Skip to navigation – Site map

Déficits de inversión en América Latina y el Caribe

Francesca Castellani, Marcelo Olarreaga, Ugo Panizza and Yue Zhou
Translated by Loreto Solís Germani
This article is a translation of:
Investment Gaps in Latin America and the Caribbean

Abstract

Realizamos una estimación de los déficits de inversión pública en una muestra de países en vías de desarrollo, utilizando una función de demanda de inversión pública. Luego empleamos proyecciones del producto interno bruto (PIB) per cápita, previsiones de transformación estructural y tres metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) (pobreza, mortalidad infantil y finalización de la enseñanza secundaria de primer ciclo) para pronosticar las necesidades de inversión pública en 2030 en países de América Latina y el Caribe. Nuestras estimaciones sugieren que en 2015 el déficit total de inversión pública de esos países era de cerca de 170 mil millones de dólares (3,1 % del PIB de la región) y se esperaba que para el año 2030 este superara los 1,4 billones de dólares (12,4 % del PIB de la región) si se alcanzaran los ODS.

Top of page

Authors' notes

Agradecemos a Alexandre Meira da Rosa, Gastón Astesiano y Rubén Cuevas, así como a los dos evaluadores anónimos por sus útiles comentarios. Los puntos de vista que se expresan en este estudio son los de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión oficial del Banco Interamericano de Desarrollo. Se aplican las limitaciones de difusión habituales.

Full text

1. Introducción

1En la conferencia Rio+20, celebrada en Rio de Janeiro en junio de 2012, los Estados miembros hicieron un llamado a priorizar el programa de desarrollo sostenible. La conferencia condujo a la realización de la Cumbre de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible de 2015 y al lanzamiento, el 1° de enero de 2016, de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

2Para alcanzar los ODS se precisará el mejoramiento de las políticas y la gobernanza, así como niveles más elevados de inversión pública y privada. Según las estimaciones, las necesidades anuales de financiación para cumplir los ODS oscilan entre los 1,5 y los 2,5 billones de dólares. El presente artículo contribuye al debate llevando a cabo una estimación de los déficits de inversión pública de una amplia muestra de países con mercados emergentes y en desarrollo, y describiendo una metodología simple que permita incorporar las metas de los ODS en estas estimaciones. Se presenta además un análisis detallado de los déficits de inversión en América Latina y el Caribe (ALC).

  • 1 Entre estos datos se incluye el porcentaje de inversión pública destinada a alianzas entre el secto (...)

3Comenzaremos realizando una evaluación de la demanda de inversión pública en un muestra de economías emergentes y en desarrollo, para calcular a continuación el déficit de inversión pública en cada uno de ellas expresado como la diferencia entre la demanda estimada y la inversión pública observada, empleando datos del FMI.1 A partir de nuestro modelo y de proyecciones del PIB, efectuamos una previsión de los déficits de inversión hasta 2030, utilizando además la relación entre la inversión pública y una selección de ODS (a saber, índices de pobreza, tasa de mortalidad de niños menores de cinco años y finalización del primer ciclo de la enseñanza secundaria) para evaluar la inversión necesaria para cumplir estas metas.

  • 2 La inversión pública tiene efectos tanto directos como indirectos en el crecimiento económico. Los (...)

4Dado que la inversión pública es un impulsor del crecimiento económico (Abiad et al., 2016), las políticas orientadas a promoverla pueden ofrecer altos rendimientos en término de desarrollo económico.2 Como lo decía el famoso Peter Drucker, lo que se puede medir, se puede hacer. Así, la cuantificación de las necesidades de inversión pública actuales y futuras es fundamental para aplicar políticas que subsanen estos déficits y para determinar la manera de financiarlas. También mostramos que la inversión pública permite promover el crecimiento equitativo, al contribuir a erradicar la pobreza extrema, reducir la mortalidad infantil y fomentar la educación, de conformidad con los ODS.

5Observamos una variación considerable de los déficits de inversión pública en las diferentes regiones. Mientras que la región de Asia Oriental y el Pacífico presenta una sobreinversión de 5,5 % del PIB, en todas las demás regiones en vías de desarrollo se aprecian grandes déficits. En ALC, el déficit de inversión era superior a 3 % del PIB en 2015 y se esperaba que alcanzara 4,4 % en 2030. Si incorporamos al cálculo la inversión pública necesaria para erradicar la pobreza extrema, tal como lo exigen los ODS, el déficit de 2030 alcanza 7,0 % del PIB o 798 mil millones de dólares. Si a eso le añadimos las metas relativas a la mortalidad infantil y la finalización del primer ciclo de la educación secundaria, el déficit aumenta a 12,4 % del PIB o 1.405 millones de dólares.

6La calidad de los datos y nuestra metodología empírica no son irreprochables. En primer lugar, al medir la inversión, generalmente damos por hecho que cada dólar que se gasta aumenta el valor del capital social (a la inversión se le denomina a menudo “formación bruta de capital fijo”). Este supuesto es tal vez menos realista en relación con la inversión pública, en especial en países con bajos niveles de institucionalidad y de calidad de la burocracia (Pritchett, 2000). Nos enfrentamos, igualmente, con problemas de endogeneidad respecto a nuestra capacidad de medir la “demanda” de inversión pública. Este tema lo abordamos en la sección 3 y en el anexo A. Pese a estas consideraciones, nuestras estimaciones son de utilidad para establecer un punto de referencia y orientar la formulación de políticas que promuevan una mayor inversión pública, especialmente en los países donde los déficits son significativos.

7No somos los primeros en evaluar las necesidades de inversión pública y los déficits correspondientes. En nuestras estimaciones de la demanda de inversión, nos basamos en Fay (2000), Fay y Yepes (2003) y Ruiz-Nuñez y Wei (2015). A diferencia de estos autores, en lugar de calcular ecuaciones de demanda independientes para los distintos tipos de infraestructura, nosotros nos centramos en el gasto total en inversión. Al proceder de este modo, obtenemos una estimación directa del valor monetario de la demanda de inversión, sin deducir el costo unitario de diferentes proyectos de infraestructura.

8El lanzamiento en 2000 de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) provocó una oleada de “evaluaciones de necesidades” en las áreas de inversión comprendidas en los ODM (UN, 2005; UNDPI, 2008; Bourguignon et al., 2008) y, de modo similar, también han surgido evaluaciones de este tipo relacionadas con los ODS (para un análisis más detallado, véase Schmidt-Traub y Sachs (2015)). Resulta difícil comparar y combinar estos estudios, ya que difieren en cuanto a los países que comprenden, y a las metodologías e hipótesis que utilizan, además de mezclar estimaciones cuantitativas con evaluaciones de expertos (véase el intento de Schmidt-Traub (2015) de combinar diferentes estimaciones relativas a los ODS). Nuestra metodología, en cambio, es exclusivamente cuantitativa y uniforme respecto a todos los países. Por consiguiente, puede ser un complemento útil, aunque no un sustituto, de evaluaciones de necesidades basadas en los juicios de expertos.

9El resto de este trabajo está estructurado de la siguiente forma: en la sección 2 se entregan estadísticas descriptivas sobre la inversión y los capitales sociales privados, públicos y totales en las regiones en vías de desarrollo, así como respecto a cada país de ALC. En la sección 3 presentamos la metodología empírica empleada para calcular los déficits de inversión pública actuales y previstos. En la sección 4 se describe la metodología utilizada para pronosticar la inversión pública necesaria para alcanzar las metas de los ODS seleccionadas, y se proporcionan estimaciones por región. La sección 5 está dedicada al papel que desempeñan las instituciones multilaterales de crédito y en la sección 6 se presentan las conclusiones.

2. Inversión y capital social en los países en vías de desarrollo

  • 3 Entre los países de ALC se incluyen Argentina, Bahamas, Barbados, Belice, Bolivia, Brasil, Chile, C (...)

10El capital social medio de los países latinoamericanos y caribeños se redujo, pasando de aproximadamente 250 % del PIB en 1990 a 190 % en 2010, para luego recuperarse levemente a 200 % en el período 2010-2015 (cuadro 1; todos los promedios son ponderados en función del PIB medido en 2000 dólares estadounidenses PPA).3 Aunque en 1990, América Latina era la región en vías de desarrollo con la mayor relación capital social/PIB, para 2000 había sido superada tanto por Asia Oriental y el Pacífico (AOP) como por Europa Oriental y Asia Central (EOAC). Hacia 2015, ALC se posicionaba en segundo lugar, con un 20 % de retraso respecto a AOP.

Cuadro 1. Relación capital social total/PIB (%)

Región

1990

2000

2010

2015

Media

AOP

182

222

226

253

EOAC

188

235

161

158

ALC

246

217

191

200

OMAN

217

175

167

186

AM

156

158

159

168

AS

235

205

158

167

Mediana

AOP

190

221

222

220

EOAC

126

167

167

166

ALC

193

196

170

166

OMAN

230

203

174

218

AM

144

152

148

157

AS

212

211

183

199

  • 4 Paridad de poder adquisitivo.

Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI, donde el capital social y el PIB se miden en 2000 dólares PPA4.

Todos los promedios son ponderados en función del PIB. Abreviaturas utilizadas: Asia Oriental y el Pacífico (AOP), Oriente Medio y África del Norte (OMAN), Europa Oriental y Asia Central (EOAC), América Latina y el Caribe (ALC), Asia meridional (AM) y África subsahariana (AS).

11La regresión en el capital social observado de ALC en el período 1990-2015 no está en contradicción con las tendencias en Europa Oriental y Asia Central (EOAC), Oriente Medio y África del Norte (OMAN) o África subsahariana (AS). En 2015 la tasa de capital social promedio en ALC era cercana al promedio de los países en vías de desarrollo (205 %). Sin embargo, en lo que se refiere a los países que representan la mediana, la regresión del capital social en la región de ALC era más acentuada que en otras regiones.

12En cuanto a la relación capital privado/PIB, en 2015 ALC fue la región con el promedio más alto (cuadro 2), seguida de Asia Oriental y el Pacífico (AOP), cuya relación aumentó de 79 % a 134 % entre 1990 y 2015.

13Los resultados de ALC son especialmente bajos en lo tocante al capital público. En 2015, la relación capital público/PIB promedio en ALC (cuadro 3) era de solo 62 %. Esto representaba 40 % menos que la relación observada en OMAN (región con un capital social público considerable y un capital privado pequeño), la mitad de la relación promedio de la región de AOP (que posee alto capital privado y público), y era incluso inferior a la relación promedio en AS. Solamente Asia meridional (AM) y EOAC mostraron niveles más bajos de capital público.

