Skip to navigation – Site map

La implementación del «vivir bien»: Resultados y lecciones del programa Biocultura de Bolivia

Frédérique Weyer
Translated by Jessica Mc Lauchlan
This article is a translation of:
Implementing ‘Vivir Bien’: Results and Lessons from the Biocultura Programme, Bolivia

Abstract

En Bolivia ha emergido una visión alternativa de desarrollo que se basa en los conceptos de Madre Tierra y «vivir bien», y que promueve el equilibrio y la armonía entre los seres humanos y la naturaleza. Esta propuesta busca romper con el modelo económico previamente adoptado por Bolivia; un modelo que ha hecho que el país sea altamente dependiente de la exportación de materias primas. Este capítulo analiza el programa Biocultura, un proyecto lanzado en 2008 a fin de implementar esta visión, y dirigido conjuntamente por el Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia y la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), que busca traducir a prácticas concretas esta visión alternativa de desarrollo. Esta iniciativa, que proviene de un enfoque participativo, demuestra que es posible conciliar la conservación de la biodiversidad con el incremento de los ingresos y la promoción del conocimiento local. También contribuye a la creación y el fortalecimiento de las instituciones y las políticas en consonancia con el «vivir bien». Este capítulo se basa en documentos e ideas desarrolladas por el programa Biocultura y la COSUDE, así como en trabajo de campo realizado entre los años 2013 y 2015.

Top of page

Full text

1. Introducción

1A lo largo de los últimos diez años, diversos países latinoamericanos han elaborado modelos alternativos a la concepción clásica de desarrollo arraigada en una visión occidental del progreso social y de las relaciones de los seres humanos con el medio ambiente. Basándose en la cosmovisión amerindia, la visión de desarrollo formulada y promovida por Bolivia otorga un lugar central a la identidad cultural y a la armonía entre la naturaleza y las personas. Asimismo, busca romper con el modelo económico previamente adoptado por Bolivia, un modelo que ha hecho que el país sea altamente dependiente de la exportación de materias primas.

2La emergencia de una nueva visión de desarrollo, basada en los principios del «vivir bien» y la Madre Tierra, ha llevado a la promulgación de una legislación y a la creación de una institución consagrada a estos principios. Estos constituyen el núcleo de dos importantes documentos que definen las prioridades de desarrollo: la Agenda 2025 (Bolivia, 2013) y el Plan de Desarrollo Económico y Social 2016-2020 (Bolivia, 2015).

3El presente capítulo es un estudio del programa Biocultura (Programa Nacional Biocultura, PNB). El programa, que fue lanzado en 2008, es una iniciativa conjunta del gobierno boliviano y la (COSUDE). Su propósito es traducir la visión alternativa de desarrollo a prácticas concretas, tomando la riqueza de la cultura y de la biodiversidad de los Andes como cimientos para un desarrollo económico y social duradero.

4Este capítulo se basa en el trabajo de campo realizado entre los años 2013 y 2015, así como en el análisis de los documentos producidos para este programa, y en las discusiones sostenidas en la División América Latina y el Caribe de la COSUDE.

5En la primera parte se discuten los principales elementos de la visión alternativa de desarrollo elaborada y promovida por Bolivia. Se muestra que el «vivir bien», lejos de ser un concepto libre de ambigüedades, está sujeto a muy diversas interpretaciones. También se hace hincapié en las tensiones entre esta visión de desarrollo y las limitaciones de la economía boliviana que depende, en gran medida, de la extracción de materias primas. En la segunda sección se resaltan los logros de Biocultura. Se pone énfasis en las iniciativas emprendidas para trasladar el «vivir bien» a la práctica y en el enfoque participativo utilizado para fomentar que las comunidades determinen sus propias prioridades y, de ese modo, conciliar el mejoramiento de sus condiciones de vida con la protección de la biodiversidad. En la última sección se aborda las perspectivas de este programa, tomando en cuenta los recientes desarrollos en el contexto boliviano.

