Navigation – Plan du site

AccueilORDA228Performance en contexte pandémiqueDisputar las nociones de cuidado ...

Performance en contexte pandémique

Disputar las nociones de cuidado en pandemia: intervenciones estético‑políticas en Argentina, Brasil y Chile

Remettre en question les notions de soins en temps de pandémie : interventions esthético‑politiques en Argentine, au Brésil et au Chili
Disputing notions of care in times of pandemic: political and aesthetic interventions from Argentina, Brasil y Chile
Contestar a noção de cuidado na pandemia: intervenções estético-políticas na Argentina, Brasil e Chile
Camila Arbuet Osuna et Laura Gutiérrez

Résumés

Cet article analyse les stratégies féministes et LGBTQI de dénonciation et d’intervention artistique sur les expressions racistes, classistes, sexistes, validistes et répressives qui ont émergé dans les discours étatiques sur le soin de soi et des autres. L’analyse portera sur diverses interventions artistiques réalisées par des artistes et des collectifs d’Argentine, du Chili et du Brésil. En ce sens, bien que les politiques des trois gouvernements soient différentes les unes des autres, en termes généraux et en particulier face à la crise du covid-19, cette étude met en évidence des points de contact entre elles quant à la manière dont les soins sont inscrits discursivement en tant que problème de sécurité. Ainsi, diverses actions artistiques qui perturbent la notion de soins seront présentées, telles que celles de l’Assemblée des femmes travailleuses en temps de pandémie (Arg.), du Street Art Group (Arg.), de la coordination féministe 8M (Ch.), du performer Sebastián Calfuqueo (Ch.) et des promoteurs de la « Marche vers le Rè » (Br.).

Haut de page

Texte intégral

I/ Repensar el cuidado punitivo

1Desde el inicio de la escalada de la pandemia, en marzo del 2020, mientras los distintos Estados de todo el mundo presentaban propuestas de reclusión, distanciamiento social (obligatorio o no) y nuevos protocolos de control de la circulación y del contacto/contagio, distintas voces del activismo feminista, queer y LGBTI+ empezaron a ensayar acciones, diagnósticos y programas parciales discutiendo los modos de agenciar el cuidado y la habilitación de los dispositivos estatales, ciudadanos y sociales de punición. Las respuestas fueron, y son en gran medida, fragmentarias, atentas a situaciones específicas y fogueadas por la urgencia de escenarios límites y de políticas que (por acción u omisión) están gestionando biopolíticamente la vida y la muerte de partes enteras de la población (Durán Franco et al.). Sin embargo, conforme pasa el tiempo estas intervenciones denotan un mapa de resistencias políticas factible de ser articulado tanto para imaginar otros modos posibles de cuidado como para generar un diagnóstico de los intentos estatales de control, vigilancia, represión e inmunización social (Preciado 2020a).

2Nos interesan pensar las acciones que se produjeron en Argentina, Chile y Brasil, países que tienen tradiciones políticas y gobiernos muy distintos y que han tomado medidas sanitarias diferentes frente a la crisis del covid-19 pero que, a pesar de estas importantes diferencias, han apostado a la reafirmación del cuidado mediante la militarización, la inversión en insumos y salarios para las fuerzas represivas y el armado de discursos tutelares que analogan los trabajos del personal de salud con los de seguridad.

II/ Yutavirus1 cepa argentina

  • 1 “Yuta” se le dice coloquialmente a la policía en Argentina y se usa para frenar y/o señalar a perso (...)
  • 2 Si bien no se aplicaron medidas del tipo de la ley “Pico y Género” establecida en Perú, Panamá y Co (...)

3En el caso de Argentina, la pandemia ha sido la ocasión para que –como parte del control de la cuarentena y luego de las medidas del Distanciamiento Preventivo Obligatorio (DISPO)– los efectivos policiales minaran las calles, hostigando principalmente a pobres, pibxs marrones y queers2. Mientras las cifras oficiales cuentan las bajas en la criminalidad, omiten las altas en los encierros en comisarías superpobladas por violaciones a los protocolos sanitarios, las subas en las detenciones por los motivos más variados, muchas veces con procesos de tortura, y la preocupante escalada de las muertes de presxs. La Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) cuenta– hasta su último informe del 6 de agosto del 2020 –92 muertes a manos de integrantes de las fuerzas estatales, 34 de ellos directamente por gatillo fácil. En este escenario y con una grave crisis económica, de salarios congelados y varias devaluaciones, el gobierno anunció de manera rimbombante la mayor inversión en seguridad de la historia del país:

Con la incorporación de esos 10.000 nuevos bonaerenses (…) la policía de la provincia de Buenos Aires superará los 102.000 efectivos, particularmente desplegados en los partidos del conurbano. Si a eso agregamos los 4.000 integrantes de fuerzas federales, estamos frente a una tropa combinada de tal envergadura que superará los 1.000 uniformados armados cada 100.000 habitantes y convierte a la provincia en el lugar con más proporción de efectivos en las calles del mundo (CORREPI).

4Este anuncio fue la ocasión para que la policía bonaerense constatara sus fuerzas exigiendo, mediante una huelga y el cercado de los domicilios del presidente y del gobernador de la provincia, el aumento de sus salarios. Tras horas de especulación, el mismo fue anunciado como parte del reconocimiento al trabajo de cuidado de las fuerzas en medio de esta situación sanitaria. La mejora salarial del 26.2%, se realizó abriendo una brecha en la famosa “primera línea”, en tanto el personal de salud sigue cobrando sueldos de miseria e incluso es reprimido por la policía de la ciudad cuando reclama mejoras salariales, laborales y de equipamiento sanitario.

5Estos reconocimientos políticos, sociales y económicos tan diferenciales sobre los trabajos públicos de cuidados han llevado a acciones como las de la Asamblea de Trabajadoras en Tiempos de Pandemia3 que han hecho campañas gráficas y audiovisuales4 en torno a quiénes nos cuidan y cómo; a las diferencias entre seguridad y cuidado y a la problematización de quiénes cuidan a lxs que cuidan (Fig. 1).

Figura 1: ¿A qué normalidad querés volver? [frag.]. Campaña visual y gráfica contra las violencias en tiempos de pandemia, 2020

Figura 1: ¿A qué normalidad querés volver? [frag.]. Campaña visual y gráfica contra las violencias en tiempos de pandemia, 2020

Fuente y autoría: Asamblea de Trabajadoras en Tiempos de Pandemia.

  • 5 Siguiendo con las metáforas belicistas tan utilizadas por los Estados y los discursos científicos p (...)
  • 6 Referencia a la caracterización de la antropóloga feminista Rita Segato de la gestión de Alberto Fe (...)

