Navigation – Plan du site

AccueilORLA (ancienne série)212La creación de objetos históricosTres Destinos, la Patria en ruinas

La creación de objetos históricos

Tres Destinos, la Patria en ruinas

Fernando Francisco Gandolfi
p. 127-156

Résumés

Il reste peu d’éléments authentiques dans les trois oeuvres présentées comme les principaux lieux architecturaux de la saga indépendantiste de la République d’Argentine, devenus, logiquement, « Patrimoine de la Patrie ». Les différentes interventions effectuées dans le cadre discursif et esthétique de la « Renaissance coloniale » – qui ont permis le sauvetage matériel des édifices et le renforcement de leur puissance symbolique, ont donné lieu à des disputes disciplinaires, et plus largement, idéologiques sur le statut de « Monument Historique National ». L’incertitude quant au destin – jusqu’à présent commun – de ces œuvres ouvre un véritable champ de réflexion.

Haut de page

Entrées d’index

Haut de page

Notes de l’auteur

El título remite a Tres Destinos, serie televisiva de carácter histórico, emitida en la Argentina durante 1966, año en que se conmemoró el Sesquicentenario de la independencia nacional. El guión era de Mercedes Antón, la adaptación de Lionel Barrie y la dirección de David Stivel.

Texte intégral

Colaboración en archivo: Ignacio Loyola

Estas son las últimas cosas –escribía ella. Desaparecen una a una y no vuelven nunca más.
Puedo hablarte de las que yo he visto, de las que ya no existen; pero dudo que haya tiempo para ello.
Ahora todo ocurre tan rápidamente que no puedo seguir el ritmo. No espero que me entiendas. Tú no has visto nada de esto y, aunque lo intentaras, jamás podrías imaginártelo.
Éstas son las últimas cosas. Una casa está aquí un día y al siguiente desaparece. Una calle, por la que uno caminaba ayer, hoy ya no está aquí.

Paul Auster, El país de la últimas cosas.
[
In the Country of Last Things, 1987]
Barcelona, Anagrama, 1994

Introducción

  • 1 Gandolfi, Fernando: «La casa de Rosas: la destrucción del patrimonio como práctica ideológica», en (...)

Si las cargas de dinamita colocadas por miembros del Ejército Argentino a lo largo de los principales muros del edificio –donde por un breve lapso funcionó, precisamente, el Colegio Militar– no hubieran sido detonadas al conmemorarse un nuevo aniversario de la batalla de Caseros, podríamos pensar que la voladura del antiguo caserón de Rosas obedecía mas a la voluntad de integrar el predio al parque cuyo nombre ya celebraba la derrota del Restaurador, que al poco sutil intento de borrar una de las huellas materiales –quizá la de mayor carga simbólica– de su paso por la historia de la Nación. Pero, efectivamente, las mechas respectivas fueron encendidas– cual festivos fuegos de artificio– el 3 de febrero de 1899. Explosiva alegría o festejo con que el presidente J. A. Roca acometía la transformación definitiva del parque creado por Avellaneda en 1874. En este caso, el valor histórico que pocos años mas tarde postularía Alois Riegl, tendría una valencia contraria a la conservación del bien y serviría como expediente para la anticipada y violenta destrucción que un monumento modesto pero sumamente evocativo y, por tanto molesto.1

1La destrucción, por acción o por omisión, parece ser el destino trágico e inexorable de aquellas obras arquitectónicas devenidas, por distintas circunstancias, en monumentos patrios de la Argentina. Pero, tanto la decadencia material y simbólica como la resurrección –bajo variadas formas– de aquellos bienes utilizados para representar los principales hitos de la saga independentista, no parece resultar fortuita sino atravesada no sólo por circunstancias económicas o burocráticas sino fundamentalmente ideológicas.

  • 2 Acta de la Declaración de la Independencia El Redactor del Congreso Nacional (1816), n° 6, tomado d (...)

2Más allá de una discusión historiográfica respecto al contenido de cada una de ellas, el 25 de Mayo de 1810 y el 9 de Julio de 1816 son consideradas las fechas patrias paradigmáticas de la historia argentina. La primera como punto culminante de la Revolución de Mayo –momento de quiebre de la dominación española– y la segunda como circunstancia en la que se declara formalmente la independencia de las Provincias Unidas en Sud América2.

  • 3 La antigua Plaza Mayor fue rebautizada Plaza de la Victoria tras las Invasiones inglesas de 1806 y (...)
  • 4 Se trata de uno de los 30 pueblos que formaron parte de las Misiones Jesuíticas, situado a orillas (...)
  • 5 José Francisco de San Martín y Matorras nació en Yapeyú el 25 de febrero de 1778 y toda la familia (...)

3El 25 de Mayo tuvo como escenario a la Plaza de la Victoria3 y al Cabildo de Buenos Aires como edificio emblemático; mientras que el Congreso de la Provincias Unidas con sede en la «benemérita y muy digna Ciudad de San Miguel de Tucumán» se desarrolló en la casa particular de Francisca Bazán de Laguna, valorada como bien patrio tras ser demolida y, finalmente, denominada en forma oficial «Casa histórica de la Independencia». Si éstas fueron instaladas en la sociedad argentina como las dos sedes de la Patria por excelencia, a su «padre » el General José de San Martín, correspondió aportar la tercera: su casa natal de Yapeyú4, en la que solo vivió hasta los tres años de edad5.

4Un edificio público proyectado para asiento de las autoridades virreinales en Buenos Aires proyectado por un arquitecto y monje jesuita, una vivienda particular construida en San Miguel de Tucumán a fines del siglo XVII por el intendente Diego Bazán y Figueroa y una casa levantada en ladrillos rústicos cerca de la costa del río Uruguay –en la actual provincia de Corrientes– que fuera residencia del Teniente gobernador Juan de San Martín, constituyen el material de una operación tendiente a consolidar una idea de Nación a partir del culto a Héroes y tumbas, a constituir los monumentos fundacionales de la Patria; un escueto catálogo de modestas obras arquitectónicas devenidas en ruinas de una casa olvidada y perdida durante años en la espesura de un monte ribereño, en los cimientos remanentes de una demolición compulsiva y en un edificio que aún mutilado y desfigurado sobrevivió en medio de la violenta transformación de su entorno.

El Cabildo de Buenos Aires: la hispanidad reconsiderada

El frente no respondía a ningún orden clásico en sus proporciones al punto que ha sido imposible perfeccionarlo aun habiéndole dado 0.20 metros de mayor elevación a los arcos superiores y bajando igual cantidad los bajos.
Las pilastras toscanas del frente se trocaron en corintias y el ático sinusoidal en cornisa rectilínea, una balaustrada desfiguró el balcón y otra ocultó el tejado como tratando de simular una azotea; el cubo interior de la torre fue ensanchado y se le agregaron un tercer cuerpo, para sobreelevar el reloj, un chapitel acampanado con globo y aguja a modo de pináculo y profusa ornamentación.
Los patios internos fueron techados y en ellos se instalaron oficinas.

Pedro Benoit, «Informe final del proyecto de remodelación», 1879.

  • 6 Colección César Gotta. Las fotos referidas en esta parte se encuentran en la sección 1 del cuaderno (...)
  • 7 Benito Panunzi nació en Amelia, Umbría (Italia) en 1819 y llegó a la Argentina hacia 1861, desarrol (...)
  • 8 Otra fotografía tomada por Esteban Gonnet (1830-1868) tres años antes, daba cuenta de ese escenario (...)

5Quizá «Plaza de la Victoria»6, la fotografía que Benito Panunzi7 tomara en 1867, es la que ilustra con mayor elocuencia el momento de máxima armonía entre el Cabildo y su entorno inmediato. Una vista con un horizonte a la altura de los arcos de su torre, que lo capta con un escorzo moderado en perfecto equilibrio respecto a la Recova nueva y con la Pirámide de Mayo apenas desplazada hacia la derecha del eje de simetría de la composición, enmarcada en una elipse, según un canon epocal.8 La joven arboleda dispuesta en forma regular, delata el nuevo sentido decimonónico que orienta el diseño de los espacios públicos de Buenos Aires. Una imagen crepuscular sin embargo, teniendo en cuenta las trasformaciones que sufriría el sitio –unificación de las plazas del Fuerte y de la Victoria a partir de la demolición de la Recova vieja en 1884– y las introducidas en el propio Cabildo pocos años antes. El edificio había sido levantado en el terreno que ocupara el primitivo Cabildo, tras ser demolido éste en 1724. El arquitecto jesuita Andrés Blanqui fue el autor del proyecto.

  • 9 De Paula, Alberto J. S., «Cabildo de Buenos Aires» en Waismann, M. (coord.): Arquitectura colonial (...)
  • 10 Se trata del fundador de la Universidad Nacional de La Plata (1905), quien –siguiendo a Sarmiento– (...)

6Aún no estaba terminado cuando aconteció la Revolución de Mayo y durante los años posteriores perduró sin mayores avatares, hasta que en 1879 se inició una importante –por cruenta– intervención según un proyecto de Pedro Benoit, en el marco de su adaptación como sede de los Tribunales de Justicia.9 Borrando los rasgos originales de la obra, Benoit materializó en su intervención del Cabildo de Buenos Aires la ideología anti-hispana dominante en la dirigencia política argentina en un arco temporal que va desde Domingo Faustino Sarmiento a Joaquín Víctor González.10

  • 11 El tema es analizado en profundidad por Adrián Gorelik en «La belleza de la Patria. Monumentos, nac (...)

