Navigation – Plan du site
Itinéraires hispaniques

Oppida prerromanos en la orilla norte del Fretum Herculeum

Una revisión y propuesta de ubicación de Mellaria, Bailo y Baesippo
Les oppida préromains de la rive nord du Fretum Herculeum. Révision des connaissances et proposition de localisation de Mellaria, Bailo et Baesippo
The preroman oppida on the northern bank of the Fretum Herculeum. Revised data and proposed location for Mellaria, Bailo and Baesippo
Iván García Jiménez
p. 427-439

Résumés

Cette étude aborde le problème de la localisation des oppida préromains de l'extrémité méridionale de la province de Cadix. Bien que les sources littéraires antiques nous aient livré leur nom et des indications géographiques les concernant, leur emplacement exact, avant l'arrivée des Romains, reste une question controversée. Ces sources se réfèrent à des établissements côtiers qui s'inscrivent, à l'époque impériale, dans un schéma purement romain, mais qui sont probablement le résultat de transferts de populations qui se sont déplacées vers le littoral en gardant leur nom préromain. Telle est du moins l'hypothèse que nous présentons à propos de Mellaria, Bailo et Baesippo, en espérant que des travaux archéologiques apportent à l'avenir des éléments de réponse à cette question.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Nuestro más sincero agradecimiento al Dr Pierre Moret por la lectura previa del texto a su publicac (...)

1Los resultados de las últimas intervenciones arqueológicas junto a nuevas publicaciones aparecidas, han permitido esclarecer aspectos hasta ahora desconocidos de las sociedades prerromanas en el área del Estrecho de Gibraltar. La zona de estudio que presentamos comprende un área entre los municipios de Tarifa y Barbate (Cádiz). Una franja litoral de apenas 30 km, hacia el interior unos 6 km, que se va a caracterizar por una amplia presencia prerromana. La existencia de varios oppida y establecimientos de menor entidad dispersos por el territorio en este sentido así nos hablan1 (fig. 1).

  • 2 Estrabón, III, I, 8 ; Plinio, III, 7 ; Mela, II, 96.

2Territorio, en el que las fuentes de la antigüedad2 nos sitúan tres enclaves costeros, de este a oeste, Mellaria, Bailo y Baesippo. Si bien su ubicación durante el alto imperio y la tardo antigüedad, al menos para el caso de Baelo Claudia, no presenta ningún tipo de duda, no ocurre lo mismo con los asentamientos indígenas de los que estas poblaciones son deudoras. Si bien, la ubicación de la Bailo prerromana, en el actual yacimiento arqueológico la Silla de Papa, es comúnmente aceptada, merced a los trabajos arqueológicos de carácter sistemático que en el yacimiento se están realizando, no ocurre lo mismo con las ubicaciones de las vecinas Mellaria al este y Baesippo al oeste.

3No obstante, las intervenciones arqueológicas practicadas hasta el momento en la Silla del Papa y las distintas prospecciones desarrolladas, han permitido, por una lado acercarnos al patrón de asentamiento de estas comunidades y, del otro, el descubrimiento y documentación de nuevos enclaves que podrían haber sido los núcleos primigenios de la población indígena antes de su traslado a la costa y definitiva adopción del nuevo sistema político, económico y social.

4Es por ello que, en los siguientes párrafos presentaremos por vez primera una novedosa ubicación para el oppidum prerromano de Baesippo, emplazado tradicionalmente en el cerro que ocupa la actual población de Vejer de la Frontera. La localización de un nuevo oppidum, inédito, de grandes dimensiones y con una cierta entidad urbana, a considerar, nos ha permitido su identificación. Igualmente, para el caso de Mellaria, el hallazgo de nuevas estructuras permite plantear también propuestas sobre la ubicación del foco originario de la población indígena no muy lejos de la Playa de Valdevaqueros, en Tarifa, donde algunas propuestas la sitúan por el enclave salazonero existente.

1. Bailo

  • 3 Estrabón, III, I, 8 ; Esteban de Bizancio, s.v.

5A tan sólo 4 km de la ciudad hispanorromana de Baelo Claudia, en la Ensenada de Bolonia, en una de las crestas de la Sierra de la Plata, a 457 m. s. n. m, se halla el yacimiento arqueológico “Silla del Papa”, un oppidum prerromano que tradicionalmente ha sido identificado con la Belon de las fuentes más antiguas3 y la Bailo de las monedas emitidas con leyenda bilingüe en caracteres neopúnicos y latinos.

6Esta extraordinaria ubicación permite un amplio control territorial, que abarcaría, en condiciones de buena visibilidad, el Estrecho de Gibraltar desde Tarifa hasta Cabo Trafalgar, la costa norte africana desde Cabo Espartel hasta el Djebel Moussa, hacia el interior todo el valle del río Almodóvar y antigua depresión de la Laguna de la Janda, además de toda la costa desde Zahara de los Atunes hasta Barbate. Sin embargo, la visibilidad directa hacia la costa es muy escasa debido a los altos picos de la Sierra de la Plata.

  • 4 Furgus, 1908, p. 217.
  • 5 Paris et al., 1923, p. 56.
  • 6 Domergue, 1975, p. 103 ; Sillières, 1997, p. 67-70 ; Castiñeira, Campos, 1994, p. 143.