Cuadro 2. Relación capital social privado/PIB (%)

Región

1990

2000

2010

2015

Media

AOP

79

97

106

134

EOAC

147

177

115

112

ALC

165

144

131

138

OMAN

92

81

80

87

AM

74

86

101

112

AS

140

122

95

101

Mediana

AOP

79

109

117

112

EOAC

82

118

110

112

ALC

135

128

116

109

OMAN

63

65

93

104

AM

79

90

104

105

AS

108

110

94

105

Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI, donde el capital social y el PIB se miden en 2000 dólares PPA. Todos los promedios son ponderados en función del PIB.

Cuadro 3. Relación capital social público/PIB (%)

Región

1990

2000

2010

2015

Media

AOP

103

124

120

120

EOAC

41

58

45

46

ALC

81

72

59

62

OMAN

124

94

86

100

SA

82

72

58

56

AS

95

83

63

66

Mediana

AOP

51

60

66

65

EOAC

35

50

44

45

ALC

66

59

58

62

OMAN

109

81

80

94

AM

59

64

55

52

AS

77

94

74

87

Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI, donde el capital social y el PIB se miden en 2000 dólares PPA. Todos los promedios son ponderados en función del PIB.

14Los altos porcentajes de inversión pública en Asia Oriental y los bajos porcentajes de inversión pública en América Latina son en parte el resultado de valores atípicos (cuadro 3, panel inferior). El país de ALC que representa la mediana tiene un porcentaje de inversión pública inferior a la mediana de OMAN y de AS, aunque se sitúa muy por encima de las otras medianas. La gran diferencia entre las medidas promedio y medianas en el capital social latinoamericano sugiere una dispersión y una asimetría considerables en la distribución entre los países de este indicador (gráficos 1.1, 1.2, 1.3 y 1.4). En 1990, 13 países de la región (de los 23 sobre los que se dispone de datos) mostraron una relación capital social total/PIB inferior al promedio de los países en desarrollo (línea azul en la gráfico 1.1). Para 2000, la relación capital social/PIB de 15 países se situaba por debajo del promedio de los países en vías de desarrollo (gráfico 1.2).

Gráfico 1.1. Relación capital social total/PIB por país de ALC (%), 1990

Gráfico 1.1. Relación capital social total/PIB por país de ALC (%), 1990

Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.

Gráfico 1.2. Relación capital social total/PIB por país de ALC (%), 2000

Gráfico 1.2. Relación capital social total/PIB por país de ALC (%), 2000

Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.

Gráfico 1.3. Relación capital social total/PIB por país de ALC (%), 2010

Gráfico 1.3. Relación capital social total/PIB por país de ALC (%), 2010

Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.

Gráfico 1.4. Relación capital social total/PIB por país de ALC (%), 2015

Gráfico 1.4. Relación capital social total/PIB por país de ALC (%), 2015

Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.

15Los gráficos 2.1-2.4 confirman que el capital público es responsable de la tasa relativamente baja de capital social/PIB en la región de ALC. En 2015, solo cinco países de la región (Barbados, Venezuela, Ecuador, Haití y México) tuvieron una relación capital público/PIB superior al promedio de los países en vías de desarrollo (gráfico 2.4). Las tasas de capital público fueron especialmente bajas en dos de las tres principales economías de la región (Argentina y Brasil). La mayoría de los países se sitúan bajo el promedio de los países en vías de desarrollo, si bien el promedio de las economías de ALC cuenta con una tasa levemente superior al promedio del grupo de los países en desarrollo.

Gráfico 2.1. Relación capital social público/PIB por país de ALC (%), 1990.

Gráfico 2.1. Relación capital social público/PIB por país de ALC (%), 1990.

Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.

Gráfico 2.2. Relación capital social público/PIB por país de ALC (%), 2000.

Gráfico 2.2. Relación capital social público/PIB por país de ALC (%), 2000.

Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.

Gráfico 2.3. Relación capital social público/PIB por país de ALC (%), 2010.

Gráfico 2.3. Relación capital social público/PIB por país de ALC (%), 2010.

Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.

Gráfico 2.4. Relación capital social público/PIB por país de ALC (%), 2015.

Gráfico 2.4. Relación capital social público/PIB por país de ALC (%), 2015.

Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.

16A nivel regional los flujos de inversión muestran tendencias similares. No obstante, contrariamente al capital social, que en las últimas tres décadas se ha sido reduciendo en ALC, la relación inversión total/PIB ha aumentado, pasando de 14 % a 19 % (cuadro 4). La inversión se incrementó en casi todas las regiones en vías de desarrollo (la única excepción es EOAC, donde esta se contrajo en los años 90) y, a lo largo del período, dicha relación en ALC fue similar a la de las demás regiones. La única excepción es AOP, cuya relación inversión total/PIB para 2015 fue dos veces mayor que la de ALC.

Cuadro 4. Relación inversión total/PIB (%)

Región

1990

2000

2010

2015

Media

AOP

22

26

36

37

EOAC

23

14

15

ALC

14

17

19

19

OMAN

13

13

20

19

AM

16

17

24

22

AS

12

13

18

18

Mediana

AOP

18

20

22

24

EOAC

13

13

16

18

ALC

14

16

18

20

OMAN

18

14

21

20

AM

14

15

18

19

AS

13

13

18

19

Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI, donde el capital social y el PIB se miden en 2000 dólares PPA.

Cuadro 5. Relación inversión pública/PIB (%)

Región

1990

2000

2010

2015

AOP

9

14

14

11

EOAC

3

2

3

3

ALC

4

3

4

4

OMAN

5

4

8

7

AM

6

5

6

4

AS

4

4

5

5

AOP

6

6

7

6

EOAC

2

3

3

4

ALC

3

3

4

4

OMAN

5

3

6

5

AM

6

4

4

5

AS

4

4

5

6

Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI, donde el capital social y el PIB se miden en 2000 dólares PPA.

Cuadro 6. Relación inversión privada/PIB (%)

Región

1990

2000

2010

2015

Media

AOP

13

12

22

26

EOAC

19

10

11

12

ALC

10

14

15

15

OMAN

8

9

11

11

AM

10

12

18

18

AS

9

9

12

13

Mediana

AOP

14

13

15

17

EOAC

10

10

11

13

ALC

9

13

13

15

OMAN

7

8

12

12

AM

8

12

14

15

AS

8

8

13

12

Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI, donde el capital social y el PIB se miden en 2000 dólares PPA.

Cuadro 7. Inversión pública/inversión total (%)

Región

1990

2000

2010

2015

Media

AOP

40

53

39

29

EOAC

15

20

21

21

ALC

30

18

21

20

OMAN

40

32

43

40

AM

39

27

25

20

AS

29

30

30

28

Mediana

AOP

32

31

33

25

EOAC

19

20

22

22

ALC

19

20

21

20

OMAN

29

23

29

23

AM

40

28

22

24

AS

31

31

29

31

Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI, donde el capital social y el PIB se miden en 2000 dólares PPA.

17En materia del coeficiente de inversión pública en el PIB, las proporciones se mantuvieron relativamente estables durante el período analizado, siendo ALC la región con la segunda más baja relación inversión pública/PIB (después de EOAC, cuadro 5). La proporción de inversión privada respecto al PIB aumentó a lo largo del período, pasando de 10 % en 1990 a 15 % en 2015 (cuadro 6), lo que confirma que la inversión privada ocasionó el aumento de la inversión total. Los países de características medias en ALC presentan una relación inversión privada/PIB similar a la de las demás regiones. La excepción es nuevamente AOP, donde la relación inversión privada/PIB es 11 puntos porcentuales superior que en ALC (lo que corresponde a 60 % de la proporción de inversión en ALC).

18En 2015, en todos los países de ALC excepto cinco (Panamá, Bahamas, Barbados, Haití y Surinam) se observó una relación inversión total/PIB inferior al promedio de los países en vías de desarrollo de cerca de 20 % del PIB (línea azul en la gráfico 3.4).

Gráfico 3.1. Relación inversión total/PIB por país de ALC (%), 1990.

Gráfico 3.1. Relación inversión total/PIB por país de ALC (%), 1990.

Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.

Gráfico 3.2. Relación inversión total/PIB por país de ALC (%), 2000.

Gráfico 3.2. Relación inversión total/PIB por país de ALC (%), 2000.

Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.

Gráfico 3.3. Relación inversión total/PIB por país de ALC (%), 2010.

Gráfico 3.3. Relación inversión total/PIB por país de ALC (%), 2010.

Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.

Gráfico 3.4. Relación inversión total/PIB por país de ALC (%), 2015.

Gráfico 3.4. Relación inversión total/PIB por país de ALC (%), 2015.

Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.

  • 5 La relación inversión pública/PIB promedio en los países en vías de desarrollo suele ser mayor que (...)

19En lo que se refiere a la proporción inversión pública/PIB, en 2015 solo cinco países de ALC presentaron un proporción por encima del promedio de los países en vías de desarrollo, a saber, Bolivia, Ecuador, Haití, Trinidad y Tobago y Venezuela (gráfico 4.4).5 Guatemala, Bahamas, El Salvador y Brasil se ubicaron en la parte inferior de la distribución con proporciones inferiores al 2 %.

Gráfico 4.1. Relación inversión pública/PIB por país de ALC (%), 1990.

Gráfico 4.1. Relación inversión pública/PIB por país de ALC (%), 1990.

Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.

Gráfico 4.2. Relación inversión pública/PIB por país de ALC (%), 2000.

Gráfico 4.2. Relación inversión pública/PIB por país de ALC (%), 2000.

Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.

Gráfico 4.3. Relación inversión pública/PIB por país de ALC (%), 2010.

Gráfico 4.3. Relación inversión pública/PIB por país de ALC (%), 2010.

Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.

Gráfico 4.4. Relación inversión pública/PIB por país de ALC (%), 2015.

Gráfico 4.4. Relación inversión pública/PIB por país de ALC (%), 2015.

Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.

3. Estimación de los déficits de inversión pública

20En la presente sección realizamos una estimación de los déficits de inversión en América Latina y el Caribe, comparándolos con los de otras regiones en vías de desarrollo. En primer lugar, estimamos la demanda de inversión pública y la comparamos con la inversión actual. Luego, hacemos una proyección de la demanda de inversión futura y la comparamos con un referente de statu quo. Nuestro enfoque se fundamenta en las metodologías de Fay (2000) y de Ruiz-Nuñez y Wei (2015). Inicialmente estos autores estiman la demanda de diferentes tipos de infraestructuras a través del cálculo de la regresión de las reservas de infraestructura existente en función de las reservas de infraestructura retardada, el PIB per cápita, la composición sectorial del PIB y un conjunto de efectos fijos por país. Luego, emplean el crecimiento previsto del PIB per cápita para calcular la demanda futura de infraestructura en cada país y le otorgan un valor monetario (en dólares), basándose en una estimación del costo de producción de distintos proyectos de infraestructura. La estrategia que hemos utilizado es similar, aunque reconocemos que la metodología existente comporta tres aspectos problemáticos.

