Navigation – Plan du site
Algunas instituciones

Setenta pájaros africanos por antigüedades mexicanas: canjes de objetos y la formación del Museo Nacional de México (1825-1867)

Miruna Achim
p. 13-32

Résumés

En 1828, le Musée National du Mexique, à peine fondé, a cédé au voyageur français Henri Baradère, des antiquités préhispaniques et des manuscrits portant sur la zone archéologique de Palenque. En échange, Baradère a fait la donation d’un nombre considérable d’oiseaux empaillés, d’origines diverses. Plus que de porter un jugement sur la pertinence de la transaction à partir des valeurs et des préjugés actuels, le texte cherche à comprendre les motivations qui ont conduit le directeur du Musée à faire cet échange et à le considérer avantageux. En suivant la trajectoire de ces objets et d’autres qui entraient et quittaient le Musée National, la réflexion porte sur les stratégies mises en œuvre pour construire la légitimité et la reconnaissance du Musée comme institution active dans le transit d’objets de collection pendant la première moitié du XIXe siècle.

Haut de page

Notes de l’auteur

Este ensayo ha sido escrito con apoyo de la Beca de Estancia Bibliográfica, otorgada por la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma Metro-politana-Cuajimalpa. Una versión del ensayo fue presentada en el Coloquio Internacional «Los estudios actuales de historia en Latinoamerica», Instituto Mora/UAM-C, Ciudad de México, 16-17 de julio, 2009. Agradezco los comentarios recibidos en el marco del encuentro. Asimismo, quisiera agradecer a Alejandro Araujo, Roger Gathman, Aimer Granados García, Estela Rosello Soberón, Mario Barbosa Cruz y Rodrigo Martínez Baracs sus sugerencias en diferentes momentos de elaboración de este trabajo.

Texte intégral

1. «Un cambio notoriamente ventajoso»

  • 1 Isidro Icaza, «Inventario de objetos que entraron al Museo Nacional durante la primera parte del añ (...)
  • 2 Isidro Icaza, «Sobre las propuestas de intercambios por Poinsett y Baradère», 7 de abril de 1829, A (...)
  • 3 Jean-Henri Baradère, Antiquités mexicaines. Relation des trois expéditions du Capitaine Dupaix, ord (...)

1En el inventario de objetos incorporados al Museo Nacional de México durante la primera parte del año 1828, Isidro Icaza, primer director del Museo, registró la entrada de «setenta pájaros de África disecados en sus nichos», que fueron, según la escueta indicación de Icaza, un canje. El director no mencionó ni quién había entregado estos pájaros al Museo, ni a cambio de qué, ni cómo se expusieron1. Unos meses más tarde, el 7 de abril de 1829, Icaza mandó una carta al Despacho de Relaciones Interiores y Exteriores para informar que en noviembre del año anterior el viajero francés Henri Baradère –quien había venido a México en 1828 con el propósito de fundar una colonia francesa en Coatzacoalcos– había ofrecido al museo «una colección compuesta de setenta pájaros de Africa, dieciocho de México disecados armados y colocados en sus nichos e igualmente otra de mariposas e insectos con marco y vidrio»2. Además, escribió Icaza, Baradère había prometido armar (¿en sus nichos?) otros dieciocho pájaros y entregar al Museo otros cuarenta y dos, armados y disecados, cuando regresara a la Ciudad de México del viaje que había emprendido hacia el sureste del país. A cambio de sus colecciones ornitológicas, Baradère recibió del Museo 145 dibujos realizados por Luciano Castañeda durante sus expediciones a Palenque, a Mitla y a otras ruinas pre-hispánicas, en compañía del capitán Guillermo Dupaix, a principios del siglo XIX. Estas ilustraciones formaron la base de un célebre libro, Antiquités mexicaines, publicado por Baradère en París en 1834, en un acto fundacional para los estudios de las ruinas mayas3.

  • 4  Isidro Icaza, «Traslado de propuestas de Henrique Barader [sic] para hacer conservaciones y recoge (...)

2En la misma carta, Icaza informaba sobre el viaje de Baradère. En noviembre de 1828, Baradère propuso al gobierno mexicano llevar a cabo excavaciones anticuarias en diferentes puntos de la República para entregar al Museo mitad de los objetos que encontrara, a cambio de una indemnización, en dinero o en especie. Baradère se llevaría consigo a Europa la otra mitad, a condición de que en el Museo hubiera duplicados u objetos muy parecidos4. En aquel momento, el Despacho de Relaciones Interiores y Exteriores había contestado que el gobierno federal no podía autorizar excavaciones en los estados de la nación, pero el hecho de que para abril Baradère se hallaba ya en su «viaje científico» nos sugiere que finalmente obtuvo los permisos correspondientes.

3Desde la distancia de casi dos siglos, es difícil no pensar que Icaza se equivocó o se dejó engañar al apoyar las condiciones del canje con Henri Baradère. Cambiar documentos que hoy relacionamos con la memoria de la nación por una colección de pájaros disecados sería incomprensible en la actualidad; asumimos de antemano que los manuscritos y las antigüedades no son transferibles y que la elección entre objetos arqueológicos provenientes de épocas perdidas en la noche de los siglos o pájaros suplidos sin cese por la naturaleza es un acto carente de sentido. Sin embargo, en su carta al Despacho de Relaciones Interiores y Exteriores, Icaza se jactó de las ventajas obvias del canje que pretendía celebrar con el francés. Y, claramente, el Despacho también apreció el intercambio como provechoso porque permitió a Baradère regresar a Francia con ilustraciones de Palenque y con una valiosa colección de objetos y manuscritos pre-hispánicos. Hay, como vemos, una evidente discrepancia entre los juicios de valor de los directivos del Museo Nacional, por un lado, y de cualquier visitante al Museo minímamente informado hoy en día. Pero, más que atribuir tal divergencia de opiniones a un grave error de entendimiento o de cálculo por parte de Isidro Icaza, la tarea del historiador es explicar por qué y según qué tipo de lógica Icaza optó por los pájaros de Baradère y en qué contextos podría resultar «notoriamente ventajosa» la transacción entre el Museo y el viajero francés.

  • 5 Véanse, entre otros, S. J. M. M Alberti, «Objects and the Museum», Isis, 96 (2005): p. 559-71; John (...)
  • 6 Igor Kopytoff, «The Cultural Biography of Things» en Arjun Appadurai, ed., The Social Life of Thing (...)

4Para contestar estas preguntas es esencial reconocer en el registro de cada objeto que aparece en el inventario preparado por Icaza en 1828 no una anotación irreflexiva dentro de una lista inerte, sino el indicio de relaciones dinámicas, consecuencia de desarraigos, desplazamientos, disputas, negociaciones y transacciones en torno al uso, significado, precio y valor de cada uno de los objetos que entraron o salieron del Museo en aquel momento. En años recientes, varios historiadores de la ciencia han propuesto nuevos enfoques historiográficos para el estudio de los museos, a través de la historia de sus objetos5, es decir, a través de preguntas puntuales como las siguientes: ¿Cómo llegaban objetos a los museos? ¿Mediante compras, canjes, robos? ¿A qué modas o tendencias culturales o comerciales respondía el interés en distintos objetos y la disposición de adquirirlos más allá de riesgos o altos precios? ¿Cómo cambiaba el uso, significado o valor de cada objeto según los diferentes espacios por los cuales transitaba, desde el momento de su hallazgo, robo, compra, hasta su entrada en un museo? ¿Cómo se transformaba cada pieza en un objeto museográfico? ¿A través de su restauración, disección, reconstrucción, clasificación o comparación con otras piezas? ¿Cómo se exponía cada pieza dentro de una colección? ¿Con qué propósito? ¿Para efectos didácticos, políticos, de diversión? Rastrear y escribir la «biografía»6 de los objetos que entraban, salían o se exponían en un museo ofrece indicios, tanto sobre las prácticas de colección del museo como sobre los contextos comerciales, políticos y culturales que determinaban la formación de colecciones.