7Desde principios del siglo XX el yacimiento es conocido por algunos investigadores aunque no es objeto de atención o estudio alguno4. P. Paris visitará el emplazamiento, realizando una breve descripción y apuntando su carácter defensivo5. A partir de la década de los años sesenta del siglo XX, durante la reanudación de las intervenciones arqueológicas en Baelo Claudia y ante la ausencia de niveles prerromanos, la investigación empieza a apuntar hacia la Silla del Papa como posible ubicación de la Bailo prerromana6.

  • 7 Moret et al., 2008a y 2008b. En estos trabajos se presentan los resultados de la primera campaña ar (...)
  • 8 Moret et al., 2009 y 2010.

8A partir de 2007 este yacimiento es objeto de un proyecto de investigación7, formando parte inicial del mismo la Junta de Andalucía, representada por el Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia, la Universidad de Toulouse (UMR 5608 TRACES) y la Casa de Velázquez. Igualmente, como entidad colaboradora, ha participado durante la campaña de 2009, la Universidad de Sevilla8.

  • 9 Para una descripción más detallada de la morfología y estructuras que componen el yacimiento, véase (...)

9La propia orografía en la que se enmarca el yacimiento le confiere, ya de por sí, el carácter de recinto fortificado natural9. Se trata de dos grandes afloramientos rocosos, paralelos y casi verticales que enmarcan el sitio. El pasillo resultante consta de más de 400 metros de longitud con anchuras que oscilan entre los 20 y 75 metros (fig. 2). Con una fuerte inclinación la pendiente resultante, orientada al norte, debió condicionar notablemente las construcciones de habitabilidad, es por ello que, numerosas estructuras documentadas de las fases más recientes parecen constituir aterrazamientos.

10Las actuaciones arqueológicas realizadas hasta la fecha, han consistido en prospecciones y limpiezas superficiales que, además de aproximarnos a la superficie habitada del yacimiento, no inferior a las 4 hectáreas, han permitido igualmente documentar ciertas características del entramado urbano del oppidum. Las distintas estructuras documentadas en superficie parecen encontrarse orientadas y vertebradas por una calle central en torno a los 5 y 6 metros de anchura, constituyendo una orientación de todo el recinto hacia la cara norte de la Sierra y de espaldas al mar. Característica ésta que plantearía las explotaciones agrícolas y ganaderas como las principales fuentes de riqueza.

  • 10 Moret et al., 2010.

11Basándonos en los materiales obtenidos en superficie del área prospectada, de la limpieza de perfiles naturales y, la realizada en un edificio rectangular, construido con grandes sillares almohadillados unidos a hueso, existente en el ángulo suroeste del yacimiento, ha sido posible identificar una temprana ocupación del yacimiento entre los siglos X y IX a. C., en base a una datación absoluta calibrada10. Por otro lado, se ha podido fechar el abandono del yacimiento (fig. 3, p. 339) entre mediados y finales del siglo I a. C., fecha que vendría a coincidir con la fundación de la ciudad romana en la Ensenada de Bolonia, en época de Augusto.

  • 11 Castiñeira, Troya, 1995 ; Arévalo et al., 2000.

12La inexistencia de yacimientos prerromanos, con una entidad considerable, existentes en el territorio prospectado11 y, la coincidencia cronológica del abandono del oppidum con la fundación en la Ensenada, hacen pensar que el asentamiento situado en La Silla del Papa corresponda con la Bailo prerromana.

2. Baesippo

  • 12 Plinio, III, 7, 15 ; Mela, II, 96 ; Marciano, 2, 9 ; Ptolomeo, II, 4, 10 ; It. Ant., 408, 1.

13Las principales fuentes clásicas que nos hablan de las costas del Estrecho de Gibraltar en época alto-imperial sitúan el oppidum de Baesippo en la costa y al oeste de Baelo12, antes de llegar a Mercablum.

  • 13 Bueno, 2003.
  • 14 Ferrer et al., 1999.

14El actual municipio de Barbate junto a la desembocadura del río del mismo nombre, ha sido considerado, tradicionalmente, como el enclave portuario más apropiado que debió constituir la ciudad en la antigüedad. Las intervenciones arqueológicas practicadas en el solar de la actual localidad han documentado una dilatada ocupación romana, relacionada con las actividades pesqueras, desde el siglo I d. C. hasta el siglo VI d. C.13. Sin embargo, la débil entidad del emplazamiento costero, unida a la ausencia de ocupación prerromana en el entorno, ha determinado que las miradas estén puestas en el cerro que ocupa el actual Municipio de Vejer de la Frontera como la posible Baesippo prerromana14.

  • 15 Carrión, 1991.
  • 16 Castiñeira, Troya, 1995, p. 39.
  • 17 Ferrer et al., 2002.
  • 18 It. Ant., 408, 1.
  • 19 Guzmán, 2006. En este trabajo el profesor Guzmán analiza Mercablum desde el punto de vista de un há (...)
  • 20 Cortés, 2004.

