Navigation – Plan du site
Itinéraires hispaniques

Baelo Claudia y su personalidad ciudadana y urbana

Diálogo desde el estudio y la amistad
Réflexions sur Baelo Claudia et son identité civique et urbaine
Reflections on Baelo Claudia and its civic and urban identity
Manuel Bendala Galán
p. 465-481

Résumés

L’article revient sur la définition de Baelo Claudia comme ville uniquement romaine et défend une identité proprement punico-romaine. La mise en évidence de cette hybridité culturelle permet de reconnaître dans les temples du forum le groupe typique de trois temples en batterie des villes punico-romaines d’Afrique du Nord (Sufetula, Leptis Magna), et non un étrange Capitole.

Haut de page

Texte intégral

1Baelo Claudia representa un enclave arqueológico privilegiado, en la no menos privilegiada -entre otras cosas, desde el punto de vista histórico y arqueológico- provincia de Cádiz, la punta meridional de la contundente Península Ibérica. Y es un enclave privilegiado y afortunado por muchas razones, de entre las que destacaré en principio dos que son básicas : una realidad modélica de partida, en cuanto yacimiento arqueológico de gran significación y excepcionalmente bien conservado ; y un enriquecimiento precoz y mantenido de esa realidad por la realización de importantes estudios desde el comienzo de la Arqueología científica en España. El resultado es, en pocas palabras, que Baelo Claudia es hoy día una de las ciudades más interesantes y mejor conocidas del mundo mediterráneo antiguo y del Imperio romano, en general, y de la Hispania antigua, en particular.

2Como es bien sabido, el conocimiento de la ciudad arranca con vigor con las importantes campañas de excavación emprendidas muy a comienzos del siglo pasado por la comunidad de científicos franceses aglutinados primero por la Escuela de Altos Estudios Hispánicos, fundada en 1907, y desde 1928, año de su creación, por la pronto prestigiosa Casa de Velázquez. En el origen y la dirección de ambas instituciones fue decisiva la presencia y la actividad de Pierre Paris, promotor igualmente de las primeras grandes campañas de excavación en Bolonia, como se denomina la aldea de pescadores ubicada en el lugar de la antigua ciudad. Paris, junto al anglo-francés George Bonsor, el gran pionero de la Arqueología andaluza, muy activo desde las últimas décadas del siglo XIX, emprendieron con otros investigadores un concienzudo estudio de la ciudad, con varias campañas intensivas, realizadas entre 1917 y 1921, muy fructíferas y publicadas muy poco después en los dos clásicos volúmenes : P. Paris, G. Bonsor, A. Laumonier, R. Ricard y C. de Mergelina, Fouilles de Belo (Bolonia, Province de Cadix) (1917-1923). La ville et ses dépendances, París, 1923 ; y II. La nécropole, París, 1926.

3Después han seguido multitud de excavaciones y estudios sobre la ciudad, mayoritariamente y largo tiempo como misión arqueológica francesa, aunque abierta a la colaboración o la participación de investigadores no franceses, fundamentalmente españoles, en una trayectoria coronada últimamente por la realización de nuevas campañas con también nuevas orientaciones y, sobre todo, el estudio definitivo y la publicación de los más importantes conjuntos arqueológicos de la ciudad, sobre todo, desde el punto de vista de su urbanística y su arquitectura : los dedicados al macellum (Didierjean et alii, 1986), el Capitolio (Bonneville et alii, 2000) y el santuario de Isis (Dardaine et alii, 2008). En la larga tradición de estudios llevados a cabo por los investigadores franceses en Bolonia ha jugado un destacado papel nuestro homenajeado, Pierre Sillières, autor de multitud de trabajos relativos a la ciudad, partícipe en algunas de las monografías citadas, y responsable principal del importante libro de conjunto sobre Baelo Claudia, publicado no hace muchos años con el propósito de ofrecer un panorama completo y actualizado de la ciudad (Sillières, 1995 y 1997, correspondientes respectivamente a la edición francesa y, revisada y corregida, la española).

4En el marco del afable y enriquecedor diálogo, en lo científico y en lo personal, que con todos, entre los que me incluyo, ha mantenido siempre Pierre Sillières, se inserta este escrito, no otra cosa que una charla sencilla y recogida en el silencio de estas páginas, con él y con cuantos tengan a bien incorporarse al mismo con su lectura, para comentar y discutir sobre algunos pocos aspectos relativos a la valoración histórica y arqueológica de la ciudad.

5Va a ser, en esencia, una cierta glosa, con nuevas observaciones, de estudios propios recientes y hace muy poco publicados, aunque con precedentes en trabajos anteriores, acerca de propuestas discrepantes de interpretación de un conjunto monumental de la ciudad de principal significado, el Capitolio, y de lo que ello significa en la caracterización general de Baelo Claudia desde el punto de vista sociológico, cultural y político.

6Conviene empezar por una observación de partida que explica mi interés por señalar el precoz comienzo de los estudios arqueológicos del yacimiento de Bolonia. La ciudad antigua consolidó ya su perfil histórico-cultural, al cabo de las fructíferas primeras investigaciones, en una etapa muy temprana de los estudios sobre la España antigua y de la Arqueología en Europa. Por entonces, y hasta mucho tiempo después, Roma y su colonización de todo el mundo mediterráneo en la forja de su colosal Imperio eran entendidos como un proceso de unificación política y consecuente homogeneización cultural, que prácticamente borraba y sustituía todo lo anterior por la imposición de la poderosa voz cultural de Roma. Todo cabía en el plano de Roma y de la romanización.

7Este fenómeno historiográfico, resumido en el breve enunciado anterior, tiene mil matices, pero visto así destaca esa contundencia del protagonismo prácticamente exclusivo de Roma y lo romano en todo lo que quedó bajo el paraguas de su inmenso Imperio. Muchos de esos matices podían contemplarse desde el ámbito de las lenguas y los sustratos culturales, de modo que, mientras en el Oriente del Imperio siempre se mantuvo y, lógicamente, se vio el prestigio del sustrato griego y de la lengua que le era propia, en la parte occidental, los sustratos culturales se consideraron sustituidos, o poco menos que aplastados, por una contundente imposición de los modelos romanos y sus formas culturales, con el expresivo triunfo de la latinización y la consiguiente desaparición de las lenguas vernáculas en todo este inmenso sector del Imperio.

8Para este sector, además, serían principales dos realidades, una antigua y otra moderna, a la hora de entender y valorar la exclusividad del protagonismo de Roma. La antigua, nada menos que el decisivo hecho de que fuera el sector ampliamente determinado por el dominio cultural y político de los cartagineses, los grandes enemigos de Roma. Aquí, sobre la vieja tradición de la presencia colonial fenicia, Cartago ejerció un amplio dominio, hasta hacer del Occidente mediterráneo la base de su definitivo enfrentamiento con Roma, el punto de partida de Aníbal y todo lo que significaron la superación del enorme peligro por la victoria de Roma y su incidencia en el ideario político de la, desde entonces, potencia única e indiscutida del mundo antiguo.

9En los tiempos modernos, la maduración de las ciencias históricas relativas a la Antigüedad desde fines del siglo XIX y, sobre todo, en los comienzos del XX, corrió paralela al triunfo de corrientes de pensamiento bien conocidas que desde el corazón de Europa, con Alemania a la cabeza, ensalzaban el valor de lo indoeuropeo o lo céltico y denostaban el factor o el componente semita. Los cartagineses no solo fueron los enemigos de Roma sino que sus raíces semitas los convertían en representantes de un sustrato negativo a olvidar o eliminar de la conciencia histórica y de una mirada fuertemente presentista hacia el pasado.