6Estas campañas han hecho hincapié en la importancia de la discusión sobre el marco de inteligibilidad desde el que se enuncia tanto la violencia –exclusivamente entendida como la letalidad del virus– como las acciones de cuidado. Estas últimas, discursivamente reconocidas en su carácter sexualizado, racializado y clasista pero reiteradamente atribuidas por parte del Estado a las fuerzas de seguridad, al precarizado personal de salud –que compartiría con esas fuerzas la “primera línea” de combate y exposición5– y al propio Estado6. Olvidando que para muchxs jóvenes, marrones, negrxs y pobres de toda América Latina la represión policial tiene una letalidad mucho más acuciante y real que el coronavirus, como ha llamado la atención Diego Valeriano cuando recoge los relatos de cómo para estxs jóvenes evitar la policía es un acto de autocuidado y de sobrevivencia.

7El racismo imperante en la selectividad de la represión se ha visto acentuado por la pandemia que ha reificado la posibilidad de la domesticidad (Butler 2020a; Preciado 2020a, 2020b; Galindo 2020a, 2020b) como indicador acuciante de qué tipo de gestión biopolítica del Estado neoliberal te corresponde. Es decir, se ha reafirmado la diferencia tajante entre la ciudadanía que hace teletrabajo –que ha llevado a una nueva cumbre al empresariado de sí–, la que puede circular porque es contada como parte de lxs trabajadorxs esenciales, la que vio coartada dicha libertad de circulación por políticas tutelares de corte etario y/o capacitista y la que fue directamente marcada como no esencial, peligrosa/contagiosa y des-munida (Fig. 2).

Figura 2: ¿Qué vidas importan? [frag.]. Campaña visual y gráfica contra el racismo en tiempos de pandemia, 2020

Figura 2: ¿Qué vidas importan? [frag.]. Campaña visual y gráfica contra el racismo en tiempos de pandemia, 2020

Fuente y autoría: Asamblea de Trabajadoras en Tiempos de Pandemia, colectivo Identidad Marrón y Agrupación Xangó.

  • 7 El GAC nació en 1997 y, desde entonces, es uno de los grupos centrales del activismo artístico en A (...)
  • 8 Un trabajo pionero que analiza la sociedad Argentina de fines del siglo XIX y principios del XX en (...)
  • 9 Se puede consultar al respecto el trabajo colectivo, inscripto en el macro-proyecto “Reunión” del a (...)

8En esa línea de acción el Grupo de Arte Callejero (GAC)7 hizo una intervención en agosto en el monumento a los caídos por la fiebre amarilla. Allí leyeron el Manifiesto Yutavirus (Fig. 3 y 4) realizando sus clásicas señaléticas que, esta vez, representaba un virus en blanco y negro cuyo núcleo contenía la silueta de una gorra de policía. El texto recordaba el racismo y clasismo de las medidas higienistas tomadas en el marco de la peste decimonónica, medidas que supusieron el abandono, la guetificación y sobre-exposición de la población negra e inmigrante pobre de Buenos Aires, quienes contaron como el grueso de los 14 mil muertos. La expansión de la fiebre amarilla en 1871 puede ser pensada desde la matriz que vincula gestiones biopolíticas de la comunidad con la emergencia y administración de epidemias (Preciado 2020a) como parte de la consolidación de una sociedad agro-exportadora y ganadera que se autodefine como blanca, propietaria, heterosexual y colonial8. El sector que coincidía con esta ficción biotípica inmunizante fue el que pudo escapar a sus casas de campo, el que no se vio afectado por la contaminación de agua potable por desechos humanos, ni por la cercanía de terrenos rellenos con residuos o zanjones contaminados por la sangre de los saladeros –una situación que, un siglo después, tiene vínculos con el proceso de toma de tierras en Guernica9, violentamente desalojado el 29 de octubre–.

  • 10 Se llama así a quienes cuidan los autos a cambio de dinero, en muchas partes de Argentina este es u (...)
  • 11 Originalmente se nombró así a quienes habitaban en las “villas miseria”, la palabra que nace como u (...)
  • 12 Percepción identitaria colectiva antirracista que busca visibilizar una gran población latinoameric (...)

9La intervención del GAC busca tensar la fabricación de esa inmunización con la producción de una soberanía clasemediera, blanca, doméstica, productiva y consumista que reasigna la otredad a changarines, trabajadorxs precarizadxs, migrantes, trabajadorxs sexuales, pobres, trapitos10, villerxs11, sin techo, marrones12, negrxs, indígenas, ocupas, que siendo esenciales para la máquina capitalista –como mano de obra barata e incluso como desecho social y frontera interna– conviven con formas de ilegalidad y clandestinidad. Denuncia así el manifiesto, bajo el nombre de “yutavirus”, las prácticas delacionistas, privatistas y criminalizantes propias del goce punitivo social descargado sobre estas poblaciones:

Si tenés ganas de matar a todos lo que no piensan como vos, sentís violencia hacia tus vecinos, fuerte indignación porque otros cobran planes sociales o dolor en el pecho cada vez que pensás que con los “milicos estábamos mejor”, es que tenés síntomas de yutavirus 2020 cepa argenta. Te recomendamos quedarte en casa. Para nosotres: ¡construyamos alternativas contra las pandemias del terror! (GAC)

Figuras 3 y 4: Manifiesto Yutavirus. Performance e intervención callejera. Monumento a los caídos por la fiebre amarilla

Figuras 3 y 4: Manifiesto Yutavirus. Performance e intervención callejera. Monumento a los caídos por la fiebre amarilla

Fuente y autoría: GAC, Buenos Aires, 9 de agosto de 2020.

10Se denunciaba además la estigmatización e hiper-exposición de todo el personal precarizado vinculado a las tareas de cuidados: enfermerxs, camillerxs, conductorxs de ambulancias con elementos de protección sanitaria hechos en casa; limpiadorxs de empresas privadas trabajando a destajo en desinfecciones interminables; empleadas domésticas viajando en los baúles de los autos de sus patronxs para ingresar a fregar casas en los countrys; cuidadorxs de niñxs sumando a sus ya numerosas tareas las propias del cursado virtual; empleadxs de deliverys y servicios puerta a puerta; trabajadorxs barriales de merenderos, comedores y en asistencia social. Fueron quienes primero se contagiaron – sin tener las condiciones para quedarse en casa, con el peligro de perder sus empleos no reconocidos por el Estado –, y también quienes fueron identificados y escrachados por vecinxs y empleadorxs como el otrx amenazante y cotagiosx de la peste.

