Navigation – Plan du site
La creación de objetos históricos

Un panteón de naturaleza nacional: la transformación de los árboles en «reliquias históricas argentinas», 1910 y 1920

María Elida Blasco
p. 75-104

Résumés

Cet article analyse certains aspects du processus de transformation des arbres en « objets historiques » en Argentine après 1910. Nous analyserons en quoi consistait la « collection » d’arbres, les mécanismes de diffusion qui permettaient l’association des arbres à des faits historiques déterminés et l’infrastructure matérielle qui a permis le montage et l’organisation de la collection. Nous porterons ensuite notre attention sur les réseaux d’échanges afin d’examiner comment ces expériences ont facilité l’acquisition de savoirs, de pratiques et d’expériences diverses et novatrices qui ont rendu possible et façonné le processus de transformation de la nature en objets d’intérêt pour les scientifiques et les historiens.

Haut de page

Texte intégral

Agradezco a Carolina Carman los datos referidos al Museo Histórico Nacional, a Susana Bianchi la información sobre los santos y especialmente a Irina Podgorny por la lectura del trabajo y la supervisión y sugerencias realizadas.

  • 1 Celebración del Día del Árbol. Plantación de retoños históricos, Bs. As., Talleres Gráficos Issely (...)

1El 23 de agosto de 1924 el director del Museo Histórico y Colonial de la Provincia de Buenos Aires –con sede en la ciudad de Luján– invitó a celebrar el «Día del Árbol» con un original espectáculo ligado al «recuerdo de los próceres de la patria»1: en el patio del museo se plantó un «vástago del pino de San Lorenzo» que se aseveraba procedente del mismo ejemplar bajo el cual había descansado José de San Martín luego de la batalla en 1813; un «hijo del naranjo que plantó en la provincia de La Rioja a fines del siglo XVI San Francisco Solano» y un «retoño de anacahuita» obtenido del árbol que existía en el patio de la casa de gobierno de Juan Manuel de Rosas, en Buenos Aires. Al igual que las otras piezas del museo, también los «árboles históricos» que llegaban vía donaciones tenían una interesante biografía y un circuito de circulación peculiar: como se trataba de seres vivos se los mencionaba como «hijos» y «retoños» extraídos de los «árboles históricos genuinos», que «habían sido cultivados» o «extraídos» por particulares que ahora los obsequiaban para su veneración como «reliquias» transformando sus relatos en evidencias. Sin embargo, la estrategia de «rastrear», «coleccionar», «exhibir», «multiplicar» y «hacer circular» especies vegetales convertidos en «árboles históricos» no era una práctica aislada: se trataba de un dispositivo construido durante la primera década del siglo XX en el cual había tenido notable injerencia el propio director del Museo de Luján Enrique Udaondo, mediante la elaboración de un trabajo titulado «Árboles Históricos de la República Argentina».

  • 2 Podgorny, Irina, «La mirada que pasa: museos, educación pública y visualización de la evidencia cie (...)
  • 3 Podgorny, Irina, «Antigüedades portátiles: transportes, ruinas y comunicaciones en la arqueología d (...)
  • 4 Lepetit, Bernard (dir), Les formes de l´expérience. Une autre histoire sociales, Paris, Albin Miche (...)
  • 5  Retomamos aquí el concepto de «sentido común» de Gramsci desarrollado posteriormente por E. P. Tho (...)
  • 6 Respecto a la constitución de los objetos científicos seguimos los lineamientos vertidos en Daston, (...)

2Estas páginas proponen dar cuenta de algunos aspectos del proceso de transformación de árboles en «objetos históricos» considerados dignos de resguardo y veneración. En primer lugar, examinaremos en qué consistía la «colección» creada por Udaondo, cuáles eran concretamente los árboles seleccionados, cómo se los clasificaba y qué valor se les atribuía dentro de un relato histórico que intentaba dar cuenta de los aportes de los conquistadores hispanos y los próceres nacionales en la forestación del país. En segundo lugar, analizaremos las motivaciones que llevaron a Udaondo a difundir su colección a través de una publicación similar a los catálogos utilizados por los museos donde se establecía la relación entre los objetos y los hechos históricos apelando a la «visualización»2. Luego exploramos cómo fue conformándose la infraestructura material a través de la cual se montó y organizó el armado de la colección centrando la atención en la experiencia del intercambio y la circulación de información y de tecnologías utilizadas como instrumentos para la recolección, acumulación, recopilación y difusión de datos3. Finalmente, intentamos determinar cómo estos intercambios fomentaron la adquisición de un conjunto de saberes, prácticas y experiencias4 provenientes de ámbitos diversos pero anclados en el sentido común5 de la época, que a su vez sustentaron y modelaron el proceso de transformación de la naturaleza en objetos de interés para los científicos e historiadores6.

La colección de árboles

  • 7 (1785-1821), caudillo y militar que actuó en las regiones del norte del país contra el avance del e (...)
  • 8 Catálogo del Museo Histórico Nacional, Ministerio de Educación de la Nación, Tomo I, Bs. As., 1951, (...)

3El 4 de noviembre de 1910 los descendientes del general salteño Martín Miguel de Guemes7 habían donado al Museo Histórico Nacional «dos fragmentos del espinillo a cuya sombra murió el general» ingresados al catálogo con la categoría de «objetos curiosos»8. Pero tres años después estos especimenes del reino natural dotados de valores históricos comenzaban a dejar de ser considerados rarezas para pasar a transformarse en piezas dignas de recuerdo por un público cada vez más amplio.

  • 9 (Buenos Aires 1880-1967). Reconocido como coleccionista, publicista e historiador, participó en agr (...)

4En julio de 1913 la prensa local y la Sociedad Forestal Argentina saludaban con entusiasmo la aparición del libro escrito por el joven historiador y publicista Enrique Udaondo9 que recopilaba información sobre treinta y dos árboles denominados «históricos»: según el autor ellos estaban ligados «por hechos históricos a las tradiciones patrias» y por lo tanto debían ser «custodiados» para salvarlos de la destrucción. La clasificación se iniciaba con el ejemplar de «mayor popularidad», el «pino de San Lorenzo» y continuaba con el resto: «el olivo de Arauco; el naranjo de San Francisco Solano; el ombú del Virrey Vértiz; el naranjo de Sor María; el ombú de Perdriel; la parra de San Miguel; el algarrobo de Pueyrredón; el ombú del Virrey Sobremonte; el pacará de Segurola; el ombú de la Esperanza y la alameda de San Martín» constituían algunos ejemplos. (CUADRO 1).

  • 10 Udaondo, Enrique, Árboles históricos de la República Argentina, 1916, p. 41-43. En 1907 se había in (...)

5De los 32 árboles del catálogo, sólo 12 eran reconocidos también con el nombre «científico o botánico» (CUADRO 1). Esta referencia lejos de ocupar un lugar central en la descripción, en la mayoría de los casos se diluía dentro del relato como un elemento más, equiparable a las leyendas, tradiciones e información histórica relevada sobre el árbol. Sin embargo, los valores atribuidos a cada árbol estaban claramente señalados: algunos naranjos eran «históricos» por haber sido plantados directamente por las manos de San Francisco Solano en la provincia de La Rioja o por Sor María –María Antonia de la Paz Figueroa–, la fundadora de la Casa de Ejercicios de Buenos Aires que según Udaondo pronto figuraría en los altares «como la primera santa argentina»10.

  • 11 Udaondo, Árboles…, op. cit., p. 65-67.
  • 12 Carta manuscrita de Luis Córdoba a Udaondo el 26 de junio de 1913; caja 55, f. 9-10, Fondo Udaondo, (...)

6Pero la gran mayoría de los árboles eran «históricos» porque se suponían plantados por las manos de figuras «relevantes» de la escena nacional que habían tenido además gran «inclinación por las plantas»: era el caso del pino «de las ruinas» plantados por los Jesuitas en Mendoza; la «palmera de Avellaneda», el «ombú de Juan Martín Pueyrredón», las «arboledas de Urquiza y Sarmiento» y la «alameda de San Martín» mandada a plantar en 1814 por el entonces Gobernador de Cuyo. Sin embargo, respecto a ésta última en la edición de 1916 de «Arboles históricos», Udaondo explicaba que «la alameda en su mayor parte ha sido renovada y cortada pero se conservan árboles verdaderamente gigantescos»11. Según sus propias citas, había tomado los datos de una carta enviada por el guardián Luis Córdoba el 26 de junio de 1913; sin embargo había olvidado hacer referencia explícita a lo dudoso de que se tratara de los mismos árboles de 1814: el texto de Córdoba mencionaba que «en su casi totalidad ha sido renovada hasta el punto de no saber precisarse si existe todavía algunos viejos coralinos de los que plantó el General. La alameda en su mayor parte ha sido cortada pero la parte que plantó San Martín (o sea la que la reemplazó) no se ha cortado. Hay allí árboles verdaderamente gigantescos que tienen hasta 6 metros de circunferencia en el tronco y de alto más de 30»12.

7Algunos árboles eran «dignos de recuerdo» por haber participado de «hechos históricos relevantes» transformándose en los últimos «testigos vivos», aunque siempre mudos de los sucesos. Era el caso del «ombú de la Esperanza», en San Isidro (provincia de Buenos Aires), donde «se juró consumar la independencia»; el algarrobo «a cuyo pié fue tomado prisionero Alvarez Prado en Jujuy, en 1819»; el sauce «que dio sombra a San Martín y O´Higgins en El Plumerillo» (Mendoza) u otros ejemplos. (CUADRO 1)

  • 13 Udaondo, Árboles..., op. cit., p. 130-132.
  • 14 Carta de Dario Arias a Udaondo el 26 de junio de 1913; caja 55, f. 10-11, FU. ANH.
  • 15 Udaondo, Árboles…, op. cit., p. 128-129.

8Otros, en cambio, cumplían con la condición de «haber sido testigos» pero luego haber perecido a causa de innumerables factores: era el caso de «la tipa de la Independencia» donde se suponía Belgrano juró la bandera a orillas del Río Pasaje en 1813. O el pino que había existido a un costado del oratorio de Santa Lucía: según una «leyenda federal» hacia 1840 una «gavilla de mazorqueros» se había propuesto «degollar» el pino que finalmente se había salvado para morir después, en 1878, «a causa de una gran sequía»13. Un caso similar lo presentaba el «cebil donde murió el General Guemes en El Chamical» que aparentemente había fenecido junto al militar: en 1913 Darío Arias informaba a Udaondo desde Salta que la familia Guemes «ha tomado algunas fotografías del lugar» aunque el propietario actual de la finca decía que «aunque no se han realizado trabajos de ninguna clase en el monte no se puede asegurar que exista el mismo cebil»14. En la segunda edición de «árboles históricos» se dedicaba un capítulo al cebil justamente «porque se cree que ya no existe» por lo tanto se ilustraba el episodio con una reproducción del cuadro que representaba la muerte de Guemes bajo el cebil publicada por la revista salteña Guemes, del 9 de julio de 191315. Sin embargo, a la creencia sobre la desaparición del árbol había que sumarle la creencia en una tradición basada en el relato de la historia de Mitre que entraba en contradicción con otras «evidencias»: efectivamente para reconstruir la historia del cebil desaparecido Udaondo se basaba en la «Historia de Belgrano» escrita por Mitre en la segunda mitad del siglo XIX. En ella se relataba que el «esforzado caudillo» había muerto «próximo a la ciudad de Salta, en un paraje denominado «La Higuera» y al pié de un hermoso cebil colorado». Pero esta historia, reforzada ahora por Udaondo, entraba en contradicción con los argumentos que le daban legitimidad histórica a los «fragmentos de espinillos» que los descendientes de Guemes habían donado al Museo Histórico Nacional en 1910 y que, dadas las precarias condiciones de exhibición de esa institución, muy pocos conocían.