  • 1 Bendala, 2006.

10No es posible, ni hace falta, desarrollar por extenso aquí toda esta corriente de la historia y el pensamiento moderno y sus repercusiones historiográficas. Lo traté someramente en un escrito reciente, al que remito desde aquí1, en el que subrayaba la proyección de esa tendencia en los estudios sobre la España antigua. Me servía a este efecto de referencia significativa la ambiciosa Historia de España dirigida por Ramón Menéndez Pidal, que se gestó antes de la guerra civil española, se editó un primer volumen antes de la contienda, el dedicado precisamente a la España romana (1935), y se continuó, ya con nuevos bríos, a partir de los años cuarenta y cincuenta. En 1975 pasó a ser dirigida por José María Jover Zamora y se cerró, salvo posibles ampliaciones o reediciones, en 2004, con el último de sus 42 tomos, que hacen un total de 60 volúmenes y constituyen una obra ingente y de gran significado en la trayectoria de nuestras ciencias históricas.

  • 2 Bendala, 2006.

11La Historia de España de Menéndez Pidal representa bien tanto las corrientes historiográficas cimentadas en el XIX y los comienzos del XX, como los cambios experimentados por las concepciones históricas en su segunda gran etapa, a partir de los años cincuenta y sesenta del pasado siglo. En lo que hace a la Antigüedad y los tiempos prehistóricos y protohistóricos, por su misma antigüedad en la edición2, el peso de las concepciones arraigadas en las citadas tendencias ideológicas e historiográficas de las primeras décadas del siglo XX es muy notable. La Hispania romana con sus gentes, sobre la que ejercía su dominio Roma, aparece como una realidad valorada sustancialmente por comparación con lo ocurrido con otras potencias colonizadoras, sobre todo Cartago. En las concepciones históricas del siglo XIX se dibuja una España unitaria, aunque dividida y frágil ante las invasiones, y se hacían mal vistos los fenicios – comerciantes sin escrúpulos- y sus continuadores los cartagineses, mejor los griegos – más civilizadores que invasores- y se miraba críticamente la invasión romana, con una fuerte exaltación romántica de los héroes resistentes : Viriato o Numancia. Pero en relación con Roma, tras los conflictivos tiempos de la República y las guerras de conquista, la Roma imperial desde Augusto representaba un proceso positivo, una oportunidad aprovechada para el progreso y la cultura y para tener o recuperar la conciencia de la unidad de Hispania.

12Escribía Menéndez Pidal en su prólogo al tomo de la España romana : “Aquellos iberos que mostraron tan tenaz amor a su independencia, una vez incluidos dentro del orbe romano, tuvieron el buen acuerdo de prestarle adhesión, a no resistirse a que la propia lengua, el propio alfabeto, el propio género de vida, se anegasen al avance de la romanización, Nilo desbordado que inunda las tierras de vieja cultura occidental y las deja cubiertas de limo fecundante. España, olvidada de su iberismo, viene pronto a ser un país enteramente latino que en seguida se distingue por un señalado valor en el pensamiento y en el arte” (p. XV). Se imponía una visión de Roma que se fundió bien a lo ibérico y era lo contrario de lo púnico y, por extensión, lo africano. Comenta Menéndez Pidal que tras la época de Trajano y los Antoninos, Septimio Severo, el africano, devoto de los púnicos y de Aníbal, trajo la desolación a Roma. Y al juzgar el distinto papel de Iberia y África, en relación con Roma, sentencia : “Son éstas las dos principales provincias del Occidente, fundadas sobre dos antiguas culturas : la ibérica, entregada cordialmente a la bienhechora romanización, y la púnica, guardadora del viejo rencor racial hacia Roma. Bien distintas las dos : la provincia ibérica dirige la época de las selectas adopciones, verdadero oasis de victorias, paz y felicidad en la Historia Antigua ; la provincia púnica restablece el dinastismo y con él vuelve a traer las emperatrices entrometidas en el gobierno, los regicidios, los fratricidios y los monstruos imperiales que antes habían producido las familias Julia y Flavia en su degeneración” (p. XX).

  • 3 García y Bellido, 1954, p. 5. Puede verse un comentario extenso de las concepciones científicas de (...)
  • 4 Lo manifiesta, por ejemplo, en su ensayo sobre la latinización de Hispania : García y Bellido, 1967

13Esta concepción histórica, reconocible en tantas obras, contribuyó poderosamente a consolidar en la comunidad científica, hasta bien entrado el siglo XX, la idea de que todo se eclipsaba ante el protagonismo de Roma y, si se quiere, de la “España romana”, protagonismo que crecía sobre la desaparición de lo anterior y la exclusión de sus adversarios o antagonistas, sobre todo Cartago. Incluso un autor tan prestigioso e influyente en los estudios de la España antigua como Antonio García y Bellido (1903-1972), cuya obra sigue presente en nuestros días, siguió largamente inmerso en esa idea de que todo palidece o desaparece ante lo romano. Es muy elocuente su comparación entre los efectos producidos en Hispania por los pueblos y culturas que la colonizaron antes y los resultantes de la acción romana. En una publicación de 1954 escribe esta sucinta y expresiva conclusión : “Si tratásemos de valorar en influjo ejercido por los pueblos propiamente colonizadores, es posible que hubiéramos de conceder a los púnicos una primacía sobre los griegos y, sin duda, reducir al mínimo la aportación etrusca…”. Y añade : “Los únicos que dejaron huella profunda e indeleble, los únicos que llegaron a transformar radicalmente las preexistentes condiciones culturales, económicas y espirituales en que tradicionalmente vivían los pueblos indígenas, fueron – bien se sabe- los romanos”3. En otros estudios, fundamentalmente ya en su última etapa de los sesenta, valora de manera distinta los sustratos prerromanos y llama la atención sobre la necesidad de ser cautos a la hora de tomar al pie de la letra las aseveraciones de Estrabón acerca de, por ejemplo, la romanización o la latinización de la Turdetania4.

14Hablo, pues, de una tradición historiográfica reconducida hoy, a partir de los años setenta del pasado siglo, por una importante renovación de la investigación, en sus presupuestos teóricos y en los métodos empleados, que, entre tantos otros objetivos, trata de alcanzar un mejor entendimiento de cómo se produjo la conquista romana y sobre qué base desarrolló su dominio en la Península y con qué consecuencias. Puede proporcionar enfoques adecuados la observación de los fenómenos a partir de las realidades urbanas, un hecho fundamental que nos sitúa en un punto de partida completamente distinto, o incluso contrario, al determinado por la tradición historiográfica dominante hasta los años sesenta.

  • 5 Me ocupo de ello por extenso en bastantes trabajos, entre los que pueden destacarse : Bendala, 1990 (...)