7En un sentido más amplio, la operación de transformación del modesto edificio colonial anticipa en su fundamento los argumentos que alimentarían la discusión –abierta en ese mismo escenario– en torno al reemplazo de la Pirámide de Mayo por un monumento conmemorativo de la Independencia.11 Las razones expuestas por Torcuato de Alvear en la solicitud de autorización al Concejo Deliberante para demoler «la mezquina construcción de mampostería…» –refiriéndose a la pirámide– en la cual se han ido «introduciendo reformas y adornos de mal gusto, que colocan esa construcción fuera de todas las reglas arquitectónicas…», resultan equivalentes a las esgrimidas por Benoit en el citado «Informe final del proyecto de remodelación del Cabildo».

8Sin embargo, mas allá de la idea de enmascarmiento y aggiornamento, el proyecto de Benoit estaba orientado a consolidar el antiguo edificio y a potenciar su imagen urbana –de hecho, aumentó en diez metros la altura de la torre– pero, una década después comenzaría un proceso de desmaterialización a partir de la demolición de tres arcos del ala norte, como consecuencia de la apertura de la Avenida de Mayo. A fin de «mejorar» las proporciones del mutilado edificio y aduciendo deficiencias estructurales –siempre insalvables cuando hay una decisión previamente tomada– se demolió, además, la torre.

9En honor a la simetría, en 1931 se demolieron los tres arcos del ala izquierda como parte de las obras de apertura de la Avenida Julio A. Roca o Diagonal Sur, iniciadas cinco años antes. Como parte de dicha intervención, posteriormente se construyó un sector que daba conti-nuidad al ala sur en forma de ochava; el resultado fue una «nueva» fachada alineada con la diagonal, con un arco rebajado como acceso a la recova en planta baja y la apertura de dos ventanas de dintel recto en cada uno de los dos niveles.

  • 12 La ley 11.688 fue impulsada por el entones diputado Carlos Alberto Pueyrredón (Intendente de Buenos (...)
  • 13 La campaña para evitar la demolición del Cabildo fue iniciada por Tomás Santa Coloma –primero como (...)

10Quizá lo deprimente de la imagen resultante de las sucesivas y progresivamente desafortunadas intervenciones catalizó la declaratoria como Monumento Histórico Nacional (MHN) del Cabildo de la ciudad de Buenos Aires en 1933.12 Parecería ridículo pensar en este tardío acto de tutela jurídica del bien patrio cuando éste atravesaba por su peor momento –arquitectónicamente hablando– salvo que la declaratoria haya estado orientada a evitar su total demolición, lo cual había sido visto como una alternativa posible.13

  • 14 De Paula, Alberto J. S., op. cit., p. 13.

11Sin embargo, el artículo 2° del escueto documento precisa la intención subyacente: «El edificio será restaurado en la parte subsistente para que quede como lo era en el año 1810». El pragmatismo del texto, carente de todo tecnicismo, subraya el objetivo: recuperar el edificio y potenciarlo como icono patrio. Si bien la decisión de restaurar el Cabildo estaba tomada, transcurriría otro lustro hasta que el proyecto se materialice. Al tomar posesión de la obra, la recientemente creada Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos, se encargó al arquitecto Mario J. Buschiazzo «la restitución de su fisonomía original a la Sala Capitular, situada en el eje de la planta superior y a sus dependencias contiguas, a la vez que la formulación de una propuesta general para el rescate de todo el edificio y el reacondicionamiento de sus entorno».14

  • 15 Tras ser declarada Buenos Aires Capital Federal de la República Argentina en 1880, Juan Buschiazzo (...)

12Buschiazzo tendría así la oportunidad de compensar –en parte– con esta obra reconstructiva la mutilación de la que su tío había sido, en su carácter de lugarteniente técnico de Alvear, coautor intelectual y ejecutor.15 Varios aspectos convergieron en la figura de Buschiazzo para que se convirtiera en el responsable de la reconstrucción/restauración del Cabildo y, a posteriori, de los principales edificios catalogados como bienes patrios. Su incorporación en 1928 al Ministerio de Obras Públicas de la Provincia de Buenos Aires y poco después a la Dirección General de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas de la Nación, lo hi-cieron tomar contacto con la importante colección de bienes del Estado, entre los que se contaban aquellos de mayor significación histórica.

  • 16 Cabe aclarar que, en el contexto americano, una obra que ronde los doscientos años es considerada «(...)
  • 17 De Paula, Alberto J. S.: «Arq. Mario José Buschiazzo», en Anales del Instituto de Arte Americano e (...)

13Por otra parte, su progresivo acercamiento a la Historia resultó vital en su posterior desempeño como especialista en restauración de edificios antiguos16. En 1933 se puso al frente de la cátedra de Historia del Arte en el Instituto del Profesorado Secundario y desde ese año fue docente libre a cargo de un curso de Historia II, en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires, hasta que en 1935 asumió como profesor adjunto de Historia I. Mas tarde, en 1941, accedió por concurso a la titularidad de Historia II. Durante estos años desarrolló sus principales investigaciones sobre arte y arquitectura hispanoamericana, las cuales le aportarían profundos conocimientos sobre el tipo de obras sobre las cuales intervenía como proyectista.17

  • 18 Ver Migone Rettig, Jaime y Pirozzi Villanueva, Antonio (recopilación): «Carta del restauro italiana (...)
  • 19 Los principios atinentes a la conservación y restauración de edificios históricos orientan acciones (...)
  • 20 El antecedente más directo de utilización no aparente del hormigón armado en un trabajo de restaura (...)

14La labor de Buschiazzo se basó en material documental, relevamiento directo y cateos de la obra. Un trabajo riguroso que permitió redescubrir componentes –marcos de puertas, solados, etc.– que habían perdido visibilidad pero no existencia, ya que perduraron bajo las capas que las diversas intervenciones habían superpuesto. El trabajo fue riguroso aunque con licencias respecto a principios ya consagrados en documentos contemporáneos, como la Carta del restauro italiana o la Carta de Atenas.18 En este sentido, cabe mencionar el carácter imitativo de nuevos componentes o la construcción por inferencia de otros, como en el caso de las puertas que fueron clonadas a partir de las existentes en el convento de Santo Domingo. En el caso de la torre, se volvió a construir pero con una menor altura a fin de proporcionarla respecto al cuerpo disminuido por las simétricas demoliciones, primando un criterio estético antes que filológico.19 La utilización no aparente de hormigón armado tanto en la torre como en una nueva escalera se basó en el concepto de evidenciar la nueva intervención a partir del uso de materiales distintos a los originales y –aunque no haya sido mencionado por el autor– a que «todos los medios constructivos modernos pueden entregar una ayuda valiosa, y es oportuno valerse de ellos cuando la adopción de medios constructivos análogos a los antiguos no consiga el objetiv.20

15En diez meses el edificio adquirió la imagen que actualmente ostenta, en varios sentidos incomprensible para quien desconozca –al menos– un esbozo de su derrotero. Así, tras décadas de calma, de simples –y siempre menos que las necesarias– tareas de mantenimiento, el Cabildo volvió a una escena de debate:

El pueblo quiere saber de que se trata

  • 21 Sección «Noticias de Cultura», diario La Nación, Viernes 1° de octubre de 2004.

La postal era, ayer, por lo menos inquietante: el muro perimetral del Cabildo, en la intersección de Hipólito Yrigoyen y Bolívar, tiene ahora 60 centímetros más de altura. Pero las tres nuevas hileras de ladrillos, que pronto serán revocadas a la cal, no se agregaron sólo por una cuestión de seguridad.
Muy pronto, el Cabildo, monumento histórico nacional desde 1933, tendrá un nuevo vecino: en el patio lateral, se está construyendo una confitería vidriada que reemplazará al precario bar que hasta hace poco funcionaba en el mismo recinto.
La nueva edificación ha suscitado una fuerte polémica por múltiples razones: la altura de la construcción sobrepasa 60 centímetros el muro perimetral de dos metros que rodea al Cabildo y modifica el perfil y la fisonomía del más importante monumento histórico nacional del país.21

16Por años había funcionado en el patio lateral (resultante de los trabajos de liberación de la estructura original de la ya mencionada adición que la continuaba hacia la Diagonal Sur) un servicio de bar y cafetería en un local «precario» –según lo menciona el matutino porteño– que aportaba desde una década atrás un canon al Fondo para el Patrimonio Argentino. Ante la controversia desatada, se planteó un conflicto de intereses ya que si bien el entonces presidente del organismo –a la sazón, escribano mayor de gobierno– Natalio Etchegaray, explicaba que la concesión del nuevo local estaría en manos de la Asociación Lucha contra el Analfabetismo, hasta el momento se entendía que lo recaudado se destinaba a apoyar las actividades de la CNMMLH, que jamás contó con presupuesto suficiente para su funcionamiento. Sobreviviente a múltiples intervenciones y sucesivas demoliciones parciales y esquivo a su destino de escombros; setenta y un años después de declarado MHN, el Cabildo de Buenos Aires recuperaba protagonismo alcanzado por un posible crecimiento exponencial de la conciencia patrimonial o por el clima de protesta instalado tras la crisis de 2001.

La casa histórica de la Independencia: ¿santuario de la República?22

  • 22 La obra es comúnmente conocida como «La Casa de Tucumán». Véase las fotos de la sección 2 del cuade (...)

…un santuario que, si bien yace olvidado por la Nación a causa de (circunstancias) políticas, a cargo de una familia decaída de su antigua fortuna, que lo conserva intacto con religioso respeto…

Solicitud al Gobierno de una exención impositiva de igual tenor que la otorgada por entonces a los templos católicos. Gertrudis Laguna de Zavalía, heredera de la propiedad, 1861.

  • 23 Tucumán –situada al noroeste del país– tiene actualmente una superficie 22.524 km2.