15La secuencia arqueológica documentada en la localidad, ha mostrado una ocupación continuada del poblamiento desde finales del siglo VIII o principios del siglo VII a. C. hasta la actualidad15. La privilegiada situación estratégica que habría ostentado este oppidum en la antigüedad, su condición natural de fortificación, fácilmente defendible, le confieren similitudes con el patrón de asentamiento de otros oppida como es el caso de la Silla del Papa16. Es precisamente en lo alrededores de Vejer de la Frontera, donde las prospecciones arqueológicas han documentado una interesante secuencia prerromana, así en el vecino despoblado de Cerro Patría, la secuencia cronocultural iría desde época prerromana hasta el período islámico17, en un yacimiento que podría ser interpretado como el Mercablum del Itinerario de Antonino18. Propuesta que tradicionalmente habría recaído sobre la población costera de Conil de la Frontera19, no obstante los resultados arqueológicos en esta zona tan sólo han deparado una ocupación romana tardía encuadrada entre los siglos III y IV d. C.20. La ubicación de Baesippo en la actual Vejer parece lógica y probable a raíz de los resultados obtenidos, sin embargo, por el contrario, no han sido localizadas las estructuras que confirmarían la existencia del oppidum. Hecho, por otro lado, lógico desde el punto de vista de la continuidad y ocupación humana en el solar hasta la actualidad.

  • 21 La Sierra del Retín, en el borde sur de la comarca de la Janda, representa un fuerte valor paisajís (...)

16Acontinuaciónpresentaremosunanuevapropuestadeubicacióndela Baesippo prerromana. La localización de un oppidum inédito, de grandes dimensiones y con una importante entidad urbana en la Sierra del Retín21, dentro del Término Municipal de Barbate, viene a rellenar un importante vacío de ocupación prerromana existente en el entorno, circunstancia ésta, que habría favorecido la ubicación de la ciudad prerromana en otros contextos.

  • 22 Línea estratégica de investigación dirigida por la Universidad de Alicante y el Conjunto Arqueológi (...)
  • 23 Prados et al., 2009, p. 19.
  • 24 Furgús, 1908, p. 210.

17En el marco de una de las Líneas estratégicas del I Plan Director de Baelo Claudia denominado “Estudio arquitectónico y análisis espacial de las necrópolis de Baelo Claudia22 que, junto con las intervenciones desarrolladas en las necrópolis, contempla un estudio diacrónico del paisaje funerario campogibraltareño23, procedimos a realizar una visita al yacimiento conocido desde antiguo como Peña del Aljibe24. Ubicado en la Sierra del Retín, en su vertiente sureste, se impone dominante en el paisaje una gran peña, de 150 m de lado por 50 m de ancho, con una orientación prácticamente norte-sur y con una altura de unos 140 m. s. n. m.

18Sobre la cima justo, existe una gran estructura excavada en la roca constituida por dos cámaras, la primera de forma rectangular y unas dimensiones de 7 x 2,2 m, desde donde se accede a la segunda por un acceso excavado en la roca, rematado en forma de arco y de 1,85 m de altura, permitiendo el acceso a un pasillo de unos 7 m de longitud, con una anchura mínima de 0,55 m y máxima de 1,25 m en los extremos, donde el pasillo adquiere forma circular. La profundidad media que presenta la estructura es de unos tres metros. Las entalladuras visibles en su parte superior permiten apreciar la existencia en origen de una cubierta. De cronología imprecisa, esta estructura ha sido considerada tradicionalmente como un aljibe, dando nombre a la peña en la que se encuentra. Propuesta a la que nos sumamos, pues, en el extremo noroeste de la cámara de mayor tamaño, en una oquedad, nace agua constantemente incluso en los meses de verano. Esta circunstancia habría favorecido la elección del lugar para la construcción de la cisterna (fig. 4 y 5, pp. 339 y 340).

19Desde este punto y, en condiciones óptimas de visibilidad (fig. 7, p. 341), se puede ejercer un amplio control visual del territorio. Hacia el sur y a escasos 6 km se muestra la playa de Zahara de los Atunes, permitiendo identificar en el horizonte la costa norteafricana y el Cabo Espartel. Hacia el noreste, se impone la Sierra de la Plata y su punto más alto, la Silla del Papa, probable ubicación de la Bailo prerromana, a una distancia de unos 8,5 km. Además de toda la plataforma litoral de Zahara, el Valle del río Almodóvar y la antigua depresión de la Laguna de la Janda son también perfectamente visibles. Hacia el oeste, la Sierra del Retín impide una visión de más de 2 km de distancia.

20Junto a este gran peñón, en sus márgenes, su cara oeste y a sus pies, existen una gran cantidad de estructuras, integradas en lo que parece ser un gran recinto fortificado que hemos interpretado como oppidum. Provisto de una muralla, visible en superficie y en algunos puntos con un alzado conservado de 0,50 m, es prácticamente identificable en más de 500 m (Fig. 6), desapareciendo intermitentemente en algunos puntos y presentando una anchura constante de 1 m. El trazado visible de la muralla permite dar al recinto un área no inferior a las 3 hectáreas.

  • 25 Técnica constructiva similar al edificio localizado en el yacimiento arqueológico Silla del Papa, p (...)

21Frente a la cara este del Peñón, donde ofrece mayor verticalidad, la muralla parece hacer un “codo” y continuar varios metros más adelante. La posibilidad de encontrarnos ante una de las posibles entradas al recinto cobra sentido al localizar hacia el interior, a varias decenas de metros, diversos edificios rectangulares de notables dimensiones, construidos con sillares almohadillados de mediano y gran tamaño, unidos a hueso sin mortero alguno25. La abundante vegetación ha impedido una correcta documentación de las dimensiones de los edificios, sin embargo, la anchura de los muros oscila entre los 0,52 y 0,54 m.

  • 26 Sáez, 2008, p. 640 y 642.

