Navigation – Plan du site
V Epílogo historiográfico

Los quehaceres de los fotohistoriadores mexicanos:
¿eurocentristas, americanistas o nacionalistas?

The Tasks of the Mexican Historians of Photography: Pro-European, Pro-American, or Nationalist?
Les tâches des historiens de la photographie mexicains: pro-européens, américanistes ou nationalistes ?
Os fazeres dos fotohistoriadores mexicanos: Eurocentristas, americanistas ou nacionalistas?
Rebeca Monroy Nasr

Résumés

Mon propos est ici de relire de façon précise quelques-uns des textes des historiens de la photographie mexicaine depuis les dernières années du XXe siècle jusqu’à aujourd’hui. Il s’agit d’analyser comment on a fait l’histoire de la photographie au Mexique. Une comparaison entre les premières études et celles qui se sont fait jour récemment permet d’envisager les changements, propositions, différences et ressemblances apparues entre les années quatre-vingt et les dix premières années du siècle actuel. S’intéressant aux méthodologies, conceptualisations, développements, appropriations et propositions particulières, cet exercice analytique cherche à évaluer, à partir de quelques textes paradigmatiques, les différentes avancées qui viennent compléter ce qui existait, l’imiter, s’en démarquer, ou encore proposer de nouveaux éléments dans le domaine de l’analyse historique à l’aide d’images. La culture visuelle, l’histoire sociale et l’histoire culturelle servent ici de cadre, mais l’approche esthétique et la photographie documentaire entrent elles aussi en ligne de compte dans cette lecture des textes historiographiques mexicains.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Término que con los años ha acuñado John Mraz, y que deriva en el análisis de la historia desde la (...)
  • 2 Podemos considerar que hay unos 25 investigadores de la fotohistoria que trabajan asiduamente en el (...)

1En los últimos quince años el desarrollo del conocimiento en torno a la historia de la fotografía mexicana se ha incrementado de manera notable. Es importante señalar que desde 1978 se inauguró de manera formal el estudio de la fotohistoria1 en nuestro país gracias a la exposición y libro Imagen Histórica de la fotografía en México, un clásico que ha dado una pauta importante para las nuevas gestas historiográficas: abundantes libros, textos, artículos, revistas de fotografía especializadas, ensayos, tesis e imágenes se han forjado desde entonces. Más notable es que en los últimos años ha redundado en un afluente intenso e importante de trabajos que es necesario analizar desde diferentes ángulos críticos y analíticos; es material abundante y cada día se presentan más y más trabajos de fina factura.2

  • 3 Realizados por el Consejo Mexicano de Fotografía, en las memorias editadas bajo el título Hecho en (...)

2Desde ese momento hubo textos importantes para dar paso a nuevos estudios de la fotografía mexicana, como fueron los editados por el Consejo Mexicano de fotografía, en sus primeros años de vida (1979-1981) donde la presentación de textos por críticos de arte en general, historiadores del arte, historiadores y los mismos fotógrafos fueron la pauta para arrancar los estudios de fotografía e historia.3

3Otro libro que señaló de manera clara la manera de historiar la fotografía que se convirtió en un clásico es el de la doctora Claudia Canales sobre la obra de Romualdo García. Una ciudad una época, estudio con el que se trazó un camino de polvo y plata al reconstruir una época, un personaje, aunado al análisis de la obra y asombrosas aportaciones porque inauguró una veta importante de estudio en su género. La pluma ágil de la investigadora Canales mostró cómo la historia regional alimenta y nutre a la nacional. Un ejemplo paradigmático de trabajo (Canales 153). (Figura 1)

Figura 1. Claudia Canales dando una conferencia sobre su metodología de trabajo con las fotografías de Romualdo García.

Figura 1. Claudia Canales dando una conferencia sobre su metodología de trabajo con las fotografías de Romualdo García.

Fotografía por Rebeca Monroy junio 2013, en el Coloquio de Historia Cultural, INAH, México. La portada del libro de Romualdo García al fondo pertenece al CONACULTA-INAH-MEX. Reproducción Autorizada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia

4Como antecedente de los trabajos, no es posible dejar de lado la obra del desaparecido Olivier Debroise, la cual con su ojo crítico y su análisis más temático que cronológico, abrió visos de una nueva manera de historiar con un canon que comparecía en la historia reuniendo los géneros, los fotógrafos y los lazos que vinculaban o no sus trabajos y sus puestas en escena. La Fuga mexicana de Debroise, se ha convertido también en un clásico y de él han surgido muchos trabajos que profundizaron los temas ahí bocetados. Muchas tesis afloraron de sus entrañas y mostraron elementos disonantes o no del escrito del crítico Olivier Debroise y fue fundacional aunque con los años se han corregido algunos datos, mostrado errores y dado a conocer nuevas vetas, pero es innegable que ha sido un parteaguas para los estudios de la fotografía mexicana. (Debroise 1994). Su formación gala, su estructura de pensamiento agudo, mostró claramente esos acordes visuales que formó, pero el matiz, el tono de mexicanidad en su texto se trasminó, por el hecho mismo de ser de factura nacional la producción descrita en él.

  • 4 Casanova tiene varios libros publicados sobre el tema, aquí se mencionan unos cuantos solamente. Pa (...)

5Ahora bien, para poder enmarcar los estudios de fotohistoria sería importante trazar algunas de las líneas de trabajo, pues es comprensible que no se pueden mencionar todo y cada uno de los trabajos realizados pioneros en su género, como el mismo de Rosa Casanova y Olivier Debroise, de los fotógrafos del siglo XIX y la superficie bruñida sobre la que dejaron una imagen de su época, y los otros que dieron los primeros pasos para la comprensión de la fotografía mexicana, cuando poco se había trabajado. (Casanova y Debroise  111).4

  • 5 En este caso voy a trabajar en dos vertientes el término fotohistoria tanto para los textos que inc (...)

6Por ello, dividiremos la producción que pretendemos analizar pues los hay desde los que señalan nuevo derroteros en el marco teórico-conceptual, los que aportan a la historia de la fotografía mexicana, con estudios monográficos, biográficos. También los que hacen historia gráfica, sobre todo la que reflexiona en la historia con las imágenes. La historia regional es otra aportación importante en la actualidad.5 Por su parte, está también la fotocrítica, que es otro afluente importante de los últimos años y, finalmente, otro aspecto que se ha trabajado es la recepción de las imágenes realizadas con luz, y la presencia de los espectadores en diferentes foros que las difunden.

7Más cercanos al siglo XXI y como un texto que recoge en cuatro ensayos de Casanova, Del Castillo, Monroy Nasr y Morales, con una cronología realizada por Canales, una historia de la fotografía en México de 1838 a 1979, tocando otros aspectos diferentes al relato debroisiano, es el libro de Imaginarios y fotografía en México (2005), el cual deja asentados una serie de elementos de la evolución de la fotografía en México, con sus cambios técnicos, formales, temáticos e ideológicos, que permiten tener una fuente actualizada de los estudios más recientes de fotografía mexicana.

8En este libro se presentan de manera sintética algunos de los trabajos que comparten elementos y en un mismo texto se proporcionan las variantes que permiten comprender la complejidad de un momento histórico y su factura de imágenes.

9Ahora bien, estamos ante un gran cúmulo de investigaciones que es necesario categorizar y analizar para comprender cabalmente su desarrollo histórico y aportaciones al conocimiento no sólo nacional sino también latinoamericano y me atrevo a asegurar que también internacional. Todos ellos ricos en su género, en su gesta, en su análisis, pero imposible de trabajar en este espacio, por lo que buscaré una opción que converge a casi todos los estudiosos de nuestro momento, y que con los trabajos recientes podemos acuñar a los antiguos estudiosos, a los iniciáticos y a los contemporáneos. El tema es la revolución mexicana y su fotoproducción, que se cristalizó en libros de gran cuño desde la celebración del centenario en 2010 a la fecha. No sin antes dar un vistazo al trabajo y a las líneas más frecuentes de producción fotolibresca de los últimos años.