17Jardín de la República es el eufemismo de arraigo escolar con que se suele nombrar a la provincia más pequeña de la Argentina23, pero no alcanza a explicar la elección de su capital –San Miguel de Tucumán– como sede de uno de los acontecimientos más importantes del calendario patrio.

  • 24 Ravignani, Emilio: Asambleas constituyentes argentinas, Tomo 1, Instituto de Investigaciones Histór (...)

18Tras ser derrocado el Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, Carlos María de Alvear, una Junta de Observación designada por el Cabildo de Buenos Aires sancionó en mayo de 1815 un estatuto provisional que si bien no llegó a tener efectiva vigencia, establecía en su artículo 30 que el Director «...luego que se posesione del mando, invitará, con particular esmero y eficacia, a todas las ciudades y villas de las provincias interiores para el pronto nombramiento de diputados que haya de formar la Constitución, los cuales deberán reunirse en la ciudad de Tucumán».24 Así, la «benemérita y muy digna Ciudad de San Miguel de Tucumán», se convertía en futura sede del Congreso que llevaría su nombre; en rigor una asamblea legislativa y constituyente en cuyo ámbito se declaró la Independencia de las Provincias Unidas en Sud América, fórmula política antecedente a la actual República Argentina, consagrada por la Constitución de 1826.

  • 25 La elección de la ciudad de Tucumán se fundaba en los problemas que tuvo para sesionar la Asamblea (...)
  • 26 El rango administrativo alcanzado por la ciudad tras la creación del Virreinato del Río de la Plata (...)

19La ciudad había sido refundada en su actual emplazamiento en 1685 por el español Fernando Mate de Luna, sobre la margen derecha del río Salí, en un punto estratégico entre el Alto Perú y el Río de la Plata. Esa equidistancia sería uno de los argumentos oficiales25 para reunir allí a los representantes de catorce provincias, la mayoría nucleadas –precisa-mente– en la Provincias Unidas en Sud América, principal fragmento político tras la disolución del Virreinato del Río de la Plata. En una ciudad pequeña como la de entonces, sin edificios públicos de importancia26 se presentó como alternativa para desarrollar el Congreso, la posibilidad de contar con una residencia particular.

20Se optó entonces por la casa de Francisca Bazán de Laguna, quien según la tradición habría ofrecido su vivienda para que sesionase el Congreso; sin embargo, existen indicios respecto a que el gobierno central dispuso utilizarla, ya que buena parte de sus dependencias estaban ya alquiladas a la Caja General y a la Aduana de la Provincia. La Casa habría sido construida en la segunda mitad del siglo XVII por el alcalde Diego Bazán y Figueroa, según las referencias al terreno que constan en su testamento de 1695, lo cual la convierten en una de las primeras viviendas de la nueva ciudad.

21Según la descripción de Mario Buschiazzo,

  • 27 Buschiazzo, Mario: «Historia de la Casa de la Independencia» en El Congreso de Tucumán. Buenos Aire (...)

[…] Era una típica casona colonial, de 35 varas (1) de frente por solar (2) entero de fondo, con patio principal, segundo patio y huerta. Dos amplios locales, presumiblemente de comercio y otro más pequeño para portería, ocupaban el frente. El primer patio estaba encuadrado por las habitaciones privadas, con galería solamente en el costado opuesto al de la entrada, precisamente donde luego se efectuarían las reuniones. Esta ala con galería separaba el patio principal del segundo patio, y estaba constituida por cuatro locales, uno de ellos algo más grande que los restantes, probablemente el comedor. En el segundo patio sólo había dos habitaciones, posiblemente de servicio, y un pozo con su brocal. Contigua al comedor había otra habitación, más pequeña, que oficiaría de antecomedor; separados ambos locales por un simple tabique, fue demolido éste para dar mayor amplitud a la que iba a ser sala de deliberaciones, que alcanzó así a tener 15,40 m por 5,40 m. La fachada principal daba sobre la calle de la Matriz, más tarde llamada Independencia, y ahora Congreso Nº 153. Su portada, flanqueada por dos gruesas columnas torsas, es el único índice que tenemos para tratar de ubicar aproxima-damente la fecha de construcción de la casona, que debió de ser hacia 1760-80 [...]27

22Tras la declaración de la Independencia el Congreso de Tucumán –valga la ambigüedad– siguió sesionando en Buenos Aires hasta 1820, mientras la sede tucumana retomaba su función doméstica y su efímero protagonismo se diluía a lo largo del siglo.

23En 1861, Gertrudis Laguna de Zavalía, heredera de la propiedad, solicitó al Gobierno una exención impositiva equivalente a la otorgada por entonces a los templos católicos, por considerar que su casa debía ser considerada «un santuario»:

  • 28 Furlong, Guillermo: La Casa Histórica de la Independencia. Buenos Aires: Academia Nacional de la Hi (...)

[…] Me refiero, Excelentísimo Señor, a la casa monumental de nuestra propiedad, donde se juró la independencia de las Provincias unidas de Sud-América por los Padres de la Patria. La conservamos en la misma forma que tuvo en aquella época memorable de la historia argentina, esperando que la Nación recoja bajo su amparo, y consagre a la veneración de las generaciones venideras ese recinto glorioso, privándonos del proyecto que su transformación nos ofrece, por esa consideración; y no me parece equitativo que soportemos el gravamen de la contribución, cuando tenemos la conciencia de merecer algún galardón por el servicio de la casa en aquel tiempo, hasta ahora, no remunerado, y por su esmerada conservación.28

  • 29 La Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos que tiene, entre otros, objetiv (...)

24Más allá del objetivo del artilugio jurídico –evitar la carga fiscal– resulta curiosa la asimilación de la Casa, como escenario histórico, a la idea de lugar sagrado, de santuario laico de la República; concepto que anticipa, al menos en nuestro medio, la idea de Monumento Nacional y Lugar Histórico.29

  • 30 El fotógrafo italiano (s/d – 1928) estableció su estudio fotográfico en San Miguel de Tucumán alred (...)

25En 1869, cuando la casa ya había sido heredada por Carmen Bazan Laguna de Zavalía –nieta de Doña Francisca– el fotógrafo Angel Paganelli30 realizó una serie de tomas fotográficas (de las cuales tres han perdurado) que constituyen el testimonio gráfico que mayores precisiones aporta al conocimiento de los principales rasgos de la casa, progresivamente borrados hasta su total desaparición. De hecho, en 1874, el presidente Nicolás Avellaneda (nacido en Tucumán) dispuso que el Gobierno Nacional adquiriera la Casa, con la prescripción de conservar (sólo) el «antiguo y venerable salón», de lo que se desprendía que el resto del bien no lo era.

  • 31 Este encomillado sigue reproduciéndose con total naturalidad en toda crónica de la Casa como si, a (...)
  • 32 Furlong, Guillermo; op. cit. (el subrayado es nuestro).
  • 33 En «El dique se viene» (www.bialetmasse.com) Norberto Huber, haciendo referencia a un episodio rela (...)

26Efectivamente, alegando que «la Casa estaba en muy mal estado»31 el Gobierno decidió demoler el muro de fachada original y las habitaciones del ala derecha del primer patio «dejando intacto el salón de la Jura»32 y separado de las nuevas dependencias construidas para albergar oficinas del Juzgado Federal y del Correo que, en adelante, funcionarían allí. El encargado del proyecto (fechado en 1875) fue Federico Stavelius, quien a pesar de presentarse como ingeniero y llegar a desempeñar mas tarde –durante el gobierno de Carlos Pellegrini– el cargo de Vicepresidente del Departamento de Ingenieros de la Nación y proclamarse miembro de una asociación profesional británica, no parece haber ostentado ningún título profesional.33

  • 34 El equívoco manejo de los elementos del clasicismo –como, por ejemplo, la utilización de pilastras (...)
  • 35 Discípulo del italiano Francesco Romero (1840-1906) nació en Buenos Aires en 1857. Tras radicarse u (...)

27Ingeniero o no, a Stavelius le cupo la responsabilidad de derribar, en 1880, buena parte de la Casa histórica y de levantar una nueva fachada, a la sazón efímera. Se trataba de un modesto ejercicio compositivo en registro neoclásico en el cual se destacaba un frontis central –ornado con un escudo nacional en relieve– sobre un entablamento de tipo dórico y cuatro pilastras que enmarcan tres vanos coronados por arcos de medio punto; el central abierto y sin carpinterías aparentes y los restantes con el intradós obturado, dintel recto y celosías. Dos leones ubicados sobre la línea superior de cornisa completaban el motivo.34 A ambos lados, se continuaba el entablamento –aunque sin alternar triglifos y metopas– apoyado sobre columnas adosadas de orden dórico que –al igual que las pilastras centrales– arrancaban desde un basamento continuo y liso. Las ventanas estaban enmarcadas por columnas adosadas de orden corintio, sobre las que descansaban entablamento y frontis simplificados. Seis años después la Casa presentaba un estado de deterioro generalizado –a excepción de la fachada de Stavelius, claro– y la cubierta del otrora intacto salón de la Jura presentaba signos de «inminente derrumbe». Ante este panorama desolador, en 1881, el Correo se encargó de la restauración del Salón e instauró la costumbre de colocar en él en cada fiesta patria los retratos de dieciocho de los congresales realizados por Augusto Ballerini.35

28Finalmente, en 1896, la Casa fue desafectada de todo uso y abandonada. En 1902, la influyente «dama de la caridad» tucumana, Guillermina Leston de Guzmán, solicitó la intervención del Ministro de Obras y Servicios a fin de preservar (sólo) el famoso Salón de la Jura, mientras que el resto de la Casa sería demolido –paradójicamente– durante la segunda presidencia del tucumano Julio Argentino Roca.

