Navigation – Plan du site
Itinéraires hispaniques

De nuevo sobre el Puente de Aljucén en la Vía de la Plata

Du nouveau sur le pont romain de Aljucén (Mérida)
Something new about the Roman bridge at Aljucén (Merida)
José María Álvarez Martínez
p. 371-384

Résumés

Il y a quelques années, avec D. Juan Antonio Díaz Pintiado, nous avons porté notre attention sur un pont romain quelque peu oublié, situé aux abords du village d'Aljucén, près de Mérida. Le pont en question était sur le trajet de la « Vía de la Plata », l'iter ab Emerita Asturicam, qui, malgré les efforts de divers savants, ne fut jamais localisé et fut même confondu avec le pont existant sur la Route nationale 630. La raison vient de sa destruction quasi complète déjà au xviiie siècle et l'enfouissement de ses ruines sous la végétation et les limons de la rivière Aljucén. La découverte postérieure de dessins conservés par la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, oeuvre de Fernando Rodríguez, de Mérida, à la fin du xviiie s., qui présentent un relevé en plan et en élévation des vestiges du pont et sa reconstitution, nous permet aujourd'hui de compléter les données que nous avions alors présentées sur cet intéressant ouvrage.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Sobre la Vía de la Plata existe una considerable bibliografía : Roldán Hervás, 1971 ; Álvarez Rojas (...)
  • 2 Álvarez Martínez y Díaz Pintiado, 1985, pp. 95-100.
  • 3 Diversos estudiosos del camino y de sus obras de fábrica, entre los que nos encontramos, no supimos (...)
  • 4 Sólo nos fue posible realizar pequeños trabajos de limpieza en algunas de sus pilas.
  • 5 En realidad, como nos hemos podido percatar con posterioridad, lo que existió fueron dos arcos de p (...)

1Hace años dábamos a conocer, en unión de D. Juan Antonio Díaz Pintiado, antiguo encargado del Patronato de la Ciudad Monumental de Mérida, las ruinas del que fue uno los puentes más considerables de la llamada Vía de la Plata, el iter ab Emerita Asturicam1, el construido sobre el río Aljucén2 y cuya ubicación ofrecía dudas3 (fig. 1). En dicho trabajo, de acuerdo con nuestras posibilidades4, referimos algunas de sus particularidades constructivas y nos extendimos sobre algunos aspectos de la fábrica tales como su longitud, el número de arcos, que ciframos en cuatro, aunque sospechamos, por la excesiva luz existente entre lo que consideramos primera y segunda pila de la margen derecha del río, que hubo de existir un aliviadero como los del tipo que ofrece el puente sobre el Albarregas5.

  • 6 Álvarez Sáenz de Buruaga, 1994, p. 21.
  • 7 Arbaiza Blanco-Soler y Heras Casas, 1998, pp. 310 ss.

2Posteriormente se produjo un “hallazgo” bien importante y este no fue otro que la existencia en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de unos dibujos cuya autoría fue de un emeritense que debió desempeñar cometidos relevantes en la Mérida del último tercio del siglo XVIII y comienzos de la decimonovena centuria, Fernando Rodríguez, de quien sabíamos que el Ayuntamiento de la ciudad le otorgó el título de “celador de las ruinas de Mérida”6. Las noticias aportadas por las investigadoras que dieron a conocer tan rico caudal gráfico7 aclaran que era maestro de obras y que la propia Academia le hizo el encargo de dibujar las ruinas emeritenses, labor que él extendió a otros monumentos relevantes de Extremadura tales como los puentes de Alcántara y Alconétar.

  • 8 Es el caso, por ejemplo, del “Templo de Diana”. Sin embargo, el puente de Aljucén sí tuvo paramento (...)
  • 9 Moreno de Vargas, 1974, p. 88.
  • 10 Las actas capitulares reflejan dos peticiones, en 1675 y 1699, para que se arbitren medios para la (...)
  • 11 Álvarez Sáenz de Buruaga, 1994, p. 131.
  • 12 Forner y Segarra, 1893, p. 33.
  • 13 Rodríguez Amaya, 1948, 241.

3El valor de los dibujos de Fernando Rodríguez es muy apreciable en su conjunto y, por lo que hemos podido comprobar, las ilustraciones responden a la realidad, con buenas mediciones y simples descripciones en las que se explican algunas de las características que ofrecen los edificios, entre ellas, la técnica de su construcción. Se permite, eso sí, algunas licencias, como la de “adornar” paramentos de opus quadratum con almohadillado cuando en realidad carecían de él8. Pero, sin lugar a dudas, la panorámica que ofrece del conjunto monumental emeritense de su tiempo es bien completa y brinda posibilidades para determinar el carácter de edificios “olvidados” por no ser hoy aparentes y de cuya importancia no es posible dudar. Tanto documentos como descripciones de eruditos de los pasados siglos hablan ya del mal estado de la fábrica. Moreno de Vargas9 refiere que el puente, muy arruinado, debía de ser reparado y que la ciudad se disponía a hacerlo. Pero, a pesar de esos buenos propósitos, por falta de medios que el Ayuntamiento trataba de obtener del poder central10, no llegarían a realizarse las obras, lo que supuso más de un problema para los viajeros que recorrían la Vía de la Plata, algunos de los cuales llegó a perecer ahogado11. Forner y Segarra en su conocida monografía también alude a esta situación12. Y por su parte el Conde de Campomanes, en 1778, instaba igualmente a su reparación por ser “obra romana igual a la de Albarregas” y aclara que tenía un arco arruinado a causa de las raíces de un acebuche y otro a punto de sufrir estragos por la misma causa13.

  • 14 Arbaiza Blanco-Soler y Heras Casas, C., 1998, láms. 38 y 39 (Sign. A- 5966 y A-5967).