Desde la perspectiva teórica

10En el aspecto de los materiales de índole teórico metodológico, están los trabajos de Laura González Flores (González Flores 2005, 319), quien con su libro Fotografía y pintura ¿dos medios diferentes?, nos aporta grandes vetas de análisis a partir de la comprensión cabal de los teóricos europeos, norteamericanos y los planteamientos propios que realiza. González deja en claro en dónde están paradas la fotografía y la pintura, sus encuentros, desencuentros, sus compartimentos, diferencias y vasos comunicantes. Con ello, la aportación al conocimiento de la historia y la fotografía es de suma importancia, sus cuestionamientos, ante y entre las dos formas de producción de imágenes, permite comprender qué tan parecidas y disímbolas son estas vetas productivas. Así, la aportación es sustancial y, puedo agregar que es de los pocos textos que tenemos en México, que aportan en materia conceptual y metodológica del análisis de la imagen pictofotográfica o fotopictórica, y si bien parte de los planteamientos de estudiosos europeos y norteamericanos, ahora hace suyos buena parte de sus conceptualizaciones en una especie de tejido imbricado con colores que van más con el estilo de la globalización que ella atiende en los trabajos de fotografía contemporánea. Es en este rubro en donde González ha hecho importantes aportaciones epistémicas, ontológicas y conceptuales de los fotógrafos contemporáneos, y gracias a ello comprendemos de manera clara su proceder, producción y representaciones que muchas veces van más allá de un axioma. En un texto reciente ella escribe:

El punto de partida de mi investigación es una concepción mediática y lingüística de la fotografía de la que deriva una noción discursivo-imaginaria de la representación histórica y nacional: centrada en el concepto de imaginario, tal comprensión me permite abordar la práctica fotográfica como una representación simbólica del cuerpo social y no como un documento visual de éste. A veinticinco años del Coloquio, queda claro que la fotografía contemporánea se aleja definitivamente de un uso documental enfocado a lo político y social para explorar, en cambio, su discursividad simbólica y su condición mediática (González Flores 2013, 250).

11Esta autora es de las pocas investigadoras que se ha dedicado al análisis puntual del discurso fotográfico, del quehacer fotográfico contemporáneo y sobre todo que ha hecho aportaciones sustanciales desde su área de conocimiento.

  • 6 No es factible dejar de lado a los estudiosos latinoamericanos porque han tenido una gran influenci (...)

12Por su parte, me quiero referir aquí aunque saliéndome del marco de los estudios mexicanos, a la labor del doctor brasileño Boris Kossoy, que según los referentes conceptuales y metodológicos, es el otro autor que se ha dedicado de manera profunda a sistematizar y analizar el discurso de la fotografía pero en este caso desde el ámbito de lo documental. Es imposible no citar su obra, porque en ella se sustentan muchos estudios recientes, los trabajos de análisis, metodología, producción e incluso recepción, de jóvenes alumnos están basados en sus estudios y propuestas que han aportado un importante marco metodológico desde la fotohistoria latinoamericana, por decir lo menos (Kossoy 123).6

13Otro libro más sencillo pero no por ello de menor valía es del de El Sabor de la imagen, de la que esto escribe en donde se trazan líneas para la profundización en el análisis de la imagen fotográfica desde diversos aspectos extrínsecos de la imagen como el contexto social, histórico, político o cultural; aunados a otros aspectos más intrínsecos de la imagen como el formal, temático, técnico, plástico-estético que aporta la imagen misma. Aunado eventualmente al aspecto ideológico del productor de las imágenes que puede llevarnos a un nivel incluso psicológico o psicoanalítico del autor, o de historia de las mentalidades. Aspectos que permiten abrevar a un estudio más profundo, a un cuestionamiento más severo de la imagen y que permite conocer sus límites y alcances para una lectura más crítica y veraz de la representación o grupo documental de análisis (Monroy 2004, 101) (Figura 2).

Figura 2. Portada de El sabor de la imagen, de Rebeca Monroy.

Figura 2. Portada de El sabor de la imagen, de Rebeca Monroy.

Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Xochimilco, Colección Rebeca Monroy Nasr.

14Así, el trabajo de sustento teórico se aleja de los estudios clásicos ya de los semióticos franceses como Roland Barthes o Phillipe Dubois, del filósofo checo Vilém Flusser, del fecundo escritor alemán Walter Benjamin, del historiador británico Peter Burke, entre muchos otros que han sido sustanciales para la comprensión cabal y del análisis de la fotografía en particular. Ahora enmarcamos nuestras experiencias latinoamericanistas y mexicanas en estos aspectos teóricos de aportaciones varias a la conceptualización de la fotografía que tanta falta hacía desarrollar en nuestro país. Hemos trabajado con la estructura que ellos nos brindan, pero realizamos nuestras aportaciones colegiadas y emanadas de la propia experiencia con los archivos, con los fotógrafos, con la realidad mexicana y latinoamericana, que trasmuta y transforma los planteamientos eurocentristas o estadounidenses a una realidad acotada, clara, descifrable que aporta nuevas pistas y diferentes vetas, porque así lo requiere su propia identidad visual.

Las aportaciones de la fotohistoria documental

  • 7 A riesgo de dejar fuera muchos libros o algunos autores, me propongo sólo señalar algunos de los tr (...)

15Es en el aspecto documental en donde me parece que hemos presentado desde México un gran cúmulo de trabajos biográficos, monográficos, de análisis del momento histórico, social, político y cultural. También de reconstrucción de periodos, momentos históricos precisos. Trabajos puntuales o más amplios han abrevado en diferentes análisis y aportaciones que es necesario apuntar grosso modo.7

16Para ello, lo haremos a partir de conceptualizaciones y categorías que permiten mostrar algunos de los trabajos recientes de mayor impacto, mesurable en el uso de los textos por los alumnos y por la presencia en el medio de sus trabajos. Para ello, me remito a los trabajos primigenios desarrollados como tesis con el doctor Aurelio de los Reyes y que abrieron camino a trabajos posteriores, que son los de Patricia Massé en torno a la compañía de fotógrafos Antíoco Cruces y Luis Campa (1997), hallazgo impresionante, por su obra, su calidad y la época en que realizaron la mayor parte de su producción y por el estudio desde la historia no solo social sino de la mentalidades que abrió un derrotero novísimo en nuestros estudios de fotohistoria. También así el de Francisco Montellano (1998), sobre el norteamericano C. B. Waite, mítico fotógrafo del que no se tenía mayor noticias y sí muchas fotografías, que dieron un producto historiográfico importante y ejemplar en su momento.

17Con la metodología y dirección de Aurelio de los Reyes se instauraron varias decenas de tesis que acabaron en libros. Con el rasgo del respeto absoluto al alumno-autor, y con la dirección emprendida para que se profundizara en las aguas que se buscaba, la orientación era sustancial pero los trabajos fluían conforme las necesidades de la investigación que se presentaba. Así se hicieron tesis como la de Mariana Figarella (1999) en torno a la figura de Edward Weston y Tina Modotti, la de Arturo Aguilar sobre la fotografía del Segundo Imperio y sus aportaciones a la cultura de la época. La de Rebeca Monroy y el fotorreportero Enrique Díaz Reyna, con medio millón de negativos y un análisis puntual de las revistas ilustradas de los años 1920 a los 1940, con las aportaciones a los cambios tecnológicos, temáticos y formales de la imagen (2003). También el de Claudia Negrete en torno a la sociedad de los Hermanos Valleto (2009), con sus matices y puntuales afirmaciones de la creación de los gabinetes fotográficos de gran alcurnia en el siglo XIX y principios del XX, así como de los fotógrafos y los seres que pasaron por la lente de la cámara, en poses singulares y atractivas.

  • 8 Todas ellas terminaron publicándose en el Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM y forma (...)

18Todos estos estudios pioneros en la manera del análisis de la imagen, y con aportaciones varias por la esfera metodológica abordada. Hubo quien revisó los materiales más desde un ámbito social, humanístico, político, de la historia de las mentalidades o del análisis estético o plástico de la imagen. Estudios muy serios que develaron muy importantes aportaciones metodológicas y abrieron nuevas rutas para la investigación fotohistórica, cada uno respetando las formas y estilos del investigador.8 Incluso me atrevo a afirmar que los estudios emanados de ese Seminario de Tesis del Dr. De los Reyes forjaron una escuela erigida por él, en donde los estudios de historia del arte, historia social, historia cultural e historia visual hicieron sus primeras gestas, con autores concretos y materiales analizados desde una vertiente estética y de valores plásticos muy diferentes a las planteadas en otros lugares del mundo. En ellos hubo una gran aportación a la fotohistoria nacional.

19Por otro lado, hubo además otros estudios que abrevaron de manera singular al análisis fotohistórico y me refiero a los trabajos de John Mraz que fue el primero en caracterizar la fotografía de prensa en nuestro país, a su lado también Ariel Arnal coadyuvó al análisis de las imágenes producidas por lo que ellos llamaron y ahora se comprende por el “nuevo fotoperiodismo mexicano”, que es justamente la época de oro de la fotografía contestataria en los medios periodísticos de fines del siglo pasado. Imágenes irredentas, rebeldes, plagadas de crítica al régimen que las gestó, son parte sustancial de la propuesta realizada por Mraz-Arnal (Mraz y Arnal 141). Pero más aún, Mraz ha sido parte sustancial de la creación de términos y definiciones que ha permitido categorizar en el análisis de la fotografía en general y de la fotografía de prensa en particular, como fotoensayo, fotorreportaje, nuevo fotoperiodismo, historia gráfica, entre otros, que ha hecho populares a través de sus múltiples textos, reseñas, artículos pero también de sus conferencias. Si bien su origen estadounidense le permite tener una visualidad más anglosajona en sus análisis, poco a poco se ha ido “mexicanizando” su mirada y es de los teóricos e historiadores que pueden analizar más empáticamente las imágenes.