  • 6 Ruiz-Nuñez y Wei (2015) realizan estimaciones de modelos para: abonados al servicio telefónico por (...)

21En primer lugar, el cálculo de ecuaciones de demanda independientes para los distintos tipos de infraestructuras hace que se pase por alto su carácter complementario. Además, los fondos públicos son un bien fungible, por lo que los gobiernos deben afrontar restricciones presupuestarias y hacer concesiones. La decisión de invertir en un cierto tipo de infraestructura pública requiere de una evaluación de sus costos de oportunidad con respecto a otros tipos de gastos públicos o por lo menos respecto de proyectos de inversión alternativos. Además, desde el punto de vista metodológico resulta complicado respaldar el valor monetario de la demanda de inversión a partir de regresiones que no incluyen el valor monetario de la inversión en infraestructura.6 Asimismo, los datos disponibles son limitados. En consecuencia, las previsiones de demanda de distintos tipos de infraestructura se basan en muestras distintas. Por ejemplo, de acuerdo con Ruiz-Nuñez y Wei (2015), 96 países (de un total de 926 observaciones) disponen de datos sobre la capacidad de producción de electricidad, pero solo 57 países (de 107 observaciones) poseen datos sobre infraestructura portuaria.

22En segundo lugar, los ejercicios empíricos existentes se basan en hipótesis de statu quo, dado que suponen que el crecimiento futuro es igual al crecimiento previsto. Así, estos no consideran la posibilidad de que los países traten de alcanzar ciertos objetivos de desarrollo que puedan requerir más inversión pública. Por último, la estimación de un modelo de efectos fijos frente una variable dependiente retardada produce problemas econométricos. Existe también un problema de endogeneidad, puesto que no queda claro si las estimaciones de Ruiz-Nuñez y Wei (2015) reflejan los efectos de la oferta o de la demanda.

23Para abordar el primer problema, en lugar de calcular ecuaciones para distintos tipos de infraestructura nos centramos en la inversión total del sector público. Esta estrategia nos permitió usar los datos de 156 países, ofreciendo pronósticos directos respecto a la relación inversión/PIB que son convertibles fácilmente a valores en dólares utilizando los datos del PIB. Luego calculamos los déficits de inversión mediante la comparación entre la demanda de inversión estimada y la inversión realizada.

24Tratamos el segundo aspecto problemático estimando la correlación condicional entre la inversión pública y un índice de pobreza extrema. Posteriormente utilizamos la meta de los ODS para calcular la cantidad de inversión pública necesaria para colmar el déficit entre el valor actual de la pobreza extrema y el objetivo de los ODS. Por último, añadimos esta cantidad a la demanda de inversión estimada mencionada anteriormente.

25Si bien no nos es posible resolver por completo el problema de endogeneidad, empleamos el estimador GMM de sistema estándar de Arellano y Bover (1995) y Blundell y Bond (1998) para abordar los problemas que provoca la presencia conjunta de los efectos fijos de país y una variable dependiente retardada. En ciertas condiciones, estos estimadores también permiten reducir el problema de endogeneidad. En el Anexo A se puede consultar una discusión sobre la probabilidad de que nuestros cálculos estén sobreestimados.

3.1 Base de referencia

26Comencemos por una ecuación sobre demanda de inversión básica:

Ic,t = ac + a t + β1Ic,t,-1 + β2 ln(yc,t) + β3 ln(Ac,t) + β4 ln(Mc,t) + εc,t

(1)

  • 7 Los efectos fijos de año controlan las perturbaciones comunes. Si los excluimos, los resultados son (...)

27donde Ic,t es la inversión pública dividida por el PIB del país c en el momento t, yc,t es el PIB per cápita, Ac,t es la cuota de la agricultura en el PIB, Mc,t es la cuota de la industria en el PIB, ac es un efecto fijo de país, at es un efecto fijo de año, y εc,t es un término de error i.i.d.7 Cada observación representa un promedio para un período de cinco años (1990-1994, 1995-1999, 2000-2004, 2004-2009, 2010-2014). En principio, disponemos de cinco observaciones por país. No obstante, como la ecuación está estimada en primeras diferencias, solo utilizamos cuatro observaciones por país. A fin de controlar el efecto espurio eventual de los valores atípicos, winzorisamos todas las variables al 2 %.

28El cuadro 8 muestra los resultados de nuestra estimación de referencia para una muestra de países con mercados emergentes y en desarrollo (125 países y 466 observaciones), como también para una muestra de países avanzados y en vías de desarrollo (156 países y 581 observaciones). Las estimaciones de ambas muestras son muy parecidas y no difieren entre sí desde el punto de vista estadístico, salvo por el PIB per cápita, cuyo coeficiente es estadísticamente inferior en la muestra completa. Es por ello que en el resto de este artículo nos limitamos a trabajar con las estimaciones de la muestra de los países emergentes y en desarrollo.

29Las estimaciones sugieren que a medida que los países crecen en términos de PIB per cápita, necesitan menos inversión pública por unidad de PIB. Las estimaciones de puntos sugieren que un aumento de 1 % del PIB per cápita conlleva un reducción de cerca del 0,4 % del PIB en la demanda de inversión pública. Las estimaciones de puntos indican, además, que a medida que los países se desplazan de la agricultura y la industria a los servicios, requieren de más inversión pública. La transformación estructural que entraña el paso de la agricultura a los servicios parece requerir de niveles superiores de inversión pública que el paso de la industria a los servicios. Con todo, la diferencia entre los coeficientes de las cuotas de la agricultura y la industria no es sustancial desde el punto de vista estadístico.

  • 8 Si ejecutamos la misma especificación en una muestra de países desarrollados (31 países y 115 obser (...)

30El panel inferior del cuadro muestra que nuestro modelo cumple con las pruebas de especificación estándar. Concretamente, las pruebas de Sargan no rechazan las restricciones de sobreidentificación y, por su parte, las pruebas de autocorrelación de Arellano y Bond satisfacen el supuesto de autocorrelación significativo desde el punto de vista estadístico de primer orden y no la autocorrelación de segundo orden.8

31A continuación usamos las estimaciones de la primera columna del cuadro 8 (la muestra de países con mercados emergentes y en desarrollo) para calcular los déficits de inversión específicos de cada país según lo reflejan los efectos fijos de país:

32DÉFICITc = ac

Cuadro 8. Ecuación de la demanda de inversión

(1)

(2)

Retardo de inversión pública/PIB

0,319**

0,293**

(2,03)

(2,11)

ln(PIB per cápita)

-0,426**

-0,536***

(-2,46)

(-4,17)

Agricultura/PIB

-0,070***

-0,072***

(-3,60)

(-4,42)

Industria/PIB

-0,099***

-0,085***

(-5,73)

(-6,15)

Muestra

En desarrollo

Todos

EF país

Y

Y

EF año

Y

Y

Observaciones

466

581

Número de países

125

156

Estad. de Sargan

2,177

3,187

Valor p de Sargan

0,537

0,364

Test de Arellano–Bond para AR(1)

-2,564

-2,697

Test de Arellano–Bond para AR(1) valor p

0,010

0,007

Test de Arellano–Bond para AR(2)

-0,233

-0,660

Test de Arellano–Bond para AR(2) valor p

0,816

0,509

Estadísticas z en paréntesis *** p<0,01, ** p<0,05, * p<0,1

Fuente: cálculo de los autores.

  • 9 Dado que la ecuación de demanda se estima en primeras diferencias, los efectos fijos no pueden recu (...)

33Nótese que por interpretación, E(DÉFICITc).9 Así, nuestra estimación del déficit no mide el déficit absoluto, sino el déficit de inversión relativo. Por interpretación, ciertos países tendrán un déficit de inversión positivo y otros, uno negativo. El cuadro 9 indica estos déficits de inversión relativos medidos tanto en porcentaje del PIB como en dólares estadounidenses.

Cuadro 9. Demanda y déficits de inversión pública, 2015

Región

Demanda de inversión

(% PIB)

Inversión realizada (% PIB)

Déficit

(% PIB)

Demanda de inversión

(mil millones de dólares)

Inversión realizada (mil millones de dólares)

Déficit

(mil millones de dólares)

AOP

7,7

13,2

-5,5

799

Loretinha2020-02-03T23:40:00L1367

-567

EOAC

6,0

2,9

3,1

257

125

131

ALC

6,7

3,6

3,1

366

197

169

OMAN

7,4

6,4

1,0

131

114

17

AM

6,9

5,4

1,5

159

123

35

AS

6,9

4,4

2,5

100

63

37

Fuente: cálculo de los autores.

34La región AOP tiene un déficit de inversión negativo (lo que sugiere que en esta región existe una sobreinversión por parte del sector público) y todas las demás regiones muestran un déficit positivo (gráfico 5). ALC y EOAC presentan el déficit más elevado, tanto como proporción del PIB como en términos de dólares estadounidenses. El déficit representa 3,1 % del PIB en cada región, lo que equivale a 169 mil millones de dólares en el caso de ALC y de 131 mil millones para EOAC. En AS, el déficit de inversión pública representa 2,5 % del PIB o 37 mil millones de dólares; en Asia meridional, 1,5 % del PIB o 35 mil millones de dólares, mientras que en OMAN representa 1 % del PIB o 17 mil millones de dólares. En el otro extremo del espectro, en Asia Oriental, la sobreinversión pública se estima en 5,5 % del PIB o 567 mil millones de dólares.

Gráfico 5. Inversión pública realizada y déficit de inversión pública (% del PIB).

Gráfico 5. Inversión pública realizada y déficit de inversión pública (% del PIB).

Fuente: cálculo de los autores.

  • 10 Cabe señalar también que los datos recientes de Venezuela son de deficiente calidad, lo que puede o (...)

35Barbados, Trinidad y Tobago y Venezuela muestran un déficit de inversión negativo (gráfico 6). Uno de estos valores atípicos es un país pequeño con altos ingresos y los otros dos son importantes productores de petróleo y gas con altas tasas de inversión pública.10 Todos los demás países tienen déficits de inversión positivos y a menudo elevados. En 16 países el déficit es superior al 2 % del PIB. En Chile, Brasil y las Bahamas el déficit es igual o superior al 4 % del PIB.

Gráfico 6. Déficits de inversión pública en ALC (% del PIB).

Gráfico 6. Déficits de inversión pública en ALC (% del PIB).

Fuente: cálculo de los autores. Un déficit positivo implica subinversión.

