Navigation – Plan du site

Presentación

Irina Podgorny
p. 5-10

Texte intégral

1Los años de 2010 y 2011 han sido elegidos para celebrar el bicentenario de la «Independencia» de varios países iberoamericanos. En efecto, en la Argentina, Venezuela, México, Chile, Bolivia, Paraguay, Colombia conmemorarán en clave independentista los sucesos ocurridos a raíz de las guerras napoleónicas. El traslado de la corte portuguesa a Brasil (1808) y la caída de la península ibérica en manos de los franceses modificaron el orden político y espacial. Y en el caso de la América española, enfrentó a sus habitantes con el problema la legitimidad de la autoridad frente al cautiverio del soberano Fernando VII. En ese marco, surgieron distintas iniciativas, más o menos oficiales, más o menos participativas, mas o menos académicas, más o menos improvisadas. Exposiciones, desfiles militares, publicaciones, congresos o conferencias marcarán la clave de las reuniones realizadas en estos años. Algunos historiadores (cf., por ejemplo, la iniciativa http://www.historiadoresyelbicentenario.org) se han propuesto que esta fecha sirva para proyectar hacia la sociedad el estado de la discusión historiográfica de los últimos años.

2Podría afirmarse que estos doscientos años conmemoran también la necesidad de las nuevas entidades políticas de establecer algún tipo de trama estadística y un mecanismo para conocer y almacenar los recursos naturales disponibles. Desarmada la administración española, cayeron también las iniciativas borbónicas referidas al conocimiento del territorio y sus recursos, a cargo, sobre todo, del cuerpo de ingenieros militares de la corona. Asimismo, aunque los archivos locales sobrevivirían, la nueva administración debió reformularlos en función de los nuevos territorios que se fueron generando a partir de la Revolución. Con la ruptura colonial, los datos americanos no solo quedaron aislados en España: la funcionalidad de la red administrativa, archivística y jurisdiccional española se perdió también al fragmentarse los territorios de los antiguos virreinatos. En ese marco es oportuno recordar que, entre las primeras medidas de los nuevos gobiernos, se contó la creación de centros de recopilación de datos, entre los que sobresaldrían los «museos» y las «bibliotecas», siempre como instituciones ligadas al fomento del bien general. El establecimiento de estos museos tomó la forma de instrucciones giradas a los responsables de los distintos puestos de provincia, brindando las disposiciones convenientes para el acopio de todas las producciones de los territorios que se empezaban a configurar como nuevas naciones.

3Esta distribución jerárquica de las instrucciones, desde el centro de recopilación hasta alcanzar a quienes deberían coleccionar los objetos, recurría a una vieja práctica de la burocracia colonial que cobraba ahora visos revolucionarios. Si bien la administración borbónica, como menciona el trabajo de Miruna Achim, había establecido «gabinetes» en algunas de las ciudades del imperio español, estos no pueden comprenderse si no se los piensa integrados a una red más o menos vinculada al envío de muestras a España o Portugal (cf. Podgorny y Lopes 2008, Pimentel 2003). Sin embargo, las mismas reformas borbónicas y la posterior fragmentación y reorganización de los antiguos virreinatos en nuevos países de inestable existencia –y aún más cambiantes límites– contribuyeron a que esta suerte de red de recopilación de objetos y datos existente en el mundo colonial español, se hiciera invisible por el mismo devenir político de las nuevas naciones. Por eso, no es de extrañar que las instrucciones giradas a los responsables hablasen también del descuido del gobierno peninsular hacia estos asuntos, recurriendo así un tópico postrevolucionario promovido por las elites criollas y los enviados consulares o comerciales ingleses. La ciencia en América, pensada en términos de las fronteras que se consolidan hacia el primer centenario, y la historiografía surgida en el mismo Siglo XIX robustecieron esta idea del abandono, olvidando mirar el siglo XVIII y las primeras décadas del siglo XIX en base a una organización administrativa y de recolección de datos diferente a la dada por las geografías de la independencia.

4Los «Museos Nacionales» surgirían en distintas ciudades iberoamericanas ya en la segunda mitad del siglo XIX siguiendo un modelo donde, en un espacio –real o figurado– se debían reunir aquellos objetos que representaran algún aspecto de la Nación. Como se ve en los trabajos de Achim, Lopes, Aufiero y Blasco, las colecciones de los museos se confeccionaron de una manera bastante espontánea y heterogénea (donaciones de distintos miembros de la elite, compra a viajeros, encargos en Europa de colecciones europeas, resultado de expediciones). Lejos de un plan de armado, los museos parecen completarse según la estrategia que denota la expresión utilizada por Manuel Moreno al serle requerido con qué tipo de objetos se armaría el Museo Público de Buenos Aires: «con lo que haya», parece haber contestado este médico interesado en las ciencias y en el estudio sistemático de la naturaleza (Podgorny y Lopes 2008).