20Otra veta de trabajo es factible encontrarla en estos años con la producción historiográfica con nuevos visos, por ejemplo, temáticos, monográficos, de cierto género en particular podríamos mencionar el del fotoperiodismo que ha dado muchas vetas y estudios como el de Carlos Córdova sobre Agustín Jiménez, visto a partir de su producción para las revistas ilustradas mostrando un nuevo ángulo de trabajo, disociado de la biografía clásica o emuladora, que aporta una visión refrescante y puntual de un trabajo poco conocido. Apuntalado a su vez por el catálogo de la exposición realizado por José Antonio Rodríguez, en donde la colaboración de ambos es notable para darle un marco contextual a las imágenes de Jiménez fotógrafo de fijas, antes de su etapa de cinefotógrafo. Por su parte Ernesto Peñaloza, fotógrafo, ha ido abundando en su formación teórica y ha dotado de nuevos visos la historia de la fotografía mexicana, con exposiciones y sus textos insertos en libros e imágenes de diversos autores, interactúa con gran habilidad y capacidad creativa en varios ámbitos de la fotohistoria, más desde una visión de fotógrafo comprometido y su interés de soluciones prácticas. Su última producción sobre Luis Márquez ha permitido un rescate del personaje y una visibilidad que nadie le había otorgado al fotógrafo (Córdova 2005, 263).

21Alfonso Morales quien ha tenido oportunidad de trabajar de manera constante con la colección formada por Manuel Álvarez Bravo, para Fundación Televisa en libros como Eternidad fugitiva, Corre caballo corre, entre otros, además de acervos particulares como el de Manuel Ramos, fotógrafo de principios del siglo veinte, ha trabajado temas y personajes como al fotodocumentalista Rodrigo Moya. Sus aportaciones historiográficas han abundado en otros estudios como los realizados por Alberto del Castillo, en este caso con un puntual trabajo sobre la obra moyesca y sus trabajos de gran calidad en términos de impecables reportajes en las revistas ilustradas, aunados a su relación con los editores de las revistas (Del Castillo 2006 y 2011). Temas que han trascendido su momento para aportar no solo la producción de la fotografía de prensa, sino la relación editorial, contextos propios, elementos de la puesta en página, políticas estatales, políticas libertarias, entre otros. Así también las aportaciones al fotoperiodismo de la que esto escribe, con Enrique Díaz y el fotoperiodismo de los años 1920 a 1950. Maricela González Cruz que ha revisado la obra del alemán Hans Gutmann o Juan Guzmán y su presencia en el ámbito mexicano (González Cruz 203, 275). Todos ellos, con el matiz de caracterizar la época, comprender las condiciones sociales, políticas y económicas de su producción, apuntando a las políticas editoriales y las posturas ideológicas de los fotógrafos. Con ello, se ha creado una veta de estudio que algunos estudiantes han retomado y apuntado en sus tesis, con documentos que alimentan periodos, episodios, personajes, temáticas y fotógrafos de prensa.

22Hay otros trabajos que se convierten en paradigmáticos por su contenido, su tratamiento o el rescate de las figuras que han realizado, todos dentro del ámbito del periodismo nacional, pero de diferentes periodos. De Alberto del Castillo su trabajo en torno a Pedro Valtierra, fotoperiodista de los años ochenta que se mantiene vigente gracias a su labor como gestor de imágenes, de su revista Cuartoscuro y su agencia del mismo nombre. Aún todavía más importante su trabajo de imágenes y contextos recreados del 1968 mexicano, con la represión estudiantil innegable a partir de las imágenes. En este sentido me permito acercarme a la obra del investigador chileno Gonzalo Leiva, en donde las coincidencias en el trato sobre la fotografía documental acercan nuestros estudios, él en un trabajo profundo de Sergio Larrain, fotógrafo destacado del Chile de la Agencia Magnum (Leiva 171), deviene como uno de los estudios hermanos, aunque con sus diferencias y similitudes. Leiva conduce al lector por los mundos del fotógrafo de manera semejante que lo hace Del Castillo, profundizando desde la perspectiva social y cultural. Aquí cabría pensar que ante realidades semejantes, son los análisis parecidos en su contenido y propósitos mutuos.

  • 9 En realidad debería ser La gran lente… sin embargo el autor Alfonso Morales respetó el sentido y no (...)

23Alfonso Morales, editor de la revista Luna Córnea, con sus estudios de fotógrafos recuperados del olvido como El gran lente de José Antonio Bustamante Martínez (2012),9 así como su rescate sostenido del trabajo del fotógrafo de nota roja, con una visualidad y una estética a prueba de balas de nombre Enrique Metinides (1997). Aunado a su labor como editor de una de las más importantes revistas del continente, que cada vez que se produce es un libro complejo y muy profundo de trato monográfico o autoral. De igual manera hace un tratamiento importante de Rodrigo Moya al rescatar una obra sustancial (2004), el cual tendría un segundo momento de importancia con el trabajo fundacional también de Alberto del Castillo alrededor de este fotógrafo documental (2006; 2011).

24Aquí me parece que es necesario resaltar la presencia de Ana Maria Mauad con sus análisis fotohistoriográficos en Brasil, ya que se vincula con los del fotoperiodismo mexicano, pero nutre desde otra veta aportando en análisis cuantitativo y cualitativo; sus formas y estilo de revisar, comprender, analizar y proponer la revisión crítica de la época de oro de las revistas ilustradas del siglo pasado, la hacen una de las investigadoras de vanguardia en Latinoamérica. El curso que impartió en México en la Dirección de Estudios Históricos del INAH en diciembre del 2010, nos mostró que no estamos tan errados en este camino del análisis de la fotografía de prensa; que tenemos lugares en común, pero que las perspectivas son diferentes por la especificidad de cada país. Las contribuciones de Mauad han nutrido los trabajos de manera sustancial entre legos y estudiantes que retomaron muchos de sus planteamientos para sus trabajos (Mauad 85-121).

  • 10 José Antonio Rodríguez es un investigador independiente que ha producido una gran cantidad de texto (...)

25Hay quien ha trabajado con intensidad el tema del indigenismo, que en fotografía se ha dado de manera profunda, con fotógrafas como Mariana Yampolsky, Ruth D. Lechuga, Bernice Kolko, reunidas bajo la pluma en diferentes textos de José Antonio Rodríguez.10 También Deborah Dorotinsky ha trabajado el tema con profundidad encontrando los orígenes y la genealogía de la imagen indígena, amén de otros afluentes como las mujeres indígenas contemporáneas, y quien ahora trabaja también cuestiones de género desde la imagen, es decir una preocupación auténtica por la mirada hacia el “otro” como ente “diferente” o emergente en el seno de una sociedad determinada. Por su parte, Gina Rodríguez ha hecho lo propio en artículos varios en donde emprende una comprensión cabal a la imagen del indígena, pero más aún a la crítica del mirarlos como seres extraños, ajenos o no incluidos en la vida cultural del país. El rescate que hacen dichas autoras, tiene importancia sustancial para la gesta y consolidación de la identidad (Dorotinsky 365). Y aunque Dorotinsky tiene una importante formación en el extranjero y sus bases teóricas proceden sustancialmente de Estados Unidos, la verificación y consolidación de su puesta en página acaba reforzando la presencia mexicanista pero no lastimera, de insider sin necesidad de emular la pobreza ni santificar las situaciones analizadas. De igual manera, Gina Rodríguez tiene una visión crítica y aguda de la realidad que le rodea, de los textos y los teóricos, aporta de manera sistemática una visión empática y puntual sobre el tema, sin misericordias baratas o miradas apologéticas.

La fotocrítica

26La crítica de la fotografía con José Antonio Rodríguez (México, 1961), continuador de una estirpe de crítica fotográfica que anunció en los años cuarenta quien fuese uno de los más importantes historiadores, escritores, periodistas y críticos de la fotografía mexicana: Antonio Rodríguez el portugués (Lisboa, 1908-Ciudad de México 1993). Quienes además del interés por la crítica fotográfica no tienen vínculo familiar alguno, pero tienen el mismo ojo agudo, tenaz y crítico hacia la producción fotográfica del siglo XX mexicano. Rodríguez el portugués que en realidad llevaba por nombre Francisco Paula de Oliveira, o Pável, su sobrenombre de guerra en las filas comunistas, aportó y creó una fuente rica en el análisis de la fotografía en México, desde los años cuarenta a los noventa, hasta su muerte, en donde recreó con su pluma desde el fotoperiodismo hasta la fotografía de autor (Monroy 2010, 304).