III/ Un Brasil que va hacia atrás

11Uno de los elementos centrales de las imágenes de la pandemia es trabajar sobre los propios umbrales de aquello que es o se hace visible, disputar los modos en que se trazan los vínculos sociales, se vigila y se reinventa la relación entre los cuerpos en cada contexto particular. Las imágenes que vemos (y las que nos faltan ver) sobre la pandemia conforman el inconsciente visual de la política (Giorgi) que pone en juego los vínculos entre activismos, Estados, imágenes y poder. En ese hacer visible, la noción de cuidados de los cuerpos (y de qué cuerpos) se vuelve fundamental ante la ausencia, o más bien la sistemática decisión de no hacer, tal como es el caso del gobierno bolsonarista.

12El negacionismo dictatorial se ha reforzado con otro pandémico que evita cualquier medida que lesione algún interés de la burguesía paulista, de las grandes empresas trasnacionales o de las compañías farmacéuticas. Esto ha sido posible mediante la acentuación de un largo proceso de militarización que sin muchos subtextos permite dar muerte o dejar morir a partes enteras de la población. Las acciones del gobierno de Jair Bolsonaro se apoyan en una construcción subjetiva que lleva años en Brasil, como parte de una apuesta neoliberal antidemocrática. Donde se cruza el racismo, el sexismo y el clasismo azuzado por las iglesias y las nuevas derechas con los restos de un proyecto político basado en el acceso al crédito y las finanzas que afianzó la producción de subjetividades individualizadas y endeudadas que, tras la crisis del 2008 vieron reavivar sus miedos como odios políticos. Como señala Lazzarato “la micropolítica del crédito creó las condiciones de una micropolítica neo-facista” (34). Una política que se apoya sobre las feroces campañas de odio contra las “Ideologías de Género” en pos de la reconstrucción de la familia y el orden heterosexual así como en los procesos de militarización de favelas y ciudades, en los recortes a los presupuestos de salud y educación.

13En medio de la pandemia Bolsonaro volvió a sus dichos homófobos para intentar conseguir más apoyo de la derecha evangelista ante las elecciones municipales, anunciando que “Brasil tiene que dejar de ser un país de maricas y enfrentar la pandemia en pecho abierto”. Contra el pánico moral bolsonarista y la hegemonía heteronormativa que promueve como signo de sexo-política nacional, la respuesta del colectivo LGBTIQ+ brasilero no se hizo esperar. Utilizó las redes sociales para viralizar una imagen que descalza los colores y sentidos de la bandera nacional y su lema conservador “Orden y Progreso” por el de “Desordem e Putaria”. La purpurina de colores de la bandera LGBTIQ+ disputa los intentos de heterosexualización y evangelización brasilera (Fig. 5).

Figuras 5: Somos todxs maricas

Figuras 5: Somos todxs maricas

Fuente y autoría: Intervención visual anónima.

14Imágenes que acompañan, al modo de carnaval carioca, la denuncia de colectivos LGBTIQ+ y de trabajadorxs sexuales respecto a la persecución sin cuartel en las calles y en las redes durante la pandemia, por parte tanto de fuerzas del aparato represivo estatal como de grupos supremacistas, abolicionistas y pro-vida vinculados a las iglesias. El trabajo informal, tan invisible como invaluable, del “país de maricas”, se transformó en el centro de la tormenta sobre el debate de los cuidados, dado que con estos vínculos laborales precarios subsisten más del 50% de las personas negras y LGBTIQ+ en Brasil. Como señala Giorgi: “El trabajo esencial, en su gran mayoría, es el que llevan adelante lxs precarizadxs de la sociedad neoliberal [...] y se vuelve una herramienta para intensificar condiciones de explotación que se traducen, directamente, en condiciones de contagio” (329). No son sólo aquellxs precarizadxs del sistema de salud que “ahora son héroes silenciosos” sostenidos con salarios de miseria, como lxs enfermerxs y empleadas domésticas y de limpieza. Son sujetxs desechables que no “teletrabajan” y que sí o sí salen de sus casas porque de ello depende su supervivencia. Personas que necesitan utilizar el transporte público y son hostigadxs por la vigilancia estatal que les solicita todo tipo de permisos y, en muchos caso, les exige el no uso de mascarillas ya que “impide el reconocimiento de los rostros”. Sumado a eso, el 31 de marzo del 2020 el Gobierno brasilero emitió la ordenanza Nº 1/2020 que permitió la cremación y la inhumación sin certificado de defunción, lo que significó, como señala Oliveira, “formar una masa de desaparecidos de Covid-19, sin derecho a la memoria” (23). Una medida que afectó a la población negra y LGBTIQ+ expulsada de sus hogares y cuyos cuerpos nadie reclamó y, por lo tanto, tampoco figuran en las estadísticas. Una imposibilidad del duelo señalada una y otra vez por estas comunidades.

15En este contexto, el martes 4 de agosto de 2020, la icónica avenida paulista se encontró con una extraña procesión de 120 autos que se abrían paso marcha atrás recorriendo los kilómetros que los separaba desde el punto inicial –un centro de edificios financieros de la ciudad donde suelen realizarse las mayores manifestaciones de los grupos de derecha– hasta el Cementerio de la Consolação. Allí se desplegaba un enorme dibujo a carbonilla del artista brasilero Flávio de Carvalho (1899-1973) que mostraba a su madre en su lecho de muerte, mientras un trompetista tocaba el himno brasilero de atrás para adelante (Fig. 6 y 7). La misma avenida que meses atrás había sido tomada por una caravana de bolsonaristas llamando a las personas a salir del aislamiento y volver al trabajo se veía ahora rebasada por una sinfonía de respiradores mecánicos y monitores cardíacos.

  • 13 El Teatro da Vertigem fue fundado en 1992 en São Paulo y desde entonces realiza obras y acciones pe (...)
  • 14 Nuno Ramos (1960) es un artista multifacético que vive y trabaja en San Pablo. Es pintor, escultor, (...)

16Así se realizó la performance visual Marcha a Rè, ideada por el grupo de Teatro da Vertigem13 y el artista brasilero Nuno Ramos14 y filmada por el cineasta Eryx Rocha. La acción es un homenaje a lxs muertos por el coronavirus que, en esos momentos, ascendían a 100 mil sólo en cifras oficiales y los contagios a más de 3 millones. Días antes las protestas en las calles levantaban las consignas de “100 mil muertxs, 100 mil razones”. Además señalaba la negligencia, el negacionismo sobre el virus y la directa responsabilidad del Estado como gestor de la pandemia.