22El material cerámico que se aprecia en superficie es muy escaso y presenta grandes signos de desgaste producido por el rodamiento y la acidez del terreno. Aún así, han sido documentados fragmentos anfóricos adscribibles a las series Mañá Pascual A4/T.12.1.1.0, producciones que en el área del Estrecho presentan un abanico cronológico entre los siglos IV y II a. C.26. El hecho de no haber localizado materiales de adscripción romana permite plantear, a priori, un prematuro abandono del oppidum y el consecuente traslado hacia la costa. Hecho, que como hemos señalado anteriormente coincidiría con la propuesta de abandono del oppidum de la Silla del Papa, entre mediados y finales del siglo I a. C. Un traslado poblacional que se vería materializado en los numerosos asentamientos costeros de pequeña entidad existentes o, quizás formando parte del gran proyecto urbanístico y centro de atracción como debió de ser la Baelo romana de la costa.

23Se trata de un asentamiento de dimensiones similares a las documentadas, hasta el momento, en la Silla del Papa. A media altura, y junto a una gran peña, las necesidades defensivas estarían garantizadas. La presencia de varios arroyos cercanos permitiría el abastecimiento de agua. La existencia de un aljibe en la cima de la peña, con una capacidad superior a los 60 m3, permitiría el autoabastecimiento en los meses de pocas precipitaciones.

  • 27 La prolongación costera de la vía desde Cádiz hasta el Estrecho tenía como objetivo unir las ciudad (...)

24A pesar que desde la Peña pueda visualizarse parte de la costa, no es esta la dirección hacia la que se encuentra orientado el oppidum. Al igual que la vecina Bailo, el interior adquiere mayor interés, debido probablemente, de un lado, al trazado de la vía Heráklea27, que, en este tramo iría más alejada de la costa y, del otro, a la principales actividades económicas que sin duda debieron ser la agricultura y ganadería.

  • 28 Moret et al., 2008 y 2010

25La existencia de este oppidum nos muestra una intensa ocupación prerromana entre el área de Tarifa y Barbate, zona mal conocida hasta ahora y que ha empezado a mostrar interesantes resultados a partir de la investigación de carácter sistemático que desde 2007 se está desarrollando en la Silla del Papa. La redacción de un futuro Proyecto General de Investigación, en proceso, permitirá estudiar en profundidad un oppidum, que al igual que la vecina Bailo, forma parte de un contexto geográfico y cultural en el que se mezclan elementos púnicos e indígenas28.

3. Mellaria

  • 29 Paris et al., 1923
  • 30 Alonso, García, 2003, p. 197 sq.

26En 1918, Alfred Laumonier, arqueólogo y expedicionario, miembro del equipo de P. Paris, director de las excavaciones arqueológicas en Baelo Claudia, cree localizar Mellaria, en la desembocadura del río del Valle29, en su margen oriental, debido a los restos arqueológicos allí existentes, constituidos por un enclave salazonero de cierta entidad. Propuestas más recientes ubican el asentamiento cerca de Tarifa, entre la confluencia del río Jara y el arroyo Salado30, a partir de una fotografía aérea (vuelo del Iryda de 1974) que mostraba un área no muy grande y de forma poligonal. Se trata sin embargo de una zona difícil de reconocer a través de prospecciones superficiales, debido al continuo arrastre de sedimentos.

  • 31 Estrabón, III, 1, 8.
  • 32 Ponsich, 1988.
  • 33 Gozalbes, 2001, p. 4-16.
  • 34 Pérez-Malumbres, Martín, 1988.

27A pesar de que Estrabón31 cite esta ciudad al este de Belon, lo cierto es que desde Tarifa hasta la Ensenada de Bolonia existen numerosos enclaves romanos en los que han podido documentarse restos de piletas de salazón32, aunque ninguno de ellos es de la entidad que se le supone al localizado en la desembocadura del río del Valle. Tal vez, y siguiendo al Prof. Enrique Gozalbes33, todos estos emplazamientos corresponderían al territorio de Mellaria y el debate se encontraría en la ubicación de la población principal que albergaría los edificios públicos o principales. Lugar que este autor no duda en situar en el actual municipio de Tarifa, donde las intervenciones arqueológicas efectuadas en el Cerro que ocupa el Castillo de Guzmán el Bueno han permitido documentar una secuencia cronocultural desde la Edad el Bronce34.

  • 35 Prados et al., 2009, p. 20.

28Cerca, en la vecina Isla de las Palomas, unida al continente por un istmo artificial contemporáneo, la presencia fenicia está claramente atestiguada a través de un espacio funerario constituido por hipogeos tanto en acceso en pozo como a través de un pequeño dromos o pasillo escalonado35. Se trata de un auténtico camposanto ubicado al margen del poblado, emplazado probablemente en el Cerro del actual Castillo.

  • 36 Romero, 1934, p. 111.
  • 37 Ruiz Mata, 1999, p. 295 ; aún en la actualidad se conserva unos de estos sarcófagos utilizado como (...)
  • 38 Gozalbes, 2001, p. 7.

29La reocupación de los espacios sagrados, con los mismos usos, es muy común en la antigüedad. Desgraciadamente, el uso continuado de la Isla como cantera y su integración en el sistema de defensa del Estrecho, han impedido documentar tal circunstancia. El hallazgo de tres sarcófagos monolíticos de calcarenita en la playa de los Lances36, de clara adscripción púnica, datables tipológicamente entre los siglos V y III a. C.37, confirma una continuidad estable de la población. Quedaría por demostrar si la presencia de estos sepulcros responde a manufacturas de talleres locales, o si por el contrario son un fiel reflejo de una población importante con un alto poder adquisitivo38.