29En torno al salón se construyó un pabellón o templete resuelto según un festivo eclecticismo finisecular, afín a la estética tempranamente cultivada por Charles Garnier, particularmente en el Casino de Montecarlo (1863). Estaba presidido por un patio con palmeras en cuyos muros laterales fueron dispuestos los relieves «El 25 de Mayo de 1810» y «La Declaración de la Independencia», realizados por la escultora Lola Mora, también tucumana.

  • 36 El pintor y músico Amadeo Grass (Amiens, Dto. de la Somme, 1805 - Gualeguaychú, Pcia. de Entre Ríos (...)

30La obra, que recreaba la idea de templete para el Salón de la Jura, proyectado por Amadeo Grass en 183436, fue inaugurado el 24 de septiembre de 1904. En esa misma fecha pero treinta y nueve años después una nueva Casa Histórica era inaugurada, tras demolerse el pabellón en 1942. Hacia 1940 había tomado cuerpo la idea de «reconstruir» la Casa de la Independencia. Al igual que las obras del Cabildo de Buenos Aires, el encargo gubernamental recayó en el arquitecto Mario J. Buschiazzo. Si en caso del Cabildo se contaba con una base material –aunque degradada y desfigurada– que permitía designar con cierta propiedad a los trabajos desarrollados como «reconstrucción», en el de la Casa, la pervivencia de apenas parte de los cimientos hacen de la obra –orientada sólo por las fotografías de Paganelli y los planos de Stavelius– una «réplica». La diferencia es sutil pero significativa a la hora de asociar el reconstruir con la intención de «evocar recuerdos o ideas para completar el conocimiento de un hecho», mientras que la réplica incomoda en tanto «copia de una obra que reproduce con igualdad a la original»; siempre según el diccionario de la Real Academia Española.

31Por otra parte, el aludido vacío documental fue suplido por inferencias epocales que llevaron a Buschiazzo a utilizar en la «reconstrucción», materiales provenientes de la demolición de viviendas del período colonial, lo cual hizo de la obra un tácito bricolaje.

  • 37 «Para el envejecimiento de las maderas duras destinadas a los pilares y las zapatas de las galerías (...)

32El objetivo de reproducir lo que la casa debiera ser sino se hubiese demolido, llevó además a Buschiazzo a utilizar distintos procedimientos para simular antigüedad de materiales nuevos: el fin justificó los medios37. En julio de 1977, la revista Summa dedicaba un número especial (114) a las remo-de-la-cio-nes; en la portada estas sílabas iban desprendiéndose de ornatos y rasgos particulares hasta convertirse en una tipografía tenida entonces por futurista. El diseño gráfico daba explícita cuenta de qué tipo de intervenciones subyacía al inespecífico término, mientras que el contenido confirmaba la intención gráfica.

  • 38 El proyecto de «Remodelación del área de la Casa Histórica de Tucumán» fue desarrollado en el ámbit (...)

33Entre los presentados, el caso mas polémico era el de la llamada «Valoración de la Casa Histórica de Tucumán», encargo del gobierno provincial de la dictadura militar a la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT)38, que tuvo por resultado el reemplazo de los edificios aledaños por un par de muros ciegos como parte de una serie de intervenciones –afortunadamente no concretadas- que incluían la demolición total de la manzana opuesta y la construcción de un complejo turístico cultural dominado por un hotel de inconfesados veinte pisos. Mas allá de su mediocridad, la propuesta urbano arquitectónica resulta sintomática de la anacrónica adscripción a la doctrina sentada por los Congresos Internacionales de Arquitectura Moderna (CIAM) –de aislamiento selectivo de monumentos singulares– por parte de grupos profesionales con atribuciones en el campo del patrimonio, frente al desarrollo disciplinar de la conservación y la restauración, particularmente a partir de la difusión de la Carta de Venecia y a diez años de redactadas las Normas de Quito, secuela de aquella en el ambiente latinoamericano.

  • 39 Los autores del primero y segundo premio del concurso público de Valoración de la Casa Histórica de (...)
  • 40 Tras señalar –con su acostumbrada dureza– que «…el fallo fue la prueba de que en el jurado no había (...)

34Tras descartarse el proyecto, en 1980 se realizó un concurso cuyo primer premio39, –en discreta sintonía con el contextualismo historicista propio del postmodernismo imperante– proponía la recomposición de la línea municipal de edificación (alterada por la demolición de los edificios al oeste de la cuadra) y la creación a cada lado de La Casa, de «plazas-patios» rodeados de galerías a los cuales se accedería desde la vereda. La memoria descriptiva de los autores planteaba «…la necesidad de reconstruir conceptualmente la armonía del ambiente primigenio mediante la recuperación de la escala tradicional del conjunto, las características morfológicas y la relación llenos-vacíos de la arquitectura pre-existente». Tal como lo observara en su momento Eduardo Sacriste, resultaba inexplicable que el programa del concurso ignorara «el tratamiento del frente opuesto al de la Casa», ya que «el problema es el de crear un espacio urbano que enmarque, valore, realce y jerarquice a la casa».40 Mas tarde, en 1983, finalizaron las obras de infraestructura de los futuros patios aledaños. Hoy, cerca del Bicentenario de la declaración de la Independencia, el entorno de «La Casa de Tucumán» aún busca su destino.

La casa natal de San Martín en Yapeyú: una cuna para el Libertador41

  • 41 Véase las fotos presentadas en la sección 3 del cuaderno fotográfico.

Sus compañeros de infancia fueron los pequeños indios y mestizos a cuyo lado empezó a descifrar el alfabeto en la escuela democrática del pueblo de Yapeyú, fundada por el legislador laico de las Misiones secularizadas.
Pocos años después, Yapeyú era un montón de ruinas; San Martín no tenía cuna; pero en el mismo día y hora en que esto sucedía, la América era independiente y libre por los esfuerzos del más grande de sus hijos, y aún viven las palmas a cuya sombra nació y creció
.

Bartolomé Mitre, Las Misiones Jesuíticas secularizadas, Ediciones Anaconda, Buenos Aires, 1950.

  • 42 San Martín habitó suelo argentino desde su nacimiento en Yapeyú (1778) hasta el traslado de su fami (...)
  • 43 La voz guaraní que significa «el tiempo que ha llegado a su madurez» o, simplemente «el fruto madur (...)

35En efecto, San Martín no tenía cuna y tampoco había muerto en territorio nacional; sólo quedaba rescatar del monte correntino lo que quedase de las ruinas de su primer hogar y, más adelante, recrear en Argentina la residencia mas significativa de los últimos años de su vida, transcurridos en suelo francés. Ambas operaciones, junto con la repa-triación de sus restos, tuvieron por objeto dar visibilidad en la Argentina a su principal prócer quien, paradójicamente, vivió sólo 13 años en su país.42 Yapeyú43 había sido fundada a orillas del río Uruguay a principios de 1627 como «reducción jesuítica» y lugar de residencia de la superioridad misionera, lo cual le dio cierta preponderancia respecto al resto de los asentamientos de la orden destinados a albergar a los guaraníes «evangelizados».

  • 44 La Orden Jesuita fue expulsada de las posesiones españolas por la Real cédula firmada por Carlos II (...)
  • 45 Sus otros tres hijos, María Elena, Manuel Tadeo y Juan Fermín, habían nacido en la Banda Oriental, (...)

36En 1774, seis años después de expulsados los Jesuitas del Virreinato del Río de la Plata44, el entonces mayor Juan de San Martín, fue designado Teniente Gobernador de Yapeyú por el Virrey Vértiz. El militar se instaló con su familia en la preexistencia jesuítica (quizá antigua biblioteca), convertida en una casa de tres dependencias. Cuando el pequeño hijo –el cuarto de su matrimonio con Gregoria Matorras45– tenía tres años, dejaron Yapeyú para trasladarse a Buenos Aires de donde partieron hacia España en 1786.

  • 46 Mitre, Bartolomé, Las Misiones Jesuíticas secularizadas. Buenos Aires: Editorial Anaconda, 1950, p. (...)

37Años después, mientras San Martín comandaba el cruce de los Andes rumbo a Chile, tropas portuguesas tomaron por asalto el pueblo natal del futuro Libertador, para luego saquearlo e incendiarlo: «Ni los templos ni las cabañas –afirma Bartolomé Mitre– fueron respetados; todos los pueblos fueron arrebatados, y el vencedor se replegó a su territorio cargado de botín, ostentando como trofeo ochenta arrobas de plata labrada, robada a las iglesias fundadas por los antiguos jesuitas.»46

  • 47 De Moussy, Jean Antoine Victor Martin, Mémoire historique sur la décadence et la ruine des Missions (...)

38La que había sido residencia de los San Martín también fue alcanzada por el fuego, según las marcas que aún pueden observarse en la pared más alta de sus ruinas, hoy resguardas por un templete, tras ser redescubiertas a mediados del siglo XIX. En efecto, en 1856, el geógrafo francés Martín de Moussy describía el sitio: «A ocho leguas arriba de Restauración, sobre la misma costa del Uruguay, se encuentran las ruinas de Yapeyú, capital que fue de todas las Misiones en tiempo de los padres de la Compañía de Jesús. Yapeyú era una verdadera ciudad, y es fácil reconocerlo por el espacio que cubren sus ruinas. Hace sesenta años tenía todavía cinco mil quinientos habitantes, un bosque casi impenetrable cubre el lugar de su emplazamiento, y para examinar las ruinas que todavía se conservan, es necesario abrir una picada con el machete, entre la espesura del bosque».47

  • 48 «Mestizo que, en los siglos XVIII y XIX, habitaba la Argentina, el Uruguay y Río Grande del Sur, en (...)