4Lo referido por Campomanes se corrobora perfectamente por los dibujos de Fernando Rodríguez14 (fig. 2) que muestran la evidente ruina de la fábrica causada por el abandono que permitió el crecimiento de diversos árboles y arbustos en sus partes principales, pilas fundamentalmente : “El presente diseño es el estado actual de la magnifica Puente del vulgo Trajana, sobre el río Aljuzen, con demonstración de su ruina causada por los muchos Arboles que en las juntas de los sillares se han criado, por lo manifiesta su excelente construción, sin advertirse ni aun en las enjutas de los Arcos otro Jenero de fabrica que todo silleria de grande magnitud como al presente se demuestra”. (Escala en pies castellanos, Nº 6). En otra lámina, que muestra la reconstrucción del Puente, tanto en el alzado de aguas arriba como en el de aguas abajo, expresa : “Tres leguas de esta ciudad en los montes de ella, sobre el río Aljuzen, está esta hermosa Puente del vulgo Trajana, por la qual pasa la via militar ó Calzada que sale de esta Ciudad ala de Salamanca y Castillas, Por la parte de los cortamares, está muy arruinada y cuasi ynservible a causa de los muchos Arboles de enzinas fresnos iotros que en ella se han criado como en el dia las ay en la parte que esiste entera, y se demuestra en el plano del estado actual Nº 6” (Escala en pies castellanos, Nº 5).

  • 15 Álvarez Sáenz de Buruaga, 1994, p. 237.

5El dibujo evidencia el mal estado de las pilas centrales del puente y de parte de los paramentos de los tímpanos en situación de desprenderse y con algunos de los cuales ya caídos al cauce del río. Todavía en 1850 el Ayuntamiento de Mérida instó a su reparación, ya que era posible sin excesivo coste15. Por fin, el proyecto de restauración del puente dejó de interesar de manera definitiva unos años más tarde cuando se construyó la carretera de Cáceres a San Juan del Puerto que contempló un desvío del antiguo camino y la construcción de un nuevo puente, el que actualmente vemos en la carretera Nacional 630. Imaginamos que los restos del puente, sillares principalmente, serían utilizados en construcciones cercanas, en el propio pueblo de Aljucén y en cortijos próximos.

6Hoy la ruina del puente es irreversible y su reconstrucción nada viable, pero sí sería bueno que se emprendieran trabajos para, al menos, poder apreciar partes importantes de la fábrica, aunque sea a nivel de cimientos, hoy ocultas por los limos del río y por la vegetación ribereña y con el fin de completar los ya emprendidos dentro del Proyecto Alba Plata, a cuyos responsables, especialmente a Dña. Ana Montalvo, queremos expresar nuestro agradecimiento por los datos que nos han facilitado y que hemos incorporado en este estudio (fig. 3).

  • 16 Lo que determinó un puente de una considerable longitud para un río, por lo general poco caudaloso, (...)
  • 17 Roso de Luna y Hernández-Pacheco, 1949, p. 22.

7En principio, cuando acometimos el análisis del puente de Aljucén, nos sorprendió su ubicación en una zona donde el cauce y su valle son más anchos16 que lo que sucede unos 300 metros río arriba, pero en su emplazamiento primaron razones geológicas y topográficas bien claras para la calzada, pues desde este lugar se puede acometer mejor el obstáculo representado por la alturas de “Mirazorra”. Como adelantamos también, al referirnos a la cimentación, expresamos la idoneidad de la misma al haberse asentado sobre un suelo de naturaleza granítica17, lo que evitó la ruina del puente por esta razón, aunque no por otras como ya hemos referido. Esta plataforma de granito sobre la que dispusieron las pilas de la fábrica es perfectamente apreciable.

8El puente (fig. 4), con una longitud cercana a los 100 m (95, 11 m exactamente), contaba con sendas espaldas, una de ellas reconocible en la orilla izquierda, en tanto que la de la derecha lo es menos, pero existió como puede observarse en el dibujo de Fernando Rodríguez. La mayor altura, al tratarse de un terreno en declive, de la orilla derecha es la causa de que no se aprecie. En estos aspectos la fábrica encuentra su cercanía con otros puentes, entre ellos el tendido sobre el río Albarregas en Mérida con el que guarda, según nuestra opinión y la de otros, algunas semejanzas, aunque también ciertas diferencias (fig. 4).

  • 18 Es el mismo sistema que el maestro de obras emeritense utilizó en otras ocasiones como ya tuvimos o (...)
  • 19 Lugli, 1957, pp. 209-210.

9Dichas espaldas, de acuerdo con lo representado por Rodríguez, alcanzaban una longitud de 23, 37 m en la parte izquierda, según nuestra observación desde el tramo de aguas abajo y de 25, 08 m en la derecha. En cuanto a su altura, al parecer, fue algo menor en el extremo izquierdo (3, 20 m) por razones topográficas que en el derecho (3, 88 m). Comprendían pretiles o parapetos, de 1, 45 m de altura en línea ascendente hasta la parte central de la fábrica que pronunciaba una fisonomía un tanto alomada explicada por la mayor luz y dimensiones del arco mayor. Los paramentos de ambas espaldas eran de sillares establecidos a soga y tizón, como pudimos comprobar en nuestras prospecciones por el cauce del río donde aparecieron varios, aunque Rodríguez no parece muy cuidadoso en su dibujo, puesto que no se para en determinar correctamente esta disposición al presentar los sillares exclusivamente a soga y provistos de un tipo de almohadillado similar al que se puede apreciar en los ejemplares emeritenses18. Sí se aprecia, y hubo de ser así, una buena ejecución de la obra, tanto aquí como en el resto de la fábrica, con la disposición en hiladas regulares, isodómica, de los sillares. El material procede, al parecer, de unas canteras próximas situadas en la margen derecha del río. Están bien trabajados y presentan un almohadillado similar al que observamos en los puentes emeritenses : ese trabajo de tipo rústico (forma e de la sistematización que en su día para este tipo de obras hizo Lugli19) capaz de procurar sorprendentes juegos de claroscuro. En cuanto a las pilas, en nuestro primer estudio nos fue posible analizar tres, las que, en verdad, pudimos apreciar y no las cinco existentes y que plasma el dibujo de Rodríguez, pero ya mostrábamos nuestra extrañeza por la distancia que había entre la primera y segunda pila, lo que nos hizo pensar, erróneamente como adelantábamos más arriba, en la existencia de un aliviadero similar a los que se ven en el puente sobre el Albarregas. En realidad lo que nos sucedió es que no nos percatamos de la existencia de una pila intermedia, sobre la que se tendió un nuevo arco.