  • 7 Para la primera época del museo, el libro de Luis Castillo Ledón, El Museo Nacional de Arqueología, (...)
  • 8 Para un estudio sobre las características del coleccionismo en la época temprana del Museo Nacional (...)

5La historia del Museo Nacional de México durante sus primeras cuatro décadas, entre 1825 y 1867, ha recibido atención escasa y dispareja en comparación con su historia a partir de la República Restaurada en 18677. La omisión se debe en parte al hecho que la colección temprana del Museo parece incumplir las expectativas de sus estudiosos: para los historiadores quienes buscan, predominantemente, en el Museo Nacional de México la construcción del origen de los mexicanos, de una memoria nacional y de una historia oficial, difícilmente puede identificarse algo así como una idea de nación –o por lo menos, no una idea de nación como la entendemos hoy en día– entre los pájaros, las semillas y las astas de venado que Isidro Icaza y otros directores adquirieron para el Museo en esos años8. Los «títulos de la historia de los mexicanos», que Isidro Icaza se proponía revindicar a través de la colección del Museo Nacional, parecen ocultarse o volverse indescifrables detrás de listas aparentemente incoherentes de objetos. Este ensayo es parte de una investigación más amplia que se propone revertir el olvido de los primeros años del Museo Nacional de México. Para esta tarea ha resultado particularmente productivo pensar el objeto, no como obstáculo para escribir la historia del Museo desde expectativas predeterminadas, sino como punto de acceso para reconstruir sus prácticas de colección y las políticas culturales y comerciales que regían estas prácticas. Enfocar la historia temprana del Museo desde la historia de sus objetos implica un cambio de escala a favor de la anécdota y del detalle, un ejercicio de inducción, más que de deducción: más que contar el intercambio entre Icaza y Baradère desde las premisas de una supuesta identificación del Museo Nacional y la nación, se trata de percibir en el canje de antigüedades por pájaros disecados indicios sobre cómo el Museo imaginaba sus funciones como museo de la nación y cómo atendía tales funciones en la práctica cotidiana.

2. Pájaros disecados en la colección del Museo Nacional de México

  • 9 Lucas Alamán, Memoria que el Secretario de Estado y del Despacho de Relaciones Exteriores é Interio (...)

6En el momento del intercambio de objetos con Henri Baradère, el Museo Nacional de México tenía tres años desde su fundación. Como proyecto, había existido por lo menos desde 1823, cuando Lucas Alamán, el entonces ministro de Relaciones Interiores y Exteriores de la nueva república mexicana declaró en su reporte al Congreso que la libertad y soberanía del país eran impensables sin la creación de un programa de educación pública, y, para este propósito, llamó la atención de los congresistas sobre el imperativo de establecer un museo9. El establecimiento de un museo evitaría además la dispersión y destrucción de los «preciosos monumentos de la antigüedad mexicana» y de los documentos coleccionados a mediados del siglo anterior por el caballero Lorenzo Boturini, de los cuales muchos habían desaparecido o habían sido destruidos. Los que quedaban, resguardados desde 1821 en el Despacho de Relaciones Interiores y Exteriores, podrían juntarse, sugería Alamán, con los manuscritos, dibujos y antigüedades depositados en el Seminario de Minería, coleccionados por el capitán Guillermo Dupaix y el dibujante Luciano Castañeda a lo largo de sus expediciones, entre 1805 y 1807, a varios lugares, entre ellos Palenque; fueron justamente estos manuscritos e ilustraciones que el Museo Nacional intercambió cinco años después por la colección de pájaros de Henri Baradère.

  • 10 Lucas Alamán, Memoria presentada a las dos cámaras del Congreso General de la Federación por el Sec (...)
  • 11 Presidencia de la República, «Sobre la formación de un Museo Nacional y su establecimiento en la Un (...)

7En su siguiente reporte al Congreso, el 11 de enero de 1825, Alamán volvió a insistir en la fundación de un Museo Nacional que anexara «los restos de la antigüedad mexicana», así como diversas producciones naturales y máquinas, provenientes del Seminario de Minería y del gabinete de historia natural dispuesto por José Longinos Martínez a finales del siglo XVIII10. Dos meses después, el 18 de marzo, un decreto presidencial de Guadalupe Victoria dio origen oficial al Museo Nacional de México11, que ocupó, en un principio, el Salón de Matemáticas y el patio de la Universidad. Ignacio Cubas –quien había servido en 1808 en la Junta de Antigüedades convocada por el gobierno virreinal para conservar y estudiar textos y monumentos pre-hispánicos y mexicanos y quien, desde 1821 se había encargado de examinar los documentos relativos al virreinato depositados en el Despacho de Relaciones Interiores y Exteriores– tomó posesión inmediata del espacio e hizo las diligencias necesarias para aprovecharlo: mandó fabricar los soportes necesarios (estantes, tablas, vitrinas) para el almacenamiento, cuidado y exposición de los objetos, coordinó labores para transportar al Museo piezas de grandes dimensiones, y recibió donaciones diversas, desde antigüedades mexicanas hasta objetos naturales.

  • 12 Isidro Icaza, «Proyecto de Reglamento para el Museo Nacional», 4 de mayo de 1826, AGNM, Fondo Gober (...)

8Después de estar nueve meses bajo la supervisión de Ignacio Cubas, a finales de 1825, la dirección del Museo Nacional pasó a manos del presbítero Isidro Icaza, quien redactó, para mayo de 1826, un reglamento de la institución. Aquí quedaba especificado el objetivo del Museo, de «dar el conocimiento más exacto de nuestro día en cuanto a su población primitiva, origen y progresos de ciencias y artes, religión y costumbres de sus habitantes, producciones naturales y propiedades de su suelo y clima». Para cumplir con esta tarea, el Museo se dedicaría a coleccionar «toda clase de monumentos mexicanos anteriores o coetáneos a la invasión de los españoles y los de pueblos antiguos del otro continente y de las demás naciones americanas; las estatuas, pinturas, jeroglíficos &c., según el gusto y uso de los indígenas; las medallas, lápidas, inscripciones y memorias relativas a los acontecimientos y personajes notables de esta y otras regiones; los originales y copias insignes de pintura, escultura y otras artes; las máquinas científicas y modelos de invenciones útiles; las colecciones más completas de los tres reinos en que se divide la historia natural; las producciones raras y curiosas de la naturaleza con especialidad de nuestro suelo; las obras maestras de antigüedades e historia natural manuscritas e impresas y las que den a conocer nuestro territorio, sus revoluciones y la analogía de sus moradores con los del resto del globo»12. Como otros museos de principios del siglo XIX, el Museo Nacional de México era y pretendía ser –desde los momentos de su proyección por Lucas Alamán, hasta las decisiones y prácticas de adquisición de los siguientes años– un gabinete de curiosidades.

9No extraña por lo tanto, que en el inventario de 1828, donde Icaza registró su intercambio con Baradère, se mencionara también la entrada de objetos tan diversos como la armadura de Hernán Cortés, «que vino de la [Casa] de la Moneda»; un «mapa antiguo muy precioso de los pobladores de México»; varias figuras de piedra, cortesía de don Isidro Gondra, quien fue director del Museo después de la muerte de Icaza; «un pájaro pequeño en mosaico de pluma» y «tres ramos de flores artificiales y una danza de figuras muy pequeñas hechas de pluma»; «dos vestidos de indios de Nuevo México», donados por Joel Poinsett, representante de Estados Unidos en México; «un vaso de alabastro, que representa un mico muy curioso y bien pegado, un arco de serpentina muy fino, una estampa sepulcral con cinco retratos de la familia real de Francia, un bastón formado de vértebras de tiburón con una quebradura y una muela petrificada» donados por el obispo de Puebla; «un ídolo de madera de la Nueva Zeelandia», «zapatos de los habitantes del río Colombia, arcos y flechas de los habitantes del grado 72 de la Bahía de Kotrebuey», «un modelo de canoa para pescar la nutria en las islas de Codiak, de las posesiones rusas, dos capas de pluma de los Indios del Río de la Bodega Misión de San Fracisco Solano en California, dos capas de buche de lobo marino de las posesiones rusas de Sitica», todas donaciones del comerciante alemán Enrique Virmont (Virmond), quien operaba desde Acapulco y se dedicaba al comercio con la Alta California.