30Estos datos vienen a confirmar la existencia de un importante grupo humano que puebla estas tierras a la llegada de los itálicos, teniendo también su fiel reflejo en los oppida existentes en el territorio. Sin embargo, estos grandes recintos no albergaron al total de la población, existieron además pequeños núcleos que sin llegar a formar auténticos oppida constituirían el grueso de la población del territorio.

  • 39 Moret et al., 2008a y 2008b.

31Las prospecciones arqueológicas desarrolladas fuera del oppidum de la Silla del Papa, han permitido documentar en la loma de San Bartolomé, en el vecindario de Betis, un pequeño asentamiento constituido por muros arrasados, con anchuras entre el 0,5 y 1 m de espesor, en una superficie en torno a los 2000 m2. A escasa distancia, varios edificios rectangulares de similares dimensiones, formados por grandes sillares unidos a hueso, parecen formar parte del mismo poblado, destacando en el entorno inmediato la abundancia de manantiales de agua. Los materiales arqueológicos permiten encuadrar estas construcciones en época republicana y alto imperial39.

32Desde este punto, fácilmente defendible, las posibilidades de control visual del territorio son muy amplias. Existe una relación visual directa con la Silla del Papa, permitiendo ver con facilidad toda la costa desde la playa de Valdevaqueros hasta Tarifa y, en los días de buena visibilidad el Estrecho de Gibraltar junto con la costa norte africana hasta el Djebel Moussa. El poblado está orientado al interior, hacia el valle, por donde discurriría la vía Heráklea, con un trazado similar al que actualmente presenta la N-340.

  • 40 Posac, 1975.
  • 41 Prados et al., 2009, p. 20.
  • 42 Yacimiento que fue localizado y excavado por Carlos Posac en un intento de localizar el asentamient (...)
  • 43 Martín et al., 2006.

33A unos 2,5 km al sureste, se encuentra la necrópolis prehistórica de Los Algarbes40. La reocupación en época púnica de algunas de las cámaras ha sido documentada gracias a los hallazgos de fragmentos cerámicos durante las labores de limpieza y puesta en valor del yacimiento que en los últimos años se han realizado41. Cerca de la necrópolis, en la ladera sureste de la colina de las Palomas, en la margen occidental del río del Valle, existe un yacimiento arqueológico42 de época púnica datado entre los siglos V y III a. C., cuyo estudio de materiales ha sido publicado recientemente43. Entre el repertorio cerámico destacan envases salazoneros, Mañá Pascual A4/T.12.1.1.0, similares a los documentados tanto en la Silla del Papa como en el Peñón del Aljibe, que indican una amplia redistribución territorial de estas mercaderías.

  • 44 Martín et al., 2006.

34A falta de una confirmación arqueológica, este yacimiento, llamado Los Algarbes II44, podría estar vinculado al poblado localizado en Betis, constituyéndose de esta manera una zona de hábitat en altura. Se repetiría así el patrón de asentamiento documentado en otras partes del territorio en estos momentos, con actividades comerciales ubicadas en un punto más cercano a la costa y en contacto directo con las vías de comunicación hacia el interior. La continuidad y/o evolución de este modelo estaría manifestada en un traslado progresivo hacia la costa y la fundación de los núcleos costeros dedicados, o no, a las actividades comerciales y productoras derivadas de las salazones. Es en este contexto en el que surge Mellaria, cuya raíz latina evoca a la palabra miel, quizás, otra de las actividades económica por las que la región debió de destacar además de las salazones.

Conclusiones

35Durante esta breve exposición nos hemos aproximado a un período mal conocido de la historia de esta zona de la Baja Andalucía, como es el origen y evolución de la gestión territorial en época prerromana a través del estudio de los oppida y recintos de menor entidad existentes en el territorio. Por otro lado, ha permitido observar el progresivo abandono que ha sufrido este imperante modelo de hábitat durante siglos, como consecuencia de la llegada de los itálicos y su particular imposición de gestión administrativa del territorio.

36Los resultados arqueológicos han permitido documentar un temprano inicio de la ocupación y el asentamiento en altura, como lugar predominante para la defensa y gestión territorial, al menos desde el Bronce Final, que dará como resultado la constitución del oppidum. Es el caso del yacimiento Silla del Papa donde el registro arqueológico relacionado con el asentamiento así lo demuestra.

37Dentro del patrón de asentamiento interpretado, existen unas pautas que parecen repetirse en los distintos asentamientos analizados. Por un lado, la ocupación en altura y/o media altura junto a grandes farallones naturales que permitirían, además de refugio, una condición defensiva añadida de forma natural, reforzando esa característica poliorcéticas con la construcción de murallas y torreones. Del otro, parecen estar cubiertas las necesidades básicas de mantenimiento de la población, como son alimento y agua. La existencia de manantiales y fuentes cercanas en los asentamientos es una constante. En el caso del Peñón del Aljibe, aunque en el entorno existen varias escorrentías que pueden llegar a desaparecer durante los meses de mayor estío, el problema habría quedado solucionado con la construcción del aljibe existente en la cima de la peña. La riqueza forestal en la que se enmarcan los asentamientos sin duda alguna, proporcionaría abundante alimento para el ganado durante todo el año.