2. «Vivir bien» y el desarrollo económico y social

6El modelo de desarrollo elaborado y promovido por el Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia se basa en las nociones de «vivir bien» y de Madre Tierra. Según la Ley Marco de la Madre Tierra y Desarrollo Integral para Vivir Bien (2012), «Vivir Bien[...][s]ignifica vivir en complementariedad, en armonía y equilibrio con la Madre Tierra y las sociedades, en equidad y solidaridad y eliminando la desigualdades y los mecanismo de dominación. Es Vivir Bien entre nosotros, Vivir Bien con lo que nos rodea y Vivir Bien consigo mismo» (Bolivia, 2012, art. 5, párr. 2).

7En base a la cosmovisión tradicional de los pueblos amerindios, «vivir bien» se propone a sí misma como una alternativa al concepto lineal occidental de «vivir mejor». En contraste con el antropocentrismo de la filosofía occidental que considera a la naturaleza como un conjunto de recursos explotables, este modelo busca el equilibrio y la armonía entre los seres humanos y la naturaleza. Esta última es considerada sagrada y dotada de derechos garantizados por la Autoridad Plurinacional de la Madre Tierra.

  • 1 El Banco Mundial define «extrema pobreza» como un ingreso menor de USD 1.90 por persona al día (Ban (...)

8Esta visión de desarrollo rompe con el modelo económico boliviano, dependiente de la exportación de materias primas, en particular del petróleo y de los productos mineros. Con el incremento del precio de estas materias primas entre 2005 y 2015, y la política de nacionalización llevada a cabo por el gobierno durante este periodo, los diferentes niveles del Estado boliviano se beneficiaron de sustantivas ganancias financieras. Estas ganancias fueron redistribuidas en gran parte mediante programas sociales y financiaron un ambicioso programa de infraestructura. De acuerdo a estadísticas del Banco Mundial, la pobreza afectaba al 63% en 2002 frente al 39% de la población en 2013, y la tasa de pobreza extrema1 cayó del 37% al 19% durante el mismo periodo. Más allá de los indicadores de ingreso, las condiciones de vida de la población más pobre y el acceso a los servicios básicos mejoraron de manera considerable, cayendo el coeficiente de GINI del país de 60 a 49 (Banco Mundial, 2015). Estos resultados pueden explicar el apoyo que disfruta el presidente Evo Morales desde que asumió el cargo en 2006.

9Las tensiones entre esta visión de desarrollo armónico y las limitaciones de un desarrollo económico basado en la extracción de materias primas se han vuelto particularmente visibles en dos casos emblemáticos: la construcción de la carretera que enlaza los departamentos de Cochabamba y Beni a través del Territorio Indígena y del Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), y la más reciente autorización para utilizar los recursos naturales de las áreas protegidas y los territorios indígenas (Decreto Supremo No. 2066, Bolivia, 2014). En ambos casos, las protestas de los grupos afectados y los conservacionistas no modificaron la posición del Gobierno, y todo indica que se construirán efectivamente estas infraestructuras.

10Esta aparente contradicción entre el desarrollo económico y el «vivir bien» se debe, en parte, a la naturaleza ambigua de este último concepto. Hidalgo-Capitán y Cubillo Guevara (capítulo 3 de este volumen) identifican tres principales interpretaciones, cada una centrada en un aspecto específico del concepto: una comprensión indígena basada en la identidad, otra concepción socialista y estatista basada en la equidad y, finalmente, una visión ambientalista que pone énfasis en la sostenibilidad. Y las tres reflejan corrientes ideológicas que compiten dentro de la izquierda latinoamericana.