10Hoy, gracias a los dibujos de Fernando Rodríguez, nos es posible restituir tanto sus dimensiones como su carácter y fisonomía. Las pilas, como se aprecia en los referidos dibujos, estaban provistas de tajamares en forma de quilla.

  • 20 Los referidos arquitectos cifran el pie romano en 0,2786 m., de ahí la leve diferencia con Durán qu (...)
  • 21 Durán Fuentes, 2004, p. 181.
  • 22 A pesar de que Alejandro de Laborde dibuja tajamares en el puente sobre el Albarregas, estos no exi (...)

11La primera, comenzando por el lado izquierdo, siempre en nuestra visión de la fábrica en el tramo de aguas abajo, ofrecía un espesor de 2, 98 m ; la segunda, levemente menor, de 2, 86 m, al igual que las tres restantes. Estas dimensiones, que debemos al estudio de los arquitectos Mesa Hurtado y Martínez Vergel20, son algo menores que las que especifica Manuel Durán (nº 1.- 3,10 ; 2.- 3,10, 3.- 3,20 ; 4.- 3,10 ; 5.- 3,10)21. La estructura de las pilas es, en verdad, similar a las que vemos en los ejemplares emeritenses, aunque con pequeñas variantes. Remataban, al igual que sucede en el gran Puente sobre el Guadiana, en una cornisa, a manera de imposta, en saledizo desde donde se desarrollaban las dovelas de los arcos. Al parecer, estas cornisas eran de talón o cyma reversa, puesto que tuvimos ocasión de conocer un elemento de las mismas en nuestras prospecciones en el lugar (fig. 5). Es interesante resaltar, al menos así lo plasma Fernando Rodríguez, las diferentes alturas que ofrecen las coronaciones de las pilas, similares en los cuatro arcos centrales y algo más altas, en los arcos de los extremos, los que enlazan con las espaldas de la fábrica. La duda sobre la existencia de tajamares, aunque abogábamos por su existencia22, queda resuelta por lo que dibuja Rodríguez, quien los sitúa en las cinco pilas del puente en forma de quilla. No contaba, como sucede en los puentes emeritenses, con espolones ni estribos aguas abajo, de manera que los paramentos de las pilas enrasaban con los de los tímpanos.

  • 23 Álvarez Martínez, 1983, pp. 53-55 y 65-70.

12Sí hay que destacar en el dibujo, tanto en el del estado original como en el referente a su reconstrucción de la fábrica, cómo esos tajamares aparecen rematados en forma piramidal, una estructura exactamente igual a los que observamos en Mérida en el tramo que corresponde a la época de los Austrias del puente del Guadiana. Esta particularidad nos pone en relación con el mismo hecho sucedido en Mérida, tras la avenida del 20 de diciembre de 1603, cuando fueron destruidas partes esenciales del puente sobre el Guadiana, sobre todo la central y el espacio ocupado por el tajamar, en cuyo lugar se construyeron cinco nuevos arcos, diferentes en cuanto a sus dimensiones y paramentos a los originales de la fábrica augustana, con sillares apaisados, sin almohadillado y tajamares diferentes23. En el dibujo de Rodríguez están bien especificados estos tajamares, característicos del período de los Austrias, pero, a pesar de lo que se ha dicho, al parecer, no distingue en el tratamiento de sus paramentos si los sillares que los configuraban tenían almohadillado o eran apaisados (fig. 6).

  • 24 Que deben conservarse, pero que no hemos buscado por exceder esta empresa a los límites que nos hem (...)

13Por lo que expresamos, el puente de Aljucén hubo de sufrir una reparación, de la que desconocemos los oportunos y necesarios datos24, en el mismo período y quién sabe si no estuvo a cargo de los mismos canteros que la ejecutaron por orden del gobernador, Tomás de Fabaro, al constituir el puente un paso fundamental del río, hasta su deterioro, en una de las más importantes rutas del país.

14Sí, por el estado de conservación y por lo que pudimos apreciar, nos resultó difícil determinar el número y las características de las pilas, más problemático fue el intento de fijar el número de arcos del puente. Por nuestras observaciones de entonces, aventuramos la cifra de cuatro como máximo, pero no fue así como aclara el dibujo de Rodríguez. Fueron seis : dos pequeños en los extremos, como grandes aliviaderos y cuatro en el centro de la fábrica, de mayores luces.

  • 25 Durán coincide, prácticamente, con estas dimensiones, pues da 3,40 m de luz para el primero y el se (...)
  • 26 Loc. cit.
  • 27 Forner y Segarra, 1893, p. 33.

15De izquierda a derecha, como en el caso de las pilas, el primer arco ofrecía 3, 30 m. de luz y 4,50 m de altura ; el segundo, 5,56 m y 6,20 m de altura ; el tercero, al igual que el cuarto, establecidos en el centro del cauce del río Aljucén, llegaba a los 7,20 m y 7 m de altura ; el quinto, en correspondencia gradual con el segundo, con 5,67 m y con altura menor, de 5,50 m y por fin el sexto, en el extremo, al igual que el primero, con 3,31 m y altura algo menor, de 4,30 m. La gradación de luces es acorde con la norma25. En nuestro caso sólo pudimos especificar la luz de un arco central, de 6,30 m que, como puede apreciarse, es ligeramente inferior a la que realmente tuvo. De las noticias ofrecidas por los distintos eruditos que hicieron mención de la fábrica, sólo parece reflejar su fisonomía real León Guerra26 a la hora de determinar el número de arcos del puente, pues los cifró en seis. Sin embargo, Forner y Segarra27 habla de tres arcos, lo que no nos deja de extrañar, pues en su tiempo era posible apreciar la fábrica, aunque dañada, de manera completa.