17Si bien la idea original de la acción surgió como excusa por la invitación al grupo de teatro para la 11ª Bienal de Berlín, que fue posteriormente cancelada en su modalidad presencial, el grupo se las ideó para realizar una acción callejera que tuviera sentido en ese contexto. La convocatoria se realizó entre amigxs y, en ningún caso se hizo pública, para evitar que se amontonara gente y se convirtiera en un foco de contagio. La marcha atrás en automóviles resguardaba la seguridad sanitaria que el propio gobierno no reivindicaba. Pero, además, tenía un doble sentido, por un lado denunciaba el retroceso sobre las políticas públicas del gobierno; por otro, hacía un llamamiento a ir “a contracorriente del rebaño bolsonarista”. Un gesto público de luto y de solidaridad como un modo de crear un “afecto revolucionario”, decía el director de la compañía, en medio de una creciente apatía e inacción estatal, actos de abandono y de violencia sobre los cuerpos. Una apuesta a la recuperación del espacio público –en un contexto donde las formas tradicionales de ocupación están en suspenso–, una torcedura para con los cuidados colectivos y una disputa sobre los modos de re-habitar el cuerpo expuesto al contagio frente a la desconsideración del dolor de lxs muertxs.

Figura 6: Marcha a Rè. Avenida Paulista. Performance Teatro da Vertigem y Nuno Ramos. San Pablo, 4 de agosto de 2020

Figura 6: Marcha a Rè. Avenida Paulista. Performance Teatro da Vertigem y Nuno Ramos. San Pablo, 4 de agosto de 2020

Fuente: fotografía de José Maria Matheus.

Figura 7: Marcha a Rè. Cementerio da Consolação. Performance Teatro da Vertigem y Nuno Ramos. San Pablo, 4 de agosto de 2020

Figura 7: Marcha a Rè. Cementerio da Consolação. Performance Teatro da Vertigem y Nuno Ramos. San Pablo, 4 de agosto de 2020

Fuente: fotografía de José Maria Matheus.

IV/ Transformando los legados chilenos

18En el caso de Chile el cruce entre cuidado y punitivismo estatal durante la pandemia ha estado signado por los intentos denodados de sofocar, borrar y limpiar las latencias de las revueltas iniciadas en octubre del 2019 (Gutiérrez y Arbuet). Un proceso político en donde la supuesta función de “cuidado” de las fuerzas represivas, especialmente de Carabineros, había sido fervientemente contestada mediante los informes de asesinatos, tortura, violación y mutilación de manifestantes (especialmente en los ojos), así como por acciones artísticas y políticas de denuncia. Basta con recordar la torcedura que hizo la colectiva Las Tesis al himno de Carabineros, en su performance realizada el 18 de noviembre del 2019 frente a una comisaría de Valparaíso, al incluir una estrofa del mismo –“duerme tranquila, niña inocente, sin preocuparte del bandolero, que por tu sueño dulce y sonriente vela tu amante carabinero–, para rematar una vez más con “El violador eres  ú”.

  • 15 Profesionales técnicxs de la salud que, a diferencia de médicxs y enfermerxs, no están protegidxs p (...)

19Esta profunda deslegitimación de los roles de cuidado de Carabineros, como una fuerza que sigue el trazado pinochetista y que se ha forjado al calor del negacionismo, no impidió que Sebastián Piñera aprovechara el escenario de vulnerabilidad y excepcionalidad abierto por el coronavirus para declarar el estado de sitio inmediato, criminalizar cualquier tipo de protesta con la excusa del contagio y utilizar la provisión de salud y acción social para tratar de reivindicar la función social de las fuerzas. Así, los mismos carros hidrantes que eran utilizados para reprimir las manifestaciones fueron modificados para sanitizar los espacios públicos. Esos que disparaban hipoclorito de sodio y se forzaban por borrar los “+” del asfalto también fueron utilizados para reprimir al personal de salud que exigía que los “tens15” sean tratados conforme el Código Sanitario, para tratar de sofocar las primeras manifestaciones que recordaban el año de la revuelta de 2019 y para apagar el incendio que lxs ciudadanxs habían iniciado en la iglesia San Francisco de Borja, utilizada por Carabineros para ceremonias institucionales. De este modo las marcaciones de la revuelta, las apropiaciones de espacios públicos como plazas, calles y paredes intentaron ser cuidadosamente borradas en un proceso de higienización política, en sintonía con la asepsia social del aislamiento y de los protocolos sanitarios.

20La reasignación de funciones de los carros hidrantes dentro de una misma línea genérica que signa lo que el gobierno de Piñera entiende por cuidado –orden, limpieza y represión–, nos ayuda a imaginar los alcances nefastos de una noción unilineal, preventiva y sanitizada de cuidado. Frente a esto el pueblo chileno parece mostrar que “cuidado” puede ser caos, deseo –como menciona Nelly Richard– e incluso la destrucción de aquellos hitos iconoclastas vinculados a la colonia, el catolicismo y el ejército… y que todo eso puede convivir con una enorme potencia instituyente.

  • 16 La Brigada es parte de la Coordinadora 8M y se define como un espacio de arte y propaganda feminist (...)
  • 17 El CADA surgió en plena dictadura pinochetista en Santiago de Chile como experiencia de intervenció (...)

21Como gesto de resistencia y autocuidado, la Brigada Laura Rodig16 de la Coordinadora 8M feminista transformó sus clásicas intervenciones colectivas en acciones que eran grabadas en video y luego viralizadas como “panfletos audiovisuales” en contextos de pandemia, como otro modo de actualizar el espacio público sin abandonar los autocuidados colectivos. Una de sus acciones en ese tiempo fueron los “NO+”, que pintaban en las calles interviniendo la señalética vial y recuperando el trazado histórico de resistencias estético-políticas realizadas en la dictadura pinochetista. El NO+ fue una consigna breve, de código abierto, anónima, escurridiza de los sistemas de representación (políticos y estéticos) del Colectivo Acciones de Arte –CADA17– y volvió a ganar la calle en las jornadas de protesta de octubre de 2019. Si para el CADA, la clave estaba en NO+ muertos ni desaparecidos y NO+ miedo, para la Coordinadora el acento estaba en el laboratorio neoliberal chileno y los abusos represivos y policiales en clave sexo-genérica: “No+ abusos, No+ represión, No+ muertes, No+ sexismo en la educación, No+ impunidad, No+ deudas, No+ femicidios”.

22A pesar de la insistente limpieza de cada una de esas intervenciones por parte del Gobierno, los NO+ se esparcieron una y otra vez así como las distintas intervenciones callejeras, una de cuyos hitos fue el “Históricas” (Fig. 8) en el centro de la emblemática plaza Dignidad el 8 de marzo de 2020, días antes de la declaración de la cuarentena y que fue borrado 5 meses después con las calles vacías. Como declaraban desde la Coordinadora y la Brigada:

Ni con alquitrán borrarán las huellas de la revuelta popular y de nuestra lucha feminista. [...]. Tapar, cubrir, blanquear, borrar, fueron algunas de las acciones de censura que impuso la dictadura, y son las mismas con las que este gobierno pretende eliminar nuestro rayado, huella material de un grito que millones alzamos juntas el último 8 de marzo [...]. Porque para cambiar la historia no hay que pedir permiso, la lucha feminista es memoria de futuro, es herencia y porvenir, es calle, plaza, casa, pieza, aula, fábrica, oficina, micro y población [...]. NO +, SOMOS + (2020).