  • 16 Ibidem, p. 50-52.

9Pero por fortuna otros árboles cumplían con los dos requisitos: habían sido plantados por las manos de figuras «descollantes y devotas de la arboricultura» y también habían sido «partícipe» de los hechos. Era el caso del «algarrobo de Pueyrredón» situado en la chacra de San Isidro: según el relato, Juan Martín de Pueyrredón era un «verdadero horticultor» que tenía mucha inclinación por las plantas y las flores, «muchas de las cuales encargó directamente a Europa». Sin embargo, además de haber sido «mudo testigo» de la «conferencia entre San Martín y Pueyrredón en 1818», al algarrobo se le atribuía también el curioso valor de ser el causante de la muerte del prócer: en 1916 Udaondo cuenta que «al pié de ese mismo algarrobo un viejo servidor de la casa nos ha mostrado un grueso clavo en el tronco del árbol que, según tradición, sostenía un banco, y días antes de morir el general se inclinó para arreglarlo y a consecuencia de ese esfuerzo falleció poco después, el 14 de marzo de 1850»16. Era evidente que no sería éste el hecho que «la tradición» seleccionaría para el recuerdo.

  • 17 Ibidem, p. 105-107.

10En la lista de «árboles» Udaondo incluyó también territorios como «La Isla de Sarmiento» y «La estancia de San José» considerando que en estos terrenos tanto Domingo F. Sarmiento como Justo José de Urquiza habían plantado verdaderas arboledas con varias especies de árboles. El capítulo dedicado a «La Isla de Sarmiento», por ejemplo, reproducía la información respecto de la isla del Delta que fue propiedad del «activo propagandista» de las islas y que, fruto de su interés por la arboricultura, conservaba algunos árboles plantados por «sus propias manos»: un sauce llorón a cuya sombra el prócer se sentaba a leer y conversar con sus amigos además de palmeras, naranjos y laureles17. En este mismo sentido, «La estancia de San José» era «histórica» porque albergaba la arboleda de plantas y forestales plantadas por Urquiza.

  • 18 AA. VV, La Junta de Historia y Numismática y el movimiento historiográfico en la Argentina (1893-19 (...)
  • 19 Caja 55, f. 392, FU. ANH.
  • 20 Contabilizamos la higuera de Sarmiento aunque Udaondo no la numeró, ver cuadro 1.

11Según el concepto utilizado por Udaondo en sus borradores de trabajo, los ejemplares de árboles «representaban» a un total de 14 provincias reconocidas todas como integrantes de «la Argentina colonial»: eran aquellas que según el relato había sido forestadas gracias a la acción «civilizadora» de los conquistadores hispanos. Afín a los lineamientos historiográficos de revalorización de las tradiciones hispánicas esgrimidos desde la corporación de historiadores nucleados en la Junta de Historia y Numismática Americana18, esta selección explicaba la inexistencia dentro de la colección de ningún ejemplar «ilustrativo» de los territorios patagónicos19. Por otro lado, de las 14 provincias, Buenos Aires aparecía representada con mayor cantidad de árboles: sobre un total de 3220, 18 estaban ubicados dentro de la ciudad y la provincia de Buenos Aires. Luego seguía Mendoza, con 3 árboles, La Rioja con 2 y las demás provincias con 1 árbol cada una. (CUADRO 1).

  • 21 Udaondo, Árboles…, op. cit., p. 136-138; caja 55, f. 117-129, FU. ANH.

12Respecto a la clase de árboles, el catálogo incluía un total de 18 especies: pino, ombú, naranjo, algarrobo, sauce, olivo, palmera, ñandubay, aromo, mora, árbol borracho, parra, olmo, alameda, higuera, tala, tipa, cebil. Pero era el ombú el árbol que aparecía representado en 6 oportunidades, seguido por el pino (5), el algarrobo (4), el naranjo y el sauce (2). En efecto, el estudio de los árboles concluía con la consagración del ombú «el más genuino y característico de nuestros árboles llevados por nuestras simpatías hacia él y también para vindicarlo en cierto modo, de lo que piensa la generalidad que cree que no sirve ni para leña»21. En este árbol se detenía Udaondo no solo para «vindicarlo» sino también para explayarse acerca de sus especificidades botánicas: retomando datos del «Compendio Botánico de Ortega, Madrid, 1848» informaba que

  • 22 Udaondo, Árboles…, op. cit., p. 137.

pertenece al género «Fitolaca», especie «dióica» cuyo nombre griego significa «dos casas» pues estos árboles tienen la particularidad de ser unos masculinos y otros femeninos (…) el nombre botánico es «Picurnia dióica» es el árbol del pueblo pastor a quien ofrece sombra y casa en medio de nuestras pampas o llanuras, donde se cría solitario y nunca en montes debido que es un planta «dióica» es decir, que tiene los dos sexos separados en individuos distintos22.

  • 23 (Toledo, 1741-Madrid, 1818). Su influencia fue decisiva para el traslado del Real Jardín Botánico d (...)
  • 24 Podgorny, y Lópes, El desierto…, op. cit., cap. 4.
  • 25 Carta de Carlos Berg al director del Museo Histórico Adolfo P. Carranza el 22 de septiembre de 1894 (...)

13La alusión al botánico español Casimiro Gómez Ortega23, quien había editado en España la obra Philosophia Botanica de Carlos Linneo (1792) es una de las pocas, si no la única referencia que permite determinar los conocimientos científicos de Udaondo utilizados para la elaboración del catálogo. Sin embargo, ella refleja la vigencia de la clasificación del reino vegetal de Linneo en combinación con una clasificación que asociaba los mismos especimenes de la naturaleza con la idea de evolución histórica y más aún con los orígenes de una entidad nacional. En definitiva, fue esta aplicación de teorías, sistemas de clasificación y prácticas provenientes de la historia natural en combinación con las de las ciencias sociales, y particularmente de la historia –basada en la idea de sucesión histórica y en la interpretación de las «huellas» del pasado– la que permitió elaborar nuevas clasificaciones y ordenamientos del mundo natural. En 1894, por ejemplo, el naturalista y director del Museo Nacional de Buenos Aires Carlos Berg24, había enviado al Museo Histórico Nacional «un perro embalsamado que perteneció a Doña Manuela de Rosas»25. Berg era profesor de zoología y asesor del jardín zoológico de Buenos Aires, una institución que albergaba gran variedad de animales de estancieros porteños reconocidos y se había transformado en un centro de estudios científicos. En este contexto, derivó al Museo Histórico un perro embalsamado que según él, había pertenecido a una figura relevante de la historia nacional: se trataba de uno de los primeros intentos de integrar un espécimen del reino animal dentro de una nueva colección de «objetos históricos». De esta misma manera y mediante la adquisición de conocimientos heterogéneos y combinados, años después Udaondo reordenó elementos el reino vegetal otorgándoles una nueva clasificación y una nueva entidad con carácter de «colección de árboles históricos» vinculada al pasado nacional.

  • 26 Boletín de la Sociedad Forestal Argentina, 1914, p. 5; caja 54, FU. ANH.
  • 27 Garavaglia, Juan Carlos, Pastores y labradores de Buenos Aires. Una historia agraria de la campaña (...)

14De esta manera, la representación de las especies dentro del catálogo de «árboles históricos» se relacionaba a su vez con los árboles nativos y aquellos importados de Europa: había 8 especies importadas (pino, naranjo, olivo, palmera, mora, aromo, olmo, higuera) y 10 especies originarias de América (ombú, algarrobo, sauce, palo borracho, ñandubay, pacará, tipa, cebil). No es de sorprender, entonces que el relato de Udaondo consagrara como «árboles históricos» nativos por excelencia al ombú y al algarrobo, y al pino como la especie traída por los conquistadores y plantada después por los ilustrados del siglo XVIII. Debemos mencionar, por otro lado, que hacia 1913 estaba siendo revindicado el estudio de Berg sobre «La Patria del ombú» (1878) que en base a la información científica de la época, relatos de viajeros, observaciones de campo y opiniones de lugareños, corroboraba el origen «correntino» del ombú26. Aunque el naturalista convertía el arbusto en árbol y circunscribía su origen al área de la gran laguna correntina del Iberá y no a la gran región mesopotámica27, su estudio reconocía «la patria del vegetal» que no era ni los suelos europeos ni la llanura de la pampa bonaerense, como se infería de los versos que en homenaje al árbol habían plasmado décadas antes autores como Bartolomé Mitre, Luis L. Domínguez (1842) y Juan María Gutiérrez (1839).

El catálogo: visualización y «movilidad» de los árboles históricos

  • 28 Adolfo P. Carranza había dirigido también la publicación El Museo Histórico (1890-1892).
  • 29 Ilustración Histórica Argentina, Bs. As., Editores Propietarios J. Weiss y Preusche, 1908.

15La publicación constituía un ejemplo de las tecnologías utilizadas por los museos para que las colecciones adquirieran visibilidad dentro de los ámbitos científicos: recordemos que el Museo Histórico Nacional contaba con catálogos y publicaciones institucionales que describían e ilustraban sus colecciones28. Desde 1908, el director de esta institución dirigía la Ilustración Histórica Argentina, una revista mensual de grandes dimensiones, con una excelente fotografía a color que ilustraban determinados acontecimientos considerados relevantes de pasado argentino29 y que funcionaba como «catálogo» del museo adoptando la forma de una publicación producida por historiadores: en vez de mostrar los objetos-reliquias de forma aislada, ahora se los vinculaba directamente a un tema o acontecimiento específico considerado patriótico. Esta publicación cobró notable difusión precisamente durante el año 1910 como mecanismo de exposición del patrimonio histórico de la nación durante los festejos del centenario. Sin embargo, no fue el único caso.

16También en el marco de las celebraciones se llevó a cabo en Buenos Aires la Exposición Internacional de Agricultura organizada por la Sociedad Rural, una entidad a la cual Udaondo se había integrado como socio en 1905: las colecciones de productos naturales, agrícolas, animales e industriales habían sido reunidas por los empleados de la Comisaría General de Agricultura y culminada la exposición, en 1911 habían sido incorporadas al Museo Agrícola fundado por la Sociedad Rural. La Comisión Directiva de la entidad

  • 30 Catálogo descriptivo de las colecciones de productos naturales, agrícolas, animales e industriales, (...)

apreciando en valor, el alcance y la importancia de los muestrarios reunidos, solicitada también por instituciones científicas y particulares competentes, resolvió adoptar las disposiciones necesarias para la conservación de los mismos instituyendo al efecto el «Museo Agrícola» que quedó establecido desde entonces y en el cual se exhiben actualmente y formando la base de colecciones más numerosas e importantes, que se reunirán gradualmente en el vasto edificio que se levanta al lado de la Plaza de Italia, en el ameno barrio de Palermo30.