16Los arcos, como sucede en el caso de los emeritenses, aparecen bien trasdosados con sus dovelas regularmente dispuestas y con la clave bien marcada. Arrancaban como ya hemos indicado, aspecto también apreciable en las referidas fábricas, de una fila de sillares situada en la parte media de las pilas, a manera de cornisa corrida en talón, en voladizo, ideal para situar los elementos de la cimbra en el momento de su construcción.

  • 28 Estas dimensiones se han observado en los puentes romanos de Portugal : Mendes Pinto, 1998, p. 43. (...)
  • 29 Durán Fuentes, 2004, p. 181.

17A lo que parece, como sucede en los puentes de Mérida, las distintas dovelas marcan el desarrollo de las hiladas de los tímpanos, como una prolongación de las mismas. El intradós, las hiladas de la bóveda, lo ciframos en su día en 6,75 m, algo más de lo que refiere Durán (6,65 m), lo que equivale prácticamente a la anchura de la fábrica, algo más contando con los parapetos. Esta dimensión es pareja a numerosos puentes de la Hispania romana, que no suelen pasar de los 7/8 m los más considerables, aunque los menos significativos suelen contar con una anchura de 4/5 m28 en tanto que el espesor de las boquillas era de 1- 1,10 m. El espesor de las roscas tiene una relación con las luces que varía entre 1/3, 10 y 1/6, 90. El de las pilas, prácticamente el mismo en todas ellas, tiene una relación con las luces de las bóvedas entre 1/1,10 y 1/2,40. Todo ello, como aclara Durán29, denota una falta de esbeltez clara en el Puente, que le acerca a la facies de los ejemplos emeritenses. En el caso que nos ocupa, la altura máxima de la fábrica, la correspondiente al arco central de la misma, fue de 10,50 m.

  • 30 Durán Fuentes, 2004, p. 180.
  • 31 Durán Fuentes, 2004, p. 232.

18La estructura del puente con arcos de poca luz en los extremos, de mayores dimensiones el segundo y quinto y ya muy considerables los tendidos sobre el cauce del río, tercero y cuarto, nos configuran, como ya hemos adelantado, una estructura alomada en el centro, por la mayor luz de esos arcos. Durán cifra la pendiente que dibuja el Puente en 9,00 %30. El Puente, además de las cornisas ya referidas a propósito de las pilas, contaba con este mismo elemento, tanto aguas arriba como aguas abajo, en la coronación en línea con el tablero de la calzada delimitada por los parapetos, de 1,45 m. de altura. Encajaría perfectamente con el Modelo II de la sistematización de Durán de acuerdo con fisonomía31.

  • 32 Es lo que expuso acertadamente Feijoo, cfr. Feijoo, 1998, pp. 331-336. Sin embargo, mostramos nuest (...)

19Por su forma la relación es bien evidente con los puentes emeritenses, pues en él se mimetizan formas y maneras que podemos apreciar en los tramos más antiguos, el I y el II para nosotros, del Puente sobre el Guadiana, una vez que aceptamos la cronología posterior del III tramo32.

  • 33 Sobre los caracteres constructivos del Puente sobre el Guadiana : Álvarez Martínez, 1983, pp. 59-65

20Es así como se aprecian soluciones similares en la forma y tipo de cornisa empleada como coronación de las pilas y como imposta para el desarrollo de los arcos, la gradación de luces de los mismos, la disposición a soga y tizón y el almohadillado de los paramentos, aunque hay diferencias en cuanto al tajamar, lo que se explica por las distintas naturalezas del cauce de ambos ríos33.

  • 34 Sobre el puente de Albarregas : Álvarez Martínez, 1983, pp. 75-79 ; Galliazzo, 1994, nº 747, pp. 34 (...)
  • 35 Galliazzo, 1994, p. 347.

21La comparación con el puente sobre el Albarregas en la misma Mérida34 expresada por los eruditos locales, quienes se percataron de sus caracteres constructivos y de su considerable longitud, no es descabellada, pero las diferencias están tanto en el tipo de pilas, de estructura diferente, sin remate de cornisa en voladizo como plano de imposta para el desarrollo de las arcadas y en estas, que ofrecían luces similares, aunque con alguna diferencia, lo que hizo pensar acertadamente a Galliazzo en su forma de “muro posto attraverso il fiume con quattro aperture arcuate attraverso cui scorre una corrente lenta e limacciosa”35.

22El puente de Albarregas no contaba con tajamares a pesar de que Alejandro de Laborde los imaginó y sí con espaldas bien señaladas en los extremos de la fábrica, aunque hoy su aspecto es debido a diversas restauraciones efectuadas a lo largo del tiempo. Probablemente, aunque no es seguro, fue similar el tipo de cornisa, en talón.

23En el puente de Aljucén se observan, igualmente, algunos rasgos que podrían ponerlo en relación con otros ejemplares lusitanos, donde se aprecia igualmente la “manera emeritense”.

  • 36 Sobre el puente de Vila Formosa : Galliazzo, 1994, nº 631, p. 314.

24Tal sería el caso, aunque existen diferencias notables entre una y otra fábrica, del puente de Vila Formosa en Alter do Chao, excelente ejemplar que en su día adscribimos al período augusteo por presentar caracteres similares a los que ofrece el Puente sobre el Guadiana, aunque no a sus primeros tramos, sino al III, lo que podría llevarnos a fijar su fecha en un período bien avanzado del siglo I d.C.36. Las concomitancias estriban en la presencia de señaladas espaldas en los extremos de la fábrica, en su longitud y altura, en la presencia de tajamares en forma de quilla en unas pilas bastante similares, con cornisa en voladizo y en el empleo del talón o cyma reversa en la configuración de la cornisa.

  • 37 Galliazzo, 1994, nº 638, pp. 315-318.