Figura 8: Históricas. Brigada Laura Rodig - Coordinadora 8M 9 de marzo 2020, Santiago de Chile

Figura 8: Históricas. Brigada Laura Rodig - Coordinadora 8M 9 de marzo 2020, Santiago de Chile

Foto: archivo Brigada Laura Rodig.

23La última reactualización del NO+, se produjo el 4 de agosto de 2020, luego de los violentos ataques por parte de las fuerzas del Estado a la comunidad Mapuche en Curacautín y Victoria, en particular sobre el Movimiento por el Agua y Los Territorios (MAT) que reclamaban por la liberación de lxs presxs políticxs mapuches. Contra el racismo estructural, la militarización en el Wallmapu y la criminalización del pueblo nación mapuche se organizó el “No+ fascismo en Wallmapu”. La Brigada intervino los cruces del pavimento con el ya clásico + sobre las calles (Fig. 9). Denunciaba las violentas agresiones contra el pueblo mapuche que habían sido orquestadas por grupos fascistas y protegidas por el gobierno de Piñera con las consignas NO+ racismo. NO+ fascismo. NO+ ultraderecha. NO+ prisión política. NO+ agresión al pueblo mapuche. Como señalaban en su declaración:

24En Chile el racismo mata, tortura y encarcela. Lo ha hecho durante más de 30 años, en tiempos de postdictadura y por siglos de sostenido colonialismo de Estado. No lo permitiremos. Ante los ataques fascistas llamamos a la solidaridad activa con el pueblo mapuche desde todos los territorios (Brigada LR 2020b).

Figura 9: Acción relámpago y rebelde. Frame de Video acción. Brigada Laura Rodig – Coordinadora 8M. 4 de agosto de 2020

Figura 9: Acción relámpago y rebelde. Frame de Video acción. Brigada Laura Rodig – Coordinadora 8M. 4 de agosto de 2020

Foto: archivo Brigada Laura Rodig.

25“No era depresión, era capitalismo”. Una cita de Public Feelings, que viene resonando en Chile desde hace un año y que en este octubre del 2020 dio nombre al corto de Chamila Rodríguez y Galut Alarcón, en vísperas del plebiscito para votar la hechura de una nueva constitución, mediante un debate público con las organizaciones civiles. Ante este acontecimiento político sin antecedentes, en donde la aprobación de una nueva constituyente ganó arrolladoramente, la Plaza Dignidad se vio recorrida por una inmensa bandera negra en la que se leía “Borrar tu legado será nuestro legado” (Fig. 10), haciendo alusión a la Carta Magna pero también a un modo de pensar y hacer política que ha signado el gobierno chileno desde la dictadura de Pinochet. El cortometraje al que hacemos referencia dice en un momento “Me gustas democracia porque estás como ausente” –interviniendo uno de los versos más conocidos del poeta Pablo Neruda, “me gustas cuando callas porque estás como ausente”– y la sinécdoque canjea “democracia” por una mujer callada, distante, casi muerta, un giro que polemiza qué es lo que se cuida en nombre de estas democracias neoliberales y, desde ahí, ¿qué supondría cuidar los procesos de democratización y, en este movimiento, democratizar la noción misma de cuidados? En cuanto a lo primero, se ha dado al interior del movimiento social chileno un fuerte debate en torno a la apuesta instituyente y la posibilidad o no de que quede clausurada la potencia de la revuelta en una reforma constitucional; en un proceso que ha resistido agudamente los intentos de cooptación institucional del conflicto por parte del gobierno y de las burocracias sindicales. La idea de que la lucha solo se termina cuando valga la pena vivir habla de la vitalidad de esa redefinición de dignidad, sentido y habitabilidad de vidas que están re-imaginado sus términos. En este sentido, la sintonía con el caos sigue siendo el respaldo más importante de un proceso inusitado de vitalidad anti-neoliberal que –pese a los pronósticos más pesimistas y a la crisis pandémica– no ha dejado de reinventarse.

Figura 10: Nuestro legado. Afiche e intervención callejera

Figura 10: Nuestro legado. Afiche e intervención callejera

Fuente y autoría: Autor anónimo.

26En cuanto a qué sería la democratización de los cuidados, la pregunta se inscribe en la posibilidad de volver reflexivo el cuidado de qué/quiénes y para qué/quiénes. En el armado de la campaña del “Aprobamos”, lanzada por la Coordinadora Feminista 8M, se entretejieron cuidados colectivos que fueron desde la intervención y denuncia sostenida de femicidios, violaciones y violencias racistas, clasistas y patriarcales (como las de las mujeres Wallmapu que son asesinadas ahorcadas) hasta la elaboración de detallados protocolos para cuidarse marchando en pandemia. Protocolos que tenían en cuenta la seguridad por covid-19 (ej. barbijo), la seguridad digital (ej. video-grabar situaciones de violencia), la seguridad física (ej. ingerir limón para procesar el gas lacrimógeno) y legal (ej. qué hacer en caso de detención).

27También la pregunta se ha vuelto insistente respecto a la urgencia de detener la devastación de bosques, selvas y montes que también arden bajo incendios provocados por empresarios para extender sus agro-negocios y sus proyectos inmobiliarios. Al respecto, lx artista visual y performer mapuche Sebastián Calfuqueo Aliste (Santiago de Chile, 1991) ha trabajado en su instalación Ko Ta Mapunget Ka (Agua también es territorio) y en su pieza audiovisual Kowkülen (Ser Líquido) –ambas de abril del 2020– sobre los saqueos ejercidos por los gobiernos chilenos y las empresas trasnacionales a los recursos hídricos mapuches, desde el código de aguas de 1981 promulgado en plena dictadura militar, que designa al agua como bien mueble mercantilizable. En ambas intervenciones el pigmento azul es protagónico y se materializa en cuencos, vidrios, sogas y pinturas –siguiendo la capucha, la sunga y los tacos aguja azules de su anterior performance, Cuerpos en resistencia– (Fig. 11).

  • 18 Parte del texto de Kowkülen.