5Los museos nacionales resultaron así en un conjunto bastante representativo de la conflictiva historia latinoamericana del siglo XIX. Allí se reunieron «reliquias» de antiguas familias, objetos de los héroes de la revolución con minerales del Jura y fósiles de las pampas. A la vez que distintos personajes trataban de consolidar el museo como un «locus» de profesionalización de determinado saber, la naturaleza y la historia «nacionales» competían por estantes, cuartos y paredes. Como se ve en el trabajo de Margaret Lopes, la especialización de los museos dará paso a la fragmentación de las colecciones de los «museos nacionales» y la emergencia de espacios ordenados ya no por el orden exclusivo de la Nación –es decir, por la naturaleza que caracterizaría un determinado territorio nacional– sino por las disciplinas científicas y las prácticas intelectuales compartidas internacionalmente. La proliferación de museos antropológicos, etnográficos, geológicos e históricos da cuenta de este proceso y también de la localización espacial diferencial de distintos tipos de relatos sobre el patrimonio de la Nación.

6En menos de un siglo, la Revolución de la Independencia –que había promovido la creación de museos de la naturaleza– se transformó en el objeto fundacional y central del relato historiográfico y de los nuevos museos históricos (cf. Los trabajos de Margaret Lopes y Camilo de Mello Vasconcelos (cf. Infra). Este espacio –surgido en el siglo XIX– retomaría estéticas y prácticas de los museos de la naturaleza y los museos de antigüedades. Mientras que los museos propuestos en la etapa revolucionaria consistían en centros de recopilación de datos e información sobre la naturaleza local para su explotación y para el comercio, el devenir de los mismos los va a transformar –según los modelos vigentes- en museos de muy diversa índole: desde museos de carácter universal (como el Museo Público de Buenos Aires de 1823), a otros que reflejen las particularidades de la fauna fósil o de las ruinas y monumentos de la antigüedad de sus territorios.

7Singularmente, como la historiografía se ha concentrado en los debates sobre las ideas acerca de la historia, hasta ahora casi no se ha estudiado qué relación existió entre las prácticas ligadas al estudio de esa cultura material que iba creando el patrimonio histórico y la consolidación de determinadas prácticas historiográficas. Los trabajos de Diego Aufiero y de María Élida Blasco sirven para profundizar en ese sentido, mostrando cómo, según prácticas muy similares a las existentes entre los coleccionistas de objetos de historia natural, un objeto del paisaje –en este caso «los árboles»– es transformado en testimonio de un acontecimiento histórico con alto valor simbólico y, por ello mismo, incluido en el repertorio de espacios y cosas a las que se les debe culto patriótico. En esa misma línea puede entenderse el trabajo de Fernando Gandolfi sobre el devenir, transformación y reconstrucción de ciertos edificios en lugares o refugios paradigmáticos de la independencia y el nacimiento de la Nación Argentina. Tanto los árboles, como los «monumentos» o los cuerpos de los héroes de la Patria referidos en el trabajo de I. Podgorny surgen como objetos que condensan, por un lado, una historia de diversas capas y, por otro, la confluencia de tradiciones culturales diferentes. Todos estos objetos se conforman en un punto de encuentro de acontecimientos imprevistos, actores con intereses a veces contrapuestos, disposiciones legales y prácticas que proceden de diversas disciplinas y/o de esferas culturales diversas.

8Ese patrimonio histórico iniciado con los documentos de los archivos y las «reliquias» de las colecciones privadas y públicas fue expandiéndose y creando distintos espacios de la memoria, dentro y fuera de los museos nacionales. Además de los catálogos y la creación de un imaginario promovido por los mismos promotores de los museos, la «Independencia» se iría corporizando en monumentos, sitios y edificios históricos. El trabajo de Fernando Aliata nos recuerda que la construcción de símbolos identitarios y de espacios públicos que reflejen la identidad republicana con el espacio urbano de las nuevas naciones es bastante temprana. Sin embargo, señala Aliata, «no necesariamente la materialización de esos espacios refleja en un primer momento un sentimiento de nación, más bien se trata de ejercicios de diseño por parte de los arquitectos y artistas que siguen cánones universalistas». Su ensayo colabora en la búsqueda de respuesta para la pregunta acerca de qué tipo de imaginario urbano se construye durante esa etapa y cómo se representa a través de las arquitecturas y los monumentos. Como analiza Gandolfi, el primer centenario constituye uno de los momentos emblemáticos de este proceso. Asimismo, el trabajo de Aufiero nos muestra cómo la falsificación del acontecimiento histórico y de los objetos o monumentos que los testimoniaban constituían un elemento central de la discusión de esos años. La posibilidad de la existencia de monumentos que falsearan el pasado, estaba, en ese sentido, en el centro del universo de quienes pensaron en instaurarlos como conmemoración de la historia nacional.