25El muy restaurado, y recientemente maltratado en su proceso de consolidación, Puente de Segura, de época trajanea, ofrece algunos pormenores a comparar con nuestra fábrica de Aljucén, con el mismo tipo de pilas, aunque más elevadas, en una evocación del vecino Puente de Alcántara, cornisa similar y tajamares en quilla, además de la disposición en creciente, hacia el centro de la fábrica, de las luces de los arcos37.

  • 38 Álvarez Martínez, 2002, pp. 35-39.
  • 39 Álvarez Martínez y Díaz Pintiado, 1985, pp. 99-100.
  • 40 Jiménez, 1975, 289-290 ; De la Barrera, 2000, pp. 139-141.

26La fijación de la cronología del puente de Aljucén es, al menos para nosotros, problemática. Tradicionalmente se ha considerado la obra como perteneciente al período trajaneo, siguiendo la inveterada costumbre de que todo lo bueno en Hispania fue obra de Trajano y al Optimus Princeps se atribuyeron toda suerte de monumentos como el conocido “Arco de Trajano” de Mérida, sin que existieran razones serias para ello38. En nuestra primera aproximación al puente nos decantamos, al apreciar la “manera emeritense”, por una fecha cercana al período augusteo39. Si consideramos nuevamente los caracteres de la fábrica, además de su mimetismo con las emeritenses, tanto sus pilas como sus arcos y proporciones nos llevarían a modos de construir de un período que va desde la época augustea hasta el siglo II d.C. Y si nos fijamos en un elemento decorativo bien significativo como es la cornisa, en talón o cyma reversa, podríamos, así lo creemos, ajustar algo más su cronología, pero todo hasta cierto punto. Es verdad que dicho elemento nos acerca a los ejemplares emeritenses, pero en todo caso no sería un determinante claro de fecha, pues su presencia, aunque olvidada en la arquitectura pública itálica a mediados de la etapa augustea, pervive largo tiempo en la Península Ibérica como denotan numerosos ejemplos40.

27Por todo lo que antecede y a falta de nuevos datos, de los que ahora no disponemos, habría que considerar mejor el panorama de lo que fue el iter ab Emerita Asturicam, la “Vía de la Plata”, en el Alto Imperio.

  • 41 Roldán Hervás, 2005, pp. 21-22.
  • 42 Recogidos en un excelente catálogo, inédito lamentablemente, por Puertas, 1995. No olvidemos la pre (...)

28En los vaivenes de tan importante camino41 se detectan significativas acciones en el período augusteo y una cierta continuidad en la posterior etapa julio-claudia, sobre todo en tiempos de Nerón cuando se llevaron a cabo importantes obras en el iter como expresan los miliarios42. Sin embargo, durante el período flavio, al menos hasta el momento presente, no se cuenta con datos claros sobre acciones en el mismo.

  • 43 Acero, 2002, pp. 105 ss.
  • 44 Arbore-Popescu, 1998, pp. 188-189.

29Una de las reformas y mejoras más significativas del sistema viario hispano se debe al período trajaneo. Fue, efectivamente, el Optimus Princeps uno de los más grandes dinamizadores de la red hispana. Sus acciones se aprecian con claridad en diversos puntos, pero es en la denominada « Vía de la Plata », el iter ab Emerita Asturicam, donde alcanzaron mayor relieve, no sólo ya por lo que expresan sus miliarios, sino por las acciones emprendidas que tienen su expresión en las numerosas obras de fábrica, varias de ellas felizmente conservadas43. Es sabido, pues, que Trajano puso especial empeño en potenciar las viae publicae del Imperio, a través de sus curatores viarum, incluso, como se ha señalado, proporcionando medios de sua pecunia, en una acción muy similar a la que en su día realizó Augusto44. Muchas de las existentes se mejoraron con la construcción de numerosas obras de fábrica.

  • 45 Trillmich, 1989-90, pp. 87 ss.
  • 46 Galliazzo, 1994, nº 755, pp. 358-360.
  • 47 Fernández Casado, 1980.
  • 48 Prieto Vives, 1925, pp. 147 ss.

30Volviendo al caso que nos ocupa, la gran actividad de Trajano en la « Vía de la Plata », hay que situarla entre los momentos inmediatos de su ascensión al poder y el año 105, fecha en la que están atestiguadas otras acciones relevantes en nuestra zona como una remodelación del teatro emeritense, que comprendió la construcción de un sacrarium destinado al culto imperial45. A este período corresponden igualmente obras tan significativas como el puente de Alconétar, hoy trasladado desde su primitivo emplazamiento a consecuencia de la construcción del embalse de Alcántara46. Debido a esta circunstancia, aunque el traslado se realizó con garantías, y a sus múltiples restauraciones, cuyas vicisitudes no conocemos bien, el ejemplar de Alconétar ofrece muchas dudas y bien merece un detenido estudio, que no se realiza desde que Fernández Casado47 nos ofreció el suyo, fundamentado en sus atinadas observaciones y en una bibliografía anterior escasa, si exceptuamos el trabajo de Prieto Vives48.

  • 49 Un acercamiento a su análisis fotogramétrico ha sido recientemente realizado : Acero Pérez, Cortés (...)
  • 50 Resultan ciertamente ilustrativos los dibujos de Fernando Rodríguez tanto el referido al estado en (...)
  • 51 Sobre los acueductos de Mérida y su cronología, últimamente : Álvarez Martínez, 2007, pp. 183-212.

31A falta de ese estudio, contando con las observaciones de los que últimamente se han ocupado de la fábrica49 y con las ilustraciones de Fernando Rodríguez50 y de Laborde, que reproducen el estado del puente, prácticamente como ha sido conocido en el pasado siglo, podemos apuntar que en el se dan unas características bien notables como son la presencia de una cornisa en cyma recta, muy similar a la que aparece en los pilares del acueducto de “Los Milagros” de Mérida, que debe corresponder al mismo período51, y unos arcos rebajados, escarzanos, muy peculiares, que parecen antiguos, aunque se piensa que fueron dispuestos en una restauración moderna, que nos llevarían a ejemplares conocidos ya a principios del período imperial, pero también, como apuntó Prieto Vives, a otros ejemplos del tiempo de Trajano como el del propio puente de Apolodoro de Damasco sobre el Danubio, cuya estructura, en este caso lígnea, pudo alimentar el modelo de Alconétar.