28Las acciones refieren tanto al vínculo vital y sensual de la cultura mapuche con el elemento como a las violencias coloniales de expropiación, venta y extinción del agua. En cada una de estas intervenciones, se tensa además, como parte de esa resistencia, las formas en que esta cultura tiene de habitar expresiones de género fluidas en su relación con el correr de ríos y arroyos, de “aguas no binarias que atraviesan cuencas18”; otro guiño de Calfuqueo a Cuerpos en resistencia donde se detenía en todas las palabras que existen en mapuche para mentar la sodomía y que han tratado de ser silenciadas por los procesos de evangelización y exterminio. El cuidado de las aguas como coextensivas del cuerpo se sostiene como parte de su apuesta de pensar a la corporalidad deviniendo paisaje, y puede imaginarse como la otra cara del fuego de la revuelta deglutiendo los signos coloniales de laciudad.

Figura 11. Ko ta mapungey ka (Agua también es territorio, 2020). Instalación y video performance. 15 min

Figura 11. Ko ta mapungey ka (Agua también es territorio, 2020). Instalación y video performance. 15 min

Fuente: Sebastián Calfuqueo Aliste, 2020. https://sebastiancalfuqueo.com/​
Foto: Diego Argote.

V/ Los cuidados en disputa, una invitación

29El presente trabajo ha intentado, en su brevedad, propiciar de invitación y de articulación a la disputa estético-política feminista y queer tanto respecto a las alertas necesarias sobre los cuidados punitivos, moralizantes, domestizantes y propagadores de la anomia social, como respecto a los modos urgentes y fragmentarios de imaginar los cuidados como forma de resistencia, impugnación y lucha por otras existencias. Mientras escribíamos estas líneas, y repasábamos estas intervenciones e imágenes activistas a las que nos aferramos, el agua empezó a cotizar en Wall Street, se produjeron violentos desalojos –como el de la intendencia de Tirúa (Ch.) y el de Guernica (Arg.)– en nombre del cuidado de la propiedad privada; en Argentina se está tratando un terrible acuerdo porcino con China y en Brasil la Amazonia sigue en llamas. Las defensas del territorio y los recursos naturales han sido el centro de la discusión sobre las condiciones de posibilidad de la pandemia y respecto a la interconexión de distintos activismos preocupados por la habitabilidad, las versiones de humanidad, las imágenes no antropocéntricas de futuro y las posibilidades de resistencia a los procesos de extractivismo, exterminio y ecocidio acelerados en la pandemia con la garantía estatal de perpetuación, como vimos en las performances de Sebastián Calfuqueo.

30En este punto, nos interesaba abrir un nuevo ingreso a la preocupación política por los cuidados dentro de los feminismos, que no estuviera sólo centrado en la necesaria crítica de las feminizaciones del trabajo no reconocido, no pago o mal pago, precarizado y racializado y su importancia en la (re)producción de las vidas, sino también en la pregunta (reactivada en tiempos pandémicos) respecto a cómo cuidarnos colectivamente sin negociar con los gestos punitivos, vigilantes y estigmatizantes de supuesta inmunidad social, sin caer en el “yutavirus” como diría el GAC. O, de manera más amplia, cómo evitar la pérdida de los contactos/contagios que sostienen nuestra existencia (flores), para juntxs volver a hacer foco sobre la defensa de las condiciones materiales, ambientales y políticas que viabilizan la posibilidad de llevar vidas intensamente distintas con una posición más igualitaria ante la precariedad (Butler 2020c). Para ello, las intervenciones que hemos recogido se articulan como una denuncia hacia los cuidados policiales de los Estados y hacia las importantes omisiones, silencios y abandonos respecto a la selectividad clasista, racista, capacitista y sexista con la que el capitalismo arma la exposición diferencial al virus, pero también al desarraigo, al hambre, al desempleo, a la explotación, al exterminio.

31Mediante esta denuncia, estas intervenciones estético-políticas han activado de hecho otros modos de cuidar, reconocer y dar lugar a formas políticamente potentes de estar-con-otrxs mientras se sostienen vidas y muertes apresuradas por la vulnerabilidad. Estas apuestas interrumpen el monopolio estatal en la definición misma de qué es el cuidado, sin dejar de reclamar mejor salud y educación pública, acceso a la vivienda y al trabajo digno, salarios que permitan la subsistencia sin explotación y el derecho a duelo colectivo, es decir, una vuelta sobre las responsabilidades estatales en el dejar y hacer morir de cierta parte de la población, como vimos denunciado en la Marcha a Rè. A su vez, en ese gesto de denuncia estas intervenciones se han animado a imaginar micropolíticas de cuidado colectivo que van desde la pregunta capciosa que separa “seguridad” de “cuidado” de la Asamblea de Trabajadoras en Tiempos de Pandemia –mientras teje asambleariamente redes feministas de contención– hasta las chilenas de la Coordinadora 8M con sus protocolos ante las detenciones ilegales y las acciones represivas de los carabineros. Todxs ellxs nos invitan a pensar las inmensas posibilidades de movilidad y fluidez en el hacer estético-político del cuidado colectivo como estrategia política, semántica y caótica, para inventar otras interacciones sensibles, otra formas de vivir juntxs.

Haut de page

Bibliographie

ARBUET OSUNA, Camila y María Laura GUTIERREZ. “Resistencias feministas en Chile: subjetivaciones y acciones estético-políticas entre las violencias neoliberales”. In Revista Genero [en línea]. 2020, vol. 20, nº 2 (1º semestre), p. 178‑200. [Consultado el 6 de noviembre 2020] https://periodicos.uff.br/revistagenero/article/view/44574

BRIGADA, Laura Rodig. “Ni con alquitrán borrarán las huellas de la revuelta popular y de nuestra lucha feminista” [en línea]. 28 de julio 2020a [consultado el 4 de noviembre de 2020] https://www.instagram.com/p/CDMsZ5GJsYV/?utm_source=ig_embed

BRIGADA, Laura Rodig. “Acción relámpago situada y rebelde” [Video acción. En línea]. 4 de agosto de 2020b [consultado el 19 de noviembre de 2020] https://www.facebook.com/watch/?v=3449663491734418

BUTLER, Judith. “El capitalismo tiene sus límites”. In A.A.V.V., Sopa de Whuan. Buenos aires: ASPO, 2020a, p. 59‑66.

BUTLER, Judith. “Debería haber otras formas de refugio que no dependan de una falsa idea del hogar”. Entrevista de Constanza Michelson [en línea], 2020b [consultado el 2 de diciembre de 2020]. https://elaboraciones.sociales.unc.edu.ar/judith-butler-deberia-haber-otras-formas-de-refugio-que-no-dependan-de-una-falsa-idea-del-hogar/

BUTLER, Judith. La fuerza de la no violencia. Buenos Aires: Paidós, 2020c.