17Como director del museo había sido designado el mismo ingeniero que había formado las colecciones, a quien también se le encargó la elaboración del catálogo razonado e ilustrado y editado en 1911. Según se explicaba en la publicación, las colecciones de productos agrícolas «son las más importantes, sino las más numerosas, la mejor clasificadas y estudiadas, que se hayan exhibido hasta ahora en una exposición de agricultura o museo agrícola en el mundo entero. Lo afirmo sin temor a rectificación, por el conocimiento que tengo de la mayor parte de las instituciones similares de Europa y de los Estados Unidos de Norte América, a la vez que comparando las exposiciones que han tenido lugar en las otras naciones».

  • 31 «Cereales, 4506 muestras; oleosas, 983; sacaríferas, 37; tuberosas y raíces, 53; leguminosas, 162; (...)

18Los motivos de tamaño orgullo tenían que ver por un lado con la «representación variada, numerosa y completa» de las muestras que se habían recogido en todo el territorio nacional, y por otro con los procedimientos de recolección: ellas habían sido coleccionadas «sobre el mismo lugar de producción» y no sobre los mercados o depósitos para el acopio. En efecto, un muestrario «completo» y extraído «desde el lugar de producción» para propiciar el estudio científico y la clasificación de ejemplares estaba en la base de los intereses del director del Museo Agrícola. Por ese motivo, el catálogo comprendía solo la «Cuarta sección del programa» que se relacionaba con los «productos agrícolas» clasificados según las muestras obtenidas31; posteriormente, con la reunión de nuevos datos y análisis se continuaría con el resto de las secciones. Los propósitos eran claros: además de abrir el museo para el público en general –que podría acceder libremente los jueves y domingos– la institución «ha de ejercer una influencia grande sobre la divulgación de los conocimientos relativos a nuestras riquezas naturales agrícolas y pecuarias promoviendo su desarrollo y su más completo y mejor aprovechamiento. Tengo el propósito de hacer un estudio metódico de todos los productos y artículos que se exhiben, a fin de ilustrar a los visitantes y que éstos obtengan el mayor provecho. Se darán conferencias sobre temas de aplicación inmediata, prácticas, por consiguiente, y técnicas o científicas también, según las personas a quienes se dirijan».

  • 32 Otero, Hernán, Estadística y Nación. Una historia conceptual del pensamiento censal de la Argentina (...)

19La divulgación de conocimientos sobre las prácticas agrícolas se combinaba con la necesidad de promover los estudios científicos y teóricos sobre las especies a fin de extraer de ellas su máximo rendimiento. En este contexto, la clasificación y ordenamiento de las muestras era uno de los objetivos que imperaban por sobre la mera exposición de los objetos. El catálogo descriptivo e ilustrado daba cuenta de los primeros intentos por imponer sistematización y orden al universo de productos agrícolas en un contexto signado por la consolidación del sistema estadístico nacional y el interés oficial por realizar un relevamiento de la actividad agrícola32; sin embargo las categorías de clasificación de los productos naturales estaban construyéndose al mismo tiempo adoptando muchas nociones y concepciones propias de las nuevas disciplinas –como la historia, la arqueología y la antropología– que comenzaban a consolidarse como campos autónomos a fines del siglo XIX: un ejemplo de ello radica en que dentro del grupo de «cereales, narcóticas y aromáticas, forrajeras, leguminosas, etc», el catálogo dedicara un apartado especial a las «forrajeras indígenas». Estos préstamos e importación de nociones, conocimientos, datos y concepciones entre diferentes disciplinas y que circulaba a su vez entre los coleccionistas dentro y fuera de los ámbitos científicos constituyó una de las prácticas esenciales que promovieron la transformación de objetos cotidianos de la naturaleza –como las semillas y las plantas– en objetos capaces de despertar el interés científico.

  • 33 Lópes, Maria Margaret y Murrielo, Sandra, «El movimiento de los museos en Latinoamérica a fines del (...)
  • 34 Fernández Clemente, Eloy, «Las revistas de los ingenieros», tomado del sitio http://www.unizar.es/e (...)
  • 35 Armenteras, Andrés Avelino de, Árboles y montes: Curiosidades artísticas e históricas de los montes(...)
  • 36 Laguna Lumbreras, Emilio, «Los árboles singulares en el medio natural valenciano durante la Ilustra (...)
  • 37 Pérez-Soba Diez del Corral, Ignacio y Juan Picos, Martín, «Antecedentes de la protección legal de l (...)

20Los ejemplos mencionados entonces dan cuenta de la necesidad de apelar a las publicaciones y catálogos descriptivos para dar a conocer las colecciones que se almacenaban al interior de los museos33; un instrumento que Udaondo conocía, dado que en su biblioteca personal contaba con varios catálogos de museos y bibliotecas nacionales e internacionales, y entre los cuales encontramos la publicación del Museo Agrícola. Sin embargo, armar un catálogo en base a los objetos materiales y productos naturales que se poseían gracias a la recolección y reunión aunque temporaria en un establecimiento mayor, era algo bien diferente al armado de un catálogo de árboles distribuidos en terrenos dispersos y en la mayoría de los casos de propiedad privada. Pero no constituía un caso único y ya en Europa había propuestas concretas instituidas por los Ingenieros de Montes. En España, por ejemplo, en 1903 el ingeniero Andrés Avelino de Armenteras34 había publicado una breve recopilación de árboles «famosos» por sus valores históricos y culturales35; y en base a este proyecto, desde la Revista de Montes que dirigía, había intentado formar un primer catálogo nacional del arbolado «singular»36 dotándolo de protección jurídica: se trataba de proteger aquellos árboles individuales que se distinguían del resto por ser portadores de valores añadidos de tipo cultural37.

  • 38 Codorníu Ricardo, «El turismo, protector del árbol», en Revista de Montes, N° 861, Madrid, 1912.

21Esta propuesta era compartida también por el Ingeniero de Montes Ricardo Codorníu y Stárico –conocido por el «apóstol del árbol»– quien en 1912 había presentado un trabajo titulado «El turismo, protector del árbol» en el Congreso Internacional de Turismo. En él exponía que además de árboles aislados y plantaciones lineales, cada poblado que no tenga un monte inmediato debía dedicar una parte del terreno a crear «un rodal de monte sembrando o plantando el terreno de especies forestales y dejando que la Naturaleza complete su obra». La propuesta era no construir un «parque artificial» sino intervenir inicialmente para impulsar a la naturaleza para que el rodal se transformara en un «museo viviente de Historia Natural»: en él se podrían estudiar la flora y la fauna locales «y el maestro enseñar a sus discípulos los rudimentos del cultivo forestal»38. Tanto el catálogo nacional de arbolado «singular» como la propuesta de intervenir para transformar un rodal en «museo viviente» eran mecanismos tendientes a dotar a la naturaleza de un fuerte contenido cultural y simbólico que apelaba necesariamente a bucear en las tradiciones y la historia local.

  • 39 Manuscrito del libro fechado el 9 de julio de 1913, caja 55, f. 131-132, FU. ANH.

22En este contexto, el «catálogo» de árboles históricos elaborado por Udaondo proponía apropiarse de los objetos de la naturaleza ligándolos a un cuerpo colectivo, con entidad la nación: «Este libro está dedicado a dar a conocer al pueblo de la República los pocos árboles históricos que debe custodiar para salvarlos de la destrucción y del olvido y tiende también a despertar el cariño por los árboles en general y muy particularmente por los que están ligados por hechos históricos a nuestras tradiciones patrias, ahora más que nunca en que hombres con doctrinas disolventes pretenden borrar nuestro glorioso pasado»39, proponía. El objetivo era establecer una relación entre los árboles y los hechos históricos apelando a la «visualización»: el libro contenía una descripción minuciosa del hecho histórico al cual se ligaba el árbol en cuestión pero sobre todo estaba «ilustrado» con fotografías de los ejemplares mencionados como modo de «certificar» su existencia.

  • 40 Ibidem.

23Pero la posesión de la naturaleza tal como lo había propuesto Ricardo Codorníu y Stárico no podía basarse solo en la visualización de los objetos sino que requería de un programa mayor que involucraba otras estrategias didácticas: el proyecto de Udaondo incluía también la «colocación de placas en cada árbol mencionando el hecho histórico que rememora» e involucraba a la comunidad en el acto de ampliar y actualizar el catálogo con el paso del tiempo. De esta manera la publicación adoptaba el carácter de inventario público. Sin embargo, se incluía también la acción de «desplazarse» para «ir al sitio» aunque no con fines turísticos como lo advertía Stárico: por el contrario, Udaondo convocaba a «peregrinaciones patrióticas» y a realizar «las fiestas del árbol» a la sombra de la naturaleza patria. Finalmente, proponía que «se impriman cartulinas con la vista del árbol reconstruyendo la escena histórica a la que está ligado para repartirlas en el día de la fiesta»40. Fue esta última acción, centrada básicamente en la «reconstrucción de la escena histórica» la que adquirirá centralidad en los relatos descriptivos de la publicación enfatizando la relación entre un elemento proveniente de la naturaleza como eran los árboles y un contexto histórico determinado.

La recolección de datos: la experiencia del intercambio

  • 41 Caja 54; f. 201-204, FU. ANH.
  • 42 Caja 55, FU. ANH.

24Inmediatamente después de 1913, Udaondo pasó a integrar la Comisión Directiva de la Sociedad Forestal41 lo que incentivó la difusión del libro y facilitó la recolección de información para la incorporación de nuevos ejemplares en ediciones posteriores. Pero la búsqueda de datos para elaborar el estudio que se publicó en 1913 se había iniciado en los años previos mientras recopilaba información sobre los partidos de la provincia de Buenos Aires donde la familia Udaondo tenía propiedades rurales y luego sobre el nombre de las calles y plazas. A través de estos estudios - publicados en 1902 y 1910 respectivamente-, Udaondo tomó contacto con los recursos naturales propios de esas zonas y fue construyendo con ellos una base de datos que almacenó en su archivo personal y luego reutilizó en trabajos posteriores. Sumado a ello, y abocado específicamente a elaborar un estudio sobre los árboles históricos, se nutrió de una amplia red informal de agentes locales encargados de la búsqueda, el acopio y envío de información que fluía a través de la correspondencia privada desde las ciudades y pueblos de las regiones más alejadas del interior, hacia su domicilio. Al igual que las viejas prácticas científicas del siglo XVIII, Udaondo se abocaba a elaborar su investigación desde su «gabinete» porteño. El archivo personal utilizado para la elaboración del estudio, contiene una veintena de cartas manuscritas y mecanografiadas remitidas entre febrero y agosto de 191342 que reflejan que la correspondencia era un instrumento constitutivo del proceso de creación y circulación del conocimiento: enviadas en su mayoría desde las provincias del centro y norte del país por figuras no vinculadas directamente con los circuitos institucionales eruditos, las cartas fueron leídas por su destinatario luego de la publicación de la primera edición del libro pero contenían la información solicitada por Udaondo en cartas anteriores.