15La constatación de la existencia de un notable grado de desarrollo urbano en amplios sectores de la Península antes de la conquista romana, y la conciencia de que sólo desde esa perspectiva era entendible todo el proceso posterior, cierra de hecho una etapa historiográfica en la que muchas cosas quedaban desenfocadas o malentendidas por el hecho de establecer una concatenación casi excluyente entre romanización y urbanización, entendiendo que lo segundo tenía su verdadero comienzo gracias al proceso correspondiente a la primera, a la acción de Roma. Los progresos en la investigación histórica, con una oleada importante de hallazgos arqueológicos, valorados, además, con nuevos planteamientos, han alumbrado la existencia de una estructura urbana bastante extendida y consolidada, particularmente evolucionada en los territorios del mediodía y el levante peninsulares, los correspondientes a la Hispania ibérica y a los ámbitos coloniales, integrados incluso en la oleada de renovación helenística por obra fundamentalmente de los Barca, que se anticipaba a la acción de Roma y su propia adscripción al helenismo. Se constataba un estado de cosas que, además, se percibe como condición necesaria de la propia conquista en su decisiva y breve etapa inicial, y permitía penetrar en los mecanismos, insertos en la dinámica de las ciudades, que explicaban las actuaciones tanto de las sociedades hispanas como de la propia Roma o de sus dirigentes en estas provincias extremas de un Imperio inicialmente bastante inexperto5.

  • 6 Una amplia consideración de esta tendencia conceptual e historiográfica, con una lectura de la ‘rom (...)

16Por su parte, la tan traída y llevada ‘romanización’, pese a la poderosa tradición investigadora que le otorgaba un protagonismo casi exclusivo y la explicaba como proceso bastante mecanicista de sustitución de las realidades “indígenas” por las romanas, pasaba a integrarse en un complejo proceso de interacción cultural, de cambios y validaciones de tradiciones o realidades previas, que, aunque evidentemente empujados por el motor principal de la potencia dominante, iban dando por resultado realidades híbridas, fenómenos de convergencia, adaptación, etc. con múltiples protagonistas, según va asentándose en el estado actual de la cuestión6.

17Y desde la perspectiva de toda esta renovación de los estudios, en los datos y en las bases conceptuales, vienen al caso mis reflexiones sobre Baelo Claudia. Su propia riqueza, como yacimiento bien conocido, abre de la mejor manera la puerta a la posibilidad de explorar y discutir su carácter y su valor modélico en relación con las realidades que le son propias y los fenómenos de que da cuenta.

  • 7 García-Bellido y Blázquez, 2001, vol. II, pp. 51-52.
  • 8 Sillières, 1997, pp. 28-30.

18Puede empezarse por decir que Baelo Claudia es ilustrativa de una lectura realizada en buena medida a partir del comentado sentido exclusivista de lo romano. La materialidad urbanística y arquitectónica tan tempranamente analizadas no parecían conducir a otra cosa. Pero es bien cierto que algunos testimonios, tan expresivos como el propio nombre de la ciudad y las monedas emitidas por ella, de metrología fenicio-turdetana, con tipos púnicos y la mención del nombre en neopúnico y latín7, avisaban de que Baelo o Bailon era, en principio, una ciudad púnica. Como tal, en condición de ciudad peregrina, quedó integrada en el Imperio romano y sometida a un proceso evidente de romanización, que culmina con su integración en el Imperio, quizá desde Augusto con los privilegios del derecho latino, y con la plena ciudadanía, como municipium civium romanorum, desde época de Claudio8, de todo lo cual da elocuente cuenta la contundente conformación de un núcleo urbanística y arquitectónicamente romano.

19Bastantes cosas de la ciudad, como las mismas necrópolis, daban a conocer desde los años primeros de la investigación perfiles no exactamente romanos de su personalidad ciudadana, con detalles que apuntaban a su sustrato poblacional y cultural púnico. Pero la fuerza mostrativa de su arquitectura monumental, con la referencia básica del foro, el teatro, el macellum o las termas, parecían demostrar el carácter unívoco de la ciudad como romana, en todo caso con referencias de escasa significación a los ‘precedentes’ púnicos o locales.

  • 9 Roldán et alii, 1998, 2003 y 2006.

20El mejor conocimiento de la dinámica general de las ciudades hispanas, especialmente de la órbita púnica o ibero-púnica, ha ido conduciendo hace tiempo, como se acaba de indicar, a una mayor toma en consideración de los sustratos de la generalidad de las ciudades, a tenerlos en cuenta y a explicar en función de las realidades previas los procesos de la controvertida, e innegable, ‘romanización’. Para el caso de Baelo es importante tener en cuenta esa dinámica general y, más en particular, lo que se comprueba en las ciudades de su órbita inmediata. La cercana Carteia (en San Roque, Cádiz), con la que tanta relación tuvo Baelo, muestra como resultado de nuestras investigaciones últimas su carácter de ciudad púnica firmemente asentada en la gran bahía de Algeciras a partir de su refundación, en la primera mitad del siglo IV a.C., a partir de un asentamiento fenicio más antiguo situado aguas arriba del entrante de mar correspondiente al curso último del río Guadarranque. El nuevo centro púnico, ya en la costa misma de la bahía, muestra su potencia en las primeras etapas de su historia y una importante monumentalización, bien detectada en la muralla, en época de los Barca. Fue la base que permitió el experimento romano de crear la primera colonia latina fuera de Italia, en el 171 a.C., para dar solución a la amplia población de mestizos nacidos de los soldados romanos y mujeres indígenas, convertidos en el cuerpo de una original deductio colonial. Se sabe que el centro antiguo de la ciudad no se alteró durante muchos años, conviviendo como estaba con lo que debió ser la creación de un nuevo barrio junto a él, germen de la definitiva y notable ampliación de la ciudad, que pasó de las cuatro a las 27 hectáreas aproximadamente. Es interesante destacar que el centro religioso de la ciudad púnica fue renovado tiempo después de la conversión colonial, hacia fines del siglo II a.C., construyendo en el mismo lugar un templo a la romana, bastante modesto por cierto, para cuyo podio, lo único conservado, se aprovecharon los sillares de la muralla púnica que también entonces se desmontó casi por entero para rehacerla con nuevos planteamientos9.

  • 10 La continuidad de las ciudades feniciopúnicas de Hispania en época romana y los cambios jurídicos y (...)

21Acaso más interesante es mirar lo ocurrido, en época romana, con la ciudad más importante del ámbito gaditano, y feniciopúnico, al que pertenece Baelo : la antigua y prestigiosa Gadir/ Gades/Cádiz. La gran colonia fenicia, que firmó con Roma un foedus en un signo de relación privilegiada con la potencia conquistadora, mantuvo su carácter de ciudad fenicia y, en un gesto extraordinario de sintonía con las formas culturales y políticas romanas, se duplicó a sí misma como centro urbano con la construcción, en época de Augusto, de un nuevo núcleo a la manera romana junto al antiguo. Fue idea de su gran dirigente Balbo el Menor, que quería así prestigiar su ciudad, convirtiéndola en una ciudad doble o gemela – la Didyme de que habla Estrabón-, con un nuevo centro que remitía a la ciudad a los modelos urbanísticos y arquitectónicos que iban adquiriendo creciente prestigio según avanzaba y se consolidaba el Imperio. Pero Cádiz no dejó de ser la ciudad fenicia que ya era, aunque sometida a un proceso de romanización indudable – de “autorromanización” podría decirse-, con su máxima expresión en su ampliada y renovada urbanística. Y con un estatuto jurídico peculiar, y difícil de precisar, por el que pasaba a obtener la ciudadanía romana, quizá desde César, y, desde la creación del centro de época de Augusto, con una tal vez duplicada forma de ciudadanía que sumaba la municipal del asentamiento antiguo, como urbs Iulia Gaditana, y la colonial del nuevo oppidum civium romanorum10.