CALFUQUEO ALISTE, Sebastián. Kowkulen (Ser líquido) y Ko Ta Mapungey Ka (Agua también es territorio) [Video acción. En línea], 2020. [Consultado el 15 de octubre 2020]. https://sebastiancalfuqueo.com/

COORDINADORA 8M. “Cuidar(nos) sin obedecer” [en línea], 2020. [Consultado el 29 de noviembre 2020]. https://www.youtube.com/watch?v=gk34IGBfg80&list=PL8xC9EOBiCx_NaOqlL0BxLWvfEI8RSlkn&index=3&ab_channel=VitrinaDyst%C3%B3pica

CORREPI. “Plan de Fortalecimiento de Seguridad”: Más inseguridad asegurada” [en línea], 2020. [Consultado el 29 de septiembre 2020]. http://www.correpi.org/2020/plan-de-fortalecimiento-de-seguridad-mas-inseguridad-asegurada/

DAWN. “Reflexiones de la Confluencia Feminista Hacia el Foro Social Mundial de Economías Transformadoras ante el COVID19” [en línea], 2020. [Consultado el 29 de septiembre 2020]. https://dawnnet.org/2020/05/reflexiones-de-la-confluencia-feminista-hacia-el-foro-social-mundial-de-economias-transformadoras-ante-el-covid19/

DURAN FRANCO, Jessica, NUÑEZ, Lucía, PÉREZ, Moira, y Celenis RODRIGUEZ. “Desafíos de los movimientos sociales ante el punitivismo: Reflexiones feministas y queer más allá de la pandemia” [en línea], 2020. [Consultado el 1 de diciembre 2020] https://www.facebook.com/watch/live/?v=310103343721669&ref=watch_permalink

flores, val. “El exilio de la piel” [en línea], 2020. [Consultado el 1 de diciembre 2020]. http://escritoshereticos.blogspot.com/2020/06/el-exilio-de-la-piel.html

GIORGI, Gabriel. “Leer las imágenes del contagio”. In A.A.V.V., Posnormales. Buenos Aires: ASPO, 2020, p. 321‑336.

GALINDO, María. “Desobediencia, por tu culpa voy a sobrevivir”. In A.A.V.V., Sopa de Whuan. Buenos Aires: ASPO, 2020a, p. 119‑128.

GALINDO, María. “Recibir una epifanía para resistir” [en línea], 2020b. [Consultado el 10 de octubre 2020]. https://www.lavaca.org/portada/recibir-una-epifania-para-enfrentar-una-agonia-respuesta-de-maria-galindo-a-los-textos-pandemicos-de-paul-preciado/

GAC. “Manifiesto yutavirus” [en línea], 2020. [Acción realizada el 9 de agosto 2020]. https://www.facebook.com/gac.grupodeartecallejero/posts/2700638306861475

LAZZARATO, Mauricio. El capital odia a todo el mundo. Fascismo o revolución. Buenos Aires: Eterna Cadencia, 2020.

RAMOS, Nuno y Araújo ANTÔNIO. “Marcha a Rè” [en línea], 2020. [Consultado el 2 de diciembre 2020]. https://artebrasileiros.com.br/por-ai/marcha-a-re-teatro-da-vertigem-nuno-ramos-bienal-de-berlim/?fbclid=IwAR3OB0-HX9n7O-ZZHcfxBnduHGzlhkUVwTg3JFyO31BDoFZYMYZAaPre7M4

OLIVEIRA, Janaina. “La necropolítica del Gobierno de Brasil en la pandemia promueve el genocidio de la población negra y LGBT+”. In A.A.V.V. Coronapapers. Nuestra comunidad LGBTI en tiempos de pandemia. ILGALAC: Buenos Aires, 2020, p. 22‑26.

PRECIADO, Paul. “Aprendiendo del virus”. In A.A.V.V., Sopa de Whuan. Buenos Aires: ASPO, 2020a, p. 163‑185.

PRECIADO, Paul. “La conjura de lxs perdedorxs” [en línea], 2020b. [Consultado el 3 de octubre 2020]. http://lobosuelto.com/la-conspiracion-de-lxs-perdedorxs-paul-b-preciado/?fbclid=IwAR1Jefn1KflHZ2igMKxB9rBv1eI6LbIQE5n73zy9s4C1DbPzbuFfX6KUtz0

PRECIADO, Paul. “Estábamos al borde de una revolución feminista… y llegó el virus” [en línea], 2020c. [Consultado el 3 de octubre 2020]. https://www.elindependiente.sv/2020/05/04/paul-b-preciado-estabamos-al-borde-de-una-revolucion-feminista-y-luego-llego-el-virus/

RICHARD, Nelly. “Tendremos que hacer reaparecer el deseo en medio de la necesidad” [en línea], 2020. [Consultado el 12 de noviembre 2020]. https://www.nodal.am/2020/05/nelly-richard-ensayista-critica-cultural-chilena-tendremos-que-hacer-reaparecer-el-deseo-en-medio-de-la-necesidad/

Haut de page

Notes

1 “Yuta” se le dice coloquialmente a la policía en Argentina y se usa para frenar y/o señalar a personas que vigilan a otrxs (ej. “no seas yuta”).

2 Si bien no se aplicaron medidas del tipo de la ley “Pico y Género” establecida en Perú, Panamá y Colombia (que reglamentaba días para salir según la asignación sexo-genérica binaria, vulnerando particularmente a la población trans y travesti), la militarización de las calles y el imperativo de #QuedateEnCasa criminalizaron las formas de vagabundeo de aquellxs jóvenxs maricas, lesbianas, travestis y trans que no pueden regresar a sus casas por la violencia que sufren en sus familias, o porque las casas a las que pueden volver no tienen requisitos mínimos de habitabilidad, o porque los trabajos precarios que realizan no son contados como esenciales pero son lo que lxs da un ingreso.

3 Es una iniciativa asamblearia virtual de mujeres trabajadoras de distintos lugares del país que ya lleva 28 encuentros. Se discuten situaciones locales (así como su articulación nacional) y la actualización política de agendas feministas, antirracistas y ecologistas en torno al cuidado, la precarización y flexibilización laboral, las reivindicaciones del deseo, las tipificaciones de las violencias y los distintos tipos de resistencias en marcha.

4 Pueden verse aquí https://drive.google.com/drive/folders/1u90NA8qe4GeOqK_-zRc8UVgw5ZogT0_3

5 Siguiendo con las metáforas belicistas tan utilizadas por los Estados y los discursos científicos para hacer alusión a la gestión del virus.

6 Referencia a la caracterización de la antropóloga feminista Rita Segato de la gestión de Alberto Fernández como un “Estado materno”.