3.2 Proyecciones del déficit de inversión

36Realizamos un pronóstico de las necesidades de inversión futuras con base en los parámetros estimados de la ecuación (1) y en proyecciones de crecimiento del PIB, así como en las cuotas de la agricultura y la industria en el PIB. Para ello utilizamos las previsiones de PIB de las Perspectivas de la Economía Mundial del FMI hasta el año 2022. En lo que respecta al período 2022-2030, utilizamos las previsiones de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) (disponibles respecto de los países miembros de la OCDE, Rusia y China) para estimar el PIB de los países no pertenecientes a la OCDE. Comenzamos concretamente por una estimación de las correlaciones nacionales entre el crecimiento del PIB per cápita en los países en vías de desarrollo y el crecimiento del PIB per cápita en los EE. UU., Rusia y China. Después usamos estas correlaciones y las previsiones de la OCDE para prever el PIB per cápita en los países no pertenecientes a la OCDE. La previsión de las cuotas de la agricultura y la industria en el PIB se realizan empleando la tendencia observada en el período 2010-2014.

Cuadro 10. Demanda estimada de inversión pública, 2022

Demanda estimada

Statu quo

Porcentaje del PIB

Mil millones de dólares

Porcentaje del PIB

Déficit (porcentaje del PIB)

Déficit (mil millones de dólares)

AOP

6,3

1,472

13,2

-6,9

-1,613

EOAC

7,3

461

2,9

4,4

278

ALC

7,7

578

3,6

4,1

308

OMAN

8,5

227

6,4

2,1

56

AM

7,2

352

5,4

1,8

88

AS

7,9

201

4,4

3,5

89

Fuente: cálculo de los autores.

37El cuadro 10 muestra que para el año 2022, la demanda anual de inversión pública en los países de ALC se incrementará, pasando de su nivel actual de 6,7 % del PIB (equivalente a 366 mil millones de dólares) a 7,7 % del PIB (o 578 mil millones de dólares). Este aumento se debe principalmente a una transformación estructural. El aumento proyectado del PIB per cápita podría reducir la demanda de inversión pública, sin embargo, a medida que la economía se aparta de la agricultura y la industria, desplazándose hacia los servicios, se prevé que la demanda de inversión pública se incremente.

38Si suponemos una hipótesis de statu quo en la cual la inversión pública se mantiene en su nivel de 2015, de 3,6 % del PIB, el déficit de inversión pública previsto en 2022 en ALC alcanzaría el 4,1 % del PIB. Esto implica que el déficit anual de inversión pública debería aumentar, pasando de 169 mil millones de dólares estimados para 2015 (cuadro 9) a 308 mil millones de dólares para 2022. Este gran aumento se explica por el aumento de 1 punto porcentual en la proporción estimada de la demanda de inversión pública en el PIB, como también por el aumento previsto del PIB para el año 2022.

Cuadro 11. Demanda de inversión pública, 2030

Demanda estimada

Statu quo

% PIB

Mil millones de dólares

% PIB

Déficit (% PIB)

Déficit (mil millones de dólares)

AOP

5,5

1,927

13,2

-7,7

-2699

EOAC

7,4

814

2,9

4,5

495

ALC

8,0

911

3,6

4,4

501

OMAN

8,2

333

6,4

1,8

73

AM

7,2

532

5,4

1,8

133

AS

8,2

328

4,4

3,8

152

Fuente: cálculo de los autores.

39Estimaciones de más largo plazo calculadas utilizando el mismo enfoque, pero obteniendo las proyecciones del PIB per cápita por medio de la metodología que se explicó anteriormente, sugieren que la demanda de inversión pública en ALC alcanzará el 8 % del PIB o 911 mil millones de dólares en 2030 (cuadro 11). Con una hipótesis de inversión pública de statu quo que representa una tasa de inversión del 3,6 % del PIB –como ocurrió el año 2015–, el déficit anual de inversión pública alcanzaría el 4,4 % del PIB en 2030 (501 mil millones de dólares). Esto es casi tres veces superior al déficit de inversión pública actual, de 169 mil millones de dólares.

4. La inversión pública y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

  • 11 De contarse con más datos, sería posible aplicar el mismo enfoque a una cantidad de indicadores may (...)
  • 12 De aquí a 2030, poner fin a las muertes evitables de recién nacidos y de niños menores de cinco año (...)
  • 13 De aquí a 2030, asegurar que todas las niñas y todos los niños terminen la enseñanza primaria y sec (...)

40Hasta el momento hemos estimado la demanda de inversión y los déficits de inversión empleando datos actuales y previstos sobre el crecimiento del PIB y la estructura económica, sin considerar, sin embargo, la posibilidad de que los países tengan metas específicas tales como los ODS. En esta sección proponemos una metodología para estimar el nivel de inversión pública necesaria para alcanzar algunos de estos objetivos. Utilizamos la primera meta del primer ODS: la erradicación de la pobreza extrema (es decir, las personas cuyo ingreso es inferior a 1,25 dólares PPA por día).11 Luego incluimos dos ODS adicionales y calculamos el déficit de inversión pública adicional relacionado con el logro de la reducción de la mortalidad de los niños menores de cinco años a 25 por cada 1.000 vidas12 y la finalización de la educación secundaria para todas las niñas y los niños.13

  • 14 El PIB per cápita presenta una correlación negativa con el índice de pobreza, en tanto que las prop (...)

41En primer lugar, estimamos el impacto de la inversión pública en el índice de pobreza. El cuadro 12 muestra que al controlar tanto los efectos fijos de país y año, como el PIB per cápita y la cuota de la agricultura y la industria en el PIB, la inversión pública se correlaciona negativamente con el índice de pobreza.14 Si interpretamos estas correlaciones como correlaciones causales (lo que sin duda es un supuesto fuerte), podemos utilizar las estimaciones del cuadro 14 para respaldar la cantidad de inversión necesaria para alcanzar una meta de pobreza determinada, controlando al mismo tiempo los aumentos previstos en el PIB per cápita y los cambios en las cuotas de la agricultura y la industria.

42Ilustremos este procedimiento con un ejemplo. Consideremos el caso de un país con una tasa de pobreza del 9 % (lo que es cercano al promedio de ALC en el período 2010-2014). La primera meta del primer ODS es “Para 2030, erradicar la pobreza extrema para todas las personas en el mundo, actualmente medida por un ingreso por persona inferior a 1,25 dólares de los Estados Unidos por día”. Las estimaciones del cuadro 12 muestran que al controlar el PIB per cápita, un aumento de 1 punto porcentual en la relación inversión pública/PIB conlleva una diminución de la pobreza de 0,8 puntos porcentuales. Estas muestran además que al controlar la relación inversión pública/PIB, un aumento de 1 % del PIB per cápita produce una reducción de la pobreza de 15 puntos porcentuales. Ignoremos los cambios en las proporciones de valor agregado de la agricultura y de la industria en el PIB, los cuales son estadísticamente insignificantes. Suponiendo que se prevé un aumento del PIB per cápita de un país determinado de 50 % para el año 2030, entonces podemos pronosticar que ello reducirá la tasa de pobreza en 7,5 puntos porcentuales. Para erradicar por completo la pobreza necesitamos una reducción adicional de 1,5 puntos porcentuales, lo que se puede conseguir mediante un aumento de la relación inversión pública/PIB de 1,9 puntos porcentuales (1,5/0,8=1,9). Entonces podemos añadir estos 1,9 puntos porcentuales de inversión pública adicional necesaria para erradicar la pobreza a la demanda de inversión prevista para 2030 en el cuadro 13. Así, si el país en cuestión contaba con una demanda de inversión pública de 8 puntos porcentuales, el logro de este ODS específico llevaría la demanda de inversión prevista para 2030 a 9,9 % del PIB.

Cuadro 12. Inversión pública y primer ODS

Variable dependiente: índice de pobreza (%)

Inversión pública/PIB

-0,818***

(-3,041)

ln(PIB per cápita)

-15,106***

(-5,635)

Agricultura/PIB

0,134

(0,811)

Industria/PIB

-0,076

(-0,366)

EF país

Y

EF año

Y

Observaciónes

255

Estadísticas t en paréntesis *** p<0,01, ** p<0,05, * p<0,1

43Las estimaciones del cuadro 12 suponen una relación lineal entre la inversión pública y la pobreza. Dado que en el caso de la reducción de la pobreza, una inversión pública creciente puede producir una reducción del rendimiento, incorporamos el término al cuadrado de la inversión pública en la regresión consignada en el cuadro 12. El coeficiente del término al cuadrado es positivo, lo que sugiere que puede producirse una disminución del rendimiento en la inversión pública, aunque esto no es estadísticamente distinto de cero. Por tanto, decidimos utilizar la especificación lineal del cuadro 12 para calcular la inversión pública necesaria para alcanzar este primer ODS.

44El cuadro 13 presenta las estimaciones de demanda de inversión pública por región cuando incluimos la inversión pública necesaria para alcanzar la meta de la erradicación de la pobreza extrema en la demanda de inversión prevista para 2030 (cuadro 11). Cuando incluimos la demanda de inversión pública necesaria para alcanzar el objetivo de erradicar la pobreza extrema, obtenemos que ALC enfrentará un aumento de la demanda de inversión pública de 8% (cuadro 11) a 10,6 % del PIB. Si la proporción de la inversión pública en el PIB se mantiene en su nivel de 2015 de 3,6 % del PIB, entonces el déficit de inversión pública asciende a 7 % del PIB (798 mil millones de dólares). Este valor es considerablemente superior al 4,4 % del PIB (501 mil millones de dólares) previsto para 2030 en el cuadro 13, en el cual no se incluyó esta meta específica de los ODS.

Cuadro 13. Demanda de inversión pública, incluida la erradicación de la pobreza extrema (ODS 1)

Demanda estimada

(porcentaje del PIB)

Inversión de statu quo

(porcentaje del PIB)

Déficit de statu quo (porcentaje del PIB)

Déficit de statu quo (mil millones de dólares)

AOP

18,3

13,2

5,0

1759

EOAC

7,5

2,9

4,5

497

ALC

10,6

3,6

7,0

798

OMAN

8,3

6,4

1,9

77

AM

29,2

5,4

23,8

1762

AS

47,2

4,4

42,8

1712

Fuente: cálculo de los autores.

45Para erradicar la pobreza extrema en ALC será necesario un importante aumento de la inversión pública a pesar del aumento del PIB per cápita previsto, el cual contribuye considerablemente a la reducción de la pobreza, tal como se aprecia en el cuadro 14. Esto implica que el objetivo de la erradicación de la pobreza no se conseguirá basándose simplemente en el crecimiento del PIB per cápita, sino que requerirá igualmente un incremento de la inversión pública.