  • 11 El asentamiento prerromano fue reconocido ya por P. Paris y A. Schulten, y relacionado con la posib (...)

22El ejemplo de Cádiz, cuyo liderazgo en las ciudades de su círculo es indiscutible, proporciona una referencia importante para entender mejor, seguramente, el hecho de que la ciudad púnica de Baelo se dotara de un centro a la romana. Ello no está reñido con una continuidad de la ciudad, en tanto que comunidad ciudadana o política con la entidad urbanística que fuera en tiempos anteriores, que hace ya tiempo se supone que estuvo en el asentamiento prerromano situado en la Silla del Papa, en la modesta elevación serrana situada a pocos kilómetros de la costa y del sitio de la Baelo que conocemos11. Los testimonios arqueológicos parecen corroborar que el asentamiento en alto, de clara vocación defensiva y de control territorial y relacionado con una economía de base fundamentalmente agropecuaria, según indican los tipos monetales, se abandonaría a fines del siglo I a.C., seguramente por el traslado de sus habitantes a la costa para desarrollar un nuevo proyecto político, asentado en la urbe de tipología romana, y una dedicación intensiva a las actividades pesqueras y de transformación y comercio de los frutos del mar.

  • 12 Los nuevos estudios han sido ampliamente dados a conocer en la monografía : Arévalo y Bernal (Eds.) (...)

23Excavaciones de hace años, realizadas por C. Domergue y otros investigadores de la Casa de Velázquez, detectaron algunos vestigios arqueológicos - muros, restos cerámicos, etc.- en la zona meridional de la ciudad inmediata a la playa, y en los últimos años, un equipo de investigadores de la Universidad de Cádiz y del propio conjunto monumental de Baelo Claudia, ha realizado estudios arqueológicos en el sector de las casas-factoría de pescado que amplían sustancialmente estas referencias más antiguas. Parece comprobarse la existencia de una factoría dedicada a la industria del pescado, que ocupaba una superficie de 1’5 hectáreas aproximadamente, bajo las citadas casas-factoría y hasta parte del sector meridional intramuros de la ciudad. Se realizaría a partir de mediados del siglo II a.C. y fue amortizada y terraplenada en época de Augusto para la realización del ambicioso centro urbanístico que hoy constituye la referencia principal de la antigua Baelo. Queda por saber si esta factoría fue, como se sospecha de forma no definitiva, un centro económico vinculado al oppidum púnico de la Silla del Papa, con el propósito de desarrollar la actividad económica que sería en adelante la principal y casi exclusiva de la ciudad. Se detectan, en todo caso, la presencia de elementos itálicos, que hablan de una relación, o quizá dependencia, de élites itálicas vinculadas tal vez a la cercana Carteia, que marcarían el comienzo de la romanización económica, cultural y, al cabo, política que afectaría a la ciudad de Baelo de forma tan acusada como evidencia lo conocido12.

  • 13 Bendala, 2003.

24En todo caso, la ciudad de Baelo parece haber experimentado una evolución similar a otras ciudades, como Corduba, Sabora y tantas otras, que en época romana se trasladan a otro lugar y crean un nuevo centro, sin dejar de ser la comunidad política que fue, lo que se refleja entre otras cosas, expresivamente, en el mantenimiento y la continuidad de su nombre13. Es un fenómeno bien conocido que deber llevar a concluir que Baelo es algo distinto de una ciudad romana, o estrictamente romana ; es una ciudad ‘romanizada’, que es cosa bien distinta. No fue creada por Roma, sino transformada por su influencia y la presencia creciente de gentes itálicas y romanas que determinaron mucho de su evolución como ciudad, junto a lo que, en la misma dirección, pudieron presionar las propias élites de raigambre púnica o turdetana, como ocurrió en Gadir. La romanización arquitectónica y urbanística en la concepción del nuevo centro es evidente, y ha de ser interpretada, además, como expresión de los cambios en el sistema político y en los comportamientos cívicos de la ciudad con la entrada definitiva en el orden jurídico romano. Pero no era una ciudad desarrollada sólo desde y por Roma, lo que haría aconsejable no considerarla simple y unívocamente romana como reza el título mismo del libro de síntesis de nuestro homenajeado - “una ciudad romana de la Bética”-, que oculta una parte sustantiva de su historia y de su carácter como ciudad púnico-romana.

  • 14 Mª Paz García-Bellido, en la reseña a los libros de Sillières, 1997 y Bonneville et alii, 2000, en (...)

25El hecho es, además, que esa concepción unilateral de la ciudad como fruto de único de Roma, ha tendido a no dejar ver que determinados aspectos de su realidad y su apariencia monumental o arqueológica pueden deberse a su pertenencia a una ciudad inicialmente no romana, sino púnica14. Mucho, lo más evidente y destacado, se debe sin duda al triunfo de los modelos romanos, pero otras cosas, que han pasado habitualmente como anomalías o rarezas, porque se desajustan a los modelos de referencia romanos, no son sino la manifestación de su propia raigambre ciudadana.

  • 15 Bendala, 2009.

26Es lo que, a mi entender, ocurre con el centro monumental más importante de la ciudad, el constituido por los templos en batería que presiden el foro, interpretados desde que fueron excavados como el Capitolio de la ciudad ‘romana’, lo que parece difícilmente sostenible. Como argumento en un amplio trabajo reciente15, la disposición de tres templos en batería se explican en función de la tradición púnica, como se documenta del mismo modo en otras ciudades romanizadas de la misma raigambre púnica.

  • 16 Bendala, 1989-90, pp. 14-17.
  • 17 Bonneville et alii, 2000, pp. 179-190.

27No es el caso reproducir toda la argumentación realizada en el trabajo citado, que resumiré en sus extremos principales. La identificación de los tres templos como Capitolio es verdaderamente problemática, como ya argumenté hace tiempo16. En la rigurosa publicación reciente del conjunto templario, se concluye que puede defenderse la hipótesis del carácter capitolino de los tres templos17, pero muchos argumentos están en contra y algunos apenas contemplados hasta ahora abogan por otras posibles explicaciones.

  • 18 Bonneville et alii, 2000, pp. 37-42 y 143.
  • 19 Bonneville et alii, 2000, p. 167.

28La hipótesis del Capitolio sigue chocando con dificultades casi insalvables. Es una de ellas la primera evidencia de tratarse de tres templos distintos en batería (denominados de izquierda a derecha, según se miran desde el frente de sus fachadas, como templos A, B y C), y no del todo unitarios ni arquitectónica ni temporalmente Según el último y cuidadoso estudio arqueológico y arquitectónico, serían coetáneos y arquitectónicamente homogéneos el A y el B, de hacia el 50 d.C., y distinto en su molduración el C, también algo posterior, fechable hacia el 65 d.C. Cabe concluir que se edificaría primero el B, el central, inmediatamente después el A y algunos años después el C.18. A esta carencia de unidad, subrayada por la ausencia de un pórtico común, se añade un rasgo que, para la interpretación como Capitolio, representa un obstáculo casi infranqueable : la menor dimensión del templo central, dos pies más estrecho que los laterales19.

  • 20 Bonneville et alii, pp. 189-190.
  • 21 Está muy asentada la hipótesis de que la fecha julioclaudia de los contextos asociados a los templo (...)
  • 22 W. Trillmich, en Bonneville et alii, pp. 205-209.