38El oppidum se constituye como auténtico núcleo del territorio sobre el que ejerce su control, debe de estar preparado no sólo para atender a su población permanente, se constituye como un lugar que en un momento dado pueda ofrecer refugio a la población externa y dependiente de su territorio. En este sentido, el oppidum actuará como un área de atracción para asentamientos de menor entidad.

39A pesar del amplio control visual y territorial que ejerce el oppidum, su constitución en origen, desde el punto de vista de la orientación, al menos para los casos analizados, deja a la costa en un segundo plano. El interior, la campiña, adquiere protagonismo. Razones, de un lado, la agricultura como principal actividad económica y, del otro, el control visual de las principales vías de comunicación.

40La intervisibilidad entre asentamientos parece constituir otra pauta dentro del patrón de asentamiento. La Silla del Papa, emplazada en un lugar privilegiado respecto al resto de asentamientos, parece constituirse como núcleo originario en el territorio, habiendo ejercido de centro de atracción para el resto de asentamientos.

  • 45 Castiñeira, Troya, 1995 ; Arévalo et al., 2000 ; Arévalo, Bernal, 2007.

41A partir de los siglos II y I a. C. comienza a producirse un aproximación progresiva hacia la costa, reflejándose en la constitución de nuevos asentamientos costeros relacionados con actividades salazoneras, como es el caso de Punta Camarinal en la Ensenada de Bolonia45. Este acercamiento al llano se traducirá en el abandono definitivo de los oppida en altura. El registro arqueológico parece confirmar que se trata de un hecho generalizado en el área que hemos presentado, dado que tanto Silla del Papa como el Peñón del Aljibe, muestran signos evidentes de abandono antes del cambio de era. Para el caso del Betis, las intervenciones arqueológicas deben aún confirmar este dato. La ausencia de registro arqueológico que indique lo contrario es sin duda alguna bastante sugerente y, el hecho de que el yacimiento los Algarbes II tampoco haya proporcionado evidencias en este sentido, confirmaría la definitiva desaparición de las estructuras indígenas y la adopción del nuevo sistema implantado por Roma.

Haut de page

Bibliographie

Alonso Villalobos, C. y García Vargas, E., 2003, Geopolítica imperial romana en el Estrecho de Gibraltar : El análisis geoarqueológico del puerto de Baelo Claudia y el emplazamiento de Mellaria (Tarifa, Cádiz), Habis, 34, p. 187-200.

Arévalo González, A., Lorenzo Martínez, L. y Bernal Casasola, D., 2001, Prospecciones arqueológicas en el territorium de Baelo Claudia ; nuevos elementos interpretativos, Almoraima, 25, p. 115-132.

Arévalo González, A. y Bernal Casasola, D., 2007, Las cetariae de Baelo Claudia. Avance de las intervenciones arqueológicas en el barrio meridional (2000-2004), Cádiz, Junta de Andalucía.

Bueno Serrano, P., 2003, Baesippo y la fabricación de salazones de pescado, Revista de Arqueología, 263, p. 18-23.

Castiñeira, J. y Campos Carrasco, J., 1994, Evolución de la estrategia territorial del Estrecho de Gibraltar durante la Antigüedad, en J. Rodríguez Vidal, F. Díaz del Olmo, C. Finlayson y F. Giles (eds.), Gibraltar during the Quaternary (Monografías AEQUA, 2), Sevilla, p. 143- 150.

Castiñeira, J. y Troya, a., 1995, Inventario yacimientos arqueológicos Ensenada de Bolonia, Conjunto Arqueológico Baelo Claudia (inédito).

Cortés Ayuso, l., 2004, La villa romana de El Pocito Chico, La Laja, Boletín nº 4, Conil, http://www.lalaja.org/paginas/articulos/404.html

Corzo Sánchez, R. y Toscano San Gil, M., 1992, Las vías romanas de Andalucía, Sevilla.

Domergue, C., 1973, Belo I. La stratigraphie, Madrid.

Ferrer Albelda, E., Oria Segura, M., Chaves Tristán, M. y De La Bandera Romero, M. l., Informe de la prospección arqueológica superficial en el T. M. de Vejer de la Frontera (Cádiz), AAA 1999, II, Sevilla, p. 61-72.

Ferrer Albelda, E. y Pliego Vázquez, R., 2004, ¿BAICIPO = BAESIPPO ?, en Anejos de AEspA, XXXIII, Madrid, p. 33-40.

Furgús, J., 1908, Antigüedades romanas en la costa gaditana, Razón y Fé, XXI, 2, p. 205- 217.

Gozalbes Cravioto, E., 2001, Tarifa en el mundo antiguo, Aljaranda, 41, p. 4-16. guzMán aRMaRio, J., 2006, Mercablum y la vía Hercúlea, La Laja, Boletín nº 7, Conil, p. 10-13.

Martín Ruíz, J. A., Pérez Malumbres Landa, A., Cuenca Muñoz, M. y Martín Ruíz, J. M., 2006, El yacimiento de los Algarbes II (Tarifa, Cádiz) y la ocupación ibérica en el Campo de Gibraltar, Almoraima, 33, p. 107-116.

Molina Carrión, Mª. I., 1993, Informe de la excavación de urgencia en la iglesia de las Monjas Concepcionistas (Vejer de la Frontera, Cádiz), AAA 1991, III, Sevilla, p. 94-103.