11Cada una de estas interpretaciones coloca al imperativo extractivista en un lugar diferente. La interpretación socialista y estatista del «vivir bien» da prioridad al mejoramiento de las condiciones de vida y es, por ello, compatible con la extracción de materias primas. Según el vicepresidente boliviano, «[t]ampoco nos podemos conformar con proteger a los árboles y dejar a nuestra población en la miseria —porque las condiciones de vida de los pueblos indígenas no tienen nada de idílico […]. Algunos de los compañeros del Altiplano viven en casas de piedras; tienen que caminar cinco horas para llegar a la escuela más cercana; duermen todo el día por falta de alimentación. Que alguien me lo explique: ¿Qué economía del conocimiento se puede construir en estas condiciones? ¿Salir del “extractivismo”? Sí, sin lugar a dudas. Pero no volviendo a la Edad de Piedra. La transición implica la utilización de nuestros recursos naturales para crear las condiciones —culturales, políticas y materiales— que le permitirán a la población pasar a otro modelo económico» (García Linera, 2016).

12La coexistencia de estas interpretaciones, incluso dentro del Movimiento al Socialismo (MAS), actualmente en el poder, no ha dado lugar a ningún debate político e ideológico profundo. Esto puede estar vinculado con las características de este particular partido político, que —según Do Alto y Stefanoni (2008) — actúa como un simple instrumento político cuyo elemento estructurador es el sindicato. Los líderes sindicales defienden de manera individual sus posiciones y sus agendas respectivas con el apoyo de sus seguidores, pero no entran en controversias entre ellos mismos.

3. Biocultura: La implementación del «vivir bien»

13¿Hasta qué punto es posible conciliar el mejoramiento de las condiciones de vida y el equilibrio entre los seres humanos y la naturaleza? ¿Qué papel pueden desempeñar los actores de la cooperación internacional en la materialización del concepto de «vivir bien»? Estas son las preguntas que impulsan al programa Biocultura.

14El programa se basa en el supuesto de que el desarrollo económico y social sostenible requiere aprovechar al máximo la riqueza de la cultura y la biodiversidad de la región andina. Y busca promover el desarrollo de alternativas al actual modelo de desarrollo de Bolivia. Según los lineamientos del programa: « [...]cambiar –al menos parcialmente– el patrón extractivista y rentista que ha caracterizado a nuestro país en los últimos años y virar hacia un patrón de desarrollo alternativo, sustentable y equitativo[…] será posible si se plantean enfoques innovadores de gestión de los ecosistemas andinos, que permitan promover el uso sustentable de la biodiversidad y a la vez promuevan su conservación» (MMAYA/VMABCC y COSUDE, 2009).

15Conceptualmente, el programa Biocultura busca fomentar la complementariedad entre el enfoque occidental encarnado en las ideas de desarrollo, progreso y crecimiento, y la visión amerindia basada en los conceptos de equilibrio, respeto y cariño (Programa Nacional Biocultura, 2015a). Este enfoque «permite reconciliar los opuestos que enfrentan a las sociedades modernas. La primera complementariedad es la de la civilización occidental y la civilización indígena. Este es un aporte que permite superar el dualismo maniqueo del “O lo uno o lo otro” que drena la energía creadora de las sociedades. Hemos postulado la lógica de “Tanto lo uno como lo otro” que desata una dinámica “Ganar-Ganar”» (Programa Nacional Biocultura, 2015a, 18).

16Biocultura es un programa conjunto de la COSUDE y el Ministerio de Medio Ambiente y Agua de Bolivia. Es una de las políticas públicas lanzadas en 2007 por el gobierno boliviano para fortalecer el manejo local de la biodiversidad. En 2009, la nueva Constitución y el Plan Nacional de Desarrollo incorporaron estrategias y políticas para la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad relacionadas con los derechos de los pueblos indígenas.

17El programa Biocultura también se beneficia de las numerosas experiencias realizadas por la COSUDE en Bolivia y en la región andina, especialmente en el campo del manejo de la biodiversidad por parte de las comunidades campesinas e indígenas, incluido el programa BioAndes para el manejo sostenible de la biodiversidad en Bolivia, Ecuador y Perú; los programa regionales Probona y Ecobona para el manejo de los ecosistemas de bosques nativos mediante el impacto combinado de la silvicultura, la protección forestal, el desarrollo rural y el acceso a los mercados; y el programa Proinpa para el uso y la conservación de la biodiversidad. Para la COSUDE, el programa Biocultura es una oportunidad para fortalecer el impacto de tales programas mediante su incorporación a los marcos de las políticas gubernamentales.

