Navigation – Plan du site

AccueilORDA226Principios legitimadores de la ma...

Principios legitimadores de la matriz ideológica doctrinaria de la derecha chilena, 1973‑tiempo presente

Legitimizing principles of the doctrinal ideological matrix of the Chilean right, 1973‑present time
Principes légitimateurs de la matrice idéologique doctrinale de la droite chilienne, 1973‑temps présents
Jorge Olguín Olate

Résumés

En utilisant une méthodologie basée sur des biographies, des autobiographies et des témoignages d’une série d’acteurs civils et militaires de la dernière dictature civile militaire, il est destiné à démontrer que la droite chilienne est une idéologie qui est opérationnalisée dans une série de principes légitimants d’origine catholique scolaire, tels que : ordre, droit à la rébellion, propriété privée, inégalité, anti-marxisme, subsidiarité, bien commun, entre autres. Lorsque ces principes sont menacés, ils peuvent être mis à jour selon de nouvelles approches, comme cela s’est produit avec le néolibéralisme qui les a réinterprétés pour un nouveau droit qui s’est installé au pouvoir en 1973, et qui, actuellement, gouverne le Chili.

Haut de page

Notes de la rédaction

Artículo inédito, elaborado a partir de la tesis doctoral “Legitimación, institucionalización y operacionalización de la violencia de Estado bajo la dictadura cívico militar chilena”, Universidad de Chile, 2016.

Texte intégral

I. Introducción

1Antonio Gramsci define el concepto de ideología como: “una concepción del mundo que se manifiesta implícitamente en el arte, el derecho, en la actividad económica, en todas las manifestaciones de la vida intelectual y colectiva” (Duhalde 74). En la misma lógica de respuesta, se encuentra Giovanni Sartori, para quien la ideología opera como un sistema de creencias que se caracteriza:

En el nivel cognitivo, por una mentalidad dogmática (rígida, impermeable tanto a los argumentos como a los hechos) y doctrinaria (que apela a los principios y a las argumentaciones deductivas) y, en el nivel emotivo, por un fuerte componente pasional, que les confiere un alto potencial de actividad (Bobbio, Matteucci, Pasquino, 759).

2En el caso distintivo de las elites, Eduardo Duhalde define ideología en cuanto a su rol sociopolítico dominante “porque es el producto del sistema de dominación, y finalmente porque domina a los individuos y grupos sociales que la sufren y la interiorizan, e impregna su comportamiento” (Duhalde 74). No obstante la afirmación anterior, Alain Benoist, aclara que muchos intelectuales han intentado definir el concepto de derecha, no existiendo unanimidad al respecto (Benoist 45). Simon de Beauvoir propone definir la derecha por su antítesis, la izquierda (Benoist 64), pues tal como precisa Norberto Bobbio:

Derecha e izquierda son dos términos antitéticos que, desde hace más de dos siglos, se emplean habitualmente para designar el contraste de las ideologías y de los movimientos en que está dividido el universo, eminentemente conflictivo, del pensamiento y de las acciones políticas. En cuanto términos antitéticos son, respecto del universo al que se refieren, recíprocamente exclusivos y conjuntamente exhaustivos: exclusivos, en el sentido de que ninguna doctrina ni ningún movimiento pueden ser al mismo tiempo de derechas y de izquierdas; exhaustivos, porque, al menos en la acepción más rigurosa de ambos términos, tal y como iremos viendo más adelante, una doctrina o movimiento únicamente puede ser de derechas o de izquierdas (Bobbio 49).

3Para el caso chileno, diversos historiadores han intentado definir el concepto de derecha. Por un lado, Sofía Correa, plantea que “la elite chilena del siglo xx, obligada por las circunstancias históricas, se transforma en el segundo tercio del siglo xx, en derecha”, pues ha surgido una izquierda (Correa 9). Por tanto, la definición de derecha para Chile sería banal y solamente referencial (Correa 21 y 28). Por otro lado, Verónica Valdivia propone dos formas de estudiar y definir la derecha chilena, ya sea como ideología o como actitud. En el primero de los casos, la sociología ayudaría a alcanzar una correcta caracterización de esta y en el segundo caso, existirían entre los derechistas ciertas actitudes que los definirían como tales, pero no existiendo un pensamiento propiamente tal de derecha (Valdivia 2008, 27). Historiando la derecha política chilena, Valdivia propone entonces su existencia desde los años 30 del siglo xx y un nuevo “parto” de la misma en los años 60 del mismo siglo (Valdivia 2008, 29 y 13), concordando con Correa, en que la derecha chilena no solo son partidos políticos, sino también asociaciones gremiales y medios de comunicación (Valdivia 2008, 23).

  • 1 Rubio agrega que “el análisis histórico de la derecha debe realizarse tomando en cuenta la variedad (...)

4Las últimas investigaciones acerca de la derecha chilena, como el estudio de Mario Contreras y Eduardo González, se propone la existencia de al menos tres derechas políticas, que ellos definen como: i) derecha moderna; ii) derecha tradicional y iii) derecha pequeña burguesa conservadora (Contreras y González 12). Bajo esa caracterización, buscan ampliar el tradicional concepto de derecha chilena que se ha propuesto como categoría historiográfica, transitando desde un reduccionista énfasis socioeconómico, se avanza hacia una definición mayormente sociocultural (Contreras y González 26-27). Bajo esta misma lógica, Pablo Rubio busca desmitificar la noción de derecha que la historiografía nacional ha canonizado, especialmente aquella que asocia este concepto con los sectores dominantes del país1. Rubio plantea, al igual que Contreras y González, que es necesario ampliar la definición estructural y rígida de la derecha chilena hacia el campo cultural, menos racional y más emocional, es decir, busca analizarla como cultura política (Rubio 42).

  • 2 Para Rubio “una segunda esfera de ideas concluyentes está dada por las características internas de (...)

5La definición antropológica de la derecha que plantea Rubio, es eficaz como categoría de análisis, pero lamentablemente en su estudio, no logra penetrar en el ethos cultural presente en los actores de la derecha chilena, pues ser o definirse de derecha, claramente, es una actitud ante la vida, pero que obedece a una cosmovisión ideológica predeterminada que, mediante doctrinas y principios de origen metafísico, legitiman su actuar en la sociedad2. Los estudios acerca de la derecha chilena de Javier González proponen una derecha nacional desideologizada, pues esta sería más bien una mentalidad, es decir una “actitud antes las cosas” (González 2). González es concluyente al decir que “el pensamiento de derecha no es una ideología” (González 2), pues si bien en Chile existen derechistas, no existiría propiamente tal “un pensamiento que pueda calificarse como de derecha” (González IV).

  • 3 O, en su defecto, de una carga negativa de la noción de ideología en exclusividad a la izquierda ch (...)

6Las versiones historiográficas de una derecha chilena desideologizada responden a una interpretación política de trasfondo tradicional, que buscan la construcción de un escenario sociopolítico a partir de la propia interpretación de los actores de derecha3. Ya uno de los principales ideólogos de la última dictadura chilena, Jaime Guzmán, lo había expresado en detalle, “a mí no me gusta hablar de la unidad de la derecha porque creo que el término ‘derecha’ es un término sobrepasado, hueco e irrelevante, lo mismo que los términos ‘centro’ e ‘izquierda’ ” (Fontaine Talavera 543).