10No hay registros sobre cómo se expusieron estas u otras adquisiciones del Museo durante su época temprana. Pero, detrás de la coincidencia de cosas tan distintas en la misma colección del Museo Nacional parece estar la búsqueda de efectos sorprendentes y singulares resaltados precisamente por la proximidad incongrua de los objetos. En sí, el afán de asombrar refleja una tendencia compartida por otros museos de la época: más que representativo, el Museo Nacional de México pretendía ser espectacular. Los pájaros disecados que Henri Baradère entregó al Museo cumplían colmadamente las expectativas del curador Icaza, quien refirió la opinión de «varios peritos» –Icaza no mencionó sus nombres–, quienes consideraban que el valor de los pájaros y de los insectos era muy superior al de los manuscritos. Estos, en cambio, señalaba Icaza, habían perdido «el mérito de la singularidad» ya que un juego más completo de copias de estos manuscritos había llegado a su Magested Británica a través de la legación mexicana allí y, «además, muchas antigüedades mexicanas ya circulaban por el mundo», y, por lo tanto se habían vuelto comunes.

  • 13 Véanse, entre otros, William T. Anderson, ed., Mermaids, Mummies, and Mastodons: the Emergence of t (...)
  • 14 Para un recuento de los métodos y los libros de taxidermia publicados en Francia y empleados entre (...)

11El interés de Isidro Icaza por atraer una colección de pájaros disecados y otra de insectos para el Museo Nacional de México no era un capricho mexicano, sino que respondía a modas y tendencias coleccionistas internacionales. Museos públicos y privados de los dos lados del Atlántico competían por especímenes de historia natural13 y a finales del siglo XVIII y principios del XIX, varios manuales de taxidermia instruían al naturalista sobre cómo manipular el animal para una mejor conservación y futuro estudio o exposición en un museo, desde cómo cazarlo, tratar la herida, vaciar el estómago, separar la piel, tomar apuntes de sus colores y rasgos clasificatorios (garras, patas, pico, boca), hasta cómo fabricar ojos artificiales, o montarlo en un contexto «natural». Había manuales especializados, aunque muchos se dirigían también a aficionados y a viajeros quienes podían aprovechar ratos libres o viajes para aportar especímenes valiosos o desconocidos a coleccionistas dispuestos a pagar altos precios14; era el caso, por ejemplo, del Manuel de taxidermie à l’usage des marins, publicado por René-Primevère Lesson en 1819, orientado al uso de marineros y oficiales coloniales franceses. Es posible que el mismo Henri Baradère, quien fue obispo en Senegal entre 1820 y 1822 hubiera aprendido sus primeras lecciones de taxidermia en este libro y formado así su colección de pájaros africanos que entregó al Museo Nacional de México.

  • 15 William Swainson, «Synopsis of the birds discovered in Mexico by W. Bullock», Philosophical Magazin (...)
  • 16 William Bullock escribió catálogos detallados sobre la sección antigua y la moderna de su exposició (...)
  • 17 Swainson, p. 366.

12Por su relativa facilidad de transporte, los pájaros, más que los cuadrúpedos o los peces (que presentaban retos más difíciles para su conservación), eran objetos favorecidos por viajeros taxidermistas. Los pájaros mexicanos disfrutaban de una atracción especial entre los coleccionistas europeos, particularmente por la posición geográfica de México en la división de dos continentes y por la enorme variedad climática del país15. En 1823, William Bullock, quien había viajado seis meses del año anterior por México, regresó a Inglaterra con una importante colección de antigüedades mexicanas y con objetos de historia natural, los cuales exhibió con gran éxito en su exposición «Ancient and Modern Mexico» en Londres16. Unos años después de la exposición de Bullock, el interés por pájaros mexicanos seguía vivo, sobre todo, a través de las colecciones ornitológicas reunidas por William Bullock Jr., y varias revistas inglesas exhortaban a sus «amigos ornitológicos» en México, muchos de los cuales eran mineros, a dedicar una porción de su tiempo al tema: «It only remains for me to assure my ornithological friends in Mexico how much they have in their power to benefit science and to illustrate natural history», escribía William Swainson en el Philosophical Magazine en 182717. Peticiones como ésta no caían sobre oídos sordos, ya que Swainson registró la proveniencia de varios pájaros desde centros mineros administrados por ingleses, como Real del Monte, por ejemplo.

  • 18 Para 1852, José Fernando Ramírez, el entonces director del Museo Nacional, cesó a Manuel Pedrozo, c (...)
  • 19 En su artículo intitulado «Ornitología», Registro trimestre, vol. I, 1832, el naturalista mexicano (...)

13Mientras viajeros, naturalistas y comerciantes suplían museos y gabinetes europeos de historia natural con plantas y animales mexicanos de todo tipo, el Museo Nacional de México experimentaba algunos problemas para obtener especímenes similares. Con la excepción de un período de tiempo de diez años, durante la década de los cuarenta, el Museo no tuvo disector de planta durante la primera mitad de siglo de su existencia18. Miguel Bustamante, catedrático de botánica y encargado de la sección de historia natural del Museo, trató de compensar la ausencia de un taxidermista con la publicación en 1839 de una pequeña Memoria instructiva para colectar y preparar para su transporte los objetos de historia natural, a través de la cual iniciaba en los procedimientos de disección «aun a las personas extranjeras a la ciencia», quienes podrían contribuir así al estudio de las producciones naturales del país. Es difícil juzgar el efecto de este libro para el crecimiento de las colecciones del Museo Nacional, pero los aprietos enfrentados por la institución para conservar y transportar objetos de historia natural explican los atractivos de la propuesta de Baradère: la de entregar precisamente una colección de pájaros disecados y montados en sus nichos. Años después del canje, los métodos taxidérmicos de Baradère eran puntos de referencia y había quienes seguían alabando la hermosura de los especímenes19.

  • 20 El Museo experimentó precariedades materiales de todo tipo durante sus primeros cuarenta años: habí (...)

14La segunda parte de la transacción entre Henri Baradère e Isidro Icaza, el permiso solicitado por el francés para realizar exploraciones y llevarse antigüedades, a cambio de entregar mitad de los objetos sacados de sus sitios al Museo Nacional, también se vuelve comprensible en un contexto de falta de recursos humanos y materiales20. Para Icaza, resultaba particularmente atractivo que las excavaciones del francés, a lo largo de un viaje de diez meses, no se pagarían con fondos del erario público, de por si vacío. Aunque el Museo asumía los pagos del transporte de las antigüedades, los gastos serían moderados, calculaba Icaza, porque Baradère se había comprometido a mandar sólo objetos cuyo peso no excedía dos arrobas. En casos excepcionales, cuando el valor de una pieza compensara su gasto de transporte, el Museo se reservaba la prerrogativa de autorizar envíos. Por hacer llegar al Museo los objetos más «singulares», Baradère recibiría como indemnización sea dinero, sea objetos «menos importantes».

  • 21 Icaza, «Sobre las propuestas de intercambios hechas por Poinsett y Baradère».