46El aumento de la inversión pública que se requiere en ALC es menor que en regiones como Asia meridional o África subsahariana. Esto se debe a que la pobreza extrema en ALC no es tan alta. El promedio del período 2010-2014 respecto a los países de ALC es inferior al 9 % y es del 6 % si excluimos a Haití, lo que representa un nivel inferior al promedio de todos los países con mercados emergentes y en desarrollo (20 %). En África subsahariana la tasa de pobreza es cercana al 50 % y la erradicación de la pobreza extrema requerirá un aumento mucho mayor de la inversión pública. En este caso, el déficit de inversión aumenta de 3,8 % (cuadro 11) a 42,8 % del PIB (cuadro 13). Otra región que experimenta un aumento considerable del déficit de inversión pública es Asia meridional, donde este pasa de 1,8 a 23,8 % del PIB.

47El logro de otros ODS en América Latina también puede suponer un aumento importante de la inversión pública. Realizamos una estimación del impacto de la inversión pública respecto a otros dos ODS: los índices de mortalidad de los niños menores de cinco años y de finalización de la enseñanza secundaria de primer ciclo. El cuadro 14 muestra los resultados de regresión. La primera columna reproduce los resultados de los índices de pobreza, la segunda, de los índices de mortalidad y la tercera, de los índices de finalización de la enseñanza secundaria de primer ciclo.

Cuadro 14. Inversión pública y ODS

Variables dependientes:

(1)

(2)

(3)

Índice

de pobreza, %

Índice

de mortalidad, %

Índice de finalización de la enseñanza

(secundaria de primer ciclo)

Inversión pública/PIB

-0,818***

-1,771***

0,436**

(-3,041)

(-5,239)

(2,056)

Ln(PIB per cápita)

-15,106***

-24,570***

16,896***

(-5,635)

(-5,664)

(5,783)

Agricultura/PIB

0,134

1,181***

-0,252

(0,811)

(4,778)

(-1,519)

Industria/PIB

-0,076

0,963***

-0,586***

(-0,366)

(2,956)

(-2,794)

EF país

Y

Y

Y

EF año

Y

Y

Y

Observaciones

255

468

382

R-cuadrado

0,394

0,396

0,340

Número de id

103

124

121

Estadísticas t en paréntesis *** p<0,01, ** p<0,05, * p<0,1

Fuente: cálculo de los autores.

48Como se esperaba, los aumentos en la relación entre inversión pública y PIB están correlacionados con las reducciones del índice de mortalidad y los aumentos del índice de finalización de la enseñanza secundaria de primer ciclo. Un aumento del 1 % en la inversión pública conlleva un punto porcentual de 0,18 de reducción en el índice de mortalidad y de 0,4 de aumento del índice de finalización de la enseñanza secundaria de primer ciclo.

49A fin de calcular la inversión pública adicional necesaria para alcanzar estos dos objetivos adicionales, calculamos, igual que antes, la inversión necesaria para alcanzar cada uno de los tres objetivos (pobreza extrema, mortalidad de menores de cinco años y finalización de la enseñanza secundaria de primer ciclo) para 2030 y luego tomamos la inversión máxima necesaria. Si en ALC la inversión pública como cuota del PIB permanece en su nivel de 2015 de 3,6 % del PIB, el logro de las tres metas se traduciría en un déficit de inversión pública sorprendente de 12,4 % del PIB (1.406 millones de dólares) (cuadro 15).

Cuadro 15. Demanda de inversión pública y logro de tres metas de los ODS

Demanda estimada

(porcentaje del PIB)

Inversión de statu quo (porcentaje del PIB)

Déficit de statu quo (porcentaje del PIB)

Déficit de statu quo (mil millones de dólares)

AOP

18,9

13,2

5,7

1983

EOAC

10,9

2,9

7,9

874

ALC

16,0

3,6

12,4

1406

OMAN

17,5

6,4

11,1

450

AM

39,6

5,4

34,2

2534

AS

62,8

4,4

58,4

2337

Fuente: cálculo de los autores.

50El aumento de la inversión pública que se requiere para conseguir las tres metas de los ODS en ALC (12,4 % del PIB) es mucho mayor que el aumento necesario para alcanzar solo la meta relativa a la pobreza (7 % del PIB). Esto está determinado principalmente por la inversión pública necesaria para conseguir la meta relativa a la mortalidad infantil, como se puede apreciar en los cuadros anexos que presentan la inversión pública necesaria para 2030 si las metas relativas a la mortalidad y la finalización de la enseñanza secundaria se alcanzaran por separado. La inversión pública necesaria para alcanzar la reducción de la mortalidad infantil definida está determinando los resultados, ya que el rendimiento de la inversión pública en el logro de la meta relativa a la mortalidad infantil es inferior que en el de meta de finalización de la enseñanza secundaria. Esto se debe en parte al hecho de que la meta de la mortalidad infantil se encuentra más lejos de su nivel actual que lo que ocurre con la finalización de la enseñanza secundaria o la pobreza. Es posible realizar un ejercicio similar en relación con otras metas de los ODS siempre que se disponga de indicadores cuantitativos para evaluar el déficit.

5. Corrección del déficit de inversión

51En las secciones anteriores se mostró que en 2015, América Latina y el Caribe tenían un déficit de inversión equivalente al 3,1 % del PIB de la región y que para subsanar este déficit se requeriría de un aumento de la inversión de unos 170 mil millones de dólares anuales. Las proyecciones para el año 2030 indican que este déficit alcanzará el 4,4 % del PIB de la región y que para subsanarlo se necesitará una inversión adicional de más de 500 mil millones de dólares por año: el déficit de inversión acumulativo para el período 2015-2030 es cercano a los 5 billones de dólares. En esta cantidad no se incluye el incremento de inversión necesario para alcanzar los ODS. Un ejercicio simple muestra que el logro de una de las metas menos ambiciosas (desde un punto de vista regional), aumentaría el déficit de 2030 en más de 20 mil millones de dólares, llevando el déficit acumulativo del período 2015-2030 a los 5,1 billones de dólares.

52Con el propósito de evaluar los efectos de este incremento necesario de la inversión pública en la sostenibilidad externa y fiscal, llevamos a cabo dos ejercicios simples. Primeramente, partimos de la hipótesis de que los países poseen índices de ahorro e inversión privada constantes. Dado que la balanza por cuenta corriente es igual al ahorro total menos la inversión privada y pública, calculamos las repercusiones para la cuenta corriente de subsanar el déficit de inversión restándole a la balanza por cuenta corriente del país (utilizando el promedio de 2010-2014) el déficit de inversión nacional de 2015.

53Las barras azules en el gráfico 7 miden el balance de la cuenta en divisas promedio del período 2010-2014 y las barras rojas equivalen a las barras azules menos el déficit de inversión que se presenta en el gráfico 6. Observamos que, en igualdad de condiciones, son cuatro los países que, para subsanar el déficit de inversión, necesitarían un déficit por cuenta corriente igual o superior al 10 % del PIB. Para otros 12 países (entre los que se cuentan las seis principales economías de la región), subsanar el déficit de inversión requeriría de un déficit por cuenta corriente superior al 4 % del PIB.

Gráfico 7. Déficits de inversión y balanza por cuenta corriente (% del PIB).

Gráfico 7. Déficits de inversión y balanza por cuenta corriente (% del PIB).

Fuente: cálculo de los autores e Indicadores del Desarrollo Mundial del Banco Mundial.

54Estas son estimaciones breves que se basan en un supuesto de igualdad de condiciones y en proyecciones de largo plazo, y que distan mucho de estar exentas de problemas, pero que, a pesar de ello, dan una idea de la magnitud del problema abordado. Cabe señalar además que sería necesario que estas cuentas corrientes de gran tamaño se mantuvieran por un período de tiempo prolongado (según nuestras estimaciones, 15 años). Cavallo, Eichengreen y Panizza (2017) muestran que frecuentemente, los déficits de cuenta corriente elevados y prolongados conducen a crisis financieras y a alta volatilidad, así como a un crecimiento económico por debajo de la media. En consecuencia, un incremento sistemático de la inversión pública requerirá un aumento del índice de ahorro interno (para consultar un debate exhaustivo sobre los índices de ahorro en América Latina y el Caribe, véase Cavallo y Serebrisky (2016)).

55Mediante un experimento similar, podemos analizar las consecuencias fiscales que entraña la corrección del déficit de inversión. Para ello nos basamos concretamente en un supuesto de ingresos y gastos públicos actuales invariables y sustraemos del equilibrio fiscal observado el aumento de inversión pública necesario para corregir el déficit de inversión pública.

56El gráfico 8 muestra los resultados de este ejercicio. Las barras azules grafican el equilibrio fiscal promedio en el período 2010-2014 y las barras rojas son el resultado de las barras azules menos el déficit de inversión representado en el gráfico 6. En igualdad de condiciones, ocho países (entre los que se cuentan Brasil, Argentina, México y Colombia) precisarían tener un déficit fiscal superior al 6 % del PIB para superar su déficit de inversión, en tanto que otros cuatro países necesitarían un déficit fiscal superior al 4 % del PIB.

Gráfico 8. Déficits de inversión y equilibrio fiscal (% del PIB).

Gráfico 8. Déficits de inversión y equilibrio fiscal (% del PIB).

Fuente: cálculo de los autores e Indicadores del Desarrollo Mundial del Banco Mundial.

57Aunque estas estimaciones rápidas no toman en consideración una serie de factores (p. ej., el hecho de que la inversión pública puede tener un efecto positivo tanto en el crecimiento como en el ingreso fiscal), permiten ilustrar las serias repercusiones fiscales que entraña la corrección del déficit de inversión. Para subsanar sus déficits de inversión, las grandes economías latinoamericanas precisarían mantener déficits fiscales sustanciales (que van desde el 7,5 % en Brasil al 3 % en Chile) durante un período de 15 años. El incremento de la inversión pública requerirá no solo de reformas fiscales, sino que también de alianzas entre los sectores público y privado, las cuales permitirían al sector privado financiar algunos proyectos de inversión que tradicionalmente han sido financiados con fondos públicos. Los bancos multilaterales de desarrollo (BMD) pueden ayudar a los países de la región a corregir estos déficits por medio de préstamos y de asesoramiento en materia de políticas. En lo relacionado con el asesoramiento en materia de políticas, estos bancos pueden ayudar a los países a concebir reformas fiscales orientadas a limitar las repercusiones presupuestarias del aumento de la inversión pública y a crear un ambiente propicio para incitar una más amplia participación del sector privado en proyectos de infraestructura. Los BMD pueden además ayudar a los países a elaborar políticas que promuevan el ahorro interno, limitando así los efectos del incremento de la inversión pública en la cuenta corriente (Cavallo y Serebrisky, 2016).