39Algunas pocas imágenes fotográficas tomadas presumiblemente a principios del siglo XX alcanzan a mostrar las ruinas del hogar correntino del pequeño San Martín. En una de las imágenes (no reproducida en el cuaderno fotográfico) aparecen un sacerdote y un gaucho –que por su aspecto, corresponde a la definición que da el diccionario48– captados junto a una ruina que, de tratarse efectivamente de la casa de los San Martín, aparenta un mejor estado de conservación respecto a lo que puede observarse hoy, bajo el templete, al cual nos referiremos. Una segunda fotografía muestra a un grupo de mujeres y hombres posando junto a un improvisado altar laico destinado al culto del prócer, cuyo retrato ha sido dispuesto sobre una de los rústicos muros de la vivienda.

40Por último, con la leyenda sobreimpresa «Casa natal del Libertador» e igualmente identificada como Foto Loerke, una postal muestra apenas el frente de la vivienda con el agregado de improvisadas rejas y a su derecha un árbol de copa frondosa, que la dobla en altura. Pero lo realmente interesante de la toma es la elocuencia con que da cuenta de la proximidad de la vivienda con el río y, en términos generales, de su relación con el entorno inmediato. Posiblemente al abrigo de la celebración del centenario del cruce de los Andes, comenzó a pensarse en una obra equivalente a la destinada a resguardar los restos del Salón de la Jura, en Tucumán. Un templete comenzó a construirse «por suscripción popular» en 1925 sobre las ruinas de la Casa de Yapeyú.

  • 49 Si bien la arquitectura neocolonial cobró por entonces particular interés en la Argentina en funció (...)
  • 50 Se trata de la reducción de San Ignacio Miní, una misión jesuítica fundada por el sacerdote de esa (...)
  • 51 Citado por Graciela Silvestri et alt. en la voz «Patrimonio», en Aliata y Liernur (Directores): Dic (...)

41Se trata de un pabellón lineal, expresión arquitectónica del Renacimiento colonial –en plena vigencia en la Argentina de los años veinte– que redundaba en cubiertas de tejas españolas, arcos de medio punto y pórticos con columnas salomónicas, a la manera de la Casa de la Independencia.49 Fue inaugurado recién en 1938, en plena restauración conservadora, cuando concluía el mandato de Agustín P. Justo. La obra está en sintonía con el esmero con que suele parquizarse el entorno de las ruinas latinoamericanas (Cuartel de Dragones, en Maldonado, Uruguay) particularmente cuando el ambiente selvático amenaza con volver a devorar las obras rescatadas de la fronda tropical (Palenque, Méjico) y que poco contribuye a la comprensión histórica del sitio; quizá en un intento de despojar a los restos arqueológicos de un ochocentista aire romántico. En este sentido, qué hacer con las Misiones jesuítico-guaraníes de San Ignacio Miní50, ya había sido tema de debate en la Argentina a principios del siglo XX; mientras se proponía una reconstrucción «a nuevo», críticos como Paul Groussac señalaba que «su encanto residía en la intrincada relación con el sitio natural, cuya exuberante vegetación convertía los restos en románticas ruinas».51

42En el caso de la Casa de San Martín –fragmento también de una Misión– el aislamiento fue llevado a tal extremo que ni siquiera dejó lugar a un cinturón encespado. No bastó confinarlas dentro de un templete –como años antes había ocurrido, según fue comentado, con la Sala de la Independencia– sino que sus proporciones, la ausencia de iluminación natural cenital y el ceñido acordonamiento y fosa perimetrales convierten al ámbito en un apretado relicario de la obra conservada.

  • 52 Villavicencio, Jorge.: AD - Revista de turismo, medio ambiente y sociedad de Argentina. Córdoba, Al (...)

43La decepción ante tal espectáculo quizá haya orientado la siguiente reflexión que, como en el comentado caso de la Pirámide de Mayo, asocia la modestia del patrimonio a los valores de los próceres: «Grandes ventanales dejan pasar la luz del sol, que iluminan los restos de los muros de la primera casa del Libertador. Es una escena que se presenta simple a nuestros ojos, tal vez demasiado despojada para aquellos que esperaban algo más de solemnidad en el encuentro… una sensación que nos recuerda que la sencillez fue una de las principales virtudes del General San Martín».52 Quizá lo difuso en torno al lugar de nacimiento del Libertador, la imprecisión respecto a su primera residencia, lo menudo de las ruinas de su posible hogar, instalaron la necesidad de convertir Yapeyú mismo en lugar histórico. Así lo dispuso el decreto 24.455/45 al declarar «lugar histórico el pueblo de Yapeyú, cuna del Libertador José de San Martín.»

  • 53 El cuerpo del Gral. San Martín se encuentra en la Capilla Nuestra Señora de la Paz, ubicada en la n (...)
  • 54 Se trata de un monumento –cercano al Templete– inaugurado en 1982 en homenaje a los correntinos caí (...)

44La resurrección de Yapeyú se nutre hoy del sentido histórico asignado al lugar –reforzado por museos y cuarteles– y de la modesta y agreste belleza natural del sitio, aunque su destino de «grandeza patria» se consagraría sólo con el logro de dos objetivos fijados por sus autoridades y las «fuerzas vivas» de este pueblo de dos mil habitantes: que descansen en el Templete los restos del General José de San Martín53 y que el arco inconcluso54 se complete cuando Argentina recupere las Islas Malvinas.

45Por muy distintas razones, la espera será prolongada…

Epílogo. Todos los caminos conducen al Neocolonial

46La reconstrucción de la Casa de la Independencia de Tucumán, la restauración reconstructiva del Cabildo de Buenos Aires realizadas por Buschiazzo y la construcción del Templete que guarda las ruinas de la casa natal de San Martín, no sólo son contemporáneas entre si, sino que forman parte de una estrategia orientada a materializar y dar forma definida a la idea de «Patria» a partir de su identificación con edificios-monumentos fundacionales de la Nación. Si los dos primeros requirieron del conocimiento de la arquitectura colonial para volver a ser, en el caso del Templete, el «neocolonial» sirvió para asimilar una obra contemporánea a la modesta estética hispana de los escenarios fundacionales de la Patria; reafirmando así la razón de ser de una práctica arquitectónica retrógrada pero a la page.

  • 55 Ver «Los Espíritus de la raza», en Liernur, Jorge Francisco: Arquitectura en la Argentina del Siglo (...)
  • 56 R. Rojas (1882-1957), referente del nacionalismo y autor de la novela histórica dedicada a San Mart (...)

47Por otra parte, si bien la relación entre «Restauración nacionalista» y «Renacimiento colonial» ha sido ampliamente tratada55, basta como referencia la vivienda que Angel Guido proyectó para Ricardo Rojas en la calle Charcas 2937, del barrio de Palermo, cuya fachada prácticamente reproduce la de la Casa de la Independencia, no sólo por la condición de tucumano de su propietario56.

48Aunque parezca algo ligado sólo a condiciones locales, como el resurgimiento del «orden conservador» a partir del golpe militar de 1930, o a la labor militante de arquitectos como Martín Noel, Angel Guido, Héctor Greslebin o el propio Buschiazzo; el gusto por un amplio conglomerado de estéticas hispanizantes, tuvo su apogeo en la exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929.

  • 57 Guillermo Furlong Cardiff, fue un sacerdote jesuita que desarrolló una intensa labor archivística r (...)

49En este sentido, el rescate material del menguado patrimonio colonial de la Argentina representó una magnífica oportunidad para dar operatividad a estudios filológicos fundados por Guillermo Furlong.57

50A pesar de que mas tarde habilitaría la concepción de falsos arquitectónicos, el cruce entre herencia hispana y valoración patrimonial tuvo como efecto positivo la introducción en nuestro país de la praxis del restauro con relativo rigor, tanto teórico como técnico. Así, si bien refriéndose a la actuación de Buschiazzo en el Cabildo de Buenos Aires, de Paula afirma que «Los criterios que entonces gozaron de pleno consenso, hoy podrían ser tal vez cuestionados a la luz de los principios que aconseja la Carta de Venecia…», cabe recordar que el texto de ese documento sólo aggiorna y complementa los contenidos de la Carta de Atenas de 1931 y la del Restauro italiana de 1932 –básicamente redactadas por Gustavo Giovanonni– o sea anteriores a la labor de Mario Buschiazzo.

  • 58 Billiken era una publicación mensual destinada a los escolares de primera enseñanza, de carácter co (...)

51Si el Cabildo guarda cierta autenticidad frente a la réplica de la Casa de la Independencia, de la relativa eficacia de la operación restauradora del primero no alcanza a dar cuenta la iconografía producida a posteriori. Por el contrario, la nostalgia por el edificio perdido queda plasmada en la difusión de imágenes patrias en revistas escolares como Billiken58. Aun después de realizadas las obras, seguían siendo más atractivas las recreaciones gráficas del Cabildo completo y su ambiente colonial –ya corrientes en la década de 1920– que una imagen fotográfica que presentaba al refulgente mutilado y su entorno de la novecentista Plaza de Mayo como a La mosca de la cabeza blanca.

  • 59 Se trata de un argentinismo instaurado por la Asamblea del Año XIII: mayo/ya, es el adjetivo aplica (...)