15Es factible percibir en las promesas intercambiadas entre Baradère e Icaza una oportunidad apreciable para el Museo, o pensar, con Icaza que al no tener el Museo «otros medios para enriquecer y aumentar su colección, su atraso o abandono llevaría consigo la pérdida irreparable de monumentos preciosísimos y el descrédito de la República entre todas las naciones cultas que han visto y ven con sumo aprecio semejantes establecimientos procurándolos cada una a costa de cuantiosos gastos»21. Autorizar las exploraciones de Baradère era una estrategia precisamente para evitar esta pérdida –sobre todo si no se toman en cuenta la mitad de objetos menos singulares que éste se llevaría a Francia– y, para restituir al mismo tiempo crédito y legitimidad a la República mexicana como nación culta entre otras. El cálculo de Icaza no carecía de sentido, particularmente si consideramos que la culminación de su trato con Baradère fue la publicación del libro Antiquités mexicaines, donde el francés daba a conocer manuscritos mexicanos relativos a las ruinas de Palenque y Mitla. En cambio, los intentos de Icaza de educar al público sobre las piezas anticuarias más notorias del Museo Nacional a través de su Colección de las antigüedades mexicanas que existen en el Museo Nacional de México, cesaron, a causa de aprietos económicos y dificultades en conseguir suscriptores, después de haberse publicado, durante el año de 1827, cuatro números con dieciséis láminas.

  • 22 Durante 1827, por ejemplo, la correspondencia del Museo Nacional revela un nutrido intercambio de c (...)
  • 23 Icaza, «Sobre las propuestas de intercambio hechas por Poinsett y Baradère». Son reveladores los cá (...)

16El intercambio que Icaza celebró con Baradère nos exhibe al director del Museo Nacional de México como encauzador de proyectos, más o menos valiosos, como negociante, más o menos hábil. Su desempeño a lo largo de siete años frente al Museo refuerza esta imagen: los archivos tempranos del Museo atestiguan intercambios de todos tipos, de semillas y especímenes botánicos mexicanos por colecciones de minerales europeas; de colecciones mineralógicas mexicanas por objetos provenientes de los indios de América del Norte22. De hecho, en la misma carta donde informaba al Despacho de Relaciones Interiores y Exteriores sobre las propuestas de Baradère, Icaza mencionaba también que el representante de la legación norteamericana en México, Joel Robert Poinsett, había ofrecido al Museo una estampa «muy buena de la declaración de Independencia de la Nación [Estados Unidos de Norteamérica]; los seis retratos de los Presidentes de la misma, dos de ellos con marco y vidrios; y tres pinturas muy sobresalientes». A cambio, Poinsett solicitaba «dos jarros y una máscara de piedra de basalto y una salbilla de barro de Palenque». El director del Museo estaba inclinado a ceder las piezas, porque «no hacían falta alguna pues quedaban varios ejemplares de cada una de ellas» y exhortaba al Despacho de Relaciones Interiores y Exteriores a considerar «como muy ventajosa la propuesta, por la que, en [su] concepto se debían dar las gracias al Señor Poinsett». El Despacho aprobó el canje, «siempre y cuando hubiera duplicados»23.

17Durante los primeros años del Museo Nacional de México, el inter-cambio de objetos emerge así como una de las prácticas favorecidas para ampliar las colecciones del Museo. En parte, como hemos insistido aquí, esto se debía a razones económicas que hacían mucho más factible pagar por objetos con otros objetos que con dinero. Existe por lo menos otro motivo que ve en el intercambio un gesto simbólico importante. Como en el caso de la nueva nación independiente, para el Museo Nacional de México no había ni guiones ni protocolos pre-establecidos. Cómo ser museo no tenía respuestas obvias ni naturales. Apoyar expediciones científicas, dar a conocer los objetos del Museo a través de publicaciones locales y extranjeras o a través de canjes y conseguir objetos «singulares» eran improvisaciones en búsqueda de legitimidad, que con los años se convirtieron en costumbres y prácticas cotidianas en el largo devenir del Museo. Sobre todo, intercambios como el que Icaza selló con Baradère era una estrategia para presentar al Museo como protagonista dentro de redes extensas de circulación de objetos, personas e intereses; vender antigüedades mexicanas por pájaros africanos es testimonio del poder de adquisición del Museo Nacional de México, de su capacidad de parecerse a los grandes museos europeos, cuyas colecciones pretendían rebasar el contexto local para volverse muestrarios de lo universal.

3. Antigüedades mexicanas, «vetas de oro, poco trabajadas y apenas conocidas»

  • 24 Como decretaba The Foreign Quarterly Review, vol. XIII (Londres, 1837), en una larga reseña sobre l (...)
  • 25 Sobre la expedición a Palenque de Frédéric Waldeck, expedición financiada por gobernadores de vario (...)
  • 26 « Rapport fait par M. Warden au nom d’une Commission à la Société royale des Antiquaires de France  (...)

18Si para Isidro Icaza los manuscritos mexicanos relativos a las ruinas de Palenque habían dejado de ser singulares, para los anticuarios europeos tenían la ventaja de ser «terreno virgen», tema mucho menos común que el de las antigüedades egipcias que habían exaltado la imaginación de los anticuarios europeos a principios del siglo XIX24. Desde la publicación en 1822 en Londres del libro Descriptions of the Ruins of an Ancient City, Discovered near Palenque, en base a un viaje a Palenque realizado por Antonio del Río en 1786 (antes de la célebre expedición de Dupaix y Castañeda), el interés europeo por las ruinas de Palenque era suficiente-mente grande para que la Sociedad de Geografía de París estableciera en 1825 un premio al viajero anticuario quien proveyera información sobre Palenque. En parte, tanto el viaje de Baradère como las exploraciones de muchos otros viajeros extranjeros por el sureste de México (como Jean-Frederic Waldeck unos años después25) fueron respuestas al reto publicado por la Sociedad. Baradère no llegó hasta Palenque, la meta principal de su viaje, aunque sí exploró Mitla. Cuando regresó a Francia, en 1829, las antigüedades mexicanas reunidas durante su viaje a México, su colección fue tema de admiración y de un reporte por David Ballie Warden (quien antes había escrito un libro sobre la antigüedad de la América Septentrional) ante la Sociedad Real de Anticuarios de Francia el 29 de junio de 182926.

19Warden empezó su reporte señalando que los objetos traídos de vuelta por Baradère formaban la segunda colección de antigüedades mexicanas en Europa, después de la de Latour Allard, nativo de Nueva Orleans, que había sido comprada por un inglés. Pero, mientras Latour Allard había comprado a su vez las piezas (a Luciano Castañeda, participante, como hemos mencionado, en la expedición de Dupaix a Palenque y dibujante del Museo Nacional), según Warden, Baradère era el único europeo a quien el gobierno mexicano le había permitido llevar a cabo excavaciones. La colección de Baradère, examinada en detalle por Warden, incluía varios manuscritos: la escena de un sacrificio humano, pintada por los aztecas sobre papel de agave; un mapa de Tezcoco y otro de México, pertenecientes a la antigua colección de Boturini; una tabla de impuestos de mediados del siglo XVI, en jeroglíficos, de la misma colección; la copia de una genealogía de los reyes aztecas y de una supuesta doctrina cristiana enviada a Moctezuma por los espías de Cortés, cuyo original permanecía en el gabinete de historia natural de México. Había también otros objetos de interés diverso: una nuez de coco que representaba un sepulcro, decorado como el palacio de Mitla; un cráneo de mármol, en perfil, proveniente de Palenque; un conejo esculpido en piedra, campanas de cuero y 50 «ídolos» de barro, de formas más o menos bizarras.

  • 27 Isidro Gondra, «Antigüedades mexicanas», El Ateneo, vol. I, 1844, p. 378.