Moret, P., Muñoz Vicente, A., García Jiménez, I., Callegarin, L. y Prados Martínez, F., 2008a, El oppidum de la Silla del Papa (Tarifa, Cádiz) y los orígenes de Baelo Claudia, Aljaranda, 68, p. 2-8.

Moret, P., Muñoz Vicente, A., García Jiménez, I., Callegarin, L., Michel, O., Fabre, J.-M., Prados Martínez, F., Rico, C. y Bernard, G., 2008b, La Silla del Papa (Tarifa, Cadix) : aux origines de Baelo Claudia, MCV, 38 (1), p. 353-367.

Moret, P., García Jiménez, I., Muñoz Vicente, A. y Prados Martínez, F., 2009, Nuevos datos sobre las fases pre-agusteas de Baelo. Las actuaciones arqueológicas de 2007 y 2008 en la Silla del Papa (Tarifa, Cádiz), en E. Ferrer Albelda (ed.), Los púnicos de Iberia : proyectos, revisiones, síntesis, Sevilla, p. 17-18.

Moret, P., Fabre, J.-M., García Jiménez, I. y Prados Martínez, F., 2010, La Silla del Papa (Tarifa, Cádiz) : bilan de trois années de recherches, Pallas, 82, p. 441-462.

Paris, P., Bonsor, G., Laumonier, A., Ricard, R. y Mergelina, C., 1923, Fouilles de Belo (Bolonia, Province de Cadix) (1917- 1921), Bordeaux.

Perez Malumbres, A. y Martín Ruíz, J. A, Presencia prerromana en el Cerro del Castillo de Guzmán el Bueno (Tarifa, Cádiz), en Homenaje al Profesor Carlos Posac Mon, I, Ceuta, p. 151-164.

Posac Mon, C., 1975, Los Algarbes (Tarifa). Una necrópolis de la Edad del Bronce, NAH, 4, Madrid, p. 85-120.

Ponsich, M., 1988, Aceite de oliva y salazones. Factores geo-económicos de Bética y Tingitana, Madrid.

Prados Martínez, F., García Jiménez I. y Castañeda Fernández, v., 2009, El mundo funerario fenicio-púnico en el Campo de Gibraltar. Los casos de las necrópolis de los Algarbes y la Isla de las Palomas (Tarifa, Cádiz), en E. Ferrer Albelda (ed.), Los púnicos de Iberia : proyectos, revisiones, síntesis, Sevilla, p. 19-21.

Ruiz Mata, d., 1999, La fundación de Gadir y el Castillo de Doña Blanca : contrastación textual y arqueológica, Complutum, 10, p. 279-317.

Sáez Romero, A., 2008, La producción de ánforas en el área del Estrecho en época tardopúnica (siglos III- I a. C), en D. Bernal y A. Ribera (eds.), Cerámicas hispanorromanas. Un estado de la cuestión, Cádiz, p. 640-642.

Sillières, P., 1997, Baelo Claudia. Una ciudad romana de la Bética, Madrid.

Haut de page

Annexe

Fig. 1. Ubicación de principales asentamientos prerromanos y trazado hipotético de la vía Hercúlea.

Fig. 1. Ubicación de principales asentamientos prerromanos y trazado hipotético de la vía Hercúlea.

Fig. 2. Imagen del Estrecho de Gibraltar y costa norte africana desde la Silla del Papa (2010).

Fig. 2. Imagen del Estrecho de Gibraltar y costa norte africana desde la Silla del Papa (2010).

Fig. 3. Torre de sillares almohadillados. Silla del Papa

Fig. 3. Torre de sillares almohadillados. Silla del Papa

2008. Imagen proyecto SDP.

Fig. 4. Peñón del Aljibe. Estructura excavada en la roca (2009).

Fig. 4. Peñón del Aljibe. Estructura excavada en la roca (2009).

Fig. 5. Peñón del Aljibe. Pasillo interior estructura (2009).

Fig. 5. Peñón del Aljibe. Pasillo interior estructura (2009).

Fig. 6. Muralla oppidum Peñón del Aljibe (2010).

Fig. 6. Muralla oppidum Peñón del Aljibe (2010).

Fig. 7. Imagen desde el Peñón del Aljibe. Al fondo a la izquierda el mar. Hacia la derecha, el punto más elevado corresponde con el oppidum de la Silla del Papa (2009).

Fig. 7. Imagen desde el Peñón del Aljibe. Al fondo a la izquierda el mar. Hacia la derecha, el punto más elevado corresponde con el oppidum de la Silla del Papa (2009).
Haut de page

Notes

1 Nuestro más sincero agradecimiento al Dr Pierre Moret por la lectura previa del texto a su publicación y a sus interesantes y sugerentes comentarios.

2 Estrabón, III, I, 8 ; Plinio, III, 7 ; Mela, II, 96.

3 Estrabón, III, I, 8 ; Esteban de Bizancio, s.v.

4 Furgus, 1908, p. 217.

5 Paris et al., 1923, p. 56.

6 Domergue, 1975, p. 103 ; Sillières, 1997, p. 67-70 ; Castiñeira, Campos, 1994, p. 143.

7 Moret et al., 2008a y 2008b. En estos trabajos se presentan los resultados de la primera campaña arqueológica desarrollada en la Silla del Papa durante 2007.

8 Moret et al., 2009 y 2010.

9 Para una descripción más detallada de la morfología y estructuras que componen el yacimiento, véase el trabajo que se presenta en este homenaje (Moret et al., 2010).