58En materia de financiación, la pregunta es cuál es el impacto que tiene el aumento de los préstamos de los BMD en la rectificación de estos déficits. Para analizar este punto consideramos el ejemplo de los préstamos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Las barras horizontales en los gráficos 9.1 y 9.2 muestran el déficit de inversión pública total en 2015 de algunos países prestatarios del BID y las barras rojas muestran la parte del déficit de inversión que podría cubrirse si el BID duplicara sus desembolsos respecto al promedio de 2010-2014. El gráfico 9.1 muestra que los desembolsos brutos del BID corresponden solo a una pequeña fracción de los déficits de inversión totales de los seis principales países de la región. Sin embargo, en el caso de varios países de pequeño y mediano tamaño, representados en el gráfico 9.2, un incremento de los préstamos del BID podría tener efectos considerables en la reducción del déficit de inversión pública. El gráfico 9.3 muestra que para nueve países, los desembolsos del BID representan más de 20 % del déficit de inversión pública. Un aumento de los créditos del BID podría tener un impacto considerable en la inversión pública de estos países.

Gráfico 9.1. Desembolsos del BID y déficit de inversión (en mil millones de dólares)

Gráfico 9.1. Desembolsos del BID y déficit de inversión (en mil millones de dólares)

Fuente: cálculo de los autores, Indicadores del Desarrollo Mundial del Banco Mundial y datos del BID.

Gráfico 9.2. Desembolsos del BID y déficit de inversión (en mil millones de dólares)

Gráfico 9.2. Desembolsos del BID y déficit de inversión (en mil millones de dólares)

Fuente: cálculo de los autores, Indicadores del Desarrollo Mundial del Banco Mundial y datos del BID.

Gráfico 9.3. Desembolsos del BID y déficit de inversión (en mil millones de dólares)

Gráfico 9.3. Desembolsos del BID y déficit de inversión (en mil millones de dólares)

Fuente: cálculo de los autores, Indicadores del Desarrollo Mundial del Banco Mundial y datos del BID.

59Estos resultado pueden ser interpretados de dos formas. La primera es que dado que los BMD no pueden ejercer una gran influencia en los países de gran tamaño, sus préstamos deberían concentrarse en los países más pequeños. La segunda interpretación posible es que existe una demanda latente importante de préstamos de los BMD. Es de destacar que incluso en países grandes como Colombia y Argentina, si los préstamos del BID se duplicaran, se podría reducir el déficit de inversión pública en aproximadamente un 8 %. Por añadidura, los créditos multilaterales aportarían a la reducción del déficit de inversión gracias a su función catalizadora de la financiación del sector privado.

5.1 Los préstamos multilaterales son más seguros desde el punto de vista del prestatario

60En una economía cerrada la inversión está limitada por el ahorro nacional, en tanto que en una economía abierta existe la posibilidad de aumentar la inversión mediante el aprovechamiento del ahorro extranjero. En teoría, un país pobre con bajos índices de ahorro, pero con buenas perspectivas de crecimiento, puede desarrollar su capital social mediante un déficit por cuenta corriente elevado y sostenido. El acceso al mercado del capital internacional también debería permitir a los países facilitar el gasto público tanto en los buenos como en los malos momentos. De hecho, hay razones justificadas por las que los países pueden desear aumentar la inversión pública en períodos de recesión determinados por la demanda. Una política de este tipo reduciría el costo de generar el capital social de un país (el precio de los factores de producción disminuye durante las recesiones) y facilitaría al mismo tiempo la reactivación al dar un impulso a la demanda interna.

61No obstante, los países con mercados emergentes y en desarrollo cuentan con un acceso precario al financiamiento internacional y, dado que tienden a perder acceso al mercado en períodos de recesión, suelen implementar políticas fiscales procíclicas (Gavin y Perotti, 1997). La inversión pública suele ser la variable de ajuste y la pérdida de acceso a los flujos financieros internacionales puede producir recortes presupuestarios, los cuales, además de profundizar la recesión en el corto plazo, pueden tener repercusiones en el largo plazo, puesto que estos suelen concentrarse en la inversión pública (Easterly, Irwin y Servén, 2008) y en la inversión en infraestructura (Serebrisky et al., 2015).

62Aparte de acelerar la volatilidad de la inversión pública, el acceso precario a los mercados financieros internacionales puede también reducir la voluntad de un país de aumentar su inversión a través de la obtención de préstamos en el extranjero en épocas favorables en que se dispone de financiamiento. Esto ocurre porque los préstamos en el extranjero en un contexto de acceso volátil a la financiación internacional implican un riesgo, tal y como ha sido destacado en la literatura económica en torno a las nociones de pecado original y de interrupción súbita.

  • 15 Debido a estos riesgos, que ocuparon un lugar central en las crisis financieras de los años 1990, u (...)

63La deuda externa se denomina con frecuencia en moneda extranjera (Eichengreen, Hausmann y Panizza, 2007) y el financiamiento de proyectos de inversión internos que no generan ingresos de fuentes extranjeras con endeudamiento en moneda extranjera puede provocar desfases de divisas peligrosos. Otro riesgo que pone de relieve la literatura sobre las interrupciones súbitas (Calvo, Izquierdo y Mejía, 2004; y Cavallo y Frankel, 2008), es que los países que dependen en gran medida de los ahorros externos suelen experimentan fugas repentinas de capital. Estas interrupciones repentinas obligan al país afectado a reducir abruptamente su déficit por cuenta corriente. Este resultado normalmente se obtiene combinando una depreciación del tipo de cambio real y una contracción de las importaciones, las cuales en general van acompañadas de recesión, especialmente en situaciones de endeudamiento en moneda extranjera.15

64En tanto que la mayor parte de los préstamos multilaterales aún se expresan en moneda extranjera (y por tanto, no desaparecen los riesgos relacionados con la existencia de desfases de divisas), los créditos por parte de los bancos multilaterales de desarrollo pueden ser ya sea acíclicos o contracíclicos (Galindo y Panizza, 2017). Por ende, estos resultan más adaptados para financiar proyectos de inversión de largo plazo, ya que no están sujetos a paralizaciones repentinas. En este sentido, los préstamos de bancos multilaterales son una forma más segura de financiamiento que puede desempeñar un papel importante en el aumento de la inversión en los países emergentes y en vías de desarrollo. Cavallo, Eichengreen y Panizza (2017) concluyen que los déficits elevados de cuenta corriente financiados con flujos oficiales son menos susceptibles de terminar en una crisis financiera.

  • 16 Si bien es cierto que cuando los países pierden la posibilidad de obtener financiación de mercado, (...)

65Un elemento desconcertante es que en las épocas de bonanza en que la liquidez es abundante, la mayoría de los países de América Latina prefieren obtener préstamos de mercados financieros, en lugar de recurrir a organismos multilaterales. La explicación corriente de este comportamiento es que cuando la diferencia entre la tasa de interés que cobran los prestamistas oficiales y la que cobran los prestamistas privados es reducida, no merece la pena pagar costes más elevados en términos del cumplimiento de condiciones asociadas a los préstamos oficiales. Este razonamiento parece miope, puesto que no toma en cuenta los costos vinculados a la volatilidad de la financiación de mercado.16 En investigaciones futuras resultaría interesante llevar a cabo una comparación entre los costos totales (tasa de interés + volatilidad) de la financiación de mercado y los costos totales (tasa de interés + cumplimiento de condiciones) de la financiación oficial.

6. Conclusiones

66Este artículo ofrece una metodología simple y transparente para estimar los déficits de inversión pública en los países en vías de desarrollo, así como un análisis detallado de estos déficits en los países de ALC. Elaboramos además una metodología simple para incorporar las metas de los ODS en nuestras estimaciones del déficit de inversión (pobreza, mortalidad infantil y finalización de la enseñanza secundaria de primer ciclo).

67Observamos que en 2015 el déficit de inversión pública total de los países de ALC fue de cerca de 170 mil millones de dólares (3,1 % del PIB de la región) y que para el año 2030, se espera que alcance los 501 mil millones de dólares (4,4 % del PIB de la región). Este aumento es relativamente sorprendente, ya que se espera que el PIB per cápita de la región se incremente durante ese período, lo que en principio debería ocasionar una caída de la inversión pública necesaria. Con todo, el aumento del PIB per cápita irá acompañado de una transformación estructural de las economías de la región, que se reorientan de la agricultura y la industria hacia el sector de los servicios. Este segundo efecto predomina y produce un déficit de inversión pública mayor para el año 2030. Si al déficit previsto para 2030 le añadiéramos la inversión pública necesaria que se requiere para alcanzar los tres ODS analizados, para 2030 el déficit de inversión pública alcanzaría los 1.406 millones de dólares (12,4 % del PIB de la región).

68En la mayor parte de las economías más grandes de la región se observan déficits muy por encima del 2 % del PIB y en 2015, Brasil tuvo un déficit de 4 % del PIB. Al igual que todos los ejercicios de previsión, nuestras estimaciones adolecen de un margen de error considerable y deben ser complementadas con evaluaciones de déficits especializadas en áreas específicas.

69Una investigación futura debería enfocarse en realizar una estimación de los intervalos de confianza de estos pronósticos y en crear límites que tomen en consideración los posibles problemas de endogeneidad relacionados con la metodología descrita en este artículo. También sería interesante situar los déficits de inversión en el lado izquierdo de un análisis de regresión y analizar si las características propias de un país están en correlación con estos déficits. Entre las variables de control se podrían incluir los ahorros privados, el nivel de desarrollo, el saldo presupuestario, la balanza por cuenta corriente, el carácter procíclico de la política fiscal y monetaria y la composición de la deuda pública. Sería asimismo de interés estudiar la relación entre los déficits de inversión y el carácter cíclico del gasto de la inversión pública. Por último, una investigación futura podría ampliar nuestra metodología, aplicándola a otras metas de los ODS.

Anexo

Anexo de datos

70Los datos relativos a la inversión y el capital social provienen del Investment and Capital Stock Dataset (Conjunto de datos sobre inversión y stock de capital) de 2017 del FMI. Este conjunto de datos contiene información exhaustiva y comparable entre los países en materia de inversión pública, privada y total, como también sobre los capitales sociales de todos los países miembros del FMI. Estos flujos y stocks incluyen los proyectos de alianzas público-privadas (APP).

71Nuestro punto de atención central es la inversión pública y el conjunto de datos del FMI ofrece datos comparables a través de 170 países (véase en Pritchett (2000) las razones que explican por qué los datos acerca de los flujos de capital e inversión no necesariamente son comparables entre países). Los datos sobre inversión y capital social se calculan empleando los tipos de cambio de las APP de modo que permitan la comparación entre países. Esto explica que las cifras sobre inversión en el nuevo conjunto de datos del FMI sean algo más elevadas que lo que se observa de costumbre en los países de bajos ingresos.