20Para Warden, lo más valioso de la colección de Baradère eran las 145 ilustraciones de templos, casas, fortificaciones, tumbas, pirámides, acueductos, divinidades, monedas y jeroglíficos de Palenque y Mitla, que supuestamente Baradère había hallado encubiertas por los polvos del «gabinete de historia natural» de México; «al exhumarlas, Baradère había rendido un verdadero servicio a las artes», decretaba Warden. Unos años más tarde, en 1844, Isidro Gondra, director del Museo Nacional desmintió la afirmación, repetida en revista tras revista europea, de que los manuscritos de Dupaix y Castañeda yacieran olvidados antes de que un perspicaz Baradère llegó a desenterrarlos y restituirlos a la luz del día: «ni esos preciosos manuscritos estaban tan ocultos en los cartones del museo, ni lo estaban tampoco las intenciones del Sr. Baradère, pues varias veces hablé muy detenidamente con mi compañero Sr. Dr. D. Isidro Icaza, con el objeto de la venida a México de este viajero, ansioso de obtener el premio ofrecido por la sociedad geográfica de Londres [¿París?] al que mejor acreditase la existencia del Palenque»27. A pesar de la protesta de los mexicanos, la fantasía romántica del explorador europeo en búsqueda de tesoros escondidos en el Nuevo Mundo persistió por lo menos hasta finales del siglo XIX y siguió incitando al viaje a varias generaciones de aventureros.

21Como hemos mencionado, los 145 dibujos que Baradère obtuvo del Museo Nacional de México fueron la base de un célebre libro, Antiquités mexicaines, publicado en 1834, con la participación de Charles Farcy (miembro de la Sociedad de anticuarios de Francia); de Alexandre Lenoir (participante en la campaña de Napoleón en Egipto), quien para este libro contribuyó un ensayo comparando las antigüedades mexicanas con los monumentos antiguos de Indostán y Egipto; y del propio Warden, quien escribió una disertación sobre el origen de los pueblos de las dos Américas. Junto con Mexican Antiquities, publicado en Londres a lo largo de las décadas de los treinta y cuarenta por Lord Kingsborough, los Antiquités Mexicaines constituyeron una referencia obligada para el estudio de antigüedades pre-hispánicas y para una larga serie de hipótesis sobre las semejanzas y los vínculos entre las culturas antiguas del Viejo y Nuevo Mundo.

22Henri Baradère dedicó sus Antiquités mexicaines al Congreso de la Federación Mexicana, alabando el pasado de México, su pertenencia a la gran familia de naciones, de las cuales fue separado y augurando la regeneración política de México a través de la reivindicación de este pasado, a ejemplo de las naciones que aprecian su origen en la noche de los tiempos. Debajo de la dedicatoria, en la misma página, aparece un documento curioso: la atestiguación por parte del Supremo Gobierno Mexicano, firmada por Isidro Icaza el 2 de febrero de 1830, de la originalidad de los 145 dibujos que sirvieron de base para los Antiquités mexicaines: «Yo el infrascripto, conservador del Museo nacional Mejicano, certifico que los ciento cuarenta y cinco dibujos entregados por mí al señor Baradère, el 7 de septiembre de 1828, en virtud del cambio que aprobó el Supremo Gobierno de la República, son originales ejecutados por don Luciano Castañeda, dibujante del dicho Museo, en las tres expediciones verificadas por él mismo, bajo la dirección del capitán Dupaix, por orden del Gobierno, para dibujar las ruinas del Palenque y de Mitla». A su vez, la autenticidad de la firma de Icaza es certificada por el ministro de Relaciones Interiores y Exteriores, José María Ortiz Monasterio. La atestiguación se publicó también en su traducción al francés y ésta fue avalada por una firma más, la de Adrien Cochelet, cónsul general de Francia en México. Lo menos que podría comentarse del protocolo que abre el acceso del lector a las antigüedades mexicanas es que es poco común y, por lo tanto, nos invita a hacernos la pregunta: ¿cómo interpretar el hecho de que, un año después de su regreso a París, Henri Baradère consideró pertinente pedir un certificado oficial de la originalidad de las ilustraciones de Castañeda y, por el otro lado, de incluir este certificado en el libro?

  • 28 Hay pocos datos biográficos sobre Henri Baradère, un personaje decididamente pintoresco y controver (...)
  • 29 La colonia francesa en Coatzacoalcos respondía tanto a deseos mexicanos para atraer colonos extranj (...)

23Para 1830, cuando inició el proceso de publicación de las Antiquités mexicaines, Henri Baradère sufría una crisis de credibilidad, particular-mente, pero no exclusivamente por el fracaso de la colonia francesa en Coatzacoalcos28. Los colonos, quienes habían salido de Francia hacia Coatzacoalcos en búsqueda de un mejor futuro, alentados por los pros-pectos demasiado optimistas, poco apegados a la realidad y tal vez algo interesados29 escritos por Baradère, se sentían engañados y se organiza-ron para refutar, punto por punto, la propaganda en pro de la coloniza-ción. El resultado fue un libro, Précis historique sur la colonie française au Goazacoalcos, firmado por Hyppolite Mansion y publicado en francés en Londres, en 1831, donde se recogieron testimonios y experiencias de colonos enfermos, hambrientos y defraudados, cuyas experiencias y pérdidas rechazaban las aseveraciones de Baradère sobre la bondad del clima, la abundancia de la comida y la ausencia de animales ponzoñosos; al contrario, hacía demasiado calor para la sensibilidad europea, sobraban los mosquitos y las culebras venenosas y los alimentos escaseaban.

  • 30 Mansion, Précis, p. 69-70.

24Si la imagen de Baradère como asesor de proyectos de colonización salía bastante perjudicada en este libro, Mansion nos deja un retrato todavía peor de Baradère como traficante de objetos naturales y como especu-lador en objetos de arte y antigüedades. Después de permanecer sola-mente cuatro meses en Coatzacoalcos, no suficientes para formarse una idea más realista de las posibilidades de la colonia, Baradère viajó hacia la Ciudad de México, pasando por Puebla, donde entabló amistad con el obispo poblano, a quien le vendió algunos grabados europeos de poca calidad. En la Ciudad de México, Baradère se dedicó a dar clases de escritura, en base a un método que presumía haber inventado él mismo (Mansion lo desmentía) y se presentó como anticuario y como naturalista. Algunos de los pájaros disecados por Baradère durante sus andanzas por Coatzacoalcos fueron objeto de otro trueque, cuyos curiosos detalles registra Mansion: Tadeo Ortiz, importante promotor de colonizaciones extranjeras en el México de los años 1820, vendió una casona en Minatitlán a uno de los agentes de la colonia francesa en Coatzacoalcos, Jean-François Giordan. Pero, cuando trató de recoger su dinero, a Ortiz se le pidió que acudiera con cierto señor marqués, que queda sin nombrar en el libro, quien tenía una colección de pájaros embalsamados por Baradère. Es decir, Giordan pretendía pagar, en parte, la casona con pájaros disecados. Al llegar a la casa del marqués, Ortiz entendió el engaño cuando el marqués le informó que de los pájaros de Baradère no quedaba sino el polvo: « il avait promis que ses animaux se conservaient éternellement; à peine y a-t-il six mois qu’ils sont ici, et les vers sont après de tous les côtés, beaucoup sont en poussière »30.

  • 31 Las conclusiones de Mansion al respecto son elocuentes : « Ce n’est point du reste son coup d’essai (...)

25No sólo en México sino también en Europa había quienes cayeron en las trampas de Baradère, ya que las antigüedades que Baradère se llevó a Europa eran, según Mansion, unas cuantas ollas de barro que el «anticuario» pregonaba como vasijas de las hijas de Moctezuma. La imagen de Baradère que circuló en Europa a través del libro de Mansion era, por lo tanto, la de un colporteur, especie de vendedor ambulante que traficaba grabados, pájaros mal embalsamados y figuras de barro, una más rara que otra, capitalizando en el interés por lo exótico y lo curioso en los dos lados del Atlántico. Es decir, Baradère no era ni taxidermista ni anticuario, sino, sobre todo, impostor y fabricante de intrigas31.

  • 32 Irina Podgorny, «Antigüedades portátiles: transportes, ruinas y comunicaciones en la arqueología de (...)