II. Principios legitimadores de la ideología de derecha

  • 4 El conservadurismo es uno de los principales rasgos de su identidad. Según Tiziano Bonazzi, este pu (...)
  • 5 Para analizar el impacto de la encíclica Quadragésimo Anno en la juventud católica, véase (Cristi, (...)

7La matriz ideológica doctrinaria de la derecha chilena tiene su propia identidad4, la cual se ha nutrido conceptualmente sobre la base de al menos tres momentos históricos: i) la bajada de la escolástica tomista desde tiempos coloniales; ii) el impacto de algunas encíclicas papales de los siglos xixxx, como Rerum Novarum o Quadragésimo Anno y iii) la experiencia corporativista franquista desde mediados de los años 30 del siglo xx 5. De la conjunción de estos tres momentos históricos, en la presente investigación se propone demostrar que la matriz cultural de la derecha chilena que existe desde la segunda mitad del siglo xx, se ha nutrido ideológica y doctrinalmente de una serie de principios legitimadores que, para el caso específico de esta investigación, se resumen en siete: derecho de propiedad; orden; desigualdad; subsidiariedad; antimarxismo; derecho de rebelión y bien común, todos los cuales, pueden ser reinterpretados cuando se ven amenazados por otro proyecto ideológico, como aconteció con el triunfo de la coalición marxista en Chile en 1970; el posterior golpe de Estado de 1973, y finalmente, la asimilación de las doctrinas neoliberales que la derecha asumió e incorporó en su discurso y praxis hasta la actualidad.

1. Derecho de propiedad

  • 6 En el caso específico del expresidente Eduardo Frei Montalva, véase su tangencial encuentro con el (...)

8Varios de los principales representantes políticos de la derecha chilena, fueron en su juventud, impactados por el desarrollo ideológico de la primera mitad del siglo xx. Muchos de ellos también, bajo una mentalidad conservadora de raigambre católica, llegaron a simpatizar con la experiencia corporativista española de Franco o portuguesa de Salazar y no mayormente con el corporativismo fascista de Hitler o Mussolini. La posición pro Franco de estos actores se reforzó tras ser vencidos Alemania e Italia en la Segunda Guerra Mundial; tras conocerse las atrocidades genocidas que cometieron especialmente los alemanes y; tras la toma de posición antimarxista pro Estados Unidos bajo el mundo bipolar que comenzaba a gestarse en la denominada Guerra Fría6.

9“Hoy España lleva el pandero del Estado corporativo, régimen nuevo y magnífico, que el mundo retrógrado no quiere reconocer”, y por eso, “estoy archifranquista”, decía un quinceañero Jaime Guzmán, tras un viaje escolar a España (Guzmán 1991, 80). El exlíder del Partido Nacional, Sergio Onofre Jarpa recordará años más tarde en sus memorias que admiraba a Franco (Arancibia 180), y en la principal biografía del expresidente, Eduardo Frei Montalva, se señala que a este, el corporativismo franquista no le parecía para nada reprochable (Gazmuri 170).

  • 7 El corporativismo “es una doctrina que propugna la organización de la colectividad sobre las asocia (...)

10El impacto del corporativismo franquista superaba a los actores de derecha, llegando los gobiernos chilenos de las décadas 30 y 40 del siglo xx, a funcionar con una de las principales ideas fuerza de este movimiento: el gremialismo en razón de los cuerpos intermedios (Vial 61)7, puesto que estos serían “la forma más natural de participación” (Acuña 39). Con esta operatoria corporativista, los gobiernos de la época pretendían aminorar y, por tanto, superar lo que ellos consideraban como nefastos impactos sociales del capitalismo liberal y del marxismo soviético (Cristi, Ruiz 50).

11El cuerpo de ideas de la derecha chilena que se nutre desde el corporativismo católico de origen tomista, filtrado principalmente por la experiencia franquista, se construyó desde el campo metafísico de los derechos naturales. Este primer principio legitimador para Walter Benjamín implica que “el derecho natural aspira “justificar” los medios por la justicia de sus fines”8. Renato Cristi, en cambio, se preocupa de aclarar que una cosa es el derecho natural y otra muy distinta la ley natural (Cristi 175). Lo importante de este debate académico, en su bajada a la derecha chilena, radica en que uno de los principales derechos naturales que se puede observar desde el cuerpo de creencias de sus actores, es el derecho de propiedad (Vidigal 38) y (Cristi y Ruiz 79).

12Ernesto Fontaine, uno de los padres del neoliberalismo criollo, expresaba con euforia “¡Qué importantes son los derechos de propiedad!” (Fontaine 162), aunque uno de sus discípulos precisaba que se debía distinguir claramente “entre el derecho de propiedad y el derecho a la propiedad”, puesto que el primero se refería a los que ya lo son y el segundo a los que serán en el futuro (Büchi 160). En este sentido, el fundamentalista católico, Fabio Vidigal, formulaba que “los derechos del propietario son derechos adquiridos, en conformidad con la ley natural” (Vidigal 71), los cuales, como señaló Pío XII en Quadragésimo Anno, deberán estar siempre subordinados al bien común de las sociedades.

  • 9 Idea original en (Rojas 122). Siguiendo a Bobbio “la derecha percibe las desigualdades como un fenó (...)

13Bajo esta premisa, el derecho de propiedad, al ser natural, y este, al ser anterior al derecho positivo, no puede transformarse de raíz9. Por tanto, para quien fue embajador de la dictadura en el Vaticano, Héctor Riesle, “el derecho natural es verdadero derecho, y de jerarquía normativa superior a cualquier Constitución” (Barahona et al. 295), todo lo cual, para Pinochet, sencillamente pasaba por la asimilación de la jerarquía con el orden sociopolítico (Pinochet 1983, 14).

14¿Por qué entonces es relevante para la derecha chilena la propiedad privada como principal centro neurálgico del derecho natural? Uno de los representantes clásicos de la derecha local contemporánea, Arturo Fontaine Aldunate, entrega parte de la respuesta: “la propiedad privada en consecuencia es la fortaleza en que se ampara la libertad de las personas”, ya que “el poder jurídico que el hombre tiene sobre las cosas, especialmente sobre la tierra, y que los juristas designan como dominio o propiedad, es la mejor garantía de la libertad de los ciudadanos” (Fontaine Aldunate 28). Reforzando lo anterior, Hermógenes Pérez de Arce, exclamaba en una de sus columnas de opinión que “el derecho de propiedad es, pues, la manifestación más sustancial de la libertad del hombre” (Pérez de Arce 129). Esta libertad consustancial a la naturaleza de los seres humanos, los gobiernos deberían garantizarla mediante el resguardo de la posesión de los bienes materiales privados, puesto que, en palabras de Eduardo Boetsch, “la propiedad privada es condición previa y necesaria para que exista una sociedad de hombres libres” (Boetsch 87). De lo anterior se desprende que, en el marco ideológico de la derecha chilena, existe una relación correspondiente entre el derecho de propiedad y la libertad de los individuos.