72Los datos sobre inversión en infraestructura provienen del Global Infrastructure Outlook (Perspectiva de infraestructura mundial), el cual contiene datos sobre infraestructura de cerca de 50 países y abarca los años 2007 a 2015.

73Los datos sobre eficiencia de la inversión en infraestructura proceden del Foro Económico Mundial e incluyen a 170 países entre los años 2006 y 2014.

74El PIB, el PIB per cápita, la información demográfica, y la cuota de valor añadido tanto de la agricultura como de la industria en el PIB provienen de los indicadores de desarrollo mundial de 2017 del Banco Mundial.

75Los datos de previsión del PIB hasta 2022 fueron extraídos de las Perspectivas de la Economía Mundial (WEO, por sus siglas en inglés) del FMI, el cual comprende a 170 países. Para las previsiones del PIB posteriores al año 2002, utilizamos el conjunto de datos de la OCDE, que contiene las previsiones del PIB de sus países miembros (incluidos China y Rusia) hasta 2060.

76Los datos relativos a la pobreza, la mortalidad en los niños menores de cinco años y la finalización de la enseñanza secundaria correspondientes a las metas de los ODS proceden de los Indicadores de Desarrollo Mundial.

Anexo: sesgo de endogeneidad

77Nuestra metodología parte de la base de que en la ecuación (1) mide el efecto causal del PIB per cápita en la inversión. Esto es equivalente a suponer que el PIB per cápita es completamente exógeno y que, por lo tanto, carece de correlación con los valores residuales de la ecuación (1) Sin embargo, es probable que este supuesto no sea válido, ya que la inversión puede tener un efecto positivo en el PIB per cápita (en el modelo de crecimiento neoclásico estándar un aumento de la inversión hace aumentar el ingreso estatal fijo). Consideremos, por ejemplo, un modelo en el cual se calcula la inversión pública (I) por regresión en función del PIB per cápita (Y):

I = a + βY + ε

(2)

78donde a y β son parámetros por determinar y es una perturbación de la inversión pública. En la configuración de la ecuación (2), un valor de negativo indica que los países más ricos necesitan menor inversión pública. Esto es lo que obtenemos cuando calculamos la ecuación (1). Ahora supongamos además que la inversión pública tiene un efecto en el PIB per cápita y que esa relación puede describirse como:

Y = m + kI + v

(3)

79donde y son parámetros por determinar y es una perturbación del PIB per cápita. El parámetro k mide el efecto de la inversión pública en el PIB per cápita y probablemente sea positivo.

80La estimación de MCO (mínimos cuadrados ordinarios) de en la ecuación (2) es


(4)

81y el sesgo de la estimación de MCO es


(5)

82Suponiendo que (lo que se cumple si y tienen signos opuestos) y > 0, la estimación de MCO de está sesgada positivamente. Aunque nuestra estrategia de estimación controla este problema de endogeneidad parcialmente por medio del empleo de valores retardados como instrumentos, cualquier violación de las restricciones de exclusión (y la prueba de Sargan es una condición necesaria pero no suficiente de validez de estas restricciones) producirá probablemente un sesgo positivo en la estimación de Por ende, el valor real de β2 será probablemente inferior a -0,46. En una futura investigación sería interesante crear límites para el valor de β2 y utilizarlos para crear una distribución del déficit de inversión.

Cuadros anexos

Cuadro anexo 1. Demanda de inversión pública, incluida la meta de los ODS sobre mortalidad infantil

Región

Demanda estimada de inversión pública (% PIB)

Inversión de statu quo

(% PIB)

Déficit de inversión de statu quo (% PIB)

AOP

6,1

13,2

-7,1

EOAC

7,9

2,9

5,0

ALC

9,9

3,6

6,3

OMAN

10,5

6,4

4,1

AM

15,3

5,4

9,9

AS

21,5

4,4

17,1

Fuente: cálculo de los autores.

Cuadro anexo 2. Demanda de inversión pública, incluida la meta de los ODS sobre finalización de la enseñanza secundaria

Región

Demanda estimada de inversión pública (% PIB)

Inversión de statu quo

(% PIB)

Déficit de inversión de statu quo

(% PIB)

AOP

6,2

13,2

-7,0

EOAC

7,9

2,9

5,0

ALC

8,6

3,6

5,0

OMAN

8,7

6,4

2,3

AM

8,1

5,4

2,7

AS

9,3

4,4

4,9

Fuente: cálculo de los autores.

Top of page

References

Afonso, A. y M. St. Aubyn (2016) Economic growth and public and private investment returns, Lisbon School of Economics and Management working paper 14 (Lisbon: School of Economics and Management).

Abiad, A., D. Furceri, y P. Topalova (2016) ‘The macroeconomics effects of public investment: Evidence from Advanced Economies’, Journal of Macroeconomics, 50(C), pp. 226-240, DOI: 10.1016/j.jmacro.2016.07.005

Arellano, M. y O. Bover (1995) ‘Another Look at the Instrumental Variable Estimation of Error-Components Models’, Journal of Econometrics. 68, pp. 29-51, DOI: 10.1016/0304-4076(94)01642-D

Blundell, R. y S. Bond (1998) ‘Initial Conditions and Moment Restrictions in Dynamic Panel Data Models’, Journal of Econometrics, 87, pp. 115-143, DOI: 10.1016/S0304-4076(98)00009-8

Bourguignon, F., C. Diaz-Bonilla, y H. Lofgren (2008) Aid, Service Delivery, and the Millennium Development Goals in an Economy-wide Framework, The World Bank Development Economics Prospects Group. Policy Research Paper 4683 (Washington,D.C.: World Bank).

Calvo, G., A. Izquierdo y L.-F. Mejía (2004) On the Empirics of Sudden Stops: The Relevance of Balance-Sheet Effects, Paper presented at the conference “Emerging Markets and Macroeconomic Volatility: Lessons from a Decade of Financial Debacles,” San Francisco, Federal Reserve Bank of San Francisco, United States, Junio 4-5.

Cavallo, E., y J. Frankel (2008) ‘Does Openness to Trade Make Countries More Vulnerable to External Crises, or Less? Using Gravity to Establish Causality’, Journal of International Money and Finance, 27, pp. 1430-1452, DOI: 10.1016/j.jimonfin.2007.10.004

Cavallo, E., B. Eichengreen, y U. Panizza (2017) ‘Can countries rely on foreign saving for investment and economic development?’, Review of World Economy 51, pp. 1-30, , DOI: 10.1007/s10290-017-0301-5

Cavallo, E. y T. Serebrisky (2016) Saving for Development: How Latin America and the Caribbean Can Save More and Better (Basingstoke: Palgrave Macmillian).

Dreger, C. y H.-E. Reimers (2016) ‘Does public investment stimulate private investment? Evidence for the Euro area’, Economic Modelling, 58, pp. 154-158, DOI: 10.1016/j.econmod.2016.05.028

Easterly, W., T. Irwin, y L. Servén (2008) ‘Walking up the Down Escalator: Public Investment and Fiscal Stability’, World Bank Research Observer, 23(1), pp. 37-56.

Eichengreen, B., R. Hausmann, y U. Panizza (2007) ‘Currency Mismatches, Debt Intolerance, and the Original Sin: Why They Are Not the Same and Why It Matters’, in S. Edwards (ed.), Capital Controls and Capital Flows in Emerging Economies: Policies, Practices and Consequences (Chicago: National Bureau of Economic Research, Inc. and Chicago University Press).

Fay, M. (2000) Financing the Future: Infrastructure Needs in Latin America, 2000-05, Policy Research Working Paper 2545 (Washington D.C.: World Bank).

Fay, M. and T. Yepes (2003) Investing in infrastructure: what is needed from 2000 to 2010?, Policy Research Working Paper Series 3102 (Washington D.C.: World Bank).

Galindo, A. y U. Panizza (2017) The Cyclicality of International Public Sector Borrowing in Developing Countries: Does the Lender Matter?, CEPR Discussion Papers 12243 (London: Centre for Economic Policy Research).

Gavin, M. y R. Perotti (1997) ‘Fiscal Policy in Latin America’, in Bernanke and Rotenberg (eds.) NBER Macroeconomics Annual 1997, Vol. 12 (Cambridge, M.A.: NBER), pp. 11-72.

Hausmann, R. y U. Panizza (2011) ‘Redemption or Abstinence? Original Sin, Currency Mismatches and Counter Cyclical Policies in the New Millennium’ Journal of Globalization and Development, 2(1), pp. 1-35, DOI: 10.2202/1948-1837.1127

Pritchett, L. (2000) ‘The tyranny of concepts: CUDIE (Cumulated, Depreciated, Investment Effort) is Not Capital’, Journal of Economic Growth, 5, pp. 361-384, DOI: 10.1023/A:1026551519329

Ruiz-Nuñez, F. y Z. Wei (2015) Infrastructure investment demands in emerging markets and developing economies, Policy Research Working Paper 7414 (Washington D.C.: World Bank).

Schmidt-Traub, G. (2015) Investment Needs to Achieve the Sustainable Development Goals Understanding the Billions and Trillions, SDSN Working Paper (Paris y New York: Sustainable Development Solutions Network)

Schmidt-Traub, G. y J. Sachs (2015) Financing for Sustainable Development: Implementing the SDGs through Effective Investment Strategies and Partnerships, SDSN Working Paper (Paris y New York: Sustainable Development Solutions Network).

Serebrisky, T., A. Suárez-Alemán, D. Margot, y M. Cecilia Ramirez (2015) Financing Infrastructure in Latin America and the Caribbean: How, How much and by Whom? (Washington D.C.: Inter-American Development Bank).

United Nations (UN) (2005) The Millennium Development Goals Report, (New York: United Nations), https://unstats.un.org/unsd/mi/pdf/MDG%20Book.pdfb (accedido el 12 de febrero 2019).

United Nations Department of Public Information (UNDPI) (2008) Achieving the Millennium Development Goals in Africa: Recommendations of the MDG Africa Steering Group, June 2008, https://who.int/pmnch/events/2008/mdgsteeringgrouprecommendations.pdf (accedido el 12 de febrero 2019).

Top of page

Notes

1 Entre estos datos se incluye el porcentaje de inversión pública destinada a alianzas entre el sector público y privado.

2 La inversión pública tiene efectos tanto directos como indirectos en el crecimiento económico. Los primeros se relacionan con la complementariedad entre la inversión pública y privada (Dreger y Reimers, 2016). Algunos autores han observado, no obstante, que la inversión pública excluye a la inversión privada, reemplazándola (Afonso y St. Aubyn, 2016).

3 Entre los países de ALC se incluyen Argentina, Bahamas, Barbados, Belice, Bolivia, Brasil, Chile, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela. Se pueden consultar las fuentes de los datos en el Anexo de datos.