26Es posible que la caracterización de Mansion no fuera del todo justa, pero Baradère no podía arriesgar su nombre como anticuario en vísperas de la publicación del notable libro. Incluir el certificado de originalidad de los dibujos de Castañeda era una manera de construir su propia credibilidad agredida. Además, a las dificultades personales de Baradère se agregaba otra: la legitimidad de las ilustraciones mismas. Cómo convertir antigüedades americanas en objetos portables y creíbles permaneció un problema sin solución unívoca durante el siglo XIX. Aunque varias técnicas para la representación de ruinas mexicanas –desde la ilustración hasta el molde y la fotografía– se probaron a lo largo del siglo, ninguna logró crear consensos absolutos32. De hecho, la intervención del gobierno mexicano para atestiguar la originalidad de las imágenes que Baradère se llevó a Francia tampoco resolvería de manera absoluta las dudas sobre la autenticidad de las láminas, pero sí podía ser una razón de peso más para convencer al público sobre el valor y legitimidad del libro que estaba por salir.

  • 33 Isidro Gondra, «Antigüedades mexicanas», p. 380. Las opiniones sobre la durabilidad y hermosura de (...)

27El testimonio del director del Museo Nacional de México no fue suficiente y las objeciones a la legitimidad de las ilustraciones no se dejaron esperar. Recién publicado el libro, hubo críticos quienes sostenían que las ilustraciones incluidas por Baradère en su libro eran diferentes, no solamente con respecto a los originales de Castañeda, sino que las propias ilustraciones de Castañeda deformaban las ruinas que pretendían representar. Y hubo quienes, entre los mexicanos que se sentían defraudados por el canje entre Baradère e Icaza, opinaban que la inexactitud de las copias fue correspondida sólo por la hermosura ficticia de los pájaros que se deshacían en el Museo Nacional33.

4. Consideraciones finales

28Recapitulemos: en 1828, Henri Baradère entregó a Isidro Icaza, director del Museo Nacional de México, una colección de pájaros africanos y mexicanos, que él mismo había conservado, a cambio de ilustraciones de las ruinas de Palenque que publicaría después en el libro Antiquités mexicaines. Era un intercambio inusual, sin precedentes tanto para el viajero-vuelto-anticuario, como para el recién fundado Museo. A pesar de las precauciones tomadas por cada uno de los dos hombres por especular ventajosamente, afianzando el valor de los objetos traficados a través de protocolos inusitados –certificados de autenticidad, petición de opinión de peritos–, tanto los pájaros de Baradère como las ilustraciones de Palenque se volvieron muy rápido blancos de crítica. Los pájaros, objetaban algunos, habían sido mal embalsamados y se deshacían; las ilustraciones eran poco precisas y deformaban la realidad de las ruinas. Pero si los objetos intercambiados resultaron defectuosos o no eran exactamente lo que pretendían ser, si su legitimidad era cuestionable, el intercambio entre Baradère e Icaza no deja de tener sentido o importancia, tanto en el momento cuando tuvo lugar, como para el estudio histórico del Museo Nacional de México.

29El significado del intercambio excede el de los valores canjeados, para inscribirse en el dominio de lo simbólico y de lo performativo. En uno de los primeros encuentros entre un museo americano y un agente comercial o cultural europeo, el intercambio definió personajes, instituciones, formas de sociabilidad, estrategias de interacción. En el marco de la transacción entre Baradère e Icaza, se empezó a articular uno de los personajes característicos del siglo XIX americano: el viajero explorador, buscador de tesoros del Nuevo Mundo, creador de nuevos mercados de antigüedades y objetos naturales y forjador del gusto por consumir y coleccionar objetos americanos de diversas índole. ¿Cómo se presentó Baradère ante Icaza? ¿Hablaron en principio de religión, para entrar en confianza? (Icaza era presbítero; Baradère, abad.) ¿Elogió Baradère los esfuerzos de Icaza como director del Museo? ¿En qué momento demostró Baradère sus conocimientos taxidérmicos o intro-dujo el tema de su colección de pájaros? ¿Cómo, por el otro lado, dio a entender a Icaza que también era anticuario? ¿Que las ilustraciones de las ruinas de Palenque y las antigüedades que Baradère reuniera durante su viaje estaban en buenas manos, que el Museo y la nación sólo tenían que ganar del traslado de estos objetos a Francia? Sin conocer los detalles de las conversaciones y negociaciones entre Icaza y Baradère, es factible que fueron éstos y otros gestos, improvisados en el momento del intercambio, que hicieron del colono francés un sabio europeo interesado en el pasado y el futuro de la nueva nación mexicana.

30Por el otro lado, más allá de un escueto reglamento escrito por Icaza, en 1828, el Museo Nacional de México no contaba ni con guiones, ni con reglas pre-establecidas para su funcionamiento cotidiano. En otras pala-bras, el Museo estaba aprendiendo a ser museo sobre la marcha y, en parte, en sus tratos con científicos, anticuarios, comerciantes, viajeros, mineros, especuladores o diplomáticos europeos. El Museo abre o cierra sus puertas, manda cartas, otorga permisos, promete apoyos, recibe objetos, presta o regala otros. Mediante correspondencias o tratos directos, Baradère, Poinsett, Waldeck y De Candolle, entre otros, se convierten así en testigos de la existencia del Museo, lo reconocen como interlocutor, revalidan sus actividades y hacen posible su inserción de redes y mercados internacionales de objetos anhelados por coleccionistas.

31Finalmente, para el historiador, trazar la trayectoria de objetos, como los objetos intercambiados entre Baradère e Icaza, abre nuevos escenarios que permiten acceder a la historia del Museo y deshacer algunos de los supuestos que ocasionaron el olvido historiográfico del Museo en sus primeras décadas. Más que impedimentos para localizar, en la colección del Museo, un guión pre-concebido de la nación, los inventarios aparentemente incoherentes de la institución durante la primera mitad del siglo XIX reflejan políticas de colección donde la historia natural y la arqueología coincidían y sus objetos podían llegar a ser intercambiables y apuntan, a fin de cuentas, hacia una idea distinta de nación. Los criollos ilustrados de finales del siglo XVIII apelaban precisamente a sus estudios de la naturaleza mexicana para legitimar su derecho de hablar en nombre de un territorio propio. En cambio, durante la segunda mitad del siglo XIX, el Museo Nacional de México optó por una mayor especialización, por inventar y representar la patria a través de objetos de carácter principalmente arqueológico e histórico. Que eso ocurriera así no fue ni ineludible ni natural; seguir, a través de escenarios concretos y discretos, protagonizados por objetos, la trayectoria del Museo a lo largo del siglo XIX, puede manifestar las razones y los detalles detrás del abandono creciente de la naturaleza a favor de la antigüedad.

Haut de page

Notes

1 Isidro Icaza, «Inventario de objetos que entraron al Museo Nacional durante la primera parte del año 1828», 15 de junio de 1828, Archivo General de la Nación (AGNM), Fondo Gobernación, Sin sección, caja 109, exp. 5.

2 Isidro Icaza, «Sobre las propuestas de intercambios por Poinsett y Baradère», 7 de abril de 1829, AGNM, Fondo Gobernación, Sin sección, caja 118, expediente 14.

3 Jean-Henri Baradère, Antiquités mexicaines. Relation des trois expéditions du Capitaine Dupaix, ordonnées en 1805, 1806, et 1807, pour la recherche des antiquités du pays, notamment celles de Mitla et de Palenque (Paris: 1834).

4  Isidro Icaza, «Traslado de propuestas de Henrique Barader [sic] para hacer conservaciones y recoger objetos de antigüedades e historia natural que merecen conservarse en [el Museo Nacional]», 5 de noviembre de 1828, AGN, Fondo Gobernación, Sin sección, caja 109, esp. 5.

5 Véanse, entre otros, S. J. M. M Alberti, «Objects and the Museum», Isis, 96 (2005): p. 559-71; John Elsner and Roger Cardinal, eds., The Cultures of Collecting (Carlton: Melbourne University Press, 1994); Chris Gosden y Chantal Knowles, Collecting Colonialism: Material Culture and Colonial Change (Oxford: Berg, 2001); Fred Myers, ed., The Empire of Things: Regimes of Value and Material Culture (Oxford: Currey, 2001); Susan M. Pearce, Museums, Objects, and Collections: A Cultural Study (Leicester: Leicester University Press, 1992) y On Collecting: An Investigation into Collecting in the European Tradition (Londres: Routledge, 1995).