7 El GAC nació en 1997 y, desde entonces, es uno de los grupos centrales del activismo artístico en Argentina. Actualmente está integrado por Lorena Bossi, Carolina Golder, Mariana Corral, Vanesa Bossi y Fernanda Carrizo. Se caracteriza por la intervención artística y performática en espacios públicos y por la disposición anónima y gratuita de sus acciones. Su trabajo junto a H.I.J.O.S y sus reapropiaciones de carteles viales utilizados en los escraches contra genocidas para señalar sus viviendas durante los años 90, son ampliamente conocidas.

8 Un trabajo pionero que analiza la sociedad Argentina de fines del siglo XIX y principios del XX en esta clave, así como su vínculo con las configuraciones subjetivas LGBTIQ, es el de Jorge Salessi, Médicos maleantes y maricas. Higiene, criminología y homosexualidad en la construcción de la nación Argentina (Buenos Aires 1871-1914). Rosario: Beatriz Viterbo Editora, 1995.

9 Se puede consultar al respecto el trabajo colectivo, inscripto en el macro-proyecto “Reunión” del artista, poeta y editor Dani Zelko, “Tierra para vivir, feminismos para habitar” (de descarga libre en bit.ly/guernicauno).

10 Se llama así a quienes cuidan los autos a cambio de dinero, en muchas partes de Argentina este es un trabajo regulado semi-legalmente y muy precarizado.

11 Originalmente se nombró así a quienes habitaban en las “villas miseria”, la palabra que nace como un insulto es apropiada por ellxs y utilizada como distintivo de un modo de vivir, una cultura, una música, una identidad.

12 Percepción identitaria colectiva antirracista que busca visibilizar una gran población latinoamericana que desciende de indígenas, migrantes y campesinxs.

13 El Teatro da Vertigem fue fundado en 1992 en São Paulo y desde entonces realiza obras y acciones performáticas en escenarios callejeros y diferentes paisajes urbanos. Su director actual es Antônio Araújo y está integrado por Renato Bolelli Rebouças, Guilherme Bonfanti, Rachel Brumana, Antonio Duran, Eliana Monteiro, Nuno Ramos, Eryk Rocha, Erico Theobaldo. El video de Marcha a Rè se había concebido como homenaje al artista brasilero Flávio de Carvalho.

14 Nuno Ramos (1960) es un artista multifacético que vive y trabaja en San Pablo. Es pintor, escultor, escritor, cineasta y escenógrafo. Utiliza diferentes soportes y lenguajes en cada una de sus intervenciones y acciones.

15 Profesionales técnicxs de la salud que, a diferencia de médicxs y enfermerxs, no están protegidxs por el Código Sanitario.

16 La Brigada es parte de la Coordinadora 8M y se define como un espacio de arte y propaganda feminista de resistencia creativa en las calles. Lleva el nombre como un homenaje a la artista chilena de principios del siglo XX y activa realizando diferentes intervenciones y performances sobre los espacios y monumentos públicos y organizando acciones colectivas en las marchas.

17 El CADA surgió en plena dictadura pinochetista en Santiago de Chile como experiencia de intervención artística y renovación de los lenguajes del arte en su compromiso con el contexto social chileno. Estaba integrado por la escritora Diamela Eltit, el poeta Raúl Zurita y los artistas visuales Lotty Rosenfeld y Juan Castillo y constituyó parte central de la denominada Escena de Avanzada. (Para un abordaje detallado de este colectivo sugerimos Neustadt, R.: 2001; AAVV Perder la Forma Humana: 2013; Carvajal, F.: 2013; O el exhaustivo archivo online de las acciones en http://archivosenuso.org/).

18 Parte del texto de Kowkülen.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1: ¿A qué normalidad querés volver? [frag.]. Campaña visual y gráfica contra las violencias en tiempos de pandemia, 2020
Crédits Fuente y autoría: Asamblea de Trabajadoras en Tiempos de Pandemia.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/7368/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 492k
Titre Figura 2: ¿Qué vidas importan? [frag.]. Campaña visual y gráfica contra el racismo en tiempos de pandemia, 2020
Crédits Fuente y autoría: Asamblea de Trabajadoras en Tiempos de Pandemia, colectivo Identidad Marrón y Agrupación Xangó.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/7368/img-2.png
Fichier image/png, 8,0M
Titre Figuras 3 y 4: Manifiesto Yutavirus. Performance e intervención callejera. Monumento a los caídos por la fiebre amarilla
Crédits Fuente y autoría: GAC, Buenos Aires, 9 de agosto de 2020.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/7368/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 3,4M
Titre Figuras 5: Somos todxs maricas
Crédits Fuente y autoría: Intervención visual anónima.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/7368/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 248k
Titre Figura 6: Marcha a Rè. Avenida Paulista. Performance Teatro da Vertigem y Nuno Ramos. San Pablo, 4 de agosto de 2020
Crédits Fuente: fotografía de José Maria Matheus.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/7368/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 172k
Titre Figura 7: Marcha a Rè. Cementerio da Consolação. Performance Teatro da Vertigem y Nuno Ramos. San Pablo, 4 de agosto de 2020
Crédits Fuente: fotografía de José Maria Matheus.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/7368/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 112k
Titre Figura 8: Históricas. Brigada Laura Rodig - Coordinadora 8M 9 de marzo 2020, Santiago de Chile
Crédits Foto: archivo Brigada Laura Rodig.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/7368/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 208k
Titre Figura 9: Acción relámpago y rebelde. Frame de Video acción. Brigada Laura Rodig – Coordinadora 8M. 4 de agosto de 2020
Crédits Foto: archivo Brigada Laura Rodig.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/7368/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 160k
Titre Figura 10: Nuestro legado. Afiche e intervención callejera
Crédits Fuente y autoría: Autor anónimo.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/7368/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 44k
Titre Figura 11. Ko ta mapungey ka (Agua también es territorio, 2020). Instalación y video performance. 15 min
Crédits Fuente: Sebastián Calfuqueo Aliste, 2020. https://sebastiancalfuqueo.com/​ Foto: Diego Argote.
URL http://journals.openedition.org/orda/docannexe/image/7368/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 294k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Camila Arbuet Osuna et Laura Gutiérrez, « Disputar las nociones de cuidado en pandemia: intervenciones estético‑políticas en Argentina, Brasil y Chile », L’Ordinaire des Amériques [En ligne], 228 | 2022, mis en ligne le 11 mars 2022, consulté le 21 mai 2022. URL : http://journals.openedition.org/orda/7368 ; DOI : https://doi.org/10.4000/orda.7368

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
L’Ordinaire des Amériques est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo IPEAT
  • Logo Université Toulouse-Jean Jaurès
  • Logo Université de Toulouse
  • Logo Latindex
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search