27José Antonio mantuvo por 20 años y un mes su columna clicksaladistancia en el diario El Financiero, donde ha vertido sus puntos de vista agudos, críticos, implacables que le han valido el enojo de muchos y el placer de varios, y retorna ahora a la palestra con una nueva y refrescante columna. Importante porque son pocos los que se han dedicado sistemáticamente al análisis y crítica de la fotografía en México, sus textos dejan huella sin duda, pero también hacen un legado que permiten desde ahí historiar las exposiciones, libros, encuentros y demás eventos que la fotografía en el país fabrica.

Historia y fotografía de la Revolución

  • 11 Vid. Bibliografía final.

28Interesante ha sido observar que a raíz de los festejos centenarios de la Revolución Mexicana varios estudiosos se dedicaron a trabajar o publicar sus textos de manera oportuna y darlos a conocer como contraparte de la visión estática y frígida de los festejos realizados por el Estado Mexicano. En ello me centraré en este documento, porque lejos de dar cabida a otros textos producidos en años anteriores, me parece que en este contexto aparecieron los autores de diversos cuños trabajando la imagen como fuente documental de la historia, social, gráfica, visual o de las mentalidades, desde diferentes ángulos pero todos vinculados por el interés de la comprensión del pasado reciente, y una visión a futuro, un recordatorio, una lección o un aprendizaje sobre todo de lo que fuimos, somos y estamos impuestos a conocer. Así aparecen la mayor parte de los estudiosos en activo propios como: Berumen, Mraz, Arnal, Vázquez, Miquel, Monroy, Casanova, Dorotinsky, Rodríguez, Canales, González Cruz, González Flores, Escorza, Villela, Del Castillo, Morales, Escobar. Y los que nos han estudiado desde diversas partes del mundo y que han realizado aportaciones importantes como la francesa Marion Gautreau, también su colega francés Paul-Henri Giraud, la británica Andrea Noble, los brasileños Carlos Alberto Sampaio y Ana Maria Maud, y la inglesa Erica Segre, por citar algunos que han revisado desde diferentes perspectivas la fotografía mexicana.11

29Miguel Ángel Berumen antecedió a todos, desde el análisis de Francisco I. y sus días aciagos en 1911 en Ciudad Juárez (2003), para continuar con la figura de Francisco Villa (2006) y cerrar con broche de oro con un trabajo sobre México: Fotografía y Revolución (2009), en donde los colaboradores de innegable calidad le dieron un giro puntual al trabajo: Marion Gautreau, Laura González y Claudia Canales, hicieron un libro de muchos matices y fuertes contrastes de la revuelta armada mostrando de manera definitiva cómo México se mostró ante el mundo y sus imágenes circularon internacionalmente, presidiendo a la primera gran guerra y creando un nuevo imaginario antes que el propuesto por el mismo mundo europeo.

30Así también observamos algunos libros que muestran líneas generales de la fotografía en la Revolución, sus aportaciones y presencias varias desde los personajes, la naciente sociedad, la presencia fundamental de los huaraches, los rifles, los rebozos y en ello está el libro de John Mraz, que dio paso a una compresión cabal del movimiento a lo largo de 10 años de desarrollo. Lo que permite tener una visión general, amplia y puntual en cuanto a los fotógrafos que participaron, sus lugares de trabajo, las autorías y “fusiles” fotográficos, y la gran contienda que fue, pero la enorme tarea de los fotorreporteros y documentadores visuales que aportaron sus imágenes a uno de los movimientos más retratados en la historia de nuestro país. El libro presenta un trabajo metodológico y de organización temática, cronológica y autoral que da paso a la comprensión cabal del momento histórico y su visualidad.

  • 12 La tesis de Marion Gautreau cuyo título original es Les photographies de la Révolution Mexicaine da (...)

31En este caso me parece que la aplicación empírica de la metodología con un andamiaje en los estudios de historia cultural de lo social, han dado paso a obtener excelentes resultados historiográficos, e incluso me atrevo a comentar que el libro sobre la revolución de Marion Gautreau que se encuentra en prensa, es una aportación que se hace desde una mirada extranjera, de tintes galos, pero con las precisiones y dirección acotada que da la estructura del conocimiento francés. Sin embargo, los resultados son estimables en términos de lo aprendido y evocado de la propia cultura mexicana, y de lo que los materiales hemerográficos que trabajó la autora le brindan, por ello esa estructura queda sujeta a la visión crítica de la perspectiva mexicana que la misma Marion Gautreau le dio a su objeto de estudio, comprendido más que un estudio externo, en un estudio con una perspectiva interna y de una cabal comprensión de sujeto de estudio. Aportación notable para nuestra fotohistoria, que retoma los planteamientos también de los estudiosos europeos, del brasileño Kossoy pero los hace suyo con una visión interna y analítica de primer orden (Gautreau 2007, 397).12

32De personajes destacados está por ejemplo el estudio de Ariel Arnal, quien publicó su texto Atila de tinta y plata. Fotografía del zapatismo en la prensa de la ciudad de México. 1910-1915 (2010), en donde analiza el imaginario zapatista como una confrontación de la prensa en el maderismo y los primeros signos revolucionarios, asentando al líder agrario como el Atila mexicano, desdeñado hasta su encumbramiento una vez muerto en la posrevolución. Si bien el mismo Arnal comenta su sustento teórico en Barthes, Darnton, Bourdieu, Foucault, Dubois, Benjamin, Bartra, Chartier y Peter Burke, también observamos que el estudio se va convirtiendo en el camino en algo propio, propositivo, innovador y revelador de una situación de idiosincrasias e ideologías propiamente nacionales producto de su tiempo y forma, que el mismo autor deja en claro a lo largo de su puntual análisis. (Foto 3)

33Por su parte, Rosa Casanova, después de una exitosa exhibición en torno a la figura del primer presidente democrático del siglo XX mexicano, Francisco I. Madero, se decidió a llevarlo más allá de lo efímero. La investigadora coordinó un libro de excelente factura y presentación en donde sus autores varios han dejado ver en su especialidad y con diversidad de enfoques los aciertos y errores de Madero, a la par del contexto que no favoreció la incipiente democracia y su denostación que lo llevó a la muerte a quince meses de su mandato en febrero de 1913. Están presentes la caricatura, el grabado, las cartas, los diarios, las fotografía y un sinfín de recursos que hicieron factible la reconstrucción del personaje más de carne y hueso (Casanova 2012, 287).

Figura 3. Portada del libro de Ariel Arnal, sobre zapatismo y periodismo en México.

Figura 3. Portada del libro de Ariel Arnal, sobre zapatismo y periodismo en México.

CONACULTA-INAH-MEX. Reproducción Autorizada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Colección Rebeca Monroy Nasr

34Samuel Villela trabajó sobre una fotógrafa de la Revolución de nombre Sara Castrejón (Villela 151) (Figura 4). la coloca como la primera mujer que captó la revuelta armada en imágenes, y si bien es aventurado decirlo, me parece que su trabajo aporta en términos de lo regional, pero también de lo nacional porque retrata las formas de funcionamiento, la compra y distribución de materiales fotográficos, las iconografías varias de la región, la formación y aprendizaje de los fotógrafos populares, y la peculiar manera de captar las escenas desde la perspectiva de la revuelta armada en un pueblo lejano pero muy simbólico de nuestra revolución. Además de aportar de manera sustancial a los estudios de género con una clara empatía y conexión visual con su personaje . (Del Castillo 2010, 235).

35En algún estudio de índole más bien de divulgación, me acerqué a la figura del fotógrafo Ezequiel Carrasco buscando los nexos entre fotoperiodismo, crónica (con José Juan Tablada) y las autorías de las imágenes realizadas en el capítulo de la Decena Trágica (Monroy 2011, 120). En donde las limitantes técnicas de la época llevan al fotorreportero a encontrarse con que la foto fija no permite la movilidad que requiere su discurso expresivo y acaba mudándose al cine, para recrear un medio expresivo acorde a sus necesidades visuales. Es el cambio tecnológico y de lenguaje un prisma que se aplica a otros fotógrafos de fijas como Agustín Jiménez, Manuel Álvarez Bravo, Nacho López.

Figura 4. Portada del libro de Samuel Villela, Sara Castejón. Fotógrafa de la Revolución.

Figura 4. Portada del libro de Samuel Villela, Sara Castejón. Fotógrafa de la Revolución.

CONACULTA-INAH-MEX. Reproducción Autorizada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Colección Rebeca Monroy Nasr.

  • 13 El trabajo de tesis doctoral está terminado y se intitula: «Tengo o hago la foto que Ud. Necesite». (...)