6 Igor Kopytoff, «The Cultural Biography of Things» en Arjun Appadurai, ed., The Social Life of Things: Commodities in Cultural Perspective (Cambridge: Cambridge University Press, 1986), p. 66-67, ha sugerido que las preguntas que se hacen sobre las biografías de las personas, se les pueden hacer también a los objetos: ¿cómo empiezan su «vida» útil? ¿a qué se debe su destrucción, desaparición u olvido? ¿cómo cambian a través del tiempo? Para perspectivas similares sobre las biografías de los objetos, véase Lorraine Daston, ed., Biographies of scientific objects (Chicago: University of Chicago Press, 2000).

7 Para la primera época del museo, el libro de Luis Castillo Ledón, El Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía, 1825-1925. Reseña histórica escrita para la celebración de su primer centenario (México: Talleres gráficos del Museo Nacional de Arqueología Historia y Etnografía, 1924), .sigue siendo el más completo. Véanse también referencias a esta etapa temprana del Museo Nacional en Miguel Angel Fernández, Historia de los museos de México (México: Banco Nacional de México, 1987); Enrique Florescano, El patrimonio cultural de México (México: Fondo de Cultura Económica, 1993); Luis Gerardo Morales Moreno, Orígenes de la museología mexicana: Fuentes para el estudio del Museo Nacional, 1780-1840 (México: Universidad Iberoamericana, 1994); y Mechthild Rutsch, Entre el campo y el gabinete. Nacionales y extranjeros en la profesionalización de la antropología mexicana (1877-1920) (México: INAH e Instituto de Investigaciones Antropológicas, UNAM, 2007).

8 Para un estudio sobre las características del coleccionismo en la época temprana del Museo Nacional de México y sobre el vínculo entre la colección y los proyectos de nación, véase Miruna Achim, «El Museo Nacional de México y los guiones de la nación, 1825-1867», en Carlos Illades, Gustavo Leyva y Brian Connaughton, eds., Independencia y Revolución. Pasado, presente y futuro, en prensa.

9 Lucas Alamán, Memoria que el Secretario de Estado y del Despacho de Relaciones Exteriores é Interiores presenta al Soberano Congreso Constituyente sobre los negocios de la secretaría de su cargo. Leída en la sesión de 8 de noviembre de 1823 (México, 1823).

10 Lucas Alamán, Memoria presentada a las dos cámaras del Congreso General de la Federación por el Secretario de Estado y del Despacho de Relaciones Exteriores e Interiores, al abrirse las sesiones del año de 1825, sobre el estado de los negocios de su ramo (México, 1825).

11 Presidencia de la República, «Sobre la formación de un Museo Nacional y su establecimiento en la Universidad de esta capital», 18 de marzo de 1825, AGNM, Fondo Gobernación, Sin sección, caja 82, exp. 20.

12 Isidro Icaza, «Proyecto de Reglamento para el Museo Nacional», 4 de mayo de 1826, AGNM, Fondo Gobernación, Sin sección, caja 82, exp. 20.

13 Véanse, entre otros, William T. Anderson, ed., Mermaids, Mummies, and Mastodons: the Emergence of the American Museum (Washington, D.C.: American Associations of Museums, 1992); Stephen T. Asma, Stuffed Animals and Pickled Heads: The Culture and Evolution of Natural History Museums (Oxford: Oxford University Press, 2001); y Sue Anne Prince, ed., Stuffing Birds, Pressing Plants, Shaping Knowledge: Natural History in North America, 1730-1860 (Philadelphia: American Philosophical Society, 2003.

14 Para un recuento de los métodos y los libros de taxidermia publicados en Francia y empleados entre finales del siglo XVIII y principios del XIX, véase Frédéric Georges Cuvier, «Taxidermie», Diccionnnaire des sciences naturelles, tomo LII, 1828, p. 353-436. Descripciones similares de literatura taxidérmica en inglés se encuentran en Pat Morris, «A Historical Review of Bird Taxidermy in Britain», Archives of Natural History, 20 (1993), p. 241-255, Rowland Ward: Taxidermist to the World (London: MPM Publishing, 2003) y Walter Potter and his Museum of Curious Taxidermy (Ascot: MPM Publishing, 2008); y Karen Wonders, «Bird taxidermy and the origin of the habitat diorama», en Renato Mazzolini, ed., Non-verbal communication in science prior to 1900 (Florencia: Olschki, 1993) y Habitat Dioramas: Illusions of Wilderness in Museums of Natural History (Uppsala: Acta Universitatis Upsaliensis, 1993). Véase también el interesante recuento historiográfico de estudios sobre la taxidermia en S. J. M. M Alberti «Constructing nature behind glass», Museum and Society 6.2 (julio 2008): p. 73-97.

15 William Swainson, «Synopsis of the birds discovered in Mexico by W. Bullock», Philosophical Magazine or annals of chemistry, mathematics, astronomy, natural science and general science, vol I (enero-junio, 1827), Londres, p. 365.

16 William Bullock escribió catálogos detallados sobre la sección antigua y la moderna de su exposición. Véanse, respectivamente A Description of the Unique Exhibition, called Ancient Mexico; collected on the spot in 1823 … and now open for public inspection at the Egyptian Hall, Piccadilly (Londres, 1824) y Catalogue of the Exhibition, called Modern Mexico, containing a panoramic view of the city, with specimens of the natural history of New Spain… Now open for public inspection at the Egyptian Hall, Piccadilly (London, 1824). Para estudios recientes sobre Bullock y sobre sus habilidades como curador de antigüedades y de objetos naturales, véanse, entre otros, Michael Costeloe, «William Bullock and the Mexican Connection», Mexican Studies/Estudios Mexicanos, vol 22, núm. 2, 2006, p. 275-309; Nigel Leask, Curiosity and the Aesthetics of Travel Writing, 1780-1840 ( New York: Oxford University Press, 2002); Judith Pascoe, A Hummingbird Cabinet: A rare and Curious History of Romantic Collectors (Ithaca: Cornell University Press, 2006); y Susan Pearce, «William Bullock: Inventing a Visual Language of Objects», en Simon J. Knell, Suzanne MacLeod y Sheila E.R. Watson, eds., Museum Revolutions: How Museums Change and Are Changed (Londres: Abingdon, 2007) y «William Bullock: Collections and Exhibitions at the Egyptian Hall, London 1816-1825», Journal of the History of Collections 20 (2008), p. 17-35.

17 Swainson, p. 366.

18 Para 1852, José Fernando Ramírez, el entonces director del Museo Nacional, cesó a Manuel Pedrozo, con el argumento de que el Museo carecía de fondos y que el regla-mento del Museo dispuesto el 21 de noviembre de 1831 no especificaba un puesto de «preparador de aves» (José Fernando Ramírez, 18 de noviembre de 1852, Archivo Histórico del Museo Nacional [AHMN], vol. 1, sección 13). Pedrozo contestó al director del Museo alegando que durante los diez años que se desempeñó como «disector y conservador de aves», había cumplido sus deberes. No he logrado averiguar qué trabajos realizó Pedrozo durante su cargo.