29Se han tenido como argumentos a favor de la idea del Capitolio los restos escultóricos encontrados en los templos A y B : fragmentos prácticamente irreconocibles de una escultura femenina hecha “mil pedazos”, según P. Paris, en el templo A y, sobre todo, la estatua de mármol fragmentada, pero mejor conservada, de una posible Juno hallada en el templo C. Serían, considerando que la del templo A fuera Minerva, las dos diosas de la tríada, que se completaría con la presencia de Júpiter en el B del centro, como así se ha supuesto desde P. Paris20. Pero lo que se halló en el templo B fueron dos estatuas de togados, una de ellas muy fragmentaria y, después, perdida. La mejor conservada podría corresponder a un alto magistrado o a un emperador y su fecha parece ajustarse a la época de Claudio, cuando se llevó a cabo la reconstrucción de la ciudad, tras los desastres causados por un terremoto21. El togado, pues, del templo B podría corresponder a un emperador heroizado, seguramente Claudio, un hecho que haría del “Capitolio” un templo de culto imperial. Pero la presencia directa de un emperador en la cella misma de Júpiter Capitolino es algo insólito, con el dato añadido de que la estatua esté algo inacabada, lo que parece acentuar la extrañeza del caso22. Para explicar todas estas “anomalías” parece lógico contemplar el conjunto del los templos baelonenses con otras hipótesis de partida. Si se trata, como se ha dicho, de una ciudad de origen púnico, cabe pensar que el centro principal de culto estuviera dedicado a sus mismos dioses originarios. La adopción de la tipología romana pudo hacerse, además, sin abandonar del todo las propias tradiciones formales y arquitectónicas. La continuidad cultual en el marco de la continuidad urbana es, además, la lógica y particularmente esperable en el marco de las comunidades púnicas, cohesionadas por religiones de profunda connotación urbana y territorial, con panteones en los que ocupaba una posición hegemónica una divinidad puesta en estrecha relación con la ciudad y el Estado, como dios baal de la ciudad (o diosa baalat). Es la fuerte cohesión entre una ciudad y su divinidad políada la que explica la importancia de Melkart en Cádiz y su arraigo en la ciudad hasta el final de la Antigüedad.

  • 23 Una argumentación más detenida de toda esta cuestión, con las referencias a los monumentos indicado (...)

30En Baelo puede pensarse que recibieran culto sus dioses políados, entre los que debió de figurar Melkart, venerado sin duda en Baelo como acreditan las monedas y su pertenencia, más general, al círculo de Gadir. Y si eso fue así, proporciona una base de partida que explica las supuestas ‘anomalías’del Capitolio u otros elementos de la ciudad, cuando se las observa a partir de los modelos romanos. Una de esas anomalías, no tendidas en cuenta hasta ahora, además, es el particular desarrollo longitudinal de los templos de Baelo, inusual en la tradición romana, que se agudiza precisamente en el templo B, el central de los tres, por su mayor estrechez (el podio mide 8’37 m. por 19’46 de profundidad, una relación de 1 a 2’32). Se comprueba en la Hispania antigua la vigencia en época romana del tipo de templo de planta alargada, con dos columnas en el frente, de tradición feniciopúnica. Con una sorprendente presencia en la ibérica Edeta (Tossal de Sant Miquel, de Liria, Valencia), se documenta en época romana en Torreparedones (Castro del Río, Córdoba), identificable con la ciudad antigua de Ituci Virtus Iulia. Aquí se perpetua y monumentaliza el templo en época romana manteniendo su disposición alargada y la ordenación longitudinal en tres ambientes (ulam-hekal-debir) propia de los templos semitas, la misma que básicamente tuvo el principal templo de Melkart en Gadir23.

  • 24 Barreca, 1969 ; Zucca, 1989. S. Moscati, 1993, pp. 69-76, en sus reflexiones sobre la civilización (...)

31Tal vez no sea impropio pensar en la preferencia feniciopúnica por las plantas alargadas en virtud de sus propios modelos templarios, que en el caso de Baelo tendrían traducción a formas romanas sin perder del todo su propio carácter (como el templo romano hizo revistiéndose de formas griegas, sin abandonar su personalidad etruscoitálica). Algo así ocurrió con el templo de Torreparedones, y resulta ilustrativo de lo mismo lo ocurrido con el templo de Antas, en Cerdeña : dedicado a Sardus Pater, advocación latinizada del púnico Sid, tiene una fase púnica antigua, fue reestructurado a fines del IV/comienzos del III a.C., con planta alargada y fachada con las dos características columnas flanqueando la entrada ; y en época romana, ya en tiempos de Augusto, se reconstruyó manteniendo la orientación del púnico y con una planta que seguía traduciendo la típica organización longitudinal con vestíbulo, cella y adyton, y rasgos que hacían evidente la perpetuación del culto a la manera púnica. La planta resultaba un rectángulo alargado de 9’30 m. por 23’25 de profundidad (una proporción de 1 a 2’5), muy cercano en dimensiones y proporciones a los de Baelo24.

32La fachada tetrástila, propia de los templos de Baelo o del de Antas, al frente de un templo de planta alargada, puede entenderse como apropiada traducción a las fórmulas romanas de la tradición templaria púnica, como también se advierte en la sumaria representación del Herakleion gaditano en las monedas de época de Adriano (fig. 1). Es importante recordar que, por las descripciones y las correspondencias con el tipo general al que pertenece, el templo de Gadir era semejante al famoso templo de Salomón, de planta alargada y con su rasgo más destacado en la presencia de las dos características columnas flanqueando la entrada, que no eran meros soportes arquitectónicos. Aparte de haber alimentado una ambigua equiparación con las “Columnas” o montañas que señalaban el Estrecho de Gibraltar, las referencias dejan claro que no se trataba de meras columnas arquitectónicas, sino los típicos betilos estiliformes que flanqueaban el acceso de los templos en la tradición cultual semita. Según Posidonio (en Estrabón, III, 5,5), las del Herakleion gadeirita eran de bronce y medían ocho codos de altura (3’70 m.) ; para Filóstrato (V. Apoll. V, 1 ss.), de una aleación de oro y plata, y con forma de bigornia o yunque alargado, a lo que añadía que tenían inscripciones incomprensibles que debían de ser cuentas o dedicaciones del santuario. Esa particularidad de la fachada y de la forma de las columnas se mantuvo en época romana, como documentan las representaciones del templo en los reversos de las citadas monedas de época de Adriano.

  • 25 El dibujo se conserva en el Archivo General de Andalucía (MPD 50.32). Se ha publicado recientemente (...)
  • 26 Bonneville et alii, 2000, pp. 139-143.
  • 27 El actual director del conjunto de Baelo Claudia, Ángel Muñoz, atendió amablemente mis consultas ac (...)
  • 28 Maier, 1999.