36Daniel Escorza está profundizando su estudio sobre la Revolución mexicana y Agustín Víctor Casasola, en un trabajo puntual de imágenes y ediciones periodísticas, encontrando autores, momentos precisos de publicación, acotaciones muy importantes que aportan a la fotohistoria la minuciosidad que requiere la identificación de las imágenes. Además ha aportado valiosa información que no teníamos al respecto de fotógrafos, técnicas, imágenes connotadas, a la vez de contribuir con una bibliografía del tema comentada que da grandes haces de luz sobre el tema.13

37Otro estudio reciente que provee de información visual rica en torno a un personaje de la Revolución y Posrevolución es el trabajo de Alberto del Castillo sobre Isidro Fabela, en donde partió de imágenes recopiladas por el político mexicano, para realizar un estudio de época, de intervenciones varias, de su destacada labor, de los diferentes momentos de su intervención. Aquí la diferencia en el análisis histórico-visual radica en que la colección proviene de la mirada del propio político y estadista, por lo que el atajo propuesto difiere de cuando es la mirada de autor a la del propio investigador, lo que lo hace aún más audaz ante la mirada del recopilador.

38Laura González Flores —cierro ahora en círculo virtuoso con quien comencé—, pone en escena la fotografía de un aficionado en su libro La otra revolución (2010), aficionado que claramente da la pauta de no serlo tanto ya que era conocedor a fondo de la fotografía, ordenado, obsesivo en sus apuntes de apertura de diafragmas, tiempos de exposición, temas y fechas de realización; con un claro acento inclinado al aprendizaje y al estudio, lo que lo hace un diletante profesional de la época y un clásico, ya que la mayoría de ellos eran conocedores a profundis de sus materiales y si bien no vivían de ello —como cualquier profesional de la imagen—, sí conocían los gajes del oficio a fondo. Así las imágenes que nos presenta de su fotógrafo aficionado en estereoscopias de gran calidad, hablan de una mirada profesional, con un uso social documental, lejos del periodismo que atiende al interés meramente testimonial y personal. Por su parte, Arturo Guevara Escobar, nieto y sobrino de fotógrafos de la Revolución, ha presentado su libro sobre su abuelo Aurelio Escobar en donde podemos observar el uso de la cámara panorámica y con ello constatar los ejércitos de revolucionarios e imágenes sugerentes y muy distintas a los otros fotógrafos de la revuelta armada, por un hecho técnico sin precedente (Guevara Escobar 127).

39Con ello quiero apuntar con unos cuantos textos icónicos, la gran producción del centenario de la Revolución —pido una disculpa de antemano a quien no logré incorporar—, pero la idea era justamente poder abrevar la manera en que hemos trabajado la fotohistoria. Así, evidenciar que hemos trabajado desde las visiones generales a las particulares, de las monografías y biografías visuales, a las historias gráficas de un episodio, de un momento, de un fotógrafo, aunado a la comprensión de las condiciones técnicas, formales, temáticas o ideológicas que pueden observarse en estos estudios.

40Es justamente esa riqueza la que muestra cómo hemos creado en el país nuestra fotohistoria, con una gramática propia de análisis, una metodología que no parte de un dictamen o manifiesto de intenciones previas, sino que hemos dejado fluir los estudios atendiendo a las necesidades propias de cada grupo documental. Sin retorcimientos, ni estigmas preconcebidos, sí con la estructura que otros teóricos han aportado, pero haciéndola cada vez más nuestra, más latina, sin declaraciones o manifiestos previos. Me parece que ésa es la escuela que hemos dejado asentada, enriqueciendo nuestro diario ver y saber, nutriéndonos los unos de los otros, aprendiendo de las puestas en escena mutuas, los errores, las propuestas, las convergencias y divergencias. Considero que las historias europeas y estadounidenses no buscan atar los cabos de la historia contextual, con los de la historia cultural, con la historia de las mentalidades, la historia visual entre otros marcos teóricos; son algunos elementos que encuentro constantemente entre los textos creados bajo suelo mexicano. Es el sustrato de lo técnico, formal y temático e ideológico, porque entre nosotros persiste una gran preocupación por comprender el tipo de equipo, las cámaras, las películas, los químicos, la forma de aprendizaje del autor, sus referencias vivenciales, sus temas preferidos, sus inserciones en el medio periodístico, informativo, artístico, de estudio o de autor. También nos hemos empeñado en comprender para qué o cómo realizaban sus temas, sus modelos, cómo posaban, qué aprendían o qué proponían con sus imágenes.

  • 14 Muchos coleccionistas o familias no saben los tesoros que resguardan y otro tanto de vendedores de (...)

41Con ello, en mayor o menor medida, los fotohistoriadores o historiadores de la imagen construimos y delineamos a nuestros personajes, porque poco sabemos de ellos, de muchos ni sus placas o negativos tenemos, a veces sólo tenemos referentes sueltos en la prensa o algún nombre en algún positivo enmarcado y colocado en alguna pared.14 En ello, hemos encontrado un gran valor de materiales y muchos personajes que faltan por trabajar.

42Así hemos forjado una visión no exclusiva pero sí particular del ver y mirar nuestra obra gráfica, de emprender nuestras investigaciones haciendo cada vez más propia, latina y mexicana nuestra fotohistoria.

A modo de cierre

  • 15 Es importante notar que las primeras ediciones de este premio creado por el Centro de la Imagen y e (...)

43Queda para cerrar este breve trabajo plantearse la manera de ver y analizar del más reciente trabajo de Carlos Córdova, que se intitula Tríptico de sombras (Córdova 2012, 253), que ganó el premio máster del Fotoensayo 2011.15 En ese texto podemos observar cómo el autor revisa el andamiaje de la posrevolución al presentar a la generación de pictorialistas mexicanos que no compitieron con otros fuera del terruño mexicano, pero sí clamaron su libertad en sus tiempos, temas y formas de realización. Córdova devela figuras apenas conocidas en la historia de la fotografía mexicana, con una construcción diferente basada en la historia generacional, en una temporalidad coetánea mas no de contemporáneos. Una historia que rompe los estancos de la historia por su manera de narrar, por el uso de una estructura de gran erudición soterrada bajo una metodología que se construye sin dejar visos de sus andamios. Finas letras que harán huella entre los historiadores de la imagen, de lo visual, de lo fotográfico, de la historia gráfica. Es vanguardista y una muestra de cómo el bagaje cultural universal apostado como fuente de conocimiento permite la visión crítica y recoge sus propios “haceres” visuales, lo cual da sin duda grandes frutos. Porque a la par que reconoce los tiempos y las formas del quehacer fotográfico en general, lo compara, sustenta y denota como forja meramente nacional, con su ritmo propio, su desarrollo temático y sus puestas en escena que poco tuvieron que ver con los tiempos, formas y figuras del exterior o de afuera del límite territorial.

44Finalmente, es necesario insistir en la nueva generación de estudiantes de licenciatura y posgrado, que están creando mucha tela de donde cortar. Raquel Navarro ya ganó premio para los jóvenes en Fotoensayo 2011. También Paulina Millán dejó una huella importante con su tesis de maestría titulada Las fotografías de Juan Rulfo en la Comisión del Papaloapan 1955-1957, en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (2010), quien obtuvo el premio Marcos y Celia Maus de esa casa de estudios.

  • 16 Dos tesis sustentan su trabajo, la realizada por Claudia Pretelin Rios en la maestría y actualmente (...)
  • 17 He enunciado sólo algunos de los alumnos, no en orden cronológico, ni por sus trabajos ni en orden (...)

45Vienen muchos alumnos más detrás estudiando, aprendiendo de esta generación fructífera de estudiosos de la imagen, que aún tenemos mucho que decir, somos los primeros conformados como tales, somos los forjadores de los nuevos fotohistoriadores. A ellos les tocará seguir y crear nuevas formas de análisis; por ahora nosotros hemos dejado una pequeña aproximación a la riqueza de las fuentes documentales gráficas, a la intertextualidad, a la audacia de atreverse a decir y ver con nuevas metodologías, y subjetividades convertidas en ciencias sociales. Tenemos incluso estudios ahora desde México hacia el extranjero como lo es el caso de Claudia Pretelin, quien hace una profunda investigación en torno a la Kodak, su creador, su forma de publicitar los materiales y el uso de la imagen de género para abordar otro mercado de venta, un trabajo en curso, pero que sin duda aborda de manera clara y diferente la presencia de esa empresa y las formas de kodakiar que hemos aprendido de manera consciente o no, en nuestro diario ver y andar.16 De los que tengo noticia por asesorar o dirigir sus trabajos y que ahora están en curso están: Raquel Navarro, Berenice Sánchez, Brenda Ledesma, Oralia García, Salvador del Toro, Yanira Álvarez, Raúl Pérez Alvarado, Rosa María Alvarado, Francisco Linares, David Fajardo, Mónica Morales, Liliana Nava, Isaura Oceguera, Susana Rodríguez, Abigail Pasillas, Ernesto Peñaloza, Mauricio García Arévalo, Lorena Eriksen Persson, Eunice Miranda, Adriana Ramírez Salgado, Paulina Michel, Abel Rodríguez, entre muchos otros que se integran día a día en este andar entre imágenes fijas; otros más en el mundo de las imágenes móviles.17

46Quedan muchos y nuevos rumbos por investigar y forjar; mientras, imprimiremos nuestra huella con el afán de que el que va atrás la siga, la rebase y genere la propia acorde a las condiciones objetivas y subjetivas que le corresponden. Pero de que ya hay camino andado es innegable, en estos 20 o 25 años se han abierto nuevas brechas entre el polvo y la plata. Los fotohistoriadores que hemos trabajado sobre suelo mexicano hemos aportado un gran esfuerzo conjunto, líneas innovadoras de trabajo, nuevos temas y formas de abordarlo y si bien usamos como herramienta a los grandes teóricos, también hemos desarrollado nuestras formas de funcionamiento metodológico, conceptual y teórico. Hemos sido vanguardia en ello en Latinoamérica, y la producción creada es más que evidencia de la calidad y la cantidad de materiales que hemos podido trabajar e investigar. Vienen también nuevos estudiosos de nuestro continente, destacan Brasil, Argentina y Chile quienes traen ahora innovaciones y aportaciones que debemos atender, y para ello hace falta intercambiar experiencias y avanzar en construcción de las miradas y aportar a los estudios de manera inter y transfronteras. (Figura 5)

Figura 5. Simbolismo: movimiento revolucionario congelado en algún momento de la vida nacional.