19 En su artículo intitulado «Ornitología», Registro trimestre, vol. I, 1832, el naturalista mexicano Pablo de la Llave incluye un interesante dato sobre la poca durabilidad de los pájaros conservados en el Gabinete de Historia Natural de Madrid y sobre la técnica taxidérmica de Baradère que había logrado evitar en parte la destrucción de las aves: «Quince años permanecieron los pájaros [llevados por Sessé y Mociño] en la bodega del Retiro, en el mejor estado, y cuando se sacaron, parecían acabados de armar; venían en cajones de cedro (cedrella odorata) sin más precaución que una muñequita de alcanfor. Pero a pocos días de extraídos y colocados en una sala, empecé a notar que los acababa la polilla, y sólo pudieron conservarse en fuerza del cuidado que tenía de expulgarlas diaria-mente. Salí de Madrid, se pasaron al gabinete, y al cabo de tres años que volví a verlos, los encontré devorados por la polilla que había consumido hasta los ejes de las plumas más gruesas. La misma suerte habían tenido antes los muchos pájaros que de México y de otras partes se habían mandado al gabinete de Madrid, y sólo se conservaban las piezas que había traído el Sr. Dávila de Francia, particularmente las acuáticas. El Sr. Baradère que ha estado en México y ha armado una porción de las aves que han venido a parar a nuestro gabinete, preparaba las pieles con arsénico, y no obstante esta precaución, se están apolillando algunos de sus pájaros» (p. 43-44). Un año después, en el segundo tomo del Registro trimestre (1833), en su artículo «Zoología», de la Llave volvió a los métodos taxidérmicos de Baradère para elogiarlos: «el Señor Baradère, muy dedicado a la ornitología, y que arma los pájaros con perfección, me había regalado una urna en la que, entre otras aves, había seis individuos de Chupamirtos» (p. 39). Veinte años después el Apéndice al Diccionario Universal de Historia y de Geografía, tomo II (IX de la obra), coordinado por Manuel Orozco y Berra (México, 1856), volvió a publicar esta referencia última a Baradère, en un artículo dedicado al «chupamirto».

20 El Museo experimentó precariedades materiales de todo tipo durante sus primeros cuarenta años: había poco dinero para nuevas adquisiciones y para pagar al personal, el Museo careció de un espacio propio hasta que el Emperador Maximiliano ordenó su tras-lado a la Casa de la Moneda, a un costado del Palacio, y permaneció cerrado al público por largos trechos. Tales hechos podrían hacernos pensar que, cuatro décadas después de su fundación, el Museo no era más que un proyecto en la imaginación de algunos.

21 Icaza, «Sobre las propuestas de intercambios hechas por Poinsett y Baradère».

22 Durante 1827, por ejemplo, la correspondencia del Museo Nacional revela un nutrido intercambio de cartas con naturalistas de diferentes partes del mundo, quienes solicitaban relaciones de intercambio de especímenes (sobre todo botánicos y mineralógicos) con el Museo. Destacan, entre otros, «Dr. Linck, catedrático de Berlín», «Dr. Martius, director del jardín botánico de Munich», «Mr. Lambert, residente de Londres, dueño de un jardín de plantas europeas y americanas», «Mr. Sabin, de la Sociedad de Horticultura de Londres», así como el célebre botánico suizo Augustin Pyramus de Candolle, AGN, Fondo Gobernación, Sin sección, caja 102, exp. 10.

23 Icaza, «Sobre las propuestas de intercambio hechas por Poinsett y Baradère». Son reveladores los cálculos financieros de Icaza al promover la propuesta de Poinsett: las antigüedades habían costado al erario mexicano cincuenta pesos, mientras que los retratos estaban estimados en 100 pesos y las pinturas en 450, aunque Icaza insistía que el verdadero valor de las pinturas era de 600 pesos.

24 Como decretaba The Foreign Quarterly Review, vol. XIII (Londres, 1837), en una larga reseña sobre los Antiquités mexicaines (entre otros libros), «The subject of Mexican antiquities posseses… the advantage of being less hackneyed than the subject of Egyptian antiquities. It is comparatively a virgin soil. The golden ore remains in the mine, little worked and scarcely known. The searching eye of some few antiquarians has indeed been enabled to discover the intrinsic value of the buried metal» (p. 31).

25 Sobre la expedición a Palenque de Frédéric Waldeck, expedición financiada por gobernadores de varios estados mexicanos y por suscriptores privados, el estudio más completo se encuentra en Miguel Angel Díaz Perera, «De viajeros y coleccionistas de antigüedades. Frédéric Waldeck en México: Historia, origen y naturaleza del hombre americano en los albores de la modernidad», Tesis doctoral (Centro de Estudios Histó-ricos de El Colegio de Michoacán, Michoacán, 2008). Véase también Claude François Baudez, Waldeck, peintre. Le premier explorateur des ruines mayas (Paris: Hazan, 1993).

26 « Rapport fait par M. Warden au nom d’une Commission à la Société royale des Antiquaires de France », (séance du 29 juin, 1829), publicado en el Bulletin de la Société de Géographie, vol. 11, 1829 (p. 43-49).

27 Isidro Gondra, «Antigüedades mexicanas», El Ateneo, vol. I, 1844, p. 378.

28 Hay pocos datos biográficos sobre Henri Baradère, un personaje decididamente pintoresco y controvertido. Abad de Tarbes y luego obispo de Senegal entre 1820 y 1822, llegó a México en algún momento de 1828, para regresar a Francia en 1829. Su afamado libro, Antiquités mexicaines, no fue su único encuentro con la fama; en 1831, en un acto de insubordinación contra el arzobispo de París, Baradère administró el viaticum al cura revolucionario Henri-Baptiste Grégoire. Asimismo, Baradère escribió una crónica sobre la muerte y últimos días de Grégoire.

29 La colonia francesa en Coatzacoalcos respondía tanto a deseos mexicanos para atraer colonos extranjeros, como a intereses franceses por apoyar actividades comerciales en México y por asegurar una zona de influencia estratégica en el Istmo de Tehuantepec, donde se pensaba abrir una vía interoceánica. No he logrado averiguar por qué las descripciones que Baradère mandaba a Laisné de Villèveque, diputado francés y principal inversionista en la colonia francesa en Coatzacoalcos, eran tan positivas y tendían a minimizar la miseria de los colonos.

30 Mansion, Précis, p. 69-70.

31 Las conclusiones de Mansion al respecto son elocuentes : « Ce n’est point du reste son coup d’essai en matière de tromperies: le titre d’antiquaire qu’il s’arroge et le métier qu’il fait de colporter à droite et à gauche des tableaux, des oiseaux, et de soi-disant antiquités, indiquent assez quelles doivent être ses intrigues. Voulez-vous, disait-il un jour, faire votre fortune, ou seulement aujourd’hui gagner mille écus ? Allez là derrière la case, prenez le vieux pot de terre à moitié brisé et d’une forme bizarre que vous trouvez, il est à moi : vendez-vous à Paris, dites qu’il servait aux filles de Montezuma pour bien de choses » (p. 180).

32 Irina Podgorny, «Antigüedades portátiles: transportes, ruinas y comunicaciones en la arqueología del siglo XIX», História, Ciências, Saúde-Manguinhos, vol. 15, no. 3, julio/sept. 2008, p. 577-595.

33 Isidro Gondra, «Antigüedades mexicanas», p. 380. Las opiniones sobre la durabilidad y hermosura de los pájaros de Baradère no eran, como vimos, uniformes.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Miruna Achim, « Setenta pájaros africanos por antigüedades mexicanas: canjes de objetos y la formación del Museo Nacional de México (1825-1867) », L'Ordinaire des Amériques, 212 | 2010, 13-32.

Référence électronique

Miruna Achim, « Setenta pájaros africanos por antigüedades mexicanas: canjes de objetos y la formación del Museo Nacional de México (1825-1867) », L'Ordinaire des Amériques [En ligne], 212 | 2010, mis en ligne le 01 novembre 2015, consulté le 25 mai 2018. URL : http://journals.openedition.org/orda/2470 ; DOI : 10.4000/orda.2470

Haut de page

Auteur

Miruna Achim

Universidad Autónoma Metropolitana-Cuajimalpa, México

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
L’Ordinaire des Amériques est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo IPEAT
  • Logo Université Toulouse-Jean Jaurès
  • Logo Université de Toulouse
  • Logo Latindex
  • OpenEdition Journals