2. Orden

15El segundo principio legitimador de la derecha chilena está relacionado con la conservación de un tipo de orden político y social deseado. Para alcanzar tal objetivo, bajo un esquema jerárquico, sería necesario reforzar la autoridad de quienes han sido llamados “naturalmente” a gobernar desde el Estado. Lo primero que se debe aclarar, es que este orden responde a un binomio antitético que es el desorden, la crisis, la anarquía, el caos, es decir, la revolución. Por tanto, para los actores de derecha, las sociedades se jerarquizarían para resolver este tipo de inconvenientes sociopolíticos (Silva 161). La autoridad comprendida bajo esta lógica se entiende, entonces, como orden, jerarquía, tradición o protección de unos sobre otros (Cristi 21). El expresidente Jorge Alessandri, definía el principio autoritario desde la óptica del ejercicio del poder político, pues:

  • 10 Opinión compartida por su discípulo Jaime Guzmán (Cristi 42).

Gobernar a un país significa mandar con autoridad, lo que implica como deber supremo mantener el orden público y el respeto riguroso de las jerarquías, sin lo cual se hace imposible la vida civilizada (Silva 5)10.

16Bajo esta lógica, el arquetipo a seguir por la sociedad civil de derecha queda subordinado a las instituciones armadas de los Estados, para las cuales:

El principio de autoridad es la base fundamental en que descansa la organización de la nación, cuyos elementos directivos están jerárquicamente establecidos y tienden a dar cumplimiento a los fines del Estado” (Polloni 83).

17Por tanto, al interior de las Fuerzas Armadas:

El principio de autoridad adquiere un significado especial. Reside en el “mando”, en cualquiera jerarquía de la organización que tenga derecho a ordenar, y corresponde a la obediencia reflexiva pero inmediata y sin vacilación de los subalternos a sus superiores (Polloni 83).

18Pues tal como señalaba el exlíder del Movimiento Nacionalista Patria y Libertad, Pablo Rodríguez, “sin una autoridad que mande y subordinados que obedezcan no existe el orden” (Rodríguez 102). El mismo Pinochet era uno de los sometidos, pues cuando en una entrevista se le preguntó quién lo mandaba, respondió “¡Dios, pues!” (Oyarzún 111).

19En síntesis, si por alguna razón se altera el orden político y social deseado por la clase dirigente de derecha, legítimamente los cuerpos armados podrían iniciar un proceso restaurador del orden extraviado. Ese reordenamiento no sería humano, sino divino, puesto que. en palabras del brasileño Plinio Correa de Oliveira, uno de los más connotados escritores tomistas de la derecha chilena de los años 60:

Por orden entendemos la paz de Cristo en el Reino de Cristo. O sea la civilización cristiana, austera y jerárquica, fundamentalmente sacra, antiigualitaria y antiliberal (Correa 2005 90).

3. Desigualdad

20La frase de Correa de Oliveira sirve de entrada para el estudio del tercer principio legitimador de la derecha chilena, la desigualdad. La desigualdad para la derecha es querida por Dios. Michael Novak, el teólogo católico del neoliberalismo fundamentalista estadounidense, es sincero al expresar que:

No creo que la igualdad sea un ideal muy loable. Ciertamente, no fue ese el ideal de Dios. Él hizo a las naciones y a las personas diferentes; no iguales (Santa Cruz 191).

21Fabio Vidigal, es franco al señalar que si bien los hombres somos iguales por naturaleza hay “legítimas desigualdades de patrimonio, condición social, educación y otras” (Vidigal 16). El grupo ultraconservador conocido como “Tradición, Familia y Propiedad”, concluía en su principal texto de difusión que “declaramos categóricamente que una sociedad orgánica y conforme al orden natural de las cosas debe ser constituida por clases sociales distintas y jerarquizadas” (438). En el plano político, y en relación a los países marxistas de la Guerra Fría, Hermógenes Pérez de Arce, expresaba que:

Los esclavos son, por definición, todos iguales. Por consiguiente, los regímenes que ponen como propósito fundamental la búsqueda de la igualdad terminan invariablemente esclavizando a sus ciudadanos (Pérez de Arce 151).

22Ahora bien, el principal campo de interés con respecto al tema de la legitimidad de la desigualdad, es el económico. Friedrich von Hayek, uno de los fundadores y propagadores de la macroteoría del neoliberalismo en el siglo xx, era enfático en resaltar en sus entrevistas que:

Las personas son diferentes y nada sería más injusto que tratar de hacer iguales a seres que no lo son. Lo único que puede ser igual, le repito, es el trato que todos reciben de parte del gobierno (Santa Cruz 48).

23Por tanto, para él, “la única igualdad factible es la igualdad ante la ley” (Santa Cruz 56). Discípulos del pensamiento hayekiano, como el último ministro del Interior de la dictadura, Carlos Cáceres, planteaban que “para que el individuo pueda ejercer en plenitud sus derechos se requiere, como principio, la aceptación del derecho natural a la propiedad privada” (Herrera Cajas et al. 190), es decir, tal como precisaba uno de los principales sacerdotes al servicio de la dictadura, Osvaldo Lira, la búsqueda de la igualdad, más allá de lo jurídico, va contra el derecho natural (Arce, Campos Menéndez 39), pues los seres humanos:

Son desiguales entre sí, tanto por sus cualidades innatas como por el ejercicio mismo de sus actividades, hasta el extremo de que no sólo no son iguales entre sí, sino que tampoco podrán serlo jamás”, especialmente concluía el religioso cuando “las desigualdades pueden perfectamente arrancar de la acción creadora de Dios (Arce y Campos Menéndez 39‑40).

24De todas maneras, si existiese una igualdad permitida por Dios a los seres humanos, esta sería de oportunidades, pues como planteaba el abogado Pablo Rodríguez:

La igualdad debe concretarse en tres planos esenciales: un mínimo material condigno a la condición humana, iguales posibilidades y oportunidades para progresar y desarrollar y la misma medida jurídica para calificar y sancionar nuestra conducta (Rodríguez 101).

25Este planteamiento no es tan distinto al pensamiento de la Iglesia Católica, que mediante la encíclica Rerum Novarum señalaba que:

En la naturaleza de los hombres existe la mayor variedad: no todos poseen el mismo ingenio, ni la misma actividad, salud o fuerza; y de diferencias tan necesarias se sigue naturalmente la desigualdad de fortuna (Sociedad Chilena Tradición, Familia y Propiedad 256).

26Es decir, como acertadamente concluye en sus estudios Miguel Rojas Mix, justicia e igualdad para los conservadores “sólo pueden obtenerse en el cielo” (Rojas 110).

4. Subsidiariedad

  • 11 Para Rojas Mix “la noción de “subsidiariedad” viene efectivamente del pensamiento tomista y escolás (...)

27El cuarto principio legitimador es la subsidiariedad11. De origen tomista, se define básicamente como “apoyo o auxilio” (Widow 122). Este principio para la derecha chilena es asumido en relación al rol del Estado, es decir, como antídoto al exceso de estatismo. Jaime Guzmán lo explicaba claramente cuando señalaba que:

Resulta igualmente efectivo que el tamaño del Estado en nuestra economía, sigue siendo gigantesco, y que su reducción –por medio de la venta de empresas y activos estatales– subsiste como un imperativo cada vez más impostergable, no sólo por los perjudiciales efectos económicos de la actual situación sobre el gasto público, sino porque la realidad vigente al respecto sí que se opone al principio de subsidiariedad y, más ampliamente, a las estructuras fundamentales de una sociedad libre (Fontaine Talavera 443).