  • 52 Álvarez Martínez y Díaz Pintiado, 1985, pp. 99-100.
  • 53 Álvarez Martínez, 2005, pp. 133-137.
  • 54 Puertas, 1995.
  • 55 Debemos agradecer a los arquitectos D. Rafael Mesa Hurtado y D. Jesús Martínez Vergel la labor de m (...)

32La cronología del puente sobre el río Aljucén, a falta de datos completos que nos pudieron ofrecer mejor información habría que situarla, probablemente, como se ha dicho y en contra de lo que sugerimos en su día52, en un período avanzado del siglo I d.C. y más que en el período neroniano en el que, como adelantábamos, se detecta una cierta actividad por la mejora del camino, quizá ya a comienzos de la época trajanea, pues, como también referíamos, durante los años 98 y 105 d.C. se desarrollaron grandes proyectos en la “Vía de la Plata”53 : reformas en el camino como atestiguan los numerosos miliarios conservados54 y la construcción de diversas obras de fábrica como el referido puente de Alconétar y, a lo que parece, los de Cáparra y Salamanca55.

Haut de page

Bibliographie

Acero, J., 2002, Los puentes de la Via de la Plata en el tramo Mérida-Baños de Montemayor. Consideraciones acerca de su tipología y cronología, Bolskan, 20, pp. 105 ss.

Acero Pérez, J., Cortés Ruiz, T. y García León, J., 2004, La aplicación de la fotogrametría al estudio de los puentes romanos : el puente de Alconétar, en J.-G. Gorges, E. Cerrillo y T. Nogales Basarrate (eds.), V Mesa redonda Internacional sobre Lusitania romana. Las comunicaciones, Madrid, pp. 499 ss.

Almagro Gorbea, M., 2005, La Vía de la Plata en la Prehistoria, Anas, 18, pp. 29-43. álvaRez MaRtínez, J.-M., 1983, El Puente romano de Mérida. Monografías Emeritenses, 1, Badajoz.

Álvarez Martínez, J.-M., 2002, Trajano y las obras públicas en Hispania, en J. González (ed.), Trajano, Optimo Príncipe, Sevilla, pp. 35-59.

Álvarez Martínez, J. M., 2005, Puentes de la Vía de la Plata y de sus inmediaciones, Anas, 18, pp. 123-151.

Álvarez Martínez, J.-M., 2007, Las conducciones hidráulicas emeritenses. Estado de la cuestión, en J. Mangas y S. Martínez Caballero (eds.), El agua en las ciudades romanas, Madrid, pp. 183-212.

Álvarez Martínez, J.-M., 2008, Los primeros años de la colonia Augusta Emerita : las obras de infraestructura, en E. La Rocca, P. León y C. Parisi Presicce (eds.), Le due patrie acquisite. Studi di archeologia dedicati a Walter Trillmich, Roma, pp. 27-40.

Álvarez Martínez J. M y Díaz Pintiado, J. A., 1985, El puente romano de Aljucén, Estudios de arqueología extremeña. Homenaje a D. Jesús Cánovas, Badajoz, pp. 95-100.

Álvarez Martínez, J.M. y Nogales Basarrate, T., 2003, Forum coloniae Augustae Emeritae. “Templo de Diana”, Mérida.

Álvarez Rojas, A., 1985, Contribución al estudio de las calzadas romanas de Extremadura, Estudios de arqueología extremeña. Homenaje a D. Jesús Cánovas, Badajoz, pp. 111-117 álvaRez Sáenz de buRuaga, J., 1994, Materiales para la historia de Mérida (de 1637 a 1936), Los Santos de Maimona.

Arbaiza Blanco-Soler, S. y Heras Casas, C., 1998, Fernando Rodríguez y su estudio arqueológico de las ruinas romanas de Mérida y sus alrededores (1794-1797), Exposición 23 de Junio - 19 de Octubre de 1998, Academia. Boletín de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, nº 87. Segundo semestre de 1998, pp. 310 ss.

Arbore Popescu, G., 1998, Le strade di Traiano, en G. Arbore Popescu (ed.), Traiano ai confini dell’Impero. Milán.

AA. VV., 2008. La Vía de la Plata. Una calzada y mil caminos, Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales. Madrid.

Blázquez Cerrato, C., 2005, La moneda antigua en torno a la Vía de la Plata, Anas, 18, pp. 65-102.

Cerrillo Martín De Cáceres, E., 2005, Las mansiones en el tramo extremeño de la Vía de la Plata, Anas, 18, pp. 103-121.

De La Barrera, J.L., 2000, La decoración arquitectónica de los Foros de Augusta Emerita, Bibliotheca Archaeologica, 25, Roma.

Durán, M., 2004, La construcción de puentes romanos de Hispania, s. l.

Feijoo, S., 1998, Aspectos constructivos del Puente romano de Mérida, Mérida. Excavaciones Arqueológicas 1997. Memoria 3, pp. 321-337.

Fernández Casado, 1980, Historia del Puente en España. Puentes romanos, Madrid, sin paginación.

Forner y Segarra, A.F., 1893, Antigüedades de Mérida, Mérida.

Galliazzo, V., 1994, I ponti romani, 2 vols., Treviso.

Jiménez, A., 1975, De Vitruvio a Vignola : autoridad de la tradición, Habis, 5, pp. 253-293. laboRde, A. de, 1806. Voyage pittoresque et historique de l´Espagne, Paris. Planches CLII- CLIII.

Lugli, G., 1957, La tecnica edilizia romana, Roma.

León Guerra, 1865, Notas a las antigüedades de Extremadura de José Viu, Coria.

Mendes Pinto, P., 1998, Pontes romanos de Portugal, Lisboa.

Moreno Vargas, B., 1974, Historia de la ciudad de Mérida, 2ª reedición a cargo de J. Álvarez Sáenz de Buruaga, Mérida.