  • 43 Podgorny, Irina, «De ángeles, gigantes y megaterios. Saber, dinero y honor en el intercambio de fós (...)
  • 44 Blasco, María Elida, «Comerciantes, coleccionistas e historiadores en el proceso de gestación y fun (...)

25De esta manera, la correspondencia refleja el denso entramado de búsqueda, acumulación y envío de información montado sobre un sistema de redes personalizadas que ilustran las prácticas del coleccionismo del siglo XIX43: recordemos que durante la segunda mitad del siglo XIX, Andrés Lamas y otros coleccionistas había apelado a ellas para organizar en Buenos Aires diversas exposiciones temporarias de objetos de carácter histórico que partían desde el ámbito privado pero involucraban también a las reparticiones públicas44. En este sistema de redes de acopio y envío de datos, podemos distinguir al menos dos tipos de relaciones montadas sobre individuos vinculados directamente con el estudio, el trabajo de campo y el resguardo de determinados objetos sobre el terreno.

  • 45 Udaondo, Enrique, El Dean Segurola. (Apuntes sobre su biografía), Bs. As, 1912, «Acción Civilizador (...)
  • 46 Romero, Luis Alberto, «Una nación católica: 1880-1946», en Altamirano, Carlos (ed), La Argentina en (...)

26Los capellanes y guardianes de las comunidades religiosas que tenían a su cargo el «resguardo» de las capillas y conventos más antiguos que mantenían una relación de afinidad con Udaondo por su actuación como historiador, escritor y publicista: recordemos que con el objetivo de explicar el pasado en clave confesional, Udaondo había rastreado las huellas del catolicismo en la actuación de los liberales «fundadores de la patria»45 en un contexto de consolidación de la estructura jerárquica y organizativa del catolicismo argentino46. En efecto, Udaondo recibió correspondencia del capellán y guardián del Convento de San Carlos, Agustín Quarín, quien le proporcionaba información «de primera mano» sobre el «Pino histórico» que ya había sido consagrado como tal incluso en el título de su propia descripción: «Histórico Pino de San Lorenzo», comenzaba la carta.

  • 47 Caja 55, f. 13 y 23, FU. ANH.

Su tronco a flor de tierra es de m. 3 de circunferencia.
Sus ramas se extienden por el norte desde el tronco m. 11.
Sus ramas se extienden por el sur desde el tronco m. 9.
Sus ramas se extienden por el este desde el tronco m. 8,50.
Sus ramas se extienden por el oeste desde el tronco m. 9.
Diámetro medio del conjunto de sus ramas m. 20.
Circunferencia de la copa m. 65,50.
Altura máxima de su copa m. 16.
47

  • 48 Ibidem.
  • 49 Udaondo, Árboles…, op. cit., p. 30-31.

27Luego de la descripción –que recién aparecería publicada en la 3° edición del libro de Udaondo, en 1916–, Quarín señalaba la importancia del árbol en cuestión: «según el Ingeniero Thays tiene 130 años, aproximadamente. Es tradición que hemos oído desde niños, que el general San Martín después de la jornada 3 de febrero de 1813 pasó una siesta descansando a la sombra del pino de referencia»48. Si bien el informe de Quantín llegaba en forma tardía para la primera edición, la frase referente a la antigüedad del pino según la estimación del ingeniero Thays, tampoco aparece en 1916: Udaondo no mencionaba este dato que rejuvenecía al árbol pero empequeñecía su gloriosa historia, pero mencionaba retomando los dichos de Bartolomé Mitre, que «según tradición», el árbol fue plantado por los jesuitas «posiblemente a mediados del siglo XVII»; por lo tanto en los primeros años de la Revolución de Mayo era ya lo suficientemente viejo y frondoso como para cobijar el descanso del prócer y su tropa49.

  • 50 Caja 55, f. 6, 9-10 y 13, FU. ANH.
  • 51 Caja 55, f. 37, FU. ANH.

28También en 1913 le escribió a Udaondo un representante de la Parroquia de la Victoria (provincia de Tucumán) informándole sobre la suerte corrida por «el árbol donde estuvo Belgrano»; el guardián del Convento de San Francisco (Mendoza), aportando datos sobre «el pino que existe en el convento» y el Canónigo Segundo A. Ponce desde la Vicaría Foránea de San Luis50. Pero la información enviada no solo se remitía a las descripciones sino que también aportaba evidencias visuales del objeto en cuestión: en una carta enviada el 1° de octubre de 1915 desde el Obispado de San Juan de Cuyo (Mendoza), Videla Cuello aportaba datos sobre una higuera y un naranjo ilustrándolos con fotografías. A los datos obtenidos de las mediciones «sobre el terreno» –«mide 0,72 en el tronco y su altura total es de 4,50 a 5 metros»51– sumaba los «antecedentes históricos» de la higuera que consistían en repetir que «como es sabido, es retoño del que habla Sarmiento en Recuerdos de Provincia». Respecto al naranjo, sus observaciones le permitían aseverar que «mide en su tronco, a un metro del suelo, 0,65. Su altura total es de 5,50 a 6,00 metros», sin embargo sobre su historia no había obtenido ningún dato ya que «con el apuro de remitirle a Usted lo más pronto posible las fotografías, no he practicado indagaciones». En efecto, las fotografías parecen haber sido muy requeridas por Udaondo en un contexto en donde estas tecnologías comenzaban a ser utilizados como testimonios documentales. Por ese motivo quizás, había garantizado la toma enviando el dinero para realizarlas: «Los gastos ocasionados son de $ 6. Le adjunto el resto», finalizaba la carta de Cuello.

  • 52 Caja 55, f. 347, FU. ANH.
  • 53 Piccirilli, Ricardo, Romay, Francisco y Gianello, Leoncio (dir.), Diccionario Histórico Argentino, (...)

29También Udaondo mantuvo correspondencia con personas vinculadas a la ingeniería civil y militar, al trazado de límites, la administración pública y los cargos políticos: el abogado catamarqueño Guillermo Correa por ejemplo, respondía al pedido «de fotos de los árboles»52 demandada por Udaondo respaldado por su experiencia en la materia: además de haber ejercido el periodismo en Buenos Aires y Catamarca, a fines del siglo XIX había sido comisionado por su provincia para el arreglo de límites y entre 1900 y 1904 desempeñado el cargo de gobernador53.

  • 54 Caja 55, f. 2, FU. ANH.
  • 55 Piccirilli, Romay y Gianello, (dir.), Diccionario..., op. cit., Tomo V, Bs. As., Ediciones Históric (...)

30La conjunción entre trazado de límites y altos cargos políticos eran actividades que permitían la acumulación y el monopolio de información sobre el suelo, flora y fauna de la región: por eso, entre los hombres de la iglesia de Buenos Aires, el Presbítero Yani informaba a Udaondo que en su viaje a Santiago del Estero no había encontrado «al hombre que podía haberme dado datos interesantes y verídicos» sobre «la existencia de algún árbol histórico en la campaña»54. Se refería al ingeniero santiagueño y militante católico Baltazar Olaechea y Alcorta55: graduado en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de Buenos Aires, Olaechea había sido legislador en su provincia y ministro general pero también presidente de la comisión de límites interprovinciales. Mientras consolidaba su carrera política, accedió a la presidencia de la Academia de Ciencias Sociales en Buenos Aires, Río de Janeiro y Madrid y al igual que Udaondo, hacia 1910 mantenía fuertes vínculos con el Círculo de Obreros Católicos de Buenos Aires- del que fue presidente-, con los hermanos vicentinos y otras órdenes religiosas.

31Pero una de las actividades que había garantizado el conocimiento del terreno y la transmisión de datos y evidencias sobre los objetos naturales fue realizada por los miembros de un ejército. Por ejemplo, el Ministro de Guerra Pablo Ricchieri en 1902 visitó San Lorenzo –su ciudad natal– y al ver el estado de abandono del árbol relacionado con San Martín, ordenó algunas tareas de mejoramiento en el terreno que lo albergaba: formado en los países europeos y por lo tanto valorando la tarea de los ingenieros militares daba un primer paso hacia la idea de «resguardar» el pino otorgándole un valor cultural.

  • 56 En 1904 Mom y Laurentino Vigil escribieron «Heráldica Militar Argentina», una obra que fue editada (...)
  • 57 Gammalsson, Hialmar, Juan Martín de Pueyrredón, Bs., As., editorial y librería Goncourt, 1968.
  • 58 Quesada, Ernesto, Los numismáticos argentinos, 1918, p. 10.

32Por otro lado, las fotografías que ilustraban la descripción del «ombú de la Aguada de Pueyrredón» en el libro de Udaondo fueron cedidas por el coronel Rodolfo Mom56 –pariente de Pueyrredón– quién en 1904 había visitado el lugar donde había vivido su ascendiente. Las fotos fueron tomadas durante el invierno de 1906 cuando Mom fotografió las ruinas de la casa de «La Aguada» aunque sin intención de retratar el ombú sino de contribuir a resguardar la memoria de su pariente dejando testimonio visual de los restos materiales de su casa57. De hecho, el interés por recoger información y reconstruir la historia a través de los restos fragmentarios del pasado, era una actividad que Mom conocía y practicaba asiduamente ya que, demás de integrar las filas del ejército, formaba parte de la sociedad numismática «La Medalla»58.

  • 59 Podgorny y Lópes, El desierto…, op. cit.

33Pero la red de información circulante cobraba complejidad en la medida en que los designados para la búsqueda a su vez pedían información a otras personas: uno de los hombres relevantes en la organización de esa red, era el experimentado coronel Luis Jorge Fontana59 quien había montado un dispositivo cotidiano de intercambio de datos con base en la provincia de San Juan.

  • 60 Caja 55, f. 24, FU. ANH.
  • 61 Ferrari, Roberto, Germán Avé-Lallemant: introducción a la obra científica y técnica de Germán Avé-L (...)
  • 62 Carta de Yofré a Fontana del 24 de julio de 1913 y de Fontana a Udaondo el 25 de julio; caja 55, f. (...)

34En una primera carta enviada desde San Luis el 16 de julio de 1913 le informaba a Udaondo que le remitiría los datos pero mientras tanto le adjuntaba un número de El Porvenir donde el ingeniero sanjuanino Francisco Sabatié «publicó un precioso artículo sobre el pino gigantesco que fue cortado para edificar, en el terreno que ocupaba, el Palacio de los Tribunales»60. Sabatié era un ingeniero de origen francés que hacia fines del siglo XIX y junto con Germán Avé-Lallemant61, había realizado importantes trabajos sobre exploración del suelo y minería en las provincias de Cuyo, por lo cual estaba familiarizado también con la recolección de piezas arqueológicas. Su relación con Fontana provenía entonces de los ámbitos científicos y del intercambio de objetos producto de la exploración del terreno. Pero Fontana parecía tomarse muy en serio el trabajo de recolección de datos y además de enviar las publicaciones de Sabatié le había pedido a Juan de Dios Yofré que le relatara de primera mano algunos de sus conocimientos sobre los «árboles históricos» de San Juan para enviar a Buenos Aires: de esta manera y accediendo al pedido, el 24 de julio Yofré le remitía a Fontana «algunos apuntes mal hilvanados, de lo que hablamos hoy»62.