28Para Guzmán, entonces, esta comprensión del principio de subsidiariedad, se produjo tras su conversión desde el corporativismo al neoliberalismo como modelo de desarrollo socioeconómico para Chile.

29Ahora bien, este principio, en su esencia moralista de origen católico tomista, sufrió alteraciones éticas para los actores de derecha, especialmente al asumir una interpretación más tecnocrática por parte de algunos “Chicago boys”. En una de sus tantas charlas a jóvenes economistas chilenos, el teólogo Michael Novak, advertía que:

A mí no me gustan Milton Friedman ni la escuela de Chicago, porque insisten demasiado en la economía y no lo suficiente en la política y moral (Santa Cruz 200).

  • 12 “Las Fuerzas Armadas garantizan la institucionalidad constitucional” (Dirección de Instrucción del (...)

30El empresario Ricardo Claro es un buen ejemplo de esto, ya que, si bien compartía en lo general las medidas economicistas tomadas por la dictadura, en relación a la disminución del tamaño del Estado, tenía sus aprensiones con la falta de contenido moral de las mismas, llegando a afirmar en una entrevista que “yo no creo en el principio de subsidiariedad de Friedman, sino en el de Santo Tomás de Aquino” (Serrano 50). Esta barrera al exceso de tecnocracia economicista neoliberal, provenía mayoritariamente de sectores dominantes afines al corporativismo, es decir, formaban políticamente parte, de lo que podemos denominar como una derecha clásica, quienes buscaban un desarrollo económico más armónico con los avances sociopolíticos de los cuerpos intermedios. La idea no pasaba por traspasarles exclusivamente las actividades del Estado a los grandes empresarios, sino también a los grupos intermedios, sean estos gremios o asociaciones de pequeños o medianos empresarios. Ahora bien, tanto para la nueva derecha como para la clásica, los garantes de este juego político bajo la democracia que comprendían los corporativistas, debían ser los cuerpos armados de la nación12.

5. Antimarxismo

31Esta mirada economicista de la igualdad de oportunidades de Von Hayek, se correlacionaba perfectamente con la posición maniquea de los conservadores chilenos, el antimarxismo. Este quinto principio legitimador formaba parte de un posicionamiento ideológico que tiene un fundamento doctrinario profundo, puesto que, para ellos, todo lo que existe, es decir, la creación, tiene un origen, un presente y un destino espiritual, por tanto, el antimarxismo debe ser analizado bajo perspectiva teopolítica, puesto que su postura es la férrea defensa del cristianismo, frente a un marxismo que se presenta como ateo. El exdictador Pinochet, por ejemplo, exclamaba en una de sus últimas entrevistas que “no puedo imaginarme la creación sin la existencia de un Ser Superior” (Oyarzún 208), aunque ya en sus memorias, escritas al finalizar su mandato, expresaba la misma unidad de pensamiento, al decir que creía en la existencia de una “mano misteriosa y sabia de la Divina Providencia que guía los destinos de los Estados” (Pinochet 1990, 207), insistiendo más tarde, que en esta vida dios “nos manda con una misión determinada” (Oyarzún 210). Esta mentalidad maniquea, para Pinochet, se rebelaba en nuestra existencia bajo un enemigo de dios, pues insistía con vehemencia: “hay un ser superior que nos ayuda o nos castiga”, puesto que acaso no “dice la Biblia que hay una lucha permanente entre el bien y el mal” y en cualquier momento de nuestras vidas “puede intervenir el diablito que tenemos, Satanás” (Oyarzún 209 y 217).

32No relativizando el discurso anterior, especialmente por la importancia política de quien lo expone, igualmente se debe matizar y precisar este tipo de narrativas. El punto de origen o de filtro de muchas de estas creencias metafísicas, radica en una serie de intelectuales conservadores. Para ellos, su teísmo cristiano católico se fundamentaba en que dios, no solamente creó todo lo que existe, sino que estaría aquí presente, manifestándose en la subsistencia de la patria o la nación, pues como señalaba el padre Osvaldo Lira “la nación consta de un alma” (Arce y Campos Menéndez 26). En este sentido, figuras emblemáticas del conservadurismo chileno, como Eduardo Frei Montalva, incorporaban la noción de espíritu teísta al ejercicio de la política, pues creían que, de esta manera, la práctica de esta actividad tendría sentido teleológico, en la lógica de la búsqueda del bien común de la sociedad (Gazmuri 199).

  • 13 El expresidente, Eduardo Frei Montalva, también veía al mundo en crisis (Gazmuri 185).

33El historiador Alberto Edwards, uno de los principales apologetas del conservadurismo chileno a inicios del siglo xx (Cristi, Ruiz 9), expresaba que “los regímenes políticos en forma reposan sobre fuerzas espirituales” (Álamos et al. 54), y Gustavo Acuña, uno de sus seguidores, en una de sus columnas de opinión, señalaba con símbolos criollos concretos que “el Estado portaliano fue una creación espiritual” (Acuña 16); creación, que, para el mismo Edwards, desde fines del siglo xix, se encontraba en una profunda decadencia (Álamos et al. 67)13. La principal razón de esta crisis, radicaba para los conservadores chilenos, en la excesiva liberalización social y económica que se había generado en la última centuria del siglo xix y las primeras décadas del siglo xx. Para ellos, este proceso generaba prejuicios morales que pasaban finalmente por el temor de extraviar su matriz cultural legitimadora de origen cristiano católico que le daba sentido “espiritual” a su existencia.

  • 14 Estos dos últimos actores fundaron la Falange Nacional, de la cual finalmente nació la Democracia C (...)
  • 15 Tratarán de influir desde los propios medios de comunicación que crearon, como fueron las revistas (...)

34Todo lo anterior se reforzaba con el impacto de una serie de teólogos y políticos confesionales extranjeros como: Jacques Maritain, Juan Vásquez de Mella o Ramiro de Maeztu, quienes dejaron profundas huellas doctrinarias en los jóvenes conservadores chilenos, especialmente en Jaime Eyzaguirre, Osvaldo Lira, Julio Philippi, Eduardo Frei Montalva y Bernardo Leighton14. A partir de este momento, se provocó una rearticulación intelectual profundamente relevante en el desarrollo del pensamiento conservador católico del siglo xx, que fue vital en la posterior reorganización política y gremial de la derecha chilena entre las décadas del 30 y 60 del mismo siglo15.