18El programa Biocultura tiene una dimensión local, regional, nacional e internacional. Sin embargo, sus recursos se aplican sobre todo en el ámbito local, al ser considerado como el ámbito en el cual la política pública del «vivir bien» encuentra su mejor expresión (Programa Nacional Biocultura, 2015a). Entre 2009 y 2014, se implementó el programa Biocultura en 35 municipalidades del país (de un total de 339), todas localizadas en el Altiplano y en los valles transversales (gráfico 7.1) y caracterizadas por un alto nivel de biodiversidad y de pobreza endémica. A pesar de la considerable inversión realizada por el gobierno para mejorar las redes de caminos, estas regiones siguen muy aisladas debido a que los planes de desarrollo del transporte priorizan la conexión entre las ciudades más grandes y los corredores estratégicos, en vez de estos pueblos remotos.

Gráfico 7.1 Municipalidades en las que interviene el programa Biocultura (PNB)

Gráfico 7.1 Municipalidades en las que interviene el programa Biocultura (PNB)

Fuente: Autora, elaborado por la Unidad de Servicios y Fortalecimiento.

  • 2 El Centro de Investigación para el Desarrollo de la Universida Mayor de San Andrés estableció estos (...)

19A lo largo de este periodo, los proyectos financiados como parte del programa Biocultura permitieron que más de 11’000 familias incrementaran sus ingresos en un 17% y mejoraran sus dietas (10% más de calorías)2. Los esfuerzos por preservar los ecosistemas y la biodiversidad de los Andes se centraron en 9’873 hectáreas en cuatro diferentes ecorregiones. Además, se mejoró el manejo de ocho áreas protegidas de importancia nacional.

20En el ámbito local, los proyectos incorporaron cuatro importantes componentes: la gobernanza local, el desarrollo productivo, el manejo de ecosistemas y el manejo de la diversidad cultural. Estos componentes fueron identificados a través de un proceso participativo llevado a cabo durante el lanzamiento del programa.

21Respecto a la gobernanza local, el programa promueve los procesos participativos para el desarrollo de planes estratégicos, de manera que permitan a las comunidades establecer sus propias prioridades. El financiamiento (incluidos los presupuestos de las municipalidades) y el apoyo externo son entonces asignados basándose en aquel plan. Además, Biocultura contribuye al fortalecimiento de capacidades de autoridades y líderes locales para mejorar la gobernanza y el trabajo de las organizaciones locales.

22Asimismo, Biocultura apoya varios proyectos productivos para mejorar los ingresos de las familias y diversificar la dieta de la población local. Estos proyectos buscan desarrollar la producción agrícola y crear nuevas fuentes de ingreso. Algunos proyectos apoyan la producción de plantas nativas y/o medicinales cultivadas por los agricultores locales, mientras otros apuntan a la difusión de técnicas agrícolas orgánicas. Por ejemplo, en la municipalidad de Vacas, Biocultura financia un proyecto para prevenir que los químicos degraden la calidad del agua de la laguna, que es la principal fuente de abastecimiento de agua de la población. Gran parte de la producción de este proyecto se consume en el hogar o es comercializada en los mercados locales. En Raqaypampa, el finamiento de Biocultura ha permitido la creación de una empresa comunal que produce galletas con el trigo cultivado en la localidad. Parte de la producción se vende a las escuelas, para proveer desayuno a los niños. El resto es vendido en mercados fuera del pueblo —a través de canales de distribución cortos— y, rara vez, en la capital departamental, a la que es más difícil acceder dado la remota ubicación del pueblo.