9En este número de L’Ordinaire Latino-américain nos propusimos, primero, analizar la aparición en distintos países de los museos como espacios de la Independencia. En primer lugar, examinando, la promoción del bien general a través de la colección de datos y objetos de la naturaleza local en los momentos de expansión de la revolución. Segundo, nos interesó analizar la consolidación de colecciones de «reliquias históricas» y la evocación a través de fragmentos del vestuario, del pelo, del cuerpo embalsamado o del mobiliario de los personajes civiles y militares de la Independencia. Ligado a ello, aparecen los cuadros históricos donde estos fragmentos –integrándose a otro todo– cobran sentido didáctico y adquieren toda su identidad. Otro aspecto de la materialización de la Independencia, analizado en este número, consiste en la creación de monumentos, sitios (batallas, parajes y elementos naturales ligados a itinerarios, etc.) y edificios históricos (casas natales, casas históricas, casas de la Independencia). Este dossier quiso contribuir a una discusión sobre diferentes cuestiones ligadas al problema de una creación de un imaginario material nacional, mostrando procesos y situaciones que, aunque particulares de algunas ciudades o regiones, seguramente hallan su correlato en otros sitios de América. La expansión del embalsama-miento, de las estatuas, de los museos, de las ruinas, de los monumentos históricos, lejos de entenderse como fenómenos locales o nacionales deben verse en una dinámica mucho más compleja donde determinadas prácticas promovidas internacionalmente se articulan con los personajes y las circunstancias locales.

10Resumiendo, este número intenta colaborar en el debate sobre la paradoja retomada por Andreas Huyssen (2000) quien, entre sus ensayos de crítica sobre la cultura contemporánea analizó el auge de los museos, ligado al énfasis puesto por las sociedades mediáticas en el problema de la memoria en los últimos años del siglo XX. Los museos y los monumentos como los espacios públicos de memoria de la sociedad moderna han estado sujetos a su derrumbe, a su fosilización como mito o cliché y a su constitución como figuras del olvido. Su revitalización reciente en la esfera pública residiría, según Huyssen, en su capacidad de ofrecer la calidad material del objeto, en una cultura dominada por la fugacidad de la imagen en la pantalla y por la inmaterialidad de las comunicaciones. Sin embargo Huyssen recuerda la transformación de los museos y los monumentos en un paraje inerte dentro de los espacios públicos, donde las cosas contenidas en ellos están condenadas al olvido social. ¿En este sentido, cabe preguntarse si la conmemoración de la Independencia en los museos de historia, no ha contribuido al olvido y a arrojar a lo invisible la historia sus propias creaciones?

11El número se ordena por temas y cronologías. En la primera sección, nos referimos a algunas instituciones: el Museo Nacional de México de fines de la década de 1820 (Miruna Achim) y el Museu Paulista de Brasil de 1920 (Maria Margaret Lopes). En la segunda, a la creación de objetos históricos: los cuerpos embalsamados de los héroes (I. Podgorny), los «árboles históricos» (María Élida Blasco) y los monumentos de la Independencia (Fernando Aliata, Fernando Gandolfi). Finalmente, la última sección se dedica a un tipo de objeto como las monedas (Diego Aufiero) y los cuadros o murales históricos (Camilo de Mello Vasconcelos) que se presentan como la evidencia fiel del pasado.

12Lejos de pretender agotar el tema, esperamos que este número ayude a responder y a seguir reformulando las siguientes preguntas: ¿cuándo se empieza a materializar la noción de «independencia» y en función de qué objetos? ¿Cómo se construye esa noción de los espacios de los museos nacionales capitalinos y qué relación se plantea con los «sitios de la independencia» de las ciudades de las provincias? ¿Hay museos nacionales «extinguidos»? ¿Qué ocurre con las «independencias» regionales? ¿Qué modificaciones pueden rastrearse en las historia y en la dispersión de esas materializaciones del pasado? ¿Quién es el autor de las mismas? Estos espacios que, precisamente por su historia, se han consolidado como espacios controvertidos, ideologizados, atravesados e intervenidos «directamente» por la política, nos hacen reflexionar sobre la relación entre el proyecto de Nación de la «Independencia» de 1810 y las Naciones contemporáneas.

Haut de page

Bibliographie

Huyssen, Andreas Seduzidos pela Memória. Arquitetura, Monumentos, Mídia, Rio de Janeiro: Aeroplano, 2000.

Pimentel, Juan, Testigos del mundo: ciencia, literatura y viajes en la Ilustración. Madrid: Marcial Pons Historia, 2003 (en particular, las páginas dedicadas al gabinete de Franco Dávila y al Real Gabinete de Madrid).

Podgorny, I. y Maria Margaret Lopes, El desierto en una vitrina. Museos e historia natural en la Argentina, 1810-1890. México: Limusa, 2008.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Irina Podgorny, « Presentación », L'Ordinaire des Amériques, 212 | 2010, 5-10.

Référence électronique

Irina Podgorny, « Presentación », L'Ordinaire des Amériques [En ligne], 212 | 2010, mis en ligne le 01 novembre 2015, consulté le 22 mai 2018. URL : http://journals.openedition.org/orda/2468

Haut de page

Auteur

Irina Podgorny

Museo de La Plata, CONICET- Argentina
Max Planck Institut for the History of Science, Berlin

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
L’Ordinaire des Amériques est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo IPEAT
  • Logo Université Toulouse-Jean Jaurès
  • Logo Université de Toulouse
  • Logo Latindex
  • OpenEdition Journals