  • 63 Caja 55, f. 26-28, FU. ANH.
  • 64 Udaondo, Enrique, Crónica histórica de la venerable Órden Tercera de San Francisco en la República (...)

35Por otro lado, uno de los encargados de recolectar información sobre los árboles de San Luis era el Canónigo Segundo Abraham Ponce quien había tenido gran desempeño en la terminación de las obras de la catedral de esa ciudad en 1906. Pero Ponce había acudido a su vez al abogado y organizador del Archivo provincial de San Luis Valentín Arroyo para la recopilación de datos: el 8 de agosto de 1913 Arroyo le envió a Ponce una extensa carta informándole sobre «los diversos árboles que tienen su tradición histórica en esta provincia» argumentando «que después de pacientes investigaciones entre el vecindario y de lo que recuerdo por haber oído referir a mis antecesores» estaba en condiciones de asegurar el nombre y la ubicación de dichos árboles63. En efecto, los antecesores de Arroyo pertenecían a la orden tercera de San Francisco64, por lo tanto no es de sorprender que Ponce acudiera a él para el relevamiento de información.

  • 65 Tarcus, Horacio, Marx en la Argentina. Sus primeros lectores obreros, intelectuales y científicos, (...)

36Sin embargo, tres días después de que Arroyo le comunicara a Ponce sus afirmaciones, el ingeniero Felipe S. Velásquez, enviaba a Udaondo otra carta echándolas por la borda: «en esta provincia no existen árboles verdaderamente históricos», argumentaba. Seguidor de Lallemand, en 1882 Velásquez había ganado el concurso geográfico de memorias descriptivas convocado por el gobierno en ocasión de la Exposición Continental, lo que le permitió publicar en 1889 la «Memoria descriptiva de la provincia de San Luis»65. Velásquez estaba lejos de responder a los intereses de la iglesia y se basaba en sus propias investigaciones para responder el pedido de Udaondo. Pero en un ámbito reducido como podía serlo la ciudad de San Luis hacia 1913, las noticias respecto a posibles desacuerdos y discusiones sobre temas científicos e históricos se propagaban con rapidez.

  • 66 Caja 55, f. 34, FU. AHN.

37El 21 de agosto Ponce escribía a Udaondo explicándole que acompañaba «la opinión autorizada» de Arroyo, «por ser él la persona que a mi juicio está mas habilitada para darla puesto que conoce como ninguno los documentos que obran en los archivos de ésta. De su paciente investigación, tanto de documentos como de la tradición oral es resultado la exposición que acompaño». Y finalizaba la carta agregando: «Muy grato nos sería que, si por otro conducto, recibiese usted otras opiniones contrarias a las expuestas, nos las comunicara para discutirlas por la prensa»66. Era evidente que Ponce conocía el «otro conducto» por el que fluía la información hacia Buenos Aires y tanto él como Arroyo estaban dispuestos a combatirlo a través de la prensa local.

  • 67 Podgorny, Irina, «La prueba asesinada. El trabajo de campo y los métodos de registro en la arqueolo (...)

38Como vemos, la información que Udaondo recibía para la elaboración de su trabajo cobraba densidad hasta transformarse en un verdadero trabajo colectivo de búsqueda, recolección, compilación y discusión respecto de los datos del pasado local: los lugareños con perfil reconocido dentro de la localidad, relevaban y suministraban datos que obtenían gracias a la confianza depositada por los pobladores locales. El grado de confianza se basaba a su vez en su inserción en las redes de sociabilidad local. En este sentido cobraba importancia el tiempo de «arraigo» en la comunidad y la actividad desempeñada en ella: los capellanes, curas, párrocos y guardianes de los conventos, como así también los abogados, comandantes e ingenieros militares aparecían en este contexto como autoridades capaces de aportar relatos «verídicos» y libres de sospechas. Sin embargo, el proceso de relevamiento colectivo de información obligaba a revisar críticamente algunos relatos aceptados como verídicos y, como sucedió con respecto a «la diferencia de edad» asignada al famoso pino de San Lorenzo, muchas veces los relatos consagrados por la tradición contradecían la información aportada por los ingenieros y los científicos, provocando verdaderas contiendas entre los miembros de la elite local. En este contexto, los casos de San Juan y San Luis son ilustrativos al respecto. Este proceso, donde cobraba amplia relevancia la estructura de una red de aficionados, se asentaba en las experiencias sobre circulación de objetos e información tejidas en el ámbito local en las décadas previas, especialmente aquellas que tenían que ver con la provisión de información y piezas arqueológicas para los círculos eruditos67.

El intercambio y la acumulación de experiencias

  • 68 Thompson, E. P., Tradición, revuelta y conciencia de clase, Barcelona, Crítica, 1979; La formación (...)
  • 69 Giddens, Anthony, «Fuera del mecanicismo: E. P. Thompson sobre conciencia e historia», en Historia (...)

39Si el trabajo de acumulación de datos condensaba una tarea colectiva previa basada en la práctica cotidiana del intercambio de información, también la sistematización de esa información que permitía elaborar el relato histórico posterior era producto de la adquisición de saberes teóricos y prácticos sustentadas en un cúmulo de experiencias anteriores. El concepto de «experiencia» que retomamos de los aportes realizados por la historiografía británica68 es utilizado aquí para explicar uno de los aspectos fundamentales del cambio social en el campo de la cultura dentro de la teoría de la «restricción estructural»69: es decir, de qué modo las «experiencias» vividas o las prácticas concretas pueden producir conocimiento y transformarse en generadoras de nuevos comportamientos, ya sea mediante la observación consciente o por la consideración y reflexión. En este contexto, adquieren relevancia la variedad de experiencias desarrolladas por Udaondo y sus allegados en ámbitos diversos y que, sustentadas en la lógica del intercambio de información, de objetos materiales y simbólicos fueron modelando sus acciones.

  • 70 Su padre falleció en 1897 cuando Enrique tenía 17 años y desde ese momento junto a su madre y a su (...)
  • 71 Celebración del Día del Árbol, op. cit., p. 15.

40Hijo de Melitón Udaondo Ortiz Basualdo y de Adela Peña Zelaya, desde muy joven Enrique se desempeñó como administrador de las propiedades rurales de la familia70, lo que contribuyó a que tomara contacto con la Sociedad Rural Argentina. A través de ella conoció las propuestas del Museo Agrícola y adquirió experiencia sobre la reproducción de semillas y la réplica de objetos de la mano del ingeniero Carlos R. Gallardo. Este ingeniero, a quien veremos actuar en 1924 como orador en la fiesta del Árbol organizada en el Museo de Luján, en 1910 promovía la actividad agrícola como gobernador del Territorio Nacional de Río Negro. Había obtenido un espacio importante para la exhibición de los frutales de la región en la Exposición Nacional del Centenario, y para cultivar el amor por la identidad y la cultura nacional, en 1910 presentó a la Sociedad Forestal su propuesta de «plantar vástagos» del «célebre pino de San Lorenzo en todos los pueblos de la República»71. También había solicitado permiso para utilizar los talleres del Arsenal de Guerra para fundir algunos bustos de San Martín y entronizarlos en pueblos y ciudades de la Patagonia. Aprobada la iniciativa, Gallardo dispuso el envío de dos cañones que habían quedado desde los años de la campaña al desierto y de la fundición resultaron ocho estatuas idénticas que en 1912 fueron instaladas en las plazas céntricas de la región.

  • 72 «Estatutos de la Sociedad Forestal Argentina», en Boletín de la Sociedad Forestal Argentina, Año II (...)
  • 73 Ruiz Rodrigo, Cándido y Palacio Lis, Irene, Higienismo, educación ambiental y previsión escolar. An (...)
  • 74 Udaondo, Árboles…, op. cit., p. 11.
  • 75 Carta de Orlando Williams a Udaondo fechada el 26 de agosto de 1913; caja 54. f. 199-200, FU. ANH.
  • 76 Boletín de la Sociedad Forestal Argentina, 1913, p. 1.

41Como vemos, hacia 1910 algunas figuras como el ingeniero Gallardo y los miembros de la Sociedad Rural estaban esbozando propuestas y prácticas concretas vinculadas al conocimiento, control y reproducción de objetos de la naturaleza que fueron retomadas y retroalimentadas desde la Sociedad Forestal Argentina a la cual también Udaondo estuvo vinculado: presidida por el ingeniero Orlando Williams, esta entidad promovió diversas iniciativas para estimular la reforestación regional, impulsar el desarrollo de la industria frutícola y sus derivados, fomentar viveros regionales y campos de experimentación y abordar los problemas técnicos y políticos vinculados a la legislación forestal, la explotación agrícola y el sistema de comercialización de plantas y semillas a bajo costo72. En este contexto la entidad comenzó a organizar la «fiesta del árbol» que por ese entonces cobraba relevancia tanto en Estados Unidos como en los países europeos73: en la introducción del libro, Udaondo reconocía el ejemplo tomado de «la gran república norteamericana» que hacía tiempo había consagrado el día del árbol como de festividad nacional74. Por otro lado, el presidente de la Sociedad Forestal también mencionaba la influencia del contexto intencional: el libro de Udaondo aparecía «en el preciso momento en que el Ministro Clemantel (sic) de Francia nombraba una comisión encargada de velar y cuidar los árboles ligados a los recuerdos históricos de aquella gran nación»75. Recordemos que esta resolución se había producido en el marco del Congreso Internacional Forestal de Paris realizado durante los meses de abril y mayo de 191376 y la información al respecto provenía del paisajista Carlos Thays, quien había participado del encuentro con una exposición sobre «La forestación natural de la República Argentina. El proyecto de los parques Nacionales».

  • 77 Udaondo, Enrique, Apuntes generales del pueblo de San Fernando. Desde su fundación hasta el present (...)
  • 78 Halperín Donghi, Tulio, «Mitre y la formulación de una historia nacional para la Argentina», en Anu (...)