52Respecto a «reconstrucción» de La Casa, su didactismo resultó mas eficiente, a tal punto que necesita ser explicitado que se trata de una réplica levantada en el mismo sitio que la original (y que absorbió al «intacto» Salón de la Jura) y no es una auténtica vivienda del siglo XVIII, devenida en monumento histórico nacional y, por tanto, en excelente estado de conservación. Por otra parte, las transformaciones del entorno han incidido menos sobre la obra que en el caso del Cabildo, ya que la imagen de la declaración de la Independencia (también rutinaria en las Billiken del mes de julio de cada año y en los libros de lectura escolares) estuvo sólo asociada al singular cuerpo central de su fachada, a la visión de la sala colmada a través de la ventana que da al patio o al interior del famoso salón en sí mismo. En cambio, prácticamente nada queda de aquel rústico –y por tanto potente- escenario urbano indisolublemente asociado a la gesta maya.59

53En cuanto al Templete de Yapeyú, varias son las razones para que no alcanzara a tener arraigo en el imaginario social; quizá por estar el «Padre de la Patria» fuertemente asociado al combate de San Lorenzo (marcha incluida), al cruce de los Andes o al melancólico –y por cierto temprano– retiro a tierras galas y no a una difusa cuna, demasiado cercana a la arqueología como para permitir imaginar en ella la vida de un futuro prócer de tres años de edad. Jamás llegó a ser el «Belén de la Patria» que los más entusiastas sanmartinianos creen ver en él dos meses después de cada Navidad, al cumplirse el aniversario del natalicio del Libertador.

54Desde una visión de conjunto, las obras que fueron poblando el entorno del Cabildo –más allá de su propio cercenamiento– lo han minimizado y descontextualizado, mientras que sucesivas acciones y diversos proyectos estuvieron orientados a monumentalizar La Casa de la Independencia, aislándola también de su modesto entorno original. En el caso de Yapeyú, el Templete aísla artificialmente las ruinas de un entorno de reciente factura. Ardua tarea la de transformar una menuda referencia histórica en lugar de culto patrio; parece no haber alcanzado la erección de un templete, reforzada por la instalación de un regimiento de granaderos a caballo, la creación de un Museo Sanmartiniano y la aun posterior (1978) del Museo de la cultura jesuítica –a expensas de los restos del solado de la iglesia y colegio jesuítico– para poner en pie de igualdad la «Cuna del Libertador» con las sedes del «primer grito de libertad» y de la declaración de la independencia nacional.

55En síntesis, el reconocimiento o asignación de valores patrimoniales a un conjunto de obras históricamente significativas estuvo atravesado en cada momento por circunstancias propias de la construcción de la disciplina Arquitectura en la Argentina. Así mientras la hipervaloración de los modestos rezagos de arquitectura colonial que sobrevivieron al fervor iconoclasta posterior a Caseros, estuvo demandada por el ideal de conformar el núcleo material de la Patria; la fe reconstructiva del Renacimiento colonial, fue abrazada por algunos como manifiesto político y, por los más, sólo como uno de los últimos repertorios lingüísticos del historicismo.

  • 60 Bob Marley (1945-1981), músico jamaiquino.

56Curiosamente, el destino de los íconos de la ruptura de la dominación colonial española terminó asociando tres distantes obras en el culto a la hispanidad. No olvides tu historia ni tu destino60, parece resonar entre sus muros.

Haut de page

Annexe

Cuaderno fotográfico

1. CABILDO DE BUENOS AIRES

1. 1. «Plaza de la Victoria», fotografía tomada en 1867 por Benito Panunzi (Italia, 1819 – Argentina, 1894)

1. 1. «Plaza de la Victoria», fotografía tomada en 1867 por Benito Panunzi (Italia, 1819 – Argentina, 1894)

1.2. «Cabildo y Policía», fotografía tomada en 1879 por Samuel Boote (1844-1921) que muestra el resultado de la intervención de Pedro Benoit (1836-1897)

1.2. «Cabildo y Policía», fotografía tomada en 1879 por Samuel Boote (1844-1921) que muestra el resultado de la intervención de Pedro Benoit (1836-1897)

1.3. El Cabildo a principios del siglo XX, con los tres arcos –en dos niveles– del ala derecha ya demolidos por la apertura de la Avenida de Mayo

1.3. El Cabildo a principios del siglo XX, con los tres arcos –en dos niveles– del ala derecha ya demolidos por la apertura de la Avenida de Mayo

1.4. El Cabildo, restaurado por Mario Buschiazzo, circa 1940

1.4. El Cabildo, restaurado por Mario Buschiazzo, circa 1940

2. CASA DE LA INDEPENDENCIA

San Miguel de Tucumán

2.1. La casa de Francisca Bazán de Laguna en 1869.

2.1. La casa de Francisca Bazán de Laguna en 1869.

Foto de Angel Paganelli (Italia, s/d – 1928)

2.2. La fachada proyectada en 1875 por Federico Stavelius, construida tras la demolición ordenada por el presidente Nicolás Avellaneda

2.2. La fachada proyectada en 1875 por Federico Stavelius, construida tras la demolición ordenada por el presidente Nicolás Avellaneda

2.3. Patio del templete inaugurado en 1904, destinado a preservar el «Salón de la Jura».

2.3. Patio del templete inaugurado en 1904, destinado a preservar el «Salón de la Jura».

Sobre los muros laterales se dispusieron los relieves «El 25 de Mayo de 1810» y «La Declaración de la Independencia », realizados por la escultora tucumana Lola Mora.

2.4. El patético proyecto de «Valoración de la Casa Histórica de Tucumán» realizado durante la última dictadura militar

2.4. El patético proyecto de «Valoración de la Casa Histórica de Tucumán» realizado durante la última dictadura militar

2.5. La Casa de la Independencia en la actualidad

2.5. La Casa de la Independencia en la actualidad

Reconstruida según el proyecto de Mario Buschiazzo en la década de 1940

3. CASA NATAL DE SAN MARTÍN EN YAPEYÚ

Provincia de Corrientes

3.1. «Casa natal del Libertador » en Yapeyú (postal s/f)

3.1. «Casa natal del Libertador » en Yapeyú (postal s/f)

3.2. Yapeyú: improvisado altar dedicado al Gral. San Martín en el interior de su casa natal

3.2. Yapeyú: improvisado altar dedicado al Gral. San Martín en el interior de su casa natal

3.3. Yapeyú a mediados del siglo XX; a la izquierda, el Templete

3.3. Yapeyú a mediados del siglo XX; a la izquierda, el Templete

3.4. Yapeyú: «Templete que resguarda las ruinas de la casa natal del Gral. San Martín»

3.4. Yapeyú: «Templete que resguarda las ruinas de la casa natal del Gral. San Martín»

3.5. Interior del templete de Yapeyú. Ruinas de la casa natal de San Martín

3.5. Interior del templete de Yapeyú. Ruinas de la casa natal de San Martín
Haut de page

Notes

1 Gandolfi, Fernando: «La casa de Rosas: la destrucción del patrimonio como práctica ideológica», en El laberinto de la memoria. Itinerarios del patrimonio arquitectónico y urbano en Argentina. Apuntes para la Maestría en conservación, restauración e intervención del patrimonio arquitectónico y urbano. CRIP - FAU / UNLP, 2009, p. 7.

2 Acta de la Declaración de la Independencia El Redactor del Congreso Nacional (1816), n° 6, tomado de Etchart, M. B. y Douzon, M. C. (comp.). Documentos de Historia Argentina. 10° edición. Buenos Aires: Cesarini Hnos. Editores, 1983, p. 39-40.

3 La antigua Plaza Mayor fue rebautizada Plaza de la Victoria tras las Invasiones inglesas de 1806 y 1807.

4 Se trata de uno de los 30 pueblos que formaron parte de las Misiones Jesuíticas, situado a orillas del río Uruguay en la antigua Gobernación de las Misiones Guaraníes del Virreinato del Río de la Plata, en la actual provincia de Corrientes.

5 José Francisco de San Martín y Matorras nació en Yapeyú el 25 de febrero de 1778 y toda la familia se trasladó a la ciudad de Buenos Aires en 1781, para partir hacia España tres años después.

6 Colección César Gotta. Las fotos referidas en esta parte se encuentran en la sección 1 del cuaderno fotográfico incluido al final del artículo.

7 Benito Panunzi nació en Amelia, Umbría (Italia) en 1819 y llegó a la Argentina hacia 1861, desarrollando su actividad como fotógrafo profesor de dibujo y retratista al óleo en la ciudad de Buenos Aires, donde murió en 1894. Luis Priamo: «La fotografía italiana en la Argentina. Siglos XVIII / XIX. Benito Panunzi», Catálogo de la muestra. Fundación PROA, Buenos Aires, 1998.

8 Otra fotografía tomada por Esteban Gonnet (1830-1868) tres años antes, daba cuenta de ese escenario desde el mismo ángulo, aunque la ubicación del observador –a nivel del primer piso– atenúa el impacto urbano del conjunto.

9 De Paula, Alberto J. S., «Cabildo de Buenos Aires» en Waismann, M. (coord.): Arquitectura colonial argentina. Buenos Aires: Ediciones Summa, 1986, p. 10-13.

10 Se trata del fundador de la Universidad Nacional de La Plata (1905), quien –siguiendo a Sarmiento– afirmaba: «Formadas (nuestras Casas de estudios) en la tradición conventual que aún persiste, y dentro de los muros áridos y calles rectas de las ciudades españolas, sin accidentes ni árboles, lo que da idea de pueblos melancólicos o de misántropos… » Ver, González, Joaquín V., «Espíritu y tendencias de la enseñanza», en Obras completas T XIV. Buenos Aires, s/d, 1936, p. 126.

11 El tema es analizado en profundidad por Adrián Gorelik en «La belleza de la Patria. Monumentos, nacionalismo y espacio público en Buenos Aires», Block N° 1, de agosto de 1997, p. 83 a 100.