35En síntesis, el maniqueo metafísico de la cosmovisión de los conservadores chilenos, tiene explicaciones complejas y confusas. No obstante lo anterior, las prácticas discursivas evidencian un ataque frontal al marxismo, ya que este, al ser ateo, consideraría al hombre solamente bajo una naturaleza material y, por tanto, negaría a Dios, es decir, la esfera espiritual. Eduardo Frei Montalva (Gazmuri 332), Jaime Guzmán (Guzmán 1991, 89), Agustín Edwards Eastman (Herrero 160) fueron autodeclarados antimarxistas. Como herencia familiar, el abuelo de este último decía: “una sola cosa une a la gran mayoría de chilenos, y es el miedo al comunismo y la resolución de combatirlo” (Herrero 162). Cuando se presentó un escenario para el “combate”, como por ejemplo, tras el triunfo presidencial del socialista Salvador Allende, un tímido Pinochet habría expresado a sus oficiales que “el pueblo de Chile… ha sido engañado, pues parece ignorar dónde nos llevará el marxismo leninismo” (Pinochet 1990, 205). Discurso que con el correr del tiempo se transformó en sediciosos llamados de actores de la derecha chilena para que las FF.AA. se rebelasen al estado de derecho vigente. Un ejemplo de lo anterior, aconteció a mediados de 1973, cuando en una destemplada nota periodística publicada en el diario El Mercurio, el sacerdote Raúl Hasbún, expresaba su definición caricaturesca de esta ideología: “Al marxismo le es consustancial la mentira; el marxismo es una filosofía, es una escuela espiritual que necesita, como las moscas, nutrirse de la mugre, de la basura” (Herrero 388).

36Bajo esa misma mentalidad, uno de los intelectuales de la derecha golpista, Enrique Campos Menéndez, expresaba a inicios de la dictadura que no hay “nada más diabólico y perfecto como instrumento de demolición del orden social y de organización de la tiranía de los menos, que las teorías de Marx”, ya que ellos predican “la anarquía y el caos en vez de la jerarquía, el orden y el progreso” (Campos Menéndez 19).

37En uno de los principales textos de antimarxismo, del sacerdote, filósofo y poeta filopinochetista, José Miguel Ibáñez Langlois, se define la legitimidad de la matriz marxista desde la inexistencia de Dios, puesto que: “El ateísmo representa, en todos los planos de la realidad, teórico y práctico, filosófico y moral, una negación tan brutal e inhumana, que no deja subsistir bajo su irradiación nada sano, nada neutral, nada siquiera neutro” (Ibáñez 342).

38Ya bajo la dictadura, en una serie de folletos publicados por el diario de gobierno La Nación, se resumía de manera menos destemplada, la definición de antimarxismo de la derecha chilena:

Ser y declararse antimarxista no tiene por qué ser considerado por ejemplo una actitud negativa, como lo enrostrarían habitualmente los favorecedores de la desmovilización frente a esta amenaza. El marxismo es de suyo una negación: negación de Dios, negación de toda espiritualidad humana, negación de la vida, negación de la familia, negación de la libertad, etc. Y en buena lógica negar una negación, supone una afirmación. Afirmación concretamente en este caso de Dios, de los valores del alma humana, de las proyecciones sociales de la propiedad y del trabajo de cada individuo (La Nación 5).

6. Derecho a rebelión

  • 16 Para Juan Antonio Widow, el padre, Osvaldo Lira, siempre enseñaba en sus clases con la Biblia y con (...)

39El sexto principio legitimador es el derecho a rebelión. Este principio fue rescatado por los intelectuales conservadores bajo tradición principalmente escolástica tomista16. Para tener derecho a rebelarse contra una tiranía, Tomás de Aquino proponía al menos tres condiciones: i) autoridad ilegítima; ii) causa justa y iii) intención recta. Para Jaime Guzmán, las tres causales estaban en oposición al buen gobierno, el cual se explica “cuando un hombre inviste una autoridad legítima, aplicándola de un modo justo y dentro de su competencia, ejerce una potestad cuyo origen último viene de Dios” (Guzmán 2003 144).

40Una mirada complementaria a la de Guzmán, la entrega el profesor Juan Carlos Widow, quien desde la ventana intelectual que le brindaba la Academia Superior de Ciencias Pedagógicas de Santiago, en 1984, expresaba en uno de los textos de material de propaganda educativa de la dictadura que “la rebelión es un derecho de la sociedad frente al gobernante ilegítimo: frente al que ha perdido su legitimidad de origen, la cual debe ser restaurada”.

  • 17 “La legitimidad de origen, en tanto, queda a la vista al constatar no sólo que destituyó, según el (...)

41Ahora bien, esta legitimidad se comprende por su antítesis, la ilegitimidad. Esta tiene dos variantes: puede ser originaria, es decir, por usurpación del poder legal mediante un acto de fuerza; o siendo legítimo el origen del poder, en el ejercicio del mismo el gobernante abusa de sus atribuciones afligiendo a los gobernados, profanando de esta manera el sagrado precepto doctrinal del bien común17. Para los ideólogos de la dictadura, como Gonzalo Ibáñez Santa María, las autoridades de un gobierno tienen la obligación moral de usar “rectamente el poder a ella confiado”, ya que solamente de esa manera tendrá legitimidad, por tanto, “se le debe acatamiento, obediencia y respeto. En la misma medida en que se extralimite”, esta “se hace ilegítima” (Barahona et al. 31). Otro de los apologetas, Héctor Riesle, intentaba legitimar el actuar golpista de las FF.AA., expresando que “un gobierno legítimo en su origen puede viciar su título en su ejercicio, y dejar de ser autoridad que obligue a conciencia a obedecerla”, siendo “requisitos absolutos de la legitimidad de ejercicio el respeto por el derecho natural y la realización del bien común” (Barahona et. al. 290). Opinión compartida por el ideólogo del gobierno de facto, Jaime Guzmán, quien en uno de sus escritos personales anotaba: “Lo ocurrido el 11 de septiembre pasado constituyó el ejercicio legítimo del derecho a la rebelión contra un gobierno ilegítimo, inmoral y fracasado que, alejándose grave y deliberadamente del bien común, estaba sumiendo al país en el hambre y en el enfrentamiento fratricida” (Guzmán 1993, 95).

42De esta manera, el derecho de rebelión posee para los conservadores chilenos dos dimensiones, una legal y otra legítima, siendo esta última la principal, pues para ellos no hay marco jurídico terrenal que pueda superar la justicia divina. En ese sentido, si el derecho de rebelión tiene algo de legal, lo es mientras no vulnere el derecho natural deseado por Dios. Por eso, el mismo Riesle expresaba a inicios de la dictadura de Pinochet que “el derecho de rebelión es doctrina clásica del derecho y moral cristianos”, mediante la cual, “los súbditos tienen derecho a rebelarse contra el tirano”, pues esa “rebelión es justa, es expresión del derecho inalienable que tienen los pueblos a ser bien gobernados” (Barahona et al. 301).

43La guerra justa, para los conservadores de derecha, entregaría a las FF.AA. la potestad legítima de rebelarse mediante su actuar a la autoridad considerada ilegítima. Para el nacionalista, Jorge Prat, los levantamientos de los militares en la historia de Chile han sido para “reaccionar contra esta decadencia y reconquistar para el pueblo su vigor creador” (Arnello 144). En el caso de la función política del ejército, Herman Oehling, el más leído militarista en Chile, aclara que el poder militar si bien “está sometido al poder civil por la sumisión y la jerarquía”, en la práctica no lo está “esencialmente” (Oehling 114). Es decir, lo que nuestra tradición jurídico constitucional desde 1833 ha sostenido, en el sentido de que las FF.AA. chilenas serían obedientes y no deliberantes al poder civil, debe, a la luz de este discurso, ser matizado, pues, como señalaba Oehling, “cuando es lo permanente mismo lo que peligra, cuando está en riesgo la misma permanencia de la patria… el ejército no tiene más remedio que deliberar y elegir” (Oehling 119 y 142).