42Estas prácticas que vinculaban a Udaondo con los saberes técnicos de la agricultura aplicada y la domesticación de plantas y animales dentro y fuera de sus establecimientos rurales se fue combinando con sus prácticas de coleccionista, investigador y publicista, desarrolladas dentro del ámbito de los académicos de la historia: emparentado por vía materna con el numismático fundador de la Junta de Historia y Numismática Americana Enrique Peña, Udaondo se vinculó tempranamente con los estudiosos de la historia77. Por otro lado, era un tenaz seguidor de la trayectoria de Mitre, tanto en su labor política como historiográfica. El apartado sobre el «El Pino de San Lorenzo» del catálogo publicado en 1913 contenía muchos fragmentos extractados de la obra de Mitre, «Historia de San Martín». Con el objetivo de consagrar al «héroe de la patria» Mitre78 había comparado a los árboles que tenían alguna vinculación con el prócer con aquellos árboles famosos del mundo otorgándoles un valor histórico a los objetos de la naturaleza:«El tilo de Friburgo, laurel de la victoria de la más antigua república europea; el árbol de Guernica, monumento rústico de las libertades de un pueblo; el sauce de Santa Elena, melancólica corona de la grandeza militar en el destierro; la planta del café, que como un retoño de vida, crece en la tumba de Washington, agitarán sus hojas al soplo de la gloria para confundir sus rumores con el de las palmeras de Yapeyú y el pino de San Lorenzo en el día en que las cenizas del héroe argentino vuelvan triunfantes al seno de la patria».

  • 79 Citas extraídas del folleto preparado para la fiesta del árbol el 19 de agosto de agosto de 1923; c (...)
  • 80 Bertoni, Lilia Ana, Patriotas, cosmopolitas y nacionalistas. La construcción de la nacionalidad arg (...)
  • 81 Rojas, Ricardo, La restauración nacionalista, Bs. As., Peña Lillio Editor, 1971.

43Udaondo reprodujo este párrafo con la cita correspondiente no solo en su trabajo sobre los «árboles históricos» sino también en varios de los folletos dedicados al «pino de San Lorenzo» que se distribuían anualmente en las fiestas del árbol durante las décadas siguientes79. En resumen, Udaondo retomó del relato historiográfico de Mitre los conceptos fundamentales que permitían dotar a algunos ejemplares de la naturaleza de un significado histórico concreto. Sin embargo, nutrió a la historia mitrista con los componentes propios del nuevo contexto sociocultural e historiográfico que atravesaba la Argentina en la década de 1910. Algunas de estas iniciativas se basaban en el esquema de educación patriótica nacionalista propuesto por Ramos Mejía y Ricardo Rojas: la «pedagogía de las estatuas», un renovado impulso de las fiestas cívicas para ritualizar las «tradiciones»80 y la formación de museos de historia nacional como instrumentos didácticos81. Si para Rojas la clave estaba puesta en llenar de «estatuas» el espacio público, la de Udaondo parecía ser la de «sembrar» el territorio de «árboles patrios» utilizando para ello las consignas de Mitre aunque superándola mediante propuestas tales como el señalamiento de los árboles, la realización de «peregrinaciones patrióticas» al lugar para visualizar el árbol y «evocar» el hecho histórico, y la utilización de postales y fotos para «reconstituir» el hecho histórico a través de la visualización de las evidencias. En este contexto, adquiere sentido también la propuesta del ingeniero Gallardo de «reproducir retoños de pino de San Lorenzo» y «multiplicar» bustos de San Martín para cultivar los ideales cívicos y el sentimiento nacional.

  • 82 En una carta personal que se conserva incompleta pero que le fue enviada a Udaondo desde Hungría el (...)
  • 83 Folleto de la fiesta del árbol el 19 de agosto de agosto de 1923; caja 54, f. 365-366, FU. ANH.
  • 84 Calvo, Nobiliario del antiguo Virreinato…, op. cit., p. 343
  • 85 En 1918 el trozo del árbol había sido expuesto por Udaondo en una de las vitrinas del Museo Popular (...)

44Sin embargo, en la producción de su trabajo, Udaondo también incluyó conocimientos de sus propias experiencias personales producto de su viajes «de expedición» por Europa82: además de la trascripción de Mitre sobre el pino de San Lorenzo que hacía referencia al árbol de Guernica, a pié de página y como «nota del autor» informaba, por ejemplo, que «el tronco seco del árbol simbólico de las libertades eúskaras se conserva en Guernica bajo de un enorme fanal de vidrio»83. Efectivamente, sabemos que al menos entre 1911 y 1912 Udaondo visitó Europa y de la tierra de su abuelo Juan Bautista de Udaondo y Luja84, en Guernica, trajo un fragmento de tronco seco del famoso árbol85. Por lo tanto esas experiencias recogidas, donde seguramente también contaba la lectura de los trabajos de los Ingenieros de Montes españoles y los intentos de catalogar los «árboles singulares», lejos de permanecer inertes y olvidadas, eran incorporadas activamente dando como resultado la producción y difusión de nuevos conocimientos.

Conclusión

45La elaboración del estudio sobre los árboles históricos fue producto de un proceso colectivo de búsqueda, acopio, recopilación y circulación de información basado en una infraestructura material concreta e identificada: historiadores reconocidos, coleccionistas aficionados, políticos y funcionarios públicos, miembros de congregaciones religiosas, del ejército, ingenieros, naturalistas, medios de prensa, la Sociedad Forestal y «referentes» de la elite socio-cultural de la época, actuaron conformando un complejo conglomerado de redes sociales sustentadas en vínculos personales construidos previamente. Pero también el sistema de correos que permitía la llegada de la información desde las regiones del interior al domicilio particular de Udaondo en Buenos Aires, las casas comerciales dedicadas a la fotografía y los talleres gráficos y casas editoriales que garantizaban la difusión de la información en mayor escala, formaron parte indispensable del proceso de transformación de los objetos naturales en «objetos históricos».

  • 86 El 19 de julio de 1926, el Ministerio de Agricultura de la Nación decretó la organiza-ción de los f (...)

46Sin embargo, la transformación de los árboles en una colección de «reliquias históricas» estuvo basada en el diseño de una fórmula «coherente» y comprensible para exhibir y darle sustento histórico a esa colección creada: se trataba de un conjunto de especies vegetales resignificadas y consideradas «históricas» por estar ligadas a través de hechos o personajes significativos al «pasado de la patria». Considerados «testigos vivos» de los hechos, la materialidad de los árboles era incorporada a las concepciones historiográficas vigentes consagrando a los conquistadores españoles y a los héroes de la patria como «plantadores de árboles». A su vez el discurso permitía adjudicar a determinadas especies de árboles el rol de «representantes» de la Argentina colonial, dejando ausente a los territorios patagónicos y consagrando al «ombú» como árbol esencialmente argentino. Durante la década de 1920 el proceso se consolidó: los restos materiales de hojas y troncos fueron incorporadas en las vitrinas de los museos, se realizaron actos públicos para celebrar la reproducción de «ejemplares genuinos» al interior de las instituciones y sobre todo se asistió a una circulación masiva de folletos, hojas sueltas y ediciones aumentadas del catálogo de Udaondo incluido ahora en el mercado de bienes materiales y simbólicos. Sus páginas servían de fundamento para los discursos y actividades organizadas por Udaondo en el Museo de Luján y el Museo Popular de Tigre, por la Sociedad Forestal en Buenos Aires y luego por los maestros en las escuelas públicas en ocasión de celebrarse el «Día del Árbol»86.

47Pero el proceso de constitución de los objetos de la naturaleza en objetos de interés científico e histórico no había sido creado deliberadamente por Udaondo o por figuras consagradas en los ámbitos académicos sino por el «sentido común» construido colectivamente: en la Argentina de 1910 éste se sustentaba sobre la base de «lo que existe», y lo que existía, tanto en el orden natural como sociocultural estaba dado por lo que se podía «visualizar», por lo que se podía «contar», «ordenar», «seleccionar», «coleccionar», «reproducir» y «resguardar», acciones todas modeladas por aprendizajes previos. En primer lugar, el interés por los árboles –desde el resguardo de determinados ejemplares hasta el impulso por la forestación de los territorios– surgió como parte de un vasto plan de acción tendiente a lograr determinados fines relacionados con la obtención de beneficios materiales concretos vinculados al desarrollo agrícola y a una problemática internacional más amplia. En el diseño y la difusión de estas acciones desempeñaron un rol fundamental entidades tales como la Sociedad Rural y la Sociedad Forestal Argentina.

  • 87 Rudwick, Martin, «The Emergence of a Visual Language for Geological Science 1760-1840», en History (...)

48Por otro lado, la convergencia de conocimientos amplios y diversos tramados tanto dentro como afuera del campo académico moldearon la concepción de Udaondo acerca de la importancia de construir un «colección nacional» compuesta por objetos de la naturaleza que se suponían «históricos» y que pasaría a ser difundida a través de un verdadero «museo de papel»87. Mediante la combinación de conocimientos sobre la clasificación botánica de las especies del reino vegetal propias del siglo XVIII y las teorías, técnicas y procedimientos propios de la ciencias sociales y la historia de fines del siglo XIX, elaboró un catálogo sistematizado de «árboles históricos» para que las imágenes, al igual que las semillas del pino y los bustos de San Martín, se reprodujeran ante la vista de un público que debía ser educado para discernir las diferencias entre un árbol «común» y uno «histórico». La idea del catálogo derivaba entonces de la sumatoria de «experiencias», aprendidas y reflexionadas, ante la necesidad de dar cumplimiento a una serie de objetivos concretos: aplicar los conocimientos de la ciencia para reordenar, reclasificar y difundir mecanismos para impulsar el traslado y cultivo de especies forestales de rentabilidad económica para la producción agrícola e industrial, crear «símbolos visuales» destinado a la «veneración patriótica» y producir conocimiento histórico a través de los restos materiales del pasado eran algunos de ellos.

Haut de page

Annexe

CUADRO 1. La colección de «árboles históricos» en 1913

N° de orden dado por Udaondo

Nombre con el que se lo menciona en el catálogo

Especie

Nombre científico mencionado por Udaondo

Provincia donde se encuentra el ejemplar

Origen

Importado

o

Americano

Valor atribuido al árbol

I

Pino de San Lorenzo

Pino

Santa Fe

I

Bajo su sombra descansó San Martín

II

Ombú del Virrey Vértiz

Ombú

Bs. As.

San Isidro

A

Perteneciente al Virrey Vértiz «funcionario dignísimo y progresista»

III

Naranjo de San Francisco Solano

Naranjo

La Rioja

I

Plantado por San Francisco

IV

Ombú de la Esperanza

Ombú

Bs. As. San Isidro

A

Sentados en su tronco, San Martín, Pueyrredón y Guido juraron consumar la independencia nacional

V

Algarrobo de Pueyrredón

Algarrobo

Prosopis nigra

Bs. As.

San Isidro

A

Bajo el árbol conferenciaron en 1818 San Martín y Juan Martín de Pueyrredón

VI

Naranjo de Sor María

Naranjo

Bs. As.

I

Plantado en 1795 por la «insigne misionera».

VII

Pino de las Ruinas

Pino

Pinus pinea

Mendoza

I

Plantado por los jesuitas en el Convento de San Francisco, testigo de «los días de gloria y de luto de la ciudad»

VIII

Pino del Dr. Costa

Pino

Pinus maritima

Bs. As.