10 Moret et al., 2010.

11 Castiñeira, Troya, 1995 ; Arévalo et al., 2000.

12 Plinio, III, 7, 15 ; Mela, II, 96 ; Marciano, 2, 9 ; Ptolomeo, II, 4, 10 ; It. Ant., 408, 1.

13 Bueno, 2003.

14 Ferrer et al., 1999.

15 Carrión, 1991.

16 Castiñeira, Troya, 1995, p. 39.

17 Ferrer et al., 2002.

18 It. Ant., 408, 1.

19 Guzmán, 2006. En este trabajo el profesor Guzmán analiza Mercablum desde el punto de vista de un hábitat disperso vinculado a la Vía Herculea. Y puesto que la única referencia que poseemos procede de una fuente tardía (Itinerario Antonino), la etimología del topónimo habría que buscarla en el latín.

20 Cortés, 2004.

21 La Sierra del Retín, en el borde sur de la comarca de la Janda, representa un fuerte valor paisajístico y ecológico, destacando los usos forestales y ganaderos como actividades principales. Gracias a la integración del espacio en el sistema de defensa militar del Estrecho de Gibraltar, la Sierra no ha sufrido el proceso de transformación paisajística al que se ha visto sometida principalmente la costa.

22 Línea estratégica de investigación dirigida por la Universidad de Alicante y el Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia, con la dirección científica del Dr Fernando Prados Martínez.

23 Prados et al., 2009, p. 19.

24 Furgús, 1908, p. 210.

25 Técnica constructiva similar al edificio localizado en el yacimiento arqueológico Silla del Papa, probable Bailo prerromana (Moret et al., 2008a y 2008b).

26 Sáez, 2008, p. 640 y 642.

27 La prolongación costera de la vía desde Cádiz hasta el Estrecho tenía como objetivo unir las ciudades principales. Las fuentes clásicas nos describen las ciudades costeras independientemente de que la vía pasara por ellas (Corzo, Toscano, 1992, p. 74). Las condiciones orográficas de la costa desde Vejer hasta las playas de Tarifa no son favorables para la existencia de una vía que uniera las poblaciones existentes. Esto obligaría a un recorrido alternativo por el interior, que explicaría la orientación que presentan los oppida “de espaldas” a la costa.

28 Moret et al., 2008 y 2010

29 Paris et al., 1923

30 Alonso, García, 2003, p. 197 sq.

31 Estrabón, III, 1, 8.

32 Ponsich, 1988.

33 Gozalbes, 2001, p. 4-16.

34 Pérez-Malumbres, Martín, 1988.

35 Prados et al., 2009, p. 20.

36 Romero, 1934, p. 111.

37 Ruiz Mata, 1999, p. 295 ; aún en la actualidad se conserva unos de estos sarcófagos utilizado como jardinera en un hotel cercano al punto de hallazgo

38 Gozalbes, 2001, p. 7.

39 Moret et al., 2008a y 2008b.

40 Posac, 1975.

41 Prados et al., 2009, p. 20.

42 Yacimiento que fue localizado y excavado por Carlos Posac en un intento de localizar el asentamiento de los constructores de la necrópolis (Posac, 1975, p. 88).

43 Martín et al., 2006.

44 Martín et al., 2006.

45 Castiñeira, Troya, 1995 ; Arévalo et al., 2000 ; Arévalo, Bernal, 2007.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1. Ubicación de principales asentamientos prerromanos y trazado hipotético de la vía Hercúlea.
URL http://journals.openedition.org/pallas/docannexe/image/13064/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Titre Fig. 2. Imagen del Estrecho de Gibraltar y costa norte africana desde la Silla del Papa (2010).
URL http://journals.openedition.org/pallas/docannexe/image/13064/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 72k
Titre Fig. 3. Torre de sillares almohadillados. Silla del Papa
Crédits 2008. Imagen proyecto SDP.
URL http://journals.openedition.org/pallas/docannexe/image/13064/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 340k
Titre Fig. 4. Peñón del Aljibe. Estructura excavada en la roca (2009).
URL http://journals.openedition.org/pallas/docannexe/image/13064/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 416k
Titre Fig. 5. Peñón del Aljibe. Pasillo interior estructura (2009).
URL http://journals.openedition.org/pallas/docannexe/image/13064/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 596k
Titre Fig. 6. Muralla oppidum Peñón del Aljibe (2010).
URL http://journals.openedition.org/pallas/docannexe/image/13064/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 204k
Titre Fig. 7. Imagen desde el Peñón del Aljibe. Al fondo a la izquierda el mar. Hacia la derecha, el punto más elevado corresponde con el oppidum de la Silla del Papa (2009).
URL http://journals.openedition.org/pallas/docannexe/image/13064/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 260k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Iván García Jiménez, « Oppida prerromanos en la orilla norte del Fretum Herculeum »Pallas, 82 | 2010,  427-439.

Référence électronique

Iván García Jiménez, « Oppida prerromanos en la orilla norte del Fretum Herculeum »Pallas [En ligne], 82 | 2010, mis en ligne le 04 mai 2010, consulté le 25 février 2020. URL : http://journals.openedition.org/pallas/13064; DOI: https://doi.org/10.4000/pallas.13064

Haut de page

Auteur

Iván García Jiménez

Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Pallas – Revue d'études antiques est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • OpenEdition Journals