Pérez Urban, F., 2005, La Vía de la Plata en Extremadura, Anas, 18, pp. 153-187.

Prieto Vives, A., 1925, El puente romano de Alconétar, Archivo Español de Arte y Arqueología, I, pp. 147 ss.

Puertas, C., 1995. (Tesis Doctoral inédita), Madrid.

Rodríguez Amaya, E., 1948, Viaje de Campomanes a Extremadura, R.E.E., III-IV (1948), pp. 199-246.

Roldán Hervás, J.-M., 1971, Iter ab Emerita Asturicam. El camino de la Plata, Salamanca.

Roldán Hervás, J.-M., 2005, El Camino de la Plata. Estado de la cuestión, Anas, 18, pp. 11-27.

Roso De Luna, I. y Hernández-Pacheco, F., 1949, Mapa geológico de España. Explicación de la Hoja nº 752. Mirandilla, Madrid.

Sánchez Salor, E., 2005, Toponimia de la Vía de la Plata, Anas, 18, pp. 45-63.

Trillmich, W., 1989-1990, Un sacrarium de culto imperial en el teatro de Mérida, Anas, 2-3, pp. 87 ss.

Haut de page

Annexe

Fig. 1. Ruinas del Puente de Aljucén.

Fig. 1. Ruinas del Puente de Aljucén.

Fig. 2. El Puente de Aljucén a finales del siglo XVIII. Dibujo de Fernando Rodríguez. Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Fig. 2. El Puente de Aljucén a finales del siglo XVIII. Dibujo de Fernando Rodríguez. Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Fig. 3. Aspecto de los cimientos de una pila del Puente.

Fig. 3. Aspecto de los cimientos de una pila del Puente.

Fig. 4. Dibujo de Fernando Rodríguez con la restitución de la fábrica del Puente.

Fig. 4. Dibujo de Fernando Rodríguez con la restitución de la fábrica del Puente.

Fig. 5. Moldura en cyma reversa del Puente de Aljucén.

Fig. 5. Moldura en cyma reversa del Puente de Aljucén.

Fig. 6. El Puente de Aljucén restaurado según dibujos de Fernando Rodríguez. Rafael Mesa y Jesús Martínez delineaverunt.

Fig. 6. El Puente de Aljucén restaurado según dibujos de Fernando Rodríguez. Rafael Mesa y Jesús Martínez delineaverunt.
Haut de page

Notes

1 Sobre la Vía de la Plata existe una considerable bibliografía : Roldán Hervás, 1971 ; Álvarez Rojas, 1985, pp. 111-117 ; Álvarez Martínez, pp. 1983, 20-21 ; AAVV, 2008. A destacar los estudios sobre la Vía de la Plata derivados de un Simposio organizado por el Museo Nacional de Arte Romano y editados en un número especial de la Revista Anas 18, 2005 : Roldán Hervás, 2005, pp. 11-27 ; Almagro Gorbea, 2005, pp. 29-43 ; Sánchez Salor, 2005, 2005, pp. 45-63 ; Blázquez Cerrato, 2005, pp. 65-102 ; Cerrillo Martín de Cáceres, 2005, pp. 103-121 ; Álvarez Martínez, 2005, pp. 123-151 ; Pérez Urbán, 2005, pp. 153-187. La unidad del camino entre su cabecera, Augusta Emerita y su final, Asturica Augusta, está bien clara como expresa acertadamente Roldán, cfr. : Roldán Hervás, 2005, p. 22.

2 Álvarez Martínez y Díaz Pintiado, 1985, pp. 95-100.

3 Diversos estudiosos del camino y de sus obras de fábrica, entre los que nos encontramos, no supimos dar con su paradero hasta que el Sr. Díaz Pintiado pudo reconocer sus ruinas.

4 Sólo nos fue posible realizar pequeños trabajos de limpieza en algunas de sus pilas.

5 En realidad, como nos hemos podido percatar con posterioridad, lo que existió fueron dos arcos de pequeñas luces en los extremos de la fábrica. Seis fueron los arcos que León Guerra asignó al puente, pues, a lo que parece, los pudo apreciar in situ : León Guerra, 1865, pp. 7 y 8.

6 Álvarez Sáenz de Buruaga, 1994, p. 21.

7 Arbaiza Blanco-Soler y Heras Casas, 1998, pp. 310 ss.

8 Es el caso, por ejemplo, del “Templo de Diana”. Sin embargo, el puente de Aljucén sí tuvo paramentos de sillares almohadillados, aunque Rodríguez no aclara su disposición.

9 Moreno de Vargas, 1974, p. 88.

10 Las actas capitulares reflejan dos peticiones, en 1675 y 1699, para que se arbitren medios para la obra por parte del gobierno central, cfr. Álvarez Sáenz de Buruaga, 1994, p. 70.

11 Álvarez Sáenz de Buruaga, 1994, p. 131.

12 Forner y Segarra, 1893, p. 33.

13 Rodríguez Amaya, 1948, 241.

14 Arbaiza Blanco-Soler y Heras Casas, C., 1998, láms. 38 y 39 (Sign. A- 5966 y A-5967).

15 Álvarez Sáenz de Buruaga, 1994, p. 237.

16 Lo que determinó un puente de una considerable longitud para un río, por lo general poco caudaloso, a excepción de los períodos de crecidas.

17 Roso de Luna y Hernández-Pacheco, 1949, p. 22.

18 Es el mismo sistema que el maestro de obras emeritense utilizó en otras ocasiones como ya tuvimos ocasión de expresar en nuestro estudio sobre el “Templo de Diana”, donde referíamos que Rodríguez era aficionado a “adornar” los paramentos con un almohadillado siempre similar, cfr. Álvarez Martínez y Nogales Basarrate, 2003, p. 310, nota 19.

19 Lugli, 1957, pp. 209-210.

20 Los referidos arquitectos cifran el pie romano en 0,2786 m., de ahí la leve diferencia con Durán que lo estima en 0,28 m.