44Es bajo esta lógica de pensamiento, que en sus memorias los militares chilenos expresaban ideas como sentirse que son los “legítimos defensores de la soberanía nacional” (Ramos 21), puesto que “han actuado en política porque saben que una de sus máximas responsabilidades es proteger la unidad nacional, los valores patrios, la búsqueda del consenso nacional, los objetivos permanentes y el bien común” (Iturriaga 400).

45En definitiva, bajo la mentalidad del militar chileno, como de muchos civiles también, está plenamente vigente la idea militarista de que “la historia del ejército es la historia de Chile” (Iturriaga 399).

7. Bien común

  • 18 Para Nicola Matteucci, el bien común “es propio del pensamiento político católico y, particularment (...)

46El séptimo y último principio legitimador es el bien común18. Jaime Guzmán lo definía como “el conjunto de condiciones sociales que permita a todos y a cada uno de los seres humanos que lo integran alcanzar su fin personal” (Guzmán 1993 46), por tanto, los gobiernos debían generar el “conjunto de condiciones sociales que permita a todos y cada uno de los integrantes de la comunidad alcanzar su mayor realización espiritual y material posible” (Guzmán 1993 140). Por consiguiente, para los conservadores, el ejercicio del gobierno bajo el Estado debe aspirar al reforzamiento de la idea de legitimidad de sus prácticas autoritarias, para de esta manera, propender al bien común de las sociedades, pues para ellos, como el ser humano no tiende naturalmente al bien común, las autoridades deben conducirlo al mismo (Cristi 39).

47Para el filósofo filopinochetista, Juan Carlos Ossandón, el Estado debe garantizar la desigualdad de la nación que lo compone, pues, “es el mismo bien común el que exige que todos sean propietarios, porque el bien común es distributivo y no colectivo”. Entonces, por ejemplo, tras la experiencia socialista de la Unidad Popular, que aspiraba a la igualdad de los seres humanos, se habría perdido el elemento diferenciador de los miembros que componían esa sociedad y, por ende, se habría extraviado también el bien común de esta, razón y fin último del Estado. Lo anterior, siguiendo a Ossandón, tendría la justificación teológica que “la sociedad como el Estado son instrumentos creados por el hombre para que le permitan alcanzar su fin. Y este último no puede ser otro que el bien común del universo total: Dios” (Herrera Cajas et al. 119).

48Para los conservadores católicos, el bien común está íntimamente subordinado a la moral (Bobbio, Matteucci, Pasquino, 145), entonces, si a la consecución de los fines del Estado se refiere, el cumplimiento del bien común, confiere a las instituciones militares un papel definitivo en la restauración de la moral pérdida (Oehling 41), inclusive, si este acto de fuerza tratara de normalizar algo ilegítimo en su origen, ya que eso, igualmente, sería promover al bien común de las sociedades como autoridad (Cristi 43), puesto que “el gobernante no es ni Dios ni el Diablo. Es simplemente un hombre, mandatario de Dios y de los hombres para servir al bien común” (Hasbún 232).

  • 19 Para Rojas Mix, “Maurras afirma que la sociedad es por esencia jerarquizada. En ella el bien común (...)

49De esta manera, se comprenden expresiones públicas, como las del padre, Raúl Hasbún, para quien “la razón de ser de un gobernante es servir al bien común de su pueblo, y ese bien común, es, ante todo, la defensa de los derechos y deberes de la persona humana” (Hasbún 196). Ahora bien, como el mismo Gonzalo Ibáñez Santa María aclara, el fin de los gobernantes es procurar el bien común y no “hacer la voluntad de la mayoría” (Herrera Cajas et al. 68)19. Advertencia que, tanto para él como para Widow, pasaba por dar prioridad al bien común social, por sobre los bienes comunes individuales, pues “el bien común del todo social es el bien mayor de cada una de las partes, mayor que cualquier bien particular”, ejemplificando que, “el bien común de una familia tiene natural primacía sobre el bien particular”, por tanto, “el bien común es el fin de todo” (Widow 20 y 31).

50De lo anterior se desprende que, la concepción natural de bien común tiene su correspondiente en la concepción sobrenatural de la misma, invalidando cualquier otra posibilidad definitoria surgida al alero de un marco cultural distinto, como puede ser una redefinición conceptual de la noción de bien común, realizada bajo acuerdo de una mayoría sociopolítica de ciudadanos, que tienda a cualquier tipo de igualdad, inclusive como puede ser hoy en día, bajo un sistema democrático liberal.

Conclusiones

51En el presente artículo se intentó caracterizar la matriz de pensamiento cultural de la derecha chilena, en función de una serie de principios políticos ideológicos que la sostienen, así como también otros de fundamento doctrinario de origen teológico. De esta manera, al utilizar una metodología cualitativa basada en una serie de testimonios, biografías y autobiografías de quienes se identifican como de derecha en Chile, se pudo determinar la existencia de una serie de principios legitimadores, tales como el orden, la desigualdad, el antimarxismo, la propiedad privada, el bien común, entre otros, todo lo cual, finalmente, termina sosteniendo el imaginario cultural teológico de trasfondo moral católico tomista de la élite chilena.

52De lo anterior, se desprende que, la actitud conservadora que en política manifiestan los sujetos de derecha, así como como la supuesta “liberalidad” en sus propuestas económicas del mismo grupo, deben ser estudiadas a partir de un profundo análisis de los principios legitimadores que sostienen su matriz cultural de creencias, la cual, como se dijo anteriormente, es altamente ideológica, por eso es política, pero principalmente es fuertemente doctrinaria, por eso es teológica. Todo esto, en la perspectiva de que el mundo metafísico católico tomista en el cual ellos depositan sus creencias, les transmite un arquetipo de orden de origen divino que va en la dirección de sacralizar la subdivisión de las clases sociales en la tierra. Por tanto, si el “perfecto” orden sagrado celestial es desigual en su composición (dios, ángeles, arcángeles, seres humanos, etc.), su contraparte terrenal también deberá serlo. Bajo esta perspectiva, tanto la praxis política como la económica, inclusive la extrema neoliberal del Chile actual, deben comprenderse bajo un prisma cultural que tiende a legitimarse permanentemente, todo lo cual pasa por mantener, profundizar y reforzar desde los instrumentos políticos y económicos, lo que ellos consideran como un orden social sagrado, por tanto “libre de pecado”, en la perspectiva de mantener, y a la vez, profundizar, la desigualdad de los seres humanos, y en este caso de los chilenos y chilenas.

Haut de page

Bibliographie

Testimonios, autobiografías, biografías, memorias y otros

ACUÑA, Gastón. Firme y claro. Santiago: El Estanquero, 1981.

ÁLAMOS, María Ignacia et. al. Perspectiva de Alberto Edwards. Santiago: Aconcagua, 1976.

AMUNÁTEGUI, Miguel et. al. Pedro Ibáñez Ojeda. Empresario, político y educador. Viña del Mar: Universidad Adolfo Ibáñez, 2000.