23Este componente del programa pone énfasis en los productos locales y sus virtudes. El desarrollo de redes viales, aunque se centra mayormente en las rutas que enlazan las principales ciudades, en vez de en redes secundarias, crea nuevas oportunidades comerciales para la producción local, pero también facilita la llegada de productos de otras partes a los mercados locales, socavando así la producción local. Al poner énfasis en la calidad, la frescura y el precio de los productos locales, los proyectos financiados por Biocultura han permitido que tanto las autoridades locales como la población tomen conciencia acerca de la calidad de sus productos, así como sus beneficios en términos de dieta, y para la economía local. En consecuencia, ha habido un importante incremento en la proporción de productos locales —miel, harina fortificada, cereales, etc.— usada en la comida que se sirve en las escuelas.

24Las actividades para preservar la biodiversidad y los ecosistemas de los Andes incluyen no solo el desarrollo de normativas locales sino también la protección de los recursos naturales, el manejo del agua, la reforestación, la conservación de suelos y el repoblamiento de pastizales nativos. En el Altiplano, por ejemplo, el abastecimiento de agua es el problema más importante, al ser esencial para la crianza de camélidos, que es la principal actividad productiva en la zona. Sin embargo, el abastecimiento de agua se ve amenazado por el derretimiento de los glaciares asociado con el cambio climático. En este contexto, Biocultura enfatiza el mantenimiento de los bofedales, o zonas de humedales en la altura, utilizadas para el pastoreo.

25El principal objetivo de la parte del programa dedicada al manejo de la diversidad cultural es realzar el valor del conocimiento, la tecnología y la expresión cultural. Se destaca el conocimiento de las comunidades acerca de la naturaleza y las diversas actividades productivas, y las pone en diálogo con el conocimiento científico. Algunas escuelas también han tomado la iniciativa de integrar el conocimiento local en sus currículos, como el uso de las plantas medicinales y la arquitectura local. A los niños y niñas se les pide que investiguen sobre estos temas mediante entrevistas a la población local; así logran comprender mejor el conocimiento local y alcanzan una habilidad genuina para resaltar su valor.

26Los proyectos que buscan fortalecer las capacidades de los actores locales son producto de la colaboración entre las comunidades, las municipalidades y las ONG. Las municipalidades se comprometen a proveer sus propios fondos y también a garantizar su sostenibilidad de estos proyectos. A su vez, las ONG locales, que fueron seleccionadas mediante un proceso competitivo, aportan el conocimiento técnico necesario para la implementación de los proyectos.

27Además del apoyo a los proyectos locales, Biocultura trabaja para fortalecer las instituciones y las políticas del «vivir bien», para proteger y conservar la biodiversidad, y para promover cuestiones relacionadas con el cambio climático. Las experiencias locales se sistematizan y se ponen a disposición de los niveles administrativos más altos. En este contexto, el programa ha dado este tipo de apoyo a los departamentos de Cochabamba, Tarija y Potosí. En el plano nacional, Biocultura participó en las consultas para la elaboración de la Ley N.° 300, la Ley Marco de la Madre Tierra y Desarrollo Integral para Vivir Bien. Aún más, el programa ha financiado la creación de la Autoridad Plurinacional de la Madre Tierra y el Fondo Plurinacional de la Madre Tierra.

28En el plano internacional, Biocultura ha financiado al Ministerio de Relaciones Exteriores en la elaboración de la posición de Bolivia —que incorpora los derechos de la Madre Tierra y el derecho al agua y al «vivir bien»— en preparación para las negociaciones sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y el cambio climático, y en la perspectiva de las discusiones dentro del G77 + China.

