editorial Técnica Comercial, 2006.

CHOMSKY, Aviva. West Indian Workers and the United Fruit Company in Costa Rica, 1870-1940. Baton Rouge; London: Lousiana State University Press, 1995.

FERNÁNDEZ TEJEDO, Isabel. Recuerdo de México. La tarjeta postal mexicana 1882-1930. México: Banco Nacional de Obras Públicas (Banobras), 1994.

GEARY, Chistraud M. y Virginia-Lee WEBB. Delivering Views: Distant Cultures in Early Postcards. Washington, D. C.: Smithsonian Institution, 1998.

GERODETTI, Joao Emilio y Carlos CORNEJO (eds.). As ferrovias do Brasil nos cartoes-postais e álbuns de lembrancas. Sao Paulo: Solais Edicoes Culturais, 2005.

GERODETTI, Joao Emilio y Carlos CORNEJO (eds.). Lembrancas de Sao Paulo. A capital paulista nos cartoes–postais e albuns de lembrancas. Sao Paulo: Studio Flash Producoes Gráficas, 1999.

GERODETTI, Joao Emilio y Carlos CORNEJO (eds.). Navios e portos do Brasil nos cartoes-postais e albuns de lembrancas. Sao Paulo: Solais Edicoes Culturais, 2006.

GRANT, Stephen. Postales salvadoreñas del ayer/Early Salvadoran Postcards 1900-1950. San Salvador: Banco Cuscatlán, 1999.

GREEN, Mary. A Checklist of Barbadian Postcards, 1898-1930. Barbados, la autora, 1999.

GUARDIA YGLESIAS, María Enriqueta. La otra mirada. Artistas extranjeros en Costa Rica. San José: C. R. Fundación Museos del Banco Central, 2008.

LOEB, Marcelo y Jeremy HOWAT. Catálogo descriptivo de postales argentinas. Volúmenes 1 y 2, Buenos Aires: Loeb, 1992.

LOEB, Marcelo. Catálogo descriptivo de postales argentinas. Volumen 3. Buenos Aires: Marcelo Loeb, 1997.

MONTELLANO BALLESTEROS, Francisco. Charles B. Waite. La época de oro de las postales en México. México: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 1998.

VIANNA, Marisa. “…Vou pra Bahía”. Cidade do Salvador em Cartoes-Postais (1898-1930). Salvador Bahía: Bigraf, 2004.

Haut de page

Notes

1 Se ha encontrado una postal con la misma imagen, pero que en el título sólo se anuncia como “Planting Bananas”, ubicando a éste en la parte central de la franja blanca al inferior de la parte frontal. Consulta realizada el 28 de agosto de 2010 en <http://www.postcardman.net/148690.jpg>.

2 Who’s Who in Latin America. Part II Central America and Panama, pág. 3. Visto en Google, 20/05/2014.

http://books.google.com.mx/books?id=zouaAAAAIAAJ&pg=PA3&lpg=PA3&dq=who+is+who+in+latin+america+gomes+casseres&source=bl&ots=X3dXP8Qp6p&sig=EFrD9EfdmnxUy99LLH3gf5pQFQE&hl=es&sa=X&ei=ynF7U8qpL5OaqAaqiYLICg&sqi=2&ved=0CCsQ6AEwAA#v=onepage&q=who%20is%20who%20in%20latin%20america%20gomes%20casseres&f=false

3 Aylín Patricia Pertuz Martínez, en Pensamiento y Gestión, 21, Universidad del Norte, 26-48, 2006, p. 29, revisado en página www.ciruelo.uninorte.edu.co, el 28 de agosto de 2010.

4 Véase la página < http://almacencasseres.blogspot.mx/, consultada el 18 de abril de 2012>.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1
Légende Imagen de la tarjeta postal “Banana Series N° 12 U.F. Co’s Steamer carrying Bananas to U.S.A. Sixaola.” D. D. Gomes Casseres. Limón, C. R. Colección de Enrique Camacho Navarro.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2219/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 20k
Titre Figura 1 A
Légende Figura 1 A. Imagen de la tarjeta postal “U.F.Co’s Steamer carrying Bananas to U.S.A.”, tomada de la página http://www.costarica-nature.org/​Costa-Rica/​bananes/​36-Transport.php
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2219/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 24k
Titre Figura 2
Légende Imagen de la tarjeta postal “S.S. Veragua, one of six sister ships of the Great White Fleet United Fruit Company”. Colección de Enrique Camacho Navarro.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2219/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 36k
Titre Figura 3
Légende Imagen de la tarjeta postal “Banana Series No. 1, Planting Bananas.” D. D. Gomes Casseres. Limón, C. R. Colección de Enrique Camacho Navarro.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2219/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 52k
Titre Figura 4
Légende Anverso de la tarjeta postal “Banana Series No. 1, Planting Bananas.” D. D. Gomes Casseres. Limón, C. R. Colección de Enrique Camacho Navarro
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2219/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 120k
Titre Figura 5
Légende Imagen de la tarjeta postal “City View No. 1. Group of Children attending Government School, Limón.” D. D. Gomes Casseres. Limón, C. R. Colección de Enrique Camacho Navarro.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2219/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 44k
Titre Figura 6
Légende Imagen de la tarjeta postal “Banana Series N° 2. Cleaning Young Bananas.” D.D. Gomes Casseres. Limón, C.R. Colección de Enrique Camacho Navarro.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2219/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 56k
Titre Figura 7
Légende Detalle de la tarjeta postal “Banana Series N° 2. Cleaning Young Bananas.” D. D. Gomes Casseres. Limón, C. R. Colección de Enrique Camacho Navarro.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2219/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 48k
Titre Figura 8
Légende Detalle de la tarjeta postal “Banana Series No. 4. Bananas full grown”. D. D. Gomes Casseres. Limón, C. R. Colección de Enrique Camacho Navarro.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2219/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 112k
Titre Figura 9
Légende Imagen de la tarjeta postal “Banana Series No. 5. Cutting Bananas.” D. D. Gomes Casseres. Limón, C. R. Colección de Enrique Camacho Navarro.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2219/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 100k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Enrique Camacho Navarro, « Gomes Casseres, creador de postales fotográficas en Costa Rica (1907-1920) », L'Ordinaire des Amériques [En ligne], 219 | 2015, mis en ligne le 27 novembre 2015, consulté le 28 mai 2018. URL : http://journals.openedition.org/orda/2219 ; DOI : 10.4000/orda.2219

Haut de page

Auteur

Enrique Camacho Navarro

Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe de la Universidad Nacional Autónoma de México, camnav@unam.mx

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
L’Ordinaire des Amériques est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo IPEAT
  • Logo Université Toulouse-Jean Jaurès
  • Logo Université de Toulouse
  • Logo Latindex
  • OpenEdition Journals