ARANCIBIA, Patricia. Cita con la historia. Santiago: Biblioteca Americana, 2006.

ARCE, Alberto y Enrique AMPOS MENÉNDEZ, comp. Pensamiento nacionalista. Santiago: Editorial Gabriela Mistral, 1974.

ARNELLO, Mario. Proceso a una democracia. Pensamiento político de Jorge Prat. Santiago: El Imparcial, 1965.

BARAHONA, Pablo et. al. Fuerzas Armadas y Seguridad Nacional. Santiago: Portada, 1973.

BOETSCH, Eduardo. Recordando con Alessandri. Santiago: Universidad Nacional Andrés Bello, s/a.

BÜCHI, Hernán. La transformación económica de Chile. Del estatismo a la libertad económica. Bogotá: Norma, 1993.

CAMPOS MENÉNDEZ, Enrique. Chile vence al marxismo. Santiago: Portada, 1973.

CORREA, Plinio. Revolución y contra-revolución. Lima: ATAPM, 2005.

DIRECCIÓN DE INSTRUCCIÓN DEL EJÉRCITO. El marxismo leninismo. Análisis crítico. Santiago: 1984.

FONTAINE ALDUNATE, Arturo. La tierra y el poder. Reforma Agraria en Chile (1964-1973). Santiago: Zig-Zag, 2001.

FONTAINE TALAVERA, Arturo. “El miedo y otros escritos. El pensamiento de Jaime Guzmán”. CEP. 1991, n° 42, p. 251‑570.

FONTAINE, Ernesto. Mi visión. Santiago: Instituto Democracia y Mercado-Universidad del Desarrollo, 2009.

GUZMÁN, Jaime. Escritos personales. Santiago: Zig-Zag, 1993.

GUZMÁN, Jaime. Espiritualidad y fe en sus escritos. Santiago: Fundación Jaime Guzmán Errázuriz, 2003.

GUZMÁN, Rosario. Mi hermano Jaime. Santiago: Ver, 1991.

HASBÚN, Raúl. ¡Buenos días, país! Santiago: Andrés Bello, 1984.

HERRERA CAJAS, Héctor et. al. Nuestro Camino. Santiago: Encina, 1976.

HERRERO, Víctor. Agustín Edwards Eastman. Una biografía desclasificada al dueño de El Mercurio. Santiago: Debate, 2014.

IBÁÑEZ, José Miguel. El marxismo. Visión crítica. Santiago: Nueva Universidad, 1973.

ITURRIAGA, Eduardo. En las alas del cóndor. Santiago: Maye, 2009.

SOCIEDAD CHILENA TRADICIÓN, FAMILIA Y PROPIEDAD. La iglesia del silencio en Chile. La TFP proclama la verdad entera. Santiago, 1983.

LABBÉ, Cristián. Misión cumplida. Un compromiso de honor. Santiago: Hernando de Magallanes, 1990.

LIRA, Osvaldo. La vida en torno. Santiago: CEB, 2004.

LA NACIÓN. “Marxismo: mito y realidad”, s/a, p. 1‑63.

OEHLING, Herman. La función política del ejército. Santiago: Estado Mayor General del Ejército, 1977.

OYARZÚN, María Eugenia. Augusto Pinochet: Diálogos con su historia. Santiago: Sudamericana, 1999.

PÉREZ DE ARCE, Hermógenes. Si o No. Qué puede pasar… ¿Habrá democracia en Chile? Santiago: Zig-Zag, 1988.

PINOCHET, Augusto. Camino recorrido. Memorias de un soldado. Tomo I. Santiago: Instituto Geográfico Militar, 1990.

PINOCHET, Augusto. Política, politiquería y demagogia. Santiago: La Nación, 1983.

POLLONI, Alberto. Las Fuerzas Armadas de Chile en la vida nacional. Compendio cívico-militar. Santiago: Andrés Bello, 1972.

RAMOS, José Domingo. Las cartas del Coronel. En respuesta a las que nadie le escribió. Santiago: Tierra Mía, 2001.

RODRÍGUEZ, Pablo. Entre la democracia y la tiranía. Santiago: Printer, 1972.

SANTA CRUZ, Lucía. Conversaciones con la libertad. Santiago: El Mercurio-Aguilar, 2000.

SERRANO, Margarita. Personas de mundo. Entrevistas de Margarita Serrano. Santiago: Zig-Zag, 1990.

SILVA, Gisela. Jorge Alessandri. Su pensamiento político. Santiago: Andrés Bello, 1985.

VIAL, Gonzalo. Pensamiento y vida en Adolfo Ibáñez. Santiago: Cochrane, 1993.

VIDIGAL, Fabio. Frei, el Kerensky chileno. Buenos Aires: Cruzada, 1968.

WIDOW, Juan Antonio. El hombre animal político. Orden social, principios e ideologías. Santiago: Academia Superior de Ciencias Pedagógicas de Santiago, 1984.

Bibliografía Secundaria

BENOIST, Alain. La nueva derecha. Una respuesta clara, profunda e inteligente. Barcelona: Planeta, 1982.

BENJAMÍN, Walter. “Para una crítica de la violencia”. [Consultado el 6 de mayo de 2020.] https://www.philosophia.cl/biblioteca/Benjamin/violencia.pdf

BOBBIO, Norberto, Nicola MATTEUCCI y Gianfranco PASQUINO, Dir. Diccionario de política. Madrid: Siglo XXI, 2005.

BOBBIO, Norberto. Derecha e izquierda. Razones y significados de una distinción política. Madrid: Taurus, 1996.

CONTRERAS, Mario y Eduardo GONZÁLEZ. Las derechas en Chile (1958-1981. Santiago: Lom, 2014.

CORREA, Sofía. Con las riendas del poder. La derecha chilena en el siglo xx. Santiago: Debolsillo, 2011.

CRISTI, Renato y Carlos RUIZ. El pensamiento conservador en Chile. Santiago: Universitaria, 1992.

CRISTI, Renato. El pensamiento político de Jaime Guzmán. Una biografía intelectual. Santiago: Lom, 2011.

DUHALDE, Eduardo. El Estado terrorista argentino. Buenos Aires: Colihue, 2013.

GAZMURI, Cristián. Eduardo Frei y su época, tomo I. Santiago: Aguilar, 2000.

GONZÁLEZ, Javier, ed. Setenta y cinco preguntas. La derecha. Un enfoque chileno. Santiago: Instituto de Estudios Generales, 1991.

JARA, Isabel. De Franco a Pinochet. El proyecto cultural franquista en Chile, 1936-1980. Santiago: Facultad de Artes de la Universidad de Chile, 2006.

JARA, Isabel. “La ideología franquista en la legitimación de la dictadura militar chilena”. Revista Complutense de Historia de América. 2008, n° 34, p. 233‑253.

ROJAS, Miguel. El dios de Pinochet. Fisonomía del fascismo latinoamericano. Buenos Aires: Prometeo, 2007.

RUBIO, Pablo. Los civiles de Pinochet. La derecha en el régimen militar chileno, 1983-1990. Santiago: Dibam, 2013.

THUMALA, María Angélica. Riqueza y piedad. El catolicismo de la elite económica chilena. Santiago: RHM, 2007.