33A este propósito, llamo la atención sobre otra peculiaridad de los templos de Baelo, según un plano poco conocido del “Capitolio” realizado por G. Bonsor25. Es una versión prácticamente idéntica al publicado como lámina VII en Fouilles de Belo I (fechados ambos en 1921), aunque cambian algunos detalles menores y, sobre todo, la peculiar representación de la sección de las columnas de fachada de los templos B y C (los únicos excavados en el sector del pórtico en las primeras campañas), que ofrecen hacia el exterior una prolongación con frente curvo, hasta dar en una sección en forma de ojo de cerradura (fig. 2). En las publicaciones antiguas y recientes sobre los templos, con dibujos de Bonsor o de otros, siempre se muestran las columnas con la sección habitual de círculo. Es cierto que, por lo indicado en todas las publicaciones, ni las basas ni ningún otro elemento de las columnas del pronaos de los templos se halló in situ y las que se suponen de los templos, halladas en otros lugares26, son piezas del tipo habitual de columnas corintias de fuste estriado y basas sin plinto, sin que ningún detalle, hasta lo que sé, permita explicar la anómala forma dibujada por Bonsor27. Dado el rigor de los dibujos arqueológicos de Bonsor y su probada capacidad de observación28, cabe pensar que algún indicio lo impulsó a dar a la sección de las columnas su inusitada forma, lo que nos hace pensar si en las fachadas de los templos de Baelo hubo singularidades que de nuevo remitieran a las propias de la fachada del templo de referencia principal de Gadir, que no tenía columnas como las habituales en el mundo romano. Es una simple conjetura y todo pudo ser una observación inexacta o inadecuada de Bonsor, que fue después desestimada en los dibujos definitivos.

  • 29 Últimamente : di Vita y Laviadotti, 2005.

34En cualquier caso, y en otro orden de cosas, hay que decir que la disposición de tres templos en batería es perfectamente adecuada a la tradición cultual púnica, con una frecuente asociación de dioses en grupos de tres que tiene una conocida expresión en las estelas votivas, con frecuentes asociaciones de betilos en grupos tres, o en las frecuentes invocaciones divinas con idéntica agrupación. Es lo que, con la particular contundencia de la arquitectura y la urbanística, se traduce en la presencia de tres templos agrupados en ambientes principales de ciudades romanizadas de tradición púnica, como Sufetula, con el foro que ha sido siempre citado como el paralelo más cercano al de Baelo, o Leptis Magna, con los tres templos que presiden su forum vetus29.

  • 30 Remito de nuevo, y más por extenso, para el análisis de esta importante cuestión a mi artículo : Be (...)

35En clave de traducción – nominal o iconográfica- de los dioses púnicos venerados hipotéticamente en el “Capitolio” de Baelo, la imagen encontrada en el templo C convendría perfectamente con Tanit o Tinnit, cuya imagen a la manera de Juno está bien atestiguada (se la invocaría como Juno Caelestis o Dea Caelestis, según ya vimos). Por otra parte, puede suponerse por bastantes indicios que el templo central estuviera dedicado a Melkart, dios al que quedó asociado, además, Alejandro, presente en el santuario gaditano, en una vinculación que tendría gran importancia como plataforma de la proyección del templo al culto o la honra imperiales, como se deduce de la presencia de la imagen del togado-emperador hallada en el templo B. La relación Melkart/Heracles de Gadir, Alejandro y la exaltación o heorización de los imperatores fue bien asumida por Augusto, el pacificador de Occidente, y otros emperadores que le siguieron30.

  • 31 Lepelley, 1992.

36Por otra parte, el culto a los dioses o genios locales tuvo particular arraigo en las provincias de sustrato púnico africanas e hispánicas, mientras era raro en otras provincias del Imperio. En efecto, el culto al genius civitatis gozó de gran predilección en las provincias africanas, en ciudades con estatuto privilegiado o peregrino, con una fusión entre genio y dios cívico de gran significación31. Por ejemplo, en la citada Leptis Magna, Hércules es denominado en algunas inscripciones genius municipii y, después, el mismo Hércules y Liber Pater aparecen como genii coloniae (tras la obtención del estatuto colonial con Trajano) o dii patrii ; y los ejemplos podrían extenderse a otras divinidades.

37De haber estado el templo B de Baelo dedicado a Melkart, su proximidad por su profundo sentido local en tanto que genius municipii, su carácter heroizante, por sus orígenes como dios de la ciudad y de la realeza que sufrió muerte y resurrección, su asociación a Alejandro y a los principes-imperatores romanos, explicarían bien la incorporación a la cella misma del templo de una imagen imperial. Si fue de Claudio, como sugiere su datación estilística, nada convendría mejor a su papel como protector de la ciudad en su reconstrucción y el otorgamiento a la misma del estatuto privilegiado como municipium civium romanorum. Quedó así Claudio asociado a la ciudad, a su nombre oficial - Municipium Claudium Baelo -, un hecho que, en el marco de las tradiciones propias de las ciudades púnicorromanas, se compadece bien con su presencia en el templo junto a Melkart/Heracles como un verdadero genius civitatis (unido, en tal condición, al anterior y prístino de la ciudad).

38Melkart/Hercules en el templo central, con un fuerte contenido de culto imperial subrayado con el tiempo, quedaría flanqueado por el templo de Caelestis/Tinnit, en el templo C - a la derecha del espectador - y por el de otra divinidad desconocida (¿Eshmun ?..) en el templo A, a la izquierda, en virtud de la propensión de las ciudades feniciopúnicas a esta clase de agrupaciones cultuales, cuyas mejores pruebas fuera de nuestra ciudad la proporcionan el reiterado caso de Sufetula o los tres templos situados en la cabecera del foro viejo de Leptis Magna.

  • 32 Marín Ceballos, 1996.
  • 33 Bendala, 2002 ; Jiménez Díez, 2007 y 2008.

39El destacado lugar ocupado en Baelo Claudia por el templo de Isis, en la terraza alta que preside el foro, se explicaría también de mejor manera por la asociación de la diosa Isis, en los ambientes feniciopúnicos, a la diosa Astarté, su importancia en las ciudades feniciopúnicas y su patronazgo de la navegación y a los navegantes32. Y la misma caracterización del paisaje urbano de Baelo Claudia en función de la vigencia de sustrato púnico en época romana se percibe en las necrópolis de la ciudad, con rasgos tan característicos como los célebres “muñecos”, la tipología específica de sus tumbas, el hecho de que inicialmente se dispusieran sin la típica ordenación romana de las calles funerarias, etc33.

40En definitiva, el paisaje urbanístico de la renovada ciudad de Baelo acredita una abrumadora romanización, la adscripción a los modelos arquitectónicos de la potencia dominante del Imperio ; pero todo ello convive con particularidades que, bien miradas, permiten reconocer también la adscripción a fórmulas o rasgos propios que identifican a la ciudad con su raigambre y su carácter propios. Valorar esas peculiaridades, que entroncan con el afán de autorreconocimiento colectivo, que emanan de la etnicidad activa tan propia de las comunidades urbanas, es todo un reto para la captación verdadera del hibridismo formal que es consustancial al hibridismo cultural y profundo de las ciudades que, como Baelo, vivieron en el seno romano la peripecia de su perpetuación y su integración de las poderosas corrientes culturales y políticas impulsadas por Roma. Es la invitación a una dialéctica intelectual que ha desembocado, en estas líneas, al diálogo mantenido, para enriquecimiento propio, con el gran investigador de Baelo que ha sido y es Pierre Sillières.

Haut de page

Bibliographie

Arévalo, A. y Bernal, D. (eds.), 2007, Las cetariae de Baelo Claudia. Avance de las investigaciones arqueológicas en el barrio meridional (2000-2004), Arqueología. Monografías, Consejería de Cultura-Universidad de Cádiz, Cádiz.

Barreca, F., 1969, Lo scavo del tempio, en AA. VV., Ricerche puniche ad Antas. Rapporto preliminare della Missione archeologica dell’Università di Roma e della Soprintendenza alle Antichità di Cagliari, Studi Semitici, 30, pp. 9-46.