San Isidro

I

Perteneció a. J. M. de Pueyrredón y al Dr. Costa a cuya sombra se celebra-ron pactos políticos de trascendencia nacional

IX

Algarrobo del Coronel Alvarez Prado

Algarrobo

Prosopis nigra

Jujuy

A

A cuyo pié fue tomado prisionero por tropas españolas, Alvarez Prado en 1819

X

Sauce de San Martín y O´Higgins

Sauce

Mendoza

El Plumerillo

A

Dio sombra a los generales entre 1814 y 1817

XI

Olivo de Arauco

Olivo

La Rioja

I

Situado en el departamento de Arauco, se salvó de la destrucción ordenada por una Real Orden de la Corte del España en el siglo XVII

XII

Algarrobo del General Paz

Algarrobo

Córdoba

A

Descansó Paz en vísperas de la batalla de Oncativo, 1830

XIII

Palmera de Avellaneda

Palmera

Phoenix Dactylífera

Bs. As

I

Plantada por Avellaneda

XIV

Palo borracho de la Batería

Palo borracho

Chorisia speciosa

Corrientes

A

Testigo del combate entre argentino y para-guayos en 1865

XV

Ñandubay de Pago Largo

Ñan-dubay

Prosopis ñandubay

Corrientes

A

A su pié fueron diezmados los patriotas correntinos en 1839

XVI

Ombú de Sobre Monte

Ombú

Bs. As

A

En 1806 dio sombra al funda-dor de la ciudad de San Fernando

XVII

La Isla de Sarmiento

Varios

Bs. As.

Arboledas planta-das por Sarmiento

XVIII

Ombú de Pueyrredón

Ombú

San Luis

A

Plantado por Pueyrredón

XIX

Ombú de Perdriel

Ombú

Bs. As.

A

«testigo mudo» de los sucesos de Perdriel durante las invasiones inglesas de 1806

XX

Pinos históricos

Pinos

Bs. As.

I

Plantados por el Presbítero Feliciano Pueyrredón a fines del siglo XVIII

XXI

Moras y acacias negras de Caseros

Moras y acacias

Maclura mora y robinia pseudo acacia

Bs. As

I

Partícipes de los sucesos de 1852 en Caseros

XXII

Aromos del perdón

Aromo

Acacia aroma

Bs. As.

I

Plantado por Manuelita Rosas en 1838 y a cuya sombra fueron indultados numerosos prisioneros

XXIII

Ombú de Santos Lugares

Ombú

Bs. As

A

Sin datos en 1913

XXIV

Parra de San Miguel

Parra

Bs. As.

Plantada en 1738 por el Presbítero D. Juan González Aragón, fundador del templo de San Miguel

XXV

Sauce del Canal

Sauce

Salix babilónica

Bs. As.

A

Plantado en 1848 por el jefe de los Santos Lugares de Rosas, Coronel Antonino Reyes

XXVI

Olmo del Rincón de López

Olmo

Ulmus efusa

Bs. As.

I

Descansó Mitre

XXVII

Pacará de Segurola

Pacará

Bs. As.

A

A cuya sombra vacunaba al vecindario el Dean Saturnino Segurola en los años 1810-1830

XXVIII

Alameda de San Martín

Alameda

Populus fustigiata y

Populus nigra

Mendoza

Mandada a plantar por San Martín en 1814

XXIX

Estancia San José

Varios

Entre Ríos

Arboledas plantada por Urquiza

Higuera de Sarmiento

Higuera

San Juan

I

Retoño de la que mencionó Sarmiento en un de sus obras

XXX

Tipa de la Indepen-dencia

Tipa

Tucumán

A

Belgrano juró la independencia a orillas del Río Pasaje, en 1813

XXXI

Pino de Santa Lucía la vieja. Una leyenda federal

Pino

Bs. As.

I

Estaba situado junto al oratorio de Santa Lucia y en 1840 intentó ser derribado por los mazorqueros de Rosas. Murió a causa de una sequía en 1878

XXXII

Cebil de Guemes

Cebil

Salta

A

Testigo de la muerte

Barrancas del Paraná

Barrancas de Obligado

Tala de Lamadrid

Tala

A

Sin datos en 1913

Algarrobo de Borges

Algarrobo

Santiago del Estero

A

Testigo del fusilamiento de Borges en 1817

Elaboración propia cotejando las notas de Udaondo, los borradores de la 1° edición de «Árboles históricos de la Argentina» y la edición publicada en 1916; caja 55, f. 452 y 392, Fondo Udaondo, Academia Nacional de la Historia.

Haut de page

Notes

1 Celebración del Día del Árbol. Plantación de retoños históricos, Bs. As., Talleres Gráficos Issely y Darré, 1924.

2 Podgorny, Irina, «La mirada que pasa: museos, educación pública y visualización de la evidencia científica», História, Ciências, Saúde-Manguinhos, 2005, vol. 12, p. 231-264; Podgorny, Irina y Lópes, Margaret, El desierto en una vitrina. Museos e historia natural, México, Limusa, 2008.

3 Podgorny, Irina, «Antigüedades portátiles: transportes, ruinas y comunicaciones en la arqueología del siglo XIX», en História, Ciências, Saúde-Manguinhos, 2008, vol. 15, p. 577-595; Bourguet, Marie-Noelle, Licoppe, Christian y Sibum, Otto (eds.), Instruments, Travel and Science: Itineraries of precision from the Seventeenth to the Twentieth Century, Londres y Nueva York, Routledge, 2002.

4 Lepetit, Bernard (dir), Les formes de l´expérience. Une autre histoire sociales, Paris, Albin Michel, 1995; Chartier, Roger, « Introduction générale », en Blanckaert y otros (eds.), Le Muséum au premier siècle de son histoire, Paris, Muséum National d’Histoire Naturelle, 1997, p. 9-13.

5  Retomamos aquí el concepto de «sentido común» de Gramsci desarrollado posteriormente por E. P. Thompson; Gramsci, Antonio, «Introducción al estudio de la filosofía», en Cuadernos de la cárcel N° 11, 1932-1933; Thompson, E. P., «Folclore, antropología e historia social», en Historia Social, Nº 3, Valencia, 1989, p. 81-102.

6 Respecto a la constitución de los objetos científicos seguimos los lineamientos vertidos en Daston, Lorraine (ed.), Biographies of scientific objets, USA, The University of Chicago Press, 2000, p. 4-10.

7 (1785-1821), caudillo y militar que actuó en las regiones del norte del país contra el avance del ejército español.

8 Catálogo del Museo Histórico Nacional, Ministerio de Educación de la Nación, Tomo I, Bs. As., 1951, p. 383.

9 (Buenos Aires 1880-1967). Reconocido como coleccionista, publicista e historiador, participó en agrupaciones políticas y asociaciones religiosas y culturales de diversa índole. Desde 1923 integró la Junta de Historia y Numismática Americana que en 1938 fue reconocida oficialmente como Academia Nacional de la Historia. También ocupó un rol destacado como organizador de museos dentro de la provincia de Buenos Aires: el Museo Escolar de Tigre (1918), el Museo Histórico y Colonial de la Provincia de Buenos Aires (Luján) que dirigió desde su inauguración en 1923, el Museo y Biblioteca del Acuerdo de San Nicolás (1936), el Museo gauchesco «Ricardo Guiraldes» (1938) en San Antonio de Areco, el Parque y Museo «Los Libres del Sur» (1939) en Dolores y el Museo pampeano y Parque «Los Libres del Sur» (1939) en Chascomús.

10 Udaondo, Enrique, Árboles históricos de la República Argentina, 1916, p. 41-43. En 1907 se había iniciado la causa de canonización y en 1913, cuando Udaondo escribía el libro, se estaba presentando en Roma, sin embargo hasta el día de hoy María Antonia no pasó de ser «Sierva de Dios»; al respecto ver BIANCHI, Susana (2007), «Vita Santorum: la construcción de la santidad en el catolicismo contemporáneo», en Anuario del IEHS, N° 22, p. 373-392.

11 Udaondo, Árboles…, op. cit., p. 65-67.

12 Carta manuscrita de Luis Córdoba a Udaondo el 26 de junio de 1913; caja 55, f. 9-10, Fondo Udaondo, Archivo de la Academia Nacional de la Historia (en delante FU. ANH)

13 Udaondo, Árboles..., op. cit., p. 130-132.

14 Carta de Dario Arias a Udaondo el 26 de junio de 1913; caja 55, f. 10-11, FU. ANH.

15 Udaondo, Árboles…, op. cit., p. 128-129.

16 Ibidem, p. 50-52.

17 Ibidem, p. 105-107.

18 AA. VV, La Junta de Historia y Numismática y el movimiento historiográfico en la Argentina (1893-1938), Bs. As., Academia Nacional de la Historia, Tomo I y II, 1995 y 1996; Cattaruza, Alejandro, «Descifrando pasados: debates y representaciones de la historia nacional» en Cattaruzza, Alejandro (dir.), Nueva Historia Argentina, Bs. As., Sudamericana, Tomo 7, 2001, p. 429-476; Cattaruzza, Alejandro y Eujanian, Alejandro, Políticas de la Historia Argentina (1860-1960), Bs. As., Alianza, 2003.

19 Caja 55, f. 392, FU. ANH.

20 Contabilizamos la higuera de Sarmiento aunque Udaondo no la numeró, ver cuadro 1.

21 Udaondo, Árboles…, op. cit., p. 136-138; caja 55, f. 117-129, FU. ANH.

22 Udaondo, Árboles…, op. cit., p. 137.

23 (Toledo, 1741-Madrid, 1818). Su influencia fue decisiva para el traslado del Real Jardín Botánico de Madrid desde la Huerta de Migas Calientes, a las afueras de Madrid, a su actual ubicación en el Salón del Prado, en el año 1781. Mantenía correspondencia con los grandes botánicos de la época, sobre todo extranjeros, cuyas obras tradujo al castellano.

24 Podgorny, y Lópes, El desierto…, op. cit., cap. 4.

25 Carta de Carlos Berg al director del Museo Histórico Adolfo P. Carranza el 22 de septiembre de 1894; Archivo del Museo Histórico Nacional.

26 Boletín de la Sociedad Forestal Argentina, 1914, p. 5; caja 54, FU. ANH.

27 Garavaglia, Juan Carlos, Pastores y labradores de Buenos Aires. Una historia agraria de la campaña bonaerense 1700-1830, Bs. As, Ediciones de la Flor, 1999, p. 21-22.

28 Adolfo P. Carranza había dirigido también la publicación El Museo Histórico (1890-1892).

29 Ilustración Histórica Argentina, Bs. As., Editores Propietarios J. Weiss y Preusche, 1908.

30 Catálogo descriptivo de las colecciones de productos naturales, agrícolas, animales e industriales, reunidas por la Comisaría General de Agricultura, Bs. As., Imprenta y Casa Editora Juan A. Alsina, 1911, p. XI-XII.

31 «Cereales, 4506 muestras; oleosas, 983; sacaríferas, 37; tuberosas y raíces, 53; leguminosas, 162; pseudo-alimenticias, 372; textiles, 103; tintóreas y curtiembres, 8; plantas verdes, secas y en herbario, 818; frutas y hortalizas, 157; maderas, 700; cortezas, aserrines, gomas, resinas, etc, 72; semillas para la siembra, 135», Catálogo…op. cit., p. XIII y XIV.