4. Conclusiones y perspectivas

29Los proyectos locales financiados por Biocultura muestran que es posible conciliar la protección de la biodiversidad y el incremento de ingresos. Para Benecio Quispe, exdirector ejecutivo de la Autoridad Plurinacional de la Madre Tierra, «Biocultura tal vez es el primer esfuerzo serio de querer buscar un desarrollo alternativo a aquello que Occidente nos ha impuesto. Se ha ido haciendo intervenciones completas para mostrar al mundo que sí es posible un desarrollo integral y sustentable en armonía y en equilibrio con la Madre Tierra» (Programa Nacional Biocultura, 2015b).

30El programa Biocultura ha entrado en su fase final (2015-2019) y hoy opera como proyecto. Como en fases previas, dedicará gran parte de sus recursos a los proyectos locales. Sin embargo, está hoy más alineado con la política nacional en el campo del cambio climático, en la medida en que las regiones andinas están afectadas de manera particular por este fenómeno. Las precipitaciones pluviales son, por cierto, cada vez más variables; las inundaciones y sequías son hoy problemas recurrentes; y el deshielo de los glaciares son una amenaza para la biodiversidad, la productividad de los suelos y, potencialmente, la seguridad alimentaria de la población.

31En los años que vienen, la Autoridad Plurinacional de la Madre Tierra se beneficiará de fondos suizos para fortalecer su capacidad para la gestión del manejo del Fondo Plurinacional de la Madre Tierra. Este último busca reunir recursos nacionales e internacionales —en particular del Fondo Verde para el Clima— que serán dedicados a mitigar los efectos del cambio climático. Además, el Plan de Desarrollo Económico y Social 2016-2020 exige que toda municipalidad establezca un Plan de Desarrollo Regional que incorpore el desarrollo social y económico y la adaptación al cambio climático (Bolivia, 2015). En este contexto, los proyectos locales financiados por Biocultura resaltan como ejemplos, así como lo hace el enfoque participativo que lo dio a luz.

32El modelo económico del país está padeciendo actualmente la caída de los precios de las materias primas que se inició en 2015. Por ello es imperativo que el Gobierno encuentre fuentes alternativas de ingreso que le permitan proseguir con la política redistributiva que ha hecho posible mejorar las condiciones de vida de los más pobres y continuar beneficiándose del amplio apoyo de la población. Por ello, siempre que la situación actual no cause una intensificación de la extracción de materias primas, el gobierno podría aprovechar esta oportunidad para diversificar la base productiva del país e implementar un modelo económico que combine el desarrollo económico, el progreso social, la protección de la biodiversidad y la promoción de las culturas locales. Además, los recientes desarrollos en los precios del petróleo han incrementado las tensiones entre la visión de desarrollo elaborada por Bolivia y las limitaciones de su modelo económico, así como entre las distintas interpretaciones del «vivir bien». En este contexto, se puede lamentar la ausencia de debate público en torno a las diferentes opciones para abordar estos desarrollos.

33En un referéndum en febrero de 2016, el pueblo boliviano se opuso a la reforma constitucional que hubiera permitido que el presidente Evo Morales se presente para un cuarto mandato en 2019. Esto puede alentar la emergencia de nuevas figuras políticas, incluidas aquellas provenientes del MAS, cuya influencia en el arbitraje y en el equilibrio de poder entre las diferentes interpretaciones del «vivir bien» requiere un mayor análisis.

Top of page

References

Banco Mundial (2015) Bolivia Systematic Country Diagnostic: Rebalancing Inclusive Growth to deepen Gains on Poverty and Inequality Reduction (La Paz: Banco Mundial).

Bolivia (Estado plurinacional de) (2015) Plan de desarrollo económico y social en el marco del desarrollo integral para Vivir Bien (La Paz: Ministerio de planificación del desarrollo) http://www.planificacion.gob.bo/pdes/ (accedido el13 de septiembre de 2016).

Bolivia (Estado plurinacional de) (2013) 13 pilares de la Bolivia Digna y Soberana. Agenda Patriótica 2025 (La Paz: Ministerio de comunicación), https://www.bcb.gob.bo/webdocs/enlaces/AgendaPatriotica_0.pdf (accedido el 12 de octubre de 2016).