Figura 5. Simbolismo: movimiento revolucionario congelado en algún momento de la vida nacional.

Tomada del Monumento a la Revolución por Rebeca Monroy Nasr, 2010.

Haut de page

Bibliographie

AGUILAR OCHOA, Arturo. La fotografía durante el Imperio de Maximiliano. México: Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM, 1996.

ARNAL, Ariel. Atila de tinta y plata. Fotografía del zapatismo en la prensa de la ciudad de México. 1910-1915. México: INAH, 2010.

BENJAMIN, Walter. Discursos interrumpidos. Barcelona: Taurus, 1973.

BERUMEN, Miguel Ángel. México: fotografía y Revolución. México: CONACULTA, 2009.

BERUMEN, Miguel Ángel. 1911: La batalla de ciudad Juárez en imágenes. México: Océano, Cuadro por cuadro, Imagen y Palabra, 2005.

BERUMEN, Miguel Ángel. Pancho Villa la construcción del mito. México: Océano, 2006.

BURKE, Peter. Visto y no visto. El uso de la imagen como documento histórico. Barcelona: Crítica de las letras de humanidad, 2002.

CASANOVA, Rosa. et al. Imaginarios y fotografía en México. 1939-1970. Emma García Krinsky coord., México: Lunwerg/CONACULTA/INAH, 2005.

CASANOVA, Rosa et al. Francisco I. Madero. Entre imagen pública y acción política. México: CONACULTA, INAH, Museo Nacional de Historia/Castillo de Chapultepec, 2012.

CASANOVA, Rosa y Adriana KONSEVICK. Luces sobre México. México: CONACULTA, INAH, RM, 2006.

CASANOVA, Rosa y Olivier DEBROISE. Sobre la superficie bruñida de un espejo: fotógrafos del siglo XIX. México: Fondo de Cultura Económica, 1989.

CANALES, Claudia. Romualdo García: un fotógrafo, una ciudad,, una época. Guanajuato: Instituto Nacional de Antropología e Historia/Secretaría de Educación Pública/Gobierno del Estado de Guanajuato, 1980.

CÓRDOVA, Carlos. Agustín Jiménez y la vanguardia fotográfica mexicana. México: RM, 2005.

CÓRDOVA, Carlos. Tríptico de sombras. México: INAH/CONACULTA/Centro Nacional de las Artes/Centro de las Artes de San Luis Potosí/Centro de la Imagen, 2012.

DEBROISE, Olivier. Fuga mexicana. Un recorrido por la fotografía en México. México: CONACULTA, 1994.

DEL CASTILLO, Alberto. Isidro Fabela. Una mirada en torno a la Revolución Mexicana. México: Biblioteca Mexiquense del Bicentenario/Consejo Editorial de la Administración Pública Estatal/Instituto Mexiquense de Cultura/Centro Cultural Isidro Fabela/ Tonaltepec Global, 2010.

DEL CASTILLO, Alberto. Rodrigo Moya: La mirada documental. México: Instituto de Investigaciones Estéticas/UNAM/La Jornada/Ediciones El Milagro, 2011.

DEL CASTILLO, Alberto. Rodrigo Moya, una visión crítica de la modernidad. México: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 2006 (Serie Círculo de Arte).

DEL CASTILLO, Alberto y Mónica MORALES. Pedro Valtierra. Mirada y testimonio. México: UNAM/Difusión Cultural, Centro Cultural Tlaltelolco/Fundación Pedro Valtierra/Cuartoscuro/Fondo de Cultura Económica, 2012.

DEL CASTILLO, Alberto. Rodrigo Moya. Una mirada documental. México: Ediciones El Milagro/Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM/La Jornada, 2011.

DEL CASTILLO, Alberto. Rodrigo Moya, una visión crítica de la modernidad. México: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 2006.

DOROTINSKY, Deborah. La vida de un archivo: “México Indígena” y la fotografía etnográfica de los años 40 en México. Tesis de doctorado: Historia del Arte. México: UNAM/Facultad de Filosofía y Letras, 2003.

DUBOIS, Phillipe. El acto fotográfico. De la representación a la recepción. Barcelona/Buenos Aires/México: Paidós, 1986.

EDER, Rita, et al. Imagen histórica de la fotografía en México. México: INAH-SEP/Fondo Nacional para las Artes Populares, 1978.

ESCORZA RODRÍGUEZ, Daniel. « Imagen y apariencia de Huerta después de la Decena Trágica ». Historias. México: Dirección de Estudios Históricos/Instituto Nacional de Antropología e Historia, Enero-abril 2009, n°72.

ESCORZA RODRÍGUEZ, Daniel. « La fotohistoria y el Centenario de la Revolución Mexicana: una aproximación biblio-hemerográfica ». Historias. México: DEH-INAH.

ESCORZA RODRÍGUEZ, Daniel. « Gerónimo Hernández, un fotógrafo enigmático ». Dimensión Antropológica. México: INAH. Sept.-dic. 2009, año 16, vol. 47.

ESCORZA RODRÍGUEZ, Daniel. « Tengo o hago la foto que Ud. Necesite ». La fotografía de la agencia Casasola y el fotoperiodismo en México, 1912-1921. Tesis de doctorado: Historia y Etnohistoria. México: Escuela Nacional de Antropología e Historia, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2014. En prensa.

FIGARELLA MOTA, Mariana Gladys. Edward Weston y Tina Modotti. Su inserción dentro de las estrategias del arte posrevolucionario. Tesis de Maestría: Historia del Arte. México: UNAM/Facultad de Filosofía y Letras, 1995.

FLUSSER, Vilhem. « Los aparatos ». In FLUSSER, Vilhem. Hacia una filosofía de la fotografía. Barcelona: Anagrama, 1999 (Col. Argumentos).

GAUTREAU, Marion. Les photographies de la Révolution Mexicaine dans la presse illustrée de Mexico (1910-1940) : de la chronique à l’iconisation. Tesis de doctorado: Études Romanes. Paris: Université Paris-Sorbonne Paris IV, 2007.

GAUTREAU, Marion. De la crónica al ícono. La fotografía de la Revolución mexicana en la prensa ilustrada capitalina (1910-1940). México: Instituto Nacional de Antropología e Historia. En prensa.

GIRAUD, Paul-Henri. Manuel Álvarez Bravo. L’impalpable et l’imaginaire. Paris: La Martinière, 2012.

GIRAUD, Paul-Henri. « La photographie mexicaine au milieu du XXe siècle : microlectures ». Les Langues Néo-Latines. Octobre-décembre 2013, n° 367, 117-132.

GIRAUD, Paul-Henri. « “Los privilegios de la vista”. Contrepoint entre Le Labyrinthe de la solitude et la photographie de Manuel Álvarez Bravo, avec quelques détours par la peinture mexicaine du XXe siècle ». L’Âge d’or. Image dans le monde ibérique et ibéroaméricain [en línea], Université Paris-Est Marne-la-Vallée. 2015, n° 8 [Consultado el 22.05.2015]. Disponible en <http://lisaa.u-pem.fr/index.php?eID=tx_nawsecuredl&u=0&file=fileadmin/fichiers/LISAA/l_age_d_or/Age_d_or_numero_8/GIRAUD.pdf&t=1432386588&hash=ff712deb2915adff8f90fa572b26acb4bc3e032b>.

GIRAUD, Paul-Henri. « “Pruebas de lo invisible”. Sur quelques photographies de Manuel Álvarez Bravo ». L’Âge d’or. Image dans le monde ibérique et ibéroaméricain [en línea], Université Paris-Est Marne-la-Vallée. 2012, n° 5 [consultado el 22.05.2015]. Disponible en <http://lisaa.u-pem.fr/index.php?eID=tx_nawsecuredl&u=0&file=fileadmin/fichiers/LISAA/l_age_d_or/Age-d_or-5/Giraud.pdf&t=1432386401&hash=2253ef1290bd4763ccd5c48a7cd617dfef24b137>.