32 Otero, Hernán, Estadística y Nación. Una historia conceptual del pensamiento censal de la Argentina moderna 1869-1914, Bs. As., Prometeo, 2006, p. 192-197.

33 Lópes, Maria Margaret y Murrielo, Sandra, «El movimiento de los museos en Latinoamérica a fines del siglo XIX: el caso del Museo de La Plata», en Asclepio, Vol. LVII, 2005.

34 Fernández Clemente, Eloy, «Las revistas de los ingenieros», tomado del sitio http://www.unizar.es/eheep/eloy9.pdf

35 Armenteras, Andrés Avelino de, Árboles y montes: Curiosidades artísticas e históricas de los montes. Madrid, Imprenta de Ricardo Rojas, 1903; Poesías Forestales: colección de poesías de autores antiguos y modernos que cantan los árboles y los montes, Madrid, Imp. R.F. de Rafou, 1913.

36 Laguna Lumbreras, Emilio, «Los árboles singulares en el medio natural valenciano durante la Ilustración», en Laguna Lumbreras, Cebrián Gimeno y Galiana Galán, Los árboles de la Ilustración en el paisaje forestal, Valencia, Real Sociedad Económica de los Amigos del País, 2002, p. 520-531.

37 Pérez-Soba Diez del Corral, Ignacio y Juan Picos, Martín, «Antecedentes de la protección legal de los árboles singulares en España», en Montes. Revista de Ámbito Forestal, N° 60, 2000, p. 72-80.

38 Codorníu Ricardo, «El turismo, protector del árbol», en Revista de Montes, N° 861, Madrid, 1912.

39 Manuscrito del libro fechado el 9 de julio de 1913, caja 55, f. 131-132, FU. ANH.

40 Ibidem.

41 Caja 54; f. 201-204, FU. ANH.

42 Caja 55, FU. ANH.

43 Podgorny, Irina, «De ángeles, gigantes y megaterios. Saber, dinero y honor en el intercambio de fósiles de las provincias del Plata en la primera mitad del siglo XIX», en Salvatore, Ricardo (comp.), Los lugares del saber. Contextos locales y redes trasnacionales en la formación del conocimiento moderno, Bs. As., Beatriz Viterbo, 2007, p. 125-158

44 Blasco, María Elida, «Comerciantes, coleccionistas e historiadores en el proceso de gestación y funcionamiento del Museo Histórico Nacional», Entrepasados, en prensa.

45 Udaondo, Enrique, El Dean Segurola. (Apuntes sobre su biografía), Bs. As, 1912, «Acción Civilizadora del Clero en nuestra patria», en El trabajo, Año IV, Nº 12, 1913.

46 Romero, Luis Alberto, «Una nación católica: 1880-1946», en Altamirano, Carlos (ed), La Argentina en el siglo XX, Bs. As, Ariel, 1999, pp. 314-324; Zanatta, Loris, Del estado liberal a la nación católica. Iglesia y ejército en los orígenes del peronismo, Bs. As, Universidad Nacional de Quilmes, 1996.

47 Caja 55, f. 13 y 23, FU. ANH.

48 Ibidem.

49 Udaondo, Árboles…, op. cit., p. 30-31.

50 Caja 55, f. 6, 9-10 y 13, FU. ANH.

51 Caja 55, f. 37, FU. ANH.

52 Caja 55, f. 347, FU. ANH.

53 Piccirilli, Ricardo, Romay, Francisco y Gianello, Leoncio (dir.), Diccionario Histórico Argentino, Tomo II, Bs. As., Ediciones Históricas Argentina, 1953, p. 562.

54 Caja 55, f. 2, FU. ANH.

55 Piccirilli, Romay y Gianello, (dir.), Diccionario..., op. cit., Tomo V, Bs. As., Ediciones Históricas Argentina, p. 503-504.

56 En 1904 Mom y Laurentino Vigil escribieron «Heráldica Militar Argentina», una obra que fue editada en 1910 como La Historia de los Premios Militares Nacionales por el Ministerio de Guerra de la Nación; Stamponi, Guillermo, El ceremonial en la Argentina. Del siglo XVII a nuestros días, Bs. As., Academia Argentina de Ceremonial, 2003, p. 89.

57 Gammalsson, Hialmar, Juan Martín de Pueyrredón, Bs., As., editorial y librería Goncourt, 1968.

58 Quesada, Ernesto, Los numismáticos argentinos, 1918, p. 10.

59 Podgorny y Lópes, El desierto…, op. cit.

60 Caja 55, f. 24, FU. ANH.

61 Ferrari, Roberto, Germán Avé-Lallemant: introducción a la obra científica y técnica de Germán Avé-Lallemant en la República Argentina, San Luis, Nahuel, 1993.

62 Carta de Yofré a Fontana del 24 de julio de 1913 y de Fontana a Udaondo el 25 de julio; caja 55, f. 25 y 105-107, FU. ANH.

63 Caja 55, f. 26-28, FU. ANH.

64 Udaondo, Enrique, Crónica histórica de la venerable Órden Tercera de San Francisco en la República Argentina, Bs. As., Sebastián de Amorrortu, 1920, p. 403.

65 Tarcus, Horacio, Marx en la Argentina. Sus primeros lectores obreros, intelectuales y científicos, Bs. As., Siglo XXI, 2007, p. 179.

66 Caja 55, f. 34, FU. AHN.

67 Podgorny, Irina, «La prueba asesinada. El trabajo de campo y los métodos de registro en la arqueología en los inicios del siglo XX», en Saberes locales, ensayos sobre historia de la ciencia en América Latina, ediciones Zamora, El Colegio de Michoacán, 2008

68 Thompson, E. P., Tradición, revuelta y conciencia de clase, Barcelona, Crítica, 1979; La formación de la clase obrera en Inglaterra, Barcelona, Crítica, 1989; Costumbres en Común, Barcelona, Crítica, 1995; Williams, Raymond, Palabras claves. Un vocabulario de la cultura y la sociedad, Bs. As., Nueva Visión, 2000; Cultura y sociedad 1780-1950; Bs. As. Nueva Visión, 2001; Anderson, Perry, Teoría, política e historia. Un debate con E. P. Thompson, Madrid, Siglo XXI, 1985.

69 Giddens, Anthony, «Fuera del mecanicismo: E. P. Thompson sobre conciencia e historia», en Historia Social N° 18, 1994, p. 153-170.

70 Su padre falleció en 1897 cuando Enrique tenía 17 años y desde ese momento junto a su madre y a su hermano Arturo se dedicó a la administración de las propiedades porteñas y rurales en distintos partidos de la provincia de Buenos Aires. De los 8 hijos del matrimonio (5 mujeres y 3 varones), hacia 1910 quedaban vivas las mujeres y Enrique y Arturo quienes se encargaban de la producción de las propiedades; Calvo, Carlos, Nobiliario del antiguo Virreinato del Río de la Plata, Tomo II; Bs, As., Librería y editorial «La Facultad», 1936, p. 345.

71 Celebración del Día del Árbol, op. cit., p. 15.

72 «Estatutos de la Sociedad Forestal Argentina», en Boletín de la Sociedad Forestal Argentina, Año II, N° 8, 1914; caja 55, f. 199-200, FU. ANH; Tobal, Miguel Angel, La difusión del árbol en nuestro país y uno de sus grandes precursores; Bs. As., El Ateneo, 1951.

73 Ruiz Rodrigo, Cándido y Palacio Lis, Irene, Higienismo, educación ambiental y previsión escolar. Antecedentes y prácticas de Educación Social en España (1900-1936), Universidad de Valencia, 1999, p. 155-159.

74 Udaondo, Árboles…, op. cit., p. 11.

75 Carta de Orlando Williams a Udaondo fechada el 26 de agosto de 1913; caja 54. f. 199-200, FU. ANH.

76 Boletín de la Sociedad Forestal Argentina, 1913, p. 1.

77 Udaondo, Enrique, Apuntes generales del pueblo de San Fernando. Desde su fundación hasta el presente 1806-1902, San Fernando, 1902; Udaondo, Enrique y Beccar Varela, Adrián, Plazas y calles de Buenos Aires. Significación histórica de sus nombres, Bs. As., Talleres gráficos de la Penitenciaría Nacional, 1910.

78 Halperín Donghi, Tulio, «Mitre y la formulación de una historia nacional para la Argentina», en Anuario del IEHS, N° 11, Tandil, 1996, p. 57-69.

79 Citas extraídas del folleto preparado para la fiesta del árbol el 19 de agosto de agosto de 1923; caja 54, f. 365-366, FU. ANH.

80 Bertoni, Lilia Ana, Patriotas, cosmopolitas y nacionalistas. La construcción de la nacionalidad argentina a fines del siglo XIX, Bs. As., Fondo de Cultura Económica, 2001.

81 Rojas, Ricardo, La restauración nacionalista, Bs. As., Peña Lillio Editor, 1971.

82 En una carta personal que se conserva incompleta pero que le fue enviada a Udaondo desde Hungría el 13 de abril de 1913, se menciona que «pasó y un año desde la grata visita de Ud. a ésta su casa en su viaje de expedición por Europa», caja 82, f. 30-31, FU. ANH.

83 Folleto de la fiesta del árbol el 19 de agosto de agosto de 1923; caja 54, f. 365-366, FU. ANH.

84 Calvo, Nobiliario del antiguo Virreinato…, op. cit., p. 343

85 En 1918 el trozo del árbol había sido expuesto por Udaondo en una de las vitrinas del Museo Popular de Tigre que dirigía; Catálogo del Museo Popular de las Conchas, Tigre, 1920.

86 El 19 de julio de 1926, el Ministerio de Agricultura de la Nación decretó la organiza-ción de los festejos en las escuelas e instituciones públicas y la «repartija» de semillas, plantas y árboles entre los ganadores de los concursos; caja 55, f. 251, FU. ANH.

87 Rudwick, Martin, «The Emergence of a Visual Language for Geological Science 1760-1840», en History of Science, vol. 14, 1976, pp. 149-195; «Georges Cuvier's paper museum of fossil bones», en Archives of natural history, vol. 27, No 1, 2000, p. 51-68.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

María Elida Blasco, « Un panteón de naturaleza nacional: la transformación de los árboles en «reliquias históricas argentinas», 1910 y 1920 », L'Ordinaire des Amériques, 212 | 2010, 75-104.

Référence électronique

María Elida Blasco, « Un panteón de naturaleza nacional: la transformación de los árboles en «reliquias históricas argentinas», 1910 y 1920 », L'Ordinaire des Amériques [En ligne], 212 | 2010, mis en ligne le 01 novembre 2015, consulté le 23 juin 2018. URL : http://journals.openedition.org/orda/2492 ; DOI : 10.4000/orda.2492

Haut de page

Auteur

María Elida Blasco

Archivo del Museo de La Plata-CONICET

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
L’Ordinaire des Amériques est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo IPEAT
  • Logo Université Toulouse-Jean Jaurès
  • Logo Université de Toulouse
  • Logo Latindex
  • OpenEdition Journals