Bolivia (Estado plurinacional de) (2014) ‘Decreto Supremo 2066, Autoriza la asignación de recursos del “Fondo para la Revolución Industrial Productiva”’, Gaceta Oficial N° 666nec (La Paz) http://www.gacetaoficialdebolivia.gob.bo (accedido el 13 de septiembre de 2016).

Bolivia (Estado plurinacional de) (2012) Ley Marco de la Madre Tierra y Desarrollo Integral para Vivir Bien, http://www.planificacion.gob.bo/uploads/marco-legal/Ley%20N%C2%B0%20300%20MARCO%20DE%20LA%20MADRE%20TIERRA.pdf (accedido el 13 de septiembre de 2016) (Framework Law on Mother Earth and Integral Development for Living Well).

Do Alto, H. y P. Stefanoni (2008) ‘Le syncrétisme idéologique du MAS’, Le magazine de l’Homme Moderne, http://www.homme-moderne.org/societe/politics/hdoalto/millions/extraits.html (accedido el 6 de octubre de 2016).

García Linera, A. (2016) ‘Sept leçons pour la gauche’, Le Monde diplomatique, 742, Enero, p. 17, http://www.monde-diplomatique.fr/2016/01/GARCIA_LINERA/54472 (accedido el 13 de septiembre de 2016).

MMAYA/VMABCC (Ministerio de Medio Ambiente y Agua / Viceministerio de Medio Ambiente, Biodiversidad y Cambios Climaticos) y COSUDE (Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación) (2009) Plan Rector del Programa Nacional Biocultura para la fase 2009-2013 (La Paz: Ministerio de Medio Ambiente y Agua), https://static1.squarespace.com/static/5246f14de4b03fcb7c62cfdf/t/536bd097e4b029a753911bbc/1399574679756/01.+Plan+Rector+Programa+Biocultura.pdf (accedido el14de septiembre de 2016).

Programa Nacional Biocultura (2015a) Los caminos de Biocultura: vivencias y logros de una política pública (La Paz: Programa Nacional Biocultura).

Programa Nacional Biocultura (2015b) Documental Kushka Qamaña (La Paz: Programa Nacional Biocultura) https://www.youtube.com/watch?v=12Idd9FDVwg (accedido el14de septiembre de 2016).

Top of page

Notes

1 El Banco Mundial define «extrema pobreza» como un ingreso menor de USD 1.90 por persona al día (Banco Mundial (2017), Poverty, http://www.worldbank.org/en/topic/poverty/overview, [accedido el 5 de abril de 2017]).

2 El Centro de Investigación para el Desarrollo de la Universida Mayor de San Andrés estableció estos resultados mediante entrevistas a cerca del 10% de los participantes del programa, al principio y a final de la fase pertinente.

Top of page

List of illustrations

Title Gráfico 7.1 Municipalidades en las que interviene el programa Biocultura (PNB)
Credits Fuente: Autora, elaborado por la Unidad de Servicios y Fortalecimiento.
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/2502/img-1.png
File image/png, 212k
Top of page

Cite this article

Electronic reference

Frédérique Weyer, « La implementación del «vivir bien»: Resultados y lecciones del programa Biocultura de Bolivia », International Development Policy | Revue internationale de politique de développement [Online], 9 | 2017, Online since 06 February 2018, connection on 21 April 2018. URL : http://journals.openedition.org/poldev/2502 ; DOI : 10.4000/poldev.2502

Top of page

About the author

Frédérique Weyer

Frédérique Weyer es responsable del programa Bolivia y de los temas de empleo e ingresos en la División América Latina y el Caribe de la COSUDE. Tiene un doctorado en Estudios de Desarrollo por el Graduate Institute of International and Development Studies (Ginebra).

Top of page

Copyright

Creative Commons License
International Development Policy is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.

Top of page
  • Logo The Graduate Institute of International and Development Studies
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIH PLUS | NSD
  • OpenEdition Journals