21 Durán Fuentes, 2004, p. 181.

22 A pesar de que Alejandro de Laborde dibuja tajamares en el puente sobre el Albarregas, estos no existieron, porque no eran necesarios debido al carácter de la corriente del pequeño río. Sin embargo, el Aljucén es de mayor caudal y en este caso estaría más justificado.

23 Álvarez Martínez, 1983, pp. 53-55 y 65-70.

24 Que deben conservarse, pero que no hemos buscado por exceder esta empresa a los límites que nos hemos marcado.

25 Durán coincide, prácticamente, con estas dimensiones, pues da 3,40 m de luz para el primero y el sexto ; 5,90 m para el segundo y quinto y 7, 60 m para el tercero y cuarto, cfr. Durán Fuentes, 2004, p. 181.

26 Loc. cit.

27 Forner y Segarra, 1893, p. 33.

28 Estas dimensiones se han observado en los puentes romanos de Portugal : Mendes Pinto, 1998, p. 43. Es lo que miden, por ejemplo, los puentes lusitanos de Vila Formosa y Segura o los de Alconétar y Salamanca. El de Albarregas en Mérida ofrece una anchura algo superior.

29 Durán Fuentes, 2004, p. 181.

30 Durán Fuentes, 2004, p. 180.

31 Durán Fuentes, 2004, p. 232.

32 Es lo que expuso acertadamente Feijoo, cfr. Feijoo, 1998, pp. 331-336. Sin embargo, mostramos nuestras discrepancias con algunas de sus observaciones referidas a los restantes tramos : Álvarez Martínez, 2008, pp. 28-34.

33 Sobre los caracteres constructivos del Puente sobre el Guadiana : Álvarez Martínez, 1983, pp. 59-65

34 Sobre el puente de Albarregas : Álvarez Martínez, 1983, pp. 75-79 ; Galliazzo, 1994, nº 747, pp. 347-348 ; Durán Fuentes, 2004, pp. 177-180.

35 Galliazzo, 1994, p. 347.

36 Sobre el puente de Vila Formosa : Galliazzo, 1994, nº 631, p. 314.

37 Galliazzo, 1994, nº 638, pp. 315-318.

38 Álvarez Martínez, 2002, pp. 35-39.

39 Álvarez Martínez y Díaz Pintiado, 1985, pp. 99-100.

40 Jiménez, 1975, 289-290 ; De la Barrera, 2000, pp. 139-141.

41 Roldán Hervás, 2005, pp. 21-22.

42 Recogidos en un excelente catálogo, inédito lamentablemente, por Puertas, 1995. No olvidemos la presencia como legatus pro praetore de la provincia de Lusitania de Marcus Saluius Otho, quien realizó numerosas acciones para revitalizar la vida del territorio que tenía encomendado, entre los años 59 y 69 d.C. (Cf. Tac. Hist., I, 78, 1).

43 Acero, 2002, pp. 105 ss.

44 Arbore-Popescu, 1998, pp. 188-189.

45 Trillmich, 1989-90, pp. 87 ss.

46 Galliazzo, 1994, nº 755, pp. 358-360.

47 Fernández Casado, 1980.

48 Prieto Vives, 1925, pp. 147 ss.

49 Un acercamiento a su análisis fotogramétrico ha sido recientemente realizado : Acero Pérez, Cortés Ruiz, García León, 2004, pp. 499 ss.

50 Resultan ciertamente ilustrativos los dibujos de Fernando Rodríguez tanto el referido al estado en que contempló la fábrica como al de su propia reconstrucción : Arbaiza Blanco-Soler y Heras Casas, 1998, nº 59, 60 y 61 (A-3638, A-3639 y A-3640), pp. 350-351, láms 46 y 47.

51 Sobre los acueductos de Mérida y su cronología, últimamente : Álvarez Martínez, 2007, pp. 183-212.

52 Álvarez Martínez y Díaz Pintiado, 1985, pp. 99-100.

53 Álvarez Martínez, 2005, pp. 133-137.

54 Puertas, 1995.

55 Debemos agradecer a los arquitectos D. Rafael Mesa Hurtado y D. Jesús Martínez Vergel la labor de medición y traslado a planta y alzado de los elementos arquitectónicos del Puente, de acuerdo con los dibujos de Fernando Rodríguez.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1. Ruinas del Puente de Aljucén.
URL http://journals.openedition.org/pallas/docannexe/image/12836/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 296k
Titre Fig. 2. El Puente de Aljucén a finales del siglo XVIII. Dibujo de Fernando Rodríguez. Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.
URL http://journals.openedition.org/pallas/docannexe/image/12836/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 280k
Titre Fig. 3. Aspecto de los cimientos de una pila del Puente.
URL http://journals.openedition.org/pallas/docannexe/image/12836/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 308k
Titre Fig. 4. Dibujo de Fernando Rodríguez con la restitución de la fábrica del Puente.
URL http://journals.openedition.org/pallas/docannexe/image/12836/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 124k
Titre Fig. 5. Moldura en cyma reversa del Puente de Aljucén.
URL http://journals.openedition.org/pallas/docannexe/image/12836/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 384k
Titre Fig. 6. El Puente de Aljucén restaurado según dibujos de Fernando Rodríguez. Rafael Mesa y Jesús Martínez delineaverunt.
URL http://journals.openedition.org/pallas/docannexe/image/12836/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 137k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

José María Álvarez Martínez, « De nuevo sobre el Puente de Aljucén en la Vía de la Plata »Pallas, 82 | 2010,  371-384.

Référence électronique

José María Álvarez Martínez, « De nuevo sobre el Puente de Aljucén en la Vía de la Plata »Pallas [En ligne], 82 | 2010, mis en ligne le 04 mai 2010, consulté le 25 février 2020. URL : http://journals.openedition.org/pallas/12836; DOI: https://doi.org/10.4000/pallas.12836

Haut de page

Auteur

José María Álvarez Martínez

Museo Nacional de Arte Romano de Mérida

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Pallas – Revue d'études antiques est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • OpenEdition Journals