GUEVARA ESCOBAR, Arturo. El que se mueve no sale en la foto. Aurelio Escobar fotógrafo profesional. México: Archivo General de la Nación, 2012.

GONZÁLEZ CRUZ MANJARREZ, Maricela. Juan Guzmán en México. Fotoperiodismo, modernidad y desarrollismo en algunos de sus reportajes y fotografías de 1940-1960. Tesis de doctorado: Historia del Arte. México: UNAM/ Facultad de Filosofía y Letras, 2003.

GONZÁLEZ FLORES, Laura. Fotografía y pintura ¿dos medios diferentes? Barcelona: Gustavo Gili, 2005.

GONZÁLEZ FLORES, Laura. « Hacia una estética de la fotografía: el aura como materia ». In GUTIÉRREZ, Cecilia (ed.). Imagen y materia. Memorias del  XIV Coloquio del Seminario de Estudio y Conservación del Patrimonio Cultural. México: UNAM/Instituto de Investigaciones Estéticas, 2010.

GONZÁLEZ FLORES, Laura. « Nuevas subjetividades en la fotografía mexicana contemporáneas ». In MONROY NASR, Rebeca y Alberto DEL CASTILLO (ed.). Caminar entre fotones. Formas y estilos de la mirada documental. México: INAH, 2013.

GONZÁLEZ FLORES, Laura. Otra revolución. Fotografías de la ciudad de México 1910-1918. México: UNAM/ Instituto de Investigaciones Históricas, 2010.

HADJINICOLAOU, Nicos. Historia del arte y lucha de clases. México: Siglo XXI, 1979.

HAUSER, Arnold. Teorías del Arte. Tendencias y métodos de la crítica moderna. 4a. ed., Madrid: Guadarrama, 1975 (Punto Omega 53).

KOSSOY, Boris. Fotografía e Historia. Buenos Aires: Biblioteca de la Mirada, 2001.

LEIVA QUIJANO, Gonzalo. Sergio Larraín: biografía, estética, fotografía. Santiago de Chile: Metales Pesados, 2012.

MAUAD, Ana Maria, et al. « Una disputa, una pérdida y una victoria: fotografía y producción del acontecimiento histórico en la prensa ilustrada de los años 1950 ». In MONROY NASR, Rebeca y Alberto DEL CASTILLO. Caminar entre fotones. Formas y estilos de la mirada documental, publicado Rebeca Monroy Nasr y Alberto del Castillo, México: INAH, 2013.

MASSÉ ZENDEJAS, Patricia. Simulacro y elegancia en las tarjetas de visita. (La compañía Cruces y Campa). México: Instituto Nacional de Antropología e Historia, 1998 (Col. Alquimia).

MILLÁN, Paulina. Las fotografías de Juan Rulfo en la Comisión del Papaloapan. Tesis de Maestría : Historia del Arte. México: UNAM, Facultad de Filosofía y Letras, 2010.

MONROY NASR, Rebeca. Ases de la cámara. Textos sobre fotografía mexicana. México: INAH, 2010.

MONROY NASR, Rebeca. Ezequiel Carrasco: entre las balas de bronce y los nitratos de plata. México: INAH, 2011.

MONROY NASR, Rebeca. Historias para ver. Enrique Díaz fotorreportero. México: UNAM-IIE, INAH-DEH, 2003.

MONROY NASR, Rebeca. De luz y plata. Apuntes sobre tecnología alternativa en la fotografía. México: Instituto Nacional de Antropología e Historia, 1997 (Col. Alquimia).

MONROY NASR, Rebeca. El sabor de la imagen: tres reflexiones. México: Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco, 2004.

MONROY NASR, Rebeca y Alberto DEL CASTILLO (ed.). Caminar entre fotones. Formas y estilos de la mirada documental. México: INAH, 2013.

MONTELLANO BALLESTEROS, Francisco. C. B. Waite, fotógrafo. Una mirada diversa sobre el México de principios del siglo XX. Pres. Aurelio de los Reyes. México: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Grijalbo, 1994 (Col. Camera Lúcida).

MORALES, Alfonso. Corre caballo corre. México: Fundación Televisa, 2004.

MORALES, Alfonso. El gran lente de José Antonio Bustamante Martínez. México: Secretaría de Educación Pública, Libros del Rincón, 1990.

MORALES, Alfonso. Eternidad fugitiva. México: Fundación Televisa, 2005. (Serie Arte y Fotografía).

MORALES, Alfonso. « La Guardia. Enrique Metinides ». Luna Córnea. La Noche. México: Centro de la Imagen, CONACULTA. Mayo-agosto 1997: n°12.

MORALES, Alfonso y Juan Manuel AURRECOECHEA. Fotografía insurrecta. México: El Milagro, 2004.

MRAZ, John. Fotografiar la Revolución Mexicana. Compromisos e iconos. México: INAH, 2010.

MRAZ, John. Nacho López, Ideas y visualidad. México: Fondo de Cultura Económica, Universidad Veracruzana, Instituto Nacional de Antropología e Historia, Sistema Nacional de Fonotecas y Parametría, 2012.

MRAZ, John y Ariel ARNAL. La mirada inquieta: nuevo fotoperiodismo mexicano. México: CONACULTA, Centro de la Imagen, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, 1996.

NOBLE, Andrea. « El llanto de Pancho Villa ». México: Archivos de la Filmoteca, 2011, n°168, 38-59.

NOBLE, Andrea. Mexican National Cinema. London/New York: Routledge, 2005.

NOBLE, Andrea. Photography and Memory in Mexico: Icons of Revolution. Manchester: Manchester University Press, 2010.

NOBLE, Andrea. « Recognizing Historical Injustice through Photography: Mexico 1968 ». Theory, Culture & Society. 2010, n°27 (7/8), 184-213.

NOBLE, Andrea. Tina Modotti: Image, Texture, Photography. Albuquerque: University of New Mexico Press, 2010.

PRETELIN RIOS, Claudia. « Let Kodak Keep The Story ». Anuncios de cámaras Kodak: 1920-1940. Tesis de doctorado: Historia del Arte. México: UNAM, Facultad de Filosofía y Letras, 2015.

PRETELIN RIOS, Claudia. Usted aprieta el botón, nosotros hacemos el resto. Anuncios de cámaras fotográficas Kodak. Tesis de Maestría: Historia del Arte. México: UNAM, Facultad de Filosofía y Letras, 2011.

RODRÍGUEZ, José Antonio. Fotógrafas en México: 1872-1960. México, Madrid: Turner/Museo de Arte Moderno/Fomento Cultural Banamex/Canopia/Casa de América, 2013.

RODRÍGUEZ, José Antonio. Ruth D. Lechuga. Una memoria mexicana. México: Museo Franz Mayer, Artes de México, 2002.

RODRÍGUEZ, José Antonio y Ariel ZÚÑIGA. Bernice Kolko fotógrafa. México: Ediciones el Equilibrista, 1996.

RODRÍGUEZ, José Antonio, et al. Agustín Jiménez. Memorias de la vanguardia. México: Museo de Arte Moderno/Instituto Nacional de Bellas Artes/RM, 2008.

SAMPAIO BARBOSA, Carlos Alberto. Fotografia a serviçio de Clio: uma interpretação da história visual da Revolução Mexicana (1900-1940). São Paulo: Editora da Unesp, 2006.

SAMPAIO BARBOSA, Carlos Alberto. A Revolução Mexicana: 20 de novembro de 1910. São Paulo: Companhia Editora Nacional/Editora Lazuli, 2007.

SAMPAIO BARBOSA, Carlos Alberto. « As fotografias nas revistas culturais latino-americanas: as experiências da Revista S Paulo (Brasil, 1936) e Rotofoto (México, 1938) ». Domínios da Imagem. 2011, vol. 4, 53-62.

SAMPAIO BARBOSA, Carlos Alberto. « A construção, consolidação e o espetáculo do poder no México Revolucionário ». Revista Diálogos [en línea]. 2004, vol. 8, n° 2, 153-18. Disponible en <http://www.uem.br/dialogos/index.php?journal=ojs&page=article&op=view&path%5B%5D=191ç>.

VILLELA, Samuel. Sara Castrejón, fotógrafa de la Revolución. México: INAH, 2010.

Otras fuentes:

GUEVARA ESCOBAR, Arturo. Revolución, [En línea], 2011. [http://fotografosdelarevolucion.blogspot.mx] (13 de enero 2013).

Haut de page

Notes

1 Término que con los años ha acuñado John Mraz, y que deriva en el análisis de la historia desde la mirada documental de la fotografía; ahora reconoce su aspecto estético pero sobre todo se subraya lo documental. En este caso me limito a la presentación de los fotohistoriadores formados bajo el rigor de los estudios de historia y fotografía o análisis de la imagen desde una perspectiva histórica, y no abordo a los literatos como Elena Poniatowska, Carlos Monsiváis u Octavio Paz, toda vez que son formas disímbolas de abordar la imagen, desde un ámbito literario más que histórico basado en fuentes documentales. Las aportaciones de los literatos y poetas han sido diversas y merecen un espacio particular para su estudio desde otra lectura de la imagen y el texto, la intertextualidad literaria con la fotografía.