12 La ley 11.688 fue impulsada por el entones diputado Carlos Alberto Pueyrredón (Intendente de Buenos Aires durante el período1940/43) y promulgada el 30 de mayo de 1933.

13 La campaña para evitar la demolición del Cabildo fue iniciada por Tomás Santa Coloma –primero como presidente del Circulo de la Guardia Nacional y luego como diputado nacional– y continuada por su hijo Federico Santa Coloma Brandsen, segundo Director del Museo Histórico Nacional. Afima Enrique de Gandía: «Hoy el Cabildo es un orgullo en Argentina. Es la Casa de los Argentinos. El abuelo magnífico de nuestra patria. No fue demolido por los esfuerzos del señor Tomás Santa Coloma y de su hijo Federico Santa Coloma. Esto no lo deben olvidar los Argentinos.[…] sus nombres […] deberían figurar en letras de bronce en la sala de entrada del ilustre edificio, para que los recuerden las generaciones venideras y como única recompensa de la Argentina a quienes han salvado la Casa de la Libertad, la reliquia más antigua y reverenciada de nuestra historia». Ver: «Federico Santa Coloma y la Batalla por el Cabildo». Buenos Aires: Boletín del Museo Social Argentino Año XLIX (N° 351 Abril-Mayo-Junio de1972); p. 193-204.

14 De Paula, Alberto J. S., op. cit., p. 13.

15 Tras ser declarada Buenos Aires Capital Federal de la República Argentina en 1880, Juan Buschiazzo fue nombrado por el intendente Torcuato de Alvear director del Departamento de Obras Públicas de la Municipalidad, desde donde realizó numerosos proyectos y obras, entre las cuales se destaca la Avenida de Mayo, que une la Casa Rosada (sede del poder ejecutivo) con el Congreso de la Nación.

Antes de morir, dispuso que parte de sus bienes sirvan para sostener la formación de su sobrino Mario Buschiazzo, quien mas tarde sería la figura clave en el campo de la preservación del patrimonio arquitectónico en Argentina. Ver de Schidt, Claudia: La obra de Juan Buschiazzo. Un profesional entre la Arquitectura y la construcción. Buenos Aires: IAAA, 1990.

16 Cabe aclarar que, en el contexto americano, una obra que ronde los doscientos años es considerada «antigua».

17 De Paula, Alberto J. S.: «Arq. Mario José Buschiazzo», en Anales del Instituto de Arte Americano e Investigaciones Estéticas, n° 31-32; Buenos Aires, 1996/97, p. 19.

18 Ver Migone Rettig, Jaime y Pirozzi Villanueva, Antonio (recopilación): «Carta del restauro italiana. 1931», en Cartas y Recomendaciones Internacionales. CONPAL-Chile; Santiago, 1999.

19 Los principios atinentes a la conservación y restauración de edificios históricos orientan acciones en las que debe primar la autenticidad de la obra. En el caso de las «reconstrucciones», éstas deben estar respaldadas por documentos que permitan un trabajo riguroso. En el caso del Cabildo, se optó por un resultado «armonioso » a costa de contribuir a la falsificación de la obra, justificando la decisión en las alteraciones que ya había sufrido.

20 El antecedente más directo de utilización no aparente del hormigón armado en un trabajo de restauración reconstructiva fue el realizado por Luca Beltrami en el Campanille de Venecia, reconstruido entre 1903 y 1912 tras el derrumbe del original en 1902. Ver Fernández, Roberto, Obra del tiempo, Buenos Aires: Concentra, 2008.

21 Sección «Noticias de Cultura», diario La Nación, Viernes 1° de octubre de 2004.

22 La obra es comúnmente conocida como «La Casa de Tucumán». Véase las fotos de la sección 2 del cuaderno fotográfico.

23 Tucumán –situada al noroeste del país– tiene actualmente una superficie 22.524 km2.

24 Ravignani, Emilio: Asambleas constituyentes argentinas, Tomo 1, Instituto de Investigaciones Históricas de la Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires, p. 1937-1939.

25 La elección de la ciudad de Tucumán se fundaba en los problemas que tuvo para sesionar la Asamblea del Año XIII dado que federales se negaban a participar bajo la influencia porteña. Así, en las instrucciones del año 1813, los representantes orientales exigieron a las autoridades que se excluyese Buenos Aires como ciudad sede. Al menos Tucumán podía ser custodiada por el Ejército del Norte –cuyo comando general tenía asiento en esa ciudad– y distaba del área de influencia de Artigas.

26 El rango administrativo alcanzado por la ciudad tras la creación del Virreinato del Río de la Plata, se diluyó al suprimirse la Gobernación Intendencia del Tucumán (Real Cédula del 5 de agosto de 1783), pasando a integrar Tucumán –junto con Catamarca, Santiago del Estero, Jujuy, Salta y la Puna de Atacama– la nueva Gobernación Intendencia de Salta del Tucumán, con sede gubernamental en la ciudad de Salta.

27 Buschiazzo, Mario: «Historia de la Casa de la Independencia» en El Congreso de Tucumán. Buenos Aires: ediciones Tehoría, 1966. p. 373-382.

28 Furlong, Guillermo: La Casa Histórica de la Independencia. Buenos Aires: Academia Nacional de la Historia, 1971. p. 11.

29 La Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos que tiene, entre otros, objetivos tales como «Preservar, defender y acrecentar el patrimonio histórico y artístico de la Nación, proponer al Poder Ejecutivo la declaración de utilidad pública de lugares y monumentos, inmuebles, documentos y ámbitos urbanos (tanto públicos como privados) que se consideren de interés histórico o histórico-artístico, por su representatividad socio-cultural para la comunidad, …» fue creada por la Ley 12.665, sancionada recién en 1940.

30 El fotógrafo italiano (s/d – 1928) estableció su estudio fotográfico en San Miguel de Tucumán alrededor de 1865 y gozaba de gran prestigio hacia fines del siglo XIX, obtuvo –además de las famosas tomas de la Casa de la Independencia– las primeras fotografías de la ciudad. Páez de la Torre (h), C.: « El fotógrafo más prestigioso», en La Gaceta, Tucumán, 28 de junio de 2008; citando un artículo de José R. Fierro, publicado en el mismo medio, en 1925.

31 Este encomillado sigue reproduciéndose con total naturalidad en toda crónica de la Casa como si, a pesar de su valor histórico, hubiera sido (técnicamente) imposible su rescate material.

32 Furlong, Guillermo; op. cit. (el subrayado es nuestro).

33 En «El dique se viene» (www.bialetmasse.com) Norberto Huber, haciendo referencia a un episodio relacionado con las obras del Dique «San Roque» –en la provincia de argentina de Córdoba– que tuvo a Stivelius como uno de sus protagonistas, revela que éste publicó una nota (de desagravio) en el periódico local «El porvenir» dónde afirmaba que poseía dos títulos a falta de uno y que aparte su mejor título era pertenecer a una Institución de Ingenieros de Londres. Citando –entre otras fuentes documentales– al «Alegato de Bien Probado, presentado por el Dr. Juan Bialet Massé, en el Juicio que sigue contra Don Federico Stavelius, por perjurio y Ejercicio Ilegal de la profesión de Ingeniero Civil en el proceso que se mandó formar por el Gobierno de Córdoba contra el Director y Empresario de las Obras de Riego de los Altos de Córdoba. 1896. Biblioteca Mayor U.N.C». Huber agrega que en dicho juicio‚ Stavelius no presentó ningún diploma y se de-mostró que no había sido expedido ni validado ninguno por institución nacional alguna.

34 El equívoco manejo de los elementos del clasicismo –como, por ejemplo, la utilización de pilastras rectas en el cuerpo central y columnas adosadas en los laterales de la composición– dan cuenta de la precaria formación estética de Stavelius.

35 Discípulo del italiano Francesco Romero (1840-1906) nació en Buenos Aires en 1857. Tras radicarse unos años en Venecia regresó al país donde cultivó géneros gauchesco e histórico. Murió en su ciudad natal en 1902. Haber, Abraham, La pintura argentina. Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1985.

36 El pintor y músico Amadeo Grass (Amiens, Dto. de la Somme, 1805 - Gualeguaychú, Pcia. de Entre Ríos, 1871) se instaló con su familia en Santa Fe para decorar el salón principal del Cabildo y los despachos de los convencionales de 1853, por encargo del Gobierno Nacional, unos meses antes que éste comenzara a sesionar. Base de datos de Creadores Santafesinos, Subsecretaría de Cultura de la provincia de Santa Fe, 2008.

37 «Para el envejecimiento de las maderas duras destinadas a los pilares y las zapatas de las galerías se hicieron diversos ensayos en la Escuela de Química de la universidad de Tucumán, hasta lograr una solución sobre la base de ácido pícrico que carcome la madera superficialmente, sin dañar su resistencia. La inmersión en un baño de agua de cal completó el proceso.» Ver de Paula; Alberto J. S.: «La casa Histórica de la Independencia, en Tucumán» en Waisman, Marina (coordinación general): Arquitectura colonial argentina. Buenos Aires, Ediciones Summa, 1987, p. 122-126.

38 El proyecto de «Remodelación del área de la Casa Histórica de Tucumán» fue desarrollado en el ámbito de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional de Tucumán, siendo responsables del mismo los arquitectos Pagés de Hill, Cáceres Gómez, Cavagna y Estrada, bajo la supervisión del Decano de facto el arquitecto Díaz Puertas.