4 Paridad de poder adquisitivo.

5 La relación inversión pública/PIB promedio en los países en vías de desarrollo suele ser mayor que el promedio en los países desarrollados, mientras que respecto a la relación inversión total/PIB, el promedio de los países desarrollados y en vías de desarrollo es similar.

6 Ruiz-Nuñez y Wei (2015) realizan estimaciones de modelos para: abonados al servicio telefónico por 1.000 personas, kilómetros de caminos pavimentados por kilómetro cuadrado de superficie, kilómetros de caminos no pavimentados por kilómetro cuadrado de superficie, kilómetros de ferrocarril por 1.000 personas, kilovatios de capacidad de producción de electricidad instalada per cápita, porcentaje de hogares con acceso a electricidad, porcentaje de hogares con acceso a agua y saneamiento, porcentaje de hogares con acceso a saneamiento y porcentaje de hogares con acceso a tratamiento de aguas residuales.

7 Los efectos fijos de año controlan las perturbaciones comunes. Si los excluimos, los resultados son cualitativamente idénticos y cuantitativamente similares. Podemos introducir otras variables de control a la ecuación (1). Una posible candidata es la variable de calidad de la infraestructura del Foro Económico Mundial, que puede afectar la demanda de inversión pública. El problema con esta variable es que solo está disponible a partir del año 2006, de modo que si tomamos los promedios de cinco años nos quedaríamos con solo dos observaciones por país, lo que no nos permitiría emplear nuestra estrategia de estimación preferida.

8 Si ejecutamos la misma especificación en una muestra de países desarrollados (31 países y 115 observaciones), las pruebas de autocorrelación de Sargan y de Arellano y Bond sugieren que los instrumentos no son válidos. Tampoco queda claro si con un corte transversal tan reducido se satisfacen las condiciones necesarias para que el análisis asintótico sea válido. En nuestra muestra de referencia compuesta por países con mercados emergentes y en desarrollo, realizamos además una especificación en la cual incluimos como regresor la proporción de inversión privada en el PIB. Los resultados son cualitativamente idénticos, y la proporción de inversión privada en el PIB tiene un coeficiente positivo y estadísticamente significativo que sugiere que la inversión privada y pública se complementan entre sí.

9 Dado que la ecuación de demanda se estima en primeras diferencias, los efectos fijos no pueden recuperarse directamente de la ecuación estimada, sino que necesitan obtenerse aplicando las estimaciones de puntos a una ecuación de nivel.

10 Cabe señalar también que los datos recientes de Venezuela son de deficiente calidad, lo que puede ocasionar una inexactitud en las estimaciones del déficit.

11 De contarse con más datos, sería posible aplicar el mismo enfoque a una cantidad de indicadores mayor.

12 De aquí a 2030, poner fin a las muertes evitables de recién nacidos y de niños menores de cinco años, logrando que todos los países intenten reducir la mortalidad de los niños menores de cinco años al menos hasta 25 por cada 1.000 nacidos vivos.

13 De aquí a 2030, asegurar que todas las niñas y todos los niños terminen la enseñanza primaria y secundaria, que ha de ser gratuita, equitativa y de calidad y producir resultados de aprendizaje pertinentes y efectivos.

14 El PIB per cápita presenta una correlación negativa con el índice de pobreza, en tanto que las proporciones de valor añadido de la agricultura y la industria en el PIB no parecen tener un impacto significativo desde el punto de vista estadístico en los índices de pobreza.

15 Debido a estos riesgos, que ocuparon un lugar central en las crisis financieras de los años 1990, un gran número de países de Asia Oriental decidieron implementar políticas orientadas a reducir su exposición neta a la deuda externa. Estas políticas consistían ya sea en pedir menos préstamos o en autoasegurarse mediante la acumulación de grandes reservas en divisas (Hausmann y Panizza, 2011). Esta fue una elección fácil para los países de Asia Oriental, que se caracterizan por tasas de ahorro elevadas y por no precisar de los mercados extranjeros para financiar sus astronómicos índices de inversión. La situación es más difícil para los países latinoamericanos, que se caracterizan por tasas de ahorro bajas.

16 Si bien es cierto que cuando los países pierden la posibilidad de obtener financiación de mercado, estos pueden seguir accediendo a financiamiento por parte de entidades multilaterales, comúnmente dicho proceso es lento y el financiamiento de emergencia suele tener un coste (tanto en términos de tasas de interés como de condiciones) que se añade a las opciones de préstamo habituales. Por añadidura, si los organismos multilaterales no tienen suficiente demanda en los momentos favorables, su balance general de estado constante no crecerá y será difícil de incrementar en momentos de crisis.

Top of page

List of illustrations

Title Gráfico 2.1. Relación capital social público/PIB por país de ALC (%), 1990.
Credits Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-1.png
File image/png, 37k
Title Gráfico 1.2. Relación capital social total/PIB por país de ALC (%), 2000
Credits Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-2.png
File image/png, 34k
Title Gráfico 1.3. Relación capital social total/PIB por país de ALC (%), 2010
Credits Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-3.png
File image/png, 34k
Title Gráfico 1.4. Relación capital social total/PIB por país de ALC (%), 2015
Credits Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-4.png
File image/png, 35k
Title Gráfico 2.2. Relación capital social público/PIB por país de ALC (%), 2000.
Credits Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-5.png
File image/png, 37k
Title Gráfico 2.3. Relación capital social público/PIB por país de ALC (%), 2010.
Credits Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-6.png
File image/png, 37k
Title Gráfico 2.4. Relación capital social público/PIB por país de ALC (%), 2015.
Credits Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-7.png
File image/png, 37k
Title Gráfico 3.1. Relación inversión total/PIB por país de ALC (%), 1990.
Credits Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-8.png
File image/png, 32k
Title Gráfico 3.2. Relación inversión total/PIB por país de ALC (%), 2000.
Credits Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-9.png
File image/png, 33k
Title Gráfico 3.3. Relación inversión total/PIB por país de ALC (%), 2010.
Credits Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-10.png
File image/png, 31k
Title Gráfico 3.4. Relación inversión total/PIB por país de ALC (%), 2015.
Credits Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-11.png
File image/png, 34k
Title Gráfico 4.1. Relación inversión pública/PIB por país de ALC (%), 1990.
Credits Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-12.png
File image/png, 32k
Title Gráfico 4.2. Relación inversión pública/PIB por país de ALC (%), 2000.
Credits Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-13.png
File image/png, 32k
Title Gráfico 4.3. Relación inversión pública/PIB por país de ALC (%), 2010.
Credits Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-14.png
File image/png, 31k
Title Gráfico 4.4. Relación inversión pública/PIB por país de ALC (%), 2015.
Credits Fuente: cálculo de los autores sobre la base del Investment and Capital Stock Dataset del FMI.
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-15.png
File image/png, 32k
Title Gráfico 5. Inversión pública realizada y déficit de inversión pública (% del PIB).
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-16.png
File image/png, 101k
Credits Fuente: cálculo de los autores.
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-17.png
File image/png, 9.2k
Title Gráfico 6. Déficits de inversión pública en ALC (% del PIB).
Credits Fuente: cálculo de los autores. Un déficit positivo implica subinversión.
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-18.png
File image/png, 25k
Title Gráfico 7. Déficits de inversión y balanza por cuenta corriente (% del PIB).
Credits Fuente: cálculo de los autores e Indicadores del Desarrollo Mundial del Banco Mundial.
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-19.png
File image/png, 36k
Title Gráfico 8. Déficits de inversión y equilibrio fiscal (% del PIB).
Credits Fuente: cálculo de los autores e Indicadores del Desarrollo Mundial del Banco Mundial.
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-20.png
File image/png, 33k
Title Gráfico 9.1. Desembolsos del BID y déficit de inversión (en mil millones de dólares)
Credits Fuente: cálculo de los autores, Indicadores del Desarrollo Mundial del Banco Mundial y datos del BID.
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-21.png
File image/png, 25k
Title Gráfico 9.2. Desembolsos del BID y déficit de inversión (en mil millones de dólares)
Credits Fuente: cálculo de los autores, Indicadores del Desarrollo Mundial del Banco Mundial y datos del BID.
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-22.png
File image/png, 28k
Title Gráfico 9.3. Desembolsos del BID y déficit de inversión (en mil millones de dólares)
Credits Fuente: cálculo de los autores, Indicadores del Desarrollo Mundial del Banco Mundial y datos del BID.
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-23.png
File image/png, 34k
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-24.png
File image/png, 11k
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3331/img-25.png
File image/png, 13k
Top of page

Cite this article

Electronic reference

Francesca Castellani, Marcelo Olarreaga, Ugo Panizza and Yue Zhou, « Déficits de inversión en América Latina y el Caribe », International Development Policy | Revue internationale de politique de développement [Online], 11.1 | 2019, Online since 24 February 2020, connection on 03 April 2020. URL : http://journals.openedition.org/poldev/3331 ; DOI : https://doi.org/10.4000/poldev.3331

Top of page

About the authors

Francesca Castellani

Francesca Castellani se desempeña como economista principal de país en la Oficina del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Bogotá (Colombia). Francesca trabajó además en la OCDE, el Banco Mundial y la UNCTAD. Es licenciada de la Universidad Bocconi en Milán (Italia), y posee una maestría y un doctorado de la Universidad de Ginebra (Suiza).

Marcelo Olarreaga

Marcelo Olarreaga se desempeña como profesor de economía en la Universidad de Ginebra y como investigador en el Centre for Economic and Policy Research (CEPR). Obtuvo una maestría en la Universidad de Sussex y un doctorado en la Universidad de Ginebra.

Ugo Panizza

Ugo Panizza es titular de la cátedra Pictet, profesor de economía internacional y director del Centro para las Finanzas y el Desarrollo del Instituto Superior de Estudios Internacionales y de Desarrollo (IHEID) en Ginebra (Suiza). Trabaja además como Director del Centro internacional de Estudios Monetarios y Bancarios y es vicepresidente e investigador en el Centre for Economic and Policy Research (CEPR). Es titular de una licencia de la Universidad de Torino (Italia) y de un doctorado de la Universidad Johns Hopkins (EE. UU.).

By this author

Yue Zhou

Yue Zhou es doctorando del Instituto Superior de Estudios Internacionales y de Desarrollo (IHEID) y actualmente trabaja en la Oficina del economista en jefe para Europa y Asia Central del Banco Mundial en Washington D.C. (EE. UU.). Antes de integrarse al Banco Mundial, se desempeñó como economista en la Oficina del representante residente del FMI en China. Posee una maestría y una licenciatura de la Universidad de Pekín (China).

Top of page

Copyright

Creative Commons License
International Development Policy is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.

Top of page
  • Logo The Graduate Institute of International and Development Studies
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIH PLUS | NSD
  • OpenEdition Journals