VALDIVIA, Verónica. Nacionales y gremialistas, el parto de la nueva derecha chilena, 1964-1973. Santiago: Lom, 2008.

VALDIVIA, Verónica et. al. Su revolución contra nuestra revolución. Tomo I. Santiago: Lom, 2006.

Haut de page

Notes

1 Rubio agrega que “el análisis histórico de la derecha debe realizarse tomando en cuenta la variedad de posturas ideológicas y organizaciones socio-políticas que confluyen en determinadas conductas. En esta óptica, y según la visión de José Luis Romero, está no sólo la conformarían partidos políticos sino, también, grupos de presión como organismos empresariales y movimientos sociales, todos elementos que formarían una amalgama compleja de grupos que se manifiestan según el momento histórico en forma de una cierta “cultura política”. Así se verifican, para el caso chileno, no sólo los partidos sino que los sectores intelectuales, empresariales y centros de estudio como configuración de una compleja y fragmentada amalgama” (Rubio 34‑40).

2 Para Rubio “una segunda esfera de ideas concluyentes está dada por las características internas de la derecha política. Conceptualmente, la derecha como categoría teórica posee un significado cambiante, dinámico y que se define básicamente desde el ámbito histórico. La derecha, más bien, constituye una “actitud”, una “forma de ser”, que se expresa en torno a ciertos principios fundamentales, careciendo de una ideología sistemática o elaborada”, (Rubio 320-321). Para Miguel Rojas Mix no habría derecha sino derechas. Su ideología se definiría en lo concreto “en particular cuando toman el poder por vías de hecho y buscan legitimarse. En ese caso, sacan a relucir mitos y doctrinas para justificar su acción”, (Rojas 15).

3 O, en su defecto, de una carga negativa de la noción de ideología en exclusividad a la izquierda chilena.

4 El conservadurismo es uno de los principales rasgos de su identidad. Según Tiziano Bonazzi, este puede definirse como “aquellas ideas y actitudes que apuntan al mantenimiento del sistema político existente y de sus modalidades de funcionamiento” (Bobbio, Matteucci, Pasquino 318). Para Sofía Correa “la derecha representaría la defensa del pasado y de la tradición”. Asimismo, para esta autora, la elite conservadora se integraría por vínculos económicos y luego por “alianzas matrimoniales”, por tanto, su unión sería por lazos de parentesco. Por último, Correa la derecha habría sido desde un inicio anticomunista. (Correa 29-31-34-55). Para el teórico de la derecha francesa, Alain Benoist, no se debe reducir la derecha a su afinidad con el orden y la autoridad, pues toda sociedad tiende a aquello (Benoist 46); Para Pablo Rubio “el anticomunismo, en consecuencia, fue una de las características de continuidad histórica que definió desde la esfera de los contenidos políticos a la derecha chilena en todas sus tendencias internas y en su pluralidad ideológica, sin exclusiones durante todo el siglo XX” (Rubio 47).

5 Para analizar el impacto de la encíclica Quadragésimo Anno en la juventud católica, véase (Cristi, Ruiz 58). Para María Angélica Thumala “estos proyectos se inspiraron además en las orientaciones de las encíclicas Mater et Magistra de 1961 y Pacem in Terris de 1963 y recibieron el apoyo de los EE.UU. y la Alianza para el Progreso” (Thumala 38).

6 En el caso específico del expresidente Eduardo Frei Montalva, véase su tangencial encuentro con el fascismo italiano y con el nazismo alemán, en (Gazmuri 168-169 y 178-179). En el caso de Jaime Guzmán, véase su rechazo por el nacionalsocialismo alemán, en (Guzmán 1993, 113).

7 El corporativismo “es una doctrina que propugna la organización de la colectividad sobre las asociaciones representativas de los intereses y de las actividades profesionales (corporaciones)” (Bobbio, Matteucci y Pasquino 372).

8 https://www.philosophia.cl/biblioteca/Benjamin/violencia.pdf

9 Idea original en (Rojas 122). Siguiendo a Bobbio “la derecha percibe las desigualdades como un fenómeno natural y, por tanto, piensa que no pueden ser eliminadas” (Correa 23).

10 Opinión compartida por su discípulo Jaime Guzmán (Cristi 42).

11 Para Rojas Mix “la noción de “subsidiariedad” viene efectivamente del pensamiento tomista y escolástico. Su utilización representa el intento de armonizar el integrismo católico con la free society y legitimar por la teología la economía ultraliberal” (195). Para Verónica Valdivia fue el rol subsidiario del Estado lo que acercó a “Gremialistas” con los “Chicago boys” (Valdivia et. al. 2006, 51). Para Contreras y González lo que unió a “Gremialistas” con los “Chicago boys”, fueron los principios comunes de “apartidismo” y “subsidiariedad” (92).

12 “Las Fuerzas Armadas garantizan la institucionalidad constitucional” (Dirección de Instrucción del Ejército 168).

13 El expresidente, Eduardo Frei Montalva, también veía al mundo en crisis (Gazmuri 185).

14 Estos dos últimos actores fundaron la Falange Nacional, de la cual finalmente nació la Democracia Cristiana.

15 Tratarán de influir desde los propios medios de comunicación que crearon, como fueron las revistas Estudios, Estanquero y Finis Terrae, entre otras. Para profundizar, véase (Jara 2008) y (Jara 2006).

16 Para Juan Antonio Widow, el padre, Osvaldo Lira, siempre enseñaba en sus clases con la Biblia y con las obras de Santo Tomás de Aquino (Lira XI). Miguel Luis Amunátegui recuerda que el empresario, Pedro Ibáñez, les decía que debían seguir estrictamente el pensamiento de Santo Tomás de Aquino (Amunátegui 107).

17 “La legitimidad de origen, en tanto, queda a la vista al constatar no sólo que destituyó, según el derecho natural a la rebelión, a un gobierno que había perdido su legitimidad de ejercicio por actuar justamente en contra del bien común” (Labbé 48).

18 Para Nicola Matteucci, el bien común “es propio del pensamiento político católico y, particularmente, de la escolástica en sus diversas encarnaciones desde Santo Tomás hasta Jacques Maritain y, sirve de base a la doctrina social a la iglesia” (Bobbio, Matteucci, Pasquino 144).

19 Para Rojas Mix, “Maurras afirma que la sociedad es por esencia jerarquizada. En ella el bien común reside en que cada uno sepa permanecer en su sitio… el bien común, pues, no es el bien de la mayoría” (Rojas 73).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jorge Olguín Olate, « Principios legitimadores de la matriz ideológica doctrinaria de la derecha chilena, 1973‑tiempo presente », L'Ordinaire des Amériques [En ligne], 226 | 2021, mis en ligne le 09 mars 2021, consulté le 17 avril 2021. URL : http://journals.openedition.org/orda/5786 ; DOI : https://doi.org/10.4000/orda.5786

Haut de page

Auteur

Jorge Olguín Olate

Universidad Central de Chile
jorgep.olguin@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
L’Ordinaire des Amériques est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo IPEAT
  • Logo Université Toulouse-Jean Jaurès
  • Logo Université de Toulouse
  • Logo Latindex
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search