39 Los autores del primero y segundo premio del concurso público de Valoración de la Casa Histórica de Tucumán, organizado por la Secretaría de Turismo de la Provincia en 1980, fueron los arquitectos Combes, Legname, Paolasso, Paterlini, Silva y Sugrañes; participaron del jurado los arquitectos patrimonialistas Marina Waisman y José María Peña. Ver Nicolini, Alberto R.: «La Casa de la Independencia y su entorno», en El Patrimonio Arquitectónico de los Argentinos N°4 Tucumán – Catamarca – Santiago del Estero. SCA (Sociedad Central de Arquitectos) – IAIHAU (Instituto Argentino de Investigaciones en Historia de la Arquitectura y el Urbanismo); Bs As, 1987, p. 10 y 11.

40 Tras señalar –con su acostumbrada dureza– que «…el fallo fue la prueba de que en el jurado no había arquitectos, al margen de los títulos» establece una serie de premisas a fin de contextualizar el problema, entre las cuales se destaca «Que la espuria estación de servicio ubicada [en las cercanías] debe desaparecer» y «Que en esa cuadra-frente de la casa no debe haber sino una sola y única puerta de acceso: la de la Casa ». Artículo titulado «Un documento del arquitecto Eduardo Sacriste: Observaciones acerca de las obras de valorización de la Casa de Tucumán», diario La Nación, 1° de marzo de 1981; p. 2, 3° Sección.

41 Véase las fotos presentadas en la sección 3 del cuaderno fotográfico.

42 San Martín habitó suelo argentino desde su nacimiento en Yapeyú (1778) hasta el traslado de su familia a España (1784) y desde su regreso a Buenos Aires (1812) hasta el inicio de la Campaña de los Andes (1817); tras un breve paso por territorio nacional, se embarca en Buenos Aires con destino a Francia (1824), donde muere en 1850, en la ciudad de Boulogne-Sur-Mer.

43 La voz guaraní que significa «el tiempo que ha llegado a su madurez» o, simplemente «el fruto maduro», nominaba al más meridional de los treinta pueblos de las antiguas Misiones Guaraníticas, situadas sobre las márgenes del Alto Uruguay y Alto Paraná, pertenecientes entonces al gobierno de Buenos Aires.

44 La Orden Jesuita fue expulsada de las posesiones españolas por la Real cédula firmada por Carlos III a principios de 1767.

45 Sus otros tres hijos, María Elena, Manuel Tadeo y Juan Fermín, habían nacido en la Banda Oriental, donde don Juan ejerciera la administración de la estancia de Las Vacas, cerca de Colonia del Sacramento, que había pertenecido a la Compañía de Jesús.

46 Mitre, Bartolomé, Las Misiones Jesuíticas secularizadas. Buenos Aires: Editorial Anaconda, 1950, p. 16.

47 De Moussy, Jean Antoine Victor Martin, Mémoire historique sur la décadence et la ruine des Missions des Jésuites dans le Bassin de la Plata, leur état actuel. Libr. Ch. Douniol, Paris, 1864.

48 «Mestizo que, en los siglos XVIII y XIX, habitaba la Argentina, el Uruguay y Río Grande del Sur, en el Brasil, era jinete trashumante y diestro en los trabajos ganaderos», según el diccionario de la R.A.E.

49 Si bien la arquitectura neocolonial cobró por entonces particular interés en la Argentina en función de su conexión con corrientes de pensamiento que reivindicaron la hispanidad frente al rechazo de la misma por parte de la élite gobernante en el último cuarto del siglo XIX –conocida como generación del ochenta– la proyección internacional de la estética de raíz ibérica tuvo su apogeo con la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929. La idea de la muestra, realizada a partir de un gran despliegue de recursos, había surgido veinte años antes.

50 Se trata de la reducción de San Ignacio Miní, una misión jesuítica fundada por el sacerdote de esa orden, (San) Roque González de Santa Cruz a comienzos del siglo XVII con el fin de evangelizar a los nativos guaraníes. Se encuentra en la actual localidad de San Ignacio, en la provincia argentina de Misiones, distante unos 60km de su capital, Posadas.

51 Citado por Graciela Silvestri et alt. en la voz «Patrimonio», en Aliata y Liernur (Directores): Diccionario de Arquitectura en Argentina. Buenos Aires: AGEA, 2004.

52 Villavicencio, Jorge.: AD - Revista de turismo, medio ambiente y sociedad de Argentina. Córdoba, Altasierra Documentales, 2008.

53 El cuerpo del Gral. San Martín se encuentra en la Capilla Nuestra Señora de la Paz, ubicada en la nave derecha de la Catedral Metropolitana. El sarcófago está rodeado por tres esculturas femeninas, que representan a cada uno de los países que liberó: Argentina, Chile y Perú. Junto a él se hallan las urnas con los restos de los generales Juan Gregorio Las Heras y Tomás Guido y los del «Soldado Desconocido de la Independencia».

54 Se trata de un monumento –cercano al Templete– inaugurado en 1982 en homenaje a los correntinos caídos en la Guerra de Malvinas. Su curvatura trunca «simboliza la ausencia de los caídos y la soberanía argentina ausente en las islas. En las placas de bronce se detallan el nombre de los caídos.»

55 Ver «Los Espíritus de la raza», en Liernur, Jorge Francisco: Arquitectura en la Argentina del Siglo XX. Buenos Aires: Fondo Nacional de Las Artes, 2001. Cap. 2. «Criollos y cosmopolitas. 1910-1930», p. 138-152.

56 R. Rojas (1882-1957), referente del nacionalismo y autor de la novela histórica dedicada a San Martín «El Santo de la espada», vivió en esa casa desde 1929 hasta su muerte; en 1958 fue convertida en museo.

57 Guillermo Furlong Cardiff, fue un sacerdote jesuita que desarrolló una intensa labor archivística referida fundamentalmente a la cual comenzó a llamar, precisamente, Epoca de la dominación hispánica. Ver de Gianello, Leoncio, «Guillermo Furlong S J», Revista América N°10. Santa Fe: Centro de Estudios Hispanoamericanos, 1991, p. 17-22.

58 Billiken era una publicación mensual destinada a los escolares de primera enseñanza, de carácter conservador y marcado nacionalismo. Apareció en 1919 y era dirigida por el periodista uruguayo Constancio C. Vigil.

59 Se trata de un argentinismo instaurado por la Asamblea del Año XIII: mayo/ya, es el adjetivo aplicado a todo acontecimiento relacionado con la Revolución de Mayo; se usa predominantemente como modificador de sustantivos femeninos como, por ejemplo, gesta maya o fiesta/s maya/s (los hechos de la Semana de Mayo de 1810 o su celebración anual).

60 Bob Marley (1945-1981), músico jamaiquino.

Haut de page

Table des illustrations

Titre 1. 1. «Plaza de la Victoria», fotografía tomada en 1867 por Benito Panunzi (Italia, 1819 – Argentina, 1894)
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2503/img-1.png
Fichier image/png, 542k
Titre 1.2. «Cabildo y Policía», fotografía tomada en 1879 por Samuel Boote (1844-1921) que muestra el resultado de la intervención de Pedro Benoit (1836-1897)
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2503/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 276k
Titre 1.3. El Cabildo a principios del siglo XX, con los tres arcos –en dos niveles– del ala derecha ya demolidos por la apertura de la Avenida de Mayo
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2503/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 36k
Titre 1.4. El Cabildo, restaurado por Mario Buschiazzo, circa 1940
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2503/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 32k
Titre 2.1. La casa de Francisca Bazán de Laguna en 1869.
Légende Foto de Angel Paganelli (Italia, s/d – 1928)
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2503/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 1,7M
Titre 2.2. La fachada proyectada en 1875 por Federico Stavelius, construida tras la demolición ordenada por el presidente Nicolás Avellaneda
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2503/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 28k
Titre 2.3. Patio del templete inaugurado en 1904, destinado a preservar el «Salón de la Jura».
Légende Sobre los muros laterales se dispusieron los relieves «El 25 de Mayo de 1810» y «La Declaración de la Independencia », realizados por la escultora tucumana Lola Mora.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2503/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 24k
Titre 2.4. El patético proyecto de «Valoración de la Casa Histórica de Tucumán» realizado durante la última dictadura militar
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2503/img-8.png
Fichier image/png, 2,5M
Titre 2.5. La Casa de la Independencia en la actualidad
Légende Reconstruida según el proyecto de Mario Buschiazzo en la década de 1940
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2503/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 64k
Titre 3.1. «Casa natal del Libertador » en Yapeyú (postal s/f)
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2503/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 56k
Titre 3.2. Yapeyú: improvisado altar dedicado al Gral. San Martín en el interior de su casa natal
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2503/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 64k
Titre 3.3. Yapeyú a mediados del siglo XX; a la izquierda, el Templete
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2503/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 56k
Titre 3.4. Yapeyú: «Templete que resguarda las ruinas de la casa natal del Gral. San Martín»
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2503/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 36k
Titre 3.5. Interior del templete de Yapeyú. Ruinas de la casa natal de San Martín
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/2503/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 47k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Fernando Francisco Gandolfi, « Tres Destinos, la Patria en ruinas », L'Ordinaire des Amériques, 212 | 2010, 127-156.

Référence électronique

Fernando Francisco Gandolfi, « Tres Destinos, la Patria en ruinas », L'Ordinaire des Amériques [En ligne], 212 | 2010, mis en ligne le 01 novembre 2015, consulté le 20 juin 2021. URL : http://journals.openedition.org/orda/2503 ; DOI : https://doi.org/10.4000/orda.2503

Haut de page

Auteur

Fernando Francisco Gandolfi

Univeresidad Nacional de La Plata

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
L’Ordinaire des Amériques est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo IPEAT
  • Logo Université Toulouse-Jean Jaurès
  • Logo Université de Toulouse
  • Logo Latindex
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search