Bendala Galán, M., 1989-90, Capitolia Hispaniarum, Anas, 2-3, pp. 11-36.

Bendala Galán, M., 1990, El plan urbanístico de Augusto en Hispania : precedentes y pautas macroterritoriales, en W. Trillmich y P. Zanker (eds.), Stadtbild und Ideologie. Die Monumenatalisierung hispanischer Städte zwischen Republik und Kaiserzeit, München, pp. 25- 42.

Bendala Galán, M., 2002, Perduraciones y romanización en Hispania a la luz de la arqueología funeraria : notas para una discusión, AEspA, 75, pp. 137-158.

Bendala Galán, M., 2003, De Iberia in Hispaniam : el fenómeno urbano, en L. Abad (ed.), De Iberia in Hispaniam : la adaptación de las sociedades ibéricas a los modelos romanos, Fundación Duques de Soria, Universidad de Alicante, pp. 15-35.

Bendala Galán, M., 2005a, Antonio García y Bellido y la valoración, imprescindible, del impacto colonial, en M. Bendala, C. Fernández Ochoa, R. Durán y A. Morillo (eds.), La Arqueología Clásica peninsular ante el tercer milenio. En el centenario de A. García y Bellido (1903-1972), Anejos de AEspA XXXV, pp. 21-26.

Bendala Galán, M., 2005b, Urbanismo y romanización en el territorio andaluz : aportaciones a un debate en curso, Mainake, 27 (‘Arqueología y urbanismo de la Malaca romana : balance y perspectivas’), pp. 9-32.

Bendala Galán, M., 2006, Roma, la romanización de Hispania y nuestra generación científica”, El concepto de lo provincial en el mundo antiguo, Homenaje a la Profesora Pilar León Alonso, D. Vaquerizo y J.F. Murillo (eds.), vol. I, Córdoba, pp. 189-199.

Bendala Galán, M., 2009, Continuidad y renovación en los centros sacros de las ciudades hispanorromanas, en P. Mateos, S. Celestino, A. Pizzo y T. Torotosa (eds.), Santuarios, oppida y ciudades : arquitectura sacra en el origen y desarrollo urbano del Mediterráneo occidental, Anejos de AEspA, XLV, Madrid, pp. 345-370.

Didierjean, F., Ney, C. y Paillet, J.-L., 1986, Belo III. Le macellum, Madrid.

Bonneville, J.-N., Fincker, M., Sillières, P., Dardaine, S. y Labarthe, J.-M., 2000, Belo VII. Le capitole, Madrid.

Dardaine, S., Fincker, M., Lancha, J. y Sillières, P., 2008, Belo VIII. Le sanctuaire d’Isis, Madrid.

Di Vita, A. y Laviadiotti, M., 2005, I tre templi del lato nord-ovest del foro vecchio a Leptis Magna, Roma.

García y Bellido, A., 1954, La colonización púnica y griega en la Península Ibérica, IV Congreso Internacional de Ciencias Prehistóricas y Protohistóricas, Madrid.

García y Bellido, A., 1967, La latinización de Hispania, AEspA, 40, pp. 3-29.

García y Bellido, Mª P. y Blázquez, C., 2001, Diccionario de cecas y pueblos hispánicos, Madrid.

Jiménez Díez, A., 2007, El culto a los ancestros en época romana : los cipos funerarios de las necrópolis de Baelo Claudia (Bolonia, Cádiz), AEspA, 80, 75-106.

Jiménez Díez, A., 2008 : Imagenes hibridae. Una aproximación postcolonialista al estudio de las necrópolis de la Bética, Anejos de AEspA XLIII, Madrid.

Lepelley, C., 1992, Une forme religieuse du patriotisme municipal : le culte du Génie de la Cité dans l’Afrique romaine, V Colloque International d’Archeologie et d’Histoire de l’Afrique du Nord (Avignon, 1990), Paris, pp. 125-137 (me he servido de la versión recogida en el libro recopilatorio : C. Lepelley, Aspects de l’Afrique romaine. Les cités, la vie rurale, le christianisme, Bari, 2001, pp. 39-52).

López Castro, J. L., 1995, Hispania poena. Los fenicios en la Hispania romana, Barcelona. MaieR allende, J., 1999, Jorge Bonsor (1855-1930. Un académico correspondiente de la Real Academia de la Historia y la Arqueología española, Real Academia de la Historia, Madrid.

Marín Ceballos, Mª C., 1996, Las relaciones entre Isis y Astarté : apuntes para su estudio, en R. Rubio (ed.), Isis : nuevas perspectivas, Madrid, pp. 109-122.

Moret, P., Muñoz, A., García, I., Callegarin, L. y Prados, F., 2008, El oppidum de la Silla del Papa (Tarifa, Cádiz) y los orígenes de Baelo Claudia, Aljaranda : revista de estudios tarifeños, 68, pp. 2-8.

Moscatti, S., 1993, Il tramonto di Cartagine, Torino.

Roldán, L., Bendala, M., Blánquez, J. y Martínez Lillo, S., 1998, Carteia, Madrid.

Roldán, L., Bendala, M., Blánquez, J. y Martínez Lillo, S., 2003, Carteia II, Madrid.

Roldán, L., Bendala, M., blánquez, J. y Martínez Lillo, S., 2006, Estudio histórico- arqueológico de la ciudad de Carteia (San Roque, Cádiz), 1994-1999, Arqueología/Monografías, Junta de Andalucía-Universidad Autónoma de Madrid, Madrid, 2006, 2 vol. 

Sillières, P., 1995, Baelo Claudia, une cité romaine de Bétique, Madrid.

Sillières, P., 1997, Baelo Claudia, una ciudad romana de la Bética, Madrid.

Zucca, R., 1989 : Il tempio di Antas, Sardegna Archeologica, Guide e Itinerari, Sassari, 1989.

Haut de page

Annexe

Fig. 1. Dos monedas de Adriano, con la representación en el reverso del templo de Melkart de Gadir/Gades (según H. Mattingly).

Fig. 1. Dos monedas de Adriano, con la representación en el reverso del templo de Melkart de Gadir/Gades (según H. Mattingly).

Obsérvese la disposición de la fachada, sin frontón y con las características columnas, como templo dístilo o dístilo/tetrástilo. También la agrupación triádica de Melkart-Herakles entre dos diosas o ninfas.

Fig. 2. Planta del “Capitolio” de Baelo Claudia, según G. Bonsor (Archivo General de Andalucía).

Fig. 2. Planta del “Capitolio” de Baelo Claudia, según G. Bonsor (Archivo General de Andalucía).
Haut de page

Notes

1 Bendala, 2006.

2 Bendala, 2006.

3 García y Bellido, 1954, p. 5. Puede verse un comentario extenso de las concepciones científicas de García y Bellido en torno a las colonizaciones prerromanas y la acción de Roma en mi estudio : Bendala, 2005a.

4 Lo manifiesta, por ejemplo, en su ensayo sobre la latinización de Hispania : García y Bellido, 1967.

5 Me ocupo de ello por extenso en bastantes trabajos, entre los que pueden destacarse : Bendala, 1990, 2003 y 2005b.

6 Una amplia consideración de esta tendencia conceptual e historiográfica, con una lectura de la ‘romanización’ desde una perspectiva postcolonialista, se tiene en el libro de Jiménez Díez, 2008. Aplicado el estudio a las necrópolis de la Bética, presta particular atención a la de Baelo Claudia.