2 Podemos considerar que hay unos 25 investigadores de la fotohistoria que trabajan asiduamente en el tema, y que cada uno por lo menos ha creado unos cuatro libros. Hay quienes han publicado más como José Antonio Rodríguez y otros que han hecho una obra única como Luis Jorge Gallegos, pero lo importante es que la producción es alta y cada año tenemos nuevos temas, elementos de análisis y metodologías diversas. Me parece que podemos contabilizar alrededor de unos 150 libros publicados en los últimos años. También las revistas de fotografía han aportado grandes haces de luz a la fotohistoria como Foto Zoom, Luna Córnea, Alquimia y Cuartoscuro.

3 Realizados por el Consejo Mexicano de Fotografía, en las memorias editadas bajo el título Hecho en Latinoamérica, en esos años, dan cuenta del momento y la escasa bibliografía y metodología alrededor de la fotografía. Lo cual dio paso a que especialistas en otra materia buscaran explicar el uso social y la diversidad de temas de nuestro pasado fotohistórico. Materiales importantes que dejaron huella para su cabal comprensión posterior.

4 Casanova tiene varios libros publicados sobre el tema, aquí se mencionan unos cuantos solamente. Para mayor información vid. Bibliografía final.

5 En este caso voy a trabajar en dos vertientes el término fotohistoria tanto para los textos que inciden en el reconocimiento de la historia de la fotografía mexicana y su desarrollo de temas, estilos y propuestas visuales, como aquéllos que han trabajado las fotografías como elemento para reconstruir nuestra historia, es decir en torno a la historia gráfica de nuestra nación. En ambos casos, me quiero remitir a que la mayor parte de los especialistas de la imagen no puede omitir el hecho de aportar a la historia de la fotografía, al trabajar la historia gráfica de un episodio o momento histórico particular. Por ello, en el presente texto abarcaré la fotohistoria como la historia de la fotografía en México, pero también revisaré los estudios que la han usado para recuperar un pedazo de nuestra historia nacional.

6 No es factible dejar de lado a los estudiosos latinoamericanos porque han tenido una gran influencia en los estudios mexicanos como se verá a lo largo del texto.

7 A riesgo de dejar fuera muchos libros o algunos autores, me propongo sólo señalar algunos de los trabajos enmarcados por categorías para su análisis. Se pretende dejar en claro las posturas y aportaciones mayores a los autores nacionales que han dejado un espectro de análisis importante para la fotohistoria nacional.

8 Todas ellas terminaron publicándose en el Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM y forman parte de una serie de textos de la fotografía mexicana.

9 En realidad debería ser La gran lente… sin embargo el autor Alfonso Morales respetó el sentido y nombre original que tenía el estudio fotográfico de Bustamante desde los años veinte del siglo pasado y que en 1963 se trasladó de Fresnillo, Zacatecas a la ciudad de México; el análisis abarca desde 1930 hasta 1973. Una labor que le permitió crear más de cerca de diecinueve mil negativos que fueron rescatados entre los escombros en un edificio donde las costureras trabajaban, y que se vino abajo en el terremoto del 19 de septiembre de 1985.

10 José Antonio Rodríguez es un investigador independiente que ha producido una gran cantidad de textos de diferentes géneros fotográficos, autores, estilos, y recientemente ha presentado su trabajo sobre Las fotógrafas en México (2013), producto de una exposición en el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México en 2012; es editor de la revista Alquimia, que desde 1998 viene trabajando incansablemente.

11 Vid. Bibliografía final.

12 La tesis de Marion Gautreau cuyo título original es Les photographies de la Révolution Mexicaine dans la presse illustrée de Mexico (1910-1940): de la chronique à l’iconisation, para optar por el grado de doctora en Études Romanes-Espagnol en la Université Paris IV, Paris, 2007, 397 pp., la cual se ha transformado en libro bajo el título De la crónica al ícono. La fotografía de la Revolución mexicana en la prensa ilustrada capitalina (1910-1940), bajo el sello del Instituto Nacional de Antropología e Historia (en prensa). Vid. Bibliografía.

13 El trabajo de tesis doctoral está terminado y se intitula: «Tengo o hago la foto que Ud. Necesite». La fotografía de la agencia Casasola y el fotoperiodismo en México, 1912-1921, México: Escuela Nacional de Antropología e Historia, doctorado en Historia y Etnohistoria, septiembre de 2014.

14 Muchos coleccionistas o familias no saben los tesoros que resguardan y otro tanto de vendedores de viejo que trafican o no con las imágenes. El estado de los acervos particulares no permite del todo acercarse a las historias y a los relatos, en ocasiones quieren venderlos considerando que con ello resolverán sus problemas económicos. Por otro lado, los Archivos Nacionales aunque tienen mayor presupuesto y posibilidades no siempre tienen a los historiadores junto a ellos para documentar el hecho, el periodo o el personaje en cuestión. Hace falta que se promueva el uso de estudiantes de historia o de formación en ciencias sociales para acotar adecuadamente las perspectivas del material.

15 Es importante notar que las primeras ediciones de este premio creado por el Centro de la Imagen y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA), fueron para fomentar la producción e investigación en torno a la historia y la fotografía. La más reciente edición realizada en el año de 2014 se destinó más a “ensayos” realizados por literatos y artistas visuales, quienes toman más bien a la fotografía como excusa visual para escribir o hacer un relato literario, lo que perdió su sentido sustancial de motivar los estudios en torno a la fotohistoria. Quizá sea un espacio recuperable más adelante.

16 Dos tesis sustentan su trabajo, la realizada por Claudia Pretelin Rios en la maestría y actualmente en el doctorado en Historia del Arte de la UNAM. Una aportación de México para el mundo, sí es una nueva propuesta de la visualidad. Vid. Bibliografía final.

17 He enunciado sólo algunos de los alumnos, no en orden cronológico, ni por sus trabajos ni en orden alfabético para evitar discordancias y resonancias. Y sí debo mencionar que en México tenemos un amplio grupo de alumnos estudiosos de las imágenes, con diferentes enfoques y actividades, han pasado muchos con resultados importantes, otros en curso como los que se señalan. En el día a día se incorporan más, sólo menciono algunos de los que actualmente realizan sus tesis sin el deseo de dejar fuera a nadie, las omisiones son por la falta de espacio, un amplio grupo de ellos se ha formado y apoyado en el Seminario La Mirada Documental, que coordinamos desde hace seis años en forma colegiada el Dr. Alberto del Castillo y la que esto escribe, con el Instituto Mora/Conacyt y la Dirección de Estudios Históricos del INAH.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1. Claudia Canales dando una conferencia sobre su metodología de trabajo con las fotografías de Romualdo García.
Légende Fotografía por Rebeca Monroy junio 2013, en el Coloquio de Historia Cultural, INAH, México. La portada del libro de Romualdo García al fondo pertenece al CONACULTA-INAH-MEX. Reproducción Autorizada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2287/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 40k
Titre Figura 2. Portada de El sabor de la imagen, de Rebeca Monroy.
Légende Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Xochimilco, Colección Rebeca Monroy Nasr.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2287/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 12k
Titre Figura 3. Portada del libro de Ariel Arnal, sobre zapatismo y periodismo en México.
Légende CONACULTA-INAH-MEX. Reproducción Autorizada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Colección Rebeca Monroy Nasr
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2287/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 44k
Titre Figura 4. Portada del libro de Samuel Villela, Sara Castejón. Fotógrafa de la Revolución.
Légende CONACULTA-INAH-MEX. Reproducción Autorizada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Colección Rebeca Monroy Nasr.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2287/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 48k
Titre Figura 5. Simbolismo: movimiento revolucionario congelado en algún momento de la vida nacional.
Légende Tomada del Monumento a la Revolución por Rebeca Monroy Nasr, 2010.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2287/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 47k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Rebeca Monroy Nasr, « Los quehaceres de los fotohistoriadores mexicanos:
¿eurocentristas, americanistas o nacionalistas?
 », L'Ordinaire des Amériques [En ligne], 219 | 2015, mis en ligne le 07 décembre 2015, consulté le 23 juin 2018. URL : http://journals.openedition.org/orda/2287 ; DOI : 10.4000/orda.2287

Haut de page

Auteur

Rebeca Monroy Nasr

Dirección de Estudios Históricos/Instituto Nacional de Antropología e Historia, remona@mac.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
L’Ordinaire des Amériques est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo IPEAT
  • Logo Université Toulouse-Jean Jaurès
  • Logo Université de Toulouse
  • Logo Latindex
  • OpenEdition Journals