7 García-Bellido y Blázquez, 2001, vol. II, pp. 51-52.

8 Sillières, 1997, pp. 28-30.

9 Roldán et alii, 1998, 2003 y 2006.

10 La continuidad de las ciudades feniciopúnicas de Hispania en época romana y los cambios jurídicos y de otra naturaleza han sido ampliamente analizados en el libro de López Castro, 1995. Lo referido específicamente a Cádiz puede verse en páginas 243-251. Subraya, entre otras cosas, y en lo que estoy de acuerdo, cómo la obtención de la ciudadanía no se debía en las ciudades fenicias al ‘grado de romanización’de sus habitantes, sino a la confluencia de intereses entre las oligarquías romanas y fenicias para el desarrollo de sus proyectos.

11 El asentamiento prerromano fue reconocido ya por P. Paris y A. Schulten, y relacionado con la posible Bailo prerromana desde las prospecciones llevadas a cabo por C. Domergue, P. Sillières y J. Castiñeira a partir de los años setenta del pasado siglo ; P. Sillières, en su libro de síntesis reciente, destaca el interés del verdadero oppidum que se detecta en la Silla del Papa y, siguiendo las propuestas de C. Domergue, considera la posibilidad de que fuera la Bailo prerromana una “hipótesis muy verosímil y no faltan argumentos para sostenerla” (Sillières, 1997, pp. 67-70). El lugar ha sido objeto últimamente de nuevas prospecciones y renovados estudios, con interesantes resultados : Moret et alii, 2008.

12 Los nuevos estudios han sido ampliamente dados a conocer en la monografía : Arévalo y Bernal (Eds.), 2007. Los datos y las conclusiones sobre la factoría pueden verse en los estudios específicos de F. Alarcón, en pp. 225-235 y de A. Bernal, A. Arévalo y A. M. Sáez, en pp. 237-353.

13 Bendala, 2003.

14 Mª Paz García-Bellido, en la reseña a los libros de Sillières, 1997 y Bonneville et alii, 2000, en AEspA, 74, 2001, p. 326, escribe : “La ciudad es considerada como romana sin paliativos ni matices, e interpretada según unos parámetros canónicos de romanidad. No se tiene en cuenta suficientemente el carácter todavía púnico de su población en tiempos augústeos si consideramos que todas la emisiones monetarias de la ciudad, hasta mediados del siglo I a.C. en que se cancelan, son testimonio de un gobierno púnico, con sólo algunos indicios de latinización : las fórmulas administrativas, la metrología y la iconografía son, como digo, púnicas, y la epigrafía es todavía bígrafa”.

15 Bendala, 2009.

16 Bendala, 1989-90, pp. 14-17.

17 Bonneville et alii, 2000, pp. 179-190.

18 Bonneville et alii, 2000, pp. 37-42 y 143.

19 Bonneville et alii, 2000, p. 167.

20 Bonneville et alii, pp. 189-190.

21 Está muy asentada la hipótesis de que la fecha julioclaudia de los contextos asociados a los templos y las principales construcciones del foro, y su apariencia formal cercana a prototipos y técnicas tardorrepublicanas o augusteas, se explicarían porque lo principal de la monumentalización de la ciudad se llevó a cabo en época de Augusto y, tras un terremoto, se procedería a una reconstrucción manteniendo lo principal de las estructuras augusteas, lo que debió de contar con la intervención del emperador Claudio, quien al tiempo concedería a la ciudad el privilegio municipal. El gesto sería recordado con la nueva denominación de la ciudad como Baelo Claudia (Sillières, 1997, pp. 56-57).

22 W. Trillmich, en Bonneville et alii, pp. 205-209.

23 Una argumentación más detenida de toda esta cuestión, con las referencias a los monumentos indicados y sus estudios, puede verse en mi trabajo citado : Bendala, 2009, pp. 346-348.

24 Barreca, 1969 ; Zucca, 1989. S. Moscati, 1993, pp. 69-76, en sus reflexiones sobre la civilización feniciopúnica, tuvo particularmente en cuenta la significación del templo de Sardus Pater, tenido inicialmente como un particular templo romano de advocación desconocida, que las excavaciones y estudios más rigurosos restituyeron en su verdadero carácter de templo de viejas raíces nurághicas y, sobre todo, un profundo arraigo en época púnica vinculado al dios Sid. El hallazgo de numerosas inscripciones votivas púnicas permitían la identificación del dios, aludido a menudo como ‘babay’ (‘padre’), que anticipaba la designación latina de Sardus Pater (expresamente indicada en el frontispicio del templo en una restauración llevada a cabo en época de Caracalla). La continuidad en época romana se hacía evidente, con reestructuraciones determinadas por lo que Moscati calificaba de “condicionamiento púnico”, evidente en el mantenimiento de la orientación originaria del templo y su disposición en planta alargada distribuida en las tres partes clásicas en los templos semitas de pronaos, cella y adyton, éste último doble en este caso para permitir la ubicación de la estatua de culto y el altar para sacrificios, o para otra imagen de culto, dada la frecuente asociación de Sid con otras divinidades (Sid-Tinnit, Sid-Melkart).

25 El dibujo se conserva en el Archivo General de Andalucía (MPD 50.32). Se ha publicado recientemente en el catálogo de la exposición : Jorge Bonsor y la recuperacion de Baelo Claudia (1917- 1921), Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, Sevilla, 2009. Es la pieza núm. 50 del catálogo, p. 115.

26 Bonneville et alii, 2000, pp. 139-143.

27 El actual director del conjunto de Baelo Claudia, Ángel Muñoz, atendió amablemente mis consultas acerca de si algún elemento arquitectónico conservado podía responder a la peculiar forma del dibujo, pero no tiene constancia de que exista.

28 Maier, 1999.

29 Últimamente : di Vita y Laviadotti, 2005.

30 Remito de nuevo, y más por extenso, para el análisis de esta importante cuestión a mi artículo : Bendala, 2009, 355-357.

31 Lepelley, 1992.

32 Marín Ceballos, 1996.

33 Bendala, 2002 ; Jiménez Díez, 2007 y 2008.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1. Dos monedas de Adriano, con la representación en el reverso del templo de Melkart de Gadir/Gades (según H. Mattingly).
Légende Obsérvese la disposición de la fachada, sin frontón y con las características columnas, como templo dístilo o dístilo/tetrástilo. También la agrupación triádica de Melkart-Herakles entre dos diosas o ninfas.
URL http://journals.openedition.org/pallas/docannexe/image/13208/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 1,0M
Titre Fig. 2. Planta del “Capitolio” de Baelo Claudia, según G. Bonsor (Archivo General de Andalucía).
URL http://journals.openedition.org/pallas/docannexe/image/13208/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 585k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Manuel Bendala Galán, « Baelo Claudia y su personalidad ciudadana y urbana »Pallas, 82 | 2010,  465-481.

Référence électronique

Manuel Bendala Galán, « Baelo Claudia y su personalidad ciudadana y urbana »Pallas [En ligne], 82 | 2010, mis en ligne le 04 mai 2010, consulté le 25 février 2020. URL : http://journals.openedition.org/pallas/13208; DOI: https://doi.org/10.4000/pallas.13208

Haut de page

Auteur

Manuel Bendala Galán

Universidad Autónoma de Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Pallas – Revue d'études antiques est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • OpenEdition Journals